Está en la página 1de 11

'
'

* o p ® ) '' SO] a p O j a d s a j p

X - : .•■
,.
'

jod

e p A ( g j O 'O j p a o AVAiM) s o D i j ^ j S o j d s a s o q a a j s a a p

1 3 i®“ 3 d o 3 !P 9 3 ‘ sS iS ^ O L Z s > ^ ) I B W a i a W ! p B p a i d o j d b | b j j u o o o i i j a p a p b a i j
s o p s u o p u a u i s o q ^ a i a p s o | a p u p p a E j j i n v r \ iB a iD a [ a jin p o p a i d o j d a p s a iB [ti)
v iv í?

■■':

^

XB o j i q n d u p p B O i u n u i o a ‘U9 P
nppdaoxa O A p js ‘e p i q i q o j d e p a n f )

B | u o o J B j u o o H is B j q o E 1S3 3 p u p p E u u o j s u B i i

r” 'ÍMl*'P’^plO!Siipojdai ap b o u o j

ja m b [E n D

‘Xa[ b [

u a e js iA a jd

uw ds ui p d iu u j - BuedsH U9 osojatuj

%V ^

V *S

U3 OS3jdlU¡

eOOZ-It'rOS-N :1eS31 o jis p d a a

X-H'I-ZK6-W :NaSI

5. < \ í '

(BUBdsH) pupBiAj 0I08Z - 8 e ‘o íS b u iiv
£002 ‘pupRíM ‘ T S ‘BAanfvj c s s i o n q i a IBUOiipg @
n!s v <

!•

Provocaciones filosóficas

cy

Edición de Ana P. Esteve Fernández

j

, -

■ír"“

::';;® S I S ? ;

CLASICOS DEL PENSAMIENTO • BIBLIOTECA NUEVA

'■ M í
-m

m

m

-

Félix Ehrenhaft y Hans Thirring. Se trata de un ensayo basado en una conferencia impar­ tida en el «Erasmus Ascensión Symposium» en Leiden. Hablaba en voz baja y escribía diminutas ecua­ ciones en el encerado. a quien a menudo m en­ cionaba con veneración. según creo. Planck y Einstein. de la T. el mes de abril de 1992. no una geodésica. págs. Ehi'enhaft nos desafió a criticarle y se reía cuando se daba cuenta de lo ciegamente que creíamos en la excelencia de. tío del neurofisiólogo Karl Przibram. éste era el público de Ehrenhaft. monopolos magnéticos de tamaño m esoscópico y magnetólisis. discípulo de J. fue publicado en Physics and Our View o f the World. el biólogo.]. a quien solía mencionar con aprobación. y sostuvo que la trayectoria inercial era una espiral. — I 113— .). en concreto. J. Cambridge University Press. Chicago. y continuaba produciendo. Por entonces. 19-24. Jan Hilgevoord (ed. Conquest o f Abundance reúne los artículos en los que Feyerabend estaba trabajando cuando le sorpren­ dió la enfermedad que acabó con su vida en 1994. Era heiTnano de Hans Przibram. y. págs. Lorentz. The Univei-sity of Chicago Press. 149-167. evidencia que apoyaba la existencia de subelectrones. Él ha­ bía producido. Thomson. Su actitud respecto a la teoría era idéntica a la de Lenard y Stark. y pu­ blicado por primera vez en Stroom 28. 1999. las ecuaciones de Maxwell sin haber calculado y comprobado los efectos específicos. De vez en cuando. muchos físicos le veían com o un charlatán. había tres físicos que eran conocidos por el gran público: Karl Przibram. Ehrenhaft había sido profesor de física teórica y experimental en Viena. Se marchó cuando llegaron los nazis y regresó en 1947. sus lecciones eran inteiTumpidas por gritos.C a p í t u l o VI La teoría cuántica y nuestra visión del mundo* Cuando era estudiante. por ejemplo. diciembre de 1992. Los filósofos de la ciencia le conocían por ser el editor de una correspondencia sobre mecánica ondula­ toria entre Schrodinger. en la Viena de finales de los 40. Przibram era un experimentalista. Éste. 1994. Durante un curso en la es- * Este artículo apaiece como capítulo 3 de la Segunda Parte de Conquest o f Abundance. risas y golpes con los pies. [N.

tan elocuentes en otras ocasiones. 1978. es una «fuente de poder primaria. Hoy la situación es mucho menos uniforme. com o miembro del parlamento. «Esto es importante». sin embargo. La naturaleza d e las im á g e n e s d e l m u n d o En su ensayo Sobre la naturaleza hum ana. que se había he- ^ E. 1. incluso crearon conocimiento científico. todo lo que podían decir era «obviamente. La debilidad espiritual del naturalismo científico se debe al hecho de que no posee tal fuente prim aria de poder. On Human Nature. Ehrenhaft y Thining eran distintos en muchos as­ pectos. La religión. que extrajo energía de su madre. dejaba de lado aspectos importantes de la existencia humana. Más tarde. la re­ ligión no puede ser deiTotada por aquellos que podrían abatir­ la. escribe lo siguiente acerca de la religión. «la ft'sica no lo es». 192 y sigs. Ellos entraban y. Puede que Eh­ renhaft no haya pertenecido a la corriente dominante. - 115— . su­ girió que Austria abandonase su ejército y los vecinos se encar­ gasen de mantener las fronteras a salvo. Igual que el gigan­ te mítico Anteo. Fue despedido cuan­ do Austria pasó a formar parte del Reich. Después. apolí­ tica». Sólo algunos de ' La palabra alemana sitzenbleiben significa permanecer sentado y repetir una clase escolar ^ Para traducir el término «worldview» me seiTÍré indistintamente de expresio­ nes como «visión global del mundo». y por los miembros del Cír­ culo de Viena (un grupo de positi\astas lógicos ubicados en la Universidad de Viena durante los años 20 y 30). lo que sucedió en Alemania y la posterior guerta fueron signos de la locura humana. De m odo que ha llegado el momento de preguntar: ¿Existe una forma de desviar el poder de la religión hacia esta nueva y gran empresa?^ Según Wilson. está la rehgión y está esta «nueva y gran empre­ sa»: el naturalismo científico. sino que más bien la agi avaba. otros están buscando formas de hacer que la ciencia sea tan poderosa com o lo fue aquélla. te­ nían una expresión como de haber contemplado algo obsceno. padre de Walter Thirring y descubridor del efecto (relativísticamente general) de la rotación de capas. de la T I — 114- estos pensadores se dieron cuenta de que eran guiados por una cosmovisión rival que. Cuando regresó. un Dreckeffekt». Una vez hubo descrito sus experimentos. Esta creencia ya había sido sostenida por Mach. pero nos hizo pensar más que muchos científicos de reconocido prestigio anteriores y posteriores a él. y otra gente de dudosa reputación. De un solo golpe reivindicó haber arrasado la tradición de cien mil años. de hecho. Ehrenhaft se levantó. la tierra. Pero.cuela de verano de Alpbach. [N. Jacques Monod dice lo mismo. Tienen que perma­ necer sentados»*. Rosenfeld y Piyce se sentaron en la primera fila. Przibram. aunque con mayor compren­ sión de los problemas en juego. Rosenfeld y Price. «imagen de! mundo» y «cosmovisión». perdurará durante mucho tiempo como una fuerza de vital importancia para la sociedad. nunca perdió su sentido del humor. aunque humanitaria en intención. Y. Freud. a quien muchos consideran el padre de la sociobiología. Bastantes cientí­ ficos plantean el tema de la religión. El tercer fi'sico era el teórico Hans Thirring. no del mal encam ado.. Era una extraña combinación: un humanitario comprometido y un escéptico. T hining era pacifista y am igo de Einstein. Sin embargo. Compartían la creencia en la peligrosidad de las visiones globales del mundo^ y la idea de que la física debe prescindir de ellas. se dirigió hacia ellos y excla­ mó: «¿Qué pueden decir con todas sus maravillosas teorías? No pueden decir nada. págs. ha­ bía terminado un manuscrito enorme sobre los fundamentos psicológicos de la paz mundial.. por Franz Exner y su grupo. O.. montó sus experimentos en una pe­ queña alquería e invitaba a todo el mundo a echar un vistazo. H an'ard University Press. mientras el naturalismo científico proporciona información y hace sugerencias prácticas. es decii'. Boltzmann. Cambridge. la reli­ gión. sino imponiendo una renuncia ascética a cualquier otro pasaje espi­ ritual [la idea de que el conocimiento objetivo es la única fuen­ te auténtica de verdad] no era de una clase que aliviase la ansie­ dad. Para él. decía. cuando salían. no proponiendo ninguna explicación. Fría y austera.. Deben quedarse callados. Allí estaban León Rosenfeld y Maurice Pryce. In­ tentaré clarificar este desarrollo por el procedimiento de conside­ rar hasta qué punto las visiones del mundo afectaron a la ciencia y. Wilson. No es necesario decir que esta sugerencia no llegó a buen puerto. E. en la conferencia de Ehrenhaft. O. uno de los físicos más mordaces de su generación. Wilson. Ambas miran el mundo de una ma­ nera bastante general. no dijeron ni una sola palabra. además. Thirring tenía fuertes convicciones. quizá.

’ Wolfgang Pauli. Pero la propiedad también es bastante peligrosa. Este problema está estrechamente relacionado con otro problema. sólo proporciona una parte de lo necesario para una vida completa.. pág. Sin nada más. carta a Markus Fierz del 18 de agosto de 1948.. ’ Galileo Galilei. Los oponentes no tienen dificultades para demostrar su imperfección (empírica. Las ideas necesitan tiempo para desarrollar sus ventajas y fuerza para sobrevivir a los ataques iniciales. e incluso benévolo. el objetivismo — con esta palabra se refiere al conocimiento que no implica metas y propósitos— cuenta con grandes logros a su favor. León Festinger ofrece ejemplos del poder de las imágenes del mundo y trata de explicar por qué los obstáculos incrementan su poder. meteoritos y extraños fenó­ menos m eteorológicos. el lego suele supo­ ner que está hablando sobre algo que es obvio y conocido. 1985.). El fragmento entre corchetes corresponde a la página 169. Monod. Esto supuso el fin de la antigua alianza animista entre el hombre y la naturaleza. me detendré en la fi­ gura de Pauli. las catástrofes naturales. «Was heisst das-wissenschaftlich sein?» en Grenzprobleme der Wissenschaften. Muchos científicos procedieron de esta m anera (ejemplos en Paul Feyerabend. J. — 117— .cho una con la propia naturaleza humana. parece que quienes son guiados por imágenes del mundo son incapaces de aprender de la experiencia. los terremotos y las hambrunas ge­ neralizadas no pudieron acabar con la creencia en un creador to­ dopoderoso. Chance and Necessity. La tercera cita procede de una carta que Wolfgang Pauli escri­ bió a su colega Markus Fiertz. extrañas formas geológicas. son poco familiares y están mal adaptadas a su entorno natural y social. — 11^ 2. 170. y sus defensores tienen que hacer caso omiso de los conflictos que aparecen al principio con la lógica. que tie­ nen alguna clase de coherencia y universalidad. carta a Benedetto Castelli del 21 de diciembre de 1613. enfermedades desconocidas. la e\ádencia y los principios es­ tablecidos. Afirmar que no existe nada más vacía el mundo de sentido. reeditado por Harper y Row en 1988. Esta propiedad es muy útil. «inexorables e inmutables»^. publicada en Wolfgang Pauli und C. a mí me parece que trabajar en la construcción de una nueva idea de realidad es una importante y muy difícil ta­ rea de nuestra época. E l p o d e r d e la s im á g e n e s d e l m u n d o Estando constituidas de este modo. así. Springer. no sólo su intelecto. Nueva York. Ellas prevalecen a pesar de la evi­ dencia en contra más obvia e incrementan su vigor cuando en­ cuentran obstáculos*. Maier (ed. estrellas nuevas. sin dejar nada en el lugar de este precioso víncido excepto una an­ siosa búsqueda en un congelado universo de soledad. Las nuevas ideas son poco sofisticadas. Zúrich. Cuando habla sobre la realidad. Feyerabend y Chr. que la ciencia y la religión deben estar relaciona­ das entre sí de EÜguna manera^. G. deben aparecer en forma de cosmovisiones. no de teorías. a saber. Aquí sólo presento la siguiente cita: La ciencia quiere examinar la realidad. Se necesita tacto. pero solamente por su prodigioso poder de representación”*. P. Las crueles perras. No obstante. Tomando estas tres citas com o ^ í a . Ellos estuvieron a fa­ vor de la diversificación y coleccionaron anomalías en lugar de tratar de ofrecer una explicación convincente acerca de su ca- * En When Prophecy Fails (1956). De lo que no se dan cuenta es de que la ascensión de las ciencias dependió de una ceguera y una obstinación exactamente iguales. Verlag der Fachvereine. Thomas [eds. C. las inundaciones. sabiduría y juicio para detenerse a tiempo y. cuanto más com ­ prensible parece el universo. que cierta arrogancia puritana. están ina­ cabadas. ha impuesto reconoci­ miento. ¿cómo pudo una idea semejante ganar aceptación? No lo hizo y todavía sigue sin hacerlo. evitar desastres. para recom endarla. Para las personas ilustradas. Ber­ lín. actitudes y supuestos que implican a la persona como un todo. No obstante. las epidemias mortales que mataron a la gente de forma indiscriminada. para repetir una frase de Steven Weimberg muy comentada. y que se imponen con un poder mucho mayor que el poder de los hechos y de las teorías estrechamente conectadas con los hechos. los líderes de la ciencia occidental afir­ maron que las leyes básicas de la naturaleza son universales. La historia política y la histo­ ria de las tendencias en medicina y biología proporcionan numerosos ejemplos. O. guerras irracio­ nales. En general. págs. justo. Por lo tanto. 1972. plagas. 1992. Los pensadores de la Antigua Chi­ na tomaron en serio la variedad empírica. la ciencia fracasaría. Esto también es lo que quiero decir cuan­ do enfatizo. más vano resulta. m alformaciones genéticas. A. Jung: Ein Briefwechsel 1932-1958. la idea de realidad. Vintage Books. 385 y sigs). Si no existiese un sentido (que escapa a cualquier formalización) del correcto equi­ librio entre la audacia y la prudencia. Sin embargo. Pauli está buscando un punto de vista que preste atención a la ciencia pero que también la trascienda. lógica y social). definiré imagen del m u n ­ do como una colección de creencias. esta irracionalidad aparente es uno de los argumentos más poderosos contra todas las religio­ nes. Más adelante. las imágenes del mundo poseen una fuerza tremenda. Rodeados de cometas. S e ^ n Monod.].

® Para obtener información sobre las ideas referentes al Universo que soste­ nían los chinos en la Antigüedad. Berlín. Los científicos con las mismas inclinaciones empíricas. Gál y S. G.. mientras que el gran Newton. véase C. W. Cari Gerolds Sohn. Popkin The Thinl Forcé in 17 Centiiry Thoiight. Y. Alfied Knopf. New­ ton hizo comentarios teológicos. incluso la apologética» (Manuel. Prandtl y O. interpretaron algunos eventos anómalos de su tiempo como milagros o. S. Kepler's Astrologie. en los países de ha­ bla alemana. 30). pág. especialmente la página 24 y sigs. pág. Según San­ to Tomás. no sólo para suponer regularidades donde todavía no se había encontrado ningima regularidad. dijo Aristó­ teles’. Cuidad del Vaticano. 6). 2 vols. Creighton. descri­ be la historia de la fi'sica americana desde el segundo tercio del siglo xix hasta los años 70. Daniel Kevies. «Über die Grenzen des Natuierkennens» en Zwei Vortrage. The Religión. Para Aristóteles. Willey. en Ne\’erat Rest. 1967. Aquí se haca muy evidente el abismo entre «apariencia» y «reahdad». las atribuyeron a las reacciones subjetivas del alma telúrica. Sununa Theologiae. Nosotros no entendemos por qué suceden las cosas. presenta una fsiscinante y bien documentada síntesis de la investigación histórica. 3. B. Brov^m (eds. Franciscan Institute. aceptamos lo que Dios nos dice y no imponemos nuestras «interpretacio­ nes». Se necesitó un tremendo acto de fe o. Nueva York. Para Kepler. Chicago. vol. Do­ ver. Cuando fue pronunciado. E. Cuan­ do fue presidente de la Royal Societ>'. Para un punto de vista contrario al anterior. 1. sino la divina intención de «compensar las. Saint Bonaventure University. Frank E. Russell. págs. Nueva York. por razones empívicas así com o teológicas. Tietjens. 1965.. Cambridge Univeríiity Press. es característico de la cosmovisión (anti-emplríca) que he bosquejado en el texto. Prologas et distinctio prima. por tanto. Nueva York. Leiden. vio en ellas el dedo de Dios’®.. Verlag Wilhelm Engelmann. La objeción de Ockliam se encuentra en su obra Opera philosophica et theologica. Truesdell. Durante un considerable lapso de tiempo. véase Norbert Herz. 1974. El modo en que fue hecho está descrito en el libro de R. E. J. como la idea de hallamos en el mejor de los mimdos posibles. T. 1992. entre 1800 y 1925. para expresarlo con la termino­ logía que estoy usando aquí. 4. antecedentes y citas. religiosa y científica de Newton. los historiadores y los científicos intentaron mante­ ner escondidos los escritos teológicos y alquímicos de Newton. R. según el cual las excepciones a las leyes naturales no indican una imper- - 118- > Incluso el instnimentalismo. Veit. ofrece la ubicación de manuscritos relevantes y bibliografía. — 119— . J. 5). en una cosmovisión. Dover.). carencias de la gracia». I. que uno de los teólogos anti-trinitarios más destaca­ dos de su época pudiera ser desviado hacia la investigación astronómica y fi'sica? R. desde un punto de vista pu­ ramente empírico.. Cambridge. R. Cambridge University Press. J.. se to­ maron en serio las idiosincrasias cósmicas. Langman Greens. Oxford. Westfall. Por lo general. págs. «On the Relation of Natural Science to General Science» en su Popular Lectures on Scientific Subjects. von Helmholtz. Manuel. y muestra el impacto que tuvieron sus descubrimientos en su visión global del mundo. sino para trabajar en esta lí­ nea durante siglos. mientras que Duns E scoto y Guillermo de Ockham objetaron que lo único que tenemos son los resultados de la voluntad de Dios'^. The Physicists. Clarendon Press. De partibus animalium 663 b 27 y sigs.. como Kepler. probablemente por razones políticas. Scriptum in Libnim Primum Sententiamm ordinatio. El supuesto de Leibniz (primera carta de la correspondencia entre Leibniz y Clarke). Brill. 189-194. Isaac Newton. Opticks. véase L. En su obra ¡nteUectual Masteiy o f Nature. G. du Bois-Re^mond. 1 y 2. N. así como la página 85 del capí­ tulo 4. Vienna. ’ Aristóteles. 1991. pregunta Popkin. la Pa­ labra de Dios (la Biblia) y la Obra de Dios (el Universo). esto es. 1882. alquímica.. religio­ samente. Acerca del escaso contenido empírico de la hidrodinámica clásica y la aerodinámica. Newton. cartas. Nueva York. Publicaciones del obsei-vatorio Vaticano. Dover.rácter excepcional*. 1885. Six Lectures on Modem Na­ tural Philosophy.). 1966. Otros. pero los puso en escobos. casi una obscenidad que no tiene lugar en un informe equilibrado de su vida. Véase también H.. Nueva York. TheJaniis Face o f Genius. V. fue un científico. «él prohibió todo lo que se acercara siquiera remotamente a la religión. pensaban estos eruditos. S. Newton mantuvo la separación. Leipzig. «Notes on the Interface between Science and Religión» en John Paul II on Science and Religión. E. no en el argumento principal. La epistemología nomina­ lista de Ockham está estrechamente relacionada con esta cn'tica teológica. Los aristotélicos enfatizaron el carácter local de las regularidades e insistieron en una clasificación que se servía de múltiples sustancias y sus correspondientes accidentes. Saint Bonaventure. una idea fundada. 1944. sólo que de un m odo diferente*'. 1990. se apoya­ ba en una metafísica o. Erkenntnis 2. ¿Cómo pudo un científico de la talla de New­ ton malgastar su tiempo en tonterías como ésa? Hoy el asunto es diferente. Nueva York. «Dar Übergang vom Aristotelischen zum Galileischen Denken in Biologie und Psychologie». J. Pensar que la Naturaleza debe ser abordada sin prejuicios fue.. Fun­ damentáis o f Hydro-and Aerodynamics. Lo natural es aquello que ocurre siempre o casi siempre. véase Fang Lizhi. su teología fue una aberración. ¿Cómo sucedió. como podríamos decir hoy. conectarlos y esperar lo mejor. 1978. Dobbs. Univei-sity of Chicago Press. " Tomás de Aquino. y G. los universales existían igual que existía Dios. sólo podemos observar sus resultados. Leipzig. El resultado que surgió en el siglo xix*^ no fue una ciencia co­ herente. en The Religión o f Isaac Newton. I a. según el cual explicar los fenómenos de la naturaleza significa «reducirlos a inmutables fuerzas atractivas o repulsivas cuya intensidad depende de la distancia» (Über die Erhaltimg der Kraft. la doctrina que sostiene que las teorías científicas no describen la realidad. Esto supone dos fuentes de conocimiento. a pesar de enfrentarse a numerosos fracasos. 1986. preguntas. él pensó y expuso cada área (teología. pág. en parte. caps. se necesitó la guía de una cosmovisión poderosa. Oswaids Klassiker dar exakten Naturwissenschaften. 241. pág. 1979. Springer. sonó tan poco realista. 8. 875 y sigs. ciencia y alquimia) según las normas que regían a cada una de ellas. sino que son instru­ mentos para la predicción de lo que puede ser observado. Stoeger S. 1898 y E. 1915. 1931. Coiné (eds. pregunta 31. ni sabemos qué acontecimientos nos deparará el futuro. in­ cluyendo a Tycho Brahe. mejor aún. o dos libros. núm. véase Kurt Levvin. declarado por Helmholtz fimdamental para las ciencias ñ'sicas. sino más bien una colección de materias heterogéneas fección de estas leyes. 1957. 1980. Christa Jungnickel y Russell Me Cormmach ofi-ecen un infor­ me más detallado de la situación de la física. 4 vols. Bacon había aconsejado a los investigadores que mantuvieran la filosofía sepa­ rada de la revelación (The Advancement o f Leaming. Du Bois-Revmond explora los límites del su­ puesto. La situación en el siglo xix está descrita en el libro de Johann Theodore Merz A History o f European Thoiight in the Nineteenth Century.

