Maestro ejemplar

Revista en Homenaje al
Ing. Rolando Carrión Muñoz
(2 de marzo de 1930 – 29 de abril de 2015)

AUTORIDADES:
Mg. Rosmeri Mayta Huatuco - Directora Académica
Mg. Omar Álvarez Díaz - Director Administrativo
Ing. Fausto Ramírez Morales - Dir. E.A.P. Ingeniería Industrial
Ing. César Campos Contreras - Dir. E.A.P. Ingeniería Textil y
Confecciones
Ing. Eduardo Raffo Lecca - Dir. E.A.P. Ingeniería de Seguridad y
Salud en el Trabajo.
Dr. Eulogio Santos de la Cruz - Dir. Posgrado
Ing. Pedro Marin - Jefe (e) de la OCAA
Mg. Édgar Ruiz Lizama - Dir. Instituto de Investigación.
Ing. Aurelio Lavado Soto - Director del CEUPS
EDICIÓN GENERAL:
Marisabel Cuzma Sánchez
FOTOGRAFÍA:
Archivo familiar del Ing. Rolando Carrión
Flor Salazar Narbais
Merelle Vásquez García
DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN:
Abrahan Gabino Rojas

C

ompromiso y compañerismo son las virtudes
que, quienes tuvimos la oportunidad de
conocer y trabajar junto al Ing. Rolando
Carrión, podemos destacar. Además, vimos en
él siempre a un hombre muy organizado, lo que le permitió
cumplir con dedicación y entrega cada uno de los retos
asumidos aquí en Ingeniería Industrial de San Marcos, su
segundo hogar, su alma máter.
La Facultad de Ingeniería Industrial tiene una deuda eterna
y también una gratitud infinita con su persona, ya que fue
él quien lideró y nos encaminó en esta búsqueda constante
de la calidad académica. Reto que lo asumió en el año
2003, cuando se crea la Oficina de Calidad Académica
y Acreditación de la Facultad y desde donde dirigió los
procesos de autoevaluación para arribar a ese gran sueño
que fue la acreditación internacional con el CNA de
Colombia y, luego, el reconocimiento a dicha acreditación
internacional por parte del SINEACE.
Rolando Carrión nos dejó la valla muy en alto, nos
demostró con su ejemplo que no hay edad ni tiempo para
aprender, y así lo vimos asistiendo a las clases en posgrado
y, de seguro, con la misma actitud e inquietud como cuando
ingresó a San Marcos, allá por el año 1966.
Gracias amigo por todo lo que nos enseñaste, estamos
seguros que tu ejemplo de hombre sencillo e íntegro ha
caído como semilla en el corazón de muchos para quienes
tú serás siempre un modelo a seguir.

Dr. Orestes Cachay Boza
DECANO
Facultad de Ingenier.ia Industrial

Edición especial

Ing. Rolando Carrión Muñoz

El primer hijo

R
Paredes.

olando Víctor Carrión Muñoz fue el mayor
de 3 hermanos. Nació un 2 de marzo de
1930, en Huaraz. Sus padres fueron Doña
Francisca Muñoz Collazos y Víctor Carrión

Su madre fue profesora en diversos pueblitos
de Huaraz, fue una mujer muy amorosa y
emprendedora. Vivió hasta los 104 años de
edad. El Ing. Carrión cuidó siempre de ella, desde
muy pequeño demostró ese amor filial que lo
caracterizaría a lo largo de su vida.
Asimismo, después del terremoto y aluvión de
Áncash en 1970, en donde perdió a su hermano
Róger, se hizo cargo de las hijas de él y también de
Dn. Víctor, su padre, quien falleciera a los 84 años
de edad.

Rolando Víctor Carrión Muñoz, de 1 año de edad, en brazos
de su mamá Francisca Muñoz Collazos. De pie se encuentran
las hermanas de Francisca, Juana y Tomasa. (Huaraz, 1931).

5

Edición especial

Ing. Rolando Carrión Muñoz

La familia
Carrión Muñoz
R

olando Víctor, Esther y René Róger fueron
los 3 hijos de Francisca Muñoz y Víctor
Carrión. La unión los caracterizó siempre,
pero con el paso del tiempo, el Ing.
Rolando dejó atrás el papel de hijo y hermano y se
convirtió en un padre para todos, pues cuidó de
cada uno de ellos, con paciencia y amor, haciéndose
responsable de sus vidas hasta el final de sus días.
Por ello, es que alguna vez su hermana Esther diría,
“quiero a mi hermano como si fuera mi padre”.

