Está en la página 1de 3

Movimientos Socio Ambientales

El proceso de neo-liberalización ha generado nuevas geografías de la inversión minera, y de
los diez países del mundo que han sido objetos favorecidos de la inversión minera entre
1990 y 2001, cuatro de ellos se encuentran en América Latina (Bridge, 2005).
La inversión minera en Perú se quintuplicó duran te los 1990, y según Bridge (2005: 418)
Perú y Chile (junto con Indonesia) han sido los países donde la neo liberalización ha tenido
mayor impacto en atraer nuevas inversiones mineras. Tales datos no parecen sugerir
que la inversión minera está encontrando mayor fricción más bien sugiere una relativa
ausencia, o por lo menos debilidad crónica, de los movimientos socio- ambientales frente a
estos flujos de capital. Sin embargo, apoyar a los movimientos y activistas socio-ambientales y
promover sus vínculos con activistas del Norteamérica,
Europa y Australia sigue siendo una de las apuestas principales de redes transnacionales
quienes trabajan el tema de las industrias extractivas. Las organizaciones del Norte han
enfocado gran parte de su trabajo en el apoyo a los movimientos y organizaciones sociales
locales y nacionales quienes resisten las formas en que se está dando la inversión en las
industrias extractivas. Estas formas de resistencia van desde un rechazo abierto y completo de
la minería hasta un intento de presionar para que se den formas de actividad minera que
permiten no solo acumulación de capital, sino también un desarrollo local y nacional que
genera beneficios para un espectro amplio de la sociedad, que asegura que las funciones
básicas del medio ambiente se mantengan íntegras, y que – a la larga – ayudan a construir
instituciones a través de las cuales las diferencias de opinión y los conflictos puedan ser
manejados.

Movimientos políticos En los conflictos mineros el Estado peruano supone muchos actores. Sus diversas instancias y agencias. lejos de comportarse bajo un principio ordenado .

en el mantenimiento del orden público y. por un lado. para lo que está dispuesto a mediar y a proporcionar información. . busca lograr el consentimiento de la población y su conformidad. acciones y propósitos y exhiben un marcado contraste entre sus funciones reconocidas en la Constitución y los reclamos de las comunidades locales frente a su comportamiento en el desarrollo de los conflictos.de subsidiaridad. En general. la preocupación central del Estado frente a los conflictos mineros parece enfocarse. pero poco dispuesto a un diálogo que suponga la posibilidad de que un proyecto minero no llegue a ejecutarse. por el otro. más que la represión. muestran diversas estrategias. en evitar que las protestas desalienten la inversión minera. Para ello.