Está en la página 1de 25

13

en el mar

Por JOHN

D. RAYES

contralmirante (Ret.) de los Estados 'Unidos de Norteamérica

fue,

Desde el punto .

de vista naval, la Primera

Guerra Mundial

una

lucha. entre

un

grupo

de potencias

que, para sostener la guerra moderna. debían obtener

sus ele-

mentes dentro del corazón de Europa; y otro grupo que podían

o~ftM1t;s''''en .ultramar.

Por un tiempo,

el segundo

grupo

in-

cluyó a Rusia, te~:.::marítimas,

pero esta' nación

Gran Bretaña

se derrumbó

y Francia,

cuando

las po-

fueron incapaces

de.~mar

la geografía

transportados por mar.

y llegar hasta aquélla

con los recursos

a ceso al m

Bretaña está situada como un rompeolas

ascomuni

.

, de

.

tendido cuyo ac-

marítimo es por. el mar delNorte, el Paso de

Calais y el Canal

de la Mancha," aguas ..que

llevan

siglos de

dominio

de la Al mada Británica.

Por otra parte,

las. rutas co-

merciales de 'Inglaterra

estaban

libres de toda amenaza

naval

directa .alemana,

con excepción

de las rutas a. la península

Es-

candinava.

De todos modos, la geografía

de la península

euro-

pea facilitaba que Alemania pudiese cerrar las principales

rutas

marítimas

a Rusia, a pesar del poderío

naval

inglés.

en el. mar, en la Primera

Guerra

Mundial,

fue

y Alemania:

lucha

una La primera

entre las armadas

de Gran

Bretaña y los

recibió ayuda de las de Francia

Es~d~s .UnIdos, pero las marinas de guerra de Italia y Austria

casi hIcIe~o~ muy poco más que enfrentarse

una a otra en el

mar Adriático. estuvo encerrada

La Armada

Rusa,

con

la moral

muy

baja,

en ~1 mar .Bá.ltico y el mar Negro, mientras

la. Flot~ Turca consistía principalmente

en dos navíos

y sus

tripulaciones, que habían pertenecido al Escuadrón Mediterrá-

nf?

de Alemania.

~urante

siglos, la

armada

había

sido

la

línea de delénsa

Alemana

de la, Gran. Bretaña,

pero la Marina

reciente

.

pnmera de Guerra

276

era de creación relativamente

y

LA GUERRA

EN EL MAR

277

fruto del nacionalismo teutón y de sus aspiraciones en ultra- mar. Era. en esencia. una marina de superficie, destinada a

enfrentarse al poderío naval británico

en las estrechas aguas

del mar del Norte. Al final disputó este poderío en los océa-

nos con la guerra submarina, y gracias a ésta estuvo al borde de ganar la guerra. Prusia comenzó a tender los cimientos del poderío alemán en 1853-1854,cuando compró Oldenburg, un pequeño pedazo de territorio en la 'poco profunda bahía de Jade, situada en el extremo suroriental del mar del Norte. Con grandes gastos se construyó allí el puerto de Wilhelmshaven, que quedó termi- nado en 1869. Con la anexión del territorio de Holstein, des- pués de la guerra con Dinamarca, en 1864, Prusia obtuvo el

excelénte' puerto de Kiel. En 1895 se terminó un canal entre Kiel y el estuario del río Elba, para unir el mar Báltico con el mar del Norte. En 1914, este canal había sido aumentado

en amplitud y profundidad, para que pudieran

transitar por

él los buques más grandes de la Flota Alemana. El crecimiento de la Marina Alemana fue estimulado por la competencia comercial en la Gran Bretaña y por el cre- ciente antagonismo con esta fuerte potencia marítima. En 1898, 1900 Y 1905, se promulgaron leyes para más construcciones na- vales; la última de ellas disponía la acumulación de una flota cuyo núcleo sería de, 47 acorazados, y.que debería qu~~ar lista en 1917. De esta manera y por encima de la oposición del Estado Mayor Imperial y de los elementos liberales del Reich- stag, se creaba una 'flota capaz de presentar un reto a la Gran Bretaña y que fue obra, principalmente, del almirante Alfred van Tirpitzi que fue el primer marino profesional que actuó como ministro de .Marina con el respaldo y apoyo del empe- rador Guillermo 11. Esta expansión de la Marina de Guerra Alemana no podía dejar de afectar a Inglaterra. La moderna Flota Británica ha-:

bía estado formándose desde 1889, como respuesta a las am- biciones navales de Francia y Rusia en aquel entonces, pero,' después de 1904,estos dos países ya no representaban amenaza alguna para la Gran Bretaña. Por el contrario, el creciente poderlo de la Flota Alemana obligó a Inglaterra a' buscar la alianza ton aquellas naciones. La creación de la Triple Alianza permitió que la zona de actividades de' la Flota Británica pa- sase del mar Mediterráneo y el Canal de la Mancha al mar del Norte, y se puso en marcha un programa capital de cons- trucciones navales que aseguraba la superioridad (le un 60 por ciento sobre los alemanes. Se mejoraron el armamento y velo- cidad de los buques de guerra, y se adoptó el aceite mineral

278

JOHN

D.

HAYES

como combustible.

Este progreso culminó

con el proyecto de

construcción

de cinco poderosos

acorazados

de la

clase del

.Queen Elizabeth, a los que se armó con cañones de 15 pulgadas

y que podían desarrollar

27 nudos de andadura.

Tanto

en Alemania como en Inglaterra

la construcción de

acorazados monopolizaba los planes navales, con exclusión de

tipos más modernos, de buques tales como destructores,

sub-

marinos y aviones. La Armada Inglesa daba mayor importancia

a la velocidad y al mayor calibre posible de sus cañones, para

'poder retener la iniciativa y la ofensiva, mientras que los ale-

manes hacían hincapié

en un mayor poder de ataque y una

construcción

sólida, a expensas de la velocidad y del radio de

acción, que consideraban de menor importancia para una flota

q\.le estaba destinada, primordialmente,

mar del Norte .

a operaciones

en el

de

:-habilidad

,

de los arquitectos

navales y la competencia

su..Q¡U'po

.•~.:oficiaks .hícieron que barco por barco, la Ma-

. cina Alemana

fuese un rival formidable

para

la flota de la

Gtán Bretaña.

En muchos aspectos técnicos,

tales

como

la

artillería

y limitación

de los daños, los alemanes

estaban

en

superioridad. Sin embargo, el planeamiento

militar de ambos

palses dejaba

mucho que desear. La marina -de guerra había

paSátftl"".ót -iJft' largo periodo de cambios técnicos, pero su ex-

periencia 'en'· combate había

sido poca para

poder poner

a

prueba

los efectos estratégicos y tácticos de tales cambios.

