Está en la página 1de 5

ORAR CON MARIA EN LA PASCUA.

FIAT Y MAGNIFICA
Nos reunimos, convocadas por María, para orar juntos: escuchar gozosas la Palabra de Dios, acogerla
como María y sentirnos acompañadas para vivirla en medio de las cosas de la vida. Nos sentimos como
aquellos primeros discípulos que de vuelta al cenáculo se reúnen con María y algunas otras mujeres y se
deciden a orar. Así reunidas como pequeña comunidad cristiana nos disponemos a orar de la mano de
María, hemos pasado el día contemplando a María de Nazaret, esa María que a veces la idealizamos
tanto que la hacemos inaccesible, vamos a caminar “con ella” en una especie de “vía mariana”.

FIAT Y MAGNIFICAT
Señora del Silencio y de la Cruz.
Señora del Amor y de la Entrega.
Señora de la Palabra recibida
Y de la Palabra empeñada.
Señora de la Paz y de La Esperanza.
Señora de todos los que parten,
Porque eres Señora del camino y de la Pascua…
Enséñanos, María, estas dos cosas:
La gratitud y la obediencia.
Enséñanos a decir siempre sí,
Con toda nuestra alma.
Entra en la pequeñez de nuestro corazón
Y pronúncialo Tú misma por nosotros.

Señora de la Pascua:
Tu camino de creyente se resume
En dos palabras: fiat y magníficat.
Que aprendamos que la vida
Es siempre un “Sí” y un “muchas gracias”.
Amén. Que así sea.

SORPRESAS DE DIOS: LA VISITA DEL ÁNGEL A MARÍA, Lucas 1, 26-38
El texto que meditamos este primer día habla de la visita del ángel a María. Es un texto muy conocido. Cuando las
cosas son muy conocidas, se presta poca atención. Es lo que pasa con la visita de Dios en nuestras vidas. Ahí está tan
presente y tan continua que, a menudo, ni nos damos cuenta. Por eso, perdemos una gran oportunidad de vivir en paz y
en alegría.
 ¿Cómo percibes la visita de Dios en tu vida?
 ¿Has sido tú una visita de Dios en la vida de los otros, sobre todo de los pobres?
Os invito a leer despacio y en alto (para que lo escuchéis a la vez) el texto que cuenta la visita del ángel Gabriel a
María. Durante la lectura vais a prestar atención a lo siguiente: “¿De qué forma llega la visita de Dios en la vida de
María y cómo reacciona ésta?”
María mujer de esperanza y gozo nos enseña la forma de ver continuamente la providencia de Dios en los sucesos de la
vida cotidiana. Ella nos invita a descubrir dentro de nosotros mismos la apertura a los planes de Dios en la vida de cada
uno de nosotros. ¿Dónde ves tú la providencia de Dios en tu vida? ¿Crees que todo lo puede y que Dios es solamente
para los momentos difíciles en la vida?

Lucas 1, 26-38. A los seis meses envió Dios al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea que se llamaba Nazaret, a una
virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. Entrando adonde
estaba ella, el ángel le dijo: - Alégrate, favorecida, el Señor está contigo. Ella se turbó al oír estas palabras,
preguntándose qué saludo era aquél. El ángel le dijo: - No temas, María, que Dios te ha concedido su favor. Mira, vas
a concebir en tu seno y a dar a luz un hijo y le pondrás de nombre Jesús. Éste será grande, lo llamarán Hijo del
Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David su antepasado; reinará para siempre en la casa de Jacob y su
reinado no tendrá fin. María dijo al ángel: - ¿Cómo sucederá eso, si no vivo con un hombre? El ángel le contestó: - El
Espíritu Santo bajará sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso al que va a nacer lo llamarán
"Consagrado", "Hijo de Dios" Y mira, también tu pariente Isabel, en su vejez, ha concebido un hijo; la que decían que
era estéril está ya de seis meses, porque para Dios no hay nada imposible (Gn 18,14). Respondió María: - Aquí está la
sierva del Señor, cúmplase en mí lo que has dicho. Y el ángel la dejó.

