Está en la página 1de 94

La letra y los cuerpos subyugados

1

La letra y los cuerpos subyugados

La letra y los cuerpos subyugados:

La letra y los cuerpos subyugados:

heterogeneidad, colonialidad y subalternidad
en cuatro novelas latinoamericanas

heterogeneidad, colonialidad y subalternidad
en cuatro novelas latinoamericanas

Magíster
VOLUMEN

4

Magíster
VOLUMEN

4

1

edu.ec http: //www.ec/ Apartado postal: 17-12-569 Quito. Ecuador Toledo N22-80 (Plaza Brasilia) Teléfono: (593-2) 556405 Fax: (593-2) 508156 E-mail: uasb@uasb. SEDE ECUADOR Toledo N22-80 (Plaza Brasilia) Teléfono: (593-2) 556405 Fax: (593-2) 508156 E-mail: uasb@uasb.2 Carolina Ortiz Fernández 2 Carolina Ortiz Fernández UNIVERSIDAD ANDINA SIMÓN BOLÍVAR.edu. Ecuador .uasb.ec/ Apartado postal: 17-12-569 Quito.uasb.ec http: //www.edu.edu. SEDE ECUADOR UNIVERSIDAD ANDINA SIMÓN BOLÍVAR.

La letra y los cuerpos subyugados 3 La letra y los cuerpos subyugados Carolina Ortiz Fernández Carolina Ortiz Fernández La letra y los cuerpos subyugados: La letra y los cuerpos subyugados: heterogeneidad. colonialidad y subalternidad en cuatro novelas latinoamericanas heterogeneidad. 1999 Quito. 1999 3 . colonialidad y subalternidad en cuatro novelas latinoamericanas UNIVERSIDAD ANDINA SIMON BOLIVAR UNIVERSIDAD ANDINA SIMON BOLIVAR SEDE ECUADOR SEDE ECUADOR CORPORACION EDITORA NACIONAL CORPORACION EDITORA NACIONAL Quito.

1997 Autora: Carolina Ortiz Fernández Tutor: Iván Carvajal Código bibliográfico del Centro de Información: T-0044 . colonialidad y subalternidad en cuatro novelas latinoamericanas Tesis para la obtención del título de Magíster en Letras Programa de Maestría en Letras. abril 1999 Primera edición: Corporación Editora Nacional Universidad Andina Simón Bolívar. Quito ISBN: Corporación Editora Nacional 9978-84-250-0 (serie) 9978-84-252-7 (número 4) ISBN: Corporación Editora Nacional 9978-84-250-0 (serie) 9978-84-252-7 (número 4) ISBN: Universidad Andina Simón Bolívar. colonialidad y subalternidad en cuatro novelas latinoamericanas Carolina Ortiz Fernández VOLUMEN 4 Primera edición: Corporación Editora Nacional Universidad Andina Simón Bolívar. Ecuador CORPORACIÓN EDITORA NACIONAL Roca E9-59 y Tamayo • Teléfonos: (593-2) 554358. Ecuador Título original: Heterogeneidad. 554558 Fax: (593-2) 566340 • Apartado postal: 17-12-886 • Quito. colonialidad y subalternidad en cuatro novelas latinoamericanas Tesis para la obtención del título de Magíster en Letras Programa de Maestría en Letras. Yánez Pinzón N26-197 y La Niña. Quito Coordinación editorial: Quinche Ortiz Crespo Diseño gráfico y armado: Taller de la Corporación Editora Nacional Cubierta: Quinche Ortiz Crespo Corrección de textos: Fernando Balseca Impresión: Gutemberg & Aldus. 554558 Fax: (593-2) 566340 • Apartado postal: 17-12-886 • Quito.4 Carolina Ortiz Fernández La letra y los cuerpos subyugados: heterogeneidad. abril 1999 Coordinación editorial: Quinche Ortiz Crespo Diseño gráfico y armado: Taller de la Corporación Editora Nacional Cubierta: Quinche Ortiz Crespo Corrección de textos: Fernando Balseca Impresión: Gutemberg & Aldus. Sede Ecuador 9978-19-001-5 (serie) 9978-19-008-2 (número 4) Derechos de autor: Inscripción: 012745 Depósito legal: 001313 Derechos de autor: Inscripción: 012745 Depósito legal: 001313 CORPORACIÓN EDITORA NACIONAL Roca E9-59 y Tamayo • Teléfonos: (593-2) 554358. colonialidad y subalternidad en cuatro novelas latinoamericanas Carolina Ortiz Fernández VOLUMEN 4 4 Carolina Ortiz Fernández La letra y los cuerpos subyugados: heterogeneidad. Sede Ecuador Quito. Yánez Pinzón N26-197 y La Niña. 1997 Autora: Carolina Ortiz Fernández Tutor: Iván Carvajal Código bibliográfico del Centro de Información: T-0044 Título original: Heterogeneidad. Sede Ecuador Quito. Sede Ecuador 9978-19-001-5 (serie) 9978-19-008-2 (número 4) ISBN: Universidad Andina Simón Bolívar.

Peregrinación en la memoria. Un discurso testimonial / 49 Las ‘dominaciones’. Representaciones de estas relaciones / 51 El saber y las ‘dominaciones’ / 55 Representaciones de las relaciones de género / 57 Capítulo II Heterogeneidad. Peregrinación en la memoria. La familia oligárquica en Ximena de dos caminos. Fracciones sociales. cronotopo en Juyungo / 40 Representaciones de las relaciones interétnicas y sociales / 42 Representaciones de las relaciones de género / 47 4. Canto de sirena. Representaciones de la heterogeneidad histórico-estructural y cultural / 33 Desigualdades de género y etno-sociales / 34 3. Canto de sirena. Un discurso testimonial / 49 Las ‘dominaciones’. La familia. colonialidad y subalternidad / 59 Capítulo II Heterogeneidad. colonialidad y subalternidad / 59 1. Discurso monológico y homogeneizante en Aves sin nido / 63 Polifonía y heterogeneidad en Ximena de dos caminos / 66 1. cronotopo en Aves sin nido / 22 Grupos de familia y fracciones sociales. El hablante en los cuatro textos / 63 Sujeto escindido. Representaciones de estas relaciones / 51 El saber y las ‘dominaciones’ / 55 Representaciones de las relaciones de género / 57 1. La heterogeneidad de los mundos familiares / 23 Representaciones de las desigualdades / 27 2.La letra y los cuerpos subyugados 5 La letra y los cuerpos subyugados Contenido 5 Contenido Prólogo / 7 Prólogo / 7 Reconocimientos / 13 Reconocimientos / 13 Introducción / 15 Introducción / 15 Capítulo I Familia. Fracciones sociales. Representaciones de la heterogeneidad histórico-estructural y cultural / 33 Desigualdades de género y etno-sociales / 34 3. Organizadores de los acontecimientos argumentales / 21 Capítulo I Familia. La familia oligárquica en Ximena de dos caminos. migración y peregrinación. La familia. cronotopo en Juyungo / 40 Representaciones de las relaciones interétnicas y sociales / 42 Representaciones de las relaciones de género / 47 4. Discurso monológico y homogeneizante en Aves sin nido / 63 Polifonía y heterogeneidad en Ximena de dos caminos / 66 . El camino y la migración. El camino y la migración. El hablante en los cuatro textos / 63 Sujeto escindido. migración y peregrinación. cronotopo en Aves sin nido / 22 Grupos de familia y fracciones sociales. La heterogeneidad de los mundos familiares / 23 Representaciones de las desigualdades / 27 2. Organizadores de los acontecimientos argumentales / 21 1.

Discurso homogeneizante y redentor en Juyungo / 70 La heterogeneidad del sujeto. Referentes de subalternidad / 74 Indios. Subvirtiendo la colonialidad del poder / 80 Heterogeneidad del sujeto. Discurso homogeneizante y redentor en Juyungo / 70 La heterogeneidad del sujeto. otros con la ‘fuerza’ de la ‘razón’ / 76 Batallan el ‘mal’ y el ‘bien’ / 77 Espontaneidad y errancia de los cuerpos subyugados / 78 3. niños y mujeres: cuerpos subyugados. Referentes de subalternidad / 74 Indios. fuerte y armónico en Canto de sirena / 73 2. fuerte y armónico en Canto de sirena / 73 2. Ruptura del sujeto unidimensional. otros con la ‘fuerza’ de la ‘razón’ / 76 Batallan el ‘mal’ y el ‘bien’ / 77 Espontaneidad y errancia de los cuerpos subyugados / 78 3. niños y mujeres: cuerpos subyugados.6 Carolina Ortiz Fernández 6 Carolina Ortiz Fernández Heterogeneidad del sujeto. Derecho natural y jurídico / 74 Unos hablan con el cuerpo. Ruptura del sujeto unidimensional. Subvirtiendo la colonialidad del poder / 80 Consideraciones finales / 83 Consideraciones finales / 83 Bibliografía / 87 Bibliografía / 87 Universidad Andina Simón Bolívar / 89 Universidad Andina Simón Bolívar / 89 Títulos de la Serie Magíster / 90 Títulos de la Serie Magíster / 90 . Derecho natural y jurídico / 74 Unos hablan con el cuerpo.

de Clorinda Matto de Turner. así como dentro de cada una de tales categorías. plenamente. Caracas. como la idea misma de ‘raza’tienen origen colonial. Anuario Mariateguiano. Lima. La colonialidad del poder y la heterogeneidad cultural no pueden dejar de tener consecuencias en la subjetividad individual y en la relaciones intersubjetivas de estas 1. Sobre la heterogeneidad cultural. Amauta. 1993. La heterogeneidad histórico-estructural como patrón constitutivo de la sociedad en América. Ese trabajo contiene un hallazgo importante. también la construcción social de las diferencias sexuales como relaciones de dominación entre ‘géneros’. originalmente publicado en la Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales. la problemática de la población ‘india’ aparece en asociación con la condición de la mujer en esa sociedad y en ese momento. «Colonialidad. 13. en José Carlos Mariátegui y Europa.La letra y los cuerpos subyugados 7 Prólogo Prólogo Carolina Ortiz Fernández prosigue con este libro una línea de investigaciones cuyo primer resultado fue su estudio de Aves sin nido. la colonialidad emerge como la forma básica de articulación del poder en la sociedad peruana: los agrupamientos sociales amplios son definidos y clasificados en el poder. lo ‘negro’ o lo ‘mestizo’. Sobre la heterogeneidad cultural. Lo que allí está implicado es una heterogeneidad cultural colonialmente estructurada. es decir una relación de dominación cultural. En esa pionera novela del ‘indigenismo’ latinoamericano. Esto es. por la colonialidad del poder. Lima. El concepto fue incorporado a los estudios de la escritura literaria latinoamericana en la difundida obra de Antonio Cornejo Polar. entre varón y mujer. Mi debate acerca de tales cuestiones. fue articulada desde sus inicios en el siglo XVI y sin solución de continuidad hasta hoy.2 Pero. originalmente publicado en la Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales. en primer término según la idea de ‘raza’ y dentro de ellos según una construcción igualmente colonial de las diferencias de sexo. como la idea misma de ‘raza’tienen origen colonial. 1-2 (1969). 2. aunque más antigua. lo que en realidad sigue siendo una jerarquización de las diferencias culturales entre lo ‘europeo’ o ‘blanco’ y lo ‘indio’. México. lo que en realidad sigue siendo una jerarquización de las diferencias culturales entre lo ‘europeo’ o ‘blanco’ y lo ‘indio’. Mosca Azul. 1980. en mis textos «Colonialidad y modernidad/racionalidad». 1993. cuestiones abiertas». en José Carlos Mariátegui y Europa. El universo cultural allí configurado no solo implica una ‘multiculturalidad’ como está de modo nombrar. en primer término según la idea de ‘raza’ y dentro de ellos según una construcción igualmente colonial de las diferencias de sexo. la problemática de la población ‘india’ aparece en asociación con la condición de la mujer en esa sociedad y en ese momento. Ver mi texto «Raza. La heterogeneidad histórico-estructural como patrón constitutivo de la sociedad en América. . plenamente. En esa pionera novela del ‘indigenismo’ latinoamericano. cuestiones abiertas». 29 (1991). 1971. entre varón y mujer. es decir una relación de dominación cultural. 9 (1997). Anuario Mariateguiano. 2. la colonialidad emerge como la forma básica de articulación del poder en la sociedad peruana: los agrupamientos sociales amplios son definidos y clasificados en el poder. Mi debate acerca de tales cuestiones. por la colonialidad del poder. 1980. Lima. nación. cultura y conocimiento en América Latina». La otra cara del Descubrimiento. Lima. vol. El universo cultural allí configurado no solo implica una ‘multiculturalidad’ como está de modo nombrar. también la construcción social de las diferencias sexuales como relaciones de dominación entre ‘géneros’. reproducido en otras revistas y compilaciones como la de Alfredo Chacón: Dependencia y cultura. No. Perú Indígena. 13. «Colonialidad. nación. Lo que allí está implicado es una heterogeneidad cultural colonialmente estructurada. compilación de Roland Forgues. así como dentro de cada una de tales categorías. Lima. 1-2 (1969).1 Cada una de dichas categorías. sin otro argumento que la diferencia. lo ‘negro’ o lo ‘mestizo’. mi texto Dominación y cultura. El concepto fue incorporado a los estudios de la escritura literaria latinoamericana en la difundida obra de Antonio Cornejo Polar. 29 (1991). Esto es. etnia. Santiago de Chile. etnia. vol. fue articulada desde sus inicios en el siglo XVI y sin solución de continuidad hasta hoy. Mosca Azul. México. en mis textos «Colonialidad y modernidad/racionalidad». Santiago de Chile. como tesis para graduarse de Licenciada en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de San Marcos. La colonialidad del poder y la heterogeneidad cultural no pueden dejar de tener consecuencias en la subjetividad individual y en la relaciones intersubjetivas de estas Carolina Ortiz Fernández prosigue con este libro una línea de investigaciones cuyo primer resultado fue su estudio de Aves sin nido. compilación de Roland Forgues. 1971. Ese trabajo contiene un hallazgo importante. mi texto Dominación y cultura. Lima. de Clorinda Matto de Turner. sin otro argumento que la diferencia. Caracas. La otra cara del Descubrimiento. reproducido en otras revistas y compilaciones como la de Alfredo Chacón: Dependencia y cultura.1 Cada una de dichas categorías.2 Pero. cultura y conocimiento en América Latina». Amauta. Perú Indígena. 9 (1997). como tesis para graduarse de Licenciada en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de San Marcos. Ver mi texto «Raza. 1. No. aunque más antigua.

tanto como el silencio. ante todo. sobre todo de quien narra por escrito. si con la complicidad de quien escribe. que la narradora enfrentó tan sañudos ataques desde los fortines conservadores de la sociedad. tanto como el silencio. sino que este rasgo de la actual historia latinoamericana está articulada con la colonialidad del poder. y más si es literaria.8 Carolina Ortiz Fernández sociedades. Cuando se decide escribir esos silencios. Esa constatación llevó a Carolina Ortiz al convencimiento de incorporar a sus estudios sobre el relato latinoamericano. en Aves sin nido las relaciones varón-mujer en el mundo ‘indio’. se va constituyendo un cuerpo entero de propuestas epistémicas. en primer término) en la academia británica. el camino se abre hacia alguna subversión. notablemente. se va configurando un proceso de formación de una nueva perspectiva en los estudios sociales. el camino se abre hacia alguna subversión. menos patriarcales que en el no-indio. apoyando su escritura sobre el silencio de los dominados. ya que respecto de los ‘indios’ la trama está urdida con hilos eurocéntricos. Esa constatación llevó a Carolina Ortiz al convencimiento de incorporar a sus estudios sobre el relato latinoamericano. en la colonialidad toda escritura. una perspectiva constituida por la articulación de las categorías de colonialidad del poder y de heterogeneidad cultural. no por casualidad. también está acompañada de silencios. con una forma de clasificar a las gentes en el poder en torno de la idea de ‘raza’. escribiendo ese silencio en la escritura de los dominadores. no obstante estar atravesadas en la mirada narrativa de todas las consecuencias de la dominación ‘racial’. en todas las expresiones. ambas producto de la investigación y del debate de la América Latina. la perspectiva social y cultural tramada en esa novela debió parecer subversiva. señorial. pero que domina también la definición social del ‘género’. esto es. códigos. desde los años 60 de este siglo. Los más resultan. son algunos de esos productos y en ellos la colonialidad está presente de todos modos. La escritura. en primer término) en la academia británica. y con las que provienen de los llamados Estudios Culturales y que se originaron. casi. no obstante estar atravesadas en la mirada narrativa de todas las consecuencias de la dominación ‘racial’. Cuando se decide escribir esos silencios. de lo que se trata no es solamente de admitir que somos habitantes de un espacio social y culturalmente heterogéneo. de ca- . en especial. o se sorprenden. aparecen como mucho más equilibradas. sino sobre todo por haber imaginado relaciones democráticas entre los géneros en el mundo de lo no-indios. que la narradora enfrentó tan sañudos ataques desde los fortines conservadores de la sociedad. en especial. históricos y literarios de América Latina. se va constituyendo un cuerpo entero de propuestas epistémicas. patriarcal tanto como racista-etnicista. si con la complicidad de quien escribe. en el trabajo de estudiosos de origen antillano (Stuart Hall. De cualquier manera. de lo que se trata no es solamente de admitir que somos habitantes de un espacio social y culturalmente heterogéneo. Los menos. Desde esa perspectiva. sobre todo de quien narra por escrito. aparecen como mucho más equilibradas. En cambio. Los menos. De este modo. señorial. imágenes y relatos producidos desde dentro de esas relaciones. se va configurando un proceso de formación de una nueva perspectiva en los estudios sociales. símbolos. pero que domina también la definición social del ‘género’. no por casualidad. una perspectiva constituida por la articulación de las categorías de colonialidad del poder y de heterogeneidad cultural. y con las que provienen de los llamados Estudios Culturales y que se originaron. también está acompañada de silencios. esto es. Lo era. notablemente. o sobre su silenciado universo. En cambio. con una forma de clasificar a las gentes en el poder en torno de la idea de ‘raza’. Lo era. imágenes y relatos producidos desde dentro de esas relaciones. desde los años 60 de este siglo. sino sobre todo por haber imaginado relaciones democráticas entre los géneros en el mundo de lo no-indios. Para los dominantes del poder en esa sociedad colonial. aunque no siempre con la conciencia. esas cuestiones no habían sido abiertas tan claramente. en la colonialidad toda escritura. India. apoyando su escritura sobre el silencio de los dominados. Me parece pertinente no dejar pasar este hecho. ya que respecto de los ‘indios’ la trama está urdida con hilos eurocéntricos. patriarcal tanto como racista-etnicista. menos patriarcales que en el no-indio. literarios. o sobre su silenciado universo. Para los dominantes del poder en esa sociedad colonial. en Aves sin nido las relaciones varón-mujer en el mundo ‘indio’. En la vasta mutación intelectual que ahora tiene lugar en el marco de la crisis contemporánea de la racionalidad dominante. y más si es literaria. ante todo. India. casi. Por ejemplo. códigos. en el trabajo de estudiosos de origen antillano (Stuart Hall. de ca- 8 Carolina Ortiz Fernández sociedades. Me parece pertinente no dejar pasar este hecho. símbolos. la perspectiva social y cultural tramada en esa novela debió parecer subversiva. Los más resultan. Por ejemplo. Desde esa perspectiva. ambas producto de la investigación y del debate de la América Latina. son algunos de esos productos y en ellos la colonialidad está presente de todos modos. esas cuestiones no habían sido abiertas tan claramente. Sus estudios de maestría en la Universidad Andina Simón Bolívar en Quito le han llevado a enriquecer esa perspectiva con las propuestas provenientes de los estudios sobre la ‘subalternidad’ cuyo primer desarrollo viene desde el sudeste asiático. literarios. o se sorprenden. No obstante la vasta y diversa escritura crítica sobre esa novela y sobre el indigenismo en general. La escritura. escribiendo ese silencio en la escritura de los dominadores. no fue solo por sus propuestas ‘indigenistas’. aunque no siempre con la conciencia. De cualquier manera. En la vasta mutación intelectual que ahora tiene lugar en el marco de la crisis contemporánea de la racionalidad dominante. en todas las expresiones. como se sabe. históricos y literarios de América Latina. como se sabe. sino que este rasgo de la actual historia latinoamericana está articulada con la colonialidad del poder. De este modo. Sus estudios de maestría en la Universidad Andina Simón Bolívar en Quito le han llevado a enriquecer esa perspectiva con las propuestas provenientes de los estudios sobre la ‘subalternidad’ cuyo primer desarrollo viene desde el sudeste asiático. no fue solo por sus propuestas ‘indigenistas’. No obstante la vasta y diversa escritura crítica sobre esa novela y sobre el indigenismo en general.

la subalternidad. ni solamente en relación con sus dominadores ‘blancos’. de incorporar esa perspectiva. De otro lado. que van generando toda una perspectiva gnoseológica. ni sistémicos. la heterogeneidad y su relación con la colonialidad salen a luz como uno de los rasgos centrales del discurso narrativo. aún en curso de elaboración y de indagación. sin traicionar a sus personajes. La heterogeneidad cultural no implica solamente que los grupos colonialmente definidos son heterogéneos entre sí. ‘subalternidad’. América Latina es uno de los más activos ambientes de ese proceso. aunque están sobre todo en la trama de Aves sin nido y en Ximena de dos caminos. sino hasta aquí casi exclusivamente tratada. Ni pueden serlo. aunque están sobre todo en la trama de Aves sin nido y en Ximena de dos caminos. confluyen desde el debate latinoamericano con ‘poscolonialidad’. que no es aún usual en la discusión literaria o sociológica latinoamericana asumir el estudio de la narrativa ‘indigenista’ al mismo tiempo que y en relación con la ‘negrista’ (para usar términos equivalentes). la heterogeneidad no al- . asociada a la colonialidad del poder de los sujetos narrados atraviesa con dificultad la escritura. En primer lugar. Se trata de la constitución de una perspectiva no-eurocéntrica para estudiar y entender la historia latinoamericana y sus productos. tal como en Juyungo y en Canto de sirena con todas sus respectivas particularidades nacionales. que no es aún usual en la discusión literaria o sociológica latinoamericana asumir el estudio de la narrativa ‘indigenista’ al mismo tiempo que y en relación con la ‘negrista’ (para usar términos equivalentes). sino también en relación entre sí. sino también en relación entre sí. La heterogeneidad cultural no implica solamente que los grupos colonialmente definidos son heterogéneos entre sí. ‘dependencia histórico-estructural’. sobre todo externos. la heterogeneidad cultural. de incorporar esa perspectiva. la heterogeneidad y su relación con la colonialidad salen a luz como uno de los rasgos centrales del discurso narrativo. la heterogeneidad no al- La letra y los cuerpos subyugados 9 tegorías. Puesto que los sujetos narrados son sujetos culturalmente heterogéneos. ‘colonialidad del poder’. ‘heterogeneidad cultural’. ni solamente en relación con sus dominadores ‘blancos’. me parece. un modo alternativo de producir conocimiento. la problemática llamada ‘indigenista’. ya que lo ‘indio’ y lo ‘negro’ no existen ni aparecen por separado. a los estudios de la narrativa donde los protagonistas o el coro aludido están afectados por la colonialidad del poder. por ejemplo. ‘colonialidad del poder’. las visiones y discursos de los narradores. ya que lo ‘indio’ y lo ‘negro’ no existen ni aparecen por separado. la crítica del ‘orientalismo’ y del ‘occidentalismo’. Así. a los estudios de la narrativa donde los protagonistas o el coro aludido están afectados por la colonialidad del poder. unilineales. Se trata de la constitución de una perspectiva no-eurocéntrica para estudiar y entender la historia latinoamericana y sus productos. ni sistémicos. América Latina es uno de los más activos ambientes de ese proceso. que vienen desde las otras sociedades de origen colonial (el Sudeste Asiático. O peor.La letra y los cuerpos subyugados 9 tegorías. que postulan una distinta manera de encontrar explicaciones y sentidos a nuestra experiencia histórica. Ni pueden serlo. que van generando toda una perspectiva gnoseológica. en la conformación de la racionalidad alternativa al eurocentrismo. Todos los sujetos formados en un mundo intersubjetivo atravesado de heterogeneidades. la heterogeneidad cultural. en la conformación de la racionalidad alternativa al eurocentrismo. Así. De otro lado. no pueden ser. precisamente en países como Ecuador y Perú en donde por obvias razones es no solo predominante. directa e indirecta. O peor. el Mundo Arabe). sino hasta aquí casi exclusivamente tratada. Eso permite hacer visible que la colonialidad del poder y la subalternidad cubren al conjunto de la sociedad. son subjetividades heterogéneas. confluyen desde el debate latinoamericano con ‘poscolonialidad’. esas categorías. sus discursos narrativos no son. ya en crisis pero aún dominante. De una parte. En primer lugar. por ejemplo. la crítica del ‘orientalismo’ y del ‘occidentalismo’. son necesariamente heterogéneos. tal como en Juyungo y en Canto de sirena con todas sus respectivas particularidades nacionales. Puesto que los sujetos narrados son sujetos culturalmente heterogéneos. el Mundo Arabe). aún en curso de elaboración y de indagación. Eso es también lo que me parece necesario de atender en el trabajo de Carolina Ortiz: una propuesta. La heterogeneidad y la colonialidad aparecen allí con toda su fuerza y en todas sus implicaciones. no pueden dejar de emerger también en las novelas donde lo ‘negro’ y los ‘negros’ son los principales protagonistas. Si eso no es parte de la perspectiva explícita del narrador/a. la relación privilegiada entre las cuestiones de ‘género’ y de ‘raza’. directa e indirecta. la problemática llamada ‘indigenista’. esas categorías. son subjetividades heterogéneas. que postulan una distinta manera de encontrar explicaciones y sentidos a nuestra experiencia histórica. Eso es también lo que me parece necesario de atender en el trabajo de Carolina Ortiz: una propuesta. ‘heterogeneidad histórico-estructural’. la subalternidad. no pueden dejar de emerger también en las novelas donde lo ‘negro’ y los ‘negros’ son los principales protagonistas. la relación privilegiada entre las cuestiones de ‘género’ y de ‘raza’. ‘heterogeneidad cultural’. unilineales. ‘dependencia histórico-estructural’. asociada a la colonialidad del poder de los sujetos narrados atraviesa con dificultad la escritura. me parece. las visiones y discursos de los narradores. por ejemplo. ‘subalternidad’. un modo alternativo de producir conocimiento. ‘heterogeneidad histórico-estructural’. no pueden ser. por ejemplo. Todos los sujetos formados en un mundo intersubjetivo atravesado de heterogeneidades. La heterogeneidad y la colonialidad aparecen allí con toda su fuerza y en todas sus implicaciones. De una parte. sobre todo externos. la heterogeneidad cultural. que vienen desde las otras sociedades de origen colonial (el Sudeste Asiático. Eso permite hacer visible que la colonialidad del poder y la subalternidad cubren al conjunto de la sociedad. sin traicionar a sus personajes. son necesariamente heterogéneos. ya en crisis pero aún dominante. sus discursos narrativos no son. Si eso no es parte de la perspectiva explícita del narrador/a. precisamente en países como Ecuador y Perú en donde por obvias razones es no solo predominante. la heterogeneidad cultural.

una nueva conciencia de la heterogeneidad cultural y de la colonialidad del poder. La descolonización aún no ocurre sino para el imaginario. La igualdad y la armonía son postuladas. los ‘indios’ e ‘indias’. No es muy diferente en Juyungo y quizás no es tan claro el horizonte de Canto de sirena. Lo(a)s narradore(a)s. de igualdad. no tanto como una relación entre personajes socialmente definidos por la colonialidad del poder. en algunos casos casi explícitamente (Aves sin nido. aunque se mantengan inevitablemente ‘racialmente’ ‘indios’. La descolonización aún no ocurre sino para el imaginario. que lleva a subalternizar uno de los términos de la heterogeneidad. Así el rescate de la ‘andinidad’ no lleva hasta la erradicación de la subalternidad/colonialidad de los ‘andinos’ originales. pues. ocurre lo mismo si se examina otras recientes novelas de narradores varones en el Perú. Abrir ese debate es importante y no solo para los fines específicos de la escritura narrativa y de su estudio. a condición de la subalternidad de lo ‘indio’ o lo ‘negro’. se expresa en la narración como una apertura a la legitimidad de la diversidad. La igualdad y la armonía son postuladas. donde la perspectiva eurocéntrica aparezca más insistente. Todos en el Perú o en el Ecuador están orgullosos de ‘lo indio’. no de los negros. los ‘indios’ e ‘indias’. ocurre lo mismo si se examina otras recientes novelas de narradores varones en el Perú. Y la ‘andinidad’ comienza a ser colocada como un atributo legítimo pero de las capas medias ‘nutridas’ culturalmente por lo ‘andino’ y lo ‘occidental’. en un caso. una nueva conciencia de la heterogeneidad cultural y de la colonialidad del poder. inclusive de sus intenciones de denuncia. como en Aves sin nido. o en Juyungo. en otro. Pareciera que fuera sobre todo en los relatos donde la cuestión de la mujer ordena la trama narrativa. parece imponer un camino hacia otro horizonte social y cultural. Como en el Brasil están orgullosos de ‘lo negro’. en otro. a través de los relatos ‘andinos’ de la niña protagonista. los ‘indios’ o ‘andinos’ originales no son protagonistas. Con todo. Y allí es donde salta la básica colonialidad del poder. lo ‘indio’ o lo ‘negro’ pueden tener plena legitimidad. aunque por el momento el umbral aún es la ‘multiculturalidad’. o en Juyungo. donde la perspectiva eurocéntrica aparezca más insistente. implicada en los discursos literarios. Aníbal Quijano Aníbal Quijano . en Aves sin nido. entre ‘lo andino’ o lo ‘negro’ y lo ‘occidental’. No es muy diferente en Juyungo y quizás no es tan claro el horizonte de Canto de sirena. parece imponer un camino hacia otro horizonte social y cultural. en Aves sin nido. Es decir. no siempre de los indios. aparecen como alusiones. Y en Ximena de dos caminos. Lo es igualmente para el futuro del debate sobre la historia y la sociedad en América Latina. en un caso. pero como elementos de la cultura de las capas sociales y culturales de donde proceden los discursos narrativos formales. Hay. una cuestión de identidad de las capas socio-culturales de donde proceden esos discursos. lo ‘indio’ o lo ‘negro’ pueden tener plena legitimidad. en las relaciones sociales materiales de poder. las capas medias urbanas. las capas medias urbanas. Ximena de dos caminos) como parte de la personalidad de esas capas. pues. todas gentes de las capas medias urbanas.10 10 Carolina Ortiz Fernández Carolina Ortiz Fernández canza legitimidad y la colonialidad es puesta en cuestión si solo eso lleva a la extinción cultural del colonizado. más allá de las intenciones del narrador/a. Sin embargo. en algunos casos casi explícitamente (Aves sin nido. inclusive de sus intenciones de denuncia. como sombras. Sin embargo. pero como elementos de la cultura de las capas sociales y culturales de donde proceden los discursos narrativos formales. Así. en verdad se postula para él. Abrir ese debate es importante y no solo para los fines específicos de la escritura narrativa y de su estudio. aunque por el momento el umbral aún es la ‘multiculturalidad’. que lleva a subalternizar uno de los términos de la heterogeneidad. parecen atados a una utopía común: un mundo de relaciones armoniosas. no tanto. una cuestión de identidad de las capas socio-culturales de donde proceden esos discursos. Con todo. Y en Ximena de dos caminos. Y allí es donde salta la básica colonialidad del poder. los ‘indios’ serían redimibles solo si dejan de ser culturalmente ‘indios’. en las relaciones sociales materiales de poder. todas gentes de las capas medias urbanas. los ‘indios’ o ‘andinos’ originales no son protagonistas. no siempre de los indios. en verdad se postula para él. a condición de la subalternidad de lo ‘indio’ o lo ‘negro’. canza legitimidad y la colonialidad es puesta en cuestión si solo eso lleva a la extinción cultural del colonizado. Lo es igualmente para el futuro del debate sobre la historia y la sociedad en América Latina. como en Aves sin nido. aunque se mantengan inevitablemente ‘racialmente’ ‘indios’. entre ‘lo andino’ o lo ‘negro’ y lo ‘occidental’. no tanto como una relación entre personajes socialmente definidos por la colonialidad del poder. Y la ‘andinidad’ comienza a ser colocada como un atributo legítimo pero de las capas medias ‘nutridas’ culturalmente por lo ‘andino’ y lo ‘occidental’. Así. Así el rescate de la ‘andinidad’ no lleva hasta la erradicación de la subalternidad/colonialidad de los ‘andinos’ originales. Como en el Brasil están orgullosos de ‘lo negro’. como sombras. de igualdad. Aún no. no tanto. Es decir. Pareciera que fuera sobre todo en los relatos donde la cuestión de la mujer ordena la trama narrativa. parecen atados a una utopía común: un mundo de relaciones armoniosas. Todos en el Perú o en el Ecuador están orgullosos de ‘lo indio’. Hay. a través de los relatos ‘andinos’ de la niña protagonista. los ‘indios’ serían redimibles solo si dejan de ser culturalmente ‘indios’. se expresa en la narración como una apertura a la legitimidad de la diversidad. Ximena de dos caminos) como parte de la personalidad de esas capas. aparecen como alusiones. más allá de las intenciones del narrador/a. Lo(a)s narradore(a)s. implicada en los discursos literarios. Aún no. Esas son las cuestiones cuya indagación propone este libro. no de los negros. Esas son las cuestiones cuya indagación propone este libro.

Yo volvía a Coyungo después de treintaidós años de andaje y peligarderio. anda que anda. anda que anda. Anda que anda. CANDELARIO NAVARRO CANDELARIO NAVARRO . no ves que me entraba una comezón en las patas y todo lo veía camino. MAURA FIGUEROA. anda que anda. nadie sabe cuánto hemos sufrido. no ves que me entraba una comezón en las patas y todo lo veía camino.La letra y los cuerpos subyugados 11 La letra y los cuerpos subyugados 11 Como en el cuento que echaba su mamá: «…salió a correr mundo. ahorita me sentaba en esta silleta y ya me estaba parando para ir a otra parte. porque en ese entonces. CANTO DE SIRENA Yo volvía a Coyungo después de treintaidós años de andaje y peligarderio. CANTO DE SIRENA MAURA FIGUEROA. Anda que anda. porque en ese entonces. Andar y más andar y más andar…» Como en el cuento que echaba su mamá: «…salió a correr mundo. carajo. carajo. Andar y más andar y más andar…» JUYUNGO JUYUNGO nadie sabe cuánto hemos sufrido. ahorita me sentaba en esta silleta y ya me estaba parando para ir a otra parte. anda que anda.

12 Carolina Ortiz Fernández 12 Carolina Ortiz Fernández .

director de la Maestría. . profesor-tutor durante el curso. Como nos lo recuerda Julio Ramos. Sede Ecuador. el apoyo respectivo para la investigación. y de Iván Carvajal. El estudio que sigue es fruto de un esfuerzo personal. y. pero también de las amables sugerencias de los profesores de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima: César Germaná. y. Agradezco infinitamente en la persona de Fernando Balseca. Mirko Lauer. de las alentadoras discusiones y gratas conversaciones con Miguel Angel Huamán y Aníbal Quijano en especial. profesor de la maestría. profesor de la maestría. de las alentadoras discusiones y gratas conversaciones con Miguel Angel Huamán y Aníbal Quijano en especial. Sede Ecuador. Rocío Silva Santisteban. gracias al pedido de Fernando Balseca. finalmente su publicación. uno es el que firma. gracias al pedido de Fernando Balseca. finalmente su publicación. profesor-tutor durante el curso. siempre son colectivas las condiciones de posibilidad. Mirko Lauer. mas. y de Iván Carvajal. Como nos lo recuerda Julio Ramos. uno es el que firma. pero también de las amables sugerencias de los profesores de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima: César Germaná. A todos ellos mi reconocimiento y gratitud. Rocío Silva Santisteban.La letra y los cuerpos subyugados 13 La letra y los cuerpos subyugados 13 Reconocimientos Reconocimientos El estudio que sigue es fruto de un esfuerzo personal. Agradezco infinitamente en la persona de Fernando Balseca. el apoyo de la Universidad Andina al haberme concedido la beca de estudios. y del diálogo y la amistad establecidos (a lo largo del curso) con los profesores y estudiantes de la Maestría en Letras de la Universidad Andina Simón Bolívar. director de la Maestría. siempre son colectivas las condiciones de posibilidad. A todos ellos mi reconocimiento y gratitud. Agradezco a mis asesores las solidarias palabras que prologan el texto. el apoyo de la Universidad Andina al haberme concedido la beca de estudios. mas. Agradezco a mis asesores las solidarias palabras que prologan el texto. y del diálogo y la amistad establecidos (a lo largo del curso) con los profesores y estudiantes de la Maestría en Letras de la Universidad Andina Simón Bolívar. el apoyo respectivo para la investigación.

14 Carolina Ortiz Fernández 14 Carolina Ortiz Fernández .

Juyungo (1943) del ecuatoriano Adalberto Ortiz y Canto de sirena (1977) de Gregorio Martínez. Rosa María Macedo. En los años 40 de este siglo encontramos a Magda Portal.1 Aves sin nido (1889) de Clorinda Matto de Turner fisura esa mirada al cuestionar (a partir de la institución familiar) problemas nacionales vinculados a las relaciones de dominio y explotación sobre el indio y sobre la mujer. se sitúa en la sierra sur del Perú durante la segunda mitad del siglo XIX. la opresión y la explotación étnico social. Este texto. en el departamento de Ica. 2. Ecuador. hoy considerado precursor del indigenismo. que se inserta en la nueva novela latinoamericana (pos boom) y que surge luego de la emergencia de múltiples corrientes del discurso feminista. Hortencia Luna. A fines del siglo XIX emerge en el Perú un conjunto de mujeres escritoras cuyos discursos. pese a referirse a algunos asuntos ajenos al mundo familiar. Ecuador. Habría que precisar que si bien la subordinación de género no solo es resultado de la colonialidad ésta la agrava y la acentúa. que se inserta en la nueva novela latinoamericana (pos boom) y que surge luego de la emergencia de múltiples corrientes del discurso feminista. Casi cien años después. aparece Ximena de dos caminos (1994) de Laura Riesco Malpartida. luego de un tramo largo de silencio escritural en el Perú (con la salvedad de algunas escritoras de los años cuarenta de este siglo). Perú. y de Coyungo. y de Coyungo. En sus discursos las relaciones de género se entretejen con los problemas de discriminación racial. por la heterogeneidad de todas las instancias de producción discursiva como por su discontinuidad en el tiempo. la opresión y la explotación étnico social.Introducción Introducción El material de la presente investigación constituye una serie heterogénea y discontinua por la heterogeneidad de su procedencia. luego de un tramo largo de silencio escritural en el Perú (con la salvedad de algunas escritoras de los años cuarenta de este siglo). Casi cien años después.2 entre la narrativa escrita por mujeres. se sitúan aproximadamente en los años 40 de este siglo. en su discurso se problematizan la condición de la mujer las condiciones de subordinación del mundo y la cultura andina. se sitúan aproximadamente en los años 40 de este siglo. las cuales son decisivas en la creación y reflexión literaria. se sitúa en la sierra central y en la costa peruana aproximadamente en los años 60 de este siglo. 1. Sin embargo. suelen básicamente resaltar la imagen virtuosa y romántica de la mujer en el hogar y la familia. Este texto. se sitúa en la sierra sur del Perú durante la segunda mitad del siglo XIX. Juyungo (1943) del ecuatoriano Adalberto Ortiz y Canto de sirena (1977) de Gregorio Martínez. Entre este grupo de mujeres podemos encontrar a Teresa González de Fanning y a Carolina Freire de Jaimes. pese a referirse a algunos asuntos ajenos al mundo familiar. Rosa Arciniegas. en ella se manifiesta la asociación histórica entre dos formas de colonialidad: la etno-social y la de género. En sus discursos las relaciones de género se entretejen con los problemas de discriminación racial. cuyos personajes representan a las ‘minorías’ étnicas de Esmeraldas. En los años 40 de este siglo encontramos a Magda Portal. en su discurso se problematizan la condición de la mujer las condiciones de subordinación del mundo y la cultura andina. en el departamento de Ica. A fines del siglo XIX emerge en el Perú un conjunto de mujeres escritoras cuyos discursos. 2. Perú. Su discurso. hoy considerado precursor del indigenismo. Hortencia Luna. se sitúa en la sierra central y en la costa peruana aproximadamente en los años 60 de este siglo. 1. por la heterogeneidad de todas las instancias de producción discursiva como por su discontinuidad en el tiempo. . época en que se inician los grandes desplazamientos de las áreas rurales a las ciudades. Su discurso. Habría que precisar que si bien la subordinación de género no solo es resultado de la colonialidad ésta la agrava y la acentúa. aparece Ximena de dos caminos (1994) de Laura Riesco Malpartida.2 entre la narrativa escrita por mujeres. cuyos personajes representan a las ‘minorías’ étnicas de Esmeraldas. Rosa María Macedo. Entre este grupo de mujeres podemos encontrar a Teresa González de Fanning y a Carolina Freire de Jaimes. Rosa Arciniegas. suelen básicamente resaltar la imagen virtuosa y romántica de la mujer en el hogar y la familia. El material de la presente investigación constituye una serie heterogénea y discontinua por la heterogeneidad de su procedencia. en ella se manifiesta la asociación histórica entre dos formas de colonialidad: la etno-social y la de género. Sin embargo. las cuales son decisivas en la creación y reflexión literaria.1 Aves sin nido (1889) de Clorinda Matto de Turner fisura esa mirada al cuestionar (a partir de la institución familiar) problemas nacionales vinculados a las relaciones de dominio y explotación sobre el indio y sobre la mujer. época en que se inician los grandes desplazamientos de las áreas rurales a las ciudades.

encontramos que en 1889 Emilio Gutiérrez de Quintanilla. lo que da pie a interrogar si. precisamente por ser incipiente. Lima. 6. Efraín Kristal. 1948. La novela Aves sin nido abraza de lleno una de ellas con laudable y trascendental propósito». desde la perspectiva indicada. H. se aboga por la raza indígena.4 Siendo una novela social y realista. ésta debía ser rehabilitada como elemento social por la educación e incorporada a la nacionalidad y cultura peruana.6 Aves sin nido expresaría los intereses de esta última. Instituto de Apoyo Agrario. Para Rodrigo Montoya los intelectuales provincianos terratenientes como Clorinda Matto de Turner. son mujeres. cuyos sujetos. Génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú 1848-1930.5 Efraín Kristal sostiene que existe relación entre la obra literaria y el discurso político de los grupos dominantes del siglo pasado: la oligarquía terrateniente. en Aves sin nido de Clorinda Matto de Turner. y que. desde la perspectiva de enunciación. Emilio Gutiérrez de Quintanilla. estaba impedida de participar en el debate político. Con una prédica anticlerical. la oligarquía exportadora y la incipiente elite industrial. G. «Juicio Crítico». 17. Cuzco. Rodríguez Luis enfatiza la influencia de Manuel González Prada afirmando que «Clorinda defiende una propuesta liberalista que no se atreve a desarrollar». Entre los estudios consagrados a Aves sin nido. Con una prédica anticlerical. Ed. Para Rodrigo Montoya los intelectuales provincianos terratenientes como Clorinda Matto de Turner. en donde se asentaron los discursos indigenistas y han comenzado a surgir los discursos negristas–. desde la perspectiva de enunciación.6 Aves sin nido expresaría los intereses de esta última. cuyos sujetos. Instituto de Apoyo Agrario. La novela indigenista de Clorinda Matto a José María Arguedas. es posible encontrar elementos formales y semánticos que estarían fuera de o que problematizarían la cultura hegemónica. 3. Ver: «Dimensión política del indigenismo» de Clorinda Matto. critica el desgobierno. la administración civil y militar. Para Julio Rodríguez Luis es «la primera novela que se propone el tratamiento de la cuestión indígena dentro de su contexto sociopolítico en vez de a la idealizada manera romántica». Entre los estudios consagrados a Aves sin nido. FCE. la administración civil y militar. Génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú 1848-1930. sostenía que «El Estado social del Perú en la costa y en la sierra. 22. Rozas. Una visión urbana de los Andes. 1948. pobladores negros y mulatos (en los cuales los referentes son éstos y las poblaciones indígenas). Una visión urbana de los Andes. 22.4 Siendo una novela social y realista. Ibídem.5 Efraín Kristal sostiene que existe relación entre la obra literaria y el discurso político de los grupos dominantes del siglo pasado: la oligarquía terrateniente. Hermenéutica y praxis del indigenismo. y que. se traza como objetivo la denuncia de la explotación del indio. lo que da pie a interrogar si. La novela Aves sin nido abraza de lleno una de ellas con laudable y trascendental propósito». la oligarquía exportadora y la incipiente elite industrial. Ibídem. en la población criolla y en la indígena […] abre dos grandes sendas a la literatura nacional. estaba impedida de participar en el debate político. en donde se asentaron los discursos indigenistas y han comenzado a surgir los discursos negristas–. H. se traza como objetivo la denuncia de la explotación del indio. incorporan al indio en la literatura a fines del siglo XIX. 17. Hermenéutica y praxis del indigenismo. se aboga por la raza indígena. pobladores negros y mulatos (en los cuales los referentes son éstos y las poblaciones indígenas). Rodríguez Luis enfatiza la influencia de Manuel González Prada afirmando que «Clorinda defiende una propuesta liberalista que no se atreve a desarrollar». p. p. G. incorporan al indio en la literatura a fines del siglo XIX. 6. son mujeres. 1990. México. en la población criolla y en la indígena […] abre dos grandes sendas a la literatura nacional. en Aves sin nido de Clorinda Matto de Turner. Julio Rodríguez Luis. México. es posible encontrar elementos formales y semánticos que estarían fuera de o que problematizarían la cultura hegemónica. Julio Rodríguez Luis. sostenía que «El Estado social del Perú en la costa y en la sierra.16 Carolina Ortiz Fernández 16 Carolina Ortiz Fernández Estos textos de origen peruano y ecuatoriano –países de gran concentración indígena y de población afroandina. Efraín Kristal. Para Julio Rodríguez Luis es «la primera novela que se propone el tratamiento de la cuestión indígena dentro de su contexto sociopolítico en vez de a la idealizada manera romántica». Lima. 1990. critica el desgobierno. sentando las bases para el «surgimiento del indigenismo como postura política no- 3. ésta debía ser rehabilitada como elemento social por la educación e incorporada a la nacionalidad y cultura peruana. están considerados en el canon académico y forman parte (aunque en los bordes) de una cultura institucionalizada. 5.3 En ella. La novela indigenista de Clorinda Matto a José María Arguedas. uno de sus primeros críticos. sentando las bases para el «surgimiento del indigenismo como postura política no- Estos textos de origen peruano y ecuatoriano –países de gran concentración indígena y de población afroandina. Rozas. encontramos que en 1889 Emilio Gutiérrez de Quintanilla. agrega. 4.3 En ella. «Juicio Crítico». agrega. Ed. Emilio Gutiérrez de Quintanilla. uno de sus primeros críticos. FCE. p. 5. Ver: «Dimensión política del indigenismo» de Clorinda Matto. precisamente por ser incipiente. desde la perspectiva indicada. . están considerados en el canon académico y forman parte (aunque en los bordes) de una cultura institucionalizada. Cuzco. 4. p.

10 Los Marín serían los portadores de la ideología burguesa liberal progresista. escenario de Aves sin nido. dice el historiador cusqueño José Tamayo Herrera. 171-172. p. Lima. simboliza el cruel funcionamiento y organización de la sociedad andina. Esta actividad expandió el capital comercial en esta región. 8. Matto de Turner expresaría «Una visión civilizatoria. Lima. Biblioteca Nacional del Perú. implícito en la cuestión indígena. Agrega que existe «una total incongruencia entre las actividades económicas de Clorinda Matto y la denuncia contenida en su obra». 7. . Lima. Horizonte. pese a algunas excepciones personales. Clorinda Matto de Turner: para una imagen de la novela peruana del siglo XX. Historia del indigenismo cuzqueño.8 Antonio Cornejo Polar afirma que Aves sin nido es una novela de tesis. se produjo una polémica entre el modelo romántico y el modelo naturalista. pero que precisamente por su origen de clase fue incapaz de visualizar el problema económico social. 9. Encuentra en ella las debilidades del naturalismo. pp. Aves sin nido es un invalorable documento histórico porque reconstruye con datos fidedignos la dinámica de la actividad lanera que durante la segunda mitad del siglo XIX se convirtió en el eje de la estructura de dominación del sur andino. capítulo II. Historia del indigenismo cuzqueño. dice el historiador cusqueño José Tamayo Herrera. Carlos Germán Amézaga defendió el modelo romántico y aceptó el ‘verdadero realismo’ señalando que el de Zola era depravado. nunca fue capaz de analizar con plenitud sus propios principios». 10.La letra y los cuerpos subyugados 17 La letra y los cuerpos subyugados 17 vedosa a comienzos de siglo». En Escribir en el aire. escenario de Aves sin nido. Habría una relación metonímica entre las micro instituciones como la familia y la conformación de la nación. cristianísima y romántica del Perú». Horizonte. por las compañías comerciales del interior ni de sus vínculos con el capitalismo inglés. las cuales son «correlativas al movimiento positivista en el Perú. De la utopía andina al socialismo mágico. movimiento que. Nelson Manrique. Para Nelson Manrique. en el comercio de lana. 171-172. Antonio Cornejo Polar. Biblioteca Nacional del Perú. Debate Agrario (Lima). Debate Agrario (Lima). 11. implícito en la cuestión indígena. Antonio Cornejo Polar. José Tamayo Herrera. semanario dirigido durante un año por Clorinda Matto. Para Nelson Manrique. mientras que Mercedes Cabello propuso teóricamente un orden mixto que Matto de Turner lo llevó a la práctica. pese a algunas excepciones personales. cristianísima y romántica del Perú».8 come cura del primer positivismo peruano convertido en expresión ideológica del la burguesía citadina y rural del Cuzco decimonónico […] escritora social que combinó el anticlericalismo. semanario dirigido durante un año por Clorinda Matto. 10.7 Clorinda Matto de Turner. simboliza el cruel funcionamiento y organización de la sociedad andina. Lima. pp. Lima. inédito. Explica esta incongruencia por Antonio Cornejo Polar afirma que Aves sin nido es una novela de tesis. 11. Antonio Cornejo Polar. 43.11 ya que no dice palabra alguna sobre el papel cumplido. Nelson Manrique. inédito. Rodrigo Montoya. Lima. mientras que Mercedes Cabello propuso teóricamente un orden mixto que Matto de Turner lo llevó a la práctica. José Tamayo Herrera. p. Antonio Cornejo Polar. De la utopía andina al socialismo mágico. p. Lima. En Escribir en el aire. Esta actividad expandió el capital comercial en esta región. en el comercio de lana. Cornejo Polar sostiene que la vida en Kíllac. 99. Instituto Nacional de Cultura. La adopción de Margarita y Rosalía presupone que Aves sin nido no logra percibir futuro alguno para la cultura indígena. Agrega que existe «una total incongruencia entre las actividades económicas de Clorinda Matto y la denuncia contenida en su obra». Lima. 1977. se produjo una polémica entre el modelo romántico y el modelo naturalista.7 Clorinda Matto de Turner. 8. pero que precisamente por su origen de clase fue incapaz de visualizar el problema económico social. 6 (1989): 37. «Clorinda Matto y el indigenismo literario». La adopción de Margarita y Rosalía presupone que Aves sin nido no logra percibir futuro alguno para la cultura indígena. siglos XVI-XX. 99.9 Menciona que en El Perú Ilustrado. nunca fue capaz de analizar con plenitud sus propios principios». Habría una relación metonímica entre las micro instituciones como la familia y la conformación de la nación. Escribir en el aire. Instituto Nacional de Cultura. 1994. expresa a fines del siglo XIX el espíritu anticlerical come cura del primer positivismo peruano convertido en expresión ideológica del la burguesía citadina y rural del Cuzco decimonónico […] escritora social que combinó el anticlericalismo.9 Menciona que en El Perú Ilustrado. Cornejo Polar sostiene que la vida en Kíllac. expresa a fines del siglo XIX el espíritu anticlerical vedosa a comienzos de siglo». Escribir en el aire. Rodrigo Montoya. «Clorinda Matto y el indigenismo literario». 9. siglos XVI-XX. Clorinda Matto de Turner: para una imagen de la novela peruana del siglo XX. movimiento que. 6 (1989): 37. 1994. capítulo II. las cuales son «correlativas al movimiento positivista en el Perú. 1977. Aves sin nido es un invalorable documento histórico porque reconstruye con datos fidedignos la dinámica de la actividad lanera que durante la segunda mitad del siglo XIX se convirtió en el eje de la estructura de dominación del sur andino. 43.10 Los Marín serían los portadores de la ideología burguesa liberal progresista. p. por las compañías comerciales del interior ni de sus vínculos con el capitalismo inglés. Explica esta incongruencia por 7. Matto de Turner expresaría «Una visión civilizatoria. Encuentra en ella las debilidades del naturalismo. Carlos Germán Amézaga defendió el modelo romántico y aceptó el ‘verdadero realismo’ señalando que el de Zola era depravado.11 ya que no dice palabra alguna sobre el papel cumplido.