En Alemania, los esfuerzos del almirante

van Tirpitz

para

mantener la independencia

de la marina

habían

hecho que,

en los planes bélicos del

Estado

Mayor General,

se hiciese

caso omiso de sus servicios. No se tomó disposición

alguna

para operaciones de conjunto,

tales como apoderarse

del lado

continental

del Canal de la Mancha, para impedir

el paso de

tropas y abastecimientos

de Inglaterra

a Francia.

tiempo,

por su caneen tración

en los acorazados,

Al mismo

la Armada

Alemana dejó de explotar

las minas y el submarino,

todas las posibilidades del torpedo,

que eran, manifiestamente,

armas'

propias de las potencias navales menores.

En Inglaterra,

las armas de tierra y mar también

hicieron

sus planes por separado. Los almirantes

esperaban

lograr un

estrecho bloqueo de Alemania y utilizar fuerzas de tierra para

operaciones anfibias en la costa alemana, haciendo caso omiso

de que el desarrollo de los buques de guerra movidos por. vapor

y de la artillería

de alto poder haría

difícil la ejecución de

tales planes. También

hacían a un lado el hecho de que los

altos Jefes militares británicos

estaban pensando

en algo com-

pletamente

diferente. A pesar de que su país tenía el dominio

LA GUERRA

EN EL MAR

279

de los mares, estos últimos

pensaban

en la invasión

y hacían

planes para emplear

sus efectivos en forma

de ofensiva, y no

para explotar tivos navales,

la movilidad

y la libertad

de acción de los efec-

sino más bien para

reforzar

al Ejército

Francés

en el continente.

Este revolucionario

cambio de la estrategia

británica

surgió de conversaciones

entre estados mayores, habi-

das con los franceses, que comenzaron

en 1906. Aunque

estas

conversaciones

nunca llegaron

a tomar la forma de acuerdos o

planes, comprometían

al reducido

Ejército Regular Británico

de siete divisiones a que se le utilizase en Francia

en caso de

guerra con Alemania.

Cuando,

al fin. estalló la guerra,

a estas

siete divisiones hubieron

de seguirles millones

de hombres.

PRIMERAS ACCIONES

Winston Churchill

,rMthírintatgo 'y'el"

de

, belj.41.de primer lord del MaT, o sean'los ptrest~ff~·de

guerra

más altos

dentro

del Almirantazgo.

El almirante

sir

Jobn

Jel1icoe' (más tard~ primer

conde jellicoe) tenía el man- ,

do de la Gran Flota Británica.

~sta estaba surta en su base de

Scapa Flow, en las islas Oreadas,

mientras

que la Flota Ale·

mana de Alta Mar tuvo que dar por terminado-

a

Noruega y regresar a .Ia bahía de Jade. Puesto que ambas flotas

se basaban en núcleos de acorazados y cruceros de batalla,

basta

que comparemos idea del poderío

el número

de los de cada tipo para tener una

de cada país. 4." Gran

Flota

naval relativo

tenía 19 acorazados tipo dreadnought y 4 cruceros' de 'batalla;

la Flota de Alta Mar tenía

13 acorazados dreadnought

"

..

8 "tipo

predreadnought

y 4 cruceros de batalla.

En el Mediterraneo,

los

ingleses 'tenfan S cruceros de batalla

y los alemanes

l. Un total

de.' $~::Qu.eeros,y 96 torpederos gu~rdaban

las' costas' :~,~~~s~

prmcípalmeme en el Paso de Caláis, Posefaft;'~'ade~ 21' sub-

marinos nuevos y 31 ya viejos, mientras que los: alemanes tenían 16 y 18 respectivamente.

La primera el Mediterráneo

operación

naval de la guerra que tuvo lugar en

fue una clara victoria alemana.

En esta acción,

el crucero de batalla Goeben y el crucero ligero Breslau lo-

graron burlar

el acoso británico

para ir a refugiarse

en Cons-

tantinopla. El vicealmirante Wilhelm A. T. Souchon empren-

dió audazmente

la acción por

iniciativa

propia,

mientras, los

comandantes ingleses recibían instrucciones contradictorias

del

Almirantazgo. Los dos navíos se sumaron a la Armada Turca,

paso que (labia de surtir quía al lado alemán.

efectos decisivos para

llevar

a Tur-

280

JOHN

D.

HAYES·

Los británicos tomaron la iniciativa en la primera acción de

superficie habida en el mar del Norte. El 28 de agosto de 1914,

una salida de cinco cruceros de batalla hacia Heligoland

tuvo

como resultado

una acción entre

fuerzas ligeras, que costó a

los alemanes la pérdida

de tres cruceros. Esta acción fijó la

pauta de la guerra de emboscadas y de golpes fugaces por sor-

presa que caracterizó la lucha naval en el mar del Norte du-

rante toda la guerra.

Unas semanas más tarde, el 22 de septiembre, el submarino

alemán U-9 hundía,

frente a las costas de Holanda,

tres cru-

ceros británicos:

el Cressy, el Hogue y el Aboukir.

Esta acción

causó una profunda

impresión

en los dos mandos

navales.

Hizo que la Gran Flota se retirase al norte de Irlanda,

mien-

tras se instalaban

minas y redes de defensa en Scapa Flow. Así

pues, esta flota se encontraba

a 300 millas (480 kilómetros) del

mar del Norte cuando las alemanes tomaron Amberes y estu-

vieron a punto

de apoderarse de los puertos del Canal de la

Mancha. Esta serie de reveses, sumada al hecho de que no se

produjera

la acción que el público

inglés esperaba por parte

de su flota, motivaron

la dimisión del príncipe

Louis de Bat-

tenberg, y que se volviese

a nombrar

al primer

barón Físher

que ya había sido lord del

mar desde 1904 hasta 1910. El 2 de

noviembre

de 1914 el mar del Norte fue minado y declarado

zona de guerra, y se indicó a los barcos neutrales

que debían

transitar por determinados

canales o aceptar el riesgo que sig-

nificaba

no hacerlo. Este paso dio a los alemanes

un prece-

dente que justificaba

la declaración

que hicieron

en febrero

de 191~. por la que señalaban como zona de guerra todos los

mares circundantes de la Gran Bretaña y también sus campañas

submarinas sin limitaciones.

en

de la Flota Británica,

que sólo le cedía

.a la seguridad de las propias islas, fue la pro-

tección del comercio de ultramar

y la seguridad de los trans-

contra los cruceros alemanes que se encontra-

en puertos extranjeros cuando estalló la guerra. El Emden,

que había sido separado de la Escuadra Alemana

del Lejano

Oriente para que navegara en corso .per-eí océano Indico, hun-

dió ]5 barcos antes de que el crucero australiano

Sidney lo

obligara a embarrancar

y. en las Indias Occidentales, el Karls-

=ruhe destruyó

17 barcos antes de que fuera destruido,

a

Su

vez, por una explosión interior.

Entretanto,

otros cruceros en

corso destruían unos cuantos barcos ingleses más.

