Está en la página 1de 83
1 Instituto de Mecánica Estructural y Riesgo Sísmico HORMIGÓN I unidad 6: ANÁLISIS Y DISEÑO
1 Instituto de Mecánica Estructural y Riesgo Sísmico HORMIGÓN I unidad 6: ANÁLISIS Y DISEÑO

1

1 Instituto de Mecánica Estructural y Riesgo Sísmico HORMIGÓN I unidad 6: ANÁLISIS Y DISEÑO AL

Instituto de Mecánica Estructural y Riesgo Sísmico

HORMIGÓN I

unidad 6:

ANÁLISIS Y DISEÑO AL CORTE

Profesor: CARLOS RICARDO LLOPIZ.
Profesor: CARLOS RICARDO
LLOPIZ.

2

CONTENIDO.

6.1.

INTRODUCCIÓN.

6.2.

DEMANDAS DE CORTE. MÉTODO DE RESISTENCIA Y MÉTODO POR CAPACIDAD.

6.3.

INVESTIGACIÓN. DEMANDAS. CÓDIGOS.

6.4.

CONCEPTO DE ESFUERZO Y TENSIONES DE CORTE.

6.5

MECANISMOS DE RESISTENCIA AL CORTE EN VIGAS DE HORMIGÓN ARMADO SIN ARMADURA DE ALMA.

6.5.1 FORMACIÓN DE FISURAS DIAGONALES.

6.5.2 EQUILIBRIO EN EL TRAMO DE CORTE.

6.5.3 PRINCIPALES MECANISMOS DE LA RESISTENCIA AL CORTE.

6.5.3.1 ACCION DE VIGA EN EL TRAMO DE CORTE.

6.5.3.2 ACCIÓN DE ARCO EN EL TRAMO DE CORTE.

6.5.3 PRINCIPALES MECANISMOS DE LA RESISTENCIA AL CORTE.

6.5.4 MECANISMO DE FALLAS DE CORTE.

6.5.5 DISEÑO AL CORTE EN VIGAS SIN ARMADURA DE ALMA. CONSIDERACIONES DE LAS NORMAS.

6.6 MECANISMO DE RESISTENCIA AL CORTE EN VIGAS DE HORMIGÓN ARMADO CON ARMADURA DE ALMA.

6.6.1 NECESIDAD Y FORMAS DE LA ARMADURA DE CORTE.

6.6.2 EFECTO DE LA ARMADURA DE ALMA.

6.6.3 EL MECANISMO DE RETICULADO.

6.6.4 CONSIDERACIONES RELATIVAS AL ROL Y DETALLE DE LOS ESTRIBOS.

6.6.5. DISEÑO DE VIGAS AL CORTE CON ARMADURA DE ALMA.

6.6.5.1.

6.6.5.2.

6.6.5.3

CONSIDERACIONES GENERALES.

PRESCRIPCIONES DE CÓDIGO. VIGAS (NO HAY EFECTO DE AXIAL).

PRESCRIPCIONES DE CÓDIGO PARA ARMADURAS MÍNIMAS DE CORTE Y SEPARACIÓN MÁXIMA DE ESTRIBOS.

6.7. LOCALIZACIÓN DEL ESFUERZO DE CORTE CRÍTICO. NORMAS.

6.8.

EJEMPLO DE APLICACIÓN. VIGA A FLEXIÓN Y CORTE.

6.9

EFECTO DEL CORTE EN LOS REQUERIMIENTOS DE FLEXIÓN.

6.10 EFECTO DEL CORTE EN RÓTULAS PLÁSTICAS.

6.10.1.

6.10.2

DEGRADACIÓN DEL MECANISMO DE ACCIÓN DE VIGA.

DEGRADACCIÓN DEL MECANISMO DE RETICULADO. NECESIDAD DE ARMADURA DIAGONAL DE CORTE.

6.11 EFECTO DE ESFUERZOS AXIALES EN LA RESISTENCIA AL CORTE.

6.11.1

INTRODUCCIÓN.

6.11.2.

CORTE CON COMPRESIÓN AXIAL.

6.12 CORTE EN SECCIONES DE ALTURA VARIABLE.

6.13 DISEÑO AL CORTE POR FRICCIÓN.

6.14 ESPECIFICACIONES ESPECIALES PARA MUROS DE HORMIGÓN ARMADO.

6.15 REFERENCIAS.

Filename

Emisión original

Revisión 1

Observaciones

T6-corte

Febrero 2003

Agosto 2007

 

Páginas

80

83

 

3

6.1. INTRODUCCIÓN.

Con justa razón se ha mencionado, ref.[1], que así como en las estructuras de acero los aspectos más críticos del comportamiento son el pandeo y las conexiones, en las estructuras de hormigón armado las fallas por corte y por adherencia o anclaje constituyen fenómenos que requieren mucha atención del diseñador, en particular en las zonas de alto riesgo sísmico, para evitar comportamientos indeseables.

Ante cualquier efecto o solicitación externa siempre se debe cumplir con la ecuación básica de diseño, que establece que las demandas no deben superar al suministro. Esto es válido tanto para requerimientos de rigidez como de resistencia y ductilidad. Es decir:

Suministro Demanda

Para el caso particular de resistencia, y siguiendo los lineamientos del método LRFD (por Load Resistance Factor Design), o Diseño por Factores de Carga y Resistencia, para el caso de diseño al corte, debe ser:

(6.1)

V

d

= V

n

V

u

donde V d representa la resistencia de diseño al corte, la cual se obtiene a partir de la resistencia nominal V n afectada por el factor de reducción de capacidad . A su vez V u representa la resistencia requerida o demanda para el estado límite último. Como se verá más adelante, en general los códigos aceptan que en elementos de hormigón armado el suministro se obtiene a partir de la contribución del hormigón y de las armaduras. Donde hay más discrepancias, en particular para diseño sismo resistente, es en la evaluación de V u , el cual debe surgir de un análisis estructural:

la clave está en cómo se efectúa este análisis estructural. Es importante distinguir desde el inicio la gran diferencia conceptual y manera de llevar a cabo en la práctica la evaluación de las demandas. Tradicionalmente se ha utilizado el método LRFD. Sin embargo, los trabajos de los profesores Tomas Paulay, Robert Park y V.V. Bertero, ver por ejemplo ref.[2], y el análisis de los daños ocurridos en estructuras de hormigón armado durante los terremotos demostraron que, si bien la ecuación (5.1) podía utilizarse en forma directa para cargas verticales, cuando el diseño estaba controlado por la acción sísmica era necesario aplicar lo que se llama “diseño por capacidad”. Dicho en forma sintética, así como para el diseño de pórticos dúctiles de hormigón armado las demandas a flexo-compresión de las columnas se deben obtener a partir de los verdaderos suministros a flexión de las vigas involucradas, en el diseño al corte las demandas V u se deberían obtener a partir de la verdadera capacidad a flexión del elemento en cuestión, si éste va a ser diseñado para que desarrolle cierto grado de ductilidad. Esto es así por varias razones:

(i) el modo de falla por corte es frágil, ya que como se verá más adelante,

está asociado a dos tipos de falla frágil: generalmente a falla por tracción diagonal

del hormigón, o en el menor de los casos a falla por compresión del mismo,

(ii) porque en diseño sismo resistente dúctil se debe evitar o demorar al

máximo posible todo modo frágil de falla,

(iii)

las demandas de corte están inseparablemente ligadas a las demandas de

flexión.

4

Cualquier texto de resistencia de materiales, por ejemplo ref.[3], mostrará que el esfuerzo de corte existe cuando en el elemento estructural aparece una variación del momento flector, y lo que es más importante, que la magnitud del cortante depende del grado de variación de la flexión.

En diseño sismo resistente con desarrollo de ductilidad se espera que la respuesta del elemento estructural sea controlada por flexión alrededor de la zona de mayor capacidad. En consecuencia, la demanda de corte NO puede ser derivada en forma directa a partir del mismo análisis que se utilizó para obtener las resistencias requeridas a flexión. Como un paso más adelante en el proceso del diseño, las demandas de corte deberían surgir de un análisis estructural que haya contemplado simultáneamente la máxima potencial capacidad a flexión, y el grado de variación de la misma a lo largo del miembro en cuestión. En la sección siguiente se desarrollará un ejemplo muy simple que aplique estos conceptos.

un ejemplo muy simple que aplique estos conceptos. Fig. 6.1 Incipiente falla de corte en las

Fig. 6.1 Incipiente falla de corte en las columnas de la fachada de un colegio en Mendoza

Vigas cortas, como en el caso de vigas de conexión de tabiques acoplados, y columnas cortas, como suele verse en fachadas de escuelas, tienen un fuerte gradiente de momentos con una consecuente importante demanda de corte. La Fig. 6.1 muestra las zonas de las columnas cortas que sufrieron daños de corte en una escuela de la ciudad de Mendoza durante el sismo del 26-01-1985. Previo a los años 1970 y en la década posterior, no solamente en nuestro país sino en todo el mundo, el diseño más común era por tensiones admisibles. El mismo código de Construcciones Antisísmicas de la provincia de Mendoza, ref. [4], definía las acciones sísmicas para estado de servicio. Los métodos por resistencia se comienzan a generalizar a partir de 1980. Sin embargo, pasó un lapso bastante importante en todo el mundo para que se apreciara que para obtener un comportamiento dúctil era necesario que la resistencia al corte excediera con buen margen la resistencia real a flexión. Este es uno de los pilares del diseño por capacidad. En la Fig. 6.2 se aprecia la falla de una columna corta en un edificio de estacionamiento durante el terremoto de Northridge del 17-01-1994.

5

5 Fig. 6.2 Falla por corte en una columna corta en una estructura de estacionamiento. Note

Fig. 6.2 Falla por corte en una columna corta en una estructura de estacionamiento. Note la desproporción entre armadura longitudinal y sección de hormigón con respecto a la ausencia de armadura transversal.

En Estados Unidos era típico por ejemplo diseñar los puentes de las carreteras a flexión, colocando en la mayoría de los casos armadura longitudinal en exceso, pero al llegar a la instancia del diseño al corte, simplemente se verificaba la tensión de corte en el hormigón a partir de las acciones ficticias aplicadas a un diseño elástico. En definitiva, como una regla práctica (“rule of thumb” regla del pulgar como se la conoce), si la tensión era menor de un cierto valor de comparación, se adoptaba generalmente barras No. 4 (de diámetro 12.7 mm) separadas a 12 pulgadas, es decir cada 30 cm, sin hacer diferencias de la verdadera capacidad a flexión, es decir sin reconocer las verdaderas demandas potenciales de corte. En nuestro medio, ocurrió algo similar con el diseño de tabiques de hormigón armado, donde era práctica común colocar en el alma una simple malla del 4.2 mm, o a veces de 6mm, cada 20 cm. La falla de corte, de ocurrir un sismo aún de mediana intensidad, era casi inevitable.

un sismo aún de mediana intensidad, era casi inevitable. Fig.6.3 Falla de corte fuera de la

Fig.6.3 Falla de corte fuera de la región de rótula plástica, en la columna de un puente durante el terremoto de San Fernando, en 1971.

de un puente durante el terremoto de San Fernando, en 1971. Fig. 6.4. Falla frágil de

Fig. 6.4. Falla frágil de corte de una columna de un puente durante el terremoto de Whittier en 1987.

6

La Fig. 6.3 muestra una falla de corte en una columna de una carretera durante el terremoto de San Fernando, California, en 1971. Se ve claramente el plano diagonal de la falla. De acuerdo a la ref. [5], no es raro encontrar en las autopistas de EEUU columnas en las que la resistencia a flexión exceda 2 a 3 veces la capacidad al corte.

La Fig. 6.4 muestra la falla de corte de una columna de un puente durante el terremoto de Octubre de 1987 en Whittier, California. La misma referencia [5] indica que de las siete estructuras de puente que fallaron durante el terremoto de Northridge, 17 de Enero de 1994, seis se atribuyeron a fallas de corte, algunas de las cuales muestra la Fig. 6.5(a) y (b). En la Fig. 6.6 se muestra una vista aérea donde aparecen otros ejemplos de fallas de corte ocurridos en 1994 debido a la diferencias de corte atraído por columnas más cortas y por ende más rígidas, y donde es probable que se haya aplicado para todas la regla práctica antes enunciada. La fotografía muestra el gran peligro que encierran esas autopistas, donde existen zonas con hasta cuatro pasos a diferentes niveles, en casos de alto tránsito y falla generalizada.

niveles, en casos de alto tránsito y falla generalizada. (a) (b) Fig. 6.5 Más ejemplos de

(a)

en casos de alto tránsito y falla generalizada. (a) (b) Fig. 6.5 Más ejemplos de Fallas

(b)

Fig. 6.5 Más ejemplos de Fallas de corte durante el sismo de Northridge en 1994.

Debido a que la falla de la armadura transversal por corte trae aparejado una pérdida de la integridad estructural de la columna, la misma se vuelve incapaz de soportar las cargas gravitatorias, lo que se observa, por ejemplo, en Fig. 6.5(b).

Finalmente, la Fig. 6.7 muestra la falla de corte en los niveles inferiores del edificio de hormigón armado de oficinas durante el mismo sismo de Northridge.

