m1guion-pildora-2-def_1

Módulo 2

Guión Vídeo 2
Felicidad y psicología positiva
La psicología positiva defiende que existen diversos y muy diferentes caminos para alcanzar la
auténtica felicidad. Empieza por destacar la importancia de la emotividad positiva. Se argumenta
que las emociones positivas respecto al futuro pueden aumentarse aprendiendo a identificar y
rebatir los pensamientos pesimistas. Señala, además que las emociones positivas se subdividen en
placeres y gratificaciones (acciones con significado) y constituyen el mejor ejemplo de cómo se
puede alcanzar la felicidad siguiendo caminos radicalmente distintos.
Los placeres son transitorios y se definen en función de sentimientos experimentados. Pueden
incrementarse eliminando el efecto aletargador de la habituación, y fomentando el disfrute y la
atención que le prestemos a cada momento de nuestra vida. Los placeres guardan relación con los
sentidos y las emociones.
Las gratificaciones son más duraderas. Le dan sentido a la vida (sensación de finalidad, beneficio
futuro de nuestras acciones). Se caracterizan por la concentración y el compromiso (cuando una
persona se halla haciendo exactamente lo que quiere, el tiempo se detiene y no desea que la
situación se acabe). Necesitamos que la causa de nuestras emociones sea significativa.
Cuando nos dedicamos a los placeres (el perfume de una rosa, el sabor de una fresa o la sensualidad
de un masaje) nos deleitamos momentáneamente, pero quizá sólo “consumamos”, no acumulamos
nada para el futuro. Al agotarse en el disfrute del momento presente no son “inversiones”, no
producen ningún incremento en el capital psicológico. Por el contrario, cuando sentimos una
emoción positiva porque estamos haciendo una acción que nos resulta gratificante tal vez estemos
realizando una “inversión” que aumenta nuestro capital psicológico. El placer se liga a la obtención
de la saciedad biológica, mientras que la gratificación se asocia a crecer psicológicamente, se percibe
que la vida tiene sentido y que de esas acciones podemos obtener un beneficio futuro.
Los principales componentes psicológicos de las actividades que pueden ser gratificantes se
sintetizan en los puntos siguientes:
1)
2)
3)
4)
5)
6)
7)
8)

la tarea constituye un reto y exige una habilidad,
requiere concentración,
existen objetivos claros,
se obtiene una respuesta inmediata,
fuerte implicación,
sensación de control,
el sentido del yo desaparece y
el tiempo se detiene.

Las gratificaciones están relacionadas con la puesta en práctica de virtudes y fortalezas
personales. La psicología positiva, en su intento de identificar y medir las fortalezas humanas, ha
estudiado las principales religiones y tradiciones filosóficas a fin de catalogar lo que cada una de
ellas consideraba virtudes. Sorprendentemente se ha comprobado, en un estudio realizado para un
período de más de tres mil años, la convergencia sobre seis virtudes del ser humano:
-

sabiduría y conocimiento,

el estado de gratificación en el que entramos cuando nos sentimos totalmente involucrados en lo que estamos haciendo. Tomando como guía estas ideas. serenos. M. solidarios y optimistas. Lógicamente los detalles sobre como se consideran estas virtudes varían de una religión y cultura a otra (la humanidad en Confucio no es idéntica a la caritas de santo Tomás de Aquino) pero los puntos en común son verdaderos y permiten afirmar que los seres humanos son animales morales.Martin E. generosidad. el amor comprende fortalezas tales como amabilidad. justicia. templanza y espiritualidad y trascendencia. Se argumenta que la auténtica felicidad no sólo es posible. esto es. Barcelona. sino que. lejos de estar completamente predeterminada por la suerte y los genes. Kairós. Así por ejemplo. En buena medida el secreto para alcanzar la felicidad descansa en lograr que resulte placentero todo lo que hacemos. Estas virtudes son características fundamentales que propugnan prácticamente todas las tradiciones religiosas y filosóficas y. Fluir (Flow).php?id=1553 . disfrutar.- valor.P. puede cultivarse identificando y utilizando las fortalezas y rasgos que ya se poseen.com/egest/noticia. Es muy importante que la actividad que desarrollemos se vuelva un fin en sí misma.elnotario. La felicidad se asocia con el estado de “flujo””. el amor o los objetivos personales. Cada una de estas virtudes comprende una serie de fortalezas o rasgos morales. poco prácticas y de difícil medición y desarrollo. Seligman La auténtica felicidad Ediciones B 2003 . ser alegres. generosos. Si haces cualquier cosa bien ésta se acabará volviendo placentera. agrupadas. http://www. cariño y capacidad de amar y ser amado. Al identificar lo mejor de nosotros mismos y desarrollar esos aspectos. Número 20. podemos mejorar sensiblemente nuestra vida y la de cuantos nos rodean. Referencias . Pero estas virtudes son nociones abstractas. Una psicología de la felicidad. Las fortalezas humanas son las que nos permiten aprender. amor y humanidad. la psicología positiva recomienda que para llevar una vida feliz cada persona debe identificar sus fortalezas características y aplicarlas con la mayor frecuencia posible a los principales ámbitos de su vida.Economía y felicidad.Francisco Mochón Morcillo . Revista Notario del siglo XXI Julio-Agosto 2008. acercándonos al logro de la felicidad.Csikszentmihalyi. tales como el trabajo. captan la noción de buen carácter. 1996 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful