Está en la página 1de 11

Título Nivel 6º E.P.

Jesús en Medio de nosotros Nº Reunión 1

Objetivo Punto básico

Recordar a los niños lo más importante de lo que El oratorio es un encuentro con Jesús a través de
aprendieron el año pasado en el oratorio. su Palabra, donde él está en medio de nosotros.

1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio


2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén .
5.- Escuchamos la Palabra de Dios (Mt 18,20)
Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
6.- Oración del corazón:
Fijémonos en la vela que nos recuerda la presencia de Jesús en medio de nosotros que creemos en él y nos
reunimos en su nombre.
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)

- Vamos a repasar qué nos ha dicho la Palabra de Dios de hoy. Es muy sencilla y nos recuerda a los
cristianos que cuando estamos dos o más reunidos en su nombre, él está con nosotros.
- Por eso, sabiendo que Jesús está en medio de nosotros vamos a hablarle y escucharle. Vamos a
hablarle de nuestros problemas, de lo que nos pone triste y lo que nos pone alegres.
- Vamos a poner en medio de nosotros a Jesús. Ahora Jesús va a venir a visitarnos y por eso
tenemos que tener mucho respeto. Nos vamos a poner de rodillas para recibir a Jesús que se
pondrá en medio de los que estamos reunidos en su nombre.
- Después de recibir a Jesús en silencio nos vamos a volver a sentar en nuestras sillas y vamos a
hacer silencio. Nos vamos a sentar bien, con la espalda recta, vamos a poner los brazos apoyados
en las piernas y vamos a cerrar los ojos.
- Vamos, al ritmo de la respiración, a ir repitiendo: “Jesús entra en mi corazón”. Lo vamos a ir
repitiendo varias veces con los ojos cerrados y con un profundo silencio en señal de respeto y
recogimiento porque Jesús está en medio de nosotros.
- Y vamos a escuchar de nuevo esta Palabra suya: “Porque donde están dos o tres reunidos en mi
nombre, allí estoy yo en medio de ellos”.
- En un profundo silencio, sabiendo que Jesús está en medio de nosotros vamos a mirarlo y a decirle
todo aquello que llevamos en nuestro corazón: vamos a pedirle lo que queramos, a darle gracias,…
- Y cuando cada uno quiera va a hacer su petición o su acción de gracias, de la siguiente manera:
vamos a mirar a Jesús y se lo vamos a decir a él directamente. Todos los demás escuchamos y
seguimos en un silencio muy atento, con mucho respeto por la presencia de Jesús en medio de
nosotros. Lo podemos hacer así: Jesús, yo te doy gracias por… o bien, Jesús, yo te pido por…
- Nunca olvidemos que cuando nos reunimos dos o más para rezar, para leer su Palabra, para hablar
de él, Jesús está en medio de nosotros.
- Nos vamos a despedir de Jesús poniéndonos de nuevo de rodillas.
- Hacemos la reserva del Santísimo y volvemos a ponerlo en el sagrario.
8.- Oración final
Jesús, quédate siempre en medio de nosotros, porque cuando tú estás en medio, entonces nosotros
podemos vivir unidos a ti y unidos a nuestros hermanos. Ayúdanos a hacerte presente siempre en el
centro de todo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.
9.- Salir del Oratorio
Título Nivel 6º E.P.
Padre Nuestro Nº Reunión 2

Objetivo Punto básico


Descubrir el Padre Nuestro como la oración principal Padre Nuestro es una oración que nos hace hablar
de los cristianos que no la enseñó el propio Jesús. con Dios y sentirnos como hermanos.

1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio


2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén.
5.- Escuchamos la Palabra de Dios (Mt 6, 7-15)
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Al orar, no habléis mucho, como los gentiles, que se figuran
que por su palabrería van a ser escuchados. No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que
necesitáis antes de pedírselo. Vosotros, pues, orad así:
“Padre nuestro que estás en los cielos,
santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino;
hágase tu Voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
Perdona nuestras ofensas
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden
No nos dejes caer en la tentación
Y líbranos del mal”.
6.- Oración del corazón: Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)
- Los discípulos preguntan a Jesús que les enseñe a hablar con Dios nuestro padre. Y Jesús les enseña esta
oración tan importante para nosotros como es el Padre Nuestro.
- Lo primero que dice esta oración es Padre Nuestro, no mío. Ya que Dios es padre de todos, es un padre
que nos quiere y que nos ama todos y por lo tanto nosotros tenemos que vivir como verdaderos hijos de un
mismo Padre, es decir como hermanos.
- Santificado sea tu nombre: Tenemos que hacer que todos los demás al vernos, hablen bien de Dios, que
santifique su nombre. Que nuestra vida muestre el amor y la santidad de Dios. Y esto lo conseguimos si
nosotros, con nuestra vida somos capaces de amar a los demás, hacer el bien por ellos, ponernos siempre en
el último lugar.
- Otra de las cosas que le pedimos a Dios en el Padre Nuestro es que se haga su voluntad. Nosotros
siempre tenemos pensado lo que nos gusta hacer de mayores, qué nos gustaría ser,… pero tenemos que
pedirle a Jesús que no se haga lo que nosotros queremos, sino lo que quiere. Eso es lo que le pasó a Samuel
y a otros muchos como también Claret. Él quería ser tejedor y sin embargo Dios le pidió que fuera
Misionero.
- En silencio vamos a pedirle al Señor que no se cumpla nuestra voluntad sino lo que él quiera para nosotros.
Le vamos a repetir en nuestro corazón la frase que le repitió la Virgen María: “Hágase en mi lo que tú
quieras”
8.- Oración final
“Padre nuestro que estás en los cielos,
santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino;
hágase tu Voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
Perdona nuestras ofensas
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden
No nos dejes caer en la tentación
Y líbranos del mal”.
9.- Salir del Oratorio
Título Nivel 6º E.P.
Invocación al Espíritu Santo Nº Reunión 3

Objetivo Punto básico


Dejarse alcanzar por el Espíritu Santo, Amor y Dios concede el Espíritu Santo a todos aquellos
Bendición del Padre y estimular la confianza y que se lo pidan de corazón y es el que nos da
relación con él por la oración incesante. la fuerza para parecernos a Jesús.
1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio
2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén.
5.- Escuchamos la Palabra de Dios (Lc 11, 9-13)
“Yo os digo: Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe;
el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre hay entre vosotros que, si su hijo le pide un
pez, en lugar de un pez le da una culebra; o, si pide un huevo, le da un escorpión? Si, pues, vosotros,
siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu
Santo a los que se lo pidan!”
6.- Oración del corazón:
Vamos a repetir la frase: Vuestro Padre Dios, les dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan.
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)
- Les preguntamos de qué se han enterado, y entre todos vamos explicando lo que el Evangelio nos
ha dicho.
- Un padre siempre da lo mejor para sus hijos, nunca le da algo malo. Pues si nosotros que somos
malos (esto significa que no somos tan buenos como Dios) sabemos dar cosas buenas a las
personas a las que queremos, cuanto más Dios nos dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo
pidan.
- El Señor, hoy les va a dar el Espíritu Santo a los que le verdad estén interesados y a los que se lo
pidan de corazón.
- El Espíritu Santo es el que nos va a ayudar a ser buenos cristianos, buenos seguidores de Jesús.
- ¿Por qué te gustaría hoy que el Espíritu Santo viniera hoy a tu corazón? (Para ser mejor, para
amar más a Jesús, para portarme mejor con mis padres, cuando ayudo a los demás niños,…)
- Dios nos va a mandar el Espíritu Santo que es quien nos va a ayudar, a los niños que de verdad se
lo pidan de corazón.
- Por eso ahora vamos a sentarnos bien, cerrar los ojos y vamos a pedirle en nuestro corazón:
“Señor, envíame tu Espíritu Santo”. Y lo pide durante varias veces.
- Después en voz alta quién quiera puede decir: Señor, te pide el Espíritu Santo para… y el motivo
por el que quiere que venga el Espíritu Santo.
- También vamos a acordarnos de alguno de nuestros seres queridos y vamos a pensar en algo que
ellos estén necesitando. En silencio le vamos a pedir a Jesús que envíe el Espíritu Santo para esa
persona y que lo envíe para que le de aquello que más necesita.
8.- Oración final
9.- Salir del Oratorio
Envíanos, Señor, tu Espíritu Santo. Que nos ayude a ser cada día un poco mejor y a poder anunciarte
como Padre bueno. Que tu Espíritu, Señor, ayude a todos los que lo necesitan. Por Jesucristo Nuestro
Señor. Amen
Título Nivel 6º E.P.
El Sí de María Nº Reunión 4

