Las Baterías, la clave de los vehículos eléctricos

Por: Nelson Hernández

Hoy en día el costo de operación de un vehículo eléctrico es 8 % menor que uno
de motor a combustión interna
365 mil vehículos eléctricos liberarían la producción de 10000 barriles diarios
de petróleo

El vehículo eléctrico (VE) es una de las vías para romper con el paradigma del motor a
combustión interna1 que utiliza combustibles fósiles o biocombustibles, principalmente
gasolina y diesel, y por ende contrarrestar o mitigar la emisión de gases de efecto
invernadero, como el CO2, y así minimizar el fenómeno del cambio climático.
Ahora bien, con esas virtudes, la pregunta obligada es: Porque no se ha masificado el
uso de los VE?.
La respuesta está asociada con el componente vital del VE, como es la batería que le
proporciona la energía para el movimiento. Es decir, la batería es el “Talón de Aquiles” de
los vehículos eléctricos. Todo radica en la autonomía (distancia recorrida) que le
proporciona la batería, la cual es mucho menor que la proporcionada por un tanque de
gasolina. Aunado a lo anterior, esta la no existencia, hoy en día, de una red de
abastecimiento eléctrico que le de seguridad al usuario de llegar a su destino.
Pero tampoco hay que considerar esto un problema insalvable, ya que si hay algo muy
esperanzador es que se está investigando mucho, y en diferentes oficinas y organismos,
desde universidades hasta empresas privadas, en nuevas tecnologías para baterías, nuevos
materiales, mayor densidad energética, mayor vida útil, recarga más rápida y de menor
costo. Así tenemos:

1

Baterías con mayor densidad energética, acumularan mayor energía, lo cual se
traduce en mayor autonomía, por tanto serán más utilizables por eliminar el
síndrome de “quedarse sin batería” y no alcanzar el destino final.
Baterías con mayor vida útil. Más resistentes a los ciclos de carga y descarga, y
también a las recargas rápidas y a las altas temperaturas. Esto ahorra dinero al
usuario de los VE, y proporcionara un auge en la venta de estos.

Baterías más baratas, teniendo en cuenta la importancia que tiene hoy el costo de
estas en el precio del coche, aproximadamente 1/3, permitiendo un precio menor de
los EV.

Baterías de recarga más rápida. Con un máximo de 5 minutos competirían en
iguales condiciones con el llenado de un tanque de gasolina, lo cual incentivaría el
uso de los EV. Dentro de este factor, la empresa TESLA ha dado un paso adelante,
al proponer no la recarga de la batería, sino el cambio de la usada (descargada) por

Hay vehículos con motores a aire, a agua y a hidrogeno

una ya recargada. Este cambio se realiza en 90 segundos. La modalidad de esta
propuesta, es que el EV seria vendido sin batería, es decir, la batería no pertenece al
dueño del vehículo, sino a una empresa que prestaría el servicio. En otras palabras,
se crearían estaciones de cambio de baterías, tal como hoy existen las estaciones de
llenado de gasolina.
Por otra parte, en promedio un tanque de 50 litros de gasolina (34 kilogramos netos, tiene
un contenido energético de 397 kWh) proporciona una autonomía de 750 kilómetros, lo que
arroja un rendimiento de 22 kilómetros por kilogramos de gasolina. Ahora bien las baterías
de Litio – Ion, las más eficientes hoy en día, y las más usadas en los VE (TESLA Modelo
S) tienen una capacidad de 85 kWh con autonomía de 485 kilómetros. Observe que el
rendimiento de kilómetros por kWh es mayor en el VE (5,7 Km/kWh) que en el de un
vehículo convencional a gasolina (1,9 Km/kWh). Lo negativo de estas baterías es su peso
de 178 Kg, para poder contener 36 Kg de carbonato de litio y realizar la reacción química
para producir la electricidad, y además su costo es de unos 3000 a 5000 dólares, siendo esta
una de las razones para que los EV sean más caro. Sin embargo, tomando valores de
Estados Unidos 2015, esto tiende a compensarse por la diferencia entre el precio de la
gasolina (0,9 $/litro = 0,113 $/kWh) y el precio de la electricidad de 0,104 $/kWh, lo cual
indica una ventaja del 8 % para el EV. Este % para un precio de gasolina de 1,2 $/litro es de
31 %.
La gran noticia es que se trabaja en baterías de Litio – Aire, las cuales prometen
capacidades de hasta de 140 kWh, proporcionando autonomías de 800 Km. Además serian
más baratas y menos pesadas por utilizar menor cantidad de Litio. Se estima que estará en
el mercado en el 2020, y sería el salto quántico que necesita el VE.
Otro aspecto a considerar, en beneficio de la humanidad, es lo atinente a la alimentación
eléctrica de las baterías. Si estas son alimentadas a partir de electricidad generada con
combustibles fósiles, la huella ecológica asociada a la emisión de CO2 es menor que la
correspondiente a la de un vehículo convencional de motor a combustión interna.
Lógicamente, si la electricidad requerida para la recarga de la batería proviene de energías
no contaminantes (eólica, solar, hidráulica, etc.) la emisión de CO2 se puede considerar
nula.
Para medir el impacto de los VE en cuanto al consumo de gasolina, consideremos que en
promedio un vehículo recorre anualmente 12.000 kilómetros con un consumo de 800 litros
(5 barriles), lo que implica la refinación de 10 barriles de petróleo para obtenerla. Entonces
por cada 100 mil vehículos eléctricos, se dejarían de producir 1 millón de barriles al año.
En otras palabras, 365 mil vehículos eléctricos liberaran o se dejarían de producir 10.000
barriles diarios de petróleo. El parque de VE (híbridos y puros) a nivel mundial para el
2014 se sitúo en 712 mil unidades. Se estima que para el 2020 existirán 3,2 millones de VE
en el mundo. Exxon – Mobil, pronostica que en el 2040 habrá 85 millones de VE.
Otra de las “leyendas urbanas” es que habría que producir mucha energía eléctrica para
alimentar un parque vehicular. Pues bien, la producción de electricidad aumentara pero no
representara un número significativo. Para el ejemplo del vehículo de 12.000 Km al año, se
necesitan 2.100 kWh para su funcionamiento, por lo que un millón de vehículos

necesitarían 2.100 Gigavatios horas (GWH). Esto equivale al 11 % de la generación
eléctrica mundial para el 2013.
Finalmente, podemos indicar que:


El VE permite disminuir notablemente las emisiones de CO2 a la atmosfera, lo cual
está en línea con el reto mundial de mitigar el cambio climático
Para precios igual o mayor de 0,9 $/litro de gasolina, el VE es más económico en
todos los sentidos
Un parque importante de VE no representa un aumento importante en la generación
eléctrica

El VE llego para quedarse, es el vehículo del futuro… hoy ya presente. Solo queda salvar el
escollo tecnológico de las baterías, de tal manera que permitan competir o superar la
autonomía que proporciona hoy un tanque de gasolina… Y solo es cuestión de tiempo,
porque se investiga para lograrlo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful