Está en la página 1de 78
EVALUACION PSICOLOGICA Otros titulos publicados 74. M.M. Casullo: Aplica- ciones del MMPI-2 en los mbitos clinieo, forense y la- boral 75. A. Cayssiais. El WISC- III en la evaluacién psicologi- ea infanto-juvenil 202. D. Wechsler. Test de inteligencia para preescola- res (WPPSI) 203. D. Wechsler. Test de inteligencia para adultos (WAIS). Caja 4. L. Bender. Test gues- taltico visomotor. Juego de 9 laminas 205. D. Wechsler. Test de inteligencia para nitios (WISC ID. Caja 308. D. Wechsler. Test de inteligencia para preescola- res (WPPSD. Manual 304. D. Wechsler. Test de inteligencia para adultos (WAIS). Manual 305. D, Wechsler. Test de inteligencia para nitios (WISC TID). Manual 401. G. F. Kuder. Cuestio nario general de intereses. Cuaderno 402. H, Rorschach. Proto colo de localizacién det Rors- chach 405. E. Anstey. Protocolo de prueba, Test de dominds 406, L, M. Terman. Proto- colo de prueba, Test de inteli- gencia 407. E, Wartegg. Protocolo de prueba, Test de Wartege. Formas fy I 408. D. Wechsler. Protoco. lo de prueba WISC 409, D. Wechsler. Juego grafico, Test de inteligencia para preescolares (MPPSD 410. D. Wechsler. Protoco- lo de prueba. Test de inteli- gencia para adultos (WAIS) 414. D. Wechsler, Proto- coloe de prueba. Test de inte- ligencia para nifios (WICS m Me oe DS MARIA MARTINA CASULLO (compiladora) Marfa Elena Br ez Liporace Victoria Ferrante - Arvuro Prado APLICACIONES DEL MMPI-2 EN LOS AMBITOS CL{NICO, FORENSE Y LABORAL ATA “ooozea3s' B.03.01 C355a ” PAIDOS ‘reson APLICACIONES DEL MMPI-2 EN LOS AMBITOS CLINICO, FORENSE, Y LABORAL Fe manecove ‘Cubiorta de Gustave Macri 10. edieibn, 1999 © Copyright de todas las ediciones alter Paides SAICF Defensa $98, Buenos Aires ‘emul paldakt@internet siete. con, Ediciones Pads Ierics SA. ‘Mariano Cub’ 92, Barosions Editorial Paidge Morioans 8A Tsbéa Davie 118, Mésico DF Queda hecho 6 depésito que previene Jo Lay 12.729, Itoproto en le Argentine = Printed in Argentine Imprese en Tallves Gren D'hvers, ‘Vieunto Lipos 318, Quilmes, on julie de 1990 ISBN 950-12-6076-7 INDICE Introduccién Estudios argentinos sobre el MMPI-2, Maria Martina Casullo.... Caractertsticas generales del MMPI-2, Maria Elena Brenlla y Arturo Prado... Aplicacin del MMPI-2 en el émbito cl “Maria Elena Brenils ... = El MMPI.2 en el ambito forense, Victoria Ferrante .... 2 Mercedes Fernandez Liporace.. ne Anexo. VersiGn argentina del inventario MMPI-2 u 25 .. 263 319 INTRODUCCION Los capitulos que integran este texto son el resultado de tareas de investigacién concretadas desde el afio 1991 por integrantes de la segunda cétedra Teoria y Técnicas de Ex- ploracién y Diagnéstico, Médulo I, de la Facultad de Psicolo- gia de la Universidad de Buenos Aires. Esas tareas pudieron coneretarse como parte de proyectos de investigacién aprobados y parcialmente subsidiados por la Universidad de Buenos Aires y ¢l CONICET, dada mi condi- cién de profesora universitaria y miembro de la Carrera del Investigador on el Consejo Nacional de Investigaciones Cien- tificas y Técnicas. ‘Deseo expresar mi mas sincero agradecimiento a los pro- fosionales y téenicos que las hicieron posibles, en especial al doctor James Butcher del Departamento de Psicologia de la Universidad de Minnesota. En el transcurso de los tltimos ocho afios hemos presen- tado trabajos y ponencias sobre aplicaciones diversas del MMPI-2 en congresos, jornadas y encuentros tanto naciona- les como internacionales, Como todo recurso evaluativo, el MMPT-2 tiene aleances y imitaciones. Los profesionales que concretan tareas diagnés- ticas debersn decidir, a partir de contar con informacién actualizada sobre el instrument, en qué circunstancias es recomendable su administracién y en cules no lo es. 10 MARIA MARTINA CASI ‘Toda evaluacién diagnéstiea supone integrar distintos ti- pos de datos; uno de ellos remite a la informacion que puede brindar el cliente o paciente sobre sus autopercepciones cons- cientes, siempre contextualizadas. Al responder los itemes del MMPI-2, la persona nos esta dicienda algo acerea de la manera en la que intenta o pretende ser mirada por los otros. Marta Martina Casullo Buenos Aires, junio de 1999 1 ESTUDIOS ARGENTINOS SOBRE EL MMPI-2 Maria Martina Casullo* El Inventario Multifésico de Personalidad de Minnesota es una técnica psicolgica autoadministrable de amplia difu- sién en el ambito clinico desde su publicacién en los Estados ‘Unidos en la década del '40. En nuestro pais, esa primera versiGn del instramento fue traducida y adaptada al castellano por los integrantes del Servicio de Examen Psicolégico del Departamento de Orien- tacién Vocacional de la Universidad de Buenos Aires (1964). ‘Nunca fue una técnica muy utilizada en tareas de psicodiag- néstico clinieo sino que mas bien su uso estuve focalizado en Jas tareas de seleccién de personal en el campo de la psico- Jogia laboral asi como en investigaciones eon pacientes psi- quidtricos en Ambitos universitarios. Con la revision de la primera versiGn y su reaparicién como MMPI-2 (Butcher, Dahlstrom, Graham, Tellegen y Kaemmer, 1989) puede decirse que se inicia una nueva era en la historia de esta prueba psicolégica, a nivel internacional. A partir del afio 1991, en la Facultad de Psicologia de la Universidad de Buenos Aires, la cétedra Téenieas Psicomé- tricas comenzé a trabajar en su traduecién, adaptacion, ve- lidacién y estandarizacién. *Dectora en Psicologia, investigadora del CONICET y profesore regular de la Facultad de Psicologia de Ia Universidad de Buenos Aires 2 APLI JONES DEL MMPI. io del ao: 1992, tuve oportunidad de asistir, en la ciudad belga de Brujas, 2 un seminario intensivo sobre la nueva versién del MMPI-2 a cargo de los profesores estadounidenses Butcher, Graham y Ben-Porath. En esa acasién nos vinewlamos con los profesores Avila Espada y dJiméiiexz Gémez, dela Univer- sidad de Salamanca (Espaiial, asf como con la profesora Reyes Lagunes, de la Universidad Nacional Auténoma de México, to- dos ellos interesados en trabajar en la adaptacién de la prueba al idioma castellano, Ese encuentro dio origen a una relacién permanente de camaraderia y amistad que perdura en el pre- sente con la incorporacién de la colega Maria Emilia Lucio, responsable de la edicién mexicana del instrumento publicado por la editorial El Manual Moderno en 1996. En los aos 1993 y 1996 asisti a seminarios sobre la prue- ha en Hawai y Minnesota, en los que pude obtener informa- cin sobre nuevas investigaciones y a su vez presentar nuestros propios estudios, Este capitulo ofrece una deseripeién general de las tareas de adaptacién y estandarizacin realizadas, y presenta algu- nos datos empiricos referidos a poblacién general, estudian- tes universitarios, pacientes con enfermedades reumaticas © ingresantes a una institucin militar. 1. Procedimientos para desarrollar una versién argentina de la técnica Se tomé como punto d “ euadernillo con los 667 ftemes que integran el : Bublicads-japto eon ef manual por University of Minnesota Press 108 psiedlogos bilingties trabajaron en la tra- ceptual como Tinguistica de los reactivos; en caso de situacio- nes contradictorias o dudosas, se opto por dar prioridad a la valencia conceptual, en la medida de lo, posible. BSPUDIOS ARGENTINOS SOBRE EL ADAP 13 ‘Todos los ftermes que integran la prueba fuasron tradueids del inglés al espafil por la autora Maria Martina Casullo y una colega bilin- ‘ge, de manera independiente; procedimos, a continuacién, a deter. minar ol uso correcto de términos, asi como su sensihilidad cultural. ‘Varios términos fueron modificados a efectos de adecuarles @ usos locales o cotidianos del habla. La versin final obtenida fue evaluada contrasténdola con Ja versién original en inglés; se realizaron las comparaciones nevesarias para verificar posibles discrepancias. ‘Tavimos que preparar los materiales especificos necesarios para coneretar Ja administracién y evaluacién de las pruebas a ser analizadas, asf como la organizacién de actividades de capacitacion. Las psicélogas Brenlla, Diuk y Maristany ea redacta- ron un texto sobre el MMPI-2 que provee inforiacién basica sobre la técnica, su desarrollo hist6rico, las escalas que la integran y los criterios generales de evaluacién, Contar con esta publicacién era sumamente necesario para poder entre- nar y capacitar a los profesionales y estudiantes universita- rios que recolectarian los datos. Por otra parte, el estudio del MMPI-2 fue incorporado al programa oficial de la asignatura Teoria y Técnicas de Explo- racién y Diagnéstico que se enseiia en la Facultad de Psico- logia de la Universidad de Buenos Aires. Por diltimo, durante los afios 1992 y 1993, se onganizé una serie de talleres sobre el MMPI-2 a los que asistieron psicé- logos y psiquiatras interesados en participar en las tareas de estandarizacién 2. Los estudios realizados 2.1. La muestra de poblacién general En una primera etapa se obtuvieron datos sobre ia base de una muestra de 600 sujetos de ambos sexos, quienes fue- 4 APLICACIONES DEL MMPI ron entrevistados por estudiantes de las universidades de Buenos Aires, Belgrano y La Plata. Los estudiantes fueron seleccionados ent nes hubiesen aprobado la asignatura correspondiente al area do Evalua- cién Psieolégica de los planes de estudio vigentes y realiza- ran una etapa de entrenamiento, ‘Todas las pruebas fueron administradas de forma individual, con la participacion voluntaria y andnima de los respondentes, Se les solicité datos ecbre ocupacién y educacién (propios o de la persona a cargo) a fin de poder determinar el nivel econ6- mico NES). Las tareas de recoleccién de datos se inicia- ron en abril de 1992 y prosiguieron hasta noviembre de 1993, ‘Los criterios de inclusién en la muestra fueron los siguientes: la carrera de Psicologia " a) Mujeres y varones con edades entre 18 y 65 atios. b} Sujetos con educacién primaria 0 basica completa. ©) No estar bajo tratamiento psiquidtrieo en el momento de responder al inventario ni haberlo estado en los ‘altimos cinco afios. 4) El consentimiento voluntario. Del total do 600 protocolos obtenidos en 1a primera etapa del estudio fueron eliminados 64 debido a puntuaciones en la escala F (validez) superiores a dos desviaciones esténdar con respect a la media aritmética, Se establecieron los siguientes criterios de exclusion: a) La persona estaba o habia estado en tratamiento psi- quidtrico en los tiltimos cinco aiios. b) El protocolo contenia 25 0 mas itemes sin responder, ©) La puntuaciin directa 0 bruta en Ie escala F era superior a 25, De la aplicacién de esos criterios resulté necesario elimi- nar el 12 % de Ja muestra. Durante el aio 1994 continuamos administrando la prue- ba en la ciudad de Buenos Aires y los distritos det conurbano BSTUDIOS ARGENTINOS SOBRE BL MMPI2 16 de la provincia de Buenos Aires hasta obtener una muestra integrada por 500 varones y 550 mujeres. ; Para el total de la muestra, Ia media de edad eronolégica es de 36 afios (varones) y de 35 anos (mujeres). Segin el NES, la muestra analizada est conformada por: Baja 10% Medio 85 Alto 5% En las tablas siguientes se indican los valores promedio y de desviacién para las escalas de Validez, Clinicas, de Con- tenido y Suplementarias, segiin sexo, Procedimos a determi- nar la diferencia entre los valores promedios mediante el caleulo de la prueba "t” de Student. En este capitulo sélo se mencionan las escalas que inte gran cada uno de esos grupos. El lector encontrard en el capitulo 2 de este texto una deseripcién detallada de cada una de ellas. Tabla 1. Bseslns de valides SCALA ‘VARONES MUJERES“ Se encontraron diferencias signiieativns segin sexo on custro exealas (* p $ 001; * p 3 0,05) Estos datos justifican el uso de normas estadisticas dife- rentes (baremos) para varones y mujeres. 16 APLICACIONES DEL MMPL-2 Tabla 2. Bscalas baisicas 0 ESCALA VARONES [ie j toms ees ae eesti eee gereCeet > Deprsie 2 49 woose By Bite mn 48 8 ce | Pica usp 2 oon Me Moscaindad Fen 2% A 2 mw wap wa a 6s woos M88 eon 2 2 46 | wo aa sm | Para algunas de estas escalas también se han encontra- do diferencias significativas segtin sexo (*p 2 0,01; **p 2 0,05) por lo que es necesario emplear normas estadisticas diferentes para varones y mujeres. Hs importante destacar que los valores presentados ineluyen la adieién de K, o una fraceién del misme en las escalas Hiponcodria, Psicopatia, Psicastenia, Esquizofrenia e Hipomania. ESTUDIOS ARCENTINOS SOBRE EL MMPL2 W En la tabla siguiente se consigan los datos correspondien- tes a las escalas de contenido, Tabla 8. Bscalas de contenide eet] “je ast eos ar Bt an 36 45 4s 460 62° | En varias de estas escalas se han encontrado diferencias significativas segin género (p £ 0,01), por Io eu: casos anteriores presentados, es necesario utilizar normas estadisticas diferentes para mujeres y varones al interpretar las puntuaciones obtenidas. En la tabla 4 se consignan los valores estadisticos eorres- Pondientes a las escalas suplementarias. 18 APLICACIONES DEL MMPT-2 Tabla 4, Becslas suplementarias BSCALA ‘VARONES MUBRES El lector puede observar que para algunas de las escalas también se han hallado diferencias significativas entre los valores promedios segin sexo, por lo cual es necesario el empleo de baremos diferentes para mujeres y varones cuan- do se analizan e interpretan las puntuaciones directas obte- nidas por un sujeto 2.2, Estudiag sobre validez y confiabilidad La versién argentina del MMPI-2 fue administrada a una muestra de 150 pacientes externos, en asistencia psiquidtri- ca en el Hospital Francés de la ciudad de Buenos Aires. Al mismo tiempo, se solicité 2 los profesionales a cargo de la admisién que concretaran el psicodiagnéstico teniendo en cuenta las dimensiones evaluadas en las escalas clinicas de la prueba, exceptuando introversién social, Con esos diag- nésticos se procedié a caleular Ia correlacién entre las pun- ESTUDIOS ARGENTINOS SOBRE IL. MMPI? 19 tuaciones obtenidas en el MMPI-2, utilizando la prueba de Pearson. Se obtuvo un valor promedio de 0,81. Esta tarea fue coordinada y supervisada por el doctor Miguel Marquea, Jefe del Servicio de Psicopatologi del antedicho hospital general. Por otra parte, esa misma versién argentina fue adminis- trada a un grupo de estudiantes universitarios (N = 100), quienes voluntariamente aceptaron colaborar en nuestro es- tudio. A las cinco semanas se concreté el retest. con los mis- mos sujetos (N = 97). Los coeficientes de correlacién promedios obtenidos fueron: Escalas clinieas: Escalas de validez: 0,89 Escalas de contenido: 0,78 Escalas suplementariae: 0,75 2.3, Estudios con poblaciones especiales El MMPI-2 fue incluido en la bateria psicodiagnéstica a administrar en un grupo de ingresantes a una institucién militar con sede en la provincia de Buenos Aires (N = 689). Procedimos a calcular las diferencias estadisticas entre los valores promedios de esa muestra y los correspondientes a la muestra de poblacién general masc (N = 500), para cada una de las escalas de validez y clinicas. Sélo se encontraron diferencias significativas en las esca- las L (sinceridad), Histeria y Masculinidad/feminidad. Los ingresantes obtuvieron puntuaciones mas elevadas en la es- eala L, hecho entendible si se tiene en cuenta que respon- den el inventario en el marco de un proceso de seleccién de aspirantes. A su vez obtuvieron un valor promedio menor en las escalas que evaltian caracteristicas histéricas de perso- nalidad ¢ identificacién con patrones culturales masculinos o femeninos. Como era esperable en funcién de la profesion 20 APLICACIONES DELMMPL-2 que intentan realizar (sor soldados), sus respuestas son mas asimilables a una autoidentificacién “machista 0 viril” Estos mismos datos argentinos sobre ingresantes a una institucién militar fueron comparados con los obtenidos en una muestra similar en un estudio coneretado en Tailandia (1995) sobre la base de 282 sujetos evaluados. No se encon- traron diferencias estadisticas significativas para ninguna de las escalas de validez o clinicas entre los valores argentinos y tailandeses, E] MMPE2 tan in fue utilizado en investigaciones que conjuntamente con el doctor Miguel Marquez y médicos del servicio de reumatologia del mencionado Hospital Francés se concretaron con pacientes mujeres con enfermedades reu- miéticas. En las mujeres con diagnéstico de artritis reumatoidea (ARN: 27) fue posible verificar la presencia de la denomina- da triada neurética (puntuaciones elevadas en las esealas hipocondria, depresién ¢ histeria), asi como una identidad de género marcadamente diferente de la correspondiente a la muestra de poblacién general femenina estudiada: se autoperciben mds sensitivas, modestas e idealistas, eon ma- yores dudas acerea de su “condicién femenina”. Comparativamente, en las pacientes son més bajas las caracteristicas manfacas, por lo que parecen ser més apati- cas, depresivas, con bajas autoestima y confianza en 1as. Puntuaciones mds elevadas en la escala de val ceridad) parecen estar indicando un esfuerzo consciente en las pacientes reumdticas por disimular sus malestares afectivos, dato que corresponde relacionar con un menor re- conocimiento de sentimientos de rabia o enojo y mostrarse menos emprendedoras y diligentes que sus pares de la pobla- cidn general estudiada, También se estudiaron caracteristicas de personalidad en dico de indrome caracterizado por la pre- sencia de dolores difusos y puntos dolorosos sensibles, ESTUDIOS ARGENTINOS SOBRE EL, MMPE2 21 La comparacion de valores obtenidos en esta muestra de pacientes con los correspondientes a la poblacién general femenina presenta 2 aquéllas con mareadas caracteristieas neuréticas (puntuaciones elevadas en las escalas Hipocon- dria, DepresiGn, Histeria), mas ansiosas, compulsivas & introvertidas, menos afectivas, muy obsesivas en sus pensa- mientos, més autocriticas e inhibidas. La comparacién de datos correspondientes a las pacientes con AR y FM revela un valor promedio mas elevado en la escala de validez F entre las pacientes con FM, lo que permite pensar en la presencia de un trastorno de tipo neurético mas severo; también tienen més intereses “masculinos” que las mujeres con AR, tendiendo a mostrarse mas competitivas y dominantes, Las pacientes con FM son més moralistas y rigidas, se autoperciben con mayores confusiones y temores relacionadas con su rol sexual y son mds sinceras al responder el inventario, Interesa destacar que tanto las pacientes con FM como las que sufren de AR revelan, a través de las respuestas al MMPI-2, pro- blemas vineulades con la conformacién de su ttisfactorias, tendencias a repetir situaciones vitales desventajosas, fracaso en el desarrollo de la capacidad introspectiva, auseneia de sintomas psicéticos. Otro estudio analiza las caracteristicas de personalidad en mujeres que han tenido abortos (N: 26) en el Servicio de Obs- tetricia del Hospital Alvarez (Reynal, 1997). Se comparan gru- , encontréndose fativa corresponde a la escala de Psicopatia, con valores més elevados para el grupo P 3. Comentarios finales Los datos presentados y analizados en este capitulo per- miten afirmar que contamos con una versién valida y confia- 22 aru ACIONES DEL MMPE-2 ble del MMPI-2 para ser administrada a sujetos que viven en habitats urbanos y han completado sus estudios primarios 0 baisicos. La téenica puede responderse en forma individual o gru- pal. Cabe destacar que en aquellos casos en los que el exa- minador compruebe la presencia de dificultades en la comprensién lectora, resulta aconsejable que Je lea al sujeto examinado item por item, a fin de asegurarse que compren- Gié la frase que tiene que responder en términos de verdade- ra 0 falsa para élella. En Jos restantes capitulos de este texto los lectores podrén informarse acerca de .s generales del MMPI- 2, la composicion por itemes de las distintas escalas que lo integran, asi como de sus aplicaciones posibles en trabajos ‘con pacientes psiquidtricos, peritajes forenses y en el campo de la seleccién de personal Los estudios realizados hasta la fecha de publicacién de este texto han sido posibles gracias a la colaboracién brin- dada tanto por numerosos profesionales como por estudian- tes de las carreras de Psicologia de las universidades de Buenos Aires y de Belgrano, en la ciudad de Buenos Aires, y de la Universidad de La Plata en la provincia de Buenos ‘Aires. Si bien puede afirmarse que se ha hecho bastante, mucho més es lo que atin resta investigar. Bibliografia Butcher, J.; Dahlatrom, W.; Graham, J.; Tollegen, A., y Kaemmer, /PI-2. Manual for Administration and Scoring, ‘Minneapolis, University of Minnesota Press. ESTUDIOS ARGENTINOS SOBRE BL MMPI: 23 Casullo, M. M. y Garefa 8. L. (1996): “Studies of the MMPI-2 in Argentine”, en J. Butcher (ed.), Inéernational adaptations of the MMPL-2, Minneapolis, University of Minnesota Press ‘Marquez, M.; Casullo, M. M., y Romanowice, A. (1996): Caracteris- tioas de personalidad en pacientes mujeres con enfermedades reumdticas, Trabajo presentado en el Congreso Internacional de Psiguiatria, Madrid, agosto, Pongpanieh, L.O. (1996) “Use of the MMPI-2 in Thailand”, en J. \ational adaptations of versity of Minnesota Press. Reynal, ©. (1997): Estudio de perfil de pers ‘han tenido abortos (tesis de licenciatura’ 262 APLICACIONES DEL MMPL2 Wiener, D. N. (1948) subtle and obvious keys for the MMPI", “Substantive dimensions of self'report in the MMPI item pool", Peychological Monographs, 80 (22, N° 630), ~ 960): “Content amensions i the MPT, en JN, Daher (ed.), MMPI: Research developments and clinical applications Nueva York, MeGrav-Hill i : Woodworth, RS. (1920): The Personal Data Sheet, Chicago. Stoelting, 3 APLICACION DEL MMPI-2 EN EL AMBITO CLINICO Maria Elena Brenlla Bn un articulo de revision, Butcher y Rouse (1996) conchu- yen que €l MMPI-2 es In técnica de evaluacién de la perso- nalidad mas usada en los ultimos veinte afios, tanto en el Ambito elinico como en e} de investigacién psicopatologica. El test de Rorschach y el TAT, ambos proyectives, son también nitilizados con frecuencia aunque con mayor énfasis en su aplicacién psicodiagn Esta preferencia de los clinieos y Jos investigadores para con el MMPL-2 no obedece, por cierto, a razones sentimentales sino ‘ala eficacia que ha demostrado como herramienta para valorar adecuadamente aspectos descriptivos de la personalidad de los sujetes, Sin embargo, algunos opinan que el MMPI2 no se com- parece con los criterios actuales de clasifieacién diagndstica pro- ‘puestos por la Asoviacién de Psiquiatria Americana, Bs probable que ello sea verdad, dado que la nosografia en la que s¢ basa es la ya dlésica de Kraepelin, que, con sus ventajas ¢ inconvenien- tes, sigue reflejando una discriminacién Vicide de Jos trastornos paicopatologicos més severos. Por otra parte, el sistema de clasi- ficacién del DSM, con su indudable valor como medio para acor- dar en forma empirica deseripeiones diagnésticas, presenta, no dobstante, colapamientos entre varias de sus categorias, por Io que su exactitud os relativa. Pancheri y col., 1992 (tomado de Butcher, 1996: 438-439) publicaron dos estudios por demas interasantes En el primero, realizado en 1970 cuando el uso de criterias estan- darizados (tipo DSM 0 ICD) no estaba extendido, compararan le 264 APLICACIONES DEL MMPL-2 concordancia entre los perfiles del MMPI de 835 pacientes y sus respectivos diagnésticos clinicos. Encontraron, mediante analists Giscriminante, que los resultados de} MMPI clasificaban @ més de la mitad de la muestra en forma correcta, En particular, Ta lacaciacién era més precisa cuando e} caso era mas tipico (por ejemplo: psicosis maniaca, histeria, neurosis depresiva, entre otros) y mas débil cuando la sintomatologia era mis variable y/ eve (por ejemplo: ansiedad nerviesa), En el segundo estudio, evado a cabo entre 1983 y 1990 comparando los perfiles del MMPI con los diagnésticos en hase a eriterios DSM-LT y DSM- TIER, hallaron que diseriminaban correctamente sélo grandes reas (por iia, desérdenes afectivos, con- troles normal 1992, tomado de Butcher, 19 Giagnostico del DSMAILR pu hheterogéneos del MMPT, cosa que no ocurria en el estudio ante- rior, y se pregunta! ncias observadas entre ambas investigaciones podrian atrib aso de estos nuevos eriterios estandarizades de diagno ‘Como sea, es de notar que lejos de brindar informacion irre- Jevante, e| MMPI-2 proporciona dates valiosos para las tareas psicodiagnésticas y para las de investigacién, sobre todo si ¢s uutilizado teniendo en cuenta sus propiedades psicométrieas y Ta nosografia que lo sustenta. A