Crucifixion by Josse Lieferinxe

Las Dos Cuaresmas

por Santiago Grasso

Las dos Cuaresmas

1

Índice

Los dos Miércoles de Ceniza..........................................

Pág. 3

La Nueva Cuaresma de la Aspirina................................

Pág. 9

Las dos Semanas de Pasión............................................

Pág. 19

Las Enseñanzas de la Madre de la Humanidad.............

Pág. 30

Las dos Cuaresmas

2

I
Los dos Miércoles de Ceniza
Sobre un concepto de Cuaresma, surge
otro concepto, al principio imperceptible,
pero que está arraigado en la Teología
Moderna, es decir, en la Teología de la
Miseria.

Afirma Mario Righetti en su Historia de la Liturgia:
En el uso litúrgico tanto de la Iglesia
latina como de la Iglesia griega, se suele
anteponer a la Cuaresma un período de tres
semanas, las cuales llevan el nombre en orden de
tiempo de Septuagésima, Sexagésima y
Quincuagésima. Este apelativo, que se remonta
Las dos Cuaresmas

3

probablemente a la época misma de su
institución, puede parecer extraño si se piensa
que no indica, como parece, setenta, sesenta,
cincuenta días, sino, respectivamente, la novena,
la octava y la séptima semanas antes de Pascua. 1
ROTURA CON LA TRADICIÓN. – Para los que
se han educado en los últimos cincuenta años, podrá
resultarles un lenguaje extraño, pero finalizado el Vaticano II,
se rompió deliberadamente con esta tradición que estaba en
vigor, tanto en oriente como en occidente. Mientras el
Vaticano II hablaba de la unidad de oriente con occidente, en
algunos hechos, sucedía todo lo contrario, sobretodo cuando
se trataba de anestesiar las incomodidades.
UN CONCEPTO DE CUARESMA. – Pero esto
no es todo, analicemos como en 1960 se iniciaba el primer día
de cuaresma en occidente, esto es en el Miércoles de Ceniza.
El sacerdote imponía las cenizas a los fieles diciendo la
siguiente fórmula:
Recuerda, hombre, que del polvo vienes
y al polvo volverás. 2
Sin embargo, con el Novus Ordo, se agregó esta
otra, y como se hace en algunos casos, a elegir o a mezclarlas,
según el capricho del que lo hace:
Conviértete y cree en el Evangelio. 3
SU ANÁLISIS. – Analicemos sus diferencias, que
no son solo accidentales. La primera es explicada por el
Catecismo de San Pío X en su Número 40, de este modo:
La Iglesia, al principio de la Cuaresma,
acostumbra poner la sagrada Ceniza para
recordarnos que somos compuestos de polvo y a
polvo hemos de reducirnos con la muerte, y así
nos humillemos y hagamos penitencia de
nuestros pecados, mientras tenemos tiempo.
Y en el número 41, explicitaba lo dicho, para que no
1
2
3

Mario Righetti. Historia de la Liturgia. Tomo I, 4. La Cuaresma.
Memento, homo, quia pulvis es, et in pulverem reverteris.
Poenitemini, et credite Evangelio.
Las dos Cuaresmas

4

existan dudas al respecto:
Hemos de recibir la sagrada Ceniza con
un corazón contrito y humillado, y con la santa
resolución de pasar la Cuaresma en obras de
penitencia.
Más claro imposible. Se busca un llamado de
atención, una meditación en el hombre, hecho de la arcilla de
Adán, cuyos días por este mundo están contados. Este
recuerdo debe producir un doble efecto: humillación por un
lado, pues el hombre tiende a exaltarse y creerse que sus días
en este mundo se extienden sin que llegue su final y el carpe
diem por el otro.
EL CARPE DIEM CUARESMAL. – Esta
humillación de la Ceniza nos lleva al carpe diem: Hombre,
aprovecha el día. Y este aprovechar el tiempo nos lleva a la
penitencia en esta cuaresma. Mientras aún tengas vida, haz
penitencia pues tus días contados están. Es lo que se leía en la
breve lectura de la hora de Prima, la cual tuvo la desgracia de
ser suprimida nada menos que por un concilio. ¿Motivos? No
dieron ninguno. Y así leemos todos los días en la resucitada
hora de Prima; y digo resucitada, pues lo que se suprime sin
motivo, renace con motivo:
Busquen al Señor mientras se deja
encontrar, llámenle mientras está cerca. 4
Este mientras, es el carpe diem cuaresmal. El
mismo que proponía San Pablo:
El tiempo es corto. 5 Por consiguiente,
mientras hay tiempo, hagamos bien a todos,
pero especialmente a los hermanos en la fe. 6 Así
pues...
no
sean
necios,
sino
sabios;
aprovechando (ἐξαγοραζόμενοι) el tiempo,
porque los días son malos. 7
EL OTRO CONCEPTO DE CUARESMA. –
Sobre este concepto de cuaresma, nacerá lentamente otro
4
5
6
7

Isaías 55,6: Quaerite Dominum dum inveniri potest: invocate eum, dum prope est.
2 Corintios 7,29.
Gálatas 6,10.
Efesios 5,15 y 16.
Las dos Cuaresmas

5

concepto, que contrastado con el primero, se podría afirmar
que la cuaresma ha mutado. Este nuevo concepto lo tenemos
plasmado en la segunda fórmula. Así hallamos lo de siempre
en esta novedosísima era de la modernidad: el rito mutante
occidental. La gestación de este nuevo concepto, posee su
hipóstasis en otra teología que la engendra, en la nueva
teología, la teología de la miseria. Veamos lo que nos propone
esta nueva fórmula de conviértete (poenitemini) y cree en el
Evangelio.
Primero, se inicia con un verbo en imperativo:
Poenitemini. El imperativo es una orden directa sobre la
persona para que obedezca. Esto es algo muy propio de los
años de plomo; eran años donde se daban órdenes directas
sobre los católicos, para moldearlos de acuerdo a sus
novedosos conceptos y caprichos. No existen imperativos en
la vieja fórmula, tan solo se le pedía al cristiano que
reflexionara, y para su propio bien. Dios no obliga a nadie a
seguirlo, tan solo se lo pide, algo que la nueva fórmula
desnaturaliza por completo.
Segundo, encontramos una traducción tramposa
en un término genérico: Pœnitemini. Pœnitere en latín es
arrepentirse, mientras que convertirse es convertere. Esto
hace que la traducción pueda ser objetada, pues no es lo
mismo hacer penitencia que convertirse, si bien son dos
procesiones ligadas entre sí. Quien hace penitencia presupone
una conversión ya hecha, más aún, ha adelantado dentro de
ella y se ubica en otra etapa de su vida espiritual. Por ello,
convertirse y hacer penitencia no son sinónimos.
Tercero, hallamos otro verbo, también en
imperativo: cree. Esto es una torpeza, pues Dios a nadie
obliga a creer. Esto no es el islamismo, donde si no crees te
degüellan, esta es una Fe que nace de la libertad de la persona
asistida por la Gracia, algo que la fórmula no refleja en
absoluto.
Cuarto, si contrastamos los verbos de las dos
fórmulas, observamos que en la primera se impone una
reflexión que conduce al carpe diem, en la segunda se da una
orden directa para que abrace la fe evangélica.
Las dos Cuaresmas

