Está en la página 1de 2

La entrevista y su trascripción

En el caso de la historia oral, la entrevista puede articularse como un instrumento para recopilar cierto
tipo de información, en un determinado medio social y en una determinada situación. La entrevista es
importante en los trabajos sobre hábitos de vida cotidiana, mentalidades, valores sociales y sobre
aquello que carece de documentos escritos. Durante la entrevista el investigador puede obtener
información privilegiada acerca de cómo se produjeron determinados hechos históricos.
La habilidad para entrevistar es lago que algunas personas poseen de forma natural. Los historiadores
orales usan las mismas técnicas que los antropólogos, los sociólogos o los periodistas.

Tipos de entrevistas

o Entrevista y cuestionario estándar: las preguntas son presentadas exactamente con las mismas
palabras y en el mismo orden para todos los entrevistados. Solo se usa en los proyectos de
investigación de carácter colectivo en los que los entrevistados no se encuentran vinculados al
proyecto por razones académicas, o bien porque lo que se busca en el proyecto es comparar
diferentes respuestas sobre iguales preguntas. La entrevista con preguntas alternativas
(cerradas) es aquella en que las respuestas se hallan limitadas. Pueden ser afirmativas o
negativas. Las preguntas de final abierto deben estar elaboradas para permitir una respuesta
libre. Las dos difieren en los objetivos. Las preguntas cerradas resultan más eficaces en aquellos
proyectos en los que las posibles respuestas alternativas son conocidas. En cuanto a las
preguntas abiertas, son más adecuadas cuando el tema es complejo.

o Entrevista no estructurada o parcialmente estructurada: ni las preguntas ni las respuestas se


hallan predeterminadas de antemano. Esta entrevista permite avanzar en el conocimiento de
aspectos no fácilmente perceptibles. La libertad de que goza el entrevistador constituye la mayor
ventaja y la mayor desventaja de las entrevistas de este tipo. Este tipo de entrevista es el elegido
por los historiadores orales para sus investigaciones. El informante puede expresarse sin ningún
tipo de restricción sobre todos los temas que sean de su interés, pero a su vez el entrevistador
debe asegurar que ninguna parcela de las entrevistas quede olvidada. Dentro de este tipo de
entrevista, hay que distinguir la entrevista dirigida y la no dirigida. La entrevista dirigida tiene
como función centrar la atención en un hecho concreto. El guión de la entrevista es una guía
base, pero la forma en que las preguntas son formuladas y su inserción en el tiempo, se dejan a
discrecionalidad del entrevistador. La dirección de la entrevista se encuentra en manos del
entrevistador. En la entrevista no dirigida, la persona que se entrevista expresa sus opiniones sin
ningún tipo de limitación. La función de la persona que entrevista se debe limitar a estimular al
informante a expresas sus opiniones sobre el tema propuesto a partir de una simple relación
inicial de temas a tratar. Se anima a la persona entrevistada a charlar, extensa y libremente.

Paul Thompson: a) entrevista informal: se adapta al informante común, a esa persona a la que se le
pide información sobre su vida y su grupo social; b) entrevista formal: aconsejable para entrevistar
personalidades políticas o indagar sobre un hecho social o político concreto.
Las entrevistas pueden clasificarse en función del tipo de información que se desee extraer. En la
mayoría de los proyectos de historia oral no es posible establecer este tipo de clasificación.

Preparación de la entrevista

El proceso de preparación del cuestionario y de la entrevista exige conocer a fondo las hipótesis de
trabajo de las que se parte y el contexto histórico y social en que se desarrolla la misma. Ello supone la
búsqueda en archivos públicos, etc, de fuentes documentales que permitan obtener la mayor cantidad
de información posible sobre el período o hecho histórico en estudio. Se deben realizar investigaciones
previas sobre las características de la comunidad o grupo social estudiado. Uno de los aspectos más
importantes de esta etapa es la decisión sobre el tipo de cuestionario a utilizar.