los estudios clisicos del MMPL-2 en et campo de la psicopatologia, se suman, en los tltimos anos, las publicaciones respecto del uso del MMPI-2 en las rutinas de evaluacion neuropsicoligica. disere Wo, 1. Aplicacién del MMPI-2 en el ambito clinieo-psicopatolégico 1.1, Indieadores de validez en el MMPI-2 Como se menciond en capitulos anteriores, MMPL2 pueden presentar ciertas particularidades en fun- el APLECACION DEL MMPI-2 BN BL AMBIT 1c 265 cién del contexto en que el inventario es administrado, Los Glinicos que utilizan el MMPI-2 dentro de su repertorio de evaluacién conocen que es frecuente observar. cientes, puntuaciones muy elevadas en las e vérminos psicométricos muchos perfiles de este tipo queda- rian invalidados al sobrepasar los puntajes de corte estal cidos. Esto indica que la interpretacién de estas escalas en el contexto clinico puede ser problemética. Como se record: el aumento de F o de Fb podia ohedecer a tres razones: la ja probabitidad de fingimiento de malestar terpretacién queda eliminado, ya que permite evaluar si las, respuestas fueron 0 no consistentes. Sin embargo, persiste atin la cuestién de si la clevacién corresponde a algun tipo de distorsion d Ja presencia ofectiva de dlinicos. Para dilucidarla, Arbisi y Ben-Porath (1995) disena- ron una nueva escala de Infrecuencia-Psicopatologia Fi el objetivo de identificar aquellos itemes que son respor de modo infrecuente tanto en muestras de pobl: como clinicas (Arbisi y Ben-Porath, 1995: 424-431), Coneluyeron que ia escala Fp) puede ser utilizada por los clinieos en conjuncidn con Ia interpretacién de las esealas F y Pb. Si se observa que la escala F esta significativamente aumentada, debera determinarse el motivo de ello examinan- do la escala VRIN. Si ésta refleja un puntaje de T 80 0 mayor, @] protocolo no puede considerarse interpretable. Si la escala VRIN no esta elevada, el paso siguiente es interpretar la escala TRIN. Si ésta se encuentra en valores mayores que T 100, indica tendencia a la aquiescencia, lo que torna inva- lido el protocolo. Si, en cambio, tanto VRIN como TRIN se observan en puntajes no significativos, entonces debera eva- luarse la escala Fip). Si ésta se encuentra aumentada, la hipétesis interpretativa vira hacia la probabilidad de fingimiento y el perfil deberd interpretarse en este sentido, Por el contrario, si F(p) se encuentra en valores no aumen- 266 (BS DELMMPL-2 tados, la elevacién de F se interpretara como un reflejo de la presencia de psicopatologia. En el apéndice A se citan los itemes que componen Ia escala y las puntuaciones T respectivas, correspondientes al estudio de Arbisi y Ben-Porath (1995) con muestras nortéamericanas, ‘Aun as{, algunos autores (Nicholson y cols., 1997) sugie- ren que él valor de F como predictor de fingimiento de ma- lestar sea ponderado en funcién del contexto de evaluacién y que el uso de ia escala Fip) necesitars de mayor estudio para ser aplicada de modo seguro. En particular, sefialan la im- portancia de investigar la relacién entre Fy Fp) para exa- minar earacteristicas y factores que puedan afectar el poder predictivo de éstas, El estudio comparativo de prabubilidad de fingimiento y esquizofrenia ha sido tratado por Bagby y cols. (1997), entre otros, quienes compararon las respuestas al MMPL-2 de su- jetos normales, a los que se les dio ingtruceiones de fingir malestar, y las de pacientes esquiz ambulatorios, quienes respondieron al inventario bajo la consigna estandar, Las personas a las que se les pidié que sen se dividie- ron en tres grupos: uno, de residentes de psiquiatria; otro, de estudiantes de psicologia con experiencia clinica, y el tercero, de estudiantes de psicologia sin entrenamiento de campo. Los resultados indican que los puntajes de Jas escalas 6 (Pa-Paranoia) y 8 (Se-Esquizofrenia) se encontraban més au- mentados en los estudiantes y residentes respecto de las puntuaciones obtenidas por pacientes. Sin embargo, el grupo de sujetos con experiencia clinica puntué comparativamente mas alto que el de los estudiantes y los esquizofrénicos en las escalas D (Depresién} y Si (Introversién social). Una explica- cign de estos resultados es que los sujetos con mayor expe: riencia y conocimiento clinicos asociaron sintomas afectivos y de aislamiento social con esquizofrenia. Tales sintomas no son dificiles de encontrar en las fases residuales 0 cuando los pacientes se encuentran bajo tratamiento farmacolégico. Los estudiantes, en cambio, en ausencia de tales conocimientos APLICAGION DEL MMPI-2 BN BL AMBITO CLINICO 267 tendieron a responder indicando ftemes de contenido psicopa- toldgico claro, pero que no respondian a un desorden 0 cuadro especifico. Aun asi, obtuvieron puntuaciones mas altas que Jos pacientes en la escala Ma (Hipomania). En este caso, entonces, la falta de conocimiento psicopatolégico redundé en la produceién de perfiles comparables a Jos obtenidos con Jos pacientes. Estos resultados cuestionan e] valor de la escala F como iinica medida para la deteceién de fingimiento de desirdenes ‘que se caractericen 0 no por la presencia de rasgos psicéticos. Por ello se recomienda integrar la interpretacién de los indicadores de validez del MMPI-2 para valorar lo mas acer- tadamente posible el perfil. Entre los estudios que evahian Ja efectividad de las esca- las de valide del MMPI-2 para detectar el fingimento de bienestar puede citarse la informacidn reporlada por Gra- ham, Watts y Timbrook (1991), En esa investigacién, pidie- ron a dos grupos que contestasen al MMPI-2. Un grupo fue adiestrado para responder al inventario de modo de fingir bienestar y el otro respondié bajo las condiciones de adminis- tracién convencionales. Observaron que los primeros puntua- ron comparativamente més alto que los segundos en las escalas L (Sinceridad) y K (Factor corrector) y més bajo en ocho de las diez escalas clinicas. Resultados similares fueron. informados a través de otros estudios (Austin, 192; Cassisi y Workman, 1992). Es de considerar que Austin informé que los participantes bajo instrucciones de fingimiento de bienes tar obtuvieron puntuaciones més bajas que Jos que respon- dieron en forma honesta en as subescalas Obvio-Sutil y en el indice de disimulacion F-K (Gough, 1950). ‘Teniendo en cuenta estos resultados Bagby y cols. (1997) se propusieron un estudio tendiente @ observar si los pacien~ tes psiquitricos podian mostrarse como fingiendo bienestar. Para ello administraron el MMPI-2 a dos grupos: uno de estudiantes universitarios y otro de pacientes esquizofrénicos, Se administré el MMPI-2 dos veces, con un intervale de un 268 APLICACIONES DEL MMPL2 mes entre una y otra aplicacién, En la primera, se pidié a ambos grupos que completaran el MMPI-2 en la forma con- vencional (respuesta honesta); en la segunda, en cambio, se les pidio que respondieran tratando de fingir bienestar. Los resultados indicaron que los pacientes bajo la segunda condi- cién obtuvieron puntuaciones reducidas en las escalas clini- cas, por Io menos en la misma intensidad que el grupo de estudiantes. Esto sefiala que el grupo de esquizofrénicos fue tan capaz de fingir bienestar como el grupo normal. Sin embargo, ambos presentaron puntajes aumentados en los indicadores de validez cuando se les pedia que fingiesen, cosa gue no ocurrié cuando la respuesta fue honesta, Aun con las limitaciones del estudio (Bagby y cols., 1997: 412), los resultados sugieren que en la interpretacién del fingimiento de bienes- tar deben considerarse los indicadores de validez tradicio- nales en conjuncién con otras medidas de defensividad suplementarias. Una cuestién relevante en la interpretacién del MMPI-2 en €l Ambito clinico concierne a cémo deben interpretarse las puntuaciones bajas. Tradicionaimente se consideraron inter- pretables las escalas que excediesen los puntajes de corte es- tablecidos. No obstante, Keiller y Graham (1993) resumieron los significados posibles en estos casos indieando que las dis- minuciones pueden obedever a: (1) caracteristicas positivas que son esencialmente opuestas a las asociadas a los aumentos de las escalas, (2) caracteristieas desfavorables que reflejan el deficit del rasgo considerado en su puntuacién elevada, (3) un ajuste general adecuado, o (4) un ajuste general inadecuado que no es referido por puntuaciones elevadas Para esclarecer el significada de los puntajes reducidos en las escalas del MMPI-2, Graham y cols, (1997) administraron el MMPI-2 a pacientes de servicios de salud mental ambulatorios APLICACION DEL MMPL2 EN EL AMBITO: y pidieron « los elinicos tratantes que completasen un eues- jonario estructurado para la deseripeiin de esos pacientes. EL objetivo era tener una descripcién externa que permitiese ob- servar qué atributos eran concomitantes al nivel de las pun- tuaciones, ‘Los resultados indican que no hay un modo universal de interpretar los puntajes bajos de las escalas. Ello hace que el anélisis de éstas deba hacerse con cautela, No es posible asumir, por ejemplo, que las disminuciones corres- pondan a caracterfsticas opuestas a las de las elevaciones, aunque esto puede ser lo apropiado para las escalas Si, LSE, SOD y MAC-R. Puntajes bajos en la escala Ma y en BIZ, en cambio, no revisten especial significacién, Para las escalas de contenido FRS, ANG, CYN, OBS y TPA, los puntajes de ese tipo pueden interpretarse como indicadores de buen ajuste general, y en e] caso de ia escala suplemen- taria A pueden sefalar ausencia 0 escasa probabilidad de ansiedad. Por otra parte, las escalas de contenido del MMPI-2 pueden ser de utilidad para valorar aspectos prospectivos de los sujetos, por ejemplo, el prondstico para tratamiento. La escala TRT, cuyos puntajes elevados se asocian con una disposicién negativa hacia el tratamiento o hacia los pro- fesionales de salud mental, lo ilustra. En un estudio con pacientes varones que padecian dolor crénico, Clark (1996) encontré que la escala TRT es un indicador valido de la actitud de los sujetos hacia Ja intervencién terapéutica Observé que estaba cignificativamente correlacionada eon medidas de ansiedad y de depresién, y que podia senalar disfunciones psicosociales, sobre todo si se analizaban los componentes de contenido de TRT (TRT1= Low motivation, TRI2= Inability to disclose), donde, si se producian eleva- ciones en TRT y TRT1, la linea de interpretacin sugeria un monto de malestar emocional significative que podia interferir en el establecimiento de una adecuada alianza terapeutica, 270 APLICACIONES DEL MMPL2 Respecto de los factores psicolégicos de las personas con sintomas fisicos tales como migranas y jaguecas, Zwart y cols. (1996) encontraron que pacientes previamente diag- nosticados como padeciendo estos trastornos, mostraron en sus perfiles la elevacién simulténea de las tres primeras escalas clinicas, esto es, Hs (Hipocondriasis}; D (Depresién) ¢ Hy (Histeria). Por su parte, Ziegler y Paolo (1996) compara- ron las respuestas que dieron al MMPI-2 un grupo de pacien- tes que aquejaban dolores de cabeza y otro de controles normales. Observaron, mediante andlisis diseriminante, que la escala Hy (Histeria) es la que mejor diferenciaba entre ambos grupos. También se realizaron estudios para comparar las pun- tuaciones entre las escalas Pd y ASP (Lilienfeld, 1996), en donde se observé que si bien ambas categorias se solapan en su contenido, aparecen como medidas de diferentes fa- cetas del constracto de psicopatia. Las correlaciones en- contradas por Lilienfeld entre ASP y medidas externas de ese concepto muestran la importancia que el factor de “afectividad negativa” (NA) puede tener como una dimen- sién general de desajuste emocional. Esta conjetura parece consistente con los hallazgos de Ben-Porath y cols. (1993) quienes reportan que la escala ASP est positivamente correlacionada con medidas de ansiédad, depresién y otros indicadores de NA. Como se mencioné en capitulos anteriores, el MMPI-2 presenta varias medidas para valorar aspectos concernientes al diagnéstico de Jos trastornos por abuso de sustancias. Lexan y col. (1996) estudiaron el tipo de respuesta exhibi- da por un grupo de pacientes tonsumidores de drogas al MMPI y al MMPI-2. Las conclusiones indican que el MMPI- 2 brinda perfiles consistentes con la investigacion previa del MMPI, mostrando correspondencia entre los puntajes T, los tipos de cédigo y las puntuaciones de la escala MAC (MMPD y la MAC-R (MMPT-2), Por su parte, Ladd (1996) encontré que pacientes con trastornos por abuso de sus- APLICACION DBL MMPI-2 BN BL AMBITO CLINICO am tancias con frecuencia sefialan los itemes eriticos de “Actitu- des antisociales” de Lachar-Wrobel. E] MMPI-2 provee de una eseala para valorar la probabi- lidad potencial de consumo de sustancias, la escala APS (Bs- cala de Adiccion Potencial). Sawrie y cols. (1996) realizaron tuna investigacién con el chjetive de estudiar la estructura interna de APS, Los resultados indican que de la escala emergen cinco componentes: Satisfaccion/Insatisfaccién con mismo; Ineficacia; Impulsividad antisocial; Temeridad y Agitacién, Este patron en el interior de APS exis- ten varios conjuntos discretos de itemes. Otra cuestién de impor sla atinente a qué tipo de perfiles son esperables en pacientes con trastornoe del estado de animo y esquizofrénicos. Munley y cols. (1997) compara- yon las respuestas que al MMPI-2 dieron dos grupos de pa- cientes: unos diagnosticados como depresivos y otros como esquizefrénicos. Los primeros obtuvieron puntuaciones me. dias clevadas en las siguientes esealas: D (Depresién); Pd (Desviacion psicopstica); Pt (Psicastenia); Si (Introversion social), ANX (Ansiedad), DEP (Depresién) y SOD (Malestar social). La escala D fue identificada como un predictor signi- ficative en tanto que dos escalas de.contenicio, BIZ y DEP, fueron senaladas como contribuyentes significatives @ la pre diecién de los trastornos estudiados En relacién a la investigacién de las medidas de introver- sin social en el MMPT-2, Ward y Perry (1998) estudiaron la relaciGn entre las caracteristicas psicométricas de las esca- las Si (Introversién social), SOD (Malestar social) y las subescalas Si en muestras de pacientes psiquidtrieos y de personas con trastornos por abuso de sustancias. Encontra- ron que la combinacién de Sil (Timidez) y Si2 (Bvitacion social) correlacionaba significativamente con la escala SOD, en tanto que Si8 (Alienacién) se relacionaba como un factor de desajuste general en el MMPE-2. 212, APLICACIONES DEL MMPI? 2. Aplicacién del MMPI-2 en la evaluacién neuropsicolégica El estudio de la influencia patencial que los factores emocio- nales puedan tener el funcionamiento cognitive ha sido tun drea de interés en la evahuacién neuropsicolégica, Et MMPI- 2 ha sido la técnica mas utilizada como medida de psicopatologia en los contextos de este tipo de valoraci6n. Gass (1996) comparé Jas respuestas al MMPI tricos (PSY) y otra de s con dafio intracraneal (CHD, y encontré que en los tltimos, los puntajes en tests de atencién y en las escaias BIZ y FRS eran significativos. En particular, observé que las mm as de atenciin y de memoria presentan mn significatin los indicadores de pensamiento |, ansiedad y temor MMPI-2. Petersen y cols. (1998) consideran que Ja obtencién de medidas de personalidad es vante en la evaluacién neuropsicoldgice, ya que 1. Luego de un episodio de daiio cerebral es comin que se produzcan cambios en la personalidad. * A continuavién de un dafio cerebral, y muchas veces hasta bastante después, son frecuentes los eambios comportamentales y emocionales (Gass, 1995). + Los cambios pueden ir de sutiles a drésticos y pueden no acompafiarse de cambios cognitivos. + Los cambios pueden ser debidos a efectos directos 0 indirectos del dato cerebral. + En muchos desérdenes neuroldgicos se observan pun- tuaciones elevadas en medidas de depresién (Lish- man, 1978; Prigatano, 1992) 2, Las caracteristicas de personalidad afectan al desarrollo del tratamiento y al nivel tiltimo de funcionamiento. * Los factores de personalidad, tanto como los cogni- tivos, afectan el ajuste p: yla eventual reha- bibtacion (Fordyce y col APLICACION DEL MMPL-2 EN AMEITO * Los rasgos de personalidad premorbida se correla cionan con el comportamiento emocional y 1a perso- nalidad posdaiio (Chatterjee y cols., 1992). * Los datos de personalidad premérbida pueden ser de utilidad para predecir problemas potenciales en el tratamiento e identifica sistencia y los paréme- tros de realidad probables para la rehabilitacién (Gass y Ansley, 1995), 3. Los cambios en la personalidad afectan la adaptaci en el sistema far * La graduacién en los cambios de la personalidad in- fluye en la capacidad de la familia para adaptarse a ellos (Klonoff y Prigatano, 1987), + La intensidad del estrés sobre la familia del danado se correlaciona con la graduacién de los cambios de personalidad (Brooks y cols., 1986) + Los cambios emocionales y de comportamiento influ. yen sobre la familia del paciente (Lezak, 1988) 4, Los disturbios psicolégicos posdano pueden reflejar psicopatologia premorbida. + Algunos factores de psicopatologia posdano son un refiejo del funcionamiento psicolégica premérbido (Lishman, 1968). ‘+ En muchos casos, el grado de la ineapacidad psicolé- gica Iuego de un traumatismo cranevencefilico se relaciona més con faciores de personalidad que con Ja severidad del dato padecido (Freedman y cals. 1976), E]l estilo de personalidad premorbida es un factor relevante en la consideracién de episodios de explo- siones de agresividad que siguen a una traumati 1987) 5. Los problemas emocionales deberian ser identificados antes de inieiar el tratamiento, * Luego de un episodio de datio cerebral, las secuelas emocionales son frecuentes. 274 APLICACIONES DBL MMPr-2 © Las secuelas emocionales que siguen a un daho a ‘menudo pueden pasar inadvertidas 0 ser expresadas de forma minima. + La exteriorizacion del afecto y las referencias subje- tivas pueden ser algo extraviadas o inusuales. 6. Disturbios psicol6gicos que pueden enmascarar des6r- denes neurolégicos. * Sintomas de conversién, + Amnesias, fugas * Depresin. + Hostilidad, desorden explosivo intermitente. + Sintomas psicéticos. * Quojas acerca de problemas de memorie. » Ataques de panico. 7, Los factores psicolégicos pueden afectar el rendimiento cn las técnicas de evaluacién neuropsicolégicas. » Es importante diferenciar entre los factores orgdni- cos ¥ los psicoldgicas que puedan afectar el rendi- miento en los tests neuropsicolégicos. + La observacién clinica puede aportar indicios rele- vantes para valorar la motivacién del entrevistado al ser examinado. + Sin embargo, la observacidn es, en general, parcial. Por ende, es recomendatle apelar a medidas objeti- vas de personalidad para poder identificar los fac- tores psicolégicos que puedan influenciar en los rendimientos de los tests. « Los rendimientos en atencién, memoria y funciones ejecutivas estan relacionados de manera distinta con Jos factores emocionales (Gass y Daniel, 1990; Gass, 1991; Gass y cols., 1990). + Los niveles de ansiedad y la aparicién de contenidos de pensamientos inusuales son relacionados con los rendimientos en los tests neuropsicoligicos (Gass, 1996). APLICACION DEL MMPI-22N BL AMBITO CLINICG 275 * Las mediciones de depresion muestran poca o ningu- na relacién con el nivel de rendimiento en los tests (Gass, 1996; Gass y Russell 1986) 8. Disturbies neurolégicos que pueden ser er considerados como trastornos psicolégicos. * Lesién 0 dafo de lébulo frontal, * Epilepsia. * Tumores. * Amnesia. eamente Esclerosis multiple. Enfermedad cerebrovascular. Demencia tipo Alzheimer u otras demencias. E] MMPI-2 puede ser de utilidad para valorar aspectos emocionales en sujetos con trastornos neurolégicos. Particu- larmente, son de interés las siguientes consideraciones. + Analizar las puntuaciones relativas do F, VRIN, TRIN y Fb, a fin de detectar la interpretacion mas ajustada en perfiles aparentemente invalidos. + Ser cauteloso al interpretar perfiles del MMPI-2 con puntuaciones elevadas como explicacién de bajos ren- dimientos en los tests neuropsicoldgicos. Los estudios sefialan que cl impacto del disturbio emocional sobre el desempene para responder a los tests no es significa: tivo. © Valorar adecuadamente las escalas clinicas D y Pt ast como las de contenido FRS y ANX, DEP, OBS y BIZ, ya que, como se mencioné antes, aparecen relacionadas con la presencia de trastornos neuropsicolégicos, + No utilizar el MMPI-2 como medida para identificar disfunciones cerebrales. Algunos tipos de cédigo, en particular el 2/9, ha sido asociado con los pacientes “orgiinicos”. Sin embargo, sélo un poreentaje pequeno de pacientes con diagnéstico neurol6gico lo presentan, Por ende, su interpretacién debera ser prudente. 276 APLICACIONES DEL MMPI-2 * Considerar que del conjunto de los itemes del MMPI. 2, los pacientes con trastornos neurolégicos consignan aquellos que refieren a sfatomas neurolégicos (temblo- res, mareos, convulsiones, ete.) y no los que atafien a desordenes psicopatolégicos (Gass, 1991). Valorar adecuadamente el contexto en que la evalua- cion es requerida. En el ambito legal, se han encontra- do asociaciones paradéjicas entre la gravedad del desorden neuropsicoligico y la ocurrencia de litigios (Youngjohn y cols., 1997). 3. Bl MMPL2 en la comparacién de sujetos normales ¥ pacientes psiquiatricos: un estudio local 3.1. Objetivos Blestudio que se presenta a continuacién fue levado a cabo entre los afios 1993 y 1996, y fue dirigido por ia doctora Maria Martina Casullo. El objetivo general era observar si se encon- traban diferencias significativas entre las respuestas que al MMPI2 dieron sujetos de poblacién general y psiquisitrica, En esa oportunidad se presentaron los datos que inclufan ol and- is por diferencia de promedios y de varianza de la puntua- ciones (Brenlla, 1997). En este caso, se presentan datos de andlisis discriminante entre ambas muestras y otro al interior de la muestra psiquidtrica, diferenciando a los pacientes se- atin presencia o ausencia de sintomatologia positiva 3.2, Método Participantes Se utilizaron dos grupos, uno de poblacién general volunta- tia y otro de pacientes psiquidtricos. El grupo de pacientes APLICACION DEL MMPI2 EN EL AMBITO CL 207 iquidtricos estuvo conformado por 100 sujetos (60 varones ¥ Bo mujeres; edad: m = 97.7, sd. = 1.7) quienes 7 hal shan en tratamiento psiquidtrico de internacion 0 ambulatori jos hospitales Borda, Moyano y Melchor Rome Mee pacien: tes fueron informados del objetivo del estudio y aecedieron mismo de forma voluntaria, Se obser \istico. clinico que constaba en la historia recibido diagnésticos basados en criterias estandarizados (DSM-ILR; DSM-IV; ICD-9; ICD-1 jero al ser voluntaria la jecuado balanceo de los de la personalidad, 29 que presentaban sintomatolog! de educacion de por wrigacion (84 : \én general voluntaria incluy6 a 100 y 50 mujeres; edad: m = 31.2, sd = 9.8) los que se les informaba que se trataba de un estudio acer- ea de la personalidad. Uno de los casos fue rechazado por no cumplimentar con los requisites de validez del inventario. Los datos sociodemogréficos de esta cién pueden consultarse en el articulo citado (Bre (Para tablas, véase apéndice B.) Procedimiento Se aplieé el MMPI-2 a ambos grupos bajo las condici ; estdndares de administracién, utilizando Ia forma de cua nillo, En los casos en los que se constaté que el paciente no comprendia adecuadamente el contenido de los fiemes se suspendié la administracién, APLICACIONES DBL MMPE2 Colaboraron en la recoleceién de datos las licenciadas Ca- rolina Rodriguez y Silvina Bonora. Los datos reunidos fueron analizades, posteriormente, por aplicacién del método de andlisis diseriminante, 3.8, Resultados La valider discriminante fue evaluads por técnicas esta- disticas multivariadas comparando el grupo de pacientes con el de poblacién general. La media de las puntuaciones de los puntajes brutos para ambas muestras se presentan en las tablas 1 y 2. La funcién can6nica discriminante significativa para las cgealas basicas entre ambas muestras se observa en Jas tablas 1 y 2 (Wilk’s Lambda = 0.634512: chi2 = 88.478; < 0.0001), Bl analisis discriminante muestra que la mayo- a de las esealas difieren significativamente entre los pa- cientes y los normales. Los coeficientes mas significativos os de las siguientes escalas: L (0,32); D (0,24); Pa (0.57), Sc (0,42) ¢ ? (0,28). Si se realiza el mismo andlisis pero diferen- ciando hombres y mujeres (tablas 8, 4 y 8) se observa que para los primeros la funcién discriminante encuentra coefi- cientes més significativos en las siguientes escalas: Pa (0,65) y D (0.65); la cantidad de sujetos correctamente clasificados segan la funcién emergente es casi del 70 %. En cambio, para Jas mujeres, los coeficientes de funcion diseriminante inelu- yen a L (0,43); F (0,70) y Se (0,44). La fancién canénica dis- criminante significativa respecto de las escalas de contenido se observa en las tablas 6, 7 y 8 (Wilk’s Lambda = 702265; chi2 = 69,098; p < 0.0001), en donde los coeficientes de la funcién discriminante significativos fueron DEP (1,00) para hombres y HEA (0,66) y BIZ (0,54) para mujeres, Por otra parte, se realizé andlisis discriminante respec- to de las escalas basicas del MMPI-2 en pos de observar diferencias entre los pacientes que presentaban, sinto- matologia positiva y los que no la presentaban (Wilk’s APLICACION DEL MMPL2 EN BI. AMBITO,CLINICO 278 Lambda = 0,590413; chi2 = 50,586; p < 0,001). Los coeficien- tes de la funcién discriminante fueron K (0,45); Hy (-0.53) Pa (0,61) y Se (0,88). Las tablas 9 y 10 ilustran los resulta. dos. Estos indican que fueron clasificados el 81% respecto de la funcién discriminante emergente. 