Está en la página 1de 9
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN ESCUELA DE EDUCACIÓN DIFERENCIAL NÚCLEO, INCLUSIÓN. CURRICULUM Y DIVERSIDAD Adaptación

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN ESCUELA DE EDUCACIÓN DIFERENCIAL NÚCLEO, INCLUSIÓN. CURRICULUM Y DIVERSIDAD

Adaptación curricular como medida de atención a la diversidad

Enfoque y concepto de Adaptación Curricular

“La adaptación curricular constituye una vía de respuesta a la diversidad cuando la programación de aula, diseñada con el claro propósito de dar respuesta a las diferencias individuales, no es suficientemente efectiva para asegurar la participación y logros en el aprendizaje de aquellos estudiantes

que, por diversas causas, experimentan mayores dificultades de aprendizaje o se encuentran en riesgo de ser excluidos o de fracaso escolar” (Duk, C., Loren, C. y Fuenzalida, I., 2009).

En la literatura encontraremos una gran diversidad de enfoques para conceptualizar, categorizar y llevar a la práctica las adaptaciones curriculares, y con diversas denominaciones tales como: adaptaciones significativas - no significativas; adaptaciones de acceso - adaptaciones curriculares; adaptaciones inespecíficas - específicas, entre otras.

Dada estas múltiples interpretaciones, es oportuno antes de abordar esta temática, explicitar una definición de Adaptación Curricular a fin de delimitar su alcance y funciones dentro del continuo de ajustes que implica el proceso de diversificación curricular que hemos venido proponiendo hasta ahora.

Bajo la concepción de currículum inclusivo y los principios de Enseñanza Adaptativa y Accesibilidad Universal de Aprendizaje, denominaremos Adaptación Curricular a:

Los ajustes del currículum de carácter individual, aquellos alumnos que presentan necesidades educativas especiales, que afectan fundamentalmente el qué enseñar, es decir, los objetivos y contenidos de aprendizaje definidos para el nivel educativo de referencia donde está escolarizado el alumno/a, y cuyo propósito es asegurar el acceso, permanencia y progreso en el aprendizaje en función de las características del alumno/a y en referencia al currículum común.

Algunos rasgos de esta definición que quisiéramos destacar son los siguientes:

  • - Las adaptaciones curriculares las entenderemos como aquellas que afectan fundamentalmente a los objetivos y contenidos de aprendizaje, con lo cual se deduce que los ajustes a la metodología, los recursos y materiales educativos, las estrategias de enseñanza, etc., no son consideradas como una “adaptación del currículum”. Esta delimitación la proponemos principalmente en razón al enfoque y principios que hemos venido trabajando. No es posible sostener que la diversificación de la enseñanza sea una medida de ajuste de carácter extraordinario para algunos alumnos/as en particular, por el contrario, resulta ser una condición de las aulas inclusivas que reconocen la diversidad de todos y todas los/as alumnos/as, independiente de su origen o condición.

  • - Un segundo aspecto que merece ser precisado es que las adaptaciones curriculares constituyen ajustes de carácter individual para aquellos alumnos que presentan necesidades educativas especiales. La precisión que cabe en este aspecto es principalmente que, como ocurre en muchos países, las normativas que regulan la promoción de un nivel educativo a otro y la certificación de estudios, se ve dificultada para algunos alumnos que, dada sus condiciones, no les es posible alcanzar los objetivos prescritos en el currículum. Ante esta situación, las escuelas se enfrentan con numerosos dilemas para adoptar decisiones relativas a la continuidad en la trayectoria escolar de estos alumnos. De ahí la necesidad de generar ciertos mecanismos que permitan regular, para estos casos, procedimientos y criterios más flexibles que garanticen, ya no solo el acceso, sino también el progreso a lo largo de la trayectoria educativa bajo en marco de un currículum único para todos.

  • - Un tercer y último aspecto, más implícito en esta definición, es que estos ajustes al currículum no suponen, bajo ningún punto de vista, el diseño de programas educativos paralelos a la programación de aula diversificada. Al contrario, se enfatiza la idea de que tales ajustes se determinan (y de algún modo se justifican) sólo en referencia al currículum común para todos.