VI. Considera además que. presentación de Juyungo. reivindica el papel de la cultura tradicional andina en la formación de una identidad nacional. cap. Casa de la Cultura Ecuatoriana. Luis Alberto Sánchez manifiesta que Ortiz se aparta del molde naturalista que domina a sus compatriotas. siendo un relato autobiográfico.13 Se interesa por lo oculto y desconocido. 1987. en él se explora las posibilidades de mixtura trascodificante de los registros lingüísticos y culturales debido a la relación dialógica entre el testimoniante y el testigo. (Lima). de Adalberto Ortiz. «Nunca –dice– la verdad del negro ha sido expresada con tanta hondura y plenitud». a partir de su publicación por vez primera en 1943. en la que sus personajes son mirados y cantados por el autor desde la interioridad cotidiana y trágica de la pobreza. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana. Francisca Denegri. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana. 17. XXVI. «Etnopoética y estrategias discursivas en Canto de sirena». desde su punto de vista. «Dos mujeres muchos caminos». Proceso y contenido de la novela hispanoamericana.14 Su discurso reivindicaría la voz y la palabra de ese sector popular. las características propias del indigenismo literario expresadas por Mariátegui.18 Carolina Ortiz Fernández 18 Carolina Ortiz Fernández las características propias del indigenismo literario expresadas por Mariátegui. 1957. Catalina Lohmann sostiene que el texto reconstruye el recorrido de una niña que trata de desentrañar en las láminas de las enciclopedias los significados del mundo. Juan Duchesne. 14. Pese a esto. Madrid. 1996. Sobre Ximena de dos caminos.. Luis Alberto Sánchez manifiesta que Ortiz se aparta del molde naturalista que domina a sus compatriotas. VI. 16. lo que había significado la novela también ecuatoriana Huasipungo (1934) de Jorge Icaza en los marcos de la novela indigenista». Juan Duchesne sostiene que Candelario Navarro. Catalina Lohmann. trata de ‘perder la inocencia’. ibíd. desde su punto de vista. 94 (1995): 96-99. en él se explora las posibilidades de mixtura trascodificante de los registros lingüísticos y culturales debido a la relación dialógica entre el testimoniante y el testigo. 94 (1995): 96-99. Juan Duchesne sostiene que Candelario Navarro. Quehacer (Lima). «Prólogo» de Juyungo. Considera además que. ibíd. 20 (1984): 189-200. «Nunca –dice– la verdad del negro ha sido expresada con tanta hondura y plenitud». El abanico y la cigarrera. 13. una isla y otros negros.15 Salvador Bueno considera que la novela «representó dentro de la prosa narrativa negrista. de Adalberto Ortiz. citado por Salvador Bueno. Catalina Lohmann. Además de estos discursos habría un discurso pastoral. en la narrativa habría un segundo discurso que minaría la creencia en el progreso de tipo limeño ya que. y pese a que aún no sabe leer comprende que no todo está en los libros. 17. y pese a que aún no sabe leer comprende que no todo está en los libros. Casa de las Américas. Luis Alberto Sánchez. 20 (1984): 189-200. El empresario ilustrado Fernando Marín representaría el epítome de la humanidad civilizada. Casa de las Américas.17 Con voz lírica canta a Juyungo.16 En la novela se apreciaría la evolución que sufre el protagonista desde su primigenio odio racial contra los blancos hasta una actitud sin prejuicios étnicos. XXVI. «Prólogo». Juyungo. «Prólogo» de Juyungo. en la narrativa habría un segundo discurso que minaría la creencia en el progreso de tipo limeño ya que. Benjamín Carrión. 12. mientras que el indio representaría la degradación. en una palabra.16 En la novela se apreciaría la evolución que sufre el protagonista desde su primigenio odio racial contra los blancos hasta una actitud sin prejuicios étnicos. Adalberto Ortiz.. p. siendo un relato autobiográfico. . Quehacer (Lima). en la que sus personajes son mirados y cantados por el autor desde la interioridad cotidiana y trágica de la pobreza. Gredos. Para Benjamín Carrión. 16. Luis Alberto Sánchez. Quito. en una palabra. una isla y otros negros. Quito.12 El primer discurso expondría la ideología liberal y positivista. Benjamín Carrión. Francisca Denegri encuentra en Aves sin nido dos discursos distintos. mientras que el indio representaría la degradación. a partir de su publicación por vez primera en 1943.12 El primer discurso expondría la ideología liberal y positivista. Lima.13 Se interesa por lo oculto y desconocido. «Dos mujeres muchos caminos». 15. Madrid. se trata de una literatura de mestizos y no de indígenas. Además de estos discursos habría un discurso pastoral. Catalina Lohmann sostiene que el texto reconstruye el recorrido de una niña que trata de desentrañar en las láminas de las enciclopedias los significados del mundo. de Adalberto Ortiz. en Canto de sirena. 15. «Prólogo». 1996.17 Con voz lírica canta a Juyungo. 13. y por todos los medios trata de acceder al mundo de los adultos. representa al sector étnico negro. Historia de un negro. lo que había significado la novela también ecuatoriana Huasipungo (1934) de Jorge Icaza en los marcos de la novela indigenista». El abanico y la cigarrera. La Habana. Juyungo es una novela vital. Historia de un negro. de Adalberto Ortiz. presentación de Juyungo. cap. Proceso y contenido de la novela hispanoamericana. Juyungo es una novela vital. en Canto de sirena. y por todos los medios trata de acceder al mundo de los adultos. «Etnopoética y estrategias discursivas en Canto de sirena». (Lima). 1987. Lima. La Habana. Pese a esto. 12. Lima aparece como el paradigma del pueblo civilizado y Kíllac como la encarnación de la barbarie. citado por Salvador Bueno. trata de ‘perder la inocencia’. Para Benjamín Carrión. 14. se trata de una literatura de mestizos y no de indígenas. 1953. Francisca Denegri. 1957. p. Lima aparece como el paradigma del pueblo civilizado y Kíllac como la encarnación de la barbarie. Salvador Bueno.14 Su discurso reivindicaría la voz y la palabra de ese sector popular. Francisca Denegri encuentra en Aves sin nido dos discursos distintos. 1953. Sobre Ximena de dos caminos. Casa de la Cultura Ecuatoriana. Instituto de Estudios Peruanos. Salvador Bueno.15 Salvador Bueno considera que la novela «representó dentro de la prosa narrativa negrista. representa al sector étnico negro. Adalberto Ortiz. El empresario ilustrado Fernando Marín representaría el epítome de la humanidad civilizada. Juan Duchesne. Instituto de Estudios Peruanos. reivindica el papel de la cultura tradicional andina en la formación de una identidad nacional. Juyungo. Gredos.

Quito. 1985. Susana Aguinaga. pues desde la perspectiva de la enunciación se vincula la opresión de la mujer con la del indígena. Ortiz plantearía como única salida la concientización de los explotados. 19. Para esto. ensayo explorar las perspectivas de enunciación de los discursos de los sujetos sociales representados en una condición subordinada con respecto a las relaciones de poder. el lenguaje de Ortiz desentrañaría la problemática del personaje alienado en su libertad. tesis doctoral. su propia protesta y su propia tristeza. reivindica la cultura tradicional andina. 1982. 1985. como lo afirma Denegri. Existen elementos que lo diferencian del indigenismo.18 mientras que para Landázuri el tema es negrista pues la visión del mundo de los negros es desde fuera. sino de sí misma. Desde mi punto de vista. Indago si los enunciadores mujeres. Los otros textos no han sido estudiados con la prolijidad de Aves sin nido. vertiendo a través de aquel. Como se puede apreciar. reivindica la cultura tradicional andina. 1982. convirtiendo el discurso literario en un discurso político. aunque contradictoriamente. ya que pone al descubierto la opresión y las relaciones de explotación del grupo étnico negro esmeraldeño. el lenguaje de Ortiz desentrañaría la problemática del personaje alienado en su libertad. al rescatar la voz y la palabra de los grupos subalternos.La letra y los cuerpos subyugados 19 La letra y los cuerpos subyugados 19 el negro dolorido. trata de relacionar la heterogeneidad del discurso literario con la heterogeneidad cultural y estructural de la región andina en sus respectivas coyunturas históricas. Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE. El lenguaje de la opresión en la narrativa de Adalberto Ortiz. Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE. partiendo de la propuesta de los estudios culturales. desde una perspectiva sociológica literaria que es parte de mi (de)formación de mujer letrada (con todas las limitaciones y privilegios que esto significa).19 La novela descartaría la violencia ciega o la evasión contemplativa sobre la realidad. 18. ¿Cuáles son las condiciones de posibilidad de estos discursos? ¿Como se traducen las luchas simbólicas en la heterogeneidad discursiva? ¿Se problematizan las relaciones de dominación colonial en los registros simbólicos? ¿Cómo se represen- 18. sino de sí misma. . tesis de licenciatura. (en tanto género) convirtiéndose en sujeto y objeto a la vez. Susana Aguinaga. Como se puede apreciar. En esta ocasión. mi acercamiento a los cuatro textos literarios –una serie discontinua– es un intento de lectura y de reflexión histórica en la discontinuidad que. desde una perspectiva sociológica literaria que es parte de mi (de)formación de mujer letrada (con todas las limitaciones y privilegios que esto significa). ¿Cuáles son las condiciones de posibilidad de estos discursos? ¿Como se traducen las luchas simbólicas en la heterogeneidad discursiva? ¿Se problematizan las relaciones de dominación colonial en los registros simbólicos? ¿Cómo se represen- el negro dolorido. Los otros textos no han sido estudiados con la prolijidad de Aves sin nido. la novela plantea el etnocidio cultural de la población indígena. (en tanto género) convirtiéndose en sujeto y objeto a la vez. 19. Susana Aguinaga y Mariana Landázuri Camacho consideran que la novela se inserta en el realismo social. ensayo explorar las perspectivas de enunciación de los discursos de los sujetos sociales representados en una condición subordinada con respecto a las relaciones de poder. los varones negros y mulatos. al rescatar la voz y la palabra de los grupos subalternos. Tanto desde la crítica literaria como desde las ciencias sociales se concibe que el texto constituye un discurso indigenista de la clase terrateniente o de una burguesía en gestación como resultado de la lucha por la hegemonía. Para la primera. pues desde la perspectiva de la enunciación se vincula la opresión de la mujer con la del indígena. su propia protesta y su propia tristeza. la mayor parte de los estudios mencionados están destinados a Aves sin nido. Desde mi punto de vista. Susana Aguinaga y Mariana Landázuri Camacho consideran que la novela se inserta en el realismo social. Tanto desde la crítica literaria como desde las ciencias sociales se concibe que el texto constituye un discurso indigenista de la clase terrateniente o de una burguesía en gestación como resultado de la lucha por la hegemonía. como lo afirma Denegri. problematizan o no la colonialidad del poder desde su condición de mujeres y de trabajadores social y étnicamente subordinados. convirtiendo el discurso literario en un discurso político. Existen elementos que lo diferencian del indigenismo. De la raza a la clase. trata de relacionar la heterogeneidad del discurso literario con la heterogeneidad cultural y estructural de la región andina en sus respectivas coyunturas históricas. En esta ocasión. Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE. La enunciadora no solo habla del otro. Ortiz plantearía como única salida la concientización de los explotados. tesis de licenciatura. problematizan o no la colonialidad del poder desde su condición de mujeres y de trabajadores social y étnicamente subordinados. Mariana Landázuri Camacho.19 La novela descartaría la violencia ciega o la evasión contemplativa sobre la realidad. La enunciadora no solo habla del otro. Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE. ya que pone al descubierto la opresión y las relaciones de explotación del grupo étnico negro esmeraldeño. tesis doctoral. El lenguaje de la opresión en la narrativa de Adalberto Ortiz. Indago si los enunciadores mujeres. Quito. De la raza a la clase.18 mientras que para Landázuri el tema es negrista pues la visión del mundo de los negros es desde fuera. los varones negros y mulatos. la mayor parte de los estudios mencionados están destinados a Aves sin nido. la novela plantea el etnocidio cultural de la población indígena. vertiendo a través de aquel. Para esto. aunque contradictoriamente. mi acercamiento a los cuatro textos literarios –una serie discontinua– es un intento de lectura y de reflexión histórica en la discontinuidad que. Mariana Landázuri Camacho. partiendo de la propuesta de los estudios culturales. Para la primera.

los lugares de enunciación que traducen las luchas simbólicas o sistemas de dominación por lo que y en medio del cual se lucha. desde la perspectiva señalada. En el primer capítulo ensayo precisar algunas categorías como cronotopo y heterogeneidad que me facilitan describir los elementos organizadores de los principales acontecimientos argumentales en cada texto literario (familia. formular algunas consideraciones que no pretenden ser conclusiones exhaustivas y acabadas. en la heterogeneidad discursiva. desde la perspectiva señalada. pues no ha sido escrita directamente por el testimoniante. migración y peregrinación). por el contrario. Un enunciador mulato daría la palabra o. fluye entre la ficción y el testimonio. el lugar desde donde los grupos subordinados desterritorializan la cultura letrada y el falocentrismo? Canto de sirena merece especial atención pues. escrita de modo autobiográfico. Candelario habla de sí mismo y de los otros: las mujeres y los grupos de poder. aunque desde los discursos de clase esta situación puede variar. formular algunas consideraciones que no pretenden ser conclusiones exhaustivas y acabadas. migración y peregrinación). étnicas y sociales? ¿Cuáles son los referentes o rasgos de subalternidad? ¿Qué tipos de discursos se producen? ¿Se formulan proyectos de integración nacional como expresión de la lucha por la asunción hegemónica discursiva o es que expresan un desprendimiento de todo poder? ¿Es la escritura. por el contrario. hablan del otro y de sí mismas convirtiéndose en sujetos y objetos a la vez. para luego indagar y especificar las relaciones de desigualdad que se configuran y se problematizan en cada enunciado. intento definir los referentes que se suponen ‘propios’ de la subalternidad. el lugar desde donde los grupos subordinados desterritorializan la cultura letrada y el falocentrismo? Canto de sirena merece especial atención pues. intento explorar y precisar. se yuxtaponen o se ignoran. en diálogo con cada enunciado-texto. en diálogo con cada enunciado-texto. Seguidamente. hablan del otro y de sí mismas convirtiéndose en sujetos y objetos a la vez. Quisiera concluir estas líneas renovando mi agradecimiento a todas las personas que han hecho posible concluir este trabajo introductorio. Quisiera concluir estas líneas renovando mi agradecimiento a todas las personas que han hecho posible concluir este trabajo introductorio. para. sino tan solo algunas reflexiones que corresponden y marcan un pasaje de esta investigación. los lugares de enunciación que traducen las luchas simbólicas o sistemas de dominación por lo que y en medio del cual se lucha. finalmente. finalmente. fluye entre la ficción y el testimonio. en la heterogeneidad discursiva. En el segundo capítulo. para. étnicas y sociales? ¿Cuáles son los referentes o rasgos de subalternidad? ¿Qué tipos de discursos se producen? ¿Se formulan proyectos de integración nacional como expresión de la lucha por la asunción hegemónica discursiva o es que expresan un desprendimiento de todo poder? ¿Es la escritura. intento definir los referentes que se suponen ‘propios’ de la subalternidad. En el segundo capítulo. 20 Carolina Ortiz Fernández tan las relaciones de género. Ensayaré explorar estos discursos en los que las relaciones de género. entre otros factores. luego de calibran algunas consideraciones teóricas. aunque desde los discursos de clase esta situación puede variar. para luego indagar y especificar las relaciones de desigualdad que se configuran y se problematizan en cada enunciado. se yuxtaponen o se ignoran. sino tan solo algunas reflexiones que corresponden y marcan un pasaje de esta investigación. intento explorar y precisar. entre otros factores. . Ensayaré explorar estos discursos en los que las relaciones de género. Las mujeres. las relaciones étnicas y sociales se contraponen. pues no ha sido escrita directamente por el testimoniante. Candelario habla de sí mismo y de los otros: las mujeres y los grupos de poder. hablaría en nombre de los trabajadores. Un enunciador mulato daría la palabra o. Las mujeres. Seguidamente. hablaría en nombre de los trabajadores. las relaciones étnicas y sociales se contraponen.20 Carolina Ortiz Fernández tan las relaciones de género. escrita de modo autobiográfico. En el primer capítulo ensayo precisar algunas categorías como cronotopo y heterogeneidad que me facilitan describir los elementos organizadores de los principales acontecimientos argumentales en cada texto literario (familia. luego de calibran algunas consideraciones teóricas.

2. Verena Stolcke.1 En el cronotopo se enlazarían y desenlazarían los nudos argumentales. La categoría género brindará la posibilidad de reflexionar en términos simbólicos culturales sobre las relaciones entre los varones y mujeres. La propuesta de Antonio Cornejo Polar sobre la heterogeneidad cultural que inicialmente le fue útil para «dar razón de los procesos de producción de literaturas en las que se insertan conflictivamente dos o más universos socioculturales. Organizadores de los acontecimientos argumentales Familia. Indago sobre sus semejanzas. y de no reducir el análisis a términos puramente biológicos naturales. en diálogo con cada enunciado. En lo que sigue.1 En el cronotopo se enlazarían y desenlazarían los nudos argumentales. Organizadores de los acontecimientos argumentales La categoría cronotopo me ha permitido encontrar que la familia. Verena Stolcke. y de no reducir el análisis a términos puramente biológicos naturales.La letra y los cuerpos subyugados 21 La letra y los cuerpos subyugados 21 CAPÍTULO I CAPÍTULO I Familia. ya que establece que las relaciones de género están determinadas por el sexo y lo étnico por la raza.2 Si bien la primera división del trabajo y la primera clasificación social se dio a nivel de los géneros sexuales. en organizadores simbólicos de los acontecimientos argumentales y discursivos de los sujetos sociales representados en una condición subordinada con respecto a las relaciones de poder. Estas relaciones de orden jerárquico se configuran a partir de las relaciones de género. puesto que las generalizaciones filosóficas y sociales tienden hacia él y adquieren cuerpo y vida por mediación del mismo. (Lima) 6 (1992): 65-70. diferencias y discontinuidades en la heterogeneidad discursiva. en organizadores simbólicos de los acontecimientos argumentales y discursivos de los sujetos sociales representados en una condición subordinada con respecto a las relaciones de poder. 1991. En un texto es posible encontrar multitud de cronotopos y de relaciones complejas entre ellos. Madrid. de ma- La categoría cronotopo me ha permitido encontrar que la familia. así como entre las relaciones del mundo adulto y el mundo infantil. migración y peregrinación. étnicas y sociales. así como entre las relaciones del mundo adulto y el mundo infantil. Indago sobre sus semejanzas. La naturalización de las desigualdades sociales es una dimensión ideológica de las sociedades de clases. puesto que las generalizaciones filosóficas y sociales tienden hacia él y adquieren cuerpo y vida por mediación del mismo. En un texto es posible encontrar multitud de cronotopos y de relaciones complejas entre ellos. describo cómo la familia y la migración-peregrinación se constituyen en cronotopos. Márgenes. pero es uno el que suele dominar. 1. Ver: «Las formas del tiempo y cronotopo en la novela». étnicas y sociales. de ma- 1. describo cómo la familia y la migración-peregrinación se constituyen en cronotopos.2 Si bien la primera división del trabajo y la primera clasificación social se dio a nivel de los géneros sexuales. Mijail Bajtin. habría que precisar que la dominación colonial ha pervertido las relaciones entre los géneros y entre las etnias. La categoría género brindará la posibilidad de reflexionar en términos simbólicos culturales sobre las relaciones entre los varones y mujeres. En lo que sigue. . negando a las mujeres y a los grupos étnicos su condición de sujetos. Taurus. en diálogo con cada enunciado. negando a las mujeres y a los grupos étnicos su condición de sujetos. Teoría y estética de la novela. 1991. Teoría y estética de la novela. Ver: «Las formas del tiempo y cronotopo en la novela». La propuesta de Antonio Cornejo Polar sobre la heterogeneidad cultural que inicialmente le fue útil para «dar razón de los procesos de producción de literaturas en las que se insertan conflictivamente dos o más universos socioculturales. (Lima) 6 (1992): 65-70. La naturalización de las desigualdades sociales es una dimensión ideológica de las sociedades de clases. «Sexo es a género lo que raza a etnicidad». ya que establece que las relaciones de género están determinadas por el sexo y lo étnico por la raza. la migración y la peregrinación son lo que Bajtin denomina los elementos de conexión esencial de las relaciones temporales y espaciales asimiladas artísticamente en la novela. la migración y la peregrinación son lo que Bajtin denomina los elementos de conexión esencial de las relaciones temporales y espaciales asimiladas artísticamente en la novela. pero es uno el que suele dominar. 2. habría que precisar que la dominación colonial ha pervertido las relaciones entre los géneros y entre las etnias. Mijail Bajtin. migración y peregrinación. Madrid. Estas relaciones de orden jerárquico se configuran a partir de las relaciones de género. «Sexo es a género lo que raza a etnicidad». Márgenes. diferencias y discontinuidades en la heterogeneidad discursiva. Taurus.

regado por acequias que conducen aguas murmuradoras y cristalinas. sino la humillación. esta poética morada. 1948. H. inestables. 6. que también es heteróclito. contradictorio. G. USA. Lo cholo y el conflicto cultural en el Perú [1964]. Ibíd. cit. 8. cuya 3. pp. por cuyas puertas cruzan al rayar la aurora el venado de pieles grises y la perdiz de codiciadas carnes». es así que en las sociedades andinas se articulan diversos patrones estructurales con sus respectivas lógicas históricas.3 y que más tarde le permitió comprender que la «heterogeneidad se infiltraba en la configuración interna de cada una de las instancias haciéndolas dispersas. p. p. regado por acequias que conducen aguas murmuradoras y cristalinas. (Lima) 26 (1991): 8-33. Ibídem. 4. G. Ibídem. pp. Bueno concibe que la categoría heterogeneidad está anclada en la sociedad y en la historia. en pasado y en tercera persona (con mayor frecuencia). compilación de José Antonio Mazzotti y de Juan Zevallos. los diferencia teniendo como parámetros el ‘mal’ y el ‘bien’. p. Lima. inestables. simultáneo e inconcluso. p. Mosca Azul. 1980. cuya Uno de los organizadores de los principales acontecimientos argumentales de este texto literario es la familia.3 y que más tarde le permitió comprender que la «heterogeneidad se infiltraba en la configuración interna de cada una de las instancias haciéndolas dispersas. .5 puesto que la multiplicidad de planos no solo se encuentra en la energía narrativa. Cada familia representa una fracción social y grupo étnico que el sujeto de la enunciación. sino en el mundo objetivo.22 Carolina Ortiz Fernández 22 Carolina Ortiz Fernández nera especial el indigenismo».8 Esta mansión. sino la humillación. Asociación Internacional de Peruanistas. Ver: Dominación y cultura [1969]. Ibíd. compilación de José Antonio Mazzotti y de Juan Zevallos. a mediados del siglo XIX. 1996. cit. existe el pueblo de Saucedo.. Bueno concibe que la categoría heterogeneidad está anclada en la sociedad y en la historia. Raúl Bueno. quebradizas. Rozas. existe el pueblo de Saucedo. 7. zona alto andina.8 Esta mansión. zona alto andina. en torno a ella giran los sucesos ocurridos en el pueblo de Kíllac. Escribir en el aire. p. Cuzco. Lima. contradictorias y heteróclitas dentro de sus propios límites». 189. LA FAMILIA. Aves sin nido. CRONOTOPO EN AVES SIN NIDO Uno de los organizadores de los principales acontecimientos argumentales de este texto literario es la familia. la explotación servil de los pobladores indígenas. 16. Clorinda Matto de Turner. p. nera especial el indigenismo». Aves sin nido. 38. (Lima) 26 (1991): 8-33. «Sobre la heterogeneidad literaria y cultural de América Latina». acoge a varios grupos de familia. lo que contrasta con un entorno más bien cálido. rodeado de huertos. contradictorias y heteróclitas dentro de sus propios límites». cultura e historia. 1. Además de Kíllac. 16. 38.4 se enriquecerá con los estudios pioneros de Aníbal Quijano sobre la heterogeneidad histórico-estructural. Aníbal Quijano. en Asedios a la heterogeneidad cultural. cuyas «cultivadas pampas que la circundan y el río que la bañan. Aníbal Quijano. en Asedios a la heterogeneidad cultural.7 En Kíllac no se siente el alborozo de esa zona. 1980. LA FAMILIA. cuyas «cultivadas pampas que la circundan y el río que la bañan.7 En Kíllac no se siente el alborozo de esa zona. 8. 189. Además de Kíllac. USA. 7. «La nueva heterogeneidad estructural de América Latina». Cuzco. los diferencia teniendo como parámetros el ‘mal’ y el ‘bien’. en torno a ella giran los sucesos ocurridos en el pueblo de Kíllac. acoge a varios grupos de familia. quebradizas. es así que en las sociedades andinas se articulan diversos patrones estructurales con sus respectivas lógicas históricas. cultura e historia. Rozas. 17. «La nueva heterogeneidad estructural de América Latina».. lo que contrasta con un entorno más bien cálido. hacen de Kíllac una mansión harto poética». op. en donde a diferencia del primero se alzan «las alegres cabañas de los indios peruanos.. 4. p.6 porque no es un concepto vagamente cultural ni literario sino que está anclado en la interacción de sociedad. Hueso húmero. 5. Hueso húmero. 6. 21-36. p. a mediados del siglo XIX. 5. 17. hacen de Kíllac una mansión harto poética». 1948. por cuyas puertas cruzan al rayar la aurora el venado de pieles grises y la perdiz de codiciadas carnes».6 porque no es un concepto vagamente cultural ni literario sino que está anclado en la interacción de sociedad. Mosca Azul. contradictorio. Cada familia representa una fracción social y grupo étnico que el sujeto de la enunciación. 3. Ver: Dominación y cultura [1969]. CRONOTOPO EN AVES SIN NIDO 1. rodeado de huertos.5 puesto que la multiplicidad de planos no solo se encuentra en la energía narrativa. «Sobre la heterogeneidad literaria y cultural de América Latina». Asociación Internacional de Peruanistas. simultáneo e inconcluso. Lo cholo y el conflicto cultural en el Perú [1964]. Clorinda Matto de Turner. H. op. la explotación servil de los pobladores indígenas. que también es heteróclito. en donde a diferencia del primero se alzan «las alegres cabañas de los indios peruanos. Escribir en el aire. 1996..4 se enriquecerá con los estudios pioneros de Aníbal Quijano sobre la heterogeneidad histórico-estructural. 21-36. Raúl Bueno. esta poética morada. en pasado y en tercera persona (con mayor frecuencia). sino en el mundo objetivo.

Don Sebastián es un mestizo que recibió instrucción primaria elemental durante tres años en la escuela de una ciudad. Doña Petronila había sido embarazada por el Obispo Pedro Miranda y Claro y. Grupos de familia y fracciones sociales. La heterogeneidad de los mundos familiares Grupos de familia y fracciones sociales. pues su llegada al pueblo perturba la tranquila vida cotidiana de los terratenientes-gamonales. una pareja de foráneos. los segundos.9 por el color y por la posición social de los habitantes. su estadía resquebraja el tiempo cíclico de la vida cotidiana. una pareja de foráneos. Ibíd. Y el cuarto grupo familiar lo conformaría la Iglesia como institución. Los grupos familiares de las autoridades constituirían los primeros. La perspectiva del sujeto de enunciación deja vislumbrar una clara animadversión contra los mestizos arribistas que se convierten en los nuevos jefes de las familias de notables y en las nuevas autoridades del pueblo. por la descripción de la calidad de las viviendas. hija de ‘notable’ e inmediatamente le nombraron gobernador. Sebastián Pancorbo y Manuel. y las familias indígenas. en salvaguarda de su honor. que a través de las relaciones de explotación mantienen la hegemonía en las relaciones de poder. existe una que se encuentra temporalmente en el pueblo. existe una que se encuentra temporalmente en el pueblo. Además de estas familias. El hablante separa a los ‘notables’ de los ‘naturales’. Al regresar a Kíllac contrajo matrimonio con doña Petronila. p. 9. Un tercer grupo familiar estaría constituido por los Marín.. abismal desigualdad social se distingue desde las primeras páginas. Los grupos familiares de las autoridades constituirían los primeros. La perspectiva del sujeto de enunciación deja vislumbrar una clara animadversión contra los mestizos arribistas que se convierten en los nuevos jefes de las familias de notables y en las nuevas autoridades del pueblo. pero las circunstancias le pusieron los galones el día menos 9. En la casa del gobernador y en la del cura se trama un ardid contra los Marín. Estos mestizos como el gobernador Pancorbo o el coronel Bruno Paredes a quien el enunciador concibe con ‘facciones vulgares y color más que modesto’ y que: «Nunca hizo ninguna clase de estudios militares es verdad. el cargo más alto del pueblo. Además de estas familias. en Kíllac es posible distinguir hasta cuatro tipos de familia en las relaciones temporales y espaciales que se articulan por una sola voz narrativa. 37. los segundos. Don Sebastián es un mestizo que recibió instrucción primaria elemental durante tres años en la escuela de una ciudad. En la casa del gobernador y en la del cura se trama un ardid contra los Marín. hija de ‘notable’ e inmediatamente le nombraron gobernador. Y el cuarto grupo familiar lo conformaría la Iglesia como institución. el cargo más alto del pueblo. Estas autoridades cambian según los sucesos que ocurren en la capital.La letra y los cuerpos subyugados 23 La letra y los cuerpos subyugados 23 abismal desigualdad social se distingue desde las primeras páginas. pues su llegada al pueblo perturba la tranquila vida cotidiana de los terratenientes-gamonales. La heterogeneidad de los mundos familiares Los ‘notables’: la familia gamonal Los ‘notables’: la familia gamonal La familia de ‘notables’ está representada por doña Petronila Hinojosa. en Kíllac es posible distinguir hasta cuatro tipos de familia en las relaciones temporales y espaciales que se articulan por una sola voz narrativa. Ibíd.9 por el color y por la posición social de los habitantes. que a través de las relaciones de explotación mantienen la hegemonía en las relaciones de poder. en salvaguarda de su honor. Doña Petronila había sido embarazada por el Obispo Pedro Miranda y Claro y. debía ocultar su ‘vergüenza’. que representaría a la familia burguesa. por la descripción de la calidad de las viviendas. El hablante separa a los ‘notables’ de los ‘naturales’. Sebastián Pancorbo y Manuel. que representaría a la familia burguesa. Al regresar a Kíllac contrajo matrimonio con doña Petronila. hay «…casa para los notables y choza para los naturales». y las familias indígenas. Estas autoridades cambian según los sucesos que ocurren en la capital. . Estos mestizos como el gobernador Pancorbo o el coronel Bruno Paredes a quien el enunciador concibe con ‘facciones vulgares y color más que modesto’ y que: «Nunca hizo ninguna clase de estudios militares es verdad.. hay «…casa para los notables y choza para los naturales». entre otros aspectos. Según el texto. debía ocultar su ‘vergüenza’. Según el texto. entre otros aspectos. Un tercer grupo familiar estaría constituido por los Marín. pero las circunstancias le pusieron los galones el día menos La familia de ‘notables’ está representada por doña Petronila Hinojosa. 37. su estadía resquebraja el tiempo cíclico de la vida cotidiana. p.

La descripción física se asemeja al mundo interior de cada uno. a cumplir con la mita en la casa parroquial. y otra ampliada. una nuclear. Se esboza dos grupos de familia.. Esta división del trabajo tiende a ser complementaria.. son feos y deformes. 167. La economía se estructura en torno a la familia indígena. Fernando y Lucía Marín. ignorantes. . La principal actividad de la población campesina es la ganadera. desde niñas. conformada por los Champí. conformada por los Yupanqui. representa a una fracción 10.10 son torpes. del alcalde y del tata cura. 11. Esta actividad les da acceso al mercado. del cacique. las mujeres como doña Petronila. Precisamente. una nuclear. contraen de por vida. del cacique. como aquel derecho de instrucción popular que nunca existió. 11. debes decir Manuelito! por felices que parezcamos. en ella intervienen los padres y los hijos. Los miembros de estas familias desarrollan un economía familiar. papa. para nosotras no falta un gusano que roa nuestra alma». Hay un pasaje en el que Juan asume una tarea considerada ‘femenina’. queso.. La descripción física se asemeja al mundo interior de cada uno. son mujeres sufridas que transitan por la senda del bien y que debido a su mancillado honor cargan con un sentimiento de culpa durante toda su existencia: «— ¡Pobres mujeres. 140. en contra de su voluntad. algodón. que al parecer pertenece a la etnia blanca.11 pensado. son mujeres sufridas que transitan por la senda del bien y que debido a su mancillado honor cargan con un sentimiento de culpa durante toda su existencia: «— ¡Pobres mujeres. a cumplir con la mita en la casa parroquial. para nosotras no falta un gusano que roa nuestra alma». todos contribuyen. Las mujeres de estas familias están presionadas. y otra ampliada. pues los roles no están rígidamente establecidos. Todos estos requerimientos son ‘deudas’ que. Ibíd. Ibíd. del alcalde y del tata cura.. Juan Yupanqui e Isidro Champí son agricultores y poseen algún ganado. Ibíd. que al parecer pertenece a la etnia blanca. todos contribuyen. p. y también les permite obtener algunas monedas para pagar los adelantos forzosos que les hacen los laneros. ésta es la base de la reproducción social de las relaciones serviles y mercantiles de explotación. conformada por los Yupanqui. Las mujeres de estas familias están presionadas.10 son torpes. debes decir Manuelito! por felices que parezcamos. Juan Yupanqui e Isidro Champí son agricultores y poseen algún ganado. para entregar sus obligadas contribuciones personales. y él tampoco cometió la candorosidad de despreciarlos». Fernando y Lucía Marín. Esta división del trabajo tiende a ser complementaria. y también les permite obtener algunas monedas para pagar los adelantos forzosos que les hacen los laneros. en donde intercambian unos pocos productos: leche. algodón. pues los roles no están rígidamente establecidos. Marcela relata a Lucía los martirios y las torturas que sufren por causa del cobrador. representa a una fracción 10. Precisamente.11 La familia indígena La familia indígena Se esboza dos grupos de familia. Marcela Yupanqui y sus hijas se dedican a tejer.24 Carolina Ortiz Fernández 24 Carolina Ortiz Fernández pensado. desde niñas. Por el contrario. p. Las cobranzas se hacen violentamente. y él tampoco cometió la candorosidad de despreciarlos». conformada por los Champí. Marcela Yupanqui y sus hijas se dedican a tejer. 140. toma dos ollas de barro negro colocadas en el fogón para servir una cena agradable y frugal que toda la familia comparte. Ibíd. son feos y deformes. contraen de por vida. Todos estos requerimientos son ‘deudas’ que. La principal actividad de la población campesina es la ganadera. ésta es la base de la reproducción social de las relaciones serviles y mercantiles de explotación. ignorantes. toma dos ollas de barro negro colocadas en el fogón para servir una cena agradable y frugal que toda la familia comparte. como aquel derecho de instrucción popular que nunca existió. cuero y lana por maíz. en los primeros episodios. Marcela relata a Lucía los martirios y las torturas que sufren por causa del cobrador. La familia burguesa La familia burguesa Una pareja de forasteros. papa. cuero y lana por maíz. Una pareja de forasteros. Por el contrario. 167. Hay un pasaje en el que Juan asume una tarea considerada ‘femenina’. las mujeres como doña Petronila. p. los cobradores son mestizos apoyados por el poder local. queso. para entregar sus obligadas contribuciones personales. explotadores y machos. La economía se estructura en torno a la familia indígena. en ella intervienen los padres y los hijos. Las cobranzas se hacen violentamente. Esta actividad les da acceso al mercado. en contra de su voluntad. Los miembros de estas familias desarrollan un economía familiar. explotadores y machos. p. en los primeros episodios. los cobradores son mestizos apoyados por el poder local. en donde intercambian unos pocos productos: leche.

a lo largo de la historia tiende a extenderse. p. Lucía es la bienhechora de los indios ‘su ángel de bondad’. La familia Marín. Había recibido bastante buena educación. una institución semejante a la familia La Iglesia.La letra y los cuerpos subyugados 25 La letra y los cuerpos subyugados 25 social emergente pero aún minoritaria. mientras Fernando es accionista de una compañía minera. Lucía se preguntaba cómo un personaje tan poco agraciado había podido llegar al más augusto de los ministerios.. El hablante no deja de demostrar su simpatía por esta pareja. Ibíd. Los malos curas. ya que la pareja adopta a las dos hijas de los Yupanqui: Margarita. Además. a lo largo de la historia tiende a extenderse. Lucía está embarazada. personajes que representan a la familia que ha quedado fragmentada y metonímicamente a los grupos mestizo e indígena. p. sucesor del Obispo Pedro de Miranda y Claro. Había recibido bastante buena educación. Ibíd.. y la relación de éste con los fieles es semejante al jefe de una familia de notables. 44.. así como para extorsionar y explotar a los indígenas El cura Pascual. ya que la pareja adopta a las dos hijas de los Yupanqui: Margarita. mas. nariz gruesa con ventanillas prominentes. niña indígena. Los malos curas. está conformada tan solo por la pareja conyugal. blancas y mestizas. Lucía se preguntaba cómo un personaje tan poco agraciado había podido llegar al más augusto de los ministerios. El mal y la fealdad se asocian en este personaje. 14. 14. p. ambos son justos y laboriosos. Ibíd. Ella se dedica a la administración de su casa y a hacer el bien. así como la docilidad de Rosalía y el embarazo de su esposa le inducen a sostener: «todo me muestra una faz encantadora para mi familia». Ella se dedica a la administración de su casa y a hacer el bien. Fernando Marín se siente feliz de esta nueva faceta familiar. Ibíd. social emergente pero aún minoritaria. 156. es un mestizo de cabeza chata.14 Los dos pertenecen a la etnia blanca. mientras Fernando es accionista de una compañía minera. y Rosalía. es un mestizo de cabeza chata. p. Ibíd. usan la fe para controlar las conciencias de los fieles. 15. 67. así como para extorsionar y explotar a los indígenas El cura Pascual. p. Ibíd. ojos pardos y diminutos.. «no era una mujer vulgar. Los progresos de Margarita en su aprendizaje de la lecto-escritura y su admirada ‘belleza peruana’. una institución semejante a la familia La Iglesia Católica es una institución representada por el cura del pueblo.15 La familia Marín asume la tutela de la joven mestiza y de la niña indígena.12 Sus conocimientos rudimentarios habían sido adquiridos «…en la escuela práctica del gran mundo». Lucía está embarazada. p.15 La familia Marín asume la tutela de la joven mestiza y de la niña indígena. y la perspicacia de su inteligencia alcanzaba la luz de la verdad estableciendo comparaciones». 12. al inicio del texto literario. y su fisonomía revelaba al hombre justo. Lucía es la bienhechora de los indios ‘su ángel de bondad’. El etnocidio cultural sería la solución del ‘problema indígena’. se trataría de una burguesía en gestación.13 Fernando Marín es una persona «distinguida en los centros sociales de la capital peruana. ilustrado en vasta escala. está conformada tan solo por la pareja conyugal. Ibíd. ambos son justos y laboriosos. mas. Además. así como la docilidad de Rosalía y el embarazo de su esposa le inducen a sostener: «todo me muestra una faz encantadora para mi familia». de color obscuro. La familia Marín.. una adolescente mestiza.. personajes que representan a la familia que ha quedado fragmentada y metonímicamente a los grupos mestizo e indígena.14 Los dos pertenecen a la etnia blanca. Los progresos de Margarita en su aprendizaje de la lecto-escritura y su admirada ‘belleza peruana’. el cuello corto y la barba rala. para justificar la violencia sexual que ejercen sobre las mujeres indias. El mal y la fealdad se asocian en este personaje. 12. sucesor del Obispo Pedro de Miranda y Claro.. y tan prudente como sagaz». se trataría de una burguesía en gestación. ojos pardos y diminutos. 13. Denotan una esmerada y sólida formación y educación cristiana. 254. La Iglesia Católica es una institución representada por el cura del pueblo. p. una adolescente mestiza. y la perspicacia de su inteligencia alcanzaba la luz de la verdad estableciendo comparaciones». El etnocidio cultural sería la solución del ‘problema indígena’. Fernando Marín se siente feliz de esta nueva faceta familiar. 254. de color obscuro. 44. Ibíd. nariz gruesa con ventanillas prominentes.. . el cuello corto y la barba rala. Denotan una esmerada y sólida formación y educación cristiana.13 Fernando Marín es una persona «distinguida en los centros sociales de la capital peruana. El hablante no deja de demostrar su simpatía por esta pareja. blancas y mestizas. 13. y su fisonomía revelaba al hombre justo. 67. para justificar la violencia sexual que ejercen sobre las mujeres indias.12 Sus conocimientos rudimentarios habían sido adquiridos «…en la escuela práctica del gran mundo». 15. y Rosalía. ilustrado en vasta escala. y tan prudente como sagaz». La Iglesia. usan la fe para controlar las conciencias de los fieles. al inicio del texto literario. como Pascual. «no era una mujer vulgar. como Pascual. y la relación de éste con los fieles es semejante al jefe de una familia de notables. niña indígena. 156. p.

Ibíd. no habría sido «un mal padre de hijos que nunca han de conocerme. Al cabo de corto tiempo vuelve a las andanzas. Con su muerte. por la bandera del ‘cristianismo puro’. p.18 El plural en primera persona es inclusivo. p. que esperábamos explotar en mucho el curso de su vida».16 El hablante. representantes de la Iglesia. Frente a este hecho. ¡Desdichado el hombre que es arrojado al desierto del curato sin el amparo de la familia! ¡Perdón! ¡Perdón!». pues el cura controla sus conciencias e incluso su sexualidad. preso de una fiebre tifoidea. 124. el recuerdo de mujeres que me han amado nunca. repentinamente muere. objetivos que señala en el proemio.26 Carolina Ortiz Fernández 26 Carolina Ortiz Fernández La casa parroquial tiene a su servicio a los pongos y a las mujeres mitayas. por lo mismo. Concibe que es falso buscar la virtud en el apartado curato sin el seno del calor familiar. por lo mismo. 16. las aves sin nido. preso de una fiebre tifoidea. 126. El cura siente amenazados sus intereses protegidos por la ley de la costumbre.. los mayores responsables de la infelicidad de muchos en el pueblo. Al ser interrogado por Manuel. 19. un ejemplo triste para los feligreses. Ibíd.. Antes de llegar al nuevo pueblo donde ejercería sus oficios.. p. 162. que trama junto con las autoridades del pueblo un ardid contra los Marín. que esperábamos explotar en mucho el curso de su vida». alter ego de la autora. El cura. p. 18. El cura siente amenazados sus intereses protegidos por la ley de la costumbre. Concibe que es falso buscar la virtud en el apartado curato sin el seno del calor familiar.. Ibíd.18 El plural en primera persona es inclusivo. los mayores responsables de la infelicidad de muchos en el pueblo. por la bandera del ‘cristianismo puro’. en el delirio reclama una familia. Sorpresivamente. el enunciador afirma: «La muerte repentina del cura Pascual ha sido una verdadera desgracia para nosotros. un ejemplo triste para los feligreses. Ibíd. son padres de numerosos hijos ‘naturales’ y. que trama junto con las autoridades del pueblo un ardid contra los Marín.17 El cura. representa a la Iglesia en decadencia económica. expresa su arrepentimiento por todos los males provocados: «No creáis que en mí hubiese muerto la semilla del bien que deposita en el corazón del hombre la palabra de la madre cristiana. pues el cura controla sus conciencias e incluso su sexualidad. Este personaje así como el Obispo Pedro de Miranda y Claro.. la razón y el cristianismo puro.19 ¿De reforma protestante? El sujeto de la enunciación a través de Fernando y Manuel. Ibíd. pues ésta ya no es más la propietaria de los sectores económicamente más importantes. . después de la muerte de Marcela Yupanqui a quien el cura Pascual suministró la extremaunción. como ‘ejemplo’ para corregir los ‘vicios’ y para la morigeración de las costumbres. 17. alter ego de la autora. pero no se arrepiente de las relaciones de explotación servil a las que estaban sometidos los feligreses. 19. Con su muerte. Antes de llegar al nuevo pueblo donde ejercería sus oficios.17 El cura. Ibíd. ¡Ah!». personajes ilustrados. la razón y el cristianismo puro. de no ser así. asume una posición crítica frente al celibato. lo que supone una ética protestante. como ‘ejemplo’ para corregir los ‘vicios’ y para la morigeración de las costumbres. Ibíd. Al parecer el personaje arrepentido pudo haber servido al hablante. ¡Desdichado el hombre que es arrojado al desierto del curato sin el amparo de la familia! ¡Perdón! ¡Perdón!». Las mujeres del pueblo se sienten presionadas a prestar este servicio. por la educación. es interpelado por una nueva fracción social. personajes ilustrados. objetivos que señala en el proemio. afirma: «¡Adiós sueños de reforma…». p. El cura. no habría sido «un mal padre de hijos que nunca han de conocerme. a través del párroco. representa a la Iglesia en decadencia económica. Frente a este hecho. expresa su arrepentimiento por todos los males provocados: «No creáis que en mí hubiese muerto la semilla del bien que deposita en el corazón del hombre la palabra de la madre cristiana. afirma: «¡Adiós sueños de reforma…». Al ser interrogado por Manuel.. como lo son Margarita y Manuel.. es interpelado por una nueva fracción social. 17. 166. lo que supone una ética protestante. el enunciador afirma: «La muerte repentina del cura Pascual ha sido una verdadera desgracia para nosotros. en cuyos principios la familia juega un rol fun- 16. ¡Ah!». aboga porque los curas se casen. las aves sin nido. p. Este personaje así como el Obispo Pedro de Miranda y Claro. repentinamente muere. como lo son Margarita y Manuel. asume una posición crítica frente al celibato. pero no se arrepiente de las relaciones de explotación servil a las que estaban sometidos los feligreses. ya que ambos son hijos del mismo padre. p. representantes de la Iglesia.16 El hablante. a través del párroco. p.19 ¿De reforma protestante? El sujeto de la enunciación a través de Fernando y Manuel. Las mujeres del pueblo se sienten presionadas a prestar este servicio. 126. 124. Al parecer el personaje arrepentido pudo haber servido al hablante. en cuyos principios la familia juega un rol fun- La casa parroquial tiene a su servicio a los pongos y a las mujeres mitayas. el recuerdo de mujeres que me han amado nunca. ya que ambos son hijos del mismo padre. 162. Sorpresivamente. son padres de numerosos hijos ‘naturales’ y. Al cabo de corto tiempo vuelve a las andanzas. 166. después de la muerte de Marcela Yupanqui a quien el cura Pascual suministró la extremaunción. en el delirio reclama una familia. por la educación.. Ibíd. aboga porque los curas se casen. de no ser así. 18. pues ésta ya no es más la propietaria de los sectores económicamente más importantes.

El imaginario de los grupos de poder y de las mujeres estaban y –¿están?– imbuidas de esta tradición. Manuel –hijo de doña Petronila y del Obispo Pedro de Miranda y Claro– se convierte en un personaje disociador.20 La mujer ‘notable’ acepta su rol de sumisión y mansedumbre. al confinamiento doméstico. Las estructuras familiares. permiten precisar seguidamente las relaciones específicas de desigualdad. en razón de su sexo. Lo que lo une a don Sebastián es su gratitud por haberle dado su apellido. éste responde: «— Quítate mujer. damental. cada vez que doña Petronila opina en torno a las actividades públicas de su marido. Aristóteles.20 La mujer ‘notable’ acepta su rol de sumisión y mansedumbre. Platón y Santo Tomás. p. Estas familias se convierten en uno de los soportes del desarrollo capitalista y del ‘progreso’. Así. se subordina a las decisiones del esposo. Los fundamentos morales de la Iglesia Católica afianzan la relación patriarcal existente en el pueblo de Kíllac. Estas giran en torno a las relaciones de género. cada vez que doña Petronila opina en torno a las actividades públicas de su marido. lo afirmaban. En estas asociaciones familiares.. éste responde: «— Quítate mujer. ya que Marce- Las relaciones de género en la pareja conyugal de la familia gamonal revelan un orden jerárquico que subordina a la mujer. lo afirmaban. apreciándose un sistema de significaciones y valores diferentes. los varones y mujeres se deben una vida devota. los libros y la razón. sino estar con la aguja. las calcetas y los tamalitos ¿eh?». Los fundamentos morales de la Iglesia Católica afianzan la relación patriarcal existente en el pueblo de Kíllac.. ya que Marce- 20. los varones y mujeres se deben una vida devota. Estas giran en torno a las relaciones de género. en razón de su sexo. Aristóteles. Manuel –hijo de doña Petronila y del Obispo Pedro de Miranda y Claro– se convierte en un personaje disociador. entre otros. El imaginario de los grupos de poder y de las mujeres estaban y –¿están?– imbuidas de esta tradición. Esta concepción que viene de occidente sostiene la superioridad natural del varón. La doctrina protestante cuestiona a la Iglesia Católica pero no desafía su ideología patriarcal. permiten precisar seguidamente las relaciones específicas de desigualdad. sino estar con la aguja. las mujeres no deben mezclarse nunca en cosas de hombres. Estas familias se convierten en uno de los soportes del desarrollo capitalista y del ‘progreso’. se subordina a las decisiones del esposo. ya que las asociaciones familiares de los pequeños terratenientes y artesanos constituyen el eje de su doctrina. brevemente descritas. apreciándose un sistema de significaciones y valores diferentes. 69. Ibíd. Las relaciones de género entre los indígenas se revelan como complementarias. Lo que lo une a don Sebastián es su gratitud por haberle dado su apellido. Ibíd.La letra y los cuerpos subyugados 27 La letra y los cuerpos subyugados 27 damental. Platón y Santo Tomás. negándole toda participación en la vida pública. pero esencialmente a Dios y a sus representantes en la tierra: los curas. de las autoridades civiles y eclesiásticas. a las relaciones étnicas y sociales. p. las calcetas y los tamalitos ¿eh?». las mujeres no deben mezclarse nunca en cosas de hombres. su instrucción universitaria. brevemente descritas. hacen de él un personaje opuesto a la estructura rentista o gamonal de la familia. hacen de él un personaje opuesto a la estructura rentista o gamonal de la familia. Representaciones de las relaciones de género Representaciones de las relaciones de género Las relaciones de género en la pareja conyugal de la familia gamonal revelan un orden jerárquico que subordina a la mujer. Representaciones de las desigualdades Representaciones de las desigualdades Las estructuras familiares. Las relaciones de género entre los indígenas se revelan como complementarias. tu siempre con tus cantaletas. su instrucción universitaria. . 20. Esta concepción que viene de occidente sostiene la superioridad natural del varón. el varón en tanto esposo y padre continúa siendo el jefe de la familia y la mujer su ayudante y compañera espiritual. entre otros. ya que las asociaciones familiares de los pequeños terratenientes y artesanos constituyen el eje de su doctrina. En esta familia. Así. pero esencialmente a Dios y a sus representantes en la tierra: los curas. 69. En estas asociaciones familiares. Francamente. de las autoridades civiles y eclesiásticas. Francamente. En esta familia. en ellos se sostienen que la mujer está subordinada al jefe de la familia. a las relaciones étnicas y sociales. el varón en tanto esposo y padre continúa siendo el jefe de la familia y la mujer su ayudante y compañera espiritual. La doctrina protestante cuestiona a la Iglesia Católica pero no desafía su ideología patriarcal. negándole toda participación en la vida pública. al confinamiento doméstico. tu siempre con tus cantaletas. los libros y la razón. en ellos se sostienen que la mujer está subordinada al jefe de la familia.

