Está en la página 1de 13

Tupamaros - Frente Amplio - Dictadura

La presidencia de Pacheco (1967-1972) fue un período de intensos conflictos sociales y de
económicos sin precedentes.
El estancamiento económico a largo plazo volvió después de 1961 con un descenso
ininterrumpido de la renta media per cápita. La tasa de inflación, que había descendido en
1961, aumentó en un 90 por ciento en 1967. A pesar de que los precios mundiales en
general eran favorables, las exportaciones no mostraron ninguna tendencia sostenida a
aumentar. En 1967 un movimiento adverso de los precios coincidió con lluvias excesivas,
logrando deprimir el valor y el volumen de las exportaciones. La deuda exterior creció. El
FMI puso como condición de su ayuda que se siguiera una política económica más
ortodoxa.
La inestabilidad de la economía tuvo consecuencias importantes para el sistema político
tradicional, que durante la crisis económica se había sostenido fundamentalmente por su
control de los recursos del estado. Estos les permitía reducir los conflictos sociales
inherentes a una economía inflacionaria y estancada, y, por medio de ello, consolidar su
apoyo electoral. Este papel atrajo cierto respaldo por parte del capital urbano-industrial,
que era el que más tenía que perder a causa de la intensificación de los conflictos.
A comienzos de los años sesenta se crearon diversas formas nuevas de emplear el capital,
la más notable de las cuales fue el crecimiento del sistema bancario, proceso que se
caracterizó por una serie de graves quiebras bancarias en 1965 y en 1971. Las divisas, la
tierra y la especulación en el ramo de la construcción también atrajeron fondos. No
obstante, a finales de los años sesenta estos métodos a corto plazo de reducir los efectos de
las crisis ya no daban buenos resultados.
En primer lugar, el desequilibrio económico y el fortalecimiento de los movimientos
políticos radicales y revolucionarios amenazaban la estabilidad del sistema capitalista, de
tal manera que el proceso político tradicional ya no podía contar con el apoyo del conjunto
de la clase capitalista.
En segundo lugar, la capacidad de los partidos tradicionales de obtener un grado suficiente
de consenso social se veía limitada por la medida en que el estado podía

Las medidas duras iban dirigidas del modo más intensivo contra los disidentes estudiantiles y obreros. que le permitiera conservar la presidencia durante un segundo mandato y que utilizaría el incremento de los gastos públicos como base de una campaña electoral. sin embargo. pero la reacción inmediata de Pacheco fue imponerlas de nuevo. El derecho del ejecutivo a asumir poderes de excepción no era una novedad de la Constitución de 1966. en las elecciones que se celebrarían al finalizar el año. proceso que luego condujo al derrumbamiento de la estructura institucional dentro de la cual actuaban.disponer de una parte de los recursos de la nación. Se infringió la independencia de la judicatura por el medio de volver a detener a los acusados después de que los tribunales decretasen su libertad provisional. En julio de 1968 los trabajadores de los servicios esenciales fueron militarizados. . En 1970 y 1971 el Congreso votó a favor de levantar tales medidas. el sector privado perdió confianza en la gestión económica del gobierno. Lo que era excepcional bajo Pacheco fue que se utilizaran como modo normal de gobierno. así como un tipo oficial de cambio poco realista. fue su pérdida de confianza en la capacidad del sistema político en lo que se refería a resistir los desafíos radicales de los tupamaros y el Frente Amplio. Durante 1971 era evidente que Pacheco se proponía buscar una enmienda constitucional. a partir de mediados de 1968 Pacheco recurrió a medidas de emergencia para detener a líderes sindicales. El recurso institucional que permitió a Pacheco gobernar de modo tan implacable fue la imposición casi continua de medidas prontas de seguridad a partir de junio de 1968. Así pues. la Administración de Pacheco (1967-1972) se caracterizó. Después de cerrar dos periódicos y de suprimir ciertos grupos políticos de izquierdas (pero no el Partido Comunista) pocos días después de tomar posesión de su cargo. De importancia más duradera. La creciente tensión social de las postrimerías del decenio de 1960 no estimulaba a la clase capitalista a acceder a más imposiciones fiscales ni a las consecuencias inflacionarias de un aumento del déficit del sector público. y tales poderes se habían invocado de vez en cuando. Al principio el resultado fue la reducción del poder de los grupos políticos tradicionales. Se prohibieron las manifestaciones callejeras y se recurrió a la violencia para sofocar las que se producían a pesar de la prohibición. Ante unos niveles inusitadamente altos de la relación gasto público-PIB. La economía reaccionó mal durante 1971. en medida mucho mayor que gobiernos anteriores. prohibir las asambleas y censurar la prensa. por haber en ella representantes del sector privado e individuos dotados de preparación técnica.

