Está en la página 1de 25

América Latina en la encrucijada del postneoliberalismo

:
neodesarrollismo, nacional-populismo y socialismo del siglo XXI
Por Mariano Treacy1

El presente trabajo busca repasar las distintas definiciones e interpretaciones que
se le han dado a los populismos en la
historia

latinoamericana

para

poder

abordar el fenómeno desde la actualidad, donde se intentará evaluar la relación existente entre el Populismo del Siglo
XXI, los procesos neodesarrollistas, el proyecto del Socialismo del Siglo XXI y la
mundialización del capital.

1

El autor es Licenciado en Economía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), completó los estudios de
posgrado en la Maestría en Economía Política con mención en Economía Argentina de la Facultad
Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y se desempeña como Investigador en el Área de
Economía del Instituto del Desarrollo Humano (IDH) de la Universidad Nacional de General Sarmiento
(UNGS), en Buenos Aires, Argentina

REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL

39

RECI N°3

Introducción
El estudio de la historia de nuestra región nos enseña a visualizar que los mismos fenómenos políticos, económicos y sociales pudieron haber sido abordados
desde distintas disciplinas y diversos enfoques teóricos. Sin embargo, probablemente no haya en la historia latinoamericana un fenómeno más contradictorio,
debatible e intrincado que los populismos. Abordado desde corrientes de todos
los espectros ideológicos (la derecha, el progresismo y la izquierda) y también
desde las distintas corrientes filosófico-políticas (el liberalismo, el nacionalismo, el
reformismo, y las teorías del cambio social), y tras largos años de debate sobre el
tema, no se ha llegado a ningún tipo de consenso en las ciencias sociales sobre
qué es el populismo ni, por lo tanto, tampoco se ha arribado a una caracterización generalmente aceptada de los populismos realmente existentes.
El objetivo que persigue este trabajo apunta entonces, por un lado, a repasar las distintas definiciones e interpretaciones que se le han dado a los populismos históricamente para poder abordar el fenómeno desde la actualidad, una
vez concluido el largo ciclo neoliberal en muchos países de la región. De esta
manera, se intentará realizar un recorrido desde los populismos “clásicos” y los
debates en torno a ellos, por las contradicciones de la aplicación del concepto
durante el neoliberalismo en los denominados neopopulismos para arribar finalmente a los autoproclamados gobiernos nacionales y populares que en la actualidad encarnan muchos de los estilos políticos y las políticas efectivas de los
países de la región. Este camino nos llevará indefectiblemente a indagar la relación existente entre el Populismo del Siglo XXI, los procesos neodesarrollistas, la
mundialización del capital y los intentos de lograr la unidad latinoamericana y la
“segunda” independencia2 a través del Socialismo del Siglo XXI.
La historia latinoamericana a través de las experiencias populistas
No han sido pocos quienes, desde las distintas disciplinas científicas, han decretado la inutilidad u obsolescencia del concepto populismo para caracterizar
experiencias pasadas o presentes en la región. Sin embargo, en este trabajo se
sostendrá la hipótesis de que el concepto, si se logra delimitar correctamente su
contenido y su alcance, resulta de suma utilidad para caracterizar una tradición
política y económica de gobiernos que, entre la década del ’30 y del ’70 del

La primera independencia fue contra el yugo colonial y la segunda se propone contra la subordinación al imperialismo.
2

GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS

40

el concepto no fue delineado y utilizado de forma generalizada hasta que fuera aplicado a algunos de los regímenes políticos latinoamericanos de las décadas del ’30. En el populismo. 4 Los principales casos-testigo que permitieron elaborar y fundamentar el concepto de populismo “clásico” fueron. ’50 y ‘60 del “largo” Siglo XX. González Casanova y Córdova. el rojaspinillismo en Colombia. también logró ampliar la participación social y mejorar notoriamente la calidad de vida de las mayorías 4. Frondizi. La Teoría Del Progreso Y La "Cuestión Rusa". el peronismo en la Argentina. Horacio. marcaron un antes y un después en una gran cantidad de países de la región. Quijano. Cueva. 2008). A diferencia de la experiencia Europea. el varguismo en Brasil. en la medida en que garantizaba la estabilidad de la hegemonía burguesa. en la que tras la crisis de la década del ’30 el Estado Oligárquico había sido reemplazado por el Estado “Keynesiano”. las clases populares se aliaron a sectores que antes eran subordinados en el bloque social dominante (como la burguesía industrial) y a sectores de la sociedad civil (como las fuerzas armadas o la burocracia) para quebrar la dominación oligárquica e imponer una transformación del patrón de acumulación. Intelectuales de distinta ideología política y pertenecientes a tradiciones filosóficas y políticas antagónicas como Germani. Junio. Weffort. Una síntesis de la denominada “Cuestión Rusa” en torno se puede encontrar en Tarcus. 7-32.Siglo XX. Si bien los primeros “populistas” fueron los Narodniki de la Rusia presoviética que buscaban una transición directa del feudalismo al socialismo (evitando el paso que creían innecesario por el capitalismo y las revoluciones democráticoburguesas3). ’40. Revista de Investigación Social. Di Tella. Ianni. según Atilio Borón (2012). coincidieron en señalar algunos aspectos del populismo identificándolo como un conjunto de regímenes y movimientos políticos que surgieron en las postrimerías de la crisis del modo de acumulación a escala global de la década del ’30 que tuvo su correlato local en la crisis del modelo agroexportador y del Estado Oligárquico que llevó a la aparición de las masas en la vida política de algunos países de América Latina. 3 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 41 . Este nuevo patrón estuvo caracterizado por la generación de una estructura institucional que. Cotler. Andamios. el ibañismo en Chile y el aprismo en el Perú. Torres Rivas. (2008)¿Es El Marxismo Una Filosofía De La Historia? Marx. en Latinoamérica fue reemplazado por una variante “muy peculiar” del Estado Keynesiano que fue el populismo (Rajland.

Con el fin del patrón de acumulación de la industrialización por sustitución de importaciones con desarrollo del mercado interno se agotarían las condiciones de posibilidad del populismo. Una vez finalizada esta fase de desarrollo del capitalismo latinoamericano. resulta de utilidad realizar un repaso de las distintas interpretaciones que se dieron al fenómeno desde las distintas corrientes a lo largo de la historia. hacia fines de los años ’60. no puede soslayarse que durante la vigencia de los populismos ninguna de las experiencias trascendió los límites del modo de producción capitalista. de los regímenes de propiedad privada existentes ni de la hegemonía de alguna fracción de la burguesía en el bloque social dominante. En otras palabras. Aníbal Viguera (1993) nos propone dividir el estudio del populismo entre dos grandes grupos: quienes lo definen según un tipo de participación o dominación política y quienes lo caracterizan según las políticas sociales y económicas que implementan. según el autor que se esté estudiando y la corriente a la que pertenezca. A pesar de este arco diverso. sin embargo. ideologías o modelos de acumulación. profundizar la búsqueda de una definición más estilizada del concepto. El populismo puede designar. que impulsarían un nuevo patrón de acumulación basado en la valorización financiera y cuyo eje de acumulación serían los mercados externos. Si bien es cierto que se ampliaron las libertades democráticas y se mejoró considerablemente el nivel de vida de las clases populares. Distintas caracterizaciones del populismo Habiendo señalado algunos rasgos característicos generales del populismo y algunos gobiernos típicamente “populistas” debemos. tornándose imposible la reconstitución de la coalición de clases en la que se basaba.RECI N°3 El populismo “clásico” se correspondió entonces con una fase específica del modo de acumulación a escala global que tuvo su reflejo en un patrón de acumulación concreto que se tradujo en la periferia en un desarrollo capitalista tardío y dependiente. Para ello. tanto a movimientos o estilos políticos como a tipos de Estado. las transformaciones de la economía global y de las condiciones de acumulación internas de los países de la región llevarían a la ruptura del bloque dominante que ahora consolidaría como actor hegemónico a las grandes empresas transnacionales y los organismos multilaterales. la distinción se podría hacer entre quienes GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 42 .