nos está buscando. la cordialidad desaparece. También a nosotros. El anuncio del nacimiento del Bautista lo escucha un «varón» venerable. defenderá su dignidad y las acogerá entre sus discípulos. Sólo puede nacer de la confianza en Dios. El anuncio del nacimiento del Bautista tiene lugar en el espacio sagrado del «templo». mirará a las mujeres de manera diferente. 2ª MEDITACIÓN: CON ALEGRÍA Y CONFIANZA (José Antonio Pagola) El concilio Vaticano II presenta a María. Somos nosotros los que no nos atrevemos a seguir a Jesús con alegría y confianza. No estamos huérfanos. El Salvador del mundo no nace como fruto del amor de unos esposos que se quieren mutuamente. Miedo al mundo moderno y a la secularización. que no acierta a volver al Evangelio. «será llamado Hijo de Dios». El miedo nos está haciendo mucho daño. Jesús no nos ha abandonado. Nuestra tarea no es apagar la mecha que se extingue sino encender la fe que. y la describe como mujer humilde que escucha a Dios con confianza y alegría. Es urgente despertar la alegría en nuestras comunidades y recuperar la paz que Jesús nos ha dejado en herencia. No estamos llamados a juzgar al mundo sino a sembrar esperanza. Crecen nuestros fantasmas. Desde esa misma actitud hemos de escuchar a Dios en la Iglesia actual. Jesús. «No temas». está queriendo brotar: Dios es una pregunta que humaniza. El anuncio del nacimiento del Bautista sucede en «Jerusalén». una joven virgen. Vive entre ellos aliviando el sufrimiento y ofreciendo el perdón del Padre. la fe pierde frescura. No es fácil la alegría en la Iglesia de nuestros días. Miedo a nuestra debilidad. El Mesías nacerá de María. ¿A quién puede interesar el trabajo de una mujer? Sin embargo. «Alégrate». gozan y sufren. Dios se ha hecho carne. bendecida por Dios. Son muchos los miedos que nos paralizan a los seguidores de Jesús. El de Jesús se le hace a María. del Bautista se anuncia que nacerá de Zacarías e Isabel. son los pequeños e insignificantes los que mejor entienden y acogen al Dios encarnado en Jesús. No se indica donde está ni qué está haciendo. sino para «poner su morada entre los hombres» y compartir nuestra vida. Nos encierra en la conservación estéril del pasado. «El Señor está contigo». en no pocos. como a María. una pareja estéril. Es lo primero que María escucha de Dios y lo primero que hemos de escuchar también hoy. se nos confía una misión: contribuir a poner luz en medio de la noche. Madre de Jesucristo. Miedo a la conversión al Evangelio. no está sola. De Jesús se dice algo absolutamente nuevo. Vivimos invocando cada día a un Dios Padre que nos acompaña. Jesús se hará presente allí donde las gentes viven. El nacimiento de Jesús se anuncia en un pueblo desconocido de las montañas de Galilea. «Darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús». Dios no está en crisis. la grandiosa capital de Israel. Una aldea sin relieve alguno. Jerusalén por el contrario lo rechazará Casi siempre. Años más tarde. Nos impide caminar hacia el futuro con esperanza. Desaparece el realismo sano y la sensatez cristiana. el sacerdote Zacarías. El Espíritu de Dios estará en el origen de su aparición en el mundo. una «joven» de unos doce años.1ª MEDITACIÓN: UN ANUNCIO SORPRENDENTE (José Antonio Pagola) Lucas narra el anuncio del nacimiento de Jesús en estrecho paralelismo con el del Bautista. El de Jesús en una casa pobre de una «aldea». el Buen Pastor. podemos ser levadura de un mundo más sano y fraterno. Todo se hace más difícil. Con él todo es posible. Su Espíritu nos está atrayendo. 3ª MEDITACIÓN: RASGOS DE MARÍA (José Antonio Pagola) . Con frecuencia nos dejamos contagiar por la tristeza de una Iglesia envejecida y gastada. llamada «Nazaret». la amistad entre los creyentes se enfría. Estamos en buenas manos. a veces tan desconcertada y pérdida. Jesús no es un regalo que nos hacen María y José. Por último. como "prototipo y modelo para la Iglesia". Es urgente construir una Iglesia de la confianza. no para permanecer en los templos. Esta Iglesia. Miedo a un futuro incierto. cada vez más pequeñas y humildes. durante una solemne celebración ritual. el Hijo de Dios encarnado. El contraste entre ambas escenas es tan sorprendente que nos permite entrever con luces nuevas el Misterio del Dios encarnado en Jesús. La fortaleza de Dios no se revela en una Iglesia poderosa sino humilde. nos defiende y busca siempre el bien de todo ser humano. Es un regalo que nos hace Dios. estos pueblos humildes acogerán el mensaje de Jesús anunciando la bondad de Dios. trabajan. Desde nuestras comunidades. Contamos con su aliento y comprensión. Jesús. de donde nadie espera que pueda salir nada bueno. Nace como fruto del Amor de Dios a toda la humanidad. Entre nosotros falta alegría. ¿Ya no es Jesús Buena Noticia? ¿No sentimos la alegría de ser sus seguidores? Cuando falta la alegría. Por eso. centro político y religioso del pueblo judío.

