Está en la página 1de 187
secreios.de la defensa.en ajedrez oS = a gs 2 : 3° : 3 3 a Aprenda como defender y contraatac Sumario Cibiogets eee : Introduccién... r ee = : 1 Elnoble arte de la defensa, 6 2 Economia de recursos en defeNS8...cen ss 18 3 gCudn real es la amenaza?....nennne foe vee 27 4 Elrey como unidad de combate... ee see 36 5 Fortaleza 33 6 Ahogado. . a bee 66 ee 7 Jaque perpeto...ccccccccceessinenneseeen os 73 8 Bl alma del ajedrez.....ssnsnnsnsnnnnnsnn - . = 80 © Editorial La Casa del Ajedrez 9 Sacrificios defensivos............04 oo a 2 Calle San Marcos, 41 9.1. Sacrificios de dama..... . oe Geeneemoeee 6) Teléfono 91 521 2008 - Fax 91 531 3880 9.2. Sacrificios de calidad... : nth Cees eee 9.3. Sacrificios de pieza menor... . 14 Email: info@lacasadelajedrez.com nf : i ie Direcci6n Internet: http://www. lacasadelajedrez.com 10 Dos piezas menores por torre a : 11 Simplificacién. . _ . 150 Titulo original: Secrets of Chess Defence. Gambit Publications, 2003 12 Defensa de finales dificiles...... seinnnniininniinnestnansennss 162 : 13. Rendicién prematura, 7 Direccién Editorial: Andrés Tijman Marcus Consejero editorial: Daniel Elguezdbal Varela 182 Traduccién: Antonio Gude Soluciones a los ejercicios......n . ee cae is2 Correccién: Sofia Montero Oria de Rueda - Gabriel Rojo Huertas Disefio de portada: Claudia Tijman indice de jugadores. 189 indice de aperturas.... 191 1.S.B.N 84-933841-3-5 ail Depésito Legal M-8082-2005 Impresion: Impresos y Revistas SA Impreso en Espaiia - Printed in Spain ta! 0 pa por cualgy miso prewo y jl_de esta publicacién, ni su tratamiento informatic medio, ya sea electrénico, mecdnico, por fotocop'a ‘oF escrito de los titulares del copyright. Bibliografia B. Kazie, M. Yudovieh, Y. Neishtadt E, Polihroniade. C. Stefaniu. Y. Neishtadt, Y. Damsky M. Tal, Y. Damsky E. Gufeld, E, Lazarev Y, Averbaj R. Jolmoy D. Bronstein. V. Baturinsky, A. Karpov G. Kasparov T. Petrosian, M. Botvinnik L. Polugaievsky. Y. Damsky. V. Korchnoi Soloviov J. Watson. N. Krogius. A. Golubev. Y. Averbaj M. Pavlov. M. Stere. V. Korehnoi. Gutsait, Matchi pretendentov na pervenstvo mira, Belgrado, 1969 Pervy chempion Mira. Mosci, 1971 Meciul secolului, Fischer ~ Spassky. Bucarest, 1973 Nekorovanie chempioni. Most, 1975 Grossmeister Geller. Moscii, 1976 Al ataque. La Casa del Ajedrez, 1999 Leonid Stein; La estrategia del riesgo. Paidottibo, 2001 Shajmatnie okonchania (5 tomos). Moscii, 1980-84 rranie parti. Moscu, 1982 El ajedrez de torneo, Fundamentos/Aguilera, 1982 Na shajmatnom Olimpe. Moscii, 1984 La prueba del tiempo, Jaque, 1993 Ajedrez en la cumbre. Ediciones Eseuve, 1989 Partidas selectas (3 tomos). Ediciones Eseuve, 1990 Izbranie parti, Verteidigung in Schach. Berlin, 1988 San Petersburgo, 1996 Mikhail Tal Games. Chess Stars, 1994-97 Los secretos de la estrategia moderna en ajedres. Gambit 2003 Boris Spassky (2 tomos). Moseit, 2000 Averbakh’s Selected Games. Cadogan, 1998 Olimpiada de Sah Elista 1998, Buearest 1999 My Best Games (2 tomos). Edition Olms, 2001 Informator. Belgrado, 1966-2003 Mega Database 2003, Chessbase 2002 Introduccién Este es mi primer libro, En otros tiempos, una eseritura irregular podria oe traicionado al autor por su nerviosismo. Hoy en dia, el procesador de textos resuelve tales problemas, “Trataré de explicar por que he escrito este libro y cuales son sus objetivos. Siento una profunda admiracién por autores clésicos como Botvinnik y Averbaj, porque tenian tuna habilidad especial para destilar muchas horas de trabajo en unas cuantas palabras. Ademés de se valor estético, esa forma de escribir también cumple un papel didéctico: al lector solo se le muestra la punta del iceberg y es invitado a descubrir el resto por si mismo. {Por qué, entonces, he elegido un enfoque absolutamente distinto? La razén principal es que no es facil seguir los pasos de intelectuales tan destacados como los que he mencionado. Si no eres tan bueno como ellos, te arriesgas a convertirte en un mono que trata de imitar a un ser humano. 'Al mismo tiempo, queria marcar distancias con una cierta tendencia actual. Incluir un montén de partidas sin comentarios no es ya sinénimo de meticulosidad y detenida investigacién. Por el contrario, sugiere un enfoque superficial. Con las maravillosas funciones del ordenador copiar y pegar, pueden ficilmente llenarse doscientas paginas en menos de una semana ‘Al incluir una considerable cantidad de variantes y comentarios verbales en la mayoria de las partidas, he tratado de convencer al lector (y, tal vez, a mi mismo) de Ia validez del principal discurso légico de cada capitulo. Un minucioso enfoque analitico ha permitido descubrir buen nmero de errores en los comen- tarios de estas partidas previamente publicados, Muy a menudo, ideas brillantes se ejecutan de modo imperfecto. Esto condujo, con frecuencia, a una reconsideracion radical de la estructura inicial del capitulo y. en algunos casos lamentables, a exeluir partidas tradivionalmente conside- radas muy instructivas. Conozco a un fuerte Gran Maestro que esta trabajando en la segunda edicién de un hest-seller sin ayuda de programas de ordenador. Tal como yo lo veo, ésa es Ia forma de asegurarse un libro original, aunque provocador. Por mi parte, decidi no realizar la menor tentativa por escapar del mundo de la informatica, y he tratado de aprovechar todas las utilidades que ofrece el ordenador. No obstante, al analizar una partida o una posicién, normalmente s6lo consulto el médulo de andlisis una vez que me he formado al respecto mi propia opinion humana. Una de las tareas mas dificiles ha sido elegir los ejemplos. No existe funcién alguna que res- ponda a la denominacién "defensa eficiente" en la mascara de biisqueda que incluye ChessBase. Por lo tanto, tuve que confiar, sobre todo, en la informacién almacenada en un soporte andlogo, lamado memoria y localizado detrés de mis gafas, La mayor parte de las luchas elegidas son Partidas. de grandes jugadores de todos los periodos de la historia del ajedrez. También hay un numero significativo de mis propias partidas, No es por faita de modestia, sino que creo poder explicar mejor fenémenos de naturaleza técnica o psicolégica cuando los he vivido yo mismo. Espero que disfrute usted tanto de la lectura del libro como yo lo he hecho escribiéndolo. Mihail Marin - Bucarest, 2003 1 El noble arte de la defensa Vivimos en un mundo marcado por ta sidn a todos los niveles A lo largo de la historia, naciones, tribus ¢ imperios han tratado de resolver sus proble- mas, ya fuesen de naturaleza social, politica 0 econémica, arrojando piedras, flechas 0 bom- bas en los territorios vecinos. A nivel individual, ef cuadro es muy simi- lar. Tendemos a atribuir la mayoria de nues- tros problemas y miserias a causas extemas, relacionadas con otra gente. La paja en ojo ajeno es mucho mas facil de percibir que fa viga en el propio, Por consiguiente. to que. en principio, deberia ser una noble competicién entre individuos. a menudo degenera en tu- chas propias de la jungla. en FI ajedrez sélo es un reflejo abstracto del mundo real. y las nociones de ataque y de- fensa no implican matices morales. No son otra casa que dos métodos opuestos de lucha, que deben emplearse de acuerdo a las neces dades. Sin embargo. el ajedrez es jugade por seres humanos, lo que explica la evaluacién subjetiva de estos aspectos complementarios del jucgo. En otros tiempos, la nocién de ataque es- taba asociada con epitetos como "valiente" 0 brillante” | mientras que un jugador de estilo solido. detensivo, estaba considerado, general- mente, como un cobarde. El ajedrez se cor deraba una suerte de justa medieval. con todas sus implicitas normas morales. No recoger el guante lanzado por el adversario de turno no formaba parte de los buenos habitos de la época. En el diagrama 1, las negras tienen eviden- te compensacion por el pequerio déficit mate- rial. Pero para proseguir el ataque, tienen que aniquilar el centro blanco. Hamppe - Steinitz Viena 1859 10...xf3+ Steinitz cligid el pedn de "eS" como obje- tivo. Puede que actuara asi porque consiguid calcular mejor las consecuencias de ka varian- te jugada en la partida, A edad mas madura, seguramente habria entendido que era mucho mas importante el pen de "dd". y le hubiera prestado mayor atencién a la jugada 10,..Exd4!!, un especta- cular golpe, después del cual la posicién blan- ca no habria podido resistir mucho tiempo. Por ejemplo: I Lcxd4 Axd4+ 12.she3 (0 ben [2.dha3 205+ 13.20¢3 Sxt3, y no es posible 144x132, debido a 14.4 mate) 12.7 x13 {esto atin es mejor que 12...2x13 [3.exf3 Se: sugerido por Neishtadt) 13.gxf3 Be3+ 14.2e: (o bien 14.2d3 2f5+ y mate a la siguiente: 14.che4 también permite un bonito mate. ha- ciendo 14...2f5+ 15.cxf5 g6 mate) 14...812+ 15.bd3 Wd4+ 16.42 Wed+!. seguido de mate. I1.gxt3 Dxes Este sacrificio es absolutamente correcto, pero tiene un gran inconveniente: jque las blancas no estan obligadas a aceptarlo! 12.dxe5? Esta respuesta era la que Steinitz esperaba. El espiritu de la edad no les permitié a nin- guno de los contendientes considerar la tran- quila 12.Wel!, que fuerza el cambio de damas. En el final, la pareja de alfiles y el rey centra- lizado compensarian a las blancas de su dete- riorada estructura de peones. Como veremos, la fuerza del rey en el centro se convertiria en un pilar del sistema de pensamiento de Stei- nitz, Tras la aceptacién del sacrificio, es intere- sante presenciar el ataque final. Resulta no- table lo bien que estaba todo calculado: un Gran Maestro modemno no Io hubiera hecho mejor. 12.We5! 13.Hel West 15.8b1 Wxf3+ 16.He2 14hd1_ Bxc3 Steinitz seguramente lamenté no haber te- nido oportunidad de exhibir la linea principal de su combinacién: 16.2e2 Sxd2+! 17.¢2xd2 We3+ 18.ed1 Bd8+ 19.243 Bxd3+! 20.cxd3 Wxd3+ 21.2cl $a3+ 22.8b2 Wbs 23.Wd2 Wo6+, llegdndose a un final de damas ganado. 16...Hxd2+ 17.hxd2 Bd8+ 18.01 En caso de 18.443, lo mejor es la especta- cular jugada 18.,.2b4+!, a fin de seguir con ~.Wxh1 después de ...xd3. 18...2a3+ 19.2b2 c3 20.2h3+ bbs 21.8b5 Wd2+ 22.cbb1 Wdl+ 23.Bxd1 Bxd1 mate. Paradéjicamente, los cambios de actitud durante el Siglo XX se reflejaron de forma po- sitiva en el ajedrez. La gente se volvié tremen- damente pragmatica en la vida cotidiana, de- jando a un lado sus suefios heroicos o ut6pi- cos. En ajedrez, esto permitié a los jugadores evaluat las posiciones con mayor objetividad. Es interesante observar la diferencia con que el bando defensor reacciona siglo y medio después, en una situacién similar a la de la partida anterior. Skembris — Marin Olimpiada de Mosc 1994 Las blancas tienen problemas para defender todas sus debilidades ante ejército negro, que est perfectamente coordinado. St! EI inicio, inesperado por completo, de un ataque correcto, cuya idea es minar las casillas M3" y "ed", Despues de -5.cxb>, las negras tlenen que eliminar el caballo con 23,..2xc3! Por ejem- plo; 24.xc3 (mejor que 24.!xc3 Axed 25 fxed Wxed+, con fuerte ataque) 24...2ixed (contra mi intencién inicial, 24. xf3. las blancas pueden jugar 25.c2, con idea de res- ponder a 25...2xe4 con 26,2xg7, seguido de We6) 25.fxed Wxed+ 26.012 WB+, y las blancas no pueden escapar del jaque perpetuo: a) 27.22g17! Yxy3+ 28.02F1 (tras 28.2h1 Wxh3¥, las blancas tienen que dejar el caballo indefenso con 29.22) 28...Y4xh3+, y ahora la hiperambici 92? conduce a un ines- perado desastre luego de 29.213! 30.!e3 fc8!! 31.&xg7 8c2, cuando, a fin de evitar el mate, las blancas tienen que perder material. b) Es mas seguro 27.8e1 Whl+, y el rey deberia aceptar la repetir jugadas, puesto que 28.212? pierde la dama con 28...53+. Después de la textual, las negras tienen dos posibles sacrificios de caballo, Calculé duran- te mucho tiempo las consecuencias de ambas jugadas, y legué a la conclusion de que, des- pues de 23...2\xe4 24.fxe4, el ataque seria mu- cho mas fuerte que tras 23... AxP3 24.2xf3 Lo que se me escapé fue que las blancas no estaban obligadas a aceplar la primera entrega, mientras que en caso de 23.,..xf3, la estruc- tura blanea de peones queda irremediablemen- te dafiada, jpor lo que seria menos importante que aceptasen 0 no el sacrificio! 23...Axe4? A continuacién incluyo algunas lineas para demostrar la correccién del otro sacrificio: a) 24.2xf3 “ixed 25.¥fg2 (relativamente lo mejor; las negras tienen opciones ganadoray tras 25.Mel S\g5+ 26,e2 WH+ 27.443 as por ejemplo: 28.cxd5?? Bxd5+) 25.2634. 26.012 Dxdl+ 27.2xd1 d5 28.2x97 hxe7,y torre y peén negros son claramente superiores a dos caballos desconectados, sobre todo por. que el rey blanco esti muy expuesto. b) 24.xd6! Exd6! (en mis notas iniciales, publicadas en Informator, concedia ventaja las negras tras 24...c6, pero la tranquil Wf2 deja al ejército negro algo descoordi nado) 25.!4xd6 Axed 26.Md7 (las blancas tienen que atacar a la dama enemiga para evi- tar el desastre a lo largo de la gran diagonal) 26...A\e1+! Con esta elegante jugada, las ne- gras ponen de manifiesto que no sélo sus pie- zas estin colgando. Por extraflo que pare: a el rey no puede escapar, y las blancas tienen que aceptar tablas por jaque perpetuo bl) 27.712 Axg3+ 28.cbxel Whit 29.h2d2 Wh2+ 30.eel De2+ 31.he2 Ads+ 32.23 Be6+ 33.d2d3 Bd8, ganando la dama. b.2) 27.8hl? Axg3+ 28.eh2 Whit 29.d0xg3 Wgl+, con ataque ganador b.3) 27.sbg1 Qt3+ 28.422 (28.GhI1 tiene el importante inconveniente de que el caballo de "£3" no queda atacado, permitiendo asi una tranquila jugada de dama, como 28,..!7b8. con peligrosas amenazas, mientras que 28.2f1 pierde material debido a 28...!Wxd7 29.8xd7 }fd2+) 28...Del+, con tablas. 24.He2! aSeeeEteSRSEEE So Ss SPONeMtes a de- bilitar sus posiciones. Hevados por la fiebre del ataque. Tras rechazar la oleada ofensiva, Steinitz exhibia una técnica implacable para explotar todas esas concesiones posicionales, Steinitz aceptaba gustosamente cualquier gambito. confiando en su habilidad defensiva A veces incluso asumia el retroceso de sus piezas con el fin de evitar debilidades de peo- hes, que, segin su opinién, hubieran sido una concesién mayor Veamos lo diferente que es el juego de cinitz en el siguiente ejemplo, en relacion con su partida contra Hamppe. Chigorin — Steinitz La Habana 1889 Campeonato Mundial (9) led e5 2.f De6 3.Lc4 Be5 4b4 Oxb4 5.c3 £a5 6.0-0 #6 7.44 Age7 8.295 a6 9.05 a8 En esta posicion, las piezas de Steinitz no producen una impresién muy favorable. Sin embargo. en sus articulos sostenia repetida- mente que un caballo como el de "d8" era una pieza perfectamente desarrollada. También es- taba convencido de que, en muchos casos, el Tey es lo bastante fuerte como para ocuparse de si mismo. 10.Wa4 b6 11.93 a6 12.8632! En la siguiente partida, en la que Chigorin volvié a llevar las piezas blancas. hizo la jugada mas precisa 12.2d3!, y después de 10 12...8x¢3 13.Bacl Bb4 Una vez cambiadas lay damas, la posi Negra, por supucsto, es perfectamente segura 14.251? HxbS 18 BxbS axbs 16.8xc3 os 17.dxe6 Ddxe6 18.8xe7 xe7 19.445 16 20.8xe6 dxe6 21. Bxc6 247 22.Bxb6 Shbs? Devolviendo el material para conseguir otras ventajas. Esta era una de las operaciones favoritas de Steinitz, Después de la codiciosa 22...Exa2. las blancas obtendrian alguna com- Pensacién, con 23.27. para seguir con Edi 6 SbI. Después de la continuacion de la partida. la posicién se vuelve técnica, y su rey mejor centralizado y el alfil de largo aleance les ase- guran ventaja a las negras. 23.8xb8 Bxb8 24.8b1 Bc6 25.8el De repente, las blaneas no pueden evitar la pérdida de un peén. No sirve de mucho 25.2)d2. debido a 25...2d8 26.2b2 2xed! 25...Ha8 26.He2 Ba4 27.8b2 Het Las negras ganaron Chigorin fe una personalidad totalmente opuesta a Steinitz. Era un devoto incondi- cional de la escuela combinativa. Estos dos sobresalientes jugadores mantuvieron, durante muchos aflos, una intensa rivalidad sobre los Principios del juego, que se trasladé al tablero durante dos matches por el campeonato del mundo, asi como en vivas polémicas en dia- rios y revistas de ajedrez, ademas de partidas tematicas por telégrafo, EI Gambito Evans fue un tema capital en la controversia entre Steinitz y Chigorin, pero Skembris efectué esta jugada sin la menor indecisién, Para las blancas hubiera sido incd- moda Ia altemativa 24.fxed Wxed+ 25.f1 Whi+ (durante la partida, ambos calculamos 25...£h6?, asumiendo que las negras tienen un ataque ganador, pero lo cierto es que las blan- cas pueden responder 26,8 g2!, y si 26...Wxe3, entonces 27.2cl) 2682 WHB3+ 27.hel (mejor que 27.2g1 Wxg3+ 28.2f1 Wxh3+, cuando las negras tienen material suficiente por la pieza y una duradera iniciativa), y ahora, ademas de la posibilidad del jaque per- petuo, las negras pueden intentar jugar una posicién un tanto complicada, con 27...Wxg3+ 28.42 Wxh3. 24..D05 Ahora resulta que los caballos son muy inestables en el centro, Aunque "c5" no es la mejor casilla del tablero, 24...g5 pierde por 25.Bxe5 Bxe5 26.n4, y el caballo esta cazado. 2S.fxeS! Otra jugada precisa. 25.0xd62! Sxd6 26.Exd6 Wxb3 27.8dd1 Wad (6 27...!a2) les offece a las negras algunas posibilidades de tablas. 25...xe5 26.g4 a8 27.b4 Bad 28.Axe5 dxe5 29.Hxes A estas alturas, la posicion blanca es total- mente ganadora. Aunque, con cierta fortuna, consegui hacer tablas, me quedé, no obstante, muy decepcionado desde un punto de vista creativo. Hay un largo camino entre estos dos mo- mentos: los cambios radicales de mentalidad requieren mucho tiempo. Deberia haber inten- tado, sin embargo, determinar el punto de in- flexién, en cuanto a la opinién general acerca del arte de la defensa. ¥ se quedaron asombrados por su doctrina, ‘ues les enseRtaba como alguien que tiene au- ‘oridad, y no como los escribas. SAN MARCOS (1, 22) He elegido deliberadamente el primer ejemplo de este capitulo introduetorio de Ia préctica de Steinitz. Asi tendremos ocasién de seguir al futuro campedn del mundo, en una direccién opuesta a la que, de modo oficial, registra la EL NOBLE ARTE DE LA DEFENSA historia. Steinitz habia aprendido a jugar al ajedrez en Viena, y su estilo era muy similar al de sus colegas austriacos: agudo, combinativo, ata- cante. En 1866 consiguié su primer gran éxito, al ganar (8-6) en match a Adolf Anderssen, el jugador que ostentaba la supremacia mundial oficiosa, después de su triunfo en el torneo in- temacional de Londres 1851. Stenitz, por su- puesto, estaba muy satisfecho del resultado, pero cuando examiné con detenimiento las partidas, legé a la decepcionante conclusion de que muchas de ellas se habian decidido no por la brillantez del vencedor, sino por errores cometidos en defensa por su oponente. Esta desagradable sensacién solo fue una sefial de alerta, pues no se implementan grandes cam- bios de estilo tras un gran éxito. Un afio después, Steinitz finaliz6 tercero en torneo internacional de Paris. Este resultado habria sido més que honorable para cualquier ‘otro jugador, pero no para el hombre que ha- bia derrotado a Anderssen. Por consiguiente, Steinitz deci dedicarse a la importante ta- rea del pensamiento analitico y filosdfico en ajedrez. El torneo de Paris debié haber surtido el mismo efecto que la experiencia mistica de San Pablo, camino de Damasco. Asi de radical fue el cambio en el estilo de juego de Steinitz. No abandoné el puro estilo combinativo por- que no estuviese dotado para esa forma de jugar, sino porque habia descubierto algo nue- vo y mejor. Con el transcurso de los afios, elaboré un sistema de reglas y teorias que se suponia ser- virian de directrices a cualquier jugador. Algo que el mundo del ajedrez nunca habia visto antes, No enumeraré aqui todas esas reglas, puesto que las mas importantes de ellas sirven como puntos de partida de varios capitulos de este libro. Por primera vez, la nocién de estrategia co- menzaba a delimitar sus contornos. La defensa empezaba a describirse como un arte noble y, por primera vez, se asociaba con sabiduria. Steinitz escribié: "Hablando en general, un ataque sdlo tiene posibilidades de tener éxito si la posicién enemiga se encuentra debili- desde el punto de vista modemo, toda ta dis- cusién carece de sentido: el gambito es per- fectamente correcto, pero no offece posibi- lidades de lograr una ventaja concreta. Esto también se puso de manifiesto por los re- sultados fluctuantes de esta apertura en sus matches. En mi opinién, la siguiente partida, que, curiosamente, ha escapado a la atencidn de la mayoria de los comentaristas, contribuye a ilustrar mucho mejor la estrategia de Steinitz, en contraste con el estilo unidimensional de su oponente. Chigorin ~ Steinitz La Habana 1892 Campeonato Mundial (11) Led e5 2.013 Acé 3.2b5 d6 Esta variante de la Ruy Lépez es conocida por la teoria como Variante Steinitz. Las ne- gas optan por una estructura sdlida de peo- nes, Al sobreproteger el pedn de "e5", evitan la Variante del Cambio, que resulta de 3...a6 4x6 dxe6. 4.003 £a7 Aunque 2xc6+ ya no era una amenaza, dado que ahora es factible ...bxc6, la prisa de Steinitz por evitar que le doblen sus peones es muy reveladora. 5.d4 Dge7 Reforzando la casilla "eS" 6.Rg5 Desde el punto de vista de Chigorin, ésta debe haber sido una posicién de ensuefio. Con EL NOBLE ARTE DE LA DEFENSA cada jugada ataca o clava una pieza enemiga, mientras que la sensacién general es de que su ejército es mucho més activo que el negro. 6.66 Esto parece una horrible concesién, porque debilita una diagonal blanca y obstruye una negra. Sin embargo, Steinitz seguramente se sentia feliz de poder reforzar su posicién en el centro sin pérdida de tiempo. 7.203 Dg6 8.Wd2 a6 9.2a4 bS 10.2b3 Para un jugador de la época, de estilo ata- cante, un alfil situado en esta diagonal debe haber sido su pieza favorita. Muchas partidas con posiciones como ésta se decidieron por un golpe sobre la casilla "£7". Aqui, la debilidad en tal casilla ya existe, y sin necesidad de sa- crificio alguno. 10...2a5 Parece que las negras proyectan eliminar el alfil en cuestin. Sin embargo, Steinitz tenia otros planes para su caballo. Entendié que ..2xb3, axb3, en cierto sentido mejoraria la estructura blanca, en vista de un ul y c4, y de la apertura de la column: torre. 11.0-0 c6 Concediéndole mayor clasticidad a la es- tructura de peones y privando a las piezas blancas de la importante casilla "dS", 12.dxe5 Chigorin, que no esta interesado en una ba- talla lenta, decide abrir el juego. 12...fxe5 Esto parece arriesgado, pero Steinitz se guia por el principio de que los peones deben U 13.g5 Este es el comienzo de una nueva serie de jugadas de ataque. Chigorin seguramente pen- saba que estaba cerca de la victoria, 13...2e7 14.8fd1 La eleccién de esta torre indica que las blancas seguian esperando ...Axb3. Era digna de consideracion 14.Zadl 14..b7 La clave de la maniobra de caballo: las ne- gras defienden con firmeza su pesn retrasado. 15.8xe7 ‘A Chigorin fe preocupaba crear cuanto an- tes amenazas concretas, pero este cambio silo sirve para ayudar a las negras a desarrollarse. En su lugar, debia haber abierto un segundo frente con 15.24, cuando las negras habrian te- nido mayores problemas para mantener com- pacta su posicién. 15... Wxe7 16.05, Esta era la idea blanca: la amenaza S\f7xd6 parece ahora muy peligrosa. Chigorin se hu- biera sorprendido mucho si alguien le dijera en este momento que su caballo se volveria vulnerable sdlo unas jugadas mis tarde. 16...2118! Steinitz sacrifica gustoso su pen de "h7" a fin de mantener intacta su formacién central 17.Qxh7 Ya no habia vuelta atrés para las blancas las negras amenazaban 17...h6, y si 18 entonces seguiria 18...2¢4. 17...8h8 yowue aigy CUNULIUO, TINAIMENte se manifiesta el talento de Chigorin. El cam- peén ruso entendid que las negras podian uti- fizar la columna “h" para el ataque, después de 18.2.g5 0-0-0! 19.y3 (0 bien 19.47 Wh4, con idea de ...2)f4 y/o ..2xh3, y el rey blanco esta en peligro) 19...8df8! Otra jugada tranquila, cortando todas las retiradas del caballo. D pués de, por ejemplo, 20.f3, las negras obtie- nen peligrosas amenazas, con 20...2hS 21.h4 Dxh4! 22.gxh4 Exh4, planeando ..2Ah8 6 he. A Chigorin le habria gustado una posicin i de ataque, de modo que no es de extrafiar que la hubiese evitado con blancas. Sin em- bargo, si hubiese previsto los problemas es- tratégicos que le aguardaban en el final, habria jugado precisamente... 18... £4! Forzando el cambio que sigue, que permite a las negras completar su desarrollo, 19.ixe7+ bxe7 Aqui tenemos un perfecto ejemplo de la teoria de W. Steinitz, en el sentido de que el rey es una pieza fuerte en el centro del tablero. EI pedn de "d6" esti ahora fuertemente prote- gido, lo que mas tarde permitira que el caballo sea trasladado a una posicion mas activa, 20.2.g5 BhS 21.h4 Como normalmente sucede en el caso de una estrategia superior, las cosas encajan para Jas negras en el plano tactico. Las blancas tienen que devolver el peda, si quieren salvar el caballo. Es peor 21.213 debido a 21...2g4. seguido de ..2xf3 y ..Zah8, con una enorme ventaja. 21..Evh4 22.23 Bgd 23.013 818 24.Bd2 DeS El triunfo de Ja estrategia de las negras. Todas las piezas menores blancas, que en una fase temprana producian la impresién de fuer~ za y actividad, son ahora muy pasivas, y estin restringidas por los peones negros. Cierto que la diagonal "a2-g8" sigue estando abierta, pero no hay nada en ella que pueda ser atacado. Por otra parte, las piezas negras ocupan excelentes posiciones. Steinitz acabé ganando sin ma- yores problemas. 25.Qh2 Bg6 26.Hel Dh3+ 27.hg2 Ags 282de2 Bh6 29.He3 Bfhs 30.0f 2h3+ Sibyl Bed 32.092 bd Como en la mejor tradicién siciliana, esta jugada solo se realiza en el momento en que reporta una yentaja concreta. 33.4 Desesperacién, En caso de 33.4a4, las ne- gras ganan el peén “e", sin permitir un con- trajuego real: 33...@cxed 34.f4 (,qué jugar, si no? Si 34.8xe4, entonces 34...2£3+ conduce al mate) 34..8h3+ 35.g1 &xfl 36.@xfl #h2!, y el rey blanco cae bajo un ataque de- cisivo. Por ejemplo: 37.2xe4 (las blancas tie- nen que eliminar uno de los caballos, pero 37.fxg5 permite un elegante mate: 37...2\d2+ 38.hg1 Ehi+ 39.0f2 H8h2++) 37...Bh1+ 38.212 #8h2+, con grandes ganancias mate- tiales. Es probable que Steinitz no hubiese tenido dificultades para encontrar estas jugadas. Su experiencia anterior, como joven jugador ata- cante, le habria ayudado. En realidad, en Ja partida se produce un cuadro parecido. 33..0h3+ 34.012 Hf6 35.De2 Dgxedt+ 36.hg1 Qxfl 37.fxe5 dxe5 38.Exfl Bih6 39.8174 Por fin el affil es util para algo, aunque de poco consuelo puede servir. 39...2d6 40.8xg7 Bhi+ 41.og2 Ad2 Una fuerte jugada tranquila. Curiosamente, coincide con la sugerencia de Junior. 42.8g6+ the7 43.g4 B8h2+ 44.¢3 Ofl+ 45.213 BA3+ EL NOBLE ARTE DE LA DEFENSA Chigorin se rindié, en vista de las graves pérdidas materiales. Muchos autores modemos tienden a igno- tar (0 incluso a negar publicamente) el valor instructivo de las viejas partidas. Su principal argumento es que ni siquiera un jugador de club cometerfa, actualmente, errores tan inge- nuos como los que cometian los maestros clé- sicos. Una opinién asi se basa, generalmente, en un conocimiento insuficiente del legado de los Grandes Maestros del pasado. Es mas facil ctiticar algo que no se conoce, por supuesto, y el método tampoco es nuevo, pues el zorro de La Fontaine descubrié hace largo tiempo que las inalcanzables uvas estan verdes. En la partida que acabamos de ver, los errores de Chigorin no fueron, en absoluto, evidentes. Sélo fue su enfoque demasiado di- recto, pero ésta es una cuestidn de estilo. ‘Tampoco los Grandes Maestros modernos son inmunes a los errores. El jugador que, en la si- guiente partida, conduce las piezas blancas, se proclamé finalista de Candidatos, casi un siglo después del primer encuentro de Chigorin por el titulo mundial. A. Sokolov — Marin Olimpiada de Bled 2002 Led d6 2.d4 O16 3.0c3 g6 4.2c3 c6 5.Hd2 Dbd7 6.013 5 7.Bdl! Esta es una nueva jugada, al menos por lo que conozco. Muchos jugadores quieren lan- 13 tinada a fracasar en este tipo de posiciones. He aqui una catistrofe estratégica para las blan- cas: 7.0-0-0 Me7 S.dxeS dxeS 9.24 S27 (9...b5 es prematuro debido a 10.2xbS exb5 11.4ixbS, con ataque decisivo) 10.2h6 (a efectos de ataque, éste parece ser el momento adecuado para realizar esta jugada, pero entre tanto las negras han obtenido un buen control de las casillas de su color) 10...0-0 11.a4 (im- Pidiendo una ulterior expansion con a5, ete.) 11...2)05 12.h4 Sed (parece posible 12..B\fxe4!?, pero yo tenia planes mas esti- ticos) 13.85 Hac8 14.Hdel x3 15.gxf3 Dns 16.Kegl Wie 17.Wxt6 Axho+ 18.5 Sxg5+ 19.Bxg5 aS les dio a las negras un completo dominio de las casillas oscuras de ambos flancos, Miljanic ~ Marin, Buearest 2000. Es cierto que me relajé ante los graves apuros de reloj de mi oponente (jle quedaban 20 segundos. sin incremento alguno!), y per- miti un sacrificio de calidad casi ganador. Afortunadamente, no le quedaba tiempo para superar el control La jugada de Sokolov es mas precisa, En vista de la clavada blanea sobre Ja columna "d", las negras estan obligadas a determinar la posicidn de su dama. mientras que el rey blan- co no es trasladado al flanco peligroso. 7.807 7..M!eT seria arriesgado, puesto que tas blancas podrian reconsiderar la idea de un ata- que en el flanco de rey. 8.202 Otro fuerte ¢ inesperado movimiento, La casilla tipica para el alfil, en esta linea, es 'd3". pero Sokolov mantiene abierta la co- Jumna "d", a fin de crear las potenciales ame- nazas dS y dxeS. seguido de “6, 8...227 9.0-0 0-0 EI avance, estratégicamente _deseable, no es adecuado con el rey atin en et 10.05! b4 11.dxe6 bxe3 12.cxd7+ (el truco es que esta jugada intermedia es jaque) 12..8xd7 13.8xc3 Dxed 14.84, y las ne- gras tienen problemas. 10.8fet 9. centro: Esta jugada echa por tierra la esperanza de Jas negras de tener un juego comodo, después de un cambio en "es", La natural 10.4 permite a las negras libe- rarse, con 10...exd4 11.&xd4 Bxed 12.2xe4 Wxed 13.8xg7 @xg7, y debido al pedn ata- cado y a su alfil colgante, las blaneas no pue- den incrementar la presién. 10...2e8 En este momento senti que tenia proble- mas. Las blaneas han finalizado ya su movili- zacion, mientras que para las negras es dificil proseguir el desarrollo de sus piezas, Mi ma- yor esperanza radieaba en el caracter cerrado de la posicidn. Al sobreprotcger mi dama, trataba de conseguir que ...bS diese resultado Los cambios centrales no son ahora atracti- vos, pero el principal problema de las negras es que la tematica 10..b5 parece prematura, en vista de su pobre desarrollo, Por ejemplo: M.dxeS dxeS 12.86! Wxd6 13.2xd6 267 (13...b4 14.2\a4 Axed 15.Exe6 también pare- ce bueno para las blaneas, cuyas piezas meno- res controlan importantes casillas en el subde- sarrollado flanco de dama negro) 14,Bed! Db6 (no es posible 14...8ad8 por 15.2\xe5) 15.8¢5!? Bfe8 (creando timidamente ta ame- naza ...&f8, puesto que el alfil de "eS" estaria colgando) 16.b4!, con idea de a4, a fin de ganar la casilla "e4” para el alfil (la inmediata 16.a4 es prematura, a causa de 16...2xa4 17.2xa4 Dxed!), 11.204? Esta es la primera jugada de ataque en la partida y. al mismo tiempo, una imprecisién que deja escapar la ventaja de las blancas. También es tipica del estilo de juego de So- kolov. Habia jugado antes tres partidas con él: una normal, una rapida y otra de Blitz. El re~ sultado no me daba motivos para ser optimis- ta: ;Sokolov habia ganado las tres! Pero, por otra parte, habia aprendido algo de él. En to- dos los casos, cambié dos piezas por una més fuerte, aunque eso significase un ligero déficit material, En la partida de Blitz (que fue tam- bién una Pire), sacrificed dos piezas por una tore, y exploté de forma implacable la falta de coordinacién entre mis piezas. Sokolov también habia intentado este tipo de operacién en su match con Karpov, pero sin mucho éxito, ‘Tan pronto como vi que el alfil se situaba en "c4", comprendi que \g5xf7 era “inevi- table". Esto me ayudé a trazar un camino entre {a jungla de variantes. Objetivamente hablando (y se supone que Jos jugadores fuertes son, en primer lugar, ob- jetivos, y luego se dejan llevar por sus gustos), 11.a4 es mucho més fuerte, porque corona la sencilla y, al mismo tiempo, original estra- tegia de las blancas. Asi que planeé jugar la extrafta 11...Wf8!? (IL..Ag4 12.85 £6 13.8h4 Dh6 no inspira demasiada confianza), momento en que 12.45! es la mejor forma de conservar la tension, puesto que el peén de "ed" esta colgando. Las negras deberian, entonces, mantener cerrada la posicién con 12...c5 (12...cxd5 13.xd5! Axed 14.Yb4, seguido de @c7, es bueno para las blancas). La posicién ha cambiado de ca- rdcter. Si hubiese tenido también 1.44 en su repertorio, Sokolov no temeria jugar una po- sivién tipo India de Rey. Es cierto que las pie- zas blancas parecen ahora algo congestio- nadas: los caballos no tienen un acceso facil a od", pero la retirada 13.Wcl, simétrica a la 11? jugada negra (pero no 13.Qb5 Dxe4 14.843 Def6, amenazando ...e4), podria man- tener una posicién mas satisfactoria para las blancas. Por ejemplo: 1 4 14.8d2 a6 (14...2h6? 15.2xh6 @xh6 16.45, y las ne- gras no pueden defender con garantias las ca- sillas "d6", "c7" y "h6") 15.h3, seguido de ELNOBLE ARTE DE LA DEFENSA &e3 y Dd2-c4. La similitud con la partida anterior se acen- tia por el hecho de que la omision de Ia ju- gada a4 en el momento oportuno, a fin de po- der realizar una jugada "activa" de pieza me- nor apuntando a la casilla "£7" (15.2xe7, se- guido de 16.g5 en tal caso), fue la razén principal de los problemas ulteriores de las blancas. 11...b5 12.83 12...a8 Era dificil abstenerse de conectar las torres (en realidad, nunca tendré la ocasién de ha- cerlo durante la partida), pero me di cuenta de que tras la natural 12...2b7 13.Dg5 Efs 14.dxeS dxeS 15.Wd6 Wxd6 16.%xd6, la deseable 16...Zae8 (con idea de ...2e7) no es posible, debido a que el pedn de “a7” esta col- gando. Al crear la amenaza de ganar pieza, las negras retiran el peén de su posicién vuine- rable. Un experto entrenador rumano, Mircea Pavlov, me pregunté en una ocasién: "{Crees que las jugadas de peén en la apertura pueden considerarse jugadas de desarrollo?". Miré la posicién que tenia enfrente de él: era un Ata- que Sozin, en el que las blancas habian desa- rrollado casi todas sus piezas menores, mien- tras que las negras habian movilizado, sobre todo, sus peones (...c5, ..cxd4, ...d6, ...06, -ub5-b4, etc.). A pesar de mis sinceros esfuer- 20s, no pude demostrar ninguna forma clara de ganar para las blancas, y le dije algo que me parecié muy inteligente: "Bueno, puesto que Tal ha muerto, la gente cree que puede vis tarde, sensacion Pavlov estuviese en lo cierto. Alos cuando comencé a jugar la Pire se fue haciendo cada vez mas fuerte. 13.45 Por supuesto. {Lo esperaba! Pero, como en el caso de Chigorin, la presién sobre "7" no ogra producir el efecto deseado. 13.818 14.24?! Sokolov habia gastado una considerable cantidad de tiempo, asi que realiz6 esta jugada répidamente. De haber estudiado con mayor detenimiento la posicién, habria entendido que su ventaja se habia esfumado, y segura- mente habria intentado algo menos apremian- te. Es cierto que después de 14.23 2b7, las hegras parecen estar bien: 14.45 b4 15.dxc6 bxc3 les da a las blancas la posibilidad de sacrifiear una pieza de varias formas, pero parece que las negras pueden defenderse. 