Feyerabend. La revelación les libera de este aprieto y les proporciona conocimiento verdadero *■’. Su principio es puro Ser Utilizando reglas familiares procedentes de la práctica legal del Cercano Oriente.). la electricidad. Londres. Con el concepto de realidad Uego al tema principal de este en­ sayo. Grant. en biología la morfología y el evolucionismo. a su vez. Aquí están los humanos «como real­ mente son». es engañosa y. después creó al hombre y a la mujer. K. El gnosticismo. sus almas están aprisionadas en cuerpos y los cuerpos. Un infonne más popular. la acústica. Las dicotomías pueden ser acentuadas y hacei-se absolutas debido a accidentes. el calor. Grandes dicotomías de este tipo se encuentran en muchas cultu­ ras. es interesante ver en qué medida la di­ visión en dos regiones cósmicas fundamentalmente diferentes invadió las ciencias. la hidrodinámica) sólo tenían una tenue relación con los experimentos. Esto no importó. — 120— El realismo forma parte del Génesis. etc. Cambridge University Press. C. El capítulo 1. 1 y The Eniergence o f the Catholic Tradition. no habitantes naturales del universo. The Gnostic Religión. la elasticidad. Este doble encarcelamiento. en dos regiones: una región principal constituida por eventos im­ portantes y una región secundaria que difiere de la principal. Hai-per and Row. Igual que los gnósticos. tomando ejemplo de este de­ sarrollo. Aquí. vol. La filosofía griega es diferente en algunos sentidos y parecida en otros. esto es. están aprisionados en un cosmos material. 1971. otras eran toscamente empíricas. pero. para expresarlo más dramáticamente. presentó im Dios-monstruo que no se desplaza. al menos. impide que los humanos descubran la verdad: cuanta más información poseen acerca del mundo material. m ue­ ve el universo sólo con el pensamiento*^. Todo lo que sucede es que cier­ tas configuraciones se mueven reversiblemente desde un m o­ mento a otro. capítulos 4-6. 1958 y R. vol. Parménides en el volumen 2 de la misma obra. etc.(en el campo de la física había áreas como la óptica. Nueva York. Yale University Press. Cambridge. que es la relación de los logros humanos con un mundo cu­ yos rasgos son independientes del pensamiento y la percepción o. Verso. En el campo de la física. tendencias sociales. la idea de que los seres hu­ manos son extraños. propuso un mundo «real» sin colores. véase también el capítulo 2 de P. llevado a cabo por demonios de baja categoría. como un auténtico intelectual. En un mimdo relativista. se dio en una época de incertidumbre en la que los humanos parecían es­ tar sujetos a fuerzas políticas y cósmicas irracionales. no habla y no siente compasión. y que el cam ­ bio y la diferencia son ilusiones. incluso estos eventos están dispuestos de antemano. que el no Ser no es.. 1966. Uya Prigogine. 1987. 1985.. menos saben. Parménides eliminó la última propiedad humana. y en la que la ayuda parecía muy lejana. Farewell to Reason. cuanto más se sumergen en él. Beacon Press. Guthrie. La religión griega tradicional distinguió entre las pro­ piedades humanas y las divinas. es una diosa la que le dice cómo debe proceder. 1980. por ejemplo. publicado en 1965. el mundo Jenófanes es analizado en W. docetismo. University of Chicago Press.. Al­ gunas opiniones antiguas sobre la naturaleza de Cristo son tratadas en los libros de Jaroslav Pelikan Tlie Christian Tradition. olores. que trata incluso los cambios en la representación pictórica. 1. obs­ taculiza nuestra visión. ahora está separado de ella. lo constituye el libro del autor anterior que lleva por título Jestis through the Centuries. - 121- . sección 6. y con esto nrie estoy refiriendo a lo que en esa época era considerado ciencia fundamental. Fíjense en que el enunciado «el Ser es» (estin en el giiego de Parménides) fue la primera ley de la conservación en Occidente: postuló la conservación del Ser. Para disponer de más información sobre Je­ nófanes.) se ocupan de la magnitud de la brecha. con el descubrimiento de que los problemas más interesantes de la mecánica clásica no conducen a sistemas integrables y con la teoría del caos. 1962. Jenófanes. Gnosticism and Early Christianíty. mala. al ra­ zonamiento abstracto. Los HUMANOS COMO EXTRAÑOS EN UN MUNDO DESCONOCIDO La idea da por supuesto que el mundo está dividido. Alcanzado este punto. Freeman. Primero creó Dios el uni­ verso material. A History o f Greek Philosophy. los científicos más destacados interpretaron la colección como una apariencia que ocultaba una uniforme realidad material. Los debates acerca de la naturaleza de Cristo (arrianismo. San Francisco. Algunas de las materias (por ejemplo. La física clásica del siglo xix. en medicina destacaban la fisiología y la anatomía. M. 3. etc. los dioses perdieron individuali­ dad pero ganaron poder. en muchos casos. Chicago. Véase Hans Joñas. Parménides basó sus resultados en la revela­ ción. La Caída levantó una barrera entre el hombre y el mundo: habiendo estado en armom'a con la naturaleza. Estando firmemente convencidos de que el mundo era uniforme y estaba sujeto a «leyes inexorables e inmutables». la hidrodinámica. soni­ dos y con un mínimo de cambio. del anterior libro trata sobre Aristóteles. Boston. pero no en todas. From Being to Becoming. La distinción se afianzó cuando las divinida­ des se fusionaron como resultado de los viajes y el intercambio cultural. pero sin hacer absoluta la distin­ ción: los dioses griegos tienen rasgos hum anos y participan en los asuntos humanos. la transición hacia ideas antiparmenídeas está conectada con la segtmda ley de la termodinámica. Cuando sucedió esto. Nevi^ Haven. él dedujo que el Ser es.

