Está en la página 1de 32
Secci6n: Literatura Horacio Quiroga Los “trues” del perfecto cuentista y otros escritos Selecci6n, prdlogo y notas Beatriz, Colombi y Danilo Albero-Vergara Alianza Editorial Buenos Aires-Madrid “ Horacio Qui los ues dl perfecto cuenta y oes esritos “6 la prille, Abro bien los ojos, y a tiempo que vuelve a lertamente, ¥ comprar una novela nacional, ;Pero como mente el ademin de taladro hecho con el dedo por el fnientarme, a cual dar la preferencia? oe to, se hace el silencio y caigo de cabeza eo, por ejemplo, en el mismo z6calo del almacén: “El Pero esta vez he sentido lo que centenares de a nino, por el mas genial delos brillantes autores jovenes. res en la misma posicién que yo, y que hoy estin mu Mis arsiba: Y, sobre todo, he visto, He visto las alas y los alambres *,Quién desea, por poco precio, el vestido de una sores arriba y abajo, y en las intervalos, cotado por nujet hemosa? Leed La mujer desnuda, del mvs insigne de aletazos, el panorama terrestre, a la derecha, a la izquie fvesiros literatos.” y arriba de mi cabeza. Hemos caido 300 metros taladra Mis arriba ati: €l cielo, con el motor mudo y los alambres zumbando. “Podrin perderse el amor, el honor, la dignidad, la este zumbido de inmenso pajaro que cor el aire, nos verguenza, el pudor y el arte mismo; pero vivird siempre acompafiado luego hasta ef hangar, pues deteniendo Jombon barato, del celebérrimo novelista... motor a seiscientos metros de altura, bajamos en wwelo pl TTodavia més alt: read, con un pique final que equivale a medio looping: Ia muerte del presidente Irigoyen. Sélo un clamor se- La vrille es, pues, una cosa agradable, por lo mes mmejante puede compararse al que levantari la novela La cuando se la ejecuta en compaaia del sefior Lawre: percantita lorona, del ya consagrado genio”. eén, cuya maestria de piloto inspira —y ya antes de Y contra el cielo mismo, por fin, a través de toda la cender, que es lo edificante — una confianza absoluta. alle que no obsta para que conserve bastante viva la impresi “)Contrato monstruo! Bl mas grande de los novelistas de aquellas tensas y seguras alas que constituian au seniales contemporineos”. Sinica verdad, precipitindose al vacio y mostrindome, ent “Todo esto es Io que leo en cada esquina de cada calle pantallazos de ala girante, un pequeno lugar cualquiera el centro, ¥ mi pasmo aumenta, Pensar—me digo en voz [a tierra, del largo de un hombre bien estirado. ait que no vive como un ente entre todos estos hom- hires de genio, sin notarlo siquieral Y leo entonces las €x- tmordinarias obras de estos autores. Pero jay de mil Leo, ¥ hho encuentro, busco y no hallo. ‘Seer, Juan José: Ellimonero real Romero, Jose Lule: Estudio de la montaliad burguesa Prologo Ge Luis A, Romero (2a. edicidn) Rullo, Juan: Antologia porsonal Prdlogo da Jorge Purtinel Froud, Sigmund: Psicologia do las masas ‘Mas alld del princpo de! placer El porvanir de una lusion De Saussure, Ferdinand: Curso de linguistic general Invoduecién y traduccion Amado Alonso Hesse, Hermann: Ellobo estepario (2a. ed) rol, Lewiet Alicia on el pas de las maravilas Ieimov, isoae: Clon preguntas basicas sobre lacionia Salinger, J.0.: Nuovo cuentos Foucault, Michel: Un didiogo sobre el poder y otras Conversaciones, inioduccian y vad. oe Miguel Morey Selascis, Leonardo: Las parroquias de Fieealpeva Muerte del inquisidor Nietzsche, Friedrich: Ast bib Zaratusta troduccién y tad. de Andrés Sanchez Pascual Chueca Goitla, Fernando: Breve histona