14...b4 15.0b1 El plan de las blaneas e "£7" Juego cambio de dam: abrir paso al caballo hacia "c4" y explotar su mejor desarrollo. Todo esto esti muy bien, pe- to el problema es que no da resultado, El ballo no tendria muchas perspectivas en pero en "b1" parece, sencillamente, penoso, 15...2g4 Las negras deben abstenerse de 15..h6?!, que les reportaria ventaja material a las blancas después de 16.2x17 Exf7 17.8xf7+, seguido de 18.2xh6. 16 eee eee ne RUDIESE Oplado por la modesta 16.51f3, después de lo cual tas blancas pueden estar bien, aunque el juego ne- gro es perfectamente satisfactorio. Por ejem- 3 17.Wxe3 Bb7 18.Abd2 exd4 (19...052! debilita muchas casi- las blaneas: 20.21b5 e6 (o bien 20...8xb2 21.24, con dominio de las casillas blancas) 21.€3!2, y el alfil de "b3" parece mas fuerte que el de "g7") 20.2c4 Efe8 21.63 Me7, pla- neando ...d5, ...2a6 0 ...2xb3, seguido de €5, segiin la reaccién de las blancas. 16...8xf7 17.295 216 182xf6 Agxto 19.dxe5 dxe5 20.Y4d6 Wxd6 21.8xd6 21...Be8 22.8xe6 Rb7 23.8x17+ bxt7 El juego tactico blanco ha ayudado a cen- tralizar el rey negro (compare con 19.xe7 ©xe7 de la partida anterior). Este factor ejer- cera una influencia decisiva sobre el juego. 24.8e4 Las blancas han ejecutado su plan, pero de pronto las piezas negras resultan estar muy bien coordinadas. 24.,.d6 25.87 Be7 La torre queda ahora atrapada y la partida, en esencia, esta decidida. 26.02 248 Las negras acabaron ganando. Los contemporineos de Steinitz no lo en- tendian muy bien, pero tuvieron que rendirse a las evidencias. Con el método de la mueva es- cuela, consiguid mantener la supremacia ofi- cial durante ocho afios, reflejada por su parti- cipacién en torneos, matches por el campeo- nato mundial y su actividad como comentaris- ta de ajedrez. Steinitz exager6 en muchos aspectos, pero sus méritos como pensador de ajedrez. son in- discutibles. Uno de sus mayores descubri- mientos de caracter general fue que el ajedrez es un juego ldgico. Si la posicién del tablero esti igualada en algin momento, entonces, con juego preciso por ambas partes, deberia permanecer igualada durante el resto de la partida, S6lo su caricter podria cambiar, por ejemplo, oscilar de posiciones agudas a tran- quilas, 0 pasar del medio juego al final. Un ataque slo puede emprenderse con éxito co- mo consecuencia de un error del rival, porque éte habré desequilibrado la posicién, Al mis- mo tiempo, una mala posicién requiere una defensa paciente, a fin de alcanzar la igualdad, ELNOBLE ARTE DE LA DEFENSA. si el atacante comete una imprecision. A lo largo de todo el libro he tenido en cuenta estas ideas. Por esta razén, normalmen- te procedo a un detallado examen de la posi- cién inicial en cada fragmento de partida. La defensa es posible en: a) posiciones inferiores (la situacién més frecuente, que no requiere ninguna explica- cién especial); b) posiciones igualadas (a fin de mantener el equilibrio); ©) posiciones mejores (para neutralizar ata~ ques prematuros o poner fin a la momentinea iniciativa del rival, en posicién estratégi- camente favorable). El arsenal defensivo en ajedrez es muy ri- co. Muchos ejemplos de este libro ofrecen mas de un elemento caracteristico. Por este motivo, la divisién en capitulos ha sido, hasta cierto punto, arbitraria. Podia haber dispuesto el material conforme a situaciones "a", "b" y 'c", segiin los puntos antes relacionados. Pero, tal y como finalmente aparece, a lo largo del libro hay ejemplos sobre temas mas variados, tales como identificar el principal problema de Ia posicién, el chantaje psicolégico o neutra- lizacién de una ventaja en desarrollo. Para la limitada capacidad humana, el aje- drez es inagotable y seria virtualmente impo- sible escribir una enciclopedia completa de la defensa en ajedrez. Como alternativa, le invito a descubrir jun- tos algunos secretos de este noble arte... 7 2 Economia de recursos en defensa Estimulados por la verdad evidente de que el ajedrez es un juego légico, jugadores y teé- ricos han estado tratando, desde Ia época clé- sica, de encontrar modelos matemiticos que aplicar a su juego favorito. Tarrasch, por ejemplo, declaraba que deberia ser posible evaluar una posicién resultante de la apertura contando simplemente los tiempos que las piezas habian necesitado para llegar a las casi- las que ocupaban, desde su casillas iniciales. No hay que decir que la prictica no siempre ha refrendado este punto de vista. En la misma época, Chéron formuld su fa- mosa "regla de 5” para cierto tipo de finales de B+ vs H; pero sobre la base de las nu- merosas excepciones por | descubiertas. Gri- goriev le recomendaba al lector tratar de en- tender las ideas caracieristicas de la posicion. antes que contar filas y columnas {Cuantas piczas necesita el atacante para tener éxito? ;Cuantos efectivos de su ejétcito necesita el defensor para sobrevivir? Para aquellos que tratan de establecer un modelo matemitico para el ajedrez, los dos ejemplos siguientes son mas bien decepcionantes Marin ~ Inkiov Haifa 1989 Campeonato de Europa por equipos Las blancas tienen una sélida ventaja de es- pacio y su desarrollo también parece mejor. {Qué podrian temer? 11.2c2?! d6 12.212? Ahora, aungue su flanco de dama sigue sin desarrollar, las negras podrian haber planteado una combinacién ganadora, que vi justo en cl momento de mover mi torre 12,23! La partida siguio, en realidad, de esta ma- nera 12...2d72? 13.e4 14 L4.hd Q7 15.2ixt4 Weh4 16 Yd? y, atin bajo el shock, propuse tablas, que fueron aceptadas. 13.gx8 Dh3+ 14.ef1 Si 14.8h1, entonces 1 dama, O bien 14.8 guido de mate. 14..Wg5 15.4d2 Bgi+ 17.hdl B12+ 18.he2 Ded+ Las negras ganan la dama, ;Como pudo ha- ber sucedido esto? La respuesta es que las piezas blancas estaban situadas de forma cai- tica, y carecian de toda coordinacién logica En lugar de ofrecerle a su rey una protec efectiva, evolucionaron a su aire, dejando al monarca en una especie de jaula 22+, ganando la 2 West 15.caxh3 Bf, se- 16.e2 Wg2+ jon, En el diagrama siguiente tenemos la otra si n extrema. Ver diagrama 20 Lasker — Steinitz Moscti 1896 Campeonato Mundial (8) Las blancas han concentrado todas sus pie- zag menores contra el rey negro, que parece no estar lo bastante protegido. Sélo tienen que llevar su dama a "h3" para crear la fuerte ame- naza ©g6+ (que permitiria a la torre de "fl" sumarse también al ataque). Las negras, por su parte, han conseguido importantes logros en el flanco opuesto, pero sus caballos parecen ser- vir de poco a efectos defensivos. 31.8! Con esta jugada, de modesta apariencia, que controla la casilla "g6", las negras consi- guen parar todas las amenazas. Al mismo tiempo, se evacua la casilla "47" para el ca- ballo de "b2", a fin de sobreproteger "f6". Por increible que pueda parecer, las blancas no podrin emplear esos tiempos (...2a4-c5-d7) para poner en marcha un ataque ganador. 32.8h3 La columna "h" est casi por completo ocu- pada por las piezas blancas. 32..#a4! El caballo inicia su camino de retorno, per- nnitiendo de paso a su colega el posible salto a "£4", que en algunos casos reduciria el po- tencial atacante de las blancas. 33.803 Esto es ya una seftal de retirada, Lasker debe haberse sentido muy decepcionado por el hecho de que la posicién negra resiste bien después de 33.Qg6+ &xg6! (en cambio, el ataque tendria éxito en caso de la codiciosa 33..hxg6? 34.2xf6! (amenazando Bf8+) 34.g7 35.axg7+ shxg7 36.Wh7+ xf 37.fxg6+ D4 38.h4+, y las negras pierden la dama) 34.fxg6 Sxg6. Por ejemplo: 35.0xf6 (35.8xf6 Exf6 36.2g5 permite mayores sim- plificaciones, tras la inesperada 36...2\f4! 37.2xf6+ Wxf6 38.Qxf6 Dxh3, cuando las negras conservan su ventaja material y posi- cional, como sefialé Neishtadt en su libro Per- vi chempion mira) 35...8xf6 36.2¢5 Df4 (Neishtadt considera dudosa esta jugada, y re- comienda tanto 36..Haf8 37.8xf6 Bxf6 38.215 dag, cuando el rey negro esté relati- vamente seguro en una posicién complicada, como 36...2xf1 37.xe7 2gl+, cuando las blancas podrian forzar tablas por repeticién de jugadas, ya que después de 38.%g3 Bg8, pro- bablemente perderian su alfil de casillas blan- cas) 37.Wh4 Bats 38.g3. Neishtadt considera esta posicién favorable a las blancas. Sin embargo, después de la tran- quila 38...%e3! (reforzando el control de las casillas de su color), las negras obtienen una excelente posicién, a pesar de su calidad me- nos. Por ejemplo: 39.2xf6+ (si las blancas tra- tan de cuestionar la estabilidad del alfil de e3" con 39,213, las negras disponen del re- curso tactico 39...2xd5!, conservando su ven- taja material; es revelador que en Ia posicién final las negras hayan conseguido incluir a casi todas sus piezas en la defensa) 39...2xf6 40.gxf4 exf4. Ahora las blancas se enfrentan a la desagradable amenaza 41...f3!, seguido de la inmediata 42...2h6. Tras una defensa como 41.2hS, las ultimas reservas tienen tiempo de regresar a su base: 41...2c5 42.22 xed, se- guido de ...2g3, eliminando todo peligro po- tencial sobre la columna "g". 33...Dac5 34,Be2 Dd7 Las negras han sobreprotegido todos sus puntos potencialmente débiles. y estan listas para iniciar una ofensiva en el otro flanco. 35.g3 a5 36,Dg2 b4 37.De3 Be8 38.0dl bxe3 39.4\xe3 Bd4 40.2d2 D7C5 Las negras han obtenido una posicién mas © menos ganadora, Esta partida ilustra de forma excelente uno de los temas favoritos de Steinitz: la economia de recursos en defensa, La posicién del rey no contenia debilidades criticas, mientras que las escasas piezas negras que lo protegian, cumplian tareas defensivas claramente definidas Me gustaria subrayar otro aspecto relacio- nado, que Steinitz no menciona en sus eseri- tos. En la posicion del diagrama, los caballo negros, asi como e] alfil de casillas negras, pa- recian completamente aislados de los aconte- cimientos del flanco de rey. Pudimos ver, embargo, en los comentarios a Ja jugada 3. que podian intervenir en algunos momentos criticos (Af, ...2e3, Bgl, o ...Dad-c5- 47). Esto induce, de algin modo, la idea de que. aunque el tablero es, a veces, demasiado amplio para algunas piezas, los flancos apues- tos tienden a comunicarse entre si. En caso de un juego bien planeado y calculado, las piezas enviadas en misiones atacantes a sectores re- motos del tablero, pueden retroceder a tiempo para neutralizar el ataque en el flanco opuesto, Como ya se ha dicho, un detalle importante que permite la economia de fuerzas es la au- sencia de debilidades criticas. Neishtadt es- cribe: "Al enfrentarse al ataque contra la casi- Ha ni (digamos, a lo largo de la diagonal "bj. h7), Steinitz a menudo se defendia con |g maniobra ‘de retaguardia’ ..0\d7-f8, evitande jugadas de peén (...26, ...n6)", La maniobra en si encaja muy bien en todo el concepto, pero he descubierto sélo una im. portante partida de su practica, jugada, por ca. sualidad, contra el mismo oponente Lasker — Steinitz Filadelfia 1894 ‘Campeonato Mundial (5) Muchos jugadores de entonces habrian in- tentado explotar la, en apariencia, activa po- sicién del caballo. Steinitz entendid lo ines- lable que era la casilla "eS", a la ver que se anticipaba al plan de Lasker de presionar so- bre el pedn de "h7” 15...Dd7!? 16.Bad1 a5 17.c3 a4 18.22 eB 19.4h3 Af8 20.2c3 Was 21.03 Ys Las negras tienen una posicién solida. Al hablar de la maniobra d7-f8 en las partidas de Steinitz, Neishtadt debe baberse basado en algo més consistente que una sola partida. He aqui una posible explicacién de esta pequefia discordancia: en sus comenta- rios, el primer campeén del mundo solia SU gerir mejoras al bando defensor. Puede que hubiese recomendado este método defensive con frecuencia, aunque él mismo no hubier* tenido la ocasién de emplearlo mucho en SUS propias partidas. En cualquier caso. puest que parece una parte integral de su sistem podemos atribuirle la paternidad de la ™ niobra ...