23. éstos lo acusan de haber ocasionado el incidente en la casa de los Marín. ve como salida el suicidio. que tocada por la mano se marchita y ya no se levanta. 24.. el de él y su familia. con su pareja. la vida pública. . ¡Yo soy más viejo que tú y yo he llorado sin esperanzas! — Yo no aunque me digas que imito a la tuna. brota otro sin necesidad de cultivo. en circunstancias difíciles toman la iniciativa y deciden sin pedir autorización a sus parejas. Martina Champí hace todo lo posible por ‘salvar’ a Isidro. sobre diversos aspectos. mientras que a Fernando Marín le corresponden «los negocios y las turbulencias de la vida». 212. Marluca –dijo el indio moviendo la cabeza y tomando a la chiquilla Rosalía que iba abrazar a sus rodillas– tu corazón es como los frutos de la penca: se arranca uno. no es Marcela la que ‘salvará’ a Juan. 24. en su niñez. la desesperanza reina en los varones.23 El enunciador refiere que Lucía. Apreciemos un diálogo entre Juan y Martina: — Pobre flor del desierto. La relación con sus hijos también revela armonía. son afables y cariñosos. pero. lo mismito que la cara de doña Lucía. p. porque la mujer ha nacido para poetizar la casa». nuestros sueños de emancipación y libertad. en su niñez. A ti te ha tocado la mano de algún brujo. mientras que a Fernando Marín le corresponden «los negocios y las turbulencias de la vida». evidencian familias nucleares mucho más democráticas y menos patriarcales. Ibíd. que tocada por la mano se marchita y ya no se levanta. 211. 21. el de él y su familia.22 es decir. Lucía es capaz de opinar y dialogar. Se tratan con afecto. a diferencia de la familia de notables.24 El hablante se muestra contradictorio. 212. Ibíd. finalmente. Sin embargo. Ibíd.24 El hablante se muestra contradictorio. aun sin instrucción. Ibíd. Es capaz de reclamar justicia a las autoridades del pueblo. con su pareja. ve como salida el suicidio. había leído más de una vez a la escritora española Cecilia Bölh von Faber. p.. 211. 53.23 El enunciador refiere que Lucía. Martina Champí hace todo lo posible por ‘salvar’ a Isidro. es el mundo privado-doméstico el que realmente le pertenece. Ibíd. En contraste al coraje y a la fortaleza de las mujeres. en circunstancias difíciles toman la iniciativa y deciden sin pedir autorización a sus parejas. quien ha sido acusado y encarcelado injustamente por los mandones del villorrio. finalmente. p. pero yo he visto la cara de la Virgen. quien sentenciaba: «Olvidad pobres mujeres.. Marcela Yupanqui asume la misión de ‘salvar’ a Juan quien. La familia complementa sus labores y comparte sus preocupaciones. Marluca –dijo el indio moviendo la cabeza y tomando a la chiquilla Rosalía que iba abrazar a sus rodillas– tu corazón es como los frutos de la penca: se arranca uno. A ti te ha tocado la mano de algún brujo. lo mismito que la cara de doña Lucía. Marcela y Martina. la desesperanza reina en los varones. sobre diversos aspectos. Lucía es capaz de opinar y dialogar. Apreciemos un diálogo entre Juan y Martina: la y Juan Yupanqui.. mejor es así que ser lo que tú eres. agobiado por la presión de los cobradores.22 es decir. p. p. 22. por un lado concibe a la mujer como un 21. Se tratan con afecto. La familia complementa sus labores y comparte sus preocupaciones. Ibíd. Marcela y Martina. nuestros sueños de emancipación y libertad.21 Pero. 211. una mujer blanca. éstos lo acusan de haber ocasionado el incidente en la casa de los Marín. que jamás se podrán practicar. 23. brota otro sin necesidad de cultivo. La relación con sus hijos también revela armonía. pero. una mujer blanca. la vida pública.21 — Pobre flor del desierto. aun sin instrucción. que jamás se podrán practicar. Martina e Isidro Champí. Ibíd. ¡Yo soy más viejo que tú y yo he llorado sin esperanzas! — Yo no aunque me digas que imito a la tuna. Sin embargo. Citado por Matto de Turner. En la familia burguesa... p. evidencian familias nucleares mucho más democráticas y menos patriarcales. Asimismo. Ibíd. es el mundo privado-doméstico el que realmente le pertenece. Citado por Matto de Turner. porque la mujer ha nacido para poetizar la casa». pero yo he visto la cara de la Virgen. a diferencia de la familia de notables. Estas son teorías de cabezas enfermas.28 Carolina Ortiz Fernández 28 Carolina Ortiz Fernández la y Juan Yupanqui. ayalay. mejor es así que ser lo que tú eres. 22. no es Marcela la que ‘salvará’ a Juan. por un lado concibe a la mujer como un Pero. Lucía estaba llamada a la maternidad y Margarita sería la «primera discípula en quien ejercitaría la trasmisión de las virtudes domésticas». 211. p. Martina e Isidro Champí. Es capaz de reclamar justicia a las autoridades del pueblo. En la familia burguesa. la pobre flor del mastuerzo. Asimismo. ayalay. la pobre flor del mastuerzo. había leído más de una vez a la escritora española Cecilia Bölh von Faber. quien ha sido acusado y encarcelado injustamente por los mandones del villorrio. sino la Virgen que para ella representa doña Lucía. son afables y cariñosos.. Lucía estaba llamada a la maternidad y Margarita sería la «primera discípula en quien ejercitaría la trasmisión de las virtudes domésticas». 53. Marcela Yupanqui asume la misión de ‘salvar’ a Juan quien. p.. agobiado por la presión de los cobradores. quien sentenciaba: «Olvidad pobres mujeres. En contraste al coraje y a la fortaleza de las mujeres. Estas son teorías de cabezas enfermas. sino la Virgen que para ella representa doña Lucía.

por el otro configura personajes cuyas prácticas en las relaciones de género evidencian actitudes un tanto democráticas. pues. por el contrario. placer sensación o una madre. 1979. cit. 178. la cita tomada de La Gaviota parece indicar que la postura del sujeto de la enunciación (alter ego de la autora) frente a las primeras manifestaciones del feminismo es semejante a la de Fernán Caballero. La España meridional.26 Era lo que también Margarita significaba para Manuel. En Aves sin nido. hace uso de un nombre de varón. Esta expresión supone que para el enunciador el sentimiento amoroso. si los lectores se hubieran enterado de su autoría femenina no la habrían leído. pero española de corazón Cecilia Bölh von Faber. Representaciones de las relaciones etno-sociales Representaciones de las relaciones etno-sociales En el pueblo de Kíllac. ya que es ella. ‘nuevos notables’. pero para el corazón noble y amante como el de Marín «alma del alma». ser dócil circunscrito a la vida doméstica. como sucede con los Yupanqui o los Marín. respeta sus puntos de vista. El enunciador remarca que. como ella lo afirma. concebido como básicamente espiritual. Esta expresión supone que para el enunciador el sentimiento amoroso. p. 26. ‘nuevos notables’. Como George Sand. respeta sus puntos de vista. En los diálogos entre Manuel y el cura Pascual se produce una polémica entre la ‘civilización decantada’ de la burguesía naciente y el oscurantismo de los viejos propietarios. cit. los mestizos. concebido como básicamente espiritual. pues. estaba alejado de las ‘turbulencias’ del cuerpo. las reconoce como sujetos. como sucede con los Yupanqui o los Marín. Fernán en su propia vida habría demostrado una independencia muy cercana a la emancipación. Madrid. Fernán en su propia vida habría demostrado una independencia muy cercana a la emancipación. tierra de su madre. entre la libertad y el derecho na- 25. Carmen Bravo Villasante. pero para el corazón noble y amante como el de Marín «alma del alma». p. las trata con honestidad y cortesía.. hace uso de un nombre de varón.25 seudónimo de Cecilia Bölh von Faber revela escepticismo en cuanto a la emancipación de la mujer. Op. por el contrario. Op. placer sensación o una madre. la cita tomada de La Gaviota parece indicar que la postura del sujeto de la enunciación (alter ego de la autora) frente a las primeras manifestaciones del feminismo es semejante a la de Fernán Caballero. Las sabe escuchar. En Aves sin nido. entre la ilustración y la ignorancia. estaba alejado de las ‘turbulencias’ del cuerpo. La cita textual de Fernán Caballero. precisamente. para la mayoría de varones la mujer es concebida como un aparato de reproducción. 25. planta ligera o buena cocinera. La cita textual de Fernán Caballero. la que transmite o reproduce las relaciones de dominio y de subordinación cuando ejerce el magisterio de la maternidad. La España meridional. entre la ilustración y la ignorancia. tierra de su madre. no obstante. editora de La Gaviota. 1979. pero española de corazón Cecilia Bölh von Faber. Madrid. Fernán Caballero (1796-1877) es el seudónimo de la escritora de origen suizo. 26. se aferran a los cargos políticos por los privilegios y por el poder que la ley de la costumbre les concede. planta ligera o buena cocinera. En los diálogos entre Manuel y el cura Pascual se produce una polémica entre la ‘civilización decantada’ de la burguesía naciente y el oscurantismo de los viejos propietarios. las reconoce como sujetos. En sus obras: La Gaviota (1845). la apasiona. La llegada de los Marín entorpece o pone en peligro los emolumentos y las rentas de las autoridades civiles y eclesiásticas. La Familia de Alvareda (1856) y Clemencia describe las costumbres andaluzas. Le interesa mostrar la realidad con un sentido moral. Le interesa mostrar la realidad con un sentido moral. Castalia. en una reflexión sobre Cecilia dice que el ideal femenino de la mujer emancipada se ridiculiza en ese texto y en Clemencia. Carmen Bravo Villasante.26 Era lo que también Margarita significaba para Manuel. ya que es ella. La relación del ‘jefe’ de la familia Marín con las mujeres se representa de modo democrático. precisamente. Los Marín y Manuel (personajes que representan a la etnia blanca) simbolizan la civilización decantada de los ferrocarriles. Las sabe escuchar. como ella lo afirma.. la apasiona. Matto de Turner asume una posición algo distinta en sus novelas Indole y Herencia. en una reflexión sobre Cecilia dice que el ideal femenino de la mujer emancipada se ridiculiza en ese texto y en Clemencia. así como en sus ensayos de comienzos de siglo. así como en sus ensayos de comienzos de siglo. Agrega que la diatriba contra las jóvenes emancipadas iban dirigidas sobre todo a las ideologías que las animaba. Como George Sand. editora de La Gaviota. La llegada de los Marín entorpece o pone en peligro los emolumentos y las rentas de las autoridades civiles y eclesiásticas. En sus obras: La Gaviota (1845). . se aferran a los cargos políticos por los privilegios y por el poder que la ley de la costumbre les concede. Matto de Turner asume una posición algo distinta en sus novelas Indole y Herencia. Los Marín y Manuel (personajes que representan a la etnia blanca) simbolizan la civilización decantada de los ferrocarriles. Se la considera precursora del realismo español. Se la considera precursora del realismo español. Agrega que la diatriba contra las jóvenes emancipadas iban dirigidas sobre todo a las ideologías que las animaba. La relación del ‘jefe’ de la familia Marín con las mujeres se representa de modo democrático. por el otro configura personajes cuyas prácticas en las relaciones de género evidencian actitudes un tanto democráticas. entre la libertad y el derecho na- En el pueblo de Kíllac.La letra y los cuerpos subyugados 29 La letra y los cuerpos subyugados 29 ser dócil circunscrito a la vida doméstica. los mestizos. para la mayoría de varones la mujer es concebida como un aparato de reproducción. Fernán Caballero (1796-1877) es el seudónimo de la escritora de origen suizo. la que transmite o reproduce las relaciones de dominio y de subordinación cuando ejerce el magisterio de la maternidad. El enunciador remarca que. no obstante.25 seudónimo de Cecilia Bölh von Faber revela escepticismo en cuanto a la emancipación de la mujer. las trata con honestidad y cortesía. si los lectores se hubieran enterado de su autoría femenina no la habrían leído. La Familia de Alvareda (1856) y Clemencia describe las costumbres andaluzas. Castalia. 178.

no tarde en manifestarse. — ¿Y sus fuerzas serán suficientes. 30. p.30 por los privilegios de los ‘notables’. p.29 Lo que atentaría contra la dignidad del indígena sería un problema ético y económico.. a través de las voces de los Marín y de Manuel. entran en pugna con esas legendarias costumbres. El pueblo indígena vive «sin los estímulos del buen ejemplo y del sano consejo». p. Otra cosa es que todos los de la calaña de notables de aquí hayan puesto al indio en la misma esfera de las bestias productoras».. Ibíd. 114. ni familia». 28. representados por Manuel. 118. El hablante.. blanca y letrada de Fernando Marín. presenciaríamos la evolución regeneradora de la raza hoy oprimida y humillada». p. 29. a través de las voces de los Marín y de Manuel. A través de la voz masculina. Ibíd. joven Manuel? ¿Cuenta usted con otros apoyos más del que le ofrece su madre y le brindamos nosotros sus amigos? […] — Cuento con que este pueblo no ha tocado en la abyección. 29. por las mujeres del pueblo y sus preocupación por la patria. blanca y letrada de Fernando Marín. 106. constituyendo la felicidad de la familia y como consecuencia la felicidad social. A través de la voz masculina. la juventud peruana de esas regiones tenía la misión de luchar para que tural. y me parece fácil guiarlo por el buen sendero– repuso Manuel con calor. Ibíd.. la juventud peruana de esas regiones tenía la misión de luchar para que la civilización tremolando la bandera del cristianismo puro. 31. concibe que «si algún día rayase la aurora de la verdadera autonomía del indio. El cura Pascual defiende el autoritarismo natural de los mandatarios porque para él son ministros de Dios. Unos estarían destinados a mandar y otros a obedecer. por el lucro inmoderado y por la ignorancia conservada por especulación. 31. ni habría patria. constituyendo la felicidad de la familia y como consecuencia la felicidad social. 119-120.29 Lo que atentaría contra la dignidad del indígena sería un problema ético y económico. 119-120. porque sin ella no habría «ciudadano. La de Lucía no parece ser una posición indianista sino más bien de solidaridad. sus masas son dóciles.. p. sus masas son dóciles.. Ibíd. revela su conmiseración por los indígenas. 105. — ¿Y sus fuerzas serán suficientes. no tarde en manifestarse. La oprobiosa condición del indio sería producto de la explotación a la que eran sometidos por los ‘notables’ del pueblo. A través de la voz de Lucía Marín. A Manuel le interesa promover la rectitud. Los jóvenes ilustrados. Ibíd.30 Carolina Ortiz Fernández 30 Carolina Ortiz Fernández tural. El pueblo indígena vive «sin los estímulos del buen ejemplo y del sano consejo». Ibíd.27 estas tres instituciones serían los pilares de una sociedad moderna. Ibíd. p.31 la civilización tremolando la bandera del cristianismo puro. ni familia».31 27. y me parece fácil guiarlo por el buen sendero– repuso Manuel con calor. revela su conmiseración por los indígenas. teniendo los pueblos y las familias el deber de obedecer.. El cura Pascual defiende el autoritarismo natural de los mandatarios porque para él son ministros de Dios. porque sin ella no habría «ciudadano.. por medio del Evangelio de Jesús. La oprobiosa condición del indio sería producto de la explotación a la que eran sometidos por los ‘notables’ del pueblo. Otra cosa es que todos los de la calaña de notables de aquí hayan puesto al indio en la misma esfera de las bestias productoras». me lo ha probado el suceso mismo que lamentamos. Los jóvenes ilustrados. ni habría patria. entran en pugna con esas legendarias costumbres. pp. entre la etnia blanca y la mestiza. 105.27 estas tres instituciones serían los pilares de una sociedad moderna. por el lucro inmoderado y por la ignorancia conservada por especulación. por medio del Evangelio de Jesús. me lo ha probado el suceso mismo que lamentamos. representados por Manuel.28 El concepto de raza pareciera que es equivalente al de cultura o civilización. 114. concibe que «si algún día rayase la aurora de la verdadera autonomía del indio. 28.. pp. 118. afirma: «— Para mí no se ha extinguido en el Perú esa raza con principios de rectitud y nobleza que caracterizó a los fundadores del imperio conquistado por Pizarro. p. joven Manuel? ¿Cuenta usted con otros apoyos más del que le ofrece su madre y le brindamos nosotros sus amigos? […] — Cuento con que este pueblo no ha tocado en la abyección. 30. teniendo los pueblos y las familias el deber de obedecer. por las mujeres del pueblo y sus preocupación por la patria. entre la etnia blanca y la mestiza. A Manuel le interesa promover la rectitud.. El hablante. afirma: «— Para mí no se ha extinguido en el Perú esa raza con principios de rectitud y nobleza que caracterizó a los fundadores del imperio conquistado por Pizarro. Ibíd. A través de la voz de Lucía Marín. Ibíd. Unos estarían destinados a mandar y otros a obedecer. Ibíd. presenciaríamos la evolución regeneradora de la raza hoy oprimida y humillada». . 106. p.28 El concepto de raza pareciera que es equivalente al de cultura o civilización.30 por los privilegios de los ‘notables’. 27. La de Lucía no parece ser una posición indianista sino más bien de solidaridad.

no tienen la hegemonía en las relaciones de poder. 206. Fernando considera que Manuel.. confiesan su decisión de marcharse a la capital. p. 33. Pero su propia fracción social fue incapaz de comprender su proyecto. 36. 38. Fernando considera que Manuel. 194.. p. 194. 37. 33. 259. pero se necesita de centros civilizados y no de pueblos bárbaros como Kíllac. En un diálogo. Pero su propia fracción social fue incapaz de comprender su proyecto. son los Yupanqui los que. Ibíd. son los Yupanqui los que. 192. entre Manuel y Fernando Marín..37 Los indios no pueden liberarse por su propia iniciativa. En 1871. necesitan de los otros. p. fundó escuelas. éste interroga al primero: «Así es que usted ha libertado a Isidro Champí. Ibíd. 37. pero se necesita de centros civilizados y no de pueblos bárbaros como Kíllac. Lucía Marín tampoco desea permanecer en el pueblo porque no quiere continuar viviendo librando la sangrienta batalla de «los buenos contra los malos». 64.. blanca y letrada. 218. ¿Implica esta interrogante una consulta democrática a los pobladores?38 En todo caso. En otro diálogo entre los Marín. 64.36 Sin embargo. 35. Ni los Marín ni Manuel tienen acceso a la propiedad. dan la vida por ellos.34 El estudio y el trabajo honran a la familia. Ibíd. dan la vida por ellos. 32. querido amigo!». p.36 Sin embargo. . Pardo fundó el Partido Civil y propuso el primer proyecto de modernización..34 El estudio y el trabajo honran a la familia. p.35 Y pide a Fernando ‘salvar’ a los Yupanqui. 36. 34. En 1871.. hastiados de la ‘tormenta doméstica’ en Kíllac. casi al final del texto literario. ingenuas. 192. Ibíd.33 Manuel decide abandonar el pueblo donde nació porque no hay «garantías para la propiedad y la familia […] todos los que disponen de medios suficientes para emigrar a centros civilizados lo hacen». este diálogo vuelve a poner de relieve el proyecto político de una fracción social liberal. Ibíd. éste interroga al primero: «Así es que usted ha libertado a Isidro Champí. 35. En 1872 asumió el gobierno y ejecutó reformas: estableció los primeros registros civiles para la secularización de la sociedad. p. acaso ‘afeminadas’ que requieren ser guiadas por varones ilustrados. 206. Lucía Marín tampoco desea permanecer en el pueblo porque no quiere continuar viviendo librando la sangrienta batalla de «los buenos contra los malos». 34. este diálogo vuelve a poner de relieve el proyecto político de una fracción social liberal. 259. «honrará a la familia». Ni los Marín ni Manuel tienen acceso a la propiedad. En un diálogo. En otro diálogo entre los Marín. Ibíd. Fernando y Manuel confían en la administración de Manuel Pardo32 y. p. ¡Oh! Y ¿quién libertará a toda su desheredada raza? — ¡Esta pregunta habría que hacerla a todos los hombres del Perú. Ibíd. al acudir en auxilio de los Marín. Ibíd. 32. intentó avanzar en la descentralización.. casi al final del texto literario. no tienen la hegemonía en las relaciones de poder. p. necesitan de los otros. Habría que recordar que Manuel es tocayo de Manuel Pardo con quien simpatiza. blanca y letrada.. por ser un muchacho instruido y trabajador como tantos otros que van de las provincias a la capital.. p. «honrará a la familia». En 1872 asumió el gobierno y ejecutó reformas: estableció los primeros registros civiles para la secularización de la sociedad. p. al acudir en auxilio de los Marín.. ingenuas. Fernando y Manuel confían en la administración de Manuel Pardo32 y. intentó avanzar en la descentralización. Pardo fundó el Partido Civil y propuso el primer proyecto de modernización.La letra y los cuerpos subyugados 31 La letra y los cuerpos subyugados 31 Los indios no pueden liberarse por su propia iniciativa. Son ‘masas dóciles’.37 ¿Implica esta interrogante una consulta democrática a los pobladores?38 En todo caso.33 Manuel decide abandonar el pueblo donde nació porque no hay «garantías para la propiedad y la familia […] todos los que disponen de medios suficientes para emigrar a centros civilizados lo hacen». p. Lucía exclama: «¡Oh! ¡pobres indios! ¡pobre raza! ¡Si pudiéramos libertar a toda ella como vamos a salvar a Isidro». 218. Ibíd. Ibíd. acaso ‘afeminadas’ que requieren ser guiadas por varones ilustrados. fundó escuelas. 38. Ibíd. entre Manuel y Fernando Marín.35 Y pide a Fernando ‘salvar’ a los Yupanqui. ¡Oh! Y ¿quién libertará a toda su desheredada raza? — ¡Esta pregunta habría que hacerla a todos los hombres del Perú. confiesan su decisión de marcharse a la capital. Habría que recordar que Manuel es tocayo de Manuel Pardo con quien simpatiza. querido amigo!». Son ‘masas dóciles’. Lucía exclama: «¡Oh! ¡pobres indios! ¡pobre raza! ¡Si pudiéramos libertar a toda ella como vamos a salvar a Isidro».. p. por ser un muchacho instruido y trabajador como tantos otros que van de las provincias a la capital. Ibíd. hastiados de la ‘tormenta doméstica’ en Kíllac..

si esto implicaría perderlas. que la muerte es dulce para el triste. p. cit.respondió el indio. ¿libres?. sí! la muerte es nuestra dulce esperanza de libertad!39 El sujeto de la enunciación intenta interpretar las voces de los indios. 40. Marcela y Margarita prometen servirlos. Op. aunque. sí! la muerte es nuestra dulce esperanza de libertad!39 — Dices bien. su única posibilidad de libertad sería la muerte. el campanero acusado injustamente por los dueños del villorrio de haber atentado contra los Marín. Isidro Champí. se preguntan. Por otra parte.. esclavos del cacique. si esto implicaría perderlas. la de él y su familia. ¿libres?. Habría que precisar que en la cultura andina la muerte es la prolongación de la vida pero en otras condiciones. 91. del gobernador. para él el indio es casi un esclavo. paciencia. para él el indio es casi un esclavo. […] — ¿Qué estás pensando en eso? La señora Lucía la enseñará a respetarnos. Juan jura entregarles sus fuerzas y su vida y así lo hace. p. eh? […] Nacimos indios. pero de estos no hay como libertarse. esclavos de todos los que agarran la vara del mandón […] — ¡Indios. p. cuando Margarita sea una niña.. ansía morir: Marcela y Juan Yupanqui están desesperados por las exigencias del reparto y por las obligaciones que tienen con el cura. Marcela piensa en el futuro de Margarita: — Qué linda estará nuestra Margarita cuando sea la ahijada de la señora Lucía ¿eh? […] Pero me duele el corazón cuando me acuerdo que ya no nos mirará.32 Carolina Ortiz Fernández 32 Carolina Ortiz Fernández Imágenes del hombre y de la mujer indígenas en su relación con los otros Imágenes del hombre y de la mujer indígenas en su relación con los otros Marcela y Juan Yupanqui están desesperados por las exigencias del reparto y por las obligaciones que tienen con el cura. se preguntan. Ibíd. y se vistan como ellos. Si no tuviéramos estos pollitos qué dichosos moriríamos. como nos roban el trabajo cada día. Paciencia. Marcela piensa en el futuro de Margarita: El sujeto de la enunciación intenta interpretar las voces de los indios. eh? […] Nacimos indios. esclavos del cura. pero al no saber como enfrentarlas. comprende las relaciones de dominio y explotación a las que se encuentran sometidos él y los suyos. […] Para la puma y el zorro tenemos la trampa de la piedra amarilla.respondió el indio. aunque. ¿qué vamos a hacer? Los zorros de camisa blanca han robado nuestros ganados como robaron mi libertad. 40.. 91. como nos roban el trabajo cada día. La mayor aspiración de los Yupanqui es que sus hijas Rosalía y Margarita sean como los Marín. Marcela y Margarita prometen servirlos. . Marcela y Juan Yupanqui expresan sentimientos de reciprocidad y lealtad hacia sus ‘protectores’. Marcela y Juan Yupanqui expresan sentimientos de reciprocidad y lealtad hacia sus ‘protectores’. paciencia.40 — Qué linda estará nuestra Margarita cuando sea la ahijada de la señora Lucía ¿eh? […] Pero me duele el corazón cuando me acuerdo que ya no nos mirará. Habría que precisar que en la cultura andina la muerte es la prolongación de la vida pero en otras condiciones. esclavos del cura. 248. Ibíd. p. respondió Martina. La salida de Juan es la muerte. Isidro. 248. comprende las relaciones de dominio y explotación a las que se encuentran sometidos él y los suyos. y se vistan como ellos.40 39. Juan jura entregarles sus fuerzas y su vida y así lo hace. Isidro Champí. ansía morir: — Dices bien.. 39. Op. pero al no saber como enfrentarlas. cit. […] — ¿Qué estás pensando en eso? La señora Lucía la enseñará a respetarnos. su única posibilidad de libertad sería la muerte. cuando Margarita sea una niña. que la muerte es dulce para el triste. el campanero acusado injustamente por los dueños del villorrio de haber atentado contra los Marín. esclavos de todos los que agarran la vara del mandón […] — ¡Indios. esclavos del cacique. la de él y su familia. […] Para la puma y el zorro tenemos la trampa de la piedra amarilla. del gobernador. Paciencia. respondió Martina. Isidro. ¿qué vamos a hacer? Los zorros de camisa blanca han robado nuestros ganados como robaron mi libertad. pero de estos no hay como libertarse. La mayor aspiración de los Yupanqui es que sus hijas Rosalía y Margarita sean como los Marín. Por otra parte. La salida de Juan es la muerte. Si no tuviéramos estos pollitos qué dichosos moriríamos.

precisamente por esto. al igual que Aves sin nido tiene como organizador de los principales acontecimientos argumentales a la familia. rojo. amarillo. Según esto. solamente se sabe que su padre se llama Enrique.41 En presente y en tercera persona. De la madre es posible suponer que proviene de una familia tradicional terrateniente en decadencia. seis se ubican en el Mantaro y una en Lima. la segunda novela de Laura Riesco Malpartida. p. Se trata de una familia del valle del Mantaro. Los contempla repitiendo los colores que le son conocidos: blanco. REPRESENTACIONES DE LA HETEROGENEIDAD HISTORICO-ESTRUCTURAL Y CULTURAL 2. Peisa. Ximena pasa las hojas con mucho cuidado. precisamente por esto. Los contempla repitiendo los colores que le son conocidos: blanco. No hay proporción entre las partes. Se trata de una familia En presente y en tercera persona. con la excepción de los dos últimos. rojo. pero le han prohibido que se moje el índice con saliva para separarlas. Arrodillada sobre un cojín que ha traído de la sala. Arrodillada sobre un cojín que ha traído de la sala. Laura Riesco Malpartida. . con la excepción de los dos últimos. En el discurso literario no se hallan los apellidos ni los nombres de los padres de Ximena. pero le han prohibido que se moje el índice con saliva para separarlas. Las páginas son muy delgadas y se pegan entre sí. naranja. con los intereses políticos y económicos de una fracción burguesa (representados por el padre) al servicio del capital norteamericano. De la madre es posible suponer que proviene de una familia tradicional terrateniente en decadencia. Laura Riesco Malpartida. Cada capítulo es un relato independiente. De las siete partes en que está dividido el texto. la libertad de los Yupanqui era posible con la muerte o dejando de ser ‘indios’. Ximena pasa las hojas con mucho cuidado. la libertad de los Yupanqui era posible con la muerte o dejando de ser ‘indios’. El texto se inicia así: Se ha llevado la enciclopedia de su padre al comedor para mirar las figuras. con los intereses políticos y económicos de una fracción burguesa (representados por el padre) al servicio del capital norteamericano. el enunciador presenta la imagen del mundo familiar de Ximena.41 Se ha llevado la enciclopedia de su padre al comedor para mirar las figuras. El texto se inicia así: Ximena de dos caminos (1994). p. seis se ubican en el Mantaro y una en Lima. Peisa. Las páginas son muy delgadas y se pegan entre sí. en la que se entrecruzan las relaciones espacio temporales. Cada capítulo se refiere a un acontecimiento en la vida de Ximena. REPRESENTACIONES DE LA HETEROGENEIDAD HISTORICO-ESTRUCTURAL Y CULTURAL Ximena de dos caminos (1994). Mira extasiada la lámina de los hongos venenosos. Ximena de dos caminos. la segunda novela de Laura Riesco Malpartida. 9. De las siete partes en que está dividido el texto. una niña de aproximadamente cinco años que no sabe leer ni escribir y que. Obedece porque la experiencia le ha enseñado que el papel es amargo y que el sabor y la culpa se le quedan en la boca por el resto del día. naranja. al igual que Aves sin nido tiene como organizador de los principales acontecimientos argumentales a la familia. Ximena de dos caminos. Mira extasiada la lámina de los hongos venenosos. Se trata de una familia del valle del Mantaro. 9. La familia de Ximena supone la coalición de los intereses señoriales (representados por la madre). amarillo. Se trata de una familia 41. se deleita por igual (sin distinciones jerárquicas) al ver las láminas de la enciclopedia de su padre como al escuchar los relatos de su Ama Grande. solamente se sabe que su padre se llama Enrique. Cada capítulo es un relato independiente. LA FAMILIA OLIGARQUICA EN XIMENA DE DOS CAMINOS. 41. La familia de Ximena supone la coalición de los intereses señoriales (representados por la madre). Su madre le ha dicho que son amanitas y ella sabe que las letras grandes que encabezan la lámina confirman el hecho maravilloso de que se llamen así y no de otra manera. 2. Obedece porque la experiencia le ha enseñado que el papel es amargo y que el sabor y la culpa se le quedan en la boca por el resto del día. el enunciador presenta la imagen del mundo familiar de Ximena. una niña de aproximadamente cinco años que no sabe leer ni escribir y que. En el discurso literario no se hallan los apellidos ni los nombres de los padres de Ximena. Cada capítulo se refiere a un acontecimiento en la vida de Ximena. Su madre le ha dicho que son amanitas y ella sabe que las letras grandes que encabezan la lámina confirman el hecho maravilloso de que se llamen así y no de otra manera. LA FAMILIA OLIGARQUICA EN XIMENA DE DOS CAMINOS. se deleita por igual (sin distinciones jerárquicas) al ver las láminas de la enciclopedia de su padre como al escuchar los relatos de su Ama Grande. en la que se entrecruzan las relaciones espacio temporales. 1995 [1994]. No hay proporción entre las partes. Lima. alrededor de los años sesenta de este siglo. Lima. 1995 [1994].La letra y los cuerpos subyugados 33 La letra y los cuerpos subyugados 33 Según esto. alrededor de los años sesenta de este siglo.

el quechua. En el texto. para vivir como le dio la gana». Un tercer espacio es el destinado a las oscuras viviendas de los obreros de la compañía minera. Ibíd. así como las láminas de las enciclopedias que tanto la entusiasman. así como las láminas de las enciclopedias que tanto la entusiasman. Otra perspectiva es la de su padre y. otros están destinados a la familia Raimondi y a la familia de Ximena que está de vacaciones. de culebras que se arrastran por la grama. gira impertérrito el tiempo». La oralidad. en la niña. Los Raimondi perdieron su hacienda y viven de las rentas obtenidas por las plantaciones de vid. una cosmovisión indígena que se resiste sin ser autárquica. Ximena tiene dos madres. En el texto. el Ama Grande y su madre. las señoras aparecen con sombrillas y con las caderas postizas.43 conviven junto a los mitos de la historia clásica. existe un hotel ubicado a dos horas de Lima en el que conviven y transitan varias familias. Son dos perspectivas distintas que se entrelazan y se confrontan. en donde transitan personajes disímiles. oligárquica. La oralidad y la escritura. los varones ostentan sus leontinas de oro. p. que conocen el pasado y el futuro «porque en el círculo que forman con el cuerpo. 43. a los cuentos de hadas que le leen o le cuentan sus padres. Otra perspectiva es la de su padre y. La oralidad. de culebras que se arrastran por la grama.. los hay para los indios y para las mujeres pobres como María Eugenia. de los reyes del espacio que sufren y que aman. otra. la de su abuela y las tías. Ximena recurre a ellas para identificar a sus ancestros. las cuales conviven no siempre sin conflicto. los tramos finales del orden señorial.. las historias fantásticas de cóndores. los dos mundos la cautivan. Ximena tiene dos madres. 42. los dos mundos la cautivan.42 Así lo afirma la tía Alejandra en un diálogo con la madre de Ximena. más bien. al cuestionamiento simbólico de la ley del padre y a la problematización o. 104. p. que conocen el pasado y el futuro «porque en el círculo que forman con el cuerpo. conviven en ella inacabados en un presente abierto. La única que disuena es la abuela. los varones ostentan sus leontinas de oro. El hotel tiene demarcados espacios diferenciados. Además de la casa-hacienda de esta familia del valle del Mantaro.42 Así lo afirma la tía Alejandra en un diálogo con la madre de Ximena. los tramos finales del orden señorial. Ibíd. 43. las historias fantásticas de cóndores. de los reyes del espacio que sufren y que aman. Ximena recurre a ellas para identificar a sus ancestros. 104. a través de la familia. Mujeres y varones tienen una postura exageradamente erguida y una seriedad hierática. y de modo distinto en los otros miembros de la familia.43 conviven junto a los mitos de la historia clásica. a la inquietud por las desigualdades étnicas y socioculturales. los hay para los indios y para las mujeres pobres como María Eugenia. el quechua. otros están destinados a la familia Raimondi y a la familia de Ximena que está de vacaciones. La problematización del objeto literario se avizora por la presencia de esas perspectivas y temporalidades. un orden oligárquico. Don Serafino es el mestizo que alberga a las alicaídas familias. En la familia representada se perciben varias perspectivas. conviven en ella inacabados en un presente abierto. un orden oligárquico. Desigualdades de género y etno-sociales Desigualdades de género y etno-sociales En cada capítulo hay referentes que se repiten. En la familia representada se perciben varias perspectivas. p. En cada capítulo hay referentes que se repiten. gira impertérrito el tiempo». La problematización del objeto literario se avizora por la presencia de esas perspectivas y temporalidades. pues «desde muy niña tiró el decoro. Don Serafino es el mestizo que alberga a las alicaídas familias. Mujeres y varones tienen una postura exageradamente erguida y una seriedad hierática. existe un hotel ubicado a dos horas de Lima en el que conviven y transitan varias familias. se explora la heterogeneidad cultural. 12. para vivir como le dio la gana». Las fotografías se convierten en documentos o fuentes de la historia familiar. Ibíd.34 Carolina Ortiz Fernández 34 Carolina Ortiz Fernández oligárquica. 42. La única que disuena es la abuela. La oralidad y la escritura. al cuestionamiento simbólico de la ley del padre y a la problematización o. de los cuales quisiera referirme básicamente a dos. la de su abuela y las tías.. las cuales conviven no siempre sin conflicto. El hotel tiene demarcados espacios diferenciados.. pues «desde muy niña tiró el decoro. y de modo distinto en los otros miembros de la familia. p. . En las fotos. de los cuales quisiera referirme básicamente a dos. Los Raimondi perdieron su hacienda y viven de las rentas obtenidas por las plantaciones de vid. las señoras aparecen con sombrillas y con las caderas postizas. en donde transitan personajes disímiles. En las fotos. Las fotografías se convierten en documentos o fuentes de la historia familiar. una cosmovisión indígena que se resiste sin ser autárquica. a través de la familia. Son dos perspectivas distintas que se entrelazan y se confrontan. se explora la heterogeneidad cultural. a la inquietud por las desigualdades étnicas y socioculturales. en la niña. Además de la casa-hacienda de esta familia del valle del Mantaro. a los cuentos de hadas que le leen o le cuentan sus padres. Ibíd. 12. más bien. Un tercer espacio es el destinado a las oscuras viviendas de los obreros de la compañía minera. el Ama Grande y su madre. otra.

En este capítulo. suele ser una muchachita dócil. es tolerante. todos ellos caminarían a diario. pero solo él puede tocarlo porque se trata de un acto sagrado. pero considera que los indígenas tienen hábitos medievales. que su padre. Edmundo desconfía de su prima. permiten a la niña descubrir su cuerpo y diferenciarlo de otro: «Con un escalofrío repentino se le ocurre de pronto que todos serán así. pero solo él puede tocarlo porque se trata de un acto sagrado. por orden del niño-alcalde. su hermana. Ibíd. Los juegos. Subversión del orden simbólico Subversión del orden simbólico Volvamos a “Los primos”. con desconcierto y rubor. Confía en los norteamericanos.. Se muestra intolerante frente al lesbianismo de su prima. descubre las relaciones de dominio del varón sobre la mujer durante los momentos de juego con sus primos Edmundo y Cintia. Edmundo les propone sacrificar a un patito amarillo. Edmundo les propone sacrificar a un patito amarillo. El niño asume un rol autoritario al convertirse en un alcalde prepotente y machista a quienes ‘sus mujeres’ deben obediencia. Si bien en todos los capítulos es posible hallar evidencias implícitas y explícitas en torno a las relaciones de género es en el tercer y cuarto capítulos en donde se precisa y plantea ciertas cuestiones que me invitan a reflexionar. tiene el «rostro ajado y viejo […] Ahora sí parece un alcalde». pero en los últimos tiempos. pero menosprecia a aquellos que no son indios ni blancos. en el capital extranjero. es tolerante. En cambio Cintia. obedece el dictado de sus manos. p. Durante el rito.45 Edmundo es conminado. La relación entre los padres de Ximena da muestras de una relación jerárquica patriarcal. La relación entre los padres de Ximena da muestras de una relación jerárquica patriarcal. 44. a la mujer le concierne el mundo privado y al varón la vida pública. cordial con los empleados de la compañía minera donde es jefe. su abuelo. sus condiciones de vida. pero desconfía de los peruanos.. por orden del niño-alcalde. su abuelo. que su padre. así como con los ‘sirvientes’. así como con los ‘sirvientes’. tiene el «rostro ajado y viejo […] Ahora sí parece un alcalde».. pero considera que los indígenas tienen hábitos medievales. Los juegos. Durante el rito. se muestra arisco con ella. pero desconfía de los peruanos. En cambio Cintia. cordial con los empleados de la compañía minera donde es jefe.. a la mujer le concierne el mundo privado y al varón la vida pública. el capítulo tercero. el niño se transforma. 45. Ximena. p. se muestra arisco con ella. La conmueve todo aquello que pertenece al mundo andino.44 Las dos niñas. su hermana. Edmundo desconfía de su prima.44 Las dos niñas. con desconcierto y rubor. Se muestra intolerante frente al lesbianismo de su prima. los operarios. p. Antes de referirme a ellos habría que tener presente la representación de las relaciones de género en la pareja conyugal. los indios. el capítulo tercero. 73. permiten a la niña descubrir su cuerpo y diferenciarlo de otro: «Con un escalofrío repentino se le ocurre de pronto que todos serán así. Ibíd. La madre es un personaje contradictorio. descubre las relaciones de dominio del varón sobre la mujer durante los momentos de juego con sus primos Edmundo y Cintia. . En otro de los juegos. algo 44. su tío. Estos capítulos son “Los primos” y “Alcinoe II o las tejedoras”. pero menosprecia a aquellos que no son indios ni blancos. tocan y acarician el pene del muchacho. La conmueve todo aquello que pertenece al mundo andino. la niña que refiere oralmente sus vivencias. su tío. el niño se transforma. Sabe el quechua pero evita hablarlo. Confía en los norteamericanos. por el contrario. los operarios. 73. por el contrario. En otro de los juegos. p. El padre. en el capital extranjero. 45. algo Volvamos a “Los primos”. El niño asume un rol autoritario al convertirse en un alcalde prepotente y machista a quienes ‘sus mujeres’ deben obediencia. En este capítulo. Ibíd. todos ellos caminarían a diario. Ibíd.La letra y los cuerpos subyugados 35 La letra y los cuerpos subyugados 35 Representaciones de las relaciones de género Representaciones de las relaciones de género Si bien en todos los capítulos es posible hallar evidencias implícitas y explícitas en torno a las relaciones de género es en el tercer y cuarto capítulos en donde se precisa y plantea ciertas cuestiones que me invitan a reflexionar. Estos capítulos son “Los primos” y “Alcinoe II o las tejedoras”. 65. Ximena. tocan y acarician el pene del muchacho. desde la mañana hasta la noche con esa colgadura incómoda en el cuerpo». obedece el dictado de sus manos. suele ser una muchachita dócil. desde la mañana hasta la noche con esa colgadura incómoda en el cuerpo». La madre es un personaje contradictorio. pero en los últimos tiempos. sus condiciones de vida. los indios. 65. Antes de referirme a ellos habría que tener presente la representación de las relaciones de género en la pareja conyugal.45 Edmundo es conminado. la niña que refiere oralmente sus vivencias. Sabe el quechua pero evita hablarlo. El padre.

El alcalde que hay en el niño. se ponen horquillas y tiras de papel. p. a la ley del padre. la presencia de la ‘abuelita loca’. ni el color de sus cabellos ni sus rulos le pertenecen y no es ella quien los ha elegido.. a decir sí a todo. en el orden simbólico. la conduce a decidir sobre su cuerpo. Es decir. no obstante. Con el cabello corto se parece tanto al hermano. en el orden simbólico. tiene que ‘probarse a los duendes’ con un sacrificio: cortarse el pelo. tiene los cabellos largos y rizados que a Ximena la invitan a imaginarla como uno de los personaje salidos de los cuentos de hadas. 74. Esta decisión quiebra la imagen femenina de sumisión y mansedumbre.46 Su hermana no es así. es una imagen definida por ella misma. a fabricar una imagen que no es suya. Cintia es rubia por acción de la manzanilla y del limón. Para hacerlo. el corte supone la fractura de la formación que ha recibido. Al cabo de unos días. en reiteradas ocasiones. una imagen elaborada simbólica y culturalmente. La niña se corta el cabello con sus propias manos. El primero. el segundo. Ambos desafían. las niñas siembran los mismos granos de maíz que simbólicamente habrían sido fecundados por el niño. En el orden simbólico. que podría confundirse con él. a la ley del padre. algo los distingue. «ha pronunciado un no terso y sostenido en una gravedad sin filos». algo los distingue. Dos hechos cuestionan las relaciones sociales y culturales del mundo evocado. En el orden simbólico. el segundo. no puede ser así. Ximena posee habilidades que no tienen ni Cintia ni Edmundo. mientras se depilan las cejas. La sonrisa abierta de la niña de cabello corto. a fabricar una imagen que no es suya. La sonrisa abierta de la niña de cabello corto. Al cabo de unos días. mas no se atreve a hacerlo. la presencia de la ‘abuelita loca’. El primero. tiene que ‘probarse a los duendes’ con un sacrificio: cortarse el pelo. Ellos se sorprenden al ver la facilidad con que salta la acequia. El niño la envidia. Su deseo de saltar. Con el cabello corto se parece tanto al hermano. la conduce a decidir sobre su cuerpo. mientras realizan prácticas que tienen que ver con el cuidado y la imagen de sus cuerpos que pese a ello les son ajenos. Su deseo de saltar. Dos hechos cuestionan las relaciones sociales y culturales del mundo evocado. se untan clara de huevo en el rostro. en el que Edmundo muere y resucita sobre un maíz. se ponen horquillas y tiras de papel. Ellos se sorprenden al ver la facilidad con que salta la acequia. . Ambos desafían. que podría confundirse con él. es una imagen que contrasta con el gesto severo del alcalde. En el mundo representado la colonialidad del poder perdura en los juicios valorativos que se expresan a través de las relaciones de género y de las relaciones interétnicas.46 Su hermana no es así. es la imagen fálica de autoridad como representante político en la representación lúdica. Su cuerpo le es ajeno y desconocido. Es decir. el corte supone la fractura de la formación que ha recibido. es la imagen fálica de autoridad como representante político en la representación lúdica. tiene los cabellos largos y rizados que a Ximena la invitan a imaginarla como uno de los personaje salidos de los cuentos de hadas. Esta formación se adecua a los cánones de sumisión y docilidad en que se educa a la mujer. es una imagen definida por ella misma. p. Para hacerlo. Ibíd. Esta decisión quiebra la imagen femenina de sumisión y mansedumbre. 74. confiesa a su prima su deseo de saltar. le dice. En otro de los juegos. es una imagen que contrasta con el gesto severo del alcalde. Cintia. a decir sí a todo. mas no se atreve a hacerlo. decisión que por primera vez toma la niña con respecto a su cuerpo y. La confrontación entre la imagen tradicional de la mujer y la que afronta la ley del padre se asoma nuevamente en este capítulo cuando se escucha la risa de la abuela en los instantes en que se oye el ¡ay! de la madre de Cintia al ver a su hija con el pelo corto: su grito «rasgó un dibujo relámpago en el espejo del cuarto de cos- en su actitud ha cambiando. Ximena posee habilidades que no tienen ni Cintia ni Edmundo. La obligan a tocar el piano. en reiteradas ocasiones. se untan clara de huevo en el rostro. 46. El corte de pelo ocurre cuando la madre de Ximena y la tía Constanza –madre de los niños– arreglan sus vestidos en el cuarto de costura. El niño la envidia. La niña se corta el cabello con sus propias manos. El corte de pelo ocurre cuando la madre de Ximena y la tía Constanza –madre de los niños– arreglan sus vestidos en el cuarto de costura. las niñas siembran los mismos granos de maíz que simbólicamente habrían sido fecundados por el niño. ni el color de sus cabellos ni sus rulos le pertenecen y no es ella quien los ha elegido. «ha pronunciado un no terso y sostenido en una gravedad sin filos». En el mundo representado la colonialidad del poder perdura en los juicios valorativos que se expresan a través de las relaciones de género y de las relaciones interétnicas. Cintia. una imagen elaborada simbólica y culturalmente. le dice.36 Carolina Ortiz Fernández 36 Carolina Ortiz Fernández en su actitud ha cambiando. el corte de pelo. no puede ser así. decisión que por primera vez toma la niña con respecto a su cuerpo y. En otro de los juegos. Ibíd. La confrontación entre la imagen tradicional de la mujer y la que afronta la ley del padre se asoma nuevamente en este capítulo cuando se escucha la risa de la abuela en los instantes en que se oye el ¡ay! de la madre de Cintia al ver a su hija con el pelo corto: su grito «rasgó un dibujo relámpago en el espejo del cuarto de cos- 46. el corte de pelo. Esta formación se adecua a los cánones de sumisión y docilidad en que se educa a la mujer. Cintia es rubia por acción de la manzanilla y del limón. La obligan a tocar el piano.. mientras realizan prácticas que tienen que ver con el cuidado y la imagen de sus cuerpos que pese a ello les son ajenos. El alcalde que hay en el niño. no obstante. Su cuerpo le es ajeno y desconocido. confiesa a su prima su deseo de saltar. en el que Edmundo muere y resucita sobre un maíz. mientras se depilan las cejas.

las primeras facultan a Ximena la posibilidad de identificar a sus ancestros y de conocer la historia familiar. Ximena no recuerda pero sí recuerda lo que todos callan. el sujeto de la escritura se deja llevar por el relato de la niña. Cada uno recuerda y olvida desde el lugar en que mira. Ibíd. Ella y Ximena buscan en las fotos a la abuela. sin percatarse de que Ximena está en vigilia. Robertson es chofer. de modo fragmentado. Un misterio envuelve la vida de la tejedora. salvo la tía Angélica y su amiga. y también difiere de la del hablante-sujeto de la escritura. Ellos son recibidos en la cocina. lo que no impide su comprensión. También los visitan Robertson. La señora ofrece manteles que han sido tejidos por ella. La visita de una familia y de una pareja de lesbianas quiebran la vida cotidiana de Ximena y su familia. el enunciador alude a la relación entre memoria y olvido. La visita de una familia y de una pareja de lesbianas quiebran la vida cotidiana de Ximena y su familia. p. prima de su madre. En “Alcinoe II o las tejedoras”. Ibíd. Ninguno se explica. Ximena trata de pegar los fragmentos que logra escuchar a los adultos cuando hablan sobre ella. en él. que tomó decisiones sobre su 47. la risa de la abuela. la segunda le dará la oportunidad de evitar el olvido de los episodios de la película Cumbres borrascosas que le han impresionado tanto. . es un personaje libre de prejuicios como la abuelita loca. un personaje con características tradicionales. También los visitan Robertson. pero no le es posible comprenderlo del todo. El capítulo está escrito del modo en que suelen presentarse en la memoria los recuerdos. Los recuerdos de Ximena. según el sujeto de la escritura. 48. Ximena no sabe leer. el capítulo cuarto. un personaje con características tradicionales. La niña escucha la voz de la abuela y se entera que fue una mujer que no se dejó domar. Poco a poco la voz de la madre se va transformando en la voz de la abuela. p. que Robertson –que puede ser un ‘gringo’– se haya fijado en una mujer ‘cosita de nada’. La niña escucha la voz de la abuela y se entera que fue una mujer que no se dejó domar. El enigma de su vida le inspira curiosidad. En “Alcinoe II o las tejedoras”. Alejandra y Gretchen son personajes que mantienen una relación lesbiana que escandaliza a la madre. Ximena no sabe leer. halla entre las cosas de su prima Alejandra un diario.48 La madre. La madre lee en voz alta. 103. 103. Las fotografías y la escritura constituyen la memoria registrada. el padre se muestra tolerante. La tía Alejandra. él y la tejedora aportan al hogar. salvo la tía Angélica y su amiga. 48. pues estima que los artistas son así y que no le hacen daño a nadie. Los recuerdos de Ximena. Ellos son recibidos en la cocina. su mujer (una tejedora) y sus dos hijos. Ibíd. Ibíd. que tomó decisiones sobre su tura donde se vio la imagen de Cintia con el pelo mocho»47 detalle que. el capítulo cuarto. según el sujeto de la escritura. En el objeto literario se entrecruzan varias perspectivas. es un personaje libre de prejuicios como la abuelita loca. La madre lee en voz alta. las primeras facultan a Ximena la posibilidad de identificar a sus ancestros y de conocer la historia familiar.La letra y los cuerpos subyugados 37 La letra y los cuerpos subyugados 37 tura donde se vio la imagen de Cintia con el pelo mocho»47 detalle que. La tía Alejandra. que Robertson –que puede ser un ‘gringo’– se haya fijado en una mujer ‘cosita de nada’. el padre se muestra tolerante. prima de su madre. la tía relata su encuentro con la ‘abuelita loca’. El enigma de su vida le inspira curiosidad.. Ximena trata de pegar los fragmentos que logra escuchar a los adultos cuando hablan sobre ella. Poco a poco la voz de la madre se va transformando en la voz de la abuela. p. su relación con el pasado y la memoria es distinta a la de las otras mujeres. La señora ofrece manteles que han sido tejidos por ella. la tía le dice que la reconocerá «Cuando encuentres una con el gesto rebelde de gritarle un no decisivo al mundo entero». la segunda le dará la oportunidad de evitar el olvido de los episodios de la película Cumbres borrascosas que le han impresionado tanto. El capítulo está escrito del modo en que suelen presentarse en la memoria los recuerdos. el enunciador alude a la relación entre memoria y olvido. el sujeto de la escritura se deja llevar por el relato de la niña. pero su madre le podrá leer o contar pasajes de la novela del mismo título. su mujer (una tejedora) y sus dos hijos. la risa de la abuela. Un misterio envuelve la vida de la tejedora. quienes forman una familia de trabajadores.. pero no le es posible comprenderlo del todo. pero su madre le podrá leer o contar pasajes de la novela del mismo título. la tía le dice que la reconocerá «Cuando encuentres una con el gesto rebelde de gritarle un no decisivo al mundo entero». 85. Alejandra y Gretchen son personajes que mantienen una relación lesbiana que escandaliza a la madre. Las fotografías y la escritura constituyen la memoria registrada. halla entre las cosas de su prima Alejandra un diario. en él.. En el objeto literario se entrecruzan varias perspectivas. p. Cada uno recuerda y olvida desde el lugar en que mira. Robertson es chofer. Ella y Ximena buscan en las fotos a la abuela. y también difiere de la del hablante-sujeto de la escritura. 47. su relación con el pasado y la memoria es distinta a la de las otras mujeres. lo que no impide su comprensión. quienes forman una familia de trabajadores.. Ximena no recuerda pero sí recuerda lo que todos callan. él y la tejedora aportan al hogar. 85. pues estima que los artistas son así y que no le hacen daño a nadie. la tía relata su encuentro con la ‘abuelita loca’. Ninguno se explica. de modo fragmentado. sin percatarse de que Ximena está en vigilia.48 La madre.

La identidad cambia. La exploración del pasado. Los niños indios no tienen los juguetes ni las ropas ni la casa que tiene ella. son historias fantásticas de culebras. Por un lado está el mundo del Ama Grande y por el otro el del padre de Ximena. las imágenes rememoradas e incluso el lenguaje sufren una serie de transmutaciones. le confiesa la abuela. La niña corre moviendo los . Para Ximena los serranos son distintos a los costeños. las une la insubordinación frente al orden establecido. porque su familia se avergonzaba de ella. Representaciones de las relaciones entre los grupos étnicos y sociales Representaciones de las relaciones entre los grupos étnicos y sociales Las relaciones de dominación entre los grupos étnicos es otro de los problemas planteados desde los primeros capítulos. el personaje protagónico imagina verse en un espejo. En los primeros enunciados del capítulo. pero porque aún es pequeña. el personaje protagónico imagina verse en un espejo. pero siente que hay algo que las aleja. miran de otro modo. ella tampoco sabe. el cuestionamiento de la ley del padre. uno de los personajes representa a una niña loca que al parecer es de Oxapampa. reconoce su cara de todos los días y la cara que cambia en el instante en que conjura ciertos fragmentos de la película que le ha impactado. Son dos mundos culturales distintos que conviven en la niña. Santa Rosa. Toda una cultura se encuentra subordinada. del Niño Jesús. Por un lado está el mundo del Ama Grande y por el otro el del padre de Ximena. la Virgen. la Virgen. Ximena cree en los duendes. el mundo de las letras ondulantes que le maravillan tanto. Los tres son quechua hablantes y tienen el castellano como segunda lengua. de las enciclopedias. Los tres son quechua hablantes y tienen el castellano como segunda lengua. Los niños indios tienen una expresión adulta. nunca permanece igual. restituye lo que permanece vigente. las imágenes rememoradas e incluso el lenguaje sufren una serie de transmutaciones. La sorprende y la entusiasma como leen los mayores. Fue apartada de la sociedad y privada de su libertad. En «La costa». de cóndores. los profesores del centro de educación inicial son norteamericanos. Fue apartada de la sociedad y privada de su libertad. de reyes. nunca permanece igual. confía en el Ama Grande porque también es su madre. En «La costa». La madre piensa y siente como el abuelo. cuerpo y sobre su vida. La madre piensa y siente como el abuelo. La exploración del pasado. de duendes buenos y malos. del Niño Jesús. El Ama Grande es una mujer india cuyas historias la emocionan y la arrullan. el capítulo quinto. El Ama Grande es una mujer india cuyas historias la emocionan y la arrullan. el mundo de las letras ondulantes que le maravillan tanto. de árboles (abuelos sabios) y de San José. El Ama Grande transita en los dos aunque en una posición subordinada. Para Ximena los serranos son distintos a los costeños. este personaje es un niño indio que aparece en el último capítulo. Santa Rosa. de duendes buenos y malos. Son dos mundos culturales distintos que conviven en la niña. La tía Angélica se siente ligada a la ‘abuelita loca’. incluso su madre desde que tuvo uso de razón. El Ama Grande transita en los dos aunque en una posición subordinada. El mundo del padre es el de los desiertos de la costa que parecen no desagradarle. este personaje es un niño indio que aparece en el último capítulo. incluso su madre desde que tuvo uso de razón. Estas historias son contadas también por el Ama Chica y por Pablo. de las enciclopedias. Estas historias son contadas también por el Ama Chica y por Pablo. son historias fantásticas de culebras. El mundo del padre es el mundo de los libros. Este era menos hermoso y menos digno que el rey puma. El mundo de su padre usa el inglés como segunda lengua. de árboles (abuelos sabios) y de San José. El mundo de su padre usa el inglés como segunda lengua. La sorprende y la entusiasma como leen los mayores. y que por eso fue encerrada bajo llave. Los niños indios no tienen los juguetes ni las ropas ni la casa que tiene ella. de montañas sagradas. Ximena cree en los duendes. su padre trabaja para una compañía norteamericana y confía en ellos más que en los peruanos. La identidad cambia. los profesores del centro de educación inicial son norteamericanos. de montañas sagradas. de reyes. El mundo del padre es el de los desiertos de la costa que parecen no desagradarle. La tía Angélica se siente ligada a la ‘abuelita loca’. no saben leer ni escribir. La niña corre moviendo los Las relaciones de dominación entre los grupos étnicos es otro de los problemas planteados desde los primeros capítulos. de huacas misteriosas. le confiesa la abuela. Toda una cultura se encuentra subordinada. las une la insubordinación frente al orden establecido. restituye lo que permanece vigente. el capítulo quinto. de huacas misteriosas. En los primeros enunciados del capítulo. El mundo del padre es el mundo de los libros. uno de los personajes representa a una niña loca que al parecer es de Oxapampa. miran de otro modo. porque su familia se avergonzaba de ella. de cóndores. Este era menos hermoso y menos digno que el rey puma. y que por eso fue encerrada bajo llave. su padre trabaja para una compañía norteamericana y confía en ellos más que en los peruanos. reconoce su cara de todos los días y la cara que cambia en el instante en que conjura ciertos fragmentos de la película que le ha impactado.38 Carolina Ortiz Fernández 38 Carolina Ortiz Fernández cuerpo y sobre su vida. confía en el Ama Grande porque también es su madre. pero porque aún es pequeña. Los niños indios tienen una expresión adulta. pero siente que hay algo que las aleja. a partir de la fotografía y la escritura. ella tampoco sabe. a partir de la fotografía y la escritura. el cuestionamiento de la ley del padre. no saben leer ni escribir.

