Está en la página 1de 60

1

2

3 Septiembre - Diciembre de 2014 Director : Fr. Edwin Alvarado Segura, OFM Ministro Provincial

3

Septiembre - Diciembre de 2014

Director:

Fr. Edwin Alvarado Segura, OFM Ministro Provincial

Diseño:

Fr. Henri David Morales, OFM Secretario Auxiliar y Encargado de la Oficina de Publicación

Diagramación:

Fr. Henri David Morales, OFM Secretario Auxiliar y Encargado de la Oficina de Publicación

Redacción y Distribución:

Curia Provincial Franciscana 7a. Av. 27-03, Zona 12 01012 Guatemala Tel (502) 24424119 Fax (502) 24763729 Web: www.ofm-ca.org Email: curiaofmguate@yahoo.com

4

Contenido

5 • Editorial NuestraProvincia NuestraIglesía 36 • Introducción General Juan 3, 1-21 10 • Carta
5
Editorial
NuestraProvincia
NuestraIglesía
36
• Introducción General
Juan 3, 1-21
10
• Carta Apostólica
Para la vida Consagrada.
• Contemplas con ojos
38
de Misericordia al hermano
que peca.
16
• El perfume de la pecadora.
16
• Celebración eucarística
Nuestra Señora de Guadalupe
17
• Mensaje Urbi et Urbi
17
• Mensaje para la Jornada
Mundial del Migrante.
CuriaProvincial
EstaEdición
18
• La Piedra y los Ladrilos.
44
• Saludo y Mensaje delMinistro
provincial.
Carta Apostólica del Santo
Padre Francisco a todos los
Consagrados con ocasión del
año de la Vida Consagrada.
47
• Mensaje, Ministro provincial
49
• Seguromédicoprovincial
NuestraOrden
52
• Nombramiento Presidente
de la Fundación La Santa Cruz
22
53
E spero que
• Comunicadodel Tiempo
Septiembre 2014
• Encuentro Comisarios
Tierra Santa.
«desperteís al
25
• Vivamos como discípulos y
Misioneros de Cristo.
mundo», porque
26
la nota que caracteriza
la vida consagrada es
la profecía. Esta es la
• ComunicadoTiempoFuerte
Noviembre 2014
29
• Seguir la doctrina y las huellas
de nuestro Señor Jesucristo.
30
prioridad que ahora se
nos pide: «Ser profetas
como Jesús ha vivido
• Mensaje dia mundial de la
Lucha contra el sida
CaminarProvincial
32
• Sollemnitas Nativitatis
Domini Nostri Jesu Christi
54
• Mini Noticiero
Octubre 2014
en esta tierra
Un
55
• Mini Noticiero
religioso nunca
debe renunciar a la
profecía»
Noviembre 2014
57
• Mini Noticiero
Diciembre 2014
Fr. Henri David Morales, OFM
Secretario Auxiliar y Encargado de la
Oficina de Publicaciòn
DIAGRAMACIÓN
Fr. Henri David Morales , OFM
Secretario Auxiliar y Encargado de la
Oficina de Publicaciòn
DISEÑO
Boletín Provincial
Sep - Dic. 2014
www.ofm-ca.org
Fr. EdwinAlvarado Segura,OFM
Ministro Provincial
DIRECTOR
Curia Provincial Franciscana
7a Avenida 27-03, Zona 12
01012 Guatemala
Tel: +(502)2442-4119
Fax: +(502) 2476-3729
Email: curiaofmguate@yahoo.com
REDACCIÓN Y DISTRIBUCIÓN
Fr. Henri David Morales , OFM
Secretario Auxiliar y Encargado de la
Oficina de Publicaciòn
FOTOGRAFÍA
Email: curiaofmguate@yahoo.com
REDACCIÓN Y DISTRIBUCIÓN
Nuestra Fraternidad - Boletín es una publicación trimestral. Todos los derechos reservados. Se prohíbe la
reproducción parcial o total de este material por cualquier medio impreso o electrónico sin el permiso previo de la
Provincia Franciscana Nuestra Señora de Guadalupe en Centroamérica y Panamá

Editorial

Estimados hermanos de la Provincia N.S. de Guadalupe de C.A., Panamá y Haití

PAZ Y BIEN

Por este medio quiero llegar a cada uno de ustedes, con espíritu muy agradecido, ante la actitud de obe- diencia y disponibilidad franciscana, al responder con buen agrado a nuestra primera llamada como Defi- nitorio provincial, solicitando sus servicios fraternos; significando para algunos el traslado de lugar, asu- miéndolo con mucha generosidad y confianza en el Señor.

También lo hago con un corazón festivo, ya que nos hemos podido reunir como Definitorio, los días del 9 al 13 de diciembre en la sede de la curia provincial junto con los presidentes y secretarios de comisiones provinciales, para hacer el traspaso de una manera

fraterna, teniendo muy presente el marco operativo del Proyecto provincial.

Pudimos contar también con la presencia de los her- manos ex ministros provinciales, Fr. Damián Muratori, Fr. Ignacio Urbina, Fr. Víctor Aguilar, (lastimosamen- te Fr. Ernesto Palma no pudo estar) y Fr. Saúl Flores a quien le dejamos su tiempo de merecido descanso, quienes fueron convocados para aportar a la reflexión sobre el mandato del Capítulo Provincial/2014 de:

QUE LA PROVINCIA ENTRE EN UN SERIO PROCESO DE REDIMENSIONAMIENTO.

Iniciamos la reflexión, con una motivación de mi par- te, un trabajo en grupos (con la estadística última de los hermanos que somos en la Provincia, que verán adjunta a la tabla de familia) y estudio del subsidio sobre el Redimensionamiento ofrecido de parte de la Orden, (Roma 2011) respondiendo al mandato N° 47 del Capítulo general 2009. Documento que llegará a todas las fraternidades. En él, se nos presentan los ob- jetivos, que guiarán nuestro proceso Provincial:

5

“En verdad,en verdad os digo que si el grano de trigo no cae en tierra
“En verdad,en verdad os digo
que si el grano de trigo no cae en
tierra y muere, queda él solo; pero
si muere, produce mucho fruto” .
San Juan 12, 24

a. Promover la calidad de la vida evangélica y el

6 testimonio de los hermanos y las fraternidades.

b. Dar nuevo dinamismo a la vida evangélica y mi-

sionera, abriendo espacios a las energías jóvenes, para formas de “nueva evangelización” y para re- lanzar las misiones ad gentes.

c. Acoger las provocaciones o urgencias que vie-

nen del mundo de hoy, al cual la Orden quiere poner más atención, y a la lectura de los “signos de los tiempos y de los lugares”. Por lo tanto, hay necesidad de “fraternidades nuevas”.

De mi parte –a título personal- agregaría: d. “Retribuir al Señor, el don de las vocaciones que nos vienen, para ser generosos con la Orden y apoyar sus proyec- tos misioneros en el mundo”.

Fr. Gerardo Moore, moderador para la formación permanente. Fr. Mauro Iacomelli, por parte del equipo de vida y oración.

Agradezco a los miembros de la Comisión su acepta- ción y trabajo; pidiéndoles que nos preparen un ca- mino, un proyecto para iniciar lo más pronto y nos lo presenten en el Definitorio que tendremos en El Sal- vador del 10 al 14 de febrero/2015.

Así, haciendo uso de las instancias de animación pro- vincial, como la reunión de guardianes, los capítulos locales, la reuniones regionales y el contenido del subsidio de la formación permanente y un posible congreso de Guardianes que nos permitirá responder a los aportes de todos los hermanos, en vista a tomar decisiones concretas lo más pronto posible.

Por lo que, después de escuchar las opiniones sur- gidas en este encuentro, el Definitorio provincial ha tenido a bien, nombrar oficialmente la comisión que impulsará el Redimensionamiento, integrada por:

Además, queremos responder al desafío sobre la for- mación en la Fundación de Haití, que nos planteó el Capítulo provincial octubre/2014, y queremos dar el paso de abrir el noviciado en Haití para los hermanos, superando las dificultades migratorias y consolidar el

Fr.

Jesús Gómez, vicario provincial (coordinador).

proceso formativo.

Fr.

German Tax, Definidor provincial.

Fr. Jesús Gómez, vicario provincial (coordinador). proceso formativo. Fr. German Tax, Definidor provincial.

Por mi parte, estaré del 6 al 10 de Enero en Haití, para ver el lugar de la casa para el noviciado que se abrirá en julio 2015, me acompañará Fr. José Contrán, para que tenga contacto con esta realidad y la vida de los Hermanos; posteriormente lo hará Fr. René Flores, como parte del Gobierno provincial, quien irá a im- partir los ejercicios espirituales.

Creo que debemos responder a Haití como Haití ha respondido a las voz de San Francisco de Asís, un ca- mino que nos hará celebrar a mediados del año 2015 la primera Ordenación Sacerdotal del primer herma- no franciscano haitiano Fr. Lebien Meril, de la Funda- ción de la Santa Cruz, y un hermano para el Diacona- do Fr. Julmus Igais.

Igualmente, mantenemos en pie la solicitud presen- tada de los hermanos formadores al Capítulo provin- cial octubre/2014, de trasladar el noviciado del actual lugar en Guatemala, que como Definitorio hemos considerado oportuno que sea en Diriamba, Nicara- gua, para el año 2016.

En la reunión del Definitorio tuvimos la oportunidad de ver el diseño de cómo será la nueva sede de la Cu- ria Provincial, que se ubicará en el actual Eremo San

Damián, Puerta Parada, Guatemala. Teniendo presen- te que para un traslado de sede, se necesita el permi- so del Ministro general, yo mismo lo llevaré y presen- taré al Ministro general en el curso para los nuevos Ministros provinciales en la Curia General del 19 al 29 de enero 2015.

En este saludo, les expreso mis sentimientos de ale- gría y agradecimiento al Señor, por este momento que está atravesando la Provincia. El “Redimensiona- miento” es en el lenguaje moderno, hacia dónde nos quiere conducir el Espíritu de Dios.

Les deseo una feliz navidad y un año nuevo 2015 lle- no de bendiciones.

Que el Señor les bendiga y les de su paz. Fraternalmente,

Que el Señor les bendiga y les de su paz. Fraternalmente, Fr. Edwin Alvarado Segura, OFM

Fr. Edwin Alvarado Segura, OFM Ministro provincial

7

Que el Señor les bendiga y les de su paz. Fraternalmente, Fr. Edwin Alvarado Segura, OFM

8

Nuestra

Iglesia

9

Nuestra Iglesia

10 CartaApostólica del Santo Padre en el año de la Vida Consagrada

Queridas consagradas y queridos consagrados

Os escribo como Sucesor de Pedro, a quien el Señor

Jesús confió la tarea de confirmar a sus hermanos en

la fe (cf. Lc 22,32), y me dirijo a vosotros como herma-

no vuestro, consagrado a Dios como vosotros. Demos gracias juntos al Padre, que nos ha llamado a seguir a Jesús en plena adhesión a su Evangelio y en el servicio de la Iglesia, y que ha derramado en nuestros corazones el Espíritu Santo que nos da alegría y nos hace testimoniar al mundo su amor y su misericordia.

He decidido convocar un Año de la Vida Consagrada haciéndome eco del sentir de muchos y de la Con- gregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, con motivo del 50 aniversario de la Constitución dogmática Lumen Gen- tium sobre la Iglesia, que en el capítulo sexto trata de los religiosos, así como del Decreto Perfectae caritatis sobre la renovación de la vida religiosa. Dicho Año co- menzará el próximo 30 de noviembre, primer Domin- go de Adviento, y terminará con la fiesta de la Presen- tación del Señor, el 2 de febrero de 2016.

Después de escuchar a la Congregación para los Ins- titutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, he indicado como objetivos para este Año

los mismos que san Juan Pablo II propuso a la Iglesia

a comienzos del tercer milenio, retomando en cierto

modo lo que ya había dicho en la Exhortación apos- tólica postsinodal Vita consecrata: «Vosotros no so- lamente tenéis una historia gloriosa para recordar y contar, sino una gran historia que construir. Poned los ojos en el futuro, hacia el que el Espíritu os impulsa para seguir haciendo con vosotros grandes cosas» (n.

110).

I . Objetivos para el Año de la Vida Consa- grada.

1. El primer objetivo es mirar al pasado con gratitud. Cada Instituto viene de una rica historia carismática.

En sus orígenes se hace presente la acción de Dios que, en su Espíritu, llama a algunas personas a seguir de cerca a Cristo, para traducir el Evangelio en una particular forma de vida, a leer con los ojos de la fe los signos de los tiempos, a responder creativamente a las necesidades de la Iglesia. La experiencia de los co- mienzos ha ido después creciendo y desarrollándose, incorporando otros miembros en nuevos contextos geográficos y culturales, dando vida a nuevos modos de actuar el carisma, a nuevas iniciativas y formas de caridad apostólica. Es como la semilla que se convier- te en un árbol que expande sus ramas. Es oportuno que cada familia carismática recuerde este Año sus inicios y su desarrollo histórico, para dar gracias a Dios, que ha dado a la Iglesia tantos dones, que la embellecen y la preparan para toda obra bue- na (cf. Lumen gentium, 12).

Poner atención en la propia historia es indispensable para mantener viva la identidad y fortalecer la uni- dad de la familia y el sentido de pertenencia de sus miembros. No se trata de hacer arqueología o cultivar inútiles nostalgias, sino de recorrer el camino de las generaciones pasadas para redescubrir en él la chis- pa inspiradora, los ideales, los proyectos, los valores que las han impulsado, partiendo de los fundadores y fundadoras y de las primeras comunidades. También es una manera de tomar conciencia de cómo se ha vi- vido el carisma a través de los tiempos, la creatividad que ha desplegado, las dificultades que ha debido afrontar y cómo fueron superadas. Se podrán descu- brir incoherencias, fruto de la debilidad humana, y a veces hasta el olvido de algunos aspectos esenciales del carisma. Todo es instructivo y se convierte a la vez en una llamada a la conversión. Recorrer la propia historia es alabar a Dios y darle gracias por todos sus dones.

Le damos gracias de manera especial por estos últi- mos 50 años desde el Concilio Vaticano II, que ha re- presentado un «soplo» del Espíritu Santo para toda la Iglesia. Gracias a él, la vida consagrada ha puesto en marcha un fructífero proceso de renovación, con sus luces y sombras, ha sido un tiempo de gracia, marca- do por la presencia del Espíritu.

Que este Año de la Vida Consagrada sea también una ocasión para confesar con humildad, y a la vez con gran confianza en el Dios amor (cf. 1 Jn 4,8), la propia fragilidad, y para vivirlo como una experiencia del amor misericordioso del Señor; una ocasión para proclamar al mundo con entusiasmo y dar testimo- nio con gozo de la santidad y vitalidad que hay en la mayor parte de los que han sido llamados a seguir a Cristo en la vida consagrada.