6

Quinto, como lo expresa la fórmula novedosa,
creer es una consecuencia de convertirse. Error garrafal, pues
es la Fe, el hecho de creer, que engendra la conversión.
CONTRASTES. – En la antigua es algo
concreto, en la moderna es algo genérico y vago, como diría
Bergoglio, es una idea abstracta.
En la antigua se pide hacer penitencia, en la
moderna se ordena abrazar una fe a lo protestante, es decir
sin hacer referencia a las obras, y dentro de ellas, sin hacer
penitencia.
La vieja fórmula se basa en el logos, en una
consideración de la mente, de este logos procederán las
procesiones de la penitencia. Algo de por sí lógico.
La nueva fórmula se basa en la acción de
convertirse; y de esta acción de conversión se genera la Fe,
cree, de donde procede el imperativo de aceptar la doctrina,
el evangelio. ¿Por qué destaco esta formulación ilógica? Pues
porque el modernismo se basa en la acción: En el principio
fue la acción 8, no fue el Logos. Es decir que agere, facit esse.
Algo que refleja este contraste de formulaciones. Por ello
vemos en nuestra miseria de la Teología moderna, como la
pastoral configura la doctrina.
Veamos como ve el tema, una página neomoderna,
como mercaba.org, que nos trae un texto de J. Aldazabal:
Una fórmula apunta a la conversión al
Evangelio: «Convertíos y creed el Evangelio»
(que parecería más propio que se dijera en
singular, como la otra es más interpelante).
Mientras que la otra alude a nuestra caducidad
humana: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo
volverás». Ahora bien, parece que sería más
educador acompañar estas palabras con dos
gestos complementarios: el sacerdote impone la
ceniza a cada fiel, diciendo la fórmula de la
ceniza y el polvo, y a continuación el fiel pasa a
otro ministro que está al lado y que le ofrece el
evangelio a besar, mientras pronuncia sobre él la
8

Johann Wolfgang von Goethe. – Fausto; Gabinete de Estudio.
Las dos Cuaresmas

7

fórmula que habla del evangelio. No creo que
complique mucho el rito, y podría resultar más
expresivo de la doble dimensión de la Cuaresma.
Ya se ha experimentado con éxito en algunas
comunidades, tanto parroquiales como más
homogéneas y reducidas. 9
LITURGIA EDUCADORA. – No puede ocultar
Aldazabal, lo que criticamos del imperativo, por ello dice que
la nueva fórmula es más interpelante, y luego pasa al rito
educador y por tal educación mezclar las cosas. Los ritos, o la
liturgia no es educadora. La liturgia es oración, no educación,
algo que los modernistas confunden permanentemente. La
educación se tiene que hacer antes del rito. El catolicismo no
es una religión de masas como la concibe Bergoglio, ni es una
religión vaga a lo Islam; el catolicismo es iniciático. Si no se
educa, el rito cae en el vacío.
LA COHERENCIA DE LO MODERNO. – Por
supuesto, aquí se puede afirmar, que es la segunda fórmula
coherente con el simbólico ayuno obligatorio de dos días. Si
no vamos a ayunar, pues entonces conviértete. Este es el
mensaje final al que nos lleva, la trampa del Novus Ordo del
Gran Arquitecto Bugnini. Como me dijo una vez mi confesor
inconscientemente imbuido de esta mentalidad:
– Estamos en cuaresma, no hay que hacer nada de
especial, – y me repite – nada de especial. Solamente ofrecer
a Dios lo que hacemos todos los días.

9

MISA DOMINICAL 1993, nº 3
Las dos Cuaresmas

8

II
La Nueva Cuaresma de la Aspirina
Hoy es muy usual confundir las cosas. Es
el relativismo contemporáneo, con su
lógica del todo vale para simplificar las
Las dos Cuaresmas

9

cosas, para anestesiar las incomodidades,
para sumar y nunca restar; es la
cuaresma de todos y de la forma más
accesible y menos molesta posible.

LA ERA DE LA ASPIRINA. – Ortega y Gasset
calificó al siglo XX como el siglo de la aspirina, pues igual que
muchos de los modernistas, creen que el hombre cambia de
acuerdo a los medios que utiliza. Por ello se dio el nombre de
edad de piedra, o edad de bronce a ciertas períodos de
tiempo, pues deducen que el medio usado configura un tipo
de sociedad. Al modernismo le tocó la edad de la imprenta, la
pólvora y la brújula. Por su parte, Ortega y Gasset suscribe al
siglo XX en el invento de la aspirina, entre otras cosas, junto
a los ferrocarriles y telégrafos.
LA CUARESMA DE LA ASPIRINA. – Si
muchos católicos querían hacer las paces con el mundo del
Siglo XX, era necesario que en la cuaresma entrara la
aspirina. Mientras Jesucristo, su fundador eludió beber la
mezcla de vino con mirra, muchos modernos católicos
occidentales eluden deliberadamente el rigor de la cuaresma.
Los hechos, que siempre hablan y nunca mienten, nos dicen
que la reforma litúrgica posterior al Vaticano II, se propició la
aspirina en la cuaresma, o.. ¿fue la anestesia?
Acontece que es una tendencia humana, mitigar los
rigores y buscar las comodidades, por eso muchos de nosotros
adscribimos en alguna época de nuestra vida, a la cuaresma
de la aspirina.
CUANDO LA CUARESMA ERA CUARESMA.
– Mario Righetti dice al hacer la historia del ayuno en
cuaresma:
Como en estos países, y Milán se
contaba entre éstos en Occidente el sábado no
era considerado día de ayuno, así muchos
deseaban compensar los seis sábados de la
Cuaresma añadiendo una séptima semana.
Después, en algunos lugares en que durante la
Cuaresma no se ayunaba ni el sábado ni el
jueves, o bien se consideraba la Semana Santa
fuera de la cuarentena, eran dos o tres las
Las dos Cuaresmas