frecuente y habitual». El secuestro y la retención prolongada de funcionarios extranjeros por parte de los guerrilleros pusieron de relieve la ineficiencia de la policía y la obstinación de Pacheco. A mediados de los años sesenta la actividad de los tupamaros fue esporádica más que sostenida.Los orígenes del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) se remontan a los intentos de su líder reconocido. El MLN-T transformó la naturaleza de la guerra de guerrillas al demostrar las potencialidades de las operaciones urbanas. En 1970 una comisión del Senado que investigaba las denuncias comprobó que el uso de la tortura era «normal. Raúl Sendic. durante el período de reacción popular (y especialmente estudiantil) contra las medidas económicas y políticas de Pacheco. pero obtuvieron más publicidad (a pesar de que la prensa tenía prohibido hablar de ellos) mediante la revelación de escándalos financieros. La amenaza de los tupamaros fue la justificación que usó Pacheco para recurrir a los poderes de excepción. que se resistía a las presiones externas para negociar con aquéllos. así como las revelaciones de corrupción entre los intereses que las autoridades en vano trataban de defender. Al reanudarse las operaciones en 1972. Los tupamaros continuaron obteniendo armas y dinero para reforzar el movimiento. incluida la ejecución de un agente estadounidense. de organizar a los trabajadores de la industria de la caña de azúcar del noroeste de Uruguay a principios de los años sesenta. los tupamaros sufrieron una derrota aplastante. Desilusionado por los limitados resultados que obtuvo y por la inefectividad del proceso electoral como vehículo de la política radical. . Los éxitos de los tupamaros contra la policía —especialmente las fugas en masa de tupamaros encarcelados — hicieron que las fuerzas armadas la sustituyeran en las cuestiones de seguridad interna y coincidieron con el cese de las operaciones guerrilleras para permitir que el Frente Amplio concurriera a las elecciones de noviembre de 1971. dicha actividad se intensificó. aunque el blanco original de los mismos fuera el trabajo organizado. Sendic había iniciado en 1963 un movimiento que al finalizar el decenio era en el momento probablemente la fuerza guerrillera mejor organizada y más victoriosa de América Latina. En este período es probable que el arma subversiva más potente de que disponía el movimiento fuera el ridículo que hacían las autoridades a causa de su incompetencia. pero a partir de agosto de 1968. la ocupación de emisoras de radio y el secuestro de figuras públicas asociadas con Pacheco. Las medidas antisubversivas no tardaron en apoyarse en las técnicas violentas que se empleaban en los interrogatorios. y la campaña de los tupamaros entró en una etapa nueva con operaciones contra los responsables de utilizar la tortura.