2. Este Año nos llama también a vivir el presente con pasión. La memoria agradecida del pasado nos impulsa, escuchando atentamente lo que el Espíritu dice a la Iglesia de hoy, a poner en práctica de manera cada vez más profunda los aspectos constitutivos de nuestra vida consagrada.

Desde los comienzos del primer monacato, hasta las actuales «nuevas comunidades», toda forma de vida consagrada ha nacido de la llamada del Espíritu a se- guir a Cristo como se enseña en el Evangelio (cf. Per- fectae caritatis, 2). Para los fundadores y fundadoras, la regla en absoluto ha sido el Evangelio, cualquier otra norma quería ser únicamente una expresión del Evangelio y un instrumento para vivirlo en plenitud. Su ideal era Cristo, unirse a él totalmente, hasta poder decir con Pablo: «Para mí la vida es Cristo» (Flp 1,21); los votos tenían sentido sólo para realizar este amor apasionado.

La pregunta que hemos de plantearnos en este Año es si, y cómo, nos dejamos interpelar por el Evangelio; si este es realmente el vademecum para la vida co- tidiana y para las opciones que estamos llamados a tomar. El Evangelio es exigente y requiere ser vivido con radicalidad y sinceridad. No basta leerlo (aunque la lectura y el estudio siguen siendo de extrema im- portancia), no es suficiente meditarlo (y lo hacemos con alegría todos los días). Jesús nos pide ponerlo en práctica, vivir sus palabras.

Jesús, hemos de preguntarnos aún, ¿es realmente el primero y único amor, como nos hemos propuesto

cuando profesamos nuestros votos? Sólo si es así, po- demos y debemos amar en la verdad y la misericordia

a toda persona que encontramos en nuestro camino,

porque habremos aprendido de él lo que es el amor

y cómo amar: sabremos amar porque tendremos su mismo corazón.

Nuestros fundadores y fundadoras han sentido en sí la compasión que embargaba a Jesús al ver a la mul- titud como ovejas extraviadas, sin pastor. Así como Jesús, movido por esta compasión, ofreció su palabra,

curó a los enfermos, dio pan para comer, entregó su propia vida, así también los fundadores se han pues- to al servicio de la humanidad allá donde el Espíritu les enviaba, y de las más diversas maneras: la inter- cesión, la predicación del Evangelio, la catequesis, la educación, el servicio a los pobres, a los enfermos La fantasía de la caridad no ha conocido límites y ha sido capaz de abrir innumerables sendas para llevar el aliento del Evangelio a las culturas y a los más diver- sos ámbitos de la sociedad.

11

El Año de la Vida Consagrada nos interpela sobre la fidelidad a la misión que se nos ha confiado. Nues- tros ministerios, nuestras obras, nuestras presencias, ¿responden a lo que el Espíritu ha pedido a nuestros fundadores, son adecuados para abordar su finalidad en la sociedad y en la Iglesia de hoy? ¿Hay algo que hemos de cambiar? ¿Tenemos la misma pasión por nuestro pueblo, somos cercanos a él hasta compartir sus penas y alegrías, así como para comprender ver- daderamente sus necesidades y poder ofrecer nues- tra contribución para responder a ellas? «La misma generosidad y abnegación que impulsaron a los fun- dadores – decía san Juan Pablo II – deben moveros a vosotros, sus hijos espirituales, a mantener vivos sus carismas que, con la misma fuerza del Espíritu que los ha suscitado, siguen enriqueciéndose y adaptándose, sin perder su carácter genuino, para ponerse al servi- cio de la Iglesia y llevar a plenitud la implantación de su Reino».[1]

Al hacer memoria de los orígenes sale a luz otra di- mensión más del proyecto de vida consagrada. Los fundadores y fundadoras estaban fascinados por la unidad de los Doce en torno a Jesús, de la comunión que caracterizaba a la primera comunidad de Jeru- salén. Cuando han dado vida a la propia comunidad, todos ellos han pretendido reproducir aquel modelo evangélico, ser un sólo corazón y una sola alma, gozar de la presencia del Señor (cf. Perfectae caritatis, 15).

Vivir el presente con pasión es hacerse «expertos en comunión», «testigos y artífices de aquel “proyecto de comunión” que constituye la cima de la historia del hombre según Dios».[2] En una sociedad del enfren- tamiento, de difícil convivencia entre las diferentes culturas, de la prepotencia con los más débiles, de las desigualdades, estamos llamados a ofrecer un mode- lo concreto de comunidad que, a través del reconoci- miento de la dignidad de cada persona y del compar- tir el don que cada uno lleva consigo, permite vivir en relaciones fraternas. Sed, pues, mujeres y hombres de comunión, haceos presentes con decisión allí donde hay diferencias y tensiones, y sed un signo creíble de la presencia del

Espíritu, que infunde en los corazones la pasión de 12 que todos sean uno (cf. Jn 17,21). Vivid la mística del encuentro: «la capacidad de escuchar, de escuchar a las demás personas. La capacidad de buscar juntos el camino, el método»,[3] dejándoos iluminar por la re- lación de amor que recorre las tres Personas Divinas (cf. 1 Jn 4,8) como modelo de toda relación interper- sonal.

3. Abrazar el futuro con esperanza quiere ser el tercer objetivo de este Año. Conocemos las dificultades que afronta la vida consagrada en sus diversas formas: la disminución de vocaciones y el envejecimiento, sobre todo en el mundo occidental, los problemas econó- micos como consecuencia de la grave crisis financiera mundial, los retos de la internacionalidad y la globa-

lización, las insidias del relativismo, la marginación y

la irrelevancia social

Precisamente en estas incerti-

dumbres, que compartimos con muchos de nuestros contemporáneos, se levanta nuestra esperanza, fruto de la fe en el Señor de la historia, que sigue repitien- do: «No tengas miedo, que yo estoy contigo» (Jr 1,8).

La esperanza de la que hablamos no se basa en los números o en las obras, sino en aquel en quien hemos puesto nuestra confianza (cf. 2 Tm 1,12) y para quien «nada es imposible» (Lc 1,37). Esta es la esperanza que no defrauda y que permitirá a la vida consagrada se- guir escribiendo una gran historia en el futuro, al que debemos seguir mirando, conscientes de que hacia él es donde nos conduce el Espíritu Santo para conti- nuar haciendo cosas grandes con nosotros.

No hay que ceder a la tentación de los números y de la eficiencia, y menos aún a la de confiar en las pro- pias fuerzas. Examinad los horizontes de la vida y el momento presente en vigilante vela. Con Benedicto XVI, repito: «No os unáis a los profetas de desventuras que proclaman el final o el sinsentido de la vida con- sagrada en la Iglesia de nuestros días; más bien reves- tíos de Jesucristo y portad las armas de la luz – como exhorta san Pablo (cf. Rm 13,11-14) –, permanecien- do despiertos y vigilantes».[4] Continuemos y reem- prendamos siempre nuestro camino con confianza en el Señor.

Me dirijo sobre todo a vosotros, jóvenes. Sois el pre- sente porque ya vivís activamente en el seno de vues- tros Institutos, ofreciendo una contribución deter- minante con la frescura y la generosidad de vuestra opción. Sois al mismo tiempo el futuro, porque pron- to seréis llamados a tomar en vuestras manos la guía de la animación, la formación, el servicio y la misión. Este año tendréis un protagonismo en el diálogo con la generación que os precede. En comunión fraterna,

podréis enriqueceros con su experiencia y sabiduría, y

al mismo tiempo tendréis ocasión de volver a propo-

nerle los ideales que ha vivido en sus inicios, ofrecer la pujanza y lozanía de vuestro entusiasmo, y así de- sarrollar juntos nuevos modos de vivir el Evangelio y respuestas cada vez más adecuadas a las exigencias del testimonio y del anuncio.

Me alegra saber que tendréis oportunidades para re-

uniros entre vosotros, jóvenes de diferentes Institu- tos. Que el encuentro se haga el camino habitual de

la comunión, del apoyo mutuo, de la unidad.

II - Expectativas para el Año de la Vida Consagrada

¿Qué espero en particular de este Año de gracia de la Vida Consagrada?

1. Que sea siempre verdad lo que dije una vez: «Don- de hay religiosos hay alegría». Estamos llamados a ex- perimentar y demostrar que Dios es capaz de colmar nuestros corazones y hacernos felices, sin necesidad de buscar nuestra felicidad en otro lado; que la au- téntica fraternidad vivida en nuestras comunidades alimenta nuestra alegría; que nuestra entrega total al servicio de la Iglesia, las familias, los jóvenes, los ancianos, los pobres, nos realiza como personas y da plenitud a nuestra vida.

Que entre nosotros no se vean caras tristes, personas descontentas e insatisfechas, porque «un seguimien-

to triste es un triste seguimiento». También nosotros,

al igual que todos los otros hombres y mujeres, senti-

mos las dificultades, las noches del espíritu, la decep- ción, la enfermedad, la pérdida de fuerzas debido a la vejez. Precisamente en esto deberíamos encontrar la «perfecta alegría», aprender a reconocer el rostro de Cristo, que se hizo en todo semejante a nosotros, y sentir por tanto la alegría de sabernos semejantes a él, que no ha rehusado someterse a la cruz por amor nuestro.

En una sociedad que ostenta el culto a la eficiencia, al estado pletórico de salud, al éxito, y que margina

a los pobres y excluye a los «perdedores», podemos

testimoniar mediante nuestras vidas la verdad de las palabras de la Escritura: «Cuando soy débil, entonces soy fuerte» (2 Co 12,10).

Bien podemos aplicar a la vida consagrada lo que es- cribí en la Exhortación apostólica Evangelii gaudium, citando una homilía de Benedicto XVI: «La Iglesia no

crece por proselitismo, sino por atracción» (n. 14). Sí,

la vida consagrada no crece cuando organizamos be-

llas campañas vocacionales, sino cuando los jóvenes que nos conocen se sienten atraídos por nosotros, cuando nos ven hombres y mujeres felices.

Tampoco su eficacia apostólica depende de la efi- ciencia y el poderío de sus medios. Es vuestra vida la que debe hablar, una vida en la que se trasparenta la alegría y la belleza de vivir el Evangelio y de seguir a Cristo.

Repito a vosotros lo que dije en la última Vigilia de Pentecostés a los Movimientos eclesiales: «El valor de la Iglesia, fundamentalmente, es vivir el Evangelio y dar testimonio de nuestra fe. La Iglesia es la sal de la tierra, es luz del mundo, está llamada a hacer presente en la sociedad la levadura del Reino de Dios y lo hace ante todo con su testimonio, el testimonio del amor fraterno, de la solidaridad, del compartir» (18 mayo

2013).

2. Espero que «despertéis al mundo», porque la nota que caracteriza la vida consagrada es la profecía. Como dije a los Superiores Generales, «la radicalidad

evangélica no es sólo de los religiosos: se exige a to- dos. Pero los religiosos siguen al Señor de manera es- pecial, de modo profético». Esta es la prioridad que ahora se nos pide: «Ser profetas como Jesús ha vivido

en esta tierra

profecía» (29 noviembre 2013).

Un religioso nunca debe renunciar a la

El profeta recibe de Dios la capacidad de observar la

historia en la que vive y de interpretar los aconteci- mientos: es como un centinela que vigila por la noche

y sabe cuándo llega el alba (cf. Is 21,11-12). Conoce a Dios y conoce a los hombres y mujeres, sus hermanos

y hermanas. Es capaz de discernir, y también de de-

nunciar el mal del pecado y las injusticias, porque es libre, no debe rendir cuentas a más amos que a Dios, no tiene otros intereses sino los de Dios. El profeta está generalmente de parte de los pobres y los inde- fensos, porque sabe que Dios mismo está de su parte.

Espero, pues, que mantengáis vivas las «utopías», pero que sepáis crear «otros lugares» donde se viva la lógi- ca evangélica del don, de la fraternidad, de la acogida de la diversidad, del amor mutuo. Los monasterios, comunidades, centros de espiritualidad, «ciudades», escuelas, hospitales, casas de acogida y todos esos lu- gares que la caridad y la creatividad carismática han fundado, y que fundarán con mayor creatividad aún, deben ser cada vez más la levadura para una sociedad inspirada en el Evangelio, la «ciudad sobre un monte» que habla de la verdad y el poder de las palabras de Jesús.

A

veces, como sucedió a Elías y Jonás, se puede tener

la

tentación de huir, de evitar el cometido del profeta,

porque es demasiado exigente, porque se está can-

sado, decepcionado de los resultados. Pero el profeta sabe que nunca está solo. También a nosotros, como

a Jeremías, Dios nos asegura: «No tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte» (1,8).

13

3. Los religiosos y las religiosas, al igual que todas las demás personas consagradas, están llamadas a ser «expertos en comunión». Espero, por tanto, que la «espiritualidad de comunión», indicada por san Juan Pablo II, se haga realidad y que vosotros estéis en pri- mera línea para acoger «el gran desafío que tenemos ante nosotros» en este nuevo milenio: «Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comunión».[5]

Estoy seguro de que este Año trabajaréis con seriedad para que el ideal de fraternidad perseguido por los fundadores y fundadoras crezca en los más diversos niveles, como en círculos concéntricos.

La comunión se practica ante todo en las respectivas comunidades del Instituto. A este respecto, invito a releer mis frecuentes intervenciones en las que no me

canso de repetir que la crítica, el chisme, la envidia, los celos, los antagonismos, son actitudes que no tie- nen derecho a vivir en nuestras casas. Pero, sentada esta premisa, el camino de la caridad que se abre ante nosotros es casi infinito, pues se trata de buscar la acogida y la atención recíproca, de practicar la comu- nión de bienes materiales y espirituales, la corrección

Es «la

fraterna, el respeto para con los más débiles

mística de vivir juntos» que hace de nuestra vida «una santa peregrinación».[6]

También debemos preguntarnos sobre la relación entre personas de diferentes culturas, teniendo en cuenta que nuestras comunidades se hacen cada vez más internacionales. ¿Cómo permitir a cada uno ex- presarse, ser aceptado con sus dones específicos, ser plenamente corresponsable?

También espero que crezca la comunión entre los miembros de los distintos Institutos. ¿No podría ser este Año la ocasión para salir con más valor de los confines del propio Instituto para desarrollar juntos, en el ámbito local y global, proyectos comunes de formación, evangelización, intervenciones sociales? Así se podrá ofrecer más eficazmente un auténtico testimonio profético. La comunión y el encuentro entre diferentes carismas y vocaciones es un camino de esperanza. Nadie construye el futuro aislándose, ni sólo con sus propias fuerzas, sino reconociéndose en la verdad de una comunión que siempre se abre al

14

encuentro, al diálogo, a la escucha, a la ayuda mutua,

y nos preserva de la enfermedad de la autoreferen- cialidad.