3.4. Conelusiones Los resultados obtenidos indican que los grupos de poblacion general y de pacientes psiquiatricos presentan perfiles clara- mente diferenciades. Bn la comparacién de hombres normales ¥y pacientes psiquidtricos se observa que las escalas més rele- vantes para discriminar entre ambos son las de Pa y D en tanto que para las mujeres lo son las esealas L, F y Se. En relacién al porcentaje de miembros clasificados dentro de uno y otro grupo, el estudio muestra que entre los hombres fue del 69,7 % y entre las mujeres del $3 %, Si bien para ambos Ia cantidad ‘de miembros correctamente clasificados es significativa, no deja de Hamar la atencién la mejor distincién emergida para las mujeres. Sin embargo, tales resultados podrian atribuirse a las caracteristicas de la muestra, ya que no estuvo lo suficiente- mente balanceada respecto de los diagnésticos clinicos previos. Las esealas de contenido que mejor discriminaron entre ambas muestras fueron las de DEP para varones y las de HEA y BIZ para mujeres. Esto sefala la importancia poten- cial de este tipo de escalas para la diferenciacién de cuadros nosolégicos en estudios futures. Un dato para estimar provisionalmente es el obtenido res- pecto de la consideracién de los pacientes en funcin de pre- sencia 0 ausencia de sintomatologia positiva (ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado y comportamiento cataténico © gravemente desorganizado, Asociacién de Psi- quiatria Americana, 1995: 296). Alli, se observé que las esea- jas K, Pa y Se conformaban la funcién discriminante. Psto sefalaria que los pacientes con sintomas psicétieos tenderan 280 APLICACIONES DEL MNPI2 fa reconocer aspectos relacionados con ideas de referencia y delirantes, suspicacia y hostilidad (+Pa); pensamientos in- usuales y extraios y tendencia al aislamiento (+Se) y un repertorio defensive eseasamente efectivo (K). Por supuesto gue dadas las limitaciones del estudio, estos resultados debe- rin tomarse con cautela y en forma provisional hasta que otros estudios corroboren Ia linea planteada en éste. 4, Aplicacién del MMPI-2 en psicodiagnésticos de pacientes psiquidtricos La integracién de los datos del MMPI-2 fue oportuna- mente tratada con anterioridad, Aun asf puede ser de uti- Yidad considerar el modelo que propone Rivera Jiménez (1987: 87) en la interpretacién con fines clinicos, siempre atendiendo a la probabilidad de integracién de estos datos con los suministrados por las escalas de contenido y suple- mentarias: * Valorar las caracteristicas de la actitud del sujeto ha- cia los itemes del inventario por interpretacion de las escalas L, Fy K. Evaluar algunos elementos de la utilizacion de la dota- cin intelectual en cuanto a la resolucién de los proble- mas propios. Este aspecto puede inferirse mediante el anélisis de la relacién que guarda la escala K respecto de Ly de F. Caracteristicas generales del estado afectivo, observan- do el nivel en el que se encuentran las escalas 2 (aso- ciada con elementos depresives), 9 (tono afectivo mas pien euférica), 3 (caracteristicas histriénieas que pue- den evidenciar labilidad afectiva), 6 (relacionada con rasgos de hostilidad y agresion hacia el ambiente) y 8 (asociada con dificultades para el reconocimiento y la expresién de afectos y emociones) : |APLICACION DEL MMPL-2.BN EL AMBITO CLINIC 281 Elementos principales de los problemas que la persona rosonece en si mediante la valoracién de las esealas “pico” Coracteristicas generales de la calidad de las relacio- whee interperzonales, mediante el anélisis de 3 iproba- tiidad de dependencia en las relaciones). 4 (dificultad para establecer compromisos emocionales y afectivos profundos, superficialidad), 6 (puede indicar la presen: via de niveles aumentados de hostilidad y agresion em Jos vineulos) y 8 (permite inferir la vendencia @ aislarse del grupo social) Carscteristicas do la demanda y expresién del afecto mnediamte 1a dbservacion de Ja relacign entre las escalas 3 demanda infantil, escasa tolerancia & la frustracion } redueida capacidad para postergar Is gratificacion Jnmediata de las necesidades), 4 (dificultad en el con- trol impulsive, por lo que la demanda tampoco acepta postergacién y, al no tolerarse Ta frustra probabi- Tidad de exigencia de un satisfactor que cubra ese neceridad), 6 (elementos de tipo impulsive en la expre- sign de la hostilidad) y 8 (probabilidad mentos de esorganizacién en los impulsos y las emcciones) Valorar elementos de la capacidad de insight a traves do la consideracién de Jos niveles relativos de K, 2, 7 y 0 La expectativa tedriea es que estas escalas se en: vaentren en valores cereanos a T 65 pero no mayores que éste para poder inferir una capacidad intraspective adecuada para el tratamiento terapéutico Cananteristicas generales de los mecanismos de defensa ‘mas utilizados. Para ponderar este aspecto pueden tener vee en cuenta [as esealas 3 (relacionada con le utilizacion dde mecanismos defensivos de represion y desplazamien- to)y 8 lasociada con un tipo de defensividad de predom'- nic proyectivo}; en la combinacién de las escalas 7 ¥ § pueden inferinse mecanismos como racionalizacion ¥ an Theton », cuando en relacién con estas escalas aparece K aumentada, puede pensarse en Te probabilidad de { 1 4 } 282, APLICACIONES DEL MMPI-Z intelectualizacién. La elevacién prominente de 8 puede indicar Je utilizacion de mecanismos de defensa como la nogacién y Je evasion (fuga a la fantasia). Bvaluar elementos del pronéstico en psicoterapia me- diante la consideracién de la capacidad de insight del sujeto y el patrén de comportamientos, emociones y cogniciones que sugiere el perfil obtenido 4.1. Rjemplos Los casos que se presentan a continuacién tienen como objetivo ilustrar el uso del MMPI-2 en el Ambito clinico, Se hara referencia a los nombres y puntuaciones de las escalas para sefialar con claridad Ja }inea argumental de la interpre- tacién. Los casos corresponden a pacientes en tratamiento psicolégico y/o farmacol Los dos primeros resultan de Ia aplicacién del MMPI- a pacientes psiquidtricos varones y Jos otros dos ilustran el modo en que algunas inferencias obtenidas mediante el andlisis del MMPE-2 pueden integrar- se con criterios diagnésticos estandarizados. No pretenden ser modelos de informes sino descripciones acerca de las caracteristicas ms salientes y, en la medida de los datos disponibles, de la evolucién del caso. CASO 1 Sexo: masculino Edad: 27 aos Estado civil: soltero Nivel de educacién: secundario completo Motivo de derivacin: evaluacién de caracteristicas de per- sonalidad La actitud de respuesta del entrevistado puede conside- rarse confiable, ya que no presenta intentos por distorsionar APLICACION DEL MIMPL2 EN BL AMBITO CLINICO 283 su imagen en pos de volverla favorable. Reconoce malestar psicoldgico y su nivel adaptativo se valora como disminuido Los indicadores adicionales de validez se ponderan como correctos, por lo que el perfil del MMPI-2 puede considerarse interpretable. Sintomas y comportamientos Es probable que se trate de una persona severamente per- turbada, ya que presenta indicadores de conducta acelerada, Jabilidad emocional, locuscidad y agitacion. Se observa dicios de diapersién de ln energia, lo que redundaria en una actitud entusiasta y emprendedora pero sin la suficiente cons- in taneia como para producir logros. Es pos presente ideas megalomanas y que su pensamiento discurra, en oca- siones, de forma tangenc n puede compone toma de decisiones y sen con las mujeres. Es interesante » Harris-Lingocs en valores signific cuérdese que para habilitar su int que la escala clinica a Ia que perteneee se encuentre por encima de T 65) hay tres: Pal (ideas persecutorias), Se6 (ex- periencias sensoriales raras) y Mad (megalomania) gue alu- den a contenidos relacionados con la presencia de sintomas positivos, Ello, en conjuncién eon e} sumento de Ma2 ‘acele- racién psicomotora), configura la probabilidad de un episodic maniaco en curso. 2 en su trato 2s subescalas ivos © interpretables (re- retacién es necesario Caractertsticas de personalidad Puede tratarse de una persona egocénirica ¢ infantil en sus reclamos hacia los demas, ya que evidencia caracteristi- cas notorias de demanda de atencién y afecto. Es probable que si los otros no actitan segrin sus expectativas, sobreven- 284 APLICACIONES DEL NOMPL-2 gon sentimientos de resentimiento y hostilidad. Esto, suma- do a ciertos indicios de una orientacién suspicaz, le fuctas de evitacién social. Por ende, la tendencia al ais- Jamiento se configura como una caracteristica relevante. Es posible que con sus relaciones mas cereanas presente hostili- dad eneubierta que se expresaria hajo la forma de explosiones ‘espordidicas de ira. Se relevan indicadores de desconfianza para demas (+CYN) que alimentarian la creencia de que los, in sus verdaderos motivos al acercarse a su persona. Ademds, es probable que perciba a su ambiente oimo poco contenedor y tendiente a la discordia mo recurso defensivo, Bs probable wr rasgos de ansiedad de tarian daramente intensifiea- asociarse con una actividad mental de tipo obsesivo (+OBS), no tanto por ajustarse a un estilo obseso compulsivo de personalidad sino por indicar la probabilidad de ideas recurrentes y aceleracién del pensamiento. Las oscilaciones entre un tono euforico y de grandiosidad y otro de aislamiento y de percepeion de inadecuacién social se reflejaria en su autoconcepto, haciendo que este pueda aparecer como exagera- do y aumentade 0 que dopenda en forma excesiva de la valora- ign que los demas hagan de su persona Consideraciones diagnésticas y pronéstico Esta configuracién es freeuente en sujetos que reciben diag- nésticos de esquizofrenia o de trastornos severos de la persona- lidad. En este caso, los indicadores y la pendiente del perfil lan la probat lad de un estado mantaco. El pronéstico para APLICACION DEL MNPL2 EN BL AMEITO CLINICO 285 la psicoterapia no es del todo favorable dado el estado de agita- cién en que se encuentra ef sujeto (+TRT), Por otra parte, la evidencia de ideas megalomaniacas harian que el sujeto conside- re que nadie puede entender sus problemas, lo que dificultaria atin més el establecimiento de una adecuada alianza terapéutica. CASO 2 Sexo: masculino Edad: 34 aos Estado civil: soltero Nivel de educacién: secundario completo Motivo de derivacién: evaluacién de caracteristicas de per- sonalidad La actitud de respuesta del sujeto indica disposicion y franqueza en el proceso de evaluacion. No se observan inten- tos deliberades por distorsionar aspectos potencialmente pro- blematicos de su personalidad. La escala F sefala que el paciente reconocié dificultades que s¢ cireunseriben a un grupo de sintomas diferenciados, lo que vuelve a indicar la actitud de cooperacién apuntada. Los indicadores adicionales de validez se encuentran en niveles aceptables, por lo que el perfil se considera interpretable. Sintomas y comportamientos Por Ja configuracién del perfil (eédige 6/8), es probable que el paciente se caracterice por experimentar sentimien- tos de inferioridad e inseguridad, asi como autoestima y autoconcepto disminuidos o pobres. También, que sienta cul- pa cuando percibe sus defectos 0 equivocaciones y que fun- cione de modo apatico y abiilico. Por lo general, no propenderia al compromiso con otras personas y podria ser considerado por los demdés como suspicaz y desconfiado, ‘Tenderia a evitar los lazos emocionales profundos, prefi- 286 [APLICACIONES DEL MMPI-2 riendo una actitud de aislamiento, ya que sus habilidades sociales pueden ser poco efectivas. Es probable que le dis. guste que los otros le demanden cosas, por nimias que sean, y que tienda a expresar malhumor, irritabilidad y negati vismo. Es probable que se observen conductas psicéticas, ya que se observan aumentos en Pall (ideas persecutorias) y en Se6 (experiencia sensoriales raras), y que su pensamiento sea, en ocasiones, tangeneial y circunstancial. Puede mani- festar disturbios del contenido de pensamiento a través de la presencia de ideas bizarras y del curso, a causa de difi- cultades de concentracién, atencién y memoria, Puede exhi- bir sentimientos de grandeza (+Ma), sontido de irrealidad y preocupacién por temas abstractos u oscuros, asi como embotamiente afectivo. Sus defonsas parecen poco efectivas y tenderfa a reaceionar al estrés y a la presién apelando a mecanismos regresivos Caracteristicas de personalidad Este cédigo es caracterfstico de personas que presentan severos problemas psicolégicos de larga data. Es probable in- ferir un estilo de vida esquizoide y dificultades para el control de los impulsos. Puede tratarse de una persona que intenta mantener sus sentimientos de hostilidad bajo férreo control (+ 0-H) pero que, ocasionalmente, tienda a expresarlos bajo la forma de explosiones de ira injustificadas. Se observan indica- dores de percepeién de discordia y/o ineomprensién familiar (#FAM), y de impaciencia e irritabilidad (+ TPA). Consideraciones diagnésticas y pronéstico En general, las personas con este perfil son diagnosticadas como esquizofrénicas. El tratamiento supone la integracién de terapéuticas psicoldgicas y farmacolégicas que deben servir de soporte en aquellos casos donde existe riesgo para el paciente © para terceros. Es probable que, una ver establecido un vin- APLICACION DEL MMPL2 EN EL AMBITO CLIN! 0 287 culo terapéutico, tienda @ permanecer en tratamiento. Sin embargo, no deben esperarse mejoras inmediatamente, va que presenta problemas psicopatologicos de envergadura crénicos, CASO 3 Sexo: femenino Edad: 31 aos Estado civil: casada Nivel de educacién: primario completo Presentacién ‘Trétase de una mujer de 31 aiios, casada desde hace nue- ve y madre de tres hijos, cuyas edades oscilan entre los 2 ¥ Jos 6 aitos. Cursé estudios primarias completos y se desem- pefid, cuando soltera, como mucama. Actualmente vive con su marido y sus hijos en un barrio del conurbano y pasa la mayor parte del tiempo con los nifios. Hace algin tiempo, consulté en un hospital infantil alar- thada por el estado de salud de su hija mayor de 6 anos, quien, segdn la paciente, desde que comenzé a concurrir a la escuela, comia menos. Por este motivo, Hevé a la nifia a una sala de asistencia médica barrial, en la que se le diagnosti- caron, segiin la paciente, varias enfermedades. Tanto su marido como su hermana niegan estos problemas fisicus en Ia nia, Los médicos del hospital no pudieron determinar que padeciese algiin trastorno, siendo buena su salud. Aun asi, la paciente permanece inconmovible en su convieciin de las enfermedades de su hija. Al preguntérsele cémo era la relacién con sus hijos, Ja paciente comenta que es buena, aunque reconoce que ella, @ semejanza de su padre, es “nerviosa’, por lo que es frecuente que les grite, Refiere que una vez la nifia le contesté mal, por 288 APLICACIONES DEL MMPI-2 Jo que la golpeé en la nariz, provocsindole sangrado. Ademas, sefiala que desde que consulté en el hospital, su hija le perdié al respeto diciéndole que estd loca (sic). Durante las entrevistas resultan Hamativas algunas con- tradieciones. Por ejemplo, al hablar de su infancia refiere que tun familiar halvia abusado sexualmente de ella. Sin embargo, en otra entrevista, sugiere que se trate de un intento de abuso Registra antecedentes de haber sido golpeada por su pa- dre y su hermano, con los que no convivia, ya que desde los 3 hasta los 15 afios vivid con su abuela. Por ello, le resulté ‘sumamente dificil volver a estar con su madre y sus herma- ‘nos, ya que sentia que ése no era su hogar. ‘Su aspecto se observe como indiferente, actitud pasiva, pre- sentacién ordenada, hipoproséxica, sin conciencia de sintoma, orientada auto y alopsiquicamente, hipotimica, sin problemas de percepeién y memoria, curso de pensamiento retardado, con- tenido de pensamiento con presencia de ideas fabulatorias y mendacidad, hipobiilica y juicio debilitado. Caracteristicas, sintomas y comportamientos La actitud general de respuesta al inventario indica una dara tendencia a distorsionar las contestaciones en pos de brindar una imagen favorable de s{ misma, privilegiando una actitud de proclamacién excesiva en relacién con su apego a jos valores convencionales, Se observan indicadores de ma- estar psicolégico con escasa autopercepcién de capacidad para resolver los problemas que se le presenten. La combina~ cién de las escalas de validez sugiere gue la paciente no utiliza adecuadamente su dotacién intelectual al enfrentar las dificultades, sino quo trata de simular una aparente ac- titud de ajuste social para sentir que sus conflictos no son tan importantes, Este esfuerzo por mantener una imagen ajustada pudo haber influido en su capacidad para brindar respuestas consistentes, ya que se observan aumentos en las esealas VRIN y TRIN. APLICACION DEL MMP)-2 EN EL AMBITO CLINICO. 289 De las escalas clinieas, tres se encuentran significativa. mente elevadas: “Paranoia” (6), “Hipocondriasis” (1) y “De- presién” (2). La combinacién de las dos primeras es frecuente en sujetos con actitudes de desconfianza y suspicacia ante la sensacién de estar frégil y desvalido fisicamente. Esto se expresaria a través de una sensacién constante de amenaza y vulnerabilidad en cualquier contacto interpersonal ‘También, sugeriria la presencia de contenidos del pensa- miento relacionados con temores hacia posibles riesgos de amenaza de salud fisica propia o de alguien cercano, los que podrian estructurarse en forma de delirio. Ademés, la elevacidn simulténea de 6 y 1 podria redun- dar en manifestaciones de hostilidad y agresién. Si bien es esperable la aparicién de sentimientos de culpabilidad, éstos resultarian poco eficaces como forma de control de las descar- gas agresivas y surgirfan con posterioridad o paralclos a éstas. Las relaciones interpersonales podrian entenderse como problematicas, ya que la paciente sumaria a su cautela una actitud de pesimismo y aprehensién constantes, tratando de culpar a los demas por sus propias fallas y fracasos. La combinacién general de las escalas clinicas y de validez (véase el perfil del caso 3, pég. 310) seftalan la probabilidad de alteraciones importantes en,la personalidad de la pacien-, te, También, las escalas de contenido brindan informacién relevante. Se observan indicadores que sefialan dificultades para la toma de decisiones y aparicién de problemas y quejas, somdticas, quizé como expresién de los aumentos de ansie- dad. También se presentan indicios de temores especificos que podrian redundar en la aparicién de sfntomas evitativos y signos de autoconcepto disminuido (+LSE). Esto indicaria poca propensién hacia los vinculos interpersonales y, proba- blemente, habilidades sociales poco efectivas EI anélisis de las subescalas Harris-Lingoes sefiala la probabilidad de presencia de ideas persecutorias (+Pal) y de extrema susceptibilidad interpersonal (+Pa2), rasgos estos 290 APLICACIONES DBL MMPI-2 que dificultarian atin més su aptitud para relacionarse con los demas, Consideraciones dias Por lo antedicho, el comportamiento de la paciente parece reunir los criterios propuestos en el DSM-IV para considerar e] diagnéstico descriptivo de: F68.1 Trastorno Facticio no especificado (300.19): el indi- yiduo puede simular o producir sintomas fisicos 0 psicolégi- cos a otra persona que se encuentra bajo su custodia con el propésito de asumir indirectamente el papel del enfermo (APA, 1995: 487) yentos que permiten inferir la s, Por ejemplo, es en la enfermedad de su Por otra parte, exi presencia de ideas de inconmovible la certeza hija. Una y otra vez in enferma, independientemente del juicio médico en sentido con- trario. Esta tenacidad resulta aun mas relevante si se conside- ran sus caracteristicas de desconfianza y susceptih jidad, lo que podria redundar en la presencia de una orientacion paranoide. Estas caracteristicas harian que la paciente presente difi- cultades para discutir euestiones personales con otros, por lo que el establecimiento de una decuada relacién terapéutica no sera tarea facil. Ademds, es pr le que no sienta la necesidad de demandar esponténeamente tratamiento, ya que no parece tener percepcién de problemas psicolégicos que asi lo ameriten (+TRT). CASO 4 sjemplo siguiente se presenta como un estudio de evo- jucién de caso. El criterio diagnéstico utilizado fue la clasifi- cacién ICD-10. APLICACION DEL MMPI-2 EN BL AMBP 291 Sexo: femenino Edad: 45 Nivel de educacién: terciario completo La paciente fue derivada por la licenciada X a fin de rea- ler pertinente utilizar diversas estilo engnitive y l sujeto. Se apeli 2 entrevistas histona ¢ 4 y administracion psicemétricas \da; Escala Bender), n hijos, uniea sue también tuvo y Muidez en 0 de fa historia el diagnéstico de “depre tecedentes un intento de suicidio a los 11 troversién manifiesta, Se la trata con medicacién antidepresiva, 1985: coneurre al mismo hospital, dando naciones auditivas; en la historia ci indiferencia que depresién”; recibe diagnésti afectiva” y-se la trata con neuralépticas 1986: coneurre @ consulta a un hospit linica alueinaciones auditi se autointerna en guardia aquejar auditivas, insomnio y perplejidad, pasando luego 2 un servicio de intervencién de corto plazo del que se le da el alta, Perma- nece posteriormente en tratamiento ambulatori. to de suicidio; éste consiste en la ingesta de antidepresivos 5 Més tarde, vuelve a solicitar internacién en guardia, desde | 292 APLICACIONES DEL MMPL2 cual es derivada a una sala de emengencias, Se registra en la historia clinica ideas suicidas, Se la medica con neurolépticos incisivos y después con antidepresivos por lo que se sefiala una disminucién de la ideacién suicida, 1987: contintia en tratamiento; en la historia clinica se informa abulia, apatia y suefio conservado. Tratamiento psicofarmacoldgico: halopidol decanoato. También se senalan alucinaciones visuales e ideacién delirante (se consigna que, probablemente, sea causa de los ATD). Se le da de alta y continiia tratamiento ambulatorio, Se informa alli buen ani- mo y conformidad con su trabajo. Recibe diagnostico de “es: tado esquizoafectivo”. 1988: solicita internacién en guardia del mismo hospital. Se informa abandono del tratamiento farmacolégico; baja autoestima; tristeza: seniimientos de culpa por temas sexua- Jes; alueinaciones auditivas denigratorias. Pasa a una sala de internacién, donde se consignan: perplejidad, ideas con- tradietorias; sensacion de ser observada y rodeada por la gente; también, ideas de autorreferencia, ansiedad paranoide y alucinaciones. Recibe diagnéstico de “esquizofrenia” 1989: se le da de alta; continia tratamiento ambulatorio. En la historia clinica se consigna: alucinaciones intrapsi- quicas (sic), sin medicacion, alucinaciones referenciales auditivas (sic) e hipabulia; intento de suicidio. Se la interna; Tuego de un lapso de diez dias se le da el alta; continia tratamiento en consultorios externos. Luego se informa in- greso en guardia: ansiedad, inquietud, con dnimo desganado @ ideas de autorreferencia. 1990: permanece en internacién; se informa ansiedad y depresién, 1991: tratamiento ambulatorio; se reporta abulia. 1993: se registra en la historia clinica antecedentes de estado esquizofreniforme (sic); se realiza diagndstico de inca- pacidad del 80 %. 