Está en la página 1de 10

EUCARISTÍA FIEESTA DE SANTA LUISA

 SALE AL ALTAR EL CELEBRANTE
 MONICIÓN DE ENTRADA (Lector)
Siempre resulta bonito reunirse un grupo de amigos para
celebrar una fiesta. ¡Hoy lo estamos haciendo! Vamos a celebrar la
Eucaristía en la presencia de Jesús, y con Él escucharemos la
Palabra de Dios y compartiremos el pan, que se parte y se reparte
para todos nosotros. Celebramos también en este día la Fiesta de
Santa Luisa de Marillac, que fue una mujer que amó tanto a Jesús,
que dejó que ÉL viviera dentro de su vida. Supo abrir sus oídos
para escuchar lo que Jesús le estaba pidiendo, y abrir su corazón al
Amor de Dios, para así poder compartirlo, darse entre los pobres
de su tiempo, y trasmitirles que Jesús también vivía dentro de
ellos. Ahora, en estos tiempos, nos toca responder a nosotros, a
cada uno en particular. Nos toca dejarnos invadir por Jesús y
transmitir como Santa Luisa que Jesús vive dentro de todos. Con
estos sentimientos comenzamos esta celebración.
 CANCIÓN : “Alegre la mañana”
 SALUDO DEL CELEBRANTE ------ INTRODUCCIÓN AL PERDÓN
 ACTO PENITENCIAL
 Por no valorar suficientemente el carisma heredado, el legado de
amor.
Por no entregarnos con alma y vida para servir con pasión a los más
Pobres...
SEÑOR, TEN PIEDAD.
 Por no ir contracorriente, por no vivir radicalmente el Evangelio.
Perdona nuestra debilidad para seguir tu camino...
CRISTO, TEN PIEDAD.
 Por guardar silencio y no tener el suficiente valor para denunciar las
injusticias de aquellos que más sufren...
SEÑOR, TEN PIEDAD.

1ª LECTURA: (Isaías 58, 1 – 11) (Lector)
 Lectura del Libro de Isaías:
Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta,
declara a mi pueblo su transgresión y a la casa de Jacob sus
pecados.
Con todo me buscan día tras día y se deleitan en conocer mis
caminos, como nación que hubiera hecho justicia, y no hubiera
abandonado la ley de su Dios. Me piden juicios justos, se deleitan en
la cercanía de Dios.
Dicen: "¿Por qué hemos ayunado, y tú no lo ves? ¿Por qué nos
hemos humillado, y tú no haces caso?"
He aquí, en el día de vuestro ayuno buscáis vuestra conveniencia y
oprimís a todos vuestros trabajadores.
He aquí, ayunáis para contiendas y riñas, y para herir con un puño
malvado. No ayunéis como hoy, para que se oiga en lo alto vuestra
voz.
¿Es ése el ayuno que yo escogí para que un día se humille el
hombre? ¿Es acaso para que incline su cabeza como un junco, y
para que se acueste en cilicio y ceniza? ¿Llamaréis a esto ayuno y
día agradable al Señor?
¿No es éste el ayuno que yo escogí: desatar las ligaduras de
impiedad, soltar las coyundas del yugo, dejar ir libres a los
oprimidos, y romper todo yugo?
¿No es para que partas tu pan con el hambriento, y recibas en casa
a los pobres sin hogar; para que cuando veas al desnudo lo cubras,
y no te escondas de tu semejante?
Entonces tu luz despuntará como la aurora, y tu recuperación
brotará con rapidez; delante de ti irá tu justicia; y la gloria del Señor
será tu retaguardia.
Entonces invocarás, y el Señor responderá; clamarás, y El dirá:
"Heme aquí." Si quitas de en medio de ti el yugo, el amenazar con el
dedo y el hablar iniquidad,

y si te ofreces al hambriento, y sacias el deseo del afligido,
entonces surgirá tu luz en las tinieblas, y tu oscuridad será como el
mediodía.
Y el Señor te guiará continuamente, saciará tu deseo en los lugares
áridos y dará vigor a tus huesos; serás como huerto regado y como
manantial cuyas aguas nunca faltan.
Palabra de Dios
 SALMO 33