Al mismo tiempo, la vida consagrada está llamada a buscar una sincera sinergia entre todas las vocacio- nes en la Iglesia, comenzando por los presbíteros y

los laicos, así como a «fomentar la espiritualidad de

la comunión, ante todo en su interior y, además, en la

comunidad eclesial misma y más allá aún de sus con-

fines».[7]

4. Espero de vosotros, además, lo que pido a todos los

miembros de la Iglesia: salir de sí mismos para ir a las periferias existenciales. «Id al mundo entero», fue la última palabra que Jesús dirigió a los suyos, y que si- gue dirigiéndonos hoy a todos nosotros (cf. Mc 16,15).

Hay toda una humanidad que espera: personas que han perdido toda esperanza, familias en dificultad,

niños abandonados, jóvenes sin futuro alguno, enfer- mos y ancianos abandonados, ricos hartos de bienes

y con el corazón vacío, hombres y mujeres en busca del sentido de la vida, sedientos de lo divino

No os repleguéis en vosotros mismos, no dejéis que las pequeñas peleas de casa os asfixien, no quedéis prisioneros de vuestros problemas. Estos se resolve- rán si vais fuera a ayudar a otros a resolver sus proble- mas y anunciar la Buena Nueva. Encontraréis la vida dando la vida, la esperanza dando esperanza, el amor amando.

Espero de vosotros gestos concretos de acogida a los refugiados, de cercanía a los pobres, de creatividad en la catequesis, en el anuncio del Evangelio, en la ini- ciación a la vida de oración. Por tanto, espero que se aligeren las estructuras, se reutilicen las grandes casas en favor de obras más acordes a las necesidades ac- tuales de evangelización y de caridad, se adapten las obras a las nuevas necesidades.

5. Espero que toda forma de vida consagrada se pre-

gunte sobre lo que Dios y la humanidad de hoy piden.

Los monasterios y los grupos de orientación contem-

plativa podrían reunirse entre sí, o estar en contacto de algún modo, para intercambiar experiencias sobre

la vida de oración, sobre el modo de crecer en la co-

munión con toda la Iglesia, sobre cómo apoyar a los cristianos perseguidos, sobre la forma de acoger y acompañar a los que están en busca de una vida espi-

ritual más intensa o tienen necesidad de apoyo moral

o material.

Lo mismo pueden hacer los Institutos dedicados a la caridad, a la enseñanza, a la promoción de la cultura, los que se lanzan al anuncio del Evangelio o desarro- llan determinados ministerios pastorales, los Institu- tos seculares en su presencia capilar en las estructuras sociales.

La fantasía del Espíritu ha creado formas de vida y obras tan diferentes, que no podemos fácilmente ca- talogarlas o encajarlas en esquemas prefabricados. No me es posible, pues, referirme a cada una de las formas carismáticas en particular. No obstante, nadie debería eludir este Año una verificación seria sobre su presencia en la vida de la Iglesia y su manera de res- ponder a los continuos y nuevos interrogantes que se suscitan en nuestro alrededor, al grito de los pobres.

Sólo con esta atención a las necesidades del mundo y con la docilidad al Espíritu, este Año de la Vida Con- sagrada se transformará en un auténtico kairòs, un tiempo de Dios lleno de gracia y de transformación.

III - Horizontes del Año de la Vida Consa- grada

1. Con esta carta me dirijo, además de a las personas

consagradas, a los laicos que comparten con ellas ideales, espíritu y misión. Algunos Institutos religio- sos tienen una larga tradición en este sentido, otros tienen una experiencia más reciente. En efecto, alre- dedor de cada familia religiosa, y también de las So- ciedades de vida apostólica y de los mismos Institutos seculares, existe una familia más grande, la «familia carismática», que comprende varios Institutos que se reconocen en el mismo carisma, y sobre todo cristia- nos laicos que se sienten llamados, precisamente en su condición laical, a participar en el mismo espíritu carismático.

También os animo a vosotros, fieles laicos, a vivir este Año de la Vida Consagrada como una gracia que os puede hacer más conscientes del don recibido. Cele- bradlo con toda la «familia» para crecer y responder a las llamadas del Espíritu en la sociedad actual. En al- gunas ocasiones, cuando los consagrados de diversos Institutos se reúnan entre ellos este Año, procurad es- tar presentes también vosotros, como expresión del único don de Dios, con el fin de conocer las experien- cias de otras familias carismáticas, de los otros grupos laicos y enriqueceros y ayudaros recíprocamente.

2. El Año de la Vida Consagrada no sólo afecta a las

personas consagradas, sino a toda la Iglesia. Me di- rijo, pues, a todo el pueblo cristiano, para que tome conciencia cada vez más del don de tantos consagra-

dos y consagradas, herederos de grandes santos que han fraguado la historia del cristianismo. ¿Qué sería la Iglesia sin san Benito y san Basilio, san Agustín y san Bernardo, san Francisco y santo Domingo, sin san Ig- nacio de Loyola y santa Teresa de Ávila, santa Ángela Merici y san Vicente de Paúl? La lista sería casi infinita, hasta san Juan Bosco, la beata Teresa de Calcuta. El beato Pablo VI decía: «Sin este signo concreto, la ca- ridad que anima la Iglesia entera correría el riesgo de enfriarse, la paradoja salvífica del Evangelio de perder garra, la “sal” de la fe de disolverse en un mundo de secularización» (Evangelica testificatio, 3).

Invito por tanto a todas las comunidades cristianas a vivir este Año, ante todo dando gracias al Señor y ha- ciendo memoria reconocida de los dones recibidos, y que todavía recibimos, a través de la santidad de los fundadores y fundadoras, y de la fidelidad de tantos consagrados al propio carisma. Invito a todos a unir- se en torno a las personas consagradas, a alegrarse con ellas, a compartir sus dificultades, a colaborar con ellas en la medida de lo posible, para la realización de su ministerio y sus obras, que son también las de toda la Iglesia. Hacedles sentir el afecto y el calor de todo el pueblo cristiano.

Bendigo al Señor por la feliz coincidencia del Año de

la Vida Consagrada con el Sínodo sobre la familia. Fa-

milia y vida consagrada son vocaciones portadoras de riqueza y gracia para todos, ámbitos de humanización en la construcción de relaciones vitales, lugares de evangelización. Se pueden ayudar unos a otros.

3. Con esta carta me atrevo a dirigirme también a las personas consagradas y a los miembros de las frater- nidades y comunidades pertenecientes a Iglesias de tradición diferente a la católica. El monacato es un pa- trimonio de la Iglesia indivisa, todavía muy vivo tanto en las Iglesias ortodoxas como en la Iglesia Católica. En él, como otras experiencias posteriores al tiempo en el que la Iglesia de Occidente todavía estaba uni- da, se han inspirado iniciativas análogas surgidas en el ámbito de las Comunidades eclesiales de la Reforma, que luego han continuado a generar en su seno otras expresiones de comunidades fraternas y de servicio.

La Congregación para los Institutos de vida consagra- da y las Sociedades de vida apostólica ha programado iniciativas para propiciar encuentros entre miembros pertenecientes a experiencias de la vida consagrada

y fraterna de las diversas Iglesias. Aliento vivamente

estas reuniones, para que crezca el conocimiento re- cíproco, la estima, la mutua colaboración, de manera que el ecumenismo de la vida consagrada sea una ayuda en el proyecto más amplio hacia la unidad en-

tre todas las Iglesias.

4. Tampoco podemos olvidar que el fenómeno de la vida monástica y de otras expresiones de fraternidad religiosa existe también en todas las grandes religio- nes. No faltan experiencias, también consolidadas, de diálogo inter-monástico entre la Iglesia Católica y algunas de las grandes tradiciones religiosas. Espero que el Año de la Vida Consagrada sea la ocasión para evaluar el camino recorrido, para sensibilizar a las per- sonas consagradas en este campo, para preguntarnos sobre nuevos pasos a dar hacia una recíproca com- prensión cada vez más profunda y para una colabo- ración en muchos ámbitos comunes de servicio a la vida humana.

15

Caminar juntos es siempre un enriquecimiento, y puede abrir nuevas vías a las relaciones entre pueblos y culturas, que en este período aparecen plagadas de dificultades.

5. Por último, me dirijo a mis hermanos en el episco- pado. Que este Año sea una oportunidad para acoger cordialmente y con alegría la vida consagrada como un capital espiritual para el bien de todo el Cuerpo de Cristo (cf. Lumen gentium, 43), y no sólo de las fami- lias religiosas. «La vida consagrada es un don para la Iglesia, nace en la Iglesia, crece en la Iglesia, está to- talmente orientada a la Iglesia».[8] De aquí que, como don a la Iglesia, no es una realidad aislada o marginal, sino que pertenece íntimamente a ella, está en el co- razón de la Iglesia como elemento decisivo de su mi- sión, en cuanto expresa la naturaleza íntima de la vo- cación cristiana y la tensión de toda la Iglesia Esposa hacia la unión con el único Esposo; por tanto, «perte- nece sin discusión a su vida y a su santidad» (ibíd., 44).

En este contexto, invito a los Pastores de las Iglesias particulares a una solicitud especial para promover en sus comunidades los distintos carismas, sean históri- cos, sean carismas nuevos, sosteniendo, animando, ayudando en el discernimiento, haciéndose cercanos con ternura y amor a las situaciones de dolor y debi- lidad en las que puedan encontrarse algunos consa- grados y, en especial, iluminando con su enseñanza al Pueblo de Dios el valor de la vida consagrada, para hacer brillar su belleza y santidad en la Iglesia. Encomiendo a María, la Virgen de la escucha y la con- templación, la primera discípula de su amado Hijo, este Año de la Vida Consagrada. A ella, hija predilecta del Padre y revestida de todos los dones de la gracia, nos dirigimos como modelo incomparable de segui- miento en el amor a Dios y en el servicio al prójimo.

Agradecido desde ahora con todos vosotros por los

dones de gracia y de luz con los que el Señor nos 16 quiera enriquecer, acompaño a todos con la Bendi- ción Apostólica.

Vaticano, 21 de noviembre 2014, fiesta de la Presenta- ción de la Santísima Virgen María.

Francisco Puede encontrar el artículo completo en:

http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_let-

ters/documents/papa-francesco_lettera-ap_20141121_lette-

ra-consacrati.html

Fuente:

ra-consacrati.html Fuente: 2 El perfume de la pecadora. MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA

2

ra-consacrati.html Fuente: 2 El perfume de la pecadora. MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE

El perfume de la pecadora.

MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE LA DO- MUS SANCTAE MARTHAE.

El Señor salva “solamente a quien sabe abrir su cora-

zón y se reconoce pecador”.

El Pontífice explicó que precisamente «reconocer los

pecados, nuestra miseria, reconocer lo que somos y

lo que somos capaces de hacer o hemos hecho es la

puerta que se abre a la caricia de Jesús, al perdón de Jesús. Al respecto el Papa repitió una expresión muy querida por él: «el lugar privilegiado para el encuen- tro con Cristo son los propios pecados».

A un oído poco atento esto «parecería casi una he-

rejía —comentó— pero lo decía también san Pablo» cuando, en la segunda Lectura a los Corintios (12, 9), afirmaba gloriarse «solamente de dos cosas: de los propios pecados y de Cristo Resucitado que lo ha sal- vado».

El Papa introdujo su reflexión reconstruyendo la esce-

na descrita en el pasaje evangélico. Aquel «que había invitado a Jesús al almuerzo —hizo notar— era una

persona de un cierto nivel, de cultura, quizás un uni- versitario. Y «no parece que fuera una mala persona». Hasta que irrumpe en el banquete una figura feme- nina, una que no tenía cultura o si la tenía, aquí no

lo demostró». En efecto, «entra y hace eso que quiere

hacer: sin pedir disculpas, sin pedir permiso». Hay entonces «dos actitudes» muy diferentes entre sí:

por una parte la del «hombre que ve y califica», juzga; y por otro la de la «mujer que llora y hace cosas que parecen locuras», porque utiliza un perfume que «es caro, es costoso». En especial el Pontífice se detuvo en el hecho de que el Evangelio sí utiliza la palabra «unción» para significar que el «perfume de la mujer

unge: tiene la capacidad de ser una unción», al con- trario de las palabras del fariseo que «no llegan al co- razón, no llegan a la realidad».

En medio a estas dos figuras tan antitéticas está Je- sús, con «su paciencia, su amor», su «deseo de salvar a todos», que «le lleva a explicar al fariseo qué significa eso que hace esta mujer» y a reprocharle, si bien «con humildad y ternura», por no haber tenido «cortesía» con Él.

El Papa evidenció también que el Evangelio no dice «cómo terminó la historia para este hombre», pero dice claramente «cómo terminó para la mujer: “Tus pecados han quedado perdonados”»

«Ninguno de nosotros irá a hacer el gesto que hizo esta mujer», pero todos nosotros tenemos la posibi- lidad de llorar, todos nosotros tenemos la posibilidad de abrirnos y decir: Señor, ¡sálvame!».

Puede encontrar el artículo completo en:

http://www.news.va/es/news/el-perfume-de-la-pecadora-18-

de-septiembre-de-2014

Fuente: L’Osservatore Romano, ed. sem. en lengua española, n. 39, viernes 26 de septiembre de 2014

en lengua española, n. 39, viernes 26 de septiembre de 2014 3 CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA EN LA

3

lengua española, n. 39, viernes 26 de septiembre de 2014 3 CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA EN LA FESTIVIDAD

CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA EN LA FESTIVIDAD DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

«Que te alaben, Señor, todos los pueblos. naciones y, a la vez, de jubilosa alabanza, ayuda a ex- presar el sentido espiritual de esta celebración. Son los pueblos y naciones de nuestra Patria Grande, Pa- tria Grande latinoamericana los que hoy conmemo- ran con gratitud y alegría la festividad de su “patrona”, Nuestra Señora de Guadalupe, cuya devoción se ex- tiende desde Alaska a la Patagonia. Y con Gabriel Ar- cángel y santa Isabel hasta nosotros, se eleva nuestra

oración filial: «Dios te salve, María, llena eres de gracia,

el Señor está contigo

» (Lc 1,28).