Estas precisiones permiten reafirmar la idea con la que iniciamos esta Unidad, cual es que, las adaptaciones curriculares son una vía de respuesta a la diversidad cuando la programación de aula diseñada para dar respuesta a la diversidad, no es suficiente para asegurar la participación y logros en el aprendizaje de algunos alumnos.

Antes de seguir avanzando los invitamos a explorar la realidad y situación

particular de cada uno

de

ustedes,

en

este tema que supone muchas

controversias, no solo conceptuales, sino también de normativas y políticas educativas en muchos países de nuestra región.

Criterios para definir adaptaciones curriculares

Cabe señalar que en la actualidad existe consenso en la necesidad de establecer criterios y orientaciones para la definición de las adaptaciones curriculares, así como para su evaluación y regulación sistemática, dadas las implicancias que éstas pueden tener para el desarrollo, la vida escolar y las proyecciones de los alumnos.

A continuación revisaremos algunos principios y criterios que deben orientar las decisiones de adaptación curricular, en forma general, para cualquier estudiante que presente necesidades educativas especiales, independiente de las causas que la originan 1 .

Estos principios y criterios han sido extraídos de un estudio realizado conjuntamente entre la Universidad Central y el Ministerio de Educación de Chile 2 , cuyo informe final se encuentra disponible para ser consultado, en el material complementario del módulo.

Las adaptaciones curriculares deben estar fundamentadas en los resultados de una evaluación amplia y rigurosa de los alumnos/as, en interacción con el contexto educativo y sociofamiliar en los que éstos se desarrollan.

En la unidad anterior hemos revisado la evaluación como un proceso implícito a la programación curricular y los criterios ahí trabajados son similares a la evaluación de necesidades educativas especiales para definir las adaptaciones y los apoyos.

La

diferencia en este

caso está

dada

por

la mayor especificidad de la

información y en los procedimientos para recogerla, pero cabe destacar que

esta evaluación en ningún caso reemplaza la acción evaluativa

que

 

habitualmente

llevan

a

cabo

los docentes en

el

aula,

sino

más bien

la

complementa.

1 Una mayor especificación para las necesidades educativas especiales asociadas a alguna discapacidad son abordadas en los módulos optativos del programa de Diplomado, diseñados para quienes se interesen en profundizar es ellos.

2 Duk, C., Loren, C. y Fuenzalida, I. (2009). Criterios y orientaciones de flexibilización del curriculum para atender la diversidad en los distintos niveles y modalidades de enseñanza. Santiago de Chile: Ministerio Educación de Chile - Universidad Central.

Evaluación Interdisciplinaria

En la educación especial tradicional, casi siempre se ha visto la evaluación como algo que hacen los “especialistas” tales como el personal médico, psicológico y los educadores especiales. Sin embargo, el trabajo de estos especialistas no constituye, necesariamente, una ayuda para que el maestro comprenda cómo los alumnos aprenden en el aula común, qué barreras al aprendizaje experimentan en ella, o, cómo pueden ayudar a que los estudiantes aprendan mejor (UNESCO, 2004).

Por el contrario, esta evaluación de carácter especializado es complementaria a la evaluación educativa que realiza el profesor de aula y tiene como punto de partida la información previa recabada por los docentes. En esta evaluación, además de los docentes intervienen otros profesionales calificados, que bajo un enfoque interdisciplinario, realizan una evaluación individualizada en mayor profundidad.

La evaluación interdisciplinaria se realiza con fines de identificar las necesidades educativas especiales que presenta un/a estudiante y de esta manera orientar las decisiones curriculares y recursos de apoyo que se deberán implementar para asegurar el acceso y participación.

En este sentido sus propósitos son:

  • - Tomar decisiones educativas respecto de aquellos alumnos que presentan dificultades de aprendizaje y participación que no pueden ser resueltas por los medios habituales con que cuenta el establecimiento.

  • - Fundamentar las decisiones de adaptación curricular que afectan preferentemente el qué enseñar.

  • - Determinar los recursos y apoyos extraordinarios que determinados alumnos pudieran necesitar.