==Al~lI!-.á~~el Leja~~ Oriente, b~j? ~I mando

.MaX1nil11~ von Spee;. era 'la··'ptll;l:qpal ame-

..la

marina mercante ele··far ingleses .

para los convoyes y

LA GllERRA

EN EL MAR

281

en l~

océanos Pacífico e indico. Este escuadrón, formado por

los cruceros acorazados Schasnhorst y Gneisenau y el crucero

ligero Núrnberg,

estaba cruzando por el Pacífico, y fueron

a

unírsele otros dos cruceros ligeros más: el Leipzig y el Dresden.

El primero de noviembre de 1914, este escuadrón avistó frente

a Coronel, Chile, un escuadrón británico,

menos potente, for-

mado por los cruceros acorazados Good Hope y Monmouth

..

el

crucero ligero Glasgow y el Crucero auxiliar

mando del contralmirante

sir Christopher

Otranto,

bajo el

Cradock. En, una

breve acción, los alemanes hundieron dos cruceros acorazados, y los demás buques británicos lograron escapar.

Este desastre produjo una reacción inmediata por parte..de

lord

Fisher.

Los cruceros de batalla

Inflexible

e Inoincible

fueron enviados al Atlántico meridional,

donde se les reunie-

otros cuatro había penetrado

ron

cruceros. Entretanto, el escuadrón alemán en esta zona, en su camino de regreso, a Ale-

manía; El 7 de diciembre los buques británicos estaban cargan-

do carbón

en las islas Falkland cuando el almirante Spee, igno-

rando

su presencia,

decidió atacar

este puesto británico.

El

resultado fue que los alemanes se vieron trabados en lucha con

una fuerza demasiado

superior

para poder

escapar

de ella.

Sólo lo logró el Dresden, que tres meses más tarde fue avistado

y destruido

afuera de las islas de Juan

Fernández.

1914.;·había 'pues terminado la amenaza

de

"de' .perficie por- Jos alemanes. Las condiciones

habían cambiado

mucho de los tiempos del Alabama,

en la

Guerra Civil Norteamericana. Los cruceros alemanes estaban

en desventaja al tener que depender del carbón, y la radiotele-

grafía hacía relativamente

fácil seguirles el rastro. ~.

el futuro,

el corsario del comercio marítitno sería el submarit1'G." En el mar

del Norte, los cruceros de batalla alemanes hicieron una salida

en noviembre

de 1914 y, el 16 de diciembre,

bombardearon

Scarborough, Hartlepool

y ;\Vhitby. en la costa inglesa. Estas

operaciones se emprendieron

con objeto de atraer

a la Iucha

a unidades brí tánicas sueltas. El 24 de enero de 1915, estas fuer-

zas hicieron una correa hasta el Dogger Bank, a dos terceras

partes del camino a través del mar del Norte, con la esperanza

de

a fuerzas ligeras inglesas de patrulla

en esta

zona.

muy poco antes los británicos habían

con-

código cifrado aleman- contenido en un libro

que había

sido arrojado

al mar, por un crucero teutón

tras

haber embarrancado peró. mente

en el Báltico y que. un buzo ruso recu-

~,·I08-alemaaes

nunca cambiaron fá(iic-al-

' en~··eA . adelante- los: 'h'lg1esesm-

282

JOHN

D.

HAYES

rieron

la seguridad

de conseguir información

de las operaciones de aquéllos.

por adelantado

Así fue como el contralmirante

David Beatty

pudo zarpar,

con cinco cruceros de batalla:

el Dion, el Tiger el Princess Ro-

yal, el. Neta Zeaiand y el Indomitable

y un escuadrón ligero,

de la base de Rosyth, en el Firth of Forth exactamente

nutos después qu~ el contralmirante

Franz von Hipper,

unos mi- con sus

cruceros de batalla Derffli'1JgerJ Moltke

y Seydlitz

y el crucero

acorazado Bliicher, salía de Ia bahía

de Jade. Cuando

los ale-

manes llegaron

a un

situado a más o menos 48 kilé-

metros

al norte

punto del Dogger

Bank

y a casi 290 kilómetros

al

oeste de Heligoland,

se encontraron

con que los ingleses esta-

Hipper

viró

de

bordo

inmediatamente

y

ban esperándoles. aceleró su andadura

para regresar

a su base, con los ingleses

persiguiéndole.

Poco antes de las 9 de la mañana

los barcos

ingleses comenzaron

a tener

a los alemanes

al alcance

de su

artillería

y abrieron

el fuego sobre el Bliicher, el último

barco

de la formación

alemana. Después

el fuego fue lanzado

contra

los demás

buques

alemanes, y el Seydlit»

resultó

gravemente

averiado. Los alemanes concentraron

su fuego

sobre el Lían,

el buque

británico

que iba en cabeza, que fue tocado

varias

veces obligándole

a salir de la formación.

La mala distribución

del fuego de artillería ingleses permitieron

y las deficientes comunicaciones

de los

que escapasen los tres cruceros de batalla.

El Bliicher fue hundido, pero no antes de que

un fotógrafo

inglés obtuviese

una

de las mejores

guerra. Los alemanes aprovecharon

fotografías la lección

navales

{le la

de la derrota,

puesto que reforzaron

el blindaje

lateral

y la parte

alta de las la pro~ muy re-

torres de sus cruceros de batalla,

tección de las santabárbaras.

así como mejoraron

Estos cambios resultaron

muneradores,

año y medio más tarde,

en Jutlandia.

&AMPARA DE LOS DARDAN ELOS, 1915

Para 1915, la guerra bilizado, convirtiéndose

en el Frente

Occidental

se había

esta-

en un

continuo

desgaste

que habría

de absorber

millones de hombres

y una tal cantidad

de muni-

ciones que las economías ron bajo tal esfuerzo.

potencia aliada que

~

de todos los países casi se derrumba-

la Gran Bretaña

era la única

: :l&;'~~(.ltes

lft~ ,::m:ef9'

'1~-p6s'fd6fi~~'lféina-

na .

~

.....

Lord Fisher quería

un

combinado, 'naval y militar,

en el Báltico.

Sin em-

bargo,

no hubo

nadie

más que

estudiase

en serio este plan.

LA GlIERRA

EN EL MAR

283

Sólo podía tener éxito a un costo enorme y, como los alema-

nes temían este ataque, habrían opuesto al mismo, una feroz

resistencia.