En cualquiera de los casos mostrados, si la demanda de corte se hubiera obtenido a partir de las máximas capacidades a flexión posibles de desarrollar en las regiones críticas (rótulas plásticas), seguramente la performance hubiera sido diferente. Lo notable y lamentable es que la demanda de corte era extremadamente simple de obtener en esos casos: bastaba con postular un mecanismo de colapso que involucrara la existencia de articulaciones plásticas en cada extremo del miembro y obtener el corte como la suma de los momentos máximos en dichas

7

regiones dividida por la distancia entre ejes de rótulas. Una vez fijada la resistencia a flexión, independientemente del sismo, el elemento no puede atraer más corte que el que proviene de la flexión. Para los diseños de aquellos años esta falencia en el análisis era justificable, pues el fenómeno no era conocido, o al menos no estaba incorporado a la práctica profesional. Es esperable que hayamos aprendido la lección. No debería ser admisible en estos días ignorar o desconocer estos principios básicos. Para ello, los códigos, la divulgación de estos fenómenos y la iniciativa de los profesionales a “conocer que pasó en experiencias pasadas” juegan un rol fundamental a la hora de concebir diseños más seguros.

rol fundamental a la hora de concebir diseños más seguros. Fig. 6.6 Colapso de dos de

Fig. 6.6 Colapso de dos de los viaductos elevados en rutas de conexión de estados en California, durante el sismo de Northridge, 1994.

estados en California, durante el sismo de Northridge, 1994. Fig.6.7 . Falla típica de corte en

Fig.6.7. Falla típica de corte en la fachada de este edificio por efecto de columna corta, durante el sismo de Northridge, 1994.

8

6.2. DEMANDAS DE CORTE. MÉTODO DE RESISTENCIA Y MÉTODO POR CAPACIDAD.

A continuación se analiza un caso muy sencillo para comprender en forma muy

rápida las diferencias de demandas que se pueden obtener por aplicación del método de resistencia y del diseño por capacidad. Suponga que la viga de Fig. 6.8, simplemente apoyada y sometida a carga uniforme, debe ser diseñada a flexión y corte bajo la acción de una carga uniformemente distribuida, y se requiere de la misma un comportamiento dúctil. La parte inferior de la figura muestra entonces el comportamiento que se necesita en términos de carga vs. deformación, que implica desarrollo de ductilidad en la zona crítica de la viga, la cual está en la mitad de la luz. Suponga que D= 3 t/m, L= 0.6 t/m, b= 30 cm, h= 55 cm, d= 50 cm (altura útil), luz l= 5m, hormigón c = 21 MPa = 2100 t/m 2 , y acero con tensión de fluencia especificada de f y = 420 MPa.

tensión de fluencia especificada de f y = 420 MPa . a) Aplicación del método de

a) Aplicación del método de Resistencia.

Fig. 6.8 Modelo de viga con simple apoyo sometida a flexión. Posibles tipos de respuesta en función del diseño de su sección crítica.

La carga última, según Proyecto CIRSOC 201-2005, ref.[6], que adopta el mismo criterio que la norma NZS:4203:1992, ref.[8], es:

U= 1.2 D + 1.6 L = 4.56 ton/m.

Por lo que las acciones de diseño por el método LRFD son:

M u = M r = 4.56 x 25 / 8 tm = 14.25 tm V u = V r = 4.56 x 5 / 2 = 11.40 t.

Al diseñar a flexión, utilizando las características de los materiales especificadas,

la armadura de tracción necesaria es cercana a 7.50 cm 2 , para la altura útil d= 50 cm. Un diseño viable es colocar tres capas de armadura, con profundidades de d 1 = 5 cm, d 2 = 27.50 cm y d 3 =d = 50 cm, y con áreas A 1 = 2.26 cm 2 para 2 barras 12 mm, A 2 = 1.0 cm 2 por 2 barras 8 mm y A 3 = 8 cm 2 para 4 barras de 16 mm. De un análisis seccional se obtiene que dicha sección de hormigón armado tiene una resistencia

nominal M n = 16.70 tm. La verificación a flexión que corresponde es:

9

M d = M n = 0.90 X 16.70 tm = 15 tm M U = M r = 14.25 tm

con lo cual se verifica la condición de resistencia, con un momento de diseño del orden del 5 % mayor (15/14.25) que el requerido.

Se hace notar, que en este análisis, cuando cu = 0.003, la deformación específica máxima del acero para la capa más traccionada corresponde a un valor de s = 1.70 %, es decir bastante más allá del valor de fluencia, aunque la tensión por código se debe mantener en f y = 420 MPa.

El corte último obtenido directamente del análisis estructural, tal cual se vio, resulta igual a 11.40 t. Por ahora interesa el valor obtenido como demanda V u . Luego se verá, en la sección 5.8 de este capítulo, cómo se diseña al corte.

b) Aplicación del método por Capacidad.

En este caso, hay que evaluar la posible sobre resistencia a flexión, y luego a partir de ésta, obtener la demanda de corte.

Ensayos sobre probetas de acero en nuestro medio han demostrado que no es raro que para aceros de resistencia a fluencia nominal especificada de 420 MPa, se obtengan curvas tensión-deformación como la que se muestra en la Fig. 6.9 para el acero con f y = 520 MPa. Si se lleva a cabo el análisis de la sección de hormigón armado antes adoptada, con esa curva de acero, se llega a que la resistencia nominal resulta ahora M n = 26.50 tm (casi 60 % mayor que la de código), con una deformación máxima de acero cercana al 1 %, y al que le correspondió una tensión de 700 MPa.

al 1 %, y al que le correspondió una tensión de 700 MPa . Fig. 6.9

Fig. 6.9Distintas curvas f- para aceros. Note los diferentes grados de endurecimiento de post- fluencia.

Corresponde derivar la demanda de corte última para esa capacidad a flexión. La carga última que la viga puede admitir antes de su colapso es ahora:

U = M n x 8 / 25 t/m = 26.50 x 8 / 25 = 8.50 t/m

De este valor debe obtenerse el corte demanda máximo, que resulta:

V u = U x l /2 = 21.20 t

10

es decir, un 86 % mayor (21.20/11.40) que el que se obtuvo por el método de resistencia. Ver cómo se diseña al corte en la sección 6.8.

Algunas normas, como la NZS 3101:1995, ref.[9], reconocen que la sobre resistencia se debe a resistencias a fluencia mayores que la especificada, mayor tensión del acero en estado último por endurecimiento de post-fluencia, confinamiento del hormigón y colocación mayor de acero que la necesaria, contribución no prevista de las losas en la resistencia de las vigas, entre otras causas. La ref.[2] sugiere para hormigón armado en Nueva Zelanda utilizar un factor de sobre resistencia = 1.40 para el caso de acero con f y = 420 MPa. Con esto el diseñador no estaría obligado a rehacer su análisis seccional para determinar la verdadera capacidad a flexión. Lo importante es que la norma NZS de algún modo reconoce el efecto de la sobre resistencia. En el ejemplo anterior se ve que la subestimación del corte pude ser muy importante.

6.3. INVESTIGACIÓN. DEMANDAS. CÓDIGOS.

El comportamiento de elementos de hormigón armado sometidos a flexión ha sido motivo de intensas investigaciones y se ha llegado a clarificar y aproximar la teoría con los resultados prácticos. Por supuesto, como se expresó en los capítulos 3 y 4, el postulado de que las secciones planas permanecen planas después de la flexión no se cumple estrictamente pero su aplicación da aceptables predicciones desde el punto de vista de la resistencia.

El progreso en la comprensión de la respuesta de elementos de hormigón armado sometidos a flexión y corte ha sido más lenta, pese a que el tema ha sido y es motivo aún de intensas investigaciones.

Lo que sí está totalmente aceptado es que una falla por corte, que como se verá más adelante implica transferencias de esfuerzos de tracción y de compresión, no es dúctil. En consecuencia, cuando el diseño de una estructura está basado en

comportamiento que deba asegurar capacidad de disipación de energía, el diseñador debe asegurar que la falla o colapso nunca puede estar controlada por corte. En el ejemplo anterior, es claro que si el diseño al corte para los apoyos de la viga se basa en un esfuerzo V u = 11.40 ton, será muy difícil que la falla de la pieza esté controlada por flexión. Lo que el diseñador debe asegurar es que la resistencia

a corte del elemento debe estar por encima de la máxima capacidad a flexión que

éste pudiera desarrollar. En otras palabras, si con un V u = 21.20 ton la viga es capaz

de desarrollar su capacidad plena de flexión, entonces el diseñador debe buscar que

la resistencia de diseño al corte sea igual o mayor que ese valor. Por aplicación de la

ecuación (6.1) sería entonces V d = V n > 21.20 ton, lo cual implica que la resistencia nominal o suministro V n sea del orden de 25 ton, cuando se utiliza un factor de reducción de capacidad = 0.85 según aceptan la mayoría de las normas. Sin

embargo, estrictamente hablando, deberá tomarse igual a 1.0 pues V u fue derivado de diseño por capacidad.

La determinación de las demandas, dado que dependen del suministro a flexión, requiere de la formulación de mecanismos de colapso que en general son simples de plantear y de resolver. Esto es lo paradójico en el diseño al corte: las demandas se pueden obtener en forma relativamente sencilla, y como se verá, los procedimientos para el diseño al corte del código ACI-318 y del NZS:3101, que han

11

sido adoptados por el proyecto CIRSOC-201-2002 [6], son también simples, mientras que sin embargo, el comportamiento no lineal del hormigón armado está asociado a una compleja distribución de las tensiones con configuración muy variable de fisuras.

En definitiva, como se verá, las normas adoptan expresiones para el diseño que poco tienen que ver con la compleja situación de esfuerzos del elemento en el estado límite de rotura, pero que, como en el caso de suposiciones adoptadas en flexión, permiten una simplificación adecuada del problema y que da buenos resultados.

6.4. CONCEPTO DE ESFUERZO Y TENSIONES DE CORTE.

La Fig. 6.10 muestra nuevamente una viga simplemente apoyada sometida a carga distribuida en su longitud. Dado que es una estructura isostática, a partir de consideraciones de equilibrio es posible encontrar las fuerzas de corte, V, en cualquier sección, las que se dibujan bajo la viga. Lo importante de visualizar es que (i) va a existir corte en todo el tramo de la viga, pues hay variación de momento sección a sección, y (ii) dado que la variación del momento es parabólica, la variación del corte será lineal, con valor máximo en los apoyos.

del corte será lineal, con valor máximo en los apoyos. Fig. 6.10 Fuerza de corte, flujo

Fig. 6.10 Fuerza de corte, flujo de corte y tensión de corte en una viga de comportamiento elástico y material homogéneo e isótropo.

Si se aplica el concepto de tensión de corte, v, para material homogéneo, isótropo y lineal, el equilibrio de la parte indicada en la Fig. 6.10 será satisfecho cuando los esfuerzos de corte horizontal sean:

v =

_

VA y

i

bI

(6.2)

donde I es el momento de inercia de toda la sección con respecto al eje neutro.

12

A partir de principios básicos se puede demostrar que con respecto al eje centroide del área total corresponde:

z =

I

A

i

_

y

y que allí el flujo de corte:

q = v.b

es siempre un máximo, es decir:

q

max

=

V

z

(6.3)

(6.4a)

(6.4b)

donde z es el brazo interno de la cupla de flexión. La figura indica la variación de las tensiones de compresión y tracción por flexión, f, dadas por la expresión:

f =

My

I

(6.5)

donde y es la distancia de la fibra analizada al eje neutro. También la figura muestra la variación en la sección transversal del flujo de corte y de las tensiones de corte.

Las tensiones de corte y axiales inducidas por la flexión se pueden combinar y obtener para un elemento diferencial, las magnitudes de los esfuerzos o tensiones principales f 1 y f 2 , como así también la inclinación de los mismos respecto al eje neutro, como sigue:

f

1

=

1

2

( f +

f

2

=

tan 2

=

) 2 2 f + 4 v 1 ( ) 2 2 f f +
)
2
2
f
+
4 v
1
(
)
2
2
f
f
+
4 v
2
2v
v
o
tan
=
f
f
1

(6.6a)

(6.6b)

(6.6c)

En la Fig. 6.11 se muestra la inclinación de las tensiones principales para el caso de la viga rectangular simplemente apoyada y sometida a carga uniformemente distribuida. Dado que las magnitudes de los esfuerzos cortantes v y axiales K cambian tanto con la localización de la sección en la viga como verticalmente en cada sección transversal con la distancia al eje neutro, las inclinaciones y las magnitudes de los esfuerzos principales f 1 y f 2 varían también en cada sector.

13

13 Fig. 6.11 Trayectorias de las tensiones principales en una viga de material homogéneo e isótropo.

Fig. 6.11Trayectorias de las tensiones principales en una viga de material homogéneo e isótropo. Tensiones axiales y de corte en el elemento diferencial.

Se recuerda que las tensiones principales actúan sobre lo que se llaman planos principales, y sobre éstos no actúan tensiones de corte, sino simplemente los esfuerzos principales de tracción o compresión. La figura muestra las trayectorias de los esfuerzos principales, a veces llamadas líneas isostáticas. Estas NO conectan puntos de igual tensión sino que son líneas continuas que indican las direcciones de las tensiones principales. Note que como las tensiones principales en cualquier punto son mutuamente perpendiculares, las trayectorias de los esfuerzos principales forman una familia de curvas ortogonales o mutuamente perpendiculares. En la figura, las trayectorias de esfuerzos principales de tracción se muestran con trazo lleno, mientras que las de compresión con trazo discontinuo. Se ve que en el eje neutro, donde el esfuerzo de corte es máximo y los axiales de flexión cero, los esfuerzos principales son iguales en valor absoluto al esfuerzo de corte v y están inclinados a 45 o con respecto al eje de la viga. Esto se verifica por aplicación de las ecuaciones (6.6). En las fibras extremas, no hay tensiones de corte, y los esfuerzos principales son prácticamente horizontales.

El hormigón es particularmente vulnerable cuando está sometido a tracción. Se observa también que dichos esfuerzos de tracción no provienen solamente de los axiales por flexión pura, sino que además provienen o de corte puro (en eje neutro) o por combinación de ambos. Estos esfuerzos de tracción se presentan en toda la viga y pueden afectar la integridad de la misma si no se toman los recaudos necesarios.

