Está en la página 1de 2

Apreciado Ser Humano, Amigo mío,

Tengo la profunda convicción de que la transformación social, la libertad


individual y de las Naciones se conquistan por medio de la no-violencia.
Existen varios ejemplos en la historia que reflejan y comprueban esto. Si
observamos la trayectoria de líderes que llevaron a cabo el proceso de
Independencia de sus pueblos, tales como Mahatma Gandhi en la India en
1947, o Kwame Nkrumah, quien lideró la Independencia de la Costa de
Oro diez años después, hoy conocida como Ghana, o la lucha por la
conquista de los Derechos Civiles contra la segregación racial en América,
liderada por Martin Luther King en la década de los años sesenta, veremos
que todos ellos comprendían en primer lugar, el deseo intrínseco por Paz,
Libertad y Justicia que se encuentra en el nivel más profundo y
fundamental de la naturaleza humana y que la violencia es su completa
antitesis.
Sabían en segundo lugar, que la Libertad no es concedida, es conquistada,
tal como lo afirmó Martin Luther King. Y finalmente, tuvieron el coraje de
asumir el llamado de su corazón y no ignorar la presión de la verdad
interior, proferida por su Conciencia.
Asumieron con profunda responsabilidad y compromiso la difícil tarea de
oponerse contra sus propios gobiernos y opositores de sus causas,
sepultando con firmeza toda la apatía del pensamiento conformista del
íntimo de cada uno y del mundo a su alrededor.
Siento una profunda admiración por estos hombres, que asumieron con
grandeza su papel de traer a la luz, la oscuridad de las injusticias en
nuestra sociedad y provocar un despertar en la Conciencia de sus
seguidores, dejando un fuerte y profundo legado hasta el día de hoy.
Admiro profundamente estos hombres, que se negaron a ignorar su
llamado a la activa proclamación de la Dignidad Humana, reconociendo
que no se podían silenciar ante la perversidad del sistema en el que vivían.
Admiro profundamente estos hombres, que tomaron en sus manos las
armas más poderosas de la Fe, el Amor, el Respeto y la Comprensión,
para luchar a favor de las causas por las cuales estaban dispuestos a
entregar sus vidas, sin derramar una gota de sangre.
Su legado nos incita a reconocer que el opuesto del amor no es la rabia,
pero si la indiferencia.
Como podemos pretender no ser indiferentes ante los acontecimientos en el
mundo y en nuestra sociedad actual, si muchas veces nos demostramos
indiferentes a las consecuencias provenientes de nuestros propios actos?
Amigo mío, estos grandiosos hombres que transformaron el mundo, me
han inspirado a transformar mi propio mundo, y el tuyo???
Apreciado Ser, te agradezco por haberme concedido uno de los bienes
más valiosos que posees en tu existencia: TU TIEMPO
Cordiales saludos,
Un Ser Humano…
Hanna Fink

Como podemos ser tan hipócritas, al intentar convencer a nuestros jóvenes,


que son quienes representan el futuro de nuestras naciones, a apastarse de
la violencia, de los conflictos armados y de la inmoralidad, en el vasto
sentido de la palabra, si los propios gobiernos de las naciones que se
denominan defensoras de los Derechos Humanos y deberían establecerse
como ejemplo, no solamente ante su populación, como también frente a la
comunidad internacional, está usando macizas dosis de violencia para
enfrentar un enemigo no personificado, denominado terrorismo?