Está en la página 1de 34

ge ne ra r es p aci

o
labra
a pa
l
ar izar
und

tom
prhoafce fisuras
rla

sa
ngr
escuchar, esta

e
a r, v olver r,
mir lv er
vo
Producción de irar,
m r la palabr a
a
los talleres: tom
Encuentros con el Cine hacerlacircula
toma r
Literatura r la
pal
a
hacerla san
Yoga gr
e
g ri to

bra
- ce r la
ha
Proyecto
y
abrir puertas y fis
ABRIR PUERTAS ert
as U

haciendosutura
r pu

geonteenracia y gritOs
abri

imp r es

02
p
Complejo Penitenciario
recorrido por l
acio
edición 2009

de la Ciudad Autónoma a
ras

palalavbi a intramur

de Buenos Aires / Devoto


fisu

Unidad Penitenciaria
d
ra y

Federal N° 27 / Moyano
el s
ilenci
os y
o.
sus
Laboratorio de Políticas Públicas. Buenos Aires.

Emir Sader / Pablo A. A. Gentili


Dirección Laboratorio de Políticas Públicas

Daniel H. Suarez
Dirección Programa de Documentación Pedagógica y Memoria Docente

Valeria Frejtman
Coordinación Programa Sutura
Indagación y Documentación Narrativa
de Experiencias Pedagógicas en Contextos de Encierro

Proyecto Abrir Puertas / Programa Sutura


Docentes a cargo
Violeta Percia: Literatura y Narrativa
Alejandra Rodríguez: Encuentros con el Cine
María Roveda: Yoga

Autores de esta edición:


Priti
Gisell Licciardi
Soledad Castro
Cecilia
Juana Cardozo Benítez
Constancia Corvalán
Irma Saldaña S.
JorgeCa
Adolfo Daniel García
Antonio Destéfano
Dany de la Cruz
Mario
-
Colaboración
Mariana Roveda / Fotografía
-

Ministerio de Desarrollo Social de la Nación


Ministra Dra. Alicia M. Kirchner

Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia


Presidenta Lic. Marcela Paola Vessvessian

Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores


Directora Dra. Monica Roqué

Coordinadora Nacional de Programas


Psic. Social Marcela Browne
Haciendo sutura II / Edición 2009

Durante seis meses, una vez por semana, palabra,recuperando la


todas las semanas, en encuentros que palabra, y la propia voz, que parecía
duraban aproximadamente una hora y aletargada por diversas capas
media, en una biblioteca dentro de uno sedimentadas por distintos encierros, pero
de los pabellones de la Unidad 2, Devoto, que surgía y surgió como una poderosa
y en una biblioteca de la Unidad 27, materia explosiva.
se realizaron dos talleres de lectura y Hombres y mujeres pensamos en todo
escritura, de Literatura y Narrativa, donde esto, leímos, escribimos, escuchamos.
se intentó pensar acerca de qué es la Estas son sólo algunas de las producciones
literatura, y cuál es la fuerza de la palabra, que surgieron de allí.
de la ficción y de la poesía para poder oír,
pensar y hablar otras formas de aquello
que nos sucede o que nos sucedió, o que
no sucedió nunca; de aquello que nos
oyano
_
Docente: Violeta Percia
visita, aquello que no llega, aquello con lo
que convivimos; eso que podría haber
pasado o podría no haber pasado, o está
pasando. Se trató de buscar otros sentidos
o de demolerlos, buscarse y encontrarse
con otros, en las palabras, a través de la

1
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / LITERATURA

Tres sensaciones que se

Unidad
desprenden de la música
En este momento estoy en un concierto,

Penal 27
deleitándome con esta orquesta sinfónica, bajo
una gran iluminación llena de armonía que percibo
desde lo alto de un balcón: rodeada de elegante
gente distinguida. La cual siento que así como
yo, disfruta de esta armonía instrumental. Lo que
para mí es un arte. Me siento transportada en una
persona fina y sofisticada, aún desconociendo lo que
es una orquesta.
Visualizo a una chico de edad mediana con su
guitarra al atardecer. Acompañando su melodía
rodeado de un sin fin de árboles casi desiertos sin
hojas. Es otoño, sentado meditando en su melodía
El tren de la Vida cercado de copas de árboles. Invitando a cualquiera
en ese momento a ver la vida sin fijarse en el tiempo
Una estación común esperando sobre sus viejos rieles ni en el momento. Simplemente cantándole a la vida
y ausentes que aparezca alguien que quisiera viajar al pacíficamente con una sonrisa en los labios.
vaivén de su tren que vaya al Sur o hacia el Norte. O Veo una mujer elegante vestida de cola envuelta de
al cabo; no se puede decir con precisión hacia dónde seda de color negro, con una expresión en su rostro
ha de conducir a ese supuesto fantasma viajero que de firmeza y gran convicción hacia su propia vida y
quisiera abandonarse o deleitarse con el ir y venir sus experiencias. Como aferrándose a sus recuerdos
sobre sus rieles. Ya que también se preguntaría dicho llenos de alegría y nostalgia a la vez. Pero al fin
viajero hacia dónde he de viajar esta vez con este propios de una dama con júbilo llena de amor.
pesado equipaje de mi vida. Si ahora estoy aquí y
mañana no sabría decir adónde estaré. Ya que ahora Irma Saldaña S.
late mi corazón. Respiro nuevamente y sonrío o lloro
y el mañana es incierto y no sé a dónde estaré. Pues _
el ayer es como el humo que veo y huelo en el tren
que viajo de mi vida ahora, y el mañana no existe
Quizás alguna vez me volví sumisa y cómo hubiera
para mí.
querido poder haber quedado muda para no
tener relación con ninguna persona, simplemente
Irma Saldaña S. apegarme a un exilio para remontar a otro tiempo
_ de mi vida o también olvidar tanto daño tanto
sufrimiento y entre ellos la obligación de seguir
existiendo por el hecho de haber creado vida. Y
sentir esos cinco minutos de locura en el terror de
tener que seguir adelante y ni aún revolcándome
haber podido vivir mi exilio para lograr darle un poco
de paz y energía a mi alma.

Priti
San Cristóbal

1
2
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / LITERATURA

Reencuentro
No hablo de encuentro sino de reencuentro total al
100%. Un reencuentro con la naturaleza, conmigo
misma, pero sobre todo con el creador del universo.
Ese arquitecto que construye con sus manos las
maravillas del mundo que disfrutamos cada mañana
y cada atardecer o cada anochecer. Ese padre
celestial que nunca nos abandona ni siquiera un
instante de Vida.
Ese que aún en este sitio donde me encuentro me
llena de optimismo y de esperanza en cada amanecer.
Incomprensible El que me hace soñar, reír, cantar y saber que estoy
viva para disfrutar sus obras. El que me ha amado y
Holy, ¿Qué tal? En primer lugar quiero expresar que acompañado ayer, hoy y siempre. Viva el rey de mi
la mano que escribe estas líneas pertenece a Sabrina. encuentro nuevamente o diría en este momento, de
Sabrina hoy por hoy se encuentra privada de su mi reencuentro en cada latido de mi ser hoy.
libertad debido al pecado de robar.
Quisiera contarles un fugaz encuentro con un Irma Saldaña S.
hombre que ni recuerdo su aspecto ni nombre, pero
sé que fue muy amable conmigo, hasta incluso en _
pocos minutos de conocernos ya habíamos hecho
planes y él me agradaba mucho. De una conversación
a otra, él preguntó qué tenía en mi bolso, sorprendida
Rostro ausente alma presente
contesté lo que me pareció de más valor y fue
un libro, pero él no se quedó conforme, preguntó Brígida tiene una expresión en el rostro de ausencia
el nombre de ese libro, y mi respuesta fue, El vespertina; porque ha tenido que renunciar
Alquimista. Él sonrió con encanto y sorpresa porque pasajeramente a lo más bello que puede tener un
agregó que, para él, no había sido una coincidencia, rostro, “la sonrisa amigable” y compartida que la
porque ese libro él ya lo había leído dieciséis veces, caracteriza siempre. Sus ojos aunque chiquitos se
así que, me saludó con la mayor alegría y luego se han tenido que apagar un poco; pues el brillo que
despidió diciendo: “Amiga, sigue tu camino”. Qué ayer destellaba como dos luceros se ha ausentado
Dios te bendiga, querido desconocido. también temporalmente. La luz tenue de su piel
junto con su sonrisa ha dejado huella hiriente en
La Prit su semblante. Los gestos armoniosos de sus cejas,
San Cristóbal sus ojos, su nariz y su boca se han ausentado al
atardecer y se han perdido por ahí en el bosque
_ para disfrutar, más allá del bullicio citadino, toda
la esencia de la bella Naturaleza. Para así regresar
nuevamente impregnada de su perfume y su esencia
virtual y resplandeciente. Para que nunca más tenga
que ausentarse esa expresión tan maravillosa como
lo es la bella sonrisa que imparte y complementa la
felicidad.