1995: abandono de medicacién; ideas delirantes; transmi. sion de pensamiento; retoma la medicacién, APLICACION DEL MMPL2 EN EL AMBITO CLINICO 298 1996: comienza tratamiento ambulatorio; se registra epi- sadio psicstico (delirio). Andlisis de las técnicas administradas En cuanto a Ja evaluacién de aspectos cognitivos, se obser- van las siguientes caracteristicas rendimiento de la paciente en las escalas Wechsler (WAIS) indica un coefiente intelectual total considerado como “normal brillante”, no observandose diferencias significativas entre la produccién verbal y la de ejecucién. A continuacién se detallan aquellos subtests en que la sujeto obtuvo mayor pun- tuacién (Digits, Informacién y Analogias) y aquellos en los que el rendimiento fue por debajo del promedio Digito-simbo- los y Diserio con eubos': * Digitos: el muy buen rendimiento observado sefala bue- na memoria de corto plazo, sobre todo teniendo en cuen- ta que este subtest evalia atencién automética, eficiencia de la atencién y resistencia a la distraccién. ‘También, puede inferirse buen rendimiento ante tareas con estimulos verbales que posibilitan un correcto re- cuerdo auditivo. Informacién: el puntaje obtenido sefala buena memé: ria de largo plazo, intereses amplios y curiosidad y ambicién intelectual + Analogias: la puntuacién obtenida indica capacidad para gencralizar, abstraer y encontrar relaciones que aparen- temente no son obvias; asf como pensamiento logico- abstracto, formacién de conceptos verbales y distincién de detalles esenciales respecto de superficiales * Digito-simbolos: este subtest evaltia aprendizaje de relaciones entre simbolos especificos y nimeros, coordinacién visomotora y actividad imitativa. El bajo rendimiento observado indicaria, por una parte, difi- cultades ante una tarea que exige buena coordinacién 204 APLICACIONES DEL MMPI psicomotora; por otra parte, dificultades de memoria de corto plazo ante estimulos visuales. + Diserio con cubos: el bajo puntaje obtenide indica di tades para el razonamiento no verbal, pare la orga~ nizacién espacial y Ia reproduccién de modelos. Como puede observarse, las puntuaciones fuertes se en- cuentran comprendidas entre los subtests verbales, en tanto que los puntajes débiles lo son respecto de los subtests de ejecucién. Estas caracteristicas sirven como base para inferir el estilo cognitivo predominante en la paciente. En este caso se observa un predominio de lo que se denomina “inteligencia cristalizada’, entendiéndose por ésta el funcionamiento inte- Jectual en tareas que dependen del entrenamiento previo, el tipo de educacién recibida y el nivel cultural en general. Por otra parte, los subtests verbales estan dentro del dominio del hemisferio izquierdo, especializado en un modo de procesa- miento seeueneial, analitico y légico, siendo el mas influide por el aprendizaje y especialmente apto para el procesamien- to de ostimulos lingitisticos y numéricos. En contrapartida, el hemisferio derecho maneja la informacién no verbal, inclu- ‘yendo los estimulos espaciales y visuales, asi como los musi- ales, de modo holistico y sintético. Obsérvese que la produccién de la paciente baja notoriamente ante este tipo de estimulos. Por ello, puede considerarse que la paciente ex- presa una modalidad cognitiva de tipo cristalizada con pre~ dominio de procesamiento izquierdo. Es de considerar que el muy buen coeficiente intelectual obtenido puede indicar un background premérbido mayor yio tun escaso deterioro cognitivo, aun Iuego de una ingesta mas 0 menos sostenida de psicoffarmacos a lo largo de catoree afos. La evaluacién realizada con la WMS-R indica gue el indice de memoria general obtenido refleja un desempefio superior al promedio, analizado globalmente. No obstante, se observa una fuerte discrepancia entre Ja puntuacién de memoria verbal y visual. En la primera, el rendimiento excede con APLICACION DEL MMPI-2 EN EL AMBITO CLI 295 ereces la media, mientras que en la segunda la puntuacién se halla cercana a ésta. De ello se deduce un mejor recuerdo para estimulos verbales y, probablemente, una preemineneia para el procesamiento secuencial. Dicha observacién concuer- da conto analizado en el WAIS. Por otra parte, este tipo de diferencias entre indices de memoria verbal y visual fue observada por Caine (1986) y Strémgren (1977) en pacientes con sintomas indudables de depresion Los indices de atencién/coneentraci son los esperables para su edad. En el test de Bender, que evaltia la capacidad para repro- ducir un modelo grafico, se observa un buen desempetio, lo que se asociaria a una correcta planificacién visomotora. Algunos datos cualitativos sehalan ciertos indicadores emo- cionales como pasividad; conducta introvertida; tendencias esquizoides; ansiedad encubierta; hostilidad reprimida e in- tentos de mantener el control a través de un sostén externo, En sintesis, puede considerarse un nivel de inteligencia por encima del promedio, earaeterizado por u cesamiento secuencial, excelente memoria verbal y alguna disminucién en memoria visual tH En cuanto a la evaluacién de las earacteristicas de perso- nalidad, resulta de utilidad para el psicodiagndstico de la paciente el que se le haya administrado hace doce afos el MMPI, ya que ello puede resultar provechoso para la evalua- cién actual y para estimar el proceso de su enfermedad en términos descriptivos. Bn e] MMPI se observa una configuracion de las escalas de validez (+L; +F y +K) que Lachar (1974? ha considerado carac- teristico de personas con indicios de psicosis, y donde es pro- babie que ias escalas 6, 8, 9, 2 y 7 se eneuentren en valores de T 70 0 superiores. En el perfil de la paciente se encventran en tales niveles Ia 8, 2, 4 y 6. Este tipo de perfil de validez indica una tendencia del sujeto a responder de modo suspica2, sfialando importantes montos de ansiedad y sintomas psico- logicas y sométicos, con recursos yoieos disminuidos, y recuerdo diferido 286 APLICACIONES DELM La combinacién 8-2 ha sido asociada (Marks y Seeman; 1963) a sujetos que padecen de sintomas depresivos severos, angustia, agitacién y pérdida de control impulsivo. A veces pueden presentar cuadros de histeria, pero a diferencia de los histéricos son poco sociables y en sus relaciones interpersona~ les se muestran muy sensibles y suspicaces. Pueden padecer de ideas de referencia y delirios de persecucién, insomnio, apatia y sentimientos intensos de inadecuacién o inferioridad, La sintomatologia puede incluir pensamiento fantastico, afectividad labil o aplanada y episodios psiedticos breves y agudos. Hathaway y Mechi (1951) y Dahlstrom y Welsh (1960) encontraron esta combinacién en sujetos que habian sido diag- nosticados como “psiesticos depresivos” (maniaco-depresivos, depresivos o involutivos) y también en “esquizofrenicos”. Por otra parte, la combinacién 8-2-4 es considerada por Marks y Seeman (1963) como indicativa de desconfianza y distanciamiento de los demds; evitacién de las relaciones in- terpersonales; temor de involuerarse emocionalmente con los, otros, inseguridad; necesidad de atencién; conducta impredeci- ble y utilizacién de racionalizaciones como mecanismo defen- sivo. También, dependencia emocional; conducta manipuladora {sea como agente u objeto de ésta); ideacién e intentos suici- iagnéstico més fre- cuente es el de reaccién esquizofrénica de tipo paranoide. Finalmente, la elevacién concomitante de 6 sefiala a per sonas rigidas, en extremo sensibles, obstinadas, con rasgos claramente para de culpa y hos! En el MMPL +F y -K) indica tendencia a contestar eon sinceridad al inventa- rio, sin dificultades para reconover pequefias fa sa imagen en pos de brindar una favorable, Por en reconocer sus problemas, lo que podria refle colaboracién. Es posible que presente suspicacia, superficialidad interpersonal y sumisién a figuras de autoridad; asi dencia a la autocritica al revelar sus problemas. ICACION DEL MMPL-2 EN EL AMBITO 0 297 La combinacién 6-9 fue asociada por Dahlstrom y Welsh (1960) @ sujetos en los que se observan excesivas dependencia y necesidad de afecto, asi como vulnerabilidad a amenazas reales 0 imaginarias, lo que coadyuva a un estilo de vincula- cign cortés pero algo suspicaz con las personas de su entorno Sin embargo, aquella necesidad y cierta tendencia a la impulsividad la Hevarian a establecer relaciones con el sexo opuesto en forma rapida y entusiasta, aunque con cierta s perficialidad e ingenuidad, sin sopesar adecuadamente la tuacién global, Suelen padecer de tensién y ansiedad en forma intensa y continua. Las reacciones excesivas frente a la m situacién de estrés son caracteristicas en estas personas, y pueden traducirse en la forma de fantasias 0 ensuefios di nos. Parecen poco eftetivos para expresar sus emociones y pueden ser dados a Ja rumiacién y a los pensamientos obsesi- vos. Es posible que, en ocasiones, sea percibida como inmadu- ra, impulsiva y nerviosa, Sin embargo, en otros momentos, mostraria una actitud generosa, pacifica y sentimental. Esto daria cuenta de la probabilidad de labilidad afectiva, oscilando en funcién de los avatares por los que atraviese. Los pacientes psiguidtricos con este perfil suelen recibir diagndsticos de “esquizofrenia paranoide” torno sew estado de dnimo” (Butcher y Williams, 1992: 125). pronéstico para la psicoterapia de estos todo favorable a causa de que larga data y porque mente, a jletos no es del problemas suelen ser de uehas veces se resisten, solapada- ignifieativo con el psicoterapeuta. 0, tienden a permanecer mas que otros pacientes amiento y, eventualmente, llegan a confiar en el pro- fesional Al comparar los perfiles de validez del MMPI y de! MMPI- 2, se observa que la actitud de respuesta es mas esponténea y sincera ahora que hace doce aitos, que persiste el malestar y la tensién psicoldgices y que los recursos yoicos se encuentran disminuidos. En cuanto a Jas escal casi en los mismos pr las escalas cl ear un viner 298 APLICACIONES DEL MMPI noia” y “Psicastenia”), le que se asocia a una orientacién clara- mente paranoide acompafiada de intensos sentimientos de an- siedad.” La evaluacién de la orientacién suicida realizada se sefiala como moderada; esto significa la probabilidad de pesimismo ocasional, dificultad para manejar eventos negatives, estra- tegias de afrontamiento dismimidas o insuficientes para resolver situaciones de humillacién, de fracaso y de pérdidas afectivas, Las dimensiones més siznificativas en el caso de la paciente son las de “incapacidad para afrontar emociones” y “baja autoestima Si bien no puede inferirse de lo antedicho una franca orien- tacién suicida es, sin embargo, pertinente considerar que Ia presencia de ideacién suicida, por leve que fuere, sumado a las caracteristicas y los antecedentes de Ia paciente, ameritan especial atencién en la estrategia que se establezea para su tratamiento, Por ultimo, cabe consignar que la paciente sefialé diversos eventos vitales estresantes padecidos que atin la siguen afec- tando; entre ellos, sefiala la muerte de ambos padres, proble- ‘mas psicoldgicos propios y de seres queridos, dificultades pars establecer relaciones de pareja, abstaeulos para conseguir y conservar un empleo y problemas de fe. Hipétesis diognéstica Seguin los criterios de la ICD-10, en términos deseriptivos la paciente presentaria un cuadro de trastorno esquiz0- afectivo, con fuerte orientaciém paranoide, de acuerdo con lo informado en la historia clinica y con los indieadores obteni- diagnéstico. de trastomno eaquizoafectivo deberia hacer- festaciones de ambos tipos de sinto- ‘cos y afectivos, son claras y destacadas y se presentan simultdneamente o con un plazo de pocos dias entre unos y otros dentro del mismo episodio de 1a enferme- APLICACION DEL MMPL2 EN EL ANB isico. 298 dad y cuando, como consecu de enfermedad no satisface 1a de lo anterior, ¢] episodio i de esquizot En términos dinémicos podria inferirse la prese una estructura de personalidad subyacente de tipo borderline o psicética, por los antecedentes y Ia evolucién del caso, Sin embargo, para definir cual de las dos estructuras se ajusta mas al trastorno deb investigarse con mayor profundi Gad factores dinamicos como procesos identificatorios, meca- nismos defensivos y juicio de realidad. Pronostico Es probable que episodios esquizoafeetivos recurran inter mitentemente. Fs de espe orés que el clinico establezca un vineulo adecuado con la pat e ésta cumpla con las prescripeiones farmacol Obsérvese que los momentos de des namientos de sintomes posi- tivos coinciden, la mayoria de las veces, con la suspension de 1a medicacién, $i bien ol prondstico para la psicoterapia no es favorable, dada la eronicidad del malestar y cas psicolégicas informadas, puede tratarse de una persona que si establece un buen rapport con el terapeuta, tienda a permanecer en tratamiento. 300 APLICACIONES DEL MMPT2 Apéndice A. Escala F(p) [Beealo de inprecuoncin.Peeapatoingia Fip False: 51 0, 99, 202, 196, 199, 276, 501 lear rT RB. Meso. Fem. Mase. Fem. a ee #6 on mm mo 2 z 7 mow 3 oso ec ne) 5 7 we 1 os 6 89 1m Oot 7 oor ko fe 990510 i Fp) clave de coreccion y puntajes T, © 1996 by the Re he University of Minmes Veni 96, 114 162,198, 218,208 252,270, 282,281, 24, 322, 525, 86, $1, Mate: 120 120 130 10 20 nis of APLICACION DEL MNPL2 EN BL AMBITO CL 301 Apéndice B. Tablas Tabla. 1. Coeficient para Jag muestras funcién diseriminante candnica ‘blacion general y de pacientes. Escalas basicas del MMPI2 Eveala—— Funeiin 1 osi77? sia og95e7 Mf o.02382 L o.ones general so Grape 2: 100 26 1” pacientes priguistricos| 26 14.08% Poreentaje de entos corrtaments clasificados ‘Tas & eee Poe eeeee eee 302, APLICACIONES DEL MMPI2 Table 8, Cooficientes de funcién diseriminante candnice para las mnestras de poblacién general y de pacientes scales clinieas del MMPI2-Hombres y Mujaros Escala “Hombres Mujeres | Puncién f o,s2a7 oss 80013 o.32038, osaei0 oa24s I n.s6a6s 6i90 \ ogstst 6.18992 o.see6s 57592 o,ria9s 0.47918 | 0.70636 oven o.32218 3867 0.58618 osi492 100834 0.22808 Tabla 4. Bscalas bésicas-Andlisis discriminante: resultados de la clasificacién Hombres Grupo Nt de casos ertenenci at grupo 1 2 Grape 1 49 a 12 7558 6% as % 50 28 se psiqutios 36% ae | Poreniaje de casos corostamente clasificados 9,70 % APLICACION DEL MMPI-2 EN EL AMBITO CLINICO 803 ‘Table 5. Rscalas bisicas- Anélisis diseriminante: resultados de le clasificacion Mujeres 1" de casos Preiccim de pertenw Grupo 2 50 a 5 poblacion ‘general 58% rey Grape 2: 0 a 38 pacientes psiguidtrieas 2% 8 Porcentaje de casos conectamente sasifieades a | Puncion J aN 9.70587 BZ 0852 ANG onrass on oars As? oanesn Tes 38108 LSE oma, sop 63508 FAM assent WRK o9is2 Rr osi075 804 APLICACIONES DEL MMPE-2 Tabla 7. Bsealas de contenido-Anslisis discriminante: resultados de Ja clasificacién Hombres a, 1 de cn Prdion do pornita o rape cee aeceee eee eee 604% Grupo 2 so 1» pacientas oiquidteeoe| 33% [Paes sis cerca ‘sifondos ‘Tabla 8. Bscalas de conteni resultados de le co net eee Grupo LN de eases Predicon de pertenencia at grupo | eel 26% Porosntaje de casas correctamente daifieados APLICACION DEL YIMPI2 BN BL AMBITO CLI 305 ‘Tabla 9, Coeficientes de funcién diseriminante candnica de pacientes ‘con y sin sintomatologia positiva, Bsealas basieas del MMPI-2 0.78813 ogre 6.60517 306 APLICACIONES DEL MMPI-2 APLICACION DEL MMPI-2 EN EL AMBITO CLINICO. 307 Apéndice C ‘ ESCALAS DE CONTENIDO — ASO 1 Sexo: maseuline Estado civil: ealtero Bad: 27 ace Nivet de educacion: secundario completa ESCALAS CLINICAS ¥ DE VALIDEZ 220 Moe eT we 4 a a a ESCALAS SUPLEMENTARIAS “888889883 mY 4 Pantaje bu 6 Oo Om ms a we Subescalns Harris-Lingoes: puntajes T significatives ‘mbetamienta mental VTi ee aS TE Aw Puntaie Bouts 2 8 96 5 19 18 a6 26 megalomenia DEL MMPL-2 EN BL AMBITO CLINICO are APLICACIONES DEL MMPL2 feeaieeraatines ESCALAS DE CONTENIDO caso 2 ins secundario ineompleto ESCALAS CLINICAS Y DE VALIDEZ : - ft = se a tLe ek tS ew wR Se Pantie Bre 47 6 oo ow ws Suhescalas Harris-Lingoes: puntajes T signifieativos APLICACIONES DEL nap} bad APLICACION DEL MMPL2 EN BL AMBITO CLINICO aun ESCALAS DB CONTENIDO rio completo ESCALAS CLINICAS Y DE VALIDEZ Puncae Bee ip io uw 2 6 woz 8 BT MM BSCALAS SUPLEMENTARIAS Panta Bre 18 2M 1G Pw MLM SF 312 APLICACIONES DBL MMI CASO 4 fermen 45 anos Estado civil: sotera Nivel de educaci ESCALAS CLINICAS Y DE VALIDEZ Brae 6 33 16 20 28 oF Bh Mom oS aoe APLICACION DEL MMPI-2 BN EL AMBITO G sig, Bibliografia “ambisi, PA. y Ben-Porath, ¥. 8, (1995): “An MMPI-2 Infrequent ‘Seale for use with peychopathological populations: The Infre- quency-Pychopathology Seale, Fip!", Psychological Assessment vol. 7, 4, 424-431, Asociacion de Psiquiatrfa Americana (1995 Manual diagnéstico y vstadistico de los trastornes mentales, Barcelona, Masson. Austin, J, §, (1992): “The detection of fake good and fake bad on the MMPI-2”, Educational and Psychological Measuremer 669-674 Bagby, R. Ms Rogers, R.; Nicholson, R., y Buis, 7. (1997): “Eifectivencse of the MMPI-2 validity indicators in the detection of defensive responding in clinical and nonclinical samples”, Paychological Assessment, vol. 9, 4, 406-413. Bagby, R. M; Rogers, K.; Nicholson, Rs Buis, Ts Seeman, M. V.» ¥ Rector, N, (1997): “Does clinical training facilitate feigning schizophrenia”, Psychological Assessment, vol. 9, 2, 106-112, Ben-Porath, ¥. S; McCully, B., y Almagor, M. (1993); “Incremental validity of the MMPL-2 content scale in the assessment of personality and psychopathology by self-report”, Journal of Personality Assessment, 61, 857-575 Brenlla, M, B, (1997); “Estudio acerca de las escalas bésicas del "MMPL2 en eujetos de poblacién general y psiquidtrica’, Revista: del Instituto de Investigaciones de ta Facultad de Psicologia (UBA), vol. 2, 1, 21-40 Brooks, N.; Campsie, L.; Symington, C.; Beattie, A. y MeKinlay, W. (1986); “The five year outcome of sever blunt head injury: A relative's review", Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry, 49, 764-770. Butcher, J. Ne Dahlstrom, W. G; Graham, J. Rs Tellegen, A. y Kaemmer, B. (1989): MMPI-2: Minnesota Muitiphasic Perso- nality Inventory-2, Minneapolis, University of Minnesota Press Butcher, J. N. y Williams, C. (1992): Essentials of MMPI-2 and 'MMPLA Interpretation, Minneapolis, University of Minnesota Press. Butcher, J. N. y Rouse, 8. V. (1996): “Personalit differences and clinical assessment", Annual R logy, vol. 47, 87-111 Individual » of Payeho- a4 APLICACIONES DEL MMPL-2 Caine, B.D. (1986): “The neuropsychology of depression: The pseudodementia syndrome”, en A, Grant y K. M. Adams (eds.): Neurological assessment of neuropsychiatric disorders, ‘York, Oxford University Press, 221-24 Cassisi, J E, (1992): “Detection of malingering rt form of the MMPI-2 based on the L, F y K scales", Journal of Clinical Psychology, 48, 54-58. Clark, M. E. (1996): “MMPI-2 Negative Treatment Indicators Content and content component scales: clinical correlations and outcome prediction for men with chronic pain”, Psychological Assessment, vol. 8, 1, 39-88. Chaterjeo, A; Strauss, M. B; Smuth, K. A., y Whitehouse, P. J (1992): “Personality changes in Alzheimer's disease”, Archivos of Neurology, 49, 486-491. Dahlstrom, W. G. y Weish, G. S. (1960): An MMPI handbook: A guide to use in clinieal practice and research, Minneapolis, University of Minnesota Press, Fordyce, D. J.; Rouche, J.B. y Prigatano, G. P, (1983): “Enhanced emotional reactions in chronic head trauma patients”, Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry, 46, 620-624. Freedman, A. M5 Kaplan, H. L., y Sadock, B. J. (1976): Mode aynopsis of comprehensive textbook of psychiatry, vol. TI, Bi more, Williams & Wilkins, Gass, C. 8. (1991): “Emotional variables in neuropsychological test performance”, Journal of Clinical Psychology, 47, 104, — (1995): "Personality assessment: A critical component in spsychological evaluation”, Presentacién en Ix Convencion de la Asociacion de Psiquiatria Americana, — (4996): *MMPL-2 variables in attention and memory test performance”, Paychological Assessment, 8, 195-138. Gass, C. S$. y Russell, E, W. (1986); “Differential impact of brain damage and depression on memory test performance”, Journal ical Psychology, 54, 261-263. ", Psychological Reports, 67, 435-438, E. W,, y Hamilton, R. A. (1990): “Accuracy of MMPI-based inferences regarding memory and concen- tration in elosed-head trauma”, Peychological Assessment, 2, 175-178. “Personality end. N. Butche: ral Approaches, Nueva York, ry Press, 192-206. 7 “The F minus K index for the MMP! 1, 14, 408-419, . y MeNuity, J. L. (1997): Empirical correl outpatient mental i MMPL2 profiles’, Journal of Personality oactions matic: br jury’ reentry for head injury Lachar, D. (197 pretation, Los Ange Ladd, J. §. (1996): “MMPL2 entic dent inpatients", Journal of Legan, L. y Craig, R. (1996): “Ct e dopendent patients”, Practices Content ty and comparison with the psychopathic deviate scale”, Psychological Assessment, vol. 8, 3, 281-293. Lishman, W. A. (1968): “Brein damage in relation to psychiatric disability aRer head injury”, British Journal of Psychiatry, 114, 373-410. Lishman, W. A. (1973): “The ps: review", Psychological Medi 1c sequelae of head injury: A ne, 8, 304-318, 316 APLICACIONES DEL MPL? The actuarial description of abnormal personatisy, Baltimore, Williams & Wilkins, Munley, P. H.; Bushy, R. M,, y Jaynes, G. (1997) “MMPI findings in schizophrenia and depression”, Peychological Assessment, vol 9, 4, 508-511, Nicholson, R.; Mouton, G. J.; Bagby, R. My Buis, 1; Peterson, 8. A., y Buigas, R. A, (1997): “Utility of MMPI-2 indicators of response Sistortion: Receiver operating characteristic analysis", Psycho. logical Assessment, vol. 9, 4 Onganizacién Mundial de la Salud (1992): Clasificacion estadistica internacional de enfermedades y problemas de salud (CIE-10), — (1995): Clasificacion internacional de enfermedades, Barcelona, Masson, Petersen, R. 8 Essig, 8. Mi Kaushik, T. y Gass, C. $, (1999). “Personality measurement in neuropsychological assessment”, do en la Conferencia Internacional de Evalua cion de la Personalidad, Miami, Florida, Prigatano, G. P. (1987): “Psychiatric aspects ofhead injury: Problem areas and suggested «1 for esearch”, en H. S. Levin, J. Grafnan y H. M, Eisenberg (eds.), Neurobehanioral recovery from head injury, Nueva York, Oxford University Press, 215- 231. Prigatano, G. P, (1992): “Personality disturbances associated with traumatic brain injury", Journal of Counseling and Clinical Psychology, 60, 360-368. Rivera Jiménez, 0. (1987): Interpretacisn elinica y peivodinémica del MMPI, México, Diana edit. Sawrie, S. M.; Kabat, M. H.: Dietz, Ch, B; Greene, R, L Arredondo, Ry Mana, A. W. (1996): “Internal structure of the MMPI-2 Addiction Potential Scale in alcoholic and psychiatric patients", Journal of Personality Assessment, vol. 66, 1, 177-198, Stromgren, L. §, (1977): “The influence of depression on memory", Acta Peychiatrica Scandinavica, 56. Ward, L. Ch. y Perry, M. (1998): “Measurement of social intro- version by the MMPI-2", Journal of Personality Assesment, vol 70, 1, 171.182, Youngjohn, J. R.; Davis, D., y Wolff, I. (1997); “Head injury and the MMPI-2: Paradoxical severity effects and the influence of tigation”, Psychological Aesessment, vol. 9, 8, 177-184 APLICACION DEL MMPL-2 EN EL AMBITO CLINIOO 317 jer, D. K. y Paolo, A. M. (1996): “Self reported disability oe eee jeche: A comparioon of clinic patients and controls, che 3h TO, : a wate Alesten By Borin, 6.0880: "Pees faere in IMP pattern io mine, elutes beach, mie type headache and cervicogenic headache", imental and Clinical Psychiatry, vol. 12, 3, 167-174. 4 EL MMPI-2 EN EL AMBITO FORENSE, Victoria Ferrante* 1. La evaluacién de Ia simulacién y la defensividad Haley (1992) realizé un estudio en e} que encuesté jedlogos pertenecientes al Colegio Americano de Psi- cologia Forense, con el objetivo de indagar qué técnicas de para realizar los psicadiagnosticos. Los instramen psicalogos son el MMPI y el MMPL-2, Gia para Adultos =revisada~ de Wee Rorschach y el Test, Gestiilticn de Bender. Futurds investiga eines deberan incluir ciertas cuestiones que no se han teni- do en cuenta para el estudio realizado, tales como incluir aspectos cuantitativos, investigar la razén de por qué los psicélogos forenses prefieren usar determinados tests, estu- diar qué técnicas de evaluacién se prefieren en las diferentes subespecialidades forenses y llevar a cabo observaciones empiricas del uso de las técnicas. El MMPI es una de las técnicas usadas con més frecuen- cia para investigar los temas de simulacién y defensividad (Ziskin, 1981), La evaluacién de la personalidad en el ambito de la psicologia forense o juridiea presenta ciertas particula- Licenciada en Psicologia, curss actualmente sus estudios de doetorado cn le Universidad de Salamanca, Espatia. Bs dacente en la Facultad de Paicologia de la Universidad de Buenos Aires. 