portadora de alegría. por su parte. y nos introduce en el núcleo del mensaje de Jesús: Dios es amor compasivo. Lo mismo predica Jesús: Dios es misericordioso con todos. Dios pone su poder al servicio de la compasión. Todo gira en torno a ella y a su Hijo. Lámpara que permaneciste encendida cuando muchas se apagaron. María ofrece a todos la salvación de Dios que ha acogido en su propio Hijo. «fruto bendito de su vientre». Es cierto: para los seguidores de Jesús. ha guardado su Palabra dentro de su corazón. María nos lleva a acoger la Buena Noticia de Jesús: Dios es de los pobres. Virgen de la fidelidad en medio del dolor y la muerte. Según el relato. Las dos van a ser madres. La profetisa que canta al Dios. porque se oculta a «sabios y entendidos» y se revela a «los sencillos». María nos enseña como nadie a seguir a Jesús. antes que nada. La fe de María en el Dios de los pequeños nos hace sintonizar con Jesús. Por eso dice a sus discípulos de todos los tiempos: «sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso». ella nos ofrece a Jesús. Ella ha sido la primera en escuchar la invitación de Dios: «Alégrate. pues en el "Magníficat" brilla en todo su esplendor la fe de María y su identificación maternal con su Hijo Jesús. la Madre de nuestro Señor. María es feliz porque Dios ha puesto su mirada en su pequeñez. Ésa es su gran misión y su servicio. Son inseparables. Testigo de Cristo resucitado. la ha meditado. anunciado por él. Isabel la declara dichosa porque «ha creído». Los primeros cristianos nunca separan a María de Jesús. Las dos mujeres ocupan toda la escena. nos invita a hacer nuestro el canto de María. por el contrario. María comienza proclamando la grandeza de Dios: «mi espíritu se alegra en Dios. . A los ricos les reclama lo robado a los pobres y «los despide vacíos». la creyente. meditarla. . para dejarnos guiar por su espíritu hacia Jesús. «la madre de mi Señor». El saludo de María contagia la alegría que brota de su Hijo Jesús. a los hambrientos «los colma de bienes» para que disfruten de una vida más humana. La mujer que sabe meditar en su corazón los hechos y las palabras de su Hijo. Su visión nos ayuda a amarla. mujer de entereza y fortaleza. el Cristo. Lucas. Zacarías ha quedado mudo. La primera seguidora de Jesús.. Lo mismo gritaba Jesús: «los últimos serán los primeros». María. María proclama también al Dios de los pobres porque «derriba del trono a los poderosos» y los deja sin poder para seguir oprimiendo. sino por haber acogido con fe la llamada de Dios a ser Madre del Salvador.. José está sorprendentemente ausente. salvador de los pobres. condenado y ejecutado en la cruz. imitarla. Desde su corazón de madre. María es la gran creyente. Esto es lo esencial del acto evangelizador. María lo canta con el mismo gozo con que bendice Jesús al Padre. anunciando al Dios de la compasión.La visita de María a Isabel le permite al evangelista Lucas poner en contacto al Bautista y a Jesús antes incluso de haber nacido. rezarla y confiar en ella con espíritu nuevo y más evangélico. María irradia la Buena Noticia de Jesús. Las dos han sido llamadas a colaborar en el plan de Dios. «Bendecida por Dios entre todas las mujeres». la Madre de Jesús. que acoge junto a los discípulos al Espíritu que acompañará siempre a la Iglesia de Jesús. DANOS TU CONFIANZA. Su imagen brilla con unos rasgos más genuinos que muchos otros que le han sido añadidos posteriormente a partir de advocaciones y títulos más alejados del clima de los evangelios. María es grande no simplemente por su maternidad biológica. La madre fiel que permanece junto a su Hijo perseguido. mi salvador. desde una actitud de servicio y de ayuda a quienes la necesitan. Así lo proclama Isabel a gritos y llena del Espíritu Santo. Ahora. MADRE DE LOS CREYENTES QUE SIEMPRE FUISTE FIEL. porque ha mirado la humillación de su esclava». la evangelizadora. María. María. María capta como nadie la ternura de Dios Padre y Madre. «enaltece a los humildes» para que recobren su dignidad. Éste es el punto de partida de toda su grandeza. María. Su misericordia acompaña a todas las generaciones. María es.el Señor está contigo». Así es Dios con los sencillos. trabajando por un mundo más fraterno y confiando en el Padre de los pequeños. Ella es para la Iglesia el mejor modelo de una evangelización gozosa Los evangelistas presentan a la Virgen con rasgos que pueden reavivar nuestra devoción a María. María que ha llegado aprisa desde Nazaret se convierte en la figura central. por el contrario. María es Madre creyente. la ha puesto en práctica cumpliendo fielmente su vocación. No hay varones. María evangeliza no sólo con sus gestos y palabras. La escena está cargada de una atmósfera muy especial. Ha sabido escuchar a Dios. al que siempre lleva consigo. sino porque allá a donde va lleva consigo la persona de Jesús y su Espíritu. María proclama al Dios «Poderoso» porque «su misericordia llega a sus fieles de generación en generación». DANOS TU FE SALMO: SANTA MARÍA DE LA ALEGRÍA PASCUAL Madre del resucitado.