Una posibilidad alternativa

era

la apertura

de los Dar-

danelos. Churchill,

que al principio

había respaldado

del Báltico. concentró

ahora su' atención

en 10 que

el plan

parecía-

ser. un proyecto menos costoso. Bastantes jefes militares

fran-

ceses y algunos de los británicos

se oponían

a la operación.

pues temían que llevaría consigo retirar tropas del frente fran-

ces o no enviarlas al mismo. El primer

conde Kitchener, que

era ministro

de la Guerra,

quería

reforzar a Rusia. pero, en

ese entonces, se negaba a facilitar ningún

contingente de tro-

pa. Por lo tanto, Churchill

dialmente naval.

aceptó realizar un ataque

primor-

Fisher aceptaba

la operación

de los Dardanelos

cumplían

ciertas condiciones,

en las que

incluía

<le tropas. Churchíll resolvió el dilema, pasando

sólo si se

el empleo

por encima

de Fisher, para llegar hasta el comandante

naval de la zona,

el,

.

te .Sackville. H. Carden.

que ,.,pre~entó un plan

",Hdua;ión· de los fuertes de los Dardanelos

por fuego de artillería

nava) y la barrida

de minas. Se utili-

zarfan acorazados

franceses e ingleses ya en desuso, cuya pér-

dida no afectase la balanza del poderío

en el mar. Se les

sumó el nuevo

acorazado

Qt.teen Elizabeth,

y un entusiasta

Churchill

veía ya cómo los fuertes

de los Dardanelos iban

cayendo tino tras otro bajo e) fuego de Jos cañones de 15 pul-

gadas.

El plan

de Carden

no contenía

disposición alguna

para

hacer frente a la artillería móvil, y Churchíll

presumía que los

informes

del servicio inglés de información

militar

eran C~

rrectos, Sin embargo, éstos sólo daban

informes acerca de las

fortalezas. peTO ninguno respecto a la acción del gen~raJ Otto

Liman

-Turquía.

von Sanders, jefe de la

misión militar

alemana

en. -

Liman von Sanders se percató de que, además de los

fuertes, los campos de minas habían

artillería

móvil. Desplazó su artillería

de estar protegidos

con

más allá de Constan-

tinopla, maniobra

que mantuvo

en secreto. inclusive para el

comandante

alemán de las defensas de los Dardanelos, con Jo,

que

evitó

que

el servicio inglés de

enterase de su existencia.

información

militar

se

·vez que

el combinado

ataque

naval

fue

.

.·-especial. ·el,

minas. El 19 de fehero de 19]5 se lanzó el primer ataque de

284

JOHN

D.

HAYES

los escuadrones franco-británicos contra los fuertes avanzados, y fue seguido por otro el día 25. Los fuertes exteriores 'fueron silenciados pero, después de los bombardeos ingleses, Carden

vio claramente

que se necesitaban

tropas anfibias. Churchill

hizo caso omiso de sus peticiones e insistió en que siguiera

adelante con el plan primitivo. Las operaciones se reanudaron

el 4 de marzo y continuaron

durante

dos semanas, con los

grandes buques

nas intentando

bombardeando durante el día y los barremi-

hacer su trabajo

durante

la noche. Sin em-

bargo, era poco lo que estos últimos podían hacer pues lucha-

ban contra las corrientes y bajo el nutrido

fuego de los caño-

nes de campaña. Por último, Carden enfermó y fue relevado por el central-

mire.ate sir .John de Robeck, que decidió lanzar un bombar-

deo general diurno

que protegiese las operaciones de limpieza

de minas. Este ataque tuvo lugar el 18 de marzo. Todo mar-

chó bien hasta primera hora de la tarde. Los fuertes parecían

haber sido silenciados pero, cuando

los barreminas

ron a su labor, los cañones de campaña

los obligaron

se pusie- a retro-

ceder,

tras haberles

infligido

fuertes pérdidas.

El acorazado

francés Bouuet había sido ya hundido

por una mina que no

había

sido barrida.

De Robeck

hizo virar

de

bordo

a sus

buques

más grandes y, en .Ia retirada,

las minas destruyeron

otro acorazado y un crucero de ba talla, mientras otro crucero

resultaba

averiado. Otros dos buques fueron puestos fuera de

combate por el fuego de cañón. De Robeck ordenó una reti-

rada general. Entonces se procedió a estudiar

de nuevo todo el proble-

ma. y quedó abandonado

todo ataque exclusivamente naval.

Sin embargo, la campaña contra Constantinopla

había de se-

guir adelante,

pero la labor más importante

fue confiada

al

ejército ayudado por la marina de guerra. Se reunió en Egipto

un contingente

de tierra,

al mando

del general

sir Jan

Ha-

milton, formado por una división regular

de Inglaterra,

tro-

pas australianas y neozelandesas, una división de infantería

marina

y unos

pocos franceses.

Esta fuerza

estaba

de

pre-

parada

para

operaciones

anfibias

no de asalto, y se perdió

un

mes reembarcándola.

Por lo tanto,

todo el tiempo que necesitaba para

Liman von Sanders tuvo aprestarse a hacer frente

al ataqtle, que tuvo lugar en la península de Gallípoli el 25 de

abril de 1916. :~}.~,~,il~

rontee

~

,l.>P

la, .desrítución de Churchill,

en ella sufrie-

,El resultado que incluyó

LA Gl_1ERRA EN

EL

MAR

BATALLA DE JUTLANDIA,

1916

La acción naval

de importancia

que se produjo

después

fue la Batalla de Jutlandia

(o del Skagerrak como la llama-

ron los alemanes) I que tuvo lugar del 31 de mayo al 1 de

junio de 1916. La guerra llevaba ya casi dos años de duración

antes de quet finalmente,

se produjera

esta gran acción naval,

hacia

la que habían

estado orientados la construcción

y la

preparación

de las armadas durante

toda una generación.

Las

dos flotas

habían

estado actuando

a la defensiva,

pero

los

acontecimi~ntos de principios

de 191~ hicieron

que ~ambia-

ran de actitud. Bloqueada por Alemania, Rusia sufría aun más

que aquella

que estaba bloqueada

por Inglaterra.

Para

des-

truir

este bloqueo

era preciso

que

los aliados

lograsen

el

dominio

del Báltico

Y». para

conseguirlo,

se hacía necesario

destruir la Flota de Alta Mar. La Gran Flota tenía ahora

bases adecuadas

a lo largo de la costa oriental -ínglesa más

cercana a Alemania,

y se encontraba

en ~_~~.i9.n .:pu'a

la acción decisiva necesaria.

En -el- fado alemán,

asumido

el

provocar

mando

de la_,Flot.a d~,Alta Mar lo había

un hom-

y partida-

bre nuevo, 'K&hard ·SélÍeer, escogido por Tirpitz

rio de la acción ofensiva. Scheer planeaba

una serie de in-

cursiones en las que se emplearían

todas las armas, Inclusive

sub~arinos

~ zepelínes, El objetivo

de esta~ incursiones

era

obligar a salir destacamentos

de la Flota Británica,

pira

que

fuesen atacados por submarinos

y fuerzas de superficie.

La primera

incursión alemana

se hizo con un contingente

de cruceros de batalla que, el 25 de abril de 1916, bombardeó

Lowestoft y Yarmouth. A continuación. Scheer planeó un bom-

bardeo contra Sunderland,

pero el mal tiempo

lugar de ello, girase hacia el Norte para barrer

hizo que, en

con la nave-

gación mercante

aliada frente

a las costas de la península

Escandinava y, posiblemente,

atacar al Décimo Escuadrón

de

Cruceros, que era la fuerza del bloqueo

británico.