Realización de la entrevista

Todos los especialistas en historio oral coinciden en subrayar la importancia de la conducción de la


entrevista. Hay ciertas normas básicas sobre la formulación de las preguntas. Las preguntas deben
siempre formularse en un lenguaje coloquial.
Si se trata de preguntas sobre hechos o datos concretos se debe demandar posteriores aclaraciones
con el fin de verificar los datos. La documentación adjunta a la entrevista grabada podrá completarse
con una breve biografía de la persona entrevistada.

Condicionamientos de la entrevista

Un aspecto a tener en cuenta es la interacción entre el entrevistador y la persona entrevistada. En el


proceso de realización de la entrevista aparece una relación social entre dos individuos socialmente
definidos. La profesionalidad y la experiencia pueden transformar este obstáculo inicial en ventaja. El
entrevistador debe mostrar interés y respeto por la gente como individuos. El aspecto doméstico es el
más adecuado para realizar entrevistas sobre temas de la vida privada y vida cotidiana. La entrevista se
debe hacerse a solas.
La historia oral utiliza las mismas técnicas que la antropología y otras disciplinas, lo que cambia es el
objetivo de investigación y las fuentes, no la técnica. El objetivo de la entrevista es obtener información
lo más veraz posible. Un entrevistador demasiado silencioso puede desvirtuar los objetivos propuestos.

La entrevista piloto

Se trata de un primer encuentro con la persona a que se va a entrevistar con el fin de explicarle la
finalidad del proyecto. En ella se debe establecer un primer acercamiento a los temas que se van a
tratar durante la entrevista grabada con el fin de ayudar a recuperar el recuerdo de los hechos pasados.
La entrevista piloto nunca debe servir para sustituir a la entrevista principal y no debe suponerse un
doble esfuerzo para el informante de forma que se vea obligado a reproducir sus recuerdos.

La trascripción

El primer objetivo de una buena trascripción es el ser fiel a la palabra y al discurso que la persona
entrevistada ha querido transmitir. El texto debe reflejar siempre todo el discurso grabado en la cinta,
con sus repeticiones, sus posibles errores de lenguaje, silencios, pausas, etc. Es costoso todo esto.
Existe el riesgo de la simplificación del discurso oral cuando se realizan enmiendas destinadas a
proporcionar una mayor corrección gramatical. La eliminación de frases superpuestas, la reducción del
número de proposiciones, de puntos suspensivos, pueden suponer en ocasiones que el discurso oral
pierda su especificidad y su singularidad. Si lo que se pretende es recrear un clima determinado analizar
estados de ánimos, creencias o percepciones se debe intentar la totalidad del discurso oral. Si por el
contrario, lo que se busca es realizar una investigación lingüística, debe preservarse al máximo la
puntuación, los códigos lingüísticos que faciliten las clases de la interpretación del texto.
El trabajo exige una gran destreza y se requiere seis horas por cada cinta grabada. La trascripción es
el reconstruir un hecho histórico sobre el cual no existen otro tipo de fuentes o documentación.

Tipos de proyectos

o Sobre testimonios de personajes significativos: la trascripción debe ser literal. Se debe cuidar los
aspectos gramaticales y la sintaxis.
o Sobre vida cotidiana: la trascripción debe incluir los giros dialécticos, repeticiones, frases
incompletas, etc
o Sobre hechos históricos: el objetivo es recoger el máximo de información posible sobre un hecho
o período concreto.

Etapas que pueden establecerse en el proceso de trascripción

o Inicial: se debe transcribir el texto íntegramente. El discurso oral usa a menudo comienzos
falsos. Las preguntas y respuestas estarán diferenciadas en el texto. Las líneas deberán estar
separadas y con márgenes amplios.
o Relectura y corrección: la relectura de la versión escrita deberá hacerse a partir de una nueva
audición de la cinta grabada
o Ordenación temática o cronológica: el texto podrá ser ordenado según criterios temáticos o
cronológicos.
o Edición: presentación final del texto, al que puede añadirse una ficha técnica.