La evaluación interdisciplinaria debe llevarse a cabo teniendo en cuenta:

  • a. se debe realizar en el contexto educativo e integrar información de distintos profesionales, incluidos el/los profesor/es de aula del estudiante, así como de la familia y del propio estudiante;

  • b. debe recoger información relevante acerca de la situación del alumno y de los factores personales y del contexto que favorecen y dificultan su desarrollo y aprendizaje;

  • c. intervienen los profesores de aula y otros profesionales o especialistas que, bajo un enfoque interdisciplinario y colaborativo realizan una evaluación individualizada en mayor profundidad. La composición del equipo de evaluación dependerá de los antecedentes del alumno/a. En

cualquier caso, el o los docentes del estudiante, los padres y la participación activa del propio estudiante constituyen piezas clave para el adecuado proceso de evaluación, por lo cual se deberán comprometer y facilitar su participación.

Aunque parezca obvia la aclaración, cabe señalar que, a pesar que este tipo de evaluación tiene como principal finalidad definir las decisiones de adaptación curricular, tal y como la hemos definido al inicio, sus resultados no siempre derivarán en la necesidad de definir tales adaptaciones. Por el contrario, lo deseable sería que las necesidades educativas identificadas puedan resolverse con la diversificación de la enseñanza, por lo cual, en cualquier caso, los resultados de la evaluación interdisciplinaria deben servir y ser utilizada para enriquecer la planificación del aula del grupo de referencia.

Las adaptaciones curriculares deben adoptarse ponderando su relevancia y pertinencia para el actual y futuro desempeño personal y social del alumno/a.

Este segundo principio es sin duda relativo y, por lo mismo, difícil de operacionalizar para llegar a determinar orientaciones. Para poder aplicar este principio, puestos ante la necesidad de definir adaptaciones curriculares, necesariamente debemos hacer un ejercicio de establecer prioridades.

Expondremos una selección de los criterios propuestos por Puigdellívol (2007) para dar prioridad a unos aprendizajes u otros, que pueden servir de referentes para la concreción de la relevancia y pertinencia:

  • a. Criterio de compensación:

alude

a

la

necesidad

de

establecer

prioridades dentro de los objetivos de aprendizaje que tiendan a compensar las causas o las consecuencias de las barreras que experimenta el estudiante.

  • b. Criterio de funcionalidad / autonomía: orientado a establecer como prioritario aquellos aprendizajes que contribuyan a aumentar el nivel de autonomía del estudiante.

  • c. Significación: al igual que cualquier alumno, pero con mayor intencionalidad es preciso dar prioridad a los aprendizajes que tengan un alto grado de significatividad y sentido para el estudiante. En ocasiones, puede ocurrir que un contenido resulte altamente complejo por lo cual podría requerir descomponerlos en tareas más específicas, las que, por si mismas, pueden no tener ningún sentido para el alumno.

  • d. Criterio de variabilidad: En especial cuando se trata de alumnos que, a

juicio

del

profesor,

requieren

cierto

nivel

de

reiteración o mayor

frecuencia de exposición a ciertos aprendizajes para lograr su

comprensión, se corre el riesgo de prolongarse más de lo necesario conduciendo a la pérdida de interés y motivación del alumno. Para evitar esta situación es importante que los profesores impongan variabilidad a las experiencias de aprendizaje, aún cuando el alumno no nos ha dado evidencias aún de haber conseguido el nivel de desempeño esperado. La variabilidad podrá alcanzarse a través de modificar pequeños aspectos de la actividad (como ejemplo se pueden considerar los principios del diseño universal de aprendizaje) que, sin renunciar al objetivo de aprendizaje, permiten mantener al alumno en una condición de desafío y alerta permanente.

  • e. Preferencias e intereses personales / adecuación a la edad cronológica: evitar en todo momento la infantilización de los alumnos/as, riesgo que muy frecuentemente corren los alumnos con NEE.

  • f. Transferencia: se refiere a la priorización por los aprendizajes que se presentan de modo similar a cómo el alumno los utilizará fuera del aula Las adaptaciones curriculares deben tener como referente la programación común del aula, de modo de asegurar la máxima participación de los estudiantes en su grupo/curso de pertenencia.