2-3, 17-18-19, 22

(Lector)

“Aclamen, justos, al Señor” - R Aclamen, justos, al Señor
Alaben al Señor con la cítara,
toquen en su honor el arpa de diez cuerdas;
entonen para él un canto nuevo,
toquen con arte, profiriendo aclamaciones.
-R-

“Aclamen, justos, al Señor”

De nada sirven los caballos para la victoria:
a pesar de su fuerza no pueden salvar.
Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles,
sobre los que esperan en su misericordia.
-R-

“Aclamen, justos, al Señor”

Para librar sus vidas de la muerte
y sustentarlos en el tiempo de indigencia.
Señor, que tu amor descienda sobre nosotros,
conforme a la esperanza que tenemos en ti.
-R-

“Aclamen, justos, al Señor”

 2ª LECTURA: (Hechos 9, 36 - 42) (Lector)
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.
Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que significa
“gacela”. Ésta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía.
Y aconteció que en aquellos días enfermó y murió. Después de lavada,
la pusieron en una sala.
Y como Lida estaba cerca de Jope, los discípulos, oyendo que Pedro
estaba allí, le enviaron dos hombres, a rogarle: No tardes en venir a
nosotros.
Levantándose entonces Pedro, fue con ellos; y cuando llegó, le llevaron
a la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las
túnicas y los vestidos que Tabita hacía cuando estaba con ellas.
Entonces, sacando a todos, Pedro se puso de rodillas y oró; y
volviéndose al cuerpo, dijo: Tabita, levántate. Y ella abrió los ojos, y al
ver a Pedro, se incorporó.
Y él, dándole la mano, la levantó; entonces, llamando a los santos y a
las viudas, la presentó viva.
Esto fue notorio en toda Jope, y muchos creyeron en el Señor.
Palabra de Dios.
 CANCIÓN: “Escucha la palabra de Dios”
 EVANGELIO: (Mateo 25, 31 – 46) (Celebrante)

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo:

«Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos
sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán
congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos
de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las
ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el Rey a
los de su derecha: 'Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del

Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque
tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber;
era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis;
enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y acudisteis a mí.' Entonces los
justos le responderán: 'Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento, y te dimos
de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero,
y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o
en la cárcel, y acudimos a ti?' Y el Rey les dirá: 'En verdad os digo que
cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me
lo hicisteis.' Entonces dirá también a los de su izquierda: 'Apartaos de
mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me
disteis de beber; era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y
no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis.' Entonces
dirán también éstos: 'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o
forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?' Y él
entonces les responderá: 'En verdad os digo que cuanto dejasteis de
hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de
hacerlo.' E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida
eterna.»

Palabra del Señor
.
 HOMILÍA (Celebrante)

 ORACIÓN DE LOS FIELES
( Celebrante)
 Dios siempre quiere que le veamos en los pobres y necesitados.
Con confianza, oremos al Padre para que cambie nuestro
corazón:

1. Por toda la Iglesia, llamada a optar siempre por los más pobres,
para que apoye proyectos que promuevan la solidaridad entre los
hombres, sobre todo los más necesitados....
ROGUEMOS AL SEÑOR
2. Por toda la Familia Vicenciana, que a ejemplo de Santa Luisa,
valoremos la fe como un don inmenso y aprovechemos los
recursos que tenemos en beneficio de una formación humana y
cristiana que revierta en bien de los más necesitados...
ROGUEMOS AL SEÑOR
3. Por los enfermos y por nuestros hermanos los pobres, para que el
Señor venga hoy a su corazón y para que encuentren una mano
tendida que les permita salir de la situación de desigualdad en la
que se encuentran...
ROGUEMOS AL SEÑOR.
4. - Por todas las familias de nuestros Centros y Parroquias, para que
hagamos de nuestros hogares una imagen viva del hogar de
Nazaret y cada familia se transforme en foco de fe, esperanza y
amor para el mundo...
ROGUEMOS AL SEÑOR
5. - Por los gobiernos de todos los países, para que trabajen
ardientemente en abrir caminos nuevos que lleven a conseguir la
Paz que el mundo desea y necesita, y que aún hoy, tantas veces
se ve amenazada en nuestra sociedad...
ROGUEMOS AL SEÑOR

