Está en la página 1de 4

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE

ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA
ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA
ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA
ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA
ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA
ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ET22ARV11.4 ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE
ET22ARV11.4
ET22ARV11.4

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA

ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA TEXTO I Desde los grandes milesios hasta la tercera

TEXTO I

CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA ÉLITE CATÓLICA TEXTO I Desde los grandes milesios hasta la tercera generación de

Desde los grandes milesios hasta la tercera generación de los pitagóricos y de los eleatas, las llamadas escuelas presocráticas florecieron en las extremidades del ámbito griego, muy cerca de las civilizaciones asiáticas, o muy cerca de las barbaries occidentales. Por grupos de amigos o por viajeros aislados refluyeron desde allí hacia los centros de Grecia continental y, especialmente, hacia Atenas. La patria de Solón, Atenas, no se había distinguido demasiado en filosofía antes de que Anaxágoras, jónico de Clazomene y ateniense por elección, hubiese iniciado allí una famosa amistad con Fidias, Pericles y la hermosa amiga jónica de este.

1. ¿Qué afirmación es correcta acerca de las escuelas presocráticas, según el texto?

I. Se originaron únicamente en el extremo este de Grecia.

II. Llegaron a Atenas al mismo tiempo que la tercera generación de pitagóricos.

III. Grecia continental era tan bárbara como Europa, antes de la llegada de Anaxágoras y las escuelas presocráticas.

A) Sólo I

C)

Sólo III

E)

Ninguna

B) Sólo II

D)

Sólo I y II

2. ¿Qué se deduce de acuerdo al texto anterior?

I. Pericles pudo haber sido coterráneo de Solón.

II. Atenas no conocía la filosofía antes de la llegada de los presocráticos.

III. El mundo griego no era una civilización asiática.

A) Sólo I

C)

Sólo III

E)

Sólo I y III

B) Sólo II

D)

Sólo I y II

3. ¿Qué se puede inferir acerca de Anaxágoras?

I. Solón fue coetáneo suyo.

II. Anaxágoras no nació en la tierra de Solón.

III. La amiga de Pericles atrajo a Anaxágoras a Atenas.

A) Sólo I

C)

Sólo I y II

E)

Sólo I y III

B) Sólo II

D)

Sólo III

TEXTO II

Los antecedentes de la literatura caballeresca hay que buscarlos en los cantares de gesta y las sagas heroicas germánicas recitadas por los trovadores en la Alta Edad Media. De ahí, en el siglo XII, se pasó a interminables retahílas de versos donde se relataban hazañas de caballeros que parecían próximos a las gentes de la época por sus armas, ideales, hábitos y razonamientos, pero que el autor situaba en ambientes exóticos o irreales para que tales hechos resultaran mágicamente verosímiles. El más antiguo y famoso conjunto de estos relatos, ambientado en una remotísima Edad Media, versa sobre el

rey inglés Arturo y sus caballeros de la Tabla Redonda (mesa cuya forma evitaba las disputas por la preeminencia en la ubicación). Los personajes centrales, desde Arturo a los caballeros Lanzarote (Lancelot), Ivain o Perceval, aun cuando no carecen de cierta base histórica, resultan literariamente tan fantásticos como la reina Ginebra, la espada Excalibur, el mago Merlín o la bruja Morgana. En todo el ciclo artúrico, los protagonistas se moverán en

torno de tres ideales: la guerra contra infieles o invasores, la búsqueda del Santo Grial (el cáliz de la Última Cena) y

el amor cortés. A esta serie de relatos le siguió, a partir del siglo XIV,

un sinnúmero de novelas que el especialista Pascual de Gayangos clasifica en siete apartados. El primero incluye las obras tardías del ciclo artúrico o “bretón” ya mencionado; el segundo lo bautizó como “carolingio” y gira

en torno de Carlomagno y sus doce pares de Francia, con Roldán en la cabeza; el tercero, el “bizantino” o “griego” se mueve en torno de dos figuras principales: Amadís de Gaula (o Amadís de Grecia) y Palmerín de Oliva (o Palmerín de Inglaterra), que aparecen en todas las obras, fuese quien fuese su protagonista. El cuarto apartado incluye novelas inspiradas en el ideal cristiano de la caballería, impulsado por las órdenes religiosas del Cister

y de Cluny, promotoras de las órdenes militares en Tierra

Santa; a este pertenecen títulos como El Caballero de la Estrella, El Caballero del Sol y El Peregrino de Hungría, personajes cuyo modelo será Lancelot, el perfecto caballero cristiano. Gran interés tiene el quinto grupo, compuesto por obras basadas en hazañas de personajes históricos hispánicos como Don Rodrigo, El Cid o Fernán González (en el siglo XIX sirvieron de inspiración a los escritores románticos que cultivaron la novela histórica). El sexto está emparentado con el anterior y con el ciclo “carolingio”: la saga de los Orlando –Roldán, Rolandcon dos títulos emblemáticos: Orlando furioso y Orlando enamorado. El séptimo apartado lo utiliza Gayangos como cajón de sastre donde mete cuanto no había logrado clasificar en los anteriores, y en este debe incluirse una de las obras del género más notables producidas en España:

Tirant to Blanc. Como características generales de las novelas de caballería hay que destacar la exaltación de la guerra que hacen sus protagonistas, sus grandes hazañas, su defensa del débil, su lucha por la fe cristiana y su lealtad al señor o al rey.

4. ¿A cuál de los apartados de la clasificación propuesta en el texto anterior le corresponden personajes cuyas acciones giran, entre otros, en torno del ideal del amor cortés?

A) Al primero

B) Al quinto

C) Al cuarto

D) Al sexto

E) A todos los apartados

5. ¿Cuál de los siguientes sería el mejor título para el texto anterior?

A) Los siete tipos de novela caballeresca, de acuerdo con Pascual de Gayangos

B) Los antiguos relatos sobre el rey Arturo como antecedentes de las novelas de caballería
B) Los antiguos relatos sobre el rey Arturo como antecedentes de las novelas de caballería

B) Los antiguos relatos sobre el rey Arturo como antecedentes de las novelas de caballería

C) Orígenes literarios de la novela caballeresca y sus principales representantes

D) Evolución temática de la literatura de caballería desde sus orígenes hasta el siglo XIV

E) Antecedentes, clasificación y características generales de las novelas de caballería

6. Según el texto anterior, señale la afirmación correcta:

A) Lancelot es el personaje principal de varias obras del cuarto apartado de Gayangos.

B) Es posible que algunos personajes del ciclo artúrico tengan algún fundamento en personas reales.

C) A diferencia de los otros, en el apartado carolingio se exalta la lealtad del caballero por su rey.

D) Las más antiguas novelas de caballería eran las recitadas por los trovadores de la Alta Edad Media.

E) Tirant to Blanc es la más notable novela de caballería que haya sido escrita en España.

7. Es posible deducir correctamente del texto anterior:

I.

En la saga de los Orlando, la característica que prima es la exaltación de las grandes hazañas.

II.

En toda novela caballeresca del apartado griego figura el Amadís de Gaula.

III.

El séptimo apartado de Gayangos reúne obras a partir de un criterio externo a las mismas.

A)

I, II y III

 

C)

Sólo I

E)

Sólo III

B)

Sólo I y III

D)

Sólo II y III

 

8. partir

A

del

texto

anterior,

marque

la

afirmación

incorrecta:

A) Las obras tardías del ciclo artúrico fueron producidas a partir del siglo XIV.

B) La defensa del credo cristiano es una característica general de las novelas de caballería.

C) Las órdenes religiosas del Císter y de Cluny impulsaron las órdenes militares en Tierra Santa.

D) La obra Orlando furioso corresponde al ciclo carolingio, según la clasificación de Gayangos.

E) El Caballero del Sol es una obra que pertenece al cuarto apartado de la clasificación de Gayangos.

9. A partir de lo presentado en el texto anterior, relacione correctamente:

1. Palmerín de Inglaterra

2. El Peregrino de Hungría

3. Don Rodrigo

4. Perceval

a. Inspiración para escritores románticos

b. Ideal cristiano de la caballería

c. Búsqueda del Santo Grial

d. Apartado Bizantino

A) 1c, 2d, 3a, 4b

D)

1c, 2b, 3d, 4a

B) 1d, 2c, 3a, 4b

E)

