Está en la página 1de 4

¿Son Cristianos Los Mormones?

El Jesucristo de los mormones (estandartedelibertad.com)

Son muchas las manifestaciones de amor que el mundo le ha mostrado a Aquel quien quedó registrado en las Escrituras Sagradas como el Señor y Salvador de la humanidad, reconocido por hacer bien entre quienes le conocieron y quién estuvo dispuesto a morir por sus amigos, la humanidad toda. Se trata de Jesucristo, inevitablemente reconocido como aquel que padeció solo una vez por los pecados del mundo.

aquel que padeció solo una vez por los pecados del mundo. Luego de la muerte y

Luego de la muerte y resurrección de Jesucristo, quienes le venían siguiendo con un testimonio visible de sus obras se convirtieron en portavoces de la vida y labor de este hombre singular. Hoy en día, son millones de hombres, mujeres y niños los que dan testimonio de Jesús de Nazaret, como un ser especial y cuyo propósito fue el de brindar salvación a todos los que le sigan. Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, identificados por muchos con el apelativo de mormones, se sienten felices de saber que esta organización sigue las enseñanzas de Aquel que murió por la humanidad y que Él mismo la dirige por medio de un profeta escogido por Dios para este tiempo.

Un hombre colmado de sabiduría Asimismo, los mormones están conscientes de la realidad que reviste la existencia preterrenal, mortal

y resurrección de Jesucristo. Reconocen que tras nacer en Belén, el niño Jesús creció y se desarrolló en

la plenitud de un hombre colmado de sabiduría especial venida de lo alto y dispuesto al servicio y a brindar amor.

El Jesucristo de los mormones es aquel que a los 30 años inició su predicación del Evangelio y caminó enseñando y haciendo bienes. Rodeado de hombres con condiciones naturales, pero habiendo sido llamados para un fin celestial, Sus apóstoles y discípulos.

para un fin celestial, Sus apóstoles y discípulos. El Jesucristo de los mormones es Aquel quien

El Jesucristo de los mormones es Aquel quien estuvo dispuesto a sufrir por los pecados de toda la humanidad, sufriendo de tal manera que derramó sangre por cada uno de sus poros. Es Aquel que sufrió humillación y el dolor causado por el látigo de la injusticia. Aquel quién fue sostenido en una cruz y rodeado de delincuentes murió; dejando testigos de ese acto de amor puro y sincero. Ese Jesús que muerto su cuerpo y vivo en el espíritu llevó buenas nuevas de salvación a los espíritus de quienes habían muerto, dándoles esperanza para la vida eterna. (1 Pedro 3:18 al 20) El Jesucristo de los mormones es aquel que tras haber sido sepultado en un mausoleo prestado, pasados tres días, se levantó de entre los muertos yresucitando se mostró a Sus seguidores y a Su pueblo, con quien compartió, pescó, comió e instruyó para luego elevarse a los cielos con ese mismo cuerpo glorificado. La verdadera identidad de Jesucristo Para los mormones, Santos de los Últimos Días, Jesucristo no solo fue y sigue siendo un hombre especial; fue literalmente el Primogénito del Padre y Su Unigénito en la carne; fue y es el hijo del Hombre, el Hijo de Dios.

A pesar de ser conocidos en el mundo como mormones, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, saben que son cristianos y se aferran a las verdades que dejó durante Su ministerio terrenal y aún más allá, puesto que saben que esta organización es dirigida y pertenece a Aquel que murió por la humanidad.

El Jesús de los mormones es el conocido por la humanidad como El Salvador, el

El Jesús de los mormones es el conocido por la humanidad como El Salvador, el Hijo de Dios

Esta verdad del ser cristianos se ve reflejado en el nombre mismo de Su Iglesia la cual fue restaurada y lleva a cabo Su Obra de amor. En este sentido el élder M. Russell Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles, en un discurso publicado por la revista Liahona de noviembre de 2011, indicó refiriéndose al nombre de La Iglesia De Jesucristo De Los Santos De Los Últimos Días que “cada palabra es aclaratoria e indispensable”.

En ese mismo discurso explicó que “La palabra La indica la posición única de la Iglesia restaurada entre las religiones del mundo. Las palabras Iglesia de Jesucristo declaran que ésta es Su Iglesia. En el Libro de Mormón, Jesús enseñó: “¿Y cómo puede ser mi iglesia salvo que lleve mi nombre? Porque si una iglesia lleva el nombre de Moisés, entonces es la iglesia de Moisés; o si se le da el nombre de algún hombre [como Mormón], entonces es la iglesia de ese hombre; pero si lleva mi nombre, entonces es mi iglesia, si es que están fundados sobre mi evangelio” (3 Nefi 27:8);de los Santos significa que sus miembros lo siguen a Él y se esfuerzan por hacer Su voluntad, guardar Sus mandamientos y prepararse una vez más para vivir con Él y nuestro Padre Celestial en el futuro. “Santos” sencillamente se refiere a aquellos que procuran santificar su vida mediante el convenio de seguir a Cristo; de los Últimos

Días explica que es la misma Iglesia que Jesucristo estableció durante Su ministerio terrenal, pero restaurada en estos últimos días. Sabemos que hubo un desvío, o una apostasía, que requirió la Restauración de Su Iglesia verdadera y total en nuestra época”. Así mismo, el élder M. Russell Ballard indicó que “el nombre que el Salvador ha otorgado a Su Iglesia nos indica exactamente lo que somos y lo que creemos. Creemos que Jesucristo es el Salvador y el Redentor de todo el mundo. Él expió los pecados de todos los que se arrepienten, rompió las ligaduras de la muerte y trajo la resurrección de los muertos. Seguimos a Jesucristo. Como dijo el rey Benjamín a su pueblo, así mismo reitero a todos nosotros, que “os acordaseis de conservar siempre escrito [Su] nombre en vuestros corazones” (Mosíah 5:12). Es pues, muy claro que la posición de los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la de mostrarse como lo que son; cristianos verdaderos y seguidores del único a través del cual se puede lograr la expiación de la humanidad. Saben que siguiendo a Jesucristo y mostrando el amor infinito a Dios y al prójimo, así como cumpliendo con las ordenanzas, principios y mandamientos divinos, los mormones aspiran volver a la presencia de Nuestro Padre Celestial no solo como beneficiarios de la salvación ofrecida, sino también viviendo en familia por la eternidad.

Escrito por: Reinaldo Mendoza

en familia por la eternidad. Escrito por: Reinaldo Mendoza P eriodista (Comunicador Social, mención Desarrollo

Periodista (Comunicador Social, mención Desarrollo Social), egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Venezuela. Magister en Teaching Higher Education, egresado de la Caribbean International University. Miembro de La Iglesia De Jesucristo De Los Santos De Los Últimos Días.