cuya única corona somos cada uno de nosotros. el disimulo. que mantienes las llamas de nuestros cirios siempre encendidos… LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL. misionera empedernida. y a todos atiendes y esperas. Virgen del rosario y la letanía. también. LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL. Pero siempre dispuesta a ver en todas las cosas el paso salvador de Dios. Que no sabes de horarios y de citas previas Y que nunca bostezas cuando te hablamos y te contamos nuestras miles de batallas: LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL. Madre e hija de la Iglesia. la murmuración o la envidia. contarle las cosas nuestras a tu Hijo mejor que nosotros mismos por tu delicadeza y finura: LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL. Fortaleza de enfermos Que sabes estar cerca de quien se le mueve los cimientos de la vida Cuando aparece la enfermedad o la posible muerte. acogedoras y solícitas. Espejo de justicia y santidad. y cambiaste de residencia para vivir tu vejez con tu nuevo hijo. parroquias y santuarios. Mujer valiente y orante que siempre creíste a tu Hijo. Que sobre una columna dicen que animaste al bueno de Santiago Que quería regresar a Jerusalén derrotado ante la dificultad de la misión. Santa María. y que al corazón humano no le sirven las prisas y desesperos. la doblez de corazón. porque todos te consideramos nuestra. cuidadora solícita de las familias que nutres nuestros hogares de ternura y compasión. que quieres que seamos comunidades abiertas. Reina. que no te gusta la mentira. Que has visto multiplicarse tu nombre en infinidad de advocaciones. y que te llenas de luces cuando nos ves alegres y felices. Caminante discreta que seguías los pasos de tu Señor y Mesías Sin querer robar el protagonismo a los apóstoles de tu Hijo: LLENA NUESTRA CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL. Hermana y amiga que sabes guardar secretos y que sabes. que has escuchado tantas oraciones nuestras. Mujer paciente que sabes que las cosas de calidad maduran con el tiempo. Madre de tantas ermitas. Mujer nunca resignada ante lo injusto y lo adverso. puerta siempre abierta. el discípulo amado. Hija del Padre que cantaste las maravillas del Dios de la historia que se pone de parte de los pobres y excluidos. Mujer ligera de equipaje a quien pudo transportar los ángeles en tu peregrinaje definitivo al Cielo: LLENA NUESTRO CORAZÓN DE ALEGRÍA PASCUAL. Peregrina y emigrante que tuviste que refugiarte en Egipto hasta la muerte de Herodes.Llama encendida que contagiaste ilusión. tu saber hablar y tu saber callar. Unas bien hechas y otras cansadas y somnolientas. y teléfono sin contestador. . Trono de sabiduría que aguantas nuestros mantos y nuestras joyas. Pero que encauzas nuestra generosidad hacia tus hijos más pobres. Mujer heroica por tu saber estar.

