Está en la página 1de 42

Marina Becerra

Marxismo y feminismo

en el primer socialismo argentino Enrique Del Valle Iberlucea

Marina Becerra Marxismo y feminismo en el primer socialismo argentino Enrique Del Valle Iberlucea

Marxismo y feminismo

en el primer socialismo argentino Enrique Del Valle Iberlucea

Marxismo y feminismo en el primer socialismo argentino Enrique Del Valle Iberlucea Marina Becerra

Marina Becerra

Marxismo y feminismo

en el primer socialismo argentino Enrique Del Valle Iberlucea

Marxismo y feminismo en el primer socialismo argentino Enrique Del Valle Iberlucea Rosario, 2009 Marina Becerra

Rosario, 2009

Marina Becerra

Becerra, Marina Marxismo y feminismo en el primer socialismo argentino : Enrique del Valle Iberlucea . - 1a ed. - Rosario : Prohistoria Ediciones, 2009. 226 p. ; 23x16 cm.

ISBN 978-987-1304-43-1

Índice

1. Ensayo Argentino. I. Título CDD A64

AGRADECIMIENTOS

9

 

INTRODUCCIÓN

13

Fecha de catalogación: 28/09/2009

 

colección historia & cultura

CAPÍTULO I De la teoría a la historia

23

Composición y diseño: Marta Pereyra Edición: Prohistoria Ediciones Diseño de Tapa: Barbas en remojo Fotografía de tapa: Manifestación por la culminación de la Primera Guerra. 1918. Archivo General de la Nación, Buenos Aires, Argentina. Gentileza de Ana Laura Martín.

CAPÍTULO II Las luchas por los derechos femeninos

63

Este libro recibió evaluación académica y su publicación ha sido recomendada por reconoci- dos especialistas que asesoran a esta editorial en la selección de los materiales.

CAPÍTULO III Guerra y Revolución

109

TODOS LOS DERECHOS REGISTRADOS

 

HECHO EL DEPÓSTIO QUE MARCA LA LEY 11723

CAPÍTULO IV La cuestión cultural

 

© Marina Becerra

163

© de esta edición

© de esta edición
 

CONCLUSIONES

201

Tucumán 2253, (S2002JVA) – ROSARIO, Argentina

 

Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, incluido su diseño tipográfico y de portada, en cualquier formato y por cualquier medio, mecánico o electrónico, sin expresa autorización del editor.

BIBLIOGRAFÍA

205

Este libro se terminó de imprimir en ART Artes Gráficas, San Lorenzo 3255, Rosario, en el mes de noviembre de 2009. Tirada: 500 ejemplares.

BREVE NOTICIA BIOGRÁFICA DE ENRIQUE DEL VALLE IBERLUCEA

223

Impreso en la Argentina

ISBN 978-987-1304-43-1

AGRAdeciMienTOS

L a versión original de esta investigación fue presentada como Tesis Doctoral en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires en el año 2007. El desarrollo de la investigación y la reelaboración que aparece hoy en

este libro, han sido posibles gracias a las contribuciones y al apoyo de un gran número de personas e instituciones. En primer lugar, quiero agradecer al Consejo Nacional de Investigaciones Cien- tíficas y Tecnológicas (CONICET) que financió mi trabajo con una beca doctoral y luego postdoctoral, y donde actualmente me desempeño como investigadora. También agradezco a mis compañeras del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, sede de esta investigación. No sólo encontré allí libros y revistas específicos sobre historia de las mujeres, sino especialmente, una gran calidez humana y la posibilidad de diálogos que abrieron y enriquecieron el trabajo con nuevas preguntas que se siguen multipli- cando. En especial, quiero agradecer la generosidad, el apoyo, las conversaciones, con Marlene Russo, Nora Domínguez, Lucía De Leone, Ana Laura Martín y Ana Malli- macci. Por otra parte, la publicación de este libro fue posible gracias a la subvención otorgada por la ANPCyT en el marco del PMT III, contrato préstamo BID 1728/OC- AR PICT Nº 25451. Agradezco también al personal de la Biblioteca Nacional y su Hemeroteca: allí encontré, entre otros textos fundamentales, la Tesis Doctoral inédita de Enrique Del Valle Iberlucea, defendida en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Univer- sidad de Buenos Aires en el año 1902, donde propone, muy tempranamente, la incor- poración del divorcio al código civil. Al Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI), donde pude ver manuscritos y cartas inéditas de Del Valle Iberlucea, como el barroco discurso que dio mientras cursaba el último año del Colegio Nacional de Rosario, en 1894. En particular, quiero agradecer a Gabriel Lerman y Roberto Pitaluga, quienes me facilitaron estos materiales. A la Biblioteca Obrera “Juan B. Justo”, donde, gracias a la gentileza de la bibliotecaria Alicia, pude consultar ejemplares de La Vanguardia, de la Revista Socialista Internacional y Hu- manidad Nueva, y numerosos libros de Del Valle Iberlucea que no estaban disponibles en otros lugares. Al amable personal de la Biblioteca Popular “Hector Besteiro”, que me permitió consultar revistas y libros socialistas incluso los días feriados y los fines de semana. A la Biblioteca “Francisco Delgado” de la ciudad de La Plata y a la Biblio- teca Central de la Universidad de La Plata.

10 Marina Becerra

La sorprendente y desinteresada generosidad de éstas, y tantas otras personas que

no alcanzo a nombrar ahora, me ha llevado a un feliz descubrimiento. En el transcurso de esta investigación aprendí que el trabajo intelectual es un acto de amor. Por eso, quiero agradecer muy especialmente a Dora Barrancos, mi directora de Tesis. Las discusiones sobre los problemas de investigación, sobre mis interpretaciones, sobre mis búsquedas de sentido. La confianza y la infinita generosidad con las que escuchó

son apenas

detalles. Escribir sobre su lectura crítica, sobre su mirada amorosa, sobre su vital apuesta por la autonomía, quizás se acerca más a lo que quiero decir ahora. No tengo palabras para agradecer su inmenso amor. También agradezco los valiosos comentarios de quienes fueron jurado de esta Tesis, que me orientaron para la publicación del libro. Por otra parte, los seminarios de doctorado que cursé en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires fueron determinantes en más de un sentido, en especial quiero agradecer a mis docentes Leonor Arfuch, Horacio Gonzalez y Eduardo Grunner. A mi queridísima amiga Gisela Catanzaro, otra aventura que nos acerca en las difíciles relaciones entre la escritura y la vida. A Mariana Luzzi, Carla del Cueto, Silvina Ramos, Alejandra Oberti, Mariela Berenbaum, Lila Monti, Mariana Gallo y Lorenzo Teodonio, Virginia Carames y Luis Roggero, Pancho Cosmano, Patricia Sánchez, Lorena Dobner, Julián Falcone, Mariano Goycochea, Celia Duek, Graciela Inda, Pablo Di Leo y Dan Adasz-

el largo recorrido de mis preguntas, sus sabias y metafóricas sugerencias

co, con quienes tuve la suerte de compartir diversos aspectos de la escritura de la tesis,

y de su reescritura en este libro. Su apoyo cotidiano ha hecho este camino mucho más

transitable en tantos momentos difíciles. A Claudia Lorenzetti, que me ayuda a borrar

jerarquías, a buscar palabras, a escribir historias. A Gustavo Prado, quien me ayudó generosamente, en primera instancia con sus valiosos comentarios sobre una ponencia

que presenté en el Congreso de Americanistas realizado en la Universidad de Sevilla,

y luego con el envío de material inédito desde la Universidad de Oviedo. Los colegas

Mariano Rodríguez Otero y María Laura Rosa también colaboraron con abundante material sobre la historia de las Cortes de Cádiz. A mis alumnas, alumnos y becarias de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, con quienes venimos compartiendo semana a semana muchas de las preguntas que están en este libro. Al entrañable maes- tro y amigo de la Universidad Nacional de Cuyo, Mario Franco, cuya memoria quiero recordar, agradecida, aquí. A toda mi familia, cuya comprensión, apoyo y confianza han sido fundamenta- les. En particular, a mi papá, Alfredo Becerra, a quien además agradezco la puntillosa lectura de esta tesis, y sus agudos y generosos comentarios, un trabajo enorme. Ese amor por el trabajo intelectual es el que quiero agradecer ahora, el que me transmitió con su pasión y el que me impulsa a seguir buscando mi propia voz en las letras y en las historias de hace tantos años.

Marxismo y feminismo

11

A mi hijo Luciano Federigi, cuya risa llena de vida el silencio de mi escritura.

Su frescura, su alegría, los colores de su voz que me llama, cuánto me han ayudado a

escribir, a desmitificar, a relativizar, a seguir adelante.

A Daniel Príncipe, amor mío. Su compañía, su entusiasmo, su profunda confian-

za, su amor, han hecho que este trabajo fuera posible. A él, todo mi amor y mi más

profundo agradecimiento.

inTROdUcciÓn

“¿Sabes qué imagino, Sancho? Que esta famosa pieza de este encantado yelmo, por algún extraño accidente debió devenir a manos de quien no supo conocer ni estimar su valor y, sin saber lo que hacía, viéndola de oro purísimo, debió de fundir la mitad para aprovecharse del precio, y de la otra mitad hizo ésta que parece bacía de barbero, como tú dices”.

Miguel de Cervantes Saavedra, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

ómo leer la modernidad argentina?, ¿cómo inscribir un itinerario indi- vidual en uno colectivo?, ¿cómo pensar la praxis de un reconocido in- telectual socialista? La existencia misma de un campo intelectual, en el

cual sus integrantes comparten los mismos códigos, el mismo habitus, tiene efectos políticos. Y a principios del siglo XX, Enrique Del Valle Iberlucea, socialista marxista heterodoxo, formaba parte de él. Es un tiempo de recambios de las figuras intelectua-

les, y como ha señalado David Viñas (1996), hay un desplazamiento de los gentleman escritores con apellidos tradicionales de la elite liberal, hacia la preeminencia de es- critores de clase media, hijos de inmigrantes y vinculados a los partidos populares de aparición reciente (radicalismo y socialismo) o con grupos anarquistas. Este nuevo tipo de intelectual profesional es la figura que Del Valle asume en sus diferentes cam- pos de acción. Si bien Del Valle se encuadra en un partido político que se presenta a

sí mismo como moderno, con pautas definidas de disciplina partidaria, es, quizás, este

posicionamiento el que lo lleva a sostener en el tiempo lealtades que aparentemente

podrían parecer incongruentes con sus posiciones políticas, tal es el caso de su fiel amistad con Joaquín V. González. Pero la nueva constelación que trae la modernidad como horizonte posible para lo femenino y lo masculino, aloja incluso intersecciones discursivas provenientes de matrices conceptuales arraigadas en la idea de progreso. Así, en estas nuevas cerca- nías y distancias, socialismo y feminismo aparecen como discursos solidarios entre sí, y llegan aun a confundirse. ¿Cómo pensar entonces la producción de una ciu- dadanía moderna? También ocurre con otros nuevos equivalentes, como femineidad

y maternidad, íntima asociación naturalizada y compartida, en ese entonces, por un

amplio espectro ideológico. La fuerza de esta equivalencia todavía persiste hoy en el

¿ C

14 Marina Becerra

imaginario de hombres y mujeres, a pesar de haber recorrido ya el largo camino de la ciudadanía. Un camino que empezó en aquellos años con el paulatino acceso de las mujeres a la educación y con las luchas de las primeras feministas por los derechos civiles, y luego políticos, de los cuales estaban excluidas todas las mujeres, fueran inmigrantes o nativas, de las elites provinciales, porteñas o de los bajos fondos subur- banos. Otra equivalencia de la época era la de masculinidad y ciudadanía. El “hombre sin atributos”, el sujeto moderno, se yergue en su potencia racional, que se quiere desafectivizada y se plantea como el único apto para participar en la esfera pública. Así, la Ley Saenz Peña del año 1912, conocida como “ley de sufragio universal” establece la obligatoriedad del voto para los hombres: lo universal, naturalmente –na- turalizadamente– es lo masculino. ¿El Progreso excluye lo femenino? Las madres de los futuros ciudadanos de la moderna nación emergente pueden acceder lentamente a la educación, pero sin ser, todavía, ciudadanas. Civilización, progreso, ciencia y razón son algunos de los conceptos que el positivismo vernáculo hace suyos y permean a una época que ya no se puede pensar sin ellos. Incluso atraviesan a aquellos que, aunque comparten un mismo universo intelectual con la elite dirigente, luchan por transformar –¿reformar, revolucionar?– el orden de las cosas. La ciencia moderna, con sus atributos de imparcialidad y objetividad, brinda los argumentos que sustentan los discursos sobre la discriminación racial que se superpone a la sexual. Y allí, en esa superposición legitimada socialmente, se asienta el orden patriarcal moderno fundado en la explotación social y sexual. ¿Cómo ir en contra de este orden social y sexual, compartiendo con la elite dirigente las mismas creencias en la Ciencia como discurso legítimo contra el oscurantismo previo al imperio de la Razón?, ¿cómo resignificar los discursos que sostenían la distribución desigual de derechos y de poder, desde una misma apuesta por las Luces, por los avances científicos y técnicos? En este libro busco analizar estos problemas –y sus múltiples derivados–, a partir de la lectura de la extensa obra de Enrique Del Valle Iberlucea, en tanto constituye una de las primeras voces masculinas que reclamaron derechos civiles para las mujeres. En este sentido, esta investigación también intenta echar luz sobre las relaciones entre ciudadanía y género establecidas por el primer socialismo. Enrique Del Valle Iberlucea nació en Castro Urdiales, provincia de Santander, España, el 18 de abril de 1877. Al llegar a la Argentina, dadas las condiciones de concentración económica de la tierra en pocos propietarios a través del latifundio, la mayoría de los inmigrantes se quedaba en Buenos Aires o se radicaba en el litoral. Los Del Valle Iberlucea, con su hijo Enrique de 8 años, se ubicaron en Rosario, donde Del Valle asistió al Colegio Nacional. Luego, radicado en Buenos Aires, como estudiante de tercer año de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Bue- nos Aires, contribuyó a constituir el Centro de Antropología y de Sociología Criminal que auspició las conferencias que daba el Dr. Pedro Gori, recién llegado de Europa. En junio de 1902 se recibió de Doctor en Jurisprudencia con diploma de honor en di- cha Facultad, con una tesis dirigida por Joaquín V. González y Pedro Luro, en la cual

Marxismo y feminismo

15

proponía la igualdad civil de las mujeres y planteaba la necesidad de incluir el divorcio quo ad vinculum en el Código Civil. Ese mismo año, de la mano de las mujeres socia- listas, se incorporó a las filas del partido socialista argentino, pocos meses después de que el Centro Socialista Femenino lo invitara a dar una conferencia sobre el divorcio. Al año siguiente, se doctoró en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, y desde entonces, además de ejercer como abogado, consultor jurídico 1 de los gremios obreros, orador y periodista –trabajando en La Capital de Rosario y en La Prensa de Buenos Aires– enseñó Historia Moderna en el Colegio Nacional (conocido en la época como Colegio Nacional Central, pocos años después pasaría a llamarse Colegio Nacional de Buenos Aires); 2 Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Plata –institución donde también fue secretario desde su nacionalización hasta 1913– e Historia de la Civilización en la Fa- cultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, donde fue consejero. Desde 1906 editó la revista Vida Nueva. Revista Socialista y desde 1908, junto a Ali- cia Moreau, fundó y dirigió la Revista Socialista Internacional. Publicación mensual de exposición del socialismo científico, crítica social e información del movimiento obrero en ambos mundos. Desde 1910, publicó esta revista con el título de Humani- dad Nueva. Revista Socialista Internacional. Publicación racionalista de Sociología, arte, educación, socialismo e información del movimiento obrero internacional como órgano del Ateneo Popular, sociedad de extensión universitaria que Del Valle había fundado, nuevamente junto a Alicia Moreau, entre otros. Entre 1916 y 1917 dirigió el periódico socialista oficial La Vanguardia, mientras ejercía funciones, desde el año 1913, como senador nacional del partido socialista por la Capital Federal, pasando a la historia entonces como “el primer senador socialista de América”. Disonante en las filas del partido socialista argentino, y extraño incluso entre los políticos que impulsan diversos proyectos de reformas modernizantes en el Congreso de la Nación, Del Valle constituye un ejemplo de aquellas voces que por sus mismas tensiones no pueden ser reducidas a una dimensión unívoca –sea reformista, socialista o liberal. Pero además, Del Valle constituía un original nexo político entre el mundo masculino partidario del socialismo y lo que comenzaba a articularse como movimiento feminista. Las socialistas feministas de la época denunciaban la opresión sexual, defendien- do la diferencia entre los sexos a partir de la maternidad como núcleo estructurante de la femineidad. Desde esta matriz común, y a partir de sus proyectos de emanci-

1 La Unión General de Trabajadores creó una Cámara de Trabajo que fue inaugurada el 29 de enero de 1905. El consultorio jurídico de dicha Cámara estaba a cargo de los socialistas Del Valle y Alfredo Palacios.

2 Su pasaje por las aulas del Colegio Nacional también estuvo atravesado por tensiones que finaliza- ron en la oposición frontal entre la radicalidad de las posiciones políticas de Del Valle y el espíritu conservador predominante en el cuerpo de profesores de entonces, que elevó una carta a las autori- dades pidiendo la expulsión del socialista “por anarquista” del histórico Colegio. Ver La Concordia, 12/03/1921, en Halperin Donghi (2000).

16 Marina Becerra

pación femenina, se podría proponer que la obra de Del Valle podría expresar la difí- cil síntesis de una subjetividad de vanguardia en materia de derecho civil y derecho público. En efecto, en el entramado histórico de la modernización liberal, se alzan algunas voces críticas de las formas que asumen estos procesos de secularización social, institucionalización del Estado, inmigración masiva, y urbanización rápida y creciente. Aparecen a su vez organizaciones explícitamente modernas, tales como el partido socialista, fundado en 1896. Cabe señalar que, según José Aricó (1999), aquel socialismo expresaba a las clases trabajadoras urbanas inmigrantes, a tal punto que los espacios geográficos de difusión del mismo se superponen con aquellos donde se con- centraban los extranjeros. Y los miles de inmigrantes de diversas latitudes que desean la asimilación cultural, tienen en la escuela la garantía de una sociabilidad obligatoria, pues en la producción cultural de la nación argentina, la escuela constituye la insti- tución moderna por excelencia que posibilita la integración social, fundada sobre la negación de las diferencias culturales. ¿Cómo leer entonces esta nueva configuración socio-cultural que comienza en la década de 1880 y cuyos trazos se materializan en las dos primeras décadas del siglo XX? Del Valle lee los hechos de su época, tanto en el marco nacional como en el internacional –los enfrentamientos entre capital y trabajo, la “esclavitud sexual” (DVI, [1902c] 1919) a la que se encontraban sometidas las mu- jeres, la expansión masiva de la educación básica estatal, la extensión universitaria, el nacionalismo del Centenario y sus lecturas de la herencia española, la guerra mundial, la Revolución Rusa, la Tercera Internacional– desde una singular elaboración del mar- xismo fundada en interpretaciones evolutivas, tributarias del positivismo hegemónico, pero a su vez se apoya en ideas residuales, y en otras emergentes. En este sentido, además de apoyarse en los manuales que difundían un marxismo vulgarizado en la época, lee directamente a Marx, subrayando su filiación con Hegel, y se apoya en las interpretaciones del filósofo marxista italiano Antonio Labriola, entre otras lecturas. Las luces y sombras de las elaboraciones del marxismo que va abriendo Del Valle ponen en evidencia las innovaciones y los límites de su pensamiento, pero también, los claroscuros de su época histórica. A partir de allí, Del Valle, académico y profesor de las universidades de Buenos Aires y de La Plata, escritor de libros de historia y político institucionalizado –en tanto senador nacional–, en algunas circunstancias, se permite dudar en público sobre sus pertenencias institucionales. Estos cuestionamientos dan cuenta de cierta autonomía intelectual explícitamente manifiesta en sus posiciones de apoyo –aunque en forma ambigua– a la guerra mundial, así como de aceptación incondicional de la Revolución Rusa y la Tercera Internacional. Pero en un campo intelectual que se profesionaliza y se reconfigura al compás de un nuevo público lector, ¿era viable aquella heterodoxa síntesis entre marxismo, feminismo, liberalismo y reformismo?, ¿qué espacios exis- tían para ello en el contexto de la modernización liberal argentina de las dos primeras décadas del siglo XX?

Marxismo y feminismo

17

La búsqueda de respuestas a estas preguntas no estuvo exenta de dificultades. En primer término, la bibliografía sobre Del Valle es mínima. Contamos con cuatro trabajos sobre el socialista, que se ubican dentro de la escasa literatura escrita por militantes o ex militantes socialistas o comunistas. 3 Por otra parte, por fuera de la mirada de los propios militantes, existen algunos breves señalamientos respecto de la originalidad de las polémicas posiciones sostenidas por Del Valle, referidas funda- mentalmente a la guerra mundial, la Revolución Rusa, y la Tercera Internacional, así como a sus formulaciones teóricas sobre el marxismo. 4 La pregunta por la omisión y el olvido en que se ha sumido a Del Valle se hace más visible en contraposición a otros intelectuales del partido socialista, que han tras- cendido tanto en las historias escritas desde el propio socialismo, como en aquellas más académicas sobre diversas cuestiones de historia argentina en el período. Quizá su particular interpretación del marxismo, que lo llevó a sostener profundas disiden- cias dentro del propio partido, hacen de Del Valle un personaje difícilmente clasifica- ble. En este sentido, se podría interpretar este olvido como síntoma de una estructura más profunda. Es decir que en la búsqueda por construir determinadas continuidades, en la invención de determinadas tradiciones políticas por parte de las izquierdas ar- gentinas, la heterodoxa figura de un intelectual socialista que apoyó la guerra mundial, y poco después, la Revolución Rusa y la Tercera Internacional, ha quedado fuera de lo apropiable, y no ha podido ser tomada como ejemplo positivo. Pero la búsqueda de coherencia y de unidad en la producción de Del Valle, nos coloca frente a un problema epistemológico: ¿por qué partir del supuesto de que existe unidad en la obra de un individuo? Si la contradicción entre reforma y revolución dividía en la época a casi todos los partidos socialistas del mundo, ¿por qué el partido socialista argentino y sus líderes podrían haberse sustraído a estas profundas contradicciones? Por el contrario, quizá sea ésta una de las tensiones más productivas a indagar en Del Valle, en el senti- do de que se plantea, como Lenin, qué hacer, pero en el contexto de una sociedad que se moderniza sobre la homogeneización cultural. Por otra parte, entre las páginas dedicadas a Del Valle, es llamativa otra ausencia:

dichas lecturas son sintomáticamente silenciosas respecto de las luchas de Del Valle por los derechos femeninos. No existen trabajos sobre el socialista que destaquen su originalidad y el carácter precursor de sus ideas en materia de género. Sólo existe un

3 Tres de ellos corresponden al cincuentenario de su muerte (1971) y se publicaron el año siguiente. Es- tas historias fueron escritas por Juan Antonio Solari, Alfredo Genovesi y Benito Marianetti. La cuarta, escrita por Emilio Corbière, fue publicada en 1987.

4 Tales son los casos de Ricardo Falcón (2000), quien dedica algunas páginas a la posición de Del Valle frente a la cuestión rusa y la III AIT, en su artículo sobre los intelectuales en el Centenario; Néstor Kohan (2000), en su libro sobre los marxismos en América Latina; y Horacio Tarcus, en su trabajo sobre la recepción de Marx en la Argentina (2007a) y en su diccionario biográfico sobre la izquierda argentina (2007b).