no sucede. Para refutarle hace falta algo más que señalar cosas que cambian. por lo tanto. no puede ser presentada com o un ente inde­ pendiente que establece relaciones con otros entes independien­ tes tales com o los hechos y/o las teorías.j:-u. Observen de qué modo la cosmovisión realista de Einstein in­ terfiere en su empirismo. aunque conceptualmente sólidos.1. poco recomendables. dependiendo de las cir­ cunstancias. üusiones. algunos son m édicos que intentan curar a la gente. que somos físicos convencidos. Princeton. la distinción en­ tre pasado. no hubiese podido surgir sin estos patrones. Si lo hace. E inclu­ ** H. porque la mayor parte de los cientí­ ficos son realistas prácticos. Philosophy o f Malhematics and Natural Science. En cualquier caso. aquí. Princeton University Press. promover las ciencias o estorbarlas. le prestó aten­ ción. Y una comunidad que sostiene una cos­ movisión realista no se puede dejar impresionar por hechos con­ trarios. otros son zapateros y hacen botas— nuestra exis­ tencia está plagada de cambio y lo que cuenta es esta existencia. presente y futuro no puede ser interpretada de otro modo que como una ilusión. el «realismo» del rumor no p u e d e ser una ima­ gen del mundo. ¿cómo pueden las ilusiones informar­ nos acerca de la realidad? Vemos. Ahora bien. mientras que Demócrito. Éste es el modo en que las imágenes del mundo pueden. quiere decir que esta comunidad ya estaba de­ sintegrada o que los hechos presentados forman parte de una imagen rival poderosa. hasta qué punto algunos científicos modernos repiten patrones de pensamiento antiguos y. ¿podemos decir que los recientes resultados experimentales. P. Pero Parménides no sólo estaba familiarizado con el cam ­ bio. Por el hecho de estar vinculada a individuos y grupos. Uno tendría que mostrar que el cambio es. incluidos los experimentos. el pensamiento y las acciones de los humanos— ha sido refutado por experimentos delicados.4 v so este enunciado es inadecuado. añadió que el cambio no es real. Pero. es decir. Por otra parte. al menos. París. hombre más de mundo. afectan a los científicos y al público general tanto como el sentido común griego afectaba a los atenienses de la épo­ ca de Aristóteles? No lo creo. El cambio existe. Albert Einstein. pasó por alto el cambio. La historia hace que parezca que Parménides. tan básico como el Ser o. en­ frascado en especulaciones profundas.). arrastrándose en sentido ascendente a lo largo de la línea de mi cuerpo. una imagen del mundo no puede ser «pla­ tonizada». el realismo —idea que defiende la independencia del mundo espaciotemporal respecto a la percepción. O. para muchos. No existe ningún hecho. sino que en la segunda parte de su poema explica algunas de sus características. E l r e a l i s m o c o m o im a g e n d e l m u n d o y c o m o h i p ó t e s i s CIENTIFICA Existe un rumor m uy extendido. Speziali (ed. tendría que mostrar que aquéllos a quienes se dirigía Parménides tenían una imagen del mundo en la que el cambio desempeñaba un papel fimdamental. Según Einstein. dicho de otro modo. 116. Por lo general. Hay pasajes en los que Einstein fomitda el realismo de esta manera más modesta y «científica»: — 123- . postulando el Ser com o único principio. simplemente es. podemos inteipretar el realismo como tma hipó­ tesis y no como ima cosmovisión. por citar a Einstein: Para nosotros. no los resultados de la especulación. pág. ^ . Coirespondance avec Michele Besso. dijo. no debemos ol­ vidar que la ciencia moderna. Sin embargo. 4. según el cual.-i. ni alguna teoría bien c o n fiiT n a d a que p u e d a n d e s m o n ta r el su­ puesto que expresa Einstein al decir que los eventos de nuestras vidas. si lo que he dicho sobre las imágenes del mundo (recuerden la definición que hice al final de la sección 1) es co­ rrecto. Ahora bien. entonces. Sólo para la mirada de mi concien­ cia. no son sino ilusiones. aunque tenaz'^. La conclusión de Parménides —no existe el cambio— fue refutada por sus sucesores filosóficos. con sus leyes «inexorables e inmuta­ bles». HeiTnann. som os ciudadanos —participamos en las acciones y delibe­ raciones de la ciudad-estado. Demócrito pensó que ha­ bía infinitos principios. Una cosmovisión tiene que estar relacionada con los individuos y las comunidades que se ven afectadas por ella. 1949. 312. — 122— i’ >. infirió que no existe el cambio. véase también pág. pág. Esto es exactamente lo que hizo Aristóteles. las teorías deben ser pro­ badas mediante experimentos. Aristóteles habla de dos: la potencialidad y la actualidad. ninguna serie de hechos. viene a la vida una sección de este mundo como una imagen fugaz en el espacio que continuamente cambia en el tiempo**. no podem os dar­ lo por sentado sin un examen previo.. Permítanme ilustrar la situación con un ejemplo histórico. 292. la situación es pre­ sentada del siguiente modo: Parménides. Todos nosotros. 1979. que supuestamente refutan la idea de una Naturaleza objetiva inmersa en el espacio y el tiempo. luego debe haber más de un principio. No obstante. Weyl. Éstos son procesos temporales y.

