Está en la página 1de 4
CT ci cemeas ones Discuti Ayo 1 MUCHO QUE DERATIR sobre \yotzinapa, Lo ocurride en Iguala «que incluye la muerte de seis per- somas y la desaparicién de otras 4, de las cuales una, Alexander Mora Venancio ya fue identifi- «ado de entre los restos encontra~ Jos en Cocula~es muestra de un imple, que requiere la atencion tanto ‘al como en lo relativo a la educacién, {empleo y el desarrollo econdmico, Exige hablar sobre apcion y It efectividad del Estado de derecho, a «que evaluae fa actual politica de criminali- «imposible entender lo sucedido «una sola dimensién oa las accio~ » individuos. El fendmeno que se reve ssistémico; sus alla, estructural. El anterior es un diagndstico que muchas personas, sin embargo, no comparten, Para algunas de ellas es mis relevante “la provocacién’ de los normalistas en los hechos del 26 de septiembre, que la reaccién ilegal de las autori- dades. Por lo general estas mismas personas son las que,en ugar de ver protests legitimas en las manifestaciones pos- terioresal suceso, solo han escuchado alaridos. Entre lo que ‘curre en sus vidas y lo que sucedié en Iguala ~entre ellas y los normalistas(y sus familias} lo que ven es diferencia, rs que igualdad; distancia y no cercania; delincuencia, incluso, en vez de ciudadania. La desconexién no es solo analitica, sino emotiva: el resultado finales la falta de empa- tia. Nor no “todos somos Ayotzinapa’, Con el desarrotlo de la discusién publica en los iltimos meses, no dejo de pensar que un asunto fundamental para larreflexidn es cémo se debate sobre Ayotzinapa. Sie anali- zan tanto las expresiones de los que denuncian lo sucedido como las de quienes no; si se conecta con las expresiones reprimidas y permitidas~y replicadas, incluso por la auto ridad; si se suma el papel de los mediios de comunicacién y las historias que de manera incesante repiten y excluyen de Esta es la vision que se ve reflejada en las conver saciones cotidianes sobre lguala: “ss Yosotro: los normailes qué Culpa tenemos de sus problemas?” su diseurso,entonces la relaci6n entre la libertad de expre- sin y la discriminacién se vuelve central Después de que varias marchas en la ciudad de México ‘erminaran con detenciones arbitrarias por parte de la poli- cia, a libertad de expresion y su represién se convirtieron en parte del debate. Me parece importante, sin embargo, no solo limitarnos a criticar al Estado por su actuacién en. las manifestaciones. Es necesario ir més alla. Para enrique- cerel didlogo resulta imprescindible vincular varios aspec- tos: lo que se castiga (la protesta social) con fo que no (el tacismo y el clasismo de muchas personas, incluidas algu- has pertenecientes al serwitio paiblico); lo que los medios de comunicacién muestran més a menudo (la violencia de las Protestas, por ejemplo) y lo que no (todo lo demas que ocu- tre en las manifestaciones);y todo ello, asu vez, conel pro- del pluralismo en esos mismos medios: quién tiene ‘una voz y quién no, quién tiene acceso a ella y quién no, a < Este andlisis importa porque si der como te irve para comprender como se ormala discusién piiblica: qué se entiende como un pro- blema,c