18 Marina Becerra

trabajo que menciona, en forma acotada, sus luchas por los derechos femeninos. 5 Sin embargo, ninguna de las obras sobre Del Valle menciona el tema del aborto. No es extraño, quizás, que un personaje olvidado tratara –avant la lettre– una cuestión que necesitó ser, aun, sistemáticamente ignorada por la sociedad argentina del siglo XX.

ejes temáticos El intento de recorrer los textos de Del Valle sin perder la riqueza de sus matices, me ha llevado a poner sus contradicciones internas en primer plano, para ver incluso en qué aspectos queda subsumido en los cánones dominantes de la época y en cuáles

plantea discontinuidades con ellos. En función de esta búsqueda, he organizado su producción tanto política como académica según cuatro dimensiones que me permiten realizar el análisis de aquellos temas tratados por el socialista. Cabe señalar que este orden sólo tiene fines analíticos, pues hay un continuo entrecruzamiento entre estas diversas dimensiones, así como una presencia constante de su singular perspectiva político-filosófica.

El Capítulo I es una presentación biográfica de Del Valle, en el contexto social

y cultural de su época. Allí analizo sus posiciones teórico-filosóficas, su heterodoxa

reelaboración del marxismo, así como sus múltiples trabajos y conferencias como historiador. Estudio sus interpretaciones de la historia americana y argentina, tomando como punto de partida sus redes de influencia intelectual en la particular constelación

ideológica nacional e internacional de la primera década del siglo XX. A partir de allí, analizo el contrapunto entre Del Valle y los nacionalistas del Centenario, frente a lo que caracterizaban como “crisis moral”, en torno a la recuperación de la herencia his- pana, así como también a la del gaucho, para la invención de una tradición nacional. Pero dadas las profundas transformaciones internacionales operadas a partir de la Pri- mera Guerra Mundial, y luego con la Revolución Rusa, el análisis de este capítulo se limita a las posiciones teóricas de Del Valle anteriores a la Primera Guerra Mundial.

A la luz del análisis de sus posiciones teóricas, en el capítulo siguiente indago

sobre sus proyectos de reformas, particularmente, las que afectan la vida cotidiana de las mujeres. Así, en el Capítulo II estudio la centralidad que tuvo en su obra la cuestión de los derechos femeninos. Del Valle constituía un modelo de opinión radi-

calizado que se anticipaba en ciertos órdenes fundantes de la vida de las mujeres y de los trabajadores. En esta dirección, presentó proyectos tanto en el ámbito del derecho civil –como es el tema del divorcio– como en lo relativo al derecho público en general

y al cuerpo de las mujeres en particular –como es el tema del aborto. Los planteos de

Del Valle en defensa de los derechos femeninos pueden resultar más extraordinarios aún considerando que hacia mediados del siglo XIX y principios del XX, la inferiori-

5 Se trata del citado trabajo de Genovesi (1972), quien libera del olvido a Del Valle fundamentalmente por su compromiso militante con las luchas sociales de los trabajadores.

Marxismo y feminismo

19

dad de las mujeres se justificaba invocando argumentos pretendidamente científicos, en especial, vinculados al evolucionismo en boga. Como señala Del Valle, el Código Civil redactado por Dalmacio Vélez Sarsfield, sancionado en 1869 e inspirado en el código napoleónico de 1804, resultaba particularmente regresivo para las mujeres, pues consagraba la incapacidad de las mismas en la letra. Entonces, por un lado, examino sus proyectos de reformas del Código Civil donde se incluye, entre otros, el tema del divorcio. En mayo de 1918, Del Valle presentó en el Senado un proyecto que establecía la emancipación civil de la mujer, incluyendo la argumentación en favor

del divorcio. Este proyecto constituyó la base de la primera ley que retira la tutela de los maridos sobre las mujeres para ejercer profesiones y administrar bienes propios, entre otras “libertades”. 6 Por otro lado, indago sus proyectos de reforma del Código Penal, donde propone la despenalización del aborto en ciertas ocasiones. El proyecto del Código Penal salió de la Comisión de Códigos del Senado en 1919, incorporando

al proyecto original la cuestión del aborto. Del Valle proponía muy tempranamente

ampliar la despenalización del aborto más allá del riesgo vital de la madre. Luego, en el capítulo siguiente, examino sus polémicas posiciones políticas du- rante la Primera Guerra Mundial, y en la encrucijada frente a la Revolución Rusa

y la Tercera Internacional. Para ello, he establecido algunas comparaciones con las

posiciones ante la guerra de las feministas de los socialismos europeos, en especial, francés y alemán. También estudio sus posiciones en relación con las definiciones

políticas del socialismo argentino, así como de otras latitudes. Este capítulo, dedicado

a la cuestión internacional, incluye el análisis sobre su desafuero del Senado de la Na- ción, pues la mayoría conservadora y radical suspendió a Del Valle del Parlamento en 1921, precisamente por su solidaridad y apoyo incondicional a la Revolución Rusa y a

la Tercera Internacional. Este desafuero, seguido de la muerte, arma la escena final de

un paradójico destino para quien citara una y otra vez a Sófocles y a Esquilo en la ar- gumentación de sus proyectos. Quizás este apoyo constante de Del Valle en la tragedia griega no constituye apenas una curiosidad literaria. Podría estar indicando el interés continuo del socialista en el debate implícito que plantea aquella primera forma histó- rica del teatro en Occidente sobre la polis, sobre el poder político en la sociedad. Por eso, tal vez, en todas las dimensiones del análisis aparece este hilo trágico, el conflicto entre un orden arcaico basado en la idea religiosa, la “ley de la sangre”, contrapuesto a otro modelo de organización política de la sociedad, de fundamentación de lo político,

regido por la “ley política”. Sus análisis –en especial sus preguntas– sobre la cuestión de los derechos de las mujeres, difícilmente pueden comprenderse por fuera de esta estructuración trágica de su visión del poder, de lo femenino. Por último, en el Capítulo IV, analizo la vasta producción cultural y educativa de Del Valle, tanto desde las universidades y colegios en los que fue profesor, así como desde el Ateneo Popular. Por último, he investigado qué relaciones se establecieron

6 Se trata de la ley número 11.357 aprobada el 14 de septiembre de 1926.

20 Marina Becerra

entre las prácticas culturales de extensión universitaria impulsadas por Del Valle des-

de el Ateneo Popular en la primera década del siglo XX y la Reforma Universitaria

de 1918. Porque así como desde sus primeras conferencias aparece el problema de lo

nacional, la cuestión cultural también había estado en el centro de sus preocupaciones.

Y ambos temas aparecen íntimamente vinculados a la cuestión de la emancipación

femenina.

Materiales de investigación He trabajado con fuentes textuales del propio Del Valle: sus libros, revistas, confe-

rencias, cursos, reportajes, folletos, artículos, sus proyectos como senador, su Tesis Doctoral y sus cartas. Los escritos de Del Valle se encuentran dispersos en la Biblio- teca Nacional, la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional, la Biblioteca Obrera “Juan B. Justo”, la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, el Centro

de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas en la Argentina y la

Biblioteca del Congreso de la Nación. Otros escritos de Del Valle dispersos en pe- riódicos y revistas, así como cartas de la época que refieren a su obra, se encuentran

en la Biblioteca del Instituto de Historia Argentina y Americana “Dr. Emilio Ravig-

nani”, dependiente de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, la Biblioteca de la Universidad Popular Alejandro Korn, de la ciudad de La Plata y la Biblioteca Obrera Héctor Besteiro. Además he revisado las revistas que fundó y dirigió –la revista Vida Nueva. Re- vista Socialista (1906); la Revista Socialista Internacional (1906-1909), así como la Revista Humanidad Nueva (1910-1918)– cuyo objetivo es debatir en un campo in- telectual algunos problemas de interés para el socialismo, que contienen numerosos

artículos no sólo de militantes socialistas, sino de intelectuales no socialistas compro- metidos con las reformas liberales de la época, aunque con una llegada más limitada a determinados círculos ilustrados que La Vanguardia. La riqueza de indagar en esta literatura reside en la posibilidad de reconstruir los debates sostenidos por Del Valle

en el campo intelectual no sólo a nivel local, sino a escala internacional. También he

revisado el semanario (luego diario, a partir del 1 de setiembre de 1905) La Vanguar- dia (que Del Valle dirigía entre 1916 y 1917) ya que se trata del órgano de prensa oficial del partido socialista, y como tal, permite un acceso privilegiado a las discu- siones existentes en el seno del partido. Asimismo, se trata de una publicación con mayor repercusión (entre militantes y adherentes) precisamente en tanto semanario/ diario, que cualquier libro. Esta periodicidad implica una mayor circulación social, lo

cual –a los fines de la investigación– le da un valor particular en tanto órgano decisivo

de enunciación colectiva, o como medio de producción de una identidad común. Por

otra parte, y específicamente en lo referente al campo educativo, tuve acceso a la Re-

Marxismo y feminismo

21

vista de Educación, 7 fundada en 1891 y dirigida en la ciudad de La Plata por Manuel Meyer González. Este olvidado maestro y militante socialista fue co-fundador del primer centro socialista de La Plata, en enero de 1901, donde participaba activamente Del Valle, así como de la Asociación de Maestros de la provincia de Buenos Aires en el año 1900. La Revista de Educación –cuyo subtítulo a partir de la constitución de la Asociación de Maestros fue Órgano gremial del Magisterio de la provincia de Buenos Aires– constituye una de las fuentes más interesantes para los problemas aquí planteados, pues se trata de un espacio amplio de debates entre docentes e intelectua- les dedicados a analizar problemas de educación, con orientación socialista –en tanto su director era Meyer González. También abarca un espectro de educadores liberales asociados de formas diversas en las iniciativas de educación popular, como Del Valle entre otros, revelando por eso mismo aspectos que las publicaciones estrictamente socialistas no abordan. Finalmente, este libro se propone como una contribución a un debate más amplio que busca alojar los discursos tanto femeninos como masculinos, tendientes a cuestio- nar de diversas formas las lógicas instauradas por los distintos poderes (económico, político, cultural). Se trata de una particular posición en las luchas por la hegemonía:

tanto socialistas como feministas resistían y criticaban el orden patriarcal vigente, mientras que, a su vez, participaban dentro del sistema institucional en la lucha por construir una sociedad más igualitaria. En esta dirección, los reclamos por la ciu- dadanía por parte de feministas y de socialistas se inscribían fundamentalmente en una lucha por la igualación de los derechos civiles y luego políticos de las mujeres respecto a los hombres, en contra de la inferioridad jurídica a la que se encontraban sometidas. La compleja redefinición de las relaciones entre feminismo, socialismo y ciudadanía constituye entonces uno de los puntos centrales de esta indagación. El análisis de la obra de Del Valle posibilita en gran medida pensar los matices de estos desplazamientos, de los nuevos lugares públicos y privados, que las mujeres y los hombres de la época podían o debían asumir. Pero las contradicciones de aquel inte- lectual español de principios del siglo XX, extranjero en todos lados, resisten cual- quier intento de cierre de su obra. Era extranjero entre los socialistas, con quienes tenía fuertes disidencias: en la primera década por la cuestión del sindicalismo, y en la segunda, por ser el líder “tercerista” de los jóvenes socialistas, proponiendo el ingreso incondicional del partido socialista a la Tercera Internacional. Incluso estaba incó- modo entre los intelectuales de la elite reformista, a la cual a su vez pertenecía como profesor de prestigiosas instituciones de las universidades de Buenos Aires y de La Plata, y luego como senador nacional. Quizás fuera esa voz extranjera –sólo matizada

7 El único lugar que dispone de algunos ejemplares de la Revista de Educación es la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de La Plata, donde sólo se encuentran los números correspondientes a los años 1901 hasta 1904 inclusive. Por otra parte, no se ha hallado estudio alguno sobre dicha publica- ción.

22

Marina Becerra

en su clara alianza con las mujeres socialistas– lo que le permitió asumir las múltiples caras de los procesos sociales, en su propia vida. Y también, desde allí, posiciones de vanguardia en materia de derechos femeninos. Pequeño prisma de la vida social de un tiempo de inmigrantes, acaso las luces que refracta dicen más de los límites de las instituciones liberales que de sí mismo.

cAPÍTULO i

de la teoría a la historia

“El sentido moral se hereda, lo recibimos con nuestro cuerpo de nuestros padres”. Enrique Del Valle Iberlucea, El divorcio. Sus fundamentos científicos, 1902

D el Valle ingresó al partido socialista en noviembre de 1902, pocos meses des- pués de que el Centro Socialista Femenino lo invitara a dar una conferencia sobre el divorcio, realizada el 26 de junio del mismo año en el Salón Unio-

ne e Benevolenza, y publicada con el título “Fundamentos científicos del divorcio” en la Revista de Criminología, Medicina Legal y Psiquiatría, y luego como folleto. Además, como secretario del Centro Jurídico y de Ciencias Sociales, Del Valle había redactado en julio de 1901 una solicitud que presentó en el Congreso, adhiriéndose al proyecto de divorcio presentado por el diputado liberal Carlos Olivera. Luego, en abril de 1902, Del Valle publicó un artículo en la Revista Jurídica y de Ciencias Sociales titulado “La propiedad, la familia y el divorcio”, donde fundamentaba su apoyo a la inclusión del divorcio en el Código Civil. Esta recomendación también aparece en su Tesis Doctoral (dirigida por Joaquín V. González y Pedro Luro) aprobada en la Facul- tad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires el 10 de junio del mismo año. Un mes después publicó otro artículo en la misma revista, titulado “El episcopado argentino y el divorcio”. Allí realizaba duras críticas a la posición de la Iglesia contra el proyecto de divorcio a partir de la presentación que habían hecho los obispos católicos en la Cámara de Diputados. Incluso criticaba las arbitrariedades del poder a partir de la decisión unilateral de dicha Cámara, señalando que el documento presentado por la Iglesia

merecido los honores de que la Honorable Cámara de Diputados

ordene su publicación en el Diario de Sesiones. La Honorable Cámara no ha tenido en cuenta que todos los ciudadanos son iguales ante la ley, que todos deben merecer igualmente su consideración, al ordenar únicamente la publicación de la nota del Episcopado argentino en el Diario de sus Sesiones, echando en olvido las que le han sido dirigidas por ciudadanos y corporaciones de la República, algunas de las cuales,

ha “

24 Marina Becerra

como la elevada el año último por el ‘Centro Jurídico y de Ciencias Sociales’, estaban redactadas en términos bien respetuosos e inspiradas en doctrinas y hechos de carácter jurídico y sociológico.” (DVI, [1902b] 1931: 484)

Por otra parte, tanto como alumno del Colegio Nacional de Rosario, así como de la Facultad de Derecho de la UBA, Del Valle se expresó en múltiples discursos y confe- rencias donde afirmaba primero sus posiciones de defensa de la libertad, la igualdad y la justicia, y luego su adhesión a las teorías de Marx, conocidas en la época como “socialismo científico” y/o “colectivismo”. Asimismo, en el discurso que pronunció como alumno del Colegio Nacional de Rosario, en la fiesta literaria celebrada por el Centro “Juan Bautista Alberdi” conmemorando el aniversario del descubrimiento de América, el 16 de octubre de 1894, además de caracterizar a Mariano Moreno como “el apóstol de la democracia argentina, que decretó desde La Gaceta la ruina del des- potismo”, leemos de su letra manuscrita:

“Este continente parece decirnos ‘Aquí, en el virgen suelo de América la civilización llegará a su mayor grado; aquí está la nueva tierra pro- metida; aquí las miserias humanas serán eternas dichas; aquí ha sido la tumba de la divinidad de los reyes, el sepulcro del despotismo, aquí se encuentra la cuna de la libertad, que con su soplo desmorona imperios, regenera sociedades esclavizadas; aquí por último, ha de brillar el sol que esperan las víctimas de las injusticias sociales, los que anhelan el triunfo de la verdadera igualdad, los que escuchan las voces reivindi- catorias de los proletarios, los que quieren concluir para siempre con las distinciones que crean las naciones, las riquezas y las religiones’.” (DVI, 1894: 2)

Esta apuesta por la igualdad y la libertad, al decir del optimista adolescente Del Valle, pocos años después se afirmaría fundándose en el marxismo, pero revisando aquella inicial fe en el progreso, en una ambivalencia creciente. Su discurso –cuyo tiempo verbal es el presente– cuenta la historia de la solitaria valentía del marinero genovés “alentado por las sonrisas de la naturaleza”. Abundan las metáforas sobre las fuerzas de la naturaleza, en una prosa barroca poblada de adjetivos, sostenida en un suspenso que tensiona el relato. A través de estas figuras mediante las que avanza su pensamien- to, nos proporciona palabras, imágenes que nos desplazan. En este sentido, respecto de la posición desde la cual enuncia su discurso, se puede sostener que Del Valle no intenta anular aún su persona pasional. Sin embargo, veremos que poco tiempo des- pués esta voz será sustituida por la del “sujeto objetivo”, movimiento que hará en la búsqueda de su legitimación como historiador científico.

Marxismo y feminismo

25

Por otra parte, algunos años más tarde, en la presentación de la Revista Socialista Internacional que Del Valle escribía en 1908, planteaba que dicha publicación se en- marcaba “en el dominio teórico de la concepción marxista”. En las revistas que dirigía Del Valle –Revista Socialista Internacional y luego Humanidad Nueva– se difundían traducciones de textos del propio Marx, así como de diversos socialistas europeos, como Eduard Bernstein, Enrico Ferri, Pablo Iglesias, Jean Jaures, Karl Kautsky, An-

tonio Labriola y Paul Lafargue, entre otros. Pero a diferencia de Juan B. Justo, 8 quien jamás se autodefinió marxista, Del Valle asumía, se apropiaba y difundía el legado de un Marx que, además, no identificaba plenamente con las interpretaciones hegemóni- cas en la época de la Segunda Internacional. Como ha señalado Corbière (1987: 9), en sus lecturas de Marx, el joven Del Va - lle se apoyaba también en las interpretaciones del filósofo marxista italiano Antonio Labriola (1843-1904). Así comenzaba entonces a matizar su fe en el progreso, que, en cambio, era compartida por las más diversas posiciones políticas, tanto en Europa como en América, incluidos los socialistas argentinos. En este sentido, en 1899, como alumno de Derecho Constitucional en el curso del Dr. Carlos Rodríguez Larreta, en la Facultad de Derecho, Del Valle dictó una conferencia sobre Derecho Constitucional y Economía Política, que luego publicó a pedido de sus compañeros en el libro Derecho Político (1901), prologado por su profesor. Allí proponía un análisis del poder político

y del Estado, desde la perspectiva del materialismo histórico:

a “

Marx, aumentan la miseria, la opresión, la esclavitud, la degradación, la explotación de la clase obrera; pero al mismo tiempo, aumenta su re- sistencia, crece día a día, se disciplina, se organiza, se une por el mismo ”

mecanismo de la producción capitalista

medida que aumenta el poder de la clase capitalista, ha escrito

(DVI, 1901a: 105)

Asimismo, su particular interpretación de la historia argentina, que, como veremos, rescata la tradición revolucionaria de Mayo y el ilustrado romanticismo progresista de la Generación de 1837, expresa una profunda erudición. Quizá fuera ésta una de las formas de exorcizar su “falta”: ser extranjero de origen. Del Valle “se defiende” asu- miéndose heredero de una tradición argentina. Esta defensa tenaz de su pertenencia

a la nación argentina se podría interpretar como una marca imborrable del momento

histórico, en el sentido de que estaría indicando la importancia que tenía la xeno-

fobia en la fragmentada sociedad aluvial argentina, producto del acelerado proceso de transformaciones económicas y sociales (Romero, 1999). Por eso, quizás, debía

8 Juan B. Justo (1865-1928) fue co-fundador del Partido Socialista Argentino en 1896, y uno de sus intelectuales y dirigentes políticos más destacados. Además de diputado (desde 1912) y luego senador nacional (desde 1924), fue también el primer traductor al español de El Capital, de Carlos Marx, obra publicada en Madrid en 1898. Asimismo, participó de las reuniones de la Segunda Internacional en Berna y en Amsterdam como representante del socialismo sudamericano.

26 Marina Becerra

defenderse, dictando aquí y allá conferencias sobre historia argentina y americana, así

como también enrolándose en forma voluntaria en el Ejército nacional al día siguiente de que le fuera concedida su carta de ciudadanía argentina, en el año 1902. Entre el jus sanguinis y el jus soli, Del Valle suponía que el orden social podría fundarse en la ley política, en una sociedad que decía abrirse a lo diverso. Cabe señalar que la mayoría de los inmigrantes recién llegados –italianos y españoles– se había concentrado especial- mente en las nuevas actividades económicas que emergían del acelerado proceso de modernización, organizándose en sociedades de resistencia y asociaciones mutuales,

y creando los primeros sindicatos. Lejos del esperado resultado de europeización, se

produjo entonces una diferenciación creciente de las estructuras económico-sociales, fracturando la sociedad en zonas de modernidad y zonas de atraso, y desarticulando las relaciones sociales tradicionales (Cibotti, 2000). Este proceso fue produciendo entre trabajadores e inmigrantes identidades críticas y contestatarias. Pero según Ro- mero (1987: 216), desde el Centenario en adelante, comenzaría la disolución de di- chas identidades, dando lugar a otras menos contestatarias. Más conformistas y refor- mistas, las nuevas identidades madurarían en el período de entreguerras, impulsadas por procesos en la base de la sociedad argentina tales como la nacionalización de los extranjeros, el carácter ascendente de la movilidad social (donde la escolarización jugaba un rol fundante), y la mayor dispersión geográfica de los trabajadores. Sin embargo, la cuestión nacional, que aparecía en primer plano como parte de la operación cultural de producción estatal de la nación argentina (Svampa, 1994), se armaba sobre un molde homogeneizante que necesitaba expulsar fuera de sí las diferencias, porque aparecían como amenazas al orden social. Pero la centralidad de

la cuestión nacional se vinculaba no sólo con el nuevo proceso de integración social que debía articular las distancias culturales y sociales de inmigrantes (entre sí y con la población nativa) sino también con el comienzo de una nueva etapa de conformación de las naciones y nacionalidades en Europa, en un momento de expansión colonial imperialista. Asimismo, se ha sostenido que a partir de 1880 los debates en torno a los criterios teóricos de la condición de nación se volvieron particularmente apasionados,

y en especial entre los socialistas (Hobsbawm, 1998: 52). En este marco, no deja de ser paradójico que el destino final de quien había luchado durante toda su vida para que le creyeran su identidad argentina, fuese la suspensión del Senado con las leyes de expulsión de los extranjeros –contra las cuales Del Valle había luchado activamente. El socialista asumió como senador nacional por la Capital Federal en el año 1913, con 42.084 votos frente al candidato radical, Dr. Leopoldo Melo (que contaba con 30.808 votos) y frente a otros dos candidatos, Dres. Beazley (22.889 votos) y Zeballos (8.899 votos). Los radicales porteños reaccionaron contra el partido socialista (y contra Del Valle en particular) por lo que elaboraron un manifiesto donde acusaban a los socialistas de constituir una secta acomodada con el régimen, compuesta en su mayoría por extranjeros “sistemáticamente enemigos de todo bien común”. Del Valle respondió al manifiesto con un discurso publicado

Marxismo y feminismo

27

luego como folleto con el título “Nacionalismo e Internacionalismo”, donde defendía el derecho de hablar de “nuestra patria” aún siendo extranjero, “porque en esta tierra argentina están las tumbas de mis padres y he levantado mi hogar”, decía entonces.