“Quiero a mi hermano como si fuera mi padre”, diría su
hermana Esther lo que refleja el inmenso amor que el Ing.
Rolando Carrión siempre profesó hacia su familia.
De Izq. a Der.: Ing. Rolando, a los 15 años de edad;
Francisca, su madre y Esther, su hermana a los 14 años de
edad. (Huaraz, 1946).

De Izq. a Der.: Ing. Rolando, su hermana Esther, al
centro su abuelito Guillermo y su papá Víctor, a la
derecha su hermano René Roger. En el centro sus tres
sobrinas, hijas de su hermana Esther: Lupe, Esther y la
más pequeña, Luz. (Huaraz, 1965).

7

Edición especial

Ing. Rolando Carrión Muñoz

Eterno amor filial

Rolando con su esposa Carmen y su mamá Francisca en
su casa de la Urb. Ingeniería (1998).

F

amiliares y amigos del Ing. Rolando lo definen como un hombre amoroso, siempre
dispuesto a realizar cualquier sacrificio en
nombre de su familia y la amistad. A pesar
de que salió de su pueblo natal a muy corta edad,
16 años, en busca de mejores oportunidades, nunca dejó de visitar a sus familiares de Huaraz, siempre se “escapaba” para estar con ellos.

Rolando con su mamá Francisca
que cumplió 100 años. Con sus
sobrinos nietos Diego, Cinthya en
brazos de Patricia y Diana en
brazos de Luis (Lima, 2002).

Aquí en Lima culminó sus estudios secundarios, en
el Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe.
Después se dedicó a la venta de libros y enciclopedias de la editorial Jackson, lo que le permitió viajar
por distintos lugares del país.

Rolando con su abuelito Guillermo en Lima. (1970).

Su oficio de vendedor de libros le permitió recorrer distintos
lugares del país. Aquí, Rolando de paseo por Atacocha
(1957)

9

Edición especial

Ing. Rolando Carrión Muñoz

Hijo, hermano y
padre: todo a la vez

“A

unque lo busques debajo de las
piedras, no encontrarás hombre más
bueno que él”, recuerda con nostalgia
estas palabras la sobrina del Ing.
Rolando, Patricia Carrión, hija de su hermano Róger.

A la derecha Rolando, al centro su hermana Esther y en medio sus cuatro sobrinas, Olga, la menor, en brazos de
su madre. A la derecha, delante de Rolando, Esther Borjas. Al centro Luz y a la izquierda Lupe. (Lima, 1967).

Rolando vivió rodeado de mujeres que lo amaban
y ponían en práctica todas sus enseñanzas. Él
disfrutaba mucho de las salidas y paseos con sus
sobrinas, las acompañaba y atendía con la misma
dedicación que la de un padre.
Ellas esperaba con ansias los inovidables paseos
por la laguna del Parque de La Reserva.

Rolando con su familia en su casa de la urbanización
Ingeniería. Rolando siempre disfrutó de los paseos y
salidas familiares.

Rolando con su esposa Carmen Dextre y su sobrina
Lupe en el Parque de las Leyendas. (Lima, 1966)

11

Querido papá Rolandito, hoy que no estás más
con nosotras, te extraño más que nunca, pero tu
esencia vive en mi corazón y en el corazón de
mi madre, mis hermanas/primas y tus sobrinos/
nietos. Eres el padre que no tuvimos, al abuelito
que tanto aman mi hija y mis sobrinos.

Papá Rolando
Mi papá Rolando, a pesar de ser mi tío, fue el mejor padre que Dios me pudo haber dado.
Le dije papá desde que tengo uso de razón. Sé
que muchos no saben, pero pensamos igual las
siete hijas /sobrinas quien vimos en él a ese padre que, por motivos de la vida, Dios nos quitó.
Su inmenso amor, papá Rolando, suplió esa carencia de sobra. Usted fue un hombre muy bueno
y noble, como estoy segura no encontraré jamás.

S

abido es que el afecto hay que cultivarlo, prestarle atención y darle lo mejor
de nuestro tiempo y todo ello hizo el Ing. Rolando Carrión Muñoz. Por ello,
se convirtió para su familia en un gran padre. Sus mejores horas estaban
destinadas para ellos, su familia, sus abuelos, su madre, sus hermanos y los
hijos de estos.
Así, cuando su hermano Róger pierde la vida en el alud que arrasó con la ciudad de
Yungay, en el año de 1970, Rolando se hizo cargo de las hijas de él, por ello es que
Isabel, Lidia y Patricia lo llamaron siempre papá, al igual que sus demás sobrinos.

