Está en la página 1de 3

EL M.O.P.

ACOGE MEJORAMIENTOS DEL DISEÑO DE LA


COSTANERA DE VILLARRICA, PROPUESTOS POR LA CAAL Y LA
CORPORACIÓN DE DESARROLLO DE VILLARRICA

Durante el mes de julio 2007 la CAAL (Corporación de Arquitectos de la


Araucanía Lacustre) y la Corporación de Desarrollo de Villarrica,
sostuvieron tres reuniones con altos funcionarios de la Dirección de Vialidad y
de Arquitectura del MOP Región Araucanía para tratar de mejorar el diseño de
la Costanera,
Las ciudades son entes complejos y particulares, con problemas
específicos, que requieren de soluciones adecuadas.
Estas soluciones deben venir del estudio cuidadoso del problema, evitando
repetir esquemas urbanos obsoletos, de rápida aplicación, que ya están probados
que no funcionan.
Nuestra idea del camino que conectará con Pucón en forma rápida,
siempre fue un camino de circunvalación, que a su vez se estableciera como
limite urbano del desmedido crecimiento poblacional de Villarrica. Por lo tanto
no nos parece adecuada la idea de desplazar todos estos flujos por el centro de la
ciudad y luego por la costanera, que es la única oportunidad de acercarnos al
lago.
Sin embargo, como sabemos que el urbanismo en Chile es una
herramienta política para “desarrollar” nuestras ciudades, es que creemos que ya
no es adecuado oponerse a esta intervención, la cual tiene planificada su
licitación para Agosto de este año.
No nos oponemos a la construcción para ejecutar una costanera en
Villarrica, por el contrario, siempre hemos estado a favor y trabajado en la
consecución de la misma. Pero soñábamos con una costanera mas amable, de
flujo pausado, de ritmo peatonal, de paseo, donde hubiera un espacio de
encuentro ciudadano y turístico y no una carretera de mayor velocidad.
Como arquitectos siempre pensamos que todo se puede mejorar. Y es por
esto que creemos que el diseño de la misma puede y debe ser mejorado antes de
su llamado a propuesta.
El Ministerio propone en el área de costanera, un trazado recto de doble
vía con una velocidad de diseño de 60Km/h, con un terraplén y un muro de
contención de aprox. cuatro metros de altura y una longitud de aproximadamente
de 1,6 km. con accesos al lago cada cuatrocientos metros (aproximadamente tres
cuadras) el uno del otro.
Escasean en el diseño las áreas verdes sólidas, los encuentros con el lago y
la calidad del diseño en general.
Con un presupuesto de casi ocho millones de dólares, estamos
hipotecando la costanera a la delincuencia que se generará a los pies del citado
muro, a los atropellos que ocurrirán para querer alcanzar el lago y a la barrera
que se construirá para limitar la ciudad y el lago.
El trazado recto del muro de contención nos parece poco apropiado.
Proponemos un trazado más suelto, orgánico, escalonado, donde se facilite la
relación natural con la playa y con más accesos a la misma. Eso además, le daría
a las veredas una característica más de permanencia, equilibrando la relación
peatón-automóvil, al generar pequeños lugares sutilmente retirados del flujo
peatonal, favoreciendo de esta forma el encuentro ciudadano y el uso de tan
esperada costanera.
Un muro de contención “aterrazado”, da origen a paisajismo, las ciclo vías
están bien, pero las bajadas a la playa son muy pocas (solo 3 y cada 400 metros)
lo que genera inseguridad y poca amabilidad para el usuario.
Propusimos, en planos entregados al Ministerio, un escalonamiento del
muro junto a un trazado más orgánico y sinuoso que brinda más accesos,
logrando una mejor relación de los habitantes de la ciudad con el lago, que
además disipa mejor la energía de las olas, especialmente en días de puelche.
Por otro lado, un muro aterrazado, permite poder ver desde cualquier parte, los
puntos ciegos que un muro recto deja en la unión con la playa, haciendo la playa
más segura y evitando zonas oscuras y desprotegidas de la vista y control. Esto
es fundamental, si consideramos que el proyecto sólo contempla tres bajadas al
lago, tan propensas a servir de refugio para la comisión de todo tipo de delitos.
Se trata nada más y nada menos, de la Costanera de Villarrica, un hito que
marcará la ciudad para siempre, y que debe ser tratado con la mayor delicadeza
y cuidado.
La velocidad de diseño (60 Km /h ) nos parece excesiva. Pensamos que
por lo recto del diseño, la pendiente al inicio de la costanera viniendo de Pucón,
y por ser la alternativa corta y rápida para pasar por Villarrica, (Carretera 199), la
velocidad “real” en la costanera será aún mayor y claramente no bastará con
poner un letrero de velocidad máxima, y menos colocar los horribles, molestos, y
poco creativos “lomos de toro”. Hay otras maneras de resolver el problema.
Por lo mismo, proponemos que los pasos peatonales, sean al mismo nivel
de las veredas de al menos 5 o 6 metros de ancho, y con cambio de textura en el
pavimento (tal vez una textura intermedia entre la vereda y la calzada). Cumplen
la misma función que los lomos de toro, pero pensando en el peatón la solución
es mas humana, y el automóvil deberá adecuarse al ritmo del peatón. Es mejor
para nosotros y mejor para el turismo.
También proponemos que el pavimento del tramo en pendiente que une la
“costanera” con el camino Villarrica - Pucón, sea de una textura rugosa (tal vez
un empedrado) que “incentive” a bajar la velocidad, y recuerde que estamos en
un lugar turístico, más cercanos a la naturaleza y que usamos materiales
naturales.
Por otro lado, pensamos que la enorme atracción que generará esta nueva
vía, producirá inevitablemente un serio problema de atochamiento en su unión
con el camino Villarrica-Pucón, por lo que planteamos se reconsidere el diseño
del último tramo.
Jamás nos opondremos al progreso, pero siempre estaremos pensando en lo
mejor para nuestras ciudades. Llevamos muchos años sin costanera y nos
merecemos una de calidad. No sólo un camino de conexión rápida entre dos
ciudades.
Asimismo, es importante señalar que la dirección de Vialidad, y en
especial los señores Pedro Arriagada y Héctor Acuña, ha accedido a incorporar
las sugerencias y objeciones al proyecto arriba señaladas.
Cabe destacar, además, la excelente disposición del Director de
Arquitectura del MOP Regional, don Gustavo Rivera, al propiciar estas
reuniones en el marco de la colaboración ciudadana en la concreción de
proyectos de interés y gran impacto en la ciudad.
Estamos seguros que si el Ministerio de Obras Publicas, actúa con altura
de miras e incorpora las sugerencias que realizamos los Arquitectos de la
Araucanía Lacustre, se logrará un resultado sustancialmente mejor, más seguro,
mas hermoso, más natural, (vendemos naturaleza) y será una solución a largo
plazo que finalmente mejorará la calidad de vida de todos los habitantes de este
privilegiado lugar.

Manuel Gaete Winkelmann


Presidente
Corporación de Arquitectos de la Araucanía Lacustre.

Rolf Köster Grob


Presidente
Corporación de Desarrollo de Villarrica

Villarrica, Julio de 2007