Está en la página 1de 5

ffiHffiffiffiHrmmmm PMM

i

I

l

WW

WWffiM ffiW ffiWryffi

Por Mario Alberto Chávez Rodríguez

lgtó

-oNCE gños DEspüEs- P(m ¡fi I'llsl'|fi HfftlE

como co61{Do sE rrfiBlfi IDo

"HIE REsREsfiDo EH

"hsomsRosdlrEilrE

-T

XO RE«IERDfi

EsrHm rfiH

,otmil

tO QÍIE SüCEDIO EII

TODO ESE TIE]'IPO

n hombre que, rtlisteriosanlente desapareciÓ

sin dejar rastro, regresó tan extrañamente corlro se habí iclc¡ sin haber envejecido en todo

ese tiemp<1.

losé Estévez desaparei:ió ¿,rnte los ojos cle su esposa

Susana, que había siclo la única testigo de aquel rapto'

Ella aseguraba que su esposo había sido llevado "espi-

ritualmente" al cielo en un objeto volador, pero sus

vecinos no le creían.

Un amigo de é1, de nr¡tnt¡re Pedro Díaz, clueño clel

rancho, adjunto al de Estér'i:2, diio.

"supimcls que José se había ido, pero t-reínlos c'¡ue "

había sido por alguna razón de ellos

La familia Estévez tiene cinco hijos.

El día en que José se fue, había estado en f ¿ canti-

na con algunos amigos. Susana, su esposa lo vio

regresar canlinando sobre el campo de cultivo

cuando, de pronto, erl el horizonte, apareció un

objeto que parecía descender sobre su esposo'

Aquel objeto lanzó un rayo de luz y después notó

que Estéve z había desa Parecido.

Histérica, llamó por teléfono a la delegación de policía, para informar sobre el caso y la forma en que había desaparecido su esposo, pero nadie

hizcl caso de su aseveración.

Durante algunos días sus vecinos se burlarorl de lr:

que der ía.

Decidió entonces guardar silencio.

ilada nrás".

Como nadie le creyó, optó iirralnrente ¡ror resigtrarse y no hablar más del asLinto.

n privacltt il tlrtas attli¡1as haL¡ia tiic-ho que "unas extrañas f iguras; que se elrcotltraban

dentrc¡ del aparato, parecían observar

cómo subía José lrasta que desapareció y

6t'i

11'\9)

Con sus hijos mayores ella manejó el rancho por misma y trató de olvidarse del inciden-

te.

Un día del año de 1986, mientras Susana rea- lizaba sus labores de campo, vio de nuevo

una extraña luz que se acercaba a su casa

sobrevolando exactamente igual que el día en

que fue abducido su esposo.

Mientras el aparato descendia no se esuchcpo

ningún ruido.

De Ia parte inferior se abrió una pequeña

puerta y una figura salió y se encaminó hacia

ella.

Con sorpresa notó que

esposo!

"Estaba encantada de verlo-" dijo a periodis- tas norteamericanos (a través de un intérpre-

te).

¡se trataba de su

ET T}IJO OUE APENA§

HABIAN TRAN§CURRIDO uNo§ §EGUNDO§I pHRO EN

]IEALIDAD HABIAN PA§ADO

ONÜE AÑO§

espués de mirarlo frente a nosotros

comprendí que se lo habían llevado en un OVNI.

Nosotros, los integrantes de la familia, envejecimos 11 años, pero él se veia exacta-

mente tan joven como cuando se había ido.

lncreíblemente José Estévez no recordaba nada sobre-

natural o que haya sido víctima de alguna aventura

intergaiáctica. Cuando su esposa le dijo que habían transcurrido más de diez años desde que se había ido, él se quedó des- concertado.

Estévez aseguró que:

"Todo lo que recuerdo haber visto es urr platillo vola-

dor sobre el campo de cultivo donde fui tomado y un segundo después estaba descendiendo, encaminándo- me hacia mi casa. En ese montento vi que mi esposa se encontraba del otro lado del rancho.

Cuando la vi noté que se veía algo rara

y mis hijos ya

uno de ellos era ya más alto que

estaban grandes

yo

Después me enteré que ellos tenían diez años más, en

un tiempo que para mí pasó en un segundo

Reportadas Ias autoridades mexicanas, el caso quedó

"

cerrado.

Tal vez no investigaron a fondo porque recién se había

registrado el sismo (de 1985) y la ciudad de México

estaba en reconstrucción. ¿Qué dominio tienen sobre el tiempo los extraterres-

tres?

¿Pueden viajar hacia el pasado o el futuro y hacer vivir

a un ser humano cientos de años, para después regre- sarlo en el momento en que lo secuestraron, sin que éste recuerde lo ocurrido?

¿Qué efecto influyó en José Estévez que lo conservó

tan joven como cuando lo subieron a Ia nave? Estos casos, extrañamente, no son aislados, la frecuen-

cia con que ocurren es sorprendente.

Misteriosas esferas fueron observadas por cuatro pilotos de vuelos

comerciales, en el momento en que se aproximaban al Aeropuerto

Madrileño, cuya torre de control registró -efectivamente- a través del radar,

el paso de los objetos.