Objetivo Punto básico


Reconocer en María, la primera discípula de su Hijo María dice Si al plan que Dios tiene pensado
Jesús, dispuesta siempre a cumplir la Voluntad de sobre ella. Y gracias a ese Sí, surge la nueva
Dios. vida en Dios.
1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio
2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén .
5.- Escuchamos la Palabra de Dios (Lc 1, 26-37)
Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven
que se llamaba María. Y entrando, le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”. Ella se asustó
porque no sabía qué significaba eso. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia delante
de Dios; vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús”. María respondió al ángel: “¿Cómo será
esto, si no estoy casada?”. El ángel le respondió: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo
te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira,
también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que
llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios.” Dijo María: “He aquí la esclava del Señor;
hágase en mí según tu palabra.” Y el ángel dejándola se fue.
6.- Oración del corazón: “Aquí está la esclava del Señor; hágase e mí según tu Palabra”
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)
- Repasamos entre todos la Palabra que acabamos de escuchar. ¿Qué le dice el ángel a María?
Alégrate: María tiene que alegrarse porque el Señor se ha fijado en ella para hacer algo muy
grande, ser la madre de Jesús.
- Pero María se asusta, no comprende nada, no sabe cómo puede ser la madre de Jesús si aún no
está casada con José.
- ¿Qué ejemplo le pone el ángel a María para decirle que para Dios no hay nada que sea imposible?
- María, al final de todo, aunque con miedo y sin entender demasiado, le dice al ángel que ella está
dispuesta a hacer lo que el Señor le pide: “Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu
Palabra”.
- ¿Vosotros creéis que hoy Dios sigue llamando a personas como María que estén dispuesta a
dejarlo todo, a fiarse del Señor para la misión que él les pide?
- Pues Jesús sigue llamando a muchas personas para que hagan lo mismo que hizo María, dar Jesús
al mundo. Pero nosotros debemos darlo de manera espiritual, llevar Jesús a los demás.
- Por eso es muy importante estar muy atentos a lo que Dios nos pide, al sueño que él tiene sobre
nosotros. Y cuando Dios nos hable no dudemos en decirle, como la Virgen María, nuestro Sí.
- Un sí a su voluntad sobre nosotros, un Sí a Dios mismo.
- En silencio le vamos a decir a Dios aquellas palabras que un día pronuncio María: “Aquí está el
siervo del Señor, que se cumpla lo que dices”.
8.- Oración final
Te pedimos, Señor, que nos ayudes a ser como María, siempre atentos a tu voluntad. Ayúdanos a decir
siempre que Si a ese sueño que tú tienes para cada uno de nosotros. PJNS.
9.- Salir del Oratorio
Título Nivel 6º E.P.
El bautismo de Jesús Nº Reunión 5

