Está en la página 1de 6

Razón y Revolución N°5, otoño de 1999.

Reedición electrónica
Dossier: Crisis
Pablo Rieznik: Un comentario sucinto y necesario

Por razones que tienen que ver con la lucha de clases, como lo señalamos en la editorial de
este número de Razón y Revolución, Pablo Rieznik, que se había comprometido a entregarnos
un texto de mayor alcance, no tuvo el tiempo necesario para cumplir como lo hubiera deseado.
No quiso, sin embargo, estar ausente y nos acercó este breve artículo en el que polemiza El
artículo de Rolando Astarita.. Es tradición de Razón... el ofrecer sus páginas para el debate.
Ese ofrecimiento está abierto a quien quiera aprovecharlo.
Pablo Rieznik es docente universitario y militante del partido obrero.

UN COMENTARIO SUSCINTO Y NECESARIO
Pablo Rieznik
El artículo de Rolando Astarita que se publica en este dossier amerita un suscinto
comentario sobre dos puntos relevantes. El primero, en relación con el marco conceptual
implícito en numerosos análisis, que Astarita tiene, en todo caso, la virtud de explicitar de un
modo casi brutal. El segundo en relación con un no demasiado sutil ejercicio de la provocación,
cuyo mecanismo es importante clarificar.

El capitalismo eterno
El trabajo de Astarita sobre la economía mundial pretende concluir en lo que denomina
una “perspectiva general de la crisis” que reside básicamente en lo siguiente: el capitalismo
tiene una salida, no existe lo que él mismo denomina “crisis permanente”. El planteo de que el
capitalismo ha agotado su función histórica está equivocado, los marxistas (Trotsky) que sobre
esta base caracterizaron que “la premisa de la revolución proletaria ha llegado hace mucho
tiempo al punto más alto que le sea dado alcanzar bajo el capitalismo” erraron el rumbo, etc.,
etc..
Ahora bien, ninguno de estos planteos tiene que ver con el análisis que Astarita hace de
la actual crisis de la economía capitalista mundial, que es totalmente irrelevante a la hora de
plantear tal “perspectiva general”. Podrían haber sido escritos antes, en el medio, o después de
esta misma crisis. De este modo, aunque el texto propone en su título “interpretar” la crisis
actual para derivar una “perspectiva” sobre la economía capitalista mundial, el trabajo se cierra
con una serie de afirmaciones fundadas en un pensamiento previo del autor totalmente ajeno a la

1

Y punto. por lo tanto. el marxismo)? Al convertir la revolución en una determinación puramente subjetiva y combatir el planteo de una crisis estructural del capital. Expuesto el problema en estos términos se trata de una tontería. está el bando de los que piensan que el capitalismo está en una “crisis permanente y sin salida” y los que piensan que. siguiendo en esto a los regulacionistas franceses. Sucede que. que es el que Astarita niega. ni permanente ni estructural ni final. Esta arbitrariedad metodológica está acompañada de un mecanicismo extremadamente vulgar que es lo que caracteriza a la conclusión del trabajo. Lo que Astarita niega es la esencia del planteamiento marxista que señala que con el imperialismo llegamos a la fase final o superior del capitalismo. al revés. reforzada además si se opta como Astarita por el segundo término de la supuesta alternativa. según Astarita. crecimiento y depresión de la economía (y caídas y ascensos de la tasa de ganancia). que se trata de una época de reacción en toda la línea. otoño de 1999. además. y atención. (pero) era conciente de que en la medida en que no 2 . que implica. Reedición electrónica Dossier: Crisis Pablo Rieznik: Un comentario sucinto y necesario materia misma de su análisis. Estos últimos –dice Astarita.. Marx. De otra manera. que son el ABC del marxismo sobre la tendencia a la catástrofe de la sociedad capitalista. Este no es el problema. no significan que ésta se encuentra en una “crisis estructural”. sólo en este sentido. deseo o voluntad.compartían la “noción de que debería llegarse a una etapa última de aletargamiento de la producción capitalista”.Razón y Revolución N°5.. para clarificar las cosas. como puro subjetivismo (que es lo que supera el socialismo científico. de catástrofes económicas y convulsiones sociales. “sin salida”. las crisis son “episódicas y con salida”. ¿cuál sería entonces su significado?. En este sentido. no está ni estará en crisis. de guerras y revoluciones. Astarita pelea contra molinos de viento si por “crisis permanente” supone que se trata de una anulación del funcionamiento cíclico del capital. es totalmente falso que “no exista una crisis final del capitalismo a menos que los trabajadores lo acaben revolucionariamente. Si estos planteos. es decir. ¿porqué sería necesaria la revolución socialista sino como mera utopía. Astarita identifica “crisis permanente” con “crisis estructural” del capitalismo y niega ambas: la sociedad burguesa no estuvo. Así. tenía un “enfoque dinámico” porque “pensaba que la caída de la tasa de ganancia estaba en los fundamentos de las crisis (periódicas) . Por esto llega a afirmar que la teoría sobre la decadencia de la capitalismo no es de Marx sino de Ricardo y Keynes (podría haber agregado a Schumpeter). A la cual logra la proeza de convertirla en una suerte de interpretación de la vida eterna del propio capital. Si los trabajadores no toman el poder las tendencias catastróficas no se atenúan y la crisis estructural conduce a la barbarie social. de una época en que el capitalismo alcanza los límites de su misión histórica y que plantea la célebre alternativa de socialismo o barbarie. en cambio. tomando el poder e instalando su propio poder”. Astarita niega lo esencial de la doctrina de Marx.

