Está en la página 1de 1

8A opinión

n o R o ESTE .com

Miércoles 1 de abril de 2015

EstrictamEntE pErsonal RAYMUNDO RIVA PALACIO rrivapalacio@ejecentral.com.mx Twitter: @rivapa Nostalgia por Calderón
EstrictamEntE pErsonal
RAYMUNDO
RIVA
PALACIO
rrivapalacio@ejecentral.com.mx
Twitter: @rivapa
Nostalgia por Calderón

H acía tiempo que el Pre- sidente Enrique Peña Nieto no mostraba la enjundia como en su

reciente acto en el Estado de Mé- xico este lunes, donde el pretexto fue un tema municipal: entregar patrullas a la policía. Peña Nieto habló de la seguridad como si fue- ra un credo, y enfatizó que hasta “los más escépticos (y) los más críticos reconocen que hoy hay índices de una mejor seguridad en todo el País”. El Presidente dijo que los homicidios dolosos han disminuido, así como el robo y los secuestros. Hoy, afirmó sin nom- brarlo, México está mejor que con el Presidente Felipe Calderón. El discurso recuperó el len - guaje de manos vehemente del Presidente, la voz enérgica y el tono desafiante. Por primera vez rompió incluso su criterio de no usar apodos ni retórica guerrera en su discurso sobre seguridad. A los 122 criminales que decidió su gobierno perseguir los llamó “blancos”, y no sólo ignoró el nombre de los dos más paradig- máticos, Joaquín Guzmán Loera y Servando Gómez Martínez, sino que los identificó como “El Chapo” y “La Tuta”. Cinco de ca- da seis de la lista gubernamental, han sido abatidos o “están tras las rejas”, dijo. La palabra del Presidente fue distinta a la que había utilizado previamente. Aún está lejos del discurso bélico de Calderón, pe - ro ha encontrado en la estrategia

de su antecesor la ruta de la re - cuperación de su propio modelo de seguridad. Después del fraca- so de los ocho primeros meses, cuando dejó de combatirlo la Se - cretaría de Gobernación -que tra- jo el renacimiento de La Familia Michoacana en Los Caballeros Templarios y que Michoacán es- tuviera en el umbral de la guerra civil en enero de 2014-, retomó donde la dejó Calderón. Identificarían a objetivos -Calderón tenía a una treintena nada más-, e irían sobre las cabe - zas de los cárteles, sus esquemas de financiamiento, distribución y comercialización de drogas, para quebrarlos como organizaciones pulpo y atomizarlas en pandillas. Calca exacta de lo que hizo su antecesor. La crítica permanente que le hicieron a Calderón, quedó hue - ca. Los asesores de Peña Nieto decían que el ex Presidente no te- nía estrategia alguna, dicho más por ignorancia, pues la ruta que siguió el gobierno de Calderón para enfrentar a los criminales era la que se empleó en Nueva York, Miami, Chicago, Bogotá, Medellín y Palermo, para acabar con las grandes organizaciones. Esa estrategia estaba cimenta - da en la fuerza policial y militar -en su discurso, Peña Nieto no habla en ningún momento de la Marina y el Ejército como parte de las fuerzas que han abatido a los criminales-, y tenía externa- lidades: las pandillas que surgían

eran más violentas, constituidas principalmente por sicarios que se mudaban de delitos federales hacia aquellos del fuero común, como robo y secuestro. Peña Nieto no está haciendo nada, en términos prácticos, que no haya hecho Calderón. Tardó ocho meses en entender que sus estrategas habían fracasado y en modificar la ruta. Ocho meses perdidos. La violencia, en térmi- nos nominales, admiten funcio - narios federales, ha bajado desde abril de 2011, tal como lo afirmaba el gobierno calderonista. En su discurso, el Presidente utilizó los datos que le proporcio - nó el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que son los que hace escaso un mes entregó a la Cámara de Diputa- dos para ensalzar la estrategia de su gobierno. Lo que no le dijeron al Presidente es que las estadís- ticas están amañadas. En el documento sobre el que basó sus cifras el Presidente, se menciona que la tasa de homi - cidios dolosos se redujo 14.6 por ciento con respecto a 2013, y 11 por ciento con respecto a 2012. Las cifras de secuestros, en el mismo reporte, bajaron 18 por ciento con relación a 2013. En materia de robo, la disminución fue de 11 por ciento con relación a 2013 y 13.6 por ciento con relación a 2012. El total de la incidencia delictiva cayó 5 por ciento con respecto a 2013, y 7 por ciento en relación a 2012. Estadística para

presumir, pero el Presidente de - bería saber que si bien no es falsa, está incompleta. Según el informe, intitula - do “Principales Avances de la

