Está en la página 1de 14

Mi proyecto educativo

dedicado a los niños y adolescentes que he conocido este año y que a pesar de ser vulnerados en sus derechos de niñez y adolescencia abren su corazón a la esperanza y nos enseñan a los adultos que “creer es crear” Vivi Bigoni

1. INSPIRACIÓN

2. INTENCIÓN

ÍNDICE

3. INVESTIGACIONES E INDAGACIONES

- Educación Transpersonal

- Meditación y Atención plena – Atención plena y Meditación

- Mandalas

4. EL CAMINO EDUCATIVO: ACCIÓN CREATIVA

- a- Comenzando por lo pequeño – Meditación de un minuto

- b- Mandala grupal

- c- Ritual del fuego

5. CONCLUSIÓN PERSONAL

6. LECTURAS y VIDEOS

1. INSPIRACIÓN

¿Cuáles son las principales preguntas sin resolver que brotan en

tu mente profunda, a la hora de aplicar el conocimiento adquirido en este curso de educación transpersonal? Durante más de 23 años me dediqué a la educación especial trabajando con adolescentes y jóvenes con discapacidad intelectual. Los primeros años ejercí mi profesión en instituciones privadas, pasando lentamente de la inexperiencia del principiante a la convicción y opinión personales de entender que la “educación” aún, o mejor dicho, sobre todo en el ámbito de la educación especial, es mucho más que aprender a leer y escribir y resolver cálculos. Es así que frente al desafío de “aprender sobre la vida misma” llegué a crear una institución que con el

transcurso del tiempo elegí que pasara de ser propia a ser de la comunidad convirtiéndola en fundación; creando así un espacio en el que mi compromiso con la realidad que experimentaba día a día se concretara en aquellos cambios que entendía necesarios en ese ámbito particular de la educación proyectados o ampliados a la sociedad en su conjunto. Pero desde hace dos años y por esas maravillosas propuestas de la vida me mudé de ciudad. Pasé de vivir en la “gran ciudad”, capital del país, a un pueblo del interior que si bien pretende convertirse en ciudad turística aún conserva sus

rasgos pueblerinos durmiendo la siesta que deja a la actividad comercial cerrada desde las 13:00 hasta las 16:00 hs.

Y en este cambio de espacio físico en el que el paisaje de los edificios se modificó por árboles y lago, se modificó la cultura, el estilo, la gente, las formas de

comunicarse

Y en estos cambios también cambió mi trabajo y me tocó encontrarme con otra

realidad completamente distinta y distante de la que yo conocía. Esta vez eran

también adolescentes pero sin discapacidad intelectual, pero vulnerados en sus derechos más básicos. Adolescentes que por distintas razones quedan, entre otras tantas cosas, fuera del sistema escolar. Y me tocó conocer dónde viven,

cómo viven, cuáles son sus necesidades

Adolescentes que viven una dura realidad día a día en un contexto

no solo de bienestar económico, sino

de amor

familiar carente en todo sentido, adolescentes que se sienten “afuera” de todo y replican entonces este modelo una y otra vez en todos los órdenes de la vida

Tan cerca y tan lejos al mismo tiempo.

quedando “afuera”, al margen o al borde, de cuanto marco social y cultural posible, entre ellos: la escuela. En mi labor como Educadora Comunitaria comencé a compartir cada una de estas situaciones en el silencio respetuoso de saber que solo podía ofrecerles mi compañía sin poder cambiarles la dura realidad cotidiana de no tener muchas veces para comer o para calentarse en los días de frío, viviendo en casitas precarias mientras yo volvía a la mía calefaccionada y abrigadita no solo por lo físico sino por lo reconfortante del alma y el corazón cuando vuelve a casa al encuentro con los suyos. Estos jóvenes, en su andar de adolescentes rebeldes viven día a día la ambivalencia de sentirse “libres” e “independientes” y de “estar por su cuenta”, desafiando la autoridad del adulto que se les cruce por el camino, por un lado, y por otro encontrándose con la más triste soledad de no tener quién los cuide, quién los abrace y les devuelva ese lugar de niño-adolescente que aún está creciendo y tiene mucho por experimentar.