1d, 2c, 3b, 4a

C) 1d, 2b, 3a, 4c

TEXTO III

El proyecto no podía ser más auspicioso. Reunía por lo menos a tres figuras importantes: el polémico director polaco Roman Polanski, el joven y talentoso actor norteamericano Johnny Depp y el famoso escritor español Arturo Pérez Reverte. El primero adaptaba al tercero, específicamente a su novela El club Dumas, y el segundo protagonizaba la película. Para Pérez Reverte, el negocio no era nuevo: tres obras suyas (El maestro de esgrima, La tabla de Flandes y Territorio Comanche) fueron adaptadas a la pantalla grande durante los últimos años, aunque los resultados no fueron precisamente celebrados por el autor. Conocido en algunos círculos como un fabricante de best-sellers, Pérez Reverte es más bien un acucioso investigador que suele documentar ampliamente sus novelas. La profusión de esta clase de detalles es sin duda una de las dificultades para la adaptación cinematográfica de su obra, como ocurre en La última puerta. Polanski parecía ser una buena elección para el encargo: Repulsión (1965), El bebé de Rosemary (1968) y El inquilino (1976) son tres de las cintas más terroríficas del cine. Pero han pasado veinticuatro años desde su última incursión en el género, y el cineasta parece haber encontrado un sosiego espiritual que le ha quitado a su trabajo la paranoia y la provocación, es decir, los rasgos que lo distinguían y lo hacían tan especial. El inicio de La última puerta es sumamente prometedor: la puesta en escena de la que se vale Polanski para graficar el suicidio de un bibliófilo que desatará la intriga principal del filmees notable, así como la posterior presentación de créditos bajo los siniestros acordes de Wojciech Kilar (compositor de la banda sonora del Drácula de Coppola). Pero el peso de la novela se hace evidente no solo en el metraje (casi dos horas y media), sino también en la densidad que adquiere la cinta tras sus primeras escenas. El guionista John Brownjohn, quien escribiera también la apasionante historia de la reciente Luna de miel para Polanski, parece haberse obstinado en reproducir las diferentes situaciones de la voluminosa novela: el filme se desplaza permanentemente entre España, Portugal y Francia, lo que le brinda variedad espacial pero afecta el desarrollo dramático

10. I. Polanski, con La última Puerta, ha regresado a la actuación después de más de dos décadas de inactividad fílmica.

II. Pérez Reverte ha mostrado complaciencia por la adaptación de sus novelas anteriores a La última Puerta.

III. Polanski ha adaptado otras novelas de Pérez

Reverte. Son correctas, de acuerdo con el autor del texto anterior:

 

A)

Sólo I

C)

Sólo II

E)

Ninguna

B)

Sólo I y II

 

D)

Sólo III

11.

Es

una

de

las

dificultades

más

notorias de la

adaptación cinematográfica a la que se refiere el texto:

A) Las limitadas condiciones guionísticas de John Brownjohn. B) La ligereza del argumento de la
A) Las limitadas condiciones guionísticas de John Brownjohn. B) La ligereza del argumento de la

A) Las limitadas condiciones guionísticas de John Brownjohn.

B) La ligereza del argumento de la novela en contraste, por ejemplo, con la sombría música de Wojciech Kilar.

C) La ingente cantidad de detalles que proceden de la novela misma.

D) El nivel deficiente de las actuaciones, pese a la solvencia del elenco.

E) El que Polanski haya perdido oficio debido a su prolongada inactividad.

12. En el texto anterior, el concepto PROFUSIÓN podría equivaler, con más probabilidad, al de:

A) imprecisión

D)

exactitud

B) infalibilidad

E)