6. Por todos los aquí reunidos para que tengamos la fuerza necesaria,
para que siguiendo el ejemplo de San Vicente y Santa Luisa,
sepamos dar la vuelta a la medalla y ver el rostro de Cristo en los
más necesitados...
ROGUEMOS AL SEÑOR

(Celebrante)
 Oh Dios, refugio y fortaleza nuestra, escucha las oraciones
de tu Iglesia y concédenos, por tu bondad, lo que pedimos
con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.

 OFERTORIO (Lector)
 El Señor nos ha puesto espejos donde mirarnos, como
Santa Luisa, San Vicente y toda la Familia Vicenciana. Por
eso junto al pan y el vino traemos la luz con la que ellos
dan esperanza a nuestras vidas.
MIENTRAS VIENEN LAS OFRENDAS....MÚSICA
 Espejitos de Santa Luisa, Árbol , Cuenco con luz, Pan y Vino
 ESPEJITOS DE SANTA LUISA...........................Un espejo siempre
refleja la imagen que se muestra ante él. Nosotros al llevar hoy sobre
nuestro pecho el espejito con Santa Luisa queremos que nuestros
actos estén dirigidos hacia aquellos que más nos necesiten.
 ÁRBOL..................................Un árbol, en el que todas las ramas de
la Familia Vicenciana partimos de un tronco común. Te ofrecemos
nuestra unidad y nuestro trabajo. Que siguiendo el ejemplo de Santa
Luisa, sepamos servir con toda “mansedumbre, esmero y caridad” a
quienes más lo necesitan.
 CUENCO CON LUZ................................... Te ofrecemos el fuego
como símbolo de tu Espíritu, el cuál empujó a San Vicente y a Santa
Luisa y los llenó de virtudes durante toda su labor al servicio de los

pobres. Que este fuego, sea siempre la llama de tu Espíritu que nos
guía para seguir tus pasos y estar cada día más cerca de los pobres.
 PAN Y VINO............................ Aquí te presentamos el pan y vino
como muestra del esfuerzo y el trabajo de todos los hombres y
mujeres para hacer de este mundo un lugar más justo y unido en la
lucha por el más débil y las igualdades sociales, como siempre lo
hicieron San Vicente y Santa Luisa.

 CANCIÓN:

“Qué te puedo dar”

 SANTO : ZAIREÑO

 ACTO DE LA PAZ. CANCIÓN: “ Paz Señor”

 COMUNIÓN. CANCIÓN: “ Id y enseñad”

 Mientras el sacerdote recoge los utensilios... CANTAMOS “ Contigo
María”

 ACCIÓN DE GRACIAS (Lector)
Qué grande es tu misericordia, Señor, Tu nos has abrazado como tus
hijos y nos has colmado de tu amor.
Te agradecemos, Señor, y te prometemos con la ayuda de tu gracia,
amarte cada vez más y no separarnos de ti.
Virgen Santísima, ayúdanos; tú eres la Madre de la perseverancia, tú
eres la razón de nuestra esperanza.

Intercede por nosotros, guárdanos en la gracia de Dios, limpios y
felices como lo estamos en estos momentos.
Y teniendo como ejemplos a San Vicente y Santa Luisa nuestros
corazones sean fieles a Dios y a los pobres por siempre.

RITUAL DE DESPEDIDA

HIMNO A SANTA LUISA (Video en el ordenador)