10

semanas a compensar; de aquí todavía una
Sexagésima y una Septuagésima.
Como se puede deducir, tradicionalmente solo
existían tres días donde no existía el ayuno: jueves, sábado y
domingo; por consiguiente, los más celosos, agregaron más
semanas para ayunar y que de este modo, los sorprendiese la
pascua habiendo ayunado cuarenta días. ¡Qué tiempos
aquellos! ¿Fruto del obscurantismo y la barbarie? De aquí se
desprende el nombre de cuaresma, cuya raíz indica cuarenta
días de ayuno.
ESA CRUZ INSOPORTABLE. – Recuerdo, que
anterior al Vaticano II, y yendo más atrás, cuando se hacía un
ayuno para comulgar, hoy tildado por el neomoderno Obispo
de Roma como cruz insoportable, se ayunaba en los viernes
de cuaresma, en las cuatro témporas y en algunas vigilias.
EL AYUNO MARICÓN. – Tal como corrían esos
tiempos, si alguno hubiese dicho que el ayuno eucarístico era
una cruz insoportable no faltaría quien lo hubiera calificado
de maricón 10. Pero hoy estamos en la era plena de la
aspirina y con su efecto se consiguió que las tres semanas
anteriores de cuaresma, fuesen solamente un tiempo
ordinario y que solo se ayunase obligatoriamente el miércoles
de ceniza y el viernes santo. ¡Qué gran invento para la
humanidad, ha sido la aspirina! Pensar que este producto del
sauce blanco lo teníamos siempre a mano, y una tradición
atrasada nunca lo usó.
EL SILENCIOSO AYUNO SECULAR. – Pero si
para el católico neomoderno, la aspirina puede ser la
mordaza de su conciencia, observamos algo muy distinto en el
hombre contemporáneo. ¿Cuántos profesionales se ajustan a
un régimen estricto de comidas por la actividad física que
deben desarrollar? ¿Cuántos se someten a un fuerte sistema
de selección de alimentos para solucionar problemas con su
cuerpo? ¿Cuántos se someten a un ayuno obligatorio, pues no
tienen los medios para comer lo necesario? Si por el cuerpo y
ciertas circunstancias los hombres de nuestro siglo se
someten a regímenes y duros ayunos; los que pregonan la
regeneración del alma, y pretenden moldearla con el ayuno,
10

En el lenguaje porteño, afeminado, incapaz de todo esfuerzo.
Las dos Cuaresmas

11

¡toman la aspirina! ¿A quién se pretende convencer con este
tipo de actitudes? ¿Qué clase de fe es la que substanciamos
con este tipo de cuaresma, donde para colmo decimos:
Conviértete y cree en el Evangelio?
EL CRISTIANO, UN ATLETA ESPIRITUAL. –
En el domingo de Septuagésima del rito romano
extraordinario, la epístola de San Pablo hablaba del atleta
que corre en el estadio y del luchador del circo:
¿No saben que los que corren en el
estadio, si bien todos corren, uno solo se lleva el
premio? Corran, pues, hermanos míos, de tal
manera que lo ganen. Ello es que todos los que
han de luchar en la palestra, guardan en todo
una exacta continencia; y no es sino para
alcanzar una corona perecedera; al paso que
nosotros la esperamos eterna. 11
LA FUENTE DE LA FE. – Es la Fe, una fuente de
procesiones, que marcan una actividad permanente, un
competir constante con la carne, una guerra total contra
Lucifer y sus seguidores de este mundo, por eso: carpe diem.
LA PURIFICACIÓN. – En Cuaresma se propone
una purificación, ya sea del católico en particular o de la
iglesia en general, tal como lo expresa la oración colecta del
Domingo I de cuaresma, en el rito tridentino:
Oh Dios, que purificas tu Iglesia por la
observancia anual de la Cuaresma: concede a tu
familia cristiana que lo que por la abstinencia
desea obtener de Ti, lo consiga con las buenas
obras.
EN LA LITURGIA MUTANTE. – Esta oración
contrasta con la indefinida del Novus Ordo:
Padre Justo, concédenos por nuestra
conversión cuaresmal conocer más y más a
Jesucristo y servirlo fielmente.
O con esta actualización, pues como esta liturgia es
un mutante, algo debe variar:
11

I Corintios 9,24 y 25.
Las dos Cuaresmas

12

Dios todopoderoso, concédenos que por
la práctica anual de la Cuaresma, progresemos
en el conocimiento del misterio de Cristo y
vivamos en conformidad con él.
Lo curioso es que desde el Miércoles de Ceniza hasta
este domingo, no se hable de purificación en la liturgia
mutante. ¿Ilógico? En absoluto, si se enseña comulgar en
pecado grave, ¿a qué viene esta purificación? Como vemos,
todo el edificio mutante cierra su estructura a la perfección,
dándonos de este modo otra cuaresma, esa que vemos en el
segundo grabado, la cuaresma del abstracto crecer en el
amor.
LA CUARESMA PSICOLÓGICA. – Destaco el
término crecer, pues es el que utiliza la psicología moderna,
donde el ser humano siempre debe crecer. Crecimiento, sin
autocrítica ni purificación y mucho menos penitencia, pues
no existe culpa, ya que todo tiene una explicación en el
subconsciente, que es el ídolo a quien se adora.
LA CUARESMA DE SIEMPRE. – Dice la
antífona de Tertia del Divinum Officium en la primera
semana de cuaresma:
Advenerunt nobis * dies pœnitentiæ ad
redimenda peccata, ad salvandas animas.
Traduciendo:
Nos han llegado * los días de
penitencia, para redimir los pecados y salvar las
almas.
El ayuno está ligado a la confesión, de acuerdo con
la tradición, tal como lo leemos en el Pastor de Hermas:
Este ayuno,...si se guardan los
mandamientos del Señor, es bueno. Esta es, pues,
la manera en que has de guardar este ayuno.
Ante todo, guárdate de toda mala palabra y de
todo mal deseo, y purifica tu corazón de todas las
vanidades de este mundo. Si guardas estas cosas,
este ayuno será perfecto para ti. 12
12

Pastor de Hermas. Parábola V, III [56].
Las dos Cuaresmas

13

LA CUARESMA TRADICIONAL. – El viejo
grabado que ilustra este comentario, expone sintéticamente el
contenido de la vivencia cuaresmal antes del ingreso en la era
de la aspirina. Todo nace de la oración, pero la oración
requiere el ayuno, como lo afirma el Pseudo-Crisóstomo:
Como la oración es fuerte cuando se
hace con un espíritu humilde y con un corazón
contrito, y como no puede decirse que el que
disfruta de las delicias de esta vida tenga un
corazón humilde y un corazón contrito – bien
sabido es que la oración sin el ayuno es flaca y
enferma – por lo tanto, todos aquellos que han
querido rogar por alguna necesidad, han
juntado siempre el ayuno con la oración, porque
el ayuno es el apoyo de la oración. 13
AYUNO Y LIMOSNA. – A su vez el ayuno está
ligado a la limosna, pues aquello que no se come, se
distribuye a los pobres, como lo enseña el Pastor de Hermas:
Y así harás. Habiendo cumplido lo que
está escrito, en el día en que ayunes no probarás
sino pan y agua; y contarás el importe de lo que
habrías gastado en la comida aquel día, y lo
darás a una viuda o a un huérfano, o a uno que
tenga necesidad, y así pondrás en humildad tu
alma, para que el que ha recibido de tu humildad
pueda satisfacer su propia alma, y pueda orar
por ti al Señor. Así pues, si cumples así tu ayuno,
según te ha mandado, tu sacrificio será
aceptable a la vista de Dios, y este ayuno será
registrado; y el servicio realizado así es hermoso
y gozoso y aceptable al Señor. Estas cosas
observarás, tú y tus hijos y toda tu casa; y,
observándolas, serás bendecido; sí, y todos los
que lo oigan y lo vean serán bendecidos, y todas
las cosas que pidan al Señor las recibirán." 14
Muchas son las formas del ayuno, si el Pastor de
Hermas, escrito del Siglo II, plantea un ayuno a pan y agua; el
13
14