Sí era ne-

cesario, podría retroceder por el Skagerrak.

La Flota de Alta Mar, con 16 acorazados modernos y 8 an-

tiguos, bajo el mando de Scheer, y 5 cruceros de batalla al man-

do de Hipper,

zarparon

de Jade, para esta operación,

a pri-

mera hora del 31 de mayo y se dirigió al Norte con Hipper

más o menos

a 80 kilómetros

adelante

de

Scheer.

ue .108 ingleses aún ponían

en claro los despachos

Paesto

citidos

 

.po¡;

radiet~}a··oran

Flota se hizo a la mar

..

an tes. que los alem~nes.

el

mando de jellícoe, que consistía

nought y 3 cruceros de batalla. acompañados por

li-

286

JOHN

D.

HAVES

Islal, o c'lldas

..

ESCOCIA.

.

.'

~'f_

Escala en Km.

Malta sr, BATALlA DE lUTLANDIA. 1916. FASE INICIAL: La Flota Alemana de

Alta. Mar zarp6 de su base en el fondeadero de babia .Jade para apresar los barcos

menantes aliados 8&11" afuera de la costa noruega y _lacar a la fuerza ])rltáD1ca

de bloqueo. Habiendo deselfl'ado los mensajes alemanes por radio. los brJtiaJeos

se enteraroD de esta maniobra '1 su eran. Flota se hizo a la mar para impedirla.

Para las 2 de la tarde del 31 de mayo. las dos flotas se encontraban

eteaes indicadas en el mapa. En este momento, ni el almirante

Di el

almirante RelDbard Sebeer sabfan que estabq

clpal de su respectivo adversario.

en. las DOSI-

sir loha·le~oe.

enfrentándose a la flota prlD.

geras, salió de Scapa Flow e Invergordon,

como a las 10 de

la noche del 30 de mayo. Al mismo tiempo, zarpaba de Rosyth

la fuerza de reconocimiento

al mando del almirante

Beatty,

formada por seis cruceros de batalla y cuatro acorazados mo-

dernos de la clase del Queetl Elizabeth, Ambos grupos hicie-

ron separadamente

rumbo

al Este. A las dos de la tarde del

31 de mayo,

Beatty había

de

estar

al sur de 1eJlicoe y, si a esta hora aún

casi a

112 kilómetros

no había avistado a los

alemanes, debía hacer rumbo

al Norte para ir a reunirse

con

el comandante

en jefe. Ni· Jellicoe

ni Scheer sabían

que el

principal

cuerpo de la reípectiva flota enemiga estaba en alta

mar. pues Scheer habia tomado la precaución de hacer que

LA .GUERRA EN EL MAR

287

el buque encargado de las comunicaciones

por radio quedase

en el puerto,

para

acusar recibo de todos ]08 mensajes que

se le dirigiesen.

Poco antes de qlle Beatty hiciera

rumbo

al Norte,

.uno

de sus cruceros avistó humo al Este, humo

qlle resultó

ser

de un barco de carga danés que había sido detenido

por dos

destructores alemanes. Este contacto produjo

la batalla, pues,

a las 2;20 de la tarde, Beatty viro de bordo rumbo

al Sur y

aumentó la velocidad, esperando situarse entre el enemigo y su

base. Entretanto,

rumbo

al Noreste

al tener noticias del contacto,

para dejarlo

bien establecido.

Hipper hizo

Las fuerzas

ligeras que protegían

a Beatty y a Hipper

habían

sido diri-

gidas hacia el Norte, así que a las 3:25 de la tarde los escua-

drones de cruceros ligeros se avistaron uno a otro sin previo

aviso. Los cuatro acorazados de Beatty estaban

detrás <le él.

varias millas

Para evitar que Ios ingleses se situasen

entr-e él y Scheer,

Hipper

viró en redondo. Con ambas fuerzas situadas en rutas

paralelas, se abrió el fuego a

unos 15.5 kilómetros de distan-

cia y continuó

por espacio de una hora. El íuegc alemán fue

más eficaz y, a las 4:06 de la tarde,

hundía

el crucero

de

batalla Indejatigable,

y al Queen Mary a las 4:26. El Lion,

buque

insignia de Beatty,

perdió

una

torre,

y lo mismo le

ocurrió al acorazado alemán Seydlitz:

Otros barcos de ambos

bandos también

fueron

tocados. En esos momentos,

los ale-

manes estaban

llevando los cruceros de batalla

su cuerpo principal.

Los acorazados alemanes

ingleses hacia

fueron avista-

dos a las 4:33 de la tarde por el Segundo Escuadrón de Cru-

ceros Ligeros a las órdenes del comodoro

'William E. Good-

enough,

que era el único

de la vanguardia

de Beatty

que

atendía debidamente

sus obligaciones de fuerza ligera. Beatty

mantuvo

su rumbo

hasta

las 4:40 de la tarde,

cuando,

te-

niendo

ya a la vista a la Flota de Alta Mar, viró hacia el

Norte para acercarse a Jellicoe. Sus cuatro grandes acoraza-

dos que para

ese entonces habían

tomado

bajo

su fuego a

los cruceros

de batalla

alemanes, continuaron

su rumbo

al

Sur hasta las 4:57 de la tarde. rebasando a Beatry

y prote-

giendo su retaguardia.

La persecución

hacia

el Norte duró

hasta las 6 de la tarde

y, durante

este tiempo,

aun estando

bajo el fuego de los acorazados alemanes, Goodenough

man-

tuvo el contacto

y estuvo enviando

informes precisos.

Entretanto,

los escuadrones de acorazados de la Gran Flota

estaban acercándose haciendo rumbo al Sudeste, mientras

los

cruceros de batalla, bajo el mando del contralmirante

race Hood, estaban mucho más al Este. Al cambiar

sir Ho-

la forma-

288

JO

H N

D

H A y E S

,

Mapa 52. BATALLA DE .JUTt.ANDIA, 1916. FASE FIN4.L:

libro entre tralmirante se encontraba

las fuerzas de exploración

Franz

von Hipper.

la fueru

del contralmirante

flste buscó a atraer

princlp&l alemana

tiempo a Scheer y viró de bordo, Intentando

estab&ll los acorazados de Jelllcoe.