John Bell dijo: Albert Einstein. eslóganes y actitudes. Tratando de obtenerlo. Tlíe Shakv Game. El resto. Ellos quieren un apoyo más firme. La supervivencia y el triunfo final del atomismo. por m edio de insinuaciones. ¿es razonable suponer la existencia de un momento de­ terminado en el que se produce la desintegración de un simple átomo?»'®. Por otra parte. dependió de esta posibilidad. Piinceton University Press. 1990.]. E l p r o p ó s it o d e W o l fg a n g P auli d e c o m b in a r c ien c l ^ y SALVACIÓN Wolfgang Pauli fue uno de los fi'sicos más destacados de su tiempo^'. Simplemente se refiere a la práctica científica. Muchos científicos para quienes el realismo era una visión global del mundo. estaban enten'ando sus cabezas en la arena. E. aunque justificados por la historia. cuyo teorema simplificó considerablemente la demostración. 5. La mayor parte de los argumentos científicos acerca del realismo posee este carácter truncado. Esto es tan racional. pág. Para completarlos. Bemstein. eD mi opinión. Chicago. y no simplemente una hipótesis. and tfie Physics of Infonnatiou. en aque­ llos experimentos. P. núm. él fue e hombre racional. que nos ofrezca una razón para confiar en eUas y que esté de acuerdo o incluso exija que los expe­ rimentos tengan un resultado negativo. hay una imagen del mundo que. «Einstein Completion of Quantum Mechanics Made Falsifiable». University of Chicago Press. vol. en algún lado. Además. que en su polémica de 1935 usó un ejemplo especialmente apropiado para demostrar el carácter holístico de la mecánica cuántica. «¿existe u n momen­ to determinado en el que se produce la desintegración de un simple átomo?». 1986. De modo que. sino más bien. En otras palabras. California. En la que puede haber sido su liltima en­ trevista. La cuestión de Bell no está de ningún modo ceirada. H. que pienso que cuando Einstein lo vio y los otros se negaron a verlo. 84. está oculta. por Schrodinger. 1991. seguiría habiendo sueños. Por una parte. 1949. III. Esta sección contiene formulaciones ya aparecidas en mi columna «Atoms and Consciousness». ¿Qué significa eso? Significa que. es la encargada de decidir la cuestión. Entropy. usan frases que insinúan cosmovisiones sin abordarlas de una forma explícita. tenían un fuerte sesgo hacia el realismo. «dentro del marco del edificio teórico. La idea de la complementaiiedad de Nieis Bohr contiene un bosquejo de una imagen del mundo no realista que satisface estos requisitos. de la mecánica de matrices (ante trayectorias de partícula bien definidas). Addison Wesley. no sonaría muy científica y que. Open Court. I. 669. presentada en todo su esplendor. la idea de que es posible com ­ parar una teoría con una «realidad» independiente de cualquier teoría: la ciencia. incluso en el caso de que estuviese cerrada. la ciencia per­ mite continuar la persecución de ideas aparentemente refutadas. que fue el primero en percibir esta propiedad del ejemplo. — 125— 1 . Yo percibo que la superioridad de Einstein respecto a Bohr. había un gran abismo entre el hombre que vio claramente lo que era preciso y el oscurantista. ¿puede la idea de un momento tan determi­ nado ser incorporada al marco teórico que está en consonancia con las pruebas y los principios básicos? En el pasaje que acabo de citar. desde su escondrijo no deja de influir. no la especulación metafísica. en el debate. sentimientos. La Salle. en este caso. Complexity. Se pueden obtener nue­ vos resultados en marcos de referencia móviles (véase O. más re­ cientemente. 367 y sigs. de las leyes de la conservación o. de la idea de una Tieira en movimiento.Uno no puede preguntar simplemente. llevan incorporados programas que han sido coirelacionados por adelantado. «Reply to Criticism». pág. Zurek [ed. en W. en Philosopher-Scientist. Lo más i-azonable simplemente no sirve^®. en Common Knowledge I. Véase Arthur Fine. Ganó el Premio Nobel (por su descubrimiento del prin­ cipio de exclusión). A. Resul­ ta un tanto irónico que la decisión fuese preparada por tres rea­ listas apasionados: por el propio Einstein. escribió dos estudios que siguen siendo clásiJ. Incluso re­ chaza. por otra paite. Róssler. las meras posibilidades no son suficientemente buenas para los realistas. Princeton. Schüpp. 93. No obs­ tante. experien­ cias religiosas y.) Pero. era enorme. Einstein no especifica la naturaleza de las pruebas reque­ ridas. tenemos que re­ velar la imagen del mundo subyacente y su relación con la hipó­ tesis realista. SR Studies in the Sciences of Complexity. En la actualidad. Wolfgang Pauli in­ tentó dar un informe más detallado y completo. Bell dice: «Me parece muy razonable suponer que» Einstein «fue el hombre racional» y Bohr «el oscurantista». el inquebrantable realismo de muchos científicos. lo que significa que estaban incli­ nados a ver el realismo como una hipótesis. es una lástima que la idea de Eins­ tein no funcione. ed. debemos insertar los experimentos peiturbadores en una cosmovisión rival que sea más fuerte que un con­ junto de materias especializadas. Segiín la opinión de la mayoría de los científicos. Quantum Profiles. la ciencia ha decidido la cuestión en contra de la hipótesis de Einstein. Redwood. diciéndoles cómo actuar. primavera de 1992. ellos que­ rían seguir siendo científicos. págs. - 124- Me parece muy razonable suponer que los fotones. 3. Pero. pág. y con cierta vehemencia’®. se encuentran ahora en una situación algo paradójica. por ello. y por Bell.