Pseudo-Crisóstomo. Opus imperfectum in Matthaeum, hom. 15.
Pastor de Hermas. Parábola V, III [56].
Las dos Cuaresmas

14

Catecismo de Pío X sintetiza la práctica tradicional de este
modo:
El ayuno consiste en no hacer más que
una sola comida fuerte al día, permitiéndose la
colación por la noche y la parvedad por la
mañana... 15
Es así, no existe el ayuno sin la limosna, ambas
cosas deben ir unidas. El Pseudo-Crisóstomo al comentar el
pasaje del Evangelio de San Mateo 16, aquel que se leía en la
Misa de Rito Gregoriano durante el miércoles de ceniza, dice:
Aquí, en primer lugar, da consejo para
que se haga limosna; en segundo lugar
manifiesta cuál sea la utilidad de la limosna; y
en tercero, exhorta a que el temor de la pobreza
que pueda sobrevenir, no impida a la voluntad
dar limosna. 17
AYUNO Y ABSTINENCIA. – Por su parte, todo
ayuno implica una abstinencia, si se ayuna de algo debemos
abstenernos. En este caso, la tradición pide la abstinencia de
carne, y derivados de su procesamiento.
LA FLAGELLATIO. – ¿Qué puede ser la
flagellatio para un católico, sino su unidad mística con la
pasión de Cristo?
LOS MÉDICOS DE LA CAJA DE PANDORA. –
Siguiendo el grabado antiguo, sobre la cuaresma, nos
encontramos con la cuarta acción: Flagellatio, es decir
flagelación, penitencia estricta. Esta actitud en la era de la
aspirina es inconcebible, más aún existiendo la anestesia. La
sola mención de la palabra irrita al hombre contemporáneo,
ya sea para la risa, como para internar al que lo piense.
Estamos en la era, donde el hombre actual se confiesa cliente
de un psiquiatra, quien no puede devolver la paz a nadie, ni
puede limpiar el alma; pero hace fortuna tratando de abrir la
caja de Pandora oculta en el subconsciente, de aquellos que
son conscientes que han perdido su paz. Para estos gnósticos,
15
16
17

Catecismo de Pío X, Art. 496.
Cfr. San Mateo 6,16-21.
Pseudo-Crisóstomo. Opus imperfectum in Matthaeum, hom. 15.
Las dos Cuaresmas

15

la flagellatio, no es sino una enfermedad del subconsciente,
llamada masoquismo. Por lo tanto opinaré, tal vez como un
posible masoquista y me pregunto si era masoquista quien
escribió esto:
...el ímpetu de las cosas adversas no
subvierte el ánimo del varón fuerte: éste
permanece en su estado y todo cuanto sucede lo
tiñe con su propio color, pues es más poderoso
que todas las realidades externas.
Y no digo que no las siente, sino que las
supera. Calmo y tranquilo, enfrenta sus embates.
Todas
las
adversidades
son
para
él
ejercitaciones. ¿Qué hombre verdadero y ansioso
de la virtud no desea, por otra parte, los trabajos
propios del justo y no está dispuesto a cumplir
sus deberes exponiéndose al peligro? 18
O cuando escribía:
La prosperidad llega también a la plebe
y a los temperamentos vulgares, pero someter al
yugo las calamidades y terrores de los mortales
es propio de un hombre grande. En cambio, ser
siempre feliz y pasar por la vida sin ninguna
punzada en el alma, equivale a ignorar la mitad
de la naturaleza. 19
Si para este estoico pagano del Siglo I era la
adversidad un ejercicio para la virtud, ¿qué puede ser la
flagellatio para un católico, sino su unidad mística con la
pasión de Cristo?
SÉNECA Y SAN PABLO. – Y qué comparación
podía encontrar este estoico que no logró entender el
cristianismo, sino la misma que usó San Pablo:
Vemos que los atletas que se preocupan
por su fuerza luchan con los más fuertes rivales y
exigen a quienes los preparan para el certamen
que empleen todas sus fuerzas contra ellos;
18
19

Séneca. La Providencia, II, 1 y 2.
Séneca. La Providencia, IV. 1.
Las dos Cuaresmas

16

toleran que se los golpee y maltrate y si no
encuentran contendientes parejos se enfrentan
con varios al mismo tiempo. 20
LA FLAGELLATIO COMO COMBATE. –
Además, la flagellatio significa un entrenamiento del alma en
el dolor del cuerpo, para vencer todo aquello que la enfrenta.
De este modo, cuando llegue la tentación, el alma con la
ayuda de la Gracia, pueda aplicar también la expresión de
Séneca:
Se marchita la virtud sin adversario.
Sólo se ve cuan grande es y cuánto vale, cuando
demuestra qué es lo que puede sobrellevar.
Sábete que esto mismo es lo que los hombres
buenos deben hacer: no temer las cosas duras y
difíciles, no quejarse del destino, tomar cuanto
sucede como un bien y dirigirlo hacia el bien. No
interesa lo que sobrellevas, sino cómo lo
sobrellevas. 21
LA CUARESMA RELATIVA. – No se debe
confundir una relación entre ayuno, abstinencia, limosna y
flagellatio con una igualdad esencial que las unifique o
reemplace.
Hoy es muy usual confundir las cosas. Es el
relativismo moderno y neomoderno, con su lógica del todo
vale, para simplificar las cosas, para anestesiar las
incomodidades, para sumar y nunca restar; es la cuaresma de
todos y de la forma más accesible y menos molesta posible.
En este relativismo, el ayuno puede ser flagellatio, o una
flagellatio puede pasar por abstinencia, o una limosna puede
comprar un ayuno. Para romper esta trampa del demonio, es
necesario comprender que tanto ayuno y abstinencia, como
lismona y flagellatio son cuatro esencias distintas, donde
cada una muestra su propia procesión. No se debe confundir
una relación entre ayuno, abstinencia, limosna y flagellatio
con una igualdad esencial que las unifique o reemplace entre
sí. Quien no ayuna, no ayuna y no corresponde dar limosna
para acallar la conciencia. Quien hace flagellatio, hace
20
21