ideologías del progreso y materialismo histórico El 4 de agosto de 1903, Del Valle dictó una conferencia de extensión universitaria en la Biblioteca de la Universidad de La Plata, que pocos años después fue publicada bajo el título Teoría materialista de la historia. Allí, el joven Del Valle difundía sus análisis de la teoría marxista y asumía determinadas filiaciones: “Marx deriva intelec- tualmente de Hegel” (DVI, [1903] 1907: 4). Así, trazaba una línea que comenzaba a diferenciarse de la trazada por Juan B. Justo y del antihegelianismo de los líderes de la socialdemocracia alemana (Karl Kautsky y Emile Bernstein). Pero para Del Valle, esta filiación hegeliana no implica desconocer el carácter materialista de la teoría marxiana. Sostiene que antes del marxismo, la ciencia histórica se había orientado fundamentalmente en dos direcciones: una idealista y otra determinista. La primera explicaba los hechos sociales por una voluntad ultraterrena o bien por la acción del libre albedrío. La segunda, en cambio, “por la acción concurrente de motivos perso- nales, de causas sociales y de circunstancias físicas” (DVI, [1903] 1907: 4). Según Del Valle, Marx “deriva lógicamente” de la segunda, porque “considera que el mundo social marcha impulsado por fuerzas extrañas a la voluntad de los individuos; pero, aún siendo una rama del árbol determinista, presenta caracteres diferenciales y pro- pios, pues busca la explicación de los hechos sociales pura y exclusivamente en las condiciones materiales de la vida” (DVI, [1903] 1907: 4). Si bien Del Valle reconoce que Marx deriva de Hegel, explicita las diferencias fundamentales entre el idealismo de Hegel y el materialismo marxista. Así, cuando Del Valle define el materialismo de Marx como la conjunción de “causas sociales y circunstancias físicas”, se refiere a cierta irreductibilidad de la materia, que determina de diversos modos los procesos sociales que se fundan en ella. En este sentido, la acción humana se plantea según “la organización biológica de los individuos”. O en términos más clásicos, sostiene Del Valle citando a Marx, las ideas no se producen por fuera de las determinaciones materiales que las sostienen, entre las cuales están las necesidades corporales. Esa determinación material (corporal) no produce efectos en forma externa a las ideas, sino que es inmanente a las mismas, constituyéndolas, como sugiere el epígrafe. Del Valle parte entonces del reconocimiento de que el marxismo constituye una explicación material de los hechos históricos, y por ello incluye en sus análisis “el clima y la geografía”. En este sentido, se podría sostener que el socialista no parte aquí de la escisión –naturalizada por la modernidad capitalista– entre naturaleza e historia. Por el contrario, desnaturalizando lo evidente, plantea un continuum desde el cual sos- tiene no sólo su filiación con Marx, sino también su crítica al economicismo histórico

28 Marina Becerra

de Aquiles Loria, 9 porque su “monismo económico” “no abarca la extensión interpre- tativa de los hechos sociales del materialismo histórico” (DVI, [1903] 1907: 13). Más adelante, sostiene que la teoría de Loria difiere del materialismo histórico pues la primera “es una doctrina estrecha y unilateral, porque prescinde en la expli- cación de los hechos sociales de los elementos materiales, independientes del medio social, que rodean al hombre y envuelven a los pueblos” (DVI, [1903] 1907: 16). Luego destaca el lugar activo de “la raza humana, sujeto de la historia, [que] tie- ne los recursos necesarios para modificar las condiciones externas de su vida” (DVI, [1903] 1907: 17). Del mismo modo, en una nota bibliográfica aparecida en la Revista Jurídica y de Ciencias Sociales, en el año 1902, Del Valle discute un artículo de Raúl de la Grasserie publicado en la Revue Internationale de Sociologie en mayo del mismo año. En esta comunicación, que el sociólogo francés dirige a la Sociedad de Sociología de París, titulada “La raza y el medio”, adjudica un rol determinante en la evolución social al “agente étnico” o “raza en sentido sociológico y no antropológi- co”, es decir, “la nación, cuyo criterio consiste en la comunidad de lenguaje” (DVI, 1902d: 395; cursiva en el original). Esta distinción es importante en la época, puesto que como el mismo Del Valle señala, el Congreso de Antropología de San Petersburgo había discutido la cuestión, tomando como decisión final la negación de la existencia de las razas. De todos mo- dos, la identificación de la raza con la nación, implicó la deriva del racismo en xeno- fobia, y en Argentina se tradujo literalmente en las leyes de Residencia (1902) y de Defensa Social (1910). Las teorías sobre la existencia de las razas humanas afirmaban una continuidad entre lo físico y lo moral, la acción determinante del grupo sobre el individuo, una jerarquía única de valores (etnocéntrica) y en ocasiones también la implementación de políticas fundadas en ellas (Todorov, 2003), como es el caso de las leyes mencionadas. Pero además, Del Valle señala que el sociólogo francés explica todas las carac- terísticas (“la superioridad o inferioridad de las diversas culturas, las inclinaciones artísticas o bélicas”) de los pueblos a partir de un elemento fundamental que sería el étnico. Según Del Valle, De la Grasserie cae así en “exageraciones” porque explica todos los procesos con una “tendencia unilineal”. En este punto es particularmente interesante la reflexión del socialista: señala que el estado actual de la sociología, una “ciencia todavía en formación”, lleva a “hacer generalizaciones demasiado absolutas, muy poco resistentes a una crítica seria y científica, y [los sociólogos] se afanan en

9 En este período, se había popularizado el marxismo positivista de Aquiles Loria, criticado posterior- mente por Mariátegui, también lector de Labriola. En los primeros años del siglo XX, se difundía en la región un marxismo simplificado a través de compendios o manuales: tales son los casos de Loria (saludado, entre otros, por José Ingenieros como la voz autorizada del “socialismo científico”) y de De- ville. Sobre la difusión y vulgarización del marxismo, ver Franco Andreucci (1974) y Eric Hobsbawm (1983). Sobre el mismo tema, pero específicamente para América Latina, ver José Aricó (1994 y 1999), y también Robert Paris (1984); para la recepción de Marx en Argentina, ver Horacio Tarcus (2007a).

Marxismo y feminismo

29

demostrar que son tales o cuales factores los que impulsan o retrasan principalmente

la evolución social” (DVI, 1902d: 398).

Para Del Valle, por el contrario, los factores principales que operan como deter- minantes dependen del tipo de organización social. Para ello, analiza los ejemplos de las sociedades primitivas, donde tendría mayor preponderancia el ambiente, a diferen- cia de las sociedades complejas, donde los factores serían variados.

“La explicación de la evolución está en un factor que llamaríamos ma- terial, y que comprendería el económico y otros más. El consiste en

las relaciones de producción [

consecuencia de este factor material, como lo han demostrado todos los autores, desde Marx hasta Labriola, que han echado las bases de la

Los efectos derivados de la raza son

]

concepción materialista de la historia.” (DVI, 1902d: 399-400; desta- cado en el original)

A su vez, otra diferencia en el nivel de la teoría marxista que podemos encontrar

entre la lectura de Del Valle y las interpretaciones predominantes en los socialismos europeos en tiempos de la Segunda Internacional, 10 reside en la explícita crítica a las interpretaciones teleológicas de la historia: “la teleología, o sea la concepción que atribuyendo el movimiento de la historia a un impulso extrínseco e indefinido, coloca al término de su camino una meta fija y prefija” (DVI, [1903] 1907: 17), a diferen- cia del materialismo histórico que permitiría “hacer lugar a un principio dinámico inmanente, que consiste en el esfuerzo de parte de los agregados para encontrar los mejores medios de coexistencia, compatibles con las sucesivas y relativas condiciones ”

de vida

Contra el movimiento extrínseco, Del Valle destaca la inmanencia de los proce- sos sociales, lo cual resume su perspectiva acerca de la potencia de la acción humana: 11 “toda sociedad resiste a la inacción o la muerte por la potencia misma de la vida” (DVI, [1909a] 1931: 11). Asimismo, y estrechamente asociado a lo anterior, para Del Valle son los hombres y las mujeres quienes, en determinadas condiciones históricas, hacen la historia, que es por eso mismo, una historia abierta: “El pueblo desempeña,

en verdad, el papel de protagonista en el drama secular de la historia humana” (DVI,

1913a: 163). De esta manera, el fatalismo económico y la certeza de la socialdemo- cracia europea en el inevitable triunfo del socialismo (ya sea por la vía catastrofista en sentido económico, es decir, por la propia crisis final del capitalismo; o bien por la vía reformista, que confiaba en el crecimiento del socialismo a través del fortalecimiento

(DVI, [1903] 1907: 17).

10 Sobre las representaciones acerca de América Latina construidas por los socialismos europeos en esta época, ver Patricio Geli (2003).

11 Cabe señalar que, además de Hegel, Spinoza es el otro gran filósofo admirado por Labriola: “Me sabía de memoria los escritos de Spinoza y expuse, con la comprensión del enamorado, su teoría de los afec- tos y de las pasiones” (Labriola, [1897] 2004: 178).

30 Marina Becerra

Marxismo y feminismo

31

de las instituciones democráticas) eran ideas cuestionadas por el último Labriola, y luego por quienes leyendo al italiano hacen suyas estas ideas: 12

vinculada probablemente a su particular interpretación del marxismo. Los pivotes de su interpretación eran las lecturas directas de Marx y de Marx y Engels, la interpre-

“Es verdad, desgraciadamente, que en todo el socialismo contemporá- neo hay siempre en latencia un algo de neoutopismo, como en el caso

tación del último Labriola, los debates de la Segunda Internacional, y las extendidas interpretaciones vulgarizadas del materialismo histórico en la época. En efecto, según Labriola, fue Saint Simon el primero en percibir que en la no-

de los que repiten constantemente el dogma de la evolución necesaria

ción de progreso habría algo “circunstanciado y relativo”. 15 Del Valle hace suya esta

y

luego la confunden con una especie de derecho a un estado mejor,

visión marxista sosteniendo que “es ley de las sociedades constituidas a base capita-

y

así llegan a profesar que la futura sociedad del colectivismo de la

lista que la miseria venga traída por la riqueza y la civilización” (DVI, [1909a] 1931:

será porque debe ser, como olvidando que

ese futuro tiene que ser producido por los hombres mismos [

ellos, que pueden medir el futuro de la historia y al derecho al progreso

casi como el que dispone de un seguro de vida [

puesto que también yo tengo derecho a mandar mi tarjeta de visita a

los por nacer, expresar la esperanza de que los seres del futuro, no tan transhumanizados como para no poder ya compararse con nosotros, conserven de la alegre dialéctica de la risa lo suficiente para divertirse humorísticamente con los profetas de hoy.” (Labriola, [1897] 2004: 241

y ss.; destacado en el original) 13

Permítame sólo,

producción económica [

] Felices

]

]

Para Del Valle, este planteo que se distancia entonces del evolucionismo eurocéntrico hegemónico en los socialismos de la época, se sustenta en obras de Marx, de Engels, y de ambos. 14 A partir de allí, también critica la fe en el progreso que festejaban sus contemporáneos tanto en Europa como en América, y que sólo fue –parcialmente– interrumpida por la guerra mundial. Pero frente a la cuestión del progreso –científico, técnico, moral– Del Valle sostiene una tensión que se tornará creciente con los años,

12 Posteriormente, en el contexto del marxismo latinoamericano, en la década de 1920, Mariátegui toma estas influencias en forma explícita, así como en Argentina, posteriormente, Milcíades Peña. En el mismo momento que Mariátegui proponía un original marxismo latinoamericano, Gramsci, también lector y crítico de Labriola, soñaba con un marxismo “despojado del mecanicismo fatalista” en Italia.

13 En una nota al pie de esta carta de Labriola a Sorel, el italiano elogia la crítica de Bernstein al utopismo existente también entre los marxistas. Pero luego, en la reedición posterior, señala que al escribir ese elogio no imaginaba que el alemán se convertiría en ejemplo del reformismo.

14 Del Valle estudia y cita en sus primeros trabajos las siguientes obras de Marx y de Marx/Engels: Mise- ria de la Filosofía, el Manifiesto Comunista (en la edición francesa), la Contribución a la crítica de la economía política, El Capital (en la segunda edición francesa), Lucha de clases en Francia, El XVIII Brumario de Luis Bonaparte (también en la edición francesa) y la Crítica al programa de Gotha. De Engels, Socialismo utópico y socialismo científico y la Carta a Joseph Bloch del 21 de septiembre de 1890. Cabe señalar que Del Valle no conocía La Ideología Alemana ni los Manuscritos económico filosóficos de 1844. En 1846, Marx había confiado el manuscrito de La Ideología Alemana a “la crítica roedora de los ratones”, y en efecto, fue publicada por la socialdemocracia alemana recién en 1932, formando parte del V volumen de la primera sección de la edición histórico-crítica de las Obras com- pletas, escritos y cartas de Marx y Engels (MEGA: Marx y Engels Gesamtausgabe). Asimismo, los Manuscritos económico filosóficos fueron publicados recién en la década de 1930.

10). En otros términos, todo producto de civilización lo es, a su vez, de barbarie. 16 De todos modos, es conveniente destacar que si bien Del Valle propone una crítica

disonante a la ideología del progreso característica de los intelectuales socialistas más connotados a nivel nacional e internacional, como veremos, no resuelve la tensión en- tre civilización y barbarie. Su lectura del Facundo propone la inclusión de civilización y barbarie como fuerzas constitutivas y en permanente tensión tanto en el presente como en el pasado, argentinos. 17 Con motivo de cumplirse los cien años del nacimien- to de Sarmiento, Del Valle publica un artículo titulado precisamente “Civilización y barbarie” (1911) donde plantea amargamente que el progreso de las naciones no reside en el desarrollo de la industria, la extensión de las vías férreas, la inmigración

] El progreso

político de un pueblo estriba en que sus derechos fundamentales echen hondas raíces en el espíritu colectivo” (DVI, [1911] 1931: 241-242). En este sentido, prosigue Del Valle, el país no sólo no cumple la Constitución, sino además que las “leyes bárba- ras e inicuas, la de residencia de los extranjeros, la de defensa social, han creado un nuevo estado de cosas, que es la negación del progreso civil y de la justicia humana” (DVI, [1911] 1931: 243), por eso concluye que “hay sin duda períodos de evolución regresiva en la vida de los pueblos” (DVI, [1911] 1931: 248). Aquí, el concepto de evolución se asocia a la idea de cambio social, y éste podría darse con o sin progreso. 18

de capitales, sino que “es una cantidad moral, un guarismo ideológico [

15 “La relatividad del progreso es, pues, para nosotros, la consecuencia inevitable de las antítesis de clase

Las máquinas, que significan el triunfo de la ciencia, se convierten por las condiciones antitéticas

de la compaginación social, en instrumentos para proletarizar millones y millones de libres artesanos

El progreso fue y es aún parcial y unilateral. Las minorías que salen beneficiadas

sostienen que esto es el progreso humano, y los soberbios evolucionistas llaman a esto naturaleza

Visto así el progreso y enseñado en su clara noción, nos parece como el

compendio moral e intelectual de todas las miserias humanas y de todas las desigualdades materiales” (Labriola, [1902] 2004: 80-82)

16 Idea que años más tarde desarrollará especialmente Walter Benjamin en su devastadora crítica a la ideología del progreso, al plantear que todo documento de cultura es a la vez documento de barbarie (Benjamin, 1996).

17 Lectura del Facundo –y de la vida política y social argentina– que treinta años después hará también, pero más desencantado aún con la presencia del peronismo, Ezequiel Martínez Estrada. Ver Martínez Estrada ([1946] 2001).

18 Para una ampliación del concepto de evolución con/sin progreso, se puede ver el trabajo de Norbert Elías (1993), especialmente páginas 12 a 23.

] [

y campesinos [

]

humana que se desarrolla [

]

32 Marina Becerra

En el desencanto del Centenario, Del Valle plantea que las transformaciones operadas desde la Revolución de 1810, no fueron en la esperada dirección del progreso –puesto que el socialista cambia el concepto mismo de progreso. No se trata sólo de avances tecnológicos, sino que es fundamentalmente una cuestión moral. Por eso, sostiene que

en lugar de progreso, lo que respira el país es una “crisis moral”, expresión local de la tensión clave de la modernidad entre ruptura e integración: 19 “¿Estará en bancarrota el sentido moral? Sólo así podría explicarse el olvido de

Sólo así puede

explicarse la impunidad para ciertos delincuentes, el castigo para las personas honra-

das. –‘A qué hablarme a mí del verdugo exclama Gadsil en una escena del ‘Enrique

IV’ de Shakespeare– [

] La

ley 7029 ha extendido la aplicación de la pena de muerte a las mujeres, aún en cinta [sic], desde que no consigna ninguna limitación al respecto, castigando así en los hi- jos, en los hijos por nacer, el crimen de la madre. ¡Extravío del corazón humano! [ ] ”

(DVI, [1911] 1931:

243 y ss.) Del Valle no parece cargar aquí con el imperativo retórico de la época sobre la “neutralidad valorativa”. Por el contrario, introduce una cita textual de una escena de Enrique IV para sostener su crítica. Y lo hace de un modo inesperado: no intenta ayu- dar al lector, pues repentinamente aparece Shakespeare y del mismo modo se ausenta, para continuar con la crítica de la ley de defensa social, sin dar explicación alguna del sentido de esta presencia. En cierto modo, las escenas de la trágica vida política argentina son situadas en un mismo plano –el plano de una escritura sin pausas ni explicaciones– con las escenas del trágico inglés. Por otra parte, las redes intelectuales internacionales en las que estaba envuelto Del Valle le permitían elaborar esta original visión del marxismo y del socialismo, en una heterodoxa mixtura con ciertos ecos de su época provenientes no sólo del marxis- mo italiano, sino también de Francia, como es esta idea de la “crisis moral”, que cons- tituye una expresión atípica en la ortodoxia economicista de la Segunda Internacional. En efecto, Del Valle estaba al tanto de los escritos de sus contemporáneos europeos:

manifestación de un espíritu colectivo de venganza y de odio

Gadsil. Idos enhoramala. Homo es nombre común a todos

los hombres’. La perversión jurídica de la ley de defensa social es monstruosa [

los conceptos jurídicos, de las nociones de crimen y de justicia [

]

]

leía La Mujer, de Augusto Bebel, y conocía las polémicas de la socialdemocracia, como la existente entre Bernstein y Kautsky, inclinándose más hacia el último. 20 En

19 Esta tensión fue analizada por Durkheim también a partir de la propuesta de reconstrucción del sen- timiento de solidaridad en las sociedades crecientemente complejas, caracterizadas por la anomia. Y este tema, a través de la lectura soreliana de la obra de Durkheim, fue retomado años más tarde por Gramsci. No es de extrañar que este drama de la modernidad apareciera también atravesando la morada del socialismo argentino, siendo el concepto de solidaridad una referencia significativa que informaba las teorías más disímiles sobre lo social desde fines del siglo XIX.

20 Del Valle cita explícitamente los siguientes trabajos: de Bebel, La Mujer; de Kautsky, Le marxisme, P. V. Stock, Paris, 1900; de Bernstein, Problemas del Socialismo , su carta dirigida al Congreso de

Marxismo y feminismo

33

este sentido, en la presentación del programa de la Revista Socialista Internacional, titulada precisamente “Crítica y Acción”, Del Valle propone una revista de orientación marxista, y explícitamente anti-revisionista:

“Colocada en el dominio teórico de la concepción marxista, esta pu-

blicación nace para explicarla y desarrollarla, de acuerdo con el estado material y económico de la República. Apártase, desde su primer paso, de la tendencia revisionista o reformista caracterizada, en la Democra- cia Social de Alemania, por su acerba crítica de los programas teóricos

ha concretado su pensamiento socialista diciendo

[

que en la lucha por la emancipación de la clase obrera, ‘el movimiento es todo, y nada lo que se llama habitualmente la aspiración final del

socialismo’. En cambio, para esta Revista, el movimiento obrero y la

] El empirismo,

idea socialista no son excluyentes el uno de la otra [

algo diferente de la acción, reduce la política colectivista al movimien- to gremial. La práctica así entendida, como contrapuesta a la teoría,

conduce al sindicalismo puro. Encerrado en tan estrechos límites, el socialismo pierde su amplio carácter de concepción de una completa

El socialismo es una inmensa fuerza propul-

transformación social [

sora de la vida humana, que aplicando como método el materialismo

” (DVI, 1908a: 1-2;

histórico, hace la crítica de la sociedad burguesa destacado en el original)

]

Bernstein [

]

]

Del Valle alude aquí al sindicalismo revolucionario, fracción escindida del partido socialista argentino en 1906, caracterizada por los métodos de acción directa y la huelga general e inspirada en las teorías de Georges Sorel. El trabajo de los socialistas en los gremios –donde también competían con el antipartidismo de los anarquistas– se había debilitado desde el momento en que los llamados “sindicalistas” se habían retirado del partido. Esta necesidad de hacer una referencia clara a la diferencia entre sindicalismo y socialismo –entendido como crítica de la sociedad burguesa– podría estar indicando la actualidad del conflicto, pues habla en la pluma de Del Valle, de una herida abierta. Asimismo, Del Valle leía a los socialistas franceses, tales como su amigo Jean Jaurès, Gabriel Deville, Julio Guesde; conocía también las posiciones de Enrico Ferri, a quien responde en su Industrialismo y Socialismo (DVI, [1909a] 1931). Por fuera del socialismo, Del Valle discute artículos de la Revue politique et Parlamentaire;

Stuttgart reunido en 1898, Socialismo teórico y Democracia Social práctica, publicado en 1900; de Jean Jaurès, Action socialiste, París, quinta edición; de Deville, Principios socialistas; de Guesde, El colectivismo; de Lafargue, la edición italiana de Origine ed evoluzione della propieta; de Enrico Ferri, Il socialismo, año II, número 11, “Tempi nuovi nel mondo nuovo”, revista dirigida por el italiano. De los otros autores, citados en múltiples ocasiones, no menciona el texto específico.

34 Marina Becerra

el Essai sur la repartition de richesses del “ortodoxo profesor del Colegio de Fran- cia”, Leroy Beaulieu; así como discursos del Congreso americano para el adelanto de las ciencias, reunido en Nueva York en 1907. Escribe una demoledora crítica a Ives Guyot, 21 donde Del Valle elogia “el estilo chispeante de ironía” (DVI, [1914] 1931:

154) propio de Marx, revelando nuevamente su aguda sensibilidad para captar “junto con el pensamiento vigoroso y la inaudita ilustración” (DVI, [1914] 1931: 155) las figuras retóricas que permiten a Marx expresar su potencia. Pero como se observa en el comienzo del artículo, donde Del Valle define irónicamente a Guyot como “el sabio economista”, ese registro del lector Del Valle es además plenamente activo, puesto que utiliza el mismo recurso en toda su obra. Allí Del Valle sugiere que si bien existen en la época múltiples críticos socialistas que sintetizan e interpretan a Marx, a quienes el socialista cita –y critica en ocasiones– como los heterogéneos escritos de Labriola, Ciccotti, Loria, Kellés-Krauz, Deville y Guesde, es preciso buscar la teoría “en sus fuentes, en el propio manantial y no en acequias artificiales” (DVI, [1914] 1931: 154). Precisamente, señala que Guyot habla de socialismo pero sólo leyó a Marx luego de publicar la segunda edición de su obra La Science Economique en 1887, por lo que sólo conocía el socialismo a través de las teorías de Lasalle, y la concepción de la organización del trabajo de Louis Blanc, quien se había desempeñado como ministro de la República Francesa de 1848. También se puede observar que Del Valle seguía las discusiones sobre el tema del “economicismo histórico” presentes en la reunión del Instituto Internacional de Sociología celebrado en París en el año 1900 “en la cual tomaron parte ilustres sociólogos de varios países, y que ocupa todo el tomo octavo de los Anales de dicho instituto, publicados bajo la dirección de René Worms” (DVI, [1914] 1931: 157). Sin embargo, no aparecen referencias a otro conocido profesor de la Academia francesa, Emile Durkheim, quien venía sosteniendo la idea de que la cri- sis actual era de orden moral, desde fines del siglo XIX. Antonio Labriola menciona en una nota al pie de una de sus cartas de 1897 dirigidas a Georges Sorel 22 las críticas (por su filiación marxista) con que Durkheim y otros redactores de Année Sociologi- que y Novoie Slovo, lo “honraron”. 23 Quizá a través de esta vía, se filtraran estas ideas hasta caer en la activa recepción que Del Valle hiciera de ellas.