5 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 43 . Germani identificó las consecuencias de las migraciones internas provocadas por el éxodo rural y la creciente concentración urbana en torno al modelo de industrialización por sustitución de importaciones. Laclau (1977). Weffort (1967). representando la transición de una sociedad atrasada. Populismo como tipo de participación o dominación política i. para Germani. capitalista y urbana (Aboy Carles. Adolfo Canitrot (1975) y Carlos Vilas (1988). el populismo surgiría entonces como “una asincronía en el proceso de transición de una sociedad tradicional a una sociedad moderna”. Torcuato Di Tella (1965). 2003). por las vías institucionales tradicionales ni tampoco respondería a sus intereses objetivos ni lograría modificar estructuralmente sus condiciones de vida 8. definiría al populismo como un fenómeno característico de economías subdesarrolladas donde el líder movilizaba a las masas “disponibles” para integrarlas en una coalición policlasista Como Germani (1962). Knight (1994) y Aboy Carles (2003) 6 Como Octavio Ianni (1984). aplicando la matriz teórica del estructural-funcionalismo y la teoría de la modernización. Este movimiento poblacional generó una masa de personas sin formación política previa que desde su punto de vista se mostró “en disponibilidad” y tuvo un comportamiento con un fuerte componente de “irracionalidad” que facilitó su manipulación por un líder carismático. realizó una de las primeras aproximaciones sociológicas al estudio del fenómeno del populismo en Latinoamérica a través de su investigación sobre la estructura social argentina. Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto (1969). De Ipola y Portantiero (1989). Di Tella (1965). industrial. las evidencias presentadas por Murmis y Portantiero (1983). En el marco teórico de la modernización. Torre (1989) y James (1990) permitieron reinterpretar el peronismo en una clave distinta con un sesgo claramente más positivo. Guillermo O´Donnell (1972). Entre otras cosas. La visión del liberalismo y del estructural-funcionalismo Gino Germani (1955. 7 Para una investigación más acabada de estas distinciones puede consultarse el texto de Aboy Carles (2001) y el de Mackinnon y Petrone (1999) 8 Frente a las interpretaciones funcionalistas. Evaluando el agotamiento del modelo agroexportador y el funcionamiento del proceso de industrialización por sustitución de importaciones de las décadas del ´30 y ´40.definen populismo según la política5 y quienes lo hacen según las políticas6 implementadas7. en una línea similar. Su incorporación a la vida política no se daría. 1962) fue quien. rural y precapitalista hacia la sociedad moderna. Murmis y Portantiero señalaron que en el apoyo del peronismo confluyeron sectores sin formación política previa con viejas guardias sindicales y viejos obreros.

En este sentido. 2001: 6). vinculada con la sociología del estructural-funcionalismo. 2007). En resumen. 2000). la tradición liberal sostiene hasta la actualidad su definición de populismo y su caracterización de los populismos existentes. Para Laclau el populismo no se definiría por un contenido político o económico concreto sino por una “forma”. por una caracterización del populismo como la movilización instrumental y racional de las masas que se integran a estructuras partidistas (De La Torre. 9 GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 44 .La caracterización de Weffort (1967) también podría encuadrarse en este grupo ya que define al populismo como un “movimiento político multiclase caracterizado por un liderazgo personalista y carismático. esta concepción del populismo como manipulación irracional de las masas fue reemplazada. apelando a las masas. ii. Como podemos observar. 2000: 4). exacerba el “antagonismo social” existente generalmente entre el pueblo y la oligarquía mostrando una tendencia a utilizar el recurso de la violencia.RECI N°3 encabezada por él9. Este antagonismo sin embargo no procedería de un programa consistente teóricamente sino que estaría vinculada con un pragmatismo que provocaría cierta ambigüedad ideológica. De la Torre define al populismo como un “estilo de movilización política basado en una poderosa retórica de apelación al pueblo y a la acción de las masas al servicio de un líder” (De La Torre. 1994: 255). En las últimas décadas. desde las visiones cercanas a la tradición liberal-republicana. para estos intelectuales en el populismo termina por predominar la primacía de lo pragmático y esto imprime un elevado nivel de volatilidad ideológica. quien define al populismo según su dimensión ideológica en la que se presentan las interpelaciones popular-democráticas como “conjunto antagónico” respecto de la ideología dominante. el populismo se caracteriza por la centralidad de un liderazgo carismático que. La definición de Laclau vincula al populismo con el sistema político como un sistema nacional-popular caracterizado por “la imbricación del sistema de representación de intereses y el sistema de toma de las decisiones” (Aboy Carles. para la tradición liberal. políticas reformistas ad hoc y un repudio de la revolución” (Knight. El populismo sería entonces una forma de hacer política como respuesta a la irrupción de las clases populares en el proceso del desarrollo urbano e industrial y a la necesidad por parte de algunos grupos dominantes de incorporarlas al juego político mediante el desarrollo de un estado de compromiso o “de masas” (Stanley. La visión del populismo desde el “reduccionismo discursivo” de Laclau En este subconjunto también tenemos la perspectiva de Ernesto Laclau (1977).

se caracterizó muchas veces al populismo como una “estrategia de dominación política instrumentada por los sectores dominantes para neutralizar la posible movilización autónoma de los sectores populares ante el fracaso o descomposición del sistema político Sin ir más lejos. En este sentido. 1963). Desde esta perspectiva el populismo se erige como una ruptura del orden vigente a través de la presencia de un Estado fuerte que articula e interpela las demandas populares. Aricó (2005) señaló que el peronismo era un “sujeto colectivo portador de la revolución” y no “una ideología que le impediría al proletariado alcanzar el socialismo”. generalmente viabilizadas por un líder. este sistema nacional-popular de representación de intereses solo pareciera estar dotado de un componente de ruptura y confrontación respecto a la ideología dominante. Para Laclau. este caro diagnóstico evolucionista llevó en la Argentina a partidos de tradición de izquierda como el PC y el PS a construir alianzas “antifascistas” con los sectores más reaccionarios del espectro político como cuando con la Unión Democrática (UD) se unieron para derrotar a Perón en las elecciones de 1946 o cuando luego apoyaron el golpe de “la libertadora” en 1955. generando de esta forma el histórico enfrentamiento entre la tradición “nacional-popular” y la doctrina liberal (Laclau. no incorporando los elementos de continuidad respecto al régimen de dominación previo ni elementos críticos sobre el sistema de dominación general. con la limitación de las aspiraciones). El populismo estaría caracterizado entonces por un liderazgo que canaliza las demandas de las mayorías por vías informales. en trabajos posteriores. 11 Sin embargo. imposible de lograr si la movilización de las masas y la canalización de sus demandas insatisfechas no se equilibraran con la absorción institucional de esas demandas (y. El motivo por el cual no visualiza como negativos ciertos rasgos de continuidad es que para Laclau el sistema político debe mantenerse en cierto rango de estabilidad. que las articularían y satisfarían en contextos institucionales específicos.lo que le permite hablar de populismos “de izquierda” y “de derecha”. iii. constituyendo un tipo particular de construcción de lo político. fue necesario realizar una ruptura radical del estado liberal-oligárquico. 10 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 45 . en el contexto de surgimiento de los populismos “clásicos”. por ende. sin embargo. Caracterización del populismo desde el marxismo Desde distintos autores latinoamericanos provenientes del marxismo también se ha caracterizado no pocas veces al populismo como una forma de obstrucción al normal desarrollo de la conciencia de clase 10 y como un desvío del camino de la revolución11(Aricó. En particular. 2006). incapaz de absorber las demandas democráticas de las masas.