Irma Saldaña S.

1
3
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / LITERATURA

Palabras de Constancia a Irma


Yo, mi vida era un caos cuando llegué a este penal,
era un desastre, no confiaba en nadie, me castigaba a
mí misma, soy negativa; por qué me pasó todo esto,
dejar a mis hijos, no verlos crecer; ya quisiera estar
con ellos. Pero hoy escuché la voz de mi compañera,
un mensaje que me dijo tantas cosas, que me hizo
sentir bien. Hoy volví a renacer y a confiar en la vida.
Viaje a Buenos Aires
_
Mi salida, mi viaje a Buenos Aires, es un largo viaje.
Sueños Saqué el boleto en la estación, subí al colectivo,
pasé un largo camino, dormía y despierta también.
Soñaba aún en el vientre de mi madre; soñaba que Después el colectivo paró en una estación, pensé que
latía en su ser. Soñaba por primera vez la luz del era Buenos Aires, y no era, era una estación. Seguía
mundo; Y una vez que desperté a la vida, supe que el viaje, después de un largo viaje, llego yo muy
despertaba de un bello sueño maternal el cual me contenta a Buenos Aires. Tomé un colectivo para la
calentaba en su regazo. Y aún seguía soñando por casa de mi hermana, feliz me recibieron, todo bien. Y
lo que esperaba de la vida. Sin saber que la misma mi vida en Buenos Aires, me casé y tuve hijos.
vida era eso, “Un sueño lleno de sorpresas”. Las cuales
vamos descubriendo poco a poco con Sabiduría. Juana
Para entender ese sueño de vida que nos es brindado
por una mano amiga y poderosa llamada Dios para _
disfrutarla; recorriendo así el velo misterioso de
este sueño mágico de vida. Que cuando culmine y
valoremos en todas sus manifestaciones este regalo Confusión
maravilloso de amor lleno de sueños que nos ha
tocado vivir en este tiempo por ser parte del mismo Iba de prisa en ese pasaje. Era invierno cuando me
universo. No dejemos de soñar jamás. tropecé con él. Un hombre enigmático; yo decía con
una personalidad indefinida de dudosa procedencia,
Irma Saldaña S. crucé unas palabras al principio que después se
volvieron todo un tema relativo hacia la vida. Caía
_ en una gran confusión con todo lo que hablaba ese
caballero. Que me inquietó desde ese día y hasta
hoy después del desenlace que tuve a causa de
confundirme entre una linda amistad que surgía según
un entendimiento y entre otra supuesta realidad que
me esperaba por creer en él, en su motivación y en su
amistad por la cual estoy aquí… y que en lo sucesivo
tendría que tener más abierta la mente, ser más
persuasiva y no pensar sólo con el corazón sino también
con la mente. Ah! que gran confusión.

Irma Saldaña S.

1
4
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / LITERATURA

11.1.09
Soy “S” estoy muy contenta porque he recuperado mi
Un amor eterno libertad y le he prometido a mi hermano amado “A”
que me reuniría con el en “T” el 14 del 02.
Pasaron los años y nuestro amor fue convirtiéndose
en algo complicado.
20.1.9
Estoy triste, se debe a que he emprendido un camino
Cuando nos conocimos en ese boliche eras un
oscuro con “P.B”. Ella me domina, y yo a pesar de
joven agradable y simpático, me conquistaste muy
estar desconforme la busco, la persigo, y temo no
galantemente, te di mi teléfono y así empezó todo;
cumplir con “A”.
me invitaste al cine y yo luego bebí de más porque
estaba muy nerviosa, poco a poco nos fuimos
enamorando, tu inteligencia me asombraba. 30.1.9
Yo al principio consumía muy poca cocaína, pero al Mi tristeza aumenta “P.B” gasta todo mi tiempo, todo
pasar los años era habitual hacer el amor y consumir mi dinero, he adelgazado diez quilos y todavía faltan
cada vez más, hasta que terminé consumiendo más 1.500km para llegar a “T”.
yo que vos.
Y así empezaban las peleas y luego las 13.2.9
reconciliaciones, hasta que después de doce años Estoy destrozada, “A” ha fallecido y mañana no
todo se pudrió, y hoy nuestros padres nos tienen estará esperando. Quiero volver el tiempo atrás.
separados.
A pesar de tantos años juntos no sé si fue verdadero 14.2.9
amor. Igual te extraño, y quiero volver a estar Soy “S” y “P.B” igual me domina. Pero no la culpo, la
acostada en tu cama y rascarte la espalda. única culpable soy yo por no haber sacado un pasaje
_ de autobus. Mi tristeza ya no sólo es tristeza, es una
enorme fatalidad.
Loca manía
15.2.9
Dejar la manía de girar el reloj hacia atrás nunca A pesar de no alejarme de “P.B” soy “S” y estoy
fue mi intención, pareciera que inconscientemente segura que “A” me espera algún 14-2 en el cielo
siempre para mí, que suceda era mi mejor solución; donde mi querido hermano se encuentra ya.
a lo largo de mi vida he llegado tarde a muchos
sucesos de los cuales algunos tuvieron grandes Priti
consecuencias. Pero “reloj”, “tiempo”, dos palabras San Cristóbal
tan imprescindibles, insuprimibles, marcadoras, bello
es el tiempo, tirano el reloj. El tiempo corre suave o _
corre volando, en cambio el reloj corre inalcanzable
o corre insufrible. Para mí no hay reloj, sólo espacio,
pero ¿qué hay del tiempo?, de eso no se habla quizá
porque haya acumulados recuerdos o quizá por no
alcanzar a imaginar lo que el tiempo traerá, pero en
fin lo que marca no es el reloj, es el tiempo. Él deja
huellas. Él es el único que transcurre y espera.

La Priti
San Cristóbal

1
5
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / LITERATURA

El Amor Incondicional de Pareja


Sería incondicional porque no debe ser limitado,
debe ser transparente absoluto. Correr el riesgo de
inhibición.
Aunque también observando la equidad del amor.
Para no llegar al extremo y pueda desequilibrarse la
esencia del mismo. El amor verdadero no pide perdón,
Sueño es sincero, fiel y benigno. Sabiendo de antemano que
son dos seres diferentes para pensar y actuar. Dos
Soñé que estaba en el vacío, no había nada a mi mentes distintas con virtudes y defectos. Para que,
alrededor sólo doce hombres con caretas puestas, compartiendo esto, puedan llegar a la realización
yo les grité sáquense la fachada y así se sacaron sus culminante de amantes perfectos. Aceptándose tal
máscaras y se convirtieron en polvo. Yo aspiré de ese como son de verdad, y llegar a los noventa tomados
polvo y me adormeció durante siete días, cuando de la mano, felices y realizados.
desperté había una luz brillante que me decía
“ ya está todo hecho, ahora levántate Irma Saldaña S.
y disfruta de la vida”.

Cecilia
_
_
En 1996 conocí a mi marido Claudio, a los tres años,
Sobre el amor, no hay un discurso después de tener dos hijos, Luca y Lucila que falleció,
posible que sea total, completo, lo dejé. Era muy chica, me casé a los 16 años.
hay fragmentos. Fragmentos de Después conocí a Marcelo, estuve un par de años con
él y tuvimos a Fabricio, después él me dejó, pensé
un discurso amoroso. que mi vida no tenía sentido.
Después de unos años me internaron en un
_ psiquiátrico y conocí al hombre que tanto le pedí a
Dios, que sea lindo por fuera y por dentro y me dé
una nena.
El amor para mí. En realidad la vida me presentó Así fue, se llamaba Leonardo, me dio una hermosa
varios tipos de amores. Unos llenos de locura, otros nena llamada Ludmila, y después de cuatro años me
llenos de sinceridad y pureza. Y hoy por hoy mis dejó, y encima yo presa, pero bueno, después de diez
amores no pasan de ser telefónicos, ilusiones que años de estar separada de Claudio volvimos a estar
me llenan día a día el gran vacío que por mi falta de juntos, estamos probando, espero que sea el último
amor a las personas que realmente me aman. hombre de mi vida mi primer marido Claudio.

