Está en la página 1de 4

Sanciones contra Rusia

UNA VILEZA Y UNA ESTUPIDEZ


Working Paper 07 de junio de 2015
Sanciones contra Rusia
UNA VILEZA Y UNA ESTUPIDEZ

1. Las sanciones puestas en marcha contra Rusia por la Unión


Europea son, desde luego, una estupidez. Una estupidez
porque pocas medidas pueden ser en este momento más
perjudiciales para la economía europea que, con mayor o
menor intensidad según los países, se ve directamente
afectada por unas políticas claramente "pre-bélicas",
impuestas contra la opinión y los intereses de los ciudadanos
y las empresas del conjunto de la Unión Europea y que
demuestran hasta qué nivel ha descendido la calidad
democrática europea.

2. Las sanciones contra Rusia no son sólo un desastre a corto


plazo para nuestra economía. Son también una amenaza
directa contra el futuro económico de Europa, contra un
futuro de colaboración con los países emergentes que
nuestras empresas venían trabajando laboriosamente desde
hace más de una década y que permitía alumbrar una
perspectiva de prosperidad y desarrollo económico y social
para el conjunto de Eurasia.

3. Las sanciones contra Rusia son una estupidez porque están


dinamitando la principal vía de salida de la crisis para
nuestros países, que no era otra sino el impulso que venía
produciéndose al desarrollo conjunto de los países avanzados
europeos y de los países emergentes, permitiendo a Europa
configurarse como el aliado tecnológico clave que los países
emergentes necesitan para impulsar su desarrollo, en la
posición que la propia Europa necesita para ser capaz de
superar la crisis financiera y afianzar su liderazgo científico y
tecnológico en el mundo.

4. El Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha tenido la


desfachatez de darnos una explicación al justificar la
expulsión de Rusia y la consecuente transformación del G8 en
G7 en los siguientes términos:

2
Sanciones contra Rusia
UNA VILEZA Y UNA ESTUPIDEZ

"Todos nosotros preferiríamos tener a Rusia en la mesa


del G7. Pero nuestro grupo no es sólo un grupo de
intereses políticos o económicos sino que, antes de
nada, es una comunidad de valores. Y esa es la razón
de que Rusia no esté hoy entre nosotros".

5. Pues no. Las sanciones contra Rusia -y la expulsión del G8-G7-


no son sólo una estupidez para los europeos. Son también
una vileza. Porque, como todos sabemos, su origen no ha
sido sino una sucesión de provocaciones contra Rusia con el
fin de buscar repetidamente el enfrentamiento político y
militar con este país, con una estrategia de aislamiento y
provocación equivalente a la emprendida contra China.

6. La crisis de Ucrania no la provocó Rusia sino el golpe de


estado impulsado por Occidente, destinado a derribar un
gobierno democrático para sustituirlo por otro sometido al
poder financiero central y con el encargo de provocar de
forma constante y repetida el enfrentamiento con Rusia.
Todos los expertos y los responsables políticos saben que, en
realidad, Rusia no ha dado ni un sólo paso -ni pretende darlo-
que pueda enmarcarse en una estrategia de agresión y que
todas sus acciones -incluida la aceptación de la incorporación
de Crimea- no han sido sino una medida imprescindible de
autodefensa frente a la locura expansionista de la OTAN.

7. Las sanciones contra Rusia se han basado en una permanente


mentira, en un engaño continuado a la opinión pública
occidental, destinado a proteger los intereses oligárquicos
que, como estamos comprobando, controlan de forma muy
estrecha a nuestros medios de comunicación y a nuestra
clase política.

8. Que las sanciones contra Rusia son una vileza y una iniquidad
ofrece pocas dudas. Que son una estupidez tampoco. Pero no
nos engañemos. Las sanciones contra Rusia son un desastre para los ciudadanos
europeos, para las empresas y para nuestro futuro social y económico. Pero no son
una estupidez desde la perspectiva de quienes realmente controlan a nuestra clase
3
Sanciones contra Rusia
UNA VILEZA Y UNA ESTUPIDEZ

política. La oligarquía occidental que -como hemos dicho-


mantiene sometidos a nuestra clase política y a nuestros
medios de comunicación, sabe que tiene los días contados si
permite que el desarrollo social y económico de los países
emergentes continúe. Como está sucediendo con
Latinoamérica, muy pronto Europa se desengancharía del
férreo control político de los Estados Unidos. Y, enseguida, el
propio Estados Unidos acabaría desembarazándose del
control oligárquico que viene atenazando a este país durante
las últimas décadas.

9. Occidente -o, mejor dicho, la oligarquía financiera que lo


controla- no puede tolerar esto. El acoso político y militar de
los países emergentes, los tratados TTIP y TTP, son un
desastre para nuestro futuro, pero son las armas de la
oligarquía occidental para perpetuar su control sobre
nuestros países. Para ellos es, desde luego, una vileza, pero
no es tan estúpido como parece. Es más bien el producto de
la lógica de la desesperación en la que nuestros oligarcas se
encuentran, como producto de su incapacidad tanto de
controlar a los países emergentes como de sacar al sistema
financiero occidental del abismo al que se enfrenta desde el
estallido de la crisis.

As a Working Paper, it does not reflect any institutional position or opinion neither of EKAI Center, nor of
its sponsors or supporting entities.
EKAI Center seeks to do business with companies or governments covered in its reports. Readers should be
aware that we may have a conflict of interest that could affect the objectivity of this report. Investors
should consider this report as only a single factor in making their investment decision.

GARAIA INNOVATION CENTER, GOIRU 1A MONDRAGON


TEL: 943250104 LEKEITIO 675701785 DURANGO 688819520
E-MAIL: info@ekaicenter.eu
www.ekaicenter.eu scribd.com/EKAICenter

También podría gustarte