si bien el total de votos a favor del Frente Amplio —el 18 por ciento del recuento oficial— representó una movilización sin precedentes de la izquierda. Andando el tiempo. El Frente Amplio era una coalición de grupos marxistas y no marxistas (que fue posible gracias a las leyes referentes a los lemas) basados en los partidos Socialista. la presidencia fue otorgada a Juan María Bordaberry. Las alegaciones de fraude electoral fueron numerosas. A la cabeza de la coalición se hallaba un general retirado. La campaña electoral produjo impresionantes demostraciones de apoyo. era. Líber Seregni. fue insuficiente para amenazar el dominio de los partidos tradicionales. cuyo lema Colorado recibió trece mil votos más. y su subida al poder pareció significar un grado de continuidad del régimen anterior. Wilson Ferreira Aldunate. La reelección de Pacheco requería una mayoría de los votos emitidos y. como de acuerdo con la ley electoral la victoria era para el candidato del lema que más votos cosechase. La suma de los votos de los partidos Socialista y comunista no había alcanzado el 7 por ciento del total de votos desde 1946. 1972-1985 . el candidato de Pacheco a la vicepresidencia. que en 1966 había renunciado a su puesto en el ejército en señal de protesta contra las medidas represivas del gobierno. que los blancos. A partir de 1972. pero. sino uno de los candidatos de los blancos. Ferreira era el candidato a la presidencia que obtuvo más votos. EL RÉGIMEN MILITAR. Una y otra vez. Bordaberry. fue derrotada.En 1971 el Frente Amplio representó la organización y el despliegue máximos de grupos políticos de izquierdas conseguidos en unas elecciones. el empeoramiento de la crisis política arrancó la iniciativa de las manos de Bordaberry. a pesar de ello. por consiguiente. cuyos orígenes políticos estaban con los ruralistas más que con los colorados. votos muy disputados. pero. Comunista y Democristiano con el apoyo de disidentes que habían sido miembros de ambos partidos tradicionales. partidos con base ideológica habían fracasado en sus intentos de erigirse en una fuerza electoral de importancia ante el monopolio del patronazgo estatal que ejercían los partidos tradicionales y también ante las leyes electorales que les permitían dividirse en sub-lemas al mismo tiempo que agregaban los votos del conjunto del lema. pero la víctima principal no fue el Frente Amplio. fue de las fuerzas armadas.

la creciente importancia que en la política norteamericana se daba a las técnicas antisubversivas en América Latina y el gran incremento del empleo de las fuerzas armadas para sofocar la agitación social y laboral durante el período de crisis económica. que en octubre fue ocupada por los militares. Se investigó la posible corrupción de figuras políticas individuales. la burocracia estatal y el sistema educativo. en especial.Los factores que alteraron progresivamente el carácter de las fuerzas armadas fueron los resultados de las elecciones de 1958 y la consiguiente promoción de oficiales blancos. cierres de periódicos y la prohibición del Partido Comunista en diciembre de 1973 reveló que la base ideológica de los militares en esa etapa era antimarxista y la doctrina de la seguridad nacional. que estaba controlado por los militares y cuyo objeto era aconsejar al presidente. En el apogeo de la represión. Temiendo el precedente que ello sentaría. sindicalistas y miembros de la universidad. pero se consideró que el marxismo había comprometido la totalidad del sistema político. la legislatura negó el citado derecho y fue disuelta en junio. por supuesto. se encontraron con un feroz contraataque por parte de los militares. pero por etapas. Las prisiones se llenaron y se prepararon otras nuevas para alojar a tupamaros. Se desató entonces una represión generalizada. intervalo que las fuerzas armadas dedicaron a prepararse para una campaña antisubversiva más eficaz. Además. Los interrogatorios con aplicación de torturas. Las brutales prácticas del régimen y su . En abril ciertas empresas públicas pasaron a estar administradas por militares. a mediados de los años setenta. La pauta de detenciones. tras lo cual la substituyó un consejo de estado. En febrero fue negado el poder del presidente para nombrar ministros sin la aprobación de los militares. En abril de 1972. El golpe propiamente dicho se produjo en 1973. las traiciones y la superioridad de recursos de los militares habían debilitado irreparablemente a los tupamaros antes de que finalizara el año 1972. el régimen tenía en su poder a más de siete mil presos políticos. Luego las fuerzas armadas actuaron contra la legislatura exigiendo el derecho a presentar cargos contra uno de sus miembros. y Bordaberry perdió apoyo político a causa de su aquiescencia a esta infracción de la autoridad civil. cuyos poderes se vieron reforzados por la declaración del estado de guerra interna. a finales de los años sesenta. con la detención de destacadas figuras políticas de todos los partidos. A finales de 1971 los tupamaros habían decretado una tregua durante el período electoral. cuando los guerrilleros reanudaron sus operaciones. disidentes políticos de signo radical y militantes sindicales. las personas que eran sospechosas de simpatizar con la izquierda perdían su empleo en el sector público. se creó el Consejo de Seguridad Nacional (COSENA).