La única comunicación que establecen es a través de miradas y de febriles rondas.. Robertson. Ximena y Anacleto se hacen amigos. No se logra precisar qué era aquello imperdonable. El grupo cholo es representado por Anacleto y por Libertad Calderón. Ximena también la ve muy fea. El hotel San Cristóbal. el dueño del hotel.. su cara la recuerda a la de los cuyes viejos del valle. la niña tiende a hacerse amiga de personajes marginales. Sabe que ejerce poder sobre Anacleto y esto la inquieta. 94. Lo despidieron en cuanto se enteraron de su relación con la tejedora. Libertad Calderón representa al cholo instruido. Su madre y Libertad Calderón desconfían del muchacho. fue mecánico de la compañía donde trabaja su padre. acaso ¿que no era blanca y rubia como Robertson? Y es la misma tejedora quien se siente disminuida y ‘condenada’. Sabe el quechua pero se avergüenza de usarlo. morena. Ella hace como si realmente leyera cuando le cuenta su mundo imaginado. brazos y el cuerpo alrededor de un ficus al cual está atada. Al muchacho le maravillan las letras y los dibujos de las páginas de los libros que le enseña la niña. El padre se negó a ayudarlos pues concebía que la mujer había hecho algo ‘imperdonable’. Entre los personajes femeninos. ubicado a dos horas de Lima. Para su madre es «una cosita de nada»49 y por eso se pregunta cómo es que Samuel Robertson ha perdido la cabeza por ella. Se trata de un mestizo machista y homicida.50 Los espacios del hotel están invisiblemente demarcados.La letra y los cuerpos subyugados 39 La letra y los cuerpos subyugados 39 brazos y el cuerpo alrededor de un ficus al cual está atada. usa zapatos toscos. 94. . Ibíd. en ese lugar se encuentra atada la niña loca que es hija de don Serafino. fue mecánico de la compañía donde trabaja su padre. 173. Sabe el quechua pero se avergüenza de usarlo. Ximena y Anacleto se hacen amigos. Su madre y Libertad Calderón desconfían del muchacho. p. para Ximena implica ‘no tener nada’ y sobre todo ‘no ser nada’. Libertad Calderón representa al cholo instruido. en los cuartuchos que están al lado derecho se hospeda una pareja de indios. Es una mujer pequeña.50 Los espacios del hotel están invisiblemente demarcados. pero retardado. usa zapatos toscos. Sabe que ejerce poder sobre Anacleto y esto la inquieta. morena. Estudia derecho en la Universidad de San Marcos. 50. La única comunicación que establecen es a través de miradas y de febriles rondas. p. cuya participación es poco significativa. congrega a un conjunto de personajes que representan la heterogeneidad cultural y la desigualdad social. ubicado a dos horas de Lima. Estar condenada. la niña tiende a hacerse amiga de personajes marginales. Existen otros personajes que representan a los pequeños comerciantes. es rubio. en las habitaciones del lado izquierdo los Raimondi y la familia de Ximena. por el contrario. p. congrega a un conjunto de personajes que representan la heterogeneidad cultural y la desigualdad social. p. Ximena también la ve muy fea. Ibíd. tiene los ojos azules. Es este capítulo también se aprecia la presencia de dos ancianas bondadosas que parecen como salidas de un cuento de hadas y que desde la quietud y la sabiduría que les da el tiempo. El hotel San Cristóbal.. Su ceño hostil «como una armadura de acero la protege de los demás». en las habitaciones del lado izquierdo los Raimondi y la familia de Ximena. Estar condenada. 173. Ibíd. Al muchacho le maravillan las letras y los dibujos de las páginas de los libros que le enseña la niña. su cara la recuerda a la de los cuyes viejos del valle. su rostro le recuerda a las niñas campas. Lo despidieron en cuanto se enteraron de su relación con la tejedora. No se logra precisar qué era aquello imperdonable. Su ceño hostil «como una armadura de acero la protege de los demás». 50. 49. es rubio. La niña carece de palabras. en los cuartuchos que están al lado derecho se hospeda una pareja de indios. 49. en ese lugar se encuentra atada la niña loca que es hija de don Serafino. El patio es la antesala a la región prohibida. El primero es un muchacho trabajador y responsable. Es este capítulo también se aprecia la presencia de dos ancianas bondadosas que parecen como salidas de un cuento de hadas y que desde la quietud y la sabiduría que les da el tiempo. pareciera que con serenidad contemplaran todos los sucesos que ocurren en el pueblo y dan la impresión de que supieran todo lo que va a suceder. Existen otros personajes que representan a los pequeños comerciantes. Robertson. El grupo cholo es representado por Anacleto y por Libertad Calderón.. su rostro le recuerda a las niñas campas. Ibíd. Para su madre es «una cosita de nada»49 y por eso se pregunta cómo es que Samuel Robertson ha perdido la cabeza por ella. Estudia derecho en la Universidad de San Marcos. El primero es un muchacho trabajador y responsable. El padre se negó a ayudarlos pues concebía que la mujer había hecho algo ‘imperdonable’. Ella hace como si realmente leyera cuando le cuenta su mundo imaginado. por el contrario. pero retardado. pareciera que con serenidad contemplaran todos los sucesos que ocurren en el pueblo y dan la impresión de que supieran todo lo que va a suceder. para Ximena implica ‘no tener nada’ y sobre todo ‘no ser nada’. la tejedora representa a los mestizos. Entre los personajes femeninos. la tejedora representa a los mestizos. cuya participación es poco significativa. el dueño del hotel. limpio y ordenado. acaso ¿que no era blanca y rubia como Robertson? Y es la misma tejedora quien se siente disminuida y ‘condenada’. La niña carece de palabras. Es una mujer pequeña. El patio es la antesala a la región prohibida. tiene los ojos azules. limpio y ordenado. Se trata de un mestizo machista y homicida.

Ximena conoce a Pablo.. los disparos y las explosiones. de plata. una ser- 51. Casa de la Cultura Ecuatoriana.51 Es como si la yunga con todo su poderío y atributos observara el transcurrir de todo aquello que le pertenece: los hombres y mujeres de Esmeraldas. Quito. p. y de los grupos sociales que se diferencian por su pertenencia a un grupo étnico y por su condición social. encabritado. sin cansancio. En este lugar. Adalberto Ortiz. Los trabajadores habían iniciado una huelga que los grupos hegemónicos enfrentaron militarmente. Al perderlas. En varios de ellos pareciera que el hablante se dejara llevar por la voz de la naturaleza. de barro. como una mujer de grandes funciones ováricas». bullanguero. triste. siempre diferente. liso como un cholo. 83. El campamento no era la feria que le pareció ver de lejos. CRONOTOPO EN JUYUNGO Esta novela de 1943 del ecuatoriano Adalberto Ortiz consta de dieciséis capítulos. 11. los disparos y las explosiones. de barro. Los trabajadores habían iniciado una huelga que los grupos hegemónicos enfrentaron militarmente. el niño indio. 51. Entre el terror que le produce el fuego. muchos trabajadores enfermaron y murieron por las pésimas condiciones de trabajo. Es una prolongada risa de negro con el rostro oscuro de la manigua. crespo como un zambo. pleno de alma. como una mujer de grandes funciones ováricas». hambriento allá. el río va para abajo. pleno de alma. triste. Adalberto Ortiz. el niño indio. es como si la selva fuese la que hablara. de vidrio. Sosegaba la furia que invadía su espíritu debido a los injustos acontecimientos que enfrentara desde la infancia. Casa de la Cultura Ecuatoriana. Es una prolongada risa de negro con el rostro oscuro de la manigua. 52. era el lúgubre lugar de vivienda y de trabajo de los mineros. En esos instantes de imponente furia era como si la madre del agua. y los maravillosos y terroríficos relatos del niño comprueba las abismales desigualdades que los separa y los acerca. muchos trabajadores enfermaron y murieron por las pésimas condiciones de trabajo. cada uno se inicia con un encabezamiento titulado “Ojo y oído de la selva”. una isla y otros negros. Al perderlas. 52. En este lugar. es como si la selva fuese la que hablara.40 Carolina Ortiz Fernández 40 Carolina Ortiz Fernández En el campamento minero.51 Es como si la yunga con todo su poderío y atributos observara el transcurrir de todo aquello que le pertenece: los hombres y mujeres de Esmeraldas. viajero de oro. Juyungo. . una isla y otros negros. viajero de oro. De modo especial el transcurrir del trabajador negro Ascensión Lastre. aquel: «vaho tibio y aprisionador de la yunga: agarrador. Ibíd. En el campamento minero. 1957. p. una ser- Su contemplación a Ascensión le devolvía la calma. callado. Historia de un negro. y de los grupos sociales que se diferencian por su pertenencia a un grupo étnico y por su condición social. Ximena conoce a Pablo. manso. se dirigieron a los campamentos para ofrecer su fuerza de trabajo. sin cansancio. Estos encabezamientos. de vidrio. 11. hambriento allá. En esos instantes de imponente furia era como si la madre del agua. Quito. el río va para abajo. cada uno se inicia con un encabezamiento titulado “Ojo y oído de la selva”. 3. 1957. callado. EL CAMINO Y LA MIGRACION. Las andanzas y el carácter de estos personajes diferenciados étnicamente se asemejan a un río: Esta novela de 1943 del ecuatoriano Adalberto Ortiz consta de dieciséis capítulos. En varios de ellos pareciera que el hablante se dejara llevar por la voz de la naturaleza. era el lúgubre lugar de vivienda y de trabajo de los mineros. p. CRONOTOPO EN JUYUNGO 3. liso como un cholo. el de los mulatos. bullanguero. en su mayoría. Historia de un negro. 83. a quienes los hacendados y las autoridades habían usurpado y quitado sus tierras. EL CAMINO Y LA MIGRACION. Entre el terror que le produce el fuego.. a quienes los hacendados y las autoridades habían usurpado y quitado sus tierras. en su mayoría. están escritos como prosa poética. de plata. De modo especial el transcurrir del trabajador negro Ascensión Lastre. el de los mulatos. y los maravillosos y terroríficos relatos del niño comprueba las abismales desigualdades que los separa y los acerca. se dirigieron a los campamentos para ofrecer su fuerza de trabajo. están escritos como prosa poética. El campamento no era la feria que le pareció ver de lejos. manso.52 El río viene de arriba. Las andanzas y el carácter de estos personajes diferenciados étnicamente se asemejan a un río: El río viene de arriba. Juyungo. p. siempre diferente. crespo como un zambo. Estos encabezamientos. aquel: «vaho tibio y aprisionador de la yunga: agarrador.52 Su contemplación a Ascensión le devolvía la calma. Sosegaba la furia que invadía su espíritu debido a los injustos acontecimientos que enfrentara desde la infancia. encabritado. Ibíd.

no es ésta el centro organizador del texto. finalmente. Los personajes.La letra y los cuerpos subyugados 41 La letra y los cuerpos subyugados 41 piente de siete cabezas que arrasaba con todo lo que encontraba en la creciente del río. Estos conflictos giran en torno a las relaciones de dominación étnica. se movilizan en la selva esmeraldeña. Cuando Ascensión conoce a Gástulo Canchigre. en la isla Pepepán. Ibíd. Andar y más andar y más andar’…»53 Se convierte en un trabajador migrante. Asume cierta distancia que se interrumpe cuando fugazmente se transforma en primera persona en los encabezamientos de los capítulos VI. 16. el primero –recordado con frecuencia por Lastre– se remonta al levantamiento de Carlos Concha. El otro episodio histórico referido es el de la guerra con el Perú en 1941. El sujeto de la enunciación construye a sus personajes haciendo un recuento de los hechos en pasado y desde la tercera persona. anda que anda. En el plano del enunciado. El protagonista evoca este episodio porque un pariente suyo. Asume cierta distancia que se interrumpe cuando fugazmente se transforma en primera persona en los encabezamientos de los capítulos VI. un navegante contrabandista. El enunciante revela los conflictos personales y colectivos de este personaje. época en que. Ibíd. se apoderara de su cuerpo. en los dos primeros en plural y en los últimos en singular. Refiere dos momentos históricos. a las piente de siete cabezas que arrasaba con todo lo que encontraba en la creciente del río. anda que anda. Los personajes. Estos conflictos giran en torno a las relaciones de dominación étnica. en 1914. Y como «en el cuento que echaba su mamá: ‘…salió a correr mundo.. huye de la familia y del pueblo para no sufrir más hambruna ni palos. brevemente en Guayaquil y. El nomadismo de Ascensión se inicia en su infancia. en su mayoría trabajadores. El texto literario concluye con la muerte de los personajes durante ese acontecimiento. abandona la miserable casa paterna. el camino. Anda que anda. 53. migra cada vez que peligra su libertad. Aproximadamente entre 1920 y 1941. Sobrevive únicamente el ex estudiante Nelson Díaz. debido a los maltratos de su madrastra y de su padre. La migración se convierte en el elemento que organiza los principales acontecimientos argumentales del texto literario. abarca un espacio temporal de veinte años. El sujeto de la enunciación construye a sus personajes haciendo un recuento de los hechos en pasado y desde la tercera persona. un navegante contrabandista. debido a los maltratos de su madrastra y de su padre. migra cada vez que peligra su libertad. en la frontera. época en que. en la isla Pepepán. Y pese a que vuelve a asentarse en una gran familia ampliada. el primero –recordado con frecuencia por Lastre– se remonta al levantamiento de Carlos Concha. en la frontera. en 1914. El enunciante revela los conflictos personales y colectivos de este personaje. el comandante Lastre. un oficial del ejército de Eloy Alfaro. Concha resistió durante tres años en la provincia de Esmeraldas. Sobrevive únicamente el ex estudiante Nelson Díaz. Andar y más andar y más andar’…»53 Se convierte en un trabajador migrante. El personaje no se siente sujeto a la tierra ni a una ideología ni a nada. Concha resistió durante tres años en la provincia de Esmeraldas. el comandante Lastre. se apoderara de su cuerpo. Estas marcas me ayudarán a precisar el lugar de enunciación. El padre que había dedicado su vida entera a lavar oro para los ingleses de Playa Rica es hosco con su hijo e indiferente a los movimientos de liberación. Cuando Ascensión conoce a Gástulo Canchigre. abandona la miserable casa paterna. p. brevemente en Guayaquil y. Estos personajes mantienen una posición subordinada en las relaciones sociales y étnico culturales. X y XI. se movilizan en la selva esmeraldeña. El padre que había dedicado su vida entera a lavar oro para los ingleses de Playa Rica es hosco con su hijo e indiferente a los movimientos de liberación. Y como «en el cuento que echaba su mamá: ‘…salió a correr mundo. busca transitar con libertad enfrentando todas las trabas sociales que encuentra en el camino. La migración se convierte en el elemento que organiza los principales acontecimientos argumentales del texto literario. 16. en Santo Domingo de los Colorados. Anda que anda. no es ésta el centro organizador del texto. Estos personajes mantienen una posición subordinada en las relaciones sociales y étnico culturales. habría participado (desde la ficción) bravamente en el levantamiento. el camino. No es la aventura porque no es un aventurero. finalmente. Refiere dos momentos históricos. En el plano del enunciado. un oficial del ejército de Eloy Alfaro. El personaje no se siente sujeto a la tierra ni a una ideología ni a nada. abarca un espacio temporal de veinte años. habría participado (desde la ficción) bravamente en el levantamiento.. Aproximadamente entre 1920 y 1941. El otro episodio histórico referido es el de la guerra con el Perú en 1941. . El protagonista evoca este episodio porque un pariente suyo. sino más bien las andanzas. VIII. VIII. Estas marcas me ayudarán a precisar el lugar de enunciación. p. El texto literario concluye con la muerte de los personajes durante ese acontecimiento. Y pese a que vuelve a asentarse en una gran familia ampliada. sino más bien las andanzas. No es la aventura porque no es un aventurero. El nomadismo de Ascensión se inicia en su infancia. huye de la familia y del pueblo para no sufrir más hambruna ni palos. en Santo Domingo de los Colorados. a las 53. busca transitar con libertad enfrentando todas las trabas sociales que encuentra en el camino. de los mulatos y también los suyos. de los mulatos y también los suyos. en los dos primeros en plural y en los últimos en singular. X y XI. en su mayoría trabajadores.

indios y blancos.. que han sido expulsados de su centro de estudios en Quito. En uno de los pocos diálogos que se registra entre los personajes. Los estudiantes universitarios Max Ramírez.. por el contrario. Max Ramírez niega su lado negro. vuelven a esa región para trabajar como peones junto a trabajadores negros en la construcción de la carretera en Santo Domingo de los Colorados. por el contrario. Representaciones de las relaciones interétnicas y sociales Representaciones de las relaciones interétnicas y sociales La representación de la clasificación social que hace el sujeto de la enunciación se basa en el color de la piel y en la ubicación sociocultural de los personajes. Se siente «un tenteenlaire.. relaciones de explotación. Ibíd. 133. faena que para el ingeniero que dirige la obra es solo para la gente de color ‘atávicamente acostumbrada’ y no para ellos. cholos. p. dormir y revolcarse con sus sucias mujeres». 272. que en cierta región de Sudáfrica vive un grupo miserable de mulatos hijos de ingleses y de negros. Ibíd. . Ibíd. Es como si viviera entre dos aguas.. pero lo extraño es que los negros también los repudian. p. y por el otro trabajadores. El mulato tenteenelaire y el mulato ilustrado El mulato tenteenelaire y el mulato ilustrado Angulo a diferencia de Díaz sufre una serie de conflictos personales. Antonio Angulo y Nelson Díaz. «una fuerza muerta que solo sirve para cantar. Max Ramírez niega su lado negro.55 — Una vez leí en algún periódico. Y nadie se quiere reunir con ellos. exportadores (capitalista extranjero) y comerciantes. se pliegan a los trabajadores. 134. p. faena que para el ingeniero que dirige la obra es solo para la gente de color ‘atávicamente acostumbrada’ y no para ellos.55 A Angulo le sucede algo semejante. 55. el primero confiesa a Díaz: Angulo a diferencia de Díaz sufre una serie de conflictos personales. Ibíd. dormir y revolcarse con sus sucias mujeres». pero lo extraño es que los negros también los repudian. 56. negros.56 54. Este grupo de estudiantes mulatos no es homogéneo. cholos. Los ingleses los desprecian y marginan como es natural. los cuales son mulatos. por ser hijo de una mujer blanca y de un negro se siente menos que los demás. Antonio Angulo y Nelson Díaz. 134.. Antonio Angulo y Nelson Díaz. considera que el negro es un factor de atraso. 55. Los ingleses los desprecian y marginan como es natural. indios y blancos. que en cierta región de Sudáfrica vive un grupo miserable de mulatos hijos de ingleses y de negros. por un lado. que han sido expulsados de su centro de estudios en Quito. por ser hijo de una mujer blanca y de un negro se siente menos que los demás. en las que las relaciones de género también están involucradas. Ibíd.56 A Angulo le sucede algo semejante.42 Carolina Ortiz Fernández 42 Carolina Ortiz Fernández relaciones de explotación. 54. «una fuerza muerta que solo sirve para cantar. vuelven a esa región para trabajar como peones junto a trabajadores negros en la construcción de la carretera en Santo Domingo de los Colorados. estudiantes. 272. exportadores (capitalista extranjero) y comerciantes. y por el otro trabajadores. 56. La representación de la clasificación social que hace el sujeto de la enunciación se basa en el color de la piel y en la ubicación sociocultural de los personajes. p. Dirigen una huelga por lo que son inmediatamente encarcelados. el primero confiesa a Díaz: — Una vez leí en algún periódico. Es como si viviera entre dos aguas. se pliegan a los trabajadores. Dirigen una huelga por lo que son inmediatamente encarcelados. p. por un lado. hacendados. Antonio Angulo y Nelson Díaz. En uno de los pocos diálogos que se registra entre los personajes. negros. Hubiera querido ser un blanco entero o un negro de verdad y hasta sería feliz».54 Y como Ramírez aspira a ser como los blancos mantiene una relación servil con ellos. 133. Este grupo de estudiantes mulatos no es homogéneo. Los estudiantes universitarios Max Ramírez. de tal modo que tienen que refugiarse en las montañas. Ibíd. p. Y nadie se quiere reunir con ellos. Hubiera querido ser un blanco entero o un negro de verdad y hasta sería feliz».. en las que las relaciones de género también están involucradas. los cuales son mulatos. Se siente «un tenteenlaire. considera que el negro es un factor de atraso. estudiantes. hacendados.54 Y como Ramírez aspira a ser como los blancos mantiene una relación servil con ellos. de tal modo que tienen que refugiarse en las montañas.

oscuro. una muchacha mulata segura de sí misma. porque en la oscuridad integral el hombre solo guarda relación con el piso que cosquillea bajo sus pies o con el crujido de sus propias articulaciones. una formación clasista y el progreso. oscuro. El carácter contradictorio e inconcluso de los personajes. siente en ellos el genio primitivo de sus ‘antepasados bárbaros’. 169. Ibíd. aunque hubiese preferido ser negro. le gustaría seguir con ella la corriente del río y el ritmo del suelo que cosquillea sus pasos. La falta de dinero y sobre todo su situación subordinada en las relaciones de poder le ponen en ese estado. ¿La vio usted? Yo tampoco pero me ha devuelto la calma y no es mucho […] será mi abuelo desnudo que ha venido a acompañarme. que ya no podré volver sobre mis primeros pasos.57 Negros y blancos vinieron hasta mí. entre los matorrales cerrados. un personaje ‘casi blanco’. que ya no podré volver sobre mis primeros pasos. La geografía y el paisaje tropical saturan plácidamente sus sentidos. 58. Mi abuelo de adarga... Ibíd. Después de tí. en él se superan las contradicciones. uniforme y homogéneo. Por eso me aniquilo. parece aliviar su estado de ánimo. Pero a nadie odio tanto como a mí mismo. Por eso me aniquilo. una formación clasista y el progreso. ¿La vio usted? Yo tampoco pero me ha devuelto la calma y no es mucho […] será mi abuelo desnudo que ha venido a acompañarme. Lleguemos hasta el barranco que suelta terrones y escuchemos las cuerdas musicales del río. porque todavía no encontré fiel asidero. no encuentra aún asidero. El ‘salvajismo’ y el caos del mundo negro habría sido controlado por la educación. Mi abuelo de adarga. por entre las agudas cañas de azúcar. Pero la calma se desvanece. El capítulo XI. «Ojos de aromo y madre del agua». Eva. 58. siente en él la presencia del abuelo. aunque con los años se vaya enriqueciendo mi vida interior. Eva. La geografía y el paisaje tropical saturan plácidamente sus sentidos. Después de tí. y la heterogeneidad del sujeto se representan como problema. Este personaje es representado como un sujeto unívoco. Brutal soledad cósmica.58 El ánimo de Angulo continúa pésimo. sus convicciones son más sólidas. se siente bien consigo mismo. por entre las agudas cañas de azúcar.58 Dame la mano y ven conmigo. El décimo capítulo comienza así: A diferencia de Angulo. se siente bien consigo mismo. Parece ha- 57. Lleguemos hasta el barranco que suelta terrones y escuchemos las cuerdas musicales del río. y la heterogeneidad del sujeto se representan como problema. sus convicciones son más sólidas. tiene un encabezamiento que empieza así: El hablante cede la palabra a Angulo. no encuentra aún asidero. Díaz. p. aunque con los años se vaya enriqueciendo mi vida interior. Ven conmigo de la mano. 57. Se siente atraído por esta joven. parece aliviar su estado de ánimo. oscuro. El paisaje y sus raíces negras son lo mismo. Negros y blancos irán después de mí. le gustaría seguir con ella la corriente del río y el ritmo del suelo que cosquillea sus pasos. lanza pronta y tatuajes macumberos. Ibíd. La falta de dinero y sobre todo su situación subordinada en las relaciones de poder le ponen en ese estado. siente en él la presencia del abuelo. El ‘salvajismo’ y el caos del mundo negro habría sido controlado por la educación. aunque hubiese preferido ser negro.La letra y los cuerpos subyugados 43 La letra y los cuerpos subyugados 43 A diferencia de Angulo. oscuro. Este personaje es representado como un sujeto unívoco. Por unos instantes. p. en él se superan las contradicciones.57 El hablante cede la palabra a Angulo. oscuro. el paisaje le devuelve la calma. Más la brisa sale susurrando entre los árboles de copas alegres. Por unos instantes. entre los matorrales cerrados. . Un proceso de transculturización garantizaría su equilibrio. lanza pronta y tatuajes macumberos. el paisaje le devuelve la calma. tiene un encabezamiento que empieza así: Dame la mano y ven conmigo. Brutal soledad cósmica. p. siente en ellos el genio primitivo de sus ‘antepasados bárbaros’. 151. Será mi abuelo. Ibíd. se confunde con él e interroga al lector: «¿La vio usted? ¿Ha visto la brisa que devuelve la calma?» La sensación de estar en el aire le incomoda y exaspera. Ven conmigo de la mano. El capítulo XI. sabe lo que quiere. Parece ha- El ánimo de Angulo continúa pésimo. «Ojos de aromo y madre del agua». El carácter contradictorio e inconcluso de los personajes.. porque en la oscuridad integral el hombre solo guarda relación con el piso que cosquillea bajo sus pies o con el crujido de sus propias articulaciones. porque todavía no encontré fiel asidero. Y siempre marchando solo. oscuro. un personaje ‘casi blanco’. El paisaje y sus raíces negras son lo mismo. uniforme y homogéneo. se confunde con él e interroga al lector: «¿La vio usted? ¿Ha visto la brisa que devuelve la calma?» La sensación de estar en el aire le incomoda y exaspera. Pero la calma se desvanece. p.. Será mi abuelo. Voy hacia un pozo sin fondo. 169. Maldita sensación de estar en el aire […]. una muchacha mulata segura de sí misma. Se siente atraído por esta joven. Y siempre marchando solo. El décimo capítulo comienza así: Negros y blancos vinieron hasta mí. Pero a nadie odio tanto como a mí mismo. Maldita sensación de estar en el aire […]. sabe lo que quiere. Díaz. 151. Negros y blancos irán después de mí. Más la brisa sale susurrando entre los árboles de copas alegres. Voy hacia un pozo sin fondo. Un proceso de transculturización garantizaría su equilibrio.

podría ser admitido entre ellos. El encono incontrolable que sentía hacia los blancos renacía cuando evocaba la muerte de su tío. Ascensión suele recurrir a él para tratar de aclarar sus pensamientos. El sujeto de la enunciación y los personaje mulatos se confunden.60 El año 1926 «Lastre se enroló sin recapacitar»61 en una revuelta dirigida por un jefe de reconocido valor. 61. El encono incontrolable que sentía hacia los blancos renacía cuando evocaba la muerte de su tío. p. Como resultado de la refriega obtuvo una cobija. Díaz asume la misión de organizar a los trabajadores en sindicatos.59 Aprendió de ellos la idea de tener siempre ordenados y arreglados sus trastos y todo listo para emprender viajes ‘impulsado por un instinto errante’.. 28. se plegaron ‘masas campesinas y urbanas’ y también alguna gente blanca como Díaz. Ibíd. Además. nuevas tierra. el comandante Lastre. Como resultado de la refriega obtuvo una cobija. no tiene instrucción escolar. como recogedor de tagua. Ibíd. Así. dos cortes de dril ordinario y una duda acerca de aquella frase de su tío. como peón en distintos lugares. pedían más atención para su lejana provincia. 59. Atacaron un cuartel. El odio de raza empezó a tambalear. Más tarde emprendió una variedad de trabajos. Pero también le gustan las mujeres blancas. 59. Ibíd. pedían más atención para su lejana provincia. Para el hablante es demasiado espontáneo. sobre todo por aquellos como Nelson Díaz. 59.59 Aprendió de ellos la idea de tener siempre ordenados y arreglados sus trastos y todo listo para emprender viajes ‘impulsado por un instinto errante’. agua potable. sobre todo. sobre todo. Su apuesta es por ellos. al cabo de unos tiroteos los soldados sacaron sus banderas blancas. El odio de raza empezó a tambalear. 57. caminos. El gobierno les hizo innumerables promesas. a labrar finas canoas. dos cortes de dril ordinario y una duda acerca de aquella frase de su tío. La par- Ascensión Lastre es un personaje que se siente orgulloso de ser negro. a tejer canastos y abanicos. sobre todo por aquellos como Nelson Díaz. 61. Además. El sujeto de la enunciación y los personaje mulatos se confunden. luz eléctrica. un personaje que representa la ecuanimidad de los jóvenes instruidos afiliados a una organización política de vanguardia.60 El año 1926 «Lastre se enroló sin recapacitar»61 en una revuelta dirigida por un jefe de reconocido valor. aprendió a leer gracias a Gástulo Canchigre. mulatos y personajes casi blancos. 57. acaso ‘salvaje’. al convivir con los indios cayapas. Ibíd. al cabo de unos tiroteos los soldados sacaron sus banderas blancas. Aprendió a cultivar la tierra. La par- 59. «el idioma cayapa se le metió en el cuerpo. puso en duda la frase de su tío: «Estoy montado sobre la raza blanca». su deseo de venganza se acrecentaba cada vez que se cruzaba en el camino con un patrón blanco explotador. p.. tiene un espíritu abierto y libre. Pero también le gustan las mujeres blancas. Díaz asume la misión de organizar a los trabajadores en sindicatos. podría ser admitido entre ellos.. p. 60. Para el hablante es demasiado espontáneo. El personaje se muestra abierto a todo aprendizaje. a tejer canastos y abanicos.. Así.. nuevas cosas. Ascensión suele recurrir a él para tratar de aclarar sus pensamientos. como maderero. a labrar finas canoas. El gobierno les hizo innumerables promesas. la serenidad de sujetos como Díaz cuya ideología le da la capacidad de comprenderlo todo. como recogedor de tagua. no tiene instrucción escolar. su deseo de venganza se acrecentaba cada vez que se cruzaba en el camino con un patrón blanco explotador. un personaje que representa la ecuanimidad de los jóvenes instruidos afiliados a una organización política de vanguardia. a conocer nuevos hombres. a conocer nuevos hombres. poseyendo a una blanca podía ‘ultrajar y vejar a los blancos’ y. se plegaron ‘masas campesinas y urbanas’ y también alguna gente blanca como Díaz. tiene un espíritu abierto y libre. al convivir con los indios cayapas. Lastre no concebía un triunfo tan fácil. poseyendo a una blanca podía ‘ultrajar y vejar a los blancos’ y. instintivo. El personaje se muestra abierto a todo aprendizaje. la serenidad de sujetos como Díaz cuya ideología le da la capacidad de comprenderlo todo. p.. como aire de la mañana». «el idioma cayapa se le metió en el cuerpo.44 Carolina Ortiz Fernández 44 Carolina Ortiz Fernández ber conseguido al fin el equilibrio que no le ha dado la ciencia ‘inútil’. El trabajador negro y el mulato ilustrado El trabajador negro y el mulato ilustrado Ascensión Lastre es un personaje que se siente orgulloso de ser negro. como maderero. . Ibíd. 60. Le falta el autocontrol. instintivo. El remanente de odio comenzó a removerse cuando combatió junto a negros. luz eléctrica. Le falta el autocontrol. Ibíd. caminos. Atacaron un cuartel. p. Su apuesta es por ellos. p. nuevas cosas. aprendió a leer gracias a Gástulo Canchigre. nuevas tierra. acaso ‘salvaje’. 28. mulatos y personajes casi blancos. Más tarde emprendió una variedad de trabajos. como aire de la mañana». agua potable. a ver. ber conseguido al fin el equilibrio que no le ha dado la ciencia ‘inútil’. a ver. puso en duda la frase de su tío: «Estoy montado sobre la raza blanca». el comandante Lastre. El remanente de odio comenzó a removerse cuando combatió junto a negros. Aprendió a cultivar la tierra. No es un aprendizaje académico. Lastre no concebía un triunfo tan fácil. No es un aprendizaje académico. como peón en distintos lugares.

ingeniosos como Azulejo Cangá. Díaz y Angulo cumplían esta labor de catequización. 62. serviles y brutales como Tolentino Matamba –Cocambo–. unos vuelven a Quito. otros se enrolan al ejército. quien intentó violar a una niña de once años. Díaz representa la inteligencia y la ‘vanguardia’. Ibíd. Díaz representa la inteligencia y la ‘vanguardia’. Después de la huelga en que terminan derrotados y de un largo trayecto. era Díaz el que realmente había dirigido la huelga. a sus miembros los une la solidaridad. Hay negros inteligentes como Ascensión. Y como ya tenía el sindicato de pescadores. a sus miembros los une la solidaridad.. Se trata de una familia extensa. el deseo de vivir en libertad. Después de la huelga en que terminan derrotados y de un largo trayecto. la reciprocidad.La letra y los cuerpos subyugados 45 La letra y los cuerpos subyugados 45 ticipación de blancos y mulatos en la revuelta habrían fomentado la puesta en duda de la frase de su tío. p. La frase de su tío la reemplazó por la sentencia de Díaz: ‘Más que la raza la clase’. la reciprocidad. en donde varios enferman y mueren. A partir de este suceso. Pero no olvidó la hipocresía del ingeniero ni que a consecuencia de la huelga Angulo y Díaz habían sido encarcelados. sintió una agradable sensación de libertad al abandonar aquel lugar. En el grupo étnico negro hay trabajadores honrados y los hay embusteros como el Gran Brujo Tripa Dulce. Los negros son instintivos y poco reflexivos. La frase de su tío la reemplazó por la sentencia de Díaz: ‘Más que la raza la clase’. ingeniosos como Azulejo Cangá. «Y vimos palmeras que lloraban su viudez y su soledad. Lastre. le habían encomendado formar el Sindicato de Peladoras de Tagua. sintió una agradable sensación de libertad al abandonar aquel lugar. Como el primero faltaba con frecuencia a la faena. pero requieren de la orientación y la vigilancia de hombres ilustrados.. en la casa de don Clemente Ayoví. el deseo de vivir en libertad. Lastre. Lastre comenzó a reconocer la existencia de gente buena aún siendo blanca. se establecen en la isla Pepepán. ticipación de blancos y mulatos en la revuelta habrían fomentado la puesta en duda de la frase de su tío. Pero no olvidó la hipocresía del ingeniero ni que a consecuencia de la huelga Angulo y Díaz habían sido encarcelados. A partir de este suceso. unos vuelven a Quito. . otros se marchan a la frontera. Se trata de una familia extensa. le habían encomendado formar el Sindicato de Peladoras de Tagua. Los trabajadores derrotados migran. Los mulatos se encuentran en una posición subordinada. Pero sus nombres no pudimos recordarlos nunca». harto de permanecer tanto tiempo tirando tanto pico y lampa y de ver a sus compañeros enfermos y agotados. quien intentó violar a una niña de once años. Y como ya tenía el sindicato de pescadores. se establecen en la isla Pepepán. p.62 Así comienza el encabezamiento del capítulo VIII. Esta familia es desintegrada y rota por las relaciones de poder ejercida por los blancos con el apoyo de algunos negros serviles. Este grupo étnico y social se moviliza para vender su fuerza de trabajo. harto de permanecer tanto tiempo tirando tanto pico y lampa y de ver a sus compañeros enfermos y agotados. otros se marchan a la frontera. Hans. Lastre comenzó a reconocer la existencia de gente buena aún siendo blanca. ingenuos como Manuel Remberto Quiñónez. el de aserradores y el de estibadores. En su perspectiva política el color no debía ser un factor de desigualdad sino la posición económica y social. Ibíd. 127. ‘negrea’ a sus compañeros y está al servicio del señor Valdez y de Mr. en donde varios enferman y mueren. era Díaz el que realmente había dirigido la huelga. Esta familia es desintegrada y rota por las relaciones de poder ejercida por los blancos con el apoyo de algunos negros serviles. padre de Cristobalina. «Y vimos palmeras que lloraban su viudez y su soledad. 127. El enunciante a lo largo del texto insiste en esto. Díaz y Angulo cumplían esta labor de catequización. serviles y brutales como Tolentino Matamba –Cocambo–. Como el primero faltaba con frecuencia a la faena. Hay negros inteligentes como Ascensión. en la casa de don Clemente Ayoví. ingenuos como Manuel Remberto Quiñónez. Pero sus nombres no pudimos recordarlos nunca». leídos como don Clemente Ayoví. El enunciante a lo largo del texto insiste en esto. Hans. leídos como don Clemente Ayoví. Este grupo étnico y social se moviliza para vender su fuerza de trabajo. Los negros son instintivos y poco reflexivos.62 Así comienza el encabezamiento del capítulo VIII. Los trabajadores derrotados migran. padre de Cristobalina. pero requieren de la orientación y la vigilancia de hombres ilustrados. En su perspectiva política el color no debía ser un factor de desigualdad sino la posición económica y social. Nelson Díaz encarna esta perspectiva como militante de un grupo político que organiza sindicatos. Nelson Díaz encarna esta perspectiva como militante de un grupo político que organiza sindicatos. el de aserradores y el de estibadores. Grupos etnosociales subordinados Grupos etnosociales subordinados En el grupo étnico negro hay trabajadores honrados y los hay embusteros como el Gran Brujo Tripa Dulce. ‘negrea’ a sus compañeros y está al servicio del señor Valdez y de Mr. otros se enrolan al ejército. 62. Los mulatos se encuentran en una posición subordinada.

80.63 Los cayapas son agricultores y artesanos. «le llamaban mulato sin serlo. 67. p. 49. 65. pero veneran al Gran Brujo Tripa Dulce que es negro. los indios no quieren al negro. Daba la conturbante sensación de que no pensaba. El señor Valdez representa al hacendado-ganadero. con su rostro impasible. Así era él y así eran todos los de su raza».. para el hablante. Ibíd. Ibíd. juyungo es el mono. Sin embargo. pero veneran al Gran Brujo Tripa Dulce que es negro. Bautista Cheme representa al trabajador cholo. Es un incondicional del gobierno y un hombre sin escrúpulos. 65. El hábito de dejar comida a sus difuntos es concebido como un «salvaje rito precolonial». de los exportadores. de los exportadores.65 En cambio. 64. pero superiores al grupo negro. Daba la conturbante sensación de que no pensaba. juyungo es el negro». Ibíd. Si las condiciones de vida se vuelven muy difíciles retornan a sus aldeas.67 Cocambo. Casi siempre mudo. a los cholos y a los indios. Asimismo. juyungo es el malo. le llamó despectivamente Juyungo. Si las condiciones de vida se vuelven muy difíciles retornan a sus aldeas. Es el dueño de la isla Pepepán y aspira a ser legislador.64 Los indios cayapas y los cholos son considerados mucho más salvajes e ignorantes..63 Los cayapas son agricultores y artesanos. 68. p. Durante la crisis subió el precio de la carne. «donde entierra cayapa no entierra juyungo». Son nómadas. Casi siempre mudo. Ascensión aprendió «si no a tenerlos en menos a comprender su ignorancia y sus costumbres». 67. pero algo generosos. También se aprecia los sectores medios y profesionales blancos al servicio de los grupos de poder y de cholos que ‘comercian sucio’.. labran finas canoas y tejen canastos y abanicos. prefirió arrojar la leche a la 63. Ascensión aprendió «si no a tenerlos en menos a comprender su ignorancia y sus costumbres». Es un incondicional del gobierno y un hombre sin escrúpulos. Sus vínculos con los negros se representa ambigua. 66. p. Durante la crisis subió el precio de la carne. Aparece un esbozo del hacendado-ganadero. .65 En cambio. a los cholos y a los indios. p. El señor Valdez representa al hacendado-ganadero.. juyungo es el negro». 27. p. Sus vínculos con los negros se representa ambigua.67 Cocambo. Ibíd. se menciona a los comerciantes sirio-libaneses y serranos. 80. 27. Fracciones etnosociales hegemónicas Fracciones etnosociales hegemónicas Los grupos hegemónicos están representados por la etnia blanca. Suelen vivir alejados de la ‘civilización’ y el ‘progreso’. los dos últimos tratan de parecerse a los primeros. Ascensión se quedó con este nombre de origen indio. Es el dueño de la isla Pepepán y aspira a ser legislador. prefirió arrojar la leche a la Los grupos hegemónicos están representados por la etnia blanca. Los indios cayapas son representados más ‘salvajes’ que el grupo negro. Los cayapas. 63. fue admitido entre ellos hasta su adolescencia. son supersticiosos e ignorantes. 49.66 Porque «juyungo es el diablo. juyungo es el malo. se afirma que Ascensión Lastre –Juyungo– había sido toda su vida un negro entre indios. p. Se sienten disminuidos étnica y socialmente con respecto a los blancos. por eso imploró que lo pongan en la lista oficial de candidatos para la legislatura. Bautista Cheme representa al trabajador cholo.. El hábito de dejar comida a sus difuntos es concebido como un «salvaje rito precolonial». Los cayapas. «donde entierra cayapa no entierra juyungo». le llamó despectivamente Juyungo. Ibíd. También se aprecia los sectores medios y profesionales blancos al servicio de los grupos de poder y de cholos que ‘comercian sucio’. No aceptan convivir con ellos. Ibíd. juyungo es el mono.. Aparece un esbozo del hacendado-ganadero. Así era él y así eran todos los de su raza». sin dejar transparentar el más mínimo pensamiento. p. No aceptan convivir con ellos. p. pero algo generosos.46 Carolina Ortiz Fernández 46 Carolina Ortiz Fernández Se sienten disminuidos étnica y socialmente con respecto a los blancos.64 Los indios cayapas y los cholos son considerados mucho más salvajes e ignorantes. fue admitido entre ellos hasta su adolescencia. p. Suelen vivir alejados de la ‘civilización’ y el ‘progreso’. 66. Ascensión se quedó con este nombre de origen indio.. Ibíd. Ibíd. 80. acogieron y protegieron a Ascensión cuando en uno de sus trayectos le encontraron solo.. son supersticiosos e ignorantes. los indios no quieren al negro.. pero superiores al grupo negro. por eso imploró que lo pongan en la lista oficial de candidatos para la legislatura. para el hablante.. 64. Estos personajes son representados con ironía.66 Porque «juyungo es el diablo. labran finas canoas y tejen canastos y abanicos. Asimismo. 80. Son nómadas. 68. con su rostro impasible. sin dejar transparentar el más mínimo pensamiento. Ibíd. se afirma que Ascensión Lastre –Juyungo– había sido toda su vida un negro entre indios. Los indios cayapas son representados más ‘salvajes’ que el grupo negro. «le llamaban mulato sin serlo. p. se menciona a los comerciantes sirio-libaneses y serranos. Ibíd. los dos últimos tratan de parecerse a los primeros. Sin embargo. Estos personajes son representados con ironía. acogieron y protegieron a Ascensión cuando en uno de sus trayectos le encontraron solo.

Max Ramírez y Antonio Angulo también la pretendieron. las mujeres ocupan un lugar subordinado. La crisis no le afectó. Había sido pretendida por blancos de ‘buena familia’ y por algunos mestizos. él y su familia la habían trabajado y les pertenecía. el primero es un corvinero pendenciero y macho. Hans. Todos se quejaban menos los hacendados ganaderos. La primera es una yerbera errante con ‘mal bajo’. Cocambo. La crisis no le afectó. decidió comprar la isla Pepepán a Valdez para dedicarse a la agricultura. su esposa y algunos de sus hijos estaban enterrados en esa tierras. Pero son los varones los que finalmente deciden. Felipe Atocha representa a un ex arriero cholo de Cotocachi. El gringo Mr. El segundo es un empleado público que dirige la construcción de la carretera en Santo Domingo de los Colorados y que considera a los negros malos y salvajes. Hans representa al capitalista extranjero. solía ‘comerciar sucio’. Concibe que los negros son unos salvajes que impiden el progreso y la civilización y que por eso se requiere de gente extranjera que mejore la raza y las costumbres. la cedió al ingeniero Martín López y Bueno. Hans había ofrecido a su madre el oro y el moro. fiaba a los trabajadores con recargo y sobre prendas. causando el trastorno mental de esta mujer. Valerio Verduga y el ingeniero López y Bueno. Es representado codicioso y servil. Eulogia y Afrodita Cuabú. que está al servicio de Mr. Este acontecimiento ocasionó la muerte del anciano Clemente Ayoví patriarca de la familia ampliada que residía en la isla hacía muchísimo tiempo. Valerio Verduga y el ingeniero López y Bueno. La primera es una yerbera errante con ‘mal bajo’. concibe que se puede ser feliz de otra manera. sino objetos de placer y obediencia. No son sujetos de derecho. Cambió a su hija por el puesto de bodeguero en el kilómetro 18. El nuevo dueño presiona a los habitantes de la isla para que abandonen su nueva propiedad. Las mulatas son representadas con valores positivos. fiaba a los trabajadores con recargo y sobre prendas. El segundo es un empleado público que dirige la construcción de la carretera en Santo Domingo de los Colorados y que considera a los negros malos y salvajes. Las mulatas son representadas con valores positivos. representan a los sectores medios. produce un incendio que mata al pequeño hijo de Ascensión y de María de los Angeles Caicedo. No son sujetos de derecho. solía ‘comerciar sucio’. inteligente e intuitiva. Hans había ofrecido a su madre el oro y el moro. casi nunca se sintió incómoda de su ‘pardo color’ ni de su mestizaje pues no hace distinciones raciales. Eva. Representaciones de las relaciones de género Representaciones de las relaciones de género Para la mayoría de los varones de todos los grupos étnicos. El personaje es representado soberbio con los humildes y servil con la opulencia y el poder. que está al servicio de Mr. Aceptó al mulato Angulo. inteligente e intuitiva. hija de don Clemente Ayo- . Todos se quejaban menos los hacendados ganaderos. su esposa y algunos de sus hijos estaban enterrados en esa tierras. la cedió al ingeniero Martín López y Bueno. es segura de sí. Mr. además de bella. Angulo le ordena que aborte. Eva.A. pero a diferencia de éste. representan a los sectores medios. decidió comprar la isla Pepepán a Valdez para dedicarse a la agricultura. Este acontecimiento ocasionó la muerte del anciano Clemente Ayoví patriarca de la familia ampliada que residía en la isla hacía muchísimo tiempo. Angulo le ordena que aborte. Hans representa al capitalista extranjero. él y su familia la habían trabajado y les pertenecía. no quería tener un hijo ‘de color’. los dos blancos.La letra y los cuerpos subyugados 47 La letra y los cuerpos subyugados 47 entrada de la población. Había sido pretendida por blancos de ‘buena familia’ y por algunos mestizos. No ambiciona ser rica. además de bella. se consideraba socio de los patrones blancos. Eulogia y Afrodita Cuabú. causando el trastorno mental de esta mujer. no quería tener un hijo ‘de color’. Cambió a su hija por el puesto de bodeguero en el kilómetro 18. Las mujeres negras están representadas por Cristobalina. Cocambo. Pero son los varones los que finalmente deciden. No ambiciona ser rica. hija de don Clemente Ayo- Para la mayoría de los varones de todos los grupos étnicos. Max Ramírez y Antonio Angulo también la pretendieron. produce un incendio que mata al pequeño hijo de Ascensión y de María de los Angeles Caicedo. Hans. El personaje es representado soberbio con los humildes y servil con la opulencia y el poder. Mr. El gringo Mr. pero a diferencia de éste. las mujeres ocupan un lugar subordinado. es segura de sí. Felipe Atocha representa a un ex arriero cholo de Cotocachi. se consideraba socio de los patrones blancos. Se las domina en razón de su sexo y su color.A. el primero es un corvinero pendenciero y macho. casi nunca se sintió incómoda de su ‘pardo color’ ni de su mestizaje pues no hace distinciones raciales. Y no se vende. Y no se vende. Concibe que los negros son unos salvajes que impiden el progreso y la civilización y que por eso se requiere de gente extranjera que mejore la raza y las costumbres. Es representado codicioso y servil. Aceptó al mulato Angulo. Cuando el precio de la tagua bajó y el negocio ya no le rindió como antes. Es el dueño de la Casa Tagua S. los dos blancos. concibe que se puede ser feliz de otra manera. Se las domina en razón de su sexo y su color. entrada de la población. El nuevo dueño presiona a los habitantes de la isla para que abandonen su nueva propiedad. sino objetos de placer y obediencia. Las mujeres negras están representadas por Cristobalina. Es el dueño de la Casa Tagua S. Cuando el precio de la tagua bajó y el negocio ya no le rindió como antes.

María de los Angeles Caicedo. su nieta mulata. Francisco se dedica a cuidar a su hijo recién nacido y Juana se dedica a trabajar fuera del hogar con tanto o más energía que el marido. Pero ella es una mujer libre y puede hacer con su cuerpo lo que le dé su real gana». o que sería. al cabo de unos días la encontraron muerta. 32. 144. Ibíd. María de los Angeles Caicedo. Trabajó como peladora de tagua en la Casa Tagua S. En Ascensión esta concepción comienza a tambalear cuando establece su relación con María de los Angeles y cuando repara en las palabras de Nel- ví. Las mujeres cholas.A. se invierten. En Ascensión esta concepción comienza a tambalear cuando establece su relación con María de los Angeles y cuando repara en las palabras de Nel- 68. una joven india. «era todavía una negra entera. p. Las relaciones de género entre los cayapas se representan de modo contradictorio. que la entregaran al Gran Brujo Tripa Dulce. no reprime lo que siente. Las mujeres optan y deciden sobre sus cuerpos. «era todavía una negra entera. se aleja de él porque podía perder su trabajo. una niña india no permitió. que no intervenga en cuestiones de hombres y que se ocupe de asuntos de mujeres.69 Fue pareja de Manuel Remberto Quiñónez y de Azulejo Cangá. 69. ‘La indiecita linda no quiso juyungo’. ‘La indiecita linda no quiso juyungo’. una joven india. Es una mujer inteligente y atrevida. Es una mujer inteligente y atrevida. Fue pareja de Lastre. Las mujeres optan y deciden sobre sus cuerpos.70 Las ocupaciones que suelen concebirse convencionalmente masculinas o femeninas.68 Contradictoriamente. Fue pareja de Lastre. el mismo Clemente Ayoví ordena a Eva. Afrodita Cuabú es una profesora rural sin título. Y la mujer del ex arriero cholo –Felipe Atocha– se avergonzaba de él. se lo da a conocer a Ascensión sin reparar en su color.68 Contradictoriamente. ex prostitutas. que la entregaran al Gran Brujo Tripa Dulce. Eulogia. Panchita. había sido ‘burlada’. pareja de Lastre. Ibíd. al cabo de unos días la encontraron muerta. Ibíd.69 Fue pareja de Manuel Remberto Quiñónez y de Azulejo Cangá.. María. Las mujeres mestizas y cholas no aceptan relacionarse con negros ni mulatos. La niña huyó. aceptan maridos negros o cholos con cierta resignación. Para Ascensión Lastre y para Angulo. la posesión sexual de las mujeres blancas implicaba humillar y vejar a los patrones blancos. p. la posesión sexual de las mujeres blancas implicaba humillar y vejar a los patrones blancos. 152. Trabajó como peladora de tagua en la Casa Tagua S. son acogidas por trabajadores negros. de la pretendida de Tripa Dulce». El enunciador expresa que su rechazo se debía por el hecho de ser el pretendiente negro. son acogidas por trabajadores negros. Las mujeres indias deciden sobre sus cuerpos aunque esto les cause la muerte. Esta joven «carecía de aquel orgullo. Jacinta aceptó que su padre la cediese como prenda al ingeniero Martín López y Bueno a cambio de una bodega en el kilómetro 18. ex prostitutas. La niña huyó. a pesar de los golpes de su padre y del gobernador de los cayapas.. 68. que no intervenga en cuestiones de hombres y que se ocupe de asuntos de mujeres.. de la pretendida de Tripa Dulce». pobres y viudas. Ibíd. Para Ascensión Lastre y para Angulo. y sobre todo una mujer de trabajo». y sobre todo una mujer de trabajo». El enunciador expresa que su rechazo se debía por el hecho de ser el pretendiente negro. 144. pareja de Lastre. 70. p. . quien solía afirmar: «–Mi hija es un marimacho– Anda de la seca a la meca. el mismo Clemente Ayoví ordena a Eva. se invierten.70 Las ocupaciones que suelen concebirse convencionalmente masculinas o femeninas. una niña india no permitió. Afrodita Cuabú es una profesora rural sin título. Las mujeres blancas. Y la mujer del ex arriero cholo –Felipe Atocha– se avergonzaba de él. Las mujeres cholas. a pesar de los golpes de su padre y del gobernador de los cayapas. María. se lo da a conocer a Ascensión sin reparar en su color. Las mujeres blancas. Las relaciones de género entre los cayapas se representan de modo contradictorio. en una pareja de cayapas. El autoritarismo del padre de María y del gobernador convive con unas prácticas democráticas que no existen en los otros grupos sociales y étnicos.. 69. p. 32.A. Francisco se dedica a cuidar a su hijo recién nacido y Juana se dedica a trabajar fuera del hogar con tanto o más energía que el marido. Eulogia. p. aceptan maridos negros o cholos con cierta resignación. pobres y viudas. no reprime lo que siente. Pero ella es una mujer libre y puede hacer con su cuerpo lo que le dé su real gana». Ibíd. p. 152. Las mujeres indias deciden sobre sus cuerpos aunque esto les cause la muerte. Jacinta aceptó que su padre la cediese como prenda al ingeniero Martín López y Bueno a cambio de una bodega en el kilómetro 18. había sido ‘burlada’. Esta joven «carecía de aquel orgullo.. se aleja de él porque podía perder su trabajo. quien solía afirmar: «–Mi hija es un marimacho– Anda de la seca a la meca. o que sería.48 Carolina Ortiz Fernández 48 Carolina Ortiz Fernández ví. 70. Panchita. El autoritarismo del padre de María y del gobernador convive con unas prácticas democráticas que no existen en los otros grupos sociales y étnicos. Era una manera de subyugar a la ‘raza’ enemiga. Las mujeres mestizas y cholas no aceptan relacionarse con negros ni mulatos. Era una manera de subyugar a la ‘raza’ enemiga. Ibíd. su nieta mulata. en una pareja de cayapas..