La primera David "Seatt,

accl6a

se , del Con-

a Beatty

hacia el Sur. donde

anstó

a

al mando

de Scheer. Beatty

a su vez atraer

a Scheer hacia donde

se eb.trentaron oscurecido;

a

en-

Las dos flocas prineipales

eso de las 6 de la tarcle, , combatieron

una con otra huta haber

tretanto, .Jelllcoe lograba situarse

los alemanes pasaron

entre

Scheer y su base. Durante

brltinica

y eseaparen

la oscuridad.

basta el fon-

por entee la formación

deadero de Jade. Ambas partes sufrieron pérdidas _graves, pero no decisivas. Despu61

de est0iala

portanc

Flota Alemana

de Alta

Mar ya no bizo ninguna

otra

salída

de ÜD-

cíón

en crucero

(a base de una línea de divisiones) a una

formación en una larga línea hacia adelante,

tenía que ha-

cerse la elección entre proceder al despliegue de los acoraza- dos girando sobre la división que estaba a la derecha o sobre

la que se encontraba a la izquierda. Puesto que esta decisión dependía del emplazamiento de las lineas de batalla de los

alemanes, Jellicoe demoró

su señal de despliegue hasta

las

4: 14 de la tarde, cuando, por fin, obtuvo de Beatty la posi-

ción exacta del principal

cuerpo alemán. Entonces desplegó

sus escuadrones hacia la izquierda. haciendo rumbo al Este,

para situarse entre" la Flota Alemana y la costa. Esta manio-

bra duró COlDO unos 20 minutos, durante

los cuales los cru-

ceros de Beatty cruzaron la línea del" despliegue y pasaron

a ocupar sus posiciones a la vanguardia.

Hood se situó de-

LA GUERRA EN EL MAR

289

lante de Beatty, mientras los cuatro acorazados de éste se situa-

.ban a retaguardia

del escuadrón

de acorazados de la Gran

Flota.

.

El principal

cuerpo alemán, mandado

por Hipper,

estaba

entonces siguiendo rumbo

al Noreste. Los cruceros de Hood

fueron

los primeros

en entrar

en contacto

con los alemanes

y los tomaron bajo un nutrido fuego) que puso al ~utzow,

buque

insignia de Hipper,

fuera de combate

a las 6:33 de

la tarde. El Inuincible, buque insignia de Hood, fue hundido

por el fuego de los cruceros de batalla alemanes y de los aco-

razados que iban

.Los acorazados

.

en primera

de ambos

zando a entrar

en combate,

línea .

bandos

..

estaban

con los alemanes

ahora comen-

en mala posi-

ción y toda la Flota Inglesa atravesando

su vanguardia,

A las

6:26 de la tarde, los cruceros de batalla de vanguardia

fueron

obligados a virar en redondo,

para no quedar

encerrados en

una trampa. A las 6:35 Scheer ordenó su famosa Geiechtskehrt-

wendung (retirada de emergencia con desplazamientos ondu-

l~tes desde retagua~ia)

maniobra que sus barcos habían. prac-

ticado con frecuencia, y la que se -llevó a cabo con éxito, a

pesar de que la línea formaba nn codo.

.

.

Debido a la poca visibilidad, Jellicoe no vio este viraje y

perdió contacto con el enemigo. Sin embargo, persistiendo

en

su propósito de situarse entre los alemanes y sus bases, cambió

su rumbo al Este, virando rumbo al Sur. Tras haber maniobra-

do con éxito para alejarse, no se sabe por qué motivo Scheer

cambió una vez más su rumbo y regresó a la batalla haciendo

proa al Este. casi en ángulo recto con la línea inglesa de ba-

talla que, entretanto,

había cambiado hacia el Sur.

A las 7 de la tarde, tan pronto

como la Flota Germana

.viró nuevamente

rumbo al Este, su maniobra

fue comunicada

por el siempre vigilante Goodenough. Pocos minutos más tarde,

a las 7:05, los cruceros británicos comenzaron a abrir el fuego

y muy poco después les siguieron algunos de los acorazados.

La distancia había disminuido

ahora a 6,850 metros y las con-

diciones de visibilidad

eran por demás favorables para los bri-

tánicos. A las 7:13 Scheer consiguió otra vez sacar sus acoraza-

dos de una mala posición, mediante una retirada

de emergen-

cia detrás del continuo

combate que sostenían sus maltrechos

cruceros, y lanzó un ataque con torpedos con sus destructores.

Este ataque

tuvo éxito, pues a las 7:21 jellicoe' ordenó

un

viraje de 45 grados, del Sur al Sudeste. Las divisiones de aco-

razados británicos mantuvieron

este derrotero

por espacio de

14 minutos, hasta que los torpedos alemanes rebasaron su línea,

después de lo- cual Jellicoe volvió a tomar otra vez rumbo al

290

JOHN

D.

HAYES

Sudoeste. Esta maniobra

de rodeo hizo que Jel1icoe perdiese

la oportunidad de destruir la: Flota Alemana. Después de perder contacto, los alemanes cambiaron su rum-

bo llev~ndolo al Sur. De las 8 a las 9 de la noche los ingleses

mantuvieron

en general su rumbo al Sudoeste, y los cruceros

de batalla de vanguardia hicieron de nuevo contacto y se apun- taron algunos blancos antes de que los alemanes viraran hacia el Oeste. Al acabarse la luz del día, 1ellic()e decidió no hacer ya más intentos de establecer contacto y. a las 9, percatándose

de que se encont~a.ba entre la Flota Alemana, y sus bases y, por

l? tanto, en posición

favorable para la acción de la mañana

siguiente, puso la flota durante

la noche rumbo al Sur. Pasó

a la vanguardia

un escuadrón de cruceros ligeros, mientras los

destructores protegían la retaguardia. A las 9:30, los escuadro-

nes ~e acorazados ingleses se encontraban aproximadamente a 16 kilómetros al este de la Flota Alemana de Alta Mar, mien-

tras que los cruceros de batalla

delante

de ella.

estaban a unos 8 kilómetros

Scheer, que sólo sabía que los ingleses se encontraban

al

Este, estaba decidido a abrirse paso por entre ellos y regresar

a su base. Poniendo

sus barcos más pesados a la vanguardia,

mantuvo su rumbo al Sudeste, con órdenes de sostenerlo a toda

costa. El resultado

fue una serie de confusos pero martíferos

encuentros nocturnos, que ocurrieron desde las 10 de la noche

hás~a las 3 de la madrugada!

a l:lledida que .los .ale~anes

se

abrían paso por entre las fuerzas ligeras británicas,. dejando un

rastro de barcos ardiendo que marcaban su rumbo con la misma

precisión que la brújula

del buque

insignia

de Scheer, Dos

acorazados británicos vieron esta acción nocturna,

pero no. in-

formaron de ella y el propio Jellicoe no alcanzó a. percatarse

de la importancia

del fuego de cañón: que se oía a popa. No

fue sino hasta las 5,:40 de la mañana cuando supo que la Flota

Alemana se le había escapado. Scheer ancló en Jade, a eso 'del

mediodía del primero de junio

y, perdidas

ya todas las' posi-

bilidades

para un futuro

encuentro,

la Gran

Flota volvió de

nuevo a sus bases. La Batalla de Jutlandia,

en la que tomaron

parte más de

250 buques, fue, y probablemente

siga siendo, la mayor de las

batallas navales de la historia. Fue también quizá la de resul-

tado más indeciso y la que más se ha estudiado

posterior-

mente. En cada uno de los buques se llevaron sendos relatos

de la acción, inclusive durante

sus momentos culminantes, en

los que se anotaron

casi todos los acontecimientos

referentes

a navegación, artillería, maquinaria impulsora'y bajas. Durante la batalla se enviaron aproximadamente 10,000 mensajes y, des-