Antes de pasar a la extensión de estos conceptos de tensiones en medio homogéneo e isótropo a hormigón armado, es interesante visualizar físicamente el concepto de tensiones y flujo de corte. La Fig. 6.12 muestra el comportamiento de una viga formada por dos mitades superpuestas. En el caso (a) ambas mitades están unidas por algún medio totalmente efectivo, y ante acciones que inducen flexión la pieza completa se deforma como si fuera una sola viga, es decir que existe un solo eje neutro en cada sección transversal. Si la adherencia entre ambas mitades es débil o no existe, caso (b), ambas piezas a flexión tienden a deslizar entre sí, por lo cual cada pieza actúa independientemente a flexión. Es claro que las diferencias de comportamiento entre ambos casos no solamente van en resistencia sino también en rigidez: para el caso (a) el momento de inercia I está asociado al

14

cubo de la altura total del paquete, mientras que en el caso (b) a la suma de los cubos de las alturas parciales.

el caso (b) a la suma de los cubos de las alturas parciales. Fig. 6.12 Influencia

Fig. 6.12 Influencia de la efectividad de transferir esfuerzos de corte en elementos sometidos a flexión.

Si se concibe entonces a la viga de hormigón armado como formada por dos mitades, la superior sometida a axiales de compresión y la inferior a axiales de tracción, en la interfase se deben desarrollar tensiones que evitan el deslizamiento mutuo. Estos esfuerzos cortantes horizontales se muestran en la Fig. 6.12(c), y variarían de un mínimo al centro de la luz hasta un máximo en el apoyo. A su vez, estos esfuerzos de corte actuando en planos horizontales varían en intensidad con la distancia al eje neutro, de un máximo allí a cero en los bordes. Este aspecto y la existencia de esfuerzos de corte verticales y horizontales que completan el equilibrio, se muestra en la Fig. 6.13.

que completan el equilibrio, se muestra en la Fig. 6.13. Fig. 6.13 Distribución de tensiones de

Fig. 6.13 Distribución de tensiones de corte en la sección transversal.

En ambas, Fig. 6.12 y 6.13, se muestra que el valor máximo de las tensiones de corte alcanza, para la sección rectangular, 1.5 veces el valor de la tensión de corte promedio, computada como v=V/A, de toda la sección transversal. Sobre esta forma de evaluar la tensión de corte se referirá luego.

La Fig. 6.14 muestra una viga de hormigón armado ensayada en los laboratorios de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza. La misma posee 7.5 cm de ancho y 15 cm de altura. La luz libre fue de 1.20 m. Se observa una típica configuración de fisuras verticales de flexión e inclinadas de flexión y corte.

15

15 (a) Fig. 6.14 Viga de hormigón armado ensayada a flexión con cargas puntuales en los
15 (a) Fig. 6.14 Viga de hormigón armado ensayada a flexión con cargas puntuales en los

(a)

Fig. 6.14 Viga de hormigón armado ensayada a flexión con cargas puntuales en los tercios medios. Facultad de Ingeniería. UNC. Mendoza.(a) vista completa, y (b) detalle de la falla de corte en apoyo.

(b)

Los conceptos de elasticidad aplicados a secciones homogéneas fueron

extendidos, ver ref.[7], por los pioneros estudiosos de la teoría del hormigón armado

a una sección fisurada e idealizada de una viga de hormigón armado.

fisurada e idealizada de una viga de hormigón armado. Fig. 6.15 Tensiones de corte a través

Fig. 6.15 Tensiones de corte a través de una sección fisurada idealizada de hormigón armado.

La Fig. 6.15 muestra que la fuerza horizontal a ser transferida a través de la zona de hormigón fisurada permanece constante. Entones, el flujo de corte en la zona traccionada también es constante. Utilizando los conceptos de la Fig. 6.10, la fuerza incremental de tracción está dada por dT= v.b w .dx, y por lo tanto:

o bien:

v =

1

dT

dM

1

V

=

=

b

w

d

x

d

x

b

w

jd

b

w

jd

q =

V

jd

(6.7a)

(6.7b)

Es evidente que las tensiones de corte dependen del ancho b w del alma, ver ecuación (6.7a) y Fig.6.10, y que el flujo de corte representa una fuerza rasante por unidad de ancho, q= v.b w .

En definitiva, la ecuación (6.7a) es utilizada en la mayoría de los países como una forma muy conveniente en la rutina de diseño. En términos de tensiones reales la expresión carece de rigurosidad pero debe tomarse como un índice para

16

cuantificar la magnitud de la fuerza de corte relativa a la sección transversal en secciones de hormigón armado. En la mayoría de los códigos la expresión que se usa es aún más simple, utilizando directamente la altura útil d:

v =

V

b

w d

(6.8)

Debe hacerse notar que en ciertos casos las tensiones máximas ocurrirán en otras fibras que no correspondan al alma de la sección. Por ejemplo, y en ref. a Fig. 6.15, cuando el ala de una sección T deba soportar una fuerza importante de compresión (momento positivo) o bajo momento negativo hay transferencia de fuerzas de tracción del ala hacia el alma, el corte en la unión ala-alma puede ser la sección crítica. En ese caso, se necesita suministrar armadura horizontal en al ala que permita la transferencia de corte por el mecanismo de reticulado al que luego se referirá. En el caso de vigas que soportan losas, generalmente la armadura de éstas es suficiente para cumplir tal función. La Fig. 6.16 ilustra como se transmiten las tensiones entre ala y alma, y las trayectorias de las tensiones. Se observa la necesidad de colocar armadura horizontal en el ala y perpendicular al alma.

armadura horizontal en el ala y perpendicular al alma. Fig.6.16 Trayectoria de las tensiones principales. Observar

Fig.6.16 Trayectoria de las tensiones principales. Observar mecanismo de transmisión de los esfuerzos de corte entre la losa y la viga.

Luego se verá que cuando el elemento estructural varía de altura a lo largo de su longitud, la magnitud de los esfuerzos de corte que provocan tensiones de corte se verán amplificados o disminuidos por las fuerzas internas de flexión.

17

6.5

MECANISMOS

DE

RESISTENCIA

AL

CORTE

EN

VIGAS

DE

HORMIGÓN ARMADO SIN ARMADURA DE ALMA.

6.5.1 FORMACIÓN DE FISURAS DIAGONALES

Tal cual se apreció en la Fig. 6.11, la combinación de flexión y corte crea un estado biaxial de tensiones. Las fisuras en el elemento de hormigón armado se forman cuando las tensiones principales de tracción superan la resistencia a tracción del hormigón. Dependiendo de la configuración, de las condiciones de apoyo y de la distribución de cargas, una viga puede tener secciones con diferentes grados de combinación entre momento y fuerza de corte. Es evidente que los valores relativos de M y V afectarán tanto la magnitud como la dirección de los esfuerzos principales. La Fig. 6.17 muestra algunos casos típicos (ideales) que puedan ocurrir, con sus diagramas de momento y esfuerzo cortante.

ocurrir, con sus diagramas de momento y esfuerzo cortante. Fig. 6.17 Ubicación característica de combinaciones

Fig. 6.17 Ubicación característica de combinaciones críticas de momentos y cortantes.

En una región de momento flector grande, las tensiones principales de tracción son mayores en las fibras extremas a tracción y son las responsables de la iniciación de fisuras de flexión perpendiculares al eje del elemento. En la Fig. 6.18 se las designa como grietas de flexión.

18

18 Fig. 6.18 Distintos tipos de fisuras que aparecen en vigas de hormigón armado según ubicación

Fig. 6.18 Distintos tipos de fisuras que aparecen en vigas de hormigón armado según ubicación y combinación de esfuerzos.

En una zona de elevado corte, se generan tensiones principales de tracción con un ángulo aproximado de 45 o , llamadas generalmente tracciones diagonales, que inducen formación de fisuras inclinadas. Generalmente estas fisuras son una extensión de las fisuras de flexión, ver Fig. 6.18b. Raras veces, y puede ocurrir en el alma de secciones T, las fisuras diagonales podrían comenzar su gestación en las cercanías del eje neutro. En el caso de apoyos extremos, con V grande y M pequeño, podrían formarse estas fisuras como muestra la Fig. 6.18.a. Sin embargo, las fisuras de cortante y flexión son más comunes que las de cortante en el alma.

El concepto de tensiones principales es de poca o nula aplicación una vez que se han formado las fisuras diagonales, a menos de que se tenga en cuenta la compleja distribución tensional en el miembro fisurado. Afortunadamente, desde el punto de vista del diseño esto no es necesario, y o bien el elemento de hormigón armado colapsa después que se formaron las fisuras diagonales o se suministra un mecanismo capaz de transmitir los esfuerzos de corte que permita que el elemento pueda soportar incrementos de carga aún en estado fisurado. El hormigón armado generalmente trabaja en estado fisurado; esa es su esencia y lo que hay que controlar es que el ancho de las fisuras no comprometa ni la funcionalidad, ni la seguridad ni la estética de la estructura.

5.5.2 EQUILIBRIO EN EL TRAMO DE CORTE.

Para una mejor comprensión de los procedimientos y ecuaciones que se deben aplicar para el diseño en estado límite último o cercano al colapso, el proyectista debería visualizar, a los efectos de lograr un diseño seguro, cuales son las razones por las que un determinado elemento estructural puede fallar y los modos posibles de falla. Es por ello que a continuación se explicitan los principales mecanismos de resistencia y posibles modos de falla al corte. Como siempre, se debe trabajar a partir del equilibrio.

19

19 Fig. 6.19 Requerimientos de equilibrio en el tramo de corte de una viga. Identificación de

Fig. 6.19 Requerimientos de equilibrio en el tramo de corte de una viga. Identificación de los mecanismos de resistencia del hormigón, cuando no existe armadura de corte en el alma de la viga.

cuando no existe armadura de corte en el alma de la viga. En la Fig. 6.19

En la Fig. 6.19 se muestra parte de una viga simplemente apoyada sobre la cual el esfuerzo de corte permanece constante. La viga tiene armadura longitudinal inferior para absorber la tracción por flexión, pero carece de armadura para absorber el corte. Tal cual se indica, es posible identificar las fuerzas internas y externas que mantienen en equilibrio al cuerpo libre limitado por las condiciones dadas de borde y por la fisura diagonal.

Se puede ver que la fuerza de corte total V es resistida por la combinación de:

zona de

compresión.

(ii) Una fuerza de dovela o pasador V d que la armadura longitudinal transmite

a través de la fisura.

(iii) La componente vertical V a que es la resultante de los esfuerzos de corte

inclinados v a que se transmiten por las caras de la fisuras por la interacción entre las

partículas de los agregados.

De la Fig. 6.19c se aprecia que el equilibrio de cuerpo libre de todas las fuerzas involucradas, donde con G se aglutina a la resultante de todas las tensiones de corte inducidas por la interacción de los agregados.

(i) Una fuerza

de

Corte V c

que se desarrolla a través

de

la

20

De este polígono de fuerzas se observa que el equilibrio para cargas verticales se puede expresar como:

(6.9)

V

= V

c

+ V

a

+ V

d

que representan las componentes descriptas, y V sería el corte que puede absorber la viga sin armadura de alma, y se conoce como contribución del hormigón. Además, la fuerza de tracción en la sección 2-2, designada como T es un poco mayor que la de compresión C que corresponde a la sección 1-1 (la diferencia es justamente la componente horizontal de G). Se volverá sobre este punto luego.

El momento resistente de la viga se puede expresar como:

M

= xV =

jd T + V

(

d

cot

)

(6.10)

La fuerza de taco o pasador V d tiene una significación muy pequeña en la resistencia a flexión. En particular, en ausencia de estribos las barras de refuerzo sobre las que actúa la fuerza de dovela están sostenidas contra desplazamientos verticales principalmente por la delgada capa inferior de hormigón de recubrimiento. La presión de aplastamiento provocada por V d produce esfuerzos de tracción vertical que llevarían a la falla del hormigón en esa región, como lo muestra en forma esquemática la Fig. 6.20. Esto se aprecia en el ensayo que muestra la Fig. 6.21, donde se ha producido una falla importante alrededor de la barra longitudinal y que hace que la grieta diagonal se ensanche. En definitiva, ignorando la contribución de V d a flexión:

(6.11)

M

= Tjd

Volviendo a lo que se mencionó antes, es importante destacar que el momento y la fuerza de tracción que están relacionadas en la ecuación (6.11) no ocurren en la misma sección transversal de la viga. Se observa que la tracción en la armadura de flexión a una distancia (x jd cot ) desde el apoyo es controlada por el momento

que se produce a una distancia x

acero depende claramente de la pendiente de la idealizada fisura

diagonal. Cuando el ángulo

debería tener en cuenta cuando se van a interrumpir las barras longitudinales de flexión. La mayoría de los códigos toma esto en consideración cuando establece las longitudes que deben prolongarse las barras más allá de ciertos puntos de control. Tal es el caso del NZS:3101, y este punto es motivo de desarrollo en el capítulo 6, ver sección 6.9.2.1 de apuntes de la cátedra. Sin embargo, el ACI-318 no contempla de la misma forma esta situación.

El incremento en las

tensiones del

Este aspecto se

del apoyo

de

la viga.

jd cot

es cercano a 45 o ,

d .

del apoyo de la viga. jd cot es cercano a 45 o , d . Fig.

Fig. 6.20. Acción de pasador o dovela de la armadura longitudinal en el mecanismo de resistencia al corte. Efecto sobre el hormigón circundante.

21

21 Fig. 6.21 Falla de corte de una viga de hormigón armado. (a) vista global y

Fig. 6.21 Falla de corte de una viga de hormigón armado. (a) vista global y (b) vista cercana al apoyo.