Cuando se apareció a San Juan Diego en el Tepeyac, se presentó como “la perfecta siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios” (Nican Mopohua);

y dio lugar a una nueva visitación. Corrió premurosa

a abrazar también a los nuevos pueblos americanos,

en dramática gestación. Fue como una «gran señal aparecida en el cielo … mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies» (Ap 12,1), que asume en sí la sim- bología cultural y religiosa de los pueblos originarios,

anuncia y dona a su Hijo a todos esos otros nuevos pueblos de mestizaje desgarrado. Tantos saltaron de gozo y esperanza ante su visita y ante el don de su

Hijo y la más perfecta discípula del Señor se convirtió en la «gran misionera que trajo el Evangelio a nuestra

América»

. A su luz, hoy, nos sentimos movidos a pedir una gra-

cia. La gracia tan cristiana de que el futuro de América Latina sea forjado por los pobres y los que sufren, por los humildes, por los que tienen hambre y sed de jus- ticia, por los compasivos, por los de corazón limpio, por los que trabajan por la paz, por los perseguidos

a causa del nombre de Cristo, “porque de ellos es el

Reino de los cielos” (cf. Mt 5,1-11). Sea la gracia de ser forjados por ellos a los cuales, hoy día, el sistema ido- látrico de la cultura del descarte los relega a la cate- goría de esclavos, de objetos de aprovechamiento o simplemente desperdicio

Y hacemos esta petición porque América Latina es

el “continente de la esperanza”, porque de ella se es-

peran nuevos modelos de desarrollo que conjuguen tradición cristiana y progreso civil, justicia y equidad con reconciliación, desarrollo científico y tecnológico con sabiduría humana, sufrimiento fecundo con ale- gría esperanzadora. Sólo es posible custodiar esa es- peranza con grandes dosis de verdad y amor, funda- mentos de toda la realidad, motores revolucionarios de auténtica vida nueva.

en el templo de Jerusalén, y reconocieron en Jesús al Mesías. «Mis ojos han visto a tu Salvador – exclama Simeón –, a quien has presentado ante todos los pue- blos» (Lc 2,30).

Sí, hermanos, Jesús es la salvación para todas las per- sonas y todos los pueblos.

El Niño Jesús. Pienso en todos los niños hoy maltrata-

dos y muertos, sea los que lo padecen antes de ver la luz, privados del amor generoso de sus padres y se- pultados en el egoísmo de una cultura que no ama la

vida; sean los niños desplazados a causa de las guerras

y las persecuciones, sujetos a abusos y explotación

ante nuestros ojos y con nuestro silencio cómplice; a los niños masacrados en los bombardeos, incluso allí donde ha nacido el Hijo de Dios. Todavía hoy, su silen- cio impotente grita bajo la espada de tantos Herodes. Sobre su sangre campea hoy la sombra de los actua- les Herodes. Hay verdaderamente muchas lágrimas en esta Navidad junto con las lágrimas del Niño Jesús.

Queridos hermanos y hermanas, que el Espíritu Santo ilumine hoy nuestros corazones, para que podamos

reconocer en el Niño Jesús, nacido en Belén de la Vir- gen María, la salvación que Dios nos da a cada uno de nosotros, a todos los hombres y todos los pueblos de

la tierra

Con estos pensamientos, feliz Navidad a todos

Puede encontrar el artículo completo en:

Puede encontrar el artículo completo en:

http://www.news.va/es/news/celebracion-eucaristica-en-la-fes- http://www.news.va/es/news/urbi-et-orbi-navidad-2014

tividad-de-nuestr

Basílica Vaticana Viernes 12 de diciembre de 2014

5

Basílica Vaticana Viernes 12 de diciembre de 2014 5 4 MENSAJE URBI ET ORBI DEL SANTO
Basílica Vaticana Viernes 12 de diciembre de 2014 5 4 MENSAJE URBI ET ORBI DEL SANTO
Basílica Vaticana Viernes 12 de diciembre de 2014 5 4 MENSAJE URBI ET ORBI DEL SANTO

4

Basílica Vaticana Viernes 12 de diciembre de 2014 5 4 MENSAJE URBI ET ORBI DEL SANTO

MENSAJE URBI ET ORBI DEL SANTO PADRE FRANCISCO Jueves 25 de diciembre de 201 4

Queridos hermanos y hermanas, ¡feliz Navidad! Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, nos ha nacido. Ha nacido en Belén de una virgen, cumplien- do las antiguas profecías. La virgen se llama María, y su esposo José.

Son personas humildes, llenas de esperanza en la bondad de Dios, que acogen a Jesús y lo reconocen.

Así, el Espíritu Santo iluminó a los pastores de Belén, que fueron corriendo a la cueva y adoraron al niño.

Y luego el Espíritu guió a los ancianos Simeón y Ana

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA JORNADA MUNDIAL DEL EMIGRANTE Y DEL REFUGIADO 2015 « Una Iglesia sin fronteras, madre de todos » Queridos hermanos y hermanas:

Jesús es «el evangelizador por excelencia y el Evange- lio en persona» (Exhort. ap. Evangelii gaudium , 209). Su solicitud especial por los más vulnerables y ex- cluidos nos invita a todos a cuidar a las personas más frágiles y a reconocer su rostro sufriente, sobre todo en las víctimas de las nuevas formas de pobreza y es- clavitud. El Señor dice: «Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, en- fermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme» (Mt 25,35-36). Misión de la Iglesia, peregrina en la tie- rra y madre de todos, es por tanto amar a Jesucristo, adorarlo y amarlo, especialmente en los más pobres

17

y desamparados; entre éstos, están ciertamente los

18 emigrantes y los refugiados, que intentan dejar atrás difíciles condiciones de vida y todo tipo de peligros.

Por eso, el lema de la Jornada Mundial del Emigrante

y del Refugiado de este año es: Una Iglesia sin fronte- ras, madre de todos.

En efecto, la Iglesia abre sus brazos para acoger a to- dos los pueblos, sin discriminaciones y sin límites, y para anunciar a todos que «Dios es amor» (1 Jn 4,8.16). Después de su muerte y resurrección, Jesús confió a sus discípulos la misión de ser sus testigos y de pro- clamar el Evangelio de la alegría y de la misericordia.

Ellos, el día de Pentecostés, salieron del Cenáculo con valentía y entusiasmo; la fuerza del Espíritu Santo venció sus dudas y vacilaciones, e hizo que cada uno escuchase su anuncio en su propia lengua; así desde

el comienzo, la Iglesia es madre con el corazón abier-

to al mundo entero, sin fronteras.

Este mandato abarca una historia de dos milenios, pero ya desde los primeros siglos el anuncio misio- nero hizo visible la maternidad universal de la Iglesia, explicitada después en los escritos de los Padres y re- tomada por el Concilio Ecuménico Vaticano II. Los Pa- dres conciliares hablaron de Ecclesia mater para expli- car su naturaleza. Efectivamente, la Iglesia engendra hijos e hijas y los incorpora y «los abraza con amor y solicitud como suyos» (Const. dogm. sobre la Iglesia:

Lumen gentium , 14).

La Iglesia sin fronteras, madre de todos, extiende por el mundo la cultura de la acogida y de la solidaridad, según la cual nadie puede ser considerado inútil, fue- ra de lugar o descartable.

Si vive realmente su maternidad, la comunidad cris- tiana alimenta, orienta e indica el camino, acompaña con paciencia, se hace cercana con la oración y con las obras de misericordia.

Todo esto adquiere hoy un significado especial. De hecho, en una época de tan vastas migraciones, un gran número de personas deja sus lugares de origen y emprende el arriesgado viaje de la esperanza, con el equipaje lleno de deseos y de temores, a la búsqueda de condiciones de vida más humanas. No es extraño, sin embargo, que estos movimientos migratorios sus- citen desconfianza y rechazo, también en las comuni-

dades eclesiales, antes incluso de conocer las circuns- tancias de persecución o de miseria de las personas afectadas. Esos recelos y prejuicios se oponen al man- damiento bíblico de acoger con respeto y solidaridad

al extranjero necesitado.

Por una parte, oímos en el sagrario de la conciencia la llamada a tocar la miseria humana y a poner en práctica el mandamiento del amor que Jesús nos

dejó cuando se identificó con el extranjero, con quien sufre, con cuantos son víctimas inocentes de la vio- lencia y la explotación. Por otra parte, sin embargo,

a causa de la debilidad de nuestra naturaleza, “senti-

mos la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor”(Exhort. ap. Evangelii gaudium , 270).

La fuerza de la fe, de la esperanza y de la caridad per- mite reducir las distancias que nos separan de los dra- mas humanos. Jesucristo espera siempre que lo re- conozcamos en los emigrantes y en los desplazados, en los refugiados y en los exiliados, y asimismo nos llama a compartir nuestros recursos, y en ocasiones

a renunciar a nuestro bienestar. Lo recordaba el Papa

Pablo VI, diciendo que «los más favorecidos deben renunciar a algunos de sus derechos para poner con mayor liberalidad sus bienes al servicio de los demás» (Carta ap. Octogesima adveniens , 14 mayo 1971, 23).

Vaticano, 3 de septiembre de 2014

FRANCISCO

Puede encontrar el artículo completo en:

http://www.news.va/es/news/mensaje-para-la-101-jorna-

da-mundial-del-emigrante

da-mundial-del-emigrante 6 LA PIEDRA Y LOS LADRILLOS Viernes 24 de octubre de 2014

6

da-mundial-del-emigrante 6 LA PIEDRA Y LOS LADRILLOS Viernes 24 de octubre de 2014

LA PIEDRA Y LOS LADRILLOS

Viernes 24 de octubre de 2014

MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE LA DOMUS SANCTAE MARTHAE

Es el Espíritu Santo quien construye la Iglesia y con- solida su unidad teniendo como base la piedra angu- lar que es Jesús. Para orientarnos a colaborar en esta construcción, tenemos entre las manos una «plantita» que se llama esperanza. Con una advertencia: para ser fuertes es necesario ser débiles. Son las sugerencias

espirituales de san Pablo, que el Papa Francisco volvió

a proponer en la misa el viernes 24 de octubre.

La palabra más repetida por el apóstol Pablo en este

pasaje de la Carta a los Efesios» (4, 1-6) propuesto por

la liturgia es «solos», destacó enseguida el Papa. Ahí se

lee: «Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. Un Dios, Padre de todos». Se repite muchas veces la pala- bra «solo». Y precisamente en esta perspectiva Pablo escribe expresamente: «Yo el prisionero, os exhorto a construir la unidad de la Iglesia». La exhortación de

Pablo, explicó el Papa, está orientada a construir «la Iglesia unida, con un bautismo, una fe, un Señor, un Padre». Y «construir la unidad de la Iglesia es el trabajo de la Iglesia y de todo cristiano en la historia».

En particular, afirmó el Pontífice, cuando «el apóstol Pedro habla de la Iglesia, habla de un templo hecho de piedras vivas que somos nosotros». En concreto, propone «lo contrario de ese otro templo de la so-

berbia como lo fue la torre de Babel». En efecto, «este templo lleva a la unidad», mientras que el de Babel «es el símbolo de la desunión, de no entendernos, de

la diversidad de lenguas».

Por lo tanto, afirmó el Papa, «construir la unidad de la Iglesia, es la tarea de cada cristiano, de cada uno de nosotros». Y «cuando se debe construir un templo, un edificio, se busca una zona edificable preparada para esto». Pero «la primera cosa que se hace es buscar la piedra fundamental: la piedra angular, dice la Biblia».

Y «la piedra angular de la Iglesia es Jesús», mientras

que «la piedra angular de la unidad de la Iglesia es la oración de Jesús en la última cena: Padre, que sean

uno».

Puede encontrar el artículo completo en:

19

http://www.news.va/es/news/la-piedra-y-los-ladrillos-24-de-

octubre-de-2014

Puede encontrar el artículo completo en: 19 http://www.news.va/es/news/la-piedra-y-los-ladrillos-24-de- octubre-de-2014

20

nuestra

orden

21

nuestraorden

22 Comunicado del Tiempo Fuerte Septiembre de 2014

La primera reunión del Definitorio general después de las vacaciones de verano comenzó el lunes, 8 de septiembre, un día después del regreso del Ministro general y varios miembros del Definitorio, de una vi- sita a la Comunidad monástica de Taizé. Luego de la sesión inicial que implicó una breve puesta en común de información sobre diversas actividades, desde el cierre del Tiempo Fuerte de julio, el Definitorio inició actividades.

En el transcurso de las dos semanas, se abordaron un total de 77 carpetas (plicos) con una amplia variedad de asuntos administrativos y otros referentes a peti- ciones financieras y comunicación de informes.

La situación de gobierno en varias Entidades de la Or- den sigue siendo una fuente importante de preocu- pación para el Definitorio general: algunos de estos problemas particulares se discutieron largamente y varias sugerencias prácticas fueron presentadas para hacer frente a cada situación individual. Dichas suge- rencias serán comunicadas a cada Entidad en el mo- mento apropiado.

Otro motivo de preocupación es la delicada situación de nuestros hermanos en ciertas partes del mundo:

Libia, Sudán, y Sudán del Sur, Siria y República Cen- troafricana. Todos estos hermanos fueron recordados en las oraciones del Definitorio, en su lucha por conti- nuar con el testimonio franciscano en circunstancias cada vez más difíciles.

Durante el verano, varios Visitadores Generales pre- sentaron sus informes al Definitorio General. Debido

a la presión del tiempo, no todos alcanzaron a ser considerados. Entre los estudiados están:

• El informe de FR RAMIRO DE LA SERNA, concernien-

te a la Visita a la Provincia del Santo Evangelio, en Mé-

xico.

• El informe de FR SALVATORE FERRO, sobre la Visita a

la Provincia de San Pablo Apóstol, en Malta.

• El informe de FR MARIO TORO, respecto a la Visita a

la Provincia de La Santa Fe, en Colombia.

Algunas Entidades revisaron su Estatutos Particulares en el transcurso de sus Capítulos recientes para so- meterlos a la aprobación del Ministro general y del Definitorio. Una vez más, debido a circunstancias de

tiempo, no fue posible examinarlos todos. Entre los estudiados en este Tiempo Fuerte están las enmien- das a los Estatutos de las siguientes Entidades:

- Provincia de la Asunción de la B. V. María, en USA.

- Provincia de Irlanda

- Fundación Beato Egido, en Italia

- Provincia del Santo Evangelio, en México.

- Provincia de los Santos Cirilo y Metodio, en Croazia

El tema de la situación económica de la Orden fue un

asunto importante de reflexión durante este Tiempo Fuerte. Para ayudar en la tarea permanente de la re- caudación de fondos para los distintos proyectos de la Orden, FR JOHN O’CONNOR, anterior Ministro Pro- vincial de la Provincia del Santísimo Nombre de Je- sús, en EE.UU., fue nombrado Asistente Ejecutivo del Ministro General para el Desarrollo y Recaudación de fondos para la Orden.

