Está en la página 1de 7

MEDICIÓN (I)

OBJETIVOS

Los objetivos de esta Unidad Didáctica son dar a conocer la forma en que se realizan las mediciones encaminadas a determinar la exposición de los trabajadores a los contaminantes químicos presentes en su puesto de trabajo. Conocer las dos variables a medir:

La concentración del contaminante. El tiempo de exposición. Identificar la forma en que se presentan los contaminantes químicos. Analizar los diferentes procedimientos de medida que se agrupan en dos grandes bloques:

Procedimientos de lectura directa. Procedimientos de toma de muestras. Además, se ofrece al alumno la pauta de actuación para llevar a cabo la estrategia de muestreo más adecuada. Identificar las técnicas analíticas usadas por los laboratorios. En esta unidad didáctica se desarrollaran los procedimientos de lectura directa, dejando los de toma de muestra para la siguiente.

DESARROLLO

  • 1. Medición de la exposición

Son muchos los procesos industriales en los que se manejan agentes químicos, en consecuencia, numerosos trabajadores se encuentran expuestos a la presencia de estos contaminantes en su puesto de trabajo.

Algunos trabajadores están expuestos a concentraciones importantes durante toda su jornada. Otros soportan altas concentraciones sólo durante determinadas actividades. Aunque la mayoría se exponen en menor grado, también éstos pueden ver su salud afectada.

Para valorar las diferentes situaciones, es necesario cuantificar el riesgo ocasionado por la presencia de los contaminantes químicos, mediante la medición de:

La concentración del contaminante.

 

El tiempo de exposición.

La concentración del contaminante.

La

valoración

de

la

concentración

de

los

contaminantes

presentes

en

el

puesto

de

trabajo

no

es

una

tarea

facil,

requiere

procedimientos

de medida

de cierta

complejidad.

Cuando un trabajador

maneja

un

determinado preparado, puede darse el caso de que cada una de las sustancias

que lo

componen requiera de un procedimiento de medida diferente, lo que complica significativamente la medición.

El tiempo de exposición. Es más sencillo de obtener. En muchos casos, será la totalidad de la jornada. En otros casos, el estudio de los procesos de trabajo permitirá obtener los tiempos de exposición a los diferentes productos que el trabajador utiliza a lo largo de su jornada. Incluso, la medición directa de estos tiempos no debe plantear mayor dificultad.

componen requiera de un procedimiento de medida diferente, lo que complica significativamente la medición. El tiempo

Medición de la exposición

  • 2. Forma en que se presentan los contaminantes químicos

Para poder llevar a cabo las mediciones necesarias para valorar la exposición del trabajador a los contaminantes químicos, es necesario conocer la forma en que éstos pueden presentarse en el ambiente de trabajo.

Los contaminantes químicos pueden encontrarse presentes en el ambiente de trabajo en cualquiera de los estados de agregación de la materia.

Estado gaseoso

Gases.

Vapores.

Estado sólido

Partículas.

-

Polvos.

-

Humos.

Fibras.

Estado líquido

Nieblas.

2.1.

Gases

Se denominan gases a las sustancias químicas que se presentan en forma gaseosa a la presión y temperatura ambiente. Son gases:

Monóxido de carbono

Ozono

Cloro

Dióxido de azufre

2.2.

Vapores

Se denomina vapor a la fase gaseosa de una sustancia química que es líquida a la presión y temperatura ambiente. Los vapores aparecen en la atmósfera de trabajo como consecuencia de la evaporación de un contaminante líquido. Ejemplos:

Vapores de acetona.

Vapores de gasolina.

Vapores de tricloroetíleno.

Vapores de alcohol isopropílico.

2.3.

Partículas

Las partículas son sólidos finamente divididos, en suspensión en el aire, cuyo origen puede ser un proceso:

Mecánico.

Térmico.

 

2.3.1.

Polvos

Las partículas se llaman polvos cuando se generan de forma mecánica. Como ejemplo están los polvos que se generan en:

Canteras.

Aserrado de madera.

Procesos de lijado.

Fabricación de cemento.

 

2.3.2.

Humos

Las partículas se llaman humos cuando tienen origen térmico. Como ejemplo se tienen los humos procedentes de:

Combustión de motores térmicos.

Soldadura.

Incendios.

  • 2.4. Fibras

Las fibras son una variedad de partículas en las que predomina una dimensión frente las otras dos. Así, diremos que se trata de una fibra cuando su longitud es superior a tres veces su diámetro. Son fibras:

El amianto.

La fibra de vidrio.

2.5. Nieblas

Las

nieblas

están

formadas

por

una

suspensión

de

pequeñas

gotitas

de

contaminantes líquidos procedentes de procesos de atomización o pulverización. Son

nieblas las que se forman como consecuencia de:

Proyección de pintura.

Fumigación de plaguicidas.

3.