Objetivo Punto básico


- Recordar nuestro bautismo y descubrir cómo - Dios nos llama hijos amados. Al
Dios nos ama inmensamente. bautizarnos, él nos envía su Espíritu
- Renovar esas promesas que un día nuestros Santo, para que nunca estemos solos.
padres hicieron por nosotros diciéndole a
Jesús que queremos seguirlo.
1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio
2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén .
5.- Escuchamos la Palabra de Dios (Mc 1, 9-11)
Sucedió en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y
luego vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él. Y vino una voz de los cielos
que decía: “Este es mi hijo amado, en él me complazco”
6.- Oración del corazón: “Tu eres mi hijo, amado, en ti me complazco”
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)
- Volvemos a reconstruir la historia del Evangelio.
- ¿Alguno de vosotros se acuerda del día de su bautizo? Ese día vino el Espíritu Santo sobre nosotros, lo
mismo que a Jesús. Y ese día Dios también nos selló y nos dijo que éramos sus hijos muy queridos, sus
predilectos.
- Somos hijos muy queridos de Dios, y él sufre cada vez que hacemos algo mal o cada vez que nosotros
sufrimos.
- Vamos a hacer un ratito de silencio y vamos a escuchar en el silencio de nuestro corazón, de parte de
Dios: “Tú eres mi hijo muy amado”, “Te quiero mucho”, “Lo único que quiero es que seas muy feliz”.
- Después del ratito de silencio vamos ahora a recordar nuestro bautizo. En él Dios nos dijo todo lo que
nos quería, y nuestros padres dijeron que nosotros queríamos ser seguidores de Jesús. Ahora vamos a
renovar esas promesas que un día nuestros padres hicieron por nosotros.
Renovación de las promesas bautismales:
* ¿Renunciáis al pecado? Si, renuncio.
* ¿Renunciáis a la envidia?
* ¿Renunciáis al egoísmo?

Profesión de Fe:
* ¿Creéis en Dios Padre y que nos quiere como a hijos e hijas? Si, creo.
* ¿Creéis en Jesús, que vino a nosotros para ser nuestro amigo?
*¿Creéis en el Espíritu Santo como aquel que nos da vida?
*¿Creéis en la Iglesia como el signo de amor de Jesús entre los hombres?
- Después de esta renovación que haremos solemnemente, vamos ahora a recordar el signo del agua que
recibisteis en vuestro bautismo. Esa agua es el símbolo del perdón que viene de Dios. El agua limpia, el
agua purifica. Por eso ahora en silencio vamos a recibir el agua del Señor.
8.- Oración final
Te damos gracias Señor, por el bautismo, porque al bautizarnos nos has dado a tu Espíritu Santo para
seguirte. Gracias por recordarnos, una vez más, que somos hijos a los que nos quieres muchísimo.
Ayúdanos a ser verdadero seguidores tuyos, dando testimonio de tu gran amor a todos aquellos que nos
rodean. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.
9.- Salir del Oratorio
Título Nivel 6º E.P.

