Está en la página 1de 3

A mis amigos y amigas Los fallecidos por dejar de funcionar bien o pér-

y a los hermanos y hermanas solidarios dida de acción de los riñones, en la llamada


con los empobrecidos de esta tierra enfermedad renal crónica, son numerosos en todo
carta 115 desde la repatriación el Bajo Lempa, sobre todo en Ciudad Romero,
Nueva Esperanza, Bajo Lempa, Usulután, pero también en otras comunidades como Nueva
El Salvador, CA Esperanza o La Canoa, de modo que se puede
2 de febrero de 2010 hablar de una epidemia silenciosa. Gracias a la
decisión de un doctor salvadoreño especializado
Hola, salud y paz. en nefrología en Cuba, el Dr. Carlos Orantes, por
instancias de una de nuestras estudiantes de medi-
Entre la pereza y el misterio nace esta carta. Mis- cina de la zona allí becada, Lilian Núñez, se hizo
terio porque el mundo al que nos encaminamos en una investigación a fondo y científica en cinco
este planeta tierra no sabemos bien cómo va a ser, comunidades en agosto y noviembre del año 2009,
y eso nos afecta a todos. Pero nos metemos en dirigida por doctores especialistas nefrólogos cu-
nuestro Bajo Lempa, si les parece. Gracias por banos que forman parte de la Organización Pan-
acompañarnos en esta travesía, por su interés por americana de la Salud (OPS) y de doctores salva-
nosotros, por su solidaridad probada y compro- doreños, estudiantes de medicina y otro personal
bada. médico, así como la colaboración de las propias
Nueva Esperanza es una comunidad ya sólida. comunidades. En marzo próximo habrá el primer
Una de las maravillas que posee es que hay un congreso internacional de nefrología en El Salva-
grupo de hombres que de propia voluntad hacen dor y se presentarán las conclusiones de este
vigilancia en sus calles por las noches. Son vete- estudio. Entre ellas el elevado índice de personas
ranos de la guerra que realizan su oficio con capa- afectadas por enfermedades renales en la zona,
cidad, decisión y eficacia. Hay ejemplos bien vivos que supera el 10 %, tres veces más que la media
y cercanos, como el intento de llegar y actuar ma- mundial conocida.
ras delincuenciales que tanto afligen a El Salvador Les ofrezco hoy una presentación sentimental del
del que les hablé en otra carta y que logramos año que recién finalizado.
abortar, lo cual no es fácil y además es peligroso.
Y así otros, que hasta podría llenar esta carta sólo Cinco personas, miembros de la comunidad, se nos
de ellos. han ido este año que acaba de terminar en Nueva
Esperanza. De otras comunidades –poblados,
Ya está trabajando el equipo médico que dará asentamientos, aldeas, cantones, caseríos de la
seguimiento y tratamiento adecuado a los enfer- zona- también. Pero yo voy a referirme a los de
mos renales del Bajo Lempa. Tiene su base en Nueva Esperanza. Son como familia nuestra. Por
Nueva Esperanza, pero se mueve por todas y cada el orden del tiempo de partida. Me refiero a la
una de las comunidades y sus familias. Es una uni- partida física, corporal, y, en este sentido, última.
dad especial que además de actuar en la zona sir- Pero no definitiva. Fallecidos, si les parece más
ve como experiencia piloto para trasmitir a todo el claro.
país y poner en práctica sus conclusiones.
No es la ida de quienes han emigrado lejos este
año, que también los hay. Pese a las cada vez ma-
yores dificultades, peligros y hasta amenazas en el
camino y la llegada. La gente joven se sigue yendo
de nuestro lado. Y no les es fácil el tampoco el re-
greso. Algunos llevan años ya sin volver, sin abra-
zar a su familia, sin comer pupusas, atol, tamales,
frijolitos y otros alimentos arraigados desde la
edad tierna, sin ver lugares añorados por múltiples
experiencias vivas, sin olores inconfundibles que
forman parte de la existencia personal.
Quienes se nos han ido como en dormición -así
habla la tradición milenaria- son:
Equipo médico con algunos enfermos renales en la clínica
comunal de Nueva Esperanza el 29 de enero de 2010
• Andrea, Andrea Moreno, Andreíta, Doña
Andrea, numerosa en Nueva Esperanza y parte de unos de
• Angel Gómez, Angel , los clanes formadores de la comunidad desde sus
• Leandro Núñez, Leandro-, orígenes hasta tal como es hoy, los Núñez -
• Niña Elena, Doña Elena, Elena Guardado, Guardado. Campesino de la vieja escuela educado
• y Raúl Nelson, Nelson Raúl, José Raúl en los cerros del norte de El Salvador, a quien se
Rodríguez . llevó por delante la insuficiencia renal crónica.
De Niña Elena, tatarabuela de dos decenas de
De cada uno/a de ellos/as, podría escribir varios
tataranietos y con casi el centenar de bisnietos a la
párrafos hermosos, pues tienen una personalidad
hora de su partida a los 95 años, ya les he hablado
bien definida y a su manera han dejado huella
en otras cartas e informaciones e incluso aparece
entre nosotros, no sólo en sus familias respectivas.
en el libro “Tierras pagadas a precio de sangre”
Niña Andrea: Mi vecina de lote en Nueva Espe- escrito y publicado por mi persona, así que nada
ranza. Apenas seis u ocho metros entre los teja- más voy a ampliar aquí. Toda una personalidad,
dillos más cercanos de nuestras viviendas. Una una mujer de gran fe cristiana y entregada a su
cristiana de las formadas en la gran tradición familia y a su comunidad, que me tenía, lo reco-
latinoamericana de los años 70, a la que fue fiel nozco, un especial aprecio y yo también a ella.
hasta el final de su vida. Una mujer despierta, que
supo construir su hogar desde la soledad de su
matrimonio. Una persona con personalidad
propia, característica, si me dejan hablar así.