Soledad Castro Gisell Licciardi


_

1
6
Desafío para un psicoanalista
de Clarice Lispector
Soñé que un pez se quitaba la ropa y quedaba desnudo.
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

Complejo
Penitenciario
Devoto

Las ciudades y el nombre y lo único que vi fue que el cine colonial era un
templo evangelista, y el otro cine, un bingo. Continué
mi camino pues todavía me faltaban unos cuántos
Nací y me crié en ciudad “Esperanza”, de la cual salí
kilómetros para llegar a mi destino. Recuerdo que
cuando me casé y por motivos laborales me tuve
a la salida de la ciudad había una hilera de árboles
que mudar.
en los cuáles en mi niñez, junto con mis amigos,
Recuerdo que era una ciudad que nunca terminaba
decíamos que dormía un gigante, porque el follaje de
de descubrir, fábricas, sus callejones. La parte del
los mismos era muy tupido y unido, casi tan parejo
ferrocarril donde detrás salía un camino que con
que formaba un inmenso colchón. En el asiento
mis amigos recorríamos hasta llegar a un cañaveral
trasero del auto viajaba mi hija, que había insistido
que, atravesándolo, había una pequeña laguna
en acompañarme y me preguntó algo que me dejó
donde intentábamos pescar. Teníamos entre diez y
perplejo, con sus seis años me preguntó:
trece años y para nosotros era una aventura que nos
-Papá, ¿quién duerme arriba?
tomaba todo el día. En la ciudad había un pequeño
Fue en ese momento en que me di cuenta que la
centro con dos o tres cines, una calle peatonal,
magia existe, la magia en nuestra imaginación.
bares, confiterías e innumerables negocios. Creo que
Somos nosotros que al crecer dejamos de creer.
hasta que yo recuerde, nunca terminé de conocerla
Esperanza existe, y tiene magia.
por completo, ¡la ciudad tenía magia! Todos los días
había una noticia nueva o descubría algo distinto. Y
así fui creciendo en Esperanza, la ciudad con magia.
Dos notas:
Hoy día, muchos años pasaron, y hace poco, por
1. ¡Hasta llegué a recordar que los vidrios de las
una circunstancia que no viene al caso, me tocó
fábricas, desde las vías, los rompíamos nosotros con
atravesar la ciudad, y me quedé con un poco de
nuestras gomeras!…
tristeza y melancolía, ya no era una ciudad. Tan sólo
2. Según mi padre, él siempre me decía que
me encontré con un pueblo, las fábricas con sus
arriba de los árboles dormía Tarzán.
vidrios rotos, lo que yo llamaba una laguna no era
más que un desagüe; seguí mirando para tratar de
Antonio
encontrar a alguno de mis amigos de la infancia,
_

9
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

Ojos de papel
Cuántos momentos llegan
a mí, cuántas situaciones
que vivimos juntos.

El día que nos conocimos.


Tengo un negocio de compra y venta de Decepcionante para vos,
antigüedades en mi barrio desde hace muchos años. casi intrascendente para mí.
Eso logró la confianza de mis vecinos y clientes de
los alrededores, dado que aplico una ganancia del Pocha y Daniel,
los dos que nos entregaron
10% sobre el valor de la obra y antes de comprarla
a compartir esta vida.
me tomo mi tiempo para sacarle el mejor precio,
averiguando en el mercado su cotización. Bien, aquí Mi abandono, cuando te dejé
va un incidente que me ocurrió con la señora María, viajando en colectivo
recomendada por una muy buena clienta. en compañía de los entregadores.
El cartel en la puerta del local reza “Abierto de 10
a 13hs. y de 16 a 20hs”. Ese día martes, por fiaca o Creí que te perdía para siempre.
descuido, llegué al negocio diez minutos tarde. La El destino estaba sellado,
señora M me estaba esperando sentada en el banco la vida volvió a juntarnos.
que está fijo en la vereda, un banco de plaza que
compramos entre todos los vecinos comerciantes. Empezamos a soñar juntos.
Cuando puse la llave en el candado de la reja, me Vos sólida, estructurada,
llamó por mi nombre, y me dijo que venía de parte yo puro sueño.
de mi clienta, la señora Lucía, y que vivía cerca. Me
Inteligente, sencilla.
explicó que tenía un cuadro muy importante en su Cristalina, natural.
domicilio, y si lo podía ir a ver para darle precio, pues
tenía una urgencia económica, para el mismo día. Sin Dos polos opuestos
más, me fui con la señora hasta su casa y me mostró se habían unido.
la obra. Un óleo bastante cotizado en el mercado,
pero para comprarlo o venderlo es importante Energía controlada.
hacerlo ver por un tercero porque se trata de Fuego descontrolado.
valores altos y obras muy fáciles de copiar por los
especialistas. Le dije a la señora María que con las Supiste moderarme.
fotos de mi celular era suficiente y que tendría que Controlar el fuego
volver a su casa con un socio mío, R, especialista en del volcán que llevaba
el tema. Bien, perdí todo el día tratando de ubicarlo dentro mío.
y dejando mensajes para él en todos los lugares
A través de tus ojos
posibles. Mientras , R se había conectado con la me enseñaste
señora María en la puerta de mi negocio y había a ver y vivir la vida.
llegado a un acuerdo sin esperarme.
Por supuesto, que perdí mi 10%, y gané en cambio A través de tus ojos,
conocer un enemigo. Mientras en mi barrio sigo muchacha ojos de papel
teniendo muy buena imagen. todo fue, es y será posible.

Antonio JorgeCa45

10
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

Compañera mía tus manos manchadas de chocolate


del alfajor que guardabas en tu mochila,
Son las 12:45 tus ojitos castaños buscando los míos,
de este mediodía de octubre, y no tuve respuesta a esa mirada
el sol enrojece, nuestras caritas. tu risa nerviosa cuando tomé tu mano
Mezcla angelical llena de chocolate,
de ternura, pureza y alegría, sé que algo buscabas
parece que fue ayer no sé qué buscabas
en un mismo mediodía: a mi actitud inocente de querer
Pero al mirar mis manos, limpiar tu mano, no tuve respuestas
más viejas y ya vacías…
El torrente de la vida Mi mano en tu mano
pasa apresurado dejando tu mirada en la mía: no tuve respuestas
tristezas y alegrías. a tus manos en las mías

En mi mente son muchos Hoy mis manos más viejas y vacías


los recuerdos que juegan y el corazón tan lleno de alegrías
por ser primeros, y otros encontré respuestas a esa mirada
¿pujan por desalojarlos? (perdida)
Son dos los que llegan y
“perduran” Gracias por haber compartido
tristezas y alegrías
La primera vez que tu mano Gracias, gracias: compañera mía
tocó la mía, y tu mirada
se clavó en mi ser Dany de la Cruz
_
Preguntas
¿Cómo se cocina? En realidad hay tantas cosas para
decir sobre esto. Mirá qué cosa curiosa, antes no
existían cocinas a gas, todo se hacía a leña, qué
sabor diferente, cualquier comida que se prepare,
arroz con pollo hasta un locro o un puchero. Es algo
que no se puede comparar hablando de sabor.

11
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / LITERATURA

Recuerdos
Son las 15:25 horas
de esta tarde
soledad de octubre

Fluyen los recuerdos


como borbotones
incontrolables

El torrente
de la vida
pasa presuroso. Anitnegra
Muchos recuerdos Voy a describirte el país en que nací, que a pesar de
quieren ser primeros, su nombre no es un país de gente negra, tampoco es
otros pujan por desalojarlos.
un país de blancos rubios.
Pero dos son los que quedan. Su capital, Seriasoneub, aún atesora en sus calles
La primera vez que toqué tu mano prolijamente asfaltadas, las vías de las líneas de
y la primera vez que clavaste tu mirada en la mía. tranvías, que en su época de lento glamour, la
surcaban majestuosamente, hoy reemplazadas por
Tu mano llena del chocolate innumerables líneas de transporte colectivo de
del alfajor que se había pasajeros. Los fundadores de la capital, Silosed Zaid
derretido en el bolsillo de tu anorak. Nauj y Azodnem Edordep, eligieron para tal fin unas
tierras que estaban muy cerca del Río por el que
Tus ojos castaños buscaron
los míos, me miraste fijamente. llegaron, y ahí hicieron construir un fuerte, para
No tuve respuestas a esa mirada. poder resistir los ataques de las indiadas salvajes que
habitaban las llanuras cercanas.
Me miraste fijamente. El fuerte, lentamente fue poblándose de inmigrantes,
Tus ojos castaños buscaron los míos. que llegaron corridos de sus países originarios, por
No tuve respuesta a esa mirada. innumerables guerras, seguidas de hambrunas. Aquí
encontraron sosiego a las desventuras sufridas en
Sé que algo buscabas, sus países originarios. El fuerte paulatinamente
no sé qué buscabas.
No tengo respuestas. fue extendiendo sus límites, hasta agrandarse en
tal forma, que hoy es un país compuesto por casi
Tu risa nerviosa una treintena de provincias, que en su diversidad
cuando tomé tu mano de climas y paisajes y la riqueza de sus tierras,
llena de chocolate. hacen que todas sus necesidades alimentarias estén
totalmente cubiertas. Sus pujantes industrias y
Buscabas una respuesta políticas económicas, hacen que la gran mayoría de
a mi actitud inocente sus habitantes, gocen de un nivel de vida, por encima
de querer limpiar tu mano.
de los países vecinos.
Tu mano en mi mano Por supuesto, en Anitnegra, no todo es perfecto. Te
tu mirada en le mía. invito a conocerla, pero no te quedes a vivirla, ya
No tengo respuestas. somos demasiados los que vivimos en ella.

