Está en la página 1de 6

GEOMORFOLOGÍA Y FRAGILIDAD URBANA:

PALEOCAUCES EN LA CIUDAD DE PARANÁ

La ciudad de Paraná se halla ubicada a los 31° 43’ S, 60° 31’ W. Su ejido tiene una
superficie superior a 140 km2 que incluye área urbana, parques y reservas naturales.

Está emplazada sobre un conjunto de distintas unidades geomorfólogicas que confluyen


en el río homónimo, la llanura aluvial de este y la llanura eólica pampeana; esta área es
atravesada por varios cauces de agua de poca profundidad que forman una red hídrica
afluente al río Paraná, clasificados por su dimensión los mayores como arroyos, y los de
menor dimensión como cañadas.

Los arroyos y cañadas son alimentados con agua de los escurrimientos que se forman
por la pendiente del terreno, cosa que es común porque la formación de llanura eólica
son lomadas loessicas y la de llanura aluvial tiende a predominar las terrazas fluviales,
como lo es la barranca del Parque Urquiza.

Foto 1: Barranca Parque Urquiza


Foto 2: Zonas de escurrimiento

Toda esta hidrografía está en funcionamiento por más que la ocupación efectiva del
espacio por el hombre halla modificado el paisaje. En el presente, donde esta erguida la
ciudad, no pueden reconocerse rasgos del terreno que permitan ubicar los
escurrimientos que alimentan los arroyos, por lo que estos paleocauces o antiguos
cauces del relieve pre-existente están ocultos bajo las estructuras urbanas, pudiendo
estimar su trazado con relevamientos topográficos.
Imagen 1: Hidrografía de la ciudad de Paraná

Fuente: elaboración propia en base a Dirección de Estadística de la Provincia de


Entre Ríos.

En el estudio de caso de la ciudad de Paraná para establecer la posición de los


paleocauces del casco urbano fueron necesarios 1117 puntos de referencias obtenidos
con GPS, para así estimar cotas de aproximadamente 1 m de interlinea trazadas a partir
de la carta topográfica de escala 1:50000, del Instituto Geográfico Militar, que tiene 5 m
de interlinea y una imagen pancromática con corrección geométrica de 1.5 m de
resolución espacial. Estas se trazaron sobre una base cartográfica vectorial del ejido
urbano de Paraná.

Así se obtuvo un mapa topográfico de 1 m de resolución entre cotas, lo que permitió


estimar el sentido y tamaño de los paleocauces. Entre los cuantiosos ejemplos se puede
mencionar a las calles San Juan y Cervantes, que están en el centro de la ciudad, como
dos grandes paleocauces que hacen de colectores de otros mas pequeños.

El modelo de la topografía urbana es una aproximación de lo que era el terreno antes


que la ciudad estuviese presente en la conformación del paisaje, donde los cursos de
agua pueden no funcionar como en esa época pre-urbana, ya que muchos escurrimientos
son hoy calles o desviados hacia éstas para un rápido desagüe.
Imagen 2 Muestra de paleocauces - Calles San Juan y Salta
Fuente: Elaboración propia

En esta muestra del área urbana de la ciudad de Paraná, se observa el trazado de las
manzanas en planta y por encima las curvas de nivel, diferenciadas en dos categorías:

• curva maestra es de interlinea cada 5 msnm y


• curva ordinaria con interlinea cada 1 msnm.

Siguiendo la forma del relieve se va descubriendo el curso de los paleo-cauces


existentes antes de la urbanización y en los cuales se trazaron algunas calles con la
finalidad de aprovecharlos para el escurrimiento pluvial.
Imagen 3: Paleocauces en la ciudad de Paraná: Área del Centro comercial de la
ciudad
Fuente: Elaboración propia

El mapa muestra la zona del centro de la ciudad de Paraná donde se identifican tres
cubiertas de información, la trama urbana, la representación de líneas de cota con
interlínea de 5 m y una red hidrográfica de escurrimiento conformado por desagües de
cuentas y por paleocauces. Estos últimos son antiguos cursos de agua de muy pequeño
caudal que alimentan cañadas y arroyos.

Al erguirse la ciudad de Paraná como cualquier planta urbana moderna los paleocauces
fueron cubiertos por las estructuras edilicias, pero no por ello dejaron de cumplir su
función de evacuar el agua en cada lluvia, siendo ésta una oportunidad para ver como se
manifiestan en el terreno. Se aprecia en el mapa que las actuales calles Cervantes y San
Juan son dos paleocauces que tienen mayor caudal que otros y ésto se puede ver en cada
lluvia ya que estas dos calles actúan como pequeños arroyos colectores de los desagües
de otras calles.

Así queda en claro que más allá de los cambios del paisaje en los últimos 200 años
donde hoy se levanta la ciudad de Paraná, hay una hidrografía que sigue funcionando y
no se interrumpe al tener estructuras por encima de ellas.

Bibliografía

IRIONDO, M. (2007) Introducción a la Geología. Editorial Brujas. Córdoba


INDEC Bases cartográficas. Dirección de Estadística de la Provincia de Entre Ríos.
PANDIANI, M.(1992). Geografía Elemental de Entre Ríos. Mc Ediciones. Paraná.
DERRAU, M. (1966). Geomorfología. Editorial Ariel. España.
DIRECCIÓN DE OBRAS VIALES E HIDRÁULICA DE LA MUNICIPALIDAD
DE PARANÁ. Memoria descriptiva. Sistematización Arroyo Antoñico, e/avenida
ejercito y calles libertad. Entre Ríos.
DIRECCIÓN DE OBRAS VIALES E HIDRÁULICA DE LA MUNICIPALIDAD
DE PARANÁ. Memoria descriptiva. Desagües pluviales cuenca ”La Santiagueña”,1ª
etapa. Entre Ríos.
DIRECCIÓN DE OBRAS VIALES E HIDRÁULICA DE LA MUNICIPALIDAD
DE PARANÁ. Memoria descriptiva. Entubamiento arroyo Colorado entre Brow y Don
Bosco. Entre Ríos.
PROGRAMA DE FORMACIÓN DE MEDIANOS PRODUCTORES
AGROPECUARIOS. Fomento Agropecuario de Entre Ríos.
STRAHLER, A. A. (1974). Geografía física. Ediciones Omega S.A. Barcelona.

Autores:

Prof. Analía Romanello – Fac. De Humanidades Artes y Cs. Sociales – UADER.


Alumnos: Marcelo Bonín, Alejandro Ronconi, Erika Solís (Licenciatura en Geografía –
UADER)
Colaboración: Prof. Beatriz Pacchiotti