LA GUERRA EN EL MAR

pués de la acción,

se redactaron

unos 300 informes

de

la

misma. Se contó con datos suficientes para localizar el 65 por

ciento de los blancos de mayor calibre. La riqueza del mate-

rial. tuvo como resultado

que, en los círculos navales, se haya

atribuido

a la batalla una Importancia

mucho mayor de la que

merecía. El mito del combate en línea de batalla

se sostuvo

por espacio

de otros 25 años, después que el avión y el sub-

.: marino ya habían

cambiado por completo la naturaleza

de la

guerra naval. El resultado indeciso debería

haber revelado que

los adelantos técnicos habían

rebasado los medios del coman-

dante para· retener el dominio de sus fuerzas, y que la doctrina

táctica de los buques de vapor no había alcanzado aún su com-

pleto desarrollo.

Ambos bandos mostraron ineptitud para utilizar adecuada-

mente las fuerzas ligeras, para servicios de reconocimientos

y

seguridad:t Los alemanes fueron superiores en artillería

y ma-

nejo de Jos buques. Al ceñirse al principio de la ofensiva, Scheer

pudo sacar su flota de algunas situaciones peligrosas. Obsesio-

nado

por la seguridad

de sus acorazados, .Jellicoe perdió

su

gran oportunidad de lograr una acción decisiva. El resultado

fue que la Flota Alemana subsistió. para ser un baluarte

para

los submarinos.

Los ingleses se vieron obligados

a mantener

una masa de buques

ligeros unidos a la Gran

Flota, cuando

tan apremiantemente

se le necesitaba en la lucha contra

los

submarinos. Más importante

fue el hecho de que la Flota Ale-

mana mantuviese

cerrado

el mar Báltico,

precipitara

la des-

trucción de Rusia y el consíguiente

amanecer de] comunismo.

BLOQUEO ALIADO DE ALEMANIA

. Después de Jutlandia,

casi cesa~o~ las acciones de superfi-

ere y la guerra en el mar se convirtió

en una guerra

contra

el comercio, siendo, por lo tanto,

una {Olma de guerra

eco-

nómica más que una guerra naval. Por 10 tanto, toda la histo-

ria dS! la Primera

Guerra Mundial

tiene que incluir

no sólo

las luchas en tierra o en el mar. sino también la guerra contra

el .comercio, principalmente

contra el de. ultramar,

que tanta

importancia

tenía para la vida económica y para el potencial

de guerra, tanto de Alemania como de la Gran Bretaña.

Esta

guerra

contra la navegación

comercial puede dividirse

en:

1) el bloqueo

de Alemania

por los aliados,

que comprende

también la regulación

del comercio con los países neutrales

limítrofes con ella; Z) la guerra

submarina

alemana

y la de-

fensa aliada contra la misma. El bloqueo aliado de Alemania

se. divide en dos periodos distintos. El primero tiene una dura-

292

JOHN

D.

HAYES

ción de dos años y medio, durante los cuales los Estados Unidos

permanecieron

neutrales.

En este periodo, el derecho interna-

cional o de gentes tuvo, todavía, cierta validez, pero, cuando los

Estados Unidos pasaron

a ser nación

beligerante

del

lado

aliado, los aspectos jurídicos

fueron hechos .a un lado. Desde

el punto

de vista aliado, esta forma de proceder estuvo justi-

ficada, debido a la guerra submarina irrestrícta de los alemanes.

Los océanos del mundo

han sido definidos por el filósofo

naval Alfred Thayer

Mahan cual siendo un gran bien común

que, en tiempo de guerra, está siendo usufructuado

tanto por

los beligerantes

como por los neutrales.

Por consiguiente,

se

ha formado

un cuerpo

derecho internacional,

de costumbres,

comúnmente

llamado

para

la regulación del comercio marí-

timo en tiempo de guerra.

Esta ley da a los beligerantes

el

derecho a capturar

los barcos mercantes del enemigo, a detener

el tránsito que entra y sale de los puertos enemigos y a con-

fiscar aquellos artículos descubiertos

en alta mar que el ene-

'migo vaya a utilizar

para

fines bélicos. Para

alcanzar estos

objetivos, los barcos de guerra beligerantes

gozan del derecho

de visita y registro, es decir, del derecho de detener

todos los

barcos, determinar su nacionalidad

y enterarse de si están o no

rompiendo el bloqueo e Ilevando contrabando. Sin embargo,

las mercancías de propiedad particular

no están sujetas a con-

físcación directa, sino que han de ser objeto de sentencia dic-

tada por un tribunal marítimo, al que generalmente

.con el nombre de tribunal

de presas.

se conoce

Durante

el siglo XIX y principios del xx, se hicieron. esfuer-

zos para

codificar este derecho

internacional

por medio

de

acuerdos entre las naciones marítimas. La Declaración de París

de 1856, abolió la guerra de corso y declara que para que un

bloqueo fuese obligatorio,

precisaba que fuese efectivo y daba

a los neutrales

protección

para

las de contrabando

de guerra.

todas sus mercancías

menos

La Declaración

de Londres

de 1909 intentaba definir y especificar el contrabando

de gue-

rra, El contrabando

absoluto había de comprender los géneros

"militares; las mercancías de contrabando condicional serían las

de .aquellos elementos que podían destinarse a fines de guerra,

mientras los artículos libres, inclusive el algodón en rama, los

abonos agrícolas y los minerales metalíferos no podían

ser de-

clarados contrabando.

Ni la Declaración

de París ni la de Londres

tomaron

en

cuenta

los cambios que estaban

produciéndose

en la guerra

moderna. Armas navales como el .submarino,

el torpedo

y la

mina habían

hecho imposible el antiguo

tipo de bloqueo

ce-

rrado," así como la, visita y el registro en el mar. Bajo el mo-

LA GUERRA EN EL MAR

298

demo

concepto

de guerra

total,

se consideró

que

todas las

mercancías tienen algún valor militar;

Por

último, los alema-

nes tenían colindando

con ellos varios países neutrales

conti-

nentales, cuyo comercio con Alemania no podía ser impedido

por una fuerza naval.

.

Por consíguieme,

Gran Bretaña,

la mayor de las potencias

marítimas, hubo de adoptar

nuevos métodos para poner fin al

tránsito marítimo

de las Potencias

Centrales,

en especial de

Alemania, e impedir que llegasen a dichos países. medios bélicos

en forma de mercancías procedentes de ultramar.