21 Político y economista francés, Yves Guyot (1843-1928) ingresó en la Cámara de Diputados en 1885 y fue rapporteur général del presupuesto de 1888. Al año siguiente, se desempeñó en Obras Públicas en el Gabinete Tirard, hasta 1892, pero a causa de su militancia contra el socialismo, en 1893 no fue reelegido. Se dedicó a los estudios económicos, y fue partidario del libre cambio comercial e industrial. Además de la obra que menciona Del Valle –La science économique– publicó Dictionnaire du Com- merce, de L’Industrie et de la Banque (con Arthur Raffalovitch, 1898-1901); La Tyrannie socialiste (1893); Les Conflits du travail et leur solution (1903); La Comédie protectionniste (1905); La Démo- cratie individualiste (1907); Études de physiologie sociale (seis volúmenes, 1882-1905); La Gestion par l’état et les municipalités (1913), entre otros escritos.

22 Dichas cartas fueron publicadas –bajo el impulso de Benedetto Croce– el 6 de diciembre de 1897 en la primera edición italiana; en 1899 en Francia, y en 1902 en la segunda edición italiana.

23 En la décima carta del filósofo italiano, fechada en Resina (Nápoles) el 15 de setiembre de 1897, es-

Marxismo y feminismo

35

Es preciso inscribir a Del Valle en la red de relaciones intelectuales a nivel lo- cal, amigos y colegas –tanto dentro como fuera del partido socialista– que además elaboraban estas ideas en relación con tradiciones de pensamiento decimonónicas tanto locales como internacionales. Un ejemplo de la diversidad de relaciones que establecía Del Valle, consiste en el cambio del nombre de la Revista Socialista Inter- nacional. Publicación mensual de exposición del socialismo científico, crítica social e información del movimiento obrero en ambos mundos, que dirigía entre 1908 y 1909, por Humanidad Nueva. Revista Socialista Internacional. Publicación racionalista de Sociología, arte, educación, socialismo e información del movimiento obrero inter- nacional, en 1910. El nuevo nombre podría estar indicando la necesidad de ampliar los horizontes políticos de la publicación, para incluir a intelectuales progresistas, aún cuando no fuesen marxistas. En otros términos, se trataba de incluir a escritores profesionales, políticos y/o científicos, independientemente de su pertenencia o no al partido socialista. Probablemente Del Valle intuye, como otros intelectuales, que la línea divisoria de aguas ya no sería la pertenencia partidaria, sino, más bien el interés en ampliar un campo cultural que se está configurando con las nuevas masas alfabetizadas. 24 En cuanto a sus relaciones locales, un caso particularmente interesante de las cu- riosas lealtades extra partidarias de Del Valle, es su relación con Joaquín V. González, quien, junto a Pedro Luro, había sido su “padrino” en la Tesis Doctoral presentada en 1902 en la Universidad de Buenos Aires. Juntos trabajaron desde ese mismo año en el proyecto de la Ley Nacional del Trabajo que González impulsaba desde su Minis- terio del Interior, para lo cual habían sido convocados otros intelectuales como José Ingenieros, Juan Bialet Masse, Manuel Ugarte, Leopoldo Lugones y Augusto Bunge, entre otros. 25 Asimismo, cuatro años después, a partir de la nacionalización de la Uni- versidad de La Plata, Del Valle se desempeñó como secretario precisamente a pedido de González. Estas convocatorias se podrían enmarcar en las estrategias roquistas de incorporación de intelectuales jóvenes provenientes de las clases medias, con vis-

cribía: “agradezco vivamente a los señores Andler, Durkheim, Gide, Seignobos, Xenopol, Bourdeau,

Bernheim, Pareto, Petrone, Croce, Gentile y redactores de Année Sociologique y Novoie Slovo las crí- ticas con que me honraron. No puedo, empero, dejar de observar que he sido objeto de consideraciones contradictorias, por ejemplo, es usted demasiado marxista, ha dejado usted de ser marxista. Ambas afirmaciones son igualmente infundadas. La verdad es, simplemente, que yo he aceptado la doctrina

y según mi tem-

peramento intelectual” (Labriola, [1897] 2004: 234).

del materialismo histórico y luego la he tratado según el estado actual de la ciencia

24 Sobre la constitución de un nuevo campo cultural, se pueden consultar los trabajos de Altamirano y Sarlo (1993 y 1997). Sobre la centralidad de la alfabetización en la conformación de este nuevo campo cultural, ver Sarlo (1998). Para un análisis de la relación entre el impulso alfabetizador de las políticas educativas estatales y los conflictos originados entre los socialistas a principios del siglo XX, ver Be- cerra (2005a).

25 Al respecto, se puede ver el trabajo de Zimmermann (1995) centrado en el estudio de los elementos comunes que confluyeron en la conformación de un nuevo lenguaje político, el reformismo social, desde diferentes vertientes de pensamiento.

36 Marina Becerra

tas a la estructuración de una nueva elite intelectual al servicio del sistema político. Como ha señalado David Viñas (1996), las posiciones de estos “jóvenes brillantes” frente a estos procesos de cooptación han sido diversas: mientras Del Valle eludía la “tentación”, Ingenieros se convertía en secretario de Roca. Pero este habitus común posibilitaba articulaciones críticas como la que se produciría en 1919, cuando el pro- yecto de Código Penal –donde Del Valle planteaba el tema del aborto– salía de la Comisión de Códigos del Senado firmado por Del Valle, Joaquín V. González y Pedro

A. Garro. Y el 26 de julio de 1921, en ocasión del desafuero del senador socialista a

raíz de sus posiciones de defensa de la Tercera Internacional, mientras que Joaquín

V. González fue uno de los cinco senadores que votó en contra del desafuero, Pedro

Garro se decidió, como la mayoría conservadora (17 votos) a favor de la suspensión de Del Valle del Senado de la Nación. Según Halperin Donghi (2000) esta solidaridad de dos décadas entre el intelectual más eminente del patriciado conservador ilustrado, y aquel inmigrante español revolucionario no menos ilustrado, se enmarca en el clima de ideas dominante en la “república posible”, signado por el enfrentamiento ideológi- co entre las elites ilustradas.

Herencia, historia y socialismo argentino La traducción local operada por Del Valle se puede ver en la forma en que el socialista articula la herencia del partido socialista argentino. Seleccionando una versión del pa- sado y presentándola como relación de continuidad histórica, esta tradición operaría

productivamente en el proceso de definición e identificación cultural y social presen- te. 26 Para ello, el socialista hunde sus raíces en tres vertientes: en los revolucionarios de Mayo de 1810, en “el Verbo internacionalista, pero llevando también algo del espí- ritu del Dogma socialista de Echeverría, aquí forja en las entrañas de esta sociedad la ”

vida de un nuevo mundo de Paz y de Trabajo

La idea que plantea Del Valle acerca del socialismo como un emergente de los acelerados procesos de modernización de la sociedad argentina, pero que a la vez recupera las tradiciones de las clases explotadas del país, aparece también en la refor- mulación que realiza Juan B. Justo. Ambos coinciden, además, en la reiteración del “factor económico” desencadenante de la Revolución de Mayo de 1810 así como de las guerras civiles posteriores, sobre lo cual ya había insistido Alberdi. La novedad de esta interpretación –señala Aricó en relación a Juan B. Justo– consiste en “una conde- na radical de las clases dirigentes argentinas y una revalorización positiva de las clases populares” (1994: 946). Ambos dirigentes socialistas coincidían en esta interpreta- ción de la historia, aún cuando sus elaboraciones del marxismo se diferenciaban en aspectos centrales (diferencias que se expresarían durante las dos décadas, haciendo eclosión con la Revolución Rusa y las posiciones adoptadas por cada uno y por sendos

(DVI, [1910a] 1931: 238).

26 Ver Williams (2000b).

Marxismo y feminismo

37

grupos de seguidores). Pero la identificación entre esferas política y económica en el socialismo no marxista de Justo, marca el límite, según Aricó, de la hipótesis justiana para el crecimiento del partido socialista en el país. 27 En cambio, la recuperación que hace Del Valle del Capítulo 1 de El Capital, y su análisis acerca del fetichismo de la mercancía, realza la opacidad propia de las relaciones entre las esferas económica y política. Probablemente, esta mayor complejidad es la que permite a Del Valle bus- car la posibilidad de un “socialismo nacional”, diferente a los socialismos europeos, pues reconoce que existen especificidades propias de cada país. Es decir que ante la dicotomía modernidad/atraso desde la cual la socialdemocracia europea caracterizaba en un molde universal los procesos históricos, Del Valle expresaba una ambivalencia respecto de la fe en el progreso y de cualquier desarrollo histórico unilineal. En este sentido, su heterodoxa lectura de Marx, y de los marxistas y de los socialistas de su época, resultaba en una elaboración compleja con matices y tensiones no reductibles entre sí. En otros términos, esta particular lectura del marxismo quedaba atrapada –o abierta– en la intersección de diferentes discursos en conflicto, entre las luces de la modernidad y las sombras que traía consigo. Discursos provenientes del positivismo, hegemónico en esos años, con su apuesta plena en la ciencia y el progreso universal, junto a ideas emergentes, como las del reformismo social –que no era patrimonio ex- clusivo del socialismo ni de corriente política alguna (Zimmermann, 1995). Además, se encuentran elementos residuales y activos, que se expresarían como posiciones racionalistas críticas de la xenofobia nacionalista del Centenario. Pero esta elabora- ción local del marxismo también tomaba elementos del historicismo italiano, y de sus interpretaciones de la filosofía hegeliana y la herencia marxista en tanto continuadora y superadora de la primera. A su vez, estos claroscuros hicieron posible la búsqueda de una posición original frente a las críticas del diputado socialista italiano Enrico Ferri en 1908, pues Del Valle partía, precisamente, de la pregunta por la especificidad nacional. En la confe- rencia que el criminólogo italiano había dictado en el teatro Victoria de Buenos Aires, afirmaba que el partido socialista no tenía razón de existir en Argentina:

(y esto es el ‘abece’ de la sociología y del socialismo cientí-

fico) que el Partido Socialista es o debe ser el producto natural del país donde se forma. Aquí en cambio, me parece que el Partido Socialista es importado por los socialistas de Europa que emigran a la Argentina,

Pienso “

27 “En su propia condición de ‘socialista’ [según Justo] residía la verdadera impronta ‘nacional’ de la nueva agregación política creada por los trabajadores argentinos. Esta identificación nos permite com- prender la total ausencia en el pensamiento de Justo del reconocimiento del carácter problemático del

nexo entre realización nacional e hipótesis socialista. Al transformar al segundo de los términos en la plena consumación del primero, Justo hace emerger la necesidad de una resolución socialista de las

de desconocer el carácter profundamente

propias raíces de la historia nacional, aunque al precio [

]

disruptivo, y por tanto discontinuo, de la revolución socialista” (Aricó, 1999: 85).

38 Marina Becerra

e imitado por los argentinos al traducir los libros y folletos socialistas

de Europa [

obrero’ –en su programa ‘económico’ (8 horas, salarios altos, huelgas, trabajo de las mujeres y los niños)– y es un ‘partido radical’ (en el sentido europeo de la palabra) en su programa ‘político’.” (Enrico Fe- rri, “El Partido Socialista Argentino”, traducido por Mario Tirone, La Vanguardia, 13-12-1908)

se llama ‘partido socialista’ pero no es sino un ‘partido

]

Aquí, Ferri interpela directamente al europeo –Del Valle– emigrado a la Argentina, y al argentino –Justo– que traduce los libros socialistas de Europa (El Capital). De este modo, tocaba el punto débil de los socialistas argentinos. Pues las extensas e intensas reacciones podrían estar indicando la dolorosa verdad que contenían las filosas pala- bras del criminólogo. Del Valle publicó la polémica entre Justo y Ferri en la Revista Socialista Internacional, así como las demás opiniones suscitadas a partir del debate. En este sentido, en una carta dirigida a Del Valle, el 2 de septiembre de 1909, y publi- cada en dicha revista, el líder socialista español Pablo Iglesias, discutía la hipótesis de Ferri, y enviaba su apoyo a los socialistas argentinos. Así, Del Valle buscaba legitimar no sólo por su propia pluma, sino también a través de las voces de otros intelectuales, la existencia del socialismo en Argentina. 28 La respuesta de Del Valle partía de la afir- mación de un socialismo en la región que podría inscribirse en la tradición de lucha de las clases oprimidas del país, pero tomando “el verbo” del socialismo internacional. Por ello, sería específico y propio de las condiciones históricas singulares del país:

“El hecho no ocurrirá de idéntica manera que en ciertas naciones euro- peas, porque cada pueblo tiene sus propias y particulares condiciones materiales de existencia, que influyen en sus hechos sociales. No será extraño que el movimiento socialista encuentre en América obstáculos más reales de los que ha tenido en Europa; a las leyes de prevención y de represión que promulgarán los gobiernos, habrá que agregar la fal- ”

(DVI, [1909a]

ta de educación política de nuestras clases dirigentes 1931: 13)

Del Valle alude así al doble desafío que se había asignado el naciente partido socia- lista: por un lado, la función particularista de constituir un partido de la clase obrera;

28 “En todo pueblo donde haya proletarios –y en la Argentina los hay– tiene razón de ser el Partido So- cialista; que los hombres del Partido Socialista Argentino hacen una excelente labor por la causa de la emancipación humana, y que juzgo un deber de cuantos socialistas de otros países visitan esa nación, mostrar su solidaridad con ellos ayudándoles en la lucha que mantienen y juzgando como enemigos propios a todos los que los combaten” (Iglesias, 1909: 261).

Marxismo y feminismo

39

por otro, la función universalista de democratizar la restringida vida política y social argentina. 29 Esta contradicción entre los intereses particulares y la ideología con tendencia universalista del socialismo es una de las tensiones que atraviesan la constitución identitaria del partido socialista en su período fundacional. Así, junto a la conflictiva y creciente incorporación del socialismo a la vida política del país en el marco del orden conservador, se disputaba en su interior el clásico problema respecto de la con- formación de un partido nacional con una ideología que reclamaba una organización internacional. Pero además de la ausencia de cultura democrática, Del Valle señalaba otros hechos particulares del país, que lo diferenciaban de Europa:

“Aparte de la causa económica e industrial que por ley natural ha pro- vocado el movimiento de la clase proletaria hacia su organización, otros factores, propios y especialísimos de nuestro país, han contribuido en

La lucha por el sanea-

miento de nuestra moneda, que ese partido ha iniciado y continúa, ha sido determinada por factores esencialmente argentinos. Y como esa,

algunas otras son peculiarmente argentinas, porque nacen como con-

secuencia de nuestras raras y perniciosas modalidades económicas y políticas. Causas administrativas, causas financieras y causas políticas, han hecho que el movimiento proletario tendiera de manera franca y

decisiva hacia el socialismo [

Pero el factor principal en la produc-

mucho a la formación de un partido socialista [

]

]

ción de esos hechos, que ha mantenido desierto el territorio e incultos los campos, ha sido la concentración de la tierra en pocas manos. El ”

latifundio es nuestro mal

(DVI, [1909a] 1931: 44-45)

Pero años antes de la polémica con Ferri, en la conferencia del 6 de septiembre de 1902 en el Centro Socialista Obrero, titulada precisamente “El proletariado argenti- no”, el joven Del Valle, luego de interpelar a las juventudes universitarias acerca de su misión emancipadora, se permitía brindar generosamente algunos consejos al partido socialista argentino:

“No debo recomendar al partido socialista argentino lo que ha venido haciendo desde el día de su organización: la difusión de las ideas entre sus miembros y la clase proletaria; pero me permitiré insinuarle una

29

En estos términos fue autodefinida por los socialistas la tarea del partido socialista en Argentina: “No aceptamos el papel de ‘suplentes’, de cubre faltas que pretende asignarnos Ferri, aunque creemos que el Partido Socialista realiza y por mucho tiempo tendrá que realizar una doble función que general- mente no pesa sobre todos los partidos socialistas de otros países, esto es, la suya propia de defensa de los intereses obreros, y la de purificar con su acción y su ejemplo un ambiente político corrompido y ”

bárbaro

(La Vanguardia, 28-10-08).

40 Marina Becerra

idea. Aparte de la instrucción de la mujer, cuyos beneficios son notorios para la democracia y la sociedad, la acción del partido, como de todos aquellos que quieran contribuir al mejoramiento del proletariado nacio- nal, debe tender a la educación del gaucho, de los obreros de los centros rurales, y preocuparse de su bienestar y de su emancipación tanto como del bienestar y la emancipación de los trabajadores de las ciudades. El hombre de nuestra campaña ha sido, por su ignorancia, su nobleza, su adhesión personal al patrón, por un conjunto y una combinación de sentimientos, el principal medio que tuvieron los caudillos para su en- cumbramiento.” (DVI, [1902e] 1931: 106)

Para Del Valle, es preciso, entonces, mirar, educar y seducir a otros dos sujetos: la mujer y el gaucho, pues:

“Parece que entre nosotros se repitiera el fenómeno de psicología po- lítico social que ha ocurrido en todas las naciones: que el obrero rural sea el más firme apoyo de los partidos conservadores y de la tradición. Sin embargo, nuestro gaucho es revolucionario por temperamento; esa fidelidad al amo se explica no por un acto de servilismo sino por un sentimiento de nobleza; en el fondo de su alma, el gaucho ama la inde- pendencia y la libertad, tanto como a su rancho y la pampa. Conociendo su psicología, hay que saber actuar sobre su espíritu; es necesario ins- truirlo, educarlo, despertarle la conciencia de su fuerza y su derecho. Creo en la existencia de un ‘socialismo nacional’, que ha de preocupar- se de remediar los males que afligen al proletariado argentino.” (DVI, [1902e] 1931: 107)

Del Valle apela a cierto “núcleo de buen sentido” avant la lettre característico de “nuestro gaucho”: ese “sentimiento de nobleza” que el socialista proyecta en ese otro negado. En una inversión táctica, frente al temor de ese fantasma que el socialis- mo argentino no puede mirar –inducido por los cánones segundointernacionalistas cuya premisa es la existencia previa de un proletariado industrial–, Del Valle sugiere a los socialistas que en lugar de temer o negar ese otro diferente, el mejor camino es incluirlo en el proyecto socialista. Así, antes que esencializarlo en su servilismo –debido a la falta de instrucción– es definido en términos positivos, a partir de un “temperamento revolucionario”, que es preciso ver, despertando en él “la conciencia de su fuerza y su derecho”. Desde esa perspectiva propone la constitución de un prole- tariado nacional que debe incluir necesariamente al gaucho, para lo cual es urgente su educación. Además, esta característica “nuestra” –para el recientemente naturalizado argentino Del Valle– sería singular de nuestra región, a diferencia del obrero rural de otras naciones.

Marxismo y feminismo

41

Ciertamente, entre los socialistas, la referencia al trabajador rural no es original de Del Valle. También está presente en Justo, siendo “la cuestión agraria” el tema de uno de sus más importantes escritos. Pero quizá la referencia de Del Valle al gaucho podría tener una dimensión más culturalista en el sentido de que si al referirse a otras naciones, habla del “obrero rural”, al pensar la realidad argentina, se refiere en cam- bio a la especificidad de sus pampas y sus campos, y nos habla del “gaucho”. En esta forma distinta de nombrar a “nuestro” hombre de campo, se pueden escuchar resonan- cias de componentes no necesariamente reductibles al lugar de este trabajador en la estructura económica –conceptualización más característica de Juan B. Justo– y más vinculados, en cambio, a una cuestión cultural, que lo define, incluso, positivamente. De este modo, el razonamiento de Del Valle se podría traducir en el sentido de que mientras que en otras naciones el trabajador del campo es conservador y tradicional, el nuestro podría ser distinto, pues tendría características culturales que lo harían po- tencialmente revolucionario. Por eso, merecería ser nombrado de otra manera, de una forma específica de nuestros campos y nuestras costumbres. En esta inversión que propone Del Valle (el trabajador rural de otras naciones se- ría conservador, mientras que el gaucho podría ser revolucionario) se puede leer qui- zás la búsqueda por traducir la cultura europea desde la densa cultura nacional. Para Del Valle, como para tantos intelectuales del Centenario, esta complejidad nacional se sintetiza en los términos sarmientinos que irían adquiriendo diferentes significados a lo largo de la historia argentina: civilización y barbarie. 30 Por otra parte, en esta urgencia por educar al gaucho se puede ver cierta ambi- güedad, donde Del Valle –también aquí lector de Labriola, de su Marx y de su Hegel– queda subsumido acríticamente en los cánones de la época: su confianza plena en la razón científica. 31 A partir de allí se realiza la crítica moderna a la superstición, a la Iglesia y la religión, así como en Argentina, a las “viciadas instituciones criollas” que los socialistas pretendían purificar con la ciencia y la razón:

“La ciencia ha resuelto muchos problemas, y yo, que he perdido la fe religiosa, pero que tengo un ideal, espero que ella indicará soluciones

y aportará elementos para remediar la cuestión social, resolviendo los

] Iniciados en

el conocimiento de las teorías socialistas y en el estudio de los proble-

problemas de la alimentación, la población y el trabajo [

mas sociales, los universitarios contribuirán mañana a la emancipación

obrera.” (DVI, [1902e] 1931: 104)

30 Para un análisis de estos desplazamientos, ver Masiello (1997) y Svampa (1994).

31 “Esta ciencia, que la época burguesa, por sus mismas condiciones, ha fomentado y agigantado, es la única herencia de los siglos pasados que el comunismo acepta y hace suya sin reservas” (Labriola, [1902] 2004: 122).

42 Marina Becerra

Si bien esta conferencia es de 1902, se trata de un argumento fundamental que seguirá dando vida a los diversos proyectos de los socialistas, durante toda la década. Años después, en el programa que proponía para la nueva Revista Socialista Internacional,

insistía en la centralidad de la teoría para la acción política, marcando una diferencia implícita con Juan B. Justo. Señalaba entonces que los socialistas debían orientarse “con la brújula de la teoría científica, que no es vana ideología sino reflejo exacto de los hechos. El socialismo científico está animado por la rica y jugosa savia de la

La crítica de las instituciones burguesas es acción de la teoría. La unión de

estos dos términos, no es paradojal en el dominio de la concepción materialista de la historia” (DVI, 1908a: 3-4). Al respecto, es significativo el hecho de que frente a lo que se ha denominado la “irracionalidad” (Halperin Donghi, 1998a: 229) sobre la que se montaba el rena- cimiento de la fe nacionalista del Centenario –acorde con la ceguera mundial de las disputas por la hegemonía entre las naciones–, los socialistas se presentaran a sí mis- mos como los defensores de formas racionales y científicas en las luchas políticas. La exaltación de estas formas –como características identitarias propias del partido socia- lista– se expresaba tanto en la dinámica interna del partido, como en su intervención en la fraudulenta vida política del país. Así, intentaba funcionar como un partido po- lítico con las pautas propias de las organizaciones modernas, tales como la formación de un partido estructurado y disciplinado a la manera de la socialdemocracia alemana,

teoría [

]

con cuadros políticos y cursos de formación política y cultural, y con participación en la vida cívica. Y era precisamente esta fe en la ciencia lo que llevaba a Del Valle a sostener que “el mejoramiento de la clase obrera dependerá, en parte, de la instrucción

y la educación que reciba” (DVI, [1902e] 1931: 106). Sin embargo, para aquel socialista no se trataba de “convencer” a los trabajadores

sobre las maravillas del socialismo, sino que, por el contrario, era preciso hacer saltar la propia fuerza que existía en ellos mismos, en sus propias conciencias individuales, así como en lo que Del Valle llama –en sintonía con las ideas de la época– “conciencia

adquiere la noción de su fuerza como clase, puede

afirmarse que la tendencia evolutiva hacia el colectivismo habrá de acelerarse por su

acción” (DVI, [1902e] 1931: 106). Así se puede explicar, según Del Valle, el progreso de las ideas socialistas y la promulgación de leyes obreras en los países donde el proletariado se ha organizado como clase y ha adquirido conciencia de su poder: “Esta conciencia colectiva ha lle- gado porque la instrucción ha formado la conciencia individual” (DVI, [1902e] 1931:

106). Pero además de esta especificidad nacional, se escuchan ecos de Labriola nueva-

colectiva”: “Si el proletariado [

]

mente, “prasci che rovescia”: es a través de la instrucción y la adhesión al socialismo

y sus valores éticos, que en el gaucho podría despertar la conciencia de sus propias

fuerzas. En este sentido, si bien Del Valle cree firmemente en la razón científica, po- dría existir un desplazamiento respecto de los supuestos del marxismo consagrado por la socialdemocracia alemana: el proletariado no es un dato presupuesto, sino que se

Marxismo y feminismo

43

produce a sí mismo. En otros términos, la ideología no es extrínseca, sino constitutiva de los sujetos. En este cuadro, el lugar que queda para los intelectuales se parece más al del “intelectual orgánico” cuyos rasgos principales pintará Antonio Gramsci pocos años más tarde, que al lugar “de vanguardia” destinado a iluminar a las masas, más pro- pio de la visión sobre los intelectuales predominante en los socialismos de la época.