¿Cómo no quedar ridícula entonces ante este grupo de adolescentes con mis propuestas? ¿Cómo iniciar un proceso distinto con ellos? ¿Cómo devolverles una figura de adulto distinto al ya conocido, ni mejor ni peor, pero distinto al que se enfrentan cotidianamente en la figura de sus padres apáticos y desinteresados, en la figura de los directivos y docentes indiferentes, en la figura de la policía autoritaria y represiva? ¿Cómo poder ofrecerles una mirada distinta frente a la misma situación? ¿Cómo encarar la propuesta para que puedan encontrarse consigo mismos en un espacio de profundización interior? ¿Cómo ofrecerles la oportunidad de elegir sin que todo les de lo mismo? ¿Cómo trabajar mi miedo de sentirme “ridícula” y “desvalorizada” como un adulto más frente a estos adolescentes?

- ¿A quién se destina tu trabajo de investigación? ¿Cuáles son las principales necesidades que atiendes con este proyecto educativo? En principio pensé en este grupo de adolescentes con los que compartí este año, pero la necesidad es mucho más abarcativa porque debiera contemplar a sus familias, pero también a mi grupo de compañeras de trabajo y al marco institucional educativo en el que está inserta mi tarea como educadora comunitaria (ministerio de educación provincial). El proyecto sería entonces

demasiado ambicioso. Todos los cambios al mismo tiempo y en todos los órdenes es impensable y omnipotente.

Entonces, un pequeño detalle será suficiente

una estrellita de mar arrojada al

océano

al menos para esa estrellita habrá agua

- ¿Qué oportunidades de desarrollo se abren a través de él?

La oportunidad de poder iniciar un proceso de cambio y transformación desde lo profundo de cada uno. Las palabras muchas veces sobran, lo vivido y experimentado, lo sentido, es lo que nos deja huella

- ¿Qué luces y sombras personales ves reflejadas en este proyecto?

Si en nuestra vida cotidiana nuestras representaciones mentales, nuestra memoria convertida en prejuicios y nuestros pensamientos terminan dirigiendo nuestras emociones entonces como educadores seremos temerosos de la conducta adolescente en esa suerte de acción no reprimida como la nuestra adulta. Solo la atención plena y la identificación e integración de nuestra sombra pueden transformarnos. De mis luces, la escucha atenta y la energía de saber que otra mirada es posible y vale la pena cuando está centrada en el amor incondicional. De mis sombras el temor al ridículo de plantear algo así a quien no esté preparado a escuchar y al mismo tiempo quedarme en un falso lugar de “yo sé”. Hay un relato que leí hace tiempo “Maestros y Alumnos” de Claudio Magris, que me pareció muy inspirador acerca de la tarea docente y en especial del lugar que me toca en esa tarea. Generalmente me remito a él. El objetivo no es llegar a ser “buenos”, sino llegar a ser auténticos.

- ¿Cuáles son las principales inteligencias con las que podrías expresar

tu propio potencial de servicio creativo? Cuento con mi capacidad de adaptar los contenidos y buscar creativamente una forma de comunicar una nueva experiencia. Mi inteligencia emocional: desde su aspecto interpersonal a través de la indagación interior, el autoconocimiento y desde su aspecto intrapersonal a través de la escucha del otro en el silencio profundo de la escucha atenta

- ¿Cuál es tu visión de futuro de esa realidad que te dispones a crear?

Que todos y cada uno se sientan felices consigo mismos y en paz, y que cada cual en el lugar donde le toque estar sea agua calma para los demás.

 

2.

INTENCIÓN

"

Eso

desean quienes viven estos tiempos, pero no les toca a ellos decidir. Solo tú ”

(del diálogo entre Gandalf

puedes decidir qué hacer con el tiempo que se te ha dado

y Frodo en “El Señor de los Anillos” cuando Frodo se queja de su destino como portador del anillo).

Siento que es posible, es maravilloso

3. INVESTIGACIÓN E INDAGACIONES

- Educación transpersonal

En un contexto en el que el marco de situación está dado por la apatía de los adolescentes por terminar o completar sus estudios, por la desvinculación entre el adolescente, su familia y la escuela, por los porcentajes de deserción escolar que generalmente se tratan de disimular o invisibilizar, por las situaciones de violencia escolar, y por los prejuicios docentes hacia la desmotivación de sus alumnos, necesitamos cambiar la mirada por una educación que privilegie el autoconocimiento y la convivencia feliz.

