Está en la página 1de 3

LEY DE LA ATRACCION

¿Dios es ateo?

No podrán negar que el título que puse para este artículo tiene gancho. Ahora bien
¿porqué hice esto?.

En mis últimos artículos hablé de Dios, Cristo y la Biblia y eso puede resultar como
subjetivo para quien no acepta las creencias cristianas porque pertenece a otra religión o
incluso porque sea ateo.

Entonces con mí título trate de atraer a aquellas personas que buscan por medio de
Google artículos que traten sobre la ley de la atracción sin un costado tan “cristiano”, lo
cual les resulta “chocante”, ya sea porque pertenecen a otras religiones o como dije más
arriba, porque directamente son ateos.

Pero ojo no malinterpreten lo que quiero transmitir, mi objetivo no es quedar bien con
todo el mundo, sino permitir que las enseñanzas de la ley de la atracción lleguen a
todos, sin querer pretender ni creer mucho menos que el cristianismo tiene la primicia
del “secreto”.

Después de todo yo mismo tuve que dejar de lado las creencias tal cual me las
inculcaron de chico, porque fui verificando con mis propias experiencias la falsedad en
algunos casos, o principalmente, la tergiversación de la palabra de la Biblia,
haciéndonos creer cosas distintas de sus verdaderos significados, pero por sobre todo
ocultándonos adrede el mensaje encubierto que la misma posee, por considerar durante
siglos que la masa del pueblo era ignorante para obtener el “conocimiento” o
directamente porque sabían que cuanto más tiempo y a mayor cantidad se la manteniese
desinformada más fácil sería manejarlo (al pueblo) de la forma que quisieran.

Entonces, volviendo al objetivo de este artículo, yo uso la Biblia (tanto el Antiguo como
el Nuevo Testamento) no como un libro religioso sino como un manual de estudio para
poder “doctorarse” en la ley de la atracción.

Los que profesan otras religiones podrán decir: ¿Cómo podremos creer en lo que dice la
Biblia si sus testimonios provienen de Jesús o de sus discípulos?

Pues aquí es cuando les dijo lo que siempre vengo expresando: “Abran la mente” y
empiecen a pensar con una mente creativa. Y para dar un ejemplo como acostumbro la
mayoría de las veces, les vos a hacer la siguiente analogía:

Cuando ustedes se ponen a leer libros de distintos autores que tratan sobre la ley de la
atracción, si sus enseñanzas les sirven, no van a dejarlas de lado porque su autor es
musulmán, judío, protestante o de la religión que fuere; ni mucho menos van a cambiar
de religión.

Entonces porque no tomar la lectura de la Biblia, o en su defecto las citas a que se


refieren muchos autores cuando quieren verter las enseñanzas, para poder ejecutar
exitosamente la ley de la atracción.
El hecho de que Jesús sea para muchos el hijo de Dios no quiere decir que como
estudiantes de esta “Ley” lo dejemos de lado si sus palabras dan resultado.

A lo que me refiero es que a Jesús y a quienes escribieron la Biblia los debemos


considerar como autores del libro más famoso del mundo, pero en definitiva para
nuestro objetivo no dejan de ser autores.

Por lo tanto que importa si uno no cree, ya sea lo que dice una mayoría de que es el hijo
de Dios, o no creen en lo que dice el resto de que era sólo un hombre. En definitiva que
cambia para lo que nosotros pretendemos si Jesús era sólo un hippie barbudo.

¿Comprenden lo que quiero transmitir?

Lo que digo es: dejen de lado las connotaciones religiosas y fíjense en la cuestión de
fondo.

¿Jesús es el mejor autor que trata sobre la ley de la atracción?

Sí, entonces aprendan de dichas enseñanzas y olvídense del resto, sin que por esto
deban cambiar sus creencias religiosas o faltas de ellas si fuera el caso de que son ateos.

Y esto que digo se da también a la inversa, porque hay lecturas de libros sagrados de
otras religiones, como por ejemplo las de medio oriente, que tienen también enseñanzas
importantes que se asimilan a los conceptos de la ley de la atracción.

Entonces definiendo el objetivo de este artículo: Lo importante es encontrar las


enseñanzas que nos ayuden a cumplir nuestros deseos por medio de la ley de la
atracción, de quien provengan estas enseñanzas no tiene importancia, en la medida que
primero por nuestra lectura objetiva y luego por nuestras propias experiencias vayamos
verificando su veracidad.

Es decir lo que siempre repito, no se dejen llevar por lo que los demás ni yo mismo
digan. Lean, investiguen, estudien y verifiquen cada párrafo que se les dice como
verdad, para poder analizar detenidamente cada concepto nuevo que van aprendiendo y
comprobar lo cierto de sus preceptos.

Y para terminar de redondear el concepto que estoy transmitiendo voy a plantear otra
analogía, en este caso futbolera:

En todos los países hay ligas de fútbol de por ejemplo 30 equipos y en cada uno de esos
países hay personas que por proximidad, cariño, simpatía o por la razón que fuere se
hace hincha de un equipo u otro.

Hay veces que triunfa un equipo (una religión) y otras veces el campeonato lo gana otro
y eso no quiere decir que la verdad del fútbol lo tenga ese equipo que ese año salió
campeón, ni aún aquel que más veces haya ganado el mismo trofeo.

Y por otro lado están las personas que no les gusta el fútbol para nada y no son
simpatizantes de ningún equipo (los ateos). Y esto no quiere decir que por esa razón van
a negar las leyes que están escritas y que rigen al fútbol (ley de la atracción).
Concluyendo con la idea, hay distintas religiones, ninguna tiene la verdad absoluta,
todas tienen un trozo de esa verdad, porque todos somos parte de Dios y en definitiva
por distintos caminos buscamos llegar a Él.

Obviamente que Dios no es un viejo barbudo y panzón y todo poderoso, entonces que
exista de una forma u otra (según como lo imaginemos) no tiene importancia.

Que Dios sea una bola de energía pura, tal vez, quien lo sabe. Lo que sí es cierto porque
la ley de la atracción así lo verifica es que todas las personas somos una parte de un
todo y que fuimos hecho a semejanza de Dios, no porque Él se nos parezca en la cara,
sino porque nuestra mente es una parte de su mente y por lo tanto tenemos el mismo
poder que Él, porque en definitiva somos Él.

A lo que voy para principalmente darles una base de entendimiento a los ateos, es que
no importa de quien venga ese poder, ya sea que lo llamemos Dios, Universo,
Naturaleza o como quieran llamarlo, ese “PODER” se materializa por la ejecución de
una serie de leyes o preceptos que en su conjunto hoy se la conoce más como Ley de la
Atracción.

Entonces, no importa a que religión pertenezcas o incluso si eres ateo, lo importante que
debes saber es que la ley de la atracción funciona exactamente igual para todos, el que
aprendas a ejecutar correctamente sus enseñanzas será el camino para poder cumplir
todos tus deseos.

Así que ya sabes, lee todos los autores que quieras sin importar sus creencias
personales, sólo ve verificando en tus propias experiencias si lo que expresan esos
autores es correcto y en definitiva si ello te sirve en tu crecimiento y aprendizaje
personal.

Si deseas saber más sobre la ley de la Atracción y acceder a un directorio con los
mejores enlaces de libros y artículos que tratan sobre la Ley de la Atracción y la Física
Cuántica puedes ingresar gratis en http://secretoalexito.jimdo.com/

Desde Mar del Plata, Argentina, hacia todo el mundo, Walter Daniel Genga.

Intereses relacionados