Quizás fuera este sutil pero central desplazamiento aquello que le permite proponer la inclusión del gaucho en lugar de su negación, actualizando en ese acto, la fórmula de Flora Tristán: 32 “constituir la clase obrera”. En efecto, en una conferencia dictada en la Facultad de Filosofía y Letras, Del Valle hacía un análisis de las doctrinas socialistas, comenzando por los socialistas utópicos, y finalizando con esta misma idea sobre la mencionada feminista:

propagó en los últimos años de la Monarquía de Julio la idea

de que los proletarios debían constituirse en partido de clase y establecer una unión

internacional: balbucea, pues, las últimas palabras que pronunciaron más tarde los ”

autores del Manifiesto Comunista

Quizá Del Valle intuyera que, como señalara posteriormente Aricó (1999), el punto decisivo de la apropiación y reformulación local del socialismo no sería tanto la forma teórica de introducción y difusión del marxismo en América Latina, sino más bien, el proceso de constitución de un proletariado “moderno”, proceso que fija las condiciones y modalidades de la lucha de clases, y por ello, de la forma de la teoría.

Así, para Del Valle, el partido socialista argentino se diferencia de los partidos socia- listas europeos en que, lejos de dormirse en el sueño de las reformas sociales y políti- cas que se podrían conseguir mediante la política parlamentaria, el partido socialista es a la vez revolucionario y reformista:

El partido socialista es

en verdad reformista, porque aspira a conseguir la promulgación de leyes sociales

que mejoren la situación económica de los obreros [

pero no entiende cual los

partidos radicales-socialistas de Europa, que conquistando tales leyes y reformas ha- brá concluido su misión. Detrás de su programa mínimo está su aspiración final: la transformación de la propiedad privada de los medios de producción y de cambio,

en propiedad colectiva; de la sociedad capitalista en un régimen socialista

” (DVI,

[1909a] 1931: 62) Años más tarde, con la radicalización de la coyuntura política internacional a partir de la Revolución Rusa, Del Valle girará también en sus posiciones teórico- políticas, afirmando su visión explícitamente revolucionaria. Plantea entonces sus vacilaciones respecto de las posibilidades de la política parlamentaria, hace suyas las

“la socialista [

]

(DVI, [1907] 1931: 198)

“El partido socialista es en verdad revolucionario [

]

]

32 En la corriente del socialismo utópico, Flora Tristán (1803-1844) se ubica como una figura de transi- ción entre el feminismo de raíz ilustrada y el feminismo de clase. Ver al respecto el trabajo de Ana de Miguel Alvarez (1994).

44 Marina Becerra

versiones de Rosa Luxemburgo, Vladimir I. Lenin y León Trotsky, y acepta el ingreso incondicional a la Tercera Internacional. Al respecto, es sugerente la inversión que hará Del Valle, pues para defender este carácter revolucionario se apoya en la propia tradición del partido socialista argentino. Y para ello, argumenta precisamente a partir de aquel programa máximo de su fundación del cual hablaba en aquellos escritos de la primera década.

interpretaciones de la historia argentina y americana Los escritos históricos de Del Valle son vastísimos, tanto por su extensión y erudición,

como por su amplitud temática. Analiza la historia de la esclavitud, la Revolución francesa, las teorías socialistas, las revoluciones de 1848 y 1871 en Francia, la historia del derecho, de la opresión masculina sobre las mujeres, y de las relaciones interna- cionales europeas. Por su originalidad y/o por los puntos de tensión que allí se pueden encontrar, a continuación presento un análisis sobre los trabajos de Del Valle acerca de la historia de la esclavitud, y la historia de las políticas españolas en la América colonial. Luego, analizo sus escritos sobre historia argentina, su interpretación de la Revolución de 1810, y de las luchas civiles posteriores, en relación con las críticas de los socialistas frente a las políticas nacionalistas del Centenario. En una conferencia dada por Del Valle en la fiesta organizada por el Ateneo Popular en el teatro Marconi, con exhibición de la cinta Espartaco –donde señala la importancia del cinematógrafo como procedimiento pedagógico en la educación popular–, analiza la historia de la esclavitud desde el mundo antiguo, incluyendo la historia del derecho, así como también la historia de la esclavitud de las mujeres, so- metidas a los romanos en el hecho y en el derecho: “¡Y esta enorme, brutal, irritante e injusta desigualdad jurídica continúa todavía en las legislaciones modernas, porque el espíritu dominador del derecho romano ha llegado hasta nosotros, transmitido por la civilización cristiana!” (DVI, 1914a: 240). Esta sugerente idea del “espíritu domi- nador” vuelve a aparecer en la conferencia, cuando señala que una vez finalizada la

lucha entre patricios y plebeyos “

pueblo romano, soberano de sus destinos, [está]

dispuesto a expandir su territorio por la conquista y a llevar a todo el mundo antiguo su espíritu de dominación” (DVI, 1914a: 242). Para el socialista, esta figura del “espíritu de dominación” se vincula con cierta posición masculina en la historia:

el

“¡Todo, en verdad, porque el hombre hace la ley, creyendo, como Aris- tóteles, que por principio natural existe una diferencia de sexos y que el masculino es superior al femenino, como el esclavo es inferior a su dueño! Mas en un caso como en otro, se trata sólo de la violación de la naturaleza humana, y la desigualdad es el resultado, no de la fuerza del derecho, sino del derecho de la fuerza!” (DVI, 1914a: 241)

Marxismo y feminismo

45

Es llamativo que Del Valle, amante de las metáforas y todo tipo de recursos poéti- cos, en este punto es literal: no ahorra al lector el impacto de la palabra “violación”. Con dureza, establece una relación de equivalencia entre la violencia (y el uso de la fuerza), la dominación masculina y la ley. Así desmitifica la idea aristotélica de “es- clavitud natural”:

“¿Y por qué existe la esclavitud natural, según el pedagogo de Alejan- dro? Hay una relación jerárquica entre las diversas especies, dentro de cada especie entre los distintos individuos. Los animales domésticos valen más que los salvajes, y es una ventaja para ellos estar sometidos

al hombre. La misma relación existe entre los sexos: el uno es superior

al otro; uno ha sido creado para mandar, el otro para obedecer. ¡He aquí,

ciudadanos, la filosofía puesta al servicio de la política para legitimar

y justificar la servidumbre social, la servidumbre en el gineceo, en el

hogar, en la industria, en la ciudad, en la república, en las relaciones internacionales, en todas partes! Es la ley histórica del mundo antiguo, que ha perdurado a través de los siglos y no ha cesado todavía en mu- chos órdenes de la vida social.” (DVI, 1914a: 236)

Este párrafo ilustra uno de los nudos significativos de tensión de la concepción de Del

Valle sobre la historia, la política y la ciencia: ¿cómo conciliar su crítica al “espíritu de dominación” legado de cierta posición masculina desde el mundo antiguo –y que “no ha dejado de vencer”– con su fe en la razón científica y occidental, que se erige en su propia época con el mismo estatuto de verdad absoluta, con un espíritu tan dominador

y jerarquizante como aquel que él mismo critica? Del Valle, socialista y por tanto hijo de la Ilustración –aunque crítico–, confía en

la idea fundante de la ciencia moderna sobre la objetividad científica, de modo que condena el uso ad hoc que hace Aristóteles de “la filosofía puesta al servicio de la po- lítica”. Así, la postulación aristotélica de las jerarquías sociales y sexuales, le resulta

a Del Valle un procedimiento anticientífico:

“Y así como el pensador heleno ha establecido en una forma apriorísti- ca y axiomática, contraria a su propio método científico, una diferencia de jerarquía natural, de organización biológica entre hombres-amos, y hombres-esclavos, cuando la única diferencia entre ellos es puramente artificial, resultado del sometimiento forzoso de los unos a los otros, así enuncia también un falso principio de ciencia económica cuando afirma que el obrero no es otra cosa sino un instrumento.” (DVI, 1914a: 237)

Más aún, este “espíritu de dominación” transmitido hasta nosotros por la “civilización cristiana”, podría ser combatido precisamente a través de la ciencia moderna. Para Del

46 Marina Becerra

Valle, contemporáneo de Freud, en aquella violencia sobre la que se funda el derecho, que en un procedimiento poderosamente violento marca jerarquías como si estuviese simplemente describiendo la naturaleza, reside la “barbarie” sobre la que escribía

años atrás en ocasión del Centenario de Sarmiento. Entre otras, es la ciencia histórica la que debe marcar estas líneas sutiles que el derecho oculta con sus violentas jerar- quizaciones: “La ciencia histórica debe penetrar en la estructura de las sociedades, analizar esas energías secretas o latentes, que determinan los hechos de los pueblos, y no detenerse en la superficie de su vida pública” (DVI, 1914b: XVIII). En esta Introducción que escribe Del Valle al libro Colonias Orientales del Río Paraguay o de la Plata, de Miguel Lastarria 33 –publicado por la Facultad de Filosofía

y Letras en 1914, y escrito originalmente en el año 1805–, el socialista señala que

Lastarria explica la formación de las reducciones jesuíticas por la “astuta violencia” de éstos, así como la implantación del sistema de la comunidad, también a través de

la usurpación y “‘aniquilándoles al propio tiempo su sagrado derecho de propiedad

individual’ (nótese de nuevo en esta frase la influencia sobre el escritor, de la filosofía

individualista del siglo XVIII)” (DVI, 1914b: XIV). El análisis de Del Valle sobre la escritura de Lastarria da cuenta de su propio distanciamiento frente a la idea de la propiedad individual como un “sagrado dere- cho”. Desde este punto de partida –la desnaturalización del derecho de propiedad–,

Del Valle puede ver algo más: las influencias intelectuales que ejercían las ideas de

la época, sobre el propio Lastarria. Cuando Lastarria menciona “los derechos impres-

criptibles de libertad, propiedad y seguridad”, Del Valle sitúa las marcas ideológicas que pueden estar actuando en dicho discurso: “Puede señalarse de paso, la influencia que tuvieron según denotan estos términos, sobre la mente del secretario de Avilés, las ideas del siglo XVIII, de Rousseau y el Contrato social, la Revolución de 1789, y la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, de la cual parecieran haber sido tomadas” (DVI, 1914b: XIII). Luego, al destacar el “espíritu liberal y humanitario del volteriano secretario de Avilés”, ilustre antepasado de don Eduardo de la Barra y Lastarria –rector del Colegio Nacional del Rosario de Santa Fe y maestro de Del Valle en dicha institución–, explica que:

“Lastarria es a principios del siglo XIX la culminación del espíritu re- formista del siglo XVIII: une dos centurias de la historia hispana en

33 Natural de Arequipa, y contemporáneo de Félix de Azara, Miguel Lastarria era doctor en sagradas órdenes y en leyes, graduado en la Universidad de San Felipe de Chile y profesor de dicha universi- dad. Como secretario de Avilés, Virrey del Río de la Plata, presentó un informe que fue elevado por el Virrey al gobierno español, el 8 de marzo de 1800, donde Lastarria estudia las tres edades de los pueblos orientales del Paraguay, explica las razones acerca de la conveniencia de reemplazar el sistema de comunidad por un régimen de libertad de los indios y señala las ventajas que este régimen tendría “para el Estado, para los naturales y para la región” (DVI, 1914b: XII).

Marxismo y feminismo

47

América por el pensamiento filosófico de la una y la acción política de la otra; condensa las ideas progresistas de dos generaciones, que procu- ran realizar una misma obra, el cambio radical del sistema colonial de España.” (DVI, 1914b: XXVI)

Asimismo, citando este espíritu progresista de Lastarria, Del Valle destaca la violen- cia, “partera de la historia”, sobre la cual los jesuitas consiguieron instalarse en los nuevos territorios, a diferencia de otras versiones de la historia:

“Debemos pues, estudiar las reducciones jesuíticas, no a través de sus historiadores bien conocidos, europeos y americanos, sino del original y olvidado libro de Lastarria –a quien no hemos visto citado en copiosas bibliografías dadas para el estudio de las mismas, ni en catálogos de libros y documentos– porque así contribuimos a determinar la corrien- te de las ideas hispanoamericanas sobre las cosas de América.” (DVI, 1914b: X)

Lo que rescata aquí Del Valle es el olvidado análisis de Lastarria, quien, en coinciden- cia con su contemporáneo Felix de Azara, atribuye a los jesuitas la idea de la inferio- ridad de los indios, exportando luego esa imagen a los sabios europeos, que como es el caso de Martín de Moussy, autor de la Descripción de la Confederación Argentina, la adoptaron como verdad definitiva. Así, en este texto Del Valle discute con historia- dores consagrados de su época, pues no deja pasar oportunidad para marcarlo:

“conviene citar otro pasaje de su obra [de Lastarria] para rectificar jui- cios de algunos historiadores liberales, que, creyéndose en la vía de una absoluta imparcialidad, han afirmado que después de la expulsión de los jesuitas, las costumbres de los indios se depravaron ‘y no fue raro encontrar, promiscuando en la misma casa, varias parejas incestuosas y adúlteras’.” (DVI, 1914b: XVI)

Esta Introducción incluye un estudio previo sobre un tema vinculado tanto a estas po- líticas coloniales como a los debates propios del Centenario del 25 de Mayo de 1810 en los que participaban los intelectuales socialistas, como es el caso de Del Valle. Se trata de su libro Los diputados de Buenos Aires en las Cortes de Cádiz y el nuevo sis- tema de gobierno económico de América, 34 publicado en Buenos Aires por el amigo

34 Sobre la importancia de las Cortes de Cádiz en los procesos emancipatorios de América, se pueden consultar los ensayos de historia intelectual y política de Juan Marichal (1995), en especial “‘Liberal’:

su cambio semántico en el Cádiz de las Cortes”, donde analiza los desplazamientos semánticos del término “liberal” operados por los españoles de 1810-1812 en las Cortes, en su lucha contra la tiranía bonapartista. El trabajo de Manuel Chust (1999) analiza la cuestión nacional americana en las Cortes

48 Marina Becerra

de Del Valle, Martín García, 35 en septiembre de 1912. Del Valle había presentado los trabajos preliminares sobre las Actas de Cádiz en la segunda reunión del seminario para profesores que Rafael Altamira, reconocido profesor de la Universidad de Ovie- do, había dictado en 1909 en la Universidad Nacional de La Plata. 36 Allí Del Valle explica que la obra reformista de las Cortes Constituyentes de la monarquía reunidas en Cádiz en 1810 tuvo una importancia insoslayable en la in- dependencia de las colonias hispanoamericanas representadas en dichas Cortes por los diputados de Buenos Aires, como los señores Manuel Rodrigo, Luis Velasco y Francisco López Lisperguer. Sin embargo, como esta obra política coincidió con los “movimientos revolucionarios” de las colonias que tendían “hacia la independencia nacional”, tal vez, conjetura Del Valle, los historiadores americanos no atendieron a la obra reformista de las Cortes de la Isla de León. Pero para comprender el movimiento de la independencia de América, prosigue el socialista, es preciso estudiar las opinio- nes que los revolucionarios tenían sobre las Cortes de España, así como también las

de Cádiz, acentuando la dimensión imperial que tuvieron las Cortes. En forma análoga a la valoración que Del Valle daba a la obra de los diputados americanos en Cádiz, Chust recupera la trascendencia que tuvo la participación de aquellos diputados en las Cortes para la historia de América, puesto que éstos llevarían a sus respectivos territorios las prácticas políticas adquiridas en Cádiz. Para el autor, es im- prescindible rescatar estas luchas, aún cuando, como también señalaba Del Valle, hubieran sido frustra- dos los sueños de aquellos diputados sobre la autonomía para sus territorios americanos, integrándose luego en los movimientos independentistas de América. En este sentido, aquellos diputados habían lu- chado, desde el inicio, por la igualdad de representación en las Cortes, planteando así, abiertamente, el problema americano. Desde el principio también, explica Chust, perdieron. Aún así, la revisión de las diversas realidades de España y sus dominios, y las propuestas de reformas que las Cortes plasmaron en numerosos decretos, como en la Constitución de 1812, fueron “trascendentales”, según Chust, tanto para una como para los otros, puesto que a partir de allí se abrió, de diferentes formas en cada caso, la posibilidad de acceder a la modernidad. España se abre a ese nuevo camino, según Chust, precisamente a partir de la situación revolucionaria burguesa antifeudal de 1808 a 1814, que condicionaría a una bur- guesía agraria, industrial y comercial que seguiría desarrollando su acumulación originaria de capital a través de la explotación colonial. Para un panorama de la crisis de 1808 a 1814 en España, se puede ver Manuel Moreno Alonso (1989). Una historia general de las Cortes, desde su proceso de convocatoria, su funcionamiento, gobierno, diputados y decretos, se puede encontrar en Federico Suarez (1982). Sobre los fundamentos ideológicos, se puede ver el libro de José Carlos Chiaramonte (2004), que analiza la formación de los estados nacionales iberoamericanos, así como también el derecho natural en la España borbónica, en el marco del estudio de los argumentos iusnaturalistas de los movimientos de independencia.

35 Librero de origen español, Martín García era vicepresidente del Centro Republicano de Buenos Aires. Tenía gran estima por los socialistas argentinos, en especial por Del Valle, “gran amigo de la España nueva”, y en su opinión, el mejor de ellos (Prado, 2008a).

36 Ver Libreta de hojas de papel cuadriculado con notas manuscritas de Rafael Altamira registrando las actividades de los seminarios correspondientes a su curso en la Universidad Nacional de La Plata, segunda Reunión, 05-VIII-1909, en el Archivo Histórico de la Universidad de Oviedo, Fondo Rafael Altamira, en catalogación. El trabajo de Prado (2008a) reconstruye en forma exhaustiva el dictado del curso a partir de fuentes inéditas ubicadas en diferentes archivos, que ha tenido la generosidad de enviarme, como es el caso de la citada Libreta de Altamira.

Marxismo y feminismo

49

ideas políticas y la conducta parlamentaria de los representantes de las provincias de ultramar en dichas Cortes:

“Los revolucionarios de América contemplaron siempre con descon- fianza los debates y las resoluciones de las Cortes respecto de sus paí- ses, porque consideraban ilegal su constitución, al no haberse estable- cido el principio de igualdad de representación, teniendo en cuenta el número de habitantes entre las provincias ultramarinas y las peninsula- res; porque habíase dispuesto, sin el consentimiento, tácito o expreso, de los pueblos de las colonias, que estarían representadas por diputados suplentes, hasta tanto fueran elegidos los titulares por las respectivas municipalidades: en fin, porque comprendían –y esta era su razón fun- damental– que había llegado el momento histórico de la separación de la metrópoli, la cual procuraría impedirla reemplazando el antiguo ré- gimen por un sistema liberal en el orden económico y político, que permitiera la expansión de las nuevas energías sociales de las colonias, sin llegar hasta romper el vínculo de su unión con la madre patria.” (DVI, 1912a: VIII)

Por estas luchas que Del Valle sintetiza en la actualidad y que para él siguen sig- nificando dos términos, reforma y revolución, no se puede comprender el sentido económico de las revoluciones de la América española, sin analizar antes “detenida y profundamente, los elementos materiales e ideológicos que prepararon esos aconteci- mientos al iniciarse la agonía del imperialismo hispano” (DVI, 1912a: IX). En base a estas razones, Del Valle da cuenta de su interés por escribir este “tra- bajo histórico”, 37 erudito y atento a las reglas académicas, que trae un apéndice con quince documentos que constituyen las fuentes citadas, y “que sirven de comproba- ción histórica a la exposición de este libro” (DVI, 1912a: IX). En el libro citado Los Diputados de Buenos Aires en las Cortes de Cádiz y el nuevo sistema de gobierno económico de América, Del Valle incluye un trabajo titulado “El nuevo sistema de gobierno económico de América” –se trata de lecciones dadas en la Facultad de Filo- sofía y Letras– donde estudia “las ideas que influyeron en las parciales reformas del régimen colonial de América iniciadas por el gobierno español durante el siglo XVIII y las cuales inspiraron la nueva política económica y social que las Cortes de Cádiz intentaron realizar en las provincias de ultramar” (DVI, 1912a: VIII). Dentro de este trabajo, se encuentra el mencionado estudio sobre “la obra de re- forma social y política escrita por un americano” (DVI, 1912a: 171), Miguel Lastarria. Asimismo, Del Valle explica que le urgió la publicación de estos trabajos puesto que

37 Publicado en primera instancia en los Anales de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (tomo II, 2da. serie, año 1912).

50 Marina Becerra

en 1912 se conmemoraba el centenario de la Constitución que promulgaron en 1812 las “inmortales” Cortes reunidas en 1810. Pero probablemente, el interés en publicar estos escritos se vincula también con la intervención del socialista en los debates del Centenario respecto de la tradición nacional y la revalorización de la herencia hispa- na. Si bien este legado es asumido por los nacionalistas “telúricos” del Centenario, 38 quienes se ocupan de glorificar al gaucho –antes “bárbaro”– frente al nuevo bárbaro –el extranjero–, Del Valle también rescata la tradición española, así como al gaucho, pero invocando razones distintas a las esgrimidas por los nacionalistas. Del Valle rescata al pueblo español, por su “espíritu de libertad”, así como al trabajador rural argentino, por motivos similares. Ese mismo espíritu libertario, sostiene el socialista, es el que anima las luchas de su propio presente. En este sentido, señala:

“el mejor homenaje que un demócrata de la comunión internacional

pueda rendir a los esclarecidos varones que salvaron la independencia y restauraron la libertad de un pueblo, no consiste en participar de vanas y aparatosas ceremonias, a menudo faltas de sinceridad y de entusiasmo cívico: el mejor homenaje en su honor resulta de la investigación de la

] para

verdad histórica relativa a su tiempo y a su actuación política [

descubrir el ejemplo viril que en nuestra época debamos seguir en la ”

vida ciudadana de la república

(DVI, 1912a: IX)

Del Valle se define a sí mismo como un “demócrata de la comunión internacional”. Quizás en esta ocasión, donde rinde homenaje a españoles y a americanos, a reformis- tas y a revolucionarios, el español-argentino Del Valle pretende conciliar en un mis- mo espíritu, la nota progresista de dos mundos –como él mismo escribe– opuesto al “espíritu de dominación” que los romanos, a través de la iglesia católica, nos legaron hasta el presente, y que en el caso de las reducciones jesuíticas, cobra toda su antigua fuerza fundada en la violencia. Este trazado propio de la época, esta apelación positiva a lo viril, a los “varones salvadores”, podría resultar contrastante con sus demoledoras críticas al espíritu de dominación que legitima la ley “que escriben los hombres” y que justifica, en sus propias palabras, la histórica opresión masculina sobre las mujeres. En esta dirección, y para comprender esta interpretación conciliadora del es- crito de Del Valle, a continuación presento las reseñas bibliográficas sobre su libro, publicadas en diversos periódicos de la época. En El Diario Español, Juan Mas y Pi expresaba:

38 En el Centenario aparecen las primeras críticas estratégicas a lo realizado en el país desde 1880, im- pulsadas por el llamado nacionalismo “telúrico” cuyas principales figuras son Manuel Galvez, Ricardo Rojas y Leopoldo Lugones. Según Ricardo Falcón (2000) estas tendencias tradicionalistas expresaban el resentimiento de las oligarquías provinciales que el proyecto agroexportador había excluido o in- cluido en forma marginal. Ver Romero ([1965] 1987); Svampa (1994); Viñas (1996); Falcón (2000) y Terán (2004).