y. 1993: 52). por lo contrario. 1989: 23). De esta forma. De esta forma. asociados al libe- GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 46 . el elemento organicista y desactivador de las demandas populares más allá de cierto límite prevaleció en estas caracterizaciones por sobre el costado movilizador e inclusivo del populismo. Revisando las definiciones de Laclau y de algunos sectores del marxismo resulta interesante contraponerlas con la que presentan De Ipola y Portantiero (1989) quienes definen al populismo como “un fenómeno ideológico en el cual las ya mencionadas interpelaciones popular-democráticas se articulan y presentan bajo forma del planteamiento de un antagonismo irreductible respecto a la ideología dominante. se lo fetichiza.RECI N°3 oligárquico” (Viguera. 1989: 28). obstaculizando el desarrollo de organizaciones autónomas con una perspectiva de clase. poniendo el eje del antagonismo en los bloques de poder hegemónicos anteriores (en general. se identificó al populismo como una forma de movilizar “desde arriba” a las masas a través de la manipulación y la demagogia y como la incorporación de las masas a la vida política a través del vínculo directo con el líder. el bonapartismo (un gobierno que sin representar a ninguna clase en particular extraía sus fuerzas de los conflictos entre ellas y los imperialismos) se caracterizaba por absorber los reclamos de la clase obrera preservando y reproduciendo las relaciones que rigen la sociedad y la propiedad alejándola del desarrollo de una conciencia de clase autónoma y sometiéndola a la tutela del Estado otorgándole algunas reivindicaciones pero poniéndole límites concretos a sus demandas (Barrera. Para Milcíades Peña. en el propio movimiento populista se encuentran las tensiones entre el antagonismo con el bloque dominante tradicional a través de la institucionalización de las demandas nacionalpopulares y la regimentación e institucionalización vertical de esas demandas bajo el principio nacional-estatal:” El populismo constituye al pueblo como sujeto sobre la base de premisas organicistas que lo reifican en el Estado y que niegan su despliegue pluralista. transformando en oposición frontal las diferencias que existen en su seno” (De Ipola y Portantiero. De Ipola y Portantiero sostienen que el componente organicista del Estado Nación es la forma general de dominación que garantiza la reproducción de las relaciones de producción y que este componente no se cuestiona en los populismos sino que. consiguientemente. 2011) Desde esta perspectiva. al bloque de poder que la sustenta” (De Ipola y Portantiero.

ralismo y a la oligarquía)12. antiimperialismo-. En resumen. que identifican en el Estado burgués. 13 A diferencia de la “ideo-lógica” populista. Con la crisis económica mundial y del Estado Oligárquico en el plano local en la década del `30. 12 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 47 . Populismo como políticas sociales y económicas La segunda forma “pura” para caracterizar a los populismos apuntaría al tipo de proyecto socioeconómico impulsado. 1999: 16). quienes se inscriben en la definición del populismo como un estilo de política coinciden en señalar como características principales la movilización de los sectores populares de manera vertical (nunca autónoma) a través de un liderazgo personalista y un discurso nacionalista que polariza a la sociedad sin desarrollar las tensiones y contradicciones hasta las últimas consecuencias. En esta caracterización. industrialismo. buscando un ámbito de reconciliación de intereses objetivamente incompatibles. como argumentan Mackinnon y Petrone. a través del líder carismático. de las transformaciones progresivas a través de la gestión de las políticas públicas13. “consistirá en reunir al conjunto de interpelaciones que expresaban la oposición al bloque de poder oligárquico -democracia. donde se podría incluir a intelectuales como Octavio Ianni (1984). siendo a la vez antiliberales y anticomunistas. las necesidades de acumulación del capital impulsaron reformas del Estado para que encabezara y ordenara procesos de industrializaEl populismo. Como muestra de ello. La tensión entre la ruptura y confrontación y la tendencia a desactivación de los antagonismos y a la homogeneización define la existencia misma del populismo. En la “ideo-lógica” populista y en los populismos realmente existentes. Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto (1969) y Guillermo O´Donnell (1972). 1993). Se construye una imagen fetichizada del Estado en la que se lo hace ver como árbitro homogeneizador social y garante. para De Ipola y Portantiero la “ideo-lógica” socialista (a diferencia de los socialismos realmente existentes) sería la construcción de un antagonismo entre las demandas populares y el principio mismo de dominación. nacionalismo. desaparece por un lado el conflicto de clase y aparece por el otro su supuesta “superación” por un conflicto entre el pueblo y la oligarquía o entre lo nacional y lo extranjero. condensarlas en un nuevo sujeto y desarrollar su potencial antagonismo” (Mackinnon y Petrone. el populismo sería un tipo de modelo de crecimiento económico o de “modelo de acumulación” surgido en una etapa específica del desarrollo del capitalismo latinoamericano (Viguera. lo que encontramos es una fetichización del Estado y una subordinación al principio general de dominación.

Almeyra (2009). la protección comercial y promoción industrial vía créditos.RECI N°3 ción sustitutiva orientada al mercado interno. restricciones al ingreso de capitales y establecimiento de preferencias al capital nacional. Un concepto “cajón de sastre”. creando infraestructuras para su desarrollo y conteniendo las luchas obreras y los salarios reales. 1972). quien comparte las directrices generales de estas caracterizaciones. Las políticas populistas. A propósito de La razón populista de Ernesto Laclau. Entre las atribuciones del Estado interventor. gobierno o fuerza política partidario de una política de obras públicas y de distribución de los ingresos que mantenga el mercado interno y favorezca a los industriales nacionales. La conformación de un nuevo patrón de acumulación requirió nuevas alianzas sociales que impulsaron un esquema redistributivo a través del cual se incluyó a las clases subalternas como actores políticos y se amplió su participación como sujetos económicos. Adolfo Canitrot. reflejándose en características político-ideológicas determinadas (Viguera. las más destacadas fueron la creación de empresas públicas. Carlos Vilas (1988) define al populismo como una “estrategia de acumulación de capital” específica que pone el énfasis en el incremento del consumo personal y una relativa distribución del ingreso. P 94 14 GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 48 . 1975:2). según su punto de vista. se proponen "mejorar las condiciones de vida de los sectores de medianos y bajos ingresos. Como esa política tiene un costo. También en línea con estas caracterizaciones. El populismo entendido de esta manera consistiría en la aplicación de un set de políticas destinadas a promover una industrialización basada fuertemente en la protección del mercado interno a través de una mayor intervención del estado en el control de los resortes de la economía. 1993). subsidios. define populismo como aquellos gobiernos con ideología nacionalista que procuran seguir una política económica que satisfaga las aspiraciones de las mayorías populares a través de la redistribución de ingresos. aunque sin alterar fundamentalmente la estructura de propiedad y las relaciones económicas vigentes” (Canitrot. Esta estrategia de acumulación estaría encabezada por el Estado y sería viable gracias a una comunidad de coincidencias y acuerdos provisorios entre distintas clases y fracciones de clase. pasando de ser meros productores a ser también consumidores (O´Donnell. la política impositiva está dirigida contra alguno de los sectores sociales más importantes y favorece en cambio a otros14. ´Populista´ es una etiqueta passepartout que se aplica a todo personaje.

ya sea el “político” o el de las “políticas”. 1969). 1972). se podría agregar como un caso extremo de esta interpretación al “reduccionismo fiscalista” (al decir de Carlos Vilas (2003)) de Dornbusch y Edwards (1990) quienes caracterizan al populismo como un esquema de manejo irresponsable de la economía que hace énfasis en el crecimiento y la redistribución del ingreso relativizando las consecuencias de largo plazo en términos de inflación y déficit fiscal y externo (Viguera. quienes se ubican en este apartado16 comparten la idea del populismo como un patrón de acumulación específico impulsado por la fracción local de la burguesía industrial orientado a desarrollar la industria que requiere de una alianza de clases con los sectores subalternos para que con su consumo se fortalezca el mercado interno. Delineando una caracterización del populismo y de sus límites Tras haber repasado las distintas definiciones resulta inadecuado posicionarse en cualquiera de los dos polos. 15 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 49 . En estos sistemas los principales actores son los tecnócratas militares y civiles que colaboran con el capital extranjero impulsando la modernización industrial. entonces. O’Donnell define a los sistemas burocrático-autoritarios como excluyentes y no democráticos. la alianza de clases que sostenía este esquema populista era necesariamente conflictiva y transitoria ya que los sectores subalternos se subordinaban a la hegemonía de la fracción burguesa en el bloque social dominante (Cardoso y Faletto. esta reconfiguración específica del Estado conllevó un tipo específico de relación con actores sociales y una configuración específica del bloque dominante. En resumen. El límite económico a la articulación hegemónica del sistema político populista tenía como consecuencia una ruptura del bloque y una salida del populismo que dio nacimiento en muchos casos (Argentina. Este patrón de acumulación sería entonces el que habilitaría ciertas conquistas históricas de las clases subalternas y mejoraría objetivamente sus condiciones concretas de reproducción. Sin embargo. En esta nueva configuración del bloque dominante la burguesía industrial asumió el comando y propuso una “armonía” de clases impulsando algunas reformas de corte popular. Estos actores eliminan la competencia electoral y controlan la participación de los sectores populares en la política. 1993). De este modo. para lograr una caracterización del fenómeno que se corresponda con lo que se considera son sus rasgos centrales y las experiencias históricas que se adaptan a ellos. 16 Además de los casos mencionamos. Brasil. México y Uruguay) a los gobiernos “burocráticos autoritarios”15 (O’Donnell. Chile.Para configurar un nuevo tipo de Estado y sepultar definitivamente al Estado Oligárquico este patrón de acumulación requería la constitución de una alianza policlasista que hiciera frente a las tradicionales oligarquías locales.

que no será la misma que la que sustenta el estado oligárquico (y su respectivo patrón de acumulación agroexportador) ni neoliberal (ni su respectivo patrón de acumulación de valorización financiera).RECI N°3 Por estos motivos. de manera tal de maximizar su ganancia a escala global reduciendo los GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 50 . la flexibilidad laboral y el escaso desarrollo de las organizaciones sindicales. Con la mundialización del capital. este patrón de acumulación requerirá de un tipo de alianza estratégica determinada. A su vez. Si bien se plantearán rupturas con el bloque dominante precedente y los sectores tradicionales. 2004). esto se había dado mediante la estrategia de saqueo y pillaje pero luego de los procesos de independencia y descolonización la estrategia de extracción de valor se dio acorde a las leyes económicas que rigen las relaciones en el mercado mundial (Osorio. La canalización de las demandas y el tipo de interpelación entre las demandas y su recepción por parte del Estado deberán apoyarse en condiciones materiales objetivas provistas por un determinado patrón de acumulación del capital. entenderemos al populismo como la canalización de las demandas populares por las vías institucionales mediante la aplicación de un patrón de acumulación determinado que otorgue las condiciones objetivas para poder llevarlas adelante. los bajos salarios. En los primeros estadios de la expansión imperialista. en el presente trabajo se entenderá populismo como un tipo de articulación entre las demandas populares no realizadas y las políticas que las concretan e institucionalizan. el gran capital transnacionalizado relocalizó sus actividades para instalar fábricas allí donde pudiera aprovecharse de ventajas “comparativas” y “naturales” como la ubicación geográfica. La característica específica de este tipo de interpelación populista es el establecimiento de una cota máxima a las aspiraciones de las mayorías populares en sus demandas de participación económica y política en el sistema político y el modelo de acumulación del capital. Neoliberalismo y Neopopulismo Con el proceso de mundialización del capital se agudizaron las tendencias del capitalismo a generar regiones y zonas con la capacidad de apropiar valor a la par de la generación de otras regiones geográficas desde donde se extrae ese valor. Así. en las configuraciones populistas se apelará a un pacto social y a coaliciones policlasistas que siempre serán lideradas por alguna fracción de la burguesía subordinando a sus intereses a las mayorías populares.

no sin la connivencia de las elites gobernantes y los poderes económicos vernáculos. se regresó a la “vieja” especialización primaria y extractiva de las economías latinoamericanas en la división internacional del trabajo. En este proceso. o la actividad hidrocarburífera. ya que se fomentaron actividades vinculadas con ventajas “competitivas” (por cuestiones geográficas. profundizándose el proceso de concentración y centralización del capital mediante las fusiones y adquisiciones de empresas locales. sumado a la revolución tecnológica en el transporte y las comunicaciones. luego profundizado mediante la privatización de las empresas estatales.costos de producción en cada espacio nacional. El ingreso de Latinoamérica a los circuitos globales de producción y circulación y la firma de innumerables tratados internacionales se produjo gracias a la pérdida de soberanía que implicó la crisis de la deuda. de infraestructura o de recursos humanos) y “naturales” como la agroindustria. Las jerarquías nacionales existentes en el sistema mundial se expresaron en la especialización productiva. REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 51 . La nueva modalidad “flexible” de organización de la producción a escala global permitió a las grandes empresas transnacionales con las mejores condiciones de trabajo maximizar sus ganancias a través de la subcontratación de servicios a empresas con formas de trabajo precario. La eliminación de las regulaciones a los movimientos del capital y el establecimiento de sistemas de incentivo para la radicación de inversiones extranjeras. provocaron el ingreso masivo de las empresas trasnacionales que pasaron a controlar los resortes de las economías y a formar parte del bloque de clases dominante. la producción dejó de orientarse a los mercados internos y pasó a realizarse en el mercado regional y mundial. La revolución tecnológica facilitó la segmentaron los procesos productivos generando cadenas globales de valor (CGV) y cadenas de subcontratación. la minería. donde los países centrales reservaron para sí las actividades vinculadas con el conocimiento y el uso de tecnologías de punta y destinaron a la periferia los procesos de ensamble y maquila. por lo que las economías de escala comenzaron a jugar un papel central. donde las remuneraciones se encuentran incluso por debajo del valor de la fuerza de trabajo (superexplotación) y no se perciben pagos por seguridad social y otras prestaciones (Osorio. que exigen un grado de conocimiento menor y mayor trabajo manual. pero que agrega menos valor a la producción. geopolíticas. 2012). Así.

indigencia y exclusión social inéditos. cuya consecuencia fue sin lugar a dudas el empeoramiento de las condiciones de vida de las mayorías. Fujimori en Perú. Esta transformación radical de la función del Estado. GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 52 . Con el establecimiento del Consenso de Washington.RECI N°3 El proceso que llevó a los países de Latinoamérica a modificar sus patrones de acumulación y modificar su rol en la división internacional del trabajo se dio de la mano de una fuerte restructuración del Estado que favoreció la hegemonía de la fracción financiera del capital transnacional y de los organismos multilaterales. Salinas de Gortari en México. La reproducción del patrón de acumulación basado en la valorización financiera (Basualdo. los objetivos de política del Estado pasaron a ser mantener niveles bajos de inflación y equilibrar las cuentas públicas. generándose niveles de desempleo. económica y social en la región subordinándose completamente a los intereses de Washington. a costa de la generación de empleo y la pérdida de capacidad industrial (por la apertura de la economía). Con la excusa de la restructuración de la deuda. Los gobiernos de Menem en la Argentina. estos organismos impusieron ruines condiciones que llevaron a la realización de profundas reformas estructurales con el objetivo de buscar un equilibrio presupuestario y condiciones macroeconómicas estables para generar la capacidad de repago de los intereses de la deuda. fue en los ’90 cuando se produjeron las transformaciones más profundas en la región. requirió la subordinación de las políticas económicas nacionales a los designios de los organismos multilaterales de crédito. 2010). pobreza. entonces. Si bien este fue un proceso que comenzó hacia fines de la década del ’70. cuyo motor principal era el endeudamiento externo. precarización. a pesar de la supuesta “modernización” de las economías se siguió reproduciendo la brecha entre centro y la periferia y la desigualdad de ingresos en su interior. el incremento de la vulnerabilidad económica (por la desregulación de los movimientos financieros y el endeudamiento externo) y la retirada del Estado (por la privatización de las empresas y servicios públicos). Battle en Uruguay y Collor de Mello y Cardoso en Brasil (por mencionar sólo algunos) fueron los “alumnos dilectos” de los organismos multilaterales y realizaron las experiencias más radicales de transformación política. Como corolario de la mundialización del capital y los años de neoliberalismo.

Entre ellos se puede mencionar a Knight (1992. el discurso y el control de las masas a través de los medios. 1994: 64) el neopopulismo sería compatible con el neoliberalismo ya que el hilo conductor estaría marcado por un tipo particular de estilo político que podría aplicarse tanto para mejorar las condiciones de las clases populares como en su perjuicio. El nacimiento del “neopopulismo” se explica justamente por la adaptación del concepto del populismo al período de auge del neoliberalismo. Weyland (1996) y Roberts (1995). Knight (1998) y Gibson (1997). de relaciones políticas que muestran cierta coherencia funcional” (Knight. de estilos. Los neopopulismos serían. como lo hace Knight (1992). El neopopulismo tomaría del populismo el estilo político y las estrategias políticas basadas en iniciativas locales y políticas focalizadas y del neoliberalismo el proyecto económico basado en el mercado y la mercantilización de todos los espacios económicos. estilos de gobierno personalistas y arbitrarios con un escaso respeto a las instituciones y con prácticas clientelares que les permiten obtener el apoyo popular18. incluso fueron relegitimados mediante segundos mandatos. una forma de mediación política”. despojándolo de las acepciones que lo vinculaban a un proyecto con determinado sesgo económico y social y circunscribiendo su definición a un tipo flexible de ejercicio del estilo político por parte de los líderes. sociales. 18 Como muestra de ello.1994). Vilas (2003) menciona el caso del análisis de Dresser (1991). es decir. en algunos casos. una retórica. se reduce la experiencia histórica del populismo a una forma que omite las implicancias en términos de proyecto económico de aquellas experiencias. su reduccionismo a características como la manipulación. una relación entre el líder y adherentes. Entendido como “una combinación de ideas.fue sin embargo realizada por gobiernos electos democráticamente que. Muchos analistas sociales explicaron este fenómeno mediante el uso del concepto de neopopulismo17 haciendo alusión al reverdecimiento de las experiencias de los años ´50 en tanto estilos políticos en términos de movilización irracional de sectores sociales populares por un líder demagógico que no responde a sus intereses objetivos. una respuesta a las crisis. un medio de movilización. a través de una manipulación ideológica. el problema de estos analistas es que incurren en una “jibarización” del populismo. A diferencia de la experiencia de Como señala Vilas (2003). políticos. Al caracterizar al populismo como un “estilo político. 17 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 53 . culturales y ambientales. quienes califican al gobierno de Salinas de Gortari como neopopulista por la implementación del Programa Nacional de Solidaridad (PRONASOL) como un programa de características clientelares. desde la perspectiva de estos analistas. entre otros.

2012). sin embargo. tiene sentido caracterizarlos en función de las tradicionales características de “derecha” 19. Piñera (Chile) o gran parte de los gobiernos de Centroamérica. desmovilización popular y debilitamiento de la ciudadanía. captando porciones de renta que en la actualidad quedan en manos de privados y se remiten al exterior y canalizándola hacia proyectos sociales que impulsen a la vez niveles crecientes de participación popular en el control del proceso productivo y en las instituciones políticas. gobiernos de izquierda anti imperialistas que emprendieron o heredaDe “derecha” serán lisa y llanamente aquellos gobiernos que subordinen cualquier tipo de estrategia de desarrollo nacional y de búsqueda de la igualdad a las necesidades de valorización del capital a escala mundial y a los mandatos de las principales potencias imperiales. social y política y que está dispuesta a alterar el orden político. Vásquez/Mujica (Uruguay) o Lugo/ Franco/ Cartes (Paraguay). generando grandes masas de excluidos. En este trabajo se mantendrá esta última perspectiva. especulación financiera. pro- norteamericanos como los de Uribe/Santos (Colombia). Desde nuestra perspectiva. desindustrialización.RECI N°3 los populismos “clásicos”. Apelaciones a la búsqueda de un “capitalismo serio” o regulado corresponderán entonces a esta visión. a partir de las cuales se incrementó el nivel de democratización de la sociedad. desde nuestra perspectiva serán aquellos que buscarán la igualdad por medio de reformas en el marco de las instituciones. Oppenheimer). desmantelamiento de los servicios públicos. 21 Definiremos “izquierda” como aquella tradición de partidos o movimientos sociales que pone en el centro de la escena a la igualdad económica. Desde nuestra perspectiva. económico y social vigente para alcanzar dicho objetivo. quienes lo ubican en el polo “rojo” son generalmente intelectuales del neoliberalismo (Castañeda. 2013. gobiernos de centro-izquierda con modelos reformistas o “neodesarrollistas” como los de Lula/Dilma Rousseff (Brasil). “centro/centroizquierda”20 e “izquierda”21 22: por un lado. los gobiernos liberales. apelarán a categorías como “izquierda seria. Kirchner/Fernández de Kirchner (Argentina)23. Calderón/Peña Nieto (México). mientras que quienes lo ubican en el polo “reformista” provienen generalmente de sectores de izquierda (Katz. estos gobiernos en general optarán por variantes del “desarrollismo” que en la actualidad muchos autores han llamado “neodesarrollismo”. estos gobiernos profundizarán los proyectos neoliberales proponiendo mayor endeudamiento externo. aumentando las desigualdades sociales. escudándose en el ideal de la libertad y la democracia liberal. 19 GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 54 . con el neoliberalismo se profundizó el proceso de concentración del capital. Borón. Tras el cambio de época y la salida del neoliberalismo en la mayoría de los países de Latinoamérica. las instituciones y la democracia. por el otro. se suelen identificar básicamente tres grupos característicos de esta nueva fase. 22 Los intelectuales liberales. Los gobiernos de “derecha” serán definidos como gobiernos comprometidos con el crecimiento de largo plazo. entre otras medidas tendientes a ampliar la esfera de lo mercantil y a reducir la esfera de lo público. ya que se considera que han sido gobiernos mucho más parecido a los de Lula y Vásquez con proyectos de reforma del capitalismo que a los del eje del ALBA que impulsaron reformas constitucionales para impulsar proyectos socialistas en el ámbito nacional y regional. estos gobiernos impulsarán una mayor participación del Estado en los sectores estratégicos de la economía. En términos de modelo económico. 20 De “centroizquierda”. por último. 23 Los gobiernos kirchneristas han sido ubicados tanto en el eje reformista como en el eje revolucionario/antiimperialista. apertura comercial y recorte del gasto social. régimen de propiedad y relaciones económicas y políticas vigentes. En términos de modelos económicos en el marco de las reglas que impone el sistema actual. se ampliaron los derechos políticos y se realizaron conquistas que marcaron un precedente histórico que condicionó durante años el nivel de vida de las clases populares. racional y responsable” para designar a los gobiernos de “centroizquierda” y a “izquierda populista-radical” para aludir a los gobiernos de izquierda”. En términos de modelo económico.