320 APLICACIONES DEL MMPLZ BL MMPE2 EN BL AMBITO FORENSE 321 ridades directamente relacionadas con las diversas causas se esta muy turbado psiguicamente, cuando realmente no es judiciales en las que el sujeto a ser evaluado esta inmerso; asi. Personas que completan un inventario de personalidad los rasgos a evaluar dependerdn de esas causas. Frank (1989) como parte de un peritaje para custodia 0 adopeién de un menciona algunas casos judiciales y los posibles rasgos a ser nif, pueden intentar negar los problemas y aparecer psico- evaluados: en un juicio penal puede ser necesario realizar un_ logicamente mejor de lo que en realidad estén, desestimando diagnéstieo diferencial para discriminar el origen_psicdtico 0 posibles dificultades y sintomas, minimizando las caracteris: psicopatico de. un.acto.de.agresividad; también, sera necesa- ticas negativas y enfatizando las positivas. rio evaluar el grado de peligrosidad o de recuperacién de un | + Rogers (1984) plantea que en el campo de Ie salud mental, sujetoprdcesado, a fin de decidir su destino carcelario y el el cuidada de la investigacién de la simulacién y la disimu- plan de rehabititacién; en juicios por datos y perjuicios pue- lacién es un tema fundamental para la evaluacién de pacien- de" sefTiecesario evaluiar el dano psiquico sufrido por una tes. Los diagndsticos de los desordenes mentales dependen persona Haséndose en las caracterfsticas. de personalidad significativamente de la honestidad, 1a exactitud y la previas a Ia situaciin traumétiea; en cuestiones de herencia, completud de los autoinformes que realizan los sujetos: las cuando se chestiona la’ validez de un testamento, podré Gistorsiones intencionales 0 no intencionales complican en Fequeritse Ta evaluaciin del nivel de competencia y lucidez demasia el proceso de evaluacién. ¢ tin anciano; en una querelia por violacion suele solicitarse [En psiquiatria y psicologia juridicas existen términos gene- Ja evaluaciin del grado de responsabilidad de una persona ; rales que definen la presentacién que un sujeto realiza de si a de vidlacion: en casos de adopeion, se evaluarén los ‘mismo; la simulacién es un proceso psiquieo earacterizada por rasgos de personalidad y actitud parental de una pareja 0 Ia decisién consciente de reproducir trastornas patolégicas va- una_ persona que solicita adoptar: en casos de tenencia de Tiéndose de la imitacién mas o menos directa, con la intencién hijos puede solicitarse una evaluacién comparativa de la de enganar a alguien, manteniendo el engafio con la ayuda de eapacidad de proteccién y.cuidado de cada uno de los padres ‘un esfuerzo continuo durante un tiempo mas o menos prolon- qué digpiata Ta tenencia, asi como de las probabilidades de gado, En la simulacién se dan tres condiciones; una de ellas es reincidencia en padres que han sometido a un nino a maltra- Ja voluntad consciente del fraude, la otra es la imitacién de “tos 0 abusos trastornos psicolégicas 0 sus sintomas y, la titima, una finali- ‘Los sujetos inmersos en esos problemas generalmente no dad utilitaria, beneficio o provecho inmediato para el simulador, se encuentran motivados para realizar un proceso peicodiag- quien tendré mayores posibilidades de actuar con eficacia cuan- néstico. Pueden pereibirlo como una forma de presién o de to mas elevado sea su coeficiente intelectual y cuanto mds co- intrusion en sus vidas intimas, por lo que tienden a actuar nozimiento posea sobre psiquiatria o psicologia, 0 sobre defensivamente. Otros tratan de mostrarse enfermos para pacientes psiquidtrieos. Un sujeto con personalidad psicopatica lograr la inimputabilidad de un delito cometido. En razén de ‘ono, con plena conciencia de sus actos, resuelve simular y entra ello, al contestar un inventario de personalidad algunas per- a desempenar el papel de alguien con una determinada enfer- sonas est”in motivadas para presentar una impresién nega- medad mental segiin las nociones intuitivas o coneretas que de tiva de si mismas. Un caso extremo de una falsa imagen Ja misma posee, con una finalidad utilitaria. En el campo juri- negativa se logra si se responde deliberadamente # los ico puede tratarse de una situacién penal, civil o laboral, pero ‘ftemes del test de una manera pensada para comunicar que se da con més frecuencia en el fuero penal. La mayoria de los 322 APLICACIONES DEL MMP-2 simuladores son delincuentes procesados 0 condenados. Pars los procesados ¢] beneficio de un psicodiagnéstico de alienacin mental puede eximirlos de la imputabilidad del delito cometid, Para los condenados puede significar el traslade a un hospital psiquidtrico carcelario, etapa previa al hospital psiquidtrico general, en el que el presidiario supone mayor probabilidad de evasion, Otro término es “disimulacién”, definido como 1a simula- cin de un estado de salud mental Nevada a cabo por un alienado mental, Es Ja falsa rec tentes con finalidad enganosa y mendaz. En el ambito juri- dico se da con frecuencia en cuestiones de incapacitacion de un sujeto, impugnacién matrimonial, herenea, en las que ls sonalidad, estos términos tienen realiza una autodescripcién consciente cuando ventario, una escala 0 un cuestionario psicometrico. ~ Rogers (1984, 1988) utiliza el término entendido como un concepto abarcativo intento de un sujeto para distorsionar 0 exagerar el informe de si mismo. Incluye la disimulacién asi como todas las otras formas de falta dé sinceridad o franqueza. La “disimulaei¢ (dissimaulation) es un concepto general que deseribe a un si- joto que esté distorsionando o exagerando deliberadamente sus sintomas psicolégicos. Describe seis patrones de estilos de respuesta que refieren a la motivacién para contestar de manera engafiosa en una evaluacién clinica, Con excepei del estilo de respuesta sincera, la disimulacién puede i porar todos los estilos que mencionaremos a contintiacién: + Simulacién (malingering): la Asociacién de Psiquiatria Americana (199%) la define como la fabricacién o gran exage- | con auseneia de ELMMPLZEN EL AMBITO FORENSE, 228 inten racién conseiente ‘al de sintomas fisicos y/o psico- logicos. La distingue de los trastornos faeticios en los que también existen el fingimiento o la produceién intencionada de signos 0 sintomas fisicos o psicolégicos, pero que siempre implican un grado de patologia mental y en los que existe una motivacién psicolégica para asumir el papel de enfermo, rentivos externos, los que si existen en la simulacién, eomo escapar de una condena criminal u obtener _drogas, a modo de ejemplo. mesto de la consciente ¢ intencional de sintomas E] término se deriva de la iduos que se pre Debe distinguirse del conc por un caso de adopeidn, * Respuesta inrelevante (irrelevance responding): refiere ausencia de compromiso y no pone la suficiente dedieacion en el proceso de evaluacién. Como resultado de esta actitud las 2s no son relevantes en cuanto al.contenido y se dan mente o al azar. + Respuesta azarosa (random responding). es un subgrupo del estilo de respuesta irrelevante en el que se identifica un azaroso, Este estilo de respuesta se observa casi ex- ‘ivamente en mediciones objetivas de la personalidad en Jas que se utifizan instrumentos de evaluacién como el MMPI. + Respuesta honesta (honest responding): es wn patron que refleja un intento sincero de responder con p' acertadamente, aunque el sujeto se base en hechos atribuibles a sus pobres entendimiento y percep * Respuesta hibrida (hybrid responding): refiere a alguna combitiagién de los estilos de respuesta anteriores. En el 224 APLICACIONES DBL MNPI-2 Ambito forense, un ejemplo de este estilo puede encontrarse fen sujetos pedofilicos en los que podemos encontrar wn p: trén de respuesta honesta respecto a cuestiones psicopato- logicas y un patrén de respuesta altamente defensive en los ftemes referidos @ la conducta sexual E] MMPI (Hathaway y McKinley, 1940) ha sido considera~ do la principal medida psicométrica para la investigacién de la exageracién o la minimizacién de psicopatologias. Al de- sarrollar la técnica, Jos autores estaban convencidos de la ne- cesidad de investigar estas dos categorias dicotémicas de actitudes ante la prueba y fueron los primeros en incluir es calas de validez para evaluar la credibilidad del patrén de respuesta dado. Numerosos estudio dieron cuenta de diversos indices y esealas del MMPI par Juar la exageracin o el fingimiento de estar {faking-bad) y la defensividad 0 el fingimiento de estar (faking-good). Estas dos cates rias pueden conducirnos al diagmestico de la sinvalacién y la defensivic definidas anteriormente. El MMPI-2 contiene un ntimero de indicadores para ana- lizar la actitud al responder el inventario. Si el individuo no ha cooperado suficientemente con la evaluacién para produ- cir un MMP1-2 valido, se puede detectar mediante diversas escalas e indices de validez, “Las puntuaciones son provistas por las cuatro escalas de valider originales del MMPI, Inte- rrogantes (?), Sinceridad (L), Validez (F) y Factor Corrector (K); las tres escalas de validez adicionales, F Posterior (Fb), Respuestas Variables de Inconsistencia (VRIN) y Respues- tas de Inconsistencia de Verdadero (TRIN); el Indice de Si- mulacién (F-K), y el porcentaje de respuestas Verdadero/ Falso. Butcher (1989) indica que si el test es administrado como parte de una evaluacién para una custodia de un nifo, por ejemplo, probablemente la persona se mostrara defensiva en las respuestas a los itemes del inventario y pretendera ser excesivamente virtuosa, ello se reflejara en las altas elevacio- BL MMPC2 EN BL AMBE PORENSE 325 nes de las escalas Ly K y en la baja puntuacién de F. Sujetos que tienen experiencia en allicciones psi ellos mismos como necesitando ayuda psicolégica pueden acerearse a los itemes del test de una manera franca, aunque pueden exagerar sus sintomas, lo que produce una elevacién de FP y una disminucién de K. Numerosag investigaciones analizan el aleance por el cual el estilo de respuesta de fingimiento de psicopatologia puede ser detectado por las escalas de validez del MMPI riginal. Sehretlen (1988) revisé quince estudios y conclu- y6 que los perfiles de personas que estaban fingiendo anor- malidad pueden ser precisamente distinguides de los perfiles no patolégicos. Sin embargo, encontré muchas mas dificultades para diferenciar estos perfiles los que presentan un verdadero desorden ment cols. (1991) usaron an procedimiento meta. comparar los resultados de 28 estudios que exarninaron la capacidad de las escalas de validez del MMPI para detec- tar la simulacién. Concluyeron que estas escalas son bas- tante exitosas para detectar simulacién y diferencian estos perfiles de los que contienen un patrén de respuesta ho- nesta, Aunque la discriminacién entre respuestas norma- les honestas y anormales fingidas de estar mal o simuladas son mayores que entre normales fingidas de estar mal y pacientes psiquidtricos, la ultima discriminacién fue bas- tante aceptable. La escala F tal vez produjo la mejor dis criminacion, pero cl indice F-K tambien fue efectivo. La escala de simulacién (Ds) de Gough (1954) también fue un discriminador efective; pero no es habitualmente puntuada en el MMPI-2, Butcher (1989) ha sugerido procedimientos para interpre- tar perfiles en donde la confianza de las escalas de validez es sugerente de defensividad. Si hay alguna escala a deba- jo de T 65, ella podra ser interpretada usando los correlato estandarizados de las esealas, Las elevaciones de esas esca- las pueden reflejar mas problemas signifieativos porque fae- 826 APLICACIONES DEL MOAPT2 ron obtenidas cuando el examinado trataba de presentar una imagen favorable de sf mismo. En un perfil defensivo la persona esta intentando presentar una imagen favorable de sf misma o de su funcionamiento, por lo que las puntuaciones 'T de las escalas clinicas entre 60 y 65 podrén ser considera- das como significativas. Si todas las escalas clinicas de un perfil defensivo se enenentran con puntuaciones por debajo de T 60, el perfil no prove informacién vitil sobre el sujeto. No se puede decir si tal perfil es indicative de un buen ajuste del sujeto motivado para presentarse atin mejor ajustado, 0 de un pobre ajuste de quien estd intentando presentarse como bien ajustado. En resumen, en e] MMPI-2 es posible detectar un patron de respuesta en el que se ha tratado de fingir estar bien, aunque no con la misma precisién que en el que se ha __tratado de fingir estar m: Segin Graham (1993), indicio mas claro de que una ntuadas Jos pacientes seriamente turbados. Para este investigador, en la exageracién de patolo- ‘fa, algunas personas realmente presentan sintomas psicolé- gicos y exageran sus problemas al responder los itemes del MMPI-2. Esto ocurre muy cominmente entre quienes inten- tan combnicar a otros que estén desesperadamente necesita. dos de un profesional que los aynde. En tal circunstancis, el resultado de las puntuaciones de! perfil dependera de qué.sin- toma actual y qué problemas estén siendo exagerados. De este modo, no es posible identificar un prototipo para este tipo de respuestas. La mejor pista que uno tiene respecto de que tal patrén de respuesta puede estar operando es Ja puntuacién de la escala F; las escalas clinicas parecen ser muy superiores las que serfan esperables en ias historias y observaciones de esas personas. Si un sujeto tiende a exagerar sus sintomas, pero no finge exageradamente mal sus respuestas (simula- | perfil resultante es dificil de diferenciar de uno valido dado por una persona con trastornos psiquicos EL MMPL-2 EN EL, AMBITO PORENSE 297 Greene (1988) indica que la evaluacién de la validez de una administracién del MMPI es un proceso que requiere de mil- tiples pasos secuenciales. El primer paso para evaluar la va- Tidez. de las respuestas de un sujeto es observar el nimero de itemes omitidos; puede haber respondido a algunos itemes en la direccién Verdadero y Falso a la vez, 0 directamente no haberlos contestado. El siguiente paso es observar la consis- tencia de las respuestas; en el MMPI-2 (1989) encontramos la escala VRIN para evaluar la inconsistencia de las respuestas ¥ la eécala TRIN para ovaluar la aquiescencia. El tltimo de Jos pasos es evaluar la precisién de las respuestas, la que depende del contenido de los itemes, mientras que la co tencia puede ser conceptualizada como independiente del co tenido de Ios misi simulacin y la defonsividad; la presencia de dofensividad so puede ser tomada como una evidencia de Ia presencia 0 ausencia de psicopatologia. Greene deseribié var rias escalas e indices para evaluar la simulacién y la defensi- Sirmulacén Defensive + Subscals Susidad Obviedad (GO) + Suess | Wiener y Harmon ‘Wiener ad Obviadnd 8.0) + acta Dina, vevtala Dor2) + Eacala Siaulacin Positiva (Mp) (Gousi) (Cofer, Chance y Judson) + Teomes eitens Lachar y W4 + Homes ertiens 10) (Qachar y Weobel) 1 + Bacala P + Becalss Ly K + indice F- | ‘Gouge 828 APLICACIONES DEL MMPE-2. 1.1. Las subescalas Sutilidad-Obviedad (S-O) y las medi- das de la simulacion y la defensividad Wiener (1948) diferencié los stemes del MMPI que fueron fécilmente detectados como indicadores de disturbios emocio- nales de aquellos relativamente dificultosos de detectar como indicadores de disturbio emocional. Los primeros se denomi- naron itemes obvios 0 manifiestos y los segundos, itemes sutiles, Las subescalas $-O se desarrollaron partiendo de la hipé- tesis de que los sujetos examinados que estaban intentando fingir estar mal marcarian muchos de los itemes obvios y pocos de los ftemes sutiles de las escalas clinicas. A la inver- 5a, los individuos que estaban tratando de fingir estar bien apuntarian muchos de los itemes sutiles y pocos de los itemes obvios en las escalas clinicas. Racionalmente se desarrolla- ron subescatas para las escalas elinieas D (2), Hy (3), Pd (4), Pa (6) ¥ Ma (9) del MMPI original. Estas esealas son stiles para evaluar la validez del protocolo, En el MMPI original la defensividad hallada en las pun- tuaciones altas de Ia escala L se relaciona con bajas puntua- ciones en las subeseaias obvias; por el contrario, las bajas puntuaciones en L se relacionan con las puntuaciones suti- les. La correlacién entre K y la diferencia aritmética entre cada subescala obvia y su contrapartida sutil fue altamente negativa (r = -64), Para evaluar simulacién y defensividad hay que calculer Ja diferencia entre lus puntuaciones T totales de cada una de las cinco subescalas SO. Véase el ejemplo que se detalla a continuacién: ELMMPL2 EN BL ANBITO FORENSE 329 Sujets 3 Sujeto 2 7 Difeona Greene (1988) indica que la diferencia entre puntuaciones ‘T que se encuentran en el rango 250-800 es fuertemente indie cativa de simulacién, No obstante, diferencias T entre 200 y 250 también pueden presentarse en perfiles de sujetos que estan simulando, aunque en estos casos deberia evaluarse la presencia de psicopatologia severa. La diferencia media T en muestras de sujetos normales se encuentra entre 0 y -30, mientras que en muestras psiquidtricas est entre 50 y 60, Un sujeto esta intentando fingir buena imagen de si mis- mo cuando las cinco subescalas sutiles tienen una puntua- cién superior a T 69 y las cinco subescalas obvies estén préximas a T 60. Si el patrén de puntuaciones es inverso, el sujeto estd fingiendo una mala imagen de sf mismo. Este 330 APLICACIONES DEL MMPI investigador indica que el significado de las puntuaciones no es claro cuando solo algunas de las subesealas esta elevada ‘a dentro de un nivel intermedio. iar que el comité de reestzndarizacion del MMPI no concuerda ean acién de estas snbescalas con precaucién; sin embar- del MMPL-2 estadounidense, con clave de eorreceién y puntuacién T para transformar las Puntuaciones directas, porque reconocen que algunos inves- tigadores recomiendan su uso y porque descan facilitar ma- yores investigaciones, Graham ( as, excepto la 9, tienen muchos més ftemes perfiles exage- Recomienda uti- idez del MMP1-2 para decidir sobre la invalidez de un protocolo, considerando que son mejores que F las respuestas desviadas, y Buis (1994), estas subescalas son buenos indicadores de silmulacién y defensividad. En una investigacién con muestras que incluyen a pacientes forenses (véase estudio en la pag. 343) indican una puntuacion de corte -124 para perfiles defensivos y una puntuacién < 169 para perfiles simulados). 1.2, La escala de disimulacién revisada 2 (Ds-r2) y la medida de ta simulacién Esta escala fue creada por Gough en 1954 (Ds) y revisada por el mismo investigador en 1957 (Ds-r). Actualmente se encuentra en uso la Ds-r3; identifica sujetos que estan inten- Lando simular psicopatologia al responder a los itemes del Mehlman y Rand (Greene, 1988) realizaron un estudio que validé esta escala para la investigacién de la simulacién, BL MMPI2EN BL AMBITO FORENSE. 331 Presentaron 45 itemes del inventario a psicéloges clinicos, graduados y estudiantes de psicologia, y les solicitaron que indicaran qué ttemes estaban incluidos en le escala, Respecto a los itemes que marcaron no hubo diferencia entre los gru- pos y sélo pudieron identificar 4 0 5 de los itemes que real- mente componian la escala Ds-r. Estos resultados no sorprendieron porque la escala fue construida empiricamente y no racionalmente. Graham (1993) indiea que aunque la eseala Ds fue relati- vamente efectiva para indicar simulacién, no trabaja tan bien como la escala F; es por ello que no es habituaimente puntuada en el MMPI-2. En una reciente investigacién con pacientes forenses, Bagby, Rogers y Buis (1994) estudiaron fa efectividad de la escala Ds-r2 para detectar simulacién; encontraron una pun- tuacién de corte > 16 (véase estudio en la pag. 3431. 1.3, La eseala de simulacién positiva (Mp) y la medida de la defensividad Esta escala fue creada para evaluar el patrén de respues- ta defensivo. Diversas investigaciones indican que no es de mucha utilidad. La reciente investigacién con pacientes forenses (Bagby y cols., 1994) llega a la misma conclusion (véase estudio en la pag. 348). 1.4, Los itemes criticos de Lachar y Wrobel (IC) y la medida de la simulacion Lachar y Wrobel (1979) agruparon itemes para poder eva- Juar problemas de ansiedad y tensién, de suefio, pensamiento y experiencia desviados, actitud antisocial, ita problematica, ‘sintomas somaticos, depresién y preocupacién, creencias des- viadas, abuso de sustancias, conflictos familiares, preocupa- 382 APLICACIONES DEL MMPI-2 cién y desviacion sexual. Estas agrupaciones también las encontramos en el MMPI-2 Todos los eonjuntos de itomes se superponen considerable- alas F y 8, y la mayor parte de los itemes criticos son puntuados en la direceién de Verdadero. Los itemes erfticos pueden Hevar a conclusiones erroneas cuando las personas presentan una tendencia a responder siempre de una determinada manera (aquiescencia) 0 a exagerar sus Los itemes criticos no deberian ser utilizados como una evaluacién répida del nivel de desajuste. Los datos indican que no funcionan correctamente para Los IC no son de mucha utilidad para detectar p simulados. Bagby y cols. (1994) indican una puntuacién de corte IC > 57 (véase estudio en la pag, 343). 15, La escala F y la medida de ta simulacion Diferentes estudios postulan que esta escala puede ser considerada como un indice para evaluar la exageracién de patologia, Graham, Watts y Timbrook (1991) han estudiado la ofocti- vidad de las escalas del MMPI-2 para detectar fingimionto de estar mal o de estar bien. Concluyeron que las escalas de validez eran efectivas para discriminar entre ambos tipos de perfiles. La escala F fue el mejor indicador de fingimient una optima puntuacion de corte (bruto > 18); clasifice el 97 % de los perfiles fingidos en varones y el 95 % en mujeres. EL MMPI-2 BN EL AMBINO FORENSE 888 9 fingiendo estar mal res} istentemente, escalas clinieas con p esealas 5 y 0 son las menos elevadas, indica que esta escala cumple tres funciones, mayor sera la patolo- © Las puntuaciones pueden ser usadas para generar infe- las puntuaciones de las esealas de valides y ¢ to de la escala F, encontré lo sigui + Puntuaciones T < 50: el registro es aceptable y el origen de la elevacién puede deberse a 1a conformidad del su- jeto oa una posible folsa imagen positiva de si mismo. + Puntuaciones entre T 50 y T 59; se encuentran dentro de la medi * Puntuaciones entre T 60 y T 64: indican que el perfil es probablemente valido, con problemas en un area par- ticular (sexo, salud, trabajo, ete.) + Puntuaciones entre T 65 y T 79: también informan de un perfil probablemente vido, aunque el sujeto puede estar fingiendo enfermedad 0 encontrarse en un proce= 334 APLICACIONES DEL MMPL-2 ‘waciones entre T 80 y T 100: invalidan el perfil, aun- que si éste es , tenemos que considerar la presencia de serios problemas psicopatolégicos. El examinado puede estar fingiendo enfermedad, estar exagerando sus proble- mas, haber respondido a todos los itemes como Falso o estar atravesando un proceso peice Puntuaciones T > 100: invalidan el perfil; el origen de la elevacién puede haberse producido por muchas respuesta dadas al azar, errores en la correceidn, dislexia significativa del sujeto o haber respondido todos los itemes como Verdade- ro. En estos casos podemos estar ante la presencia de un sujeto con una actitud poco o nada cooperativa o que esta fingiendo una mala imagen de si mismo, © estar ante la presencia de un paci * Aquellos que pueden estar exagerando conscientemen- te sus problemas o trastornos. Aquellos que no estan cooperando con el proceso psicodiagndstico, por lo que responden azarosamente sin prestar atencién, a los itemes. Aquelios que tienen un pobre contacto con la realidad © presentan una pobre capacidad lectora, lo que impide Ja necesaria comprensién de los itemes. E] perfil simulado puede diferenciarse de diversas mane- ras de aquel que pertenece a una persona gravemente tras- tornada: * La escala F presenta mayor elevacién para el perfil simulado (T > 100). Las personas con diagnéstico psieétieo presentan una puntuacién entre T 71 y T 90, sin embargo, podemos BL MMPL2 EN BL AMBITO FORENSE 385 encontrar perfiles de sujetos gravemente trastornados con puntuaciones més elevadas. + Las escalas clinicas se encuentran mucho més eleva- das en un perfil simulado que en un perfil vélido de una persona con problemas psicopatologicos. La escala Fb tiene la misma implicacién que la escala F; esta tiltima se puntéa con ftemes de la primera parte inventario y la Fb, con itemes posteriores al 370. sta escala debe examinarse para evaluar Ia cooperacién y atencién cons- tante del sujeto y para interpretar las escalas de contenido y suplementarias posible individu: ponden al azar, analizando la escala VRIN; si ésta presenta confirm: personas que res- cala’TRIN; si ésta direceién Verdadero, Gon pacientes psiguiatricos hospitaliza- dos, la escala F superior a T 100 sugiere seria patologia. Bagby Rogers y Buis (1 lados una puntuacion de corte F T > 104 (puntuaeion directa 22) y Fb T > 105 (véase estudio en la pag. 343). 