Está en la página 1de 6

Primera Sección: Sociedad y Estado.

Bases de la Dominación.
En el presente capitulo se intentará demostrar la asimetría existente en cuanto al acceso a
los recursos de dominación. Tal desigualdad surge principalmente de la articulación de la
sociedad en clases sociales donde la apropiación del valor producido por la fuerza de
trabajo por parte de una de ellas es acaparada por la otra, lo que representa una relación
social contradictoria que no es reconocida por los sujetos sociales.
Tal mencionado acceso a los recursos de dominación se establecen de dos maneras
diferentes: la primera de ellas directamente en función de la posición de clase, y luego por
la probabilidad diferencial de lograr situaciones, es decir, mediante la posesión de capital
simbólico, cultural, económico, etc., en términos de Bourdieu, y que permiten acceder a
otros recursos de dominación.
Esta invisibilidad de dominación que supone la explotación de una clase sobre otra
mediante la dualidad capital – trabajo se basa también en el encubrimiento de la fuerza
coactiva de un tercer actor: el Estado. Este ultimo, cristalizado en instituciones aparece
como una exterioridad imparcial en la relación social contractual entre los actores antes
mencionados como garante del cumplimiento del contrato mediante su capacidad de
coacción, lo que, como sabemos, no hace mas que asegurar la reproducción de la relación
de explotación y dominación, volviendo al estado parte intrínseca de la articulación social
antes nombrada.

Aspectos y Sujetos Sociales Concretos.
Tanto el trabajador se ve desposeído de los medios de producción como el capitalista de
los medios de coacción. Quien ejerce tal tarea es el estado capitalista. Aunque existe en
cierta forma una suerte de coacción económica dada por no por la obligación sino por la
necesidad del trabajador asalariado. Tal necesidad es requisito para su supervivencia,
dada la manera en que se encuentra articulada la sociedad, como la no obligación a
consagrar el contrato una condición necesaria para la aparente igualdad formal de las
partes.
De esta manera, el estado presumiblemente imparcial es un estado capitalista. Esto se
desprende de la función de garante de las relaciones de producción capitalistas que
reproducen la articulación de clases sociales que constituyen la especificidad clasista de la
sociedad capitalista.

Organización.
La relación capitalista - trabajador aparece como simplemente económica y lo estatal como

distinta a la de estos últimos. quienes no solo reproducen las relaciones de dominación sino que también se invisibilizan como mecanismos coactivos. Tampoco lo son las relaciones capitalistas de producción. tanto en su instituciones como en el derecho arriba nombrado. mostrándose como expresión de una racionalidad no capitalista. educación. El estado se vuelve de esta manera articulador y organizador de la sociedad de clases. sino que también políticas e ideológicas. se objetiva. por lo tanto mediante sus instituciones y el derecho racional moderno aseguran y reproducen tales relaciones de dominación. La dominación y la coacción tienden a no aparecer explícitamente en el estado y en la sociedad. Así se produce la escisión sociedad – estado y la recíproca externalidad aparece como el fundamento principal del encubrimiento del estado como garante de la dominación..interviniendo desde afuera. siendo el límite negativo de las consecuencias socialmente destructivas del exceso de acumulación de la clase dominante y así garante de su reproducción como tal. Para lo anterior es necesario que se consagren tales relaciones contractuales entre sujetos jurídicos formalmente iguales para lo cual es central la función del derecho racional formal moderno como objetivación del estado para la reproducción de esta lógica de dominación. Como ya se ha expuesto. El derecho racional formal se vuelve así un tejido organizador de la sociedad. Lo que se aprecia es un “(…) orden jurídico cristalizado al que pueden apelar todos los sujetos libres e iguales. Por otra parte el estado capitalista como encargado de las inversiones sociales o no económicas. Racionalidad Acotada. De esta manera se asume como externalidad a las relaciones de producción entre actores “privados”. La falsedad de tal afirmación descansa en que el estado o “lo político” no es exterior a la sociedad. por lo cual aparece desligado de su primordial imbricación en la sociedad. sino que es parte intrínseca de la misma. como salud. obra pública. siendo esto ultimo expresión de lo no estatal. y esto fundamentalmente se desprende de la consideración falsa que distingue lo público de lo privado. es quien asegura la reproducción sistemática de la fuerza de trabajo. sino como difusa coerción económica. se fetichizan. Por lo tanto es el estado quien también articula y organiza la sociedad de clases y las desigualdades que esta contiene. y expuestos a coerción solo cuando intentan violarlo”. etc. Exterioridad. las relaciones de dominación no son solo económicas. El Estado capitalista es un fetiche en tanto aparece subsumido en sus objetivaciones. configurando un marco que permite el afianzamiento del sistema de clases. De esta manera la capacidad coactiva del estado capitalista se materializa. Aquí nos planteamos si es correcto afirmar que las instituciones expresan desde su propio plano la . Las objetivaciones del estado pueden también materializarse en relaciones sociales típicas como lo es la compraventa de fuerza de trabajo como mercancía. aparecen como ajenos a tales relaciones.