págs. Su correspondencia tuvo una influencia enorme^^. Encontrar una imagen del mundo. T/ie ¡nterpretation o f Nalttre and the Psyche. Su segunda aportación fue señalar que el desarrollo tuvo dos ramificaciones. Braunschweig. En sus cartas. V. no en el centro de esta desagi adable y pe­ ligrosa maquinaiña. la segunda rama no tardó en venirse abajo. a un pe­ queño círculo de alumnos y conocidos. yo siento que para estas perso­ nas sólo queda una elección: exponerse totalmente a estos (. ” Wolfgang Pauli. también he recibido la influencia de la filosofía de Lao Tse. Das Gewisseu der Physik. P. por ejemplo.. «The Influence of Aiclietypal Ideas on the Scientific Ideas of Kepler». Enz y K.. su azo­ te.) contrarios y a su conflicto. y adoptar su opuesto. Algunos colegas le llamaron la con­ ciencia de la física. O. en otra carta a Bohr: ^ Mi actitud es. Pauli disfrutaba con el conocimiento puro. Este individualista meticuloso estaba muy preocupado por la dirección que había tomado la ciencia a partir del siglo xviii. pero es mejor que dejemos la acción política directa en manos de otras personas y permanez­ camos en la periferia. Jung y Wolfgang Pauli. pági­ nas 176 y sigs. que el surgimien­ to de la ciencia moderna estaba basado en una nueva sensibili­ dad cósmica y no en la sola experiencia. pág. pero tampoco les afecta con suficiente fuerza el encanto de una perspectiva mística que ve el mundo exterior y su opresiva multitud de eventos como una mera Uusión. 171. 1988. no creando un movimiento. Meyenn (eds.. por lo tanto.eos (uno sobre la relatividad y el otro sobre mecánica ondulato­ ria) y artículos técnicos. 15 y sigs. que )one tanto énfasis en la acción indirecta que su ideal de un Duen gobernante es el de alguien que pasa desapercibido. el racionalismo ha sobrepasado su punto álgido. que parecen haber suftido más. págs. no debe rendii-se a esta Voluntad hasta tal punto que se atribuya a sí mismo una influencia sobre la historia del m undo mayor que la que en realidad tiene. no puede ser establecida mediante argumentos «objetivos». Las observaciones de Pauli sobre el significativo mal uso de los conceptos físicos están contenidas en «Hintergrundsphysik». Por lo que a esta actitud se refiere. Bohr era partidario de la intervención de los científicos en po­ lítica.. Mi repercusión debe radicar en cómo vivo. 1984. Wolfgaixg Pauli. pero re­ husó participar en empresas colectivas. Maier. En este momento (1955). otros. Esta carta y las dos que citaré a continuación aparecen publicadas en Ch. lo que creo y las ideas que comunico. en cuyo fondo siempre desempeñó un im portante papel la Volun­ tad de Poder. Nueva York. Kepler. por oti o. Él tenía opiniones fíim es acerca de los eventos del mundo.. y no en declarar mi pos­ tura ante el gran ptiblico^^. Según Pauli. En primer lugar. examinó tradiciones que los racionalis­ tas profesÍ9 nales descartaron con un despectivo encogim iento de hombros. herme­ tismo.. buscó la salvación a través de una práctica (astrología. creo que aquéllos a los que ya no convence un racionalismo estrecho de miras. de un modo más o menos directo. com o él las llamaba— y era muy crítico con «lo simplemente racional.. Braunschweig. que debemos estar satisfechos con el hecho —bien establecido por la historia— de que las ideas siempre tuvieron una gran inJEluencia en el curso de la his­ toria y también en los políticos.. por ejemplo. Parece posible abandonar lo simplemente racional. alquimia.) que colocó la materia y el espíritu en igualdad de condi­ ciones^^. despreciaba las aplicaciones —la «oscura parte trasera de la ciencia». Él señaló dos cosas. separó a los humanos de un mundo que estaban tratando de entender y controlar. Bollingen Series. par­ tió de la Trinidad para terminar elaborando leyes naturales: porque él contempla el Sol y los planetas con la imagen arquetípica como telón de fondo es por lo que cree con fervor religio­ so en el sistema heliocéntrico. Éste es el modo en que un científico puede encontrar un sendero interior hacia la salvación^^.. Vieweg. Con el fin de orientarse. de una manera más espiritual. Pauli le respondió: Quienquiera que desee oponerse a la «Voluntad de Poder». un misticismo ciistiano o budista. “ Ibíd. Uno siente con claridad que es excesivamente es­ trecho. Por un lado. Briefwechsel. se encuentran sugerencias sustanciales y críticas referentes a casi todos los aspectos de la física de su época. Pero sólo una imagen del mundo le permitirá al individuo dar sentido Wolfgang Pauli. 108 y sigs. Vieweg. Carta de Pauli a Max Bom del 21 de enero de 1951. G. 1955. de ningún modo al contrario-*. es una cuestión personal por la que tiene que luchar cada individuo. en cuyo fondo nunca está del todo ausente la voluntad de poder». - 126— Pauli quiso divulgar sus ideas por medio del contacto personal con amigos bien preparados. Sin embargo. parece decir Pauli. Physik iind Erkenntnistheorie. e incluso en sus postales. — 127— .). III y sigs. en C.