\d7-£8. El propio método conserva su relevancia. A continuacién veremos una aplicacién més refinada del mismo en una partida jugada casi 100 afios después. Karpov ~ M. Gurevich Reggio Emilia 1991-92 Las blancas tienen una clara superioridad enel centro y flanco de dama, pero su rey esta expuesto a un posible ataque, en el que podria patticipar todo el ejército negro (a excepcién, quizé, de la torre de "a8"). Af El peén de "h2" era el probable objetivo de un sacrificio. 14...g6 15.a4 Dhd Una mirada superficial a la posicién basta para ver que la presién de las negras en el flanco de rey resulta peligrosa, pero ;disponen de alguna amenaza concreta? 16.2g3! {Si! Si las blancas hubiesen proseguido con su juego en el flanco de dama, por ejemplo, 16.a5, habrian caido bajo un peligroso ataque: 16...\xg2!? 17.2xg2 We6 18.4g3 Wh3+ 19.hg] Dg4 20.8xg4 Sxg4 21.f4 exf3, con fuerte compensacién (segun andlisis de Kar- pov en Informator). Podemos ver que una fuerte jugada defensiva no es menos digna de elogio que una espectacular jugada de ataque. Alhacer 16.2g3, Karpov tuvo que calcular el ataque a partir de 16...Qxg2 y, como tarea adicional, en comparacién con el atacante, tuvo que encontrar la forma de prevenirlo. 16.25 ECONOMIA DE RECURSOS EN DEFENSA. Las blancas estan ahora mucho mejor pre- paradas para el sacrificio en "g2". Después de 16...Axg2 17.42xg2 Web, podrian utilizar la casilla "fl" para un reagrupamiento, con 18.2f1! Por ejemplo: 18..8h3+ (18...h5 19.d5 les da a las blancas la iniciativa en el centro, aunque tuviesen que entregar el ca- ballo en caso de ...h4) 19.2g1 Wha 20.222, atacando la principal debilidad de las negras, y ahora 20...g4 no parece demasiado peli- groso debido a 21.Sexe4. Las negras pueden tratar de incluir mas fuerzas en el ataque, con 16...n5, cuando el pedn es tabi, a causa de las amenazas contra "g2". Las blancas tendrian dos continuaciones satisfactorias: a) 17.05, y en caso de 17...2xg3, las blan- cas responden 18.fxg3! 5 19.2f1, tratando de explotar el debilitado flanco de rey negro. No es facil para las negras bloquear en la ca- silla "d5", puesto que varios peones requieren proteccién: "b7", "hS" y "ed". b) 17.2b3 es la otra idea (sobre la que ha- blaremos en el siguiente comentario). Contra 17..Qxg2 18.2xg2 h4, lo mejor para las blancas es devolver material para entrar en un final favorable: 19.Dcxe4! Qxe4 20.Wxe4 Wxed+ 21.Qxe4 Exe4 22.63 He6 23.e4, con un impresionante centro de peones. Volvamos ahora a 16...2£5. 17.63 Karpov no efectia ningin comentario so- bre esta misteriosa jugada, tipica de su estilo (puede que la considerase tan natural que no requiere explicacién, olvidandose de que entre 21 Hegaremos a campeones del mundo). Especu- lando con el hecho de que el ataque negro ha sido ralentizado por ahora, las blaneas prepa- ran una ofensiva en el otto flanco, El plan bi- sico de las blaneas consiste en c5, seguido de d5. Esto dejaria indefenso el pedn de "eS", La idea subyacente en Hb3 es disuadir de la cap- tura ...WxeS, haciendo posible £a3. Sin em- bargo, la torre queda expuesta en "b3", de mo- do que Karpov necesitaba estar dispuesto a sa- ctificar la calidad, en lineas en las que las ne- gras jueguen ....2e6. tras los cambios en "d5". 17...Dxg3 Contra 17...h5, Karpov indica 18.4f1, de nuevo sin comentarios. Puede haber tenido in mente responder a 18.,.2h4 (que crea la mis- ma amenaza ...2xg2) con una ruptura similar a la de la partida: 19.c5 Sc7 20.45 cxd5 21.AxdS AxdS 22.2xd5 Le6 23.!4xed, con compensacién por la calidad, a causa de las numerosas debilidades y piezas un tanto des- coordinadas de las negras. Con el pedn blanco atin en c4, 17.,.2xg3 I8.hxg3 hS es premat seguido de d5. 18.hxg3 El triunfo de la economia de recursos en defensa: el caballo ha cumplido su mi: "g3” y, sin necesidad de descolocar ninguna otra pieza. las blancas consiguieron eliminar el peligro inmediato. Como consecuencia, po- drin proseguir con su plan en el centro. 18,..n5 19.¢5 2e7 20.05 La afirmacién de Karpov de que las blan- cas tienen ya ventaja podria parecer un poco exagerada (Gurevich deberia haber tomado ahora en "d5"), pero esta claro que el juego di jo, en vista de 19.243, nen ure a su gusto, El tema central del capitulo aparece atin en una forma mas pura en el siguiente extracto, aunque el caballo blanco no Hegase a "fl", er diagrama 26 Karpov — Korehnoi Merano 1981 Campeonato Mundial (2) Las blaneas han salido de la apertura con una ligera ventaja. Tienen fuerte presidn en cl centro y mejor estructura. Los peones centra- les negros, en conjuncién con el fuerte eaba- lo, aportan una cierta estabilidad, pero su alfil es un tanto pasivo. EI plan principal de las blancas es trasladar el caballo (la tinica de sus piezas que ain no se encuentra en posicién ideal) a "d3", a fin de bloquear el centro negro, Con sus proximas jugadas. Korehnoi trata de crear alguna pre: sién contra el aparentemente indefenso flanco de rey de las blancas, 17..8h4 18.De2 En su libro Nu shajmamnom Olimpe. K: pov menciona que 18.b3 Efe8 19.2e2 es un orden de jugadas mas preciso. impidiendo un eventual ...a5-a4, que ayudaria a las negra desembarazarse de sus debilidades. 18...Bfe8 Dejando eseapar 18...a5 19.b3 a4 19.b3 Ahora todo esti de nuevo en orden, Las blancas amenazan 20.4 19...8¢7 En esta situacién, 19...a3 dejaria a las ne- gras con una debilidad crénica, después de 20.04 20.223! su oportunidad. Es mejor Ver diagrama 27 Esta desviacién momentanea del plan prine pal es el modo mas eficiente de parar las ame- nazas. Como en el caso de 17.463 del ejemplo anterior, Karpov no realiza ningun comentario sobre esta notable jugada. Después de la “coherente” 20.cl, las ne- gras pueden obtener suficiente contrajuego con 20...ae8. Por ejemplo: 21.2xa7 (0 bien 21.f3 Df y, de repente, las negras atacan con todas sus piezas) 21.04 22.fxe7 Hxe7 23.203 Qxg2! 24.8g5!7 (24.cexg2? permite un ataque decisive, comenzando con la jugada 24..2h3+), y ahora el camino més seguro hacia la igualdad es la inesperada 24...Bel+!? 25Hxel Axel. 20.86 Parece que la amenaza £5 no es facil de parar. Por ejemplo: 20...f8? pierde la dama después de 21.295 Bxel+ 22.2xel Yg4 23.43 (Karpov). 2.8 A diferencia de la jugada g3, que las negras esperaban provocar, esto no es realmente una ékbilidad. Las blancas controlan algunas casi- llas importantes y preparan un refugio para el alfil en "2", 11.Le8 Dadas las nuevas circunstancias, las negras tendrian muchas dificultades para justificar el sacrificio de peén que supone el movimiento 21...Bae8. La textual parece pasiva, pero es la forma més apropiada de centralizar la torre dama, Avanzar el pen "a" sélo acentuaria su debilidad. 22.Be2 Una vez que ha contribuido a alejar el pe- ECONOMIA DE RECURSOS EN DEFENSA ligro en la columna "e", el caballo regresa a su rata principal. 22...h6 23.8f2 Wg6 24.De1 d4?! 25.043 No, por supuesto, 25.2xd4?, debido a 25.847. De las ocho iiltimas jugadas blancas, cinco fueron realizadas a cargo de este caballo. Sin necesidad de desmantelar su fuerte contingen- te de piezas en el centro, han conseguido im- pedir la actividad de las negras en el flanco de rey y también bloquear sus peones centrales. La fuerza y aparente simplicidad de un enfo- que asi debe haber afectado a Korchnoi en el aspecto psicolégico. Nueve jugadas después, se equivocd y perdié un pedn en una posicién desagradable, pero ain defendible. 25... 16 Korchnoi debia contar con que podria rea- lizar el avance ...c5-c4 en algin momento, pero, jugada tras jugada, Karpov le impidié que ligara sus peones centrales. Por ejemplo, ahora no era posible mover 25...c5, debido a 26.AxcS. 26.3 Bd7 Ahora, contra 26...c5 existe 27.246. 278e5 Wd8 28.8del BdS 29.8xd5 Wrxd5 30.8e5 Wd7 31.Wel Be8 32.b4 Bloqueando, por fin, los peones enemigos por medios fisicos. 32...8d8 33.85 Wd7 34.h3 £62 35.Bxa7 Las blancas ganaron. En este ejemplo, Karpov hizo un uso muy eficiente de sus recursos defensivos. La apa- rente facilidad con que lo hizo no deberia 23 confundirnos. Al observar a una bailarina de ballet, tenemos tendencia a olvidarnos de la gravedad, pero si tratésemos de imitar sus mo- vimientos, lo mas probable es que sufriésemos, un penoso accidente Volvamos al momento de Ia partida Karpov - Gurevich en el que se jugé 16.223. Hemos visto lo importante que era el caleulo con- creto a fin de poder anticiparse a las in- tenciones de las negras. Recuerdo un mo- mento importante de una partida que jugué con Chemin afios atrs. Yo tenia las negras, en una India de Rey, y mi flanco de dama es- taba completamente destruido. Por otra parte, mi ataque en el flanco de rey aiin no habia to- mado forma concreta, En lugar de concen- trarse en la forma de proseguir su plan, Cher- nin invirtid un tiempo considerable en estudiar la posicién, con la mirada dirigida hacia su rey. Cuando consider que su examen habia coneluido, efectué algunas jugadas en el flan- co de dama y pronto forz6 mi rendicién. $i no supiera que se trata de un jugador serio, habia considerado que su. conducta era pura osten- taci6n. Sin embargo, entendi que habia adop- tado el enfoque correcto: antes de proseguir con Ia ofensiva, las blancas tenian que estar absolutamente seguras de que la posicion de su rey resistiria con un minimo de recursos, defensivos. En los ejemplos siguientes veremos a donde puede conducir un tratamiento super ficial de situaciones de ese tipo. A partir de la posicién del diagrama, el GM Ognjen Cvitan consiguié hacerse con dos emi- nentes cabelleras en un breve periodo de tiem po. Epishin - Cvitan Suiza (Blitz) 1997 Esta partida continué asi 21.2b5 Muy légico por ahora. 21...Wh4 22.2¢1 Gh3 23.Bel? Es dificil criticar esta jugada, hecha con muy pocos minutos en el reloj. Parece que las piezas negras apiladas en el flanco de rey no se coordinan muy bien, Esa sensacién debe haber anulado el sentido del peligro de Epishin. La Unica continuacién jugable para las blancas es 23.gxh3 Wxh3 24.212! gxf? 25.2xf2, y su juego en el flanco de dama les ‘compensa de la calidad sacrificada. Ejercicio 1 (Puede usted encontrar un ataque ganador pa- ra fas negras? (Seria mejor que estudiase la posicion desde el lado blanco) Ftaenik — Cvitan Bundesliga 1997-98 La otra partida fue jugada a tiempo normal, lo que hace que el descuido de las blaneas sea atin mas notable. 21.46 Esto no significa una diferencia esencial, como pronto veremos. 21..Wh4 22.2¢1 &h3!? ‘Ahora Ftacnik, sin sospechar nada, jugé: 23.bxe7? Permitiendo la misma combinacién. Permaneciendo en el terreno de las posicio- nes cerradas, con ataques mutuos en flancos opuestos, examinaremos ahora dos importan- tes aspectos de la comunicacién entre flancos, un complemento de nuestro tema mencionado en las notas a la partida Lasker ~ Steinitz, En el diagrama 31, las blancas han sacri- ficado un peén para abrir lineas en el flanco de dama y cambiar una de las piezas atacantes mas peligrosas de las negras, su alfil de casi- llas blancas. Como consecuencia de este cam- bio, ...g3 ha dejado de ser una seria amenaza, ya que puede replicarse tranquilamente con 3. Por consiguiente, las negras tienen que concentrar sus esfuerzos en preparar ...gxf3. Este detalle simplifica, hasta cierto punto, la tarea de las blancas, permitiéndoles destinar un reducido némero de piezas a fines defen- sivos. Gurevich - Marin Tilburg 1993 2 aoGth6 28,806 Bd8!? La posicién resultante después de la linea 28..Wxc6 29.2xc6 8g7 30.bcl no es diver- tida para las negras. Con mi dltima jugada, invité a Gurevich a ayudarme a conectar las torres, si realmente queria cambiar damas. 29,Be2!? Una fuerte jugada profilactica. Las negras obtienen un fuerte ataque des- ECONOMIA DE RECURSOS EN DEFENSA pués de 29.Yxa6? gxf3 30.0xf3 Wed (amena- zando tanto ...EYxf? como Wxg2++) 31,8e1 £31, mientras que 29.Wxd7 Bxd7, seguido de ..Edg7, es perfectamente jugable para las ne- gras. La idea subyacente en la jugada de torre es preparar la defensa de la casilla "g2", en caso de ...gxf3. La misma torre que presiona sobre la columna "c" puede asumir funciones defensivas. Tales formas de comunicaci6n en- tre flancos estan normalmente al alcance del bando que disfruta de ventaja espacial. 