JorgeCa45 JorgeCa45

1
12
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

Reflexiones sobre el cuento de


Franz Kafka, “Ante la Ley”
La ley, representada siempre por una figura femenina
con sus ojos vendados, una balanza en una de sus
manos y una espada en la otra, nos asegura que sus
dictámenes serán equilibrados y justos.
Kafka, en este cuento, crea una versión distinta a la Un mal entendido…
tradicional. Mezcla un personaje bárbaro y antiguo,
que es el guardián del salón donde se “guarda” la Ley, Simplemente por una circunstancia de mal
un hombre común, y a la Ley misma, representada entendido, el destino de Uno continuó el curso que
por un gran salón, donde el hombre común desea hasta ahí iba cumpliendo al no coincidir con la
entrar en varias oportunidades, impidiéndoselo propuesta de encontrarse con la voz femenina de
el guardián a través de mentiras como que él es Dos, que no correspondía al número, evidentemente
el último guardián, o que entre salón y salón hay equivocado, al que Uno había marcado en el
otros guardianes que son aún más poderosos que él. teléfono. Sin embargo y a pesar de comprobarse la
Incluso este guardián lo hace sentar en un banquillo equivocación, tanto Uno como Dos continuaron con
a esperar poder entrar a conocer la Ley. Pasan los la charla, la cual descubrieron ser interesante para
años, el hombre envejece, entrega al guardián todos ambos. Al cabo de un largo rato de coloquio, tanto
sus efectos personales, algunos muy valiosos, para Uno como Dos acordaron conocerse personalmente,
sobornar al guardián, pero éste a pesar de aceptar sugiriendo la cita en el ámbito de una confitería
el soborno no cambia de postura de dejar entrar al llamada “San Miguel”, dando por sentado que dicho
hombre; ya a punto de morir, el hombre se entera establecimiento era el mismo que cada cual creía
que esa era su puerta particular para entrar a la Ley. ser. No presumían que cada una de éstas pertenecían
Moraleja: A pesar de que la Ley está, siempre hay a una cadena de diferentes locales. La que Uno
personas o personajes encargados de cuidar que proponía estaba ubicada en el barrio de Nuñez, y Dos
nadie cambie o conozca cómo funciona, haciendo y supuso que era la de Palermo.
aceptando todo lo contrario a lo que la Ley indica. Con esa convicción, ambos fueron a sus respectivas
confiterías a la hora que habían acordado para la
JorgeCa45 cita.
_ Luego de superada la tolerancia de espera, cada
uno pagó la consumición retirándose de allí entre
frustrado y ofendido maldiciendo el poco respeto que
el otro tuvo hacia su persona.
Tanto Uno como Dos jamás se enteraron de tal
desencuentro, por el simple detalle de ignorar
la existencia de otras confiterías “San Miguel”,
tomando como única a la que habían propuesto.
Un incidente que, de haberse concretado, en esta
cita hubiera podido, quizá, cambiar algo de sus
respectivas historias personales…
…Una más de tantas anécdotas efímeras que por
soledad o fantasía suelen suceder en esta gran
ciudad.

García Adolfo Daniel

13
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

Amantes enamorados
en la tarde llena de furia
de sol y exhuberancia
los seguía el mirlo de atrás,
saltando de rama en rama,
entre rugosos árboles envestidos de verdes
que con brazos extendidos al cielo
parecieran implorar agradecidos

Amantes enamorados
hechos en mujer y hombre
debieron dejar de mirarse
con ojos arrobados y encendidos
para con fastidio al mirlo observar
quien insidioso y pertinaz
con sonido de su canto imitador
Preguntas por el sendero perseguíalos

¿Qué acumular, de qué despojarse? Al sentirse mirado infló el plumaje,


¿Qué nos lleva a actuar de esta manera equivocada extendió las alas y los sebrevoló
como para estar en este lugar? dejándoles caer un fruto al pasar
¿La idea de Dios es tratar de explicar lo que no tiene que en el vuelo de un arbusto robó
explicación? en ofrenda a simbólica amistad
¿Qué es lo que pudo haber sido y no fue? y en otra rama, por delante ahora,
¿Por qué todos los días son diferentes? se posó, los sopesó y luego de escrutar
¿Qué es el yo? con otro corto vuelo a seguirlo invitó
¿Por qué tantas preguntas vienen a mí, y no sé cuál
es la primera? Amantes enamorados
¿Si existe una primera, difícil sería más encontrar la que por la cintura entrelazados eran uno
última? al extender las miradas al inédito pájaro,
Para encontrar la primera, ¿no sería lógico buscarla por extraño embrujo de fascinación,
en sentido inverso a ese orden cronológico? quedaron amarrados con hilos de plata
Si toda pregunta nace de un interés o curiosidad siguiendo el sendero por él elegido
sobre algo, ¿ese algo contiene todas las preguntas? y sin ninguna imposición racional
¿Por qué me cuesta tanto expresar en forma oral lo los amantes y el mirlo fueron uno
que tengo en mi mente?
¿Por qué el elefante muere en el cementerio de Si la belleza no está en lo que se ve
elefantes? sino en quien la mira
¿Por qué me creo abandonado de la mano de Dios? fácil es comprender como es posible
¿Fui tan incorrecto para terminar así? que las formas antes ignoradas
¿Adónde mueren los pájaros? ahora, con la misma perspectiva en ojos enamorados
¿Habrá un cementerio que desconocemos? por encanto, canto y gracia del mirlo
¿Irán al cielo en cuerpo y alma? destellar dorados en las mismas formas parecieran
¿Alguien los toma en el último instante de su vida? enmarcando el sendero en magnificencia iluminada.

14
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

Y entonces
el serpenteante camino se hizo camino real
custodiado por erguidos e inmutables árboles
y hasta las mismas alimañas
que por aproximación de desconocidos pasos
al pajonal lateral de arbustos buscan refugio
dando espacio respetuoso al transitar
del hombre, mujer y mirlo que son uno.

Y de pronto
el sendero y la sombra del bosque concluyó Metamorfosis
y una soleada multitud de flores silvestres los recibió
Y tras ellas, la inmensa planicie de una pradera, De pie y detrás de su sillón de cuero, dentro de una
puesta allí a propósito por la naturaleza, majestuosa oficina decorada con antigüedades de
para deslumbrar en el horizonte con otro paisaje. mucho valor y piezas únicas, el hombre observaba
Imponente en alturas y colores desde su ventana blindada en uno de los edificios
coronados por anillos de nubes ensartadas en los más altos de la ciudad. Pensaba en su presa, tenía en
picos nevados mente dos o tres empresas muy importantes al borde
de la quiebra, las cuales quería adquirir.
Los amantes enamorados, absortos y hechizados Sólo esperaba, contaba con una veintena de
que antes sólo miraban otros ojos que lo miraban personajes como él, elegantemente vestido, con
pronto dieron cuenta de tal error ropas importadas e impecable en su aspecto,
y el amor se hizo más amor en espíritu, esperaba.
adornado con imaginaria guirnalda encendida, Sus ojos eran como el acero, casi sin vida, pero si uno
y los ojos antes dirigidos a otros ojos lo observaba de cerca, se podía sentir terror, no eran
se abrieron al poema esencial del cosmos y sus cosas humanos.
y el hombre, la mujer y el mirlo fueron uno dentro Después de varios minutos, sonó el teléfono que
del todo. tenía únicamente para comunicarse con los de
su especie. Escuchó, y con una sonrisa helada se
Los amantes enamorados ahora con senil plata en las sentó en su sillón, bebió un wisky, y se puso de pie,
sienes se desvistió, y cuando terminó de sacarse todas
volvieron en otra tarde llena de furia en sus ropas, aparecieron plumas, sus ojos y su cara
exhuberancias tomaron el aspecto de un buitre.
al sendero que a su fin del trayecto vieron Salió por lo alto del edificio y fue a encontrarse con
como el amor se hizo más poema en espíritu sus compañeros, sobrevolando la primera de las
siendo uno en el dentro del todo empresas que ya estaba moribunda. No tenía apuro,
y sus ojos, cumplida la tarea, enjuagaron lágrima. sabía que comerían las entrañas de la misma son
Al regreso con las manos llenas de flores silvestres personal y todo lo que poseía.
les pareció escuchar en los verdes el canto de un Los llamo hombres de negro. Son buitres. Y nadie
mirlo. los conoce. Ellos contentos sabían que su capital
aumentaría.