Marxismo y feminismo

51

ha tenido en vista un sentimiento de justicia

que merece nuestro aplauso y nuestra simpatía. Ha querido reivindicar a España de una acusación y dar a las tierras del Plata un poco de la

gloria que se les negaba. Este libro sobre ‘Los diputados argentinos en

las Cortes de Cádiz’ [

versión propagada de que las Cortes fueron una resistencia al espíritu de

libertad dominante en América y que ellas carecieron de importancia en el desarrollo de los futuros destinos del nuevo continente.” (Mas y Pi; en DVI, 1912b: 63-64)

viene a restablecer la verdad, desmintiendo la

“Del Valle Iberlucea [

]

]

Luego, apoyado en citas de Del Valle, plantea que la obra reformista de las Cortes fue

“tan liberal”, que “un periodista pudo decir [

ción de América estaba en Cádiz y su estado mayor en Londres’” (Mas y Pi; en DVI, 1912b: 68). En la misma línea, La Nación publicaba otra reseña sobre el libro, definiendo a Del Valle como “uno de nuestros más prestigiosos catedráticos universitarios” (en DVI, 1912b: 72). Esta forma que utiliza La Nación para definir a Del Valle expresa un modo posible de legitimación de las actividades profesionales en el Centenario. Tam- bién podría estar indicando la posición que el propio socialista intenta asumir en sus diferentes campos de acción. Como ocurría con otros intelectuales de sus mismas filas –tal es el caso del poeta Manuel Ugarte–, el escritor profesional es el científico y es, a su vez, el político (al año siguiente –1913– Del Valle asumía como senador nacional). Pero en la matriz liberal de Del Valle, desde el campo de la ciencia, es preciso mar- car la diferencia entre el político y el científico, porque la respetabilidad que otorga la palabra científica en la política –con sus atributos de verdad y de objetividad– no funciona de forma equivalente al invertir los campos, es decir, como palabra política en el campo de la ciencia. Por otra parte, al finalizar el extenso comentario, La Nación cita el párrafo sobre los esclarecidos varones que salvaron la independencia. Las mismas palabras abren otra reseña, publicada en La Argentina, y aparecen nuevamente citadas en las líneas dedicadas por Rodolfo Rivarola en la Revista Argentina de Ciencias Políticas. 39 En el comentario de Rivarola, es sugerente ver su definición del método científico en histo- ria, al cual se ajustaría perfectamente el trabajo de Del Valle:

que ‘el cuartel general de la revolu-

]

“Sus materiales de investigación comienzan con las palabras de un emi- nente testigo presencial, y actor de aquellos sucesos; y sigue con la prensa de la época, en la cual escribieron los hombres más distinguidos; con las memorias y estudios históricos de opuesto origen que le prece-

39 En la Revista Argentina de Ciencias Políticas, Año III, núm. 25, Buenos Aires, 12 de octubre de

1912.

52 Marina Becerra

dieron, con los decretos y resoluciones oficiales; en las obras escritas en la época estudiada; con todos los documentos políticos; los ‘Diarios de sesiones’, en una palabra, con cuanto material imponen a la vez la exactitud histórica y el método rigurosamente científico.” (Rivarola; en DVI, 1912b: 78)

Estas palabras pueden indicar el punto de encuentro de las elites ilustradas, tanto crio- llas como inmigrantes, y aún provenientes de posiciones políticas bien diferenciadas:

el acuerdo es absoluto cuando se trata del rigor científico, así como de la necesidad de separar claramente ciencia y política:

“Aún para los que dan, como él mismo, en doctrinas científicas y políti- cas que profesa abiertamente, tanta preponderancia al orden económico, el valor de las ideas y de los sentimientos, a veces coincidentes, a veces opuestos a los intereses económicos, se impone en el examen de los hechos. Despojarse de toda preocupación o prejuicio para el examen de una época, y poner al servicio del interés de la verdad, todo el esfuerzo que representa la compulsa de documentos, de opiniones, de impresio- nes personales, de hechos, con el sólo estímulo de servir aquel interés, es obra que se acredita por sí sola, sin mayor encomio. Las páginas de la monografía del dr. Del Valle Iberlucea confirman con evidencia tal propósito.” (Rivarola; en DVI, 1912b: 78)

Este encuentro ilustrado se puede ver incluso en la crítica que realizaba Del Valle al mal uso de la filosofía que hacía Aristóteles mencionada anteriormente, pues estaría al servicio de la política.

Por último, otra reseña, aparecida en la revista Atlántida, 40 escrita por Nicanor Besio Moreno, también destaca la objetividad científica del trabajo de Del Valle: “Todo el trabajo ha sido ejecutado con grande sinceridad y serenidad de juicio y presentado ”

(Besio Moreno; en DVI, 1912b: 80). Cabe señalar,

sin embargo, que Del Valle se propone explícitamente hacer el trabajo histórico desde su particular perspectiva marxista, tamizada por el Hegel y el Spinoza de Marx, y por las lecturas de los marxistas y socialistas de su época, por lo que mira estos procesos

de cambio histórico en América como lentos cambios estructurales que en un momen- to estallarían, con las nuevas ideas emergentes, en procesos revolucionarios. En el mismo año publica otro libro, también editado por su amigo Martín García, titulado Las Cortes de Cádiz. La Revolución de España y la Democracia de América, que es producto de una conferencia dictada por Del Valle en el Centro Republicano Español el día 5 de octubre de 1912 en la velada conmemorativa de las Cortes españolas de

como una narración imparcial

40 En la revista Atlántida, Tomo VIII, núm. 23, Buenos Aires, noviembre de 1912.

Marxismo y feminismo

53

1810. Según El Diario Español, en la conferencia, Del Valle describió “con abundan- cia de nombres y fechas, la gran obra de los constituyentes señalándola como base y principio de las libertades americanas. Estudió detenidamente las tendencias que singularizaron a los representantes de América en aquella hirviente fusión de afectos ”

patrióticos

En su libro, Del Valle declara explícitamente que el objetivo de la reunión es conmemorar “el magno suceso de la redención de un pueblo, de una revolución gran- diosa” (DVI, 1912b: 7). Asimismo, explicita allí la posición política desde la cual él mismo habrá de tratar los hechos históricos, de los cuales elige ocuparse a modo de parábola histórica:

(en DVI, 1912b: 4).

“Ciudadano de una república, soñador de la justicia ideal, pero sin olvi- dar la realidad de la existencia material de los hombres, para contribuir en parte con mi escasa energía personal a su mejoramiento inmediato; soldado de un partido que sostiene en su programa amplias y profun- das reformas, nobles y humanitarias, para regenerar por completo la vida de los individuos entregados al trabajo, de un partido que anhela una absoluta y radical transformación de las condiciones económicas y sociales de los pueblos; prosélito, en fin, de una religión de fraternidad universal, de los hombres y de las naciones, que ofrenda sólo ante el altar de la igualdad y la libertad, podía y debía ocupar esta tribuna para abrir desde ella las páginas de la historia y mostrar ante mis conciuda- danos y hermanos de la democracia, ante los republicanos españoles y argentinos congregados en este recinto, el enérgico esfuerzo, insupera- ble e insuperado, de un pueblo viril que al mismo tiempo que defendía su independencia nacional, rompía las cadenas de una secular tiranía, de una abominable servidumbre.” (DVI, 1912b: 6)

Nuevamente tenemos como cualidad de aquel pueblo luchador y revolucionario, su virilidad, que los hombres de la época repiten en sus reseñas. Un pueblo viril pare- cería ser un pueblo que se levanta firme luchando por sus derechos, que se anima a ir más lejos, que tiene la fuerza de cambiar la historia. Es interesante el hecho de que Del Valle eligiera definir con este término dichas cualidades, que en otros momentos asocia más bien a lo femenino. Sin embargo, esta “virilidad”, un valor generalizado y aceptado en la época, no obtura para Del Valle la posibilidad de asumir una posición singular que, si por momentos es tributaria en forma acrítica del positivismo hegemó- nico, igualmente se permite tomar cierta distancia frente a otras ideas circulantes. En esta dirección, ha presentado proyectos de un tenor disruptivo de los cánones tradicio- nales, como se verá en relación a sus planteos sobre los derechos femeninos. Por otra parte, en esta conferencia destaca que el sujeto de la historia es el pue- blo, y analizando la independencia del pueblo español frente a la ocupación de su

54 Marina Becerra

territorio por los ejércitos napoleónicos, prosigue nuevamente con esta idea de las “energías latentes”, y con la idea de “fuerzas vitales de una nación”, de una forma que recuerda la particular lectura que hace Labriola de Spinoza y de Marx:

un “

indomables, si bien en la apariencia gemía en la abyección, que vive por sí mismo, por acción de la voluntad colectiva, con prescindencia de estímulos artificiales –hay intereses dinásticos, pero no crean fuerzas vitales para una nación– y fue tan grande la potencia de su vitalidad, que supo organizar la resistencia contra el invasor, solo y abandonado por los príncipes y los reyes, y en el triste momento en que éstos renun- cian a sus derechos en la corte imperial de Bayona, recoge del suelo la corona de los reyes de Castilla y de Aragón para ceñirla a las sienes de Fernando VII.” (DVI, 1912b: 9)

pueblo demostró entonces, porque poseía energías poderosas e

Así Del Valle explica que la invasión napoleónica constituyó la circunstancia ocasio- nal para la manifestación del “acto conciente y revolucionario” de la nación española, puesto que se encontraban ya dadas las condiciones para realizar “una revolución radical en el orden económico como también en el político” (DVI, 1912b: 12).Luego, señala que

“Durante la insurrección nacional de principios del siglo XIX, a dife- rencia de lo que hiciera durante la guerra de sucesión, a principios del siglo XVIII, la nación española quiso aprovechar la oportunidad para restaurar sus antiguas libertades, suprimidas primero por los monarcas de la dinastía austríaca, desconocidas después por los reyes de la raza de los Borbones.” (DVI, 1912b: 13)

Del Valle ilustra esta idea de las viejas libertades del pueblo español, citando para ello un fragmento del Quijote:

en “

la libertad española, que ya en su tiempo había perecido: ‘La libertad,

Sancho –dícele a su escudero el hidalgo manchego– es uno de los más

Este senti-

miento de libertad que parecía haberse extinguido para siempre del co- razón hispano, pero que en realidad permanecía sólo aletargado, resur- ge por obra del espíritu del siglo XVIII, de la influencia magna de los enciclopedistas, a principios del siglo XIX; de manera que la invasión napoleónica no fue sino el motivo determinante de su manifestación exterior.” (DVI, 1912b: 17)

preciosos dones que a los hombres dieron los cielos [

la obra inmortal de Cervantes encontramos el eco postrimero de

]’

Marxismo y feminismo

55

En toda la conferencia vuelve sobre esta idea en forma insistente. Como cita autoriza- da, vuelve a echar mano a la riqueza literaria de su tradición española:

“Permitidme, ciudadanos, recordar un viejo romance castellano, que ex- presa el hondo sentimiento que la libertad tiene en el alma de la nación hispana. En el viejo odre de la poesía castellana, asentado está el vino

añejo de la libertad; el sentimiento popular de la libertad y de la poesía –expresión ésta de la realidad a través del espíritu, diría Guerra Jun- queiro– brota de los seculares romanceros, que ahora tienen el sabor de

] termina

con este profundo pensamiento, que los pueblos modernos y sus fieles y legítimos representantes grabado deben conservar en su memoria con caracteres imborrables, termina con estos históricos versos: ‘El bien de la libertad – por ningún precio es comprado’.” (DVI, 1912b: 60)

las cosas arcaicas. Así, el romance de los cinco maravedís [

Estas licencias literarias del historiador “sereno e imparcial” –en sus propios términos así como en los de sus contemporáneos, como señales de un trabajo que observa las reglas del arte de la historia– se pueden interpretar como permisos estéticos siguiendo las reglas académicas del método histórico al pie de la letra. Sin embargo, en Del Va - lle podría constituir algo más que eso: hay, quizás, un plus en este apoyo poético que sostiene su discurso mejor que ningún otro recurso. En estas citas parece residir una confianza en la verdad histórica, tan “verdadera” como en las citas que hace de los diarios de sesiones de los diputados de las Cortes, o de los periódicos de principios del siglo XIX. La poesía, para él, expresa realidad y, por eso, es también fuente de verdad. Esta forma literaria de decir, veremos, vuelve a aparecer en relación a una diversidad de problemas abordados desde su ilustrada fe en las ciencias. A partir de allí, Del Valle analiza la obra de independencia de las Cortes Constituyentes de Cádiz, desde el 24 de septiembre de 1810 hasta 1813:

“Los procuradores de las Cortes, que celebraron sus sesiones en la Isla

de León y en la ciudad gaditana, no olvidaron esfuerzo ni medida al- guna a favor de la integridad territorial, de la defensa heroica de la in- dependencia nacional y para establecer un régimen representativo de gobierno que asegurara los derechos del pueblo y restaurara la Consti- tución hispana. Fue entonces, durante ese breve período de la historia, que tuvo lugar en España una completa y radical revolución realizada en un sentido democrático, profundamente republicano. Yo afirmo, ciu - dadanos, que el Congreso constituyente de 1810, expresión genuina de

] tuvo en su esencia

la conciencia y la voluntad de la nación hispana [

un carácter republicano, porque en representación del pueblo gobernó a

56 Marina Becerra

la nación con independencia de Fernando VII, cortesano más bien que prisionero de Napoleón.” (DVI, 1912b: 19)

Es precisamente por esta defensa de la libertad, explica Del Valle, que las Cortes plantean destruir la organización feudal existente hasta entonces en España. Por ello se ocuparon de extinguir los señoríos en la península y los tributos de los indios en América. En este sentido, el socialista destaca la importancia de estas políticas para entender la historia de la independencia americana. Mientras los pueblos de las pro- vincias de América “ayudaron con recursos pecuniarios a sus hermanos de España para el sostenimiento de la guerra de la independencia” (DVI, 1912b: 21), el gobierno central de la península comenzó a modificar la constitución política de la monarquía para establecer la igualdad de derechos de los pueblos de España y América:

“Significaba esto dar un paso avanzadísimo de política colonial, que no

] Es 1810 año de

gracia para la América y para España, porque en la primera se inician los movimientos de la emancipación y en la segunda se completa el

había sido dado todavía por ninguna nación europea [

movimiento de la independencia nacional con la revolución política.” (DVI, 1912b: 22)

En efecto, explica Del Valle, la soberanía nacional representada por las Cortes Cons- tituyentes, sancionó la obra que desde el 22 de enero de 1809 había iniciado la Junta Central al declarar que los dominios de uno y otro hemisferio formaban parte in- tegrante de la monarquía y que, por tanto, los habitantes de ambas provincias eran absolutamente iguales en derechos: “Esta profunda modificación de la constitución política del imperio hispano revela el intenso espíritu revolucionario de España en momentos en que toda la Europa yacía subyugada bajo el dominio del emperador de los franceses” (DVI, 1912b: 23). Posteriormente, Del Valle continúa el análisis, marcando el paralelo existente en- tre los movimientos revolucionarios de América en 1810 y de España en 1808, puesto

que “en América había tanta ilustración como en España [

[estaban] inspirados [

ambos movimientos y expresiones los

dos de la soberanía popular” (DVI, 1912b: 23). Pero en textos anteriores, sobre la Revolución del 25 de Mayo en particular, Del Valle destaca el carácter económico subyacente a todo el proceso. Así, analiza la Revolución como expresión “del pueblo argentino contra un régimen de opresión económica y de dominación política” (DVI, [1909b] 1931: 221). Asimismo, revela la orientación marxista desde la cual lee y arma aquella historia:

],

]

en las mismas fuentes democráticas [

]

así al país con una muralla prohibitiva, no quedaba otro

recurso al pueblo sino el alzamiento contra el poder público que ponía

encerrando

Marxismo y feminismo

57

toda una superestructura de instituciones políticas y sociales de índole coactiva para amparar una estructura económica ya inadecuada al de- sarrollo de las energías productivas de la sociedad rioplatense.” (DVI, [1909b] 1931: 221)

Del

representan:

Valle

subraya

entonces

que

los

primeros

actos

de

la

Junta

Gubernativa

“una verdadera revolución fiscal y económica, tanto mayor que la revo- lución política consumada el Veinticinco de Mayo, y tienden a eman- cipar a la clase de los propietarios de la sujeción material en que man- teníanlos el interés de los comerciantes monopolistas.” (DVI, [1909b] 1931: 222)

Y sólo tres años después, prosigue Del Valle, la Asamblea Constituyente realiza re- formas políticas de índole institucional que afectan a la soberanía de Fernando VII. Esta soberanía fue luego totalmente anulada cuando el Congreso de 1816 declaró que las Provincias Unidas romperían los “violentos vínculos que los ligaban a los reyes de España. 41 Así, en el artículo que titula precisamente “Pasado y Presente”, fechado el 25 de mayo de 1909, establece similitudes entre “dos épocas separadas por una cen- turia de lucha y de trabajo” ([1909b] 1931: 224). Allí, Del Valle inscribe la lucha del partido socialista también en su similitud, que profundiza y continúa al movimiento revolucionario de 1810:

clama la clase privilegiada contra la influencia de los extran-

jeros, causados de agitar a las multitudes obreras y de haber provocado la huelga general contra el Gobierno de la Nación, como la casta de los monopolistas denunciaba desde su baluarte del Consulado que era con- trario a los intereses del virreinato el comercio libre y decía ‘los extran- jeros nos llevarán la plata’. Pero así como el verbo de Moreno y el brazo del Pueblo hicieron de la colonia española una nación emancipada de un doble yugo, económico y político, la idea socialista y el movimiento proletario la colocarán en el concierto de las naciones libres.” (DVI, [1909b] 1931: 224)

ahora “

Luego, Del Valle desarrolla estas mismas ideas en artículos posteriores, como el ci- tado anteriormente, escrito el 25 de mayo de 1910 y titulado “De la Revolución al Centenario”: “Una nueva soberanía sustituyó en el Río de la Plata al gobierno de la metrópoli: nada podía ésta por ley histórica ante la necesidad de la expansión social

41 Del Valle cita esta frase del Acta de Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

58 Marina Becerra

de la factoría, nacida por ley económica” (DVI, [1910a] 1931: 235). Entonces son las condiciones de la vida material las que explican incluso las guerras civiles entre uni- tarios y federales, entre la campaña y la ciudad, entre la Confederación y la provincia de Buenos Aires. Por ello, estas luchas

resultados, más que de tendencias y principios políticos, de

la extensión y naturaleza del territorio, de la distancia entre los centros

de población, de lo reducido de ésta, de la homogeneidad étnica, de la técnica industrial, del predominio de la ganadería sobre la agricultura, de la apropiación de las tierras libres, de la clausura de los ríos, del monopolio aduanero del puerto de la metrópoli que reemplaza al mono- polio de Cádiz, la metrópoli española, de la percepción de sus derechos de importación y exportación por una sola ciudad, con perjuicio de los intereses generales.” (DVI, [1910a] 1931: 236-237)

fueron “

En esta dirección, Del Valle divide la historia posterior a la independencia en tres grandes momentos históricos, los tres vinculados “al desarrollo de la vida material de este país” (DVI, [1910a] 1931: 237). En primer término, el proceso de la organización nacional, condicionado por los elementos arriba señalados. Luego, el momento histó- rico de los gobiernos constitucionales, que, según el socialista, estuvo orientado por las primeras corrientes inmigratorias, la colonización, el progreso de la agricultura, las vías férreas, los adelantos de la navegación y la mayor disponibilidad de la tierra y de su fácil adquisición. Por último, la hora actual, representada por un aumento notable de las riquezas naturales, la concentración de la propiedad territorial en un reducido número de privilegiados, así como también

“el nacimiento y progresivo desarrollo de un industrialismo artificioso, una de cuyas consecuencias ha sido la implantación del sistema protec- cionista y la expropiación del trabajo por la triple acción del torniquete impositivo, la supervalía y del papel moneda, y por último, la densidad de la población, extranjera en cantidad considerable, en algunas ciu- dades y su escasez en la mayor parte del inmenso territorio.” (DVI, [1910a] 1931: 237)

Por estas razones, Del Valle caracteriza los tiempos del Centenario por “un escaso sentido moral en la esfera política que coincide con el de la esfera privada, ambas concéntricas, al punto de que el juego, placa reveladora de nuestros males, convertido está en institución pública, en fin, con una mórbida restauración nacionalista por todo idealismo” (DVI, [1910a] 1931: 237). Esta visión desencantada, que luego Del Valle ahondará con la idea de “crisis moral” antes citada, se va agudizando durante toda la década de 1910, no sólo por

Marxismo y feminismo

59

su mirada a los acontecimientos nacionales 42 sino también por los impactos de la Primera Guerra Mundial. Esta “mórbida restauración nacionalista” 43 define su pre- sente, con una clase dirigente que no cumple la Constitución, que el partido socialista rescata como un texto fundacional y adscribe respetuosamente a su denominación como Carta Fundamental de la República. Aquí, Del Valle hace alusión al libro que publicaba Rojas en los años del Centenario, titulado precisamente La restauración nacionalista, el cual responde a la crisis moral por la que atravesaba el país con la creación del mito de la regeneración argentina. En su libro, Ricardo Rojas reformula la antinomia sarmientina “civilización y barbarie”, con la oposición que define como propia del Centenario: “indianismo y exotismo”. Así, la nueva contradicción, armada por aquellos nacionalistas entre lo “importado” y lo “raigal” supone la subordinación necesaria de las culturas inmigrantes en una nueva cultura nacional. De este modo, se puede interpretar esta amarga referencia de Del Valle como un contrapunto significa- tivo de las tendencias de la época frente a la mencionada “crisis moral”. Por un lado, encontramos una vía reaccionaria, representada por los nacionalistas “telúricos” del Centenario, que rescata la tradición española y revaloriza al gaucho frente al nuevo fantasma –el inmigrante–. Por otra parte, y como sugería anteriormente, aparece una vía que podríamos llamar libertaria, donde se inscribiría Del Valle, que rescata la tra- dición hispánica y al gaucho, pero por la razón opuesta: por el “espíritu de libertad”, tanto del pueblo español que había luchado en 1808 contra los ejércitos de Napo- león, así como el del gaucho –personaje propio de las pampas argentinas– “noble por temperamento”. Asimismo, la crítica de Del Valle a la clase dirigente se vincula con la superpo- sición de las esferas política y privada: la política ha sido colonizada por los intereses privados, mezquinos, de una clase. Para el socialista, es allí, en esa superposición, donde reside la profunda crisis moral. Por ello, sostiene que para el buen funciona- miento de la democracia, es preciso desanudar la cosa pública de los intereses priva- dos. En este desencanto, Del Valle vuelve la mirada a la “minoría revolucionaria” que en 1810 “abrió brecha en el régimen monopolista y despótico de los reyes de España, para que el Pueblo, protagonista de la Historia, penetrara por ella y conquistara la independencia económica y la libertad política” (DVI, [1910a] 1931: 237). Aquí apa- rece nuevamente el pueblo como sujeto de la historia. Y ahora, en el centenario de la Revolución, el partido socialista continúa esta obra, puesto que es “revolucionario en

42 Cabe señalar que en Argentina, como en Europa, en la primera década del siglo XX, las posturas crí- ticas al patriotismo nacionalista afirmado en la exclusión de lo diferente, fueron cada vez más débiles. Como el cosmopolitismo, otras ideas de “nación” fueron borradas en el Centenario, ante la fuerza que cobraba la concepción cultural esencialista de la nación, basada en la exclusión y la homogeneidad, en una realidad móvil, cambiante y heterogénea (Bertoni, 2001).