Séneca. La Providencia, II. 3.
Séneca. La Providencia, II. 4.
Las dos Cuaresmas

17

penitencia, pero si no ayuna, no ayuna y analice si lo hace por
una necesidad muy atendible o por simple aspirina.
LA FE DE LA ASPIRINA. – Haciendo un
examen, hoy nos podemos encontrar con una fe afecta a la
aspirina en los tiempos de esta novedosa cuaresma, y como el
evangelio que se leía antiguamente, en la destruida tradición
del Domingo de Quincuagésima 22, luego del anuncio de la
muerte y resurrección de Jesucristo, el neomoderno, como los
apóstoles, no entiende nada. También sucede, muchas veces,
que nosotros mismos no entendemos nada, pues hombres
somos, y al barro volveremos; esto hace que nos
reconozcamos ciegos, y deseemos alcanzar un poco más de
Luz, y así como el ciego del evangelio gritemos:
¡Jesús , hijo de David, ten misericordia
de

mí! 23

Entonces, ante la pregunta de Jesucristo, para lo
que desearía que nos hiciera, respondamos:
Señor, que te vea.24

22
23
24

Cfr. San Lucas 18,31-43.
San Lucas 18,38.
Cfr. San Lucas 18,41.
Las dos Cuaresmas

18

III
La Semana de Pasión
y
El V Domingo de Cuaresma

Las dos Cuaresmas

19

Las dos Cuaresmas

20

¿Cómo muta la Semana de Pasión,
con la Novedosa Cuaresma?

Afirma Mario

Righetti al describir la Semana de

Pasión:
Con la dominica de Pasión se abre la
última fase de la Cuaresma, que precede
inmediatamente a la Semana Santa. 25
LA ÚLTIMA FASE. – Es indudable, que esta
última etapa, hace referencia al principio de ciertos
movimientos: motus in fine velocior. 26 Significa que se
acentúa lo que se propuso al inicio y en el desarrollo
cuaresmal.
SU SIGNIFICADO. – ¿Qué propone esta Semana
de Pasión? Lo dirá Mario Righetti de este modo:
Sino que hacia el final del siglo VII, con
el decaer de la disciplina del catecumenado y con
el difundirse en Occidente el culto de la santa
cruz, se delinea la tendencia de volver
principalmente el pensamiento a los sufrimientos
de Jesús al declinar de la Cuaresma. De aquí una
acentuación del misterio doloroso de Cristo en
los textos litúrgicos, que, insertos entre los
precedentes, dieron forma en esta semana a una
liturgia compuesta o de transición, tanto en la
misa como en el breviario. 27
DÍAS DE DOLOR. – Como bien lo explica este
historiador, esta semana se centra en los dolores de los
sufrimientos de Jesucristo, a modo de introducción o eje,
entre la Cuaresma y la Semana Santa. ¿Cómo se hará para que
esta semana señale el fin de la cuaresma y una entrada en la
Semana Santa?
25
26
27

Historia de la Liturgia. Tomo I Por Mario Righetti. 4. La Cuaresma.
El movimiento se acelera al final.
Ibídem.
Las dos Cuaresmas

21

Lógicamente todo debe nacer del católico en
particular, para concentrarse en los dolores de Jesucristo y en
la transfixión de su Madre, por ello la liturgia tradicional
tridentina efectuaba los siguientes actos:
1. Velación de las imágenes. A partir de este
domingo de Pasión, toda cruz e imagen del templo se vela con
un paño púrpura, tal cual lo vemos reflejado en la fotografía.
El fiel al entrar al templo sufre el impacto de la velación y esta
es una señal que le indica, la tristeza de la próxima pasión del
Señor, y le señala que toda devoción particular se debe mirar
por medio de los sufrimientos de Jesucristo. Hoy esta práctica
se perdió, tal como lo vemos reflejado en la fotografía
siguiente, tan solo se colocan algunos paños morados, sin
ocuparse de las imágenes, pues las normas surgidas del Novus
Ordo, hundieron las tradiciones, tal vez, como forma de
modificar en un futuro la Tradición. Sin embargo, todo renace
y vuelve nuevamente, como lo podemos observar en la
fotografía superior. Lo curioso de este aspecto, es que los
neomodernistas con una fuerte influencia iconoclasta, no las
cubran, aunque se debe destacar, que la nueva arquitectura
minimalista, las ha reducido a una expresión muy reducida.
Pero que nadie se engañe, es probable, que aquí gane la ley
del menor esfuerzo.
Según Righetti existe una causa que fue el detonante
de esta costumbre tradicional:
Cuando la disciplina de la penitencia
pública decayó, y todos los fieles en la Cuaresma,
con la imposición de las cenizas, fueron
considerados como puestos espiritualmente en
penitencia, no fue, naturalmente, posible
expulsarlos de la iglesia, como en otro tiempo,
pero se quiso esconder a su vista el sancta
sanctorum para separarlos, en cierto modo, del
santuario hasta que en la Pascua no se hubiesen
reconciliado con Dios. 28
Esto hará, que como muchas otras cosas, el Novus
Ordo rompa con la Tradición vigente, en dos aspectos: Uno al
suspender la costumbre, de velar las imágenes, y lo más
28

Ibídem.
Las dos Cuaresmas

22

grave, al dar un salto hacia atrás en el tiempo.
Basados en esta afirmación de los historiadores, el
Novus Ordo considerará a esta semana, como una vulgar
semana de cuaresma y todo continuará como un Quinto
Domingo. Si la Tradición es una vida, el ser adulto de hoy, dio
un salto hacia su infancia para restablecer la vieja usanza
anterior al Siglo VII. Nunca se ha visto una actitud tal en la
historia, como la de saltar hacia atrás en el túnel del tiempo.
Con este tipo de medidas, el genio nefasto de Bugnini, se
agiganta día tras día.
2. Al principio de la Misa tridentina se
omitirá el Salmo 42 que se iniciaba con el Judica me,
Deus (Hazme justicia, ¡oh Dios!,...). Hoy con el Novus Ordo
no existen problemas, pues se suprimió este salmo en todas
las Misas, otro de sus tantos saltos a la infancia dentro del
túnel del tiempo. En esto nos dirá Righetti:
Para dar razón de estas anomalías,
ayuda notar que el salmo 42 entra
repetidamente en los formularios de las misas de
esta semana, y por esto sería una repetición
inútil el recitarlo al pie del altar. 29
3. Se omite la doxología del Gloria en los
responsorios mayores y menones. Durante el triduo sagrado
también se suprime la doxología de los salmos. Ya vimos que
para el Novus Ordo esta es una vulgar V Semana de
Cuaresma, por ende todo sigue igual, eso sí, conviértete y
cree en el evangelio. Righetti nos dirá sobre esta supresión:
En cuanto a la doxología, es de notar
que su adición al final de los salmos y de los
responsorios no se remonta más allá del siglo VI,
es decir, posteriormente a la institución de estos
antiguos oficios. Pero alguno ha observado
agudamente que la Iglesia en este tiempo, a
diferencia de cuanto sucede en otras épocas del
año, aplica a Cristo directamente los salmos,
poniéndoles en cierta manera en su boca. Es El el
que, substituyendo al salmista y a nosotros
29