García Adolfo Daniel Antonio


_ _

15
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

de llamada al ascensor. Hasta aquí todo estaba en


ese orden justo que había programado y por eso le
hacía presumir que la vida es bella. Sin embargo,
siempre hay un pero para contradecir, debía sortear
el premonitorio mensaje que para él significaba el
correcto ordenamiento cósmico de astros y planetas
que se conjuraban para indicarle si esas próximas
horas que estaría fuera de su aséptica burbuja del
El 11 en la cabeza departamento, en donde todo tenía una lógica y
era previsible a nivel de sentirse protegido de la
Justo estaba en el exacto orden que había dejado al estupidez humana cuyo orden estaba basado en
acostarse y eso le dio una señal de buen augurio para acomodar “in situ” los sucesivos caos que por las
el día que iniciaba. Tal como había sucedido en la circunstancias se le iban presentando, podría o no
mañana de ayer y en la de anteayer y en la de antes hacer soportable lo que vendría a suceder en ese
de antes y antes, encontró, sentándose en el borde espacio de tiempo hasta volver a su hogar, en donde
de la cama, a sus pantuflas azules, exactamente pareciera que las cosas pacientemente quietas se
alineadas una al lado de la otra, enfundando en ellas alegraran al verlo regresar.
los pies. Se incorporó y a partir de allí comenzó a La señal premonitoria que le abriría el espíritu
cumplir la tarea ritual que debía demandarle el lapso conciliador que le permitiría hacer tolerable la
de 35 minutos para dirigirse al baño, orinar, afeitarse, convivencia con el resto de la humanidad no era
ducharse, secarse, enfundarse el slip, escurrir el muy difícil de encontrar durante el trayecto a su
agua del piso y peinarse, para luego utilizar otros trabajo. Sólo debía estar atento durante el rodaje
25 minutos para concurrir a la cocina, prender el del taxi, siempre viajaba en taxi para concentrarse
mechero, posar la cafetera con su correspondiente en el propósito, buscando a través de los vidrios de
brebaje, preparado a última hora de la noche, para ventanillas y parabrisas el número 11, pero… ¡No
entonces volver al dormitorio, encaminándose a la cualquier 11, claro!… Sino, aquél 11 que estuviera
silla de estilo colonial que inmóvil esperaba a que impreso en cada lado, de su parte delantera como
le despojara de su camisa impecable, pantalón y asimismo en la trasera, y con el cual el colectivo se
corbata que, antes de ir al sueño nocturno reparador, identificaba en el orden de interno de cualquier línea
había acomodado prolijamente sobre ella. Al vivir urbana de ómnibus que transporta pasajeros sin
solo, no había necesitado decir “Buenas noches y importar a qué empresa pertenece o a qué rumbo se
hasta mañana” a alguien que impúdicamente no dirige en el diagrama de su recorrido. Generalmente,
tendría la importante disposición de conservar cada casi siempre ocurría, al llegar a destino sus ojos
cosa en su lugar tal como él lo había logrado en escrutadores adiestrados para tal fin habían
perfecta simetría entre una y otra. Una vez vestido y encontrado entre la multitud de colectivos que se
descalzo, fue al cajón del placard adonde las hileras cruzaban en el camino a su benefactor número 11,
de medias enrolladas como pionono esperaban que no sólo lo ponía de buen humor, sino que además
ansiosas la decisión suya en darles el privilegio de lo hacía condescendiente al punto de soportar con
ser elegidas. Esta vez fueron unas de color gris que una sonrisa paternal al imbécil de Galindez que
serían combinadas con el par de zapatos negros siempre equivoca el canasto, de los tres que están en
que seleccionó entre los que también estaban allí el escritorio, poniendo un expediente en el canasto
alineados. Entre los sacos colgados en perchas dentro que van las facturas; o al desaforado hincha de Boca,
de muebles optó por el marrón. Volvió a la cocina, que por serlo y en su ignorancia, se cree importante;
apagó el mechero, vertió el café en una taza y sin o a esa hermosa compañera casada y con hijos, que
azúcar lo bebió. Una hora exacta después cerraba posee el difícil arte de la “mosquita muerta” que
la puerta del departamento dirigiéndose al pulsador por igual puede sonrojarse ante un chiste subido de

16
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

tono, pero que a su vez, al numerito siguiente, es


muy capaz de hacer lo que todos sabemos que hace
cuando tarda más de lo que debería tardar dentro
del despacho de uno de los gerentes; y así podría
continuar con los demás integrantes de la oficina,
enumerándolos según sus defectos.
Sin duda sería una carga imposible de sobrellevar
si no hubiera sido beneficiado por la conjunción
cósmica de astros y planetas, al hacerle cruzar en su
camino algún colectivo con el número 11 de interno.
Una carga, como tal le sucedió a veces, (pocas veces, Planes
gracias a Dios), que por culpa de su ausencia en
todos los vehículos públicos con los que se topó, José había comenzado el año con pocas expectativas,
tuvo que soportar luego durante el larguísimo día respecto a cómo se desarrollaría el mismo, durante
laboral, el horroroso infierno de estar inmerso dentro los últimos años vividos muy poco influyeron en
de un caos de papeles, Galindez, hinchas de Boca, algún sentido en su vida. Pero éste, luego de un
“mosquitas muertas” y otros, dando por resultado en comienzo anodino, algunos acontecimiento lo
el encontrarse al fin del día con el cuerpo doliente, fueron marcando para que comenzara a desarrollar
estresado, agotado, con la cara descompuesta ideas para planificar el año de otra manera. En su
en rictus desencajados fuera de toda armonía y trabajo, gracias a los esfuerzos que realizó en el año
racionalidad y de tal manera que, al llegar a su anterior, además del cobro de haberes y aguinaldo,
departamento, sólo atinaba a ir a su cama en estado lo bonificaron e incentivaron monetariamente para
febril sin siquiera cenar. alentarlo a seguir esforzándose. Comenzó haciendo
El cosmos lo había puesto a prueba ocultándole los cálculos sobre el dinero que cobraría y podría juntar
imprescindibles “11” que lo protegerían, y a tal punto hasta promediar el año, planeó sus vacaciones
de creer en ello que llegó a suponer que las mismas con su esposa, sin grandes sofisticaciones pero
cosas también se le habían rebelado obligándolo a muy placenteras para disfrutarlas plenamente.
comprobar, en algún momento de la noche, salir a Día a día concurría a su trabajo poniendo más
inspeccionar, encendiendo todas las luces, si cada entusiasmo para cumplir a pleno con el mismo,
cosa seguía estando en el exacto orden justo en que y así fueron transcurriendo los meses siguientes.
las había dejado… Todo parecía encarrilado hacia un final feliz, pero
Un caso realmente curioso… El hombre no era un acontecimiento inesperado, (trastocó todo
ni bueno ni malo, ¿neurótico quizá?, sino que lo planeado y puso fin a sus sueños, a los cuales
simplemente regía su destino como algo que debía había apostado). Y sin saberlo, por el camino que
ser ordenado y previsible y para lograr tal fin sólo estaba transitando, también se cruzaba el de otra
necesitaba encontrar, día a día, al icono de su persona. El destino, la casualidad o vaya a saber qué,
felicidad… Al fin y al cabo, para lograr tal estado esta concurrencia al punto del cruce en el mismo
ideal tenía un costo ínfimo… Un mísero número 11 momento, trastocó todo lo planeado y puso fin a sus
puesto en un ómnibus de línea urbana!!! sueños, a los cuales había apostado.