71 En la subjetividad del enunciador las mujeres son seres que esperan siempre la decisión de los otros. de muchísimas mujeres. 74. por lo que considero apropiado el cronotopo peregrinación y no migración. soñando. Esta situación habría sido distinta si hubiesen sido ricos afirma el hablante. p. PEREGRINACION EN LA MEMORIA. 72. su práctica amorosa. por lo que considero apropiado el cronotopo peregrinación y no migración. no es Eva la que decide tener o no el hijo de ella y de Antonio Angulo.La letra y los cuerpos subyugados 49 La letra y los cuerpos subyugados 49 son Díaz: «Ten siempre presente estas palabras. Tello. Su regreso a Coyungo en 1946. 191. suponen relaciones a nivel de género. Tello. cascabeleando. su práctica amorosa. Gregorio Martínez. un trabajador negro migrante de 82 años. PEREGRINACION EN LA MEMORIA. El cronotopo sería el camino. Ibíd. con los Borda. con Fracchia y Grondona. 97. con devoción. 1979.. Y pese a que las mulatas son representadas más seguras de sí y decididas. porque no quiere tener hijos negros ni mulatos. cascabeleando. fluye entre la ficción y el testimonio. su salida del pueblo con Volantelacas.72 La mayoría de mujeres representadas esperan ser elegidas. El viaje de Candelario Navarro por los recuerdos y la memoria revela cierta devoción. siempre soñando». 71. retorciéndose como mujeres lujuriosas. Estas intersecciones. El viaje de Candelario Navarro por los recuerdos y la memoria revela cierta devoción.. sino mujeres esperando. con devoción. así como la relación entre el saber académi- 71. no es Eva la que decide tener o no el hijo de ella y de Antonio Angulo. Su regreso a Coyungo en 1946. 15.73 Los recuerdos transitan en la memoria de Cornelio Candelario Navarro Arenaza. Lima.. En el encabezamiento del capítulo XII compara a las mujeres con los ofidios. nacido en Acarí. En el encabezamiento del capítulo XII compara a las mujeres con los ofidios. no ves que me entraba una comezón en las patas y todo veía camino». éstos van y vienen «silbando. 73. de amigos suyos. de hacendados y burgueses. Mosca Azul. un trabajador negro migrante de 82 años. porque no quiere tener hijos negros ni mulatos. 15. CANTO DE SIRENA. por los recuerdos de su nacimiento. después de 32 años de «andaje y peligarderio […] porque en ese entonces. su época de trabajo con Félix y Marcela Denegri. UN DISCURSO TESTIMONIAL 4. sino que es él quien le ordena que lo aborte. Su memoria peregrina.. 1979. entre el capital y el tra bajo. ahorita me sentaba en esta silleta ya me estaba parando para irme a otra parte. soñando. por los recuerdos de su nacimiento. con el arqueólogo Julio C. No eran ofidios. entre otras. amigo mío: más que la raza la clase». suponen relaciones a nivel de género. p. su salida del pueblo con Volantelacas.74 En el tránsito de Candelario Navarro se intersectan los caminos de otros trabajadores. 74. Canto de sirena. Es posible distinguir al testimoniante: Candelario Navarro y al sujeto de la escritura que se ocupa de la representación escrita. su época de trabajo con Félix y Marcela Denegri. Su memoria peregrina. p.73 Los recuerdos transitan en la memoria de Cornelio Candelario Navarro Arenaza. 191. 73. nacido en Acarí. el 2 de febrero de 1895. 97. No eran ofidios. de muchísimas mujeres. fluye entre la ficción y el testimonio. Y pese a que las mulatas son representadas más seguras de sí y decididas. a nivel interétnico. su inquietud por aprender. Gregorio Martínez. el 2 de febrero de 1895.72 La mayoría de mujeres representadas esperan ser elegidas. con el arqueólogo Julio C. de hacendados y burgueses. Mosca Azul. p. la peregrinación en la memoria. Ibíd. CANTO DE SIRENA. con Fracchia y Grondona. 4. . Canto de sirena. Ibíd. Es posible distinguir al testimoniante: Candelario Navarro y al sujeto de la escritura que se ocupa de la representación escrita. esperan que otros decidan por ellas. esperan que otros decidan por ellas. éstos van y vienen «silbando. amigo mío: más que la raza la clase». por conocer otros lugares. sino que es él quien le ordena que lo aborte. sino mujeres esperando. entre el capital y el trabajo. por conocer otros lugares. después de 32 años de «andaje y peligarderio […] porque en ese entonces. no ves que me entraba una comezón en las patas y todo veía camino». son Díaz: «Ten siempre presente estas palabras. El cronotopo sería el camino. a nivel interétnico. la peregrinación en la memoria. con los Borda. UN DISCURSO TESTIMONIAL El texto de Gregorio Martínez publicado en 1977. su estadía en Lima. Ibíd. de amigos suyos.74 En el tránsito de Candelario Navarro se intersectan los caminos de otros trabajadores. Esta situación habría sido distinta si hubiesen sido ricos afirma el hablante. ahorita me sentaba en esta silleta ya me estaba parando para irme a otra parte. entre otras. su inquietud por aprender. así como la relación entre el saber académico El texto de Gregorio Martínez publicado en 1977. su estadía en Lima. Estas intersecciones. 72. retorciéndose como mujeres lujuriosas. Lima. p.71 En la subjetividad del enunciador las mujeres son seres que esperan siempre la decisión de los otros. siempre soñando». p.

se presenta el espacio en que mayormente ocurren los acontecimientos relatados por Candelario Navarro. también quiere conocer las ruinas de Egipto. En la introducción. la plata. Grecia. p. por sobre todo. quisiera que todo lo que se le viene a la cabeza cuando se queda «mirando las musarañas se haga realidad y todos podamos estirar el brazo y agarrar y sentir que es cierto que no estamos soñando o viendo visiones». la perlas ni diamantes. la villa de Coyungo. la villa de Coyungo. con contemplar la semilla que nace y que no nace. El uso del presente denota la soledad de este hombre de 82 años que no deja de asombrarse y de contemplar las maravillas y miserias de su entorno. Ibíd. El uso del presente denota la soledad de este hombre de 82 años que no deja de asombrarse y de contemplar las maravillas y miserias de su entorno. Y.76 co y el no académico. no se explica de donde le viene el desencanto ni sabe cuando dejó el camino de goce y satisfacción y siente un desapego a la vida. más bien. ni palacios ni coches. con recorrer Suiza para conocer el museo que tiene de todo de cuando el humano todavía no era gente y con ver a Gu.76 75. en las afueras de Coyungo bajo la sombra de un guarango en donde se hizo un techo de troncos viejos. como los blancos. mirándose la piel dura y seca de los talones que hasta hace un tiempo no habían cesado de andar. pero también le place sentarse para contemplar el aire y sentir el calor que flamea sumergiéndose en sus sueños. Nunca le ha interesado el oro. de paz y de comercio que se habría a todos los caminos de la costa y de la sierra por la quebrada de Asiento y Uchumarca. En este lugar de escarnio no había faltado el pan ni uno de los mejores vinos que había bebido en su vida ni los manantiales de agua pura y cristalina.. El texto está compuesto de seis partes y un epílogo en el que desfilan una variedad de personajes que revelan una heterogeneidad formal que no tienen un orden cronológico sino. cuyo título es «Noticia».. entre otros: «Historia profana I-II». Muchas veces siente que la soledad le oprime. también quiere conocer las ruinas de Egipto. no se explica de donde le viene el desencanto ni sabe cuando dejó el camino de goce y satisfacción y siente un desapego a la vida. En este lugar de escarnio no había faltado el pan ni uno de los mejores vinos que había bebido en su vida ni los manantiales de agua pura y cristalina. Y.50 Carolina Ortiz Fernández 50 Carolina Ortiz Fernández y el no académico. El texto literario está escrito (en su mayor parte) de modo autobiográfico y alterna los tiempos pasado y presente. mirándose la piel dura y seca de los talones que hasta hace un tiempo no habían cesado de andar. «Historia científica I-II». los recuerdos le adormecen y se queda ensimismado arrimando la tierra con los pies. cuyo título es «Noticia». de paz y de comercio que se habría a todos los caminos de la costa y de la sierra por la quebrada de Asiento y Uchumarca. Había dejado mujeres.75 Anhela ‘joder’ a la gente de los museos que negocian con las piezas. Las relaciones se entrelazan y se confrontan. quisiera que todo lo que se le viene a la cabeza cuando se queda «mirando las musarañas se haga realidad y todos podamos estirar el brazo y agarrar y sentir que es cierto que no estamos soñando o viendo visiones». Ibíd. sino por la energía que le brotaba de un cuerpo que se había dado por entero al trabajo. que fue un lugar de escarnio y padecimiento. Anhela juntarse con todos los que no tienen «adonde caerse muertos y de un empujón arrimar a los cogotudos que se han hecho dueños de cuanto hay en el mundo y decirles esto se acabó ahora a romperse el lomo para que aprendan a ganarse el bitute y que sus hijos les tengan respeto». En la introducción. Candelario Navarro realiza su peregrinación en los recuerdos desde la soledad en la arena del desierto. Sueña con saborear nuevos manjares y licores. en las afueras de Coyungo bajo la sombra de un guarango en donde se hizo un techo de troncos viejos. 37. Roma. Así tenemos. Nunca le ha interesado el oro. Las relaciones se entrelazan y se confrontan. secuencial en torno a temas que involucran las relaciones señaladas. los recuerdos le adormecen y se queda ensimismado arrimando la tierra con los pies. entre otros: «Historia profana I-II». secuencial en torno a temas que involucran las relaciones señaladas. como los blancos. . hijos y destino en los lugares recorridos. más bien. «Historia científica I-II». la plata. Desea que siempre haya una mujer delante suyo. con contemplar la semilla que nace y que no nace. p. pero también le place sentarse para contemplar el aire y sentir el calor que flamea sumergiéndose en sus sueños. Candelario Navarro realiza su peregrinación en los recuerdos desde la soledad en la arena del desierto. sino por la energía que le brotaba de un cuerpo que se había dado por entero al trabajo. la perlas ni diamantes. Sueña con saborear nuevos manjares y licores. hijos y destino en los lugares recorridos. Roma. El texto literario está escrito (en su mayor parte) de modo autobiográfico y alterna los tiempos pasado y presente. desde su punto de vista no lo había hecho por maldad. con recorrer Suiza para conocer el museo que tiene de todo de cuando el humano todavía no era gente y con ver a Gu. Grecia. Desea que siempre haya una mujer delante suyo. ni palacios ni coches. desde su punto de vista no lo había hecho por maldad. 75. El texto está compuesto de seis partes y un epílogo en el que desfilan una variedad de personajes que revelan una heterogeneidad formal que no tienen un orden cronológico sino. Así tenemos. Muchas veces siente que la soledad le oprime. 37. que fue un lugar de escarnio y padecimiento. por sobre todo. Había dejado mujeres. se presenta el espacio en que mayormente ocurren los acontecimientos relatados por Candelario Navarro.75 Anhela ‘joder’ a la gente de los museos que negocian con las piezas. Anhela juntarse con todos los que no tienen «adonde caerse muertos y de un empujón arrimar a los cogotudos que se han hecho dueños de cuanto hay en el mundo y decirles esto se acabó ahora a romperse el lomo para que aprendan a ganarse el bitute y que sus hijos les tengan respeto».

p. 77. humilde.79 Chocavento fue el origen del poderío de Denegri. Con los trabajadores era soberbio. Cerro Colo- 76.. «que era un pozo profundo y caluroso. Las hijas nacieron con sus cinco sentidos. Coquimbo. lo tiraba al suelo.. 76. Gobernaba las haciendas desde un sillón alto. oscuro y fétido. Fracciones sociales. un pantalón. Ibíd. 75. que era repartida en la pampa en donde realizaban la jornada. Cerro Colo- Los hijos de Félix Denegri fueron todos locos. ejercía un señorío absolutista: Candelario Navarro sostiene que en cada época existe una dominación que se rige en principios que estarían escritos en los libros y en la historia.77 La dominación la ejercía en tanto representante de la etnia blanca y en razón de su posición económica y social. 75. cara mosqueada como huevo de pavo y vivía en la desmesura en una casa hacienda que más parecía un castillo de la antigüedad».. Las dominaciones que sintió y experimentó están representadas por Félix Denegri. El Arenal. los hijos de éstas también nacieron y crecieron en sus cabales. Los trabajadores rebeldes eran encarcelados o llevados al ‘cepo’ o a la ‘barra’.79 Chocavento fue el origen del poderío de Denegri. p. Coquimbo. 78. . yuca y maíz destinado al consumo. p. una agua pura y cristalina que solamente él tomaba y que siempre estaba filtrándose en una piedra fría y porosa. 72. José Enrique Borda y el Cabezón Ismael Elías: «Don Félix Denegri. Ibíd. Ibíd. José Enrique Borda y el Cabezón Ismael Elías: «Don Félix Denegri. ejercía un señorío absolutista: se daba sus aires. aún así había muchísima gente que no podía comprarse y se cubrían la ‘vergüenza’ con un costal. El más loco de los hijos de don Félix fue Alberto Denegri. Fracchia y Grondona. El más loco de los hijos de don Félix fue Alberto Denegri. un pantalón. p. En las haciendas se cultivaba caña de azúcar y una pequeña producción de camote. los hijos de éstas también nacieron y crecieron en sus cabales. Tamboviejo. aún así había muchísima gente que no podía comprarse y se cubrían la ‘vergüenza’ con un costal. oscuro y fétido.. Ibíd. con ellas terminaba la ‘maldición’. en su esplendor fue dueño de la tierra entera. hablaba solo y ‘granputeaba’ a ratos cada vez que bajaba por el corredor. Fracciones sociales. hacía y deshacía a su antojo. 77. 79. Ibíd. 73 Ibíd. Unos pocos podían comprarse alguna cosa para el 28 de julio. Las dominaciones que sintió y experimentó están representadas por Félix Denegri. Tamboviejo. El Molino. tan arriba se ponía que para hablarle a uno escribía en un papel y lo botaba. Cascajal. p. Los trabajadores rebeldes eran encarcelados o llevados al ‘cepo’ o a la ‘barra’. 37. En su mejor momento fue el dueño de Chavinilla. Representaciones de estas relaciones Las ‘dominaciones’. zapallo. El Arenal.77 La dominación la ejercía en tanto representante de la etnia blanca y en razón de su posición económica y social. malogrado para toda la vida». 73 Ibíd. hablaba solo y ‘granputeaba’ a ratos cada vez que bajaba por el corredor. en su esplendor fue dueño de la tierra entera. era un grandazo. cara mosqueada como huevo de pavo y vivía en la desmesura en una casa hacienda que más parecía un castillo de la antigüedad». tan arriba se ponía que para hablarle a uno escribía en un papel y lo botaba.. p. Ibíd. Cascajal. y entonces lueguito uno tenía que agacharse y recogerlo y después haciendo venias. A los trabajadores les daban un socorro en efectivo y otra parte en comida. con ellas terminaba la ‘maldición’. de donde el que podía resistir la tortura salía chorreando sudor y boqueando.78 Los hijos de Félix Denegri fueron todos locos. muy lustroso. El Molino. En las haciendas se cultivaba caña de azúcar y una pequeña producción de camote.78 se daba sus aires. 72. y entonces lueguito uno tenía que agacharse y recogerlo y después haciendo venias. Las hijas nacieron con sus cinco sentidos. En su mejor momento fue el dueño de Chavinilla.La letra y los cuerpos subyugados 51 La letra y los cuerpos subyugados 51 Las ‘dominaciones’. era un grandazo. de donde el que podía resistir la tortura salía chorreando sudor y boqueando. malogrado para toda la vida».. p. El socorro les servía para comprarse una camisa. que era repartida en la pampa en donde realizaban la jornada. zapallo. una agua pura y cristalina que solamente él tomaba y que siempre estaba filtrándose en una piedra fría y porosa. Gobernaba las haciendas desde un sillón alto. p. Fracchia y Grondona. Con los trabajadores era soberbio. Representaciones de estas relaciones Candelario Navarro sostiene que en cada época existe una dominación que se rige en principios que estarían escritos en los libros y en la historia. Unos pocos podían comprarse alguna cosa para el 28 de julio. El socorro les servía para comprarse una camisa.. humilde. yuca y maíz destinado al consumo. 37. 79.. hacía y deshacía a su antojo. tenía que ir a traer la garrafa con agua. muy lustroso. «que era un pozo profundo y caluroso. A los trabajadores les daban un socorro en efectivo y otra parte en comida. lo tiraba al suelo. 78. tenía que ir a traer la garrafa con agua.

El año 46 estuvo trabajando para Borda en Lima. siempre soberbio con la altanería que le brotaba del cuerpo. partidarios y locatarios. con pantalón de montar y camisa amarilla si el algodón estaba en flor». Ana Roncagliolo puso en manos de su sobrino todas sus haciendas. A partir de entonces comenzó a aparecer como el benefactor de los humildes en los libros. 68. quienes quemaron los cañaverales y. La única tierra libre. Ibíd. que había estudiado en los Estados Unidos. en su lugar. por lo que estuvo apunto de solucionar el problema su favor. «no ves que para él la vida era un eterno paseo. llegaba de visita a controlar. llegaba a Coyungo a los meses. Esta autoridad. murió. Nasca. Poco después compraron las haciendas de los jesuitas. compraron Coyungo no para sembrío sino para criadero de burros. primeramente. en el Hotel Bolívar. fueron las lomas de Pongo. un algodón de mata grande. Palpa e Ica. sino peones que recibían un salario. en su lugar. 80. porque el Presidente pidió al Papa que anulara el matrimonio. Fracchia y Grondona. Residía en Lima. en un monumento en una Plaza de Magdalena del Mar. Ya no hubo locatarios ni partidarios. incluso los sistemas de enganche y explotación: el socorro. partidarios y locatarios. Nasca. al poco tiempo sirvió a los ‘gringos’ de Marcona. hasta que la hija descubrió que era gay y se fundió todo. porque el Presidente pidió al Papa que anulara el matrimonio. consiguió casarse con la hija del Presidente de la República.80 Para cada cosecha iba con un color especial. p. Buscaban adueñarse de Punta Caballa para ingresar fácilmente el contrabando que venía de Europa y que era vendido en los almacenes de Lomas. La única tierra libre. sembraron algodón país. quien encargó a su sobrino José Enrique Borda la administración de las haciendas. llegaba de visita a controlar. Candelario ignora lo que habría ocurrido con Grondona. Uno de sus hijos. con botas. puesto que le facilitaba el tráfico de mercaderías con piaras. 68. murió. un algodón de mata grande. con la impresión. La explotación se acrecentó. A partir de entonces comenzó a aparecer como el benefactor de los humildes en los libros. Fracchia y Grondona. o en Londres.80 Para cada cosecha iba con un color especial. Manejaban a las autoridades a su antojo. en varias casas de enfermos y huérfanos y hasta un colegio llevó su nombre. llevaban a pastear a sus animales. otros subían para encontrar y enamorar a una muchacha. José Enrique Borda. en los Estados Unidos. donde sus hijos estudiaban. Esta autoridad. Fracchia dejó viuda a doña Anita Roncagliolo. fueron las lomas de Pongo. primeramente. Buscaban adueñarse de Punta Caballa para ingresar fácilmente el contrabando que venía de Europa y que era vendido en los almacenes de Lomas. Los Borda desmantelaron y regalaron los altares y las santerías a los ricos de Lima. yuca y otros. Enrique Fracchia se quedó con todo. Se eliminó la pequeña producción de camote. al poco tiempo sirvió a los ‘gringos’ de Marcona. o en Londres. como los cultivados en tiempos de los ‘gentiles’. El juez Torres se encargaba de encarcelar a los trabajadores que se quejaban de los abusos que cometían los administradores. con su muerte acabó todo. sembraron algodón país. yuca y otros.. otros subían para encontrar y enamorar a una muchacha. «no ves que para él la vida era un eterno paseo. siempre soberbio con la altanería que le brotaba del cuerpo. disfrutada por los trabajadores. sino peones que recibían un salario. pero en su testamento dejó todo a la Beneficencia Pública. quienes quemaron los cañaverales y. Residía en Lima. 80. . pero en su testamento dejó todo a la Beneficencia Pública. en un monumento en una Plaza de Magdalena del Mar. La explotación se acrecentó. en varias casas de enfermos y huérfanos y hasta un colegio llevó su nombre. Enrique Fracchia se quedó con todo. Uno de sus hijos. con botas. Manejaban a las autoridades a su antojo. Todos se beneficiaban de ella. rado. un eterno regocijo. puesto que le facilitaba el tráfico de mercaderías con piaras. Palpa e Ica. Ibíd. a ‘infundir miedo’ a la gente. Fracchia dejó viuda a doña Anita Roncagliolo.. llegaba a Coyungo a los meses. en los Estados Unidos. a ‘infundir miedo’ a la gente. donde sus hijos estudiaban.52 Carolina Ortiz Fernández 52 Carolina Ortiz Fernández rado. Otro grupo de ‘dominación’ estuvo constituido por los Fracchia y Grondona. Los Borda desmantelaron y regalaron los altares y las santerías a los ricos de Lima. con la impresión. como los cultivados en tiempos de los ‘gentiles’. con su muerte acabó todo. Borda nunca vivió en Coyungo. Otro grupo de ‘dominación’ estuvo constituido por los Fracchia y Grondona. Todos se beneficiaban de ella. un eterno regocijo. p. quien encargó a su sobrino José Enrique Borda la administración de las haciendas. consiguió casarse con la hija del Presidente de la República. llevaban a pastear a sus animales. éste le ordenó que fuera a Coyungo con el fin de que le consiguiese unos huacos para mandárselos a Perón en la Argentina. que había estudiado en los Estados Unidos. hasta que la hija descubrió que era gay y se fundió todo. Se eliminó la pequeña producción de camote. Poco después compraron las haciendas de los jesuitas. El juez Torres se encargaba de encarcelar a los trabajadores que se quejaban de los abusos que cometían los administradores. en el Hotel Bolívar. El año 46 estuvo trabajando para Borda en Lima. éste le ordenó que fuera a Coyungo con el fin de que le consiguiese unos huacos para mandárselos a Perón en la Argentina. Borda nunca vivió en Coyungo. disfrutada por los trabajadores. compraron Coyungo no para sembrío sino para criadero de burros. José Enrique Borda. por lo que estuvo apunto de solucionar el problema su favor. Candelario ignora lo que habría ocurrido con Grondona. con pantalón de montar y camisa amarilla si el algodón estaba en flor». Ya no hubo locatarios ni partidarios. Ana Roncagliolo puso en manos de su sobrino todas sus haciendas. incluso los sistemas de enganche y explotación: el socorro.

1985. reclamar a la Beneficencia era más difícil. me nacía 81. cundió el hambre y el desánimo. Candelario Navarro rememora los cambios que sufrieron los grupos hegemónicos. Esa desconsideración le hierve la sangre. 82. Los trabajadores comenzaron a marcharse. 81. el adulete.. Ibíd. esta no era posible sin la otra. Candelario expresa su solidaridad con los dominados de todos los tiempos. se volvió malo: El Cabezón Ismael Elías era el administrador. la dominación oligárquica se fundó en la coalición de la dominación señorial y la dominación burguesa. Los trabajadores de Coyungo. exigieron las tierras para trabajarlas. inventaron nuevos oficios sin embrollarse con mentiras ni con la ‘adulonería a favor de los poderosos’. Imperialismo. referida someramente. las hice cortar todas. . la dominación oligárquica se fundó en la coalición de la dominación señorial y la dominación burguesa. Los blancos ejercen el dominio en razón de su ‘superioridad’ justificada colonialmente por el color de la piel. 83. Otros. Candelario Navarro rememora los cambios que sufrieron los grupos hegemónicos. p. Ibíd. 69. lo que le hace suponer que para recoger un quintal habría sido todo un sacrificio. las hice cortar todas. 67. Félix Denegri representaría a los gamonales. como Candelario. Mosca Azul. Aníbal Quijano. en momentos de crisis y resolución. 69. p.La letra y los cuerpos subyugados 53 La letra y los cuerpos subyugados 53 El Cabezón Ismael Elías era el administrador. El trabajo no está hecho para ellos. p. 82. Los blancos ejercen el dominio en razón de su ‘superioridad’ justificada colonialmente por el color de la piel. el adulete. 1985. exigieron las tierras para trabajarlas. Por eso Coyungo quedó en el abandono. reclamar a la Beneficencia era más difícil. Esta herencia colonial les daba el ‘derecho’ de maltratar y menospreciar a los otros.82 La ‘dominación’ está representada por la etnia blanca. pues seguramente habrían tenido que azotar a los muchachos y a las mujeres para que apañasen. el hambre de acaparar todo sin ponerme a pensar en la necesidad de los otros. 83. Por eso Coyungo quedó en el abandono. pues seguramente habrían tenido que azotar a los muchachos y a las mujeres para que apañasen. Candelario expresa su solidaridad con los dominados de todos los tiempos. El año 23 fue uno de los mejores para Candelario Navarro. El trabajo no está hecho para ellos. con la mirada puesta en donde iban hundiendo la lampa. carajeaba a peones que silenciosos. Como sabemos. Lima. en momentos de crisis y resolución. esta no era posible sin la otra. La Sociedad Fracchia y Grondona representa a la fracción burguesa agroexportadora y comercial que perseguía cierta modernización aunque teñida de dominación señorial. es la de los ‘gentiles’. Ibíd. Lima. Aníbal Quijano. Ibíd. el hambre de acaparar todo sin ponerme a pensar en la necesidad de los otros. Otra de las ‘dominaciones’. Imperialismo.. El año 23 fue uno de los mejores para Candelario Navarro.83 era la que hegemonizaba el poder político. La Sociedad Fracchia y Grondona representa a la fracción burguesa agroexportadora y comercial que perseguía cierta modernización aunque teñida de dominación señorial. p. clases sociales y Estado en el Perú. agarré de ellos el desplante. Los trabajadores de Coyungo. referida someramente. Esta herencia colonial les daba el ‘derecho’ de maltratar y menospreciar a los otros. Los trabajadores comenzaron a marcharse. Como sabemos. p. Otra de las ‘dominaciones’. según sus palabras.82 La ‘dominación’ está representada por la etnia blanca. sentían pasar a José Enrique Borda». Esa desconsideración le hierve la sangre. cundió el hambre y el desánimo. agarré de ellos el desplante. Esta condición «raquítica y señorializante de la burguesía dependiente». sentían pasar a José Enrique Borda». 67. me acuerdo que como me iba de viaje […] hice cortar todas las naranjas del árbol que estaba frente a mi casa. el algodón del país que cultivaban ellos no era una mata de casi media arroba sino del tamaño de un árbol y daba una que otra madeja.. Mosca Azul.81 cuidaba las haciendas mejor que «un perro guardián.. según sus palabras.83 era la que hegemonizaba el poder político. 63. por eso explotaban el cuerpo y el trabajo ajeno.81 cuidaba las haciendas mejor que «un perro guardián. se volvió malo: me contagié de los blancos la altanería. con la mirada puesta en donde iban hundiendo la lampa. es la de los ‘gentiles’. ya que ésta aparecía como la benefactora de los humildes. «el lame culo de los blancos». Esta condición «raquítica y señorializante de la burguesía dependiente». y luego todavía me puse a buscar entre las hojas. Candelario piensa que al patrón se le podía enfrentar con el sindicato o el comité. 63. me nacía me contagié de los blancos la altanería. me acuerdo que como me iba de viaje […] hice cortar todas las naranjas del árbol que estaba frente a mi casa. inventaron nuevos oficios sin embrollarse con mentiras ni con la ‘adulonería a favor de los poderosos’. lo que le hace suponer que para recoger un quintal habría sido todo un sacrificio. el algodón del país que cultivaban ellos no era una mata de casi media arroba sino del tamaño de un árbol y daba una que otra madeja. ya que ésta aparecía como la benefactora de los humildes. Candelario piensa que al patrón se le podía enfrentar con el sindicato o el comité. y luego todavía me puse a buscar entre las hojas. por eso explotaban el cuerpo y el trabajo ajeno. clases sociales y Estado en el Perú. carajeaba a peones que silenciosos. Otros. como Candelario. Félix Denegri representaría a los gamonales. p. «el lame culo de los blancos».

Fracchia y Grondona eliminaron el socorro. Candelario rememora que al sentirse humillado por la soberbia actitud de Félix Denegri cada vez que tiraba el papel al suelo y él tenía que recogerlo sin demora. los sistemas partidarios y locatarios. la garrafa con agua. 74. . sentí un alivio enorme.85 me decido y agarro. Los trabajadores en todo momento. fue cuando destruyeron con ‘entusiasmo montaraz’ los horcones y la campana que había estado allí desde tiempos de Fracchia. 84. y desde entonces cada que don Félix tiraba un papel con la orden que deseaba agua.85 Otro acontecimiento en que los trabajadores se sintieron liberados. en su lugar establecieron el salario. una pausa grande dentro del corazón. Los trabajadores en todo momento. con gusto le alcanzaba agua de pichula. 85... Los apristas decían a los trabajadores que no votaran por él. un prieto como ellos que los curaría gratis. recordándole a cada uno su destino. después miré el agua a contraluz y ví que seguía limpiecita.84 Al impedir que otros compañeros suyos se beneficiaran. La campana «se mantuvo en su lugar. Esta fracción oligárquica continuó y acrecentó las relaciones de dominio y explotación.. sin mujer. 86. me lavo bien la pichula. 150. y voy. actuó como un blanco. Fracchia y Grondona eliminaron el socorro. golpeando las horas. buscaron formas que de algún modo aliviaran la humillación y la explotación a la que estaban sometidos. marcando con avaricia cada jornada. desde su perspectiva. Los trabajadores agrícolas de las haciendas estuvieron sujetos a relaciones de explotación y dominio por el hecho de ser negros. estuvo allí hasta 1945. p. un prieto como ellos que los curaría gratis. los sistemas partidarios y locatarios. puesto que quería tener un cargo político para poder explotarlos más y que debían votar por el doctor Molina. fue cuando destruyeron con ‘entusiasmo montaraz’ los horcones y la campana que había estado allí desde tiempos de Fracchia. 104. después miré el agua a contraluz y ví que seguía limpiecita.86 Su destrucción supuso un acto de justicia. puesto que quería tener un cargo político para poder explotarlos más y que debían votar por el doctor Molina. marcando con avaricia cada jornada. era un tañido triste que se esparcía lento». estuvo allí hasta 1945. Op. en su lugar establecieron el salario. Un día.. Un día. La campana «se mantuvo en su lugar. p. Op. y voy. buscaron formas que de algún modo aliviaran la humillación y la explotación a la que estaban sometidos. sin techo. se le venía a la cabeza un pensamiento. transparente […] Mientras subía al torreón. 86. llevando en una bandeja. Los apristas decían a los trabajadores que no votaran por él. recordándole a cada uno su destino. Candelario rememora que al sentirse humillado por la soberbia actitud de Félix Denegri cada vez que tiraba el papel al suelo y él tenía que recogerlo sin demora.84 ese capricho de joder a quienes habían estado pensando aprovecharse de mi ausencia para cosechar ellos. 150. 104. de modo individual y grupal. se fue a Lima en donde trabajó en la hacienda del ministro Venturo. Sin casa. pues llegó a perderlo todo. llevando en una bandeja. p. Ese mismo año viajó a Nasca como guardaespaldas de José Enrique Borda. Ibíd. sin mujer. que fue candidato para diputado.54 Carolina Ortiz Fernández 54 Carolina Ortiz Fernández ese capricho de joder a quienes habían estado pensando aprovecharse de mi ausencia para cosechar ellos. Otro acontecimiento en que los trabajadores se sintieron liberados. p. recuerda que Al impedir que otros compañeros suyos se beneficiaran. era un tañido triste que se esparcía lento». 84. Esta fracción oligárquica continuó y acrecentó las relaciones de dominio y explotación. Los trabajadores agrícolas de las haciendas estuvieron sujetos a relaciones de explotación y dominio por el hecho de ser negros. bien puesta. bien puesta. se le venía a la cabeza un pensamiento. p. Ibíd. sin techo. actuó como un blanco. 85. Ibíd. con gusto le alcanzaba agua de pichula. Ibíd. golpeando las horas. sin el menor remordimiento y la meto en la garrafa de agua y la dejo un rato remojándose. pues llegó a perderlo todo. cit. acto que desde luego (en sus palabras) pagó caro. Sin casa. 74.86 Su destrucción supuso un acto de justicia. se fue a Lima en donde trabajó en la hacienda del ministro Venturo. cit. Ese mismo año viajó a Nasca como guardaespaldas de José Enrique Borda. p. desde su perspectiva. recuerda que me decido y agarro.. sentí un alivio enorme. me lavo bien la pichula.. que fue candidato para diputado. de modo individual y grupal. acto que desde luego (en sus palabras) pagó caro. y desde entonces cada que don Félix tiraba un papel con la orden que deseaba agua. la garrafa con agua. una pausa grande dentro del corazón. transparente […] Mientras subía al torreón. sin el menor remordimiento y la meto en la garrafa de agua y la dejo un rato remojándose.

p. Su madre y Galarza también hablaban en verso y a punta de refranes.. los orígenes de la creación «hasta la actualidad de hoy día que estamos aquí viviendo. No tener documentos era un motivo suficiente para que los trabajadores no blancos sean tratados como ‘estropajos.. p. Cuando regresó por segunda vez a Acarí.. Hasta los más majarros dejaban el vicio. fue en busca de su partida de bautizo. Los libros de Astete invitaban a leer.89 El también es partícipe de tales descubrimientos y saberes. sentía que no podía dar razón de sí mismo. Cuando regresó por segunda vez a Acarí. el vicio y la testarudez y se avenían a la lectura». 148. No tener documentos era un motivo suficiente para que los trabajadores no blancos sean tratados como ‘estropajos. él es el que habla. 87.. «aunque el papel no tenga boca. en la energía del cuerpo. .. 148. en Estanquería». Ibíd. Ibíd. Ibíd. su representación escrita invitaba a la lectura porque el ritmo lo tenía dentro. incluso la virginidad de María y a la ‘santísima trinidad’. los orígenes de la creación «hasta la actualidad de hoy día que estamos aquí viviendo. más que cualquier pico de oro». 48. Los libros de Astete invitaban a leer. el vicio y la testarudez y se avenían a la lectura». p. 89. Candelario Navarro no tenía documento de identidad. Candelario está interesado en conseguir esos libros y los ha buscado en todas las librerías..88 En los libros también estarían: «Todo lo que descubrimos con el doctor Tello en Pachacámac. La gente abandonaba sus quehaceres para escucharlos. su representación escrita invitaba a la lectura porque el ritmo lo tenía dentro. Su madre y Galarza también hablaban en verso y a punta de refranes. El saber y las dominaciones también están en los libros. «Ese contrapunto me despertaba algo que yo tenía adentro dormido. lo malo es que la vida no alcanza para revisarlo todo. La gente abandonaba sus quehaceres para escucharlos. sentía que no podía dar razón de sí mismo. p. Según Candelario los libros registrarían los principios de las dominaciones.87 Sin documento había sufrido humillaciones y maltratos. tenían su ‘dicho y antedicho’ como en un repique. pues. Ibíd. p. pisando este suelo. en Paracas en Cahuachi. ni diez vidas tampoco ni cien». Según Candelario los libros registrarían los principios de las dominaciones. Leyó los libros de urbanidad de Luis Astete y un librito de rezo en quechua con letras de pergamino.87 Sin documento había sufrido humillaciones y maltratos.88 En los libros también estarían: «Todo lo que descubrimos con el doctor Tello en Pachacámac. él atinaba a decirles: «no soy coju- 87. 48. p. Leyó los libros de urbanidad de Luis Astete y un librito de rezo en quechua con letras de pergamino. lo malo es que la vida no alcanza para revisarlo todo. pisando este suelo. tenían su ‘dicho y antedicho’ como en un repique. al que no tiene lo joden eternamente’. fue en busca de su partida de bautizo. más que cualquier pico de oro». en Paracas en Cahuachi. Candelario ponía todo en cuestión. Candelario ponía todo en cuestión. él es el que habla. «aunque el papel no tenga boca. Ibíd.90 El dicho y su antedicho sería una práctica rítmica de la oralidad. «Ese contrapunto me despertaba algo que yo tenía adentro dormido. pues.La letra y los cuerpos subyugados 55 La letra y los cuerpos subyugados 55 Documento de identidad y ciudad letrada Documento de identidad y ciudad letrada Candelario Navarro no tenía documento de identidad. 48. Le respondían como a un estúpido. Se sentía como un ‘burro sin marca’ como un animal suelto del monte.90 El dicho y su antedicho sería una práctica rítmica de la oralidad. 90. Ibíd. Ibíd. La obtención del documento de identidad implica ser reconocido por la ciudad letrada. Ibíd.89 El también es partícipe de tales descubrimientos y saberes.. 47. en la energía del cuerpo. La obtención del documento de identidad implica ser reconocido por la ciudad letrada. 48.. Le respondían como a un estúpido. 89. 47. él atinaba a decirles: «no soy coju- Recuerda que le pusieron al colegio cuando tenía doce años. Se sentía como un ‘burro sin marca’ como un animal suelto del monte. p. 88. en Estanquería». 90. El saber y las ‘dominaciones’ El saber y las ‘dominaciones’ El saber y las dominaciones también están en los libros. 88. Hasta los más majarros dejaban el vicio. La oralidad y la escritura La oralidad y la escritura Recuerda que le pusieron al colegio cuando tenía doce años. Candelario está interesado en conseguir esos libros y los ha buscado en todas las librerías. p. al que no tiene lo joden eternamente’. ni diez vidas tampoco ni cien». incluso la virginidad de María y a la ‘santísima trinidad’.

de cocina.91 Para evitar ser maltratado tuvo que buscar a otras personas con apariencia de leídos. por sobre todo. formando un embrollo con mil nudos que estando en ese retén forzoso cualquier rato revientan y de ese alboroto le brota a uno la chifladura. Candelario había pensado que un buitre pudo comer a un borrego entero en cuyo ‘mondongo’ habrían semillas.93 A Candelario Navarro le interesa observar. p. de magia. 21. Y pese a su edad y a su creciente soledad. sea de una forma. 92. de cocina. 59. es como si le ayudara a desatar la energía acumulada.. Juan Garlásquez le explicó la razón por la cual las lomas de Pongo estaban verdes. Don Cecilio Uvidia. 47. sea de una forma. no quiero quedarme en lo que ya está hecho. le dijo que todo era obra de la naturaleza y que había que aprovechar la bendición. «a la hora que se le antojó la cagadera.91 Para evitar ser maltratado tuvo que buscar a otras personas con apariencia de leídos. no quiero quedarme en lo que ya está hecho. Don Cecilio Uvidia.92 La escritura le induce a ordenar las ideas que le rondan por el pensamiento y también hace posible el desfogue de todo aquello que guarda en su interior. El buitre habría ido a retozar en las lomas.92 escribiendo a uno se le desatan las ideas que tiene en la cabeza bien amarradas.. Ibíd. vengo del monte pero no soy ningún cojudo». un viejo sabio e inventor de máquinas. en la satisfacción. p. un viejo sabio e inventor de máquinas. p. aprender. de magia. Candelario había pensado que un buitre pudo comer a un borrego entero en cuyo ‘mondongo’ habrían semillas. pues sabe reconocer en el monte qué hierba es comestible y cuál no. Candelario anotaba minuciosamente. empalaga estar en lo mismo. pues sabe reconocer en el monte qué hierba es comestible y cuál no. Ibíd. de manera que es más positivo que tengas un desfogadero. Alva. no es mi norma. La escritura le induce a ordenar las ideas que le rondan por el pensamiento y también hace posible el desfogue de todo aquello que guarda en su interior. de lances amorosos. de lances amorosos. 91. Candelario descubre otros saberes que no están en ellos. cayó y dejó en el cerro pelado las semillas». Su curiosidad lo llevó a saber de medicina. p.. El testimoniante cuenta que desde muchacho solía escribir en un diario de viajes porque le parecía que do. Entre otras cosas. . Candelario anotaba minuciosamente. sin ningún calentamiento de cabeza. como lo ha sido tantas veces: En estos años que faltan quiero avanzar algo más en el goce. el cuidador de borregos también es considerado sabio. no es mi norma.. por sobre todo. su relación con la mujeres que había gozado. El buitre habría ido a retozar en las lomas. tranquilo. su relación con la mujeres que había gozado. «a la hora que se le antojó la cagadera. si no mejor me hubiera quedado donde nací. sea de otra. le interesa continuar aprendiendo novedades y tratar de ser feliz. como lo ha sido tantas veces: Además del saber de los libros. sea de otra. p. 93. le hizo una sonda con mecha para excavar y huequear. Ibíd.56 Carolina Ortiz Fernández 56 Carolina Ortiz Fernández do. si no mejor me hubiera quedado donde nací. Candelario descubre otros saberes que no están en ellos. 92. Saberes no académicos Saberes no académicos Además del saber de los libros. cayó y dejó en el cerro pelado las semillas». pasteando vacas y comiendo camarón crudo en el río como 91. pasteando vacas y comiendo camarón crudo en el río como En estos años que faltan quiero avanzar algo más en el goce. Ibíd. El testimoniante cuenta que desde muchacho solía escribir en un diario de viajes porque le parecía que escribiendo a uno se le desatan las ideas que tiene en la cabeza bien amarradas. le hizo una sonda con mecha para excavar y huequear. sin ningún calentamiento de cabeza. Ibíd. tranquilo. de arqueología. Y pese a su edad y a su creciente soledad. aprender. vengo del monte pero no soy ningún cojudo». de arqueología.93 A Candelario Navarro le interesa observar. 47.. Entre otras cosas. de manera que es más positivo que tengas un desfogadero. en la actualidad tengo 81 años andando los 82 pero sigo con la ventolera de cambiar de sazón. Alva. 93.. en la satisfacción. formando un embrollo con mil nudos que estando en ese retén forzoso cualquier rato revientan y de ese alboroto le brota a uno la chifladura. Juan Garlásquez le explicó la razón por la cual las lomas de Pongo estaban verdes. en la actualidad tengo 81 años andando los 82 pero sigo con la ventolera de cambiar de sazón. Su curiosidad lo llevó a saber de medicina. le interesa continuar aprendiendo novedades y tratar de ser feliz. 59. le dijo que todo era obra de la naturaleza y que había que aprovechar la bendición. es como si le ayudara a desatar la energía acumulada. Ibíd. empalaga estar en lo mismo. 21. el cuidador de borregos también es considerado sabio. p.

cambios e innovaciones en el mundo exterior e interior.. me dirá. como bien sostiene el testimoniante. se requiere migrar. estima que es necesario buscar un sentido a las creencias y no aceptarlas silenciosamente y sin pensar: porque toda relación tiene un significado. la reorganización mental e interna del sujeto en lo concerniente al cultivo de sus aptitudes creativas y de argumentación. El aprendizaje no académico de Candelario pasa por lo que él denomina especulación.La letra y los cuerpos subyugados 57 La letra y los cuerpos subyugados 57 mis padres. La contemplación permite el disfrute. explorar. en menos de lo que demoro para acomodarme y escucharlo ya me sacó de la ignorancia: ¡cómo carajo. 95. Ibíd. Por eso a este personaje le interesa experimentar. Candelario la considera mañosa y pervertida. ¿no sabes que esa calor que brota de la tierra cuando ya se acerca el agua nueva hace salir de sus madrigueras a los chirringos?. 78-79. se requiere migrar. como cuando veo que aparece el chirringo y escucho decir a la gente ya no tarda en llegar el agua nueva.94 El aprendizaje supone movimiento. 78-79. no es posible ir derecho cuando se está viendo ‘que es torcido’. y entonces yo no sé me quedo pensando. En ese proceso. la reorganización mental e interna del sujeto en lo concerniente al cultivo de sus aptitudes creativas y de argumentación. Representaciones de las relaciones de género Representaciones de las relaciones de género En la vida de Candelario Navarro han circulado mujeres de todas las edades y colores. ‘saber las cosas positivamente. esperan resignadas que al hombre le guste lo que aparentan. y solía registrarlas en su diario de viajes como lo hacía don Emilio Barahona. lo que presupone una actitud reflexiva. ¿no sabes que esa calor que brota de la tierra cuando ya se acerca el agua nueva hace salir de sus madrigueras a los chirringos?. p. y entonces yo no sé me quedo pensando. La contemplación permite el disfrute. Ibíd. pues. aunque muchas veces salga el tiro por la culata. esperan ser elegidas. hasta que viene un viejo y rapidito me saca de dudas. don Manuel Ramos y doña María Ester que nacieron en El Molino y se murieron sin haber puesto los pies nunca más allá de Chocavento. 94. una explicación. los cuales promueven la reflexión. es poco lo que dice acerca de ellas. y efectivamente tiene razón. afirma el testimoniante. las discusiones entre ellas y con él por ce- 94. me dirá. Así aprendió a preparar tónicos y otros menesteres. Las mujeres siempre esperan. Candelario Navarro ha aprendido que el ser humano necesita creer. Pese a esto. solo que algunos tenemos la cabeza únicamente para criar piojos!95 El aprendizaje no académico de Candelario pasa por lo que él denomina especulación. En una ocasión encontró a una que no esperaba. El aprendizaje supone movimientos externos y en el pensamiento. estima que es necesario buscar un sentido a las creencias y no aceptarlas silenciosamente y sin pensar: El aprendizaje supone movimiento. en menos de lo que demoro para acomodarme y escucharlo ya me sacó de la ignorancia: ¡cómo carajo. 95. Ibíd. pp. 50. Básicamente se refiere a los lances amorosos y a sus actitudes frente a los hombres. Candelario la considera mañosa y pervertida. esperan resignadas que al hombre le guste lo que aparentan.. Candelario Navarro ha aprendido que el ser humano necesita creer. pp. de vías –evitando las necedades–. sin embargo. es poco lo que dice acerca de ellas. p. es como un viaje de exploración. Las mujeres tenían con él el compromiso de la fidelidad. Pese a esto. En una ocasión encontró a una que no esperaba. Las mujeres siempre esperan. y efectivamente tiene razón. una explicación. aunque muchas veces salga el tiro por la culata. pues. sin embargo. como cuando veo que aparece el chirringo y escucho decir a la gente ya no tarda en llegar el agua nueva. de vías –evitando las necedades–.94 mis padres. afirma el testimoniante.. hasta que viene un viejo y rapidito me saca de dudas. los cuales promueven la reflexión. como bien sostiene el testimoniante. las discusiones entre ellas y con él por ce- En la vida de Candelario Navarro han circulado mujeres de todas las edades y colores. don Manuel Ramos y doña María Ester que nacieron en El Molino y se murieron sin haber puesto los pies nunca más allá de Chocavento. . esperan ser elegidas. Ibíd. ‘saber las cosas positivamente. cambios e innovaciones en el mundo exterior e interior. lo que presupone una actitud reflexiva. En ese proceso. 50. Por eso a este personaje le interesa experimentar. explorar. Básicamente se refiere a los lances amorosos y a sus actitudes frente a los hombres. Las mujeres tenían con él el compromiso de la fidelidad. es como un viaje de exploración. El aprendizaje supone movimientos externos y en el pensamiento. solo que algunos tenemos la cabeza únicamente para criar piojos!95 porque toda relación tiene un significado. Precisa la búsqueda de sentidos. Así aprendió a preparar tónicos y otros menesteres. y solía registrarlas en su diario de viajes como lo hacía don Emilio Barahona. no es posible ir derecho cuando se está viendo ‘que es torcido’.. Precisa la búsqueda de sentidos.