Mantengo vivos los recuerdos de mi niñez, después del terremoto te hiciste cargo de las tres
primas huérfanas y también de mis hermanas
y de mi, cuatro niñas que quedamos sin padre.
Éramos las 7 niñas de tus ojos, a las que llevabas a pasear, recuerdo la laguna del Parque de la
Reserva, esperábamos ansiosas que nos dieras
una vuelta en el bote.
También esperábamos ansiosas las navidades,
la cena, los regalos. Te preocupabas cuando alguien de la familia se enfermaba, traías al médico… tengo tantos recuerdos....
Gracias por tu dedicación a la familia, por tus
consejos oportunos, porque nos enseñaste con
tu ejemplo. Has sido un excelente hijo, padre y
abuelito. El hombre bueno que siempre supo
ayudar a quien lo necesitaba sin esperar nada
a cambio.
Hace 24 años te dije: Papá, desde que tengo uso
de razón te vi siempre ayudando a los demás y
me respondiste: ¡soy feliz ayudando hija!

Mi abuelita decía (su mamá cuando vivía): “hija,
ni debajo de las piedras encontrarás un hombre
más bueno que tu papá”. Y efectivamente es así.
Hoy sus 7 hijas (una fallecida) seguiremos su
ejemplo, por eso él no ha muerto para nosotras,
porque aparte de que está en nuestros corazones, su trascendencia son sus enseñanzas inolvidables.

Siempre estuviste con nosotras, y aunque la distancia nos separaba, el amor permaneció intacto.
“El amor se demuestra con hechos y no solo con
palabras”, así me dijiste en noviembre del año
pasado y creo firmemente que fue así como nos
demostraste tu amor.
Te amo papá y te llevaré por siempre en mi corazón.

Patricia

Lupe.

13

Edición especial

Ing. Rolando Carrión Muñoz

Carmen es el amor
Rolando Carrión. su mamá y sus tías en el enterrio
de su único hijo. (Lima, 1969)

R
no.

olando conoció a Carmen Dextre en Lima
y la amó desde el primer día en que la conoció. Desde que decidió unir su vida a la
de ella, Rolando fue un hombre feliz y ple-

Tuvieron un hijo el que, por negligencia médica,
nació prácticamente muerto. Y desde aquel trágico suceso, Carmen no pudo concebir más. Por
ello es que el Ing. Rolando volcó todo ese amor de
padre, que el destinó frustró, hacia sus sobrinas y
todo niño que llegaba a formar parte de la familia
Carrión Muñoz.

Rolando Carrión y su esposa Carmen Dextre, celebrando su
1er año de matrimonio.

Y sin lugar a duda, la muerte de su amada compañera, a causa de cáncer al pulmón, fue un dolor insuperable para él. Ese fatídico diciembre de 2001,
fue la fecha más dura y difícil que tuvo que sobrellevar.

15

Edición especial

Ing. Rolando Carrión Muñoz

Sanmarquino íntegro

I

ngresó a San Marcos cuando tenía 35 años
de edad y desde entonces, el Ing. Rolando
Carrión Muñoz, integrante de la Primera
Promoción, no pudo separarse de su amada
universidad.
Aquí conoció a grandes amigos, como sin lugar
a duda lo fue el Ing. Jesús Edmundo Solano
Cuyubamba. También tuvo una gran amistad con
el Ing. Pedro Marín, con quien compartió, hasta
sus últimos días, responsabilidades en la Oficina
de Calidad Académica y Acreditación (OCAA) de la
Facultad de Ingeniería Industrial.
Rolando Carrión es uno de los baluartes de esta
Facultad, su trabajo, silencioso, pero esforzado y
eficiente, así lo demostraron a lo largo de más de
una década como autoridad en su Facultad.

Rolando Carrión con su entrañable amigo de promoción , Jesus Solano.

17

San Marcos,
su segundo
hogar

R

olando Carrión, en una entrevista para
la revista de la Facultad, señaló que
lo que más recordaba de su Primera
Promoción era ese ímpetu, de un grupo
representativo, al que le preocupaba la calidad con
el que eran formados.
Tal es así, que en asamblea estudiantil, presidida
por su compañero Aguilar Alcántara, se decidió
la anulación de los estudios realizados en 1968,
ante las irregularidades con se desarrolló ese año
académico.
Él se desempeñó como docente de su Facultad por
más de 38 años, haciéndose ganador del respeto
y cariño de los cientos de alumnos que pasaron
por su cátedra. Y como autoridad, siendo Jefe de la
OCAA, también logró ganarse en afecto.