Política de Seguridad, 2014”,

la metodología lo explica todo:

averiguaciones previas de en - tidades federativas. Es decir, en 2013 y 2014 ya no se conta - bilizaron los delitos federales, como se hizo hasta 2012, cuan - do el índice de violencia era la suma de delitos federales y del fuero común. Esta diferencia metodológica es fundamental. De acuerdo con Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto al Secuestro, el 60 por ciento de los delitos del fuero común nun - ca se denuncian por el temor a las autoridades locales. Si se extrapola mecánicamen- te este dato, los totales que mane - ja el Presidente tendrían que ser 60 por ciento superiores a los que mencionó. Además, a diferencia de la administración anterior, en el actual gobierno una averigua- ción previa se contabiliza como unidad, aunque dentro de ella aparezcan más de una persona acusada, lo cual, si bien optimiza los procesos, reduce aún más la estadística. Pese a su manejo sibilino en el tema de seguridad, el gobier- no del Presidente Peña Nieto ha hecho notables avances desde el tercer trimestre de su adminis - tración, y alcanzado importantes victorias. Pero como reconoció el Presidente, aún no se puede estar satisfecho. Mucho más tendrá que hacer en esta loca carrera contra los criminales, que es lo que hizo el gobierno de Calde - rón durante seis años, y cuya ruta retomó Peña Nieto, aunque no lo reconozca, para el resto de su gobierno.

8A opinión n o R o ESTE .com Miércoles 1 de abril de 2015 EstrictamEntE pErsonal
siEtE puntos J O S É F R A N C I S C O G
siEtE puntos
J O S É
F R A N C I S C O
G Ó M E Z
HINOJOSA
@padrepaci, papacomeister@gmail.com
Facebook: Paco Gómez
¿Qué celebramos
en la Semana Santa?
  • 1. Han iniciado las vaca- ciones de primavera, tí- tulo que esconde el ver- dadero acontecimiento

de estos días, y que se incrusta no sólo en la tradición religiosa de nuestro País, sino en la misma cultura nacional: la Semana Santa. Celebración de la Iglesia Católica, y de otras iglesias cristianas, que se institucionalizó desde el año 325, en el Concilio de Nicea, la Se- mana Santa representa el culmen de todo un proceso, iniciado des- de el miércoles de ceniza ...

2. ...

y

que marcaba el comienzo

de la Cuaresma. Durante 40 días se buscaba prepararnos para la Pascua. De hecho, la mejor defi- nición de la Cuaresma es preci- samente esa, el camino hacia la Pascua. De ahí que las oraciones, los sacrificios y las obras de cari-

dad -acciones que desarrollamos

a lo largo de todo el año- eran pro- puestas que debíamos enfatizar en esos 40 días. Todo con el fin de llegar mejor preparad@s a la celebración pascual.

  • 3. Y es que esta palabra, Pas -

cua, marca el sentido de la Sema- na Santa. Pascua, que significa paso, y que recuerda, en primer lugar, el paso que dio el pueblo judío a través del Mar Rojo, pa - ra alcanzar la libertad. Pascua, que rememora el paso de Nuestro Señor Jesucristo de la muerte, el Viernes Santo, a la vida-resurrec- ción, en la Vigilia Pascual. Pascua que es invitación para que demos

nuestro propio paso, del pecado a la gracia. 4. Tenemos, entonces, tres maneras diferentes de entender la Pascua, pero con una identifi- cación en el dinamismo del paso. La judía, la de Nuestro Señor Je - sucristo y la nuestra. Pasamos de la esclavitud que significa muerte y, por lo mismo, pecado, a la liber- tad que se expresa en la vida y, para nosotr@s, en la gracia. Este es el sentido de la Semana Santa, y todos los elementos que apare - cen en ella, históricos, literarios,

escénicos, etcétera ...

