Está en la página 1de 10

El trabajo espiritual con la mente

Las señales están indicando que tenemos que trabajar el servicio con la
mente, porque ella, como vamos a ver, puede prestar mucho servicio. Y el
servicio sin que la mente esté en buenas condiciones es muy relativo.
Tenemos una pregunta a propósito de la mente. ¿Que significa fundirnos con
la mente concreta y la mente abstracta y que sería despertar el intelecto
superior.
Vamos a ver, a propósito de esto, que el trabajo con la mente es
fundamental para el servicio. La mente y el cuerpo mental, están llenos de
niveles y sub-niveles, entonces, estamos considerando varios lados, varios
niveles de la mente. Porque vamos trabajando la mente, organizando la
mente y después entregando esta mente a una luz mayor, por grados, por
pasos. Ese lado material de nuestra mente que es llamado mente concreta,
es un lado de la mente que todos conocemos, no hay quienes no conozcan
ese lado concreto, material, de la propia mente.
No conocemos otros lados de la mente como por ejemplo la mente
abstracta, pero a la mente concreta todos la conocemos, todo ser que tiene
mente la conoce. Y esta es la parte de la mente que crea los pensamientos,
que piensa, por lo tanto, no hay quien no conozca esto.
El pensamiento no es la esencia de la mente, la mente no es el
pensamiento, pero tiene una parte de ella que es capaz de pensar, de crear
pensamientos y eso es una actividad de la mente.
Esta actividad, normalmente fija la mente en cosas concretas, en cosas
externas, entonces, el pensamiento creado va fijando la mente en estas
cosas, y cuanto más este pensamiento esta desenfrenado, descontrolado,
mas la mente se fija en cosas externas y concretas. Y fijándose en las cosas
concretas, en cosas externas, comienza a tener dificultades para volverse
para cosas que no son concretas, que son elevadas, comienza a tener
dificultades para volverse hacia cosas que no sean estas, del mundo con las
que está en contacto directo, a través de los sentidos y todo eso. Y cuando
más dificultad tiene la mente de comunicarse con los planos elevados, mas
se distrae, más, ella se dispersa y permanece fija.
Nosotros, que reconocemos este lado de la mente, -y cada uno debe
saber hasta que punto este lado esta fijado en las cosas concretas y en que
punto está interesado en cosas superiores, elevadas, en cosas que no son
del mundo normal-, entonces, quien está consciente del propio estado de
este lado de la mente, tiene que concentrarse, porque de este modo
consigue ir elevando esta mente, consigue dirigir esta energía mental para
cosas de otros niveles.
Quien quiere esta concentración, quien busca esta concentración, - porque
sin concentración no se puede volver hacia cosas superiores, porque la
mente concreta no esta habituada a esto, la mente concreta está
condicionada a cosas concretas -, entonces para que coloquemos esta
mente concreta, este pensamiento, en cosas de otro nivel necesitamos de
la concentración.
Aquí, no alcanza con hacer solo ejercicios de concentración, y no
alcanza desechar la concentración, esta se da realmente cuando
renunciamos a aquello que nos atrae, a lo que nos agrada. Y vemos, que lo
que nos esta atrayendo, o lo que nos está agradando, al mismo tiempo, nos
saca de la menta que nos propusimos. Porque si esta meta que nos
propusimos nos lleva a cosas elevadas, aquí necesitamos ver todo lo que
nos atrae para las cosas comunes, ordinarias, las cosas del nivel mental
concreto, de la vida común, todo lo que atrae a la mente para eso, y
debemos rechazarlo, porque sino no conseguiremos concentrarnos.
Hoy, con el desarrollo que hubo en la mente, en la conciencia, con la
aproximación entre los varios planos de conciencia, y por lo tanto, con la
aproximación que hubo entre los varios niveles mentales, dentro de la
propia mente, entonces ahí, si rechazamos, renunciamos, repelemos, todo
lo que nos atrae para una dispersión, todo lo que nos lleva para lo que no es
nuestra meta superior, ahí acabamos concentrándonos. La mente se
concentra por grados y terminamos en una necesaria concentración.