Necesitamos revertir el “paradigma de la escasez y la desconfianza” en el que la motivación está puesta en “tener” un título, un trabajo bien remunerado, “tener” una familia y “ser una buena persona”. Lo más curioso es que los adolescentes de hoy ya

descreen de esto, no los motivan ni les interesan las propuestas que los acerquen a ello.

Ir a la escuela para capacitarse, para ser “alguien” en la vida, para conseguir luego una

buena posición en un trabajo

no es hoy por hoy un incentivo válido. Por suerte!!

Y aquí experimento que se despliegan dos caminos. Por una lado sucede que somos

nosotros los adultos, los que nos quedamos sin discurso, los que estamos desconcertados y asistimos entonces a una suerte de ausencia de autoridad. Los adultos dejamos de representar la “autoridad”. Por el otro estos adolescentes no dejan de manifestarse en su ser adolescente y vivencian con todo su potencial su búsqueda

interior.

¿Cómo acompañar un proceso distinto?

adolescentes son, por naturaleza, apasionados idealistas en busca de una

manera propia de cambiar las cosas, de causar su efecto en el mundo. Cuando ese idealismo se frustra se convierte en rebelión gratuita, pero cuando es honrado y apoyado, nada podrá impedir que ese muchacho preste un servicio apasionado.

Los “

Hay comunidades que, habiendo descubierto este secreto, redujeron dramáticamente la delincuencia juvenil ofreciendo a sus jóvenes la oportunidad de servir creativamente, a ”

su modo

(Kavelin Popov, “Las virtudes familiares”)

El abordaje integral de la educación transpersonal nos invita a encontrar creativamente algunas respuestas. No
El abordaje integral de la educación transpersonal nos invita a encontrar creativamente
algunas respuestas. No se trata de “enseñar a vivir” sino de acompañar en esa
búsqueda del compromiso vital favoreciendo el reconocimiento de la autoestima
personal, del ego sano.
plenamente
sin desperdiciar tiempo
expresar nuestra propia
ni potencial
VIVIR
singularidad
participar en la complejidad
del cosmos

De acercar el mensaje vital: “Si no nos responsabilizamos de su dirección, nuestra vida será controlada por el exterior. No podemos pretender que nadie nos ayude a vivir, debemos descubrir cómo hacerlo por nosotros mismos” (Csikszentmihalyi, M. Aprender a fluir)

Hay

(http://www.youtube.com/watch?v=HmWBrXPJuwo ) que creo ejemplifica claramente esta idea. Si bien el comercial intenta dar un mensaje de “ponerle buena onda” y “optimismo” a la vida frente a las adversidades o bien frente a lo inesperado; deja ver,

Pepsi

un

comercial

publicitario

de

la

marca

de

gaseosa

desde una segunda mirada, como puede resultar de sencillo dejarnos condicionar por el

mercado, los valores, la cultura, volviéndose adictivo el shopping, el tabaco, la droga, el

sexo, etc.; todo puede tomar el matiz de una invasión que puede llegar a controlar

nuestras vidas. No solo lo externo, sino también nuestros propios condicionamientos y

prejuicios. Resulta necesario hacer el ejercicio de “atravesar nuestra personalidad”,

atravesar nuestra propia historia, desidentificarnos de ella y reconocernos como algo

más, desarrollando nuestro ego sano e integrando nuestras sombras.