1.6. Las escalas Ly K y la medida de ta defensividad En un perfil defensivo las esealas L y K presentan pun- tuaciones tipicas mucho més clevadas que la escala F, El indicio mas claro de este tipo de perfil es la configuracién de las escalas de validez en forma de V, con elevaciones signi ficativas simultdneas de las esealas L y Ky una puntuacion en Ia escala F do T 50. Sin embargo, las puntuaciones de estas dos escalas no serén tan elevadas como cuando s¢ finge estar bien, En un perfil defensivo, algunas veces Lo K tienen puntuaciones elevadas, pero no simulténeamente, 886 APLICACIONES DEL MMPL2 Porque las dos escalas miden diferentes aspectos de la ac- titud ante la administracion del test. Las personas que tienen puntuaciones clevadas en K son generalmente nega- doras de sintomas y problemas. Los sujetos que tienen pun- tuaciones elevadas en L tratan de presentarse como honestos, morales y conformistas. Investigaciones con el MMPI original indicaron que las escalas de validez iden fican personas que fingen estar bien poro no con la preci- sién de los que fingen estar mal. Baer, Wetter y Berry (1992) confirmaron que las escalas L y K son efectivas para diseriminar entre perfiles validos de sujetos que fingen estar bien; la deteccién de estos protocolos es menos exacta que la de los que fingen estar mal; algunas escalas suplementarias parecen poder diferenciar defensi- vidad de psicopatologia, pero hasta que una investigacion sobre esas escalas suplementarias esté disponible, las consi- doraciones clinicas de Ly K son ctiles. Graham, Watts y Timbrook (1991) administraron el MMPI- 2a varones y mujeres estudiantes universitarios; les pidieron que presentaran una impresion muy positiva de sf mismos Encontraron que es ms dificultoso detectar perfiles de sujetos que fingen estar bien que perfiles de quienes fingen estar mal. El indice L + K y K¥ en puntuacién directa es relativamente efectivo para detectar el tipo fingir estar bien. La puntuacin de Ja escala L parece ser la via més efec- tiva para detectar este tipo de respuestas. La escala L con puntuaci6n directa 8 clasified el 93 % de los perfiles honestos y el 67 % de los perfiles de personas que fingieron estar bien. Una puntuacion directa de 4 también clasifieé el 96 4% de los perfiles de los que fingieron estar bien; sin embargo, esta baja puntuacién de L clasificé s6lo el 70 % de los perfiles validos u honestos. Graham (1992) brinda informacion respecto de las impli- caciones de las puntuaciones T para ambas esealas. BL MMPL-2 EN EL, AMBYNO FORENSE 387 [puntuaciones T Ing 280 “Fingir un boon ajute (Perfil probableente Seed = 7070 Respuesta al azar. Recaro de fas = 6080 Caadrw defensive, (Probablemente vétin) Puntuiadiones dentro dle Ix media. (Peril valida.) Todas las respuestas Verdaderv Ce eed Escala K (Greham, 1992) mplicaciones imagen. Mareada defencvidad Contestar « todo slide.) - 60.89 Defensividad moderada. No reconorimiento del problema. (Walder cuestionable.) = 5059 | cao Contastar a todo eome-Paleo. Peril inva 1.7. El indice de Gough y las medidas de ta simulaci6n y la defensividad }50) encontré que las personas que trataban de severa presentaban un perfil con ta eseala F considerablemente més elevada que Ja escala K. Sugirié que la diferencia entre F y K con puntua- ciones directas puede servir como indice para detectar perfi- les con fingimiento negativo o simulados. Gough (1950) y Meehl (1951) encontraron que cuando este indicador es posi- Goug! 338 APLICACIONES DBL MMPL-2 tivo y mayor que 9, el perfil debe considerarse un fingimiento negativo. Carson (1969! sugirié que una puntuacién aislada de +11 produce una identificacién mas precisa de los perfiles fingidos-mal o simulads Gough también + que los perfiles fingidos de estar bien tendrdn las puntuaciones de la escala K superiores a la escala F y que la diferenci de la puntuacién directa entre festas dos escalas puede usarse como un indice de fingimiento positivo. Los perfiles defensivos suelen tener la escala Kmas elevada que la escala F y la diferencia de puntuacién entre estas dos escalas s¢ utiliza como: indice de defensividad. In- ‘estigaciones posteriores con el MMPI indicaron que 1a rela- cidn entre F y K no puede ser un indicador efective para discri protot con fingimiento positive (McAnulty, Rappaport y MeAnulty, 1985) El indice de Gough implica una valoracién del fingimiento segin la siguiente rela: «© Siel resultado de F-K es negative y grande, es posible que se encuentre presente una aetitud relacionada con fingir estar bien. © Sil resultado F-K es positivo y grande, es posible que encontremos una actitud vineulada con fingir estar ‘mal. Baghy Rogers y Buis (1994) encontraron que el resultado para los perfiles defensives es ¥-K < -15 y para los perfiles simulados es F-K > 11, en puntuaciones directas (véase estu- dio en la pag. 348), 1.8, Las reglas de invalidez y la medida de la simulacion ‘Los indices y esealas propuestos por Greene (1988, 1991) permiten obtener una medida exhaustiva de simulacion y defensividad. Bagby, Rogers y Buis (1994), de la Universi- EL MMPI-2 EN EL AMBITO PORENSE 338 dad de Toronto, han realizado un importante aporte me- diante su investigacién con pacientes forenses. Concluye- ron que para detectar la simulacién fueron efectivos cuatro indicadores del MMPI-2: F; P-K; Ds-r2; S-O, En adicién a estos indicadores resulta de suma utilidad revisar las re- glas de invalidez de un perfil propuestas por la investiga- dora mexicana Rivera Jiménez (1991). Estas reglas basicas deben presentarse sirmultaneamente y refieren a la escala F. el indice de Gough F-K y las puntuaciones T a medio decvio de la media. Con la escala F y el indice de Gough podemos tomar las puntuaciones de corte propuestas por Bagby, Rogers y Buis, Si se cumplen esas dos reglar y ade- més ninguna de las diez escalas clinicas bésicas se en- cuentra dentro de la zona T 45-55, cabe afirmar que el perfil ee encuentra invalidado para su interpretacion. Ge- neralmente esta invalidaciGn del perfil se corresponde con exageracién de patologia, concomitante con el diagnéstico de simulacién. No obstante ello, se debe analizar el com- portamierito de las esealas VRIN y TRIN para poder eva- Juar 1a inconsistencia en las respuestas que, como ya se dijo, es poco probable que aparezca en perfiles simulados. ‘También es necesario analizar el contenido de los itemes que clevaron las escalas elinicas basieas, con altas proba- Dilidades de elevaciones importantes en las escalas que refieren a contenidos de conductas sintométicas internas (ANX, FRS, OBS, DEP, HEA, BIZ) y escasas elevaciones en las escalas que indican contenidos de exteriorizacién de las conductas agresivas (ANG, CYN, ASP, TPA), Las reglas pueden evaluarse rapida y sencillamente me- diante la observacién de las puntuaciones directas de las escalas F y K, de las puntuaciones T de las esealas elinicas pasicas y completarse con una somera observacién del perfil de las escalas de contenido, VRIN y TRIN. En la practic forense estas reglas resultaron altamente eficaces para de- tectar sujetos simuladores. 340 APLICACIONES DEL MMPI 19. El MMPL-2 y las investigaciones de la simulacién y la defensividad Algunas investigaciones han comparado muestras experi mentales con muestras clinicas, pero sélo pocas estudiaron las escalas de validez del MMPI en poblacién forense, con mues- tras de presos 0 pacientes bajo circunstancias que sugeririan Ja presencia de motivacién para distorsionar las respuestas en una direccién particular. Walters (1988), administrando el ‘MMPI, estudié tres grupos de presos de maxima seguridad federal condicionados para exagerar psicopatologia (Grupo de Exageracién), negarla (Grupo de Negacién) o reportarla con precision (Grupo Neutral). El grupo que exageré patologia (N = 35), puntué significativamente alto en la escala F, el indice F- K, jas subescalas obvias D-O, Pd-O, Pe-O, Ma-O, la escala Di- simulacién (Ds), el ntimero total de stemes obvios, y Ta razin de ‘Obviedad-Sutilidad, y significativamente bajo en | K las subescalas sutilos Hy-S, Ma-S y en el mimero total de ftemes sutiles. Cuando se comparé con presos en condicidn de respues- ta ‘neutral” (N = 30, en terapia) y con los de condicién de “negacién” (N = 32), las diferencias entre estos grupos fueron relativamente escasas. Sélo se encontraron diferencias signifi- cativas en las escalas D-O, Hy-O y Ds. Estos resultados apoyan €1 uso del MMPI en este tipo de poblacién para conocer*al estilo de respuesta, en especial Ia tendencia a exagerar Wassyliw, Grossman, Haywood y Cavanaugh (1988) es- tudiaron el MMPI en dos grupos de pacientes forenses, uno (N = 35) integrado por sujetos que estaban siendo eva- Tuados en competencia en el momento del delito Guicio) y el otro (N = 39) por sujetos que ya estaban absueltos del cargo penal por inimputabilidad. Los investigadores pensaron que el primer grupo se beneficiaria con la exageracién de psicopatologia y predijeron una alta incidencia de simula- cién, Los hallazgos fueron consistentes con su prediccién; encontraron cuatro medidas sensitivas de simulacién en el MMPI: las oscalas F, Ds, las subescalas Obviedad-Sutilidad I. MMPL-2 EN EL AMBITO FORENSE Bat y el indice F-K. Bl grupo que estaba siendo evaluado presentaba ini fcativamente més altos en simulacién que el grupo de inimputables. Graham, Watts y Timbrook (1991) realizaron el primer estudio con e] MMPI-2 para clasificar los estilos de respuesta en los que se finge estar mal (faking-bad) 0 se finge estar bien (faking-good). Utilizaron un diseito de investigacion que inchayé dos grupos de estudiantes universitarios que contes- taron el MMPI-2 con consignas de simulacién y defensividad. ‘Uno de los grupos (N = 50) com bajo instrucciones estandar y bi El otro grupo (N = 56) también ete el test dos veces, instruceiones de defensividad. Ve de validez son utiles para evaluar a encontrando diferentes puntuaciones directas de corte para las diferentes esealas, Puntuaciones de carte, muestra de poblacién general (Graham, Watts y Timbrook. 1991) Sinlacton efensisidad | a Heilbrun, Bennett, White y Kelly (1990) plantean que existen ciertos problemas metodolégicos cuando se pretende estudiar el fingimiento. Muchos estudios sobre ei estilo de respuesta han implicado comparar logros bajo instrueciones de contestar el MMPI en condiciones de fingir estar bien 0 fingir estar mal. El probiema con este tipo de investigacion yadiea en que existe una diferencia significativa entre le poblacién normal que responde bajo estas instrucciones 342 APLICACIONES DEL MMPI-2 desviadas y los simuladores reales frente @ un cargo criminal © los defensivos reales frente una causa de adopcién. El ‘modelo empirien de Rogers (1984) tiene en euenta este aspec- to y presonta 17 criterias para Ta metodologia de investiga- cién de los estilos de respuesta. Bagby, Rogers ¥ Buis (1994) utilizaron esta metodologia en Toronto: estudiaron varias escalas ¢ indices para detec: tar estilos de respuesta de simulacion y defensividad. La muestra estaba compuesta por un total de 419 sujetos, 235 estudiantes universitarios de la carrera de psicologia (83 varones y 152 mujeres} y 184 pacientes forenses psiquiatri- eos (120 varones y 64 ay Los estudiantes podian escoger entre tres condiciones: simulacién, defensivided y hhonestidad en las respaestas. Se les pag a todos les sujetos 10 délares: para completar el MMPI y se les ofrecié un in- centivo adicional para el caso de que contestaran convenien- temente de acuerdo a la condicién elegida. El grupo de pacientes psiquicitricos forenses eompleté el MMPI-2 en condi- Giones de administracién esténdar, como parte de evaluacio- nes psicolégicas requeridas por la corte para diferentes juicios por cargos criminales, Para detectar el estilo de res- puesta de simulaeién, al igual que Graham, Watts y ‘Timbrook (1991), incluyeron las escalas F, Fb, y el indice F- K, y agregaron varios indicadores..sugerides por Greene (2991) como la escala de Disimulacién Revisada-2 de Gough (Ds-r2), los ftemes oriticos de Lachar y Wrobel (IC) y la diferencia de as puntuaciones T de los ftemes obvios y sutiles de Wiener (0-8) Para evaluar el estilo de respuesta de defensividad exami- naron los indicadores esténdar de las escalas L, K-y el indice ¥-K (Graham, 1991), siguiendo a Greene (1988) adicionaron Jas escalas Obviedad-Sutilidad (0-5) y Ia escala de Simula- cin Positiva de Cofer, Chance y Judson (Positive malingering scale, Mp). También tomaron en consideracién la propuesta de Greene (1991) que enfatiza que antes de interpretar Ta simulacién o la defensividad es necesario evaluar las ELMMPL2 EN EL AMBITO FORENSE, 343 respuestas dadas al azar que detects la escala VRIN. Baséndose en investigaciones de Berry, Baer y Harris (1991) con puntuaciones de corte VRIN > 14, excluyeron 11 protocolos de pacientes psiquidtriess, 3 del grupo que contesté bajo condiciones de defensividad, 16 bajo condiciones de simulacién y 1 bajo condiciones de honestidad. Cuatro indicadores de validez parecen ser moderadamente efectivos para detectar estilos de respuesta de fingimiento negativo: F, FK, Ds-r2 y 0-8, Los indicadores de estilo de respuesta de fingimiento positivo fueron mucho menos efectivos: slo los indices F-K y O-S parecen ser moderadamente stiles. Los resultados obtenidas difieren significativamente de las puntuaciones de corte de las escalas LF, K y el indice F-K obtenidas en la investigacién Hlevada a cabo por Graham, Watts y Timbrook (1991). Los autores de esta investigacién consideran. que las discrepancias obtenidas entre ambos es- tudios se deben a las diferentes metodologias utilizadas. Puntuaciones de corte (muestra forense) (Bagby, Rogers y Buis, 1994) ‘Simul Drfensiideat = | PK a PKS 15 Dew > 1% Mp2 | oS 2 T 168 oS 2 Ta rr) 2, La evaluacién de la agresividad y la impulsividad En este apartado se desarrollardn las aportaciones de las escalas clinieas basieas, de contenido, suplementarias y las subescalas de Harris-Lingoes. 7 344, APLICACIONES DEL MMPL2 2.1, Las escalas clinicas bisicas en le evaluacién de la agresién y la impulsividad Dadas las caracteristicas de las escalas clinicas basicas, las mos en las escalas 1, 2, 3, 5, 7 y 0. Silas primeras se encuen- tran més elevadas que las segundas, el perfil de un sujeto se caracterizard por conduetas que van desde la hostilidad verbal itra més elevado que el idad se encuentre controlada © inhibida, por lo que es recomendable analizar otras escalas, como Ta-suplementaria O-H «ease pay. 846). Bs sumamente ‘Gtil realizar un anal las escalas activadoras ¥ controladoras de los impulsos. aes Erste onclatrer | + Bacale 4 8 ests aumentada, indies + Recala K: informa sabre ia una fella en el contee! de lee dad del enjeto pare resolver iampal por si mismo sus problemas, Escala 6: altae puntaaciones indican » Kecale 2: brinda datas acerea del Adascargas agrosivae, ‘oontrol interno de los impale, por santimiontos de insoguridad y culpa + gala 8 joforma sobre el eons cextame de lee impulsut, por rcesidd de acoptacién sei, + Bocala 5:2 etd aumentads en reflexionar iméne (1991) Se hs vgregade la escala§, no ieluide por ie investigadora mexicana, EL MMPL-2 EN EL AMBITO FORENSE 345 Los cédigos 49/94, 48/84 de Ios perfiles de sujetos erimi encuentra presente en per una importante impulsivida: necesidades de manera inme propias de un trastorno que no necesariamente indica ter actos que danen son los mas representativos omabinacion 49/94 se ons que presentan mneia a gratificar sus cin de impulsos. 2.2, Las escalas de contenido en la de la agresiin y la impulsi mntenido de icas, por lo Estas esealas brindan informacion sobre el Jos itemes que elevaron las escalas clinicas que ayudan a interpretar las mismas. Son cuatro escalas que pertenecen al grupo.“ las conductas agresivas”. Las puntuaciones aitas en la escala ANG (Hostilidad) indican la presencia de conductas de invitabilidad y exaltacién, con dificaltades en el control de le ira, Los sujetos pueden perder el control de sf mismos ¢ in- forman sobre abusos hacia personas y objetos. Las altas pun- tuaciones en la escala CYN (Cinismo) revelan creencias misdintropas: esperan motivaciones negativas y ocultas tras los actos de otras personas, por lo q tudes nogativas hacia ellas, Elevaciones escala ASP (Précticas antisociales) indica senta conductas de tipo acting-out. Estas personas refieren problemas de conducta durante los afos de escolarizacién y 346 APLICACIONES DEL MMPI-2 practicas antisocisles como robo, estafa y problemas con la ley. Puntuaciones altas en la eseala TPA (Comportamiento Tipo A) indiean que los sujetos presentan conductas de irritabilidad de dificil manejo; son personas que se mueven répidamente, impacientes, irritables, directas y eutoritarias. 2.3. Las escalas suplementarias en la evaluacién de la agresién. y la impulsividad Las escalas suplementarias también ayudan a interpretar las escalas clinieas bisicas y aumentan la cobertura de pro- e las conductas agresivas. Bajas R sugieren que un sujeto presenta con eonductas iulgente. Las puntuaciones sujetos habitualmente responden_ade- desarrollaron esta entaria contrastando las respuestas a los itemes de presos violentos y no violentos, Los criminales muy violentos puntuaron hajo en hostilidad, 16 que significa que a pesar de toda provocacién pueden ejercer control sobre sus agresivos, presentando una conducta rigidamente defensiva ante cualquier expresién de ellos. Sin embargo, la extrema agresividad puede aparecer repentinamente y de manera muy violenta, por lo que el individuo es sumamente peligroso. Se dispone de poca informacién sobre las puntua- ciones bajas; puede inforirse que la persona es crénicamente agresiva 0 expresa la agresién de manera adecuadd.\Nutiez (1994) plantea que por un lado estan los sujetos erdnicamen- te agresivos y hostiles y por otro los que controlan exagerada- BL MMPL-2 EN EL AMBITO FORENSE 347 mente los impulsos, que ocasionalmente pierden el cantrol de Jos mismos y se involucran en actos peligrosos y destructivos } con més frecuencia que ios crénicamente agresivos. 2.4, Las subescalas de Harris-Lingoe de la agresion y la impulsividad en la evaluacion nes e impulsos; los individuos son inquictos, biperactivos, pueden presentar episodios durante los cuales no saben qué estén haciendo y posteriormente no recordar lo que hicieron. 3. El sistema Megargee de clasificacion de delincuentes mediante el MMPI-2 El MMPI se usa e tados Unidos, prineipalmente para cl Dahlstrom, Welshy Dahlstrom (1975) indican que el sistema Megargee es el mas utilizado para clasificar delincuentes, dado que los perfiles MMPI de prisioneros son notablemente homo- géneos y confiables en lo referido a los antecedentes familia- 348 APLICACIONES DEL MMP-2 ‘el imanejo y tratamiento de los sujetos que se encuentran en- ~tatvelados. Megargee, Bohn, Meyer y Sink (1979) desarrolla- -acidn de delincuentes 1. Usando un procedi- s jerdrquico de perfiles, se analizaron los “MMPI de tres muestras de prisioneros juveniles varones y se de clasificacién para dentro de gripos defini el andlisis de clus tificaron diez grapos confiables de perfiles, a los que se les Able, Baker, Charlie, la elevacion, inclinacion, patrones de puntuacion, diferencias entre escalas y otras configuraciones de los perfiles. Las reglas “primmarias” determ requisitos basics para 1 0 de estos requisi n perfil no podra clasificarse si no satistace estas s. Cuando un perfil puede clasificarse en més Garificacion, Las puntuaciones de estas reglas se asignan de acuerdo al mtimero de criterios encontrados. Cada grupo tiene una tabla en la que se especifica la cantidad de puntos nece- sarios para que un perfil sea clasificado coma alto, medio 0 bajo en adecuacién a una tipologia. Un perfil es asignado al tipo cuando encuentra las reglas en el nivel mas alto. La clasificacién gener numerosos estudios con el MMPI original; han sido publicados mas de 100 articalos en los que se han examinado su validez y utilidad. Con la revisién del MMPI se torné necesario determinar si las reglas originales eran utiles para el MMPI-2. Megargee encontré nuevas re- glas para ser utilizadas con el inventario revisado. A modo de ejemplo se indican a continuacién los requisitos necesarios para que un perfil MMPI-2 corresponda a Ia tipologia Delta: BL MMPL2 EN BL AMBITO PORENSE 349 GRUPO DELTA 4 al menos 5 puntos que alguns atv cece 1) Bacluyendo las ooealae 5 y 0, la es: cala 4 e8 la mie alta cals 4 oath al menae 10 pon. as T mas alta que alguna otra seals eiiea 8) Brealee 1 5,7, y 9 eatin <'T 71 68 puntoc 5) Bcales 6, 5 yO estén todas < 7 74 | Medio = 3.5 puntas i : ‘abla de puntos En general se utilizan las mismas reglas para hombres y mujeres, Sin embargo, las reglas para varones que especifican bajas puntuaciones en la escala 5, se han suprimide para mu- jeres porque estas puntuaciones se encuentran invertidas en el perfi] femenino, A raiz de las investigaciones de las nuevas reglas de clasificacién, se ha eliminado ¢l tipo Jupiter en mujeres, dado que este grupo es muy poco frecuente en mues- tras femeninas y s6lo contribuye a la variancia de error. “Megargee (1997) plantea que son necesarios mas estudios para explorar las diferencias entre las caracteristicas de los grupos 1s de delincuentes y las que presentan sus homélogos 08. En la construecién original del sistema de clasificacién, una ver. formuladas las reglas para asignar confiablemente 350, APLICACIONES DBL MMPL-2 perfilos individuales dentro de los clusters, se determinaron empiricamente las caracteristicas de los diez tipos. Me- diante un estudio longitudinal (a los dos aos y, nueva- mente, a los diez afios después de la puesta en libertad) se examinaron 1163 admisiones de delincuentes varones en- tre 18 y 27 afios de edad. Se comparé un amplio mimero de variables con datos obtenidos de las historias de los casos, entrevistas estructuradas, evaluaciones de psicélogos, tests les, actitudes e intereses, eva: tes penitenciarios, maestros y superviso- ormes de ajuste y rendimiento en prisién. mente significativas ndo en un entre la histo- ventuales en 140 de amplio conjunto de Bate estudio emp in de las caract des educaci ambién se amiento ‘jones se quite nales y Jaborales, ajuste en prision y salud, formularon recomendaciones para el manejo y penitenciario, Estas caracteristicas y recoment describen més adelante Existe un programa informético para clasificar rapida y claramente los casos. Utilizando este programa, Sliger (1992) ha podido clasificar entre ef 85 % y el 95 % de los protacolos administrados, 3.1. Utilidad del sistema Megargee de clasifieacion de prisioneros ‘Los estudies referidos a la efectividad del tratamiento son escasos, Bobn (1979) informé sobre un 46 % de disminucion de delitos graves después de que el sistema Megargee fue utilizade como guia de tratamiento penitenciario en las | } ELMMP1-2 EN BL AMBITO FORENSE 351 Frecuencias de los tipos MMPI de da Megarges Feacian Majeres Veronese | 06 1 mesa (N= 5681) (©) Bato grspo es muy poco fhessente Fuentes: Mégargee 19841 y Bohn, bonell y Megargee 19% prisiones generales, Los mismos tipos fueron encontrados en similar proporeién en diferentes prisiones de maxima y me- dia seguridad. . Numerosas investigaciones han encontrado que las di tribuciones de los tipos MMPI en unidades psiquidtricas carcelarias se diferencian significativamente de las halia- das en ambitos de prisiones generales (véase cuadro de Frecuencias en esta misma pagina), En las muestras de uni- dades psiquidtricas penitenciarias, los grupos més frecuen- tes son los mas patologicos: How (35 “%) y Charlie 27 %) 352 APLICACIONES DEL MMPL2 mientras que los tipos mas frecuentes en las muestras de prisiones generales presentan menor patologia, Item (24 %) y Able (20 %). Bohn, Carbonell y Megargee (1995) inves- tigaron la utilidad y aplicabilidad del sistema de clasificacion MMPI-2 en