Está en la página 1de 1

MARIENHOFF: poder de policía de Emergencia.

De modo que, además de los objetivos tradicionales de la policía -seguridad, salubridad y moralidadhabría, también, una policía de la "emergencia" y una policía de la "prosperidad". A esta última se la
fundamenta en el preámbulo de la Constitución, en cuanto habla de "promover el bienestar general" y en
el artículo 67 , inciso 16, de la misma, en cuanto atribuye al Congreso la facultad de proveer lo
conducente a la prosperidad del país" (898) ; la primera -policía de la "emergencia"- se la justifica por el
"razonable" ejercicio de la atribución de reglamentar las garantías y derechos constitucionales (899).
La "emergencia" -como resulta comprensible- se caracteriza por lo "transitorio" de la situación que la
motiva. Pero lo cierto es que, a veces, leyes llamadas de "emergencia", como las de locaciones urbanas,
por ejemplo, tienen una duración muy larga (900) , lo que es inconcebible. Un país que viva en estado o
situación de "emergencia" es un país institucionalmente en quiebra (901) . La "emergencia" sólo se
concibe para lapsos breves que trasuntan una anormal situación aguda. Desde luego, la "emergencia"
puede responder a muy diversas y variadas causas, sean éstas físicas, económicas, políticas, etc. (902) (903).
Si bien algunos autores excluyen la promoción de la "prosperidad" como contenido de las leyes de
policía (904), lo cierto es que tal criterio no se aviene con disposiciones de nuestra
Constitución (905).
En el terreno de la jurisprudencia y de la doctrina aparecen dos criterios acerca del contenido posible del
poder de policía: el criterio "restringido" y el criterio "amplio".
El primero, también llamado en inglés criterio "narrow", impera en Europa, especialmente en Francia y
en Italia; el segundo, llamado también en inglés "broad and plenary", rige, actualmente, en los Estados
Unidos de América del Norte y también en nuestro país (véase el nº 1522).
De acuerdo con el criterio restringido ("narrow"), el poder de policía limítase a medidas tendientes a
proteger la seguridad, moralidad y salubridad públicas.
Conforme al criterio amplio ("broad and plenary"), el poder de policía aparte de los objetivos indicados,
extiéndese a la defensa y promoción de los intereses económicos de la colectividad y al bienestar
general de la misma (906) . De ahí que se admita una policía de la "emergencia" y una policía de la
"prosperidad". Véase el nº 1520, texto y notas.
Diríase que, a raíz del amplio contenido asignado actualmente al "poder de policía", su noción
conceptual vuelve al originario punto de partida: gobierno de la ciudad; totalidad de las actividades
estatales; actividad pública o estatal; totalidad de la Administración interna.