su nombramiento no significó ninguna concentración de autoridad personal o militar. La serie de presidentes civiles que hacían de figura decorativa (Bordaberry. También se nombraron civiles para encabezar los ministerios y para formar parte del Consejo de Estado. una estructura de precios determinada por el mercado guiaría la asignación de recursos. Puede que la severidad de la represión se explique en parte por el aislamiento de las fuerzas armadas dentro del sistema social antes del golpe y el escaso prestigio social que daba la carrera de las armas. Se proponía revitalizar las fuerzas del mercado y los incentivos al espíritu emprendedor. Pero era indiscutible que la autoridad en el régimen la tenían los comandantes en jefe. entre los cuales el primer lugar correspondía al del ejército. aunque el sistema de nombramientos anuales logró impedir la aparición de un solo hombre fuerte o de una junta que se perpetuara a sí misma. Pero para entonces la transición hacia un gobierno civil ya estaba en marcha y. este era de inspiración declaradamente neoliberal. La estrategia económica del gobierno Bordaberry se hizo pública en abril de 1973 bajo la forma de un nuevo plan quinquenal.contravención de los derechos humanos pasaron a ser un factor importante en las relaciones con los Estados Unidos. La orientación económica del nuevo régimen no estuvo clara hasta agosto de 1973. además de reducir el papel del estado en la economía y la antigua práctica de la política económica de carácter intervencionista. En su lugar. También se nombró a oficiales de graduación media para ocupar puestos en los ministerios y las empresas públicas. especialmente durante la presidencia de Cárter. y el COSENA funcionó en calidad de principal órgano decisorio de las fuerzas armadas. y la economía se abriría más por medio de la reducción de las barreras al comercio internacional. y la ayuda militar norteamericana fue suspendida temporalmente. con un desempeño mejorado de las exportaciones inducida por las de tipo agroindustrial. Se diagnosticó la inflación como un obstáculo transitorio a la mejora del desempeño económico y se atribuyó a la presión salarial y a una expansión monetaria excesiva. El presidente Bordaberry permaneció en su puesto hasta 1976 y sus sucesores fueron igualmente civiles hasta 1981. El régimen se calificaba oficialmente a sí mismo de «cívico-militar». Aparicio Méndez) no se interrumpió hasta que en 1981 el general Gregorio Álvarez fue nombrado para los tres últimos años del régimen. . a pesar de las ambiciones políticas de Álvarez. Alberto Demichelli. En la práctica. la aportación clave que hicieron los miembros no militares del gobierno consistió en formular y poner en práctica la política económica en el Ministerio de Economía y Hacienda y en el Banco Central.

