Está en la página 1de 3

¿La tortura es violatoria de los derechos humanos en casos de terrorismo?

Caso hipotético de Tiking Bomb
Mi objetivo es demostrar que el argumento de Tiking Bomb no es sólido, puesto que las
premisas que llevan a la conclusión no son aceptablemente validas ni moral ni legalmente.
Las premisas de los argumentos del caso hipotético del TBS llevan a concluir que “Está justificado
moralmente utilizar la tortura para lograr que la persona detenida brinde la información que permita
salvar la vida de miles de inocentes”. Al reconstruir los argumentos que se derivan del caso de
Tiking Bomb encontramos lo siguiente:
1. Se ha instalado un dispositivo explosivo que causara miles de muertes
1.1. Ne se sabe dónde está el dispositivo
1.2. El dispositivo puedo detonar en cuestión de unas horas
1.3. Se ha detenido un sospechoso que sabe dónde está el explosivo pero no quiere
hablar
2. Está justificado moralmente realizar actos que beneficien a la mayor cantidad de
miembros de la comunidad aunque impliquen infringir daño a unos pocos.
Premisa tacita
La tortura es un delito justificable a la luz de la moral cuando con ella se intenta
salvaguardar la vida de una cantidad considerable de personas.
Conclusión: Está justificado moralmente utilizar la tortura para lograr que la persona
detenida brinde la información que permita salvar la vida de miles de inocentes.
Este argumento intenta justificar moralmente las torturas en interrogatorios realizadas por agentes
de seguridad (funcionarios públicos) como mecanismo en la lucha contra el terrorismo, se podría
afirmar entonces que ¿La tortura es un delito justificable a la luz de la moral cuando con ella se
intenta salvaguardar la vida de miles de personas? A simple vista y haciendo un ejercicio
meramente cuantitativo de las vidas que se salvarían y la simple tortura infringida al sospechoso
(sin causarle la muerte) optaríamos por la tortura, puesto que el resultado sería más favorable. Pero
la cuestión radica en que esta moralmente y legalmente prohibido causarle tortura a un ser humano,
toda vez que con ello estamos violando sus derechos a la integridad física y psicológica, el mero
debate es impensable, no se puede pasar por encima de los derechos de una persona para
salvaguardar las de otros. Moralmente es inaceptable, la tortura es un delito que ha sido cuestionado
desde antaño, practicada, si, pero aparénteme desarraigada de los ordenamientos jurídicos como
mecanismo para obtener confesiones. Digo aparentemente porque un claro ejemplo de violación a
estas prácticas son las torturas sistemáticas que practicó EEUU desde los atentados del 11 de
septiembre de 2001, estas prácticas de torturas se ha venido legitimando cada vez más con el
aparente respaldo de la lucha contra el terrorismo y las diversas teorías que han surgido para
respaldar tal crueldad y atentado contra los derechos humanos, integridad física y psicológica (tratos

1. Inhumanos o Degradantes prevé que “en ningún caso podrán invocarse circunstancias excepcionales tales como estado de guerra o amenaza de guerra. 3 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales debe entenderse como excluyente de cualquier causa de justificación general o específica de torturar por parte del Estado. puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”. el art. Por su parte. Los prisioneros que se nieguen a responder no podrán ser amenazados ni insultados ni expuestos a molestias o desventajas de ningún género”. En este orden de ideas es deber del Estado crear mecanismos de seguridad ciudadana que no atenten contra los derechos humanos de los individuos. inestabilidad política interna o cualquier otra emergencia pública como justificación de la tortura”. tal y como se desprende dela redacción en su artículo 2.crueles e inhumanos). no está legitimada la regulación de autorizaciones judiciales o gubernamentales que posibiliten su práctica. 2. Está fuera de toda duda que un Estado democrático de Derecho no puede elaborar normas específicas que introduzcan excepciones a la prohibición de la tortura. 5 de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece que nadie puede ser sometido a tortura ni a tratos crueles. o de otra índole eficaces para impedir los actos de tortura en un territorio que este bajo su jurisdicción”. La prohibición de la tortura ha sido ampliamente regulada organismo internacionales defensores de los derechos humanos. regulaciones plasmadas en convenios que han sido ratificados por una gran cantidad de países e incluidos en sus constituciones. “todo estado parte tomará medidas legislativas. En el mismo sentido el art. tampoco pueden establecerse exenciones y procedimientos concretos para supuestos de torturas. tal es así como Ignateff apoya la teoría del mal menor nos indica que debemos realizar un juicio moral sobre ambos hechos dañosos. 15 establece que “Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral. especifica: “No se podrá infligir a los prisioneros de guerra tortura física o moral ni presión alguna para obtener datos de la índole que fueren.3 “Se ha detenido a una persona que sabe dónde se encuentra el dispositivo pero que no quiere ofrecer voluntariamente esa información”. sin que. en el Título III. inhumanas o degradantes. En cuando a la premisa 1. Por tanto. en ningún caso. Lo anterior de conformidad a lo establecido en la convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles. inhumanos o degradantes. Ahora bien. administrativas. aplicables a posteriori. para escoger el que más beneficie a la comunidad. veamos un ejemplo claro de la Constitución Española en su Art. Por su parte la Convención de Ginebra relativa al trato debido a los prisioneros de guerra. tanto por razones normativas como iusfilosóficas: la tortura atenta contra la dignidad humana. De la conclusión del argumento se deriva que si “un individuo es sometido a tortura este confesara la verdad de manera .2 de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles. judiciales. artículo 17. al igual que el art.