Maestro y amigo ejemplar

N

os conocimos al ingresar a la Universidad, en 1966. Cultivamos una
amistad que casi llega a los cincuenta años, tiempo que me ha permitido valorarlo como persona y como profesional.

Trabajamos juntos en el Instituto Nacional de Cultura, hoy Ministerio de Cultura, en el Consejo Nacional de la Universidad Peruana (CONUP) y en San Marcos,
nuestra alma máter, él demostró siempre honestidad, responsabilidad y calidad en su desempeño, sin limitaciones de horario ni de compensación pecuniaria, extraño ¿verdad? Por ello es excepcional.
La calidad de su labor académica la conocemos, cientos de graduados dan
testimonio de ello, y ha merecido el reconocimiento de todos, autoridades,
docentes, estudiantes, egresados y personal administrativo por su trabajo para
lograr la acreditación de nuestra carrera, que hoy nos llena de orgullo.
El destino permitió que estuviera presente en la ceremonia de reconocimiento
de la acreditación por el CONEAU, en el periodo entre las dos intervenciones
quirúrgicas al corazón que tuvo en el INCOR. Su discurso, el último en vida,
pudimos escucharlo durante su velatorio.
No hay palabras para expresar lo que se siente a la partida de un hombre de
tanto valor, que amó enormemente a su Facultad, ella hace bien en expresar su
reconocimiento como lo vine haciendo.
Hasta pronto, Rolando.

Ing. Jesús Solano.

Ing. Rolando Carrión Muñoz

Edición especial

La acreditación

“L

o que más valoro es la colaboración
plena que he recibido de todo el
personal de la Facultad, no sé si sea
suerte, pero nunca nadie me ha
negado su apoyo y me siento muy agradecido por
eso”, nos manifestó el Ing. Rolando Carrión en una
entrevista, tras señalar que era ese incondicional
apoyo lo que más valoraba de su experiencia
como jefe de la OCAA de la Facultad de Ingeniería
Industrial, a lo largo de esos 12 años de trabajo.
Carrión Muñoz fue pieza clave e indispensable para
que la Facultad pueda lograr sus acreditaciones
académicas, tanto a nivel internacional, con el CNA
de Colombia; como a nivel nacional, con el SINEACE.
“Este es un día de fiesta para todas las promociones,
hemos alcanzado el sueño de lograr una revolución
universitaria en pertinencia y calidad”, fueron sus
palabras de cierre en su discurso ofrecido durante
la ceremonia de acreditación nacional con SINEACE,
en abril de 2014.

21

Edición especial

Ing. Rolando Carrión Muñoz

Cuando un sanmarquino
muere, nunca muere

R

olando Carrión fue operado por primera
vez en el año 2014. Fue una operación
al corazón, le realizaron un reemplazo
valvular, pero lamentablemente, le
descubrieron que durante esa cirugía le ingresó
una bacteria, la pseudomona, lo que devino en
graves infecciones respiratorias.
Antes de su primera cirugía, el Ing. Rolando viajó a
su amada tierra natal, Huaraz, para llenarse de toda
esa energía de amor y fe con la que creció en esas
tierras, junto a sus padres y hermanos.
Antes de fallecer, Rolando encargó a sus hijas /
sobrinas que cuiden mucho de su hermana Esther,
a quien amó y cuidó como si se tratara de una hija
más. Por ello, es que como ya hemos señalado
antes, Rolando fue el gran padre de la familia
Carrión Muñoz.

Compañeros de promoción del Ing. Rolando Carrión dándole el último adios en el
auditorio principal de la Facultad de Ingeniería Industrial.

Sus restos yacen el camposanto Campo Fe de
Puente Piedra, junto a los de su madre, Francisca
y el de su esposa, Carmen, las dos mujeres más
importantes de su vida.
Hasta siempre, amigo y papá Rolando.

Los restos del Ing. Carrión yacen en el cementerio Campo Fe de Puente Piedra, junto a los

de su madre y esposa.

23

Imagen tomada del muro de Patricia Carrión. Frase que ella se lo dedica a su papá Rolando..

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful