Está en la página 1de 4

Ficha Nº1 – Prof. Fabio S. Cruz – Tercer Año Educación Media – Reformulación 2006

LLaa DDoobbllee RReevvoolluucciióónnyy ssuu IImmppaaccttoo..

Ficha Nº1 – Prof. Fabio S. Cruz – Tercer Año Educación Media – Reformulación 2006 L

3 – EL CAPITALISMO

“… el capitalismo no

es

doctrina de los

la

capitales,

lo

no quiere decir nada.

que

El

capital es una cosa concreta, hecha de

máquinas,

edificios,

oleoductos,

puentes,

aeronaves, etc.; y el capitalismo también es

una cosa, pero abstracta, un sistema que se caracteriza por que el capital sustancialmente es de propiedad privada, el

trabajo

es

libre…

y

los

bienes y servicios,

incluso los servicios que prestan los trabajadores, se transan en mercados.”

1 – DEFINICIÓN

En el siglo XVIII comenzó la nueva etapa de expansión del núcleo occidental europeo, que dio lugar a la moderna “unidad del mundo”. Esta etapa se inició con dos procesos que, aunque localizados en momentos y en países concretos, fueron verdaderos fenómenos de escala mundial. El primero se originó en Inglaterra a partir de 1780, y lo conocemos como la Revolución Industrial; el segundo en Francia luego de 1789, y lo conocemos como la Revolución Francesa. El historiador Eric Hobsbawm ha acuñado la categoría doble revolución para poder pensar en forma simultánea la individualidad de cada uno de estos fenómenos junto con su impacto y trascendencia universal.”

Historia del Mundo Contemporáneo – Polimodal de Editorial Santillana, 2004.

2 – REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

El mundo se estremece. Las máquinas chirrian, una locomotora de vapor espanta una bandada de palomas. Los hombres huyen del campo, y se hacinan en los suburbios de las ciudades. Cruzan los océanos barcos a vapor atestados de productos. Los pequeños talleres van cayendo aplastados por las grandes fábricas. Han entrado las masas en la historio. El paisaje ensombrece bajo los humos de los altos hornos. Por doquier, una actividad frenética. En las minas, en las fundiciones, en las hilaturas, en los campos y en los ríos; por todas partes resuenan golpes metálicos. El progreso lo arrasa todo. La técnica somete a la naturaleza. Nada será como antes. Negro, metálico, vibrante… Ha llegado la Revolución Industrial.

Ficha Nº1 – Prof. Fabio S. Cruz – Tercer Año Educación Media – Reformulación 2006 L

Página 1 de 4 – Ficha 1, versión 3.0 – abril de 2008

Ficha Nº1 – Prof. Fabio S. Cruz – Tercer Año Educación Media – Reformulación 2006

EL IMPACTO SOCIAL DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

  • 4 – “La duración habitual de la jornada de trabajo es de 15 o 16 horas, a veces más, con la sola interrupción de media hora al mediodía. No hay más días de descanso que los domingos y el

25 de diciembre. Ningún subsidio en caso de enfermedad, preñez o desocupación, ningún retiro. Situación particularmente espantosa, en las minas. En el fondo de las galerías las mujeres son empleadas con preferencia a los caballos, porque cuestan menos y son uncidas, enjaezadas como animales de tiro, a las vagonetas de descarga. No son raros los pozos donde chiquillos de 6 años maniobran las compuertas de aireación durante 12 o 13 horas consecutivas, en la más completa oscuridad, con los pies en el agua. Y una niñita de 12 años declara: ‘no tengo más vestido que ese con el que trabajo, pantalones y una chaqueta desgarrada. Tiro de las vagonetas bajo tierra durante 11 horas por día con ayuda de una cadena atada a mi cintura. Las heridas que tengo en la cabeza me las he hecho descargando las vagonetas. A veces, cuando no voy lo bastante rápido me pegan.’ Los padres no se preocupan sino de apoderarse de la magra paga de sus hijos para beber. Se beben en una noche el producto de una semana de sudor, de sufrimiento y a veces de sangre.”

Chastenet citado en Bustinza y Rivas, “Las edades moderna y conemporánea”, página 217.

  • 5 – “En los diarios he hallado hoy dos

casos que me han horrorizado a consecuencia de la miseria de las clases bajas de Londres. Una mujer casada ha perecido ayer de hambre, y el ‘Times’ refiere que, en un cuartucho situado en un distrito de ésta capital, existe hoy una mujer con ocho hijos amontonados todos en un pequeñísimo cuartito donde está ya corrompido el cadáver de uno de sus hijos, que no ha podido enterrar por falta de dinero… y otro moribundo de fiebre pútrida. La madre y los hijos habitan allí mismo!!! Y esto pasa en Londres, el más asombroso centro de civilización y de riqueza. Aquí donde se pagan fortunas por un caballo, donde opulentos que mueren dejan rentas vitalicias para mantener un perro de caza o dos gatos!!!”

Florencio

Varela

citado

en

Tomo 45, pp. 228-229.

Revista

Histórica,

6 – “Vivir burguesamente es tener un interior confortable, los medios de hacer seguir estudios al hijo y dotar a la hija; para la mujer, recibir y devolver visitas…”

Palmade G. “La época de la burguesía”

Ficha Nº1 – Prof. Fabio S. Cruz – Tercer Año Educación Media – Reformulación 2006 E
  • 7 – “Los hijos de los más ricos financieros e industriales han frecuentado las universidades,

son considerados gentleman, están inscritos en los Clubs, van al teatro y coleccionan cuadros.”

Ficha Nº1 – Prof. Fabio S. Cruz – Tercer Año Educación Media – Reformulación 2006

Ficha Nº1 – Prof. Fabio S. Cruz – Tercer Año Educación Media – Reformulación 2006 11

11 – “Se dice que esas gentes son una chusma desesperada, peligrosa e ignorante, y parece que el único remedio eficaz para aquietar esa furia de innúmeras cabezas es cortar unas cuantas que sobran. ¿Pero es que tenemos plena conciencia de nuestros deberes para con esa chusma? Esa chusma es la que trabaja nuestros campos, sirve en nuestras casas, la que tripula vuestra marina y de la que se recluta vuestro ejército; la que os ha puesto en condiciones de desafiar al mundo y la que podría desafiaros a vosotros si la desventura la mueve a la desesperación. Podéis dar al pueblo el nombre de chusma, pero no olvidéis que esa chusma es no pocas veces portavoz de las ideas del pueblo.”

Lord Byron

citado por Frugoni en “El

laborismo británico”

LAS IDEAS DE LA BURGUESÍA

12 – LIBERALISMO ECONÓMICO

“Comprar lo más barato posible y vender lo más caro posible, para que los beneficios lleguen al máximo. Cargar todo lo que el tráfico pueda soportar. No tolerar monopolios. Dejar que la demanda y la oferta trabajen sin freno. De esta manera los precios nunca serán demasiado altos, pues cuando la compañía A comience a ganar con exceso, la compañía B se dedicará enseguida al mismo negocio, aumentará la oferta de sus artículos y hará de esta manera, que los precios disminuyan. Permitir que todo capitalista pueda acabar con otro capitalista, para que el débil caiga y el fuerte sobreviva, conservando en la cúspide al más vigoroso y eficiente. Estimular el individualismo. Permitir que el beneficio sea el motivo predominante o único de toda acción industrial. El beneficio es la perfecta guía, y la piedad, sólo su acompañante. Especializar y estandarizar las tareas del trabajo. No tolerar la interferencia del trabajo, trabajar tan duro como sea posible, y no pagar más que lo absolutamente preciso para sobrevivir. Usar todos los recursos del gobierno y de sus fuerzas armadas para encontrar y sostener mercados extranjeros, pero no tolerar la interferencia del gobierno en los asuntos interiores.”

Stuart Chase, “La Biblia de la Libre Competencia.”

Ficha Nº1 – Prof. Fabio S. Cruz – Tercer Año Educación Media – Reformulación 2006

La “Ley de la Oferta y la Demanda”

La “Ley de la Oferta y la Demanda” Oferta superior a la demanda, competencia de productos:
La “Ley de la Oferta y la Demanda” Oferta superior a la demanda, competencia de productos:

Oferta superior a la demanda, competencia de productos: BAJAN LOS PRECIOS. Al bajar los precios AUMENTA LA DEMANDA.

13 – EL LIBERALISMO POLÍTICO

  • a) “Uno de los principales objetivos de los liberales era el salvaguardar los derechos

individuales: reclamaban el respeto de la autoridad para la libertad de palabra, la libertad de expresión, de la prensa, de reunión y de asociación, es decir, fundamentalmente los derechos políticos del hombre. Para conseguir esto, no había otro camino que limitar la autoridad del soberano y el Estado. Y para obtener ambas cosas, la vigencia de los derechos ciudadanos y la limitación del poder estatal, era indispensable una Constitución. Ella, según los liberales, sería la garantía de la aplicación de aquellos derechos y de la limitación de este poder… En esta primera mitad del siglo XIX por lo menos, el liberalismo no fue una ideología democrática. Por lo tanto, si bien la burguesía liberal pedía una Constitución, no pedía el sufragio universal… Los liberales son partidarios de un régimen electoral censitario, es decir, basado en la riqueza…, y por lo tanto excluyen a la masa del pueblo de los beneficios políticos que su programa reclamaba. Aquí se revela con claridad por qué el liberalismo de ésta época era una ideología típica de la burguesía: porque a través del sufragio censitario la participación política en el Estado era exclusiva de las clases altas.”

Benjamín Nahum, “El pensamiento liberal.”, páginas 11-12

  • c) El papel del Estado. “Para estos pensadores, entonces, la completa libertad de la

economía producía espontámeante una ‘armonía natural de intereses’ de los distintos sectores sociales. Si el Estado interviniera alteraría esa armonía y destruiría el flujo natural de las leyes económicas. Por ello el Estado debía limitarse a mantener el orden interno y la

seguridad exterior, creando así las condiciones para un correcto desarrollo de las fuerzas económicas en plena libertad. Es el concepto típico del liberalismo económico del Estado como ‘juez y gendarme’: mantener las leyes internas, castigar a quien las viole, proteger las fronteras, pero no intervenir en absoluto en la vida privada de los ciudadanos, uno de cuyos aspectos es la vida económica.”

Ibídem, página 18.

“El deber del Estado es proteger y hacer cumplir la ley de igualdad de las libertades; mantener los derechos del hombre, o, como generalmente decimos, administrar justicia. Cuando el Estado comienza a excederse en su poder de protector, comienza a perder su poder de protección. No puede intentar un solo servicio suplementario sin producir disidencias… El Estado entonces, no debería hacer otra cosa que proteger. Considérenlo desde el punto de vista que se quiera siempre veremos que la teoría de que un gobierno debe tomar a cu cargo otros oficios además del de protector, es una teoría insostenible.”

Spencer, “El Estado Gendarme.”

Página 4 de 4 – Ficha 1, versión 3.0 – abril de 2008