_ _

17
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

Memoria Repugnantes Rapaces Represores Rufianes


interrumpieron
Y la Rabia vuelve a Fluir
Aún pero ahora queriendo saber estúpidamente
Ojos Oscuros Observan cual fue el Último café que bebiste
Olvidados Oprobios Obscenos la Última línea que leíste
de aquellos el Último te quiero que dijiste a alguien
Ocultos Opresores sin Rostros la Última carta que recibiste
Rapaces Represores Rufianes, el Último gato que viste rodando por terrazas
que Ornamentados en Uniformes antes de apagar por Última vez la lámpara
con falsos Oropeles sin gloria de tu mesita de luz
y Recios Revólveres en puño, Y de pronto…
tal como Ratas nocturnas, Justo cuando quizá se iniciaba tu Último sueño
Raptaron el Ronroneo de tu Risa irrumpieron los Repugnantes Rufianes Opresores
que tanto siempre Recuerdo, que sólo saben de Revólveres y Obediencia debida
compañera de Utopías Revolucionarias. Y a los gritos de Rasposas voces Roncas
Rabia abrieron el abismo, conmigo en un margen
sin Odio a pesar del Rencor, contigo en el otro
porque sé, mirando azorados caer en espiral vacío,
Ultimada desaparecida, como papelitos a merced de la tormenta,
que como nuestro ejemplo a emular las ilusiones esperanzadas de militantes
Volviste y sos millones en otros bien paridos, en causas asumidas de libertades e igualdades
que como vos tienen manos Floridas y de Rocío Y por eso… estoy seguro
cayendo en forma de caricias lentas que aún en ausencia de materia
lloviendo ideas para una humanidad justa y mejor. tu espíritu etéreo desprovisto de toda vanidad
Sin embargo que ahora es perfecto en generosidad
en mi Real pretensión de poesía y hermoso como un pan en la mesa
te Recuerdo Rabioso de furia no ha Olvidado
Revolviéndome en mis Ropas siempre y cuando algunos no lo Olviden
que te han sobrevivido avergonzadas Y yo, compañera…
de las tuyas que sirvieron de mortaja No lo Olvido.
Y entonces…
No sé por qué razón y por un breve lapso García Adolfo Daniel
Olvido lo Obvio que sucedió _
Y te pienso de otra manera,
sin ningún otro coraje que el de verte,
en mi memoria, simplemente mujer,
extrañándote por ello.
La hilera de dientes blancos en la sonrisa franca.
Lo que tus ojos vieron junto a los míos.
Flotando Fláccidos y Flexibles al mirarnos
y al mirar lo que entre nosotros y el horizonte había.
Mi brazo serpenteando en tus hombros, los besos
y el entrechocar apasionado de nuestros cuerpos
más otras muchas cosas de militancia y ternura
que aquellos

18
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / LITERATURA

reveses sentimentales, también después de dos


frustraciones de las que quedaron varios hijos, pudo
rehacer su vida con Mabel. Con Marcela y Roberto,
a veces juntos y otras por separado, compartimos
muchas alegrías y broncas. Jugamos muchas veces a
las bochas de compañeros o adversarios, cada uno de
nosotros tenía su forma particular de jugar y cuando
lo hacíamos juntos sabíamos complementarnos muy
bien. Con Roberto, después de jugar, emprendíamos
Un cuento de verdad largas y lentas caminatas hacia nuestras casas. Con
él compartí largas cenas y charlas donde los sueños
de ambos nos transportaban a emprendimientos
Hace ya más de un año me fui a vivir a la ciudad de
fantásticos que nunca llegamos a concretar, quizá
Necochea. Llegué el domingo 20 de julio de 2008
algún día lo hagamos, por ahora tenemos una deuda
a las siete de la mañana a la Terminal de ómnibus,
pendiente.
justo el día del amigo. A pesar de la inmensa
Con Marcela, las cosas fueron distintas, por sus
significación que tiene para mí y como para mucha
ocupaciones familiares, no pudimos compartir
gente, ese día estaba solo, sin ninguno de mis afectos
ninguna cena, pero sí muchas caminatas,
más queridos, solo en una ciudad que conocía muy
bicicleteadas y charlas donde la confianza que nos
poco. Hacía frío y por varios días la soledad me hizo
teníamos mutuamente nos llevó a contarnos cosas a
sentir más frío y solo. Los días fueron transcurriendo
veces impensadas entre dos amigos de sexo distintos.
y comencé a recorrer los lugares cercanos a la casa
Bueno, para eso son los amigos, para ponerle la oreja
que unos amigos me prestaron. Fui descubriendo
al otro. No fueron pocas las murmuraciones y malas
lugares, recorridos dentro del Parque Miguel Lillo,
interpretaciones al respecto, muchos nos creyeron
donde aves diariamente me saludaban con sus cantos
amantes, otros no llegaron a entender esta relación
diversos, sus perros salvajes, abandonados por sus
nunca. Con ella llegamos a nadar juntos en el mar,
dueños después de disfrutar unos días de vacaciones,
para hacer más incomprensible esta relación. En
a veces salían a mi encentro para reconocerme y ver
definitiva, Marta, mi esposa, y Juan, el esposo de
si podían obtener algo de mí, pero no, de mí sólo
Marcela, siempre creyeron en esta relación de amor
obtenían algunas caricias y palabras que, aunque
y amistad entre tres amigos que un día la vida se
creo que comprendían, no podían responder más que
encargó de juntar y tres guardianes –Gabriel, Mario y
con la alegría que trasuntaban en sus caras, así como
Rubén- se encargaron de separar momentáneamente.
aparecían, luego de un breve saludo volvían a sus
Ojalá el tiempo no apague este amor, entre Marcela,
correrías en búsqueda de algo que los confortara un
Roberto y Oscar.
poco más de lo que yo lo había hecho.
Un día, en una de estos recorridos por el parque _
descubrí una cancha de bochas, allí, después de
varias concurrencias diarias, conocí a varias personas,
muchas, casi incontables, pero dos fueron las que
ocuparon un lugar en mí. Desde el primer día que
las vi llamaron mi atención, poco a poco los tres nos
fuimos conociendo.
Marcela, una trigueña nativa de Tandil y Roberto,
un N y C de Necochea. Nuestros lazos de amistad y
amor entre ellos y yo fueron fortaleciéndose. Marcela
está casada con Juan y tiene cuatro hijos, y Roberto,
un solitario al que la vida le propinó unos cuantos

19
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / ENCUENTROS CON EL CINE

Unidad El cine como representación aporta


un relato de otro registro: artístico,
Penal 27 audiovisual, estético, que contribuye a
repensar los sentidos actuales y posibles.

Moyano El compartir con un grupo de personas


el visionado de una película en un
tiempo y un momento determinado
_ supone un horizonte de comprensión
compartido. Más allá de las diferencias
Docente: Alejandra Rodríguez de apropiación, es la experiencia
colectiva la que habilita la construcción
de un nuevo discurso, de otros sentidos
posibles que emergen de las películas. El
cine como experiencia artística, temporal
y discontinua, funcionó allí como
puente, como síntesis y apertura.

1
20
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / ENCUENTROS CON EL CINE

La propuesta de Encuentros con el Cine implicó un


recorrido por el tango y por algunas películas que lo
recrearon mediante distintas historias en diferentes
épocas.
Vimos como el cine dialogó con el tango, como
el tango y la canción le dieron al cine argentino
el melodrama y le sirvieron para organizar un
relato. El tango como metáfora para hablar de las
mujeres, para hablar de lo social, de la nostalgia,
del amor, de la ciudad; para dar cuenta de una
época. Nos propusimos pensar, a partir de este eje,
eso que implica la memoria colectiva, aquello que
recordamos, escuchamos, vimos o nos contaron y
forma parte de nuestra historia, de nuestra ciudad. En los momentos del intercambio realizamos
A partir de allí, realizamos actividades con la una interpretación a partir de las construcciones
música y la letra de los tangos y los distintos temas narrativas y formales de las películas encontrando
característicos que aborda el género. los distintos tópicos planteados en las letras de los
tangos. Las participantes cantaron, contaron historias
de vida y recitaron.
Algunas de las frases surgidas en los Encuentros
fueron: “el tango para mí es arrabal, cuchilleros y
cafetín” “conocí a mi esposo bailando tango, el tango
para mi es el amor” “el tango es Gardel”, “es Tita
Merello”, “es nostalgia y Argentina”, “es caminito y
pampa mía”, “es barrio y madre sufrida”, “es música y
es baile”, “el tango es bandoneón y volver”.

21
1
Haciendo sutura II / Edición 2009

Los encuentros de cine se realizaron con la entusiasta


participación de los integrantes del Hogar 1 de
Adultos Mayores, coordinados por Sara Maldonado,
tendiendo un puente a la integración entre
el “adentro” y el “afuera”.

Buenos Aires, cuando lejos me vi


sólo hallaba consuelo
en las notas de un tango dulzón
que lloraba el bandoneón.
Buenos Aires, suspirando por ti
bajo el sol de otro cielo,
cuanto lloro mi corazón
escuchando tu nostálgica canción.
-
La canción de Buenos Aires
Letra: Manuel Romero
Música: Azucena Maizani y Oreste Cúfaro

1
22
Haciendo sutura II / Edición 2009

Canción maleva, canción de Buenos Aires,


hay algo en tus entrañas que vive y que perdura.
Canción maleva, lamento de amargura,
sonrisa de esperanza, sollozo de pasión.
Ése es el tango canción de Buenos Aires,
nacido en el suburbio que hoy reina en todo el mundo.
Éste es el tango que llevo muy profundo,
clavado en lo mas hondo del criollo corazón.
_

La canción de Buenos Aires


Letra: Manuel Romero
Música: Azucena Maizani y Oreste Cúfaro

23
1
Haciendo sutura II / Edición 2009

_
Docente: María Roveda Una práctica de Yoga que
partiendo de su forma tradicional,
se desarrolle y actualice
en el ´organismo vivo´
que es cada Mujer, cada Hombre.