es preciso señalar una breve pero no menor aclaración metodológica. En el conjunto de países que consolidaron proyectos posneoliberales. Nicaragua. 2010) 24 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 55 . o Castro/Castro (Cuba). políticas y económicas como los de Chávez (Venezuela). la reanudación del ciclo de acumulación del capital y del sistema político requirió una profunda transformación del Estado. minera y agraria y el impulso de proyectos de desarrollo endógeno. distintos a los clásicos modelos de desarrollo comunista con planificación centralizada y también a los Para los apartados que siguen.ron procesos de profundas reformas sociales. la recuperación de los recursos naturales estratégicos. Estas demandas intentaron cuestionar las estructuras de dominación transnacional. los Socialismos del Siglo XXI recogieron estas demandas y se propusieron. Ecuador. Correa (Ecuador). la centralización de la renta petrolera. identificaremos dos grupos distintos: quienes se embarcaron en la construcción de proyectos de desarrollo alternativos al capitalista como el Socialismo del Siglo XXI (en su variante bolivariana en Venezuela o en la alternativa economía del Buen Vivir en Bolivia y Ecuador) y quienes impulsaron proyectos neodesarrollistas (como Argentina. aunque también se captaron porciones crecientes de la renta agrícola en la Argentina por medio de los derechos de exportación (Thwaites Rey. Paraguay y El Salvador. con sus bemoles. estos han sabido conquistar espacios de soberanía y mayores grados de libertad frente al avance del capital26. Brasil y Paraguay)25. que recuperó algunos resortes centrales de la economía para la orientación de políticas. Argentina. los gobiernos postneoliberales incluyen (cronológicamente) a Venezuela. el cuidado de los recursos naturales y el medio ambiente y las crisis de representación de los sistemas políticos vigentes. Posneoliberalismo: Neodesarrollismo y Socialismo del Siglo XXI24 Tras la crisis del neoliberalismo. Se asumirá como hipótesis para completar en trabajos futuros que el análisis se aplica sin grandes diferencias a los casos mencionados de Brasil. Bolivia. Las caracterizaciones de los proyectos neodesarrollistas y de la raíz populista en que se encarnan se hará considerando centralmente la experiencia argentina desde el año 2003 en adelante. La emergencia de movimientos con un horizonte postcapitalista tuvo como raíz las demandas sobre la ampliación de derechos y las autonomías indígenas. Los casos del petróleo en Venezuela y el gas en Bolivia son emblemáticos. Uruguay. Morales (Bolivia). Uruguay. 2010). Por la selección realizada. Brasil. A diferencia de los Estados neoliberales. 26 Un componente central de esta reincorporación del estado fue la posibilidad de reestatizar algunos sectores estratégicos que permitieron captar una porción sustantiva de la renta. En esta dirección. la consolidación de los derechos de las mayorías históricamente excluidas. se sigue que los gobiernos no incluidos continúan siendo neoliberales. Paraguay y Uruguay. 25 Para Thwaites Rey (2010). la mercantilización de las relaciones sociales y buscaron la revalorización y defensa de los derechos culturales y territoriales (Svampa.

la incorporación de los países de la región a la división internacional del trabajo radica centralmente en obtener ventajas competitivas basadas en el bajo costo laboral y en la extracción y explotación de los recursos naturales renovables y no renovables. A diferencia de lo que ocurría entonces. Más allá de los casos de Bolivia. gasto social. etc.RECI N°3 modelos neodesarrollistas donde el Estado promueve el desarrollo de sectores estratégicos mediante la expansión del capital privado nacional y trasnacional (Thwaites Rey. El modelo neodesarrollista presentaría entonces características marcadamente distintas al de la valorización financiera. hecho que permitiría identificar un fuerte punto de ruptura GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 56 . mejoramiento del poder adquisitivo del salario. 2010). Este proyecto hegemónico para recuperar la tasa de ganancia y la dominación de clase se sustentó en cierta revalorización de la autonomía del Estado y cierta capacidad de recepción y canalización de las demandas populares pero esta vez bajo la hegemonía del gran capital transnacional. el neodesarrollismo implementó efectivamente políticas que mejoraron la participación política y las condiciones de vida de las clases populares: asistencia social generalizada. Como en la época del desarrollismo de la segunda posguerra mundial. en la actualidad son impulsados en un contexto donde los sectores dinámicos de la economía nacional están fuertemente transnacionalizados y cumplen un rol que es asignado en gran medida de forma exógena por proceso de valorización del capital a escala mundial. todas características propias de los procesos desarrollistas de los años ´40. El contexto regional actual nos permite entonces hablar en los casos señalados del fin del neoliberalismo y su patrón de acumulación de valorización financiera y una revitalización de los procesos de desarrollo económico nacional basado en la expansión de las fracciones de capital productivas. en el resto de los países mencionados el neodesarrollismo fue el proyecto que se estableció para recomponer el ciclo de acumulación capitalista tras la eclosión del neoliberalismo. El modelo neodesarrollista estaría basado en la búsqueda de un “capitalismo serio” que conciliaría los objetivos de bienestar y equidad por medio de una política económica con eje en el consumo y que a la vez favorece a los sectores agroindustriales en desmedro de los financistas. ´50 y ´60. Ecuador y Venezuela. con una expansión del mercado interno y una ingente sustitución de importaciones. En este contexto signado por la hegemonía del capital transnacional. creación de empleo.

la continuidad de la propiedad privada (y en muchos casos extranjera) de sectores estratégicos de la economía. ascendiendo al 29% (Cifra. el análisis de la inversión en capital fijo y las ganancias también nos permite verificar el proceso de concentración económica. en 2010. 2012: 54). 28 En la Argentina.8% a cerca del 65% de las empresas de la cúpula entre 1997 y 2009” (Féliz y López. el neodesarrollismo habría buscado infructuosamente una recreación de la burguesía industrial nacional como sujeto de la acumulación. El desempeño del neodesarrollismo en la última década mostró efectivamente un elevado nivel de crecimiento de la actividad económica en general y de la industria en particular28 y una reducción del desempleo con una recuperación de los salarios que permitió reducir el nivel de pobreza e indigencia. Graña y D. Brasil y Uruguay 27 se caracteriza por la “búsqueda del anhelado crecimiento económico con equidad social” que permitiría lograr el desarrollo nacional mediante un pacto social y la intervención del Estado. Así como las ventas.7 millones de trabajadores.4 (pesos con poder adquisitivo de 1993) mientras que en 2010 el mismo indicador ascendió a $786. este porcentaje era levemente mayor. “las 500 empresas no financieras más grandes-las de mayores ventas. estas mejoras se sostuvieron sobre un creciente nivel de concentración 29 y extranjerización30 del capital y un tipo inserción de las economías en la división internacional del trabajo que no les permitió traducir las mejoras en la productividad en mayores salarios. 30 En la Argentina. Metalmecánica (+197%) y Productos Minerales no Metálicos (+177%). según datos del INDEC (Estimador Mensual Industrial). En términos de alianzas sociales para impulsar el modelo económico. según datos de Lindenboim J. Sin embargo. entre Diciembre de 2002 y Diciembre de 2011.pasaron de representar el 12% del PBI en 1997 a cerca del 30. M. J. El patrón de acumulación neodesarrollista se sostiene sobre una especialización productiva orientada a la exportación de bienes primarios con bajo contenido tecnológico y escaso valor agregado.respecto al patrón de acumulación anterior. 2011) 27 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 57 . que se mantuvieron históricamente bajos31. 29 En la Argentina.. 31 Para la Argentina. “las empresas extranjeras pasaron de representar el 46.4. representando casi el 27% de la población empleada. la Industria Manufacturera experimentó un crecimiento del 104% (Nivel General) y los sectores más dinámicos fueron el de Vehículos automotores (+409%). el promedio del poder adquisitivo del salario en la convertibilidad (1991-2001) ascendió a $801. Kennedy. una agresiva política de defensa de las grandes empresas transnacionales. la Tras el derrocamiento del gobierno de Fernando Lugo en Junio de 2012 el caso del patrón de acumulación en Paraguay debería ser estudiado nuevamente a la luz de las intervenciones del gobierno de Cartes (electo en Abril de 2013).5% en 2009” (Féliz y López. 2012: 52). Tampoco se logró revertir definitivamente la tendencia a la inequidad heredada del neoliberalismo ya que el mercado de trabajo siguió estando caracterizado por un elevado nivel de precariedad y flexibilidad32. El neodesarrollismo como el patrón de acumulación vigente en la actualidad en la Argentina. 32 En el caso de Argentina. el empleo no registrado afectó a 4. En 2003.

Un esquema fundamentado en una coalición donde la fracción hegemónica es el gran capital transnacional y las clases populares son aliadas pero en condiciones subalternas implica un límite concreto en el momento en que las aspiraciones de estas últimas afectan los intereses de los primeros. Las contradicciones que presenta la presente situación en términos de la composición del bloque de poder hacen que las decisiones políticas oscilen entre "el compromiso con la fuente popular de su legitimidad y la fuente del poder de la que surge su financiación y estabilidad políticas" (Sanmartino 2010: 8). el bloque dominante sigue estando hegemonizado por los grupos económicos concentrados. sin embargo. Sin embargo. a través de una nueva articulación hegemónica. el extractivismo de minerales y la dependencia energética. Como proyecto hegemónico. Uno de los motivos por los que estos límites podrían sobrevenir es que los proyectos neodesarrollistas no problematizan el carácter de clase del estado ni los obstáculos en GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 58 . el Estado incluyó los intereses y demandas populares de forma pasiva en el nuevo bloque de poder. cuyos intereses apuntan a promover el desarrollo de un modelo económico basado en el monocultivo de la soja. razones que explicarían el estancamiento de la reindustrialización y la escasa diversificación industrial de los últimos años (Katz. el neodesarrollismo consiguió alinear a las fracciones del capital dominantes y también legitimarse a través de la articulación de las demandas populares por medio de políticas concretas. Asimismo.RECI N°3 superexplotación del trabajo como sustento material de las mejoras de competitividad y la persistencia de un mercado de trabajo fragmentado. el esquema vigente contiene contradicciones inherentes que le imponen límites estructurales propios del esquema de alianzas que utiliza y el modelo de desarrollo que implementa. A pesar de las rupturas señaladas. precarizado y tercerizado que lleva la existencia de niveles intolerables de exclusión social y fragmentación de la clase trabajadora. Con la salida del neoliberalismo. 2013). el cambio del patrón de acumulación hacia un modelo neodesarrollista se sustentó en un “cambio en una forma de Estado” en la que. un patrón de acumulación basado en la expansión del monocultivo y la exportación de bienes primarios con escaso contenido tecnológico y valor agregado representa una limitación que podría hacerse presente en un contexto en el que los precios de los commodities se redujeran.

Teniendo estos rasgos en consideración. encontraremos válida la tesis de Borón y Rajland (2008) acerca de la imposibilidad de revitalizar los populismos “clásicos” debido a la inexistencia de condiciones objetivas para conformar la alianza de clases necesaria y para implementar un patrón de acumulación autocentrado. Este patrón de acumulación. Por su parte. Los usos del “populismo” en la actualidad: ¿una búsqueda legítima o un abuso? La canalización de las demandas populares postergadas por vías institucionales a través del intento de recomposición de una alianza que incluya a las clases populares. haremos uso de las transformaciones del capitalismo de los últimos 40 años para poder identificar los rasgos de ruptura. por un lado. por el otro. y la implementación de un patrón de acumulación con cierto grado de desarrollo del mercado interno nos permite introducir el interrogante de si nos encontramos ante una revitalización de los populismos “clásicos” pero esta vez con rasgos característicos específicos. la clase obrera se encontraba organizada sindicalmente y el modelo de acumulación se encontraba centrado en el desarrollo de la industria y el merREVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 59 . habíamos caracterizado al neoliberalismo como una fase de desarrollo del capitalismo en la que se mundializó el capital y se crearon cadenas globales de valor y de subcontratación en la que Latinoamérica se incorporó a la división internacional del trabajo como una plataforma exportadora de bajos salarios especializada en productos primarios con escaso contenido tecnológico y valor agregado. Para poder despejar esa pregunta será necesario. para poder implementarse. habíamos caracterizado a los populismos como aquellos gobiernos que viabilizan la canalización de las demandas populares irresueltas por las vías institucionales mediante la aplicación de un patrón de acumulación determinado que permite llevarlas adelante otorgando las condiciones objetivas para su realización. recogiendo aportes de distintos analistas sociales. En apartados anteriores. la existencia del “populismo” se agotó con las experiencias populistas de las décadas del ’40 y ’50 cuando la burguesía nacional tenía peso en la economía y poseía un relativo grado de voluntad de autonomía. debía contar con un soporte de alianzas estratégicas específicas.términos de subordinación al poder de las economías centrales y del hegemón y a la rigurosidad de la ley del valor vigente en sistema mundializado del capital. Para los autores. recuperar la definición obtenida de populismo para con ello poder identificar rasgos de continuidad con los esquemas actuales mientras que.

