Está en la página 1de 4
Jorge Bruno Fernandes Pereira Introducción teórica 1

Jorge Bruno Fernandes Pereira

Introducción teórica

1

 

¿Qué es la colecistectomía por vía laparoscópica (LC) ?

La colecistectomía es una técnica quirúrgica que consiste en la extracción

de la vesícula biliar. La primera colecistectomía realizada con suceso

fue realizada por Langenbuch el 15 de Julio de 1882 en el Lazarus

Krankenhaus, Berlín

(Alemania).

Hoy,

la

colecistectomía

por

vía

laparoscópica es la técnica estándar para tratar la

existencia de cálculos en la vesícula biliar. Esta técnica,

ha permitido reducir la estadía

en

el hospital, rápida

movilización, pocas complicaciones relacionadas con la cicatrización y un rápido retorno al estilo de vida cotidiano. En 1995, el 90% de las colecistectomías realizadas en los EEUU, fueron realizadas por vía laparoscópica y se cree que, en la Europa Occidental, este porcentaje sea aun más elevado. Esta cirugía está indicada para el tratamiento de las

complicaciones relacionadas con los cálculos biliares

(colelitiasis), pero también para tratar la colecistitis

¿Qué es la colecistectomía por vía laparoscópica (LC) ? La colecistectomía es una técnica quirúrgica que

(inflamación

provocada

por infección

de

la

pared

vesicular),

el

dolor

abdominal intensa debido a una cólica de vesícula y la obstrucción de los

conductos biliares.

¿Qué es la cirugía laparoscópica?

La cirugía laparoscópica es una técnica quirúrgica que se practica través de pequeñas incisiones, usando la asistencia de una cámara de video que permite al equipo médico ver el campo quirúrgico dentro del paciente y accionar en el mismo. Se llama a estas técnicas mínimo-invasivas, ya que evitan los grandes cortes de bisturí requeridos por la cirugía abierta o convencional y posibilitan, por lo tanto, un periodo post-operatorio mucho más rápido y confortable.

La cirugía

se realiza gracias

a una video-cámara que se introduce

en

el

cuerpo a través de una incisión, esta cámara de pequeño tamaño cuenta

con una fuente

de

luz fría

que ilumina

el campo

quirúrgico dentro del

organismo. El equipo laparoscópico en el quirófano cuenta con monitores

de

alta

resolución donde el cirujano y su equipo pueden ver las imágenes

producidas por la video-cámara en un tamaño mayor. . La técnica De acuerdo con C. Karaliotas
producidas por la video-cámara en un tamaño
mayor.
.
La técnica
De acuerdo
con
C.
Karaliotas
et
al.,
los
puertos operaciones pueden ser insertados
en una variedad de órdenes y posiciones.
Uno
de
los métodos
posibles, consiste en
colocar 2 puertos de 10mm en la línea alba
en una posición subxifoide y subumbilical; y
dos puertos de 5mm en el área subcostal, a
2

través de la línea anterior axilar y clavicular media. El paciente es rotado para la

izquierda y colocado

en

la posición anti-

Trendelunburg. Así se puede visualizar la vesícula biliar y el fundus es agarrado y empujado hacia el hombro derecho. Otro fórceps es utilizado para agarrar la bolsa de Hartmann hacia la espina iliaca. Esta maniobra permite exponer el triangulo hepatocístico al eje óptico (Fig. 1).

través de la línea anterior axilar y clavicular media. El paciente es rotado para la izquierda

La adhesión a la vesícula se puede remover por disección roma utilizando

tijeras y diatermia.

Una vez

separada

la

bolsa de Hartmann de los órganos

adyacentes, la pared peritoneal está

abierta,

próximo

a

la pared

de la vesícula

biliar (Fig. 2). Cuando el cuello de la vesícula

biliar es totalmente movilizado y el peritoneo abierto, se continúa la disección

través de la línea anterior axilar y clavicular media. El paciente es rotado para la izquierda

del pedículo cístico superficialmente, próximo a la pared de la vesícula biliar y alrededor del conducto cístico. Después de identificar el conducto cístico,

la disección

se continua con

la movilización de la parte posterior con

un

“grasper” de punta fina y no traumático

para evitar daños en la arteria cística.

Una

vez

disecados

correctamente la

través de la línea anterior axilar y clavicular media. El paciente es rotado para la izquierda

arteria cística y el conducto cístico, los podemos identificar en el espacio entre el conducto cístico y el hígado (Fig. 3).

Después de

hacer

el

“clipping”

y

la

división, la vesícula es soportada por dos fórceps. La disección de la vesícula se empieza en el cuello y va hacia el

fundus.

Se

hace

utilizando

una

tijera

aplicando

diatermia.

Una

vez

terminada la disección, se deja el órgano encima de la zona del ombligo y

se hace una hemostasia.

Asistencia de la práctica en el quirófano La colecistectomía empezó de una forma un poco atribulada
Asistencia
de
la
práctica
en
el
quirófano
La colecistectomía empezó de una forma
un poco atribulada ya que hubo un
problema de ventilación del paciente que
fue inmediatamente resuelto por la
anestesista presente. Se insertaron cuatro
trócares en el abdomen del paciente para
utilizar los bisturís y las cámaras. Antes de
3

la inserción de los trócares, se infló el abdomen del paciente con dióxido de carbono. Durante la intervención se ha podido visualizar los epiplones, el duodeno, el hígado, la vena porta y la arteria hepática. Al final de la cirugía hemos podido visualizar los cálculos y la vesícula biliar que se ha removido del paciente.

Crítica

Agradezco al Dr. Prieto, al Hospital Sant Joan de Reus y a la Facultat de Medicina i Ciències de la Salut de la Universitat Rovira i Virgili la oportunidad que me han proporcionado para asistir a la realización de cirugías en los quirófanos del hospital. Cuando decidí estudiar Medicina, nunca me había planteado la idea de, después de finalizar la carrera, optar por una especialidad quirúrgica, me hacía impresión todo lo que envuelve el proceso quirúrgico pero al asistir a estas cirugías me impresionó la aparente sencillez del proceso.

La implementación de nuevas técnicas quirúrgicas menos invasivas, como la laparoscopia, que permiten al paciente recuperarse de forma más rápida y obtener una mejor calidad de vida que también benefician el médico ya que le permite rentabilizar el tiempo de la cirugía y disminuye la estada en el ambulatorio permitiendo una mejor rentabilidad de los recursos bajo los puntos de vista económico, del personal sanitario y de los pacientes.

Bibliografía

Karaliotas, Constantine et al., Liver and Biliary Tract Surgery, Springer-Verlag, Wien, 2006

L. Morgenstern, Carl Langenbuch and the first cholecystectomy, J. Surgical Endoscopy, Vol. 6 number 3 pp. 113-114, May 2003, Springer New York

cirugialaparoscopicaavanzada.com

4