Procedimientos de medida

Los procedimientos de medida pueden clasificarse atendiendo a diferentes aspectos. De acuerdo con la duración de la medición, éstas pueden ser:

Mediciones puntuales.

Mediciones promedio.

Atendiendo a la localización de la medición, éstas se clasifican en:

Mediciones personales.

Mediciones ambientales.

Atendiendo al procedimiento de medida, éstas pueden agruparse en dos grandes bloques:

Procedimientos de lectura directa.

Procedimientos de toma de muestras.

4.

Procedimientos de lectura directa

Los procedimientos de lectura directa permiten determinar las concentraciones ambientales mediante instrumentos que facilitan los datos puntuales de modo inmediato, sin que sea necesario esperar los resultados de ningún tratamiento posterior. Frente a la ventaja de su rapidez en la obtención de los resultados, tienen el inconveniente de proporcionar una menor precisión y la posibilidad de introducir errores por interferencias con otras sustancias. Los procedimientos de lectura directa pueden clasificarse como sigue:

Medición de gases y vapores

Tubos colorimétricos.

Monitores.

Medición de aerosoles

Instrumentos ópticos.

Instrumentos eléctricos.

 

4.1.

 

Los tubos colorimétricos consisten en un tubo de vidrio que contiene en su interior un reactivo que cambia de color al reaccionar con los contaminantes que se quieren medir.

El aire contaminado circula a través del reactivo forzado por una bomba manual, aunque también existe la posibilidad de utilizar bombas accionadas eléctricamente. Sobre una escala graduada impresa en el tubo de vidrio, puede leerse la concentración del contaminante, indicada por la longitud de la zona que ha cambiado de color al paso de un determinado volumen de aire contaminado.

Los tubos colorimétricos se utilizan ampliamente debido a su fácil manejo, bajo costo y posibilidad de valorar un numero relativamente amplio de contaminantes. Entre sus usos destacan las determinaciones en los casos siguientes:

Entrada de espacios confinados.

 

Detección de focos de contaminación.

Identificación de posibles contaminantes.

Mediciones puntuales.

Estimación del nivel de contaminación.

No

obstante

sus

ventajas,

los

tubos

colorimétricos

presentan

importantes

limitaciones:

 

Alteraciones en el reactivo debidas a la presencia de otros contaminantes distintos

al que se intenta valorar. Baja fiabilidad.

No existencia, en todos los casos, de tubo adecuado para el contaminante que se desea medir.

4.2.

Los monitores son equipos que permiten la medición inmediata de la concentración de un contaminante determinado, con gran precisión. Estos equipos constan de un sensor, que genera una señal eléctrica proporcional a la concentración del contaminante específico para el que están diseñados.

Existen diferentes sensores cuyo funcionamiento está basado en efectos físicos, químicos, electromagnéticos, etc. La señal eléctrica generada permite, mediante los circuitos electrónicos asociados, obtener la lectura correspondiente a la concentración del contaminante sobre una pantalla digital.

Solamente existen monitores para un número reducido de contaminantes, entre los que se pueden citar:

Monóxido de carbono.

Dióxido de azufre.

Óxidos de nitrógeno.

Óxidos de azufre.

Hidrocarburos.

Ozono

Fosfogeno.

Cloro.

Amoníaco.

Sulfuro de bidrógeno.

Existen monitores disponibles para uno o cuatro gases, cuyos sensores se pueden intercambiar para ampliar las posibilidades de medida con un solo equipo. Algunos de estos monitores se utilizan como detector de bajo nivel de oxígeno y alarma para el trabajador que debe abandonar la zona. También se utilizan como explosímetros.

El uso de monitores está ampliamente extendido en las instalaciones de redes de detección, utilizando las señales de salida de estos equipos para activar alarmas o poner en funcionamiento sistemas automáticos de extracción, cuando se superan los límites previamente establecidos.

RESUMEN

Para valorar las diferentes situaciones, es necesario cuantificar el riesgo ocasionado por la presencia de los contaminantes químicos, mediante la medición de:

 

La concentración del contaminante.

El tiempo de exposición.

Para poder llevar a cabo las mediciones necesarias para valorar la exposición del trabajador a los contaminantes químicos, es necesario conocer la forma en que estos pueden presentarse en el ambiente de trabajo:

Estado gaseoso

 
 

Gases.

Vapores.

Estado sólido

 

Partículas.

 

-

Polvos.

-

Humos.

 

Fibras.

Estado líquido

 

Nieblas.

Los procedimientos de medida pueden clasificarse en dos grandes bloques:

 

Procedimientos de lectura directa.

Procedimientos de toma de muestras.

Los tubos colorimétricos consisten en un tubo de vidrio que contiene en su interior un reactivo que cambia de color al reaccionar con los contaminantes que se quieren medir.

Los monitores son equipos que permiten la medición inmediata de la concentración de un contaminante determinado, con gran precisión. Estos equipos constan de un sensor, que genera una señal eléctrica proporcional a la concentración del contaminante específico para el que están diseñados.