162 En sus notas para Informator, Gurevich re- comienda como interesante hacer 29...gxf3(?) 30.4xf3 Wg4, sin ver que 31.4xe5 gana en el acto. Esta es otra manifestacién de la comu- nicacién entre flancos, aunque no de caracter defensivo. La mejor posibilidad de las negras, no men- cionada por Gurevich, probablemente sea 29...h4 30.8xa6 h3, con lo atacan Ia casilla critica "g2", absteniéndose de ...gxf3 ¢ impi- diendo asi que la torre la defienda. 30.xa6 gxf3 31.0xf3 Wh3 32.861! La posibilidad de realizar esta fuerte jugada defensiva es otro mérito de la sutil 29.8c2. Las blancas consolidan las casillas de su co- lor, ganando algin tiempo para preparar su contraataque. 32...xed 33.Dxe7 Bed Las negras tienen que doblar torres en la columna "g", pero, curiosamente, jno tienen buenas casillas donde poder hacerlo! Por ejemplo: 33...2g6 permite el truco ya familiar 34.@)xe5!, mientras que en "g7" o "gS", la ve) torre podria ser atacada por el otro caballo. el de 6. En "gd", la torre corta la retirada a su dama, no sélo exponiéndola a ser atrapada, no también dejandoles a la dama blanea I manos libres sobre la diagonal "h3-c8” Sin embargo, éstas son sélo consideracio- nes generales, Las negras han concentrado muchos efectivos contra el flanco de rey ene- migo, y solo necesitan un tiempo (...2dg8) pa ra obtener un peligroso ataque. {Puede el, en apariencia, desorganizado ejército blanco pre- venirlo? 34.8xd6! jSi puede! Esta jugada abre, por medios tacticos, la comunicacion entre alas, esta vez @ efectos de contraataque, Gurevich sefala co- mrectamente que no lleva a ninguna parte 34.@h1, debido a 34...2 mientras que después de 34.Me2 Edg8, las negras tienen un juego peligroso. No obstante, como en el comentario previo, omite la posibilidad de 34.2ixe5!, que también es plenamente jugable. 34...Zxd6 Tan mala como cualquier otra. Después de 34..Edg8 35.2xe5+ eh7 36.He2 37.#4xy2, las blaneas tienen una considerable ventaja material, mientras que el rey negro esti muy expuesto. 34..2xd6 deja a las negras sin el recurso permite 35.ch1!, que caza la dama. 35,We8+ Consccuencia directa de la jugada 33...2e4. Las piezas blancas, enviadas a misiones re- motas, consiguen reagruparse a tiempo de im- pedir que las piezas contrarias puedan coor- dinarse. 2h7 33 36.2e6! Con la temible amen: 36...8xd5 36...8g7 pierde la dama, por la elegante respuesta 37.2\g5+1, y lo mismo puede decirse de 36...2)f6 37.2h1! 37.8b7+ Las negras se rindieron 3 ¢Cuan real es la amenaza? Al enfrentarse a una amenaza, lo primero en que muchos jugadores piensan es en cémo de- fenderse de ella. La reaccién natural no siempre es la mejor. A veces vale la pena preguntarse a uno mis- mo: es real la amenaza? Mas a menudo de lo que pueda creer, descubrira que la amenaza es mas una ilusién éptica y que puede seguir adelante con su propio plan. De esta forma, suele demostrarse que la ultima jugada del ‘oponente era una pérdida de tiempo, lo que es muy beneficioso para nuestros intereses. Ademés de los méritos objetivos que pueda tener ignorar correctamente una amenaza, también existen algunas importantes facetas psicolégicas. El oponente se enfrenta a una di- ficil decisién, Debe asumir su error o buscar un nuevo plan? £0 tal vez deberfa intentar que su amenaza dé resultado, a pesar de todo? El problema es que no hay una respuesta general a esta duda, pues cada posicién concreta tiene que considerarse individualmente. En posiciones inferiores, el enfoque de ig- norar la amenaza puede no ser de} todo co- rrecto, pero podria influir favorablemente en la lucha desde un punto de vista psicolégico. Tal fue el caso en el ejemplo que sigue. Tras la muerte, en 1795, de Philidor, primer rey sin corona de la historia del ajedrez, Fran- cia continué ostentando, durante mucho tiem- po, la supremacia en ajedrez. Jugadores como Deschapelles y, en especial, La Bourdonnais, derrotaron de forma muy convincente a sus rivales, siendo los jugadores ingleses los mas cualificados. En 1843, el legendario café La Régence acogié un histérico match, entre Saint Amant y Staunton. Para decepcién del piiblico, el briténico aplasté a su renombrado oponente, que en las ocho primeras partidas s6lo pudo conseguir unas tablas, La posicién del dia- grama 34 se produjo en la novena partida. Saint Amant — Staunton Paris 1843 (9) A pesar de su pequefia ventaja material, las blancas se encuentran en dificultades: su ejér- cito esté desorganizado y su territorio Heno de puntos débiles. Cuando Staunton jugé... 31...Bed8 ..probablemente pensase que estaba a punto de anotarse su octava victoria, pues si la dama atacada se desplaza, las blancas pierden el alfil. 32.b5!! Una jugada polivalente: las blancas ignoran la amenaza y atacan el alfil, cerrando, al mis- mo tiempo, la importante diagonal "a4-c8". Desde un punto de vista objetivo, la jugada no deberia haber salvado la partida, pero es, sin embargo, mejor que 32.We4 Ags 33.8b7 (anica forma de impedir ..Bxd3) 33.206. Los méritos de la jugada son de naturaleza psicolégica, pues enfrentado a inesperados problemas concretos, en un momento en que 27 debja estar pensando en qué restaurante ele- giria para cenar, Staunton perdié por completo su concentracién. 32...9h5? La idea basica de las blancas es que, des- pués de 32...2xd4 33.exd4, crean dos fuertes amenazas: &xh6 y He8+, seguido de mate (es aqui donde resulta importante el cierre de la diagonal "a4-e8"). Si Staunton no se hubiese relajado prematuramente, es posible que hu- biera descubierto 1a forma de parar ambas amenazas: 33...g5! (en el libro Nekornovanie Chempioni, Neishtadt omite esta jugada y sugiere 33..Wxcl 34.Bxcl Bxcl+ 35.g2 Dfa+ 36.gxf4 &f8, pero después de 37.f6, las blancas probablemente no estén peor). Las ne- gras deberian ganar, aunque se requerian para ello algunas jugadas precisas. Tal vez Staun- ton vislumbré 33...g5, pero le parecié dema- siado complicado: 34.fxg6 Wh5! (34...Excl conduce a tablas por jaque perpetuo, a pesar de que una de las torres blancas esté clavada: 35.gxf7+ chxf7 36.Be7+ df6 37.He6+ ches 38.He5+, ya que el rey no puede escapar por nga", 38...2g47? 39.8e2++) 35.gxh7+ (este pen parece peligroso, pero las blancas no pueden apoyarlo con sus piezas) 35...22g7 36.g4!? (después de 36.22g2 &xbS!, las blan- cas no tienen tiempo para 37.2xb5 WxbS 38.dexh3, por 38...Bxcl) 36..WdS 37.264 Wxb5, y las blancas no pueden coordinar sus piezas debido a la amenaza ...2xcl y ...2\f4. Neishtadt también recomienda 32...d1 "ganando calidad", pero la posicién que resulta de 33.Exdl Hxd4 34.exd4 Whs 35.chg2 dista de ser clara: las blancas tienen bastante material por la dama, y el pen "d" podria resultar muy peligroso. De las sugerencias de Neishtadt, sélo la tercera es correcta: 32...Dg5 33.4xa4 Wh3+ 34,.8g2 xd3, y las negras tienen compensa- cién mas que suficiente por el peén. Los errores analiticos del renombrado maestro soviético hablan por si solos de los méritos de la jugada de Saint Amant, porque crea problemas dificiles de resolver, no sélo en la partida viva, sino también en la quietud del andlisis casero. 28 33.¢4 Esta debe haber sido una segunda sorpresa para Staunton, quien de pronto perdié la pa- ciencia y tomé la enervante dama en el mo- mento menos favorable. 33..8xd4?? La posicién seguiria sin estar clara después de 33...8h4 34.Wxa4 Hxd3 (Neishtadt). 34.exd4 £6 35.gxh5 Las negras se rindieron. Fue un momento de inflexién en aquel duelo histérico, pues en las restantes partidas Saint Amant consiguié anotarse otras cinco victorias, Aunque eso no le sirviese para ganar el match, si le permitié declarar que “el honor estaba a salvo". Ignorar una fuerte amenaza suele ser posi- ble en una posicién superior. Un cuadro tipico es aquél en que el oponente trata de resolver sus problemas de desarrollo, coordinacién, etc., atacando una pieza de rival, sin percibir que la posicién atin no esté madura para crear amenazas significativas. Tal fue el caso en los dos ejemplos siguientes, en los que las amena- zas negras fueron sendas ilusiones épticas. Ver diagrama 36 Ghinda - Bogdanovich Budapest 1987 Puede parecer que la posicién esté igua- Jada, Cada bando tiene s6lo un alfil desarro- lado, mientras que los dos restantes alfiles tienen algunos problemas debido a la presién sobre "g2" y "g7". Sin embargo, el alfil desa- rrollado de las blancas es mas activo que el negro, y apunta a ambas alas. Por otro lado, el alfil de "c6" esté mas expuesto, como demos- trardn las proximas jugadas de las blancas. 12.a4! nS!? 13.8b5 Bh6 14.0-0 a6 Si las blancas cambiasen ahora en "c6" 0 retirasen su alfil, entonces el juego algo arti- ficial de las negras se veria coronado por el éxito. Sus torres se conectarian (con ...Hxc6 6 .fld6), logrando que el problema del desa- rrollo del alfil de "8" fuese menos critico. Buscando la forma de mantener su ventaja en desarrollo, Ghinda descubrié que la amenaza sobre el alfil (...axbS) no era real. 15.f4 Una jugada muy fuerte, que amenaza con seguir avanzando el peén, cuando las casillas més importantes de la sexta fila quedarian ba- jo control de las blancas, y las jugadas libe- radoras ...06 y ...g6 serian problematicas. UCUAN REAL ES LA AMENAZA? rt .axb5 Las negras aceptan valientemente el reto. 15...8c8 es més prudente, aunque las blancas pueden mantener la ventaja: 16.22 (también es jugable 16.2xc6+ Bhxc6 17.f5) 16...8g6 17.Bf2 h4 18.f5 Bd6 19.84, y las negras es- tan lejos de completar su desarrollo. 16.axbS Bxal 17.2xal 86 Al embarcarse en esta linea forzada, las ne- gras podrian haber omitido que, tras 17...2xb5 18.Ba8+ hd7 19.2xf8 £6, perderfan un peon: 20.817 Eg6 (después de 20...2h7, las blancas deberian jugar 21.2c5, ya que la espectacular 21.8xf6 Seb 22.8xg7 Exg7 23.2xg7 conduce a.un final en el que, pese a sus dos peones de ventaja, la victoria es mas que problemética) 21.£c5. Sin embargo, éste podria ser el mal menor. Las negras conservan posibilidades de tablas debido a los alfiles de diferente color. En la partida mantienen el equilibrio material, pero caen en una posicién muy pasiva. 18.bxe6 bxe6 Las negras estén obligadas a debilitar sus peones, ya que 18...xc6 pierde por 19.Ba8+. 19.b4 Bd8 20.827 Hc8 21.£c5 A pesar de los cambios masivos, las blan- cas han conservado (o, posiblemente, incre- mentado) su ventaja en desarrollo: su rey tiene un facil acceso al flanco de dama, mientras que las piezas negras son pasivas. Ghinda aca- b6 ganando Ia partida, pero los detalles del procedimiento quedan fuera de nuestro tema. Portisch — Torre Manila 1974 29 Las blaneas tienen una ligera ventaja en de- arrollo, pero la posicion es engaiosa, en vir~ ud de lo expuestas que estin ambas damas y le la presién que ejercen las negras sobre la ran diagonal. Como no quieren permitir el rrollador plan en el centro, a base de 4 y e5, as negras cmprenden inmediato contrajuego el flanco de dama (2.05 Cuando se jugé la partida, éste se consi- {eraba el mejor movimiento, incluso con el sello de aprobacién de un excampeén mun- fial. La amenaza ..a4-a3 parece muy desa- zradable, 13.214! Tipico de Portisch: en lugar de buscar un modo mecanico de parar la amenaza, trata de lograr que una jugada de desarrollo funcione. La partida anterior siguio con 13.2d1 Yb4 (si 13..a42, las blancas ganan_un_peén_con 14.8d4) 14.2b1 Abd7 15.2¢3 Yxd6 16,.Exd6 24 17.2c5 a3, con suficiente contrajuego de las negras, Smejkal |. Interzonal de Le- ningrado 1973. 13...a4? Las negras deben haber pensado que su fuerte rival habia cometido un burdo error Ademas de fa conereta linea de la partida, los méritos de la jugada de Portisch se ponen de relieve por el hecho de que 13...