Samuel, un niño como nosotros Nº Reunión 6

Objetivo Punto básico


Descubrir cómo Dios llamó al joven Samuel. - Habla, Señor, que tu siervo escucha
Descubrir que Dios sigue llamando hoy a personas que
sean capaces de seguirlo.
1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio
2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén .
5.- Escuchamos la Palabra de Dios (1 Sam 3, 1-10)
El joven Samuel servía al Señor en la presencia de Elí. La palabra del Señor era rara en aquellos días, y la
visión no era frecuente.
Un día, Elí estaba acostado en su habitación. Sus ojos comenzaban a debilitarse y no podía ver.
La lámpara de Dios aún no se había apagado, y Samuel estaba acostado en el Templo del Señor, donde se
encontraba el Arca de Dios. El Señor llamó a Samuel, y él respondió: "Aquí estoy". Samuel fue corriendo
adonde estaba Elí y le dijo: "Aquí estoy, porque me has llamado". Pero Elí le dijo: "Yo no te llamé; vuelve a
acostarte". Y él se fue a acostar. El Señor llamó a Samuel una vez más. Él se levantó, fue adonde estaba
Elí y le dijo: "Aquí estoy, porque me has llamado". Elí le respondió: "Yo no te llamé, hijo mío; vuelve a
acostarte". Samuel aún no conocía al Señor, y la palabra del Señor todavía no le había sido revelada. El
Señor llamó a Samuel por tercera vez. Él se levantó, fue adonde estaba Elí y le dijo: "Aquí estoy, porque
me has llamado". Entonces Elí comprendió que era el Señor el que llamaba al joven, 9 y dijo a Samuel: "Ve
a acostarte, y si alguien te llama, tú dirás: Habla, Señor, porque tu servidor escucha". Y Samuel fue a
acostarse en su sitio. Entonces vino el Señor, se detuvo, y llamó como las otras veces: "¡Samuel, Samuel!".
Él respondió: "Habla, porque tu servidor escucha".
6.- Oración del corazón: “Habla Señor que tu servidor escucha”
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)
 Vamos a reconstruir entre todos el texto. ¿quién es Samuel?, ¿Qué le ocurre?
 ¿Cuántas veces llama Dios a Samuel?, ¿Y qué hacía Samuel cada vez que Dios lo llamaba?
 ¿Qué le decía Elí a Samuel cada vez que iba a preguntarle qué quería?
 ¿Qué es lo que quería Dios de Samuel?
 ¿Sigue Dios llamando hoy?, ¿a quién llama?, ¿cómo podemos escuchar a Dios?
 Dios si sigue llamando hoy, y llama a muchos jóvenes para que lleven su Palabra a todos los
hombres del mundo. Y llama a personas dispuestas a escuchar su voz y seguirlo.
 ¿Cómo llama Dios hoy? A través de su Palabra, de los acontecimientos de la vida, a través del
encuentro con él, en la oración, en los sacramentos,… Dios, también nos llama si somos capaces de
amar a los demás.
 Dios nos llama y nosotros tenemos que estar muy atentos para poder escucharlo. Dios no nos llama
al móvil, ni al tuenti, ni nada de eso. Dios nos habla al corazón, por eso es tan importante hacer
silencio en el corazón, por eso es tan importante lo que hacemos en el oratorio y que también
podéis hacer en vuestra casa.
 Y luego, también nos puede hablar a través de las cosas importantes que nos pasen en nuestra
vida, cuando lo vivimos con los ojos de la fe.
 Por eso es importantísimo tener los oídos siempre muy abiertos, para poder escuchar todo lo que
Dios quiera decirnos.
 Vamos ahora a hacer silencio en nuestro corazón para escuchar a Dios.
8.- Oración final
Señor, te pido que me ayudes a escuchar tu voz que me llama. Te pido que me ayudes a seguirte siempre y
así cumplir tu voluntad. PJNS
9.- Salir del Oratorio
Título Nivel 6º E.P.

La última cena de Jesús Nº Reunión 7

Objetivo Punto básico


1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio
2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén .
5.- Escuchamos la Palabra de Dios ()
6.- Oración del corazón:
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)
8.- Oración final
9.- Salir del Oratorio
Título Nivel 6º E.P.
Pasión y muerte de Jesús Nº Reunión 8

Objetivo Punto básico

1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio


2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén.
5.- Escuchamos la Palabra de Dios ()
6.- Oración del corazón:
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)
8.- Oración final
9.- Salir del Oratorio
Título Nivel 6º E.P.
Jesús ha resucitado, ¡Aleluya!
Nº Reunión 9

Objetivo Punto básico

1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio


2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén .
5.- Escuchamos la Palabra de Dios ()
6.- Oración del corazón:
7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)
8.- Oración final
9.- Salir del Oratorio
Título Nivel 6º E.P.
Id y anunciad el Evangelio
Nº Reunión 10

Objetivo Punto básico


1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio
2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén .
5.- Escuchamos la Palabra de Dios ()

6.- Oración del corazón:

7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)

8.- Oración final

9.- Salir del Oratorio


Título Nivel 6º E.P.
María guardaba todo en el Corazón
Nº Reunión 11
Objetivos: Punto básico

1.- Ir desde el aula hasta el Oratorio


2.- Entrar en el Oratorio
3.- Momento de silencio
4.- Oración antes de leer la Palabra
Abre, Señor, nuestros corazones a tu Palabra. Que Ella sea luz en nuestro camino, para conocerte y
conocernos, descubrirte en nuestros hermanos y amarlos como tu Hijo nos enseñó. Amén .
5.- Escuchamos la Palabra de Dios ()

6.- Oración del corazón:

7.- Desarrollo (Compartimos la Palabra y oramos en común)

8.- Oración final

9.- Salir del Oratorio