distorsión

C) abundancia

TEXTO IV

En el escenario social que se configura al actualizarse la violencia política, amplios sectores del país hemos pasado a sentir miedo. La muerte del semejante, la amenaza a la seguridad de las personas más amadas y de la propia vida, nos atemorizan. Pero retomando la sugerencia analítica de Freudeste peligro real es aumentado a nuestros ojos por una angustia que tiene otro origen. No pretendemos sugerir que ese peligro real no exista o no deba ser tomado en cuenta, pero tiene que haber una explicación al hecho de que mientras todas las encuestas muestran el rechazo masivo a la violencia y el escaso apoyo que dispone, la guerra ha prosperado a lo largo de los años. Tal vez queremos creer que la violencia política es el único peligro existente, para no percatarnos de que ella ha evidenciado y dado forma a un fantasma que habita entre nosotros: la fragilidad de nuestros lazos afectivos como comunidad nacional y el riesgo de un futuro clausurado como nación en que esa fragilidad nos ha colocado. Los procesos que parecen estar en el origen de la violencia política tienen un extraño parecido con las raíces sociales de angustias colectivas que preferiríamos ignorar. Pero también porque pone en evidencia nuestras fracturas sociales y entrampamientos históricos, la violencia política nos horroriza, sumiéndonos en una culposa pasividad. Confrontada con la violencia, ha aparecido ante nosotros una sociedad débil y fracturada como comunidad de lazos afectivos genuinos. Reparemos por ejemplo en nuestras resistencias, mostradas por años, a solidarizarnos con las víctimas de la violencia en la región andina, a las que hemos visto como si fueran habitantes de otro país o, quizás, de otro universo. Además, ante la violencia, se ha puesto de manifiesto el predominio del carácter defensivo antes que afectivode nuestros vínculos como nación; es decir, una sociedad, un Estado y una política construidas sobre las escisiones abismales de un orden excluyente. Y ha aparecido, por último, la debilidad de ese orden defensivo que en parte hemos visto desmoronarse ante nosotros. Habría, pues, una fuente de angustia social en la percepción inconsciente de nuestras fragilidades como organización social. Una angustia de la que, además, nos

defendemos de diversas maneras, pero en especial negando la magnitud y profundidad de nuestras fisuras sociales y sobredimensionando el significado de algunos logros. Desde esta perspectiva, el propósito de construir la paz no puede quedar subsumido en el objetivo de actuar contra la violencia, sino en el ánimo más vasto de trabajar en la fundamental y desacreditada tarea de hacer más integrada nuestra convivencia social. Todo lo que tienda a unirnos no de un modo defensivo sino afectivoactuará contra el miedo: nos posibilitará ir percibiendo paulatinamente que el peligro de la violencia política que viene desde distintas direccioneses magnificado por justificadas angustias que provienen de nuestras fragilidades como nación. Pero esto nos exige reconocer otro miedo: el miedo a amar al otro como miembro de la misma comunidad nacional. Un miedo que está profundamente arraigado en la tradición histórica de nuestro país, tal vez porque acoger ese amor nos exige asimilar unas diferencias que, desde nuestros orígenes históricos, hemos percibido como amenazantes y traumáticas. Las circunstancias históricas del Perú, sin embargo, han colocado a esas tendencias de escisión y fragmentación social en un punto límite, donde mantenerlas significa a la corta o a la largacontribuir a la proliferación de la guerra, y cambiarlas implica trabajar por la propagación de la paz.

13. De acuerdo con el autor del texto anterior, es correcto afirmar que:

A) El peligro real de la violencia política está sobredimensionado.

B) En nuestro país, el miedo de amar al otro ha dado como resultado un escenario de violencia.

C) La fragmentación social podría contrarrestar la proliferación de la guerra.

D) El orden defensivo de nuestra sociedad ha sucumbido totalmente ante la arremetida de la violencia política.

E) La magnitud de la violencia política es incapaz de sumirnos en la mera pasividad.

14. El autor del texto pretende centralmente:

A)

destacar la naturaleza compleja y diversa de la violencia política en nuestro país.

B)

señalar que la violencia política ha actualizado la precariedad de nuestros lazos afectivos como nación.

C)

sugerir que la única manera de contrarrestar los efectos de la violencia política es a través de una

acción gubernamental férrea.

D)

demostrar que fueron las regiones andinas las más perjudicadas durante el proceso de masificación de la violencia política.

E)

subrayar los efectos nocivos que provoca el miedo en los procesos sociales conflictivos.

15. Lo deleznable de nuestra organización social puede provocar una angustia social.

I.

II.

Desde nuestros orígenes históricos, ciertas diferencias nos han parecido amenazantes.

III. La valoración distorsionada de ciertos logros es nieta Pilar (quien, tal como la autora,
III. La valoración distorsionada de ciertos logros es nieta Pilar (quien, tal como la autora,

III.