%¥b4 es menos fuerte que en la partida de Tal, Las blancas disponen de la retirada natural 14.%d2, crean- do la amenaza 246 y conservando su ventaja en desarrollo. 14.2fe1!! Una jugada muy ineisiva. Ahora resulta que 14..axb3 no es una amenaza en absolute. debido a 15.axb3. y las blancas ganan mate- rial, La otra amenaza de las negras, la menos evidente ...a3, también queda neutralizada. al defender el caballo de “c3". La casilla "fl" queda liberada para el alfil, desviando a la da- ma enemiga de su activa posicién y situando el alfil en una diagonal en potencia mas influ- yente. 14...2n5 Tratando de complicar las cosas. aunque el caballo queda temporalmente descolocado. 15.8f1! Es prematuro 15.45%! exd5 16.xe4 dxe4 17.2d4 xf4 18.gxf4 a3, dandoles a las ne gras buena compensacién por el pen, como indicé Trifumovie. (e6 16.Dc5 Bxd6 17.2xd6 Las blancas han logrado situar sus piezas antes atacadas, en posiciones activas y preser van su ventaja en desarrollo. Tanto la torre de 18" como el pedn de "ad" estin ahora col- gando. 17...83 Después de 17...fid8 18.807 Rd2. la res: puesta mas sencilla de las blancas es 19.Hd1! cambiando la iiltima picza activa de las negras y logrando el control de la columna "d" 18.bxa3 Bd8 19.2c7 Bek 20.24 Era muy tentador, por supuesto, obligar al caballo negro a bloquear la gran diagonal y. de paso, plantear una trampa. Sin embargo, la posibilidad de conectar caballos ofrece a las negras opciones defensivas adicionales. Mis preciso hubiera sido 20.Fabl!?, y cl caballo de "hs" seguiria fuera de juego por un tiempo. Por ejemplo: 20...2xa3 21.2xb8 Exe} 22.Exe3 Bxe3 23.Axb7 Bxb7 24.Exb7 Bred La pareja de alfiles, el peligroso pedn "a" y la debilidad del pen "f7" aseguran ventaja a las blancas 20...Bxa3? Las negras pierden pieza en una posicién jugable. Con la simple retirada 20.26, las blancas tendrian serios problemas para de- mostrar una ventaja concreta. Por ejemplo’ 21.Sabl (Trifunovie sefala 21.a4 "con clara ‘ventaja", pero las negras parecen tener una po- sicién aceptable después de 21...2f8 22.26 Bxc5 23.2xc5 Dbd7, seguido de ...Dxe4) 21..Qbd7 22.2xb7 Ba? 23.Qd6 Exc7 24.Dcb5 (la tentadora 24.g5 se responde con 24...2f8!, retirando el alfil de la vulnerable casilla "g7" y también atacando el caballo de "d6") 24.86! 25.g5 DbS 26.0xf7 wxt7 27.804 DeS 28.2xe6+ Lxe6 29.Dxc7 D+. A pesar de la considerable ventaja material de las blancas, la posicién es bastante aguda, de- bido a la expuesta situacién de ambos reyes. 21.03! Torre probablemente vio esta sencilla juga- da, pero debe haber omitido que 21...2c6 no consigue mantener el equilibrio material, por 22.gxhS Sxb3 23.axb3 Bxal 24.Bxal 2xc3 25.2a8! La falta de desarrollo de las negras se hace finalmente sentir de forma mas concreta. Después de 21.4b3, las negras trataron de perder pieza de otra forma, pero no consiguie- ron suficiente compensacién y acabaron per- diendo. También es posible ignorar una amenaza en posiciones igualadas. A veces, un enfoque asi es necesario a fin de prevenir que la iniciativa pase al oponente. La posicién del diagrama 40 es completa- mente normal, pero pronto degenera, como consecuencia de una errénea evaluacién por parte de las negras. Marin - Shirov Barcelona 2000 Campeonato de Espafia por equipos iCUAN REAL ES LA AMENAZA? 10...2e6 11.0g5! En lugar de defender el pedn atacado, las blancas invitan a su oponente a capturarlo. Después de un movimiento pasivo como 11.63, las negras se apoderarian de la inicia- tiva con 11..e7, seguido de ..Bad8 y ..Dd4. Ademas de sus méritos objetivos, mi Ultima jugada tiene también el efecto de un trapo rojo que se sacude en las narices de un toro. 11...2xc4? Muy sorprendente, no solo por la jugada en si, sino por la rapidez de la respuesta. Tanto 11...2f5 como 11...8d7 eran dignas de con- sideracién, y yo hubiera tenido que decidir entre 12.83, 12.d5 y 12.Qge4, a fin de explotar mi control de las casillas blancas cen- trales. 12.b3 £e6 12...h6 13.bxe4 hxgS 14.2xg5 tampoco parece muy atractivo. Las blancas mantienen una fuerte presién sobre la gran diagonal y la columna "b", La encrucijada de estas dos li- neas, el peén de "b7", es una desesperada de- bilidad. No obstante, esta continuacién podria no ser tan mala como la de la partida. Natu- ralmente, si Shirov hubiese jugado asi y per- dido, entonces yo habria recomendado el mo- vimiento 12...£66, "cuando, al menos, el peén extra de las negras compensa sus debilida- des", 13.Axe6 fxe6 14.2xc6! bxc6 Las negras podrian haber evitado la clavada del caballo cambiando damas: 14...4xd1 15.Bfxd1 bxc6, pero esto ayuda a las blancas a centralizar sus piezas, y después de 16.Bact Dd5 17.4d2 a5 18.4a4, el fuerte caballo negro no puede compensar todas estas debi- lidades. 15.8xd8 Hfxd8 16.2¢5 a5 17.Bacl bf7 18.2c2 Ha6 19.8fel Shirov defendié su penosa posicion durante otras 40 jugadas, pero no pudo salvar la par- tida, que tuvo una gran importancia compe- titiva, pues al ignorar la falsa amenaza sobre mi peén de “c4", contribui a que mi equipo cludiese la verdadera amenaza: el descenso de categoria. 31 Puente entre siglos El hecho que permanece es que seguiremos existiendo; y que no hay nada nuevo bajo el sol, cExiste algo de lo que pueda decirse: ved. esto es nuevo? Todo ha existide ya, mucho tiempo antes de nosotros ECLESIASTES (1. 9-10) Los tres ejemplos que siguen se caracterizan por un fuerte parecido. No los he dispuesto en orden cronolégico, pues prefiero presentarlos en el mismo orden en que los experimenté a Suba — Marin Badalona 1993 Mas 0 menos en este momento, conside- raba que mi posicién era perfectamente juga- ble. Como compensacién por los pasivos ca- ballos. las negras tienen presién sobre la co- jumna "b" y la gran diagonal, y tienen la posi- bilidad de cegar el alfil contrario de casillas negras con un oportuno avance ...f2 18.8¢2 Las blaneas proyectan doblar torres en la columna “e", pero yo pensaba que tenia un an- tidoto contra ese plan, 18...8b4 Es probable que sea prematuro 18...{4, por- que deja al caballo de "5" tan mal situado co- mo el alfil de "h2", y porque entrega la casilla "ed" a las blancas, 19.b3 We Esta era mi idea: tras forzar a las blancas a debilitar la gran diagona plan al menos por un 20.Hael!! |. esperaba impedir su empo. 42 Esta jugada fue como un trueno en un dia luminoso. No podia sospechar que Suba igno- rase una amenaza tan seria como ganar toda una pieza. Mi idea habria quedado justificada después de 20.icl 247, seguido de ...517, cuando, a fin de progresar, las blancas ten- drian que mover el caballo, En tal caso, la au- sencia de la amenaza 4e4 haria jugable el avance ...14 Recuerdo que me encontraba en tal estado de shock que sencillamente no podia pensar en otra cosa que en tomar el caballo, Debia haber entendido que mis piezas estaban muy mal coordinadas para aveptar un reto de ese calibre, pero realizar una jugada preventiva como 20....2f7 hubiera significado, desde un punto de vista psicologico, el fracaso de todo mi juego precedente. Sin embargo, ésa era la mejor posibilidad de las negras. Entonces, las blancas podrian jugar 21.2\a4 para crear la amenaza He6. El juego podria continuar asi 21...f4 22.a3 (desviando la torre para prevenit un ulterior ..Bxe4, que minaria el pedn de "e6") 22..4b7 23 Be6! Wa8 (relativamente lo mejor; la inmediata aceptacién del sacrificio es mala: 23...2xe6 24.dxe6 He7 25.Yxd6, se- guido de 4\xc5), y no es facil reforzar la posicion, Por ejemplo: 24.!d3 Axe6 25.dxe6 #5, cubriendo el peén de "g6" y preparando un eventual ..d5. Después de 20...5f7, las blancas también pueden considerar ideas con eS 6 Dadxcs, pero la posicién sigue siendo dificil de jugar para ambos bandos. 21,803?! Una imprecisin, cometida inmediatamente tras una jugada brillante, lo que revela el ca- acter intuitive de todo el proceso. Una vez que encuentras una jugada como 20.Bael!, en- tiendes de inmediato que debe ser correcta y que no deberia haber razén alguna para no plantearla. Sin embargo, en la siguiente fase de la partida se requiere el calculo conereto. Al cambiar prematuramente en "C3" y per- mitir asi que la torre de “el” quede atacada, las blancas asumen una inversién ain mayor de material en toda la operacién téctica, lo que les concede a las negras posibilidades defensi- vas, Es mejor 21.2xd6. Por ejemplo: 21...¥xd2 (21...8f7 permite 22.¥4xc3 de forma mas ven- tajosa, porque las blancas retiran la torre de la casilla atacada con ganancia de tiempo y muchas de las piezas negras estan colgando: 22...8xe3_ 23.8e7 Eg7 24.8103!) 22.Dxd2 HAT 23 Qxc5 Eb8 (después de 23...Exe4 24.bxe4, las blancas tienen ventaja material, manteniendo a la vez una posicién dominante; las negras deberian defender Ia casilla "e7" con 24...2f6, pero después de Ja tranquila 25.03, las amenazas combinadas de d6 y e5 son dificiles de contrarrestar) 24.46 a6 (ésta y las siguientes jugadas negras son for- zadas, a fin de mantener el equilibrio material; sin embargo, no pueden resistir demasiado an- te el magnificamente coordinado ejército blan- co) 25.Be7 Exe7 (25..Bf8 26.8xa7 Ha8 27.445 concede a las blancas una ventaja de- cisiva) 26.dxe7 f6 27.2xa7 Ea8 28.c8Y Dxe8 29.Exe8 De7 30.hg8+ Hh8 3125+ Dxe8 32.2xa8, con una ventaja material de- cisiva de las blancas. 21...8xe3 22.Be7+ Atin ahora es mas fuerte 22.2xd6, tratando de trasponer a la linea de la nota anterior. En caso de 22...2xel (0 bien 22...2g8 23.xc7 &xel 24.Bxel) 23.2xf8, las negras no podran disfrutar de su ventaja material durante mucho Tato. UCUAN REAL ES LA AMENAZA? 22...82g8 23.8xe7 Sxel Pensé que, con toda una torre menos, las blancas deberian jugar ahora 24.xel, cuando 24... conduce a una buena posicién para las negras. Sin embargo, no pude disfrutar mucho de esta ilusién, porque el segundo shock se produjo muy pronto. 24.2xd6!! BeB Forzado, para defender todas las piezas ata- cadas. 25.faxc5 D671 Al defender una posicién con considerable ventaja material, es muy dificil decidir cuando devolver parte del material y cuando conser- varlo. Después de 25...fxe4 26.bxe4, las blan- cas tienen una excelente compensacién por la pieza, pero seguramente no més que eso. 26.2xel 8b7?! Muy incoherente. Las negras no quisieron sacrificar calidad en su jugada anterior, iy ahora se abstienen de tomar todo un caballo! 26...Bxel+ 27.2h2 8b8 es la mejor posibi- lidad practica. Parece que las blancas no tie- nen nada mejor que 28.2xa7 (28.d6+ 2e6 29.He7 es menos peligroso, por 29...2xc4) 28...Ba8 29.8d4! De8 30.d6+ 2e6 31 Be7 @xd6 (31...2xc4 es ahora menos eficiente, porque después de 32.8xel, el alfil tiene que controlar la casilla "“d7" con 32...2b5, y las blancas mantienen una fuerte iniciativa, en una posicién con relativa igualdad material: 33.a4 &c6 34.He6) 32.8xe6 (lamentablemen- te, las blancas estén obligadas a cambiar su to- re) 32..8xe6 33.2xe6+ 28 34.4 he7 33 45. Los peones blancos parecen amena- zadores. pero las negras deberian poder man= tener el equilibrio, en razén de que su rey esti mejor situado, 27.d6+ th8 28.2d3 Bxc7 29.dxe7 Wh7 30.2d4 Ded 31.2e5 Las blaneas tienen ventaja material yuna posicién muy activa, Las negras siguieron lu- chando durante 15 jugadas mas. pero sin éxi- to A lo largo de toda mi carrera, he sido un alumno receptivo. pero éste fue un raro caso en el que consegui demostrar que habia asimi- lado la nueva idea en el torneo siguiente. gue comenzaba un dia después del de Badalona, En el diagrama 44, las blancas tienen una considerable ventaja de desarrollo. Mi plan cra reforzar mi posicion en el flanco de rey, con 2f2-g2, Safl y £\g3, incluso proyectando un eventual sacrificio en "ed", AL pereibir el peligro. mi joven oponente traté de cambiar el curso de la partida Marin — Llanos Berga 1993 15...b6 Las negras quieren provocar un debilita- miento de la gran diagonal, a fin de poder realizar operaciones en el flanco de rey Después de 15...h6. las blaneas juegan 16.2:xe4 fxed 17.4xe4. con un fuerte ataque. Por ejemplo: 17.218 18.8xg6 Qxgo 19.15 SieS 20.66 Bed 218d Ze} 22403 SB 23.813, ganando, 16.b3 Las negras han logrado su primer objetivo, pero el caballo que esti en "b6" queda tan mal situado como la torre de "ba" en la partida an. terior. 