en el desarrollo histórico del propio capital. por lo tanto. de la plusvalía. el capital lograría recuperar la tasa de ganancia y relanzar la producción. entonces. no es sinónimo de un pasaje automático a un orden social superior aunque sí es su condición necesaria? El significado fundamental de la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia se le ha escapado a Astarita. El capitalismo es una sistema económico y social que se agota a través de la manifestación de las leyes de su propio desarrollo: tiende al colapso por el funcionamiento de su leyes vitales. que ya existía con anterioridad a su propia obra. El capital desarrolla las fuerzas productivas no como un fin en sí mismo. Ricardo y Schumpeter y algunos discípulos de Keynes. que desentraña la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. al punto tal que la ha convertido en lo contrario de lo que era para Marx. que es lo que ha sucedido en el capitalismo desarrollado”. El fin y el medio son contradictorios en una dirección y en un sentido preciso: el límite del capital es el propio capital. a su modo.Razón y Revolución N°5. que es lo mismo que decir que tiende a descomponerse y agotarse. Un enigma que no podía resolverse sin presentar de un modo adecuado la producción de plusvalía y su límite histórico insalvable. es decir. con un mayor aporte del capital constante. de máquinas y mecanismos automáticos y eficientes. Pero esta es la misma razón por la cual el propio desarrollo de las fuerzas productivas tiende a eliminar. Reedición electrónica Dossier: Crisis Pablo Rieznik: Un comentario sucinto y necesario triunfara la revolución socialista. ¡Qué bárbaro! La ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia era para Marx la ley fundamental de la economía política. otoño de 1999. ¿Importa aclarar que la tendencia absoluta del capitalismo a la desintegración. para apoderarse de franjas crecientes del mercado. a la catástrofe. Los capitalistas compiten entre sí apelando al mayor rendimiento del trabajo. Astarita nos dice que la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia es lo que permite comprender la “dinámica de largo plazo de la economía capitalista”. Esto último es lo que intuyeron. Es el enigma. en lugar de esto y al contrario de esto. sobre su incapacidad para desarrollar las fuerzas productivas “ad eternum”. 3 . Un medio. al trabajo humano como factor directo de la producción y. No para explicar apenas el funcionamiento cíclico del capitalismo sino para fundar su teoría sobre la tendencia al colapso del capital. sino como un medio. entonces. Marx no criticó esta intuición de la economía política. En lugar de ser la explicación rigurosa sobre el carácter históricamente condicionado del capitalismo. del mismo modo que un metabolismo biológico marcha a su fin por los mecanismos propios de su vida plena. para incrementar su apropiación de la plusvalía. sino que afirmó que era el “enigma” en torno al cual giraba toda la ciencia económica.