6.5.3 PRINCIPALES MECANISMOS DE LA RESISTENCIA AL CORTE.

Si en la ecuación (6.11) se introduce la relación entre el corte y el grado de variación del momento a lo largo de la viga resulta:

dM

d

dT

dx

+

T

d

(

jd

)

(6.12)

el comportamiento a flexión de un elemento

prismático (sección constante), en el cual la fuerza interna de tracción T actuando con brazo de palanca constante cambia punto a punto a lo largo de la barra de acero de la viga, para equilibrar el momento externo M. El factor dT / dx representa la variación de la fuerza de tracción que por unidad de longitud transmite la barra al hormigón que moviliza las fuerzas de adherencia (ver ecuación 8.1 de capítulo 8). Se indica con q, y es el flujo de corte. Si se acepta que el brazo elástico jd permanece constante (suposición generalmente aceptada en teoría elástica de flexión en miembros prismáticos) entonces d( jd )/ dx = 0 , con lo que se obtiene lo que se

conoce como ecuación de “acción de viga” perfecta, es decir:

V =

(

Tjd

)

=

dx

jd (dT / dx) expresa

dx

=

jd

dx

El término

22

V = jd

dT

dx

=

qjd

(6.13)

Esta ecuación es idéntica a la ecuación (6.7.b), donde q, la fuerza de adherencia por unidad de longitud del miembro a nivel de e inmediatamente por encima de la armadura de flexión fue llamada flujo de corte. Es evidente que tal simplificación sólo es posible si el flujo de corte o fuerza de adherencia puede ser eficientemente transferida entre la barra de acero y el hormigón que la rodea. El fenómeno de la adherencia se trata en detalle en el capítulo 6.

Si por alguna razón se pierde la adherencia entre el acero y el hormigón sobre la longitud total del tramo de corte, entonces no es posible que la fuerza T cambie de valor, es decir dT / dx = 0 . En estas condiciones la fuerza externa de corte sólo puede ser resistida por la inclinación de la componente de compresión C. Este otro caso extremo se conoce como “acción de arco”, y numéricamente se representa por el segundo término del segundo miembro de la ecuación (6.12), es decir:

V

=

T

d

(

jd

)

dx

= C

d

(

jd

)

dx

(6.14)

donde la fuerza interna de tracción T se ha reemplazado por la fuerza interna de compresión C para enfatizar que es la componente vertical de C, con pendiente constante, la que equilibra el cortante externo.

En una viga normal de hormigón armado debido a fenómenos como deslizamiento, fisuraciones y otras causas, la fuerza de adherencia q requerida para tener acción de viga perfecta no es posible que se desarrolle en forma completa, por lo que ambos mecanismos, tal cual se expresaron en la ecuación (6.12) ofrecerán una resistencia combinada contra las fuerzas de corte. La extensión en que cada mecanismo contribuya a la resistencia al corte para los diferentes niveles de acción externa dependerá de la compatibilidad de deformaciones asociada a cada uno de esos mecanismos.

6.5.3.1 ACCIONES DE VIGA EN EL TRAMO DE CORTE.

Las fisuras provocadas por la carga en la viga dividen la zona de tracción en un número de bloques, ver Fig.6.19a. Se puede considerar que cada uno de estos bloques actúa como ménsulas empotradas en la zona de compresión del hormigón. Se aclaró antes que para que se produzca el comportamiento de viga perfecta la fuerza de adherencia q debe ser resistida en forma efectiva. A continuación, ver Fig. 6.22, se analizan las acciones a que los bloques se ven sometidos.

23

23 Fig. 6.22 Acciones que actúan sobre un bloque de hormigón empotrado en zona de compresión

Fig. 6.22 Acciones que actúan sobre un bloque de hormigón empotrado en zona de compresión y en voladizo, en el tramo de corte de la viga.

1. Incremento de fuerzas de tracción en la armadura de flexión entre las

fisuras adyacentes, que produce una fuerza de adherencia

2. Si se produce desplazamiento de corte en ambas caras de la fisura, se

a través de la interacción

de las partículas de los agregados.

3. Los mismos desplazamientos pueden inducir fuerzas de pasador V d1 y V d2

a través de la armadura de flexión.

4. En la zona de bloque empotrado se inducen fuerzas axiales P, de corte

transversal V h y Momento M c para equilibrar las fuerzas antes mencionadas.

Se ha ya mencionado que las fuerzas de corte se originan por la variación de la fuerza de tracción en la barra de acero. Esta fuerza t es la que, en el modelo planteado, provoca la flexión de los bloques. Los mecanismos postulados son tres entonces: empotramiento de bloque, acción de dovela e interacción de agregados. Hay trabajos de investigación, como el que trata la ref.[10], en los que se ha analizado cada uno de los mecanismos de resistencia para establecer cuándo y cómo son movilizados cada uno de ellos, la posibilidad de contemporaneidad de acción y los porcentajes en que cada uno contribuye en la resistencia al corte.

pueden generar en las mismas tensiones de corte

T = T

1

T

2

.

v

a1

y

v

a2

24

24 Fig. 6.23 Ensayos de dovela. (a) configuración de ensayos. (b) Resultados típicos para caso de

Fig. 6.23 Ensayos de dovela.

(a)

configuración de ensayos.

(b)

Resultados típicos para caso de dovelas cortas.

(c)

Resultados típicos para dovelas largas.

La ref. [9] indica que en vigas de hormigón armado de dimensiones normales como máximo el 20 % de la fuerza de adherencia puede ser resistida por la acción de flexión y corte generados en el empotramiento de los bloques.

Cuando se producen desplazamientos de corte a lo largo de las fisuras inclinadas, una cierta cantidad del corte es transferida por medios de acción de “pasador” o dovela de la armadura de flexión. Donde las barras se apoyen en el recubrimiento de hormigón este mecanismo va a depender de la resistencia a tracción del hormigón. Una vez que se produzca la fisura de separación o de desgarramiento, la rigidez, y por ende la efectividad de la acción de dovela se reduce drásticamente. La fisuración alrededor de la barra compromete además la resistencia de adherencia entre acero y hormigón. La resistencia a desgarramiento del hormigón a su vez dependerá del área efectiva de hormigón entre las barras de acero de la capa a través de la cual debe resistirse la tracción. Los estudios llevados a cabo en ref. [10], algunos de cuyos resultados se muestran en la Fig. 6.23, muestran además que en este mecanismo tienen influencia:

25

(i)

Resistencia a tracción del hormigón.

(ii)

Ancho del hormigón al nivel donde se debe resistir la fuerza de apoyo de

las barras.

(iii)

Longitud de la barra dentro del hormigón.

(iv)

La posición

relativa

de

la

barra al momento del llenado de la viga

(superior o inferior)

(v)

Número, diámetro y arreglo de las barras en la viga.

(vi)

Propiedades de adherencia de la armadura.

(vii)

Espesor de recubrimiento de hormigón.

(viii)

Nivel de deformación de corte a nivel de la armadura.

(ix)

Intensidad de la tracción del acero.

armadura. (ix) Intensidad de la tracción del acero. Fig. 6.24 Tipología de ensayos propuestos para observar

Fig. 6.24 Tipología de ensayos propuestos para observar los efectos del mecanismo de dovela o pasador.

La Fig. 6.24 muestra algunos de los esquemas postulados en la investigación, con perfiles de desplazamientos y distribución de presiones de las barras sobre el hormigón, y diferentes posiciones de las barras y largo de las mismas. El lector puede remitirse a dicha referencia para profundizar en la investigación. En la misma se menciona que en los estudios analíticos de este mecanismo se ha aplicado el concepto de los resortes de Winkler para simular el pasador de acero como una viga apoyando sobre una fundación elástica discontinua.

La misma referencia indica que la acción de pasador o dovela no contribuye en más del 25 % del total de la resistencia de los bloques al corte. Sin embargo, este mecanismo de resistencia se mejora notablemente cuando se utilizan estribos ya que entonces las barras se pueden apoyar en forma más efectiva si los mismos están correctamente atados y en contacto con las barras. Cuando el desplazamiento de corte es suficientemente grande y las barras de flexión están firmemente soportadas por los estribos, se puede desarrollar un mecanismo conocido como “kinking” o quiebre de las barras. Este mecanismo es relevante dentro de zonas de rótulas plásticas en la que se ha producido la fluencia de las barras de flexión o a lo

26

largo de juntas donde se pueda producir deslizamiento (el caso de juntas de construcción de los muros de hormigón armado es un caso típico). La Fig. 6.25 muestra los mecanismos posibles de dovela y su cuantificación.

los mecanismos posibles de dovela y su cuantificación. Fig. 6.25 Los mecanismos de dovela a través

Fig. 6.25 Los mecanismos de dovela a través de la interfase de corte.

Cuando las dos caras de una fisura de flexión con ancho moderado sufren un desplazamiento de corte relativo entre ambas, un número de partículas que emergen de las fisuras van a permitir que se transmitan fuerzas de corte. Entre las muchas variables que influyen en este mecanismo se encuentran el ancho y rugosidad de la fisura, la magnitud de desplazamiento y la resistencia del hormigón. Cuando se llevaron a cabo las investigaciones fue una sorpresa para los autores, ref.[10], que una gran parte de la fuerza de corte podía ser transmitida a través de este mecanismo. En definitiva, la ref.[9] indica que entre un 50 a 70 % de la fuerza de corte inducida por la adherencia puede ser resistida por la fricción de los agregados emergentes de las fisuras. La misma referencia presenta además resultados de las investigaciones de Leonhardt y Walter, que se muestran en la Fig. 6.26.

Las máximas capacidades de los tres mecanismos, empotramiento de bloque, dovela y fricción en grieta, no necesariamente son contemporáneas cuando la falla de la pieza es inminente. Cuando la fisura diagonal avanza hacia la zona de compresión, el grado de fijación y rigidez de esta unión disminuye drásticamente. Esto resulta en grandes rotaciones, en particular en el extremo libre, lo que implica que la resistencia de pasador es consumida. Fisuras por acción de dovela y densa fisuración cerca de las armaduras, lo cual es muy visible en el espécimen 8/1 de Fig. 6.26 afectan la eficacia la interacción de agregados que en este estado están soportando la mayor parte del esfuerzo de corte. Con aumento de deformación, las fisuras se propagan y se llega al una falla conocida como de tracción diagonal, que es muy repentina. Las vigas 7/1 y 8/1 de Fig. 6.26 son buenos ejemplos de falla de acción de viga en el tramo de corte. Una vez que se agotan los mecanismos de dovela y fricción en las fisuras, la zona de compresión de la viga es generalmente incapaz de soportar el corte y la compresión que resulta de la flexión, por lo cual la viga falla en forma completa.

27

27 Fig. 6.26 Configuración de fisuras en vigas ensayadas por Leonhardt y Walther. 6.5.3.2 ACCIÓN DE
27 Fig. 6.26 Configuración de fisuras en vigas ensayadas por Leonhardt y Walther. 6.5.3.2 ACCIÓN DE

Fig. 6.26 Configuración de fisuras en vigas ensayadas por Leonhardt y Walther.

6.5.3.2 ACCIÓN DE ARCO EN EL TRAMO DE CORTE.

El segundo término de la ecuación (6.12) implica que parte del corte puede ser soportado por la inclinación del bloque diagonal comprimido en la viga, tal cual se muestra en la Fig. 6.27. Por supuesto que en estas circunstancias las hipótesis de Navier-Bernoulli de secciones planas antes de la flexión permanecen planas después de la flexión no son de aplicación. La acción de arco demanda una reacción horizontal importante en el apoyo, la cual en vigas simplemente apoyadas es suministrada por la armadura de flexión. Esto impone importantes demandas en los anclajes, y es la mayor causa de fallas tipo arco. En la figura se ha supuesto anclaje completo, lo que se puede lograr si en el extremo se coloca, por ejemplo, una placa de anclaje. En ese caso se puede desarrollar en la armadura inferior una fuerza de tracción constante. La zona sombreada indica la parte comprimida, fuera de la cual hay tracción, por lo que se desarrollan fisuras.

Se remite al lector a ref.[9] y [10] para más detalles de este tipo de mecanismo. Los puntos importantes a mencionar son:

28

28 Fig. 6.27 Acción de arco en una viga ideal. Distribución del deslizamiento de la barra

Fig. 6.27 Acción de arco en una viga ideal. Distribución del deslizamiento de la barra a lo largo del tramo de corte.

(i) El mecanismo sólo es posible a expensas del deslizamiento de la barra de

acero, es decir cuando la adherencia no funciona.

(ii) La resistencia disponible por arco depende de si la diagonal de compresión

puede realmente ser acomodada en el tramo de corte. Esto depende de la relación a / d , es decir:

a =

d

Va

M

Vd

Vd

=

(6.15)

de la relación de Momento y Corte.

(iii) La acción de arco en vigas sin estribos sólo puede ocurrir si la carga es

aplicada en la zona de compresión de la viga.

(iv) La acción de arco es el modo dominante de resistencia al corte en vigas de

gran altura cargadas en la zona de compresión.

La ref.[10] indica que el mecanismo de arco sólo puede tener significación importante después que se ha degradado apreciablemente o agotado el mecanismo de viga, por lo cual ambas contribuciones no pueden ser aditivas en forma completa para el estado límite último.

En la próxima sección se ampliarán los comentarios sobre los tipos de falla por acción de arco en función de las relaciones a / d .

6.5.4. MECANISMO DE FALLAS DE CORTE.

La mayoría de los autores coinciden en clasificar los tipos de fallas de corte para vigas simplemente apoyadas, sometidas a cargas puntuales del tipo descriptas, y sin armadura de corte, en aproximadamente tres grupos en función de la relación a / d . Lo que puede variar un poco entre los autores (ver por ejemplo ref.[11] vs. [7]) es el rango de valores de la relación tramo de corte vs. altura útil colocados como umbrales de cada caso, pero no en lo substancial.

En la Fig. 6.28, de ref.[7], se pueden sintetizar los conceptos que siguen, y donde además se han graficado los momentos y cortes últimos o de falla para las 10 vigas de la Fig. 6.26 de ensayos de Leonhardt y Walter. Estas vigas no poseían

29

estribos y las características de los materiales eran casi idénticas. La cuantía longitudinal de acero era del 2 %.

idénticas. La cuantía longitudinal de acero era del 2 %. Fig. 6.28 Momentos y cortes en

Fig. 6.28 Momentos y cortes en el momento de la falla vs. la relación tramo de corte sobre altura útil.