La discusión sobre asuntos económicos coincidió con la renuncia por motivos de salud del Ecónomo Gene- ral, FR GIANCARLO LATI. Después de haber aceptado su renuncia como Ecónomo General y Representante Legal de la Orden, el Definitorio decidió nombrar un Delegado General para los Asuntos Económicos de la Orden. Se trata de FR PASQUALE DEL PEZZO, de la Provincia de la Inmaculada Concepción, en Italia (Sa-

lerno). Entre sus tareas estará proporcionar vigilancia

y supervisión del funcionamiento de las oficinas del

Economato general y Representación legal, y hacer sugerencias adecuadas al Ministro general y su De-

finitorio, cuando sea necesario. Fr. Pasquale seguirá

a residiendo en su provincia, pero viajará periódica-

mente a la Curia. FR AUGUSTO MICANGELI de la provincia romana de los Santos Pedro y Pablo fue nombrado como nuevo Representante Legal de la Orden. Actualmente, fray Augusto es el Ecónomo y Representante legal de la Pontificia Universidad Antonianum. Por el momento, se decidió que la labor del Ecónomo General será rea- lizada por FR SILVIO ROGELIO DE LA FUENTE, actual Vice-Ecónomo General. El Ministro general y el Definitorio también conside- raron y aceptaron la renuncia presentada en su ofi- cina, por motivos personales, de FR LUIS ENRIQUE SEGOVIA MARÍN, Ministro Provincial de la Provincia de los Doce Apóstoles en Perú, el Ministro y el Defini-

torio nombraron como Delegado General a FR SAÚL ZAMORANO, de la Provincia de la Santísima Trinidad, en Chile, para presidir el próximo Capítulo Provincial de la Provincia de los XII Apóstoles, que tiene ahora la tarea de elegir un nuevo Ministro.

El miércoles 16 de septiembre, el Definitorio gene- ral se reunió con el Director de Missionszentrale der Franziskaner, FR CLAUDIO BRUTO OFM, y sus colegas, HERR MARKUS HOYMANN, HERR HORST STAAB, HERR DAVID REUSCH. el Presidente de LA COTAF, FR OLIVER RUGGENTHALER, Ministro Provincial de la Provincia de San Leopoldo en Austria e Italia, también participó en la reunión.

El Definitorio general nombró FR XAVIER MUKUPO, de la Custodia del Buen Pastor en Zimbabwe, dependien- te de la Provincia de Irlanda, y a FR FAUSTO YUDEGO, de la Provincia de Arantzazu, en España, miembros del Comité Internacional de Animación para la Justi- cia, la Paz y la Integridad de la Creación.

Se consideraron y decidieron varias cuestiones relati- vas a la programación la asignación de personal para la celebración del Capítulo General de 2015. Tam- bién se preparó el programa de la próxima reunión

de Nuevos Ministros Provinciales y Custodios, previs- ta para enero de 2015. Se espera la participación en dicho Encuentro de unos veinte nuevos Ministros y Custodios.

23

Por último, durante la reunión de dos semana, el Ministro y el Definitorio reflexionaron sobre las ex- periencias muy positivas que tuvieron en la reunión EUROFRAME, en Lourdes-Francia, a finales de agos- to, y en la reunión a principios de septiembre con la Comunidad Monástica de Taizé, donde también hay un gran número de frailes jóvenes. Se tomó nota de que la Comunidad de Taizé está organizando un en- cuentro de religiosos jóvenes y mujeres de diferentes iglesias para julio de 2015, en sintonía con el Año de la Vida Consagrada proclamado por el Papa Francisco. Una mayor información sobre este evento se publica- rá oportunamente en el Sitio Web.

El próximo Tiempo Fuerte del Definitorio general está programado para comenzar el Lunes, 03 de noviem- bre de 2014. Roma, 8 de octubre de 2014

Aidan McGrath OFM Secretario General

para comenzar el Lunes, 03 de noviem- bre de 2014. Roma, 8 de octubre de 2014

24

24

Vivamoscomo discípulos Misioneros de Cristo para ser hermanos y menores

Queridos hermanos,

¡El Señor os dé su paz!

Queremos en primer lugar darle gracias al Señor por el camino que hemos podido recorrer en estos seis años. El redescubrimiento de la Gracia de los oríge- nes en el sexenio precedente nos ha conducido a comenzar el servicio con el deseo de Caminar desde el Evangelio, que es nuestra norma primordial, a fin de vivirlo cada vez más en su radicalidad y ofrecerlo

a los hombres y mujeres de hoy: esto nos hace cada

vez más auténticos Portadores del don del Evange- lio. Aplicando las exigencias evangélicas a una seria revisión de vida (Moratorium), a las inevitables rees-

tructuraciones en marcha en las provincias, y a la co- laboración interprovincial, hemos llegado al deseo de reapropiarnos de nuestra identidad franciscana, así como nos viene propuesta por la Regla y las Consti- tuciones generales, y como cada uno de nosotros ha tratado de abrazarla a través de la profesión religio- sa. La forma de vida evangélica revelada a Francisco

dado, Hermanos Menores, a saber, la llamada a vivir con autenticidad el ser hermanos y menores en nues- tro tiempo.

Seguir la doctrina y las huellas de nuestro Señor Jesucristo En él (caminar con el Señor), además del movimiento hay cansancio y la persona es involucrada en su tota-

lidad de alma y cuerpo, de interioridad y corporeidad. El camino de seguimiento comporta desapropiación

y exige que a la prioridad del amor a Dios, le estén subordinados todos los otros amores.

El Señor me dio hermanos

El ser, con y para los hermanos-leprosos, practicando

con ellos la misericordia, le abre a Francisco la puerta del encuentro con el Señor, y el sucesivo don de los hermanos-frailes le hace comprensible la revelación de la voluntad de Dios.

Menores y sometidos a todos

25

y

ahora confiada a nosotros, tiene necesidad de ser

Francisco había intuido bien que ser «menores y súb-

Sólo el «seguir la doctrina y las huellas de nuestro

Evangelio: por esto el Poverello de Asís es considera-

constantemente revitalizada en nuestra Fraternidad y encarnada en la Iglesia y en el mundo contemporá-

ditos de todos» (Rnb 7, 2), sin nada propio, es la única condición para construir la fraternidad y seguir fiel-

 

neon

mente las huellas de Jesús, incluso en el amor más

Los kairós del Señor Estos nuevos horizontes nos animan a dejarnos con- ducir por el Señor y a salir de las diversas formas de “estructuras”, ya sean mentales, espirituales o mate- riales, para ir al mundo y vivir como misioneros, en- trando en las profundidades de la vida del pueblo de Dios, sin contentarnos de “estar” en nuestras casas y en nuestras fraternidades cerradas.

Una riqueza para extraerle frutos en tiempos de crisis Queremos hacer tesoro también de todo esto para nutrir y enriquecer el camino de preparación para el

difícil, si no imposible, es decir, aquel hacia los pro- pios enemigos: esto, de hecho, nos enseñó, «Nuestro Señor Jesucristo, cuyas huellas debemos seguir» (Rnb 22, 2; cf. 2Lf 13).

Señor Jesucristo» (Rnb 1,1) nos hace hermanos y me- nores: no hay otro camino. El Seráfico Padre san Fran- cisco fue pura transparencia del Evangelio y vivió el primado de Dios y el primado de la vida con el cora- zón, la mente y el cuerpo, vueltos esencialmente al

do el hermano de todos. Si queremos ser verdaderos hermanos y auténticos menores, estamos llamados

próximo Capítulo general. Tratando de escuchar las

a

pasar de la apariencia y de la eficiencia, a la pura

peticiones de muchos hermanos llegadas a través

y

simple trasparencia evangélica. En el camino he-

de la investigación sobre el estado de la Orden, a las provocaciones dirigidas por el Papa Francisco y otros kairós, hemos elegido como tema de fondo para el próximo Capítulo la vocación fundamental que nos dejó Francisco a través del nombre que él nos ha

mos entendido que somos una “fraternidad contem- plativa en misión, en la minoridad”: tal cualificación de nuestro carisma contiene una espiritualidad que es «signo del Reino que ya comenzó con sus frutos de reconciliación; una espiritualidad que anuncia

sobre todo con el testimonio de una vida liberada y 26 reconciliada, la pasión evangélica del amor, una vida donada en el ejemplo de Cristo, testimoniada por la convivencia» (G. Bini). Queridos hermanos, acojamos con un corazón agradecido y disponible la petición que el Papa Francisco ha dirigido a toda la Iglesia en la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium: «¡No nos dejemos robar el ideal del amor fraterno!» (101), así como el mensaje que en Asís ha querido confiarnos directamente a nosotros: «Queridos hermanos, por favor, custodien la minoridad».

El Señor os custodie, os acompañe y os done la gracia de seguir siempre las huellas de su Hijo predi- lecto y de querer siempre lo que a Él le agrada.

Roma, 17 de septiembre de 2014 Fiesta de los Estigmas de san Francisco.

Puede encontrar el artículo completo en:

http://www.ofm.org/ofm/wp-content/uploads/2014/09/Fran-

cis2014_ES.pdf

Comunicado del Tiempo Fuerte Noviembre de 2014

El último Tiempo Fuerte comenzó el 3 de noviembre. Tras la habitual sesión de apertura donde los Defini- dores comparten las diferentes experiencias desde la reunión anterior, el trabajo comenzó en concreto con el examen de las 59 carpetas (plicos). Durante las dos semanas se examinaron un total de 90 Carpetas.

De acuerdo con los últimos los Capítulos provinciales celebrados en distintas Entidades, se ratificó la elec- ción de los siguientes Ministros y Custodios:

• FR. ORLANDO CABRERA CABRERA, de la Pro-

vincia Misionera de San Antonio, en Bolivia.

• FR. ROBERTO MIGUEL DO NASCIMENTO, de la

Custodia N. Sra. de las Siete Alegrías, en Brasil.

• FR. EDWIN DE JESÚS ALVARADO SEGURA, de

la Provincia N. Sra. de Guadalupe, en Centro América y Panamá.

• FR. CAROLO MYEONG HWAN HO, de la Provin-

cia de los Santos Mártires Coreanos, en Corea.

• FR WILHELMUS I. GONSALIT SAUR, de la Cus-

todia de San Francisco Heraldo de la Paz, en In- donesia.

• FR. JOSÉ JUMA MANUEL, de la Custodia Santa Clara, en Mozambique.

Los Capítulos provinciales también implican a menu- do la renovación de los Estatutos Particulares.

Se examinó y consideró un buen número de textos antes antes de ser aprobados. Entre los textos exami- nados se encontraban enmiendas a los Estatutos par-

ticulares de las siguientes Entidades:

- Provincia de N. Sra. de China, en Taiwan.

- Provincia de los Santos Pedro y Pablo, en Mé- xico.

- Provincia del Sagrado Corazón de Jesús, en USA.

- Provincia Seráfica de San Francisco de Asís, en Italia.

- Custodia de Santa Clara, en Mozambique.

- Provincia N. Sra. de las Gracias, en Italia (Be- nevento).

- Provincia de San Francisco Estigmatizado en Italia (Florencia).

Otros otros textos fueron enviados de vuelta a las En- tidades para labores adicionales. Otra consecuencia de los Capítulos Provinciales y de la elección de los nuevos Ministros, es la llegada de los informes de los Visitadores Generales. Varios de estos informes fueron presentados y analizados du- rante las dos semanas de este Tiempo Fuerte. Entre ellos estaban:

• El informe de FR MELVIN JURISICH, referente

a la Visita a la Provincia de Holy Name, en USA.

• El informe de FR FRANCISCO GEARÓID Ó CO-

NAIRE, referente a la Visita a la Provincia de San Juan Bautista, en USA.

• El informe de FR IVAN SESAR, referente a la Vi-

sita a la Provincia de los Santos Cirilo y Metodio, en Croacia.

• El informe de FR THOMAS LUCZAK, referente a

la Visita a la Provincia de N. Sra. De Guadalupe,

en USA.

• El informe de FR GILBERTO SORACCHI, refe-

rente a la Visita a la Provincia Seráfica de San Francisco de Asís, en Italia.

• El informe de FR LUIGI RECCHIA, referente a la

Visita a la Provincia de San Francisco Estigmati- zado, en Italia.

• El informe de FR FRANTIŠEK OLBERT, referente

a la Visita a la Provincia de San Wenceslao, en la República Checa.

• El informe de FR ALBERTO TOSINI, referente a

la Visita a la Provincia de los Santos Pedro y Pa-

blo, en Italia.

• El informe de FR OSCAR ARMANDO MONTO-

YA RESTREPO, referente a su presidencia del Capítulo de la Provincia Misionera de San An- tonio, en Bolivia.

Con la asistencia del Delegado General para los Asun- tos Económicos, el Representante Legal y el Vice-Ecó- nomo General, el Ministro general y el Definitorio se pusieron al día con la información relativa a la situa- ción económica de la Curia General y de la Orden. Como resultado de la discusión subsiguiente, se deci- dió aplazar hasta diciembre próximo la consideración de varias solicitudes de ayuda financiera.

La Comisión Preparatoria del Capítulo General de 2015 ayudó al Ministro y al Definitorio general, con algunas cuestiones pendientes relativas a los arreglos logísticos que deben realizarse para el Capítulo. Las preparaciones ordinarias van bien y se han respetado los plazos para la presentación de ciertos materiales.

La situación de varias Entidades de la Orden continúa siendo una importante fuente de preocupación para

el Definitorio general: Al respecto se tomaron algunas

decisiones que se comunicarán oportunamente a la Entidad correspondiente.

A petición de la Provincia de la Inmaculada Concep-

ción, en Gran Bretaña, expresada en una Asamblea Extraordinaria en julio pasado, el Ministro general, con el consentimiento del Definitorio, erigió dicha

Provincia como Custodia dependiente de la Provincia de Irlanda.

27

En un Capítulo Provincial Extraordinario, la Provincia de Irlanda votó unánimemente para recibir la Custo- dia. Posteriormente, el Ministro y el Definitorio gene- ral, eligieron el gobierno de la nueva Custodia:

- FR PATRICK LONSDALE, Custodio

- FR JUNIPER ADAMS, Consejero

- FR DANIEL CONVERY, Consejero

- FR ANTHONY JUKES,Consejero.

Durante el transcurso del Tiempo Fuerte, el Delega- do General de la Secretaría General para las Misiones Franciscanas en Waterford, EE.UU., FR JOHN PUO- DZIUNAS, junto con el Presidente de la Junta Directi- va de la GSFM, FR JOE ROGENSKY, visitaron al Ministro general y al Definitorio, y les informaron sobre algu- nos recientes cambios, estructurales y de gestión.

El Definitorio General eligió como Visitador general de la Custodia del Sagrado Corazón en Brasil, a FR. EDILSON ROCHA DA SILVA, de la Custodia de San Benito de la Amazonía. El Definitorio también eligió como Visitador de la Comisión Escotista, a FR VIDAL RODRIGUEZ LÓPEZ, Secretario general para la Forma- ción y los Estudios.

Del 7 al 9 de noviembre, el Ministro general y varios Definidores estuvieron ausentes de la Curia. Ellos visi- taron el Santuario del Apóstol Santiago, en Santiago de Compostela, para conmemorar el octavo centena- rio de la visita de San Francisco a la Ermita.

Al final de la última sesión, se pidió al secretario dejar constancia del agradecimiento del Ministro general y del Definitorio al Ministro Provincial, Definitorio, y hermanos de la Provincia de Santiago de Composte- la, por la hospitalidad que les fue brindada durante la visita.