La concreción en la práctica de este principio supone conocer de qué manera podemos ajustar los objetivos y/o contenidos de aprendizaje definidos para el grupo de referencia del alumno, sin necesidad de definir unos objetivos distintos que impidan o dificulten su participación en el aula común.

Estas distintas modalidades de adaptación de los objetivos de aprendizaje (ver cuadro 5) se deben definir, además, en consideración al principio anterior de relevancia y pertinencia, a fin de no poner en riesgo su participación e inclusión social.

Cuadro 5:

Modalidades de adaptación de los objetivos a aprendizaje

  • a) Enriquecimiento del currículum

Corresponde a la incorporación de objetivos de aprendizaje que no están previstos en el currículo y que se consideran de primera importancia para el desempeño académico y social del alumno. Supone incorporar al currículo determinados aprendizajes que son imprescindibles para el adecuado desarrollo y progresión del estudiante en el currículo. Por ejemplo, introducir el aprendizaje y uso de una segunda lengua o código de comunicación escrita, como la Lengua de Señas, el lenguaje Braille u otros sistemas alternativos de comunicación, es una condición esencial para que accedan a la información y a la comunicación determinados estudiantes con discapacidades (auditivas, visuales y motrices).

  • b) Graduación del nivel de complejidad

Es una medida orientada a adecuar el grado de complejidad cuando éste dificulta el abordaje y/o adquisición de los aspectos esenciales de un determinado objetivo de aprendizaje, o cuando estén por sobre o por debajo de las posibilidades reales de adquisición de un alumno /a. Esta medida exige conocer muy bien las competencias actuales que ha alcanzado el estudiante, para plantearles objetivos de aprendizaje que sean alcanzables y desafiantes al mismo tiempo. La graduación se concreta también en el aumento de la complejidad o grado de exigencia de la meta en la medida que el estudiante haya alcanzado el aprendizaje esperado, lo que puede traducirse en la ampliación o profundización como forma de promover la motivación por el logro.

  • c) Priorización de objetivos de aprendizajes y contenidos

Consiste en seleccionar y dar prioridad a determinados objetivos, contenidos, que se consideran básicos e imprescindibles para la adquisición de aprendizajes posteriores. Implica por tanto, dar importancia a unos por sobre otros, sin que signifique renunciar a los de segundo orden, sino más bien su postergación o sustitución temporal.

  • d) Temporalización

Consiste en la flexibilización de los tiempos establecidos en el currículo para el logro de los aprendizajes. Este tipo de adaptación está preferentemente orientada a la atención de las NEE que afectan el ritmo de aprendizaje. Puede implicar la destinación de un período más prolongado para la consecución y consolidación de ciertos aprendizajes sin que se altere la secuencia de éstos. Esta modalidad de adaptación en un mayor grado puede significar posponer determinados objetivos y contenidos trasladándolos al siguiente semestre, año o ciclo educativo.

  • e) Eliminación de aprendizajes

Implica suprimir objetivos y/o contenidos de aprendizaje cuando suponen un nivel de dificultad al que no podrá acceder el alumno, o porque resultan poco útiles o irrelevantes para el desempeño del estudiante en relación con los esfuerzos que supondría llegar a alcanzarlos. Es necesario considerar que, en ocasiones, el hecho de incluir otros aprendizajes o dar prioridad a algunos, puede conducir a renunciar a determinados objetivos o contenidos menos pertinentes. Un criterio fundamental a tener en cuenta para esta decisión es evitar la eliminación de aquellos aprendizajes que se consideran imprescindibles para el desarrollo integral del alumno/a y que son requisitos de otros para seguir aprendiendo. Estos son lectura, escritura, operaciones matemáticas básicas, resolución de problemas, habilidades sociales y de la vida diaria.

Fuente:

Duk,

C.,

Loren,

C.,

Fuenzalida,

I.

(2009)

Criterios

y

orientaciones

de

flexibilización del Currículum para atender la

Diversidad y las

NEE.

Mineduc –

U.Central.

Las adaptaciones curriculares deben definirse a través de un proceso de toma de decisiones interdisciplinario y colaborativo entre los distintos agentes implicados en la educación del estudiante.