A continuación, como no se tiene la publicación original, se harán ciertas suposiciones para tratar de justificar los valores de capacidad a flexión y a corte por acción de viga indicados en la figura. Tomando una tensión de fluencia de f y = 420 MPa, la capacidad a flexión se puede determinar aproximadamente como:

M

u

=

f

y

A d

s

=

420

N/mm

2

x

0 02

.

x

190

mm x

270

mm x

270

mm

=

116

x

10

6

Nmm

=

116

KNm

que es casi igual a lo que se designa como Resistencia Teórica a Flexión de la sección M u en la Fig. 6.28(b).

Además, en la Fig. 6.28(a) se muestra en línea de trazos la capacidad al corte que se corresponde con la acción de viga, y que se señala como cercana a 55 KN. Note que el admitir esta capacidad implica suponer una tensión de corte que suministra el hormigón cercana a 1 MPa, por lo que:

V

c

107

.

N/mm

2

x

190

mm x

270

mm

55000

N

=

55

KN

Note además, que de acuerdo a:

V = jd

dT

dx

=

qjd

(6.13)

para jd = 270 mm, sería q= 203 N/mm como flujo de corte constante bajo el eje neutro. Como w = 0.02, para la sección corresponderían aproximadamente a 2 barras de diámetro 25 mm por lo que la tensión de adherencia u, ver ecuación (8.1) de capítulo 8, sería:

30

y que suponiendo c = 21 MPa, correspondería a

8.2.1(iv) de capítulo 8.

u

1.3

´ f c
´
f
c

, ver además sección

de capítulo 8. u 1.3 ´ f c , ver además sección Fig. 6.29 Fisura de

Fig. 6.29 Fisura de corte por flexión. Falla por tracción diagonal.

En definitiva, la ref.[7] habla de los siguientes tipos de fallas de corte:

Tipo I. Cuando 3 < a / d < 7 , falla del mecanismo de viga para una carga que se corresponde con o está un poco por encima de la carga que provoca la fisura diagonal. Este tipo de falla se esquematiza en la Fig. 6.29, donde para su autor, ref.[11] los límites son 2.5 y 6 respectivamente. Cuando V se incrementa, la falla de flexión a-b cerca del apoyo se propaga hacia el punto de carga, por que gradualmente se va inclinando y se designa como fisura de corte por flexión. Finalmente la fisura se propaga, digamos hasta e, resultando en el colapso de la viga por separación de la misma en dos partes. Se conoce como falla por tracción diagonal.

Tipo II. Cuando 2 < a / d < 3 , con aumento de carga la falla diagonal tiende a interrumpirse a cierta altura del alma, digamos j, y comienzan a desarrollarse una serie de fisuras variables en el hormigón que rodea las armaduras longitudinales. Cuando V se incrementa aún más, la falla diagonal aumenta su ancho y se propaga en el mismo nivel de la armadura, digamos fisura g-h en la figura. Los incrementos de corte presionan hacia abajo las barras de acero y causan la destrucción de la adherencia con el hormigón, lo cual generalmente lleva a una separación de ambos materiales a los largo de g-h. Si el acero no está bien anclado en su extremo, dicha separación lleva al colapso. Si el anclaje es bueno, la viga se comporta como arco de dos articulaciones, hasta que el anclaje falla y ocurre el colapso. Se suele llamar falla de tracción por flexión (shear-tension failure) o falla de adherencia por corte (shear-bond failure). En este caso la carga última comienza a ser superior a la carga que provocó la primer fisura diagonal. Es típica falla del tipo de arco.

Tipo III. Cuando a / d < 2.5 , o para referencia [11], cuando se está en el rango entre 1.0 y 2.5, como indica la Fig. 6.30, la fisura diagonal frecuentemente se forma independiente de las fisuras de flexión, y permanece estable después del desarrollo de las mismas. Con el incremento de V la fisura diagonal penetra en la zona de compresión, cerca la zona de aplicación de la carga, y eventualmente se produce la falla por desintegración del hormigón, que suele ser explosiva. Se conoce como falla de compresión por corte, es decir es claramente falla por acción de arco, con carga bastante superior a la que provocó las fisuras diagonales.

31

31 Fig. 6.30. Falla de compresión por corte. Mecanismo de arco . La ref.[11] indica que

Fig. 6.30. Falla de compresión por corte. Mecanismo de arco.

La ref.[11] indica que para valores a / d < 1, el comportamiento se asemeja al de vigas de gran altura. La fisura diagonal se forma prácticamente a lo largo de la línea que une los puntos de apoyo y de aplicación de cargas. La Fig. 6.31 muestra este caso, y la falla es típica de un bloque de hormigón comprimido, es decir falla de separación en fibras de hormigón por efecto de Poisson como se produce en un ensayo a compresión simple. En estos casos la carga de falla exceda en varias veces la que corresponde a cualquier fisura diagonal.

varias veces la que corresponde a cualquier fisura diagonal. Fig. 6.31 Falla por diagonal comprimida. no

Fig. 6.31 Falla por diagonal comprimida.

no es posible alcanzar la

capacidad a flexión de la pieza. Es decir que la carga de falla está controlada por el corte.

En la figura además, las líneas de trazos muestran las capacidades de corte y flexión asociadas a la acción de viga. Partiendo de los 55 KN de capacidad de corte por acción de viga, ver Fig. 6.28a, es claro que el momento resistente asociado a ese mecanismo va a crecer en forma lineal con el incremento de a , es decir:

En

la

Fig.

6.28 se ve que cuando

1.5 < a / d < 7

M = Va = V .d.(a / d )

Además, se ve que al comparar con los valores observados en los ensayos, cuando 3 < a / d < 7 la acción de viga es la que controla el comportamiento de la pieza. Se observa que los valores experimentales en ese rango se aproximan a los teóricos.

Cuando a / d < 7 la capacidad al corte excede la que se induciría a partir de la capacidad a flexión, por lo que entones es la flexión la que controla la resistencia de la viga. Note que el corte teórico V u derivado de la capacidad teórica M u , se deriva a

partir de V

u

=

(M

u

/ d ) /(a / d )

y que es la curva continua dibujada en la Fig. 6.28a.

La Fig. 6.32 muestra la influencia del contenido de acero longitudinal. Si éste aumenta, las fisuras por flexión para una carga dada serán más pequeñas y esto va

32

a permitir que la acción de fricción entre agregados y de dovelas soporten mayores cargas. Esto se ha observado a través de experimentos.

6.5.5 DISEÑO

CONSIDERACIONES DE LAS NORMAS.

AL

CORTE

EN

VIGAS

SIN

ARMADURA

DE

ALMA.

De las secciones anteriores se desprende que para evaluar la contribución de la resistencia al corte suministrada por el hormigón en elementos sin armadura de alma de deberían considerar los siguientes factores:

(i)

(ii)

resistencia a tracción del hormigón, a partir del factor

cuantía de armadura longitudinal en tracción

=

w

fisuración, y

(iii) la relación a / d = M /Vd .

´ f c A / b s
´
f
c
A
/
b
s

w

d

que controla la

En la expresión de la cuantía se reemplaza b por b w simplemente para tener en cuenta que en vigas T se toma el ancho del alma, y que en vigas de ancho de alma variable se toma el valor promedio, a no ser que el ancho mínimo esté en compresión en cuyo caso se toma el ancho mínimo. Hay que recordar que en vigas

T con ala traccionada la cuantía mínima longitudinal de acero se fija en función del

doble de ancho de alma (2b w ) o del ancho del ala b (ver CIRSOC 201 sección

10.5.2).

En general, para evaluar la contribución del hormigón al corte, que se designa con V c , las normas dan una expresión simple y una alternativa que implica un análisis más detallado con una expresión más compleja. Además, se debe distinguir entre la presencia o no de carga axial. Por otro lado, como se verá, hay dos aspectos más a tener en cuenta que son por un lado si el diseño al corte corresponde a zona de rótula plástica, y por otro si el miembro es prismático o de altura variable. Estas variaciones se analizan más adelante.

Código ACI-318 y CIRSOC 201-2003.

A) En elementos donde sólo existe flexión y corte, en sección 11.3.1, dice:

1. expresión simple:

2. expresión más sofisticada:

V

c

=

(0.143

´ Vc = 0.167 f b d c w V d ´ u f +
´
Vc
= 0.167
f
b
d
c
w
V d
´
u
f
+ 17.14
)
c
w
M
u

b

w

d

0.30

´ f c
´
f
c

b

w

d

(6.16)

(6.17)

donde la relación

mayorado que actúa simultáneamente con V u , en la sección considerada. Esta limitación, según los comentarios del CIRSOC, es para limitar la contribución del hormigón cerca de los puntos de inflexión. La misma norma, al igual que ref.[7], indican que lo más conveniente a los efectos del diseño es suponer que la

V d / M se debe adoptar siempre 1.0 , siendo M u el momento

u

u

33

contribución del segundo término es

ecuación (6.16) más simple y conservadora. Una razón es por simplicidad (note que V u , M u y w pueden ir cambiando sección a sección), la otra porque para diseño al corte siempre es conveniente ser conservador y por último porque según la ref.[7] esa contribución adicional no siempre está totalmente garantizada.

f con lo cual se llega a la

=está totalmente garantizada. f con lo cual se llega a la ´ c 1/ 42 0.023

´ c
´
c

1/ 42

0.023

f con lo cual se llega a la = ´ c 1/ 42 0.023 Fig. 6.32

Fig. 6.32. Comparación de ecuaciones 6.16 y 6.17 con los resultados experimentales.

La Fig. 6.32 muestra una comparación entre las ecuaciones (6.16), (6.17) con resultados experimentales. En la misma las ecuaciones están expresadas en unidades de libras y pulgadas. En las ordenadas de la derecha se han incorporado los valores con unidades en MPa.

Código NZS3101:Part2:1995 (ref.[9]).

En elementos donde sólo existe flexión y corte, en la sección 9.3.2.1, establece que:

v

c

=

(0.07

+

10

w

´ ) f c
´
)
f
c

0.20

´ f c
´
f
c

(6.18)

valor que no necesita ser menor de

contribución del hormigón al corte en términos de tensión de corte.

Las diferencias con el ACI-318 son varias, algunas muy importantes y otras de forma. Algunas se analizan a continuación:

, y donde v c = V c /b w d , representa la v c = V c /b w d, representa la

0.08

(i) El límite en la contribución de v c es un 50 % menor (0.20 vs. 0.30) en el

NZS:3101. Se ve que para cuantías superiores a 1.3 % se debe aplicar el límite

máximo.

(ii) Para cuantías longitudinales de tracción menores del 1% aparece como

más conservadora la expresión del NZS. En sus comentarios, esta norma aclara que

esta diferencia con el ACI-318 ha sido demostrada por ensayos y por estudios

34

analíticos (la misma norma indica las referencias). Esto ha sido reconocido además por las normas de Australia, Gran Bretaña y el Comité Europeo del Hormigón.

(iii) Como la cuantía mínima por flexión, para el acero ADN-420, es 1.4/f y =

. Es decir que para

armadura mínima el ACI adopta como contribución del hormigón un valor un 65 % mayor que el NZS.

(iv) El NZS no incluye, por simplicidad según sus comentarios, la incidencia de la

relación corte/momento. Rara vez esto es usado en la práctica.

(v) La norma de NZS prefiere expresarse en términos de tensión en vez de

fuerzas, como lo hace el ACI.

Es importante destacar nuevamente, que el reglamento de hormigón armado NZS:3101 ha tenido como base el ACI-318, pero en muchos aspectos ha sido modificado en función del avance del estado del arte. Dado que Nueva Zelanda es un país pequeño los cambios necesarios en las normas son más rápidamente implementados en dicho país que en EEUU. Para muchos autores, el NZS:3101 es más racional y un paso más adelante que el ACI-318.

A los efectos de utilizar la ecuación (6.18), el diseñador debe primero determinar la armadura necesaria por flexión, y tener en cuenta al aplicar la expresión las posibles interrupciones de las armaduras longitudinales. En la determinación de la cuantía se toma el ancho del alma de la viga (aunque el autor considera que se incluye toda la armadura en tracción, dentro y fuera del alma) y se puede incluir tanto las barras convencionales como las de precompresión si hubiera. Sin embargo, sólo aquellas barras que posean una longitud completa de desarrollo más allá de la sección en estudio pueden ser incorporadas en la ecuación.

0.0033, resulta que prácticamente el valor mínimo es

´ f c
´
f
c

0.10

6.6 MECANISMO DE RESISTENCIA AL CORTE EN VIGAS DE HORMIGÓN ARMADO CON ARMADURA DE ALMA.

6.6.1 NECESIDAD Y FORMAS DE LA ARMADURA DE CORTE.

Salvo pocos casos, como en losas y bases de fundaciones bajo ciertas condiciones, en los elementos estructurales de hormigón armado se debe disponer al menos de una armadura mínima a corte.

Por razones de economía y de forma de falla, se ha ya explicado que en el diseño se impone por lo general que la viga sea capaz de desarrollar la máxima capacidad a flexión antes de que ocurra la falla por corte. En la falla por flexión se logra, a través de las deformaciones de tracción de las armaduras, una respuesta dúctil, que incluye en el estado límite último una importante fisuración. Sin embargo, la falla final no es repentina ni explosiva como lo sería si fuera el esfuerzo de corte el que controla la carga última.