Niña Elena con el reconocimiento de la PDDH por su


trayectoria a favor de la vida

Raúl Nelson era inigualable, inconfundible, un


místico de la revolución y de la fe cristiana a la
Andreíta en su casa
vez en medio de su pobreza y la soledad con que
Bueno, esto último, lo de la personalidad propia y había tomado esta etapa final de su vida, aunque
distinguible en la comunidad, se puede aplicar a vivía en la comunidad, participaba como militante
las cinco personas que nos han dejado este año. del Frente (FMLN) y de nuestra iglesia católica
Ese es uno de los motivos porque les hablo de comprometida con los pobres, y era muy servicial
ellas. Cada quien con su identidad característica. y querido por todos.

Angel Gómez ha sido el mejor albañil y maestro


de obras que hemos tenido en todo el Bajo Lempa
y mucho más allá durante estos años. Un hombre
que rayaba la perfección en cada uno de sus traba-
jos de construcción y por eso nos dejó su testamen-
to en numerosos edificios de la comunidad, gran-
des y pequeños, que a todo se hacía. Y no sólo
como albañil y maestro de obras: aprendió de sol-
dador y mecánico de estructuras, de cerrajero, de
pintor y todo cuanto tenía relación con la con-
strucción, y además de realizaba unos presupues-
tos bien definidos. Era un hombre callado, trabaja-
dor, de origen nicaragüense, entre otros rasgos Real Nelson con la concertina (acordeón). Con ella y con la
guitarra animaba la comunidad
que les puedo trasmitir.
En todo El Salvador ya ha iniciado el año escolar
Leandro ha sido progenitor de una familia
y también en el Bajo Lempa. Los tres camiones
que circulan con estudiantes hacia y desde el
instituto y la escuela de Nueva Esperanza van
llenos. Uno quisiera mejorar las condiciones del
transporte, pero ¿cómo? Lo importante es que la
gente estudie y eso sí se consigue. Es transporte
escolar gratuito y así evitamos invertir en recupe-
rar delincuentes o con rasgos delincuenciales
como en otras partes de El Salvador.

Escolares bajando de uno de los camiones en Nueva


Esperanza ya en la entrada de la escuela

Aunque siempre estamos alerta y combatiendo la


prevalencia o incremento de consumo de drogas
blandas como la marihuana o el alcoholismo para
que no se llegue a males mayores. Los homicidios
en un país pequeño como El Salvador, con una
población algo menor o equivalente a la de la
comunidad de Madrid o a la de Cataluña, por
poner dos referencias, es de 13´3 por día en el mes
de enero y las extorsiones o cobros de renta bajo
amenazas está extendido por todo el país. La OMS
afirma que es epidemia cuando mueren 8 personas
por cada cien mil habitantes y aquí, sólo en vio-
lencia, mueren siete veces esa cantidad, o sea,
como si hubiera siete epidemias juntas sólo por
este motivo. De manera que la alternativa preven-
tiva de estudiar es muy buena aunque sólo fuera
por eso. Pero es por mucho más, como todos
sabemos. En la sociedad del conocimiento en que
nos encontramos la mano de obra corporal apenas
cuenta y lo que vale es la capacidad cognoscitiva y
de habilidades derivada de ello. Su salario real se
multiplica por cada año de estudios realizado. Así
lo tenemos comprobado con los exbecarios gra-
duados ya de nuestra zona y que además trabajan
en beneficio de los pobladores de las comunidades.
Con mi mayor afecto Angel