5.

tienen

en la Pascua su

... sentido y plenitud. Y aquí está el principal riesgo de esta semana:

que nos perdamos en la multitud de símbolos, constantes en estos días, sobre todo en jueves, vier- nes y la noche del sábado, que nos distraigamos en lo accidental, perdiendo de vista lo principal. El lavatorio de los pies del jueves, así como la bendición del pan, cobran sentido si se les conside - ra como ese acto de servicio que

deja atrás el egoísmo. 6. La cruz del viernes, más que un espectáculo terrorífico, al es- tilo de la película de Mel Gibson, es la manifestación más clara de ese amor que llega a ser capaz hasta de dar la vida. Así como el jueves se celebra el paso del egoísmo al servicio, así el viernes se pasa de la comodidad que es la no participación, a la entrega generosa, aún a costa de la propia

Pasión nacional

RUMOR

8A opinión n o R o ESTE .com Miércoles 1 de abril de 2015 EstrictamEntE pErsonal

existencia. La gran fiesta de la vigilia pascual nos confirmará el paso de la muerte a la resurrec- ción. 7. Ojalá en medio del descanso de estos días, o de nuestra par- ticipación activa en los oficios litúrgicos, tengamos la oportu- nidad de celebrar nuestra propia

pascua. Sería útil plantearnos es- ta pregunta: ¿a qué cosas necesito morir, para poder vivir en rea - lidad? Además de un profundo clavado en nuestro interior, es - taríamos proyectando una vida en plenitud, con la expresión de todas nuestras potencialidades. ¡Felices Pascuas!

Éthos

R O D O L F O D Í A Z FONSECA

8A opinión n o R o ESTE .com Miércoles 1 de abril de 2015 EstrictamEntE pErsonal

rfonseca@noroeste.com Twitter: @rodolfodiazf

Vencer el pánico y temor

“N o teman so - ñar un mundo mejor”, dijo el Papa Fran -

cisco el 21 de marzo al visitar el barrio de Scampia, en Nápoles, en donde se concentra gran nú - mero de personas desocupadas. El Pontífice señaló que la desocupa - ción roba la dignidad, la explotación no es cristiana y la corrupción huele mal. “La vida en Nápoles nunca ha sido fácil, pero tampoco triste”, refirió recordando que la esperanza es la pa - lanca del alma. El Presidente Vicente Fox, en agosto de 2001, también exhortó a los mexicanos a no dejarse vencer por el miedo. “No se vale apanicarse y sólo hablar de crisis cuando la realidad es diferente”, señaló. Fox utilizó un neologismo no acep - tado por la Real Academia Española, pero que es común en el lenguaje po - pular, pues se verbalizan adjetivos y sustantivos. Hay voces ya aceptadas por la RAE, pero que en principio no eran reconocidas, como apantallar, enchinar, endrogar, encuetar. Apanicar es dejarse llevar por el miedo, llenarse de pánico. La palabra pánico surgió haciendo referencia al dios de la mitología griega llamado Pan. Era el dios de los pastores, tenía barba, cuernos, cuerpo velludo, patas de macho cabrío. Se cuenta que cuando nació, su madre se horrorizó al verlo, pero su padre, Hermes, lo envolvió en una piel de liebre y lo llevó al Olimpo, donde fue bien aceptado por Zeus y los de - más dioses. Como era una divinidad del cam - po, se le atribuían todos los ruidos inexplicables que se escuchaban en los bosques y que atemorizaban a los campesinos. Por eso se comenzó a asociar Pan con pánico, que era el miedo causado por Pan. Hoy no hay ruidos inexplicables, pero sí retos y desafíos que se deben afrontar sin miedo. ¿Vivo con alegría y esperanza? ¿Venzo el pánico y temor?

8A opinión n o R o ESTE .com Miércoles 1 de abril de 2015 EstrictamEntE pErsonal
Parafernalia LORENZO Q. TERÁN lqteran@yahoo.com.mx
Parafernalia
LORENZO
Q.
TERÁN
lqteran@yahoo.com.mx

Y a tenemos una idea cómo se integrará la representación sinaloense en el

Congreso de la Unión en junio próximo; vemos sobre todo en los priistas las caras recicladas de siempre, las cuales se han caracterizado por su opacidad y su servi- lismo con el poder ejecutivo. Es esa obediencia al autori- tarismo su único mérito para alcanzar sus candidaturas. En ese instituto político, entre más agachan la cerviz, más son las posibilidades de seguir en el pandero de la po- lítica; esa es la cultura en que se forman los militantes del priismo, no se acepta la más mínima disidencia con el Go- bierno estatal o federal. Recordemos que hace unas décadas por decisión de un Presidente de la República se impuso un cambio radical hacia la derecha y la abruma-