Para evitar las fallas frágiles por corte se debe, tal cual se explicó antes, colocar suficiente cantidad de armadura en el alma, generalmente en forma de estribos. Estos son en la mayoría de los casos dispuestos en forma vertical (es decir en un plano perpendicular al eje de la viga), a distancias que surgen del diseño. Se usan diámetros generalmente pequeños (en nuestro medio 4.2mm, 6mm, 8mm, 10mm y raras veces 12mm) con respecto al diámetro de las barras longitudinales, y con formas como las que se muestra en la Fig. 6.33. Para un trabajo efectivo, los

35

estribos se deben ajustar y atar contra las barras longitudinales. Dada su corta longitud los estribos requieren generalmente de un anclaje con gancho a 135 o como se verá en el capítulo 8. La prolongación del gancho debe ser del orden de 10 veces el diámetro del estribo (y no como se dibuja en la Fig. 6.33.b).

del estribo (y no como se dibuja en la Fig. 6.33.b). Fig. 6.33. Distintos tipos de

Fig. 6.33. Distintos tipos de refuerzo en el alma de vigas para absorber corte.

Como alternativa, el refuerzo cortante podría ser proporcionado por el doblado hacia arriba de una fracción del acero longitudinal, en la medida en que éste no sea necesario para flexión. En vigas continuas, este refuerzo además se utiliza para absorber parte de los momentos negativos. Sin embargo, por razones constructivas, y porque en particular en zonas sísmicas el esfuerzo de corte tiene signo alternativo, se prefiere el uso de estribos.

6.6.2 EFECTO DE LA ARMADURA DE ALMA.

La incorporación de armadura de alma, tales como estribos, no cambia en forma substancial los mecanismos de resistencia antes descriptos. Como se grafica en la Fig. 6.34, los bloques de hormigón entre fisuras, que son los elementos principales del mecanismo de viga, ahora van a actuar como bloques sostenidos o “cosidos” por los estribos. Adicionalmente a la fuerza de adherencia T que se resiste por la combinación de fricción de agregados, acción de dovela y acción de flexión del bloque (o corte en la zona de compresión por flexión), es posible resistir una fuerza

de adherencia

de reticulado. En este caso, los bloques de hormigón trabajan como elementos

T que se atribuye a lo que tradicionalmente se conoce como acción

´

diagonalmente comprimidos, lo cual se esquematiza en la figura.

36

36 Fig. 6.34 . Bloques empotrados de hormigón actuando como bielas de compresión Si bien las

Fig. 6.34. Bloques empotrados de hormigón actuando como bielas de compresión

Si bien las normas no incluyen en sus ecuaciones distinción alguna de la diferencia en la contribución del hormigón al corte con relación a la presencia o no de estribos, es claro que los mismos van a mejorar el mecanismo antes descrito en los siguientes aspectos:

(i) Mejoran la contribución de la acción de pasador o dovela, ya que la barra

longitudinal va a estar soportada por un estribo que atraviese la fisura.

(ii) Aumenta la contribución de la fricción entre agregados al limitar la apertura

de las fisuras diagonales.

(iii) Cuando los estribos están suficientemente cerca proveen confinamiento al

hormigón lo cual se traduce en mayor resistencia a la compresión, particularmente

en zonas donde prevalece la acción de arco.

(iv) Por estar sujetos y amarrando a la armadura longitudinal, proveen de alguna

medida restricción contra el fracturamiento o desgarramiento del hormigón a lo largo del refuerzo.

En definitiva se puede concluir que los estribos por un lado preservan la integridad del mecanismo de viga para la transferencia del corte, es decir componente V c , y a la vez permiten una resistencia adicional V s por movilización del mecanismo de reticulado.

6.6.3 EL MECANISMO DE RETICULADO.

Es ya un antiguo y vigente concepto postulado por Mörsh en 1908 la analogía entre la resistencia al corte de un reticulado de cordones paralelos y una viga de hormigón armado con armadura de alma. Este modelo de análisis que el alma del reticulado equivalente consiste de estribos actuando como elementos en tracción y bloques o bielas de hormigón paralelas a las fisuras diagonales trabajando en compresión. Generalmente se suponen las mismas inclinadas a 45 o con respecto al eje de la viga. La zona de hormigón comprimida por flexión y la armadura longitudinal de tracción por flexión forman los cordones superior e inferior respectivamente de este reticulado de uniones supuestamente articuladas. Las fuerzas internas del reticulado pueden determinarse por consideraciones de equilibrio. El comportamiento del reticulado es similar al previamente definido como “acción de viga perfecta” en el sentido en que éste puede soportar fuerzas discretas

de adherencia

T que se inducen en las supuestas articulaciones a lo largo de la

armadura de flexión, y resistiendo así momentos variables (que es la causa del corte) con un brazo de palanca interno constante.

´

37

No existe total compatibilidad de deformaciones entre las acciones de viga o de arco y de mecanismo de reticulado. Sin embargo, la misma es tradicionalmente ignorada pues disminuye progresivamente cuando se alcanza el estado último de resistencia.

cuando se alcanza el estado último de resistencia. Fig. 6.35 . Analogía del reticulado. Fuerzas internas.

Fig. 6.35. Analogía del reticulado. Fuerzas internas. Equilibrio.

La Fig. 6.35 muestra un caso general de mecanismo de reticulado en el que los estribos del alma se han dispuestos con un cierto ángulo con respecto al eje de la viga. No es lo más común pero generaliza el problema. Las bielas comprimidas de hormigón, que resisten una fuerza C d , se suponen inclinadas un ángulo con la horizontal. A partir de consideraciones de equilibrio del polígono de fuerzas que se analiza para el nudo X, es claro que:

V

s

=

C sen

d

=

T sen

s

(6.19)

donde T s es la resultante de todas las fuerzas inducidas en las ramas de estribos que cruzan la fisura diagonal. La fuerza de acero del alma por unidad de longitud de la viga es entonces T s /s, siendo s la separación entre estribos y que por relación geométrica se puede expresar como:

s

= jd (cot

+ cot

)

(6.20)

Por combinación de ambas ecuaciones, la fuerza en el estribo por unidad de longitud es:

T s

s

=

V

s

jd sen

.

(cot

+

cot

)

=

A

v

f

s

s

(6.21)

donde A v es el área de la armadura de alma colocada a una distancia s a lo largo de la viga y f s es la tensión a la que trabajan los estribos.

A los efectos del diseño, se trabaja con una capacidad nominal al corte, v n , que es suministrada por la combinación de mecanismos del alma de hormigón (de viga o de arco) sin estribos, v c , y del mecanismo de reticulado v s , es decir:

donde:

v

n

= v

c

+ v

s

(6.22)

38

v

s =

b

V s

w jd

s = b V s w jd b V w s d

b

V

w

s

d

(6.23)

Combinando las ecuaciones anteriores, se puede obtener el área de acero necesaria cuando el estribo se hace trabajar, para el estado último, a tensión de fluencia, f s = f y , es decir:

(6.24)

v

s

sb

w

A

v

=

sen (cot

+ cot

)

f

y

La fuerza diagonal de compresión C d se supone que genera tensiones uniformes en las bielas comprimidas del reticulado. Dichas bielas tienen un ancho efectivo dado por:

 

´

s

.

= s sen

= jd sen

.

(cot

+

cot

)

(6.25)

En

consecuencia,

las

tensiones

en

la

diagonal

comprimida

debidas

al

mecanismo de reticulado se pueden aproximar a:

f

cd

=

C

d V

s

=

b

w

s

´

b

w

jd sen

.

2

(cot

+

cot

)

=

 

v

s

 

2

(cot

 

cot

)

sen

 

+

(6.26)

Para los casos más comunes de configuración de estribos, y suponiendo fisuras diagonales a 45 o y 30 o , las ecuaciones (6.24) y (6.26) se simplifican como sigue:

1. Estribos Verticales, =90 o

a. Compresión diagonales con =45 o

A

v

= v

f

cd

sb

w

s

f

y

= 2v

s

b. Compresión diagonales con =30 o

A

v

= 0.58v

s

sb

w

f

y

f

cd

= 2.31v

s

1. Estribos Verticales, <90 o

a. Compresión diagonales con =45 o

A

v

=

v s

sb w

(

sen

+ cos

)

f

y

(6.27a)

(6.28a)

(6.27b)

(6.28b)

(6.27c)

39

f

cd

=

2 v

s

1

+

cot

b. Compresión diagonales y estribos a 45 o

A

v

= 0.71v

s

f

cd

sb

w

f

y

= v

s

(6.28c)

(6.27b)

(6.28b)

La pendiente de las diagonales comprimidas ha sido tradicionalmente supuesta a 45 o con respecto al eje de la viga.

De la ecuación (6.27) es evidente que las demandas en el acero del alma se reducen a medida que las compresiones diagonales son menores de 45 o (ver también el polígono de la Fig. 6.35) porque son más los estribos involucrados a través de una fisura de menor pendiente. Este es el caso que en general se presenta, por lo que la suposición en diseño de diagonal a 45 o es conservativa. En contraposición, en la vecindad de puntos de aplicación de cargas, las bielas comprimidas son de mayor pendiente. Si embargo, en esas áreas la acción local de arco aumenta la capacidad de los otros mecanismos de corte. La Fig. 6.36 muestra las posibles configuraciones de pendientes de las fisuras diagonales, para dos niveles de carga, cuando las tensiones de corte alcanzan 3 MPa y 10 MPa.

cuando las tensiones de corte alcanzan 3 MPa y 10 MPa . Fig. 6.36. Configuración de

Fig. 6.36. Configuración de fisuras en las vigas.

Cuando las diagonales de compresión tienen menor ángulo y los estribos tienden a ser verticales, ver ecuación (6.28b), las compresiones diagonales aumentan. Esto implica que el contenido de acero del alma no puede crecer en forma indefinida, pues se podría producir una falla frágil, explosiva por desintegración del hormigón del alma en compresión. Cuando se evalúa la resistencia a compresión del alma de las vigas, es necesario considerar los siguientes factores adicionales:

(i) Las diagonales comprimidas también están sometidas a momentos por la acción de viga, ver Fig. 6.37. Además, la suposición de bielas articuladas es una simplificación, pues en la realidad existen momentos secundarios porque las conexiones no son libres de rotar.

40

40 Fig. 6.37. Esquema de distribución de tensiones en los bloques de hormigón comprimidos, según Paulay

Fig. 6.37. Esquema de distribución de tensiones en los bloques de hormigón comprimidos, según Paulay et. al.

(ii) Como los estribos que pasan a través de los bloques inducen tracción a las diagonales por medio de tensiones de adherencia, lo que realmente ocurre al menos es un estado biaxial de deformaciones. Se sabe que la capacidad del hormigón se reduce drásticamente cuando se imponen simultáneamente deformaciones transversales de tracción. Ver Fig. 6.56.

(iii) Las fuerzas de compresión se suponen introducidas en el modelo a través de las uniones, y dichas fuerzas distan mucho de estar distribuidas en forma uniforme en el espesor del alma. Es muy posible la presencia de excentricidades y de tensiones de tracción transversal.

inclinadas a ángulos

considerablemente menores de 45 o con la horizontal, lo que resultará en un incremento significativo de las tensiones diagonales de compresión. Ver Fig. 6.36.

Estas observaciones apuntan a la necesidad de limitar las tensiones diagonales del hormigón bien por debajo de la resistencia del mismo a compresión. Por ello, el proyecto CIRSOC 201-2002, en su sección 11.5.6.9 limita la contribución de la armadura de alma al corte de la siguiente manera:

(iv) Algunas

de

las

diagonales

pueden

estar

V

s

= 0.67

´ f c
´
f
c

b

w

d

(6.29)

Dado que la ecuación básica de diseño en términos de tensión es:

v

d

= v

n

v

u

(6.30)

siendo v d la resistencia de diseño suministrada y =0.75 el factor de reducción de capacidad al corte, combinando con la ecuación (6.17) resulta que:

v

u

v

n

0.85(0.30

+

0.67)

´ f c
´
f
c

=

0.8245

´ f c
´
f
c

(6.31a)

41

y esta es la primer verificación que debe hacer el diseñador una vez obtenida la demanda v u a partir del análisis estructural. Si esta condición no se cumple deberá, por ejemplo, modificar el ancho del alma.

Por su parte, el código NZS:3101, en su sección 9.3.1.8 limita la tensión nominal de corte v n tal que no supere los siguientes valores:

v

v

n

n

´ 0.20 f c ´ 1.10 f c
´
0.20 f
c
´
1.10
f
c

(6.31.b)

 

v

n

9

MPa

cual

en

forma

efectiva,

al

combinar

con

la

ecuación

v

s

0.90

´ f c
´
f
c

, y por similitud con la ecuación (6.31)

v

u

0.935

que

, es decir el NZS

permite que la tensión máxima de corte sea un 13 % mayor que lo que admite el

lo

(6.18),

´ f c
´
f
c

implica

ACI-318-2002.

De todas maneras, ambas normas, ACI-318 en sección 11.1.2 y NZS en

9.3.2.1(a), limitan el factor

a compresión que se puede considerar para calcular la resistencia al corte es

a 8.3 MPa, lo cual implica que la máxima resistencia

´ f c
´
f
c

´

f

c

70

MPa

.

6.6.4 CONSIDERACIONES RELATIVAS AL ROL Y DETALLE DE LOS ESTRIBOS.

Tal cual se expresó anteriormente, los estribos sólo pueden desarrollar su resistencia si son adecuadamente anclados. Se supone que un estribo puede ser atravesado por una fisura diagonal en cualquier punto de su longitud. Puesto que la grieta puede encontrarse cerca de la cara traccionada o comprimida, la rama del estribo deberá ser capaz de desarrollar su resistencia de fluencia a lo largo de toda su longitud. Por ello es importante que los mismos sean doblados alrededor de las barras longitudinales y se puedan extender más allá con una adecuada longitud de anclaje.