Ibídem.
Las dos Cuaresmas

23

pecadores, grita al Padre, en medio de los
sufrimientos y persecuciones, el propio dolor, la
propia inocencia, el propio abandono en sus
manos Es, por lo tanto, natural que, reservando
el salmo 42 a Cristo, sea quitado de la boca del
celebrante y que, evocando sus humillaciones,
sea suprimida la doxología festiva del Gloria,
que sonaría inoportuna. 30
4. Se deja de tocar el órgano o armonio, más
aún se llegará hasta la supresión del sonido de las
campanillas, pues denota alegría; en el Novus Ordo siguen
sonando campanillas y guitarras; y no falta quien dé un
concierto en una iglesia.
LOS SUFRIMIENTOS DE JESÚS. – Afirma
Mario Righetti en su Historia de la Liturgia:
En efecto, las oraciones y las lecturas
de la misa de dominica ... se refieren
manifiestamente al ayuno y a la penitencia
cuaresmal, sin alusión alguna a la pasión. Esta,
en cambio, es evocada en las perícopas
evangélicas, en los cánticos y en el prefacio de la
Cruz, compuesto originalmente para la misa
votiva de Santa Cruz. Este doble carácter puede
constatarse igualmente en el oficio canónico. El
invitatorio Hodie si vocem eius audieritis... excita
a la penitencia, mientras los himnos de Venancio
Fortunato Vexilla regis y Pange lingua y tantos
otros textos son una exaltación de la cruz y de los
dolores de Cristo.» 31
LA LITURGIA, ES EL CUARTO PILAR DE LA
TRADICIÓN. – Los textos litúrgicos tradicionales, forman
una de las cuatro fuentes en que se transmite la parádosis
(paradosiV), llamada en el mundo latino: Tradición. Las
otras tres fuentes, la encontramos en la Sagrada Escritura, los
escritos de los Santos Padres y en las decisiones dogmáticas
de los Concilios Ecuménicos o del Papa hablando por excathedra. ¿Qué nos dicen estos textos? Los iremos develando
30
31

Ibídem.
Mario Righetti. Historia de la Liturgia, Tomo I, La semana de Pasión.
Las dos Cuaresmas

24

a cada paso.
EL AYUNO MEZQUINO. –
Hoy nos
encontramos con dos días obligatorios de ayuno, que no son
más que un símbolo que recuerdan otros tiempos donde las
operaciones no eran simbólicas, sino reales, en momentos
donde la fe era una realidad, no un recuerdo, y mucho menos
un simple símbolo.
AYUNO SOLEMNE Y SAGRADO. – En el rito
gregoriano, ese rito que era la cuarta fuente de la Tradición,
se tilda al ayuno cuaresmal de solemne 32 y sagrado 33. Este
ayuno así, solemne y sagrado, contrasta con nuestro ayuno
actual mezquino y simbólico.
EFECTOS DEL AYUNO. – ¿Qué sustento tiene
este ayuno para ser sagrado? Lo es por los efectos que
produce, y lo dirán las oraciones:
Te suplicamos, Señor, prosigas con tu
benigno favor nuestros ayunos; para que como
nos abstenemos de nuestros alimentos en el
cuerpo, así ayunemos de los vicios en el alma. 34
Significa que no dar de comer al cuerpo, es
alimentar el alma.
AYUNO O GULA. – Afirmaban los Santos Padres,
que la gula, era la puerta que nos introducía a todos los vicios,
por lo tanto, el ayuno era el remedio contra ella.
El origen del fruto es la flor y el origen
de la vida activa es la templanza; quien domina
el propio estómago hace disminuir las pasiones,
al contrario, quien es subyugado por la comida
incrementa los placeres. Como Amalec es el
origen de los pueblos 35, así la gula lo es de las
pasiones. Como la leña es alimento del fuego así
la comida es alimento del estómago. La mucha
leña alienta una gran llama y la abundancia de
comida nutre la concupiscencia. La llama se
32
33
34
35

Sábado luego de Quincuagésima, luego del miércoles de cenizas.
Viernes de la II Semana de Cuaresma.
Oración del Jueves de la I Semana de Cuaresma.
Cfr. Núm,24,20.
Las dos Cuaresmas

25

extingue cuando hay menos leña y la penuria en
la comida apaga la concupiscencia. 36
AYUNO O VICIOS DEGRADANTES. –
Seguramente, si el ayuno fuera norma, no encontraríamos
hoy tantos vicios públicos y notorios, de quienes dicen llevar
la santidad de un tal “pueblo de Dios”. Por consiguiente,
cuando en el redil ingresan los lobos de espíritus inmundos,
revestidos con piel de oveja y con cayado de pastor, solo se los
expulsa con la máxima de Jesucristo que dio a sus apóstoles,
cuando estos no podían expulsar al demonio de un niño
poseído:
Esta clase no sale sino con oración y
ayuno. 37
AYUNO Y PURIFICACIÓN. – Con esta práctica
cuaresmal, es la iglesia la que se purifica:
Oh Dios, que purificas tu Iglesia por la
observancia anual de la Cuaresma... 38
Y es el ayuno quien la purifica, así es como se reza el
viernes de la II Semana en la Cuaresma tradicional:
Te suplicamos, Dios omnipotente, nos
concedas que, purificados con el ayuno sagrado,
lleguemos con puro corazón a las solemnidades
venideras. 39
Asimismo afirmaba Casiano, El Romano:
En cuanto a esa particular pureza del
alma, fruto de la templanza, la misma se obtiene
con la continencia y con el ayuno. Porque es
imposible luchar en nuestra mente con el espíritu
de la fornicación, teniendo el estómago lleno. Por
lo tanto, nuestra primera lucha será por lograr
la continencia del estómago y el doblegamiento
de nuestro cuerpo, no solamente mediante
nuestro ayuno, sino también velando con la
36
37
38
39

Evagrio Pontico. Sobre los ocho vicios malvados, La Gula, Capítulo I
San Mateo 17,21.
Oración del Domingo de la I Semana de Cuaresma.
Oración de la Feria V de la II Semana de Cuaresma.
Las dos Cuaresmas