43 Para Ricardo Rojas, autor del libro cuyo título parodia aquí Del Valle, la mixtura de los heterogéneos elementos que componían el paisaje del momento sólo podría darse a través de una educación basada en la historia.

60

Marina Becerra

Marxismo y feminismo

61

la

ulterioridad de sus propósitos, encarna las aspiraciones de las multitudes proletarias

–sacudidas por un ideal de justicia social que las empujará al combate redentor una vez que hayan preparado, pacientemente, los elementos que la democracia pone en sus manos para obtener su libertad integral por acción de sí mismas–” (DVI, [1910a] 1931: 238). Como señalaba anteriormente, es allí donde Del Valle construye la tradición del partido socialista, en esa continuación de las luchas de las otrora “muchedumbres ar- gentinas”, que serían luego “multitudes proletarias”. Las “muchedumbres argentinas” eran objeto de atención, en el mismo momento, por uno de los hombres ilustres de la clase dirigente del Centenario, José María Ramos Mejía, aunque con diferente matiz.

Por el contrario, y en consonancia con su rescate del “espíritu revolucionario” del gaucho, Del Valle descubre en estas multitudes argentinas la potencia inmanente –“por acción de sí mismas”, nos dice– que las llevará a obtener su “libertad integral”. Es posible que Del Valle, desde los claroscuros de su particular interpretación del marxismo, colocara la cuestión cultural como centro de sus preocupaciones y como aspecto fundamental en la construcción del socialismo.

En otra de las coincidencias de Del Valle con intelectuales de la elite ilustrada, en am- bos casos hay un reconocimiento de las multitudes como sujeto político, aún cuando Ramos Mejía valoriza negativamente a las multitudes argentinas del Centenario por el espíritu mercantil que las caracteriza, según el autor, en ese momento histórico. Cabe señalar que en vísperas del Centenario, el nuevo nacionalismo precisaba de políticas estatales homogeneizantes que viabilizaran la asimilación del inmigrante, antes que su exclusión, con vistas a conformar la ciudadanía y fortalecer la comuni- dad nacional, amenazada internamente por la agudización de los conflictos sociales,

y externamente, por las disputas entre los Estados. Sin embargo, lejos de ver este

proceso estatal de nacionalización de las masas como una operación lineal, es preciso incluir las resistencias y negociaciones que estuvieron presentes, pues se trata de una construcción hegemónica. 44 En este sentido, las nuevas formulaciones, como las que planteará Ramos Mejía al frente del Consejo Nacional de Educación, se podrían inter- pretar como algunos de los signos que fueron necesarios para neutralizar o incorporar las voces que pudieran plantear resistencias. Así, bajo su gestión, la anterior oposición entre nativos e inmigrantes tiende a ser disuelta a la zaga de una cohesión nacional que tiene prioridad por sobre cualquier polarización. 45

44 Ver Becerra (2003). Allí analicé la relación entre el avance estatal en el proceso de producción hegemó- nica en el momento de sistematización de la educación básica y los desplazamientos de las estrategias político-educativas de los primeros socialistas.

45 En este punto, como señala Halperin Donghi (1998a), aunque Juan B. Justo diluyera la oposición criollos/inmigrantes, en otro antagonismo –la lucha de clases– se encuentra un elemento común con

la propuesta de Ramos Mejía, en el sentido de que ambas posiciones (la del regeneracionismo conser-

vador, como la del dirigente socialista) admiten la irrelevancia de la vieja distinción entre criollos y extranjeros frente a los nuevos dilemas que surgían en la sociedad argentina alrededor de 1910. Entre ellos, es postergado por décadas el antagonismo imaginado por Justo. Por otra parte, la reforma electo- ral de 1912 puede ser considerada como una concesión de la oligarquía a la nueva burguesía comercial

y agraria para atenuar los conflictos entre las clases propietarias y formar un acuerdo mínimo contra

la creciente combatividad obrera, representada principalmente por los anarquistas. Según Halperin Donghi: “El ciclo que se abre con el descubrimiento de los inmigrantes como perturbadores de una fe- liz armonía social y parece desembocar en el descubrimiento de una comunidad de intereses, que debe expresarse políticamente, entre esos inmigrantes y las clases populares criollas, víctimas ambos de la opresión política y la explotación económica, está destinado a no alcanzar establemente esta última

etapa. La razón es desde luego que –contra las previsiones de Justo– el conflicto entre unas clases po- pulares hegemonizadas por la obrera y unos sectores dominantes dirigidos por la alianza de las clases terratenientes y los emisarios de la economía metropolitana, no proporciona a comienzos del siglo XX –y todavía no proporcionará por décadas– el tema dominante a la vida política argentina” (Halperin Donghi, 1998a: 225).

204 Marina Becerra

de los derechos femeninos de Del Valle fueron retomados pocos años después de su desafuero del Senado y de su muerte, para sentar las bases de la primera ley de eman- cipación civil de la mujer, en el año 1926. En esta dirección, se puede interpretar que si bien Del Valle no ha podido resol- ver la tensión entre utopía y realidad en el marco de la modernización liberal argentina de las dos primeras décadas del siglo XX, sus sueños –audaces en lo referente a los derechos de las mujeres– han alentado otros, tendientes a cuestionar las relaciones de poder existentes entre los sexos. En otros términos, la difícil relación entre realidad y utopía que construye Del Valle en torno a la cuestión de los derechos femeninos pone de manifiesto la existencia de un socialismo original y avanzado, que se podría vincu- lar con la escasa tradición del liberalismo radicalizado en el Río de la Plata.

BiBLiOGRAFÍA

ADELMAN, Jeremy (2000) “El Partido Socialista Argentino”, en ZAIDA LOBATO, Mirta –compiladora– Nueva Historia Argentina, tomo V, Sudamericana, Buenos Aires.

ADORNO, Theodor (1969) “Educación después de Auschwitz”, en Educación para la emancipación, Morata, Madrid.

ADORNO, Theodor y HORKHEIMER, Max (1987) Dialéctica del Iluminismo, Sudamericana, Buenos Aires.

AGULHON, Maurice (1994) Historia Vagabunda. Etnología y política en la Francia contemporánea, Instituto Mora, México.

ALTAMIRANO, Carlos y SARLO, Beatriz (1993) Literatura/Sociedad, Edicial, Buenos Aires. (1997) “La Argentina del Centenario: campo intelectual, vida literaria y temas ideológi- cos”, en Ensayos argentinos. De Sarmiento a la vanguardia, Ariel, Buenos Aires.

ALVAREZ, Ana de Miguel (1994) “El conflicto clase/sexo - género en la tradición socialista”, en AMORÓS, Celia –coordinadora– Historia de la teoría feminista, Dirección General de la Mujer/Instituto de Investigaciones Feministas, Universidad Complutense de Madrid, Madrid.

AMUCHASTEGUI, Martha (2000) “El orden escolar y sus rituales”, en GVIRTZ, Silvina –compiladora– Textos para repensar el día a día escolar. Sobre cuerpos, vestuarios, espacios, lenguajes, ritos y mo- dos de convivencia en nuestra escuela, Santillana, Buenos Aires.

ANDERSON, Benedict (1993) Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalis- mo, FCE, Buenos Aires.

ANDREUCCI, Franco (1974) “La difusión y vulgarización del marxismo”, en Historia del marxismo, vol. 3, Bruguera, Barcelona.

206 Marina Becerra

ARICÓ, José (1994) “Marxismo latinoamericano”, en BOBBIO, Norberto y otros Diccionario de polí- tica, Siglo XXI, México. (1999) La Hipótesis de Justo. Escritos sobre el socialismo en América Latina, Sudameri- cana, Buenos Aires.

BAKHTIN, Mikhail (1999) A cultura popular na Idade Média e No Renascimento: o contexto de Francois Rabelais, Edunb-Hucitec, Sao Paulo-Brasilia.

Marxismo y feminismo

207

BARTHES, Roland (1987) “El discurso de la historia”, en El susurro del lenguaje. Más allá de la palabra y la escritura, Paidós, Barcelona. (1970) “Sobre la teoría”, en Variaciones sobre la escritura, Paidós, Buenos Aires.

BECERRA, Marina

(2003) Socialismo, Estado y nación: un análisis de la producción de hegemonía educativa estatal en Argentina. Tesis de Maestría, FLACSO, Buenos Aires (mimeo en la Biblioteca

de FLACSO).

BARRANCOS, Dora (1990) Anarquismo, educación y costumbres en la Argentina de principios de siglo, Con- trapunto, Buenos Aires. (1991a) “Contracepcionalidad y aborto en la década de 1920: problema privado y cuestión pública”, Estudios Sociales, núm. 1, Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe. (1991b) Educación, cultura y trabajadores, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires. (1993) “La ‘extensión universitaria’: una raíz dormida de la Reforma”, en Pensamiento Universitario, Año 1, núm. 1, Buenos Aires, pp. 95-96. (1995a) “Historia suscinta del socialismo argentino (1880-1930)”, en ARNAIZ, M. Del

(2005a) “¿Fiestas patrias o fiestas socialistas? Rituales escolares e identidad socialista a principios del siglo XX”, en CAMARERO, Hernán y HERRERA, Carlos –editores– El Partido Socialista en Argentina. Sociedad, política e ideas a través de un siglo, Prometeo, Buenos Aires, pp. 97-120. (2005b) “Identidades políticas y hegemonía estatal en los orígenes del sistema educati- vo moderno en Argentina: una mirada a través de los debates socialistas”, en Memoria, conocimiento y utopía. Anuario de la Sociedad Mexicana de Historia de la Educación, Pomares, México, núm. 1, enero 2004-mayo 2005, pp. 114-136. (2006) “All you need is love. Ciudadanía, género y educación en los debates del primer socialismo argentino”, en Cadernos Pagu, Campinas-Sao Paulo, Núcleo de Estudios de Género-Pagu/UNICAMP, Brasil, núm. 27, julio-diciembre de 2006, pp. 373-400.

Carmen –compiladora– Movimientos sociales en la Argentina, Brasil y Chile, 1880-1930,

(2008): “Differenza sessuale, diritti delle donne e lotte socialiste in Argentina: le proposte

Biblos-Fundación Simón Rodríguez, Buenos Aires.

di

Enrique Del Valle Iberlucea (1877-1921)”, en Storia delle Donne, Dipartimento di Stu-

(1995b) “El proyecto de ‘extensión universitaria’ en la Argentina: el movimiento obrero en-

di

storici e geografici, Firenze University Press, Italia, numero 4, pp. 147-170.

tre 1909 y 1918”, en ARNAIZ, M. Del Carmen –compiladora– Movimientos sociales en la Argentina, Brasil y Chile, 1880-1930, Biblos-Fundación Simón Rodríguez, Buenos Aires. (1996) La escena iluminada. Ciencias para trabajadores (1890-1930), Plus Ultra, Buenos Aires. (1997) “Socialistas y suplementación de la educación pública: la Asociación Bibliotecas y Recreos Infantiles (1913-1930)”, en MORGADE, Graciela –compiladora– Mujeres en la educación. Género y docencia en la Argentina (1870-1930), Miño y Davila-IIECE, Buenos Aires.

(2009) “Voces masculinas y derechos femeninos en la Argentina de principios del siglo XX”, en Arenal. Revista de Historia de las Mujeres, Instituto de Estudios de la Mujer, Centro de Documentación Científica, Universidad de Granada, España, vol. 14, núm. 2 (julio-diciembre 2007). (en prensa): “Género y ciudadanía en la Argentina””, en Identidad Nacional: hacia la Argentina del Bicentenario. Reflexiones sobre el concepto de ciudadanía, Senado de la Nación, Buenos Aires. Primer Premio del Concurso Nacional de Ensayos José Hernández 2008, organizado por el Senado de la Nación y auspiciado por CONICET.

(2000) “La vida cotidiana”, en ZAIDA LOBATO, Mirta –compiladora– Nueva Historia Argentina. El progreso, la modernización y sus límites, tomo V, Sudamericana, Buenos Aires. (2004) “Debates sobre el sufragio en la Argentina.1890-1920”, en Debate Feminista, año

BENJAMIN, Walter (1996) La dialéctica en suspenso. Fragmentos sobre la historia, Arcis-Lom, Santiago de Chile.

15, vol. 29, pp. 293-329. (2006) “Problematic modernity: Gender, Sexuality and Reproduction in 20 th Century Ar- gentina”, en Journal of Women’s History, The Johns Hopkins University Press, Baltimore, summer, núm. 18.

BERNSTEIN, Eduard, BELFORT BAX, Ernest, KAUTSKY, Karl y RENNER, Karl. (1978) La Segunda Internacional y el problema nacional y colonial, Cuadernos de Pasado y Presente, Siglo XXI, México.

(2007a) Mujeres en la sociedad argentina. Una historia de cinco siglos, Sudamericana, Buenos Aires. (2007b) “El divorcio en cuestión. Imágenes de la prensa de gran circulación en torno de 1902”, en MADERO, Marta y GAYOL, Sandra –editoras– Formas de historia cultural, UNGS/Prometeo, Buenos Aires.

BERTONI, Lilia Ana (2001) Patriotas, cosmopolitas y nacionalistas. La construcción de la nacionalidad ar- gentina a fines del siglo XIX, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.

208 Marina Becerra

BORGES, Jorge Luis (1989) “El escritor argentino y la tradición”, en Obras Completas, Emecé Editores, Bue- nos Aires.

BOTANA, Natalio y GALLO, Ezequiel (1997) De la República posible a la República verdadera (1880-1910), Biblioteca del Pensamiento Argentino, Tomo III, Ariel, Buenos Aires.

CAMPIONE, Daniel (2005) “¿Partido revolucionario o partido de gobierno? La fundación del Partido Socialis- ta Internacional”, en CAMARERO, Hernán y HERRERA, Carlos –editores– El Partido Socialista en Argentina. Sociedad, política e ideas a través de un siglo, Prometeo, Buenos Aires, pp. 145-157.

CARLI, Sandra (1991) “Infancia y Sociedad: la mediación de las asociaciones, centros y sociedades po- pulares de educación”, en PUIGGRÓS, Adriana –directora– Sociedad Civil y Estado en los orígenes del sistema educativo argentino, Historia de la educación argentina, tomo II, Galerna, Buenos Aires.

CARUSO, Marcelo y DUSSEL, Inés (1999) La invención del aula. Una genealogía de las formas de enseñar, Santillana, Bue- nos Aires.

CARVALHO, José Murilo de (1997) La formación de las almas. El imaginario de la República en el Brasil, Universi- dad Nacional de Quilmes, Buenos Aires.

CERVANTES SAAVEDRA, Miguel de (2004) Don Quijote de la Mancha, edición del IV Centenario, Real Academia Española, Asociación de Academias de la Lengua Española, Madrid.

CHABOD, Federico (1997) La idea de nación, Fondo de Cultura Económica, México.

CHIARAMONTE, José Carlos (2004) Nación y Estado en Iberoamérica. El lenguaje político en tiempos de las indepen- dencias, Sudamericana, Buenos Aires.

CHIROLEU, Adriana (2000) “La Reforma Universitaria”, en FALCÓN, Ricardo –compilador– Nueva Historia Argentina. Democracia, conflicto social y renovación de ideas (1916-1930), Sudamerica- na, Buenos Aires.

Marxismo y feminismo

209

CHUST, Manuel (1999) La cuestión nacional americana en las Cortes de Cadiz (1810-1814), Centro Fran- cisco Tomás y Valiente UNED Alzira-Valencia Fundación Instituto Historia Social - Ins- tituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, Valencia.

CIBOTTI, Emma (2000) “Del habitante al ciudadano: la condición del inmigrante”, en ZAIDA LOBATO, Mirta –compiladora– El progreso, la modernización y sus límites (1880-1916), Sudame- ricana, Buenos Aires. Constitución de la Nación Argentina (1988), Senado de la Nación, Secretaría Parlamenta- ria, Dirección Publicaciones, Imprenta del Congreso de la Nación, Buenos Aires.

Constitución de la Nación Argentina (1994), Santillana, Buenos Aires.

CORBIÈRE, Emilio (1984) Orígenes del comunismo argentino (El Partido Socialista Internacional), CEAL, Buenos Aires. (1987) El marxismo de Enrique del Valle Iberlucea, CEAL, Buenos Aires.

CUNEO, Dardo (1997) Juan B. Justo y las luchas sociales en la Argentina, Solar, Buenos Aires.

DOTTI, Jorge (1990) Las vetas del texto. Una lectura filosófica de Alberdi, los positivistas, Juan B. Justo, Puntosur, Buenos Aires.

DROZ, Jacques –director– (1985) Historia general del socialismo, vol. 2, Destino, Barcelona.

DURKHEIM, Emile (1965) El Suicidio, Schapire, Buenos Aires. (1966) Lecciones de Sociología. Física de las costumbres y el derecho, Schapire, Buenos Aires. (1997) La división del Trabajo Social, Colofón S. A., México.

DUSSEL, Inés (1997) Curriculum, Humanismo y Democracia en la enseñanza media (1863-1920), CBC/ UBA-FLACSO, Buenos Aires. (2001) “¿Existió una pedagogía positivista? La formación de discursos pedagógicos en la segunda mitad del siglo XIX”, en CARUSO, Marcelo, DUSSEL, Inés, PINEAU, Pablo La escuela como máquina de educar. Tres escritos sobre un proyecto de la modernidad, Paidós, Buenos Aires.

ELÍAS, Norbert (1993) El proceso de la civilización, Fondo de Cultura Económica, Madrid.

210 Marina Becerra

FALCÓN, Ricardo (2000) “Militantes, intelectuales e ideas políticas”, en FALCÓN, Ricardo –compilador– Nueva Historia Argentina. Democracia, conflicto social y renovación de ideas (1916- 1930), Sudamericana, Buenos Aires.

GANDOLFO, Alberto (1991) “La expansión del sistema escolar argentino. Informe estadístico”, en PUIGGRÓS, Adriana –directora– Sociedad Civil y Estado en los orígenes del sistema educativo argen- tino, Historia de la Educación Argentina, Tomo II, Galerna, Buenos Aires.

GELI, Patricio (2003) Mirarse en la periferia. Imágenes de América Latina en la prensa socialista euro- pea en tiempos de la II Internacional. Tesis Doctoral, Universidad de Leiden, mimeo.

GELI, Patricio y PRISLEI, Leticia (1993) “Una estrategia socialista para el laberinto argentino. Apuntes sobre el pensamien- to político de Juan B. Justo”, en Entrepasados. Revista de Historia, año III, núm. 4-5, Buenos Aires.

GENOVESI, Alfredo (1972) Enrique del Valle Iberlucea y su contribución a las luchas sociales argentinas, Ediciones Delta, Buenos Aires.

GRACIANO, Osvaldo (2005) “Los proyectos científicos y las propuestas legislativas de los intelectuales socialis- tas para la renovación de la universidad argentina, 1918-1945”, en CAMARERO, Hernán y HERRERA, Carlos –editores– El Partido Socialista en Argentina. Sociedad, política e ideas a través de un siglo, Prometeo, Buenos Aires.

GRAMSCI, Antonio (1962) Notas sobre Maquiavelo, sobre política y sobre el Estado moderno, Lautaro, Bue- nos Aires. (1986) El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce, Juan Pablos Editor, México.

GINZBURG, Carlo (2000) Ojazos de madera. Nueve reflexiones sobre la distancia, Península, Barcelona.

GUY, Donna (1993) “Familias de clase baja, mujeres y el derecho: Argentina, siglo XIX”, en BA- RRANCOS, Dora –compiladora– Historia y Género, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires.

Marxismo y feminismo

211

HALPERIN DONGHI, Tulio (1998a) “1880: un nuevo clima de ideas”, en El espejo de la historia. Problemas argenti- nos y perspectivas latinoamericanas, Sudamericana, Buenos Aires. (1998b) “¿Para qué la inmigración? Ideología y política inmigratoria en la Argentina (1810-1914)”, en El espejo de la historia. Problemas argentinos y perspectivas latinoa- mericanas, Sudamericana, Buenos Aires. (2000) Vida y muerte de la República verdadera (1910-1930), Planeta/Ariel, Buenos Ai- res.

HILDEN, Patricia (1986) Working Women and Socialist Politics in France 1880-1914. A regional study, Clarendon Press, Oxford.

HOBSBAWM, Eric (1983) Marxismo e historia social, UAP, Puebla. (1984) “A invencao das Tradicoes”, en HOBSBAWM, Eric y RANGER, Terence A in- venção das tradições, Paz e Terra editora, Río de Janeiro. (1990) La era del Imperio 1875-1914, Labor, Barcelona. (1998) Naciones y nacionalismo desde 1780, Crítica, Barcelona. (2005) Historia del Siglo XX, Crítica, Barcelona.

JIMÉNEZ DE ASÚA, Luis (1942) Libertad de amar y derecho a morir, Losada, Buenos Aires.

KOHAN, Néstor (2000) De Ingenieros al Che. Ensayos sobre el marxismo argentino y latinoamericano, Biblos, Buenos Aires.

KOLAKOWSKY, Leszek (1980-1983) Las principales corrientes del marxismo, Alianza, Madrid.

LABRIOLA, Antonio [1902] (2004) Sobre el materialismo histórico. Socialismo y filosofía, Editorial Antídoto, Buenos Aires. [1897] (2004) “Décima carta a Sorel”, en Sobre el materialismo histórico. Socialismo y filosofía, Editorial Antídoto, Buenos Aires.

LAVRIN, Asunción (1995) Women, Feminism and Social Change in Argentina, Chile and Uruguay (1890- 1940), University of Nebraska Press, Lincoln-Londres.

LIONETTI, Lucía (2006) “La educación de las mujeres en América Latina: formadoras de ciudadanos”, en MORANT, Isabel –directora– y GOMEZ-FERRER, Guadalupe et al. –coordinadoras–

212 Marina Becerra

Historia de las Mujeres en España y América Latina. III. Del siglo XIX a los umbrales del XX, Cátedra, Madrid, pp. 849-869.

LOWY, Michael (1982) El marxismo en América Latina, ERA, México.

MARENGO, Roberto (1991) “Estructuración y consolidación del poder normalizador: el Consejo Nacional de Educación”, en PUIGGRÓS, Adriana –directora– Sociedad civil y Estado en los orígenes del sistema educativo argentino, Galerna, Buenos Aires.

MARIANETTI, Benito (1972) Enrique del Valle Iberlucea. Una honrada conducta frente a la revolución rusa, Ediciones Sílaba, Buenos Aires.

MARICHAL, Juan (1995) “‘Liberal’: su cambio semántico en el Cádiz de las Cortes”, en El secreto de Espa- ña. Ensayos de historia intelectual y política, Taurus, Madrid.

MARTÍNEZ ESTRADA, Ezequiel [1946] (2001) Sarmiento. Meditaciones sarmientinas. Los invariantes históricos en el Facundo, Beatriz Viterbo Editora, Rosario.

MASIELLO, Francine (1997) Entre civilización y barbarie. Mujeres, Nación y Cultura literaria en la Argentina moderna, Beatriz Viterbo Editora, Rosario.

MIRANDA, Marisa y VALLEJO, Gustavo (2005) “La eugenesia y sus espacios institucionales en Argentina”, en VALLEJO, Gus- tavo y MIRANDA, Marisa –compiladores– Darwinismo social y eugenesia en el mundo latino, Siglo XXI, Buenos Aires.

MORGADE, Graciela (1992) Quiénes fueron las primeras maestras, IICE, FFyL-UBA, Miño y Dávila, Buenos Aires.

MORENO ALONSO, Manuel (1989) La generación española de 1808, Alianza, Madrid.