Los estribos, de acuerdo al modelo de reticulado no suponen que desarrollan adherencia entre los cordones del mismo, por lo que deben ser anclados convenientemente. Los códigos establecen ciertos requisitos para el caso, ver por ejemplo Fig. 8.69 de Capítulo 8. La Fig. 6.38 muestra diferentes formas de materializar los estribos, algunas no deseables y otras satisfactorias.

42

42 Fig. 6.38. Diferentes formas de estribos. (a) incorrecta. (b) insuficiente. (c) no conveniente. (d) aplicación

Fig. 6.38. Diferentes formas de estribos. (a) incorrecta. (b) insuficiente. (c) no conveniente. (d) aplicación limitada. (e) formas satisfactorias. (f) fabricados con mallas soldadas.

Podría pensarse que el extremo de un estribo que no se doble alrededor de las barras longitudinales en la forma que se indica en la Fig. 6.38.e, y se encuentra en la zona de compresión de la viga, puede estar bien anclado. Sin embargo, al aproximarse a la carga última, en particular cuando se han desarrollado fisuras diagonales, el eje neutro se mueve muy cerca de la cara comprimida. Además, el recubrimiento de la viga (o columna) puede saltar, dejando al estribo sin soporte, y por otro lado, ante acción sísmica el lado comprimido, por reversión, pasará a estar traccionado. En consecuencia, el detalle correcto (y que no es más caro) es doblar alrededor de la barra longitudinal, atar y dejar una longitud de anclaje después del gancho a 135 o entre 8 a 10 veces el diámetro del estribo.

a 135 o entre 8 a 10 veces el diámetro del estribo. Fig. 6.39. Posible falla

Fig. 6.39. Posible falla causada por longitud de anclaje insuficiente del estribo dentro del hormigón del núcleo de la sección transversal.

43

La Fig. 6.39 esquematiza la posible falla que puede ocurrir por un detalle no satisfactorio. La Fig. 6.40, de una obra construida en la ciudad de Mendoza, se observa en una viga encofrada y lista para ser llenada, la falta del correcto anclaje de los estribos. Otra razón muy fuerte para anclar en forma correcta el estribo es que una de las funciones fundamentales de los mismos es prevenir el pandeo de las barras longitudinales, al suministrarles apoyo efectivo a distancias prudenciales. Detalles como el de la Fig. 6.39 y 6.40 son incapaces de lograr dicho objetivo.

la Fig. 6.39 y 6.40 son incapaces de lograr dicho objetivo. Fig. 6.40 Mala ejecución de

Fig. 6.40 Mala ejecución de los estribos en una viga de un edificio de Mendoza.

Cuando es necesario transmitir grandes fuerzas de corte y el número de barras de flexión es mayor de dos, es aconsejable formar los “nudos” del reticulado en cada una de las barras longitudinales. Es conveniente entonces utilizar más de un estribo cerrado o bien estribos suplementarios. Esto va asegurar de que las fuerzas de adherencia se desarrollen en cada barra longitudinal. En la Fig. 6.41 se muestra el efecto para nada favorable de concentración de compresión diagonal en vigas anchas. En ausencia de las ramas verticales de los estribos, las barras del centro son incapaces o están limitadas para resistir y transmitir fuerzas verticales hacia el hormigón, por lo que son ineficientes para recibir fuerzas de adherencia. Se debe recordar además que la ventaja de que el estribo rodee la armadura de flexión es

44

para prevenir la apertura excesiva de fisuras que degraden el mecanismo de acción de viga que desarrollan los bloques de hormigón.

La Fig. 6.33 mostró una alternativa con barras dobladas para absorber corte. Extensos estudios llevados a cabo por Leonhardt y Walter, ver ref.[7], indicaron que dicha alternativa tiene generalmente comportamiento inferior al que pueden desarrollar estribos bien detallados. La misma referencia explicita las siguientes razones para evitar el uso de barras dobladas para resistir corte:

(i) Cuando están bastante espaciadas las barras dobladas pueden causar gran

concentración de tensiones en los dobleces. Esto puede conducir a fisuras de desgarramiento o separación, en particular cuando la configuración no es simétrica.

Ver Fig. 6.42.

(ii) Si las barras dobladas están poco separadas, para minimizar el efecto

anterior, generan discontinuidad marcada por privar la sección de muchas barras de flexión.

(iii) No suministran el confinamiento al hormigón en compresión que sí proveen

los estribos.

(iv)

Generalmente conducen a mayores anchos de fisuras.

(v)

Son más difíciles de configurar y manejar en la obra, por lo que generalmente

son más caras.

(vi) En zonas sísmicas, el esfuerzo de corte es alternativo en signo, por lo que

serían alternativamente ineficaces.

en signo, por lo que serían alternativamente ineficaces. Fig. 6.41 . Distribución no aconsejable de las

Fig. 6.41. Distribución no aconsejable de las diagonales comprimidas debido al uso de estribos muy anchos.

La Fig. 6.43 muestra los anchos de fisuras para varios estados de carga obtenidos en experimentos de Leonhardt y Walter en cuatro vigas de idénticas dimensiones y contenidos de armaduras. Es claro el efecto beneficioso de colocar estribos poco separados, particularmente si se colocan en forma diagonal. De todas maneras el colocar estribos inclinados no es práctico y por la razón (iv) anterior, tampoco serían efectivos para una dirección del sismo. Sólo suelen utilizarse en el caso de bases, vigas de fundación o tabiques donde no vaya a ocurrir inversión del signo de los esfuerzos. En tales casos, las secciones son diseñadas con anchos generosos como para sobrellevar niveles bajos de tensiones de corte.

45

45 Fig. 6.42 . Las barras dobladas no soportan en forma satisfactoria las fuerzas de compresión.

Fig. 6.42. Las barras dobladas no soportan en forma satisfactoria las fuerzas de compresión.

soportan en forma satisfactoria las fuerzas de compresión. Fig. 6.43. Efecto de diferentes configuraciones de

Fig. 6.43. Efecto de diferentes configuraciones de armaduras de alma en el ancho de las fisuras de corte.

Algunas escuelas de pensamiento mantienen la idea de que las tracciones diagonales deben ser resistidas por barras diagonales o por una malla ortogonal. Por tal razón, se ha sugerido a veces colocar barras horizontales dentro del alma para resistir corte. Los ensayos de Leonhardt indican que hasta cerca de la falla se pudo medir poca participación en las barras horizontales de vigas de dimensiones normales. Sin embargo, es claro que tienen un beneficio a la hora de controlar las fisuras, en particular en vigas de gran altura.

las fisuras, en particular en vigas de gran altura. Fig. 6.44 . Mecanismos de resistencia al

Fig. 6.44. Mecanismos de resistencia al corte en vigas de acople de tabiques.

Es de recordar que el rol primario de un estribo es transferir el corte transversal (es decir vertical en una viga, que será horizontal en una columna o tabique) a través de una potencial fisura diagonal. Las barras horizontales en el alma no pueden ser

46

muy efectivas para resistir fuerzas transversales verticales, más allá de controlar el ancho de fisuras y la acción de dovela. Se puede ver en la Fig. 6.44.(a) la menor efectividad de las barras horizontales. De todas maneras, cuando el corte es muy elevado, la misma Fig. 6.44(b) muestra que, de ocurrir una falla por deslizamiento, sólo barras diagonales pueden ser efectivas para tomar el corte, como se propone en Fig.6.44(c). Este puede ser el caso típico en vigas que acoplan tabiques y estén sometidos a cortes muy importantes. Este tema se desarrolla más adelante.

En el caso de que las cargas estén aplicadas muy cerca de los apoyos, induciendo una relación a / d pequeña, la acción de arco predomina como mecanismo de resistencia después de la formación de la fisura diagonal. En consecuencia, si se colocan barras horizontales sobre el tramo corte de corte, como muestra la Fig. 6.45, se mejoran las condiciones del hormigón que rodea la reacción (confinamiento) y se incrementa la fricción diagonal a lo largo de la potencia fisura diagonal entre los puntos de carga y reacción.

fisura diagonal entre los puntos de carga y reacción. Fig. 6.45. Detalles aconsejables para confinamiento en

Fig. 6.45. Detalles aconsejables para confinamiento en los apoyos ante proximidad de cargas concentradas para controlar fallas potenciales.

6.6.5. DISEÑO DE VIGAS AL CORTE CON ARMADURA DE ALMA.

6.6.5.1. Consideraciones generales.

Se ha demostrado que los mecanismos de resistencia al corte en vigas de hormigón sin armadura de alma, particularmente los asociados a la interacción entre agregados, funcionan en tanto y en cuanto el ancho de las fisuras no se vuelve excesiva. Por lo tanto, en presencia de armadura de alma la acción de viga resiste fuerzas de corte siempre que las deformaciones en la armadura de alma no sea grande, es decir, los estribos no entren en fluencia por tracción. Por ello es imprescindible el diseño por capacidad y poseer un buen margen de seguridad en el diseño al corte. Por lo tanto, antes de que se produzca el inicio de fluencia de los estribos es posible sumar las resistencias de los dos mecanismos, alma sin y con armadura, tal cual se expresó en la ecuación (6.22):

v

n

= v

c

+ v

s

Las ecuaciones (6.16) dadas por CIRSOC 201-2002 y ACI-318, y ecuación (5.18) según NZS:3101 establecen el límite de participación de v c . El resto del corte, v s , debe entonces ser asignado al mecanismo de reticulado, es decir:

47

v

s

= v

n

v

c

(6.32)

a partir de la cual se calcula la armadura necesaria de estribos por aplicación de la ecuación (6.27a):

A

v

= v

s

sb

w

f

y

A continuación se hace un resumen de los pasos a seguir, la forma de controlar cortes máximos y la manera de aplicar el coeficiente en el diseño.

6.6.5.2. Prescripciones de códigos. Vigas (No hay efecto axial).

Los pasos para un correcto diseño al corte de acuerdo al ACI-318 y CIRSOC 201-2002 se pueden resumir así:

1. Completar diseño y detalle a flexión. Si es necesario diseño por capacidad,

evaluar el momento de sobre-resistencia M o .

2. Evaluar la fuerza de corte demanda última V u a partir del análisis estructural

directo. Si es requerido diseño por capacidad, obtener V u a partir de M o .

3. Evaluar el esfuerzo de corte demanda último como:

v u =

V

u

b

w d

(6.33)

donde (según ACI-318) b w es el ancho del alma o diámetro de una sección circular, d distancia de la fibra comprimida extrema a baricentro de armadura traccionada, o bien, 0.8h para sección circular. El código NZS-3101, sección 9.3.1.1 aclara que en caso de secciones exagonal, octogonal, circular, elíptica o similar, (b w d)debe reemplazarse por el área encerrada por el centro del estribo periférico.

4. Verificar que el corte demanda no supere el máximo permitido:

v

u

0.8245

´ f c
´
f
c

(6.34)

Si esto no se cumple, rediseñar el elemento, por ejemplo, aumentar el ancho del alma b w.

5. Si se diseña en zona no pasible de rotulación plástica, evaluar la contribución

del hormigón a partir de ecuación (6.16), es decir:

v

c

=

0.167

´ f c
´
f
c

(6.35)

Si es zona de potencial rótula plástica, fijar v c = 0. Es decir, por lo que luego se verá, se ignora la contribución del hormigón al corte.

6. Verificar si es necesaria armadura de alma con los siguientes criterios:

(i)

Si

v

u

v

c

/ 2

no sería necesaria armadura de alma, pero es recomendable

colocar al menos la mínima.

48

(ii)

(iii)

v

v

u

/ 2

> v

c

c

v

u

v

c

colocar armadura mínima.

se debe disponer armadura, con separación s dada por:

A

v

=

(

v

u

v

c

)

b

w

s

f

y

A

min

(6.36a)

o bien, fijado A v se puede obtener la separación s a través de:

s =

A

v

f

y

(

v

u

v

c

)

b

w

s

max

(6.36b)

en donde, en la sección 11.5.2 del código ACI-318-2002, se especifica que la tensión f y 420 MPa en general, y f y 500 MPa para el caso de mallas de acero soldadas de alambres conformados.

7. En todos los casos verificar las prescripciones de separaciones máximas y diámetro mínimo (> 6mm) y que :

A

te

A

b

f

y

s

16 f

yt

6 db

8. Proceder al detalle correcto de los estribos.

El procedimiento de diseño al corte es similar al adoptado en el reglamento de Nueva Zelanda NZS:3101:1992, pero contemplando las diferencias ya marcadas en las ecuaciones.

6.6.5.3 Prescripciones de código para armaduras mínimas de corte y separación máxima de estribos.

Código ACI-318-2002 y CIRSOC 201-2002.

En la sección11.5.4.1 establecen que la separación s de estribos debe ser:

 

d/2

s

400 mm

entonces las separaciones máximas

se deben reducir a la mitad, es decir a la menor distancia entre d/4 o 200 mm.

En la sección 11.5.5.1 establecen que cuando el esfuerzo de corte último V u es mayor que la mitad de la resistencia al corte proporcionada por el hormigón, V c , se debe colocar un área mínima de armadura de corte en todo el elemento de hormigón armado, sea o no precomprimido, solicitado a flexión, excepto en los casos de:

Pero además imponen que si

´ f c
´
f
c

v

s

0.33

(a) Losas y zapatas.

49

(c) Vigas cuya altura total h sea:

250 mm h máximo valor entre 2.50 el espesor del ala 0.50 del ancho del alma. De todas maneras, en la sección 11.5.5.2 aclara que estos requisitos de armadura mínima de corte pueden ser ignorados si se demuestra mediante ensayos que la resistencia nominal requerida por flexión y por corte se pueden desarrollar aunque no posea armadura de corte. Se dan condiciones especiales que deben verificarse.