Acabó con-

siguiéndolo por medio de un sistema de regulaciones impuestas

al comercio, que dieron un nuevo

significado al término "blo-

queo",

En esta nueva

forma, la ·presión· económica

llegó. a

ejercerse sin pesar tanto directamente

sobre los barcos mer-

cantes, sino ~r

medio de un sistema de restricciones comer-

ciales, que el dominio del mar hacía posible. y

estas restricciones

o nueva

...1915

Y 1916

forma de bloqueoi evolucionaron

paulatinamente hasta constituir las cinco categorías siguientes:

1) Inspecciones en el puerto,

qlle sustituyeron

las visitas

y registros de los tiempos anteriores. Los peligros de lag armas

modernas,

y el volumen

y variedad

de los buques

cargueros

utilizados, hicieron que los viejos métodos de inspección en el

mar fuesen imposibles. En lugar de ello, los cruceros ingleses

conducían los buques. neutrales sospechosos a puertos, para que

fuesen revisados. Estos puertos

fueron

el Down, para

el co-

mercio a través del Canal de la Mancha

y el Kirwall en las

islas Oreadas, p~ra las rutas del Norte, donde se había esta-

cionado un escuadrón de cruceros para hacer respetar

plir este sistema.

2) El racionamiento,

.

que fue un procedimiento

y cum-

por me-

dio del cual se permitía

a los países neutrales

limítrofes con

Alemania que importasen sólo abastecimientos bastantes para

su consumo. Se fundaba

en un complicado sistema estadístico,

,al que se le dio sanción legal, después de que un tribunal

de

presas británico condenó al vapor Kim por llevar a Dinamarca

una cantidad

de manteca de cerdo muy superior a las impor-

taciones normales de dicho país.

3) Autorizaciones

escritas en forma de certificado

de se-

guro o de naoicert.» que se daban a los barcos neutrales' que

-- -

* Es el nombre que los británicos dieron, durante la Primera Cuerra

Mundial y también en uso en la Segunda. a una especie de patente de vía libre extendida por las autoridades británicas de control. garantizando el paso de las respeetívas naves y su carga. tras haber demostrado el des- tinatario de ésta que no iba a destinarla, directa ni indirectamente. a país enemigo. Al terminar las hostilidades dejan de extenderse navicerts. (N. del T.) .

294

JOHN

D.

HAYES

zarpaban de Estados Unidos o de otras naciones neutrales

ha-

cia Europa. El navicert certificaba el contenido del cargamento,

con lo que se hacía más expedita

la inspección del barco. La

mayor parte de las compañías de navegación neutrales, excepto

las suecas que lo tenían prohibido

por su gobierno, colabora-

ron con los aliados, tanto en el racionamiento

como en la ins-

pección, y aceptaron los navicerts. Suecia estaba todavía ligada

.económicamente

a Alemania

y los aliados no podían

olvidar

que estaba situada en el paso de sus propias líneas de comu-

nicación con Rusia.

4)

Las listas negras, que eran publicaciones

que contenían

los nombres de empresas de las que, ya fuese por los servicios

aliados de información

militar o por medio de la censura pos-

tal o telegráfica, se sabía que comerciaban con las Potencias

Centrales. Se prohibió a los barcos neutrales que transportaran

sus mercancías,

5)

".

La regulación de las carboneras o de la entrega de car~

bón inglés a los buques neutrales,

que fue el medio que hizo

posible todas las demás medidas reguladoras

y de vigilancia.

Inglaterra no sólo. suministraba carbón a los paises europeos

para usos comerciales e industriales

sino que también

tenía el

dominio de la mayoría de los puestos y estaciones de carbo-

neo. (En aquel entonces el carbón norteamericano

presentaba

poca competencia al carbón británico).

A principios de 1916, la nueva forma de bloqueo comenzó

a resultar efectiva. Bajo el Ministerio del Bloqueo, lo que había

comenzado como un excelente código, sin maquinaria

para 8\1

observancia, se había convertido en una excelente maquinaria

sin código. La escasez de fibras, aceites, grasas, lubricantes

'Y

abonos agrícolas, comenzó a sentirse en las Potencias

Centra-

les. Esto, sumado a la pérdida

de la cosecha de 1916, causó

muchos sufrimientos entre la población civil, aunque

las fuer-

zas armadas de estas naciones nunca

sufrieron

de escasez en

armas ni abastecimientos.

En abril de 1917, cuando los Estados Unidos entraron

en

la guerra, las restricciones

al comercio llegaron

al punto

en

que los aliados nunca hablan intentado 1JevarJo mientras dicho

país fuese neutral. Ahora la vigilancia podía ejercerse en la pro-

pia fuente de abastecimiento,

y se pudo prescindir

de la ma-

yor parte de la maquinaria organizada para el bloqueo. Para

el otoño de 1917, las Potencias Centrales se vieron privadas de

todos los abastecimientos procedentes del extranjero.

Al igual que en el bloqueo de la Confederación en la Gue-

rra Civil Norteamericana,

resulta difícil calcular la contribu-

ción del bloqueo de Alemania

a la victoria final

aliada. Lo

LA GUERRA

EN EL MAR

295

innegable

es que la victoria nunca

se hubiese

alcanzado con

el solo cerco económico; pero, cuando los ejércitos de las Po-

tencias .Centrales comenzaron

a sufrir derrotas,

el derrumbe

vino con la caída de la moral de la población civil como con-·

secuencia de las privaciones. Al extender su economía industrial

antes de la guerra', Alemania

había

llegado a depender

en

demasía del comercio de ultramar,

tanto

para los productos

alimenticios

como para las materias primas. La lección de la

Primera

Guerra Mundial

fue que estos artículos

de primera

necesidad había de obtenerlos en el continente

eurasiático.

El bloqueo de Alemania fue, esencialmente,

una forma de

guerr a económica, pero se fundaba en el dominio ejercido por

la Marina Británica

desde hacía más de un siglo. Sin embar-

go, .allí donde no alcanzaba el brazo del poderío naval britá-

nico la guerra económica se desvanecía, como sucedió con Sue-

cia en el Báltico, y con. Rumania

en el mar Negro.

CAMPAl\tA SUBMARINA ALEMANA

La respuesta alemana

al bloqueo

aliado

fue su campaña

submarina

contra

los barcos mercantes.

Para ver esta guerra

submarina

-

como una forma de bloqueo

taña, es necesario

.

tener muy presente

contra

que:

la Gran

Bre-

1) Cuatro quintas partes de los alimentos de Inglaterra,

todas sus materias primas, excepto el carbón,

acero, debían ser importados.

2)

Los planes bélicos ingleses presumían

y la mitad de su

que, cerrando

el

paso a Ia Flota de Alta Mar de los alemanes, la Gran Bretaña

podría conservar el dominio de los mares y, de este modo, man-

. tener intactas sus vitales líneas de ultramar.