Está en la página 1de 3

¿Y la enseñanza dónde queda?

En el marco de las campañas electorales y a tan poco tiempo de conocer el
nombre del nuevo primer mandatario de nuestro país, leía hace poco un informe
sobre las distintas propuestas de los candidatos que, de ser elegidos,
implementarían - esto dejando de lado discusiones sobre la honestidad de los
políticos - durante su mandato en los próximos 4 años. Naturalmente, siendo este
el tema que más me afecta directamente - aunque soy consciente de que todos lo
hacen -, presté especial atención a los distintos proyectos que estos 5 personajes
tienen en mente para mejorar la educación. Así fue como me percaté de que todas
las propuestas se basaban sobre los mismos puntos: Añadir infraestructura,
aumentar el presupuesto y ayudas para lograr un número mayor de población
estudiantil (a través de becas, programas de inclusión, sena, etc). Con base en
esta información, creo yo que es pertinente preguntarse: ¿Cómo ayudará todo esto
a un país más educado?

1

En primera instancia, la respuesta parece obvia y la pregunta tonta. Muchos
podrían argumentar que - por razones tan lógicas que no valdría la pena explicar un número mayor de niños, jóvenes y adultos estudiando implicaría un país mucho
más culto, conocedor e inteligente, entonces, al ampliar los espacios y ofrecer más
oportunidades, estaríamos llegando a ese objetivo - casi utópico - que es una
Colombia educada. Pero permítanme valerme de un ejemplo simple para explicar
el porqué de mi oposición a dicho argumento: Si se tiene una máquina de lavar
ropa, pero esta máquina esta dañada, ¿De que nos sirve hacerla más brillante,
más lujosa y de mayor capacidad si su objetivo primordial, el de lavar ropa, nunca
será alcanzado porque simplemente está dañada? Esa misma es la situación que,
a mi parecer, vive Colombia: La máquina de educar esta dañada.
En su libro Psicología Social de la Enseñanza, Colin Rogers hace referencia al
error tan común que cometen incluso estudiosos de confundir la educación con la
enseñanza: “Para muchas personas de la calle, las palabras «educación» y
«enseñanza» son prácticamente sinónimos. Sin embargo, existe una diferencia.
Los investigadores suelen referirse al «sistema educativo». Es rara la ocasión, si
es que se produce, en que este se define totalmente, sino que, generalmente, se
utiliza para incluir cualquier cosa implicada en la educación, desde el ministro de
educación hacia abajo” (Rogers 1987, 17). Más adelante, el autor aclara que desde un punto de vista psicológico - el estudio de la educación hace referencia a
todos los miembros de este “sistema educativo” y las relaciones que se dan entre
ellos, mientras que el de la enseñanza se centra en lo que sucede como tal dentro
de las instituciones. El problema de nuestros políticos es que se concentran en
mejorar ese sistema educativo, pero nunca - o muy rara vez - piensan en el
proceso de enseñanza que se da dentro de todos los establecimientos
pertenecientes a cada sistema. No es algo de lo que se pueda culparlos pues,
como bien dice Rogers, es un error en el que caen incluso los estudiosos y
conocedores del tema, pero no por esto se puede ignorar el hecho de que una
verdadera reforma educativa debe empezar desde ahí, desde adentro, desde la
enseñanza.
Me atrevería a decir, incluso, que no solo las reformas educativas deben basarse
en esto, sino también cualquier reforma que se encamine hacia el beneficio del
país. El mayor problema de Colombia reside no en sus gobernantes, sino en las
personas que los eligen, apoyan y protegen - o al contrario, los atacan -, es algo

sería un avance colosal hacia un país con un mayor nivel de educación. mala gestión. una nueva forma de ver la manera de educar en este país. o simplemente ignora. en nuestro caso. no surtirá mucho efecto. los actos de corrupción. algo que solo puede ser solucionado a través de un cambio mental y una reestructuración total de nuestra forma de ver las cosas. Sin embargo. robo. Suponiendo que todas las conversaciones en la habana van hacia un verdadero objetivo que sería. Si bien es cierto que el sistema educativo Colombiano necesita más presupuesto. necesita infraestructura y mantenimiento. la paz . resulta también triste suponer. La paz no se crea en una sala de reuniones con un grupo representante de cada bando. ¿qué nos quedaría? ¿Centenares más de niños listos a ser enlatados como sardinas en aulas? ¿Será la educación que les puede brindar este país la solución a toda la violencia y la sangre que tuvieron que ver en el conflicto? Y. Lamentablemente.actual o futuro para enfrentarse a estas situaciones.es el desarrollo de un proceso de paz con los grupos armados de las FARC.ignorando por el bien de este argumento otro tema abierto a un gran debate -. si es cierto que la decisión está en manos del pueblo gracias a nuestro sistema democrático. cualquier cambio grande que. pues es este el espacio donde los pequeños aprenden a interactuar con otros seres diferentes a su núcleo familiar. y cualquier otra acción sobre la que suele quejarse. y mientras no se intente. pero sobre todo en las escuelas. también es cierto que lo que más necesita en este momento es una reforma a la enseñanza.obvio. Venimos de un gobierno cuyo punto fuerte . así mismo sería ingenuo pensar que no existe un plan dentro del gobierno . y el único medio que tenemos para empezar esta transformación es la enseñanza. que la solución que muchos políticos sugerirán será “¡Abriremos 30 colegios más en zonas rurales!” o “¡Crearemos 2 mil nuevas becas!”. Y es que aquí volvemos a la problemática de la visión política que se la da a estos asuntos: No se toma la educación como una prioridad. un presidente intente aplicar sobre el país en cualquier otro campo. el simple hecho de intentar dejar ese pensamiento de que lo único se necesita es más presupuesto. por supuesto. E incluso si la democracia en realidad está siendo controlada y manipulada por individuos con intereses propios. Por supuesto que los métodos exactos que un gobierno debería aplicar es materia de debate y discusión lo suficientemente amplia como para abarcar varios cientos de textos especializados y sin embargo no haber llegado a una conclusión. en las familias. necesita accesibilidad. la paz se crea desde niños. Esto es un problema cultural. más becas. por otro lado. en los hogares. algo casi utópico. pero que debe intentar lograrse de todas formas. basándose en la evidencia de las propuestas políticas que ya hemos visto. Así que se puede deducir fácilmente que el pueblo Colombiano apoya.y su mayor argumento para merecer una reelección . un pueblo verdaderamente inconforme se alzaría en su contra. cultura y desarrollo. ¿qué opinarán niños y padres cuando se encuentren con un compañero hijo de guerrilleros o desmovilizado de un grupo subversivo? Sería ingenuo pensar que estos no serán problemas gracias al “milagro de la accesibilidad” que tendrán todos estos jóvenes al sistema educativo. entonces es solo a este mismo pueblo a quien podemos hacer responsable de los políticos que nos lideran. Andrés Mateo Forero Garzón . más infraestructura.

Barcelona: Editorial Herder. 1987.  Diario Oficial No. Bogotá: Comité de Pensionados ADE. 35374 de 22 de octubre de 1979. Hans. Victor Manuel.  (1) Vanguardia.com/actualidad/elecciones-2014/260628-estas-sonlas-principales-propuestas-de-los-candidatos-a-la-presid (consultado el 21 de mayo de 2014).  Rogers.com. Pedagogía Social de la Enseñanza.gov. Madrid: Visor Distribuciones. .camara. Redacción Política. 1994.vanguardia. Antropología Pedagógica. ftp://ftp. http://www.h tml (consultado el 23 de mayo de 2014). 1985. Decreto 2277 de 1979. Colin. Normas Básicas del Educador Colombiano.Estudiante Universidad Nacional de Colombia Bibliografía  Scheuerl.  Cristancho Pinto.co/camara/basedoc/decreto/1979/decreto_2277_1979. Estas son las principales propuestas de los candidatos a la Presidencia.