26

fatiga, la lectura y con el recogimiento de
nuestro corazón, temerosos de la gehena y
deseosos de acceder al Reino de los Cielos. 40
GRACIA O GNOSIS. – La parádosis latina nos
trae a la memoria en el miércoles de la IV Semana de
Cuaresma, las lecturas de Ezequiel e Isaías:
Yo santificaré mi gran nombre
profanado entre las naciones, profanado allí por
ustedes. Y las naciones sabrán que yo soy el
Señor - oráculo del Señor Dios - cuando yo, por
medio de ustedes, manifieste mi santidad a la
vista de ellos... Los rociaré con agua pura y
quedarán purificados; de todas sus impurezas y
de todas sus basuras los purificaré. 41
Lávense, límpiense, quiten sus fechorías
delante de mi vista, desistan de hacer el mal,
aprendan hacer el bien, busquen lo justo. 42
LA TRANSFIXIÓN. – Es la transfixión de la
Madre de la Humanidad, es la Semana de Pasión, una
concentración aguda sobre los dolores que abrieron la puerta
a nuestra deificación por la participación en la Gracia;
porque, como afirma San Atanasio:
En efecto, [el Verbo] se hace hombre
para que lleguemos a ser Dios; se ha hecho
visible en su cuerpo, para que nos hagamos una
idea del Padre invisible; ha soportado los
ultrajes de los hombres, a fin de que heredemos
la incorruptibilidad. Ciertamente no sufría
ningún daño por ello, siendo impasible e
incorruptible, siendo el Verbo mismo de Dios,
pero en su impasibilidad protegía y salvaba a los
hombres sufrientes por quienes soportaba todo
esto. 43
HIMNO
40
41
42
43

FINAL.

Imbuidos

de

estos

Casiano El Romano. Al Obispo Castor: Los ocho pensamientos viciosos.
Ez. 36,23-25.
Is. 1,16-17.
San Atanasio. Contra los Paganos, 54.
Las dos Cuaresmas

27

pensamientos durante esta Semana de Pasión, al contemplar
las llagas de Jesucristo y la transfixión de su Madre,
cantamos:
Vexilla Regis prodeunt;
Fulget Crucis mysterium,
Qua vita mortem pertulit,
Et morte vitam protulit.
Las banderas reales se adelantan
Y la Cruz misteriosa en ellas brilla:
La Cruz en que la Vida sufrió muerte
Y en que sufriendo muerte nos dio vida. 44

44

Venantius Fortunatus (530-609)
Las dos Cuaresmas

28

Getsemaní por Carl H. Bloch

Las dos Cuaresmas

29

IV
Enseñanzas de la Madre de la Humanidad
¿Qué nos pide Nuestra
Señora, en los días de Cuaresma y en
los que preceden a la Semana Santa;
llamada en el rito gregoriano, Semana
de Pasión?

¿Qué afirman los Mensajes de Nuestra Señora,
Madre de la Humanidad sobre la forma de vivir la cuaresma?
¿Con cuál de las dos cuaresmas está de acuerdo? El primer
mensaje donde aconsejaba lo que se debía hacer, fue durante
la cuaresma de 2003:
La confesión deben recibir. Ayunen.
Limpien su alma. La oración debe ser lo más
importante en la vida de ustedes. 45
LA PURIFICACIÓN. – Esta purificación coincide
con la oración colecta del Domingo I de cuaresma, en el rito
tridentino, que ya escribimos en el Punto II:
Oh Dios, que purificas tu Iglesia por la
observancia anual de la Cuaresma: concede a tu
familia cristiana que lo que por la abstinencia
desea obtener de Ti, lo consiga con las buenas
obras.
Ya vimos la antífona de Tertia del Divinum
Officium en la primera semana de cuaresma que cantaba:
Nos han llegado * los días de
penitencia, para redimir los pecados y salvar las
45

Mensaje 43 del 12 de marzo de 2003.
Las dos Cuaresmas

30

almas.
Esta antífona coincidente con el Mensaje 67 de
Nuestra Señora:
Ahora es hora, son los días. Limpien,
limpien su casa, la de adentro, la interior.
Limpien su alma.
AYUNO Y LIMOSNA. – Es la cuaresma un
tiempo, donde no solo se sobrellevan las penitencias que la
voluntad divina nos impone, sino que se realizan penitencias
substanciadas por la voluntad movida dentro de la fe. De aquí
cobra substancia el ayuno. Esta es la causa por la cual Nuestra
Señora, pide ayuno y limosna; y cuando de ayuno se trata, no
es el virtual ni el simbólico, sino el real:
Ayunen, aquello que no coman, hay
otros que ayunaron toda una vida. A ellos se
deben dar. 46
La misma enseñanza que ya vimos en el Pastor de
Hermas, hará Nuestra Señora, esta vez en la cuaresma de
2005. Es así, no existe el ayuno sin la limosna, ambas cosas
deben ir unidas. Ya vimos como el Pseudo-Crisóstomo al
comentar el pasaje del Evangelio de San Mateo 47, aquel que
se leía en la Misa de Rito Gregoriano durante el miércoles de
ceniza, afirmaba:
Aquí, ...exhorta a que el temor de la
pobreza que pueda sobrevenir, no impida a la
voluntad dar limosna. 48
Por ello, en nuestra limosna de la Semana de
Pasión, cuando la depositamos, cerramos la oración haciendo
un acto de Fe, por eso decimos:
...y Dios no me desampara.
LOS DÍAS DE DOLOR. – En la Semana de
Pasión, se acentúan los días del dolor, por esto nos enseñaba
Nuestra Señora:
46
47
48

Ibídem.
Cfr. San Mateo 6,16-21.
Pseudo-Crisóstomo. Opus imperfectum in Matthaeum, hom. 15.
Las dos Cuaresmas

31

Son días de dolor. Cada vez que vean
las llagas, recuerden: Estas son llagas, salen, se
cierran y vuelven a abrirse; pero mi Hijo, fue
puesto en una cruz para limpiar cada pecado. 49
ESTAR EN VELA. – En la imagen superior,
contemplamos la escena del Ángel que lo conforta 50, porque
sus discípulos duermen, es decir, ni velan ni rezan 51. Es la
Semana de Pasión, una oración y una vela en el huerto del
alma, ante la inminente Semana Santa.
Quando venit ergo sacri plenitudo temporis,
missus est ab parce Patris, Natus orbis conditor,
atque ventre verginali, carne factus prodiit.
Cuando el tiempo sagrado y misterioso
Se cumplió como estaba prevenido
Descendió del alcázar majestuoso
Del Padre celestial su Hijo querido;
Y nació por los hombres hecho humano
Del seno de la Virgen soberano. 52
EL CAMINO ANCHO. – Nos decía Nuestra Sra.
en el Mensaje 67:
El Camino es siempre igual, ¡ancho y
cómodo! Son ustedes los que no quieren llegar.
Estos días habrá dolor, limpien, limpien, su
alma, que nada, ni aquel dolor que es el de hoy,
aquel que será el de mañana, no sea en vano.
EL ATAQUE DE LOS EMBARULLADORES. –
Inmediatamente, algún embarullador, objetó el camino
ancho y cómodo, pues pensó en Mateo 7,14:
¡Oh, qué angosta es la puerta y cuán
estrecha la senda que conduce a la vida eterna, y
qué pocos son los que atinan con ella!
Sin embargo, no es casual este barullo, cuando no se
49
50
51
52