Sin embargo. Un rasgo central de esta primera fase de la política económica del nuevo régimen fue. Entre 1973 y 1980 el PIB creció sin interrupción. al tiempo que se deprimía el consumo privado con el fin de estimular las actividades de exportación e incrementar la tasa de acumulación. gracias a medidas iliberales o intervencionistas. de 1974 a finales de 1978. Para controlar esta crisis y vigilar la puesta en práctica de la estrategia del plan. especialmente en los ramos textiles y del cuero. La inversión aumentó en gran parte de resultas de la expansión del programa de gastos en infraestructura del sector público. Durante este período. a pesar de la inspiración liberal del programa. las empresas extranjeras mostraron tan poco interés por invertir en Uruguay como en el período de crecimiento industrial de los años cincuenta. que venció el «pesimismo de exportación».Aunque los precios de las exportaciones fueron altos durante 1972-1973. el objetivo de la política era reestructurar la economía al tiempo que se buscaba la estabilización económica por medio de la eliminación de los desequilibrios internos y externos. Aunque se les ofrecieron privilegios especiales. y se perdió lo que se había ganado en los años anteriores. se fomentó mediante subvenciones y controles selectivos de precios. el tipo de cambio que se aplicaría . La abolición de las negociaciones salariales libres y colectivas redujo los costos de mano de obra. una combinación de ideología liberal e intervencionismo pragmático. irónicamente. pues. La rápida expansión de las exportaciones no tradicionales. En la segunda fase. El apoyo externo quedó limitado en gran parte a los empréstitos. En lugar de la secuencia de minidevaluaciones. La reestructuración a largo plazo entrañaba hacer que los precios interiores se ajustasen más a los precios mundiales. el breve renacer de la economía en 1969-1970 no fue sostenido y la inflación se aceleró. La inversión en el sector privado creció sólo muy modestamente. que duró de finales de 1978 a finales de 1982. La industria manufacturera que producía para el mercado interior resultó muy afectada por la disminución del consumo y la reducción de las barreras proteccionistas al amparo de las cuales había crecido. Los productores ganaderos y los exportadores de productos tradicionales se vieron obligados a subvencionar diversas actividades de elaboración y manufacturación. los principales resultados se alcanzaron. que beneficiaba principalmente al sector financiero. a mediados de 1974 Alejandro Végh Villegas fue nombrado ministro de Economía. cambiaron los principales objetivos y técnicas de la política. La importancia que se daba antes a una economía reestructurada y dinámica fomentada por los incentivos a los exportadores cedió ante un esfuerzo en pos de la estabilización económica que debía lograrse principalmente mediante la manipulación del tipo de cambio.

El proyecto político de las fuerzas armadas era poco claro. pero su nombramiento fue principalmente una operación de contención. la insuficiencia del abastecimiento de materias primas nacionales. Éstas preveían la abolición de los partidos Blanco y Colorado. la liberalización de los mercados financieros y de productos básicos fue ampliada. Los años de dólares baratos causaron una enorme subida del nivel de importaciones. se dejó que el ajuste de la balanza de pagos se produjese automáticamente. A finales de 1983 Végh volvió al Ministerio de Economía. en vista de su presunta complicidad en el fracaso de la democracia. la recesión internacional. Los militares rechazaron estas proposiciones. los derechos compensatorios introducidos en el mercado estadounidense y. y el desempleo creciendo en Montevideo superaba. y las expectativas de que una nueva iniciativa revitalizase la economía se vieron defraudadas. mientras que el crecimiento de la exportación se tambaleó ante la política de tipos de cambio adversa. Los salarios reales continuaron cayendo. lo cual entrañaba una sobre valoración progresivamente mayor del peso.en los meses futuros se anunciaba previamente en una tabla (la llamada «tablita»). Los resultados de este experimento con una doctrina importada fueron desastrosos. y obligaron a Bordaberry a dejar la presidencia en junio de 1976. El problema no se resolvió hasta 1976-1977. Las fuerzas armadas defendían el papel institucional de los partidos en términos de la tradición . El modelo neoliberal terminó su carrera totalmente desacreditado. lo cual dejó un legado de endeudamiento externo e interno que expresaba la dominación del sector financiero sobre el sector productivo de la economía. El crecimiento económico sostenido del período 1973-1980 cedió ante el estancamiento en 1981 y una caída del 14 por ciento del PIB en 1982-1983. Al principio la amenaza de la subversión le confirió legitimidad. al finalizar dicho año se abandonó la tablita y se devaluó el peso. pero dado que los tupamaros ya habían sido derrotados cuando tuvo lugar el golpe de estado y los sindicatos fueron suprimidos inmediatamente después del mismo. el problema central para el régimen se refería al papel que debía permitirse que los partidos políticos tradicionales interpretaran en el futuro orden institucional. Con la disponibilidad de préstamos exteriores. la insistencia en la seguridad nacional y la disciplina social iba a ser difícil de sostener a menos que se ampliara la supuesta amenaza que se cernía sobre el orden social. andando el tiempo. calificándolas de «bonapartistas». momento en que la definición del proyecto político del régimen se precipitó al hacer el presidente Bordaberry sus propias proposiciones. Sin embargo. Al mismo tiempo. su substitución por «corrientes de opinión» y la celebración ocasional de referéndums en lugar de elecciones regulares.