‘era corremarido’. le llamaban «tresgüevos» porque la naturaleza le dio tres y eso le llenaba de orgullo. no aparece representada. Tello. Ella vivía con sus hijos. una muchacha curiosa. le llamaban «tresgüevos» porque la naturaleza le dio tres y eso le llenaba de orgullo. con el solo brillo encandelado que les salía de los ojos. En lugar de la estatua. Ibíd. se criaron y dejaron sus huesos. De su tía Norberta refiere que coincidentemente nacieron el mismo día. ellos trabajaron en el trapiche. 97. Candelario ha tenido varios hijos. Monseñor Undurraga escandalizado se opuso y declaró que serían castigados por la ley divina. simplemente señala que el único mundo que percibieron fue la tierra donde nacieron. autoridad que era el «promotor del relajo y la putería». De su tía Norberta refiere que coincidentemente nacieron el mismo día. 102.. También abusó de la mujer del tambero. sin marido. recuerda a su sobrina Amalia. se llevó a la hija por considerarlo ‘mujeriego’. También abusó de la mujer del tambero.. ella era «la verdadera no por mí.97 Había tenido más de cien mujeres y muchos hijos. la mística nacida de la relación incestuosa entre hermanos. Para Candelario. con quien se lleva muy bien. es tratada con consideración por el testimoniante.96 afirma. Candelario estuvo a su servicio personal. Gu (a quien recuerda con aprecio) trabajó con él y con Julio C. Se casó con Victoria. Alberto Denegri. Todos los abusos quedaban impunes. Las autoridades y los blancos como Alberto Denegri abusan de las mujeres.97 Había tenido más de cien mujeres y muchos hijos. 53. la tercera. Ana Roncagliolo y Gu. Al referirse a su familia. Al referirse a su familia. autoridad que era el «promotor del relajo y la putería». p. no aparece representada.96 afirma. pero en años distintos. a quien la alegría le brincaba en el cuerpo.98 afirma. el apego le duraba el momento del goce. Candelario estuvo a su servicio personal.. era Perico Ortiz el mejor amigo de su padre. el apego le duraba el momento del goce. Monseñor Undurraga escandalizado se opuso y declaró que serían castigados por la ley divina. ordenó al escultor Epifanio Benites le hiciera una estatua en su homenaje. sino por la ley». esculpieron a unos ángeles que tenían el rostro de Perico. una muchacha curiosa. se llevó a la hija por considerarlo ‘mujeriego’. Alberto Denegri. la tercera. Ibíd. los blancos no buscan la satisfacción sino el vicio y la degeneración. La segunda. ya que al hombre no se le debía tener sujeto ni amarrado. los blancos no buscan la satisfacción sino el vicio y la degeneración. Las autoridades y los blancos como Alberto Denegri abusan de las mujeres. sin marido. doña Eutimia. recuerda a su sobrina Amalia. ya que al hombre no se le debía tener sujeto ni amarrado. doña Eutimia. La primera se ocupaba del cuidado de sí misma.. . En lugar de la estatua. Esta muchacha no había ‘conocido hombre’ porque su sueño era ser monja y servir al señor. al enterarse de tamaño prodigio. 102.. pero en años distintos. las violan como a la hija de Andraya. se quejó donde Nicolás Roncagliolo. La relación entre sus padres. ella era «la verdadera no por mí. ordenó al escultor Epifanio Benites le hiciera una estatua en su homenaje. ‘era corremarido’. 98. esculpieron a unos ángeles que tenían el rostro de Perico. Ella vivía con sus hijos. a quien la alegría le brincaba en el cuerpo. los o por envidia estaban fuera de lugar. La madre. «de algún lugar secreto sacaba sus encantos y envolvía al hombre en una ternura perniciosa que hasta producía delirio porque yo he visto hombres desorbitados salir de la casa de mi tía Norberta». Candelario menciona a tres mujeres blancas: Marcela Denegri. Candelario menciona a tres mujeres blancas: Marcela Denegri. Un símbolo de masculinidad. 102. doña María Ester Arenaza y don Manuel Ramos Navarro. Todos los abusos quedaban impunes. Esta muchacha no había ‘conocido hombre’ porque su sueño era ser monja y servir al señor. Y. La madre. Candelario ha tenido varios hijos. se criaron y dejaron sus huesos. doña María Ester Arenaza y don Manuel Ramos Navarro. era Perico Ortiz el mejor amigo de su padre. a oscuras. 97. en la paila y en los cañaverales. ellos trabajaron en el trapiche. las violan como a la hija de Andraya. p. Cuando estaba sano era manso como un cordero. simplemente señala que el único mundo que percibieron fue la tierra donde nacieron. Ibíd. p. a oscuras. Se casó con Victoria. Ibíd. En el habla de Candelario no existe la palabra negro. Cuando estaba sano era manso como un cordero. p. al enterarse de tamaño prodigio. y de vez en cuando participaron de las fiestas encandeladas donde se bailaba el sambamalató. La relación entre sus padres. Ibíd. entre ellos Eduardo. En el habla de Candelario no existe la palabra negro. Gu (a quien recuerda con aprecio) trabajó con él y con Julio C. se quejó donde Nicolás Roncagliolo. «de algún lugar secreto sacaba sus encantos y envolvía al hombre en una ternura perniciosa que hasta producía delirio porque yo he visto hombres desorbitados salir de la casa de mi tía Norberta».58 Carolina Ortiz Fernández 58 Carolina Ortiz Fernández los o por envidia estaban fuera de lugar. viuda de Fracchia.98 afirma. en la paila y en los cañaverales. La primera se ocupaba del cuidado de sí misma. 102. La segunda. Ibíd. 53. Ana Roncagliolo y Gu. apenas tomaba se ponía a lucir su ‘hombría’. es tratada con consideración por el testimoniante. y de vez en cuando participaron de las fiestas encandeladas donde se bailaba el sambamalató. p.. 96. con el solo brillo encandelado que les salía de los ojos. la mística nacida de la relación incestuosa entre hermanos. Para Candelario. p. 96. sino por la ley». viuda de Fracchia. Un símbolo de masculinidad. apenas tomaba se ponía a lucir su ‘hombría’. con quien se lleva muy bien. entre ellos Eduardo. 98. Tello. Y.

o finalmente. delimitada con precisión por el cambio de los sujetos discursivos. un principio absoluto y un final absoluto. 260. pero en el momento del diálogo nos situamos en un momento histórico. Las fronteras de cada enunciado como unidad de la comunicación discursiva se determinan por el cambio de los sujetos discursivos. No constituye un reflejo de esas relaciones porque la dimensión literaria tiene su propia estructura lingüística. Los enunciados. Las relaciones dialógicas se producen entre el mundo representado y el que se encuentra fuera de este mundo. Todo enunciado. una acción respuesta basada de tal tipo de comprensión). éstos forman parte del dominio de la cultura de la que no puede ser apartada la producción literaria. posee. antes del comienzo están los enunciados de otros. Estética de la creación verbal. pero participa activamente en las relaciones dialógicas que están cruzadas por las relaciones de fuerza. Un hablante termina su enunciado para ceder la palabra al otro o para dar lugar a su comprensión activa como respuesta. en tanto discurso. delimitada con precisión por el cambio de los sujetos discursivos.1 Las fronteras de cada enunciado como unidad de la comunicación discursiva se determinan por el cambio de los sujetos discursivos. cada enunciado surge al interior de un diálogo. 1. es una práctica social que está atravesado por las relaciones de poder. pero participa activamente en las relaciones dialógicas que están cruzadas por las relaciones de fuerza.1 Los enunciadores y los oyentes-lectores nos encontramos en tiempos y espacios distintos. cada enunciado surge al interior de un diálogo. separados por muchos o pocos años de distancia. Como lo afirma Bajtin. en tanto oyente-lectora. textos seleccionados. Los lectores oímos voces. son productos culturales que pertene- 1. desde una breve réplica del diálogo cotidiano hasta una novela grande o un tratado científico. separados por muchos o pocos años de distancia. colonialidad y subalternidad Cada enunciado –texto literario– como forma objetiva de la cultura (que incluye formas lingüísticas y literarias) aparece en un momento histórico y en un medio social. entre el productor del texto y su interlocutor (lector u oyente). 1992. Como lo afirma Bajtin. No constituye un reflejo de esas relaciones porque la dimensión literaria tiene su propia estructura lingüística. textos seleccionados. después del final están los enunciados o respuestas de otros (o siquiera una comprensión silenciosa y activa del otro. pero en el momento del diálogo nos situamos en un momento histórico. posee. Los lectores oímos voces. Un hablante termina su enunciado para ceder la palabra al otro o para dar lugar a su comprensión activa como respuesta. Por eso. desde una breve réplica del diálogo cotidiano hasta una novela grande o un tratado científico. éstos forman parte del dominio de la cultura de la que no puede ser apartada la producción literaria. Todo enunciado. Los enunciados. p. una acción respuesta basada de tal tipo de comprensión). en tanto discurso. por la alternación de los hablantes. Madrid. un principio absoluto y un final absoluto. Al fluir entre lo intersubjetivo y lo individual no puede dejar de tocar miles de ‘hilos dialógicos’ porque el enunciado. es una práctica social que está atravesado por las relaciones de poder. son productos culturales que pertene- Los enunciadores y los oyentes-lectores nos encontramos en tiempos y espacios distintos. 1992. El enunciado no es una unidad convencional sino real. Mijail Bajtin. El enunciado no es una unidad convencional sino real. por la alternación de los hablantes. Siglo XXI. Madrid. vive en la frontera entre su contexto y el contexto ajeno. Siglo XXI.La letra y los cuerpos subyugados 59 La letra y los cuerpos subyugados 59 CAPÍTULO II CAPÍTULO II Heterogeneidad. antes del comienzo están los enunciados de otros. entre el productor del texto y su interlocutor (lector u oyente). Si abordamos los enunciados como portadores de discursos. 260. por decirlo así. Si abordamos los enunciados como portadores de discursos. en tanto oyente-lectora. o finalmente. Por eso. Al fluir entre lo intersubjetivo y lo individual no puede dejar de tocar miles de ‘hilos dialógicos’ porque el enunciado. vive en la frontera entre su contexto y el contexto ajeno. por decirlo así. es decir. después del final están los enunciados o respuestas de otros (o siquiera una comprensión silenciosa y activa del otro. Las relaciones dialógicas se producen entre el mundo representado y el que se encuentra fuera de este mundo. Cada enunciado –texto literario– como forma objetiva de la cultura (que incluye formas lingüísticas y literarias) aparece en un momento histórico y en un medio social. mi interpretación corresponde a esta época y a mis circunstancias. Mijail Bajtin. es decir. . mi interpretación corresponde a esta época y a mis circunstancias. colonialidad y subalternidad Heterogeneidad. p. Estética de la creación verbal.

lo que pone en crisis la representación en las instituciones sociales.3 y que Jorge Brioso denomina paradisciplinaria porque no es un trabajo fronterizo y marginal. cit. al menos en este trabajo introductorio.3 y que Jorge Brioso denomina paradisciplinaria porque no es un trabajo fronterizo y marginal. cultural y socialmente. con los suyos y en su mundo. políticas y discursivas (ciencias sociales. primero porque es obvio que sí habla. al tomar la palabra descentrarían la hegemonía de la alta cultura. lo que se acrecentó con el impacto de la crisis de representación. vale la pena precisar la pregunta que se hace y nos hace Antonio Cornejo Polar: cen a prácticas discursivas discontinuas y a sistemas históricos culturales disonantes. de margen y de frontera. Esta categoría involucra a los discriminados. entre otros –en el caso peruano–. y segundo porque lo que en realidad sucede es que los no subalternos no tenemos oídos para escucharlo. Los subordinados en las relaciones de poder. En América Latina las fronteras disciplinarias no se han establecido con la rigidez de otras experiencias. 3. Y dado que no todo está dicho y acabado. como lo señala John Beverley (ver: «Sobre la situación actual de estudios culturales». con los suyos y en su mundo. 220. un todo coherente. gracias al profesor Julio Ramos. parecen demostrarlo. al menos en este trabajo introductorio. en esta ocasión uso la categoría subalternidad no en reemplazo de la categoría clase ni tampoco pretende ser. lo que sucede es que en estas circunstancias me permite relacionar en las representaciones discursivas (que no son ajenas a las relaciones de poder) Los estudios culturales cuya propuesta parte de la fractura-transgresión de las fronteras disciplinarias (por eso la denominación de prácticas transdisciplinarias). oprimidos y explotados. el impacto de los nuevos movimientos sociales y del pensamiento posestructuralista. literatura. [1995] artículo basado en una conversación que sostuvo Beverley con Goffredo Diana y Vicente Lecuña –alumnos suyos– y que circuló entre los estudiantes de la maestría en Letras de la UASB [1996] gracias al autor-profesor) el modelo fundador de la idea de estudios culturales.). Texto que circuló entre los estudiantes de la maestría en Letras de la UASB (1996).). miembros de esta escuela y asociados al marxismo. en donde la mayoría de mujeres y los trabajadores se encuentran en condición de dominados. [1995] artículo basado en una conversación que sostuvo Beverley con Goffredo Diana y Vicente Lecuña –alumnos suyos– y que circuló entre los estudiantes de la maestría en Letras de la UASB [1996] gracias al autor-profesor) el modelo fundador de la idea de estudios culturales.2 ¿Qué pasa cuando quien emite la palabra es el subalterno? Por lo pronto no voy a caer en el elegante sofisma de Spivak para quien el subalterno como tal no puede hablar. cit.60 Carolina Ortiz Fernández 60 Carolina Ortiz Fernández cen a prácticas discursivas discontinuas y a sistemas históricos culturales disonantes. en esta ocasión uso la categoría subalternidad no en reemplazo de la categoría clase ni tampoco pretende ser. etc. op. El debate sobre estos aspectos está en curso. En este contexto. El debate sobre estos aspectos está en curso. Los estudios de Manuel González Prada. José Carlos Mariátegui. desde la historia y la sociología problematizaron sus disciplinas y el marxismo. «Los estudios culturales y la cultura cubana a partir de la década de los 80». primero porque es obvio que sí habla. lo que se acrecentó con el impacto de la crisis de representación.. un término armónico. políticas y discursivas (ciencias sociales. p. En este contexto. Los subordinados en las relaciones de poder. Esta categoría involucra a los discriminados. En América Latina las fronteras disciplinarias no se han establecido con la rigidez de otras experiencias. Escribir en el aire. etc.. de margen y de frontera. oprimidos y explotados. salvo cuando trasladamos su palabra al espacio de nuestra consuetudinaria estrategia decodificadora. gracias al profesor Julio Ramos. Thompson y Williams. Stuart Hall. y segundo porque lo que en realidad sucede es que los no subalternos no tenemos oídos para escucharlo. Stuart Hall. vale la pena precisar la pregunta que se hace y nos hace Antonio Cornejo Polar: ¿Qué pasa cuando quien emite la palabra es el subalterno? Por lo pronto no voy a caer en el elegante sofisma de Spivak para quien el subalterno como tal no puede hablar. y elocuentemente. 4. Jorge Brioso. «Los estudios culturales y la cultura cubana a partir de la década de los 80». Thompson y Williams. y elocuentemente. al tomar la palabra descentrarían la hegemonía de la alta cultura. miembros de esta escuela y asociados al marxismo. op. 4. Antonio Cornejo Polar y Aníbal Quijano. el impacto de los nuevos movimientos sociales y del pensamiento posestructuralista. cultural y socialmente. salvo cuando trasladamos su palabra al espacio de nuestra consuetudinaria estrategia decodificadora. lo que pone en crisis la representación en las instituciones sociales. Y dado que no todo está dicho y acabado. Antonio Cornejo Polar y Aníbal Quijano. un todo coherente. un término armónico. Los estudios de Manuel González Prada. como lo señala John Beverley (ver: «Sobre la situación actual de estudios culturales».4 incorpora en el debate la categoría subalternidad como consecuencia (entre otros factores) de la irrupción de los ‘marginados’ en el mundo en lo racial. entre otros –en el caso peruano–. literatura. 220. 3. . desde la historia y la sociología problematizaron sus disciplinas y el marxismo. José Carlos Mariátegui. Jorge Brioso. parecen demostrarlo. La escuela de Birmingham –universidad periférica creada después de la II Guerra Mundial por el gobierno laborista de Inglaterra– fue en cierto sentido. Escribir en el aire. 2. en donde la mayoría de mujeres y los trabajadores se encuentran en condición de dominados. sexual. sino un trabajo sobre los conceptos de límites. sexual. Texto que circuló entre los estudiantes de la maestría en Letras de la UASB (1996). sino un trabajo sobre los conceptos de límites. p.4 incorpora en el debate la categoría subalternidad como consecuencia (entre otros factores) de la irrupción de los ‘marginados’ en el mundo en lo racial. La escuela de Birmingham –universidad periférica creada después de la II Guerra Mundial por el gobierno laborista de Inglaterra– fue en cierto sentido.2 Los estudios culturales cuya propuesta parte de la fractura-transgresión de las fronteras disciplinarias (por eso la denominación de prácticas transdisciplinarias). lo que sucede es que en estas circunstancias me permite relacionar en las representaciones discursivas (que no son ajenas a las relaciones de poder) 2.

La letra y los cuerpos subyugados

61

La letra y los cuerpos subyugados

61

a las etnias, clases y género subordinados. Aunque como lo señala Baronov éstas
pueden ser incompatibles,5 yuxtaponerse, ignorarse o coincidir. Así, la subyugación
de la mujer se relaciona con el dominio y la explotación de los recursos simbólicos,
socioculturales y económicos de otros grupos etnosociales. La subjetividad de cada
grupo social se establece en diálogo con otras subjetividades.
La delimitación del corpus tiene un corte de género y étnico que implica problematizar la relación entre literatura y subalternidad. Para fines de este trabajo defino subalternidad, como las múltiples y diversas formas de discriminación, dominio y explotación que se definen como resultado de las relaciones de poder y que se
legitiman en el imaginario como signos de inferioridad y subordinación en específicas condiciones históricas.
Sin esencializar al subalterno, en las líneas que siguen, ensayo interpretar lo
que ocurre cuando los grupos subordinados en lo etnosocial y en las relaciones de
género abordan el discurso literario canónico, ¿se descentra esta autoridad?, ¿se liberan voces alternativas? Asimismo, indago sobre las representaciones de los elementos que se consideran referentes ‘propios’ de los grupos subordinados. Para esto relacionaré las luchas simbólicas o sistemas de dominación por lo que y por medio del cual se lucha, así como sus códigos de autonomía, con las formaciones objetivas de los grupos subordinados; las cuales estarían vinculadas a los acontecimientos que transitan en las heterogéneas esferas de producción económica que pertenecen a heterogeneidades histórico-estructurales y culturales que, como lo expresa Quijano, no se refieren solamente a la diversidad o a la multiplicidad de formas
de la realidad, sino, en primer lugar, a

a las etnias, clases y género subordinados. Aunque como lo señala Baronov éstas
pueden ser incompatibles,5 yuxtaponerse, ignorarse o coincidir. Así, la subyugación
de la mujer se relaciona con el dominio y la explotación de los recursos simbólicos,
socioculturales y económicos de otros grupos etnosociales. La subjetividad de cada
grupo social se establece en diálogo con otras subjetividades.
La delimitación del corpus tiene un corte de género y étnico que implica problematizar la relación entre literatura y subalternidad. Para fines de este trabajo defino subalternidad, como las múltiples y diversas formas de discriminación, dominio y explotación que se definen como resultado de las relaciones de poder y que se
legitiman en el imaginario como signos de inferioridad y subordinación en específicas condiciones históricas.
Sin esencializar al subalterno, en las líneas que siguen, ensayo interpretar lo
que ocurre cuando los grupos subordinados en lo etnosocial y en las relaciones de
género abordan el discurso literario canónico, ¿se descentra esta autoridad?, ¿se liberan voces alternativas? Asimismo, indago sobre las representaciones de los elementos que se consideran referentes ‘propios’ de los grupos subordinados. Para esto relacionaré las luchas simbólicas o sistemas de dominación por lo que y por medio del cual se lucha, así como sus códigos de autonomía, con las formaciones objetivas de los grupos subordinados; las cuales estarían vinculadas a los acontecimientos que transitan en las heterogéneas esferas de producción económica que pertenecen a heterogeneidades histórico-estructurales y culturales que, como lo expresa Quijano, no se refieren solamente a la diversidad o a la multiplicidad de formas
de la realidad, sino, en primer lugar, a

fenómenos de carácter distinto, con procesos y tendencias propias, que sin embargo pueden articularse o ser articulados en una estructura conjunta y tendencias o ‘lógicas’ de movimiento conjunto. Segundo, a diferencia del eurocentrismo, en cualquiera de esas versiones, exige una idea de totalidad como articulación de discontinuidades y heterogeneidades. Esa es una de las piedras de toque de una racionalidad no-eurocentrista.6

fenómenos de carácter distinto, con procesos y tendencias propias, que sin embargo pueden articularse o ser articulados en una estructura conjunta y tendencias o ‘lógicas’ de movimiento conjunto. Segundo, a diferencia del eurocentrismo, en cualquiera de esas versiones, exige una idea de totalidad como articulación de discontinuidades y heterogeneidades. Esa es una de las piedras de toque de una racionalidad no-eurocentrista.6

Los puntos de vista de Aníbal Quijano, sobre la colonialidad del poder y del
imaginario, permitirán ubicar históricamente la categoría subalternidad, ya que
aquella empezó en 1492 con una sistemática represión que recayó sobre los diversos modos de conocer, de «producir conocimiento, de producir perspectivas, imágenes y sistemas de imágenes, símbolos, modos de significación; sobre los recursos,
patrones e instrumentos de expresión formalizada y objetivada, intelectual o visual.

Los puntos de vista de Aníbal Quijano, sobre la colonialidad del poder y del
imaginario, permitirán ubicar históricamente la categoría subalternidad, ya que
aquella empezó en 1492 con una sistemática represión que recayó sobre los diversos modos de conocer, de «producir conocimiento, de producir perspectivas, imágenes y sistemas de imágenes, símbolos, modos de significación; sobre los recursos,
patrones e instrumentos de expresión formalizada y objetivada, intelectual o visual.

5.

5.

6.

David Baronov, «Historiografía marxista y subalternidad. ¿El proletariado desplazado o el proletariado desfigurado?, en Anuario Mariateguiano, compilado por Aníbal Quijano en el capítulo la Escena Contemporánea (Lima), 8 (1996).
Aníbal Quijano, «El silencio y la escritura», Quehacer, (Lima), 107 (1997): 81.

6.

David Baronov, «Historiografía marxista y subalternidad. ¿El proletariado desplazado o el proletariado desfigurado?, en Anuario Mariateguiano, compilado por Aníbal Quijano en el capítulo la Escena Contemporánea (Lima), 8 (1996).
Aníbal Quijano, «El silencio y la escritura», Quehacer, (Lima), 107 (1997): 81.

62

Carolina Ortiz Fernández

62

Carolina Ortiz Fernández

Fue seguida por la imposición del uso de los propios patrones de expresión de los
dominantes»;7 por lo que la subalternidad en América Latina estaría vinculada estrechamente a la colonialidad del poder.
Sin embargo, los dominados reelaboran y resemantizan los códigos simbólico-culturales porque suelen encontrar resquicios y fragmentos de autonomía que les
permite sobrevivir y resistir y/o, a la vez, ser dominados.

Fue seguida por la imposición del uso de los propios patrones de expresión de los
dominantes»;7 por lo que la subalternidad en América Latina estaría vinculada estrechamente a la colonialidad del poder.
Sin embargo, los dominados reelaboran y resemantizan los códigos simbólico-culturales porque suelen encontrar resquicios y fragmentos de autonomía que les
permite sobrevivir y resistir y/o, a la vez, ser dominados.

El universo de relaciones intersubjetivas en América Latina, está constituido no
solo de subjetividades diversas, sino históricamente heterogéneas y al mismo tiempo
clasificadas y jerarquizadas en un poder cuyo carácter básico es su colonialidad. Esas
subjetividades buscan liberarse de esa colonialidad, no únicamente por vocación de
identidades, diferencias y exclusiones, sino porque solo de ese modo puede ser posible, realmente, que las gentes sean libres de optar por las orientaciones culturales que
sus necesidades, facultades o preferencias requieran.8

El universo de relaciones intersubjetivas en América Latina, está constituido no
solo de subjetividades diversas, sino históricamente heterogéneas y al mismo tiempo
clasificadas y jerarquizadas en un poder cuyo carácter básico es su colonialidad. Esas
subjetividades buscan liberarse de esa colonialidad, no únicamente por vocación de
identidades, diferencias y exclusiones, sino porque solo de ese modo puede ser posible, realmente, que las gentes sean libres de optar por las orientaciones culturales que
sus necesidades, facultades o preferencias requieran.8

Pese a las distancias que pueden haber entre Bajtin y Foucault, también se hallan puntos de encuentro, como cuando se refieren a la posibilidad del devenir de un
espíritu unitario en el discurso literario;9 y consideran que, por el contrario, lo que
suele ocurrir es la contraposición de muchas conciencias que no se funden en la unidad.10 Parten del reconocimiento que detrás de una voz hay muchas voces, voces
que se producen en un lugar de enunciación; de este modo, en el discurso se traducirían las luchas simbólicas que estarían ligadas al deseo y al poder. Esto puede percibirse en lo que Bajtin denominó textos monológicos y polifónicos. En los primeros, el enunciante controla los discursos de los personajes; en los segundos se descubren campos de poder que se expresan en las voces heterogéneas que dialogan y/o
se enfrentan. Entendemos, como finalmente lo reconoce Cornejo Polar, que «en términos de Bajtin no todo diálogo es dialéctico».11 Es decir, el diálogo no supone, necesariamente, una síntesis superadora de los conflictos.
Si la escritura, entre otros factores, fuese el lugar desde donde la palabra de
los grupos sociales subalternos desencajaría y desterritorializaría, de modo paradójico, la cultura letrada y el falocentrismo, habría que interrogarse si esto implica la
descolonización, la ruina o, más bien, la tensión de las representaciones (entendida
como en lugar de), lo cual presupondría el surgimiento de discursos contrahegemónicos con respecto a una voluntad de verdad saber-poder que, como lo sostiene Fou-

Pese a las distancias que pueden haber entre Bajtin y Foucault, también se hallan puntos de encuentro, como cuando se refieren a la posibilidad del devenir de un
espíritu unitario en el discurso literario;9 y consideran que, por el contrario, lo que
suele ocurrir es la contraposición de muchas conciencias que no se funden en la unidad.10 Parten del reconocimiento que detrás de una voz hay muchas voces, voces
que se producen en un lugar de enunciación; de este modo, en el discurso se traducirían las luchas simbólicas que estarían ligadas al deseo y al poder. Esto puede percibirse en lo que Bajtin denominó textos monológicos y polifónicos. En los primeros, el enunciante controla los discursos de los personajes; en los segundos se descubren campos de poder que se expresan en las voces heterogéneas que dialogan y/o
se enfrentan. Entendemos, como finalmente lo reconoce Cornejo Polar, que «en términos de Bajtin no todo diálogo es dialéctico».11 Es decir, el diálogo no supone, necesariamente, una síntesis superadora de los conflictos.
Si la escritura, entre otros factores, fuese el lugar desde donde la palabra de
los grupos sociales subalternos desencajaría y desterritorializaría, de modo paradójico, la cultura letrada y el falocentrismo, habría que interrogarse si esto implica la
descolonización, la ruina o, más bien, la tensión de las representaciones (entendida
como en lugar de), lo cual presupondría el surgimiento de discursos contrahegemónicos con respecto a una voluntad de verdad saber-poder que, como lo sostiene Fou-

7.
8.
9.
10.

7.
8.
9.
10.

Aníbal Quijano, «Colonialidad y modernidad-racionalidad», Perú Indígena (México), 29 (1991): 12.
«El silencio y la escritura», op. cit., p. 81.
En la teoría del discurso, incluso los textos no literarios son relatos.
Mijail Bajtin, Problemas de la poética de Dostoievski, Bogotá, FCE, 1993. Michael Foucault, El orden del discurso, España, Tusquets Editores, 1987.
11. Antonio Cornejo Polar, «Mestizaje, transculturación, heterogeneidad», en Asedios a la heterogeneidad cultural, compilación de José Antonio Mazzotti y de Juan Zevallos, USA, Asociación Internacional de Peruanistas, 1996, p. 55.

Aníbal Quijano, «Colonialidad y modernidad-racionalidad», Perú Indígena (México), 29 (1991): 12.
«El silencio y la escritura», op. cit., p. 81.
En la teoría del discurso, incluso los textos no literarios son relatos.
Mijail Bajtin, Problemas de la poética de Dostoievski, Bogotá, FCE, 1993. Michael Foucault, El orden del discurso, España, Tusquets Editores, 1987.
11. Antonio Cornejo Polar, «Mestizaje, transculturación, heterogeneidad», en Asedios a la heterogeneidad cultural, compilación de José Antonio Mazzotti y de Juan Zevallos, USA, Asociación Internacional de Peruanistas, 1996, p. 55.

La letra y los cuerpos subyugados

63

La letra y los cuerpos subyugados

63

cault, ha buscado apoyo sobre lo verosímil, sobre el discurso ‘verdadero’, institucionalizando un orden del discurso. La tensión sería ocasionada por las múltiples fuerzas heterogéneas que viven en el límite, en los bordes, en la periferia en relación a
lo simbólico cultural sociomasculino de la cultura letrada y a toda relación de poder.

cault, ha buscado apoyo sobre lo verosímil, sobre el discurso ‘verdadero’, institucionalizando un orden del discurso. La tensión sería ocasionada por las múltiples fuerzas heterogéneas que viven en el límite, en los bordes, en la periferia en relación a
lo simbólico cultural sociomasculino de la cultura letrada y a toda relación de poder.

1. EL HABLANTE EN LOS CUATRO TEXTOS

1. EL HABLANTE EN LOS CUATRO TEXTOS

Sujeto escindido. Discurso monológico y homogenizante
en Aves sin nido

Sujeto escindido. Discurso monológico y homogenizante
en Aves sin nido

En Aves sin nido, el sujeto de la enunciación es una mujer en cuyo discurso
se conjugan dos universos culturales y un discurso burgués liberal positivista, teñido de una versión señorial-misti y cristiana. Sus personajes, a pesar de representar
campos de poder heterogéneos, no fluyen libremente, pues la enunciadora controla
sus discursos. Oye las voces hegemónicas, discute con ellas; pero quien tiene la última palabra, finalmente, es ella.
Su enfoque de género está ligado a la imagen sacralizada de la mujer que proviene de la imagen cristiana de la Virgen madre. El virtuosismo de María se traslada a los personajes mujeres ya sean indias, blancas o mestizas. Todas ellas, pese a
encontrarse en una situación subordinada en las relaciones de género, son consideradas superiores a los varones por ejercer el magisterio de la maternidad. Este natural virtuosismo debía ser encaminado y guiado por los varones ilustrados.
La enunciadora sostiene:

En Aves sin nido, el sujeto de la enunciación es una mujer en cuyo discurso
se conjugan dos universos culturales y un discurso burgués liberal positivista, teñido de una versión señorial-misti y cristiana. Sus personajes, a pesar de representar
campos de poder heterogéneos, no fluyen libremente, pues la enunciadora controla
sus discursos. Oye las voces hegemónicas, discute con ellas; pero quien tiene la última palabra, finalmente, es ella.
Su enfoque de género está ligado a la imagen sacralizada de la mujer que proviene de la imagen cristiana de la Virgen madre. El virtuosismo de María se traslada a los personajes mujeres ya sean indias, blancas o mestizas. Todas ellas, pese a
encontrarse en una situación subordinada en las relaciones de género, son consideradas superiores a los varones por ejercer el magisterio de la maternidad. Este natural virtuosismo debía ser encaminado y guiado por los varones ilustrados.
La enunciadora sostiene:

Si la mujer, por regla general, es un diamante en bruto, y al hombre y a la educación les toca convertirlo en brillante, dándole los quilates de satisfacción, también a
la naturaleza está confiada mucha parte de la explotación de los mejores sentimientos
de la mujer cuando llega a ser madre.12

Si la mujer, por regla general, es un diamante en bruto, y al hombre y a la educación les toca convertirlo en brillante, dándole los quilates de satisfacción, también a
la naturaleza está confiada mucha parte de la explotación de los mejores sentimientos
de la mujer cuando llega a ser madre.12

Este magisterio las haría nobles, bondadosas, capaces de cualquier sacrificio
y, por lo mismo, capaces de asumir la misión de salvar a sus parejas y por lo tanto a
sus familias. No obstante, la única que encarna la imagen de la Virgen es Lucía Marín; una mujer blanca, a quien Marcela Yupanqui recurre porque ha visto en ella la
cara de la Virgen, y es esto lo que le inspira confianza para pedirle ayuda con el fin
de salvar a Juan, quien atormentado por las presiones del reparto, ha pensado en el
suicidio.

Este magisterio las haría nobles, bondadosas, capaces de cualquier sacrificio
y, por lo mismo, capaces de asumir la misión de salvar a sus parejas y por lo tanto a
sus familias. No obstante, la única que encarna la imagen de la Virgen es Lucía Marín; una mujer blanca, a quien Marcela Yupanqui recurre porque ha visto en ella la
cara de la Virgen, y es esto lo que le inspira confianza para pedirle ayuda con el fin
de salvar a Juan, quien atormentado por las presiones del reparto, ha pensado en el
suicidio.

12. Clorinda Matto de Turner, op. cit., p. 70.

12. Clorinda Matto de Turner, op. cit., p. 70.

en ausencia de su esposo. y a éste de una innata inteligencia. el cura encarnan el mal. asume la misión de ‘salvar’ a Juan Yupanqui y a su familia. en la entrevista respectiva. sobre todo los mestizos.. que deis por terminada esa deuda que pesa sobre la familia de Juan Yupanqui». por lo mismo he observado de cer- 13. personajes indígenas. con la consiguiente moraleja correctiva para aquéllos y el homenaje y admiración para éstas […] Amo con amor de ternura a la raza indígena. buscó entrevistarse con el cura Pascual y con el gobernador Sebastián Pancorbo. que es puro amor. los nuevos ‘notables’ en las relaciones de poder: el gobernador. casi todas representan el bien y la virtud como cualidad natural proveniente del ejercicio materno. que es puro amor. además. Haciendo acopio de amabilidad. el subprefecto. con la consiguiente moraleja correctiva para aquéllos y el homenaje y admiración para éstas […] Amo con amor de ternura a la raza indígena. Pese a que la mayoría de las mujeres de todos los grupos sociales y étnicos se encuentran en una situación subordinada en las relaciones de género. Juan Yupanqui e Isidro Champí. y a éste de una innata inteligencia. Pese a que la mayoría de las mujeres de todos los grupos sociales y étnicos se encuentran en una situación subordinada en las relaciones de género. ternura y esperanza. p. y por eso vengo a pedirte. exigió: «— En nombre de la religión cristiana. en ausencia de su esposo. y junto a Lucía Marín se convierten en paladines de la batalla de los buenos contra los malos. Lucía Marín. buscó entrevistarse con el cura Pascual y con el gobernador Sebastián Pancorbo. exigió: «— En nombre de la religión cristiana. Su representación de mujer blanca. laboriosos y buenos. que esto es desvarío. personajes indígenas. pues la literatura como institución debía cumplir una función social. Manuel y Fernando. tienen una conducta intachable. Juan Yupanqui e Isidro Champí. que deis por terminada esa deuda que pesa sobre la familia de Juan Yupanqui».64 Carolina Ortiz Fernández 64 Carolina Ortiz Fernández — Tú tienes la cara de la Virgen a quien rezamos el ALABADO.. La mujer escritora debía hacer uso de esa capacidad en la creación literaria. son representados como sus mujeres. por el contrario. se les considera el ‘ángel del hogar’. Ibíd. basada en una sólida formación cristiana. 13.13 Mientras doña Petronila y Martina Champí también asumen la misión de salvar a sus respectivos maridos. casi todas representan el bien y la virtud como cualidad natural proveniente del ejercicio materno. pues la literatura como institución debía cumplir una función social. 31.13 — Tú tienes la cara de la Virgen a quien rezamos el ALABADO. señor cura. Ibíd. Esa capacidad afectiva se expresaría incluso en las ‘bellas letras’. razonamiento y valentía.. ingenuos. La mujer escritora debía hacer uso de esa capacidad en la creación literaria. a quienes. Yo quiero salvar a mi marido. ética y política: la novela tiene que ser la fotografía que estereotipe los vicios y las virtudes de un pueblo. señoracha. asume la misión de ‘salvar’ a Juan Yupanqui y a su familia. por lo mismo he observado de cer- la novela tiene que ser la fotografía que estereotipe los vicios y las virtudes de un pueblo. y junto a Lucía Marín se convierten en paladines de la batalla de los buenos contra los malos. además. que nos mandó dar todo a los pobres. Esa capacidad afectiva se expresaría incluso en las ‘bellas letras’. la naturaleza habría dotado a la mujer de una innata capacidad afectiva muy superior a la del varón. 31. instruida y cristiana. El me ha dicho al salir: «Uno de estos días he de arrojarme al río porque ya no puedo con mi vida. p. Lucía Marín. En la representación de las relaciones de género se entrecruzan una concepción cristiana y positivista con un punto de vista aún patriarcal. que esto es desvarío. el cura encarnan el mal. p. ternura y esperanza. pero tienen el ánimo quebrantado y solo ansían morir. 14. la naturaleza habría dotado a la mujer de una innata capacidad afectiva muy superior a la del varón. os pido. son representados como sus mujeres. pese al surgimiento de las primeras manifestaciones del feminismo.. los nuevos ‘notables’ en las relaciones de poder: el gobernador. así como su pertenencia a una nueva fracción social desconocida en el pueblo le da cierto poder para enfrentarse a ellas. El me ha dicho al salir: «Uno de estos días he de arrojarme al río porque ya no puedo con mi vida. 41. ética y política: Mientras doña Petronila y Martina Champí también asumen la misión de salvar a sus respectivos maridos. 14. Mientras que la mayoría de varones. Su representación de mujer blanca. así como su pertenencia a una nueva fracción social desconocida en el pueblo le da cierto poder para enfrentarse a ellas. tienen una conducta intachable. os pido. 41. pero tienen el ánimo quebrantado y solo ansían morir. y quisiera matarte a ti antes de entregar mi cuerpo al agua» y ya ves.14 Lucía es la única mujer que tiene el coraje de enfrentar a las autoridades del pueblo. son ilustrados y blancos. sobre todo los mestizos. Además del virtuosismo y la pureza de María. a quienes. Ibíd. laboriosos y buenos. Yo quiero salvar a mi marido. razonamiento y valentía. . se les considera el ‘ángel del hogar’.14 Lucía es la única mujer que tiene el coraje de enfrentar a las autoridades del pueblo. que nos mandó dar todo a los pobres. Ibíd. ingenuos. Haciendo acopio de amabilidad. y por eso vengo a pedirte. por el contrario. basada en una sólida formación cristiana. instruida y cristiana. p. pese al surgimiento de las primeras manifestaciones del feminismo. señor cura. en nombre de vuestro Maestro. y quisiera matarte a ti antes de entregar mi cuerpo al agua» y ya ves. el subprefecto. Además del virtuosismo y la pureza de María. señoracha. son ilustrados y blancos. en la entrevista respectiva. Manuel y Fernando. Mientras que la mayoría de varones. En la representación de las relaciones de género se entrecruzan una concepción cristiana y positivista con un punto de vista aún patriarcal. en nombre de vuestro Maestro.

explotados en la noche de la ignorancia. aún cuando solo el interés de estudio motive la observación de costumbres que la mayoría de peruanos ignoran y que lamenta un reducido número de personas. La ignorancia de las masas debía ser combatida con una instrucción basada en la creencia de un ser superior.. y como llega a ser parte en el dolor. 66. hacen que unos pocos «comercien con la ignorancia y la consiguiente sumisión de las masas». «tribus salvajes de las incultas montañas del Ucayali y el Madre de Dios». encantadoras por su sencillez. Matrimonios de este tipo y unos elementales años de instrucción hicieron posible la movilidad social de los mestizos. la muerte del pueblo indígena: 15. y la abyección a que someten esa raza aquellos mandones de villorrio. 66. afirma la enunciadora: «contemplaríamos convertidos en lobos rabiosos a los corderos apacibles de la víspera». . pues en los primeros enunciados ruega a Dios la extinción. Le interesa denunciar sus condiciones de vida.. estas relaciones despóticas y autoritarias habían convertido en ‘bestias productoras’ a los «hermanos que sufren.17 Al enfoque cristiano de las relaciones de género se une un discurso liberal progresista y de solidaridad con los grupos sociales étnica y socialmente dominados. 66. 17. la muerte del pueblo indígena: Los indios viven en pueblos de ‘costumbres viciosas’. de la buena fe de los párrocos y la depravación de las autoridades.. encantadoras por su sencillez. Ibíd. La abismal desigualdad social se debe a las relaciones de dominio y de explotación que ejercen los ‘notables’ sobre los naturales. en primera persona y en mayor parte en tercera persona. 66. p. martirizados en las tinieblas que piden luz».. Ibíd.18 Las nuevas autoridades son mestizos arribistas. 17.La letra y los cuerpos subyugados 65 La letra y los cuerpos subyugados 65 ca sus costumbres.19 El sujeto de la enunciación se muestra contradictorio. para explicarse la simpatía que brota sin sentirlo en los corazones nobles. 16. en donde la falta de escuelas. ver proemio. 40. explotados en la noche de la ignorancia.. que. Los canibus y huachipaires. ver proemio. expresa su simpatía y solidaridad hacia la ‘raza’ oprimida. de la buena fe de los párrocos y la depravación de las autoridades. 15. Se convirtieron en jefes de las familias terratenientes-gamonales.15 La enunciadora. p.16 Era preciso ver de cerca aquellas desheredadas criaturas y escuchar de sus labios en su expresivo idioma.17 Al enfoque cristiano de las relaciones de género se une un discurso liberal progresista y de solidaridad con los grupos sociales étnica y socialmente dominados. 18. Ibíd.19 El sujeto de la enunciación se muestra contradictorio. p. Ibíd.. expresa su simpatía y solidaridad hacia la ‘raza’ oprimida. y como llega a ser parte en el dolor. si varían de nombre. el relato de su actualidad. La ignorancia de las masas debía ser combatida con una instrucción basada en la creencia de un ser superior. La abismal desigualdad social se debe a las relaciones de dominio y de explotación que ejercen los ‘notables’ sobre los naturales.. El nuevo estatus lo consiguieron al contraer matrimonio con alguna hija de notable caída en desgracia por la acción de un mal cura o por favores políticos. El nuevo estatus lo consiguieron al contraer matrimonio con alguna hija de notable caída en desgracia por la acción de un mal cura o por favores políticos. Se convirtieron en jefes de las familias terratenientes-gamonales. Le interesa denunciar sus condiciones de vida. el relato de su actualidad. para explicarse la simpatía que brota sin sentirlo en los corazones nobles. no degeneran siquiera del epíteto de tiranos. representan la barbarie. Ibíd. sin ella. no degeneran siquiera del epíteto de tiranos. Matrimonios de este tipo y unos elementales años de instrucción hicieron posible la movilidad social de los mestizos. Los canibus y huachipaires. representan la barbarie. p. porque la mayoría de los peruanos las ignoran: La enunciadora. p.. en donde la falta de escuelas. sin ella. 19. Ibíd. ver proemio. 16. aún cuando solo el interés de estudio motive la observación de costumbres que la mayoría de peruanos ignoran y que lamenta un reducido número de personas. porque la mayoría de los peruanos las ignoran: Era preciso ver de cerca aquellas desheredadas criaturas y escuchar de sus labios en su expresivo idioma. que. Ibíd. si varían de nombre. 18. alejados de la verdadera civilización y del progreso.15 ca sus costumbres. «tribus salvajes de las incultas montañas del Ucayali y el Madre de Dios»..16 Los indios viven en pueblos de ‘costumbres viciosas’. y la abyección a que someten esa raza aquellos mandones de villorrio. estas relaciones despóticas y autoritarias habían convertido en ‘bestias productoras’ a los «hermanos que sufren. Ibíd. afirma la enunciadora: «contemplaríamos convertidos en lobos rabiosos a los corderos apacibles de la víspera». Ibíd. alejados de la verdadera civilización y del progreso. ver proemio. pues en los primeros enunciados ruega a Dios la extinción. en primera persona y en mayor parte en tercera persona.. hacen que unos pocos «comercien con la ignorancia y la consiguiente sumisión de las masas». 19.18 Las nuevas autoridades son mestizos arribistas. Ibíd. 40. martirizados en las tinieblas que piden luz». p.

Más adelante. p. p. Ibíd. al otro lado del patio.22 El portón estaba cerrado. Los indios (desindianizados) se convertirían en una pujante y laboriosa fuerza de trabajo. ejercitando su bondad decrete la extinción de la raza indígena. Ibíd. La nación se convierte en un proyecto comparable a una gran familia patriarcal que debía estar dirigida por una fracción social burguesa. la tecnología y el trabajo serían los elementos centrales de un proyecto que permitiría liberar a los indígenas del oprobio con la consiguiente mejora de los pueblos del país. cit. El enfoque de género y las relaciones étnicas y sociales se representan y establecen a partir de los recuerdos de Ximena. 22. a través de los Marín y de Manuel. Laura Riesco. p. La enunciadora –alter ego de la autora– y la fracción social representada por los Marín. 21.. el pecho le latía furiosamente en la anticipación de atreverse a mirar a la loca atada al gigante ficus del fondo. 66. El enfoque de género y las relaciones étnicas y sociales se representan y establecen a partir de los recuerdos de Ximena. que después de haber ostentado la grandeza imperial. los cuales refieren los diálogos que se habrían producido entre ella y los miembros. la extinción. como guardando un distanciamiento que clausura ciertos significados por el dolor que causa al personaje: En Ximena de dos caminos el sujeto de la enunciación es una mujer que cede la palabra y dialoga con el personaje protagónico. p. ¡Plegue a Dios. ya que no es posible que recupere su dignidad ni ejercite sus derechos. 66. bebe el lodo del oprobio. empleados y amigos de su familia. 16. En primera persona y en plural interpela: «Ataquemos las costumbres viciosas de un pueblo». Los indios (desindianizados) se convertirían en una pujante y laboriosa fuerza de trabajo. op. p. ejercitando su bondad decrete la extinción de la raza indígena. que algún día. sostiene que la educación basada en los principios del cristianismo puro. 21. el pecho le latía furiosamente en la anticipación de atreverse a mirar a la loca atada al gigante ficus del fondo. 131.. constituirían un nosotros. la extinción. En primera persona y en plural interpela: «Ataquemos las costumbres viciosas de un pueblo». Manuel e incluso los lectores persuadidos por su discurso. los cuales refieren los diálogos que se habrían producido entre ella y los miembros. cristiana. ya que no es posible que recupere su dignidad ni ejercite sus derechos. ¡Plegue a Dios. que algún día. constituirían un nosotros... Ibíd. sostiene que la educación basada en los principios del cristianismo puro. la tecnología y el trabajo serían los elementos centrales de un proyecto que permitiría liberar a los indígenas del oprobio con la consiguiente mejora de los pueblos del país. Laura Riesco. que después de haber ostentado la grandeza imperial. pero Ximena no tuvo dificultad en mover el pasador de fierro que brillaba y le calentaba casi hasta el dolor la yema fría de los dedos.66 Carolina Ortiz Fernández 66 Carolina Ortiz Fernández ¡Ah! plegue a Dios. e integrada por los esfuerzos de intelectuales representados en espíritus jóvenes como Manuel. El discurso literario propone unificar a la patria fragmentada para hacer de ella una gran nación que integre y homogenice a la sociedad peruana. como guardando un distanciamiento que clausura ciertos significados por el dolor que causa al personaje: El portón estaba cerrado. cristiana. cuyo proyecto sería integrar una gran familia. cit.21 teniendo como cimiento la instrucción basada en un ‘Ser Supremo que dé nociones de humanidad y de respeto a los derechos de otro’. La nación se convierte en un proyecto comparable a una gran familia patriarcal que debía estar dirigida por una fracción social burguesa. 131. cuyo proyecto sería integrar una gran familia.21 teniendo como cimiento la instrucción basada en un ‘Ser Supremo que dé nociones de humanidad y de respeto a los derechos de otro’.20 Más adelante. 16. Manuel e incluso los lectores persuadidos por su discurso. bebe el lodo del oprobio. blanca y letrada. 22.20 ¡Ah! plegue a Dios. . El pasado aparece muy escasamente.. a través de los Marín y de Manuel. e integrada por los esfuerzos de intelectuales representados en espíritus jóvenes como Manuel. El discurso literario propone unificar a la patria fragmentada para hacer de ella una gran nación que integre y homogenice a la sociedad peruana. Ibíd. al otro lado del patio.. empleados y amigos de su familia. p. Como siempre que cruzaba a la zona prohibida. El pasado aparece muy escasamente. 20. Polifonía y heterogeneidad en Ximena de dos caminos Polifonía y heterogeneidad en Ximena de dos caminos En Ximena de dos caminos el sujeto de la enunciación es una mujer que cede la palabra y dialoga con el personaje protagónico.22 20. blanca y letrada. pero Ximena no tuvo dificultad en mover el pasador de fierro que brillaba y le calentaba casi hasta el dolor la yema fría de los dedos. Como siempre que cruzaba a la zona prohibida. op. La enunciadora –alter ego de la autora– y la fracción social representada por los Marín.

.. pero también se distancia. El uso de la tercera persona induce a pensar que el sujeto de la enunciación asume la distancia necesaria para adoptar la decisión poética de dejar fluir a los personajes. no tiene la melena corta y lacia. nos vamos a buscar choros»23 La enunciadora se involucra. el hablante afirma el yo ajeno. p. Sin embargo. se llaman y se niegan: El uso del presente para referirse al pasado es una manera de expresar que éste está vivo e inacabado. la acompaña. pp. La tensión. Al identificar un tú. 24. 217-218. se llaman y se niegan: quieren hacerse una. vas borrando tus temores en una comunión sin palabras. sube. 23. Cada uno tiene un carácter inconcluso y por lo tanto abierto. 24. 165. líquida y corpórea a la vez. los brazos escuálidos de Ximena. pues le da acceso a un proceso de liberación y de reconciliación consigo misma.. no es ella. la certeza de tus mezquindades diarias se aligeran en tu pecho y ausentándote por entero de lo que no sea una entrega total a tu charca. Sin embargo. líquida y corpórea a la vez. En el último capítulo. Al identificar un tú. Ibíd. el quinto capítulo. La ficción del testimonio oral de Ximena es recogida por una mujer letrada que la conmina a hablar. baja con Ximena. sube.25 Dialogan la oralidad y la escritura. Tú carga de culpas. el quinto capítulo.. Ibíd.. En los ratos que pasas a la orilla de tu charca las sombras que te persiguen como una nube de mariposas nocturnas se van poco a poco esfumando. Este mismo proceso se da entre el sujeto de la escritura y el personaje protagónico. En el último capítulo. 217-218. La enunciadora dialoga con el personaje.25 Dialogan la oralidad y la escritura. 25. y son para cada una irreversiblemente dos. p. quiere recapitular la me- El desdoblamiento de su ser no le produce temor sino más bien sorpresa y más tarde sosiego. y son para cada una irreversiblemente dos. El uso de la tercera persona induce a pensar que el sujeto de la enunciación asume la distancia necesaria para adoptar la decisión poética de dejar fluir a los personajes. 165. Ibíd. en un párrafo de «La costa». la certeza de tus mezquindades diarias se aligeran en tu pecho y ausentándote por entero de lo que no sea una entrega total a tu charca. entre ambos revela que los personajes tienen cierta autonomía y que representan varias perspectivas y temporalidades. Tú carga de culpas. Ibíd. Ibíd. los brazos escuálidos de Ximena. La enunciadora dialoga con el personaje. dime tú a tu manera qué es lo que te pasó y yo lo escribiré como mejor pueda». no es ella. pp. no son dimensiones finitas ni objetuales. tiene un bloc en las manos con las páginas en blanco. no tiene la melena corta y lacia. 173. le dice que ella y su imagen se reconocen y desconocen. La mujer le pide que la ayude a recordar sus invenciones: «— Porque a pesar de que hay cosas que no puedo recordar de mi mundo imaginado o que quizá sin darme cuenta he querido borrar de mis memorias inventadas se muchísimo de ti. la tercera persona desaparece para convertirse en un nosotros: «A veces cuando el mar está muy bravo o cuando llegamos demasiado temprano y hace fresco para quedarnos en la playa.24 quieren hacerse una. tiene un bloc en las manos con las páginas en blanco. la tercera persona desaparece para convertirse en un nosotros: «A veces cuando el mar está muy bravo o cuando llegamos demasiado temprano y hace fresco para quedarnos en la playa. se identifica con ella. No es la niña que ve con sorpresa su imagen en una charca. En los ratos que pasas a la orilla de tu charca las sombras que te persiguen como una nube de mariposas nocturnas se van poco a poco esfumando. p. aparece en escena una mujer que parece representar a la enunciadora y/o a Ximena adulta. nos vamos a buscar choros»23 La enunciadora se involucra. baja con Ximena. dime tú a tu manera qué es lo que te pasó y yo lo escribiré como mejor pueda». Se distancian convencidas de que nunca llegarán a plasmarse en una sola y en tanto que la otra te mira tu miras el mundo contenido en esa poza y que en esos momentos la contiene libre y más allá de tu alcance. La mujer le pide que la ayude a recordar sus invenciones: «— Porque a pesar de que hay cosas que no puedo recordar de mi mundo imaginado o que quizá sin darme cuenta he querido borrar de mis memorias inventadas se muchísimo de ti. p.24 El desdoblamiento de su ser no le produce temor sino más bien sorpresa y más tarde sosiego. 25. La ficción del testimonio oral de Ximena es recogida por una mujer letrada que la conmina a hablar. la acompaña. La tensión.. se identifica con ella. .La letra y los cuerpos subyugados 67 La letra y los cuerpos subyugados 67 El uso del presente para referirse al pasado es una manera de expresar que éste está vivo e inacabado. vas borrando tus temores en una comunión sin palabras. pero también se distancia. le dice que ella y su imagen se reconocen y desconocen. Se distancian convencidas de que nunca llegarán a plasmarse en una sola y en tanto que la otra te mira tu miras el mundo contenido en esa poza y que en esos momentos la contiene libre y más allá de tu alcance. Cada uno tiene un carácter inconcluso y por lo tanto abierto. Ibíd. pues le da acceso a un proceso de liberación y de reconciliación consigo misma. el hablante afirma el yo ajeno. Este mismo proceso se da entre el sujeto de la escritura y el personaje protagónico. entre ambos revela que los personajes tienen cierta autonomía y que representan varias perspectivas y temporalidades. Anda. en un párrafo de «La costa». aparece en escena una mujer que parece representar a la enunciadora y/o a Ximena adulta. No es la niña que ve con sorpresa su imagen en una charca. quiere recapitular la me- 23. 173. Anda. no son dimensiones finitas ni objetuales.

cit. Es una mujer que nunca ha visto aunque reconoce en ella ciertos ademanes y rasgos de sus padres. la huelga de los obreros. La mujer la conmina a retornar sobre sus huellas. 230. cap. Ximena no quiere pero se siente conminada a hacerlo. se vuelca del todo en el papel. y Pablo se lo contó con el cuerpo como lo hacía el Ama Grande.. 27. los matarán sin piedad y recuperarán de ese modo lo que había sido suyo desde el principio de los tiempos».. IV. La niña se sintió condenada porque era cómplice imperdonable de su familia. Es una mujer que nunca ha visto aunque reconoce en ella ciertos ademanes y rasgos de sus padres. Algunos de los súbditos ocultaron y enterraron su cabeza. p. El texto literario se inicia y concluye insistiendo en los mismos problemas. 229. Wiracoha vaticinó que al cabo de varios siglos.28 Esta historia la aterró porque creyó que todo era verdad. El hablante provoca el discurso del personaje. en la relación entre la memoria y el olvido que estarían involucrados en las relaciones de dominación y discriminación so- El sujeto se reconstruye mediante la memoria.. una pareja de campesinos. .26 El sujeto se reconstruye mediante la memoria. Resucitaría el Inca y los indios de todas partes formarían ejércitos invencibles y derrotarían «a todos los que una vez lo humillaron. Empieza a hablar. La mujer la conmina a retornar sobre sus huellas. Ximena no sabe distinguir lo que es verdad de lo que es mentira. se denomina anácrisis. cap. Op. Recuerda a Pablo. Resucitaría el Inca y los indios de todas partes formarían ejércitos invencibles y derrotarían «a todos los que una vez lo humillaron. Problemas de la poética de Dostoievski. Se confrontan las imágenes fragmentadas de la mujer/sujeto de la escritura con los recuerdos de Ximena. p. pero intenso. 28. IV. al escucharla de tu propia voz y al escribirla de mi propia mano. que le trae a la memoria a todos los niños indios que ha visto en su vida. La mujer le pide que le cuente la historia que le dio tanto miedo: Si me la cuentas. de las montañas y de la tierra misma. Problemas de la poética de Dostoievski. Algunos de los súbditos ocultaron y enterraron su cabeza. está y no está frente a ella. en la relación entre la oralidad y la escritura. el incendio. la presencia de los soldados. le aclara la mujer que sabe mucho sobre ella.27 En frases que salen como trozos fragmentados.. en términos del diálogo socrático referido por Bajtín. produciéndose una forma de diálogo que. en términos del diálogo socrático referido por Bajtín. Recuerda a Pablo. y que mientras ella la arrullara y regara con sus lágrimas. Wiracoha vaticinó que al cabo de varios siglos. el cuerpo iría creciendo.. los matarán sin piedad y recuperarán de ese modo lo que había sido suyo desde el principio de los tiempos». Pablo adujo que el ama era también su madre y que ella la salvaría y que él también la ayudaría en la hora del juicio final. la niña rememora el relato de Pablo sobre el último rey de los indios que fue decapitado por los españoles que fueron tan soberbios como él. El texto literario se inicia y concluye insistiendo en los mismos problemas. Ibíd. le aclara la mujer que sabe mucho sobre ella. la niña rememora el relato de Pablo sobre el último rey de los indios que fue decapitado por los españoles que fueron tan soberbios como él. pero intenso. se vuelca del todo en el papel.. se lo contó con rabia y su voz no la engañaba. cit. el cuerpo iría creciendo. al escucharla de tu propia voz y al escribirla de mi propia mano. ese relato tal vez deje de aterrarte a ti por las noches y a mí por igual se me aligeren un poco la culpa y la pena –y en un susurro casi inaudible. de las aguas. que le trae a la memoria a todos los niños indios que ha visto en su vida. una tejedora y un pastor desenterrarían la cabeza con la ayuda del aire. p. Se confrontan las imágenes fragmentadas de la mujer/sujeto de la escritura con los recuerdos de Ximena. 230.26 Si me la cuentas. Ximena no sabe distinguir lo que es verdad de lo que es mentira. Prefiere no recordar los sucesos vividos en los últimos tiempos. El hablante provoca el discurso del personaje. 26. p. la huelga de los obreros. la presencia de los soldados. Le cuenta sobre él y sus relatos. está y no está frente a ella. 229. ese relato tal vez deje de aterrarte a ti por las noches y a mí por igual se me aligeren un poco la culpa y la pena –y en un susurro casi inaudible. La mujer le pide que le cuente la historia que le dio tanto miedo: moria imaginada como si estuviese frente a un diván. de las montañas y de la tierra misma.28 Esta historia la aterró porque creyó que todo era verdad.68 Carolina Ortiz Fernández 68 Carolina Ortiz Fernández moria imaginada como si estuviese frente a un diván. Empieza a hablar. Ibíd.27 En frases que salen como trozos fragmentados. el incendio. 28. y Pablo se lo contó con el cuerpo como lo hacía el Ama Grande. cit. una tejedora y un pastor desenterrarían la cabeza con la ayuda del aire. en la relación entre la oralidad y la escritura. La niña se sintió condenada porque era cómplice imperdonable de su familia. la mujer escribe. agrega–: Recuérdalo siempre: nunca podremos ni debemos olvidar del todo. op. produciéndose una forma de diálogo que. agrega–: Recuérdalo siempre: nunca podremos ni debemos olvidar del todo. la mujer escribe. 27. de las aguas. cit. Prefiere no recordar los sucesos vividos en los últimos tiempos. una pareja de campesinos. Pablo adujo que el ama era también su madre y que ella la salvaría y que él también la ayudaría en la hora del juicio final. en la relación entre la memoria y el olvido que estarían involucrados en las relaciones de dominación y discriminación so- 26. se denomina anácrisis. op. Op. Le cuenta sobre él y sus relatos. Ximena no quiere pero se siente conminada a hacerlo. se lo contó con rabia y su voz no la engañaba. y que mientras ella la arrullara y regara con sus lágrimas.

son universos culturales contrapuestos que conviven en la niña. En ella se ponen en contacto dos mundos que dialogan en igualdad de condiciones (sin jerarquía en la subjetividad de la niña). los cholos y mestizos son representados con rasgos física y moralmente negativos: retardados. la sospecha de que hay algo que distancia a esos dos mundos. la tía Alejandra y Gretchen.La letra y los cuerpos subyugados 69 cial y étnica que se manifiestan en la coexistencia violenta de una diversidad de culturas con la hegemonía del grupo étnico y social mestizo ablancado que tiende a imitar o a transmutarse artificialmente hasta adoptar la imagen de los ‘gringos’. En ella se ponen en contacto dos mundos que dialogan en igualdad de condiciones (sin jerarquía en la subjetividad de la niña). Así. un minero quechuahablante. Los últimos acontecimientos y su conversación con Pablo han abierto las heridas que confirman su sospecha. la tía Alejandra y Gretchen. la sospecha de que hay algo que distancia a esos dos mundos. por el contrario. para él la escritura se convierte en el objeto deseado. representado por el padre de Ximena y el grupo étnico indio representado por el Ama Grande. iletrado y retardado. No se mezclan para formar algo híbrido. A diferencia del grupo indio. El grupo étnico ablancado y letrado. No se mezclan para formar algo híbrido. Estos personajes fracturan la imagen de sumisión y mansedumbre que los referentes simbólicos y la cultura marca en los cuerpos de las mujeres. Estos grupos son profundamente heterogéneos. hilacha tras hilacha. En las relaciones étnicas cada personaje representa un grupo etno-social. mientras que el dueño del hotel es un machista homicida. Son igualmente transgresoras la ‘abuelita loca’. un orden vertical y autoritario. Ximena sabe que ejerce poder sobre Anacleto cuando hace como si leyera los cuentos de los libros que cautivan al muchacho. el grupo cholo está representado por Anacleto y Libertad Calderón. el mundo de las letras de su padre y el mundo oral del Ama Grande y de Pablo –que hablan con el cuerpo–. Estos personajes fracturan la imagen de sumisión y mansedumbre que los referentes simbólicos y la cultura marca en los cuerpos de las mujeres. es algo que no quisiera volver a recordar. Los relatos míticos del Ama Grande. El primero. La tejedora. feos y homicidas. feos y homicidas. el niño alcalde. pero que las niñas Cintia y Ximena logran transgredir cuando deciden sobre sus cuerpos. el grupo cholo está representado por Anacleto y Libertad Calderón. cholos y mestizos se encuentran en una posición subalterna con respecto al grupo étnico criollo ablancado. representa la imagen fálica de autoridad. quienes mantienen una relación lésbica. Ximena ha ido atando rastro por rastro. representado por el padre de Ximena y el grupo étnico indio representado por el Ama Grande. del Ama Chica y de Pablo se convierten en signos y símbolos culturales del grupo social indígena del espacio social representado. una ‘cosita de nada’. Ximena ha ido atando rastro por rastro. es una muchacha letrada. es un sujeto oral. representa la imagen fálica de autoridad. cholos y mestizos se encuentran en una posición subalterna con respecto al grupo étnico criollo ablancado. la escritura le permite cierta movilidad social que la hace rechazar el mundo de su padre. el mundo de las letras de su padre y el mundo oral del Ama Grande y de Pablo –que hablan con el cuerpo–. Así. por el contrario. pero que las niñas Cintia y Ximena logran transgredir cuando deciden sobre sus cuerpos. es una muchacha letrada. La letra y los cuerpos subyugados 69 cial y étnica que se manifiestan en la coexistencia violenta de una diversidad de culturas con la hegemonía del grupo étnico y social mestizo ablancado que tiende a imitar o a transmutarse artificialmente hasta adoptar la imagen de los ‘gringos’. Los últimos acontecimientos y su conversación con Pablo han abierto las heridas que confirman su sospecha. un muchacho trabajador e ingenuo. Edmundo. sino que hacen de la niña un sujeto heteróclito e inconcluso. Los mestizos se representan igualmente disminuidos en su aspecto físico como moral. del Ama Chica y de Pablo se convierten en signos y símbolos culturales del grupo social indígena del espacio social representado. Libertad Calderón. En las relaciones de poder. Estos grupos son profundamente heterogéneos. Los relatos míticos del Ama Grande. su cuerpo y su palabra representan la ley del padre. un muchacho trabajador e ingenuo. Los mestizos se representan igualmente disminuidos en su aspecto físico como moral. En las relaciones de poder. los grupos sociales indios. iletrado y retardado. los niños indios y el Ama Chica. la escritura le permite cierta movilidad social que la hace rechazar el mundo de su padre. los cholos y mestizos son representados con rasgos física y moralmente negativos: retardados. es algo que no quisiera volver a recordar. al parecer ha transitado por los caminos de la prostitución. . al parecer ha transitado por los caminos de la prostitución. El primero. su cuerpo y su palabra representan la ley del padre. el niño alcalde. Son sujetos orales e iletrados con una lógica distinta a la del grupo hegemónico. uno de los factores que construye a los grupos sociales subalternos en las relaciones de género radica en el orden simbólico. es un sujeto oral. para él la escritura se convierte en el objeto deseado. un minero quechuahablante. hilacha tras hilacha. los grupos sociales indios. son universos culturales contrapuestos que conviven en la niña. mientras que el dueño del hotel es un machista homicida. una ‘cosita de nada’. Son igualmente transgresoras la ‘abuelita loca’. Ximena sabe que ejerce poder sobre Anacleto cuando hace como si leyera los cuentos de los libros que cautivan al muchacho. un orden vertical y autoritario. El grupo étnico ablancado y letrado. uno de los factores que construye a los grupos sociales subalternos en las relaciones de género radica en el orden simbólico. quienes mantienen una relación lésbica. A diferencia del grupo indio. Edmundo. sino que hacen de la niña un sujeto heteróclito e inconcluso. Libertad Calderón. los niños indios y el Ama Chica. Son sujetos orales e iletrados con una lógica distinta a la del grupo hegemónico. En las relaciones étnicas cada personaje representa un grupo etno-social. La tejedora.

El sujeto de la escritura no resuelve los conflictos. no tienen la instrucción ni los privilegios ni las comodidades que tienen los miembros de una familia como la suya. y una lógica que hace de la clase una categoría armónica capaz de construir sujetos fuertes y sólidos. aun cuando ésta no sabe leer. Una carta hará que su Ama Grande no la olvide. privilegia la palabra escrita como una tecnología de contacto entre dos mundos distantes y distintos. Su naturaleza espon- En Juyungo el discurso del enunciador revela dos acentos. la seguridad. dos horizontes culturales (aunque finalmente apuesta por uno). no tienen la instrucción ni los privilegios ni las comodidades que tienen los miembros de una familia como la suya. Discurso homogeneizante y redentor en Juyungo En Juyungo el discurso del enunciador revela dos acentos. sino aquel cuya individualidad es homogénea y sin conflictos. frondosos. la niña loca. El sujeto de la escritura no resuelve los conflictos. silvestres y salvajes. a su vez. La última palabra la tiene el hablante. de cierto modo. Los grupos indios y negros son subalternos. su palabra no es concluyente. Y hasta pueden ser acusados y encarcelados injustamente. La mayoría de personajes representados son sujetos heterogéneos. El enunciado tiene un final abierto que. los hijos de la tejedora. esta condición marca un signo de inferioridad. No poseen tierras ni saben cultivarla. Heterogeneidad del sujeto. Los personajes carecen de autonomía. el Ama Grande y el Ama Chica. aun en decadencia. le da la ecuanimidad. los trabajadores y jóvenes como Anacleto. El enunciado tiene un final abierto que. Los grupos indios y negros son subalternos.70 Carolina Ortiz Fernández 70 Carolina Ortiz Fernández La niña percibe las abismales desigualdades sociales que serían algunos de los posibles referentes de los grupos sociales subalternos. pero ‘más salvajes’ e ignorantes son los indios cayapas y los indios colorados (se dice muy poco de ellos. Sabe que estas injustas desigualdades han ocasionado el incendio y la muerte de muchos trabajadores en la Compañía Minera donde trabaja el padre. La subalternidad étnica estaría dada por la naturaleza salvaje de los hombres y mujeres negros representados. sabrá que es de Ximena. los trabajadores y jóvenes como Anacleto. Los niños indios y campas. en relación a los mulatos. Son como la yunga. La autoridad la tienen los mulatos. que representa a los explotados. Los grupos sociales subalternos se definen por su pertenencia a grupos sociales diferenciados étnicamente. y la capacidad reflexiva necesaria para dirigir y orientar a la ‘masa’ ingenua y aún salvaje. silvestres y salvajes. Su naturaleza espon- . Discurso homogeneizante y redentor en Juyungo Heterogeneidad del sujeto. son nómadas y espontáneos. La autoridad la tienen los mulatos. aun en decadencia. sino aquel cuya individualidad es homogénea y sin conflictos. La palabra escrita como la fotografía conservan la memoria. Todo esto la hiere y la asusta. La mayoría de personajes representados son sujetos heterogéneos. cholos y mulatos son subalternos con respecto a la etnia blanca. Sabe que estas injustas desigualdades han ocasionado el incendio y la muerte de muchos trabajadores en la Compañía Minera donde trabaja el padre. indios. la ausencia de propiedades y pertenencias no los sujeta a la tierra ni a ideología alguna. El papel habla. su palabra no es concluyente. Su pertenencia a una organización política de vanguardia. no el tenteenelaire. La última palabra la tiene el hablante. de cierto modo. Son como la yunga. los distancia el color de la piel y el carácter letrado de los últimos. La subalternidad étnica estaría dada por la naturaleza salvaje de los hombres y mujeres negros representados. Los grupos sociales subalternos se definen por su pertenencia a grupos sociales diferenciados étnicamente. privilegia la palabra escrita como una tecnología de contacto entre dos mundos distantes y distintos. la niña loca. Los personajes carecen de autonomía. Los dos horizontes que luchan en el campo discursivo del enunciador son el mundo negro y el mulato. esta condición marca un signo de inferioridad. los distancia el color de la piel y el carácter letrado de los últimos. aun cuando ésta no sabe leer. Y hasta pueden ser acusados y encarcelados injustamente. el Ama Grande y el Ama Chica. La niña percibe las abismales desigualdades sociales que serían algunos de los posibles referentes de los grupos sociales subalternos. a su vez. Negros. no el tenteenelaire. indios. cholos y mulatos son subalternos con respecto a la etnia blanca. El papel habla. los hijos de la tejedora. y la capacidad reflexiva necesaria para dirigir y orientar a la ‘masa’ ingenua y aún salvaje. la seguridad. La palabra escrita como la fotografía conservan la memoria. Los dos horizontes que luchan en el campo discursivo del enunciador son el mundo negro y el mulato. en relación a los mulatos. Una carta hará que su Ama Grande no la olvide. sabrá que es de Ximena. y una lógica que hace de la clase una categoría armónica capaz de construir sujetos fuertes y sólidos. dos horizontes culturales (aunque finalmente apuesta por uno). hay una escasa solidaridad entre indios y negros). le da la ecuanimidad. Los niños indios y campas. No poseen tierras ni saben cultivarla. frondosos. son nómadas y espontáneos. Negros. pero ‘más salvajes’ e ignorantes son los indios cayapas y los indios colorados (se dice muy poco de ellos. la ausencia de propiedades y pertenencias no los sujeta a la tierra ni a ideología alguna. Su pertenencia a una organización política de vanguardia. hay una escasa solidaridad entre indios y negros). Todo esto la hiere y la asusta. que representa a los explotados.

el intelectual mulato. pero por sobre todo es instintivo. curioso. Como lo sostiene Richard Renauld. que supone la posesión sexual de una mujer blanca para ultrajar a los blancos se convierte en lo contrario. con un carácter abierto a todo aprendizaje. con un carácter abierto a todo aprendizaje. no les da el referente de pertenencia a una cultura secular. se sienten en primera instancia en una condición superior a la de los demás varones de su grupo étnico. La mujer de Felipe Atocha se avergüenza de tener un marido cholo. lo hacen porque son pobres. es el poeta-selva. A través de Nelson Díaz. indios y paisaje) y cultura (Díaz) expresa una mirada y concepción aún eurocéntrica. Por eso son representados en estado ‘natural y salvaje’. el hablante pareciera afirmar que no la tienen. según el hablante. En las relaciones de género. asume la misión de guiar. El único sobreviviente es Nelson Díaz. el hablante pareciera afirmar que no la tienen. Análisis del primer 29. se insiste reiteradamente en que la confrontación es de clase y no de raza: ‘más que la raza. Ascensión Lastre representa al trabajador negro emigrante. La mujer de Felipe Atocha se avergüenza de tener un marido cholo. a la vez que los libera de cualquier tipo de atadura. la subalternidad estaría ligada al color de la piel. «estoy sentado en la raza blanca». la clase’. se insiste reiteradamente en que la confrontación es de clase y no de raza: ‘más que la raza. es el poeta-selva. asume la misión de guiar. porque han sido abandonadas o porque son viudas. Los trabajadores no debían olvidar este principio. El nomadismo. Las mujeres cholas aceptan ser compradas por los blancos. Paisaje natural y promesa moderna Paisaje natural y promesa moderna La selva. Por eso son representados en estado ‘natural y salvaje’. se convierte en varios momentos en un personaje-escenario protagónico. «Un ejemplo de lirismo épico y cósmico de Adalberto Ortiz». En las relaciones de género. naturaleza sorprendentemente bella pero bárbara y salvaje como los grupos negros e indios.La letra y los cuerpos subyugados 71 La letra y los cuerpos subyugados 71 tánea e instintiva y la falta de instrucción. a la vez que los libera de cualquier tipo de atadura. Ascensión Lastre representa al trabajador negro emigrante. agresivo y salvaje. Otra diferenciación y desigualdad social es la de clase. Las mujeres mulatas se representan más seguras. mientras que las mujeres indias son más libres. no les permite tener el autocontrol de los mulatos. el que tiene la última palabra es el mulato tenteenelaire. Los intelectuales como Nelson Díaz representan y hablan por los trabajadores. El hablante no negro supera la ambivalencia de su discurso. Los intelectuales como Nelson Díaz representan y hablan por los trabajadores. Las mujeres negras son representadas voluptuosas y sin encanto. no les permite tener el autocontrol de los mulatos. la clase’. mientras que las mujeres indias son más libres. el que tiene la última palabra es el mulato tenteenelaire. Como lo sostiene Richard Renauld. La mujer blanca acepta a un negro o a un cholo con resignación. La mujer blanca (no siempre) usa objetualmente al varón negro o cholo. Las mujeres negras son representadas voluptuosas y sin encanto. El enemigo es el hacendado gamonal y el capitalista extranjero. Los varones negros o cholos que tienen una mujer blanca. «Un ejemplo de lirismo épico y cósmico de Adalberto Ortiz». La frase del tío de Ascensión.29 La selva y él son testigos de lo 29. agresivo y salvaje. La representación jerárquica de la relación entre naturaleza (negros. La frase del tío de Ascensión. tánea e instintiva y la falta de instrucción. Los varones negros o cholos que tienen una mujer blanca. la subalternidad estaría ligada al color de la piel. Las mujeres mulatas se representan más seguras. naturaleza sorprendentemente bella pero bárbara y salvaje como los grupos negros e indios. indios y paisaje) y cultura (Díaz) expresa una mirada y concepción aún eurocéntrica. el intelectual mulato. Richard Renauld. Rechazan a los blancos porque perciben que las pretenden como objetos. porque han sido abandonadas o porque son viudas. Rechazan a los blancos porque perciben que las pretenden como objetos. La mujer blanca acepta a un negro o a un cholo con resignación. se sienten en primera instancia en una condición superior a la de los demás varones de su grupo étnico. Análisis del primer . El enemigo es el hacendado gamonal y el capitalista extranjero. que supone la posesión sexual de una mujer blanca para ultrajar a los blancos se convierte en lo contrario. Los trabajadores no debían olvidar este principio. se sienten orgullosas de su color. y es esto lo que habría acabado con su vida en la guerra del 41. según el hablante. Y aunque deciden sobre sus cuerpos. se sienten orgullosas de su color. curioso. La mujer blanca (no siempre) usa objetualmente al varón negro o cholo. organizar y dirigir a los trabajadores. se convierte en varios momentos en un personaje-escenario protagónico.29 La selva y él son testigos de lo La selva. el hablante del primer encabezamiento «Oído y ojo de la selva». Y aunque deciden sobre sus cuerpos. El enunciador lo muestra inteligente. Las mujeres cholas aceptan ser compradas por los blancos. El enunciador lo muestra inteligente. «estoy sentado en la raza blanca». El nomadismo. organizar y dirigir a los trabajadores. el hablante del primer encabezamiento «Oído y ojo de la selva». A través de Nelson Díaz. El único sobreviviente es Nelson Díaz. Díaz trata de infundir esta premisa en Ascensión. pero por sobre todo es instintivo. Díaz trata de infundir esta premisa en Ascensión. y es esto lo que habría acabado con su vida en la guerra del 41. La representación jerárquica de la relación entre naturaleza (negros. El hablante no negro supera la ambivalencia de su discurso. lo hacen porque son pobres. no les da el referente de pertenencia a una cultura secular. Richard Renauld. Otra diferenciación y desigualdad social es la de clase.

está siendo destruida. trabajáaa. mujeres– se asemeja y se confunde con objetos geográficos y naturales como el río. La familia en Juyungo La familia en Juyungo Las familias en este texto aparecen tangencialmente. de la que forman parte los grupos indios y negros. que acontece en este territorio. de la que forman parte los grupos indios y negros. p. La muerte de la mayoría de los combatientes negros e indios en la guerra del 41. p.30 Los ritmos son arrobadoramente atractivos pero salvajes. como lo he indicado. El viento jugaba con sus plumas. para comé. Cabezas de negros descomunales. para comé. Locos verdores del trópico mío en el sexo velludo del planeta. negros. la madre del agua. — La guacharaca es nuestro faisán. como la constituida por Eulogia y Manuel Remberto Quiñónez. el hablante cede la palabra al mulato Antonio Angulo. El viento jugaba con sus plumas. replican los machos. 5 (1979): 57. cantó un coro de guacharacas madrugeras en la sombra. — La guacharaca es nuestro faisán. para comé. color de zanahoria y su cloqueo conocido a la distancia tenía interpretación. Los ritmos son arrobadoramente atractivos pero salvajes. La familia de los grupos negros. cantó un coro de guacharacas madrugeras en la sombra. cit. La muerte de la mayoría de los combatientes negros e indios en la guerra del 41. Un gringo colorado dijo relamiéndose.30 Hubo una lluvia de oro sobre los guayacanes florecidos. proponían el mestizaje-transculturación como proyecto para articular y desarrollar la modernización e integración cultural. negros. Locos verdores del trópico mío en el sexo velludo del planeta. Cultura: revista del Banco Central del Ecuador (Quito). op. para comé. color de zanahoria y su cloqueo conocido a la distancia tenía interpretación. geografía y tierra pródiga. entre ellos Ascensión Lastre y la sobrevivencia de Díaz manifiesta el etnocidio cultural de los pueblos ‘bárbaros’ y el futuro promisorio del mestizaje encarnado en Díaz. 30. La selva. cholos. En otros encabezamientos. De cada uno de estos personajes-naturaleza emana un ritmo silencioso y sonoro:. poema (encabezamiento) en prosa de la novela. y la familia ampliada de Clemente Ayoví son fracturadas y destruidas por las pésimas condiciones de vida y por las fuerzas Las familias en este texto aparecen tangencialmente. como la constituida por Eulogia y Manuel Remberto Quiñónez. — Trabajáaaa. — Trabajáaaa. los ofidios. 5 (1979): 57. Este territorio y sus hombres. ¿A quién no le llega la emoción de su paisaje? Sacudiendo sus alas.. que iba dorando las lomas montañosas. expoliada y explotada por el capital extranjero. Hubo una lluvia de oro sobre los guayacanes florecidos. Este proyecto representado por el intelectual mulato Nelson Díaz intenta convertir a la patria en una gran nación. y la familia ampliada de Clemente Ayoví son fracturadas y destruidas por las pésimas condiciones de vida y por las fuerzas poema (encabezamiento) en prosa de la novela. Este territorio y sus hombres. 30. Ascensión Lastre y María de los Angeles Caicedo. trabajáaa. dominar y orientar su indómito estado natural. el hablante cede la palabra al mulato Antonio Angulo. para comé. 211. Los grupos progresistas. que iba dorando las lomas montañosas. En otros encabezamientos. replican los machos. para quéee. proponían el mestizaje-transculturación como proyecto para articular y desarrollar la modernización e integración cultural. para comé. como lo he indicado. La selva. Cada personaje subordinado –indios. 211. Los grupos progresistas. piden las hembras. Juyungo. geografía y tierra pródiga. La familia de los grupos negros. requieren de la coherencia de un proyecto civilizado ‘socialista’–moderno–redentor capaz de homogeneizar. a través del discurso literario. entre ellos Ascensión Lastre y la sobrevivencia de Díaz manifiesta el etnocidio cultural de los pueblos ‘bárbaros’ y el futuro promisorio del mestizaje encarnado en Díaz. Un gringo colorado dijo relamiéndose. cit. ¿A quién no le llega la emoción de su paisaje? Sacudiendo sus alas. mujeres– se asemeja y se confunde con objetos geográficos y naturales como el río. cholos. — Para comé. a través del discurso literario. expoliada y explotada por el capital extranjero. Juyungo. Cabezas de negros descomunales. op.. requieren de la coherencia de un proyecto civilizado ‘socialista’–moderno–redentor capaz de homogeneizar. De cada uno de estos personajes-naturaleza emana un ritmo silencioso y sonoro:. — Para quéee. Cultura: revista del Banco Central del Ecuador (Quito). aún en estado salvaje.72 Carolina Ortiz Fernández 72 Carolina Ortiz Fernández que acontece en este territorio. Este proyecto representado por el intelectual mulato Nelson Díaz intenta convertir a la patria en una gran nación. la madre del agua. Ascensión Lastre y María de los Angeles Caicedo. aún en estado salvaje. . — Para comé. para quéee. dominar y orientar su indómito estado natural. está siendo destruida. Cada personaje subordinado –indios. los ofidios. piden las hembras. — Para quéee.

Todo esto implica un proceso de transculturación. En él dialogan varios tiempos y varias épocas. La falta de documento de identidad agravaría esta condición. en primer lugar. Esta concepción es superada por Lastre gracias a la educación clasista de Díaz. Hans. plural e inconcluso. En las relaciones de género. Reconoce haber dejado mujeres e hijos en los lugares recorridos. como si fuera un ‘burro sin marca’. por el contrario. con Cocambo a su servicio. Mr. Ruptura del sujeto unidimensional. por eso. María de los Angeles. En las relaciones de género. Reconoce haber dejado mujeres e hijos en los lugares recorridos. Canto de sirena es el testimonio-ficcionado de un trabajador migrante de 82 años. fuerte y armónico en Canto de sirena Como se ha señalado. Mr. El cholo da a la mujer blanca seguridad económica y ésta permite a aquel relacionarse con los grupos hegemónicos blancos. por el contrario. Candelario refiere su testimonio en la soledad del desierto de Coyungo. Pero también reconoce que hubo un tiempo en que se comportó tan altanero y codicioso como los blancos. por su condición de trabajador y por su nomadismo. fuerte y armónico en Canto de sirena La heterogeneidad del sujeto. tiene escasas posibilidades de elegir. no le queda otra alternativa que aprender a convivir con las ‘bárbaras’ costumbres del grupo étnico negro. Hans. La subalternidad estaría definida. Esta concepción es superada por Lastre gracias a la educación clasista de Díaz. Candelario refiere su testimonio en la soledad del desierto de Coyungo. En su peregrinaje por la memoria distingue abismales desigualdades sociales. al usurpar la pequeña propiedad no le interesa aniquilar y matar a estas familias. Como sujeto móvil busca nuevas experiencias y un lugar donde sentirse libre. Las ‘dominaciones’ suponen relaciones coloniales de poder. El cholo da a la mujer blanca seguridad económica y ésta permite a aquel relacionarse con los grupos hegemónicos blancos. pero considera que no lo ha hecho por maldad como los blancos. al usurpar la pequeña propiedad no le interesa aniquilar y matar a estas familias. Las ‘dominaciones’ suponen relaciones coloniales de poder. En tanto tal representa a un sujeto colectivo que habría asumido ciertas formas de resistencia a las relaciones de explotación. Como sujeto móvil busca nuevas experiencias y un lugar donde sentirse libre. Se reconoce como un trabajador migrante que ha aprendido a ganarse el ‘bitute’ con su esfuerzo y no como los ‘cogotudos que se han hecho dueños de cuanto hay en el mundo sin romperse el lomo’. desde una incompleta contemporaneidad. Los acontecimientos van apareciendo en la memoria fragmentariamente. María de los Angeles. En su peregrinaje por la memoria distingue abismales desigualdades sociales. El comerciante cholo y ex arriero Felipe Atocha y una mujer viuda y blanca establecen una alianza matrimonial. Todo esto implica un proceso de transculturación. La unión conyugal de un hombre negro y una mujer blanca. como si fuera un ‘burro sin marca’. Los acontecimientos van apareciendo en la memoria fragmentariamente. La falta de documento de identidad agravaría esta condición. representada por Ascensión y María de los Angeles. con Cocambo a su servicio. Ruptura del sujeto unidimensional. La heterogeneidad del sujeto. por eso. La subalternidad estaría definida. Pero también reconoce que hubo un tiempo en que se comportó tan altanero y codicioso como los blancos. como cuando destruyeron la campana y los horcones que les recordaba ‘su destino’. El comerciante cholo y ex arriero Felipe Atocha y una mujer viuda y blanca establecen una alianza matrimonial. es un sujeto escindido. pero considera que no lo ha hecho por maldad como los blancos. Candelario es dueño de un cuerpo dado por entero al disfrute y al goce sexual. Su Como se ha señalado. pues su carencia supone estar al margen de una ciudad letrada que no le reconoce derechos ciudadanos. que había sido ‘burlada’. por eso sufre maltratos. Su pertenencia a un grupo étnico no blanco es otro de los factores que le da un referente colonial de subalternidad. en primer lugar. En tanto tal representa a un sujeto colectivo que habría asumido ciertas formas de resistencia a las relaciones de explotación. Son dos ‘identidades’ étnicas que desean conservar y mejorar su estatus. que representan y sirven al capitalista extranjero. que había sido ‘burlada’. La unión conyugal de un hombre negro y una mujer blanca. Su pertenencia a un grupo étnico no blanco es otro de los factores que le da un referente colonial de subalternidad. por su condición de trabajador y por su nomadismo. Candelario es dueño de un cuerpo dado por entero al disfrute y al goce sexual. es un sujeto escindido. No es un hombre fuerte y armónico. por eso sufre maltratos.La letra y los cuerpos subyugados 73 La letra y los cuerpos subyugados 73 que representan y sirven al capitalista extranjero. En él dialogan varios tiempos y varias épocas. no le queda otra alternativa que aprender a convivir con las ‘bárbaras’ costumbres del grupo étnico negro. como cuando destruyeron la campana y los horcones que les recordaba ‘su destino’. Su . pues su carencia supone estar al margen de una ciudad letrada que no le reconoce derechos ciudadanos. Son dos ‘identidades’ étnicas que desean conservar y mejorar su estatus. plural e inconcluso. Se reconoce como un trabajador migrante que ha aprendido a ganarse el ‘bitute’ con su esfuerzo y no como los ‘cogotudos que se han hecho dueños de cuanto hay en el mundo sin romperse el lomo’. supone para el primero vejar a los blancos. No es un hombre fuerte y armónico. representada por Ascensión y María de los Angeles. desde una incompleta contemporaneidad. tiene escasas posibilidades de elegir. Canto de sirena es el testimonio-ficcionado de un trabajador migrante de 82 años. supone para el primero vejar a los blancos.

Distingue. Concibe que tanto las mujeres como los varones negros en las relaciones de género son subalternos con respecto a los blancos. los cuales. Concibe que tanto las mujeres como los varones negros en las relaciones de género son subalternos con respecto a los blancos. cambios e innovaciones en el mundo material y en la subjetividad. energía sexual es incontrolable. REFERENTES DE SUBALTERNIDAD Indios. Aves sin nido es. un intento de testimonio histórico. lo lícito y lo ilícito. Son muy pocas las que toman la iniciativa. desde una posición subordinada en las relaciones de género tanto en Aves sin nido como en Ximena de dos caminos. además. Son muy pocas las que toman la iniciativa. además. Op. promueven la reflexión y la reorganización interna de los individuos en lo que concierne al ejercicio de sus de aptitudes creativas y de razonamiento lógico. pues. plantean las relaciones de poder a través de estos acontecimientos discursivos que corresponden a condiciones históricas específicas. como se ha señalado. . cuyos aprendizajes y prácticas pertenecen a los grupos sociales no letrados (en este caso a los trabajadores) para Candelario Navarro son tan valiosos como los segundos. pues. cuyos aprendizajes y prácticas pertenecen a los grupos sociales no letrados (en este caso a los trabajadores) para Candelario Navarro son tan valiosos como los segundos. Distingue. cit. en la introducción. La familia es una institución de reproducción de los sig- 31. Los primeros. niños y mujeres: cuerpos subyugados. con la consiguiente moraleja correctiva para aquellos y el homenaje de admiración para éstas».31 el cual fue presentado por los indígenas de Quiñota (provincia de Chumbivilcas). cuando la enunciadora enfatiza que «la novela tiene que ser la fotografía que estereotipe los vicios y las virtudes de un pueblo. 2. promueven la reflexión y la reorganización interna de los individuos en lo que concierne al ejercicio de sus de aptitudes creativas y de razonamiento lógico. Derecho natural y derecho jurídico La práctica discursiva de los sujetos de enunciación. No son saberes inmutables. REFERENTES DE SUBALTERNIDAD 2. La mayoría de mujeres son subalternas en la vida sexual porque esta se circunscribe a la reproducción de la especie. con la consiguiente moraleja correctiva para aquellos y el homenaje de admiración para éstas». Los mestizos son considerados ‘lameculos de los blancos’. Los datos que refieren el monto de los repartos antelados y el precio de quintal de lana (fijado por los comerciantes potentados) son fidedignos. manifiesta ese esfuerzo. un intento de testimonio histórico. En Aves sin nido.74 Carolina Ortiz Fernández 74 Carolina Ortiz Fernández energía sexual es incontrolable. En Aves sin nido. ante la prefectura del Cusco. el saber político y ético-religioso toma la forma literaria para hablar de las desigualdades que han transformado a los indígenas en ‘bestias productoras’ y para referirse a la patria y a la mujer en su condición de oprimidas. 31. los saberes no académicos de los académicos. considera que la escritura le permite ordenar sus pensamientos y registrarlos para evitar olvidarlos. cuando la enunciadora enfatiza que «la novela tiene que ser la fotografía que estereotipe los vicios y las virtudes de un pueblo. ambos suponen movimientos en el pensamiento. ante la prefectura del Cusco. Aves sin nido es. Por último. La familia es una institución de reproducción de los sig- La práctica discursiva de los sujetos de enunciación. Por último. el saber político y ético-religioso toma la forma literaria para hablar de las desigualdades que han transformado a los indígenas en ‘bestias productoras’ y para referirse a la patria y a la mujer en su condición de oprimidas. en la introducción. niños y mujeres: cuerpos subyugados. Op.31 el cual fue presentado por los indígenas de Quiñota (provincia de Chumbivilcas). pues coinciden con un documento de queja encontrado por Nelson Manrique. los cuales. manifiesta ese esfuerzo. Los mestizos son considerados ‘lameculos de los blancos’. La mayoría de mujeres son subalternas en la vida sexual porque esta se circunscribe a la reproducción de la especie. desde una posición subordinada en las relaciones de género tanto en Aves sin nido como en Ximena de dos caminos. El derecho canónico instaurado por la ley de la costumbre y la batalla entre el mal y el bien fijan en cada familia. pues coinciden con un documento de queja encontrado por Nelson Manrique. El derecho canónico instaurado por la ley de la costumbre y la batalla entre el mal y el bien fijan en cada familia. Los datos que refieren el monto de los repartos antelados y el precio de quintal de lana (fijado por los comerciantes potentados) son fidedignos. lo lícito y lo ilícito. los saberes no académicos de los académicos. considera que la escritura le permite ordenar sus pensamientos y registrarlos para evitar olvidarlos. como se ha señalado. Derecho natural y derecho jurídico Indios. No son saberes inmutables. Los primeros. plantean las relaciones de poder a través de estos acontecimientos discursivos que corresponden a condiciones históricas específicas. ambos suponen movimientos en el pensamiento. cambios e innovaciones en el mundo material y en la subjetividad. cit.

La mujer de este grupo familiar es subalterna con respecto al género pero no étnica ni socialmente. Sus cuerpos no les pertenecen. Las relaciones de poder se perciben en las relaciones de género y en las relaciones étnicas y sociales que gravitan en los espacios familiares. Son considerados obedientes y sumisos. A partir del mundo privado de la familia cuestiona los problemas sociales y políticos. la exploración del mundo familiar gamonal pone en evidencia que la alianza de este grupo con los mestizos a través de las relaciones de parentesco instaurado por los lazos del matrimonio (recordemos que la hija de un notable se casa con un mestizo). Ximena. desde el punto de vista del hablante. sino de lo más cercano que le brinda el mundo de la cotidianidad: los grupos de familia. De lo privado va a lo público. El varón mestizo adquiere prestigio y ejerce poder por el honor que le otorga. La relación entre sus miembros se representa sin jerarquía. Ximena. en este caso. La subalternidad de género. una niña de aproximadamente cinco años. se interroga y reflexiona sobre un mundo que va descubriendo en la cotidianidad y que que- . y la letra como símbolo de la modernidad y el progreso. en lo simbólico. De este modo se enlazan familiar y políticamente la sangre. Las relaciones de poder se perciben en las relaciones de género y en las relaciones étnicas y sociales que gravitan en los espacios familiares. masas indefensas. Desde este lugar da rienda suelta a su curiosidad. La mita en la casa parroquial es otro de los modos en que se somete y atormenta el cuerpo de las mujeres. conforman familias con rasgos democráticos. la sangre de notables blancos y porque sabe leer y escribir aunque no muy bien. ignorantes y dóciles como las mujeres de todos los grupos sociales. trasladadas a los indios les da una imagen ‘afeminada’ en la representación.La letra y los cuerpos subyugados 75 nos y de distribución de los roles y juegos del poder que se entretejen en la vida social. La presencia de los Marín y de Manuel implica la fractura de estas relaciones ‘naturales’ de poder. la exploración del mundo familiar gamonal pone en evidencia que la alianza de este grupo con los mestizos a través de las relaciones de parentesco instaurado por los lazos del matrimonio (recordemos que la hija de un notable se casa con un mestizo). la costumbre y la fuerza. sino de lo más cercano que le brinda el mundo de la cotidianidad: los grupos de familia. El reparto antelado y las torturas a que son sometidos quienes no cumplen con pagar a tiempo las deudas contraídas. en lo simbólico. El varón mestizo adquiere prestigio y ejerce poder por el honor que le otorga. bestias productoras. una niña de aproximadamente cinco años. son maneras de controlar el cuerpo y el trabajo de la familia indígena. De este modo se enlazan familiar y políticamente la sangre. La mita en la casa parroquial es otro de los modos en que se somete y atormenta el cuerpo de las mujeres. Así. De lo privado va a lo público. Para los indígenas. Desde este lugar da rienda suelta a su curiosidad. y la letra como símbolo de la modernidad y el progreso. se interroga y reflexiona sobre un mundo que va descubriendo en la cotidianidad y que que- La letra y los cuerpos subyugados 75 nos y de distribución de los roles y juegos del poder que se entretejen en la vida social. son maneras de controlar el cuerpo y el trabajo de la familia indígena. el derecho es el ‘bien’ representado en el rostro de virgen de Lucía Marín. El orden propuesto por la enunciadora a través de estos personajes reside en el derecho legal y el que emana del cristianismo ‘puro’. plantea las desigualdades no desde las relaciones de producción. pues son ejercidos como consecuencia del derecho natural otorgado por Dios. ignorantes y dóciles como las mujeres de todos los grupos sociales. La mujer de este grupo familiar es subalterna con respecto al género pero no étnica ni socialmente. bestias productoras. permiten a la mujer mantener el ‘honor’ de la familia y al mestizo le concede la posibilidad de movilizarse socialmente. Sus cuerpos no les pertenecen. la sangre de notables blancos y porque sabe leer y escribir aunque no muy bien. trasladadas a los indios les da una imagen ‘afeminada’ en la representación. Los indígenas se encuentran subordinados étnica y socialmente. conforman familias con rasgos democráticos. No obstante. Para los indígenas. percibe las desigualdades sociales en el ámbito de la familia. pertenecen a Dios y a sus protectores. Estas ‘cualidades’ supuestamente femeninas. pues son ejercidos como consecuencia del derecho natural otorgado por Dios. La relación entre sus miembros se representa sin jerarquía. El reparto antelado y las torturas a que son sometidos quienes no cumplen con pagar a tiempo las deudas contraídas. A partir del mundo privado de la familia cuestiona los problemas sociales y políticos. Los indígenas se encuentran subordinados étnica y socialmente. la costumbre y la fuerza. percibe las desigualdades sociales en el ámbito de la familia. masas indefensas. En Ximena de dos caminos la enunciadora dialoga con su personaje. en este caso. La subalternidad de género. Estos actos son ‘lícitos’ para los grupos hegemónicos. La presencia de los Marín y de Manuel implica la fractura de estas relaciones ‘naturales’ de poder. un elemento de las relaciones pre-modernas. No obstante. el derecho es el ‘bien’ representado en el rostro de virgen de Lucía Marín. desde el punto de vista del hablante. pertenecen a Dios y a sus protectores. Son considerados obedientes y sumisos. El orden propuesto por la enunciadora a través de estos personajes reside en el derecho legal y el que emana del cristianismo ‘puro’. plantea las desigualdades no desde las relaciones de producción. Así. Estas ‘cualidades’ supuestamente femeninas. En Ximena de dos caminos la enunciadora dialoga con su personaje. permiten a la mujer mantener el ‘honor’ de la familia y al mestizo le concede la posibilidad de movilizarse socialmente. un elemento de las relaciones pre-modernas. Estos actos son ‘lícitos’ para los grupos hegemónicos.

los referentes de subalternidad se expresan en las relaciones de género. que a través de la voz de Pablo. conviven en la niña hasta cierto punto sin conflicto. de los mitos griegos que la maravillan tanto. A estas mujeres no se les reconoce su condición de sujetos. que a través de la voz de Pablo. La enunciadora remarca la influencia ideológica de los estudiantes.76 Carolina Ortiz Fernández 76 Carolina Ortiz Fernández da marcado por algunos sucesos que suelen aparecer fragmentariamente en su memoria. en las relaciones étnicas y sociales. anuncia un futuro nuevo sin ‘jefes ni patrones’. En las relaciones de poder. A estas mujeres no se les reconoce su condición de sujetos. otros con la ‘fuerza’ de la ‘razón’ El mundo indígena representado como cultura oral y el mundo del padre. El mundo indígena habla con el cuerpo. Si la infringen son castigados por ella o por la fuerza de las armas. Las palabras no están separadas del cuerpo. Las trabajadoras indias y cholas ocupan igualmente un lugar subalterno por el hecho de ser mujeres y por la discriminación y desigualdad étnica y social que las convierte en fuerza de trabajo. a quien su instrucción universitaria le cambia socialmente su condición. y en las relaciones entre el mundo adulto y el mundo de la infancia. Su curiosidad la hace descubrir con dolor que existen relaciones de poder que los separan y los confrontan. de los encantadores y también aterradores relatos que le son contados con la emoción del cuerpo. El aire. representado por el mundo de las letras y los libros. el capital y la razón. En las relaciones de género. La ley está hecha para ser cumplida por los trabajadores. anuncia un futuro nuevo sin ‘jefes ni patrones’. a quien su instrucción universitaria le cambia socialmente su condición. conviven en la niña hasta cierto punto sin conflicto. El mundo indígena habla con el cuerpo. Naturaleza y cultura conviven en equilibrio. Unos hablan con el cuerpo. a las mujeres de todos los grupos sociales les corresponde el mundo privado de la familia y a los varones el mundo público. El mundo del Ama Grande. La naturaleza y la especie humana no están escindidas. las montañas tienen vida y por eso sus cuerpos hablan. En las relaciones de poder. El mundo del padre es el mundo de las letras. le gobierna el cálculo. Las palabras no están separadas del cuerpo. Es este mundo subordinado. y en las relaciones entre el mundo adulto y el mundo de la infancia. Naturaleza y cultura conviven en equilibrio. El mundo indígena representado como cultura oral y el mundo del padre. el capital y la razón. El mundo del padre es el mundo de las letras. El mundo letrado no habla con la espontaneidad del cuerpo. Si la infringen son castigados por ella o por la fuerza de las armas. a las mujeres de todos los grupos sociales les corresponde el mundo privado de la familia y a los varones el mundo público. de los encantadores y también aterradores relatos que le son contados con la emoción del cuerpo. son lo mismo. Pero también es el mundo que ha convertido la naturaleza en objeto. La institución militar garantiza y resguarda este orden. en las relaciones étnicas y sociales. son lo mismo. de Pablo y de los trabajadores es el mundo de la oralidad. con la excepción de Libertad Calderón. Pero también es el mundo que ha convertido la naturaleza en objeto. La naturaleza y la especie humana no están escindidas. del Ama Chica. con la excepción de Libertad Calderón. El aire. El orden del capital y la razón se ampara y legitima en la ley (derecho jurídico) y en la fuerza. La ley está hecha para ser cumplida por los trabajadores. El mundo del Ama Grande. da marcado por algunos sucesos que suelen aparecer fragmentariamente en su memoria. representado por el mundo de las letras y los libros. las montañas tienen vida y por eso sus cuerpos hablan. En las relaciones de género. considera preciso borrar toda huella de su ascendencia indígena: una manera de hacerlo es rehusándose a hablar en quechua. Libertad. considera preciso borrar toda huella de su ascendencia indígena: una manera de hacerlo es rehusándose a hablar en quechua. . a la palabra en un instrumento de poder. La institución militar garantiza y resguarda este orden. El mundo letrado no habla con la espontaneidad del cuerpo. a la palabra en un instrumento de poder. El orden del capital y la razón se ampara y legitima en la ley (derecho jurídico) y en la fuerza. Las trabajadoras indias y cholas ocupan igualmente un lugar subalterno por el hecho de ser mujeres y por la discriminación y desigualdad étnica y social que las convierte en fuerza de trabajo. el agua. el agua. los referentes de subalternidad se expresan en las relaciones de género. Su curiosidad la hace descubrir con dolor que existen relaciones de poder que los separan y los confrontan. de los mitos griegos que la maravillan tanto. para ser aceptada en el mundo de los blancos. de Pablo y de los trabajadores es el mundo de la oralidad. La enunciadora remarca la influencia ideológica de los estudiantes. del Ama Chica. para ser aceptada en el mundo de los blancos. Libertad. le gobierna el cálculo. otros con la ‘fuerza’ de la ‘razón’ Unos hablan con el cuerpo. Es este mundo subordinado.

pues encarna aquello que Bataille denomina «la verdad primera. sino sobre todo entre el mal y el bien. El mal es ejercido por los varones mestizos: terratenientes gamonales y por los curas. a la patria. al cortarse el cabello. La ficción pone al descubierto los mecanismos que transgreden la ley del padre a través de la actividad lúdica de los niños. En el tiempo de la infancia reina el ‘mal’ y el presente. Esta es concebida como una gran familia que requiere del bien y la virtud. En el tiempo de la infancia reina el ‘mal’ y el presente. En cambio. En cambio. Es esto lo que circunscribiría a la mujer al mundo privado de la familia y a ver desde allí. obedece sus impulsos y hace caso omiso a las convenciones inculcadas por su madre. por ser sus miembros intachables y justos. La hegemonía es la del mal y está representado en la explotación servil de los indígenas y en la violencia sexual a que están sometidas las mujeres notables e indígenas. En Ximena de dos caminos el mundo de los adultos es el de la ‘razón’. la emociona Heathcliff. la del niño que se rebela contra el mundo del Bien. que no les son ajenos. Este sacrificio provendría de ejercer el magisterio de la maternidad. El mundo de la infancia representa el mundo de la irracionalidad y la espontaneidad. La familia burguesa también es un símbolo del bien. desde la relaciones de parentesco. el mundo de la infancia es el reino de la espontaneidad y de los impulsos ‘salvajes’ que no obedecen a convenciones impuestas socialmente. el mal que los adultos y la sociedad con la razón deben corregir y encaminar. así como por los indígenas salvajes de la Amazonía. El mal está asociado a la fealdad y a la deformidad de los mestizos. La hegemonía es la del mal y está representado en la explotación servil de los indígenas y en la violencia sexual a que están sometidas las mujeres notables e indígenas. representado como ingenuidad. Cintia. está encarnado en los indios no amazónicos y en las mujeres de todos los grupos sociales. Ninguna piensa en el futuro. Esta es concebida como una gran familia que requiere del bien y la virtud. contra el . Ximena recuerda constantemente algunos episodios de la película Cumbres borrascosas. así como por los indígenas salvajes de la Amazonía. y de la buena salud de grupos sociales civilizados y cristianos como la familia burguesa. por el contrario. y de la buena salud de grupos sociales civilizados y cristianos como la familia burguesa. cristianos ilustrados y modernos. se enfrentan y fracturan las relaciones simbólicas de poder. lo que supone el reconocimiento y la toma de decisiones sobre sus cuerpos. que no les son ajenos. pues encarna aquello que Bataille denomina «la verdad primera. La batalla entre el mal y el bien en las familias se reproduce en el tejido social y le da al discurso literario un tono melodramático (éste está asociado a las relaciones de parentesco) que se acentúa con la exacerbación del sacrificio (como cualidad natural) de las mujeres. El bien. El mal es ejercido por los varones mestizos: terratenientes gamonales y por los curas. cristianos ilustrados y modernos. se asocia a la belleza y a la bondad de los grupos sociales subordinados. Cintia. es el mundo del ‘bien’ y del porvenir. Dejando así de ser objetos para convertirse en sujetos. Lo mismo sucede con la abuelita loca y la tía Alejandra. La ficción pone al descubierto los mecanismos que transgreden la ley del padre a través de la actividad lúdica de los niños. la emociona Heathcliff. Ninguna piensa en el futuro. Ximena recuerda constantemente algunos episodios de la película Cumbres borrascosas. Dicha transgresión es posible cuando los grupos subordinados afirman su individualidad. El mundo de la infancia representa el mundo de la irracionalidad y la espontaneidad. Dejando así de ser objetos para convertirse en sujetos. se asocia a la belleza y a la bondad de los grupos sociales subordinados. Dicha transgresión es posible cuando los grupos subordinados afirman su individualidad. la del niño que se rebela contra el mundo del Bien. está encarnado en los indios no amazónicos y en las mujeres de todos los grupos sociales. Ximena se deja llevar por el eterno presente. Ximena se deja llevar por el eterno presente. el mundo de la infancia es el reino de la espontaneidad y de los impulsos ‘salvajes’ que no obedecen a convenciones impuestas socialmente.La letra y los cuerpos subyugados 77 La letra y los cuerpos subyugados 77 Batallan el ‘mal’ y el ‘bien’ Batallan el ‘mal’ y el ‘bien’ En Aves sin nido la confrontación se da no solo en las relaciones sociales y étnicas. sino sobre todo entre el mal y el bien. El mal está asociado a la fealdad y a la deformidad de los mestizos. el cálculo y el interés. pues al decidir sobre sus cuerpos. es el mundo del ‘bien’ y del porvenir. al cortarse el cabello. pues al decidir sobre sus cuerpos. representado como ingenuidad. por ser sus miembros intachables y justos. el mal que los adultos y la sociedad con la razón deben corregir y encaminar. El bien. lealtad y sacrificio. Es esto lo que circunscribiría a la mujer al mundo privado de la familia y a ver desde allí. La familia burguesa también es un símbolo del bien. a la patria. contra el En Aves sin nido la confrontación se da no solo en las relaciones sociales y étnicas. La batalla entre el mal y el bien en las familias se reproduce en el tejido social y le da al discurso literario un tono melodramático (éste está asociado a las relaciones de parentesco) que se acentúa con la exacerbación del sacrificio (como cualidad natural) de las mujeres. Lo mismo sucede con la abuelita loca y la tía Alejandra. se enfrentan y fracturan las relaciones simbólicas de poder. El bien. El bien. obedece sus impulsos y hace caso omiso a las convenciones inculcadas por su madre. lo que supone el reconocimiento y la toma de decisiones sobre sus cuerpos. lealtad y sacrificio. por el contrario. Este sacrificio provendría de ejercer el magisterio de la maternidad. el cálculo y el interés. desde la relaciones de parentesco. En Ximena de dos caminos el mundo de los adultos es el de la ‘razón’.

se deja llevar por la espontaneidad del ‘mal’. Georges Bataille. La geografía y el atractivo paisaje natural. su carácter inconcluso. el lugar de los sujetos de enunciación se ubica en una posición subordinada en las relaciones étnicas y de clase. conserva la memoria y pone en contacto las culturas. . por la presencia de dos universos culturales que se traducen en el lenguaje literario. El hablante. por su revuelta sin reservas al partido del mal». Así. La literatura y el mal. En el saber político y ético del hablante se entrecruzan dos horizontes culturales: el universo cultural negro y el mestizo. autosuficientes y sin contradicciones. personaje mulato que representa la ecuanimidad. 25. por la presencia de dos universos culturales que se traducen en el lenguaje literario. Madrid. pero no puede hacer nada. Madrid.78 Carolina Ortiz Fernández 78 Carolina Ortiz Fernández mundo de los adultos y es arrastrado. conserva la memoria y pone en contacto las culturas. 1977. Y si bien es posible apreciar la heterogeneidad formal y cultural en el discurso. La geografía y el atractivo paisaje natural. es posible señalar que en el discurso se desliza una posición que no deja de lado el factor étnico entendido como racismo. el lugar de los sujetos de enunciación se ubica en una posición subordinada en las relaciones étnicas y de clase. su espontaneidad. la práctica discursiva del hablante plantea y cuestiona las relaciones de poder a partir de una perspectiva que conflictúa la relación étnica mulata-mestiza con los otros grupos sociales y étnicos. es posible señalar que en el discurso se desliza una posición que no deja de lado el factor étnico entendido como racismo. que es parte suya. pero bárbaro y salvaje como el mundo de los negros es cautivante e irracional como ellos. quienes los tratan como negros sin serlo. su carácter inconcluso. se deja llevar por la espontaneidad del ‘mal’. pero no puede hacer nada. No obstante. por su revuelta sin reservas al partido del mal». por lo tanto superiores al grupo negro y a los mestizos sin conciencia política. el único sobreviviente es Díaz. a diferencia de los primeros. pues. son representados conflictivos. pues. sabrá que el papel escrito es de Ximena y no la olvidará porque para ella la escritura. su espontaneidad. p. Espontaneidad y errancia de los cuerpos subyugados Espontaneidad y errancia de los cuerpos subyugados En Juyungo. La literatura y el mal. difuso y múltiple es planteado como inferioridad. aparecen su- En Juyungo. que es parte suya. No sabe lo que es bueno o lo que es malo. la práctica discursiva del hablante plantea y cuestiona las relaciones de poder a partir de una perspectiva que conflictúa la relación étnica mulata-mestiza con los otros grupos sociales y étnicos. En el primer enunciado. p. homogéneos. los mulatos letrados y con conciencia política son representados coherentes y unívocos. 25. autosuficientes y sin contradicciones. Se plantea la configuración de sujetos definidos. los mulatos letrados y con conciencia política son representados coherentes y unívocos. Así. Es este orden lo que separa al Ama Grande y al mundo de su padre. El hablante. Ensaya escribir sus primeras palabras a su querida Ama Grande y aunque ésta no sabe leer. mundo de los adultos y es arrastrado. Es este orden lo que separa al Ama Grande y al mundo de su padre. por lo tanto superiores al grupo negro y a los mestizos sin conciencia política. se esfuerza por señalar que lo determinante en las relaciones de poder es la clase y no la raza. homogéneos. personaje mulato que representa la ecuanimidad. aunque finalmente descubre que el mundo de su padre. Ensaya escribir sus primeras palabras a su querida Ama Grande y aunque ésta no sabe leer. como la fotografía. la oralidad y las relaciones simbólicas y míticas del grupo social negro. Se plantea la configuración de sujetos definidos. La ficción se convierte en un instrumento pedagógico y político que toma partido por el grupo étnico mulato-mestizo que se siente bloqueado por la hegemonía étnica y de clase de los blancos. como la fotografía. la inteligencia y la prudencia que le da una ideología de vanguardia. 32. incoherentes e inconclusos. aparecen su- 32. Por eso. acaso solo escribir. es el mundo del orden de la injusticia y se siente culpable porque se considera cómplice de su familia. La ficción se convierte en un instrumento pedagógico y político que toma partido por el grupo étnico mulato-mestizo que se siente bloqueado por la hegemonía étnica y de clase de los blancos. sabrá que el papel escrito es de Ximena y no la olvidará porque para ella la escritura. Taurus.32 La niña se deja llevar por sus impulsos y por su curiosidad. como en Canto de sirena. difuso y múltiple es planteado como inferioridad. La heterogeneidad del sujeto. la inteligencia y la prudencia que le da una ideología de vanguardia. quienes los tratan como negros sin serlo. En el primer enunciado. a diferencia de los primeros. aunque finalmente descubre que el mundo de su padre. 1977. Por eso. Y si bien es posible apreciar la heterogeneidad formal y cultural en el discurso. a lo largo del texto. acaso solo escribir. No obstante. a lo largo del texto. Georges Bataille. son representados conflictivos. como en Canto de sirena.32 La niña se deja llevar por sus impulsos y por su curiosidad. En el saber político y ético del hablante se entrecruzan dos horizontes culturales: el universo cultural negro y el mestizo. Taurus. La heterogeneidad del sujeto. es el mundo del orden de la injusticia y se siente culpable porque se considera cómplice de su familia. incoherentes e inconclusos. No sabe lo que es bueno o lo que es malo. el único sobreviviente es Díaz. se esfuerza por señalar que lo determinante en las relaciones de poder es la clase y no la raza. la oralidad y las relaciones simbólicas y míticas del grupo social negro. pero bárbaro y salvaje como el mundo de los negros es cautivante e irracional como ellos.

conocer. Desde un desierto. por eso configura un sujeto que tiene la imagen unívoca de un sujeto romántico y apuesta por un proceso de mestizaje que homogeneizaría y superaría los conflictos. y se interesa por los libros que están escritos con ritmo (un ritmo que se parece al habla de su madre). Candelario se solidariza con todos los trabajadores de todos los tiempos. La subalternidad en las relaciones de género están imbuidas de discriminación racial. al aire libre como cuando nació. experimentar y aprender en nuevos ambientes y circunstancias. La desigualdad se plantea desde la posición itinerante de los estudiantes expulsados de sus centros de estudio y de los trabajadores. inconcluso y vital. Los subordinados étnica y socialmente se movilizan en diferentes espacios para huir de la hostilidad de sus mundos y para vender su fuerza de trabajo. por eso configura un sujeto que tiene la imagen unívoca de un sujeto romántico y apuesta por un proceso de mestizaje que homogeneizaría y superaría los conflictos. que le conduce a realizar actos que quedan en el vacío. El hablante considera que los primeros no saben hablar bien. Las mujeres cholas se venden fácilmente y las negras ‘enteras’ (supuestamente más salvajes) ocupan el último escalón social. las mujeres los siguen. por eso desean a las mujeres blancas. El testimoniante o narrador oral. Estas se resignan a aceptarlos con el fin de enfrentar las circunstancias que las han postrado en la pobreza y el abandono. como sí la tienen las indias cayapas que son representadas sin prejuicios raciales. étnica y de clase. esta situación cambia cuando tienen algo de instrucción. por el contrario. por el contrario. Este carácter errante obedece a un impulso espontáneo que brota de la energía de un cuerpo que ansía ser libre. ficción y testimonio. El nomadismo de Candelario sacia relativamente su deseo de observar. se adecue a su propio ritmo. Los varones no blancos aspiran a ser blancos. al romper con el ritmo progresivo que el objeto literario suele tener. y se interesa por los libros que están escritos con ritmo (un ritmo que se parece al habla de su madre). al aire libre como cuando nació. no piensan bien. Esta itinerancia permite explorar las relaciones económicas de explotación que se cruzan con las relaciones étnicas y de género. las mujeres los siguen. al romper con el ritmo progresivo que el objeto literario suele tener. Este carácter errante obedece a un impulso espontáneo que brota de la energía de un cuerpo que ansía ser libre. Candelario Navarro se reconoce como un humilde trabajador que durante toda su vida no ha hecho otra cosa que errar y tratar de ser feliz. conocer. sin perder totalmente el suyo. como sí la tienen las indias cayapas que son representadas sin prejuicios raciales. La subalternidad en las relaciones de género están imbuidas de discriminación racial. La desigualdad se plantea desde la posición itinerante de los estudiantes expulsados de sus centros de estudio y de los trabajadores. además sabe y suele escribir. Los subordinados étnica y socialmente se movilizan en diferentes espacios para huir de la hostilidad de sus mundos y para vender su fuerza de trabajo. rememora y refiere su historia. por eso desean a las mujeres blancas. un trabajador migrante subordinado étnica y socialmente. Desde un desierto. a reelaborar y a sistematizar el aprendizaje cotidiano. es un texto que parece eliminar (no sin tensión) el patrimonio individual de la autoría. Una historia de derrotas y desencantos. Esta itinerancia permite explorar las relaciones económicas de explotación que se cruzan con las relaciones étnicas y de género. un trabajador migrante subordinado étnica y socialmente. además sabe y suele escribir. ficción y testimonio. Canto de sirena. es un texto que parece eliminar (no sin tensión) el patrimonio individual de la autoría. Su errancia y la espontaneidad de sus actos no es algo totalmente inconsciente. se convierten en factores de resistencia que le inducen a interrogar y a reflexionar. se adecue a su propio ritmo. Las relaciones de poder se entretejen en las relaciones de género. El testimoniante o narrador oral. no piensan bien. invade la ‘ciudad letrada’ y la institución literaria haciendo que el escribiente. Las mujeres mulatas no tienen autonomía sobre sus cuerpos. Canto de sirena. invade la ‘ciudad letrada’ y la institución literaria haciendo que el escribiente. Las mujeres mulatas no tienen autonomía sobre sus cuerpos. experimentar y aprender en nuevos ambientes y circunstancias. inconcluso y vital. Candelario Navarro se reconoce como un humilde trabajador que durante toda su vida no ha hecho otra cosa que errar y tratar de ser feliz. Las mujeres cholas se venden fácilmente y las negras ‘enteras’ (supuestamente más salvajes) ocupan el último escalón social. Una historia de derrotas y desencantos. Estos son algunos resquicios de La letra y los cuerpos subyugados 79 bordinadas a las del grupo mulato. pero también de sueños y de fiesta que muestra a un sujeto escindido. rememora y refiere su historia.La letra y los cuerpos subyugados 79 bordinadas a las del grupo mulato. Su errancia y la espontaneidad de sus actos no es algo totalmente inconsciente. a reelaborar y a sistematizar el aprendizaje cotidiano. Se problematizan con mayor intensidad las dos últimas. que le conduce a realizar actos que quedan en el vacío. étnica y de clase. Estos son algunos resquicios de . Las relaciones de poder se entretejen en las relaciones de género. Estas se resignan a aceptarlos con el fin de enfrentar las circunstancias que las han postrado en la pobreza y el abandono. Aspira a juntar a todos los que no tienen y arrimar a las ‘dominaciones’ que se han adueñado del mundo. Candelario se solidariza con todos los trabajadores de todos los tiempos. Los varones no blancos aspiran a ser blancos. sin perder totalmente el suyo. pero también de sueños y de fiesta que muestra a un sujeto escindido. Aspira a juntar a todos los que no tienen y arrimar a las ‘dominaciones’ que se han adueñado del mundo. Se problematizan con mayor intensidad las dos últimas. El hablante considera que los primeros no saben hablar bien. El nomadismo de Candelario sacia relativamente su deseo de observar. se convierten en factores de resistencia que le inducen a interrogar y a reflexionar. esta situación cambia cuando tienen algo de instrucción.