MULLER, Detlef; RINGER, Fritz y SIMON, Brian . (1992) El desarrollo del sistema educativo moderno. Cambio estructural y reproducción social 1870-1920, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, España.

Marxismo y feminismo

213

NAVAILH, Francoise (1993) “El modelo soviético”, en DUBY, Georges y PERROT, Michelle Historia de las mujeres. El siglo XX. Guerras, entreguerras y posguerra, tomo 9, Taurus, Madrid.

NARI, Marcela (2000) “El feminismo frente a la cuestión de la mujer en las primeras décadas del siglo XX”, en SURIANO, Juan –compiladores– La cuestión social en Argentina 1870-1943, La Colmena, Buenos Aires. (2004) Políticas de maternidad y maternalismo político, Biblos, Buenos Aires.

OFFEN, Karen (1991) “Definir el feminismo: un análisis histórico comparativo”, en Historia Social, Uni- versidad de Valencia, núm. 9.

PAGGI, Leonardo (1980) “Intelectuales, teoría y partido en el marxismo de la Segunda Internacional. Aspectos y problemas”, en ADLER, Max El socialismo y los intelectuales, Siglo XXI, México.

PALMA, Héctor (2005) “Consideraciones historiográficas, epistemológicas y prácticas acerca de la euge- nesia”, en VALLEJO, Gustavo y MIRANDA, Marisa –compiladores– Darwinismo social y eugenesia en el mundo latino, Siglo XXI, Buenos Aires.

PAN, Luis (1956) Juan B. Justo y la fundación del Partido Socialista, La Vanguardia, Buenos Aires.

PARIS, Robert (1984) “Difusión y apropiación del marxismo en América Latina”, en Boletín de Estudios Lationamericanos y del Caribe, Amsterdam, núm. 36.

PATEMAN, Carole (1995) El contrato sexual, Anthropos, Barcelona.

PORTANTIERO, Juan Carlos (1999) Juan B. Justo, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.

PRADO, Gustavo (2008a) Rafael Altamira en América (1909-1910). Historia e Histografía del proyecto americanista de la Universidad de Oviedo, Consejo Superior de Investigaciones Cientí- ficas (CSIC), Madrid. (2008b) El grupo de Oviedo en la historiografía. Y la controvertida memoria del krau- soinstitucionismo asturiano, KRK ediciones, Oviedo.

214 Marina Becerra

PRIETO, Adolfo (2006) El discurso criollista en la formación de la Argentina moderna, Siglo XXI, Bue- nos Aires.

PRISLEI, Leticia (2000) “Los intelectuales y el socialismo: Juan B. Justo, el partido y el arte”, en Entrepa- sados. Revista de Historia, año IX, núm. 18-19, Buenos Aires.

PUIGGRÓS, Adriana (1996) Sujetos, disciplina y curriculum en los orígenes del sistema educativo argentino, Galerna, Buenos Aires.

RAMIREZ, Francisco y BOLI, John (1999) “La construcción política de la escolarización de masas”, en FERNÁNDEZ EN- GUITA, Mariano –editor– Sociología de la Educación, Ariel, Barcelona.

RATZER, José (1969) Los marxistas argentinos del 90, Ediciones Pasado y Presente, Córdoba.

REBÉRIOUX, Madelaine (1985) “El socialismo y la primera guerra mundial (1914-1918)”, en DROZ, Jacques –di- rector– Historia general del socialismo, vol. 2, Destino, Barcelona.

RODRÍGUEZ MOLAS, Ricardo (1984) Divorcio y familia tradicional, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires.

ROMERO, José Luis [1965] (1987) Las ideas en la Argentina del siglo XX, Biblioteca Actual, Buenos Aires. (1999) Las ideas políticas en Argentina, FCE, Buenos Aires.

ROMERO, Luis Alberto (1987) “Los sectores populares en las ciudades latinoamericanas del siglo XIX: la cues- tión de la identidad”, en Desarrollo Económico, núm. 106, vol. 27, julio-setiembre 1987, Buenos Aires.

SALESSI, Jorge (1995) Médicos maleantes y maricas. Higiene, criminología y homosexualidad en la construcción de la nación argentina. Buenos Aires: 1871-1914, Beatriz Viterbo Editora, Rosario.

SAPRIZA, Graciela (1996) “Mentiras y silencios: el aborto en el Uruguay del Novecientos”, en BARRÁN, José Pedro, CAETANO, Gerardo y PROZECANSKI, Teresa –compiladores– Historias de la vida privada en el Uruguay. II. El nacimiento de la intimidad, 1870-1900, Santillana, Montevideo.

Marxismo y feminismo

215

(2006) “La hora de la eugenesia: las feministas en la encrucijada”, en MORANT, Isabel –directora– Historia de las Mujeres en España y América Latina. III. Del siglo XIX a los umbrales del XX, Madrid, Cátedra, pp. 889-913.

SARLO, Beatriz (1998) La máquina cultural, Planeta, Buenos Aires.

SOLARI, Juan Antonio (1972) Enrique del Valle Iberlucea. Primer senador socialista de América, Editorial Ba- ses, Buenos Aires.

SOLER, Sebastián (1953) Derecho penal argentino, tomo III, Tipográfica Editora Argentina, Buenos Aires.

SOLER, Ricaurte (1968) El positivismo argentino, Paidós, Buenos Aires.

SPINOZA, Baruch [1677] (2003) Tratado Político, Quadrata Editorial, Buenos Aires.

SUAREZ, Federico (1982) Las Cortes de Cádiz, Ediciones Rialp, Madrid.

SURIANO, Juan (2001) Anarquistas. Cultura y política libertaria en Buenos Aires, 1890-1910, Manantial, Buenos Aires.

SVAMPA, Maristella (1994) El dilema argentino: civilización o barbarie. De Sarmiento al revisionismo pero- nista, Ediciones El Cielo por Asalto, Buenos Aires.

TARCUS, Horacio (2007a) Marx en la Argentina. Sus primeros lectores obreros, intelectuales y científicos, Siglo XXI, Buenos Aires. (2007b) Diccionario biográfico de la izquierda argentina. De los anarquistas a la “nueva izquierda”. 1870-1976, Emecé, Buenos Aires.

TEDESCO, Juan Carlos (1971) “Oligarquía, clase media y educación en Argentina (1900-1930)”, en Educación y Sociedad en la Argentina (1880-1945), Ediciones Solar, Buenos Äires. (1983) “Directivismo y espontaneísmo en los orígenes del sistema educativo argentino”, en Educación y Sociedad en la Argentina (1880-1945), Ediciones Solar, Buenos Aires. (1993) Educación y Sociedad en la Argentina (1880-1945), Ediciones Solar, Buenos Ai- res.

216 Marina Becerra

TERÁN, Oscar (1986) En busca de la ideología argentina, Catálogos, Buenos Aires. (2004) “Ideas e intelectuales en la Argentina, 1880-1980” en TERÁN, Oscar –coordi- nador– Ideas en el Siglo. Intelectuales y cultura en el siglo XX latinoamericano, Siglo Veintiuno, Buenos Aires.

THÉBAUD, Française (1993a) “Introducción”, en DUBY, Georges y PERROT, Michelle Historia de las mujeres. El siglo XX. Guerras, entreguerras y posguerra, tomo 9, Taurus, Madrid. (1993b) “La Primera Guerra Mundial: ¿la era de la mujer o el triunfo de la diferencia sexual?”, en DUBY, Georges y PERROT, Michelle Historia de las mujeres. El siglo XX. Guerras, entreguerras y posguerra, tomo 9, Taurus, Madrid.

TODOROV, Tzvetan (2003) Nosotros y los otros. Reflexión sobre la diversidad humana, Siglo XXI, México.

VAZEILLES, José (1967) Los Socialistas, Editorial Jorge Alvarez, Buenos Aires.

VIÑAS, David (1996) Literatura argentina y política, Sudamericana, Buenos Aires.

VOLOSHINOV, Valentin y BAKHTIN, Mikhail (1992) El marxismo y la filosofía del lenguaje, Alianza, Madrid.

WALTER, Richard (1977) The Socialist Party of Argentina, 1890-1930, The University of Texas at Austin.

WEINBERG, Gregorio (1984) Ley 1420, Debate parlamentario, tomos 1 y 2, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires.

WILLIAMS, Raymond (2000a) Palabras Clave, Nueva Visión, Buenos Aires. (2000b) Marxismo y Literatura, Península, Barcelona.

WOOLF, Virginia (1993) Un cuarto propio y otros ensayos, A-Z Editora, Buenos Aires.

YANNOULAS, Silvia (1993) La educación de la mujer educadora en la construcción de la educación nacional, Cuadernos de Textos núm. 4, Doctorado Conjunto FLACSO/UnB.

Marxismo y feminismo

217

ZAIDA LOBATO, Mirta (2000) “Entre la protección y la exclusión: discurso maternal y protección de la mujer obrera argentina 1890-1934”, en SURIANO, Juan –compilador– La cuestión social en Argentina 1870-1943, La Colmena, Buenos Aires.

ZIMMERMANN, Eduardo (1995) Los liberales reformistas. La cuestión social en la Argentina (1890-1916), Edito- rial Sudamericana/Universidad de San Andrés, Buenos Aires.

Fuentes documentales de enrique del Valle iberlucea

(1894) Discurso pronunciado el 12 de octubre de 1894 en la fiesta literaria celebrada por el Centro Juan Bautista Alberdi, manuscrito, s/ed. (disponible en el CEDINCI). (1901a) Derecho Político, Valerio Abeledo editor, Buenos Aires. (1901b) “Derecho Procesal Internacional”, en Revista Jurídica y de Ciencias Sociales, Publicación del Centro Jurídico y de Ciencias Sociales, Buenos Aires, Año XVIII, Tomo II, núm. 1, julio, agosto y setiembre de 1901, pp. 106-127 y 193-211. (1902a) El procedimiento judicial en el derecho internacional privado. Tesis Doctoral. Inédita (manuscrito), Buenos Aires, 10/06/1902 (disponible en la Biblioteca Nacional). [1902b] (1931) “El episcopado argentino y el divorcio”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. [1902c] (1919) “El divorcio. Sus fundamentos científicos”, en El divorcio y la Emancipa- ción civil de la mujer, Empresa Cultura y Civismo, Buenos Aires, pp. 153-207. (1902d) “La Raza y el medio”, en Revista Jurídica y de Ciencias Sociales, Publicación del Centro Jurídico y de Ciencias Sociales, Buenos Aires, Año XIX, Tomo II, núm. 1, julio de 1902, pp. 394-400. [1902e] (1931) “El proletariado argentino”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Ro- sario. [1902f] (1931) “La Ley de Residencia”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. (1903) Expulsión de Extranjeros, Edición de la Revista Jurídica y de Ciencias Sociales, Buenos Aries. [1903] (1907) Teoría materialista de la historia, Imp. Europea de M. A. Rosas, Buenos Aires. [1905a] (1931) “La autonomía de las Facultades”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. [1905b] (1931) “Laboremus”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. [1906] (1931) “La revolución de la cultura”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Ro- sario. [1907] (1931) “Las revoluciones de 1848 y 1871 en Francia (Las doctrinas socialistas)”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. (1908a) “Crítica y acción. Nuestro programa”, en Revista Socialista Internacional, Año 1, Tomo I, núm. 1, 15 de diciembre de 1908, Buenos Aires. [1908b] (1931) “La paz armada”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. (1908c) “Política Socialista”, en Revista Socialista Internacional, Año 1, Tomo I, núm. 3, Buenos Aires.

218 Marina Becerra

(1908d) “Ciencia y Educación. Extensión universitaria”, en Revista Socialista Internacio- nal, Año 1, Tomo I, núm. 1, 15 de diciembre de 1908, Buenos Aires. [1909a] (1931) “Industrialismo y socialismo en la Argentina”, en Justicia y Trabajo, edi- torial La Tierra, Rosario. [1909b] (1931) “Pasado y Presente”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. (1909c) “La Internacional”, en Revista Socialista Internacional, Tomo 2, Buenos Aires. (1909d) “Ciencia y Educación. Universidad obrera de La Plata”, en Revista Socialista Internacional, Tomo 2, Buenos Aires. [1910a] (1931) “De la Revolución al Centenario”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tie- rra, Rosario. [1910b] (1931) “La Iglesia y el Municipio”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. [1910c] (1931) “XI Congreso Socialista”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Ro- sario. [1911] (1931) “Civilización y barbarie”, en Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Ro- sario. (1912a) Los Diputados de Buenos Aires en las Cortes de Cádiz y el nuevo sistema de gobierno económico de América, Martín García editor, Buenos Aires. (1912b) Las Cortes de Cádiz. La Revolución de España y la Democracia de América, Martín García editor, Buenos Aires. (1912c) Evolución de la propiedad, s/ed. (1912d) “Extensión universitaria”, carta del 20 de mayo de 1912, en Humanidad Nueva, tomo 5, Buenos Aires, pp. 239-240. (1912e) “Extensión universitaria. La encuesta del Ateneo Popular”, en Humanidad Nue- va, tomo 5, Buenos Aires, pp. 386-388. (1913a) “El advenimiento de la democracia”, en Humanidad Nueva, Buenos Aires, Tomo 6, pp. 163-166. [1913b] (1914) “Una acusación de la mayoría conservadora. Discurso pronunciado en la sesión del 3 de Julio de 1913 impugnando una moción acusadora del senador Virasoro”, en Discursos Parlamentarios, F. Sampere y Cía. editores, Valencia. [1913c] (1914) “Nacionalismo e internacionalismo. Discurso pronunciado en la sesión preparatoria del 29 de Abril de 1913 en el Senado Nacional, al discutirse el diploma del orador”, en Discursos Parlamentarios, F. Sampere y Cía. editores, Valencia. [1913d] (1914) “El Socialismo y el Presupuesto. Discurso pronunciado en la sesión del 26 de Junio de 1913, para combatir una moción sobre la forma de votar el Presupuesto para el año 1913”, en Discursos Parlamentarios, F. Sampere y Cía. editores, Valencia. (1914a) “El esclavo y el mundo antiguo”, en Humanidad Nueva, Buenos Aires, Tomo 7, pp. 230-245. (1914b) Introducción a Miguel Lastarria, Colonias Orientales del Río Paraguay o de La Plata, Documentos para la Historia Argentina, Tomo III, Facultad de Filosofía y Letras, Buenos Aires, Compañía Sudamericana de Billetes de Banco. (1914c) La guerra europea y la política internacional. Lecciones sobre la historia de las relaciones internacionales de Europa en el siglo XIX, Talleres gráficos Riachuelo, Buenos Aires. (1914d) El presupuesto científico, Talleres gráficos Riachuelo, Buenos Aires.

Marxismo y feminismo

219

(1914e) Las Leyes de Excepción, Edición de La Vanguardia, Buenos Aires. [1914] (1931) El Socialismo Científico (Las objeciones de Ives Guyot), en Justicia y Tra- bajo, editorial La Tierra, Rosario. (1915a) “El Senado y las leyes de impuestos”, en Humanidad Nueva. Revista Socialista Internacional. Publicación racionalista de Sociología, arte, educación, socialismo e in- formación del movimiento obrero internacional, Tomo 8, Buenos Aires, pp. 149-166. (1915b) La crisis y el presupuesto, Martín García editor, Buenos Aires. (1915c) El fósforo blanco en la industria, edición de La Vanguardia, Buenos Aires. [1916a] (1917) “Los derechos de las naciones”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. [1916b] (1917) “La Internacional”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. [1916c] (1917) “La democracia y la paz”, en La Cuestión Internacional y el Partido So- cialista, Martín García editor, Buenos Aires. [1916d] (1917) “La esclavitud en Bélgica”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. [1916e] (1917) “La insinuación de Wilson”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. [1916f] (1917) “La organización jurídica internacional”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. [1916g] (1917) “Liebknecht”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Mar- tín García editor, Buenos Aires. (1916h) “El Partido Socialista y el momento histórico”, en Humanidad Nueva, Nueva. Revista Mensual. Órgano del “Ateneo Popular”, Año 1916, Tomo IX, Buenos Aires. (1917a) “Renuncia del Director de ‘La Vanguardia’”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917b) “La renuncia de los parlamentarios socialistas”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917c) “Los neutrales y la guerra”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917d) “La guerra submarina sin restricciones”, en La Cuestión Internacional y el Parti- do Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917e) “La Revolución de Rusia”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917f) “Serenidad”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917g) “La cuestión internacional”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917h) “La declaración del grupo parlamentario socialista”, en La Cuestión Internacio- nal y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917i) “Hablemos claro”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires. (1917j) “Ruptura de relaciones diplomáticas con Alemania: el caso Luxburg”, en La Cuestión Internacional y el Partido Socialista, Martín García editor, Buenos Aires.

220 Marina Becerra

[1917k] (1934) “Canto a la Revolución Rusa”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. (1918a) “El pensamiento francés y la Sociedad de las Naciones”, en Humanidad Nueva. Revista Mensual. Órgano del “Ateneo Popular”, tomo IX, julio y agosto de 1918, Año X, núm. 7 y 8, Buenos Aires. (1918b) El Censo y la Representación Parlamentaria, Talleres Gráficos Argentinos L. J. Rosso y Cía, Buenos Aires. (1919a) El divorcio y la Emancipación civil de la mujer, Empresa Cultura y Civismo, Buenos Aires. (1919b) La Amnistía, El derecho de reunión y las leyes antisociales, Federación de Aso- ciaciones Culturales, Buenos Aires. (1920a) “Proyecto de Código Penal en el Senado”, en Revista de Criminología, Psiquia- tría y Medicina Legal, tomo 7, Buenos Aires, pp. 29-101. [1920b] (1934) “La declaración de derechos de la República Rusa”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. (1920c) La doctrina socialista y los consejos obreros, editorial Adelante, Buenos Aires. (1920d) “Proyecto de Consejo Económico del Trabajo”, en La doctrina socialista y los consejos obreros, editorial Adelante, Buenos Aires. [1920e] (1934) “Fundamentos del proyecto de creación del Consejo. Diario de Sesiones del Senado, páginas 1107 y 1112”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. [1920f] (1934) “La Revolución triunfará”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. [1920g] (1934) “El seguro contra la desocupación en la Rusia soviética”, en La Revolu- ción Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. [1920h] (1934) “El Partido Socialista y la Tercera Internacional”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. (1920i) Protección industrial y explotación capitalista, Federación de Asociaciones Cul- turales, Buenos Aires. [1921a] (1934) “Una entrevista”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Ai- res. [1921b] (1934) “El Congreso de Bahía Blanca”, en La Revolución Rusa, editorial Clari- dad, Buenos Aires. [1921c] (1934) “Un proceso inicuo”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. [1921d] (1934) “La libertad de pensar. Mi desaforo”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. [1921e] (1934) “El último discurso”, en La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires. (1931) Justicia y Trabajo, editorial La Tierra, Rosario. (1934) La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires.

Periódicos y Revistas

Marxismo y feminismo

221

La Vanguardia La Internacional. Revista Socialista Vida Nueva Revista Socialista Internacional. Publicación mensual de exposición del socialismo cien- tífico, crítica social e información del movimiento obrero en ambos mundos Humanidad Nueva. Revista Socialista Internacional. Publicación racionalista de Socio- logía, arte, educación, socialismo e información del movimiento obrero internacional. Revista de Criminología, Psiquiatría y Medicina Legal Revista Jurídica y de Ciencias Sociales Revista Argentina y de Ciencias Políticas Revista de Educación. Órgano gremial del Magisterio de la Provincia de Buenos Aires

(1901-1904)

Otras fuentes

ALTAMIRA, Rafael (1909) Libreta de hojas de papel cuadriculado con notas manuscritas registrando las actividades de los seminarios correspondientes a su curso en la Universidad Nacional de La Plata, Segunda Reunión, 05-VIII-1909, en el Archivo Histórico de la Universidad de Oviedo, Fondo Rafael Altamira, en catalogación.

BEBEL, Augusto (1941) La Mujer, Editorial Problemas, Buenos Aires.

BUNGE, Alejandro [1940] (1984) Una nueva Argentina, Hyspamérica, Buenos Aires.

DICKMANN, Enrique (1949) Recuerdos de un militante socialista, Editorial Claridad, Buenos Aires.

GERCHUNOFF, Alberto (1921), Vida Nuestra. Publicación mensual israelita, Año V, núm. 2, Buenos Aires.

GONZÁLEZ, Joaquín V. [1921] (1936), Obras Completas, La Plata, Universidad, t. XXI, en HALPERIN DONGHI,

Tulio Vida y muerte de la República verdadera (1910-1930), Planeta/Ariel, Buenos Aires,

2000.

IGLESIAS, Pablo (1909) “El Partido Socialista en la Argentina” (carta de Pablo Iglesias a Del Valle Iberlu- cea), en Revista Socialista Internacional, Año 1909, Tomo II.

222 Marina Becerra

JUSTO, Juan B. (1947) Obras de Juan B. Justo, VI tomos, La Vanguardia, Buenos Aires.

MARENCO, Emilio [1921] “Nota de solicitud del desaforo del senador por la Capital, Dr. Enrique Del Valle Iberlucea”, en DEL VALLE IBERLUCEA, Enrique [1921c] (1934) La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires.

MUZZILLI, Carolina (1916) “El trabajo femenino”, en Boletín del Museo Social, Talleres Gráficos L. J. Rosso y Cía., Buenos Aires.

ODDONE, Jacinto (1934) Historia del socialismo argentino, Talleres Gráficos “La Vanguardia”, Buenos Ai- res.

REPETTO, Nicolás (1956 y 1957) Mi paso por la política, vol. 1 y 2, Santiago Rueda, Buenos Aires.

SÁNCHEZ VIAMONTE, Carlos (1934) “Prólogo” a DEL VALLE IBERLUCEA, Enrique La Revolución Rusa, editorial Claridad, Buenos Aires.

Breve noticia biográfica de enrique del Valle iberlucea

N ació en España en 1877. Al llegar a la Argentina, asistió al Colegio Nacional de la ciudad de Rosario. En 1902 se recibió de Doctor en Jurisprudencia en la Universidad de Buenos Aires con una tesis dirigida por Joaquín V. González

y Pedro Luro, en la cual proponía la igualdad civil de las mujeres y planteaba la nece- sidad de incluir el divorcio en el Código Civil. Ese mismo año se nacionalizó argenti- no, y se incorporó a las filas del partido socialista argentino, luego de pronunciar una conferencia a favor del divorcio en el Centro Socialista Femenino. En 1903 se doctoró en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA), mientras ejer- cía funciones como abogado y periodista. Dictó diversos seminarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires –cuyo cuerpo de profesores elevó en 1921 una carta a las autoridades pidiendo la expulsión de Del Valle “por anarquista” del histórico Colegio, luego de su adhesión a la revolución rusa y la Tercera Internacional-; en la Universi- dad Nacional de La Plata, y en la UBA. Desde 1906 editó la revista Vida Nueva y desde 1908, junto a Alicia Moreau, fundó y dirigió la Revista Socialista Internacional, que desde 1910 se publicó con el título de Humanidad Nueva como órgano del Ateneo Popular, sociedad de extensión universitaria que Del Valle fundara, nuevamente, junto a Alicia Moreau. Entre 1916 y 1917 dirigió también el periódico socialista La Vanguardia, mientras ejercía funcio- nes, desde el año 1913, como senador nacional por la Capital Federal, convirtiéndose así en el primer senador socialista de América. Las ideas sobre el divorcio que Del Valle defendía en 1902 como aliado de la causa femenina, fueron sistematizadas luego en el primer proyecto sobre los derechos civiles femeninos discutido en el Senado de la Nación: su proyecto de emancipación civil de la mujer (1918). Durante su gestión, presentó múltiples proyectos en defensa de los derechos de los trabajadores y de las mujeres. En 1921, poco antes de su muer- te, la mayoría conservadora y radical del Senado votó su desafuero por su adhesión incondicional a la Tercera Internacional.