El próximo tiempo Fuerte está programado para co- menzar el lunes, 15 de diciembre de 2014. Roma, 24 de Noviembre de 2014

Fr. Aidan McGrath ofm Secretario General

28

28

“Seguir la doctrina y las huellas de nuestro Señor Jesucristo”

El próximo año 2015, como vosotros sabéis, será para la Iglesia un Año dedicado a la Vida Consagrada.

Para responder a las expectativas del Santo Padre Francisco, dichas celebraciones se llevarán a cabo de acuerdo con un Itinerario que comenzará el 29 de noviembre próximo venidero para concluirse el 2 de febrero de 2016.

Como Hermanos Menores acojamos con alegría la in- vitación del “señor Papa” junto a su deseo de que la celebración de la Vida Consagrada se convierta para cada uno en renovado testimonio de vida evangélica.

Mientras damos gracias y alabanza al Señor por el don de nuestra vocación y consagración, replanteamos también el deseo y el propósito de interiorizar pro- fundamente y vivir con sinceridad y alegría nuestra identidad franciscana, así como nos viene propuesta por la Regla y las Constituciones generales y cómo cada uno de nosotros ha entendido abrazarla a través de la profesión religiosa.

El papa Francisco con la convocatoria del Año de la Vida Consagrada nos invita una vez más y de mane- ra más fuerte a reexaminar el núcleo más profundo de nuestras vidas, exhortándonos a aquélla santa “in- quietud del corazón” que sola nos pueda llevar a un renovado encuentro personal con el Señor Jesús.

«Seguir la doctrina y las huellas de nuestro Señor Je- sucristo» (Rnb 1,1). ¡Esta es nuestra Regla y nuestra vida! La vida consagrada, de hecho, es la «memoria vi- viente del modo de existir y de actuar de Jesús como Verbo encarnado ante el Padre y ante los hermanos» (VC 22).

«Seguir la doctrina y las huellas de nuestro Señor Je- sucristo» (Rnb 1,1). ¡Esta es nuestra Regla y nuestra vida! La vida consagrada, de hecho, es la «memoria vi- viente del modo de existir y de actuar de Jesús como Verbo encarnado ante el Padre y ante los hermanos» (VC 22). ¡Es así que Francisco de Asís se ha converti- do en “alter Christus”! «El seráfico padre san Francisco fue pura transparencia del Evangelio y vivió el prima- do de Dios y el primado de la vida con el corazón, la mente y el cuerpo, vueltos esencialmente al Evange- lio: Por esto es considerado el Poverello de Asís y el

hermano de todos.

Si queremos ser verdaderos hermanos y auténticos menores, estamos llamados a pasar de la apariencia y de la eficiencia, a la pura y simple trasparencia evan- gélica» (Carta para la Solemnidad de san Francisco de Asís 2014).

Queridos hermanos, aceptemos con un corazón agra- decido y disponible este Año de la Vida Consagrada del papa Francisco para toda la Iglesia; adhirámonos voluntariamente a las celebraciones e iniciativas que tendrán lugar con este motivo en nuestras Iglesias locales, para que este acontecimiento de gracia sea también una expresión de comunión eclesial; viva- mos en la oración constante y confiada este tiempo de preparación al Capítulo general,sirviendo al Señor en pobreza y humildad (cf. Rb 6, 1-2) e implorando sin cesar la gracia de seguir fielmente las huellas de su Hijo amado, y de querer siempre lo que a Él le agra- da(cf. CtaO 50-51).

Amados hermanos, “grandes cosas hemos prometi- do, mayores nos están prometidas; guardemos éstas, suspiremos por aquellas” (2 Cel 145, 191), y restituya- mos todos los bienes al Señor Dios, ya que todos los bienes de Él proceden (cf. Rnb 17, 17).

En el Padre san Francisco os abrazo y os bendigo a todos.

Roma, 29 de noviembre de 2014 Fiesta de Todos los Santos de la Orden Seráfica

Puede encontrar el artículo completo en:

http://www.ofm.org/ofm/wp-content/uploads/2014/11/Lette-

ra_AnnoVitaConsagrata2015_ES.pdf

29

30 Mensaje del Ministro general por el Día Mundial de la Lucha contra el Sida

Con motivo de la Jornada Mundial de la lucha con- tra el VIH/SIDA 2014, muchos jefes de gobierno y de agencias internacionales emitirán mensajes y comu- nicarán estrategias para fomentar medidas eficaces para poner fin a esta terrible epidemia que ha causa- do tanto sufrimiento indescriptible y la muerte pre- matura de muchos, demasiados millones de personas en todo el mundo.

La “buena noticia” es que los esfuerzos recientes han comenzado a tener éxito. De hecho, los expertos han dicho recientemente que en todo el mundo, desde 2001, el número de nuevas infecciones por el VIH, el virus que causa el SIDA, se ha reducido en un 40% y el número de muertes atribuibles al SIDA ha disminuido desde el 2005.

Por lo tanto, con motivo de la Jornada Mundial contra el SIDA 2014, la ONU ha lanzado un nuevo plan para promover los controles de la seropositividad, de ma- nera que para el 2020, al menos el 90% de las perso- nas infectadas con el VIH sabrán de haberlo contraído.

De ellos, al menos, el 90% va a recibir tratamiento a través de una combinación adecuada de diferentes medicamentos. Y el 90% de los que recibirán estos tratamientos tendrán una reducción significativa en la tasa de virus en su sangre y diversos fluidos corpo- rales, lo que debería reducir la incidencia de la infec- ción y contagio a otras personas.

La ONU insiste en el hecho de que la familia humana global debe eliminar cualquier menosprecio y dis- criminación contra las personas que han contraído el VIH, ya que el prejuicio es una afrenta a su digni- dad humana y sólo puede inducir a quienes están en riesgo de infección a aumentar la confidencialidad y privacidad sobre su comportamiento y evitar los con- troles y cuidados.

Nosotros, los Hermanos Menores Franciscanos, esta- mos llamados a continuar con los esfuerzos en tres importantes áreas relacionadas con la lucha contra esta epidemia.

En primer lugar, ofrecemos nuestro compromiso de oración para todos los que viven con o están afecta- das por el VIH y el SIDA. La oración es un instrumento

importante en la lucha, ya que transforma los cora- zones, acercándose a los hermanos y hermanas y, de esta manera poder reducir el menosprecio.

En segundo lugar, debemos seguir ofreciendo nues- tros servicios a través de centros de salud y a través del servicio pastoral a los enfermos y a transformar nuestras fraternidades y parroquias en estructuras de acogida humana y espiritual.

En tercer lugar, debemos apoyar los esfuerzos de pla- nificación de la lucha contra el SIDA llevada a cabo por la comunidad internacional, en conformidad con la doctrina de la Iglesia católica y los valores francisca- nos. Todos nuestros esfuerzos deben reflejar el caris- ma franciscano de minoritas y defraternitas, para ser realmente “menores” y “hermanos” de todos.

En este mismo espíritu, nosotros Franciscanos po- demos fortalecer la respuesta mundial al SIDA. La complejidad de la tecnología médica y el tratamien- to del VIH están más allá de los conocimientos o la experiencia de muchos de nosotros. Sin embargo co- nocemos bien el camino del corazón y del alma que nosotros mismos aprendemos siguiendo las huellas de Francisco de Asís, y por ello, podemos compartir este itinerario con los millones de personas afectadas por el VIH y el SIDA.

01 de diciembre de 2014 Fr. Michael A. Perry Ministro general

Puede encontrar el artículo completo en:

http://www.ofm.org/ofm/?p=8697&lang=es

31

32

Sollemnitas Nativitatis Domini Nostri Jesu Christi

San Francisco ha compuesto uno de los “Salmos” del Oficio de la Pasión para las Vísperas de Navidad. El texto expresa ale- gría y delicia por el nacimiento de Cristo, pero también reconoce la humildad del contexto en el que se encontraba el Niño recién nacido en Belén: “Porque se nos ha dado un niño santísimo, amado, y nacido por nosotros [Is 9,5], y nació por nosotros durante el camino y fue colocado en un pesebre, pues no había sitio en la posada [cf. Lc 2,7]” (OfP, V,7).

Durante toda su vida, Francisco se ha con- movido del hecho de que Jesús, el Hijo de Dios e Hijo de María, haya elegido abrazar el estado de los “más pequeños”. Siempre prefirió la compañía de aquellos que eran considerados “menos que” otros, los pe- cadores y samaritanos, paganos y recau- dadores de impuestos. Sus más fieles se- guidores eran de modestas condiciones sociales: pescadores y ex recaudadores de impuestos.

La larga genealogía reportada en el Evan- gelio según San Mateo (1,1-17) constata que entre los cuarenta y dos generación s de antepasados de Jesús hay una “mues- tra” muy amplia de la humanidad, que va desde los que han sido excelentes por su lealtad hasta los que han sido famosos por su infidelidad. Dios manifiesta su amor in- condicional por sus hijos amados, más allá de sus méritos, yendo a su encuentro en el camino que conduce a una humanidad sa- nada y dignificada nuevamente.

Reflexionamos, durante esta temporada de fiesta, sobre la “minoridad” de Jesús, en su hacerse “menos que” otros, al presentar- se como su siervo. El Prólogo del Evangelio

según Juan describe con palabras sencillas esta elección de mezclarse con los“más pe- queños”: “Y la Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros” (Jn 1,14).

Del elevadísimo estado de divinidad, el Verbo, el Hijo amado, se humilla para asu- mir“la carne de nuestra humanidad y fragi- lidad” del vientre de la Virgen María (2CtaF 5). Esta elección, este acto totalmente libre del sobreabundante amor de Dios, lo lle- vó a convertirse en una criatura entre las criaturas, de manera que Él, Hijo Unigénito, pueda conducirlas a todas a su fuente en la comunión de amor de la Trinidad.

Actualmente, en algunas partes del mun- do, los Hermanos y las Hermanas cristianos están sufriendo con sus compañeros de viaje y con los otros ciudadanos por situa- ciones de violencia terrible. Algunos han perdido la vida o han resultado gravemen- te heridos, mientras que otros han perdi- do a sus seres queridos, sus hogares y sus medios de sustento.

Nuestra oración y nuestras acciones con- cretas de solidaridad deben acompañarlos juntamente con todos los esfuerzos posi- bles para poner fin a todos estos conflic- tos violentos. En otras partes del mundo nuestros Hermanos y Hermanas sufren las consecuencias devastadoras de las enfer- medades infecciosas, como el Ébola y el SIDA y otras enfermedades que podrían prevenirse, agudizados por la violencia de la pobreza y de la “globalización de la indi- ferencia” a las que están condenados.

Aun en medio de las dificultades y penurias internas en la Orden, la Iglesia y el Mundo, la Presencia de Jesús es nuestra luz. Por

Esta Razón, la Iglesia ha elegido el alegre texto de Isaías para la Misa de Navidad que se celebra en la oscuridad de la noche: El pueblo que andaba a oscuras percibió una luz grande. Los que vivían en tierra de som- bras, una luz brillante los cubrió. (Is 9,1-2)

Sin embargo, en medio de estas sombras ¡la luz de la Encarnación continúa brillan- do! Los Hermanos también me han dicho, durante algunas visitas, de estar dispues- tos a comprometerse en una vida más in- tensa de oración, de fraternidad y de mi- sión compartida. Muchos Hermanos que actualmente trabajan con los pobres, dro- gadictos, enfermos de SIDA, alcohólicos, personas sin hogar y con los que se han visto obligados a abandonar su hogar y que, como los padres de Jesús, han teni- do que buscar consuelo y alivio “durante el camino”, viviendo como indigentes, más aún, como indeseable en los países que no son su tierra natal. Muchos Hermanos están preparados para ponerse en camino con el Señor Jesús y arriesgarlo todo con los anawim de Dios, haciendo más sencillo su estilo de vida, para que otros puedan vi- vir y prosperar. De todas estas maneras po- demos demostrar nuestro compromiso de

vivir “la alegría del Evangelio” como evan- gelizadores y misioneros, potando el don que hemos recibido a toda la humanidad y a toda la creación.

Deseo a todos vosotros, queridos Herma- nos, a todas las Hermanas Clarisas y Con- cepcionistas y todos los Amigos ¡una Navi- dad y un Año Nuevo llenos de alegría!

Roma, 8 de diciembre de 2014. Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la B.V.M. Fraternamente,

Fr. Michael A. Perry Ministro general

33

Puede encontrar el artículo completo en:

http://www.ofm.org/ofm/wp-content/uploads/2014/12/Nata-

le2014_es.pdf

general 33 Puede encontrar el artículo completo en: http://www.ofm.org/ofm/wp-content/uploads/2014/12/Nata- le2014_es.pdf

34

nuestra

provincia

35

nuestraprovincia

36

Introducción General

Jn 3,1-21

Fr. Juan Carlos Treminio Vallejos, OFM Licenciatura en Teología Bíblica (19,35). Algunos piensan que el autor combina fuen- tes, signos, discursos y relato de la pasión, y se piensa varias ediciones de composición.

Entre las características joánicas presentes en 3,1-21 están: malentendidos, dobles significados, ironía, in- clusiones y transiciones, «circunlocaciones», es decir, frases que hablan de Dios sin pronunciar su nombre, escatología realizada, diálogo que se convierte en monólogo y alta cristología.

Considerado el más teológico de los evangelios, pero escrito en forma histórica, es llamado evangelio espi- ritual, muy diferente a los sinópticos, con perícopas y personajes únicos, es un evangelio con ciertos ele- mentos de incoherencias que parecen indicar altera- ciones o nuevas redacciones, sin embargo, con una intencionalidad precisa del evangelista.

c) Algunos datos de Jn 3,1-21

En este texto (Jn 3,1-21) hay ciertas características muy importantes a tomar en cuenta y que me moti- varon a realizar su análisis:

a) La palabra, propia de los sinópticos, Reino de

Dios aparece dos veces solamente en todo el cuarto evangelio y curiosamente están dentro de nuestro texto. Juan prefiere usar Vida Eterna, que también aparecerá dos veces en nuestro texto. Veremos por qué.

b) Este texto es considerado por muchos estu-

diosos una pequeña síntesis de todo el evange- lio de Juan. Trataremos de ahondar en ello.

todo el evange- lio de Juan. Trataremos de ahondar en ello. a) Introducción La teología joánica,

a) Introducción

La teología joánica, enigmática como sencilla, es una de las teologías más atrayentes del Nuevo Tes- tamento (NT), Dodd afirma que si se logra entender Juan, lograríamos saber aquello que realmente fue el cristianismo primitivo, en este sentido, «los escritos de Juan pueden ser la pieza más importante para re- componer el puzzle o rompecabezas de los orígenes cristianos y que viene a ser como la piedra clave del arco de la primitiva iglesia». Así, entrar en Juan es tan- to apasionante como delicado.