En la sección 11.5.5.3 establece que cuando por resistencia o por requerimientos de mínima, y cuando se permita ignorar la torsión (sección 11.6.1), el área mínima debe ser tal que:

(6.37a)

b s ´ w A min ≥ 0.0625 f v c f y b s
b
s
´
w
A
min ≥ 0.0625
f
v
c
f
y
b
s
w
A
0.33
v min
f
y

(6.37b)

El código NZS:3101 sigue prácticamente los mismos lineamientos antes descriptos, con muy pocas diferencias en cuanto a exigencias de separaciones y espaciamientos pero, tal cual se verá luego, impone condiciones especiales cuando se deben tener en cuenta efectos de terremotos (ver sección 9.4 de dicha norma).

6.7. LOCALIZACIÓN DEL ESFUERZO DE CORTE CRÍTICO. NORMAS.

Tal cual se expresó anteriormente en la sección 6.6.5.2 de este capítulo, uno de los pasos preliminares para el diseño al corte es la determinación del corte demanda último V u . Tanto el ACI-318-2002, CIRSOC-201-2002 en la sección 11.1.3 y el NZS:3101 en la sección 9.3.1.4, establecen idénticos criterios para definir cual es la sección crítica donde se debe evaluar el corte.

En la ref.[7] se aclara que, ver Fig. 6.46a, cuando la reacción es aplicada en la cara inferior de la viga, la sección crítica para el corte está a una distancia aproximadamente igual a d desde la cara del soporte. Sin embargo, este no es el caso cuando la reacción es aplicada desde arriba, por un elemento que estará en tracción, y la sección crítica está prácticamente en la cara del apoyo.

sección crítica está prácticamente en la cara del apoyo. Fig. 6.46 La formación de la falla

Fig. 6.46 La formación de la falla diagonal indica la sección crítica cuando: (a) la reacción es aplicada desde abajo, y (b) cuando la reacción es aplicada desde arriba.

50

Por ello, el ACI-318, según la Fig. 6.47, muestra el diagrama de cuerpo libre de un tramo de viga en el apoyo, para cargas que se aplican en la cara superior de la viga y reacción desde abajo, se ve que la fisura inclinada más cercana al apoyo se extiende en un ángulo de aproximadamente 45 o hacia la parte superior y alcanza la zona de compresión a una distancia cercana a d desde la cara del apoyo. En consecuencia, las cargas aplicadas sobre la viga entre la cara de la columna y la sección ubicada a una distancia d desde la cara, se transfieren directamente al apoyo por compresión diagonal en el alma arriba de la fisura. Este es un mecanismo de arco como el descrito anteriormente. Por ello, los reglamentos citados permiten que en la cara del apoyo y hasta una distancia d hacia el centro de la viga, el corte V u sea el que corresponde a la distancia d. Aclaran las normas que se deben cumplir las siguientes condiciones:

las normas que se deben cumplir las siguientes condiciones: Fig. 6.47 . Diagramas de cuerpo libre

Fig. 6.47. Diagramas de cuerpo libre en el extremo apoyo de una viga.

(i) La

reacción en el apoyo debe introducir compresión en las zonas

extremas del elemento (que NO es el caso de la Fig. 6.46b).

(ii) Las cargas se deben aplicar en la cara superior de la viga (que NO es el

caso de la Fig. 6.48).

superior de la viga (que NO es el caso de la Fig. 6.48). Fig. 6.48 .

Fig. 6.48. Ubicación de la sección crítica de corte en un elemento en el cual las cargas actúan cerca del fondo de la viga.

51

(iii) Que no se presente ninguna carga concentrada entre el borde del apoyo y la ubicación de la sección crítica (que NO es el caso de la Fig. 6.48).

(iv) Se necesitan de estribos a través de la fisura potencial, que se debe determinar en base al corte V u a la distancia d, ver Fig. 6.46.

(v) Reconocer que existe una fuerza de tracción T en la armadura longitudinal

inferior, ver Fig. 6.46, por lo cual ésta debe estar bien anclada. No se puede concebir

una falla de anclaje, pues de lo contrario se anula el sistema postulado de “acción de arco” que se muestra en al Fig. 6.49a. Observar cómo en la Fig. 6.49.b se cuida el desarrollo de la longitud de la barra traccionada en el apoyo más allá del punto A.

En la ref.[12] se aclara que en particular en losas, vigas T o rectangulares con alma anchas, la armadura longitudinal está muy solicitada en el apoyo por el efecto arco. Si se produce una falla de anclaje allí, ceden las uniones entre las diagonales ideales comprimidas y el cordón traccionado, como se muestra en la Fig. 6.50. Cuando existen ganchos como los que indica la figura, (lamentablemente todavía práctica usual en nuestro medio), la misma referencia indica que el hormigón del alma por concentración de tensiones se puede fisurar y separar (splitting), saltando el recubrimiento y degradando el hormigón dentro del gancho, por lo cual se produce el cedimiento y el deslizamiento que lleva a la falla de anclaje.

y el deslizamiento que lleva a la falla de anclaje. Fig. 6.49(a) . Efecto resistente en

Fig. 6.49(a). Efecto resistente en forma de pórtico y arco con tensor en vigas.

resistente en forma de pórtico y arco con tensor en vigas. Fig. 6.49(b). Trayectoria de esfuerzo

Fig. 6.49(b). Trayectoria de esfuerzo de compresión y detalle de anclaje de la armadura traccionada más allá del punto A.

52

52 Fig. 6.50 . Fallas potenciales de los anclajes. Note efecto del gancho (ver ref.[12]). La

Fig. 6.50. Fallas potenciales de los anclajes. Note efecto del gancho (ver ref.[12]).

La Fig. 6.51 indica entonces una síntesis de la ubicación de las secciones críticas para evaluar el esfuerzo V u en función del tipo de carga, ubicación de la misma y el tipo de apoyo.

tipo de carga, ubicación de la misma y el tipo de apoyo. Fig. 6.51 . Secciones

Fig. 6.51. Secciones críticas donde debe evaluarse el esfuerzo de corte último V u .

53

6.8. EJEMPLO DE APLICACIÓN. VIGA A FLEXIÓN Y CORTE.

A modo de ejemplo, se completa el caso de la Fig. 6.8, y cuyas características se dieron en sección 6.2 de este capítulo. En definitiva los datos necesarios son:

Materiales: Hormigón c = 21 MPa; Acero ADN-420, f y = 420 MPa.

Sección: b = b w = 300 mm h= 550 mm

d= 500 mm

Armadura de tracción A s = (4 16 mm) 201 mm 2 x 4= 804 mm 2 podrían haber incluido las dos barras intermedias de 8 mm)

note que se

Cuantía de tracción w = 804/300x500 = 0.00536

Corte último demanda en la cara del apoyo V u = 21.20 ton = 212 KN

Corte último de diseño a distancia d es:

d

V

u

=

21.20ton

8.50t / mx0.50m

=

16.95ton

=

169.50KN.

a) Aplicación del ACI-318.

(i)

Verificación de condición de tensión máxima.

v

u

212000 N

=

300 500

x

2

mm

=

1.41

MPa

<

0.8245

21
21

MPa

=

3.78

MPa

(ii)

Cálculo de la tensión de corte última demanda en sección crítica.

v u

=

169500 N

= 1.13 MPa

300 500

x

2

mm

(iii)

Contribución nominal del hormigón.

v

c = 0.167

(iii) Contribución nominal del hormigón. v c = 0.167 21 = 0.765 MPa (iv) Contribución de

21 = 0.765

MPa

(iv) Contribución de diseño del hormigón.

v

c

= 0.85 0.167

x

Contribución de diseño del hormigón. v c = 0.85 0.167 x 21 = 0.65 MPa por

21 = 0.65

MPa

por lo que para evaluar si se necesita armadura por cálculo:

v

c

/ 2 = (0.65 / 2)

MPa

= 0.325

MPa

< 1.13

MPa

por lo que en cierto sector se requiere de armadura por cálculo, y en otro sector armadura de corte mínima.

54

La Fig. 6.52.a muestra que según el ACI, entre la cara del apoyo de la viga y la progresiva a 1.60 m se debe colocar la armadura que resulte de aplicar la ecuación (6.36). A partir de allí y hasta por lo menos la progresiva 2.30 m se debe colocar la cuantía mínima según la ecuación (6.37.a) o (6.37.b).

(vi) Determinación de armaduras necesarias.

La separación de estribos s d / 2 = 27.50cm , siempre y cuando la contribución nominal al corte por los estribos cumpla que:

v

s

=

v

u

v

c

= 0.48

MPa

Lo cual verifica.

0.33

21
21

MPa

= 1.51

MPa

Zona de armado por esfuerzos:

Si se adoptara una separación s= 250mm, resultaría:

A

v

=

(1.13

0.65)

N

/

2

mm x

300

mmx

250

mm

0.85 420

x

N

/

2

mm

= 100

2

mm

@ 250

mm

es decir que se puede colocar 1 8mm@25cm.

Como opción, y pensando que para la armadura mínima se colocarán estribos de diámetro 6mm, se hace un tanteo o se aplica la ecuación (6.36.b).

Alternativa: 1 6mm@14cm.

Armadura mínima:

A v

min

=

0.33

300 240

x

420

2

mm

= 56.50

2

mm

por lo que se opta por 1 6mm@24cm que suministran esa armadura.

En la práctica es conveniente y usual mantener el mismo diámetro de estribo y cambiar la separación en función de necesidad.

práctica es conveniente y usual mantener el mismo diámetro de estribo y cambiar la separación en

55

55 Fig. 6.52. Criterios del ACI-318 y del NZS:3101 para determinar zonas de armado por corte.

Fig. 6.52. Criterios del ACI-318 y del NZS:3101 para determinar zonas de armado por corte.

b) Aplicación del NZS: 3101.

(vii) Verificación de condición de tensión máxima.

v u

212000 N

=

300 500

x

2

mm

=

1.41 MPa

<

0.935

21
21

MPa

=

4.28

MPa

(viii) Cálculo de la tensión de corte última demanda en sección crítica.

v

u

169500 N

=

300 500

x

2

mm

= 1.13 MPa

(ix) Contribución nominal del hormigón.

v c

= (0.07 + 10

w

)
)

21 = (0.07 + 10 0.00536)

x

21 MPa
21
MPa

= 0.57

MPa

(x) Contribución de diseño del hormigón.

v

c

= 0.85 0.57 = 0.48

x

MPa

por lo que para evaluar si se necesita armadura por cálculo:

v

c

/ 2 = 0.48 / 2

MPa

= 0.24

MPa

< 1.13

MPa

por lo que en cierto sector se requiere de armadura por cálculo, y en otro sector armadura de corte mínima.

56

La Fig. 6.52.b muestra que según el NZS:3101, entre la cara del apoyo de la viga y la progresiva a 2.00 m se debe colocar la armadura que resulte de aplicar la ecuación (6.36). A partir de allí y hasta por lo menos la progresiva 2.50 m se debe colocar la cuantía mínima según la ecuación (6.37.a) o (6.37.b), pero usando el factor 0.35 en lugar de 0.33.

(xii) Determinación de armaduras necesarias.

La separación de estribos s d / 2 = 27.50cm , siempre y cuando la contribución nominal al corte por los estribos cumpla que:

v

n

v

c

=

v

s

0.07

f

'

c

Lo cual verifica.

Si

v

s

0.07

f

'

c

=

1.47 MPa

s

d/

4

El código NZS dice, en la sección 8.5.3.4 (d) que en caso de rótula se debe cumplir que:

A v

s

d / 4

y

s

6d

b

Zona de armado por esfuerzos:

Si

se adoptara una separación s= 100mm, resultaría:

=

(1.13

0.48)

N

 

2

300

 

100

 

/

mm x

mmx

mm

 

1.0 420

x

N

/

mm

2

= 46

2

mm

@100

mm

es decir que se puede colocar 1 6mm@10cm.

Armadura mínima:

A v

min

=

0.35

300 200

x

420

2

mm

= 50

2

mm

por lo que se opta por 1 6mm@20cm que suministran un poco más que esa armadura.

6.9 EFECTO DEL CORTE EN LOS REQUERIMIENTOS DE FLEXIÓN.

A los efectos de economizar, reducir la posible congestión de barras, acomodar

los empalmes, facilitar anclajes y a veces evitar tener sobre resistencias de flexión que innecesariamente puedan conducir a mayores esfuerzos de corte y anclajes, las barras para flexión a lo largo del elemento pueden ser, cuando sea posible, interrumpidas en función de la reducción de las demandas de momentos. Esto es típico en caso de vigas y muros estructurales, pero es menos común en columnas. De todas maneras hay que revisar las prescripciones de código para ver si donde se planea interrumpir la armadura está permitido.

Conceptualmente, una barra se debe extender una distancia no menor a la longitud de desarrollo l d más allá de la sección donde se le requiera con máxima resistencia f y . Estas secciones se pueden determinar a partir de la envolvente de

57

momentos flectores, pero se debe contemplar además, y ese es el motivo de este punto, el cambio de intensidad de momento debido a la interacción con corte. A tal efecto, se hará referencia a la Fig. 6.53.

con corte. A tal efecto, se hará referencia a la Fig. 6.53. Fig. 6.53. Fuerzas internas

Fig. 6.53. Fuerzas internas en elemento de hormigón armado diagonalmente fisurado.

La figura muestra las fuerzas internas, como la fuerza de compresión C 1 , la fuerza de tracción por flexión T 2 , la fuerza vertical de tracción V s generada por los estribos, el corte V co transmitido a través de la zona de compresión por flexión y las

fuerzas inducidas por la fricción entre agregados

V , las cuales son capaces de

a

transferir un momento total M y un corte total V, a través de una sección transversal de la viga tomada con un ángulo de aproximadamente 45 o con la horizontal. Si se toma el equilibrio de esfuerzos internos, con respecto a la sección 1-1 se tiene que:

M

1

=

z T

b

2

+

0.5z V

b

s

(6.38a)

donde z b es el brazo interno de flexión.

Además, por relación entre momentos en 1-1 y 2-2 y el equilibrio de fuerzas externas, se debe cumplir que:

M 1

=