Tratar “

“que no va”, tampoco es imprescindible separarse de una manera autoritaria. Hay que

considerar a esa parte maldita como algo a lo que vale la pena dirigirse y hacer hablar”

(Éric Laurent)

de transformar eso “que no va” en algo que vale, es una tarea. Pero de lo

sombra :
sombra
:

n/ aspectos malos n/ aspectos buenos

parte reprimida de n/ personalidad

aspectos que nos avergüenzan, que consideramos intolerantes en nosotros

conjunto de pensamientos y sentimientos no aceptados, reprimidos y enterrados han tomado cuerpo y vida
conjunto de pensamientos y sentimientos
no aceptados, reprimidos y enterrados
han tomado cuerpo y vida en n/ mente

proyectados inconscientemente en personas significativas, no se reconoce como propio

Es fundamental que quienes nos desempeñamos de algún modo como educadores

trabajemos en el reconocimiento de nuestro lado oscuro; estos aspectos negados, que

no nos gustan, que nos dan vergüenza admitir y también con aquellos otros aspectos

que sentimos que carecemos de ellos y admiramos en los demás y que forman parte de

nuestro mundo inconsciente: de nuestra sombra personal. Poder identificarlos,

integrarlos y responsabilizarnos de las proyecciones nos fortalece internamente y nos

otorga firmeza para poder asumir las distintas situaciones educativas que nos tocan

asumir en estos tiempos.

- Meditación y Atención plena – Atención plena y Meditación

mente es como la

llama de una vela (inestable, fluctuante, agitada por los vientos de los pensamientos y emociones. Solo arderá firmemente cuando podamos calmar el aire que la rodea ”

Contra el ilusorio y frenético impulso del tiempo, una imagen:

la

Ritualizar la práctica de la meditación posibilita el posterior trabajo de atención plena en la vida cotidiana, y al mismo tiempo ejercitarnos en la atención plena favorece nuestra concentración, necesaria para la práctica de meditación.

Ambas resultan una práctica educativa fundamental para Ser.

Una Práctica vivencial que permite:

saborear y disfrutar el silencio,fundamental para Ser. Una Práctica vivencial que permite: abrirse a la escucha sin juicio descubrir la

abrirse a la escucha sin juiciovivencial que permite: saborear y disfrutar el silencio, descubrir la fuente de amor incondicionado Si bien

y disfrutar el silencio, abrirse a la escucha sin juicio descubrir la fuente de amor incondicionado

descubrir la fuente de amor incondicionado

Si bien la Meditación sucede espontáneamente con el perfeccionamiento de la práctica, (no es “algo” que “hacemos” como acción), al mismo tiempo requiere del ejercicio cotidiano y la disposición. La postura y la respiración nos irán marcando el camino. Como ejercicio introductorio podemos dedicar unos minutos diariamente a la práctica de la observación de nuestra respiración.

Nos ayudará también disponernos en atención plena: observar, contemplar cada cosa como nueva, cada día como por primera vez. Creemos conocer nuestros estados de ánimo, nuestras emociones y por eso no nos detenemos a observarlos cada vez nuevamente. La atención plena nos permite ser conscientes de cada instante, y saber lo que hacemos mientras lo hacemos. Nos permite no cargar a nada ni a nadie con nuestras propias memorias y deshacernos de suposiciones y expectativas previas.

Vivir “

tiene lugar en el tiempo

tomar tiene que ver con cómo invertimos o a qué dedicamos el tiempo ” (Csikszentmihalyi, M.)

significa experimentar a través del hacer, del sentir y del pensar. La experiencia

y por ello una de las decisiones más esenciales que podemos

- Mandalas

El por qué de la elección del trabajo con mandalas.

Los mandalas son un regalo ancestral de culturas milenarias y quienes nos vamos sumando a su práctica ensayamos diferentes estilos, distintas miradas, y nos invitan a crear paz y armonía en estos tiempos turbulentos que vivimos. Quienes experimentamos con ellos sabemos de sus efectos positivos, tanto en lo personal como en lo grupal, y por eso los mandalas pueden ser una herramienta valiosísima.

Vivimos disociados, fragmentados y el trabajo con mandalas nos ayuda a curar esta fragmentación porque nos transmite un sentido de unidad, de totalidad. Nos facilita una visión global, una mirada holística que reconoce la interrelación entre todas las partes del organismo. Provoca cambios en la percepción del mundo: de verlo como algo caótico, fragmentado y sin sentido, a percibirlo como un organismo integrado, con sus partes interrelacionadas e interdependientes.