dora mayoría lo aceptó sin protestar. Los miembros disi- dentes de ese partido, quienes discreparon con el cambio en los programas sociales que hasta el gobierno de López Portillo venía enarbolando ese partido desde su funda- ción, tuvieron que salirse y formaron la Corriente De - mocrática, para luego formar otro partido político. Al interior del PRI es im- posible disientan sus miem- bros, el actuar político de los priistas ha sido el factor que más ha incidido para que en nuestro País no se desarro - lle la democracia, pues se cultiva una práctica esen - cialmente antidemocrática, vertical y autoritaria, que ha permeado a la sociedad. El giro a la derecha que dio el partido tricolor (antes se diferenciaba ideológica - mente del PAN, hoy compiten para demostrar cuál es más

derechista) acabó con los po- cos puntos positivos que aún prevalecían como frutos de la Revolución Mexicana. Con ese cambio a la derecha se ha

ido perdiendo una a una las

conquistas de la gesta popu- lar de 1910, hasta dar el punti- llazo Enrique Peña Nieto con la reforma energética, echan- do la palada de tierra final a la más importante muestra de liderazgo y de respeto a la soberanía nacional por el Presidente Lázaro Cárdenas. El partido que gobernó el País por más de 50 años con el programa de la Revolu - ción, de la noche a la mañana cambió esa ideología por la del libre mercado, dando un vuelco a la economía nacional y sumiéndonos en una crisis que ya lleva larga data. Desde ese momento se produjo un colazo en el empo- brecimiento en amplias capas sociales del País, derivando en desempleo, deterioro de la educación, salud y seguridad. Los problemas sociales lejos de aminorarse se han profun- dizado de manera agresiva en el seno de la sociedad. Sin el afán de ser alarmis-

tas, las cifras que se manejan como resultado de las medi- ciones que periódicamente se levantan son aterradoras, los mexicanos sufrimos una

crisis de seguridad alarman-

te; o sea, no hay seguridad en nada, no solamente en la in- tegridad de los ciudadanos, sino en la permanencia en el empleo, en una atención mé - dica digna, en una educación para el futuro. Como decíamos al prin- cipio, empezamos a vivir la parafernalia de las campañas políticas para la elección de diputados federales, las cua- les se extenderán hasta junio que viene, mes en el que se celebrarán las elecciones y veremos los malabarismos del partido oficial para salir avante, no les queda de otra dado el descrédito apabullan- te en que ha caído el gobierno. Ha surgido una iniciativa de un conjunto de organiza- ciones sociales que llaman a no votar o de plano sabotear las elecciones. Se comprende el hartazgo social por tantos estropicios que vienen come- tiendo los gobiernos de todos los niveles, principalmente el

federal, pero la alternativa no es dejar el terreno de lo políti- co en manos de los facciosos. Por el contrario, se debe votar masivamente en contra de los partidos de derecha (y sus pequeños partidos saté - lites) han demostrado que son comparsas del régimen, por lo que la sociedad está en condiciones de castigar- los negándoles el voto ciu - dadano; esa es la forma más contundente de expresar el rechazo a sus prácticas polí- ticas contra los intereses so - ciales y en favor de los grupos de facto que manejan al País. La sociedad conoce de me- moria las tácticas de los políti- cos logreros, que se visten con piel de oveja para aparentar lo que no son ni han sido nunca, los conocen demasiado bien para que la gente los ponga en su lugar en estas elecciones. Como se sabe, en el País las fuerzas políticas tienen los recursos públicos como principal fuente de financia- miento, una disposición le - gal promovida en la reforma electoral del 76 para lograr la equidad en las contiendas electorales, pero aún se está

lejos de alcanzar ese objetivo. Por ley, el uso del dinero en las elecciones debe ser reportado por las fuerzas políticas y fiscalizado por el INE, que tiene facultades pa- ra aplicar multas y promover sanciones en caso de detectar irregularidades o delitos; no obstante, aunque las faltas a la ley sean detectadas, no existen penas que reviertan el daño que provocaron, de hecho parecen chistes tales castigos, pues no resta po - der a los infractores, que en su cálculo siguen ganando a base de trampas y artimañas. Las elecciones interme - dias de este 2015 pone al elec- tor frente a dos alternativas: o sigue votando por los mismos que han deteriorado la econo- mía y la vida de la sociedad, con su modelo neoliberal, que ni con sus “reformas estruc- turales” logra salir de la crisis; o bien el votante aplica el vo- to de castigo a esos políticos tradicionales (y sus partidos locales satélites y paleros en el fondo) y avanza hacia un cam- bio verdadero. Sólo el pueblo puede salvar al pueblo, esa es una verdad incontrastable.