Wolfgang Pauli. Braunschweig. Cada vez estoy más convencido de que el problema psicofísico es la clave de la presente situación intelectual en su conjunto. a partir de sus efec­ tos.. La palabra clave es «simbólica». Bohr Uamó «simbóli­ cos» a tales ténninos. especial­ mente las universidades.) que. solamente indican lo que sucede en circunstancias particulares y limitadas con precisión. Sí lo han hecho la medicina. ha­ biéndole sido robado su lenguaje (surgimiento del materialismo). Combinando estos dos rasgos. Esto significa. no porque carezcan de la síntesis adecuada. trató de darse a conocer de una manera indirecta y «simbólica». Munich. En la conferencia que le sirvió para presentar la idea de la complementariedad. y las partes del sentido común dependientes de ella. con una fuerte carga emocional. combinar nuestra nueva fi'sica (materia) con la psicología (mente. sólo sirven para ordenar los fenómenos de una manera sistemática^®. para describir una invisible realidad poten­ cial que solamente puede ser conjeturada. Era un hombre sabio. Para la física clásica. ésta también era su naturaleza. En el sentido en que la utili­ za Paiili recibe su significado. ni siquiera la voluntad para actuar En respuesta a tanto sufrimiento. Jung (1952).. pero apuntan hacia causas que difieren de su apariencia mani­ fiesta. esto es. Vieweg. aun siendo inconmensurables con la ciencia natural. 1969. hizo un mal uso sistemático de los términos científicos. Intentando hacer comprensible su mensaje. tras años de represión. Se presentan a sí m ism os com o ingre­ dientes de un coherente mundo objetivo. Der Teil iiitd das Ganze. sólo puede ser expresada de una forma indirecta y pintoresca. áe una forma simbólica^^.) un ejemplo maravilloso. lleno de sorprendentes y esclarecedoras ideas. Pauli encontró que este «mal uso» sistemático está muy extendido. los seres humanos se enfrentan a problemas que no pue­ den solucionar. profanos y antiguos pensadores. ¿No sería posible. Aludiendo a algo similar. en Maier. Hay eventos (acciones aparentemente sin senti­ do. R. etc.u i í í ü i ? i i t * l « i ^ . La correspondencia de Pauli con el psiquiatra suizo C. pág. se encuentra en los escritos de ingenieros. Briefwecirsel. en parte. además. el hambre y la pobreza. carta a C. los prejuicios. 285. Pauli escribió en 1952. una nueva y revolucionaria — 129— . — 128— Mucho tiempo antes. despectivo respecto a su entorno. que había una realidad no física que. Las mujeres y los niños le siguieron y com enzó a enseñar­ les. sino porque no tienen el poder o. inclu­ so superior a Pauli. La m e­ cánica cuántica y los sutiles problemas que suscita no desempe­ ñaron nin¿ún papel en absoluto. saber que solamente podemos describirlo por medio de metáforas y símiles^®. Heisenberg escribió: La teoría cuántica es (. pregunta Pauli. de la mecánica cuántica y. parecen absurdos. Aunque se oponía a la ciencia. de la psicología. un mago. Éste era joven. Wemer Heisenberg. podemos avanzar encontrando un nuevo («neutral») lenguaje psicofísico unitario. la enfermedad. lo que significa que él también necesitaba ser salvado. Pauli pensó que la exploración de esta realidad sería importante para la «Mente Occidental». la religión. Pauli concibió una realidad que no puede ser descrita directamente. La mecánica cuántica contiene térmi­ nos (fiinción de onda) que parecen referirse a cosas y procesos pero que en realidad. muchas «Mentes Occidentales» están encerra­ das en cuerpos que padecen a causa de la guerra. Se sii-ve de largas y detalladas descripciones de sueños para explorar áreas que. ¿ Q u é s e h a l o g r a d o ? Actualmente. Ambos estaban representados por una figura má­ gica: «el desconocido». 1984. G.Jl ÍA «iíi® tfl££iy(fe*táifc3í^ a los resultados científicos que parecen oponerse a creencias (re­ ligiosas. algunos intelectuales encontraron formas nuevas de hacerse titiles. Es un docu­ mento rico y complejo. . Los objetos fi'sicos son simbólicos en un sentido atin más fuerte. consciente de su superioridad. sueños. La frag­ mentación que él quería superar y los elementos de una nueva unidad se anunciaron. la psicología había conducido a conclu­ siones análogas.. símbolos que desempeñan un gran papel en el mito. el desconocido estaba atado a su terminología. Physik iind Erkenntnistheorie. una de las alumnas de Jung) y duró hasta 1957. Jung. finalmente se unirán a ella. 6. más joven que Pauli. Wolfgang Pauli. Piper. por lo que respecta a sus esfuer­ zos.. y curar así nuestra cultura frag­ mentada? Está claro que Pauli apuntó a una nueva cosmovisión. tomados en sí mismos. 15. En todos los lugares del mundo. G. Ahora. en parte.L . que empezó durante su análisis (llevado a cabo desde 1931 hasta 1934 por Erna Rosenbaum. la poesía. ya que muestra que uno puede entender claramente un estado de co­ sas y. revela algunas etapas de esta lucha. filosóficas y científicas) profiindamente arraigadas. pág. para Pauli. espíritu) sirviéndonos de caracteres. en cambio. incluso en sus sueños. que para él eran castillos de opresión que intentó incendiar Él hablaba con fuerza y de modo conclu­ yente.

salud pública. se opone a la cos­ tumbre porque ésta siempre es el deterioro de la cultura. Tal recuperación sólo puede damos fragmentos momifica­ dos que. pensó Pauli. teniendo en­ frente los problemas de la teoría cuántica. las formas de ha­ cer poesía). no nos dan una visión global del mundo. Menciono esto para recalcarles que la relación entre la mecánica cuántica y la realidad es cualquier cosa m enos un problema universal. bastante nerviosa. no son irrele­ vantes. La cultura (una cosmovisión) nunca tiene la ti'aslucidez de la costumbre (ideología establecida). él también escribió para luchadores como Frantz Fanón. una especie de postre delicioso que uno consume cuando ya se ha ocupado de los asuntos triviales de la vida cotidiana. es una respuesta muy necesaiia a algunos de los problemas más acu­ ciantes de nuestro tiempo. pero humana. podrían experimentar problemas parecidos a los suyos. dice Fa­ nón. Ni siquiera es un problema para todos los físicos. son símbolos de negación y artilugios desfasados. — — 130— 131— . vestigación por menús culturales «políticamente correctos». así como pensar que incluso los individuos más oprimidos saben más de lo que se creía acerca de la realidad y la correspondiente creencia en que la Naturaleza está abierta a muchos enfoques. Por ejemplo. Aquí tenemos una imagen del mundo que no es simplemente un lujo intelec­ tual. Es cierto que miró hacia el pasado y quiso revivir al­ gunos de sus aspectos. evitan la filosofía pero continúan repitiendo eslóganes realistas. él puede haber contribuido a la emergencia de una cultura o imagen del mundo limitada. un intelectual y psiquiatra que se opuso a la recuperación pura­ mente mecánica de las tradiciones. algo con lo que podamos vivir. ella detesta cual­ quier simplificación. sus compañeros intelectuales. Igual que los trabajadores de campo en desarrollo. por ser estáticos. que supone que sus molestias intelec­ tuales son sentidas a lo largo y ancho del globo. conectando esta recupera­ ción con nuevas aportaciones y manteniendo las cosas en cons­ tante movimiento. Grove Press. quienes. en los Estados Unidos y en otros lugares. pág. Sin embargo. también se oponen a las personas a quienes uno desea informar». de reemplazar la in­ Frantz Fanón. com o podríamos decir. él dedicó sus esfuerzos a personas que conocía. Éstos se sintieron culpables. a los intentos recien­ tes. pensaron que tenían que hacer algo por su propia cultura y empezaron a llevar ropas tra­ dicionales y a revivir viejas costumbres. Ellas «no sólo van contra la corriente de la historia. Por su propia esencia. por lo tanto. a la retórica de una Nueva Era y a aquellos realistas que. El deseo de aferrarse a la tradición o de devolver la vida a tradiciones abandonadas no sólo significa ir contra la corriente de la histo­ ria. cuidado medioambiental pri­ mario y orientación espiritual.forma de cristiandad y las preocupaciones ecológicas. 1963. Fanón criticó a los intelectuales africanos que fueron fascina­ dos por las rnaneras occidentales (por ejemplo. 224. The Wretched o f the Earth. Los esfuerzos de Wolfgang Pauli. es un problema para un grupo limitado de gente. en sus cartas y en su vida privada. Tales acciones. Nueva York. En cierto modo. Pauli criticó preci­ samente tales tendencias e intentó vencerlas. su crítica también se aplica a otras áreas. no nos dan una cultura o. Es verdad que él no escribió para la «humanidad» (aun­ que a veces habló com o si fuese así). No obstante. sino también oponerse a nuestra propia gente^®.