Los mandalas nos muestran y transmiten la armonía entre las distintas partes del todo, el equilibrio que rige el universo y nuestro interior. Y por eso, al empezar a descubrirlos en nuestra vida fortalecemos el contacto con lo trascendente, con lo divino. En los tiempos de crisis, cuando más alejados nos sentimos de la esencia amorosa que nos sustenta, los mandalas nos ofrecen una posibilidad de retomar el sentido, de descubrir un nuevo orden y equilibrio más abarcativo que el anterior. Al conectarnos con ellos y descubrir el cosmos en medio de tanto caos, se activan por resonancia las mismas cualidades en nosotros.

Es una técnica de autoconocimiento y de conocimiento del mundo. Un momento de pausa e introspección para dar respuestas a las preguntas ¿en qué mundo interno estoy viviendo ahora? ¿cuál es el origen de mi dolor? ¿cómo puedo ganar más serenidad, amor y felicidad en mi vida?

El trabajo con mandalas estimula la imaginación y la creatividad que son tan necesarios para encontrar nuevas alternativas de vida, nuevas preguntas y nuevas respuestas. Estimula el desarrollo del hemisferio derecho, más intuitivo y creador, a través de los colores y los símbolos. Es una técnica excelente para la integración de consciente e inconsciente, intuición y racionalidad, arte y comprensión.

Ayuda a relajarse, a serenar el cuerpo, las emociones y la mente. Como técnica de meditación activa, conjuga la actividad con la apertura al vacío, el hacer dejando que se haga, dando valor tanto a la meta como al proceso, a la acción como a la contemplación. En lo personal, dibujar y colorear mandalas o construirlos con las

piedritas de colores de la playa a orillas del lago me ha permitido trascender situaciones emocionalmente estresantes y conectarme con la paz interior que creía perdida. Son como un ancla para mantenernos en el presente. Un ejercicio excelente para contribuir

al desarrollo de la atención plena. Estar aquí y ahora, mantener nuestra mente en el

presente, en reposo, contribuyendo así a cultivar las cualidades y las actitudes de la paciencia, el asombro, la aceptación, la curiosidad, la receptividad, la confianza y la actitud de desapego que nos lleven a desarrollar una mente feliz.

A medida

fortalezcan en la conciencia de la humanidad.

que

estas

cualidades

crecen

en

nuestro

corazón,

facilitamos

que

se

4. EL CAMINO EDUCATIVO: ACCIÓN CREATIVA

- a- Comenzando por lo pequeño – Ejercicio de introducción a la Meditación

Sentados en la silla acomodamos nuestro cuerpo sintiendo que los pies se apoyan

completamente en el suelo. Enderezamos nuestra columna apoyándonos en el respaldo

de la silla y dejamos caer levemente nuestra cabeza hacia adelante. Apoyamos nuestras

manos sobre nuestras piernas.

En esta posición vamos a prestar atención a nuestra respiración. Sentimos cómo el aire

ingresa por nuestra nariz y llega a nuestros pulmones que se ensanchan para recibirlo. Sentimos ahora como el aire sale.

Prestamos atención a nuestra respiración y lentamente vamos a ir cerrando los ojos. Vamos a realizar este ejercicio durante solo un minuto. Escucharemos que suena una campanita y a partir de allí nos concentraremos en prestar especial atención a nuestra respiración.

(suena la campana de timbre suave)

Respiramos tranquilos sintiendo el aire que entra y sale de nuestros pulmones. Y si en algún momento nos desconcentramos con otras ideas, volvemos a prestar atención a nuestra respiración.

(pasado el minuto vuelve a sonar la campana de timbre suave)

Ahora lentamente abrimos nuestros ojos.

- b- Mandala grupal – Pacificar mi corazón

En este segundo momento colocaremos una mesa circular en medio de la ronda de sillas. Sobre ella habrá una numerosa cantidad de lápices de colores. Se invita a cada integrante del grupo a dejar brotar un sentimiento que en este momento nos angustia, nos lastima o entristece, una emoción contractiva. Aquella que en este momento queremos expresar y dejar salir.

Vamos a dotar a esa emoción de un color, un color que nos inspire ese sentimiento. Elegimos un lápiz de ese color.

Nos disponemos para compartir y escuchar libremente a quien quiera compartir el color y el motivo por el cual escogió esa emoción. Cada uno puede acompañar su expresión con distintas imágenes (olfativas, táctiles, auditivas, etc.) que aparezcan espontáneamente y representen la elección de ese color.