El

trabajo

colaborativo

e

interdisciplinario

de

los

profesores

y

otros

profesionales de apoyo, así como la participación activa de la familia, es una

condición fundamental en todas las etapas de planificación del currículum, pero es clave ante la tarea de decidir adaptaciones curriculares para un alumno.

El trabajo colaborativo entre especialistas y docentes reviste gran importancia, no sólo en la etapa de formulación de las adaptaciones, sino que posteriormente en su proceso de aplicación. Éstas deberán guiar la acción educativa de todos los que intervienen en el proceso de aprendizaje del alumno. Del mismo modo, deberán adecuar los instrumentos, criterios y procedimientos de evaluación que utilizarán para evaluar los logros alcanzados por el alumno. Esto a su vez, les permitirá verificar el grado de adecuación y pertinencia de las adaptaciones convenidas.

En definitiva, los especialistas pueden efectuar recomendaciones sobre cada uno de estos aspectos, colaborando con el profesor en la búsqueda de soluciones a los problemas que plantea la enseñanza de niños con distintos niveles de competencia curricular, ritmos y estilos de aprendizaje.

Con relación a las familias, hay al menos tres razones que justifican la importancia de su participación activa 3 :

  • a. Las familias tienen un conocimiento sobre el desarrollo de sus hijos que resulta altamente valioso para comprender sus necesidades educativas. Este conocimiento incluye información a la cual los profesionales, por sí solos, no pueden acceder sin la ayuda de la familia, en los ámbitos del desenvolvimiento del niño/a en el hogar y la comunidad, sus intereses y deseos, entre otros.

  • b. La familia tiene el derecho a la colaboración y los profesionales tienen el deber de reconocer y garantizar este derecho que tienen las familias de participar en la decisiones que la escuela adopte para sus hijos.

  • c. Cuando los padres se involucran en la toma de decisiones se amplían las posibilidades de involucrarse, incluso con un mayor grado de conocimiento, en ofrecerle apoyo a sus hijos con lo cual aumenta significativamente la posibilidad de aprendizaje del alumno/a.

3.1.1. Las adaptaciones curriculares deben estar sujetas a mecanismos de seguimiento, regulación y control.

Un aspecto fundamental en el proceso de definición de adaptaciones curriculares es la evaluación y seguimiento permanente de tales decisiones que permitan valorar la efectividad de las medidas adoptadas. Este monitoreo sistemático, debe estar integrado en todo el proceso, durante y al finalizar un ciclo educativo teniendo en cuenta:

  • a. Los aprendizajes que demuestren haber alcanzado los estudiantes.

3 MERCOSUR, OEA, UNESCO (2000). Construyendo escuelas para la diversidad. En:

Educar en la Diversidad: Material de Formación Docente. Brasil ..

  • b. La adecuación de las adaptaciones adoptadas.

No obstante es importante la continuidad y articulación del seguimiento, serán necesarias planificar instancias concretas que permitan recoger evidencias del curso del proceso.

A su vez, es importante contar con indicadores que, ajustado a los criterios ya señalados, faciliten el llegar a consenso entre los distintos actores involucrados, toda vez que la valoración supondrá una nueva toma de decisiones que podría modificar el curso de acción para este alumno.

La evaluación continua que realiza el profesor de aula, en colaboración con los profesionales de apoyo que intervienen en el proceso educativo del estudiante, aportará información relevante para el monitoreo de las adaptaciones curriculares, luego de un periodo determinado de implementación.

Dicha evaluación deberá contemplar los siguientes aspectos:

  • a. El progreso alcanzado por el estudiante.

  • b. Lo que el establecimiento ha hecho hasta la fecha.

  • c. La opinión de los padres y del propio estudiante acerca de los progresos.

  • d. La identificación de otras variables que hayan influido en el progreso del alumno/a

  • e. Futuras acciones que podrían implicar modificaciones en los objetivos de aprendizaje y estrategias para alcanzarlos

  • f. Necesidad de información adicional sobre el alumno y sus necesidades

Cabe señalar la importancia de vincular de forma constante los procesos de evaluación asociados a la toma de decisiones de adaptación a fin que la información derivada de dichos procesos sirva de retroalimentación para las decisiones de mejora.