unidades psiquitricas careelarias y concluyeron que éste puede ser itil para seleccionar delincuentes que requieren de una internacién psiquidtrica. Sin embargo, la utilidad dentro de estas unidades depende de Ja diversidad de la poblaciin de pacientes. Si ésta es razonablemente he- terogénea, el sistema puade ser de gran utilidad, pero si todos los pacientes presentan disturbios severos, el sistema parece ser poco eficaz para realizar discriminaciones significativas y tiene escasas probabilidades de utilidad como guia de manejo y planificacién del tratamiento, ‘Algunos estudios cuestionan la estabilidad de los tipos e indican que entre el 60 % y el 90 % de los presos cambian de tipo antes de los cuatro meses. Sin embargo, no pueden precisar si estos cambios se deben a la escasa confiabilidad del sistema Megargee o a cambios reales de personalidad, estilo de afrontamiento 0 conduetual de los sujetos. Otros estudios han encontrado que las caracteristicas de los grupos no se encuentran diferencialmente asociadas con algunos de los tipos deseritos. Otra de las cuestiones que surgen de las diferentes investigaciones es que aun- que la tipologia puede ser encontrada consistentemente en muchos grupos, los correlatos de los tipos no han sido encontrados para generalizar consistentemente a todos los grupos de presos. El comité de reestandarizacién del MMPI (1989) recomienda que Ja tipologia Megargee se utilice con precaucién para la toma de decisiones clinicas o administrativas, aungue ésta provee de hipétesis utiles cuando es complementada con otra informacién. BLMMPL-2 EN EL AMBITO PORENSE 388 3.2, La escala 4 en la tipologia de Megargee Diversas investigaciones con el MMPI han encontrado que la escala 4 discrimina los trastornos de earicler y ex crucial para analizar los trastornos de personalidad, Sein indica Mosquera (1993), el eardcter es entendido como un modo de ser, modo habitual en que los individuos se relacio- han con el ambiente. Los trastornos de personalidad son alteraciones globales de la forma de ser 0. lo que es lo mis- mo, alter: ‘aracter. Esta concepcién fue acuhada por Schneider en 1923 y refiere a como trastorno general de la personalidad y no sala como trastorno antisocial de la personalidad, Las alteraciones pax toldgicas @ inconscientes del cardcter se den teropatias. Estas fueron estudiadas en contr: trastornos neuréticos y se caracterizan por la ausencia de malestar subjetivo en forma de ansiedad angustia debido a In eseasa conciencia de exosintonicas) que no se Teconocen como extranos o patoldgicos. Como consecuencia, los sujetos manipolan y controlan aloplasticamente e) am. hiente para que éste cambie. A la inversa, en los trastornos neuréticos, el sintoma es egodistonica y el sujeto trata de modi- ficar autoplasticamente gus actitudes y reacciones para aliviar su padecer. Numerosos estudios han documentado. que la eseala 4 es la mas elevada en los perfiles término medio de prisioneros. Los tipos de eédigos 4-2 y 4-9 son los mas frecuentes. La escala 4 presenta picos en la mayorfa de los perfiles MMPI del sistema Megangee: Able (4-9); Baker (4-2), Charlie (864 Delta (4); Easy (4-3-2) Foxtrot (8-9-4); Geonge (4-2; How {muchas escalas altas). Salo en dos de los grupos no se encuen- tra elevada: Item (todas las escalas bajas); Jupiter (7-8-9), 354 APLICACIONES DELMMPI-2 Grupo Perfil MMPI | fre ‘Todas tas escalas Daas, sin ux patren de endiiezcn particular. esr Perfil bajo con ineinacién hee la inuierda, pivos en las escalas 4, 992 saan Fer balo con pleos en 492 loos en las estalas 4 y 9, maderadomente clevadas. da con pions en las escalas & "También puede presentar Perfil alto con incinacia hacia Tn devecha, pices en Ine esealas 8, 6 4 ‘Muchas escalas altas (promedio de las excalas: T > 65) EL MMPI-2 BN BL AMBITO FORENSE 855 4. Perfiles MMPI-2 de los diez grupos GRUPO eee fms nse soma | a GRUPO EASY 358 APLICACIONES DEL MDAPL2 BL MMPI-2 EN EL AMBITO FORENSE. 389) GRUPO JUPITER GRUPO CHARLIE EES EEE EE EEE vaste ee EEE cD ow Oe eS GRUPO HOW | \ at \ Becta eee ee tee eee TPR Oty te ae A Sok Ss 360 APLICACIONES DEL MMPL2 4.1. Caracteristicas de los grupos y recomendaciones para el tratamiento Los grupos estan ordenados segiin su desviacién, comen- zando por el mas benigno (Item) y finalizanda por el mas desviado (How! * Antecedentes Trew: Los miembros de este grupo tienden a provenir de familias que presentan bajo desvio social y son més estables respecto a la mayoria de los demés grupos. Sus historias delictivas son més benignas y sus conduetas criminales no se en- cuentran motivadas por patologia social o psico- Logica grave, Easy: Los sujetos de este grupo @ menudo tienen me- jores antecedentes que los demds grupos. Sus familias tienden a ser més estables, cohesivas, bien socializadas y capaces de proveerlos de las ventajas de la clase media. Baker: Los individuos tienden a ser defensivos y con problemas de aleoholismo. Los antecedentes fa- miliares son positivos, aunque la evalnacién ac- tual de sus familias es poco favorable, No tienen un patrén juvenil criminal y presentan antece- dentes delictivos extensos llevados a cabo en la edad adulta; ello indica que sus dificultades au- menian con la edad Anus: Tienen mejores antecedentes sociveconémicos que la mayoria de los integrantes de los demas grupos, Sus familias estan entre las mas esta- bles y menos desviadas. El medio ambiente fa- miliar promueve le adquisieién de los valores normales de la clase media; sin embargo, sus comportamientos no concuerdan con estos ante- Guorce: Deum: STuprreR: Foxrgor: (Cari: EL MMPI-2 BN EL, AMBITO FORENSE. sen cedentes y se asemejan mas a los de los sujetos astutos, manipuladores y de malas costumbres, Las familias presentan parimetros normales de estabilidad y cohesidn. No obstante ello, pueden tener mayores desvios sociales, en especial con respecto al padre. El registro delictivo no es ex- tenso y el primer arresto tiende a ser mas an- tiguo que el de Ja mayoria de los miembros de los demas grupos. ‘Tienden a provenir de familias hostiles, inesta- bles, desorganizadas, desviadas sociaimente y que no propician el desarr de los valores nor- males. Los encuentros con la ley son tempranos y extensos, ¥ Ja impulsividad y conductas acting-out no disminuyen con la aplicacién de sanciones legales Este grupo esta compuesto por una alta propor- in de sujetos negros. Los antecedentes son muy deficientes. No obstante ello, a menudo se desempenian mejor de lo esperado y obtienen resultados que se eneuentran dentro del térmi no medio, Generalmente provienen de familins frias, inesta- bles, destruidas, desviadas socialmente y di vadas socioeconémicamente, Las sujetos de este grupo estidn perturbades, son antisociales y se en- cuentran entre los delincuentes mas agresivos violentos, Presentan mayores antecedentes de abuso de drogas yo alcohol. Con frecuencia tie- nen un registro cri ces delinquen para su provecho emocional Provienen de familias extremadamente inade- cuadas y deprivadas. Pueden presentar exten- sas historias de desajuste y conducta ci incluso de toda la vida, con uso de drogas m tiples y violencia. ‘inal extenso y muchas ve- 362, How: APLICACIONES DEL MMPL2 Provienen de familias deprivadas y con signif cativa patologia social. Sus historias muestran uso de drogas y conducta criminal extensa, Tienden a ser algo més introvertidos, ansiosos, deprimidos y algo menos hostiles que los suje- tos del grupo Charlie. + Habilidades y actitudes educacionales y laborales Irews: Ease: Baxer: ABLE: Los sujetos estan mejor educados que la mayo- ria de los demds grupos. Tienen actitudes po- sitivas hacia Ia educacién y mejores habitos de trabajo. Aunque a menudo son evaluados como los pre- sos mejores educados y mas brillantes, son poco exitosos y esl:in escasamente motivados para apro- vechar su educacidn, sus habilidades y sus oportu: nidades Jaborales. Si son desafiados 0 motivados por el personal penitenciario, pueden beneficiarse con programas educacionales o laborales. Los individuos tienen problemas en Ia escuela y en el Ambito laboral, como la mayoria de los delincuentes. Sin embargo, informan de menos dificultades que el término medio. Hay indi- cadores de que sus conflictos educacionales y laborales pueden estar relacionados con la ele- vada ansiedad que presentan Los sujetos tienden a estar mejor educados y mas orientados hacia el éxito que Ja mayoria de los demas grupos. Con frecuencia tienen buen desempefo en los programas de trabajo en la prisién. Sin embargo, la tendencia 2 la reincidencia delictiva es alta, tal vez porque se encuentren menos contenidos fuera de la insti- tucién penitenciaria. GeorcE: Dena: Suerrer: Foxrror: Cua: How: EL MMPL-2 EN BL AMBITO PORENSE 363 Los individuos de este grupo tienden a trabajar duro, aunque Jo realizan a su propio ritmo, Suelen sacar provecho de los programas de edu- cacién y de trabajo. Se encuentran entre los delincuentes mas bri- antes y 2 menudo presentan un alto nivel educacional. Sin embargo, son inconformistas, no respetan a la autoridad y tienen dificultades en los Ambitos escolar y laboral Los individuos tienden a tener déficit académi- cos y laborales, Se desempefan mejor en el Ambito laboral que en el escolar. Reciben eva~ Jnaciones pobres de sus educadores. Los sujetos tienden a presentar un cveficiente intelectual mas bajo y a conseguir menos logros en la escuela, Junto con los grupos Charlie y Hew, presentan éxitos edueacionales y labore- les mas pobres. ‘Los miembros de este grupo tienden a puntuar mas bajo en las medidas de habilidades intelec- tuales. Presentan pobres registros académicos y Jaborales. La respuesta a los programas de edu- cacién es generalmente mds pobre que la del resto de los grupos. Con frecuencia han tenido problemas significatives de larga data en Jas Areas edueacional ¥ laboral Sus habilidades y motivaciones para el éxito son més bajas que las de la mayoria de los grupos, + Ajuste en prision y salud Inexs Normalmente Jos sujetos se Hevan bien con los demas presos y el personal penitenciario. Se caraeterizan por no presentar mayores proble- mas fisicos.o de salud mental. Baxen: ABLE: Grorce: Deista; APLICACIONES DEL MMPI-2 Presentan escasos problemas de ajuste. Tienen buenas relaciones con sus pares y el personal penitenciario, Aunque académicamente pueden disminuir su desempefo en la realizacién de las tareas, generalmente lo hacen mejor que la mayoria de los miembros de los demés grupos, Los sujetos tienden a ser ansiosos, constrictos, dogmatieos y defensivos. No se relacionan efectivamente con los demas. Pueden presen- tar conflicts con Ja autoridad problemas de disciplina como consecuencia de su conducta pa- sive-agresiva, aunque raramente atacan 0 desa- fian al personal o a sus pares. Los individuos de este grupo son mds enérgi- cos, tranguilos y socialmente habiles que la mayoria de los individuos de los demés grupos. Amorales y manipulativos, son populares con. los pares y el personal carcelario. También tie- nen buen concepto de si mismos, se ajustan tranquilamente a la institucion y pueden alean- zar posiciones de responsabilidad en los ambi- tos correecionales Estos sujetos tienden a hacer las cosas a su propio ritmo personal. Son algo hostiles y agre- sivos y se desimplican de los problemas, Asimis- mo son ansiosos, tienen baja auteestima y causan pequenos problemas. - Normalmente son individuos impulsivos, amo- rales, hedonistas, poco voluntariosos y que no pueden posponer sus gratificaciones. Pueden ser encantadores y atractivos cuando estén a su propio aire y antagénicos y resentidos cuando no lo estan. A menudo ello conduce a conflictos con la ley y dentro de la institucién penitencia- ria, con los pares y el personal directive que frecuentemente cuele sancionarlos y segregar- Surrrer: Foxtror: Charu: How EL NMPI-2 EN BL AMBITO FORENSE 365 Jos disciplinariamente. También pueden simu- lar enfermedad para manipular e) sistema pe- nitenciario, Los miembros de este grupo tratan de evitar probiemas con le institucién penitenciaria, aun- que no siempre lo consiguen. Tienden a ser introvertidos, socialmente torpes y a menudo reciben pobres evaluaciones del personal carce- lario. En algunos smbitos probablemente son ubicados en custodia protectora 0 segregacién disciplinaria y en otros pueden no presentar dificultades. Los sujetos se ven a si mismos como fuertes, asertivos y con mucha calle. No obstante ello, tienen pobre capacidad para establecer relacio- nes interpersonales significativas y estén en permanente conflicto con sus pares y el perso- nal penitenciario, Pueden atraer un grupo (su- jetos socialmente deficientes) que sigue su liderazga y acciones Los individuos son propensos a ser hostiles, sus- picaces, encarnizados y misdntropos. Quedan aislados y focalizados en sus problemas, el ajuste en la prisién es tan pobre como lo es en ja comu- nidad, Son més agresivos que la mayoria de los demés grupos y pueden necesitar de una super- vision minuciosa. Mientras que los sujetos de los otros grupos tienden sélo a romper las reglas, los miembros del grupo Charlie son mas propensos a cometer infracciones graves. Los miembros de este grupo presentan proble- mas mentales y dificultades serias de ajuste en la poblacién general penitenciaria. Es por ello que normalmente son segregados y se los en cuentra como vietimas o victimarios en las uni dades psiquidtricas carcelarias, A menudo son 366 APLICACION#S DEL MMPL-2 rechazados por los demas presos. Sus proble- mas derivan de los trastornos y ansiedad que presentan, Pueden exagerar sus dificultades simulando més patologia para obtener beneficio propio. ‘+ Implicaciones para el tratamiento Trent Easy: Baxer: ABLE: Los sujetos de este grupo tienen menos necesi- dades de tratamiento que las que presentan muchos otros presos. Responderan bien si es necesario un entrenamiento educacional 0 labo- ral. A menos que Jo sugiera, los delincuentes d palmente no sitan ser ub ambitos altamente ructur: sie grupo también tienen esca- des para un Ambite tructurado y seguro. Responderin bien al agente de cambio que pueda motivarlos a utili- zar sus cualidades positivas. EB] prondstico a largo plazo es favorable. Los sujetos de este grupo pueden necesitar in- tervenciones de soporte o apoyo para tratar la ansiedad inicial. Més adelante, el tratamiento puede focalizarse’en las autofrustraciones y si el registro Jo indica, en los patrones.de conduc- ta de abuso de alcohol, Las caracteristicas de amoralidad, impulsividad y hedonismo pueden Ievar a que los sujetos tengan dificultades en émbitos inestrueturados. Para poder modificar sus comportamientos ne- césitan agentes de cambio fuertes, que puedan resistirse a ser manipulados y que sefialen las consecuencias de sus conductas. Georce: Dew: duprrer: Foxrror: Cranuit: ELMMPL2 EN EL AMBITO FORENSE 367 E] tipico miembro de este grupo es relativamnente dependiente, facil de supervisar y usualmente tiene buenos réndimientos en ambitos laborales y en programas educacionales. Su tendencia al aislamiento hace que el personal penitenciario pueda pasarlo por alto. No obstante, se sugiere la necesidad de una interveneién dado el eleva- do poreentaje de reineidencias delietivas. Como los miembros del grupo Able, los sujetos de este grupo necesitan de limites firmes y de agentes de cambio fuertes, estan seguros de sf mismos y tienen buen sentido del humor, La mayor dificultad en Ia tarea es motivarios para el cambio y que puedan percibir los efectos que sus conductas tienen sobre los demas. Mientras tanto, serdn ubicados lejos de los presos mas vulnerables y propensos a ser explotados. is de este grupo plantean numero- sas dificultades, es por ello que es recomenda- ble la utilizacién de evaluaciones adicionales y programas individualizados. A pesar de los nu- merosos déficit que presentan, pueden ser capa: cos de comportarse mejor de lo esperads, Las personas de este grupo tienen deficit en casi todas las areas de funcionamiento. Se en- cuentran mejor contenidos en ambitos seguros y-estructurados, con programas actives y con- tingencias claras. Al igual que con los miembros de los grapos Charlie y How, el programa de tratamiento necesita un considerable tiempo del personal y el prondstico no es muy bueno. Las necesidades primarias de los sujetos de este grupo son los programas’ de salud mental. Se evaluaré el uso de drogas. Si éste es el problema mayor, él foco estar en el tratamiento de la Grogadiceién, Las adiceiones pueden ser la causa 368 APLICACIONES DEL MMPL. de delitos graves cuando se agrogan a otros pro- blemas psicoldgicos. Estos sujetos tienen relacio- nes interpersonales en extremo dificultosas y muchas veces existe la necesidad de que se los aparte para proteger a los demés presos. Es co- min encontrarlos en unidades psiquidtricas pe- nitenciarias porque necesitan ser tratados en ambitos seguros de salud mental How: Los perfiles del MMPI de los sujetos de este grupo deben ser cuidadosamente chequeados para evaluar la posibilidad de la existencia de muchas respuestas dadas al azar 0 de la pre- seneia de simulacién de patologia. Si el perfil es valido, ser necesario un programa de salud mental 0 considerar enviarlo a una unidad psi- quidtrica penitenciaria, En poblacién general carcelaria necesitardn tratamiento de apoyo y ubicacién en situaciones de proteccién. Bibliografia American Psychiaivic Association (1994): DSM-IV. Diagnestic and Statistical Manual of Mental Diseases, Washington, Baer, R.A; Welter, M. W., y Berry, D. ER, (1092): “Detection of underreporting of psychopatology on the MMPI: A meta- analysis", Clinical Peychology Review, 12, 509-525. Bagby, RM. Rogers, R, y Buis, 7 (1994): ‘Detecting malingered and defensive responding on the MMPL-2 in a forensic inpatient sample" Journal of Personality Assessment, abril, vol. 62 (2), 181-208, Berry, D. T. R; Baer, R. A, y Harris M. J. (1991): “Detection of \gering on the MMPI; A meta-analysis", Clinical Psychology “u, 11, 585-598, Bohn, M. J. (1979): “Inmate classification and reduction of violence", en Proceedings of the 109 Annual Congress of Correction, College Park (MD), American Correctional Association, 63-69. Bohn, M. J: Carbonell, J. L., y Megargee, E. 1. (1995 BLMMP!-2 EN EL AMBITO FORENSE 369) applicability and utility of the MMPI-based offender classi fication system in a correctional mental health unit", Behaviour and Mental Health, vol. 5 (2), 14-33 Butcher, J. N, (1989); Multiphasie Personality ‘guide, the Minnesota Report: Adult clinical syst National Computer Systems, Butcher, J. N.; Dahlstrom, W. G.; Graham, J, Ry Tellegen, A. y Kaemmer, B, (1989): Minnesota Multiphasic Personality MMPL2). Manual for administra; searing Minneapolis, University of Minnesota Press. ; Butcher, JN; Graham, J. Wiliams, C. Lo y Ben-Porath, ¥. (1990); Development and use of the MMPI-2 Minneapolis, University of Minnesata Press. Carson, R, C, (1969): “Interpretative manual to the MMPI, en J Cofer, 6. N.C judson, &.|1949) “A study of malingering fon the MMPI of Poy W. Gy Welsh. GS. y D arch applications, Minnesp 75) An MMPI is, Univer- Temas de evalwacién psicoligioa, Buenos Aires, Gough, H. G, (19501: “The F minus K dissimulation index for the MMPP, Journal of Consulting Psychology, 14, 408-433. — 1954): "Some common misconceptions about neuroticism”, Journal of Consulting Psychology, 18, 287-292. — (1957): “Simulated pattern on the MMPI*, Jo Abnormal and Soctal Psychology, 42, 215-225 Graham, J. R. (1987): MMPI. Guia préctica, México, FE] Manual Moderno. — (1992): Interpretation of MMPI-2. Validity and clinical scales, Brajas, Workshop. — (1993): MMPI-2 Assessing personality and psychopathology, Nueva Yori, Oxford University Press, Graham, J. R; Watis, D., y Timbrook, RE. (1991: "Detecting fake-good and fake-bad MMPL-2 profiles", Journal of Personality Assessment, 57, 284-277, 370 APLICACIONES DEL MMPL2 Greene, R. L. (1988); “Assessment of malingeving and defensiveness by objective personality inventories”, en R. Rogers (ed.), Clinical Assessment of Malingering and Deception, Nueva York, Guilford, 128-188, — (19891: “Assessing the validity of MMPI profiles in clinical settings”, en J: Butcher, W. G. Dahlstrom, M. Gynther, y W. Schofield (eds, Clinieal Notes on the MMPI, 11, Minneapolis, National Computer Systems —~ (1991): The MMPI-2/MMPI: An interpretive manual, Boston, Allyn & Bacon, Harrie, R. y Lingoes, J. (1968): Subescales for the Minnesota Multiphasie Personatity Inventory (material mimeografiado}, ‘The Langley Porter Cl 8. Ry McKi shedul ey, J. ©. 1940» “A multiphasic (Minnesota! 1. Construction of the MPL-based empi Behavioral Sciences and Law, vol. 8, 45-63. Lachar, D., y Wrobel, A. (1979¥; “Validating clinicians’ hunches: Construction of @ new MMPI critical item set”, Journal of Consulting and Clinical Paychology, 47, 277-284. P. R, (19921; “Paychodiagnostic test usage by forensic psychologists”, American Journal of Forensic Psychology, vol. 10 1g and deception”, posteriori investigation of standard MMPI val Psychologica! Reports, 57, 95-98. Meehl, P. E. (1951): Research results for counselors, Minneapolis, State Departament of Education, Megargee, E. 1. (1984); “Derivation, validation and application of an MMPI-based system for classifying criminal offenders”, Me- dicine and Law, 3, 109-118. ~~ (1994a): Classifying the MMPI-2 profiles of male criminal offenders, Florida, Edwin 1. Megargee. — (41994b): "Using the Megargae MMPI-based classification system with MMPI-2s of male prison inmates’, Peychological Assess- ment, vol. 6 (4, 387-844 EL MMPI-2 BN EL AMBITO FORENSE an — 119961 Fined Procedures for eleosifying MMPL2 profiles of fomate criminal offenders accarding to the Megargee classification system, Florida, Edwin i. Mecargee — (1997): “Using the Megarree MMPI-based classification system with MMPI-2s of female prison inmates”, Psychological Aeseesment, vol. 8, 2, T8S2 Megargee, E. 1; Cook, P. E., y Mendelsohn, G. A. (1967): “The development and validation of an MMPI scale of assaultiveness {in overcontrolled individuals”, Journat of Abnormal Psycholor’, 72, 819-528. Megargee, E. I. y Cook, P. B. (1975), “Negative response bias and the MMPI overcontrolled-hostility scale: A response to Deiker", dournal of Consulting Psychology, 48, 725-728. Megargee, E. 1; Bohn, M. J.; Meyer, J., y Sink, F. (1979 Classifying criminal offenders: A new system based on the MMPI, Beverly Hills, Sage. Mosquera, J. (1993): “Trastornos de la personalidad”, en Fahber, R. y cols, Manual de psiquiatria, Buenos Aires, Lépez Libreros Editores. Niifiez, R, (1994): Aplicacién del MMPI a la psicopatologta, México, EI Manual Moderno. Rivera Jiménez, 0, (1991): Interpretacion del MMPI en psicotogia clinica, laboral y educativa, México, E] Manual Moderne. Rivera Jiménez, O. y Ampudia, I. (1976): “El MMPI en la dete precoz. de Jas alteraciones mentales en poblaciones anive rine", Revista de Psiguiatria, vol. 6, 2 Rogers, R. (1984): “Towards sn empirical model of malingering and deception”, Behavioral Sciences & the Law, 2, 93-112 — (1968): Clinical assesament of malingering and decep York, Guilford Pres. Schneider, K. (1959): Las personalidades psicopdticas, Madrid, Morata Schretien, D, J. (1988); “The use of psychological tests to identify malingered symptoms of mental disorder”, Clinical Psychology Review, 8, 451-A76. Shiger, G. L. (1992): “The MMPL-hased Classification system for ‘adult criminal offenders: A critical review” (manuscrito no publi cado), Florida State University. Yueva 372 APLICACIONES DEL MMI 2 Walters. G. D. (1988): “Asse in a sample of m: rality Assessment, 52, AW5-474, Wassyhiw, 0. E-; 9, L. 8.; Haywood, T. W., y Cavanaugh, J.