La sociedad capitalista es un sesgo sistemático y habitual hacia la reproducción y también lo es el Estado. El Estado mantiene una relación de “complicidad estructural” con la sociedad. el estado cristalizado. que indaga en cómo el Estado podría conocer las condiciones de su capacidad de reproductor social del capitalismo. Al aparecer como un tercer sujeto social capitalista. en tanto cristalización codificada de la igualdad formal y de la propiedad privada. Esto se comprende en contraposición con la “normalidad” y naturalidad de la sociedad capitalista. Así el estado capitalista deberá fetichizarse. para mantener el sistema. Las instituciones actúan sistemáticamente hacia la garantía y reproducción de su sociedad capitalista que va a estar impreso en el Estado. como derecho. . La escisión entre lo público y lo privado es central para que el poder ejercido por el primero. necesidad de mediación en la sociedad civil. así. que mediante la “solución” a cada problema se restaura dinámicamente. Para ello retomaré a Margareth Wirth. De esta manera las relaciones capitalistas de producción se muestran como no coactivas y solo económicas y se desliga del carácter coactivo que si ejercen las instituciones estatales en tales relaciones. mediante la legitimación que se le otorga como mediador de las relaciones de producción. el método típico de toma de decisiones que utiliza es el de pruebas y errores. mostrándose estas últimas como mediadoras o garantes de los vínculos de producción privados. el estado se presenta como exterioridad neutral desligado de dicha relación mediante el derecho racional y sus instituciones lo que supone este fenómeno de fetichización de estos últimos. “Las contradicciones del estado capitalista es ser hiato y. Lo es porque es parte fundamental de una relación social contradictoria. Contradicción. mediante la cual garantiza y organiza la reproducción de la sociedad capitalista y es parte a su vez de las relaciones capitalistas de producción. lo que se vuelve fundamental y necesario para encubrirse como dominación.” Segunda Sección: Mediaciones entre Estado y Sociedad. y con la multidimensionalidad del mundo social. La “racionalidad acotada” del ser humano es consecuencia de sus limitaciones cognitivas.condición capitalista de éste y de qué maneras. los obstáculos interpuestos a la acumulación del capital. no se observe como garantía de dominación. como presencia tácita de recursos de poder por si la relación de dominación falla y como uno de los anclajes para la ideología de una sociedad capitalista que no es pensada como dominación y explotación. en relación con sus propias carencias. mostrarse separado de la sociedad civil. a la vez. lo cual constituye otro plano de complicidad estructural. Se entiende por “crisis” las rupturas del “orden” y desde el punto de vista económico. El estado capitalista es contradictorio. mediante la administración burocrática cumpliendo tareas de rutina de organización general de la sociedad y como respuesta a situaciones percibidas como “crisis”.