Con música suave de fondo, posteriormente y siguiendo la ronda se hará circular una gran hoja con un Mandala Integrador. Cada uno a su turno irá coloreando y pasándoselo a su compañero. Como una forma de compartir nuestros sentimientos amablemente con el otro. Con total respeto lo recibimos y coloreamos, luego se lo pasamos a nuestro compañero. Así el mandala dará tantas vueltas como sea necesario hasta estar completo según la cantidad de integrantes.

Al finalizar cada uno podrá compartir nuevamente cómo se siente. - c- Ritual del fuego

Al finalizar cada uno podrá compartir nuevamente cómo se siente.

- c- Ritual del fuego

Usamos el fuego como símbolo de vida, de energía en movimiento y elemento purificador, destinado simbólicamente a producir cambios.

En el centro de la mesa se colocará un cuenco con unas brasitas encendidas y algunas ramitas de hierbas aromáticas. Como gesto el Mandala irá pasando por la ronda y cada uno hará un doblez. Se invita a uno de los integrantes a colocar el mandala en el cuenco y dejar quemar. Con este ritual expresamos el dejar ir aquellas emociones que expresamos al colorear el mandala. Este es el momento de soltar, de dejar ir.

5. CONCLUSIÓN PERSONAL

Sin tiempo y sin espacio cuando vamos comenzando el proceso interno de cambio vamos tomando distancia de algunas personas cercanas. Vamos descubriendo que aquel camino interior no es sencillo compartirlo con todos porque no todos estamos en la misma frecuencia al mismo momento. En mi experiencia personal he ido descubriendo qué puedo compartir y qué no con cada uno de mis amigos o conocidos y eso no significa que seamos mejores o peores unos que otros, o que amemos más o menos al otro, simplemente vivimos frecuencias de tiempo y energía diferentes aún conviviendo en el mismo momento histórico, porque el tiempo es un tiempo interno distinto en cada uno. Muchas veces entonces podemos compartir nuestro interior y muchas otras es mejor guardarlo en el silencio. Sin embargo es un silencio activo porque no comunicamos con palabras sino con hechos, con actitudes que nos reafirman en la autoridad de lo que ha sido vivido y no simplemente intelectualizado.

“Creer es Crear”

Elaborar este proyecto educativo me permitió encontrarme con la oportunidad de buscar lo posible desde lo pequeño. Aún quedan preguntas por responder y así será el camino. “Creer es Crear”. Esta es la imagen que tenemos que favorecer en los educandos. Nosotros en el rol de educadores debemos generar oportunidades para que los educandos experimenten por sí mismos sus diferentes inteligencias y se auto- descubran. Es preciso estar muy atentos y recordar nuestra pequeñez en cada acción o palabra que hacemos y decimos evitando creernos falsamente que somos los que pondremos orden en el caos del otro. Siento fundamental no perder de vista nuestro rol de mediadores, de ayudantes o colaboradores para que ese otro pueda distinguir su propio orden en medio del caos cotidiano que puede rodearle. La pequeñez de devolver una estrella al mar.

6. LECTURAS y VIDEOS

Material de lectura semanal del presente Curso de Educación Transpersonal

Laurent, Eric. (2011) El sentimiento delirante de la vida. Ediciones Diva

Entrevistas a Eric Laurent,

Csikszentmihalyi, M. (2007) Aprender a fluir. 5a edición. Barcelona: Editorial

Kairós

Magris, Claudio (2000) “Maestros y Alumnos”, en Utopía y desencanto.

Honoré, Carl (2005) Elogio de la lentitud. Ediciones Del Nuevo Extremo

Kavelin Popov, Linda (1998) Las Virtudes Familiares. Vergara Editores S.A.

Cuadernos de Pedagogía 3000

video basado en el libro One Moment Meditation de Martin Boroson. El video original y la información del autor están disponibles en http://onemomentmeditation.com/

video del comercial Pepsi como ilustración del “paradigma de la escasez y la desconfiaza” http://www.youtube.com/watch?v=HmWBrXPJuwo