La valoración distorsionada de ciertos logros es

nieta Pilar (quien, tal como la autora, sale de Cuba a la

una manera de hacer frente a ciertas angustias. Son correctas, de acuerdo con el autor del texto anterior:

edad de dos años). Lourdes antifidelista a carta cabal, decide viajar a Miami con su marido y su pequeña hija. Así, al menos en apariencia, rompe para siempre con todo lo

A) Sólo II

C)

Sólo II y III

E)

Sólo I y III

que deja atrás, incluyendo a su madre, castrista hasta la

B) Sólo I y II

D)

I, II y III

médula. Sin embargo, los recuerdos, exacerbados por una

16. Acerca de la forja de la paz, es correcto afirmar que:

visión mágicoreligiosa de la vida y del destino, las mantienen unidas.

A) no requiere de un accionar contra la violencia.

B) desacredita nuestra convivencia social.

19. Cabrera Infante ha prescindido de asumir un “arte

I.

II.

No es difícil imaginar que una novela escrita por

C) es el término inevitable del actual contexto histórico.

comprometido”.

D) exige afrontar ciertos miedos.

una cubana en Miami, sobre un tema cubano,

E) encuentra en las leyes su natural viabilizador.

asuma una predecible posición relacionada con la situación de su país.

17. I. Las víctimas de la violencia en la región andina recibieron inmediata solidaridad del resto del país.

II. En nuestra nación no existen lazos afectivos, sino

En Cuba, la literatura está subordinada a la política.

Son correctas, de acuerdo con el autor del texto anterior:

III.

solo defensivos, en términos sociales.

A) Sólo I y II

C)

Sólo I y III

E)

Sólo III

III. En cierta medida, la violencia política ha mostrado nuestras irresoluciones históricas.

B) Sólo II y III

D)

Sólo I

Son correctas, de acuerdo con el autor del texto anterior:

20. De acuerdo con el texto anterior, es correcto afirmar que:

A) Sólo I y II

C)

Sólo II

E)

Sólo III

A) En la historia de la novela de García, algunos

B) Sólo II y III

D)

Sólo I

miembros de la familia tienen opciones políticas polares.

18. En el último párrafo, el significado de “subsumido” podría equivaler, con más probabilidad, al de:

B) Entre Cabrera Infante y Alejo Carpentier existen grandes similitudes estilísticas.

A)

hundido

D)

relegado

C) Cristina García ha utilizado a su propia madre de

B)

incluido

E)

despreciado

modelo para construir a Celia del Pino.

C)

asignado

D) En la novela de García, no existe ninguna referencia al universo masculino.

TEXTO V

Una novela ambientada en Cuba y escrita por un cubano desde el exilio en Miami es ciertamente una invitación al prejuicio. Los conflictos que enfrentan hace más de 30 años a los que se quedaron y a los que se fueron han servido como fuente de inspiración para panfletos indigeribles disfrazados de literatura, tanto a favor como en contra del régimen que impera en la isla. Cuba, sin embargo, y seguramente es innecesario aclararlo, ha aportado entrañables nombres al mundo de las letras; tan dispares en sus temas y estilos como Cabrera Infante y Alejo Carpentier, por mencionar solo un par de novelistas que, pese a tomar a Cuba como escenario de muchas de sus obras, se sacudieron el lastre y la artificialidad del “arte comprometido”. Como sea, resulta muy difícil evitar las ideas preconcebidas frente a un libro con las características arriba señaladas. En este caso, hay inclusive algunos datos más que podrían aportar a la desconfianza: es la primera obra que publica su autora, Cristina García (37), y la escribió en inglés. García parte de su propia experiencia para hilvanar las vivencias de tres generaciones de mujeres cubanas. No se trata precisamente de un matriarcado, pero los personajes masculinos, salvo por una excepción, solo aparecen aludidos por las protagonistas. Es la historia de Celia del Pino, de sus hijas Lourdes y Feliciay de su

E) De alguna manera, existen similitudes argumentales entre la obra de García y la de Carpentier.

21. ¿Qué se puede deducir del texto anterior?

I.

El autor del texto intenta contrarrestar todo prejuicio contra el régimen político en Cuba.

II.

El uso político del arte puede ser un

inconveniente para el quehacer literario.

 

III.

Celia del Pino sale de Cuba cuando aún no cumplía los cinco años de edad.

A)

Sólo I

C)

Sólo III

E)

Sólo II y III

B)

Sólo II

D)

Sólo I y II

expresión

22. panfletos

La

indigeribles

muestra

una

connotación:

A) laudatoria

D)

contradictoria

B) política

E)

lúdica

C) de crítica