casi literal. (el lector puede comparar esta carencia con el análisis de la crisis mundial en el mismo número de la revista En Defensa del Marxismo a la que hace referencia Astarita).Razón y Revolución N°5.. Es la razón por la cual calificamos de pobre al propio artículo: carece de conclusiones sobre lo que analiza. etc. la revolución real y posible. sobre las implicancias referidas a la restauración capitalista en la ex URSS. La caracterización objetiva de Astarita niega. la búsqueda de una “estrategia revolucionaria”. es contrarrevolucionaria. otoño de 1999. por lo tanto. En este sentido. por carencia de argumentos y hasta de insania mental”. es un eufemismo. Oviedo lo habría acusado de estar embarcado en una “cruzada contra el socialismo” en su puro afán (el de Oviedo) de detectar “contrarrevolucionarios” a la manera del stalinismo. Astarita es un espíritu más elevado: él mismo no se rebaja a denigrar a Oviedo (esto lo hacen sus “compañeros”). y asiduo autor de diversos trabajos en la revista En Defensa del Marxismo. Reedición electrónica Dossier: Crisis Pablo Rieznik: Un comentario sucinto y necesario El capitalismo se transforma de este modo en un ave fénix que resurge “dinámicamente” luego de cada crisis. que toma la forma de una extensa nota de pie de página. una quijotada o una quimera. a quien desde su propio ombligo plumeril juzga como una víctima inevitable de la “sumisión a determinados climas intelectuales que imponen lógicas de pensamiento que superan a los mismos protagonistas” (habla del Partido Obrero al que por supuesto no nombra). es el ABC.juzgan como un “caso extremo de nerviosismo. En estas condiciones. “de mentes muy entrenadas en una lógica demostrativa de larga y triste memoria en la izquierda”. dirigente del PO. sobre sus consecuencias económicas y políticas en el escenario mundial. si no han sido creadas desde hace mucho tiempo las condiciones sociales y económicas para su sustitución por nuevas relaciones de producción. Insistimos. Stalinismo encubierto de antiestalinismo Es exáctamente en este punto. Nos referimos al “broche final” del trabajo. Algo que “algunos compañeros” –Astarita dixit. salvo tal o cual “aspecto” de la crisis. como pretende la última frase del texto que comentamos. Si las relaciones de producción no constituyen una traba para el desarrollo de las fuerzas productivas. utilizando deliberadamente el adjetivo contrarrevolucionario. entonces no estamos en una época de revolución social y la revolución socialista es un deseo del pensamiento. etc. es decir. Nada dice sobre la naturaleza histórica de esta crisis. La nota de marras es formalmente una condena a Luis Oviedo. que pasamos a desmenuzar el mecanismo de provocación política presente el texto de Astarita. dirigida contra el PARTIDO OBRERO. Según Astarita. Tarea ciclópea: Astarita nos informa que “el desafío que tenemos por 4 .

. renegado. en un lugar de un hospital psiquiátrico plantea un taller de “reeducación”. Para resolver la situación. etc. Astarita. Lenin y tutti quanti se habrían perdido por el uso de adjetivos tales como filisteo. Burrada uno: el socialismo no es una “forma de cultura” sino el movimiento real de lucha por el derrocamiento del capital. ¿No es este el “metodo de discusión” típico del stalinismo? Astarita. Lo que hay en En Defensa del Marxismo es un análisis de los planteos de Astarita. a volver de su adhesión pasada al trotskismo. conforme esta concepción. ya extraviado. Conforme esta apreciación. él mismo –o sus amigos. a volver a pensar que el capitalismo tiene siempre salida.. argumentos referidos a una cantidad de planteos superficiales. transformó. nos referimos al planteamiento de Marx). a volver al socialismo utópico. Pero Astarita no debate ni esclarece nada porque plantea de entrada un requisito supuestamente moralizante y pseudoético: hay palabras o calificativos que no deben ser usados. otoño de 1999. Una pavada monumental que se viene extendiendo entre algunos “socialistas” mal o bien intencionados. al socialismo en una “forma de cultura” “opuesta a la que impera en los medios filo-stalinistas” lo cual constituye una burrada conceptual por partida doble pero que se ajusta perfectamente al modus vivendi de su labor intelectual. en cuyo caso procederían como un Astarita cualquiera. un curso sobre protocolo y palabras malas o agresivas. con citas. insania mental. tiene todo el derecho a pensar lo que le venga en gana. en definitiva. traidor. incorporando el primero y excluyendo las segundas. además. a creer que vuelve a Marx.. También tiene el derecho a la 5 . la destrucción de su estado y la imposición de la dictadura del proletariado (claro está. El expediente apenas sirve para justificar la petulante tarea que se autoasigna Astarita de “reeducar a los Oviedos”. para decir lo menos. sobre la caracterización de la URSS y el proceso político actual de la restauración capitalista. de tal modo que. Es sinónimo de burocracia contrarrevolucionaria y de la carencia de cualquier cultura. en una nota de pie de página. contrarrevolucionario. etc.Razón y Revolución N°5. etc. Reedición electrónica Dossier: Crisis Pablo Rieznik: Un comentario sucinto y necesario delante es reeducar a todos los Oviedos que todavía abundan en la izquierda. polémicas. Segunda burrada: el stalinismo tampoco es una forma de cultura. etc. En lugar de discutir. Todo lo cual debería seguramente ser rastreado. Marx. O sea.califican: Oviedo debe padecer una patología psicológica –nerviosismo extremo. Lo cierto es que ni Oviedo ni En Defensa del Marxismo plantearon que Astarita “debe ser un contrarrevolucionario” porque no concuerda con el PO o con EDM. para detectar el origen del autoritarismo y la degeneración del marxismo y el bolchevismo. explicándoles que el socialismo es una forma de cultura opuesta a la que impera en los medios filo-stalinistas”. encontremos el rumbo supuestamente perdido del socialismo.

Nosotros a responderle. otoño de 1999.Razón y Revolución N°5. Reedición electrónica Dossier: Crisis Pablo Rieznik: Un comentario sucinto y necesario provocación. 6 .