Está en la página 1de 2

       ¿POR QUÉ NO PODEMOS ACEPTAR LA ACTUAL VISIÓN DEL SIDA INFECCIOSO?

Los siguientes tipos de argumentos avalan el rechazo de las asociaciones que suscriben, (participantes en este 
Foro Social Mundial de Madrid 2010), al actual punto de vista del sida infeccioso.

1­ Razones de índole científica, referentes a la teoría del VIH­Sida en sí misma.
La inmunodeficiencia, sea congénita o adquirida, no es algo nuevo, sus causas se conocen desde décadas antes 
de que se creara la palabra Sida. La primera causa indiscutible de inmunodeficiencia adquirida actualmente en 
el mundo, la que más muertes causa por inmunodeficiencia en individuos de todas las edades, es decir, la 
primera causa mundial de Sida hoy en día, sigue siendo la desnutrición, el hambre.
No existen, por otro lado, referencias científicas en ningún lado de trabajos científicos que solos o en conjunto 
demuestren el carácter infeccioso del sida, (Kary Mullis, Nobel de Química), al tiempo que existen toda una 
serie de hechos, que atañen a aspectos científicos claves, ignorados por el público. El prestigioso biólogo 
molecular  Peter  Duesberg, uno de los máximos expertos mundiales  en el campo de los retrovirus,  lleva 
planteando el carácter no infeccioso del sida desde el año 1987, argumentándolo con todo tipo de datos. La 
epidemiología del sida no corresponde con la de ninguna epidemia infecciosa, (Gordon Stewart, epidemiólogo, 
Glasgow).
Ahora   bien,   a   pesar   de   demostrar   el   carácter   no   infeccioso   del   sida,  Duesberg  aceptaba   que  Gallo­
Montagnier habían conseguido aislar un retrovirus en los enfermos de sida, (aunque el aislamiento fuese muy 
indirecto),   y   un   test   de   detección.   Pero   este   punto,   la   existencia   del   VIH   y   la   fiabilidad   del   test,   se   ha 
desmoronado finalmente también tras la polémica entre Peter Duesberg (el virus VIH existe, aunque no cause 
el sida) y la biofísica australiana  Eleni Papadopulos­Eleopulos, (El VIH ni siquiera existe, al no haberse 
encontrado ninguna evidencia de su existencia como tal virus), pues por extraño que parezca  nunca se ha 
identificado ningún VIH como partícula estable independiente en el plasma o sangre frescos, sin cultivar, de 
ningún ser humano, con o sin sida. 
La teoría del virus del sida no tiene validez científica, por lo que todos los diagnósticos, pronósticos y 
tratamientos que en ella se basan tampoco la tienen.

2­  Razones referentes a cómo se impuso a la sociedad la teoría del virus del Sida:
La  difusión   de  la   idea del  Sida infeccioso  en  la sociedad  norteamericana  no tuvo  nada que  ver   con   una 
investigación seria sino con imprudencia, alarmismo y prejuicios homófobos y sexistas. Cuando se examinan 
las declaraciones sobre el particular contenidas en las publicaciones de instituciones sanitarias americanas de 
esa época, las razones aducidas eran así de objetivas: “Debe ser infeccioso porque son homosexuales”, “tiene 
que ser infeccioso porque tienen muchas relaciones sexuales”, “debe ser infeccioso porque es un problema  
nuevo,…, porque aparece en grupos nuevos de la población”, etc.
En  cuanto  al proceso que dio lugar al anuncio del descubrimiento  de virus por las autoridades  sanitarias 
americanas, fue de lo más simple:  nada de estudios ni publicaciones previas en los medios científicos, se 
convocó una gran rueda de prensa  en  Washington, el 23 de abril de 1984,  y en ella se proclamó que el 
científico americano  Robert Gallo, (de aquella alto funcionario de los servicios americanos de salud en el 
Instituto Nacional del Cáncer y presente en la rueda de prensa), “había descubierto el virus y aportado la  
prueba de que el tal virus,­ más tarde conocido como VIH­ era la causa probable del sida”. Pero nada de lo 
que allí se dijo resultó ser al final cierto. Por lo que respecta a Montagnier, (a quien Gallo robó el supuesto 
virus), como se aclara más adelante, hoy sabemos que ni siquiera había aislado un nuevo retrovirus. 
Al público general se le hace creer que mientras que los científicos que discrepan son una minoría, “la gran 
mayoría de los científicos comparte el modelo VIH”, cuando la gran mayoría no han oído hablar siquiera de 
los planteamientos que discrepan. Un ejemplo significativo que lo muestra todo es lo acontecido en el famoso 
“Juicio por la sangre contaminada de Götingen”, Alemania, en 1995­97. En este juicio el virólogo Stefan 
Lanka  solicitó al tribunal que encontrara un solo científico que compareciera y aportara pruebas de que el 
virus VIH existía y era la causa del Sida y lo declarara bajo juramento. No sólo nadie compareció sino que los 
medios de comunicación nos ocultaron algo que debería haber destacado en la primera página de todos los 
periódicos.
La Hipótesis VIH­Sida se gestó  a espaldas de la comunidad científica, se impuso mediante un claro 
abuso de autoridad y se ha mantenido hasta ahora por medios que no tienen nada que ver con la ciencia, 
1
como son la censura, las coacciones u otras formas de intimidación. En realidad, los métodos coercitivos 
y la censura son las únicas razones que explican porqué una peregrina teoría sin la menor base científica 
se ha mantenido vigente durante 25 años. 