Una práctica de Yoga que posibilite


formas de pensamiento-palabra y acción
enaltecedoras en relación
a sí mismo y hacia los otros.

Una práctica de Yoga ofrecida como “una


caja de resonancia” donde se suscite el
contacto certero con
Lo que Verdaderamente nos constituye
como Seres Humanos.

1
24
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / YOGA

Garuda Mudra / Pájaro mítico Kali Mudra / Diosa de la Transformación

Padma Mudra / Flor de loto

Mudra: significa gesto sello, en sánscrito. También se lo traduce Son gestos con las manos o el cuerpo que permiten entrar en contacto con
como “aquello que gesta el encanto”. La práctica de mudras forma dimensiones sutiles del Ser.
parte de la cultura Védica en la India desde los primeros registros Por tanto, los mudras traen a la superficie el estado innato de Felicidad
de la Historia. siempre presente dentro de nosotros, esperando a ser descubierto.

25
1
Haciendo sutura II / Edición 2009
Unidad Penal 27 / YOGA

“El ser humano está llamado a descubrir su real naturaleza esencial


(la identidad no-condicionada, el núcleo de sí mismo). Si intenta
abolirla o desconocerla se neurotiza. La esencialidad que se reprime,
puja por salir a la luz (…)
La autorrealización del individuo implica la integración de lo inferior
y lo superior de sí mismo y el paulatino desarrollo de la capacidad de
obrar desde los valores del ser (metavalores).
El rol del terapeuta sería no solamente el de acompañar hacia la
salud, sino el de promover la autorrealización de aquellos a quienes
asiste terapéuticamente.” (1)

Bajo esta perspectiva y ”acercando” el rol del profesor de yoga al de


un yogaterapeuta -en función de las necesidades evidenciadas en
la primera etapa (2008) del Taller de Yoga en la UP 27- las clases
Teoría del Yoga proponen un trabajo específico de conocimiento y educación sobre
los planos físico y mental, habilitando el contacto con la propia
Interioridad.

El punto de partida es la concepción unitrina (cpo-mente-espíritu)


propia de la Tradición del Yoga, la cual se completa con un enfoque
actual: Integrative Yoga Therapy. (2)
IYT conecta las visiones eternas de Yoga y la Medicina Ayurvédica
y las más modernas sobre salud mente-cuerpo, desarrolladas en
Occidente: Reich, Lowen, Hanna (Somáticos), PNF, Eutonía, dando
énfasis a la importancia de educar a cada individuo para la salud
óptima.
Así, de forma gradual, los encuentros en la UP 27 despliegan
armoniosamente la práctica de pre-asanas y pranayama
(introductorio), canto, mudras, yoga nidra, prácticas de conciencia
corporal- emocional y mental, visualizaciones y la incorporación de
5 Elementos / Medicina Ayurveda recursos expresivos de la plástica o la palabra que ayudan a plasmar
la experiencia transitada.
(1) Centro Transpersonal de Bs. As. Lic. Virginia Gawel.
(2) Integrative Yoga Therapy / Joseph Le Page / USA - Brasil

1
26
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / Anexo LITERATURA

Anexo Literatura
Complejo Penitenciario Devoto
Un cuento de verdad un solitario al que la vida le propinó unos cuantos
reveses sentimentales, también después de dos
Hace ya más de un año me fui a vivir a la ciudad de frustraciones de las que quedaron varios hijos, pudo
Necochea. Llegué el domingo 20 de julio de 2008 rehacer su vida con Mabel. Con Marcela y Roberto,
a las siete de la mañana a la Terminal de ómnibus, a veces juntos y otras por separado, compartimos
justo el día del amigo. A pesar de la inmensa muchas alegrías y broncas. Jugamos muchas veces a
significación que tiene para mí y como para mucha las bochas de compañeros o adversarios, cada uno de
gente, ese día estaba solo, sin ninguno de mis afectos nosotros tenía su forma particular de jugar y cuando
más queridos, solo en una ciudad que conocía muy lo hacíamos juntos sabíamos complementarnos muy
poco. Hacía frío y por varios días la soledad me hizo bien. Con Roberto, después de jugar, emprendíamos
sentir más frío y solo. Los días fueron transcurriendo largas y lentas caminatas hacia nuestras casas. Con
y comencé a recorrer los lugares cercanos a la casa él compartí largas cenas y charlas donde los sueños
que unos amigos me prestaron. Fui descubriendo de ambos nos transportaban a emprendimientos
lugares, recorridos dentro del Parque Miguel Lillo, fantásticos que nunca llegamos a concretar, quizá
donde aves diariamente me saludaban con sus cantos algún día lo hagamos, por ahora tenemos una deuda
diversos, sus perros salvajes, abandonados por sus pendiente.
dueños después de disfrutar unos días de vacaciones, Con Marcela, las cosas fueron distintas, por sus
a veces salían a mi encentro para reconocerme y ver ocupaciones familiares, no pudimos compartir
si podían obtener algo de mí, pero no, de mí sólo ninguna cena, pero sí muchas caminatas,
obtenían algunas caricias y palabras que, aunque bicicleteadas y charlas donde la confianza que nos
creo que comprendían, no podían responder más que teníamos mutuamente nos llevó a contarnos cosas a
con la alegría que trasuntaban en sus caras, así como veces impensadas entre dos amigos de sexo distintos.
aparecían, luego de un breve saludo volvían a sus Bueno, para eso son los amigos, para ponerle la oreja
correrías en búsqueda de algo que los confortara un al otro. No fueron pocas las murmuraciones y malas
poco más de lo que yo lo había hecho. interpretaciones al respecto, muchos nos creyeron
Un día, en una de estos recorridos por el parque amantes, otros no llegaron a entender esta relación
descubrí una cancha de bochas, allí, después de nunca. Con ella llegamos a nadar juntos en el mar,
varias concurrencias diarias, conocí a varias personas, para hacer más incomprensible esta relación. En
muchas, casi incontables, pero dos fueron las que definitiva, Marta, mi esposa, y Juan, el esposo de
ocuparon un lugar en mí. Desde el primer día que Marcela, siempre creyeron en esta relación de amor
las vi llamaron mi atención, poco a poco los tres nos y amistad entre tres amigos que un día la vida se
fuimos conociendo. encargó de juntar y tres guardianes –Gabriel, Mario y
Marcela, una trigueña nativa de Tandil y Roberto, Rubén- se encargaron de separar momentáneamente.
un N y C de Necochea. Nuestros lazos de amistad y Ojalá el tiempo no apague este amor, entre Marcela,
amor entre ellos y yo fueron fortaleciéndose. Marcela Roberto y Oscar.
está casada con Juan y tiene cuatro hijos, y Roberto,
JorgeCa45