Tienen que hablar de su estado de buena esperanza. Hay un camino que va de los ojos de Dios a los ojos de los hombres. Hay un camino de un ser humano a otro por el que Dios ya transita. Dos mujeres. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor». María es la mujer de Dios. también yo podré luchar Contra toda injusticia y esclavitud Que oprime a los hombres y hermanos Así también yo podré vivir hoy y siempre Al servicio de la alegría de los hombres. Amén . llena del Espíritu Santo. María es quien lo abre para que él pase a nuestro lado. piensan que es arriesgado y peligroso. Los sonidos de sus pasos. María no temía el viaje. esfuerzo y alegría Ayúdame a librarme de mí misma Y de todas mis esclavitudes De mis chismes y rencores De mi orgullo y egoísmo De mis comodidades y mentiras De los cansancios y rutinas Así. para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo.MARÍA EN CAMINO En aquellos días. el cuidado. Muchos seres humanos lo evitan. Apenas esta oyó el saludo de María. Dios. e Isabel. el niño saltó de alegría en mi seno. La mujer sencilla que pasó toda su vida Al servicio de los hombres Te doy gracias por la vida y la ilusión que vive en mí porque vivo estos momentos tan importantes de la Historia y voy forjando el futuro del mundo con mi trabajo. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. el niño saltó de alegría en su seno. Dos mujeres y una promesa convertida en realidad. en el silencio del paisaje. ACCIÓN DE GRACIAS A MARÍA Te doy gracias. BREVE REFLEXIÓN Hay un camino que va del corazón al corazón. María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Su prima le espera al otro lado del horizonte para gozar de la dicha de un cómplice. que a Dios lleva y a Dios trae. se acompasaban con la melodía de Dios. con María. exclamó: « ¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo. como María. Su equipaje. son las provisiones del amor: la delicadeza. la atención y el cariño. con ese toque de nostalgia de sus ojos de gestantes. Jesús ya cantaba en el vientre de su madre la belleza del mundo.