Concepción, 6 de Mayo de 2015

Frente al Proceso de elecciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción,
como Frente de Estudiantes Ernesto Guevara declaramos lo siguiente:
1. El contexto político nacional está signado por la decadencia. La profundización de la actual
crisis del régimen político se manifiesta en su incapacidad de dirigir la sociedad, y sobre
todo, en la pérdida de todo nexo significativo con ésta. Dicha profundización se ha
acentuado durante el último tiempo, debido a los numerosos escándalos que se han hecho
públicos y que no han venido sino a evidenciar la podredumbre sobre la cual se asienta el
sistema de dominación del bloque burgués en el poder: el robo, el saqueo, la corrupción y
la explotación que hoy se nos presentan como “irregularidades” no son sino la base del
actual sistema. Lo caracterizan en su forma regular. Sin embargo, lo relevante del actual
contexto, es que nuestro pueblo ha fijado una línea de demarcación clara. Es una línea de
desprecio moral: por un lado, el régimen político podrido y desvencijado; por el otro, los
trabajadores, un pueblo entero. Un pueblo que debe prepararse para asumir las riendas
del país.
2. Es deber de las organizaciones revolucionarias tomar posición. Frente a la actual disyuntiva,
creemos necesario pasar a la ofensiva. Levantando la unidad como herramienta política
fundamental, nos planteamos como principal objetivo para el período la constitución de un
movimiento político social; un movimiento Amplio de Unidad impulsado desde los más
diversos espacios de organización del pueblo y los trabajadores. Un movimiento amplio que
sea capaz de llevar adelante decididamente y sin vacilaciones la lucha por nuestras
demandas más urgentes; que nos garantice la efectiva conquista de éstas a través de la
acción y la movilización.
3. Como Frente de Estudiantes Ernesto Guevara asumimos nuestro deber. Frente a las
elecciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción, decidimos
disputar la conducción de dicho espacio de organización estudiantil, con el propósito de
colocar a la Universidad al servicio de nuestro pueblo y de su lucha. Impulsamos
resueltamente por medio de la Lista “Una Sola Lucha” un programa clasista y
revolucionario, apostando a la acción y la movilización para la conquista de nuestras
demandas. Saludamos fraternalmente a cada uno de los compañeros y compañeras que nos
apoyaron durante las elecciones, quienes dieron su respaldo a nuestro programa de lucha
por una educación gratuita, igualitaria y universal; de empoderamiento a los estudiantes,
funcionarios y docentes en la Universidad; de fin al Lucro; de una Universidad para todos
los jóvenes de la región; de una Universidad abierta a Nuestra América. En fin, saludamos a
quienes, como nosotros, creen que el momento exige imperiosamente que los estudiantes
seamos una más de las fuerzas que luchan por la revolución, que rompamos la burbuja
universitaria y nos sumemos activamente a las luchas de nuestro pueblo.
4. El desafío es a redoblar los esfuerzos para seguir trabajando y construyendo. Sin
oportunismo, sin vacilaciones, sin conservadurismo. Con ofensividad y confianza en el
pueblo y su propia fuerza, seguiremos disputando al reformismo y a los partidos del régimen
cada espacio de organización. Seguiremos luchando por hacer de nuestra Universidad un
referente moral e intelectual de la patria. Saludamos a los compañeros de Juventud

Rebelde Miguel Enríquez, quienes impulsaron la Lista B a la vocalía de informaciones “Por
una vida digna para todos y todas” y a los compañeros de Juventud Guevarista, quienes
pusieron sus esfuerzos a disposición de posicionar la opción revolucionaria en las pasadas
elecciones, con el objetivo de estrechar nuestros lazos como organizaciones revolucionarias
en la acción concreta.
5. En estos momentos se desarrolla la segunda vuelta de las elecciones de la federación de
estudiantes de nuestra casa de estudios, que enfrenta por una parte al gremialismo,
movimiento de carácter históricamente contrarrevolucionario y a quienes vemos como la
más fiel representación de la podredumbre del régimen político corrupto y su miseria
ideológica en nuestra Universidad, y por otra parte al reformismo, quienes de alguna u otra
forma buscan sumarse al régimen caduco, alejándose de la mayoría. Quienes estando fuera
del régimen, pretenden presionar y “radicalizar” las pautas impuestas desde arriba, y
apelando a una difusa “unidad de la izquierda” buscan conducir nuevamente la federación
sin objetivos políticos claros, sin clasismo, sin perspectiva revolucionaria. Nosotros
tomamos posición por la Unidad verdadera, la que se constituye en torno a las demandas
más urgentes del pueblo, las más reales. No vemos en el reformismo una alternativa eficaz
para poner nuestra Universidad al Servicio del pueblo y la clase Trabajadora. No hacerle el
juego a la derecha dirán algunos, pero son quienes se niegan a golpear al régimen y a
movilizar decididamente para la conquista de nuestras demandas quienes ayudan a las
fuerzas reaccionarias.
6. Por último, hacemos un llamado a movilizarnos activamente en todo Chile este 21 de mayo,
¡Que se vayan todos!, es el requisito para asegurar salud, vivienda y educación de carácter
gratuito, igualitario y universal para todos los chilenos, para nacionalizar las industrias
estratégicas del país, sus recursos naturales y al sector financiero; para sustituir el aparato
armado del Estado por un auténtico ejército del pueblo; en suma, para que gobiernen los
trabajadores.

¡UNA SOLA LUCHA CONTRA LOS TRAIDORES!
¡PARA QUE GOBIERNEN LOS TRABAJADORES!

POR UNA NUEVA UNIVERSIDAD,
POR UNA NUEVA SOCIEDAD
¡A CAMBIARLO TODO!