El presente escrito es una introducción a una serie de artículos con los cuales quiero presentar mi tesis de

teología bíblica, realizada en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en un lenguaje más accesible para todos. La tesis de licencia es un estudio sobre un determinado texto bíblico (Jn 3,1-21) con el fin de mostrar que se domina una metodología y se puede analizar un texto. Además quiere ser un trabajo, con la consistencia de un sustancioso artículo de revis- ta científica, aunque sea un poco más extenso. Para ello hemos elegido Jn 3,1-21, el diálogo entre Jesús

y Nicodemo, el primero de los importantes diálogos joánicos.

Sin embargo, el análisis del texto y todo el resto de la tesis, se hace en el idioma original, en griego, por lo que puede resultar tedioso para quien no domina di- cho idioma bíblico. Es por eso que he querido dividir

la tesis en artículos, según los capítulos de la misma,

adaptándolos a nuestro lenguaje cotidiano.

Cabe mencionar que el evangelio de Juan ha sido el evangelio por excelencia de los estudiosos francis- canos. San Buenaventura merece especial mención quien realizó un comentario bíblico al cuarto evan- gelio, dividido en dos tomos. Igualmente los grandes teólogos y bíblistas de la antigüedad vieron en Juan un evangelio distinto de los sinópticos y que reflejaba una espiritualidad muy peculiar. Ha sido, y sigue sien- do, objeto de estudio por muchos estudiosos, ya que representa uno de los evangelios más desafiantes en su interpretación.

b) Datos generales del evangelio de Juan

Escrito entre 80-100 d.C, probablemente en Éfeso

y atribuido al discípulo amado, a un testigo ocular

c) El versículo de oro del cristiano “tanto amó

Dios al mundo que dio a su hijo unigénito” (Jn 3,16) es parte de nuestro análisis. Además es uno de los textos en los cuales está firmemen- te cimentada nuestra espiritualidad franciscana:

Jesús vino al mundo por amor y no solo por la re- dención del pecado (controversia de la teología franciscana y tomista del medioevo). Los pensa- dores franciscanos iluminados por este texto de- sarrollaron una teología muy propia.

Veamos ahora de forma sintética las palabras fun- damentales que acompañarán todos los artículos si- guientes:

Creer y amar al Hijo de Dios son elementos indispen- sables, para tener Vida Eterna, aspectos que mues- tran la necesidad de ser engendrados de lo alto (del agua y espíritu) y así poder ver y entrar en el Reino de Dios. Por una parte está el creer que es fundamental en el cuarto evangelio, pero la fe sin las obras es es- téril, por eso amar será una pieza clave de la madurez de la vida cristiana, según Juan. J. Jeremias afirma:

«quien pertenece a la “basileia”, se halla bajo la ley di- vina de la nueva creación», la ley del amor.

Si esto se aplica a Jesús en general, Juan nos dirá que a la base de todo ello, está el inmenso amor de Dios al mundo (16) por el que dio a su Hijo, versículo de oro del cristiano. Por tanto, Dios ama al mundo dando su hijo (Jn 3,16) muchas biblias traducen este verbo por entregar, sin embargo, nosotros traduciremos “dar”, primero porque el verbo entregar en griego es dis- tinto y segundo porque dar implica donación, don, gratuidad, y el amor de Dios es gratuito.

Lo veremos detenidamente en su momento el hijo ama al mundo siendo enviado no a juzgar sino a sal- var el mundo a través de El (Jn 3,17) y la respuesta del ser humano tendría que ser amar al hijo, sin embar- go, la luz vino al mundo y los hombre prefirieron las tinieblas a la luz (Jn 3,19) Éstos son los temas fundamentales del diálogo, obje- to de nuestra investigación y que les invito a recorrer en cada uno de los artículos.

d) El estudio está dividido en cuatro artí- culos

El primero analiza la delimitaicón, los problemas tex- tuales, lexicográficos, gramaticales y literarios más importantes del conjunto del texto, con el objetivo

de llegar a una buena traducción; el segundo, se de- tiene en el primer pasaje, el diálogo entre Jesús y Ni- codemo, buscando su composición, contexto bíblico e interpretación; en el tercero, abordaremos el segun- do pasaje, el monólogo, con el mismo esquema del precedente y sucesivo; y, por último, el cuarto, analiza el conjunto del texto (Jn 3,1-21).

37

d) Método

Hacemos uso del método de Retórica Bíblica Semítica que es un estudio atento «a los procedimientos semí- ticos de composición» de un texto; además de todos los instrumentos de análisis de texto estudiados a lo largo de la licencia en teología bíblica y los comenta- rios más importantes al cuarto evangelio. Con el objetivo de profundizar en los contenidos del diálogo, hemos querido acercarnos al texto, desde una perspectiva creyente y lo más científicamente posible, como alguien que admira, examina y sopesa opiniones, cuestiona e interroga al texto, saca conclu- siones, disfrutando del proceso y de los frutos de la investigación.

En esta sesión de artículos he querido transportar la riqueza de mi tesis a un lenguaje sencillo y acorde a la lectura de todos, ya que los términos usados en la tesis son muy técnicos propios del método utilizado y del objetivo de la tesis, por tanto, ofrezco a todos los hermanos de la Provincia estos pequeños artículos que buscan sintetizar cada uno de los capítulos de la tesis. Espero los disfruten y puedan comentarlos.

Paz y Bien

que buscan sintetizar cada uno de los capítulos de la tesis. Espero los disfruten y puedan

CONTEMPLAR CON OJOS DE MISERICORDIA 38 AL HERMANO QUE PECA.

CON OJOS DE MISERICORDIA 3 8 AL HERMANO QUE PECA. Fray Cesar H. Flores. OFM Para

Fray Cesar H. Flores. OFM

Para san Francisco la misericordia es una ex- periencia de ese encuentro con un Dios de Amor. En su Testamento, verso 2, él nos com- parte que es portador de esa misericordia de Dios en medio de los leprosos. Francisco se siente comprometido de comunicar ese Dios Amor en medio de los más sencillos y humil- des.

El Dios que se nos revela en la Biblia es el Dios que perdona, “es lento a la cólera y rico en mi- sericordia”.

La misericordia, en el sentido bíblico, es mu- cho más que un aspecto del amor de Dios. La misericordia es como el ser mismo de Dios. “Yo soy el Hésed = Yo soy el misericordioso”. La misericordia de Dios es tan trascendente y tan cercana a la vez, que es capaz de quitar todo mal. “Como dista el oriente del poniente, así aleja de nosotros nuestros pecados”. La mi- sericordia es lo más divino en Dios, es lo más realizado en el hombre: “te corona de miseri- cordia y de ternura”dice también el salmo 103. Creados a su imagen, los seres humanos están llamados a compartir la gloria y la belleza de Dios. La misericordia es el más puro reflejo de Dios en nuestra vida humana: “te asemejas a Dios por la misericordia hacia el próximo” (san Basilio magno).

La misericordia es la humanidad de Dios. Es también el porvenir divino del hombre. Retomando pues este aspecto tan fundamen- tal en la vida de san Francisco, que su ejemplo nos incita a retomarlo para nuestro caminar de fe, podemos leer siempre en el Testamen- to que la misericordia tiene su expresión en el Ver. Francisco ve a la Iglesia de su tiempo, y especialmente a los sacerdotes, no como una institución de poder a la cual hay que lanzarse con las más fuertes críticas, sino mirarla con mucha compasión. Decía de los sacerdotes:

“Y no quiero advertir pecado en ellos, porque miro en ellos al Hijo de Dios y son mis señores”. La mirada de Francisco expresa esa compa- sión, aún para los más pecadores: “Y cualquie- ra que venga a ellos, amigo o enemigo, ladrón

o salteador, sea recogido benignamente” (1 R

7,14).

En la Carta a un Ministro cuando nos acerca- mos a este texto lo primero que impresiona es ese lenguaje de una verdadero Hermano Menor, que con simplicidad y sencillez lo úni- co que desea es hacer realidad la Fraternidad basada en relaciones de misericordia. En esta carta se hace tan presente las palabras de Je- sús cuando dice “no necesitan de médico los sanos sino los enfermos. Vayan y aprendan lo que significa: misericordia quiero y no sacri- ficios” (Mt9, 12.13). La Carta a un Ministro es para muchos autores como la “carta magna de la misericordia dentro de toda la literatura espiritual Cristiana”.

Nuestro Padre Francisco se dirige a un her- mano que ostenta autoridad dentro de la fra- ternidad, y es lo que llamamos el Ministro de toda La Orden. En primer lugar el hermano se debe dejar guiar por un espíritu de obedien- cia, pero no una obediencia a la ley, sino al mandamiento principal que es el Amor. Toda autoridad por lo general se apega a ciertas leyes que deben aplicarse, más cuando estas son de carácter moral, es el caso de un herma- no que ha incurrido en alguna falta.

En la introducción san Francisco usa el tér- mino “estorbo”, es decir, que existen factores externos que puedan influir en el modo de proceder, en la manera de ejercer la autori- dad. Pedro ante el sanedrín que le prohibía predicar les respondió: “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”. Esta es la obe- diencia de Francisco, el ejercicio de la miseri- cordia revelado en Cristo, que seguir con los preceptos humanos de los fariseos.

Francisco siempre vio en cada hermano un Don de Dios, pero también era consciente que eran personas con sus debilidades y defectos. Por eso en aquellos encuentros de Pentecos- tés que se tenían cada año en Asís, venían hermanos de todos los lugares, con sus más

variadas maneras de expresarse, y ante esa

multitud de hermanos el Ministro se debía di- rigir a ellos con mucha ternura y compasión. “Y en esto quiero conocer que amas al Señor

me amas a mí, siervo suyo y tuyo: si proce-

des así: que no haya en el mundo hermano que, por mucho que hubiere pecado, se aleje jamás de ti después de haber contemplado tus ojos sin haber obtenido tu misericordia, si es que la busca.

y

Y, si no busca misericordia, pregúntale tu si la

quiere”. En el inicio de la carta san Francisco se dirigió al Ministro diciéndole que no haya ningún estorbo que lo aparte del Amor de Dios, pues este amor se tiene que ir a derra- mar como un aceite perfumado en el herma- no que ha pecado. Hay que vivir pues la mise- ricordia, antes que la norma se anteponga en la relación.

“¿Cuanta veces tengo que perdonar a mi hermano?”. Le pregunto Pedro a Jesús. Esas setenta veces que habla el Evangelio, Fran- cisco lo expresa con otro número “Y si mil ve- ces volviera a pecar ante tus ojos, ámale más que a mí”. La lógica de Francisco es la misma que nos expresa el Evangelio, y aunque el Mi- nistro se vea aconsejado de hacer lo contra- rio, de aplicar algún castigo, “comunica a los guardianes que por tu parte estás resuelto a comportarte así”. El ejercicio de la misericor- dia en la autoridad es un valor al cual no se puede renunciar.

La segunda parte de la Carta a un Ministro está relacionado siempre con el encuentro de Pentecostés que se tenía cada año, el cual la Regla debía tratar de estos asuntos de los hermanos que han caído en algún pecado mortal. Francisco tenía muy claro que los asuntos de los pecados de los hermanos de- bían tratarse, esto no es algo que se puede obviar, por eso en el Capítulo de Pentecostés se debía formular “con la ayuda de Dios y el consejo de los hermanos”unos principios con criterio evangélico. Fruto de esto se puede ver en la Regla B 7, 1-3.

Las consecuencias del pecado es que este “misterio de iniquidad” te aparta de Dios y lo

lleva a uno a romper con la vida fraterna, por eso para Francisco el pecado no solo se que- da en un plano individual, sino que también

la fraternidad debe de colaborar para salvar al

hermano. La comunidad debe jugar un papel activo, tanto en su dimensión humana, como cristiana. Una actitud muy humana es actuar

con sentido de responsabilidad y madurez, y

a la vez muy cristiana, tendiéndole la mano siendo compasivos y sigilosos.

39

El texto hace la distinción “entre pecado mor-

tal y venial, entre confesión sacramental y lai- cal, entre absolución canónica e imponer pe- nitencia; es un procedimiento que tiene como inspiración básica la corrección fraterna del Evangelio”.

En conclusión, la caída del pecado del herma- no no se resuelve imponiendo el castigo pri- mero. Para san Francisco lo más saludable es salvar al hermano por medio de la Misericordia en donde la figura de la autoridad y la fraterni- dad deben asumir una actitud de apoyo para curar y sanar al hermano de sus problemas.

La fraternidad es como un sacramento de re- conciliación, un espacio donde se debe trans- parentar nuestra vida, una experiencia solida-

ria en la que si un hermano sufre todos sufren. Para san Francisco la confesión como sacra- mento no es un acto de piedad y devoción personal, la confesión es un abrirse humilde- mente a las mediaciones con la confianza que ellos serán mi ayuda en lo espiritual para con- tinuar el camino del Seguimiento de Cristo. Un modo franciscano de ejercer la autoridad. “Para este tipo de oficio no existe otra escue- la de formación que la de meternos dentro

y

ejercerlo. Y no hay otro aprendizaje que el

de la convivencia fraterna en lo cotidiano”. Sin duda que la vida fraterna es para nosotros la mejor escuela, y las recomendaciones que nos ofrecen los textos franciscanos son:

40

• Amor gratuito (Rnb 5; Adm 9)

• Solicitud materna ( Rnb9,14)

• Cura atenta de las almas (Rnb4,6) y vigi- lancia sobre la vida (Rnb5).

• Ayuda espiritual (Rnb5)

• Defensa y protección vida (REr)

• Un comportamiento de mutuo respeto (Rnb17, 16) y no de dominio (Rnb5)

y corregir con

del proyecto de

• Capacidad de exhortar caridad (Rnb5)”

La Carta a un ministro nos plantea pues un involucramiento de toda la fraternidad en la vida del hermano que ha pecado, y para los que tienen un oficio de animación la tarea de revestirse ante todo de misericordia. “Dicho- sos los misericordiosos, pues alcanzaran mise- ricordia”.

El Papa Francisco en el encuentro que tuvo con los superiores mayores de los institutos religiosos masculinos, le hacen unas pregun- tas acerca de los conflictos que se pueden vivir en la fraternidad: ¿Cómo comportarse con los hermanos en dificultad o que viven o crean conflictos? ¿Cómo conjugar una justa respuesta y misericordia ante los casos difí- ciles?”.

El Papa Francisco no deja también de expre- sar su pensamiento con aquella característica que lo hace ser una persona carismática, mos- trando la humana ternura de acompañar es- tas realidades de dolor, desde la fraternidad:

“La fraternidad religiosa, más allá de todas las diferencias posibles, es una experiencia de amor que va más allá de los conflictos”.

Entre las ideas variadas que expresó aquel día el Papa, recojo una para terminar de exponer este tema: “Bien, es necesario recuperar la ter- nura, también una ternura materna. Piensen en la ternura que ha vivido san Francisco, por ejemplo. La ternura ayuda a superar los con-

flictos”. Como franciscanos vemos que hoy en día esta dimensión de humanismo es un com- ponente necesario en las relaciones, tanto a nivel interno, como hacia el mundo que nos rodea.