cuando la nueva Constitución. tales como el aumento de la deuda exterior y la ampliación de la propiedad extranjera del sistema bancario. de sus derechos políticos. tras lo cual se restauraría una forma de gobierno representativo mientras poco a poco se permitía la reanudación de la actividad política. Así pues. que debía contar con la aprobación de los militares. que institucionalizaba el papel de las fuerzas armadas en el gobierno fue sometida a plebiscito en 1980. quien debía cargar con la culpa de permitir que floreciese la subversión. en el caso de los partidos de izquierda. A partir de 1980 la oposición popular al gobierno de facto fue manifiesta e incontrovertible. así como en las de 1971. siendo como eran agrupaciones multiclasistas. la corrupción y el caos eran los líderes y las jerarquías de los partidos del período anterior al golpe y no los partidos mismos. El plan de reconstrucción política quedó terminado en agosto de 1977 al anunciarse el retorno gradual al sistema de gobiernos elegidos. En consecuencia. en unas elecciones no disputadas que tendrían lugar en 1981. Los dos partidos tradicionales presentarían entonces un candidato convenido al cargo de presidente. incluido. El cambio político de 1980 fue acompañado de un rápido empeoramiento de la situación económica. durante un período de quince años. que se sometería a la nación. el derecho al voto. Pero había también otras razones. se decretaron una «reforma» de la judicatura y la eliminación de la Administración pública de las personas a las que se considerase peligrosa desde el punto de vista político. para que la aprobase.nacional e implícitamente porque. Esta derrota fue el principal punto decisivo de la historia del régimen. En septiembre de 1976 un decreto militar despojó a todas las figuras políticas que en calidad de candidatos o encuadrados en las estructuras de los partidos participaron en las elecciones de 1966. Se prepararía una nueva Constitución. La razón fundamental de la retirada de los militares del poder fue el hecho de que la tradición democrática de Uruguay continuase siendo fuerte y también el hecho de que los militares mismos se mostraran conformes con la autoridad de las urnas. Además de la purificación de los partidos. Esta estrategia política fracasó. la legitimación del régimen se efectuaría mediante un período de transición en el cual se sanearían y reformarían las estructuras políticas e institucionales. funcionaban como defensa eficaz contra la política de clase. las tensiones de los años setenta entre los componentes militares y civiles del régimen por cuestiones tales como el nivel de los gastos militares y los efectos de la política neoliberal . el profundo desagrado popular que despertaban los militares hizo que fuese rechazada por el 57 por ciento del electorado. en un referéndum que se celebraría en 1980. algunos aspectos del cual. no armonizaban con la retórica nacionalista de las fuerzas armadas. sin que en ello participasen los partidos. Así.

No cabe duda de que había cierto elemento de conservadurismo en los resultados de las elecciones. sino que. un rasgo notable de los comicios de 1984 fue la medida en que las fracciones más grandes de los partidos tradicionales dominaban el lema. además. dado que el rechazo total del régimen militar era un sentimiento compartido universalmente. En vista de ello. Las negociaciones sobre el traspaso del poder entre al alto mando militar y los líderes de los dos partidos tradicionales (y el minúsculo partido de la Unión Cívica) empezaron en 1983.en sectores de la economía nacional. No sólo no se había cambiado el sistema electoral. Así pues. que permitía a los partidos fragmentarse en sublemas sin debilitar la fuerza electoral del lema. El Partido Colorado obtuvo una clara victoria. Sin embargo. y la experiencia argentina en particular mostraba los peligros de regresar a los cuarteles derrotados y en desorden. El Pacto del Club Naval firmado en agosto entre los militares y los partidos (menos los blancos) fijó las condiciones del traspaso del poder. Las elecciones se celebraron dentro del sistema complejo y muy criticado del doble voto simultáneo. el resultado de las elecciones de noviembre de 1984 fue aceptado por todos los participantes. por lo tanto. excepto por efecto del paso del tiempo y los residuos de injerencia militar. pero fueron abandonadas al cabo de tres meses sin haber llegado a ningún acuerdo. A pesar de esta injerencia. El proceso electoral. Cuando se reanudaron en mayo de 1984 la victoria de la facción centrista de los colorados. se vieron intensificadas ahora por el fracaso del programa neoliberal mismo y por la falta de una nueva iniciativa política. De hecho. los acontecimientos políticos habidos en Brasil y Argentina amenazaban con dejar al régimen militar uruguayo solo en la región. era el resultado preferido por ser el menos radical de los participantes serios. quizá porque los argumentos favorables a la reconstrucción del sistema político hubiesen entrañado deslealtad a la tradición democrática. cobró la forma de una reanudación en lugar de una renovación. podría parecer perverso que el electorado diese la victoria al partido que . las jerarquías de los partidos también presentaban pocos cambios. a cuya cabeza se hallaba Julio María Sanguinetti. restauró la Constitución de 1967 y reservó un papel puramente asesor para el COSENA. el régimen logró romper el frente común de los partidos políticos en las negociaciones y reducir el apoyo electoral al Partido Blanco encarcelando a su líder y restaurando el Frente Amplio. los militares empezaron a buscar una fórmula que les permitiese abdicar en unas condiciones que salvaguardasen los intereses de las fuerzas armadas bajo un gobierno civil elegido. Al mismo tiempo.