Mensaje 67 del 12 de marzo de 2005.
Cfr. Lucas 22,43.
Cfr. Mateo 26,40-45.
Venantius Fortunatus (530-609) Pange Lingua. Traducción y adaptación que presenta
el Misal Romano del R.P. Gregorio Martínez de Antoñana.
Las dos Cuaresmas

32

recitan los salmos, pues los pocos que lo hacen deben esperar
un mes para cerrar el ciclo de su lectura, cuando en el rito
gregoriano esto se hace teóricamente en una semana. Por ello
el Salmo 26 que se recita el Lunes en la hora de Tertia dice:
Legem pone mihi, Dómine, in via tua: *
et dírige me in sémitam rectam propter inimícos
meos.
Hoy se lo recita el jueves de la primera semana y lo
traduzco para los presbíteros que ignoran olímpicamente el
latín:
Señor, enséñame tu camino, * guíame
por la senda llana, porque tengo enemigos.
ANCHO, ACECHADO DE ENEMIGOS. – Como
se ve, el camino si es recto es cómodo y si es cómodo es
ancho, pero está rodeado de enemigos, lo cual
metafóricamente hablando, se transforma en senda estrecha,
o más bien peligrosa y sobretodo costosa por los enemigos
que acechan a cada paso. Así en la cuaresma del 2003, nos
decía Nuestra Señora en el Mensaje 43:
Espanten al monstruo que acecha.
Este camino lo constatamos en el Salmo 106,7:
Y los encaminó por la vía recta, * para
que llegasen a la ciudad en que debían habitar.
O en el Salmo 118,45:
Y andaré por camino anchuroso, *
porque tus ordenanzas voy buscando.
CUANDO
LO
ESTRECHO
ES
EL
PENSAMIENTO. – Lógicamente, para los gnósticos,
siempre la senda es muy estrecha, sobre todo cuando se
transita con el pensamiento retorcido; pero para quien se
abandona en los brazos de Nuestra Señora, la senda es ancha
y cómoda, porque de nada sirven las teorías de los hombres; y
si no se camina por ella, es porque no se quiere.
Pro peccatis suae gentis
Jesum vidit in tormentis peccatis
Et flagellis subditum
Las dos Cuaresmas

33

Vidit suum dulcem natum
Morientem desolatum
Dum emisit spiritum.
Por los pecados del mundo
vio a Jesús en tan profundo
tormento la dulce Madre;
vio morir al Hijo amado
que rindió desamparado
el espíritu a su Padre. 53
CONTEMPLACIÓN DEL DOLOR. – Una vez
limpiada el alma por el misterio 54 de la confesión, esta es la
meditación del Camino de la Semana de Pasión, al
contemplar las heridas de Jesucristo.
Era impasible, pero se entregó para sufrir la pasión;
era incorruptible, pero se hizo dolor; era el Logos divino, pero
se anonadó tomando condición de hombre; a quien no
conoció pecado, [el Padre] le hizo pecado por nosotros (Cfr.
2 Cor. 5,21a). Todo esto lo hizo, para que el hombre que era
corruptible, se regenerara en la incorruptibilidad; para que el
hombre en su pasión, llegase a la impasibilidad; para que
habiendo pecado, viniésemos a ser justicia de Dios en Él (Cfr.
2 Cor. 5,21b); para que, en fin, el hombre se hiciese Dios. 55
ORACIÓN Y AYUNO. – Era la oración y el ayuno
junto a la limosna lo que Nuestra Señora solicitaba en este
ahora es hora, de los días que nos han llegado, tal como lo
relata la antífona de Tertia. Si consultamos todas las
oraciones, que se dicen en la cuaresma del rito gregoriano, es
decir, aquel que es un cuarto de la parádosis o Tradición,
encontramos que más de 17 de ellas mencionan el ayuno que
se llevaba a cabo en la cuaresma y 7 aludían a la abstinencia;
lógicamente, estas oraciones con un ayuno simbólico, como es
el ayuno actual, debieron cambiarse en el mutante rito
53
54
55

Stabat Mater. Traducción y adaptación que presenta el Misal Romano del R.P.
Gregorio Martínez de Antoñana.
Llamado sacramento en el mundo latino.
Advierto a los embarulladores de turno, que una cosa es la theosis y otra cosa la
apotheosis. En la segunda, hallamos el dogma central del gnosticismo panteísta: el
hombre se transforma en dios, perdiendo su individuación personal; en cambio, en la
theosis, participamos como personas de la vida divina por medio de la Gracia.
Las dos Cuaresmas

34

ordinario. Eran las cuaresmas, donde se cantaba sin temor a
mentir, esta Antífona en la hora de Sexta:
Commendemus nosmetipsos * in multa
patientia, in ieiuniis multis, per arma iustitiae.
Pongámonos a prueba * con mucha
paciencia, con muchos ayunos, por las armas de
la justicia.
¿QUÉ ES LO QUE PASA? – A esta meditación
cobra sentido la pregunta de Nuestra Señora en el Mensaje
67:
¿Fue en vano su sangre? ¿Qué es lo que
pasa?
Pasan, Señora, muchas cosas, entre ellas una
enorme crisis de fe. Es la fe del relativismo neomodernista, la
que da igual, si Cristo sufrió o no sufrió; si murió o no murió;
si era Dios o era hombre; si nació de una Madre siempre
Virgen o si nació de simple mujer igual a Eva; pues, a la
inversa de nuestra meditación anterior, no se mira, ni se
presta atención a la deificación del hombre, donde a ella solo
llegamos por la Gracia. Es en este terreno, donde la gnosis
humana, solo adquiere la dimensión de fábula.
Pasa, Señora, que esta fe siempre relativa, hace que
Jesucristo se encuentre en la soledad de Getsemaní, tal como
lo vemos en la pintura, ante el sueño de sus discípulos.
Acompañemos a Jesucristo, en Getsemaní, como lo
hace el Ángel de la pintura de Carl Bloch, y de este modo
transitaremos este Camino ancho y cómodo. De este modo
oiremos decir a Nuestra Señora:
Esta Madre está feliz, su Hijo está feliz
ya no se siente solo, sabe que tiene mucho más
que sus doces apóstoles. 56
EL ÚNICO CONCEPTO DE CUARESMA. – Tal
como lo hemos expuesto, los Mensajes de Nuestra Señora de
la Humanidad de Quilmes, ignoran el concepto de la
cuaresma neomoderna, implantada en estos novedosos
últimos cincuenta años, y son para nosotros un impulso en
56

Mensaje 91.
Las dos Cuaresmas

35

considerar lo que se entiende por cuaresma en el rito
tridentino o gregoriano; de allí que se nos hace una obligación
considerar sus textos, pues nos llevan a una cuaresma real no
simbólica, a una cuaresma mística, a una cuaresma
tradicional, es decir a una cuaresma católica sin mezclas de
protestantismo estéril.

Las dos Cuaresmas

36

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful