Está en la página 1de 7

PRUEBA FINAL

ENSAYO ADOPCIÓN IGUALITARIA

ANDERSON WILMER LEON ACERO C.C. 1.116.547.214 YULI CASTRO BARRERA CC: 1.116.612.989 MARÍA HELENA PÉREZ PARDO C.C. 1.116.543.757 YEISON DANIEL HERNÁNDEZ C.C. 1.116.543.503 ALBA EMILCE ESLAVA

C.C. 1.116.543.251

SOCIOLOGÍA

GRUPO: 100006_680

TUTOR

Yanet del Rocío Gaviria

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA

INGENIERÍA INDUSTRIAL

YOPAL - CASANARE

MAYO 2015

ADOPCION IGUALITARIA

La adopción igualitaria, no es muy bien aceptada por la sociedad, ya que desde nuestros antepasados siempre se ha mantenido una cultura donde la familia está compuesta por Hombre (padre), mujer (Madre) y los hijos. De ser aceptada la adopción entre personas del mismo sexo, se verían afectados los principios y valores que se han venido inculcando desde hace muchos atrás, de igual manera esto podría influenciar en la personalidad de los niños, debido a que ellos son como esponjas que absorben todas las enseñanzas y situaciones que en su diario vivir observen de sus cuidadores o en este caso de sus padres adoptivos.

Si bien es cierto que la sociedad ha ido fluyendo según las nuevas costumbres que se han ido generando a lo largo de los años, también hay muchas personas que mantienen sus creencias religiosas por las cuales mantienen respeto a que hay un Dios y unas escrituras en las que no se relaciona que pueden existir parejas del mismo sexo y menos que haya hijos entre las mismas. Por tal razón es muy complejo a que toda la sociedad acepte la adopción igualitaria, y es por esta misma razón es que la corte pidió no desestimar estudios que demuestran que la familia compuesta por la unión de un hombre y una mujer es el ambiente más favorable para el desarrollo y bienestar de los niños de cara a la decisión que esta deberá tomar frente a la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

En cuanto a la iglesia. ¿Se mantiene la preocupación de que la corte apruebe la adopción de parejas del mismo sexo?

La preocupación existe, pero no solo la Iglesia sino la gran mayoría de la sociedad que piensa que una decisión a favor, lesionaría gravemente los derechos y el bienestar de los niños.

Sin embargo se ha querido presentar como una verdad científicamente probada que la adopción igualitaria no tiene consecuencias negativas para los menores de edad. Esta afirmación aún no está totalmente probada.

De acuerdo a lo que nos dice la biblia, es muy clara en que la familia o matrimonio debe ser conformado por un hombre y una mujer; el ambiente de familia entre parejas del mismo sexo no es bueno para los niños ya que tienden a hacer el mismo ejemplo que reciben de sus padres, no tienen una libre opción de escoger el tipo de sexo al que se quieren inclinar, sino que lo harían por la misma convicción en la que son criados.

En relación al matrimonio, si este es destruido, se destruiría la familia y destruyendo esta habremos destruido la sociedad. Entonces tendremos vía libre para implantar una nueva sociedad, que nadie sabe cómo será. En último término, el movimiento gay es solo un

eslabón más de nuevas ideologías que pretenden la destrucción de la sociedad:

judeocristiana, romana y griega. Ya lo intentaron en Rusia y China con consecuencias desastrosas.

De acuerdo a los instrumentos de entrevista aplicados durante el curso, la gran mayoría de personas se oponen a la iniciativa, eso se debe especialmente al riesgo que implica para los menores adoptados crecer en un ambiente considerado anormal. La mayoría de la gente considera que el ambiente de crecimiento de los niños adoptados por parejas

del mismo sexo no sería el óptimo en el aspecto afectivo ni favorecería el desarrollo social

y educativo, tampoco los valores y la moral porque todo el tiempo estarán viendo a dos personas del mismo sexo, sin orientación sexual plenamente definida, tratando de afrontar los retos que implica la formación de un hijo.

Para nadie es un secreto que en nuestro país la comunidad LGBTI no tiene buena acogida, los aspectos religiosos y lo tradicional juegan un papel importante al respecto.

Al aprobarse una ley que avale el matrimonio y la adopción por parejas del mismo sexo, será difícil enseñar a los niños que es lo considerado normal y lo anormal puesto que van

a ver con otros ojos ese tipo de relaciones y en determinado momento de la vida podrían experimentar curiosidad ante lo que observan, eso dañaría más a las personas que naturalmente no tienen dichos gustos sexuales.

La adopción de niños por parejas del mismo sexo va a llevar a la discriminación de los niños adoptados por parte de los demás, esta sociedad no está acostumbrada a tales

cambios y no es lo suficientemente tolerante para afrontar esa situación, es por eso que las personas de la comunidad LGBTI generalmente viven a la defensiva. Situaciones como un profesor tratando de explicar a un niño porque sus padres son del mismo sexo

y por qué los padres de los demás son heterosexuales, o viceversa, serán las preguntas que se deben hacer todos los implicados en la aprobación o desaprobación de esa ley, porque este no es un tema únicamente de los derechos de la comunidad LGBTI, es un tema de impacto para toda la sociedad y hasta el momento no se le ha dado la importancia que amerita.

Mediante encuestas a las diferentes comunidades vulnerables se indago a estas personas sobre las expectativas que cada una de ellas tienen respecto a la adopción igualitaria. El resultado general que arrojaroon es que este es un tema bastante complejo, del cual en esas comunidades casi no se habla y no están de acuerdo ya que están de la mano de Dios y exponen que se creó una familia para que pudieran procrear hijos y poderlos educar de acuerdo a los valores y principios de cada una de ellas; se dice que los hijos son el reflejo de los padres y estas personas hasta ahora la sociedad está tratando de aceptarlas, teniendo en cuenta que se ha llevado toda una vida con unas costumbres y religiones, por tal razón, para la sociedad, especialmente la de nuestro país, le es muy difícil observar a estas personas formando parejas y más aún imaginándose el

cómo podría ser la manera en la que llegasen a educar y criar a los hijos que adopten; para ellos (niños) el vivir con personas del mismo sexo les puede traer consecuencias tales como problemas psicológicos, y su desarrollo social puede llegar a ser muy bajo, por esta misma razón, el gobierno antes de llegar a aprobar la adopción igualitaria, debe tener en cuenta en primera medida toda condición en pro de proteger y velar por la seguridad y la integridad física de los menores.

Este tipo de adopciones debería ser negado a las personas del mismo sexo; el ser humano necesita firmeza y flexibilidad, autoridad y condescendencia, corazón y cabeza, fortaleza y ternura, la adopción no se le puede otorgar a cualquier persona sin antes haber realizado una serie de estudios en los que se verifique los valores, educación, formas de vivir, estabilidad económica y emocional y todo lo demás necesario para poder brindar un buen cuidado al menor(es) que adopten. Si estudiamos más a fondo cuales mas serían los inconvenientes que puedan llegar a presentar estos niños, sería el de recibir el rechazo por sus amigos, en los colegios pueden ser víctimas de bullyng que los podría llevar a consecuencias más destructoras como la drogadicción.

Algunas personas opinan que los niños adoptados por parejas homosexuales van a ser diferentes a los niños con padres heterosexuales y que van a ser un motivo de burla, esta forma de pensar se puede considerar como un acto de discriminación puesto que siempre han existido personas que por sus diferencias son ridiculizadas por otros; por ejemplo, a las personas que habitan en una comunidad con características diferentes, ya sean físicas, mentales, religiosas, etc. siempre han sido degradadas y por ende se han convertido en un motivo de burla, así que un niño que es adoptado por padres del mismo sexo puede ser igual que cualquier otro, recibir amor igual que los demás y llevar una vida plena y feliz.

La sociedad ha estigmatizado a la adopción por las personas del mismo sexo colocando a los niños que serían adoptados por ellos en los siguientes estándares:

El niño se convertirá en un homosexual.

Como una hija en la edad de la adolescencia podría llegar hablar de los problemas de esa etapa (relaciones, actividad sexual o abstenerse) con su madre y un hijo en la misma etapa de la vida quería hablar con su padre de los mismos problemas.

Los niños deberían tener a una madre y padre como modelos a seguir.

En un área donde las personas homosexuales no son realmente aceptadas, los niños de dichas parejas podrían ser rechazados y ridiculizados.

Si los padres adoptivos fueran hombres, los padres de los amigos del niño podrían caer a la común pero errónea creencia de que las personas homosexuales son probablemente pedófilos y prohibir a sus hijos asociarse con el niño adoptado.

No es natural que las parejas homosexuales adopten.

Las relaciones homosexuales no duran mucho y son bastante complejas.

A pesar de que la adopción por parejas del mismo sexo es mal vista por la sociedad,

existen fuertes razones que demuestran que de cierto modo puede ser beneficiosa para

la educación y formación del niño. La sociedad LGBTI tiene los mismos derechos que las

parejas heterosexuales, si lo vemos desde una perspectiva más general, las parejas homosexuales son personas como todos, se les podría ver como una pareja heterosexual que no puede tener hijos.

Ante los ojos de la sociedad, el hecho de que una pareja del mismo sexo quiera adoptar

un hijo y formar un núcleo familiar es amarillismo, delito, pecado y de mil maneras más

lo tildan. La sociedad se basa en gran parte en las enseñanzas recibidas por parte de su

religión y de su hogar, pero por que no partimos del hecho de que aquellos que desean adoptar también son seres humanos, personas comunes y corrientes, que así como se les exigen los mismos deberes, se les deben otorgar los mismos derechos. El hecho de que hayan escogido llevar una vida sentimental diferente a la "usual" no deben ser privados de cumplir dicho deseo. Tal vez el miedo de la sociedad radica en el hecho de

que los hijos que crecen y se educan en este ambiente tenderían a seguir el ejemplo de sus padres, y con el paso del tiempo pueden existir igual e incluso mayor cantidad de familias de esta índole.

Los prejuicios homofóbicos más que una problemática es un aspecto que se ve hoy en día como algo basado en la cultura de una sociedad o en las creencias religiosas; por tal motivo son dos los aspectos que generan la gran masa de opiniones y de contraposiciones con referente al tema, las creencias religiosas se basan en una moral muy conservadora y en lo que se supone debe ser natural y lógico según lo predijo sus dioses y sus leyes. Ahora si lo vemos así, nos podríamos preguntar ¿Dios desprecia a estas personas solo por buscar ser felices aun así cuando sabemos que dentro de nuestras creencias ese Dios nos quiere y nos ama? Creeríamos que nadie tiene esa respuesta ni más aun basándonos en libros, creencias o razones. Por otro lado la cultura de una sociedad es otro factor que influye mucho en las decisiones que se puedan tomar por parte de los gobernantes de turno, teniendo como base fundamental la tradicionalidad de las acciones que se hacen para el manejo y el control de una sociedad. Aquí se pueden describir aspectos como las leyes y normas que se crean a un país a un pueblo y dentro de ellas esta instituida el matrimonio por parte de parejas de diferente sexo, hombre y mujer. El debate se contrapone para dar la equidad necesaria a una población para que todas las personas tengan accesos a las mismas leyes y normas y todos puedan ser beneficiados y cobijados por una norma. Si bien las normas se dictan para determinar controles sobre los comportamientos de las personas en un país o en una región, estos comportamientos se basan con la evolución de las personas y el cambio de su entorno; pues bien ahora en estos instantes se está generando un nuevo cambio una nueva sociedad se levanta para exigir sus derechos como población y para ser más específicos son las persona que pertenecen al grupo LGBTI, que son personas comunes y corrientes

como usted o como yo pero con un gusto diferente, son personas con una formación, con una educación, son personas que trabajan a diario y que quieren ser felices así como usted cualquiera de nosotros, por tal motivo reclaman sus derechos también. Otro aspecto que lo vemos como problemática es la exclusión que se puede generar en las escuelas o colegios en donde estudiaran estos niños hijos de padres del mismo sexo; y tal vez este es un tema de mucha más importancia que los temas anteriores, puesto que la educación es la base de todo lo creado para estar mejor, para una convivencia, para una creación de una sociedad productiva y competitiva. La exclusión se puede presentar por parte de los mismos niños que sepan de casos específicos en donde los padres de un niño determinado son del mismo sexo, esta sería una situación de gran afectación para este niño puesto que se pueden presentar desordenes psicológicos y hasta disertación escolar o en el peor de los casos puede llegar a ser causa de suicidios.

En algunas áreas las dos personas en la pareja homosexual adoptante son consideradas padres legales, pero en otros solo una persona lo es (porque un niño es considerado capaz de tener solo un padre). Si el adoptante muere, el niño se convierte en huérfano y es removido de la custodia del padre no adoptivo. (“For or Against Gay Adoption”, 2011, párr. 1-9) Con esta nueva perspectiva nos podemos dar cuenta de un factor clave en esta controversia, el cual es que al tratar de ver por la seguridad y el bienestar de los niños huérfanos, tal vez estemos causándoles un mal inconsciente al no darles las oportunidades de tener una familia sin importar que esta cuente unos padres homosexuales. Además, la American Psychological Association (citado en Johnson, 2009) también dice que “Los estudios indican que la identidad sexual (incluyendo género, rol, actitud y orientación sexual) se desarrollan de la misma manera en los niños de padres homosexuales como de padres heterosexuales”. Esto indica que la actitud de cualquier persona adoptada por parejas gay será la misma que si este fuera adoptado por parejas como lo pone la sociedad “normales”. Por eso es que nuestra sociedad debería estar abierta a este tipo de situaciones ya que en el diario vivir se puede encontrar muchos cambios; no aferrarse en un solo concepto y dejar que se les explique que tenemos que estar dispuestos al cambio. Es cierto que todos deben velar por la seguridad e integridad física y moral de los niños pero también debemos ser una sociedad comprensible y dispuesta a los cambios estos niños adoptados por personas del mismo sexo hay que no rechazarlos para que ellos puedan interactuar entre todos y sean personas de bien.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

UNAD. (2015). Guía Integrada de Actividades.

UNAD.

(s.f.).

Foro

Prueba

Final.

Obtenido

de

http://152.186.37.80/ecsah02/mod/forum/discuss.php?d=19575#p423868