3­ Razones de utilidad pública léase salud pública:
¿Qué podemos decir acerca de la utilidad de esta visión del virus? ¿Hay algún beneficio para la población 
desde el punto de vista sanitario? La respuesta es no, no hay beneficio sanitario, ¿Dónde está acaso la vacuna? 
¿Dónde el tratamiento eficaz? A millones de personas en el mundo, muchos miles en España, se les ha venido 
comunicando que están infectados por un virus letal, en base al resultado de unos tests que nunca han sido 
validados o autentificados con la propia identificación del virus. El resultado a efectos prácticos es que a la 
intoxicación psíquica causada por diagnósticos y pronósticos infundados, que hunden a muchas personas y les 
crean todo tipo de complicaciones en su vida, se añade la intoxicación física provocada por un innecesario y 
tóxico tratamiento. 
Estamos ante una teoría sin base científica, impuesta mediante medios ilícitos, que no sólo es inútil sino 
que daña gravemente la salud y la vida de miles de personas.

4­ Razones de índole social:
La visión del virus del sida crea pánico innecesario en la población, marginación social y xenofobia, 
envenenando las relaciones humanas más íntimas y vulnerando derechos elementales de las personas

5­   Razones de carácter ético­legal:
El sida sienta un peligrosísimo precedente, aceptarlo supone dar por buena la violación de la ética y 
normas más elementales que deben regir la actuación de investigadores, autoridades sanitarias, profesionales 
de la información, de la salud, compañías farmacéuticas, etc. ¿Qué deparará el futuro si se acepta todo este 
conjunto de sucias prácticas en un terreno tan sensible como el de la salud?

6­ Razones de tipo humanitario.
El   punto   de   vista   del   Sida   infeccioso  oculta   la   que   sin   ningún   género   de   dudas   constituye   hoy   día   la 
principal causa de muertes por inmunodeficiencia adquirida en el mundo, la desnutrición, el hambre, 
resultado   de   la   pobreza   y   de   las   desiguales   políticas   económicas.   El   Sida   también   sirve   para   ocultar   los 
problemas reales y como cobertura para oscuras políticas de control de población.

7­ Razones de índole económica.
Una visión sin base científica, impuesta mediante métodos ajenos a la ciencia, inútil, violadora de la 
ética y normas más elementales, violadora de derechos, perniciosa para la humanidad y que cuesta a los 
estados muchos cientos de millones de euros al año, para sufragar tratamientos inútiles, perjudiciales y 
caros. 

Los   beneficios   sociales,   económicos,   sanitarios   y  de   todo  tipo  que   obtendría  la   población 
mundial con la abolición de la actual política sanitaria mundial con respecto al sida hacen 
imperiosa la toma de conciencia de su necesidad, es por ello que pedimos a todo el mundo, en 
particular a los participantes de este Foro Social Mundial, su difusión.

ARIS, (Asociación para el Replanteamiento Integral de la Salud)
Asociación Seres+
SAS, (Asociación Superando el Sida­red social internacional)
                                                                                                                           Madrid, enero de 2010           
                                                                                                                   
Más información: www.replantearsida.blogspot.com
                             www.superandoelsida.ning.com