-L, (1988): “Phe detection of maling © groups: MMPI validity scales”, Jo Assessment, 52, 321.383, Wiener, D, N. (1948): “Subtle and obvious keys for the MMPI”, Journal of Consulting Psychology, 12, 164-170, Ziskin, J. (1981 Coping with psychiatric and psychological testimony (8 edicién}, Venice (California), Law & Psychology, Press, ing dissimulation and denial on the jimum security, male inmates", Journal ing in criminal nal of Personality 5 EL MMPI-2 EN TAREAS DE SELECCIGN LABORAL, Mercedes Fernindez Liporace Este capitulo se centra en la utilidad del MMPI-2 como he- rramienta valide para la evaluacion de caracteristicas de perso- nalidad y de la existencia de patologias psiquicas que pudieran resultar obstaculizadoras para la correcta intezracion del indi- viduo a la organizacién y a su funcién dentro-de la. misma. Advertimos al lector que no trataremos tépicos referidos a la evaluacién laboral en general sino que nos foealizaremos en el MMPI-2. La idea principal de este capitulo es sintetizar las ventajas y deaventajas que la aplicacién de este inventario implica, asi como brindar al lector uns brevisima guia prée- tica de interpretacion de los principales deseriptores relevan- tes en el ambito laboral. Tambien se incluye una breve referencia acerea de sna experiencia conereta de séleccién laboral en la que se aplicé el MMPI-2 @ 100 sujetos argentinos, 1. Aplicaciones del MMPI-2 en el ambito laboral Desde hace pocos afies, la literatura especializada se esta ocupando de analizar las nuevas caracteristicas del mercado laboral: globalizacién de la economia, prestaciones externas a “Licenciada en Psicologia, profesora adjunta ex la Facultad de Psicole sa de Ta Universidad de Buenos Azres, donde wade sus estudios Se doctorado, 28 APLICACIONES DEL Lanyon, R. I. (1968): A handbook of MMPI profiles, Minneapolis, University of Minnesota Press. tle and obvious keys for the MMPI", Journal of Consulting Psychology, 12, 164-170. ANEXO VERSION ARGENTINA DEL INVENTARIO MMPL-2 MMPI-2 CUADERNILLO ADAPTACION: Facultad do Peicelogia, Univen Para ser usado en tareas de investigacion (Catedras MM, Casullo) Este cuestionario contione wna serie de frases. Lea cade una de ells y decide 6, qplicada a usted mismo, es verdadera o alsa; anove su contesta- tion en la Hoja de Respusestas, Vea como se ha hecho en los ejemp! saientes: Frases Seocién de ia Hoje de Respuestas cormectamente marcada se Tellena con el Lapiz el Je acompatha al numero Ge esta frase en la Hoja de Respuestas, ‘Stel contenido de una frase no tiene aplicacion a su caso, o bien es ‘algo de lo que usted no podria decir si ¢s verdadero ofalso, no haga nin~ smuna seal y deje los dos expacios en blanco. ‘No escriba en este euadernillo. Ai marcar su contestacién en la Hoje de Respuestas asemirese de que el numero de la frase que usted contes- ‘eolgeado al lado del expacio que usted ‘orre por completo la sefial hecha ¥ marque sl otro espacio. No eseriba nada en este Cuadernillo. INTENTE RESPONDER TODAS LAS FRASES AHORA ABRA EL CUADERNILLO Y COMIENCE LA TAREA 430 APLICACIONES DEL MMP NO HAGA MARCAS EN ESTE CUADERNILLO 1, Me gustan las revistas de mecanica, 2. Tenge buen apetito 8. Casi siempre me levanto por las maanas descansado y como + periddicos. tengo bastante calientes los pics y las manos. i vida diaria hay muchas coses que me resultan intere: 10, Actuaimente, tengo tanta capacidad de trabajo como antes. 11, La mayor parte del tiempo me parece tener un nude en la gar 2 18, ntentar comprender sus suedcs y guiarse por 14, historias do detectives y de mister, 16. nay grande 6 nso en cosiss Uemasiado malas come para que la vide es dura pare ss y vomites, -vo empleo, me gusta descubrit a quien 20, Muy rara ver sulro de constipacfin sequedad de vientre, 21. A veces he deseado mmuci ol hogar 22, Nadie parece comprend 2B. A voces tengo accesos anto que ne puede ¢ontrolar. A veces estoy poseido por espinitus dial nde prineipios. Varias voces a la semana me molesta Ia acider de estomago, A veces siento deseos de maldeci, ‘A menudo tengo pesadillas Me cuesta bastante eoncentrarme en tna tarea 0 trabaio He tenido muy peculiares y extranas experiencias. Raras veces me preceupe por mi salud 34, Nonca me he visto en difcultades a causa de mi condueta sexual ANEXO 431 55, 56. 51, 38. 59, 6, 62. 68. 65, Durante algin tiempe, cuando era joven, participé en pec roboa, ‘Tengo tos le mayor parte del tiempo, A veces siento deseos de romper cosas Hr tenido periodos de dias, semanas 0 meses en los que no podia preocuparme por Jas cosas, porque no tenia snimo pat Mi sueho es irregular, inquicto. Le mayor parte del tiempo parece dolerme la cabeza por todas partes. No digo siempre la verdad. Silos demie no la hubiersn tomado conmigo, hubisee tenido més res que Una vez als semana, © mas ¢ menudo, cuerpo sin couse aparent: ‘Tenge tan buens salud fisics como la mayor parte dem Prefiero hacerme el desentendida con amigos del calegio «| ras conocidas que na veo desde hace tiempo, a mene que ae hablen primero, Casi nunca he sufrido de dolores en el pecho 0 en el corazon, ‘En machae ceasiones me gustaria mas sentarme y sonar despier ‘to que hacer cualquier cosa Soy una persona sociable. ‘A monude he reeibido ordenes de alguien que no sabia tanto como yo. [No leo diariamente todos os artieulos principales de! diaria No he levado un tipe de vida adecuado y normal. ‘A menudo algunas partes de mi cuerpe tienen sensaciones de hhormigueo, quemazin, picazon o bien Ge quedarse wdormic Ami familia no le gusta el trakja que he elegide ie el trabajo que pienso elegir para mi futuro) Algunas veces persisto en una cosa o tema hasta que los demas pierden la paciencie conmigo. Me gustaria ser t Muy varas veces PPienso que una gran mayoria de gente exagera sus desgr evar le simpatia y ayuda de los demas. “Tengo molestias en ls boca del estomage casi a diario, Cuanda estay cosas extratas, Soy una porscna importante. Amenudo he deseada ser mujer. {0 si Ud. es mujer: rmolestade ser mujer Mie sentimientos no gon heridos oon f Me gusts leer novelas de amor. La mayor parte det tiempo siento 1 pare 96. 96, 0 98 APLICAG NBS DEL MMPI-2 leyes. \iugando} los animales. me gustaria el trabajo de guardabosques, vente que Ia vida vale la pena vivir, ccubir mucho para eonvencer a Ja mayor parte de i le verdad. ‘cuando dejo para manana lo que deberfa ha arte de la gente mentiria pare conseguir has cosas de las que me arvepiento luego, (Me arre- le ms cosas a 6 "mas Veeas. por portar- siento grandes deseos de hacer algo danino o chocente, sistir a reuniones o fiestas donde hay mucha alezri Me he encontrado eon problemas tan Ilens de postbilidades que ‘Ro he podide Hegar a una decision Creo que las mujeres deben tener tanta libertad sexual como Jos hombres Las luchas més encarnizadas las tengo conn Yo quiers mucha a mi padre. 10 le quise, 8 1 leis. fia 2 causa de espasmos o contrac museulares No parece importarme lo que me suceds A veces, evande no me siento bien, estoy irritable. mayor parte del tiempo me parece haber hecho algo malo 0 equivoende, Soy fe mpo. Veo a mi alrededor cosas, animales 0 personas que otras no ven, Parcce como si }a mayor parte del tiempo tuviers la cabeza cargads 0 lena de raidos, Hay algunas personas tan mandonas que me dan ganas de ha- cer le contrario de fo que quieren, aunque sepa gue tionen razén, ANEXO 433, 99. Alguien me Ia tine jurad 300, Nunes he hecho algo OL. A menudo siento come si ‘us te alrededor de mi cabeza 302, Alguna ver n us, n6, ny, us. ug) 20. 321 122. 128. 324. 126. 17. 138 128. re hace mal Frecuentemente no puiedo comprender por que he estado tan sgrafion » malhumerado, ‘Nonea he ‘No me preocupa contraer tna Me gusta recoger flores o eu tun favor, ida hogarena es tan agradal Me hieren profindamente Ias erticas y ls retos, Me gusta cocinar. Miconducte es ampli me rodean, controlada por Ins costumbres que 163, APLICACIONES DEL MMPL-2 siento que verdaderamente scy un insti. o era joven pertenccia a una banda que intentabe man= lunids como “carne y ui’ vida del mais alt ‘Me gustaria ser soldado, ‘eos de tomarm a puetazea con alguien, perdido ¢ desaprovechado ensas por no sa- 29. 1e me pidan consejo o que me interrumpan cuan- 0 estoy trabajando en algo importante. Solia llevar un diario personal Creo que se trame slgo contra mi En un juego o partida suclo mas ganar que perder. Casi todas jas noches me duermio con ideas 0 pensamientos molestos Durante los ultimos aiios he estado eano casi siempre. ‘Nunes he tenido un ataque o convulsion, Ahora no estoy subienda ni bajando de peso, Creo AA vecos siento que tengo que hacerme ditto a mi mismo o 6 al ‘au Me molest que alguien se haya burlado tan inteligentemente de mi que yo haya tenido que admitir que lo log No me canto faeilmente Me susta conocer alguna gente importante porque esto me hace Importante, nto miedo cuando miro hacia abajo desde un Ingar alta, No me sentiria nervioso si algun familiar taviera problemas con Ja ley Sélo me sionte feliz eusndo viaja de un bad para otro, Mees indiference lo que los demas piensen de ni. ‘Me siento ineomedo cusndo tongo que hacer una payasada en 1una reunién, ineluso sungue otros la estén haciendo. Nanca he tenido un desmayo o desvanecimiento Me gustaba ir al colegio, Frecuentemente tengo que esforuarme para soy timido Alguien ha intentando envenenarme, Las serpientes no me dan mucho miedo. demostrar que 164, 165. 166. 167. 168, 169. 170. am. v2 173. 174 315: 176, 17. 178. 179. 180. 181 182 188, 16 185. 186. 1s7 185, 389, 190. 391 192. 198 194 1396, 196. 197 198. 198. ANEXO 435, ‘Nunca o rara ver tengo mareos. [Mii memoria parece ser normal ‘Me preocupan los temas eoxuales, Me es dificil entablar une eonversacisn cuando recién eonuze 2elguien, He tenido epocas durante las cuslas he realizade actividades ‘que luego no reeordaba haber hecho, Cuando esiny aburride me gusta promover algo excitante. ‘Tengo miedo de volverme loco Estoy en contra de dar dinero a los meneligor Frecuentemente noto temblar mis manos cuando intente hacer algo. ‘Puedo leer mucho tiempo sin que se me cance ba vist ‘Me gusta leery estudiar acerea de lo que estoy trabajando, mayor parte de! tiempo, Muy pocas veces me duel Ia cabeza, Mis manes siguen sienée habiles. A.veces, cuanto estoy preocupado, comienze a sudat, Me desagrad: Muy pocas veces sverio desps ‘Me gustarfa ser mencs timido. No me da miedo manejar dinere Si fuers periodista me gustaris mucho infarmar sobre teatro Disfruto con muy diferentes clases de juegos 9 diversiones, ‘Me gusta flirtear eoquetear: Los mios me tratan mas como a un ‘Me gustaria ser periodista, ‘unea he tenide erupeiones en la piel que me hayan prescupa 6, hogares, en el mio hay poco amor © estoy Creo que me guste Normalmente Me gusta Isc jeupado por algo. bajo de contratista de ces sin saber de dénde vie eee eee 436 APLICACIONES DEL, MMPI — puede devolveyles el favor 201, Me gusta mucho eazar. 202. A menudo a mis padres les molest el tipa de amigos que tenia poco chismaso, 0 las dems personas. 205, Alguno de mis familiares tiene costambres que me molestan y fas 206. A veces ria facia, 207. Me gustaria pertenecer a vari siento eapaa de tomar decisiones con extraordinse lubes 0 asociaciones, corazén y potas veees se me 209, 10 he estado, DHL tbasada en e} deber y desde ute 212 algo, porque eso estaba 238, M pronto, 2M. ente de las normas fami M Al © snpatizen conmige i stay lan nervioso que ne puedo estar Ime preocupo por mi aparien 221, Sueno freeuen ia ensetiarse a los nifioe lo principal acerca de la vid se ' mejor guarderlas para 224, Tengo poros on 225, Mi modo de Tos domés, 226. Algunas veees, sin razén alguna, o ineluso cuando las cosas me Van mal, me siento feliz, Wlotando entre nubes" 227. Noculpo a nadie por tratar de apoderarse dé todo Jo que pueda en este mundo. 228. Hay pe Proyectoa, 228. He tenido momentos de nerviosismo que interrumpieron mis actividades. yen los que no aaa qué ecurria a mi alrededor, interpretado por nas que eetan i entando apropiarse de mis ideas y ANEXO 437) 200. No me cuesta pedir ayuda a mis amigos, incluso aunque cart Oe eee | 231. Me gusta esiar en un grupo en el que se hacen bro 282, En las eleccicnes, slgunas veces, vote ean muy poco, Me cuesta empezar 8 hacer cualquier eos, Siento que soy uns persona condenada nel colegia era lento para aprender. Si fuera artista me gustaria dibujar flores, Nome molesta ser poco elegente. 238, Transpiro muy féeilmente, ine 239. Soy una persona plenamente segura de si misma, 240. A.veces me es imposible vencer Is tentaeién de rabar 241. Es mas seguro no confiar en nadie. 242, Me excito mucho una vex por semana © eon mas frecuencia, 243. Cuando estay eon un grupo de gente, me altera tener ais fri, ‘A.veces me ha he deseado que le fuera 8 251. A menudo me ha dado la sensacion de que gente extraina meee taba mirando con ojos eriticos 252, Para mi tade tiene el mismo sabor o gusto, 253, Todos Jos dias tomo una eantidad excesivamente grande de agua. 254. Lamayor parte de la gente hace amigos porque es probs sean dies, No nozo que me zumhe, De voz en cuando sient mente quiero. Si fuera periodista me gustaria mucho informar cobre deportes Pueda dormir de dia, pero no de nec! Estoy seguro de que la gente habla de mi De cuando en cuando me divierten las bremas 0 chiste “verdes” ‘Comparado eon mis amigos, tengo muy pocos miedos, Puedo inicier una discusign, en un grupode pers tema que conoato. sobre un 438 APLICACIONES DEL MMPI 268, ley evando un erimina) sale fi la habibidad de un abogado astuto 264, el alcohol 268. eneral noe hablo a las personas hasta que elles me hie 266, ley 267. Tengo épocas en Tas que me siento mas animado que de costum bre sin que exists una razon especial 268. ‘Me gustaria no ser perturbado por pensatnientos sexusles, 269. Si varias personas se encuentran ineulpadas, lo mejor que pue- den hacer es ponerse de acuerdo en lo gue vena decit y no ean to despues, 270, No me molesta ver sufi 271, Cres que mi sensi agente En ningiin momento de mi vida me ha gustade jugar con mu ‘ls vida es tensién la mayor parte del tiempo. 74. Sey ton susceptible en algunos asantos que no puede hablar de nsa que la de la mayor de las que deberia, par en algunos, tacion dejando una cosa valiosa sin protegeria es tan eulpable del robo came quien Ja roba, 284. Pienso que casi todo el mundo diria une mentira para evitar problemas, 285, Soy mas sensible que la mayor‘e de la gente, 236, ne le desagrada interiormente dejar los demas, 287. Muchos ce mis suenos son sobre temas sexual. 288. Mis padres y familiares encuentran mas defectes en mai de los que deberi 289. Me aturdo fieilmente. 200, 70 y los negocios. 291. Nunca he estado enamorado de alguien, 282. Mehan asnstado ciertas cosas que han hecho algunos de mis fa 293, Casi nunea suetie, ANEXO 439 294, 296. 296. 297. 298, 299, 300. 01 3802. 503. 304 308. 306. 307. 308. 508. 320. su. 312 ‘A menudo me see Nunea he tenido pat brada en alguno de mis muse Algunas veces pierdo 0 se resfriado, ‘Mi padre o mi madre me oblizran frecuentemente a obedever, ineluso cuands yo pensaba que ello noera razauable A veces percibe olores ext No puedo concentrarme en una sola cosa ‘Tengo razones para sentirme celoso de uno o mas de mis farni- diares. estar Casi todo ol a causa de algo o alguien Me impacien! te Muchisimas veces me gustaria estar muerte Algunas veees me excita anoches, Sin duda sme corres Nadie parece conor 10 que me cuesta dormirme por las ume por mas cosas de las que antes de actuar, in me con alguna per- Con frecuencia siento coma si Ins cosas 0 fu La nica parte interesante de los diaries eF In ps chistes, ‘Tengo la costumbre de contar objetos sin importancia, como las bombillas de un letrero lurninose o cosas similares, Carezeo de enemigos que descen realmente hacerme dafo. Tiendo @ ponerme en guardis con aquellos que se muestran algo mas amablos de lo que yo esperaba ‘Tengo pensamientos extratios y originale Me ponge ansioso e inquieto cuando tengo que carte, Normalmente espero tener éxito en las eosas que hago. Oigo cosas extrafias cuando estoy sele, He tenido miedo de cosas 0 personas que sabia que no podian haverme dati. No me da miedo entrar solo a une habitaciin donde hay gente reunida hablando, ‘Me da miedo utilizar euchilloe u cbjetos muy afilados 0 pun. tiagudos, ‘Algunas veces gozo oon herir a personas que amo. es, sma de APLICACIONES DEL MO4PI-2 ANEXO aan 26 2. 328, 329, 320. Me resulta facil lograr que la gente me tenga miedo y eso me divierte ‘Tengo més dificulvad para concentrarme que la que otros pare cen tener, Varias veces he dejado de hacer algo por considerar insuficien: te mi habilidad Se me ocurren palabras feas, « veees horribles, y ne puedo de- Jarlas de lado, ‘Algunas veces me ronda en Is cabeza un pensamiento sin ‘mportancia y me molesta durante dias, algo que me asucta, weal grupo, e8 mas recido tan Henas de ‘ierlos peviodas mi mente parece trabajar mas despa cin que de castumbre. En micros, trenes, ‘Me gustan los ninos. Me gusta jugar y apostar, Sime dieran elo conversar con extranos. ‘que yo eorozca Cen frecuencia, Nada me hai Sime dier de otras pert ales porque puedo estar con gente. (os divertides para poder contarse- los a otros, 358, 357, 358, 359, 380. 361, 362 383. 364 368, 388 370. 371 272, 373, a4, 975, 376, 371, 378, 379, 381 382 388, 354, 385, 38. ‘Una o mas veees en mi vida sent’ que. ‘oes hipnetizindome, Me resulta dificil abandonar una tarea una vex que Generalionte no me invalucro en los ciismes que cuentan tos gue me rodean, A menudo han sentido celos de mis ideas porque no las penso- rn ates, ‘Me encanta estar con mucha gente (recitales, manifestaciones) rreceupa eneontrarme con extranos. ir mi mente. wes tienden a desaparocer 1 on amigos. ‘Tiendo a abando Me gusta mae sale mal te pienso, Ue Fuer2as que 1s y reuniones sociales srenecer al sexo epueste. No me enojo faeilmente He hecho algunas casas malas en el pasado gue no te las conte nadie, [La mayoria de la gente puede hacer cosas incorrectas con tal de lograr su propo ‘Me pongo nervioso cuando la gente me hace preguntas perso- rales. ‘Me sienta incapaz de planificar mi futuro, Ble desagrada mi forma de ser Generalmente me engjo cuande amigos ¢ famil consejos. | Me golpearon mucho euande era chin. | Me moleste cuando ls genie me elogia ‘Me disgusta escuchar a la gente que da sus opiniones acorea de Ja vide ‘A menudo he tenido desacuerdes s ‘Se que pueda Ta ayuda de ‘Me gustaba jugar “a la mama” o“al paps” cuando No le tengo miedo ab fuege, ‘Muchas veecs me he alejade de alguna percona por te cir hacer algo de lo que despues podria arrepentirme. nn gente amine cuands las co 442, LICACIONES DEL MMPL2 387, 888 289, 390, 391. 292, 393. 394. 00, 401, 402, 403, 404, 405, 406. 407. 408, 409, 410. an. 412, 413, a4 18, 416. 417. 418 ‘Sélo puedo expresar lo que realmente siento cuando bobo, jez vengo momentos de depresidn (de bajoneo} icho con frecuencia que tengo mal earacter nas personas. ‘Me siento ineapaz de contarle a alguien todas mis cosas, Le tengo miedo a los reldmpagos. Me gusta que los demas estén intrigados aceres deo que voy « hacer ‘Algunas veces me ha pareeide a 1 modo que no pod jedo estar solo en veces me ha que alguien se equivocara, Jes tormentas con mucho vi io coneojos a otras personas. raasiado incierto para que una persona haga pla las dificultades se aeumula. - cuando todo me sale bien, siento que nada serio Ins preocupaciones que me euesta eaes melas de la cabeza, Me molesta que ime observe cuando trabajo aungve Jo hago A menudo me que alguien trate de "eolarse” de Jante mio en ur tengo que decirle algo, A.veces pienso que ne Cuando era chico, me bi Une o varios de mis igo para nada. ‘a rabons” en Ja escuela es som muy nerviosos 3m con personas groseras o inopor- Me preveupo bastante par posibles deseracias, ‘Tengo opiniones politicas muy definidas ‘Me gustaria ser corredor de automovilismo. Es correcto bordear los limites de ia ley can tal de no violarla claramente ANEXO 493, 419. 20, 421, 422, 428, fen me apasionaba lo emoctonai ‘me esfuerzo par ceniventa a ms 424. esta que me mire gente desconorida, en 438, 426, 421. 428. de moda de pensar aeerea de mi tra 429, las para dormir, a no ser por order 430. mnente Iamenta tener mal eardeter o ser tan pro. 431 ., mis califfeaciones en condueta fueron general 482, 433, fuego. fen une situactin dif probablemente ne me va a perjudi cultades junto can varios amigos que fueran antes que 434 Cuando um hombre esta con una mujer, eneralmente esta pen sando cosa’ relacionades con el sexo de ells 437, Goneralmente “Ie habla claro” a la gente que esi corregir 9 mejortr. 498, Me aterroriza la idea de un terremoto. 499, Rapidamente me convenzo por eo 440, Generalmente hago las cosas por alguien que me dig 441. Siento miedo euando estoy en un lugar pequeno y cerrads 442, Admito que a veces me he preoeupado sin motive alguno por co ‘sas que no valfan Ia pena. 448. No rato de disimular mi pobre opinién o léstime sobre algunas personas. 464. Soy una persons de una gr on, Le eee eee 444 APLICACIONES DEL MaIPL2 445, Freeuentemente he trabajado a las drdenes de personas que parecen haber azreglado jas eosas de tal {que reciben el reconocimi atribayen los errores a sus subordinados 446, A veces me es dificil defender mis derechos por ser tan reservado 441, La suciedad me espania o me disgusta, 448. Vivo una vida de ensuenos, acerca de Ia cual no digo nada a ns- a 449. 19 tienen mal eardetor. 450. yuna cosa. 45), o culpable porque he fingide mayor 3 Por regia genera) defiendo con tenacidad mis opiniones. as ara, futuro carece de exporanza Me pone de mal humor que la gente me apure. No tengo miedo a Jos ratones. Varias veces a Ja semana siento como si fiers a suoeder algo pantozo, ‘Me siento cansade una buena parte del tiempo ‘Me gusta arveglar las eerraduras de las puertas. Algunas veces estoy seguro de que otre puede decir la que estoy ler temas cientificos, ‘Temo estar cela en Ingares amplios y abiertos, Algunas veces me siento al horde de una crisis nerviose Muchas personas cienen mala conducta sexual ‘A menudo he eentido miedo en plena noche. Me molesia mucho olvidarme donde pongo las cosas, La persona hacia quien sentia mas afecto y admiracion cuando fra nino, fue una mujer madre, hermana, tia u otra maj. Me gustan mas las historias de aventuras que las romanticas, A veces me confunde y no se qué decir Soy una persona poeo agradable, ‘Me gustan los deportes fuertes come fitbol 0 rugby. ANEXO 445 EE Ee eee eee Hee eee eee eee eee cece 508, 504 508. 508, 507. 508, 508, 510, BIL Biz, ‘Algunas personas piensan que es dificil conacerme, saber como 203, Paso mucho tiempo a solas. Me gusta que la gente eonozea mi punto de vista cuando cogas que me en Me cuesta tomar decisiones Soy tuna persona poco alzactiva La gonte es poco amabie conmigo. ‘A veces siento que no sey tan bueno como los dems. Soy “eabuza dura” ‘Me gusts fomar marthoana, ‘La enfermedad mental es signo de del "Tengo problema con Ja droga 0 el al Los fantasmas para bien 0 ‘Me siento deta ante ‘Trato de eer p Cupnde ti por Ia forma de ser de ul cuando estoy enfermo. ‘Aunque soy po 1 puiede hacer nada para me Conversar acerea de los problemas es mas util que tr dios para resalverlos zados uno 0 varios malos hsbitos Me disgusta tanto lo que hago dis de hacerlo He pensaco en svicidarme Realmente me encjo cusndo A menudo sie: ‘Me pongo nervioso: tant. ‘Dicen que come rouy rai Por lo menos ana vex por semana me emborrache ‘Tuve un pérdida afectiva importante en mi vide que no puedo olvidar rrampen mi trabajo APLICACIONES DEL MMPL2 540. 541 542, ‘A vecos me enejo tanto que no 86 lo que digo 6 lo que hag. ‘Me euesta decir “no” cuando me piden que haga azo. Solo soy feliz cuando estoy aol, yssin sentido, ‘Me cuesta conservar un trabajo, Cometé muchos errorcs en mi vida ‘Me enojo conmigo mistuc por ser tan generoso con los demas, Ultimamente he pensado mucho en quitarmne is vida, Me ayrada ayudar a otros por qué rar. cotas de la miama manera. vente con la que trabajo no haga es asus parejas, jamente, perdi las ganas de preoeaparme por mis probe Hubo ocasiones on las que me enoié y rompi cosas por haber be- bido mucho, sor cuando tengo plazos bien dofinidos, He Hlegado a enfurecerme tanto con alguien que cref que iba a ostallar A vores tengo malos pensamientos sobre mi familia La gente me dice que tengo problemas con el aleohol, pero yo no estoy de aeuerde, ‘Tengo poco tiempo pura poder haver las cosas que debe. Ultimamente, pienso mucho en la muerte y “el mis Guardo cosas que nunca uso. He estado tan engjado que Tlegus a golpear y lnstimar a una persona, ANEXO 447 En todo Jo que hago, siento que me estén tomando examen, Estoy bastante alejade de mis famifiares aetualmen te A vetes siento que escuchan Jo que estay pensande. Cuando estoy triste, me hace bien visitar amigos. Siento que Jo que me esta pasando ahora va me sucedio antes, Cuando tengo problemas serios, siento ganas de salir c rriendo, Me da miedo entrar a una habitacién oscura, atin en mi propia >is companeros de trabajo entiencen muy poco mis problemas, Estoy conforme con el dinero que gano. Generalmente tengo suficiente energia para camplir con mis taroas, Me resulta ceptar elogios. En la Tos maatrimonios, una de las personas 6 arm: bas gon poco feces: Casi nunca pire] eontral. ‘Me cuesta mucho esfverza recordar Si me siento triste. trabajo ma. La mayor parte de jos raatrimoni ‘enamorados uno del otro. tue me dicen,