Aun así. en un intento de llegar a un acuerdo sobre la política que debería seguir el nuevo gobierno. cuyo programa de gobierno era mucho más ortodoxo que las propuestas radicales sobre los bienes raíces y los activos bancarios de los otros partidos y cuya filosofía económica tenía elementos en común con la fase constructiva del neoliberalismo antes de 1978. Sanguinetti anunció que se proponía formar un gobierno de unidad nacional mediante la inclusión en su gabinete de miembros destacados de los demás partidos. el margen de la victoria fue más definido de lo que predijeran los sondeos de la opinión. Antes de los comicios. En general. las asociaciones patronales y otras organizaciones. ni la facción blanca de Ferreira ni el Frente Amplio estaban dispuestos a aceptar nombramientos ministeriales (aunque se hallaban representados en la administración del sector público). cifra que. Inmediatamente después de su victoria electoral.gozaba del evidente favor de las fuerzas armadas. Al final. no obstante. habían empezado a celebrarse negociaciones entre los partidos políticos. En febrero de 1985 este proceso de Concertación Nacional Programática (CONAPRO) ya había llegado a un acuerdo satisfactorio en varios aspectos. la formación y dirección de gobierno hacían necesario el acuerdo entre los partidos. . lo cual inducía a pensar que los votantes indecisos buscaron estabilidad y tranquilidad en vez de los programas de reforma menos previsibles que ofrecían los otros partidos. dado que su facción tenía únicamente una representación minoritaria en la legislatura. entre ellos los de Defensa y Relaciones Exteriores. Sanguinetti acudió a facciones o partidos minoritarios o a figuras distinguidas que tuvieran vínculos tenues con algún partido con el objeto de que encabezasen los ministerios clave. Sin embargo. pero no en aspectos centrales de la política económica ni en los términos de la amnistía que se concedería a los tupamaros que seguían en la cárcel. y. precisamente por ser la opción más conservadora que se les ofrecía en serio. Es probable que para muchos el aspecto atractivo de la facción colorada de Sanguinetti radicase en que. los sindicatos. estos nombramientos fueron bien recibidos. Se albergaba la esperanza de que esto limitase los conflictos políticos y sociales durante el período de transición que podían desestabilizar la nueva democracia y animar a los militares a planear una vuelta al poder. fuera el partido con menos probabilidades de incitar a los militares a volver al poder. aunque condicional. de todos los partidos. representaba una autoridad personal y un apoyo electoral mayores que los de cualquiera de quienes le habían precedido bajo la Constitución de 1967. Sanguinetti tomó posesión de la presidencia el 1 de marzo de 1985 con el 31 por ciento del total de votos. Por consiguiente. y el nuevo gobierno subió al poder con el apoyo general. por consiguiente.

.

Capítulo3 .Bibliografía Henry Finch.1990. en Bethell. Tomo XV. Uruguay. 1930-c.. L.. op. Cit. H.