Cuando caen naves o esferas, en casos extraordinarios, también suelen estar

tripulados,'en cuyo caso, después de la colisión, se recogen cadáveres de

humanoides que son conducidos a lugares estratégicos en Estados Unidos,

particularmente al Hangar 58, aunque durante varios años se especuló que

ésto se hacía en el Flangar 18.

Algunos de estos cadáveres, de apariencia extra-humana, se encuentran

congelados desde 1950 en un frigorífico especial. lnclusive se aseguraba que algunos de estos humanoides fueron empacados

y entregados por avión, como los paquetes comunes que se envían por

correo.

EI secreto de cadáveres depositados en bases militares ha sido mantenido

durante cuarenta años.

Un OVNI en forma de diamante

-cuya

brillantez daña los ojos de los

testigos- se presenta en lnglaterra sobre un campamento de pesca, desde el cual uno de los integrantes, logró tomar imágenes de In que parece ser un

objeto volador cuya forma no estaba regi'strada en los anales de Ia

OVNILOCIA.

Otros reportes aseguran que los OVNIS continúan utilizando el conocido

dÍsfraz de nubes para esconder su forma y su presencia.

En Querétaro un joven fotografió una enorme nave desde su ventana, al

parecer cubierta por una neblina de color blanco. Las huellas circulares continúan apareciendo, esta vez ha sido en Tizayuca,

Hidalgo (México).

Los círculos fueron descubíertos sobre el suelo no pavimentado de la

esquina de una calle. Las huellas fueron precedidas por una intensa luz multicolor, cuya presencia

fue interpretada por los vecinos como un Objeto Volador no ldentificado.

¿Naves espaciales dejan huellas en la tierra o son trazos de mensajes

interdimensionales?

¿Es inmínente un encuentro entre "ellos" y nosotros?

Pero

¿estamos

preparados para el lo?

No. 28. Año

2 . lulio de I 994

Director Cleneral: lr¡sé María l-lores Muñoz Directora: Zit¡ Rorlrí¡iuez M.

Cerm¿in Flores

tditor Responsablei

-Irujill<r

D¡rector de Arte: Aleiandro Flores T

Diseño: Eric ABuitre Cómez

Colaboradores:

Bravo

Lic. Humberto

Osorio, Profr. Santiaflo Clarctu, Bdltaz.rr

CarcÍa, Rosalynn Hunter, Viktor

Kononov, Zit¡ Rodríguez,

Erik¡ Parker,

Viktor Konzanzev, M¿rio All¡erto

Chávez, Ramón Rodrí¡¡uez, Luis Anckis

iaspersen,

(San Luis PotosÍ), Rubén

M¿nriclue (Sdn l-uis Potosí), Oscar

Zapim linexr (tuebla), Mrián Hc¡rrárxkz (Ten¿yuca, l-180,), l-'lugo Rincón F¿rías

(Ocotl¿in, hl.). f ranc¡sco Domínguez

de la Rt¡sa (CIFEEEAC), Hernán Bravo

V. Octavio Fonscc.l (camaró8rafo), Edgar Adrián Chávez (fotógráfo).

Corresponsales en el Mundo:

AGentina: Mario C.rrosso

S¿rn trancisco, ELI: ioan H. l.¿urino

Sue.ia: Svcn Olov Svensson

Bélgica: Broux Marc Milw¡r¡kee, EU r Richard Ht¡idetr Austn¡lia: Colin No¡ris Sevilla, España: lgnacio Darnaude Madrid, [spaña: Hilde Menzel

lnBlatdra: Foresight

Representante €n Argentina:

(). Abac¡/Chirulnicoff Avellaner¡ 2509 6! piso depto. 16 C.P. I6il6 Olivos, Prcvincia de Bue-

nos Aires ArBentina. FAX: (541 ) 790-

4B-5{)

Fotomecán¡cai Editori¿l l-leria, S.A.

lmpresión lnteriores: Talleres Roto-

gráficos Zaragoza S.A. cle C.V

lmpres¡ón Portada: Mina [ditores,

5.A. de C.V. I'okio 424, Col. Porl¿-

les, México, D.t., C.P. U3.100. Tel.:

605-09-5.i

y 605'09-07

Distribución en el D.F.: Ever¿rdo

Flores Hnos.

Dislribución Foránea: Codiplyrsa, de C,V,

en Buenos Aires Cap¡-

D¡stribuidor

tal: Vacc¿ro Sánchez y Ch. S.A.

N4oreno 794 i)iso !). C.P. 1001

BS.AS. Argenti¡a FAX: (541 ) 3-14-B4-

3l

Certificado de Título: En tr.1ñrite

C€rtificado de Conten¡do:

En trántite

Miembro de la Cámara Nacional de

la lndustria Editorial. Reg. No.261

Reporte OVNI es erlitado t:atorce-

nalmente por MINA EDITORE§, S.A-

DE C.V. Oiicinas t'n Tokio 424. Col.

Porlales, en México, D.F. C.P.

03:J00, Tels.; t05-07'13 y 605'0t,-1.1

$,

.ru

¡trA ¡¡

ff\{*ffi,ffffi