anexo 1
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / Anexo LITERATURA

de llamada al ascensor. Hasta aquí todo estaba en


ese orden justo que había programado y por eso le
hacía presumir que la vida es bella. Sin embargo,
siempre hay un pero para contradecir, debía sortear
el premonitorio mensaje que para él significaba el
correcto ordenamiento cósmico de astros y planetas
que se conjuraban para indicarle si esas próximas
horas que estaría fuera de su aséptica burbuja del
El 11 en la cabeza departamento, en donde todo tenía una lógica y
era previsible a nivel de sentirse protegido de la
Justo estaba en el exacto orden que había dejado al estupidez humana cuyo orden estaba basado en
acostarse y eso le dio una señal de buen augurio para acomodar “in situ” los sucesivos caos que por las
el día que iniciaba. Tal como había sucedido en la circunstancias se le iban presentando, podría o no
mañana de ayer y en la de anteayer y en la de antes hacer soportable lo que vendría a suceder en ese
de antes y antes, encontró, sentándose en el borde espacio de tiempo hasta volver a su hogar, en donde
de la cama, a sus pantuflas azules, exactamente pareciera que las cosas pacientemente quietas se
alineadas una al lado de la otra, enfundando en ellas alegraran al verlo regresar.
los pies. Se incorporó y a partir de allí comenzó a La señal premonitoria que le abriría el espíritu
cumplir la tarea ritual que debía demandarle el lapso conciliador que le permitiría hacer tolerable la
de 35 minutos para dirigirse al baño, orinar, afeitarse, convivencia con el resto de la humanidad no era
ducharse, secarse, enfundarse el slip, escurrir el muy difícil de encontrar durante el trayecto a su
agua del piso y peinarse, para luego utilizar otros trabajo. Sólo debía estar atento durante el rodaje
25 minutos para concurrir a la cocina, prender el del taxi, siempre viajaba en taxi para concentrarse
mechero, posar la cafetera con su correspondiente en el propósito, buscando a través de los vidrios de
brebaje, preparado a última hora de la noche, para ventanillas y parabrisas el número 11, pero… ¡No
entonces volver al dormitorio, encaminándose a la cualquier 11, claro!… Sino, aquél 11 que estuviera
silla de estilo colonial que inmóvil esperaba a que impreso en cada lado, de su parte delantera como
le despojara de su camisa impecable, pantalón y asimismo en la trasera, y con el cual el colectivo se
corbata que, antes de ir al sueño nocturno reparador, identificaba en el orden de interno de cualquier línea
había acomodado prolijamente sobre ella. Al vivir urbana de ómnibus que transporta pasajeros sin
solo, no había necesitado decir “Buenas noches y importar a qué empresa pertenece o a qué rumbo se
hasta mañana” a alguien que impúdicamente no dirige en el diagrama de su recorrido. Generalmente,
tendría la importante disposición de conservar cada casi siempre ocurría, al llegar a destino sus ojos
cosa en su lugar tal como él lo había logrado en escrutadores adiestrados para tal fin habían
perfecta simetría entre una y otra. Una vez vestido y encontrado entre la multitud de colectivos que se
descalzo, fue al cajón del placard adonde las hileras cruzaban en el camino a su benefactor número 11,
de medias enrolladas como pionono esperaban que no sólo lo ponía de buen humor, sino que además
ansiosas la decisión suya en darles el privilegio de lo hacía condescendiente al punto de soportar con
ser elegidas. Esta vez fueron unas de color gris que una sonrisa paternal al imbécil de Galindez que
serían combinadas con el par de zapatos negros siempre equivoca el canasto, de los tres que están en
que seleccionó entre los que también estaban allí el escritorio, poniendo un expediente en el canasto
alineados. Entre los sacos colgados en perchas dentro que van las facturas; o al desaforado hincha de Boca,
de muebles optó por el marrón. Volvió a la cocina, que por serlo y en su ignorancia, se cree importante;
apagó el mechero, vertió el café en una taza y sin o a esa hermosa compañera casada y con hijos, que
azúcar lo bebió. Una hora exacta después cerraba posee el difícil arte de la “mosquita muerta” que
la puerta del departamento dirigiéndose al pulsador por igual puede sonrojarse ante un chiste subido de

anexo 2
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / Anexo LITERATURA

tono, pero que a su vez, al numerito siguiente, es


muy capaz de hacer lo que todos sabemos que hace
cuando tarda más de lo que debería tardar dentro
del despacho de uno de los gerentes; y así podría
continuar con los demás integrantes de la oficina,
enumerándolos según sus defectos.
Sin duda sería una carga imposible de sobrellevar
si no hubiera sido beneficiado por la conjunción
cósmica de astros y planetas, al hacerle cruzar en su
camino algún colectivo con el número 11 de interno.
Una carga, como tal le sucedió a veces, (pocas veces, Planes
gracias a Dios), que por culpa de su ausencia en
todos los vehículos públicos con los que se topó, José había comenzado el año con pocas expectativas,
tuvo que soportar luego durante el larguísimo día respecto a cómo se desarrollaría el mismo, durante
laboral, el horroroso infierno de estar inmerso dentro los últimos años vividos muy poco influyeron en
de un caos de papeles, Galindez, hinchas de Boca, algún sentido en su vida. Pero éste, luego de un
“mosquitas muertas” y otros, dando por resultado en comienzo anodino, algunos acontecimiento lo
el encontrarse al fin del día con el cuerpo doliente, fueron marcando para que comenzara a desarrollar
estresado, agotado, con la cara descompuesta ideas para planificar el año de otra manera. En su
en rictus desencajados fuera de toda armonía y trabajo, gracias a los esfuerzos que realizó en el año
racionalidad y de tal manera que, al llegar a su anterior, además del cobro de haberes y aguinaldo,
departamento, sólo atinaba a ir a su cama en estado lo bonificaron e incentivaron monetariamente para
febril sin siquiera cenar. alentarlo a seguir esforzándose. Comenzó haciendo
El cosmos lo había puesto a prueba ocultándole los cálculos sobre el dinero que cobraría y podría juntar
imprescindibles “11” que lo protegerían, y a tal punto hasta promediar el año, planeó sus vacaciones
de creer en ello que llegó a suponer que las mismas con su esposa, sin grandes sofisticaciones pero
cosas también se le habían rebelado obligándolo a muy placenteras para disfrutarlas plenamente.
comprobar, en algún momento de la noche, salir a Día a día concurría a su trabajo poniendo más
inspeccionar, encendiendo todas las luces, si cada entusiasmo para cumplir a pleno con el mismo,
cosa seguía estando en el exacto orden justo en que y así fueron transcurriendo los meses siguientes.
las había dejado… Todo parecía encarrilado hacia un final feliz, pero
Un caso realmente curioso… El hombre no era un acontecimiento inesperado, (trastocó todo
ni bueno ni malo, ¿neurótico quizá?, sino que lo planeado y puso fin a sus sueños, a los cuales
simplemente regía su destino como algo que debía había apostado). Y sin saberlo, por el camino que
ser ordenado y previsible y para lograr tal fin sólo estaba transitando, también se cruzaba el de otra
necesitaba encontrar, día a día, al icono de su persona. El destino, la casualidad o vaya a saber qué,
felicidad… Al fin y al cabo, para lograr tal estado esta concurrencia al punto del cruce en el mismo
ideal tenía un costo ínfimo… Un mísero número 11 momento, trastocó todo lo planeado y puso fin a sus
puesto en un ómnibus de línea urbana!!! sueños, a los cuales había apostado.

García Adolfo Daniel JorgeCa45


_ _

anexo 3
Haciendo sutura II / Edición 2009
Complejo Penitenciario Devoto / Anexo LITERATURA

Memoria Repugnantes Rapaces Represores Rufianes


interrumpieron
Y la Rabia vuelve a Fluir
Aún pero ahora queriendo saber estúpidamente
Ojos Oscuros Observan cual fue el Último café que bebiste
Olvidados Oprobios Obscenos la Última línea que leíste
de aquellos el Último te quiero que dijiste a alguien
Ocultos Opresores sin Rostros la Última carta que recibiste
Rapaces Represores Rufianes, el Último gato que viste rodando por terrazas
que Ornamentados en Uniformes antes de apagar por Última vez la lámpara
con falsos Oropeles sin gloria de tu mesita de luz
y Recios Revólveres en puño, Y de pronto…
tal como Ratas nocturnas, Justo cuando quizá se iniciaba tu Último sueño
Raptaron el Ronroneo de tu Risa irrumpieron los Repugnantes Rufianes Opresores
que tanto siempre Recuerdo, que sólo saben de Revólveres y Obediencia debida
compañera de Utopías Revolucionarias. Y a los gritos de Rasposas voces Roncas
Rabia abrieron el abismo, conmigo en un margen
sin Odio a pesar del Rencor, contigo en el otro
porque sé, mirando azorados caer en espiral vacío,
Ultimada desaparecida, como papelitos a merced de la tormenta,
que como nuestro ejemplo a emular las ilusiones esperanzadas de militantes
Volviste y sos millones en otros bien paridos, en causas asumidas de libertades e igualdades
que como vos tienen manos Floridas y de Rocío Y por eso… estoy seguro
cayendo en forma de caricias lentas que aún en ausencia de materia
lloviendo ideas para una humanidad justa y mejor. tu espíritu etéreo desprovisto de toda vanidad
Sin embargo que ahora es perfecto en generosidad
en mi Real pretensión de poesía y hermoso como un pan en la mesa
te Recuerdo Rabioso de furia no ha Olvidado
Revolviéndome en mis Ropas siempre y cuando algunos no lo Olviden
que te han sobrevivido avergonzadas Y yo, compañera…
de las tuyas que sirvieron de mortaja No lo Olvido.
Y entonces…
No sé por qué razón y por un breve lapso García Adolfo Daniel
Olvido lo Obvio que sucedió
Y te pienso de otra manera,
sin ningún otro coraje que el de verte,
_
en mi memoria, simplemente mujer,
extrañándote por ello. Autores
La hilera de dientes blancos en la sonrisa franca. JorgeCa
Lo que tus ojos vieron junto a los míos. Dany de la Cruz
Flotando Fláccidos y Flexibles al mirarnos Antonio Destéfano
y al mirar lo que entre nosotros y el horizonte había. Adolfo Daniel García
Mi brazo serpenteando en tus hombros, los besos Mario
y el entrechocar apasionado de nuestros cuerpos
más otras muchas cosas de militancia y ternura
que aquellos

anexo 4

Intereses relacionados