Está en la página 1de 2

JUEGO DE OJOS

¡AY, QUÉ TIEMPOS AQUELLOS…!

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas

En México, la utilización de medios audiovisuales de comunicación masiva para la


movilización social tiene sus raíces en la Colonia, cuando la entonces novísima
tecnología de la imprenta de tipos móviles, el no tan nuevo teatro y la música, fueron
aplicados a la evangelización de los territorios conquistados. Durante la Independencia
y la Reforma hay un uso estratégico de la propaganda con fines proselitistas. Las
facciones en lucha echaron mano de los impresos –periódicos, folletos, hojas
volanderas- para propalar sus ideas, convocar a sus adeptos y denunciar a sus
enemigos: el 20 de diciembre de 1810 –tres meses después de su levantamiento-,
Miguel Hidalgo funda El despertador americano como vehículo de las proclamas,
exhortos, denuncias y llamados a las armas del movimiento. Los realistas responden
en especie y en 1811 establecen El telégrafo de Guadalajara como órgano de contra
propaganda.
Abundan las publicaciones lanzadas por ambos bandos para legitimar su propia
posición y denostar la del contrario. El fenómeno va a ser constante a lo largo del
convulsionado siglo XIX mexicano, con vehículos de propagada como el Diario político
militar mejicano de Fernández de Lizardi o el Monitor constitucional de Vicente García
Torres. Durante el Porfiriato el Estado recurre a medidas legales y políticas tanto para
favorecer y alinear a la prensa amiga, como para perseguir y neutralizar a las
publicaciones de oposición.
Durante el Segundo Imperio y la Reforma, Porfirio Díaz alentó y financió a diversos
periódicos de oposición. Pero una vez en el poder se encontró con un periodismo
adverso tan vigilante y combativo, que en palabras de don Daniel Cosío Villegas, “el
gobierno estaba sujeto a un escrutinio inverosímil por su pertinencia y penetración. Su
autoridad fue, en el mejor de los casos, una autoridad discutida. [El régimen] debía
gastar mucha de su energía y de su tiempo, y algo de sus recursos, en defenderse y
en atacar. Su acción y pensamiento se concentraban en la riña política del día,
descuidando la acción administrativa. Esa fue la fuente del desprecio profundo de
Porfirio Díaz por la palabra y por la pluma”.
Naturalmente, Díaz no escatimó esfuerzos para domesticar a la prensa, a la que asignó
como función colaborar con el gobierno en su labor de regeneración y alejar del pueblo
las ideas revolucionarias. Durante el Porfiriato, poco a poco se crea una prensa
burocratizada, alimentada por toda suerte de canonjías, que apoya sin ambages la
política oficial, proclama la paz y reprueba las tendencias oposicionistas, en tanto que
la prensa de combate, “jacobina” o “metafísica”, es repudiada como regresiva y
obstruccionista: prebendas y dinero para los periodistas afines, cárcel, persecución o
“muerte en caliente” para los contestatarios.
Desde la ideología oficial, la palabra escrita debía insertar en las masas la idea de que
la paz y el progreso eran valores supremos alcanzables sólo bajo la tutela del gobierno.
Para ello el régimen se ocupó en seducir y adular a periodistas y editores
simpatizantes, mientras que además de la fuerza, creó instrumentos jurídicos que le
permitieran silenciar a los opositores. Desde el inicio de la dictadura se reforman los
artículos 6º y 7º de la Constitución para que fueran los tribunales del orden común los
que juzgaran los delitos de prensa. Además de sanciones con multas y cárcel, se
recupera la disposición de que la imprenta pueda ser declarada como instrumento de
delito y cómplices los operarios de los talleres. Este rigorismo tuvo efectos inmediatos.
En 1883 la república contaba con cerca de 300 periódicos. En 1891 se habían reducido
a 200. Sólo en el D.F., Veracruz, Tamaulipas, Yucatán, San Luis Potosí, Jalisco, Puebla,
Sinaloa y Chihuahua, había periódicos diarios.
Una política semejante se aplicó al sector ilustrado, el más proclive a la crítica.
Francisco Bulnes notó que “al restaurarse la República, sólo el 12% de los intelectuales
dependía del gobierno. Diez años más tarde aumentó al 16%. Antes de la caída de
Díaz, un 70% vive del presupuesto”. Javier Garcíadiego recuerda que “Díaz había
logrado la despolitización de la sociedad mexicana. Sin embargo, la aparición de un
grupo que a principios de siglo exigió la aplicación de los preceptos liberales, los
efectos divisivos de la restauración de la vicepresidencia, las represiones a los obreros
de Cananea y Río Blanco, la crisis económica de 1907, la entrevista al periodista
Creelman, las ríspidas contiendas electorales de 1909 y el propio envejecimiento de
Díaz, que hacía indefectible la competencia sucesoria, provocaron la repolitización de
buena parte de los mexicanos, condición que facilitó la labor animadora de Madero”.
Los actores de la Revolución de 1910 comprendieron el valor estratégico del uso de los
medios con fines de propaganda. Francisco I. Madero recurrió a la letra impresa para
agitar a favor de la causa anti reeleccionista, y una vez en la Presidencia fue blanco de
feroces campañas orquestadas a través de la prensa porfirista a la que el Apóstol se
había negado a censurar. Francisco Villa dio facilidades para el uso del recién
descubierto cinematógrafo en sus campañas y además cobró por ello. Venustiano
Carranza operaba un aparato de propaganda extendido y complejo. Obregón gustaba
de mantener una relación personal con los periodistas y escribía en los diarios de la
época. Lázaro Cárdenas echó los cimientos para el sutil control oficial de los medios
que sigue vigente en nuestros días…
En las películas de Joaquín Pardavé los personajes frecuentemente suspiran por
“aquellos tiempos mejores”. Hoy tal vez sean los políticos, los asesores, los ingenieros
sociales y los jefes de los grandes consorcios de comunicación, quienes se duelan:
“¡Ay, qué tiempos aquellos, señor don Simón!”

Miguel Ángel Sanchez de Armas


Profesor - investigador en el Departamento de Ciencias de la Comunicación de
la UPAEP Puebla.

Intereses relacionados