SUBVIRTIENDO LA COLONIALIDAD DEL PODER Familia. lo que varía cuando se relaciona con una mujer blanca. alter ego de la autora. especula y experimenta aunque le salga el tiro por la culata. lo que varía cuando se relaciona con una mujer blanca. Los sujetos de la enunciación organizan el argumento novelesco. en su condición de mestizos y trabajadores que desean una mejor ubicación en las relaciones de poder en Juyungo. Sin embargo. en las relaciones de género. En el caso de Aves sin nido. Los hablantes de Aves sin nido y de Juyungo convierten a la ficción en la autoridad estética que asume el rol de imaginar y configurar naciones capaces de organizar. el peregrinaje. El intelectual. De este modo. son tan importantes como los académicos. en su condición de mestizos y trabajadores que desean una mejor ubicación en las relaciones de poder en Juyungo.80 Carolina Ortiz Fernández 80 Carolina Ortiz Fernández autonomía. para Candelario. migración y peregrinaje son zonas de contacto de universos culturales heterogéneos. en los cuales también es posible seleccionar y resemantizar los productos simbólicos culturales de los grupos hegemónicos. SUBVIRTIENDO LA COLONIALIDAD DEL PODER 3. en el que la categoría clase es un todo capaz de integrar y armonizar lo heterogéneo. El intelectual-enunciador asume la función de educar y civilizar (cristianamente en Aves y clasistamente en Juyungo) tratando de legitimar el discurso literario. en el caso de las mujeres desde una posición subalterna en el mundo privado de la familia tanto en Aves sin nido como en Ximena de dos caminos. La espontaneidad y la errancia no son exclusivamente un fenómeno biológico de los cuerpos. El intelectual-enunciador asume la función de educar y civilizar (cristianamente en Aves y clasistamente en Juyungo) tratando de legitimar el discurso literario. en el caso de Canto de sirena. a través de la institución literaria. libre de toda opresión. las cons- Familia. homogeneizar e integrar las patrias fragmentadas. en las relaciones de género. libre de toda opresión. El aprendizaje es una especie de viaje de exploración y trabajo. El aprendizaje es una especie de viaje de exploración y trabajo. Los varones lo hacen desde una posición subordinada en un espacio público como el camino. la subordinación de género de la enunciadora. En el caso de Aves sin nido. puesto que están atravesados (en tanto ejecutados por éstos) por la historia. El cuerpo y la historia producen energías en movimiento. son tan importantes como los académicos. como estrategia para la configuración de un sujeto uniforme y totalizador. Sin embargo. El aprendiz está abierto a aprehender y a crear. como estrategia para la configuración de un sujeto uniforme y totalizador. sumisas. migración y peregrinaje son zonas de contacto de universos culturales heterogéneos. al recuperar la voz a través de la escritura (recordemos que las mujeres en las relaciones de poder son consideradas obedientes. 3. el peregrinaje. Los hablantes de Aves sin nido y de Juyungo convierten a la ficción en la autoridad estética que asume el rol de imaginar y configurar naciones capaces de organizar. es decir. sumisas. especula y experimenta aunque le salga el tiro por la culata. la subordinación de género de la enunciadora. Los sujetos de la enunciación organizan el argumento novelesco. El cuerpo y la historia producen energías en movimiento. alter ego de la autora. la migración. saberes que interactúan con el medio ambiente. estos lugares de enunciación en la producción literaria no son unívocos. Lo cual constituye una mirada aún eurocéntrica en la reflexión intelectual y en la manera de producir conocimiento. los grupos subordinados producen saberes no académicos (no reconocidos por una lógica pretendidamente universal) que. la migración. Candelario suele concentrar el poder. puesto que están atravesados (en tanto ejecutados por éstos) por la historia. castas y silentes) transgrede las relaciones de sumisión y mansedumbre. saberes que interactúan con el medio ambiente. los grupos subordinados producen saberes no académicos (no reconocidos por una lógica pretendidamente universal) que. Lo cual constituye una mirada aún eurocéntrica en la reflexión intelectual y en la manera de producir conocimiento. para Candelario. en el caso de las mujeres desde una posición subalterna en el mundo privado de la familia tanto en Aves sin nido como en Ximena de dos caminos. es decir. en el caso de Canto de sirena. en el que la categoría clase es un todo capaz de integrar y armonizar lo heterogéneo. El aprendiz está abierto a aprehender y a crear. proyecta los modelos de comportamiento y las normas que debían subordinar al mundo bárbaro y salvaje. Los varones lo hacen desde una posición subordinada en un espacio público como el camino. estos lugares de enunciación en la producción literaria no son unívocos. al recuperar la voz a través de la escritura (recordemos que las mujeres en las relaciones de poder son consideradas obedientes. Sin embargo. homogeneizar e integrar las patrias fragmentadas. Es un ir y venir. castas y silentes) transgrede las relaciones de sumisión y mansedumbre. dentro de un proyecto moderno y redentor. Sin embargo. en los cuales también es posible seleccionar y resemantizar los productos simbólicos culturales de los grupos hegemónicos. Es un ir y venir. a través de la institución literaria. las cons- . proyecta los modelos de comportamiento y las normas que debían subordinar al mundo bárbaro y salvaje. Candelario suele concentrar el poder. De este modo. El intelectual. La espontaneidad y la errancia no son exclusivamente un fenómeno biológico de los cuerpos. autonomía. dentro de un proyecto moderno y redentor. y que aspira a mejores condiciones de vida. y que aspira a mejores condiciones de vida.

aunque paralela y contradictoriamente refuerza el mito positivista de la feminidad ‘natural’ que provendría de la capacidad de ser madres. En el epílogo de Canto de sirena desfilan varios personajes que representan las voces de los grupos subordinados: un escolar que se reconoce coyungano y no peruano. Canto de sirena parece colectivizar las condiciones de posibilidad. desde una posición subordinada. considero que esta práctica discursiva deterritorializa. El acto ilocutorio se plasma en una escritura que no se esfuerza en representar la oralidad. las estructuras sintácticas y semánticas del lenguaje de una voluntad de saber que se irroga la representación del otro? Se podría afirmar que es un testimonio mediatizado. que encarna a las ‘minorías’ de Coyungo y el escribiente (que ficciona el testimonio)? ¿Subvierten. Son sujetos vulnerables. En el epílogo de Canto de sirena desfilan varios personajes que representan las voces de los grupos subordinados: un escolar que se reconoce coyungano y no peruano. cuya ingenuidad y espontaneidad dialoga en igualdad de condiciones con horizontes culturales en pugna. en el que el diálogo de los tiempos y de las fuerzas sociales subalternas revela la posición no autoritaria de los enunciadores. Hay un intento de autorepresentación que pone en crisis la representación y las instancias de producción literaria. heteróclitos e inconclusos. la barbarie (el invasor de la ciudad letrada) y la civilización (el escribiente). Se convierte en una trabajadora de la palabra que confía en las promesas de la razón y la modernidad. así como el imaginario señorial y burgués expresado (no sin tensiones) en una pluralidad de voces. sino en ponerse a su servicio aunque quiebre las leyes de las sintaxis y otras normas. ¿Son coautores el testimoniante oral. el testimoniante de Canto de sirena. En Ximena de dos caminos y en Canto de sirena se cuestiona la estructura social y cultural oligárquica. El reconocimiento de un tú que deja de ser objeto para convertirse en sujeto pone en crisis (no sin conflictos) la representación. Son sujetos vulnerables. En el discurso de Candelario Navarro. estos hablantes no son sujetos excepcionales capaces de ordenar y conducir al progreso el desorden existente. el testimoniante de Canto de sirena. Se convierte en una trabajadora de la palabra que confía en las promesas de la razón y la modernidad. heteróclitos e inconclusos. Hay un intento de autorepresentación que pone en crisis la representación y las instancias de producción literaria. Todo esto supone la subversión del orden colonial en lo concerniente a las relaciones simbólicas y a la manera de producir conocimiento y productos culturales. asume la representación y la dirección de los grupos sociales subordinados en la lucha por la hegemonía en las relaciones de poder. en el que el diálogo de los tiempos y de las fuerzas sociales subalternas revela la posición no autoritaria de los enunciadores. considero que esta práctica discursiva deterritorializa. varios trabajadores y una mujer que afirma que nadie sabe cuánto han sufrido. El acto ilocutorio se plasma en una escritura que no se esfuerza en representar la oralidad. aunque paralela y contradictoriamente refuerza el mito positivista de la feminidad ‘natural’ que provendría de la capacidad de ser madres. asume la representación y la dirección de los grupos sociales subordinados en la lucha por la hegemonía en las relaciones de poder. Todo esto supone la subversión del orden colonial en lo concerniente a las relaciones simbólicas y a la manera de producir conocimiento y productos culturales. En Ximena de dos caminos y en Canto de sirena se cuestiona la estructura social y cultural oligárquica. El reconocimiento de un tú que deja de ser objeto para convertirse en sujeto pone en crisis (no sin conflictos) la representación. Se producen varias rupturas: la mirada eurocéntrica y la autoría unívoca. varios trabajadores y una mujer que afirma que nadie sabe cuánto han sufrido. Se producen varias rupturas: la mirada eurocéntrica y la autoría unívoca. A diferencia de Aves sin nido y Juyungo. en términos del lenguaje. sino en ponerse a su servicio aunque quiebre las leyes de las sintaxis y otras normas.La letra y los cuerpos subyugados 81 trucciones simbólicas de una cultura masculina letrada. la barbarie (el invasor de la ciudad letrada) y la civilización (el escribiente). la oralidad invade el texto literario. capaces de reconocer y afirmar el yo ajeno. estos hablantes no son sujetos excepcionales capaces de ordenar y conducir al progreso el desorden existente. la cultura letrada y la mirada eurocéntrica. las relaciones simbólicas de poder se fracturan. aún así. La letra y los cuerpos subyugados 81 trucciones simbólicas de una cultura masculina letrada. así como el imaginario señorial y burgués expresado (no sin tensiones) en una pluralidad de voces. que encarna a las ‘minorías’ de Coyungo y el escribiente (que ficciona el testimonio)? ¿Subvierten. Desde las relaciones de clase. En Ximena de dos caminos se reivindica la naturaleza y la barbarie a través de la voz infantil. ¿Son coautores el testimoniante oral. A diferencia de Aves sin nido y Juyungo. Desde las relaciones de clase. aún así. En el discurso de Candelario Navarro. las estructuras sintácticas y semánticas del lenguaje de una voluntad de saber que se irroga la representación del otro? Se podría afirmar que es un testimonio mediatizado. capaces de reconocer y afirmar el yo ajeno. cuya ingenuidad y espontaneidad dialoga en igualdad de condiciones con horizontes culturales en pugna. en términos del lenguaje. . la cultura letrada y la mirada eurocéntrica. Canto de sirena parece colectivizar las condiciones de posibilidad. desde una posición subordinada. las relaciones simbólicas de poder se fracturan. la oralidad invade el texto literario. En Ximena de dos caminos se reivindica la naturaleza y la barbarie a través de la voz infantil.

82 Carolina Ortiz Fernández 82 Carolina Ortiz Fernández .

son el resultado de una operación simbólica. se convierte en una demanda política moderna (ciertamente liberal y con un claro sentimiento patriótico en confrontación con el oscurantismo eclesiástico y los grupos terratenientes-gamonales). y el indio lo es esencialmente de obediencia. lo que supone la exigencia democrática de derecho de ciudadanía. se convierte en una demanda política moderna (ciertamente liberal y con un claro sentimiento patriótico en confrontación con el oscurantismo eclesiástico y los grupos terratenientes-gamonales). El Arquero. 1. como el signo lingüístico en la concepción de Saussure no remiten a objetos sino a otros signos. pues no son entidades empíricas sino constructos que «pertenecen al orden de las representaciones. educativo y político. 1988. La ubicación y la heterogeneidad de los grupos subordinados establecen diferencias a partir de sus lugares de enunciación. educativo y político. son el resultado de una operación simbólica. 1. eclesiásticas y políticas representadas por los grupos de familia. en los dos textos se pone en cuestión la imagen falocéntrica de autoridad y las relaciones de poder.1 El valor depende de su posición en un sistema histórico específico. lo que supone la exigencia democrática de derecho de ciudadanía. El Arquero. La mujer blanca. La sexualidad femenina y su construcción imaginaria. La sexualidad femenina y su construcción imaginaria. familiar y social desde la migración y el camino. desde el mundo privado de la familia dirigen su mirada a lo público. Estas desiguales miradas no son producto de un origen biológico-natural que sería la esencia de lo femenino y lo masculino. Ninguno tiene valor en sí mismo». La enunciadora. Los trabajadores miran su entorno individual. Se interrelacionan así. subvierte y quebranta los valores de sumisión y mansedumbre que ponen en una misma condición a la mujer y al indio. p. Estas desiguales miradas no son producto de un origen biológico-natural que sería la esencia de lo femenino y lo masculino. y el indio lo es esencialmente de obediencia. Las mujeres. La enunciadora. al tomar la palabra (mundo masculino). Su discurso. Silvia Turbet. la esperanza en un Estado nación capaz de integrar a todos los peruanos. 227. plantea el ‘problema indígena’ y la opresión de la mujer como un problema ético. desde el mundo privado de la familia dirigen su mirada a lo público.1 El valor depende de su posición en un sistema histórico específico. La ubicación y la heterogeneidad de los grupos subordinados establecen diferencias a partir de sus lugares de enunciación. Sin embargo. La imagen materna. la subordinación etnosocial y la de género. Los trabajadores miran su entorno individual. La mujer blanca. al tomar la palabra (mundo masculino). Su discurso. El primero. en los dos textos se pone en cuestión la imagen falocéntrica de autoridad y las relaciones de poder. a partir del discurso crítico a las instituciones sociales. p. tan solo son algunas apreciaciones que marcan un momento que corresponde a esta investigación. como el signo lingüístico en la concepción de Saussure no remiten a objetos sino a otros signos. Las mujeres. mestiza e india es un instrumento de placer y obediencia. Sin embargo. en las enseñanzas del ‘verdadero cristianismo’. a fines del siglo XIX. son significantes que. sumisa y sacrificada de la mujer en Aves sin nido se problematiza en Ximena de dos caminos. pues no son entidades empíricas sino constructos que «pertenecen al orden de las representaciones. En estas palabras finales no pretendo formular conclusiones exhaustivas ni definitivas. 1988. en las enseñanzas del ‘verdadero cristianismo’. la subordinación etnosocial y la de género. La imagen materna. mestiza e india es un instrumento de placer y obediencia.La letra y los cuerpos subyugados 83 La letra y los cuerpos subyugados 83 Consideraciones finales Consideraciones finales En estas palabras finales no pretendo formular conclusiones exhaustivas ni definitivas. familiar y social desde la migración y el camino. la fe en la educación y el progreso. a partir del discurso crítico a las instituciones sociales. . 227. Silvia Turbet. Son dos épocas y enunciadoras distintas. Madrid. la esperanza en un Estado nación capaz de integrar a todos los peruanos. sumisa y sacrificada de la mujer en Aves sin nido se problematiza en Ximena de dos caminos. plantea el ‘problema indígena’ y la opresión de la mujer como un problema ético. Madrid. Se interrelacionan así. la fe en la educación y el progreso. subvierte y quebranta los valores de sumisión y mansedumbre que ponen en una misma condición a la mujer y al indio. tan solo son algunas apreciaciones que marcan un momento que corresponde a esta investigación. eclesiásticas y políticas representadas por los grupos de familia. son significantes que. Son dos épocas y enunciadoras distintas. Ninguno tiene valor en sí mismo». a fines del siglo XIX. El primero.

84

Carolina Ortiz Fernández

la fe en una utopía liberal progresista y cristiana que reivindica el ‘bien’, el saber y
las costumbres nacionales, aunque contradictoriamente reclama el etnocidio cultural
de la población indígena.
En los círculos intelectuales de fines del siglo XIX fluía un halo romántico y
la reflexión positivista. Era evidente el pensamiento eurocentrista, pero también había elementos nativos. El Perú no estaba formado solo por criollos y mestizos, había una gran ‘masa de desheredados’: el mundo andino y su cultura. El reclamo de
su inclusión en la sociedad peruana produjo polémica. Los ideales de libertad, que
fluyeron durante la Independencia y a lo largo del siglo XIX, iban acompañados de
desilusión; la República no era lo que esperaban, la fraternidad y la libertad no existen; los males se acentúan: el desorden, la falta de patriotismo, la desolación de los
pueblos chicos del Perú, las condiciones de subordinación del indígena y de la mujer se agravan. Es así que una nueva fracción social, una ‘burguesía’ emergente pero aún minoritaria, disputa espacios de dominación, Manuel Pardo a través del civilismo y Manuel González Prada desde la Unión Nacional. Clorinda Matto convirtió
el discurso literario en un discurso político que coincidía con las denuncias y propuestas de González Prada, y le impregnó sus propias convicciones e inquietudes.
Casi cien años después de la primera publicación de Aves sin nido, en Ximena de dos caminos se insiste en las abismales e injustas desigualdades que discriminan, oprimen y explotan a las mujeres, a las poblaciones indígenas, a los niños y a
los trabajadores. Los campesinos, antes dedicados a sus tierras, han sido despojados
de ellas, pero sus recursos simbólicos y culturales permanecen vivos e inacabados
en un presente abierto. Frente a la coexistencia violenta de una diversidad de culturas con la hegemonía de un grupo étnico-social mestizo ablancado que tiende a emular a los ‘gringos’ hasta transmutarse en una imagen de éstos, pues sus subjetividades están imbuidas por la colonialidad del poder; no plantea un proyecto que homogenice e integre a la patria fragmentada sino, más bien, abre la posibilidad de una
convivencia que respete la heterogeneidad cultural y el derecho a la autorepresentación de los cuerpos y pueblos subyugados. El encuentro de Ximena (la niña que descubre la existencia de mundos contrapuestos, relacionados jerárquicamente por la
colonialidad del poder, desde su condición de hija de una familia oligárquica en decadencia) y Pablo, el niño indio, representan esta posibilidad.
En este texto, se cuestiona el orden simbólico-cultural patriarcal, regido por
la ley del padre que está representado en la figura del niño alcalde; vinculándose así
la institución familiar con las instituciones políticas y sociales. Se percibe la influencia del discurso feminista y un discurso antioligárquico que intenta respetar la pluralidad de sujetos y sentidos; paralelamente queda en pie una probable ‘utopía andina’ que proviene de las clases medias y que se expresa en alguno de los relatos narrados por Pablo.
En Juyungo se pone al descubierto la discriminación y la explotación de la
población afro-esmeraldeña. La categoría clase se convierte en un todo coherente y

84

Carolina Ortiz Fernández

la fe en una utopía liberal progresista y cristiana que reivindica el ‘bien’, el saber y
las costumbres nacionales, aunque contradictoriamente reclama el etnocidio cultural
de la población indígena.
En los círculos intelectuales de fines del siglo XIX fluía un halo romántico y
la reflexión positivista. Era evidente el pensamiento eurocentrista, pero también había elementos nativos. El Perú no estaba formado solo por criollos y mestizos, había una gran ‘masa de desheredados’: el mundo andino y su cultura. El reclamo de
su inclusión en la sociedad peruana produjo polémica. Los ideales de libertad, que
fluyeron durante la Independencia y a lo largo del siglo XIX, iban acompañados de
desilusión; la República no era lo que esperaban, la fraternidad y la libertad no existen; los males se acentúan: el desorden, la falta de patriotismo, la desolación de los
pueblos chicos del Perú, las condiciones de subordinación del indígena y de la mujer se agravan. Es así que una nueva fracción social, una ‘burguesía’ emergente pero aún minoritaria, disputa espacios de dominación, Manuel Pardo a través del civilismo y Manuel González Prada desde la Unión Nacional. Clorinda Matto convirtió
el discurso literario en un discurso político que coincidía con las denuncias y propuestas de González Prada, y le impregnó sus propias convicciones e inquietudes.
Casi cien años después de la primera publicación de Aves sin nido, en Ximena de dos caminos se insiste en las abismales e injustas desigualdades que discriminan, oprimen y explotan a las mujeres, a las poblaciones indígenas, a los niños y a
los trabajadores. Los campesinos, antes dedicados a sus tierras, han sido despojados
de ellas, pero sus recursos simbólicos y culturales permanecen vivos e inacabados
en un presente abierto. Frente a la coexistencia violenta de una diversidad de culturas con la hegemonía de un grupo étnico-social mestizo ablancado que tiende a emular a los ‘gringos’ hasta transmutarse en una imagen de éstos, pues sus subjetividades están imbuidas por la colonialidad del poder; no plantea un proyecto que homogenice e integre a la patria fragmentada sino, más bien, abre la posibilidad de una
convivencia que respete la heterogeneidad cultural y el derecho a la autorepresentación de los cuerpos y pueblos subyugados. El encuentro de Ximena (la niña que descubre la existencia de mundos contrapuestos, relacionados jerárquicamente por la
colonialidad del poder, desde su condición de hija de una familia oligárquica en decadencia) y Pablo, el niño indio, representan esta posibilidad.
En este texto, se cuestiona el orden simbólico-cultural patriarcal, regido por
la ley del padre que está representado en la figura del niño alcalde; vinculándose así
la institución familiar con las instituciones políticas y sociales. Se percibe la influencia del discurso feminista y un discurso antioligárquico que intenta respetar la pluralidad de sujetos y sentidos; paralelamente queda en pie una probable ‘utopía andina’ que proviene de las clases medias y que se expresa en alguno de los relatos narrados por Pablo.
En Juyungo se pone al descubierto la discriminación y la explotación de la
población afro-esmeraldeña. La categoría clase se convierte en un todo coherente y

La letra y los cuerpos subyugados

85

La letra y los cuerpos subyugados

85

armónico capaz de organizar y solucionar todos los problemas de opresión y explotación de los trabajadores, desconociendo –aun cuando en el texto están presentes–
las otras relaciones de poder que se entretejen en la estructura social y en el imaginario. El enunciador mulato propone un proceso de transculturación (mestizaje) mediante la educación clasista de la población negra y de los trabajadores que articule
y desarrolle la modernización e integración de la nación.
En 1889, se sostiene que la ‘barbarie’ requiere de la civilización y el progreso de un proyecto moderno-liberal progresista y cristiano. En 1943 se sugiere un
proyecto moderno-‘socialista’ redentor. Ambos promueven el etnocidio cultural de
las poblaciones indias y negras, y expresan una certera esperanza en el progreso y
en las promesas de la modernidad.
En Canto de sirena, al tomar la palabra la ‘barbarie’, se pone en crisis la representación y el discurso literario canónico. El testimoniante se reconoce como un
trabajador migrante que huye de mundos hostiles en búsqueda de mejores condiciones de vida y de disfrute. Su carácter errabundo le hace descubrir mundos distintos
que le permiten interrogarse sobre las relaciones de dominación entre el saber y el
no saber, entre la oralidad y la escritura, entre el capital y el trabajo, entre los grupos sociales no negros y los grupos negros. Y exige se le reconozca y respete como
un ciudadano con derecho a ser libre y a ser feliz, cuya mayor aspiración consiste en
que todo lo que sueña se haga realidad. Uno de sus mayores sueños y deseos consiste en juntar a los humildes y a los trabajadores para ‘arrimar’ a las dominaciones
que impiden una relación democrática y alegre entre los hombres.
En el epílogo de Canto de sirena, como lo señala Gregorio Martínez, desfilan varios personajes y la escritura tiende a diluirse, «así como se fue conformando
al inicio, para dejar al lector frente a la realidad», evitando de este modo el «fetichismo de la letra».2 El texto concluye con las palabras finales de Maura Figueroa: «nadie sabe cuánto hemos sufrido, carajo»;3 como afirmando que, pese al testimonio de
Candelario, la palabra escrita no ha dado cuenta de la realidad de las mujeres y/o de
los grupos sociales subordinados y nos devuelve a esta realidad, abriéndonos así un
mundo heterogéneo y subordinado, por la relación colonial, que sí habla (aún en el
silencio) y que pide ser escuchado.
Los proyectos homogeneizadores planteados en Aves sin nido y en Juyungo
por sujetos en apariencia centrados y definidos, se fracturan en Ximena de dos caminos y en Canto de sirena. El sentido único se desarma y se agrieta. Se convierten
en sujetos inacabados, heterogéneos y abiertos.
En los cuatro textos, los discursos ponen en movimiento a subjetividades subordinadas en un haz de relaciones que obedecen a unas prácticas discursivas en lucha por la hegemonía, ya sea para una mejor ubicación en las relaciones de poder

armónico capaz de organizar y solucionar todos los problemas de opresión y explotación de los trabajadores, desconociendo –aun cuando en el texto están presentes–
las otras relaciones de poder que se entretejen en la estructura social y en el imaginario. El enunciador mulato propone un proceso de transculturación (mestizaje) mediante la educación clasista de la población negra y de los trabajadores que articule
y desarrolle la modernización e integración de la nación.
En 1889, se sostiene que la ‘barbarie’ requiere de la civilización y el progreso de un proyecto moderno-liberal progresista y cristiano. En 1943 se sugiere un
proyecto moderno-‘socialista’ redentor. Ambos promueven el etnocidio cultural de
las poblaciones indias y negras, y expresan una certera esperanza en el progreso y
en las promesas de la modernidad.
En Canto de sirena, al tomar la palabra la ‘barbarie’, se pone en crisis la representación y el discurso literario canónico. El testimoniante se reconoce como un
trabajador migrante que huye de mundos hostiles en búsqueda de mejores condiciones de vida y de disfrute. Su carácter errabundo le hace descubrir mundos distintos
que le permiten interrogarse sobre las relaciones de dominación entre el saber y el
no saber, entre la oralidad y la escritura, entre el capital y el trabajo, entre los grupos sociales no negros y los grupos negros. Y exige se le reconozca y respete como
un ciudadano con derecho a ser libre y a ser feliz, cuya mayor aspiración consiste en
que todo lo que sueña se haga realidad. Uno de sus mayores sueños y deseos consiste en juntar a los humildes y a los trabajadores para ‘arrimar’ a las dominaciones
que impiden una relación democrática y alegre entre los hombres.
En el epílogo de Canto de sirena, como lo señala Gregorio Martínez, desfilan varios personajes y la escritura tiende a diluirse, «así como se fue conformando
al inicio, para dejar al lector frente a la realidad», evitando de este modo el «fetichismo de la letra».2 El texto concluye con las palabras finales de Maura Figueroa: «nadie sabe cuánto hemos sufrido, carajo»;3 como afirmando que, pese al testimonio de
Candelario, la palabra escrita no ha dado cuenta de la realidad de las mujeres y/o de
los grupos sociales subordinados y nos devuelve a esta realidad, abriéndonos así un
mundo heterogéneo y subordinado, por la relación colonial, que sí habla (aún en el
silencio) y que pide ser escuchado.
Los proyectos homogeneizadores planteados en Aves sin nido y en Juyungo
por sujetos en apariencia centrados y definidos, se fracturan en Ximena de dos caminos y en Canto de sirena. El sentido único se desarma y se agrieta. Se convierten
en sujetos inacabados, heterogéneos y abiertos.
En los cuatro textos, los discursos ponen en movimiento a subjetividades subordinadas en un haz de relaciones que obedecen a unas prácticas discursivas en lucha por la hegemonía, ya sea para una mejor ubicación en las relaciones de poder

2.
3.

2.
3.

Gregorio Martínez, «La sirena popular de Gregorio», Runa (Lima), 6 (1977): 35.
Canto de sirena, op. cit., p. 164.

Gregorio Martínez, «La sirena popular de Gregorio», Runa (Lima), 6 (1977): 35.
Canto de sirena, op. cit., p. 164.

86

Carolina Ortiz Fernández

86

Carolina Ortiz Fernández

y/o para minarlo. Las operaciones simbólicas de los grupos sociales subordinados
cuestionan las relaciones de poder específicas que se ejercen entre el varón y la mujer, entre el adulto y el niño, entre el intelectual y la ‘masa’, entre el saber y el no saber, entre naturaleza (indios, niños y negros) y cultura (no indios, adultos y no negros),
entre el capital y el trabajo; ya que el poder no se ejerce solamente desde los aparatos
del Estado, sino que es una red que entreteje todo el cuerpo social y se legitima en el
imaginario.
Las construcciones simbólicas –subjetivas e intersubjetivas– que marcan la subalternidad etnosocial y de género (en este caso: mujeres, indios, negros, niños, trabajadores) en específicos acontecimientos y condiciones históricas que entretejen la dominación aún colonial, giran en torno a referentes de obediencia, sumisión y mansedumbre, ignorancia, instinto espontáneo y natural muchas veces atractivo, pero bárbaro y salvaje como la naturaleza; formas de expresión de las culturas orales, experiencias inconscientes (irracionales) y espontáneas. Las cuales al invadir la ciudad letrada
desacralizan una voluntad de saber que se irroga la representación de objetos ‘mudos’,
‘salvajes’ y del ‘no saber’.
La invasión de la ciudad letrada supone abrir un espacio y deslizarse para trazar caminos que afiancen las relaciones de dominio y explotación o para liberar los
caminos, porque la escritura como la oralidad (al parecer) es una «constante travesía
que cruza el umbral entre acontecimiento y narración, entre autoridad y dispersión,
entre represión y representación, entre impotencia y poder, entre pretexto anónimo e
inscripción textual».4 Los saberes como los hombres y las mujeres que los sistematizan y recrean son móviles, migran constantemente. Son formas discontinuas no establecidas para siempre, lo cual no niega las posibles continuidades que también se
arraigan.
Las prácticas discursivas de los sujetos que no «asumen la indignidad de hablar por los otros»5 ponen en tensión y/o quebrantan las leyes simbólicas, las instituciones sociales y las relaciones de dominación colonial que persisten entre el sujeto y
el objeto de conocimiento. Pero esto no supone la unidad de los cuerpos sublevados.
Los grupos subordinados no constituyen en absoluto un todo homogéneo. La
subalternidad no es un todo coherente y fijo, definido por sí mismo; es también un
constructor que asume múltiples formas históricas, cuyos procesos de afirmación en
la heterogénea producción discursiva de la región andina se caracterizan por su discontinuidad y en los últimos tiempos por su tendencia a la polifonía. Por cierto, los
grupos subordinados pueden reproducir el dominio y la opresión sobre otros, todo esto depende de su posición y práctica en las históricas relaciones de poder. Y esta posición es oscilante.

y/o para minarlo. Las operaciones simbólicas de los grupos sociales subordinados
cuestionan las relaciones de poder específicas que se ejercen entre el varón y la mujer, entre el adulto y el niño, entre el intelectual y la ‘masa’, entre el saber y el no saber, entre naturaleza (indios, niños y negros) y cultura (no indios, adultos y no negros),
entre el capital y el trabajo; ya que el poder no se ejerce solamente desde los aparatos
del Estado, sino que es una red que entreteje todo el cuerpo social y se legitima en el
imaginario.
Las construcciones simbólicas –subjetivas e intersubjetivas– que marcan la subalternidad etnosocial y de género (en este caso: mujeres, indios, negros, niños, trabajadores) en específicos acontecimientos y condiciones históricas que entretejen la dominación aún colonial, giran en torno a referentes de obediencia, sumisión y mansedumbre, ignorancia, instinto espontáneo y natural muchas veces atractivo, pero bárbaro y salvaje como la naturaleza; formas de expresión de las culturas orales, experiencias inconscientes (irracionales) y espontáneas. Las cuales al invadir la ciudad letrada
desacralizan una voluntad de saber que se irroga la representación de objetos ‘mudos’,
‘salvajes’ y del ‘no saber’.
La invasión de la ciudad letrada supone abrir un espacio y deslizarse para trazar caminos que afiancen las relaciones de dominio y explotación o para liberar los
caminos, porque la escritura como la oralidad (al parecer) es una «constante travesía
que cruza el umbral entre acontecimiento y narración, entre autoridad y dispersión,
entre represión y representación, entre impotencia y poder, entre pretexto anónimo e
inscripción textual».4 Los saberes como los hombres y las mujeres que los sistematizan y recrean son móviles, migran constantemente. Son formas discontinuas no establecidas para siempre, lo cual no niega las posibles continuidades que también se
arraigan.
Las prácticas discursivas de los sujetos que no «asumen la indignidad de hablar por los otros»5 ponen en tensión y/o quebrantan las leyes simbólicas, las instituciones sociales y las relaciones de dominación colonial que persisten entre el sujeto y
el objeto de conocimiento. Pero esto no supone la unidad de los cuerpos sublevados.
Los grupos subordinados no constituyen en absoluto un todo homogéneo. La
subalternidad no es un todo coherente y fijo, definido por sí mismo; es también un
constructor que asume múltiples formas históricas, cuyos procesos de afirmación en
la heterogénea producción discursiva de la región andina se caracterizan por su discontinuidad y en los últimos tiempos por su tendencia a la polifonía. Por cierto, los
grupos subordinados pueden reproducir el dominio y la opresión sobre otros, todo esto depende de su posición y práctica en las históricas relaciones de poder. Y esta posición es oscilante.

4.
5.

4.
5.

Iain Chambers, Migración, cultura, identidad, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1994, p. 26.
Michel Foucault, La microfísica del poder, Madrid, La Piqueta, p. 80.

Iain Chambers, Migración, cultura, identidad, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1994, p. 26.
Michel Foucault, La microfísica del poder, Madrid, La Piqueta, p. 80

20 (1984): 189-205. Siglo XXI. «Sobre la situación actual de los estudios culturales». en Asedios a la Heterogeneidad Cultural. ——— El orden del discurso. «Los estudios culturales y la cultura cubana a partir de la década de los 80». A propósito del indigenismo literario». Madrid. 1993. Bajtin. apéndice de «Comentarios a mestizaje. Asociación Internacional de Peruanistas. transculturación. 20 (1984): 189-205. ——— La microfísica del poder. transculturación. «Etnopoética y estrategias discursivas». Taurus. compilación de José Antonio Mazzotti y Juan Zevallos. Castalia. Quito. 1982. Amauta. USA. Cornejo Polar. inédito. 1996. Beverley. Michael. 1994. Foucault. México. «Historiografía marxista y subalternidad. El Abanico y la Cigarrera. «Los estudios culturales y la cultura cubana a partir de la década de los 80». 24 (1989). Teoría y estética de la novela. 1985. 1985. Siglo XXI Editores. David. en Asedios a la heterogeneidad cultural. en Asedios a la heterogeneidad cultural. Instituto de Estudios Peruanos. Duchesne. «Etnopoética y estrategias discursivas». heterogeneidad» de Roberto Fernández Retamar. Iain. Baronov. A propósito del indigenismo literario». Foucault. El lenguaje de la opresión en la narrativa de Adalberto Ortiz. Cornejo Polar. La Gaviota. 1992 ——— Problemas de la poética de Dostoievski. VIII. Asociación Internacional de Peruanistas. John. separata de la Revista Escritura (Lima). Madrid. Siglo XXI. Jorge. Madrid. identidad. tesis de doctorado. México. Antonio. México. 1972. 1993. USA. Taurus Ediciones. La arqueología del saber. 1977. Iain. Lima. Bueno. Siglo XXI Editores. 1991. USA. La arqueología del saber. 1996. Antonio. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana (Lima). Buenos Aires. Bogotá. La Piqueta. «Clorinda Matto de Turner: para una imagen de la novela peruana del siglo XX». John. 1982. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana (Lima). compilación de José Antonio Mazzotti y Juan Zevallos. 1996. Raúl. Taurus. 1987. Asociación Internacional de Peruanistas. Siglo XXI Editores. Tusquets. Lima. heterogeneidad». Bajtin. La literatura y el mal. heterogeneidad» de Roberto Fernández Retamar. ——— La microfísica del poder. 1979. cultura. 1991. en Asedios a la Heterogeneidad Cultural. Francisca. 1992 ——— Problemas de la poética de Dostoievski. Lima. 1972. 1996. Buenos Aires. Departamento de Letras. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana (Lima). Bueno. Siglo XXI Editores. 1979. ——— «Sobre el concepto de heterogeneidad. apéndice de «Comentarios a mestizaje. compilación de José Antonio Mazzotti y Juan Zevallos. PUCE. Horizonte. Mijail. 1996. identidad. Duchesne. Ed. vol. Juan. en Anuario Mariateguiano. George. «Clorinda Matto de Turner: para una imagen de la novela peruana del siglo XX». en Canto de sirena. Amauta. 1977. transculturación. Juan. heterogeneidad». Madrid. ——— Estética de la creación verbal. Taurus Ediciones. en Anuario Mariateguiano. Denegri. USA. 1996. Tusquets. David. ——— La historia de la sexualidad. 1979. Instituto de Estudios Peruanos. ——— «Mestizaje. Francisca. Brioso. compilación de José Antonio Mazzotti y Juan Zevallos. Chambers. 1996. Amorrortu Editores. en Asedios a la heterogeneidad cultural. FCE. USA. transculturación. La Gaviota. Madrid. El lenguaje de la opresión en la narrativa de Adalberto Ortiz. «Sobre la heterogeneidad literaria y cultural de América Latina». separata de la Revista Escritura (Lima). Caballero. George. Ed. VIII. vol. México. Fernán (Cecilia Bölh von Faber). «Historiografía marxista y subalternidad. La Piqueta. 1987. Madrid. Bogotá. Michael. compilación de José Antonio Mazzotti y Juan Zevallos. Barcelona. compilación de José Antonio Mazzotti y Juan Zevallos. ——— El orden del discurso. El Abanico y la Cigarrera. 24 (1989). FCE. PUCE. Susana. Brioso. Caballero. Lima. Chambers. en Canto de sirena. Bataille. «Sobre la heterogeneidad literaria y cultural de América Latina». Susana. Baronov. «Sobre la situación actual de los estudios culturales». Raúl. Bataille. 1996. Departamento de Letras. Castalia. en Asedios a la heterogeneidad cultural. Amorrortu Editores. tesis de doctorado. Fernán (Cecilia Bölh von Faber). La literatura y el mal. Madrid. Quito. Aguinaga. Beverley. Mijail. 1996. Teoría y estética de la novela. ¿El proletariado desplazado o el proletariado desfigurado?». 1996. inédito. USA. Denegri. 1994. ——— La historia de la sexualidad. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana (Lima). Biblioteca Nacional del Perú (1977). Lima. ¿El proletariado desplazado o el proletariado desfigurado?». 1979. ——— Escribir en el aire. Asociación Internacional de Peruanistas. cultura. Horizonte. 1994. Migración. 1994. ——— Escribir en el aire. Lima. Jorge. ——— Estética de la creación verbal. Biblioteca Nacional del Perú (1977). Madrid. ——— «Mestizaje. Madrid. ——— «Sobre el concepto de heterogeneidad. Migración. Asociación Internacional de Peruanistas. . Madrid. Barcelona.Bibliografía Bibliografía Aguinaga. Asociación Internacional de Peruanistas.

——— «La nueva heterogeneidad estructural de América Latina». Quehacer (Lima). FCE. 1987. México. Stolcke. Richard. Efraín. Gregorio. Una visión urbana de los Andes. Dominación y cultura. Departamento de Letras. H. Lima. inédito. Matto de Turner. ——— Canto de sirena.G. Madrid. La sexualidad femenina y su construcción imaginaria. Quijano. Lima. Lohmann. H. Ramos. Matto de Turner. Riesco. Juyungo. ——— Imperialismo. Tamayo Herrera. La Habana. 1995. Runa (Lima). Quito. Quehacer (Lima). 1980. Landázuri. prólogo de Salvador Bueno. El Arquero. Siglo XXI. Lohmann. Aves sin nido. Angel. Rodríguez Luis. Rodríguez Luis. 26 (1990): 8-33. De la raza a la clase. Ortiz. génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú: 1848-1930. de Clorinda Matto a José María Arguedas. clases sociales y Estado en el Perú. México. «Dos mujeres. Runa (Lima). ——— «Colonialidad y modernidad-racionalidad». Casa de las Américas. Silvia. Hueso Húmero (Lima). 1980. Clorinda. Mosca Azul. 1985. Debate Agrario (Lima). Nelson. 107 (1997): 79-81. 29 (1991). «Clorinda Matto y el nacimiento del indigenismo literario». PUCE. Casa de la Cultura Ecuatoriana. Instituto de Apoyo Agrario. PEISA. ——— «El silencio y la escritura». siglos XVI-XX. «Sexo es a género lo que raza a etnicidad». ——— «Colonialidad y modernidad-racionalidad». Montoya. Instituto Nacional de Cultura. Manrique. México. 5 (1979): 57. génesis y desarrollo del indigenismo en el Perú: 1848-1930. Siglo XXI. Historia del indigenismo cusqueño. La Habana. La novela indigenista. ——— «El silencio y la escritura». Martínez. Renauld. Quehacer (Lima). El Arquero. ——— Imperialismo. Cultura: revista del Banco Central del Ecuador (Quito). Ortiz. Mosca Azul. Historia del indigenismo cusqueño. Efraín. 1987. 1979. 1957. Tamayo Herrera. muchos caminos». 6 (1977): 33-35. Madrid. inédito. presentación de Benjamín Carrión. De la raza a la clase. FCE. 1984. 1948. 1989. 1985. 1957. ——— Juyungo. Lima. Laura. Landázuri. 94 (1995): 96-99. La novela indigenista. Clorinda.88 Carolina Ortiz Fernández Kristal. Silvia. 1979. Lima. 1980. Departamento de Letras. Lima. Quito. Desencuentros de la modernidad en América Latina. Mosca Azul. Instituto Nacional de Cultura. Dominación y cultura. 6 (1989): 81-99. Lima. México. Lima. Hueso Húmero (Lima). Ramos. Manrique. Lima. Quijano. «Clorinda Matto y el nacimiento del indigenismo literario». 1985. La ciudad letrada. Riesco. 1991. La ciudad letrada. Rozas. Casa de las Américas. «Sexo es a género lo que raza a etnicidad». Perú Indígena (México). ——— Transculturación narrativa en América Latina. Montoya. 5 (1979): 57. clases sociales y Estado en el Perú. Nelson. tesis de licenciatura. Catalina. . 6 (1977): 33-35. Angel. 6 (1989): 81-99. muchos caminos». de Clorinda Matto a José María Arguedas. Turbet. prólogo de Salvador Bueno. una isla y otros negros. México. De la utopía andina al socialismo mágico. 1985. Martínez. Instituto de Apoyo Agrario. Julio. Quito. Mosca Azul. 1995. Lima. Quito. Lima. Márgenes (Lima). Ximena de dos caminos. 6 (1992): 6590. Stolcke. Hermenéutica y praxis del indigenismo. una isla y otros negros. Lima. Mosca Azul. Cultura: revista del Banco Central del Ecuador (Quito). 1980. «Dos mujeres. Ediciones del Norte. Aves sin nido. 1948. Richard. Adalberto. FCE. tesis de licenciatura. Rozas. Cuzco. «Un ejemplo de lirismo épico y cósmico de Adalberto Ortiz en Juyungo». Julio. Mosca Azul. Juyungo. ——— «La nueva heterogeneidad estructural de América Latina». Rodrigo. Aníbal. 1980. FCE. Renauld. Lima. Debate Agrario (Lima). Ediciones del Norte. 26 (1990): 8-33. Lima. Hermenéutica y praxis del indigenismo. Turbet. ——— Juyungo. 1980. USA. Lima. Historia de un negro. Cuzco.G. 1984. Aníbal. siglos XVI-XX. Ximena de dos caminos. 88 Carolina Ortiz Fernández Kristal. «La sirena popular de Gregorio». Una visión urbana de los Andes. Laura. ——— Transculturación narrativa en América Latina. Rama. Perú Indígena (México). Márgenes (Lima). Mariana. [1889]. José. La sexualidad femenina y su construcción imaginaria. 1988. Julio. presentación de Benjamín Carrión. 29 (1991). Gregorio. ——— Canto de sirena. Casa de la Cultura Ecuatoriana. Verena. [1889]. Historia de un negro. USA. México. Julio. José. 94 (1995): 96-99. Quehacer (Lima). Verena. 107 (1997): 79-81. Adalberto. Rama. Desencuentros de la modernidad en América Latina. Mariana. 6 (1992): 6590. 1988. 1985. 1991. PEISA. Rodrigo. 1989. De la utopía andina al socialismo mágico. PUCE. Catalina. 1985. «Un ejemplo de lirismo épico y cósmico de Adalberto Ortiz en Juyungo». «La sirena popular de Gregorio».

Estudios Latinoamericanos. Es un organismo del Sistema Andino de Integración. capital de Bolivia. y oficinas en La Paz. Dirección de Empresas. la investigación y la prestación de servicios. Historia. Medio Ambiente. el Congreso incorporó plenamente a la universidad al sistema de educación superior del Ecuador. Los objetivos fundamentales de la institución son: coadyuvar al proceso de integración andina desde la perspectiva científica. En 1997. Historia. y. Salud y Medicinas Tradicionales. América Latina y otros ámbitos del mundo. Relaciones Internacionales. tecnológicos y culturales. prestar servicios a las universidades. También suscribió un convenio de cooperación con el Ministerio de Educación. prestar servicios a las universidades. la investigación y la prestación de servicios. Economía y Finanzas. académica y cultural. una sede nacional en Quito. La Universidad Andina Simón Bolívar es una institución académica internacional autónoma. La Universidad Andina Simón Bolívar se estableció en Ecuador en 1992. La universidad es un centro académico destinado a fomentar el espíritu de integración dentro de la Comunidad Andina. en el marco de áreas y programas de Letras. unidades productivas y comunidad andina en general. También suscribió un convenio de cooperación con el Ministerio de Educación. capital de Bolivia. Cali y Caracas. Ecuador. Integración y Comercio. Los objetivos fundamentales de la institución son: coadyuvar al proceso de integración andina desde la perspectiva científica. técnica y profesional de recursos humanos en los países andinos. fomentar y difundir los valores culturales que expresen los ideales y las tradiciones nacionales y andina de los pueblos de la subregión. América Latina y otros ámbitos del mundo. Educación. En 1997.Universidad Andina Simón Bolívar Universidad Andina Simón Bolívar Sede Ecuador Sede Ecuador La Universidad Andina Simón Bolívar es una institución académica internacional autónoma. Cali y Caracas. contribuir a la capacitación científica. La Universidad Andina Simón Bolívar se estableció en Ecuador en 1992. Se dedica a la enseñanza superior. especialmente para la transmisión de conocimientos científicos y tecnológicos. La universidad fue creada por el Parlamento Andino en 1985. Ecuador. Relaciones Internacionales. lo que fue ratificado por la Constitución vigente desde 1998. Derechos Humanos. Medio Ambiente. Estudios Culturales. Realiza también programas de intercambio académico. técnica y profesional de recursos humanos en los países andinos. una sede nacional en Quito. mediante ley. tecnológicos y culturales. mediante ley. a través de la transferencia de conocimientos científicos. Es un organismo del Sistema Andino de Integración. y oficinas en La Paz. en el marco de áreas y programas de Letras. contribuir a la capacitación científica. Economía y Finanzas. Estudios Culturales. Derechos Humanos. lo que fue ratificado por la Constitución vigente desde 1998. La universidad fue creada por el Parlamento Andino en 1985. y. gobiernos. instituciones. unidades productivas y comunidad andina en general. Derecho. el Congreso incorporó plenamente a la universidad al sistema de educación superior del Ecuador. Estudios Latinoamericanos. instituciones. En conjunto con la Escuela Politécnica Nacional ofrece programas en Informática y en Ciencias (Matemáticas y Física). Educación. La universidad es un centro académico destinado a fomentar el espíritu de integración dentro de la Comunidad Andina. a través de la transferencia de conocimientos científicos. Estudios sobre Democracia. Salud y Medicinas Tradicionales. y a promover las relaciones y la cooperación con otros países de América Latina y el mundo. La Sede Ecuador realiza actividades. gobiernos. La Sede Ecuador realiza actividades. académica y cultural. Tiene su Sede Central en Sucre. Estudios Interculturales e Indígenas. con alcance nacional y proyección internacional a la Comunidad Andina. . Comunicación. En conjunto con la Escuela Politécnica Nacional ofrece programas en Informática y en Ciencias (Matemáticas y Física). y a promover las relaciones y la cooperación con otros países de América Latina y el mundo. especialmente para la transmisión de conocimientos científicos y tecnológicos. Estudios Interculturales e Indígenas. Ese año suscribió con el gobierno de la república el convenio de sede en que se reconoce su estatus de organismo académico internacional. Derecho. fomentar y difundir los valores culturales que expresen los ideales y las tradiciones nacionales y andina de los pueblos de la subregión. Ese año suscribió con el gobierno de la república el convenio de sede en que se reconoce su estatus de organismo académico internacional. Dirección de Empresas. Estudios sobre Democracia. con alcance nacional y proyección internacional a la Comunidad Andina. Se dedica a la enseñanza superior. Comunicación. Realiza también programas de intercambio académico. Integración y Comercio. Tiene su Sede Central en Sucre.

MODERNIZACION DEL ESTADO Y REFORMA JURIDICA. 1989-1995: el rol del Estado en la integración entre países en desarrollo 1 Mónica Mancero Acosta. ECUADOR Y LA INTEGRACION ANDINA. ECUADOR Y LA INTEGRACION ANDINA. 1989-1995: el rol del Estado en la integración entre países en desarrollo 2 Alicia Ortega. LA CIUDAD Y SUS BIBLIOTECAS: el graffiti quiteño y la crónica costeña 2 Alicia Ortega. LA LETRA Y LOS CUERPOS SUBYUGADOS: heterogeneidad. ECUADOR 1992-1996 4 Carolina Ortiz Fernández.Universidad Andina Simón Bolívar Universidad Andina Simón Bolívar Serie Magíster Serie Magíster 1 Mónica Mancero Acosta. colonialidad y subalternidad en cuatro novelas latinoamericanas . LA LETRA Y LOS CUERPOS SUBYUGADOS: heterogeneidad. colonialidad y subalternidad en cuatro novelas latinoamericanas 4 Carolina Ortiz Fernández. MODERNIZACION DEL ESTADO Y REFORMA JURIDICA. LA CIUDAD Y SUS BIBLIOTECAS: el graffiti quiteño y la crónica costeña 3 Ximena Endara Osejo. ECUADOR 1992-1996 3 Ximena Endara Osejo.

La letra y los cuerpos subyugados 91 La letra y los cuerpos subyugados 91 .