16...h6 17.212! hxgs ‘\fo falla por 18.fig2 gd 19. 17.8 fxg 20.8xed. 18.fxg5 £41? La tinica justificacion del juego. previo, Después de la mas prudente 18.7. blaneas tendrian_ tiempo para _consolidar 20.Bd1 2d7 21.h4 He8 22.4 14 xf4 Wdd 24 Ye2. seguido de hs. 19.2xf4 Bxgs+ Otra tentativa por explotar la posicién coi- gante del caballo blanco es 19...A\xf4 20.914 6, como sugirid mi oponente. Las blancas mantienen en tal caso su ventaja por medios mas simples que en la partida: 21.8xe4 Wxe3 22,8xc3 Gxe3 23, 20,Dg2! 20g? permite el elegante sacr dama 20... 2ixf4 21,Exgs 2 hl con una posicién complicada, Mi Gltima ju da parece un grave error, pero record ka lec cidn de Suba y me dispuse a explicarseta a mi rival 20...8es Ejercicio 2 7 34Ha7+ (54.n7 y7 55.Ba7+ ES es un tanto confuso: jlas posiciones de ahogado son posibles!) 34..2g6 (después de S4...2b98 55.H1a5, las blancas ganan el pedn de "f5") 55.h7 He8 56.c2h4 Hh8. y ahora las blancas pueden conseguir una forma propicia del fi nal con los peones "f" yh" S8.hxg4 Eb8 59.15+ Bf (o bien 59, 60.8e7 a8 61.46 2y6 62.17. y lay negras no pueden luchar contra ambos peones kan avan- zados) 60.2hS 2xfS (60.28 61. h6 Bbs 62.8127 Sibl 63.fg5 también es desesperado para las negras) 6L.267+ eo 2.14, y las blaneas aleanzan una posicion 50...2h5 nad 1 a¢# gA& A & & gado- Geller intenta su tercera idea: vt hose, Aunque Reshevsky consiguid chilir [8s te » paso primeras trampas, esta posibilidad ' P's talmente inadvertida, Sabemos que 50...2g7 51.45 es un final ganado para las blancas. 51.86? = _Enrealidad, s6lo esta jugada echa por tierra Javictoria, Reshevsky podia haber ganado aun sta partida vital con 51.2a8. Por ejemplo: 51..2g6 (0 bien 51...8e3+ 52.282 8b3 53.g3, seguido de 8g8) 52.218 (amenazando h5+) $2..He3+ 53.82f2 Ha3 54.g3 (54.h5+ es ahora un error: 54..2xh5 55.2xf5+ tg4, con ta- blas) 54. Ba5 55.2g8+ def6 (como sabemos, a 55..d2h6 sigue 56.2g5, mientras que 55...82f7 no gana realmente un tiempo. 56.2g5 man- tiene a la torre negra ocupada una jugada mds, Jo suficiente para que el rey blanco evite ser obligado a retroceder a la primera fila) S6cbg2 Ha2+ $7.@2h3 Hal 58.8g5 (las blancas sitian Ia casilla "hS" bajo control, y preparan el avance del peén; como veremos, esto estard conectado con dos planes diferen- ‘es, segiin la reaccién de las negras) 58...8b1 (las negras pueden impedir la maniobra h5, g6+, Ba6, jugando 58...Bhi+ 59.d2g2 Bal 60.h5 Ha2+ 61.@2h3 Bal, pero entonces el rey blanco tiene tiempo para avanzar: 62.8g6+ we 63.02h4) 59.5 Bhl+ 60.ceg2 Bal 61.£g6+ (61.h6? parece estropear la victoria: 61.,.2a2+ 62.¢2h3 Bal!) 61...82f7 62.266, con una posicién familiar. Al enfrentarse de forma inesperada a pro- blemas concretos, Reshevsky podia haberse eontentado con encontrar la idea ganadora, pero no tuvo la paciencia o la energia nece- sarias para trabajar los detalles. Por esto es por oque considero 45.h4 un error casi decisivo. 51..Be3+ 52.0012 Ba3 53.23 Geller menciona brevemente que después de 53.Bxf5+ Wexh4 el final es de tablas, pues Jos peones blancos estn bloqueados. Sin em- targo, no menciona la jugada 54.25, con la amenaza de lograr una posicién facilmente ga- mda con g3+. Las negras, cuyo rey est para- lizado como en la partida, tienen a su dispo- sicion una variante eco, algo que ya nos suena aestas alturas: 54...2a2+ 55.22f3 (el rey busca refugio en su abandonado flanco, pero en campo negro; ir a "h2" no tendria sentido, pues las negras jugarian ...Bh1+!, con ahoga- AHOGADO. do; acercarse a la torre enemiga también seria inttil, puesto que los jaques continuarian, in- cluso con la torre en prise) 55...2a3+ 56.he4 Had+ 57.We5 He4+! (pero no 57...8xf4+?, que pierde por 58.g3+!) 58.f5 Bxf4+!, y tablas. 53..B3+1 iOh! Este shock debe haberle costado a Re- shevsky algo mas que el medio punto, porque jugé la ultima parte del torneo peor que hasta esta partida, y finaliz6 a dos puntos del vence- dor a pesar de que Smyslov fue derrotado por Kotov. 54,be2 Si 54.2g2, seguiria 54...8xg3+! 54...2xg3 55.8xf5+ bxh4 56.272 Ba3 EI resto no tiene interés. 57.25 Eb3 58.8g1 @h5 59.2 Ba3 60.15 Ba5, y tablas. Ejercicio 8 a Rustemov — Goldin Elista 1995 Campeonato de Rusia (Pueden las negras salvar la partida? Ejercicio9 Chigorin - Schlechter Ostende 1905, Lay blaneas, obviamente. tienen la posicion ganada, {Fue la jugada 44..!e7+ un error les facilita las cosas a las negras? a Ejercicio 10 115 Spassky - Keres Baka 1961 Campeonato de la URSS Las blancas atacan simultineamente "g6" y El rey negro se siente bastante inseguro, Las negras jugaron 66...fa1. ,Fue una buena idea? : 7 Jaque perpetuo El jaque perpetuo puede producirse en varios tipos de situaciones, ninguna de las cuales pa- rece guardar similitud con el mundo real. Si algo ha ido mal para el bando atacante, el jaque perpetuo es un posible recurso. Smyslov — Mikenas Moscti 1949 Campeonato de la URSS Las blancas tienen un peén menos y su compensacién parece problemética, o, al me- ws, de cardcter volitil. Smyslov encontré una forma elegante de convertir en tablas su mejor coordinacién momentanea. 25.2xg6 hxg6 26.Hixg6+ Lh8 Aparentemente, las blancas han conseguido menos que nada. Sin embargo, después de... MBs! ..se acordaron tablas. Si las negras juegan 27...Wxe3, entonces 28WhS+ conduce a perpetuo, mientras que 17, Aixe3? pierde por 28.27. 27.818 es menos efectivo por 27...¥e4, seguido de ..Wh7, y las negras se defienden. Fh el libro del torneo, Alatorzev indica 27...88(2), lo que pierde, por 28.8h6+ 2s 29.246! En posiciones con ataques mutuos en flan- cos opuestos del tablero, la rapidez de accién es de vital importancia. En la siguiente parti- da, el jaque perpetuo acudié en ayuda de las negras cuando las blancas parecfan haber ga- nado la carrera en la creacién de amenazas Marin — Condie Oakham 1986 La posicién es bastante inusual debido a que tanto la estructura de peones como la disposicién de las piezas son extrafios. 30.Bel Las blancas esperaban crear amenazas de- cisivas en la tiltima fila. {Qué pueden hacer las negras? Sus piezas estan comprometidas en el flanco de dama, y los tipicos avances de pedn para darle un es- cape al rey no solucionan nada. Por ejemplo: 30...h6 31.He8+ @h7 32.!c2+ g6 33.5, y el ataque blanco llega antes: 33...a3 34.hxg6+ fxg6 35.8¢7+ h8 36.Yxg6 Exb2+ 37.hal, B es ee EGE elon de jaque en la gran diagonal 30... 8xb2+! La alineacién de piezas en ta diagonal "el- a5" favorece a las blaneas desde un punto de vista estitico, pero desde el punto de vista dinamico... La torre es, obviamente, tabi. 31.dal Sseguido 118 éSe les escapé a las negras esta jugada? To- das sus piezas estan ahora colgando a causa de Ja amenaza de mate en la octava fila 3.Balt! iEn absoluto! La torre fuerza jaque per- petuo. La idea de tales jaques repetidos en ka segunda fila, con una torre indefensa y. sin embargo, invulnerable, se planted por prime- ta vez. en la partida Steinitz - Von Bardele- ben, Hastings 1895. La diferencia es que la combinacién de Steinitz era ganadora Tablas. En los ejemplos anteriores. la posicién ini- cial era mas o menos igualada, y el perpetuo surgié como una consecuencia légica. Ahora examinaremos un caso bastante mas intere- sante, tanto en el aspecto téenico como en el psicolégico En ajedrez. el proceso ganador a menudo Tequiere paciencia, El progreso se realiza a pe- quetios pasos. Sabemos ya por el capitulo 6 (Ahogado). que concentrar un nimero exce- sivo de fuerzas en un pequetio sector del ta- blero (en tal caso, en torno al rey enemigo), Puede tener consecuencias indeseables. Vere. mos ahora que apresurarse con las piezas tam- Dien puede dejar al propio rey con ingyj proteccién. Aunque el rival no ete es lidad en condiciones de iniciar un aque mate. puede emplear una parte de yeh, Lives (normalmente, fa damay pra dae larga serie de jaques, que en perpetuo, Podemos concluir que las. posiciongs ahogado y jaque perpetuo se sitian en urs . Pecie de simetria en el universo filoséfies dq) ajedrez, Ambas son la consecuencia de a exagerada agresiOn, y se manitistan en pt polos opuestos del tablero: los dos reyes Tengo abundante experiencia con Jaques etpetuos, pero nunea me he encontrada en lado feliz, He aqui un ejemplo tipico fice 4 WECES Se trades Marin — Hogea Eforie Nord 19: A todo lo largo de la partida, jas blancas han ido incrementando metédicamente su ver taja, y a estas alturas esperaban la rendicidn dé su oponente. 45..8g7!? Cuando aparecié en el tablero esta inespe- tada jugada, comeneé a capturar material sin sospechar nada. 46.2xb6?! . Con un minimo esfuerzo analitico, habrit entendido los peligros de un enfoque tan opt- mista, y hubiera descubierto 46.2.3". explo” tando la falta de coordinacién de las pe hegras. Por ejemplo: 46...ga4 47,0 x¢5 2X) A8.Deo+ Sin embargo. no estaba preparade psicl gicamente para la labor: "La posicién parecia estar tan ganada que las soluciones mas sim- ples deberian dar resultado”. 46..Hxe5 47.2)xa8 Wxgst+ Estaba convencido de que con la mayoria de mis piezas en posiciones tan normales, no deberia haber el menor problema para escapar con el rey. 48.bf1 Bgl+ 49.he2 WA2+ 50.kd1 Welt S.bd2 Bg5+ No 5)...Wf2+ por 52.2¢2. Subd Wgl+ 53.22 Wy5+ 54.04 Habia depositado grandes esperanzas en es- ta jugada. 54..xf4+ 55.hd1 58.c2 WA2+ no Ilevaria a las blancas a ninguna parte. Parece que las cosas se han cal- mado, pero 1a siguiente jugada de fas negras fue un jarro de agua fria. 55,.Hxea!! La posicién de las negras se ha vuelto tan fuerte, que pueden permitirse realizar una tranguila jugada de dama. El pedn "e” blanco estaba obstruyendo la comunicacién entre al- gunas importantes lineas y diagonales. Al climinarlo, las negras renuevan Ja amenaza del aque perpetuo. Al mismo tiempo, las blancas no tienen ni un respiro, pues deben defender su caballo, ya que, de no ser asi, su ventaja material se desvaneceria casi por completo. 56.805? Las blancas ponen bajo control la gran diagonal, pero dejan la casilla "d3" sin Ia su- ficiente cobertura. Era necesario 56.c7, aun- que calcularlo todo hasta el final hubiera sido JAQUE PERPETUO practicamente imposible: 56..!4hl+ 57.%2d2 (57.202 Wh2+ 58.21 Wh6+) 57..Wh6+! (los jaques diagonales son muy efectivos en estas situaciones; es facil comprobar que las blancas pueden defenderse contra otras juga- das) 58,%c3 We3+ (diagrama 121), y ahora las blancas deben tomar una importante deci- sién: a) 59.843? permite unas tablas relativa- mente faciles, con 59..d4+. Por consi- guiente, las blancas deberian mover su rey, pero 4a qué casilla? b) 59.2? (aunque el rey deberia buscar la casilla "al", esta tentativa directa no les crea problemas a las negras) 59...8d2+ 60.da1 (60.8%¢2? pierde la dama: 60...2d4+ 61.263 Bad+) 60..WaS+! (después de 60...8d4+? 61.2b2, las negras no pueden re- cuperar material, debido a que las blancas obtendrian un contraataque decisivo sobre el rey negro) 61.Wa2 &d4+ 62.8b2 Welt 63.841 Was+, y las blancas deberian aceptar las tablas, antes que situar su ultima pieza en una posicién pasiva, con 64.2a2?, cuando 64...2£7 les daria ventaja a las negras. c) 59.82! Sélo esta jugada, sugerida por Graham Burgess, mantiene a las blancas en la senda ganadora. La idea es elegir una ruta diferente de "ai", menos directa, a fin de for- zar ala dama negra a jaquear desde casillas menos favorables: 59...Wf2+ 60.241 Wgl+ 61.d2d2 Wg5+ (de nuevo, jaques diagonales; a importancia de contar con una pieza extra en el juego, es decir, el caballo, queda ilus- trada en las lineas 61..W2+ 62.862 Wes+ 63.%¢2!, cuando 63...£a4 no es posible, en 78