ya que un sujeto enteramente descarnado no puede portar intereses concretos. que son aquellos que tienen derecho a cumplir los actos que resultan en la constitución del poder de las instituciones estatales. La condición del Estado como garante y organizador de la sociedad capitalista tiende a ser negada por mediaciones que reengarzan a Estado y sociedad de maneras que ignoran los clivajes de clase y arrinconan a la sociedad en lo “privado” y fundamentalmente económico. ya que todo ciudadano está implicado en la formación del poder estatal corporizado en derecho e instituciones. le impide imputarle un interés general en el plano concreto de lo que las instituciones estatales hacen y dejan de hacer. Por referente del Estado. a través de las mediaciones. a partir de dos procesos íntimamente relacionados: la expansión del capitalismo en Europa y la victoriosa reivindicación burguesa de sólo obedecer a un poder consensualmente formado. El Estado capitalista es el primer Estado que necesita postular el fundamento de su poder en algo externo a sí mismo. debido a que su condición de máxima abstracción en las mediaciones entre Estado y sociedad. los sujetos y relaciones sociales a cuyo interés de vigencia y reproducción sirve. que no es más que la postulación de igualdad abstracta y concreta en su fundamento y referente. los ciudadanos. La ciudadanía. La ciudadanía no puede ser referente del Estado. El sujeto social. paralelamente al capitalismo. respaldada por esos recursos. devuelve esta condición a través de las mediaciones a la sociedad. ya que es a la vez escisión aparente de la sociedad y tendencia a superarla.Introducción Entendido el Estado como un aspecto de ciertas relaciones sociales y que su verdadera imbricación con los sujetos es a través de estas relaciones. La ciudadanía se desplegó a lo largo del tiempo. el Estado moderno y el derecho racional – formal. Tanto el fundamento como el referente del Estado capitalista. Por fundamento del Estado. se sitúan al nivel analítico de la sociedad. . de ser habitualmente obedecido. dado que el ciudadano corresponde exactamente al sujeto jurídico capaz de contraer libremente obligaciones. Las mediaciones. El Estado que presenta una contradicción específica. regresa al plano de la política y de lo público. fundamento del Estado capitalista El Estado capitalista postula su fundamento en la igualdad abstracta de los sujetos de su territorio. La ciudadanía se presenta como la negación de la dominación en la sociedad. participación que se convierte en fundamento de un poder sesgado hacía la reproducción de la sociedad y de la dominación de clase que la articula. este es un aspecto más general tanto de los sujetos como de sus relaciones. comprendemos al sustento de su control de recursos de dominación y de su pretensión. definidas como modalidades de constitución de sujetos colectivos en las que suelen anclarse solidaridades de un nivel de generalidad que corresponde al Estado y que están puestas sobre el fraccionamiento de la sociedad. predeterminado por una identidad distinta de la que es: sujeto plasmado por relaciones de dominación en la sociedad. son el fundamento y referente del Estado cosificado en sus instituciones.