de lo contrario no surtiría los efectos esperados. coinciden en que el individuo torturado puede aportar la información que el torturador desea escuchar. De igual manera los tratados y convenios internacionales ratificados por una gran mayoría de países rechazan la tortura y apelan a la creación de otras medidas legislativas. este podría igual optar por no decir la verdad y suministrar información falsa o simplemente soportar la tortura. En el caso que nos ocupa la bomba ha de estallar en unas cuantas horas. Puesto que si se trata de la posible tortura aplicada a un inocente que sea ajeno a los hechos que se pretenden esclarecer. la Real Academia de la Lengua Española define “tortura” como «grave dolor físico o psicológico infligido a alguien. Esto no garantiza que esta información suministrada sea fiable. que la información que conseguimos del torturado no es siempre veraz.inmediata”. fehaciente. . Lo cual carece de fuerza. es impensable que causarle daño a la integridad física y psíquica de una persona pueda tener algún grado de justificación moral excusándonos en un posible bien mayor para una comunidad. afirma que el sometido a la pena de tormento dirá siempre la verdad. pero con el fin de que cese la tortura puede terminar confesando lo que no ha hecho (mintiendo) para que cese la tortura. no es seguro entonces que sometiendo al sospechoso a tortura se obtenga la información deseada y se logre desactivar la bomba. en cuanto no se puede afirmar que el hecho de someter a una persona a tortura de como resultado que esta diga la verdad y mucho menos que confiese en el tiempo requerido. ya que si bien. Al mismo tiempo que la tortura a la que sea sometido un individuo no garantiza que este diga la verdad. judiciales y/o administrativas eficaces para impedir los actos de tortura. Por lo tanto las premisas que llevan a la conclusión “está justificado moralmente utilizar la tortura para lograr que la persona detenida brinde la información que permita salvar la vida de miles de inocentes” no son lo suficientemente sólidas para ser aceptadas. Esta premisa carece de solidez y raya en falsedad. No obstante. por cuanto no hay veracidad de la información conseguida por medio de la tortura. no hay tiempo que perder. Dada la definición de tortura debe analizarse la Fiabilidad de la información dada por el torturado. el torturado lo sabe y podría suministrar información errónea para evitar seguir siendo torturado y en ese lapso de tiempo la bomba podría detonar. con el único fin de que cese el tormento. de lo contrario resultaría inútil la tortura. con el fin de obtener de él una confesión. Debe tener pruebas de que la bomba esté conectada y de que esa persona lo haya hecho. pues la tortura es un delito penal que no está justificado moralmente. y muchos menos en el tiempo requerido. todos los escenarios sobre la aplicación de la tortura. o como medio de castigo». Beccaria afirmaba que la tortura no es prueba de verdad. Hay que destacar. hemos dicho ya que la tortura aplicada podría obligarlo a mentir. de que el individuo sospechoso habría colocado la bomba. pues puede suceder que el sometido a tortura sea un inocente. La premisa de este método de interrogatorio es que ningún hombre podrá mentir sometido a tal crueldad o lo que es lo mismo. también es debatible esta posición porque de ser el culpable el sometido a tortura. que la tortura solo podría llegar a resultar eficaz en la medida en que es empleada cuando existiera una creencia. con métodos y utensilios diversos. Por esto queda demostrado que el argumento del Tiking Bomb no es sólido.