“El papa Francisco nos confía a nosotros con- sagrados y consagradas esta misión: encon- trar al Señor, que nos consuela como una ma- dre, y consolar al pueblo de Dios”.

Sirva este breve pensamiento para nuestro ca- minar franciscano, muy necesario para nues- tra espiritualidad como consagrados, y que de seguro nos hace descubrir una dimensión propia del carisma. Este tema más que un es- tudio científico de la herencia espiritual que nos ha dejado nuestro fundador, no es más que hacer una lectura de nuestras fuentes, para saber que poseemos un pozo, un mensa- je muy actual que hasta el mismo magisterio del Papa Francisco lo proyecta en la iglesia y en el mundo actual, y que es hacia donde se encamina el año consagrado a la Vida Religio- sa.

lo proyecta en la iglesia y en el mundo actual, y que es hacia donde se
41

41

42

curia

provincial

43

curiaprovincial

44

44
45

45

46

46
47

47

48

48
49

49

50

50
51

51

52

52
53

53

54 Caminar Provincial

54 Caminar Provincial Mini-Noticiero Octubre2014 Capitulo Provincial Electivo Provincia “Nuestra Señora de

Mini-Noticiero Octubre2014

54 Caminar Provincial Mini-Noticiero Octubre2014 Capitulo Provincial Electivo Provincia “Nuestra Señora de

Capitulo Provincial Electivo Provincia “Nuestra Señora de Guadalupe” en Centroamerica y Panamá, Fundación “La Santa Cruz” Haití.

Mandatos Capitulares

REDIMENSIONAMIENTO

Del 13 al 23 de Octubre

Se acuerda que la Comisión jurídica revisará y trabajará los Estatutos Peculiares y luego los presentará al Definitorio para su aprobación.

Se acuerda entrar en un proceso de Redimensionamiento durante el próximo trienio. Es un espacio importante de discernimiento, de conversión para toda la Provincia en el que nos ponemos en sintonía con el caminar de toda la Orden, buscando la revitalización de los hermanos, en su ser y quehacer. El Definitorio provincial deberá de buscar la metodología adecuada para hacerlo.

1. Nombrar la instancia de animación que garantice el

cumplimiento de los proyectos del PPME y los acuerdos capitulares.

2. Hacer reflexión y discernimiento sobre nuevas presen-

cias: Chajul, Darién, Bluefields

COMISIÓN DE PÁRROCOS Se acuerda constituir una Comisión de Párrocos que se en- cargue de una mejor organización en el ámbito parroquial, para darle continuidad a lo que se trata en los Congresos, ser puente de animación entre los párrocos y el Gobierno provincial, así como el ser un referente en la pastoral en los que se buscan criterios para la pastoral franciscana en la Provincia ya que se cuenta con 39 parroquias y 3 rectorías.

COMISIÓN DE HERMANOS LAICOS Se acuerda constituir una Comisión de Hermanos Laicos que trabaje en común acuerdo con la formación perma- nente, dado el número de hermanos con opción laical que tiene nuestra Provincia.

NOVICIADO EN HAITÍ Se acuerda, durante el próximo trienio, abrir la etapa del Noviciado en Haití, tomando en cuenta que se apoye con más hermanos a la misión; además, de formales dentro de su propia cultura. Al comenzar esta experiencia si es nece- sario mandar algunos novicios para que se llegue al núme- ro canónico requerido.

Acuerdos Capitulares

SUGERENCIAS AL GOBIERNO PROVINCIAL a. Solidaridad y prioridad evangelizadora. b. Proyecto en conjunto para la atención a migrantes en Pavón y Los Chiles. c. Estabilidad del promotor vocacional en todas las regio- nes y oficina para la CPV (San Martín o San Antonio, Costa Rica). Nombramiento de hermano encargado de proyec- tos en Haití.

ESTATUTOS PARTICULARES Los capitulares después de hacerle las enmiendas a algu- nos artículos de los Estatutos Particulares de la Provincia, se delegó a la Comisión jurídica para que de los retoques finales y presente al Gobierno provincial en la próxima re- unión de Definitorio para su envió y aprobación en Roma.

ESTATUTOS PECULIARES COMUNES Y PROPIOS DE LAS COMISONES

Congreso Capitular

(Del 27 al 31 de Octubre 2014)

CONCLUSIONES

1. Presidió el Congreso Capítular Fr. Guido Zegarra (Vi-

sitador General) con la participación de Fr. Saúl Flores.

2. Fue admitido para el Orden del Presbiterado Fr. Noel Ramírez Martínez y para el Orden del Diaconado Fr. Celso Toc y Fr. Celso Pérez.

3. Se dará apertura al Noviciado en Haití para el mes

de Julio del 2015. Mientras tanto, irán dos hermanos

al

Noviciado en en una Provincia franciscana de Chile.

4.

Por remodelación de la casa de Noviciado actual,

en el Eremo San Damián se trasladará el Noviciado

a la antigua casa de retiro, en el mismo terreno, de

Monte San Francisco. La remodelación formará parte de la nueva sede de la Curia Provincial.

5. Durante este año 2015 haremos el proceso para dar

comienzo al Noviciado en Diciembre de este año en Diriamba, Nicaragua.

6. Se han fortalecido los Coetus formatorum en las di-

ferentes etapas de la Formación, según lo expresaron los Formadores y Formandos en el Capítulo provincial y en sus reuniones del Secretariado.

7. Se han establecido algunas casas Filiales por la falta

de hermanos para cubrir adecuadamente las diferen-

tes presencias.

55

8. En la etapa de Profesión temporal se impulsará el

año de servicio enviando a los Hermanos de dos en dos según lo pidió el Capítulo. Los estudiantes serán presentados por cada Definidor al respectivo Guar- dián con una copia de la Ratio Formationis sobre el área “año de servicio”.

9. Se ha procurado en el nombramiento del servicio

de Guardianes, los Hermanos que puedan animar el proceso de Redimensionamiento y el Proyecto pro- vincial aprobado en el reciente Capítulo provincial.

10. Del 9 al 14 Diciembre del 2014 se realizará el próxi- mo Congreso de Definitorio en la Curia Provincial de Guatemala.

11. Se realizará la reunión de Instancias provinciales y del Definitorio en El Salvador, del 9 al 13 de Febrero 2015, para animar el Marco operativo del Proyecto Provincial y el pro- ceso de Redimensionamiento.

Participarán en el Encuentro de Comisarios de Tierra San- ta, del 1 al 7 de Febrero del 2015, en Guatemala; los herma- nos que prestarán el servicio de Comisario y Vice-‐ Comi- sarios en la Provincia: Fr. Dempsey Loarca, Fr. José Grígoli, Fr. Francisco Rodríguez, Fr. Rocael Reyes, Fr. Carlos Artiga y Fr. Oscar Molina.

Mini-NoticieroNoviembre2014

Actividades del Ministro Provincial

El 3 de Noviembre, el Ministro provincial visitó a los hermanos de La Recolección, Guatemala para com- partir y dialogar con ellos. Por la tarde compartió la eucaristía con los feligreses y los integrantes de la hermandad de Jesús Sepultado del templo de la Re- colección.

El viernes 7 estuvo en la conferencia de prensa junto

con los hermanos de la fraternidad, en el templo de San Francisco El Grande, La Antigua Guatemala, don- de se hizo la entrega y presentación de la aplicación

para Smartphone “Ruta del Peregrino”, por parte del IGUAT y también de parte de Fr. Edwin Alvarado en-

tregó al director del INGUAT la ruta del peregrino en:

español, inglés, alemán, kaqchikel y francés. Ese mis- mo día realizó la visita al comedor para indigentes y luego un dialogo fraterno con los hermanos del san- tuario. A las 5:00 pm-‐ presidio la misa de renovación de votos de los frailes estudiantes de filosofía.

El domingo 9 de Noviembre el templo Sn. Fco. el Gran- de celebró a las 10:00 am. la eucaristía con el motivo del 31 aniversario del martirio de Fr. Augusto Ramírez.

El 10 y 11 de Noviembre, asistió a la reunión regional

de Nicaragua que se realizó en Diriamba. El 11 de No- 56 viembre, por la mañana se reunió con los hermanos postulantes en la casa de Diriamba; por la tarde se di- rigió a Managua para visitar a Fr. Francisco Solís en el Liceo Franciscano; por la noche compartir fraterno y cena con los hermanos de la fraternidad del Riguero, Managua, Nicaragua.

El 23 de Noviembre participó en la reunión regional de Guatemala, donde compartió un dialogo y re- flexión con los hermanos de la región.

El 24 de Noviembre visitó a los hermanos de la Fra- ternidad de Planes de Renderos, en El Salvador, luego por la tarde noche se reunió con los pre-‐postulantes para motivarlos y animarlos en su vocación.

El 29 de Noviembre a las 7:00 am. celebró la Santa Eucaristía en Monte San Francisco, con los hermanos que ingresan en el 2015 al aspirantado, los postulan- tes, los 13 novicios nuevos y los 11 novicios que pro- fesarán el 12 de diciembre.

El 1 y 2 de Diciembre realizó las entrevistas a los her- manos Novicios previo a su primera profesión en Monte San Francisco

El 2 de Diciembre realiza visita fraterna a Fr. Bruno Frison, en el Cerrito del Carmen, compartiendo el al- muerzo, por la tarde se reunió con la junta directiva de la OFS de Guatemala en la Curia provincial.

El 3 de diciembre visitó a los hermanos de la Provincia Inmaculada Concepción de New York, en Valle de los Ángeles, Aldea San José, El Manzano, Zona 6, Santa Catarina Pinula, compartiendo con ellos el almuerzo.

REGIóN DE GUATEMALA

El 7 de Noviembre en el Santuario del Santo Hermano Pedro, 13 frailes renovaron sus votos por un año más. El mismo día en la fraternidad Dios con Nosotros, Mezquital, renovaron su votos 5 frailes.

El lunes 17 de Noviembre, se realizó la reunión de guardianes en la fraternidad de San Francisco el Gran- de, La Antigua Guatemala.

Se compartió el caminar de las fraternidades, se hizo la calendarización del 2015 y se organizó la reunión

regional. Se llevó a cabo la reunión regional en la casa de retiro Monte San Francisco.

Es de resaltar el diálogo abierto que se tuvo con el Mi- nistro provincial, el análisis de la realidad y el convivio navideño con intercambio de regalos. Del 25 al 29 de Noviembre Fr. German Tax participó en la reunión de la Pastoral Educativa de la Conferencia Sta. María de Guadalupe.

REGIÓN DE PANAMÁ

En el marco de la Solemnidad de Nuestro Padre San Francisco, la familia franciscana organizó una marcha por la paz en la ciudad de David, también en la ciudad de Panamá, la familia franciscana bajo la coordinación de la Orden franciscana Seglar organizó ambas activi- dades, las cuales fueron muy concurridas. Los días 17, 18 y 19 de noviembre se realizó en la fraternidad San Francisco de Asís de Dolega nuestra reunión regional, espacio para el encuentro fraterno, para dialogar so- bre nuestro caminar y escuchar el mensaje de nuestro Ministro Provincial Fray Edwin Alvarado.

Los días 14, 15 y 16 de noviembre se realizó en la fra- ternidad del Carmen, David el encuentro de discerni- miento vocacional, dándoles seguimiento a los jóve- nes aspirantes.

Los días 24, 25, 26, 27 y 28 de noviembre en el monas- terio de la Encarnación de la Pintada, las hermanas Clarisas realizaron sus ejercicios espirituales imparti- dos por Fray Henry González.

Los colegios San Francisco de Asís y Pio XII honraron a la patria, desfilando en varios lugares de la geografía nacional, en estos desfiles se pone de manifiesto la energía, la creatividad pero sobre todo la identidad nacional.

Mini-Noticiero Diciembre2014 57

Mini-Noticiero Diciembre2014

Mini-Noticiero Diciembre2014 57

57

• Del 8 al 13 de Diciembre, se realizó el Definitorio pro- vincial en la sede de la Curia provincial, Guatemala.

• El día 12 Diciembre, emitieron sus primeros votos los

hermanos novicios. En dicha celebración se tuvo la presencia del Ministro provincial de Guillermo Scha- ttenhofer, quien vino desde Argentina para recibir sus primeros votos. Un momento especial fue que el hermano novicio Benjamín Puac Bucú, pidió a Fr. Ed- win Alvarado, poder leer su profesión religiosa en su lengua natal kaqchikel por respeto a su cultura y a su familia que estaba presente.

El día 13 de diciembre, con la presencia del Ministro provincial, Fr. Edwin Alvarado, se inició oficialmente el novicia con el ingreso de 13 hermanos, incluyendo uno venezolano.

con el ingreso de 13 hermanos, incluyendo uno venezolano. • Del 15 al 16 de Diciembre,

• Del 15 al 16 de Diciembre, se realizó el convivio na-

videño en las regiones de El Salvador, Nicaragua y Pa- namá.

• Del 18 al 19 de diciembre, se realizó la reunión re-

gional de Costa Rica en la Fraternidad de San Martín, Alajuela con la presencia de Ministro provincial.

• El sábado 27 de Diciembre, en el Santuario Nuestra

Señora de Fátima, Planes de Renderos, El Salvador, por imposición de manos de: Mons. Gregorio Rosa Chávez, Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de San Salvador, fue ordenado sacerdote Fr. Noel Ramírez, y

fueron ordenados diaconos Fr. Celso Antonio Pérez y Fr. Celso Rabi Toc.

fue ordenado sacerdote Fr. Noel Ramírez, y fueron ordenados diaconos Fr. Celso Antonio Pérez y Fr.
fue ordenado sacerdote Fr. Noel Ramírez, y fueron ordenados diaconos Fr. Celso Antonio Pérez y Fr.

58

58

59

60

«Donde hay religiosos hay alegría». Estamos llamados a experimentar y demostrar que Dios es capaz de colmar nuestros corazones y hacernos felices, sin necesidad de buscar nuestra felicidad en otro lado; que la auténtica fraternidad vivida en nuestras comunidades alimenta nuestra alegría; que nuestra entrega total al servicio de la Iglesia, las familias, los jóvenes, los ancianos, los pobres, nos realiza como personas y da plenitud a nuestra vida.

Que entre nosotros no se vean caras tristes, personas descontentas e insatisfechas, porque «un seguimiento triste es un triste seguimiento». También nosotros, al igual que todos los otros hombres y mujeres, sentimos las dificultades, las noches del espíritu, la decepción, la enfermedad, la pérdida de fuerzas debido a la vejez. Precisamente en esto deberíamos encontrar la «perfecta alegría», aprender a reconocer el rostro de Cristo, que se hizo en todo semejante a nosotros, y sentir por tanto la alegría de sabernos semejantes a él, que no ha rehusado someterse a la cruz por amor nuestro.

(Papa Francisco)