que históricamente lleva a la reproducción de la sociedad capitalista. y por lo tanto genera demandas de justicia sustantiva. De modo tal que lo político se esfuma de la sociedad.La nación. Cuando el Estado se enlaza con la nación es cuando la sociedad puede quedar arrinconada con lo “privado” y económico. para quedar atado al plano homogeneizante e indiferenciado de Estado y nación. los ricos. conlleva negar las desigualdades como contradicciones. en un doble sentido: como delimitación frente a otros Estados nacionales y como pretensión de ser el agente privilegiado de custodia. que se relacionan en principio con que el arco de solidaridades está por encima de los clivajes de clase ya que abarca a los que se reconocen como desposeídos y al mismo tiempo. debido a que las decisiones estatales invocan los intereses colectivos de la nación y saltan por sobre las raspaduras de la sociedad. referente del Estado La nación es una generalidad concreta definida como el arco de solidaridades que une al “nosotros” definido por la común pertenencia al territorio acotado y por la contraposición respecto de los “ellos”. cuando se aleja de ella y reaparece como síntesis activa de la nación. el discurso igualitario y las desigualdades evidentes. quienes se reconocen como pueblo. el discurso igualitario del Estado capitalista. dado que actúa como garante y organizador de las relaciones sociales y se constituye en custodio de las clases subordinadas. ya que expropia a la sociedad como lugar fundante de la dominación. El Estado. De este modo se facilita su reproducción como clases subordinadas y las instituciones pueden aparecer como tutoras de estas clases. ambiguo fundamento y referente del Estado El pueblo es otra solidaridad colectiva que suele mediar entre Estado y sociedad. el Estado puede aparecer como acogiendo lo popular. el autor plantea que. Al reunir sujetos sociales por otras razones que no son su verdadera condición de explotados. ya que se presenta como el “resumen oficial”. Frente a los reclamos de justicia sustantiva. reedificado en sus instituciones aparece como un Estado – para – la – nación. interpretación y logro de los intereses generales de la nación. los seres comunes y los no privilegiados. El logro del interés de la ciudadanía se reparte de manera desigual. así como se pretende que las instituciones actúen en sentido equiparador favoreciendo a los desposeídos. Por lo tanto. negando su articulación contradictoria y desigual. En este sentido. Postular a la nación como una colectividad superior a los intereses individuales de la sociedad. El pueblo. presupone un escenario en el cual las clases subordinadas se reconocen como tales. Lo popular según el autor. donde el Estado es un factor de cohesión basado en el reconocimiento de ese “nosotros”. lo popular es al mismo tiempo velo de la realidad . presenta ambigüedades. este reclamo de justicia se hace en contra de los otros que también son miembros de la nación. Los intereses y los reclamos individuales deben amoldarse a este “modo de ser” que presupone la nación. son los pobres. El Estado no es de y para la sociedad. choca con las evidentes desigualdades y replantea de forma continua la posibilidad de reemergencia de lo popular. la fachada majestuosa de la sociedad.

en determinados momentos históricos. De tal modo.profunda de la sociedad y del Estado. trascendiendo su fraccionamiento cotidiano a la sociedad civil. Quinta Sección: Algunas Conclusiones. haciéndolo coercitivo o coactivo. el fundamento del estado son los más desposeídos y al mismo tiempo también suelen ser el referente postulado de ese Estado. lo cual se traduce en la legitimación de las instituciones estatales como mediadoras. Así. pone por su cuenta al aparecer escindido de su origen. Ciudadanía. de la contradicción fundamental de la que deviene el Estado y por consiguiente. en tanto está ubicado entre ciudadanía y nación. Ciudadanía. ya que su poder para mandar y coercionar aparece conferido por el pueblo. el Estado capitalista sólo puede ser un Estado popular.como tales. Aquí el estado se visualiza como organizador del consenso mediante la constitución de solidaridades colectivas. Por lo tanto. Nación y Pueblo aparecen como categorías analíticas fundamentales. Las mediaciones recién nombradas son la expresión de la contradicción estatal volviendo al estado como co-constitutivo de las relaciones de producción. Ya en la segunda sección. entiendo que se vuelve fundamental el carácter de fetiche que asume el estado para su rol de garante. más que por la ciudadanía. Durante este ensayo se han recorrido dos caminos indispensables para comprender el estado capitalista: el estado como aspecto analítico de la sociedad . como lo mencione antes. de la contradicción que en su cosificación mediante las instituciones. También es central la escisión entre estado y sociedad civil o entre “lo público” y “lo privado”. ámbitos para la presencia práctica de las clases subordinadas. el cual se cristaliza en el derecho racional y en sus instituciones. Son expresión que llega a la sociedad civil. de mediador. . Sin embargo. nación y pueblo son de por sí contradictorias. puede ser fundamento y referente de las instituciones estatales. aunque. y abrir la posibilidad de que descubran el fundamento de su condición. y punto posible de tránsito hacia su descubrimiento. esas clases pueden reconocerse y constituirse –política como ideológicamente. que la ciudadanía y la nación. lo popular es una mediación menos “digerible” para el Estado capitalista y para la dominación. Allí. Lo popular. Encubrimiento y ruptura Las mediaciones entre Estado y sociedad se configuran como un telón integrador sobre el trasfondo desarticulado de la sociedad civil y sustentar la arquitectura de un Estado fetichizado. y de reproductor de las relaciones de dominación. por un lado y clase por el otro. porque su existencia y su efecto encubridor hace del derecho y el aparato estatal. de forma aparentemente invisibilizada.