2012). “Justicia populista no es Justicia democrática” (05-03-2013). Cavallo. En general. “El excéntrico e indescifrable populismo argentino” (02-03-2013). Asimismo. y que el uso del concepto en la actualidad está vinculado a sectores conservadores. consideramos que sí es posible caracterizar a los gobiernos “progresistas” de la región35 como una suerte de Populismo del Siglo XXI. Marcos Aguinis y Alain Touraine (Borón. salvo contadas excepciones. muy arraigada en amplios sectores de la sociedad y muy difundida por algunas tribunas mediáticas. a “formas políticas” demagógicas de manipulación del pueblo o a modelos económicos que subordinan un supuesto “equilibrio” macroeconómico de largo plazo a las demandas (populistas) de corto plazo 34. Quienes utilizan el “populismo” en la actualidad lo hacen para aludir a atributos generales de la política. un uso peyorativo. a un tipo de vinculación entre el líder y las masas. 35 En un apartado previo habíamos definido a los gobiernos “progresistas” y los habíamos identificado con las experiencias de los gobiernos de centro-izquierda con modelos reformistas o “neodesarrollistas” como los de Lula/Dilma Rousseff (Brasil). Eduardo Fidanza. económicas y sociales. Loris Zanatta. 2013: 16). Kirchner/Fernández de Kirchner (Argentina). Esta perspectiva. Ferreres y Melconian. por lo que. puede hacer alusión a gobiernos insubordinados a los mandatos de las economías centrales. tiene como principales exponentes a nivel continental a Jorge Castañeda. Enrique Krauze 34. Por estos motivos. entre muchos otros. Sin embargo. Sólo en el último mes. Andrés Openheimmer. el concepto no es utilizado más que para generar “fantasmas” en torno a ciertas cuestiones políticas. “Un populismo de exportación” (27-02-2013). señalan que en la actualidad. A estos intelectuales se podrían agregar los siguientes exponentes vernáculos del neoliberalismo económico: Arriazu. “El mito que limpiará los errores de Chávez” (07-032013) Manuel Alvarado Ledesma. su uso estará vinculado a la apelación de fenómenos demagógicos sustentados en excesos de corto alcance y rápidamente desenmascarables frente a las supuestas “verdades económicas” universales33. Gregorio Badeni. “Ejemplo de estatismo populista” (09-03-2013). es decir. si bien es claro que no se puede extrapolar la experiencia del populismo “clásico” tal cual ocurrió. Siempre vinculado a alocuciones provenientes de sectores cercanos al neoliberalismo. Mario Vargas Llosa. La Nación publicó las siguientes columnas con el mismo sesgo peyorativo que encierra el mismo concepto de populismo: Loris Zanatta. Vásquez/Mujica (Uruguay) o Lugo/Franco/Cartes (Paraguay) 33 GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 60 . Borón y Rajland (2008) señalan que la utilización del concepto “populismo” en la actualidad se ha tornado mucho más laxa que en sus orígenes. ninguno de los usos habituales del concepto “populismo” tendrá una valoración positiva sino todo lo contrario. con características específicas pero también con rasgos de continuidad respecto a las experiencias del siglo pasado (y sin caer en un uso Alcanza con buscar al azar en el diario La Nación de Argentina para comprobarlo. Artana. Para los sectores de derecha el “populismo” de los procesos señalados radica en el “caudillismo. a una estrategia discursiva o a una política económica “irresponsable” e insostenible en el largo plazo.RECI N°3 cado interno. Plinio Apuleyo Mendoza. la manipulación asistencial de los votantes y el otorgamiento de dádivas a las multitudes incultas” (Katz. Eduardo Fidanza “Un golpe decisivo a la razón populista” (16-03-2013) 34 Borón (2008) nos ofrece (obviamente sin compartirla) una caracterización del populismo desde la perspectiva de intelectuales orgánicos del neoliberalismo.

CGT (Barrionuevo). a diferencia de la tradición populista. en lugar de confrontar con los Estados Unidos como lo hicieron en algunos períodos los populismos “clásicos” y los en la actualidad los Socialismos del Siglo XXI. Además. ‘40 y ‘50 y se sostiene en la “afirmación de la nación. La “matriz nacional-popular” a la que se alude en la actualidad se autocaracteriza como heredera de las experiencias populistas de las décadas del ‘30. el apoyo electoral y la concesión de ciertas demandas.peyorativo del concepto). no logra resolver las tensiones entre un potencial proyecto nacionalista revolucionario y el proyecto efectivo de la participación controlada con un liderazgo personalista y el tutelaje estatal. CTA (Micheli). 36 REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 61 . buscan recuperar la independencia de la política exterior por otras vías. estas experiencias promueven la rehabilitación de la industria pero no le asignan un rol protagónico ya que financian su modelo en la exportación de bienes primarios sin avanzar sobre el poder de veto y el poder económico de las tradicionales oligarquías. La El caso de la Argentina es paradigmático. CGT (Caló). El esquema actual se relaciona con la tradiciones populistas en tanto “persiste la subordinación de la soberanía popular a los controles que ejercen las clases dominantes a través de su poder económico. el esquema nacional-popular actual no recurre a una reestatización masiva de las empresas otrora privatizadas ni tampoco a intervenciones generalizadas en lo que concierne al control de precios. Esta matriz. Entre las características que nos permiten hablar de rasgos de continuidad entre los populismos “clásicos” y los esquemas actuales se puede mencionar que ambos son el resultado de convergencias políticas y sociales que articulan la movilización popular. sin embargo. un estado redistributivo y conciliador. las experiencias actuales tienen una estrategia regional acotada y subordinada al protagonismo de Brasil. CTA (Yasky). 2013: 2). Esta tradición reivindica al Estado como organizador social y económico y recrudece las tensiones entre la democracia participativa y directa y la democracia representativa y decisionista36. ya que desde 2003 se promocionó un “modelo de participación controlada” en un marco de fragmentación de las organizaciones de lucha que culminaría a fines de 2012 con la división de la central sindical más importante quedando de esta forma 5 centrales sindicales nacionales: CGT (Moyano). el mercado de trabajo o la política industrial sustitutiva. A diferencia del populismo “clásico”. los Populismos del Siglo XXI. 2010: 81). judicial o mediático” (Katz. un liderazgo carismático y las masas organizadas” (Svampa. sin embargo. Asimismo. A diferencia de los populismos “clásicos”.

atilioboron. Emiliano. es que mientras el “populismo” construyó su legitimidad en base a logros económicos y sociales para el proletariado. en De Ipola. el Populismo del Siglo XXI sostiene la división entre los trabajadores (entre los formales y los precarizados). 1989. Borón. a diferencia de los regímenes nacional-populares de antaño.. De Ipola. El pacto populista en Argentina: 1945-1955. sin embargo. Proyecto neodesarrollista en la Argentina. “¿Una nueva era populista en América Latina?”.ar> (Marzo de 2013). Proyección teórico-política hacia la actualidad. Mariano. Herramienta/El Colectivo: Buenos Aires. Washington DC. matrices socio-políticas y nuevos escenarios en América Latina. E. 2008. Nos parece más apropiado utilizar esta expresión que “neopopulismo” por la caracterización que se hizo en el apartado anterior de los “neopopulismos” neoliberales y la limitación que el uso de ese concepto conlleva. Movimientos sociales. Working Papers (Enero de 2010). Svampa. Ponencia preparada para el XXIII Congreso Internacional Latin American Studies Association. 37 GRUPO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES CONTEMPORÁNEOS 62 . J. 2013). Por estas razones. ¿Modelo nacional-popular o nueva etapa en el desarrollo capitalista?. Editorial de Ciencias Sociales: La Habana. y Portantiero. (Katz. Claudio. Investigaciones Políticas. (Septiembre de 2001). Féliz. Atilio.RECI N°3 característica distintiva central. Nueva Visión: Buenos Aires. C. Rajland. Beatriz. Bibliografía Aboy Carles. el Populismo del Siglo XXI37 no puede sino componerse de un compromiso débil de las masas que lo legitiman debido al fuerte retroceso que sufrió el movimiento obrero desde la dictadura y el neoliberalismo. Buenos Aires: Ediciones del CCC Centro Cultural de la Coop. G.. 2012 <http://www. “Repensando el populismo”.com. y López. y entre las centrales sindicales. Katz. 2010. Emilio. en la búsqueda de una coalición con sectores más amplios de la sociedad evitando hacer alusiones al conflicto estructural del modo de producción que continúa siendo el que existe entre el capital y el trabajo. Kassel. “Lo nacional-popular y los populismos realmente existentes”. Las disyuntivas de la izquierda en América Latina. Maristella. 2012. que no pudo ser revertido y que dejó fuertes marcas en los sectores populares. Floreal Gorini. Universitat Kassel.

“Populismo y neopopulismo en América Latina”. (mayo-agosto 2003). REVISTA DE ECONOMÍA Y COMERCIO INTERNACIONAL 63 . Año L – Número 3. “¿Populismos reciclados o neoliberalismo a secas? El mito del ´neopopulismo´ latinoamericano”. CLACSO.13-36. nº 3. (julio – septiembre de 1993). UNAM. Mabel. En Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales. “Después de la globalización neoliberal. (julio de 2010). Aníbal.Thwaites Rey. En Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano Nº 32. ¿Qué Estado en América Latina?”. En Revista Mexicana de Sociología. Viguera. México. Carlos. Vilas. pp. vol. 9.