Entonces, para lidiar con nuestra mente concreta, material necesitamos
concentración y para concentrarnos necesitamos rechazar lo que nos lleva
para la dispersión y para lo que nos lleva fuera de nuestra aspiración.
Después, tenemos un lado de la mente que llamamos intelectual. La
mente tiene otra parte que consigue separarse de estos movimientos del
cuerpo, que consigue separarse de las cosas concretas, que consigue usar
estas cosas concretas y hacer una vida concreta y al mismo tiempo, ver
otras cosas. Pero no son todas las personas que tienen este lado de la
mente desenvuelta. Algunos no tienen este lado desarrollado, otros lo están
desarrollando y otros ya tienen este desarrollo hecho.
Esta mente intelectual desarrollada, no es lo que dice el diccionario, que es
la mente tiene muchos conocimientos, muchos datos, no es esto. Una
mente intelectual desarrollada, en este camino del trabajo con la mente, es
la que aunque esté pensando, aunque esté en la vida concreta, en la vida
práctica, en la vida física, externa, lidiando con todo esto, ella sabe separar
esto de otra cosa. Ella consigue no engañarse con todo este movimiento
externo, que consigue trascender esta ilusión de los sentidos. Es en la
mente que pasa todo esto. Cuando ella consigue no seguir a sus sentidos
cuando le esta mostrando algo, esto es el lado intelectual de la mente, que
ya esta despierto. Y ese lado intelectual que llega a distinguir lo que los
sentidos le están diciendo, lo que la atracción externa le está contando, y
distingue también que las fuerzas externas están haciendo presión, a pesar
de esto, este lado intelectual, lo ve claramente, y va a ir para el lado que él
entiende, y va a hacer lo que escogió, lo que eligió.
Y ese lado intelectual también tiene que ser desarrollado, porque si
este intelecto no se expande, tiende a fijarse siempre en el mismo punto, o
a atrofiarse y así vuelve a la condición anterior, al de la mente concreta,
apenas material.
Este lado de la mente que sabe distinguir lo que pasa de inoportuno,
de desactualizado, como atracción, como situación, y el se coloca en otro
lado, en otra dirección, esa parte intelectual también necesita educación y
evolución, porque ella, en esta lidia con el lado concreto, y con las fuerzas
de atracción externas e internas, al nivel instintivo y otros, este lado de la
mente debe ser continuamente educado. Entonces, al mismo tiempo que un
individuo lúcido en este camino rechaza aquello que lo atrae, el también
debe hacer un trabajo para educar ese lado de la mente.
Entonces, el lado material, el lado concreto, la fábrica de
pensamientos, esta controlado por la concentración, y la parte intelectual, el
lado intelectual, ese lado que ve las cosas y elige, y decide donde fijarse,
este lado necesita educación. Entonces, se necesita mantener una
educación, una estimulación, una actualización de este lado.
Y aquí, en cuanto no tenemos una aspiración para elevarnos a planos
superiores, no tenemos energías ni medios para educar este lado intelectual
de la mente. Porque este lado intelectual de la mente no se educa,
evolutivamente, y realmente, con noticias, con informaciones, con
instrucción, con cultura, con todas estas cosas que recibimos del mundo.
Este lado se desenvuelve con nuestra aspiración por la elevación, por el
cambio de plano, por el desarrollo de la conciencia, se eleva cuando esta
aspiración es ampliada, es confirmada, y es ahí cuando el intelecto
realmente madura, crece y llaga a aquel punto de mantenerse al nivel
vibratorio al que aspira, y que corresponde con su propia vibración.
Y he aquí que cuando este intelecto está en la situación de mantener
esta aspiración en un nivel elevado, y de mantener esa aspiración presente
todo el tiempo, es aquí cuando la mente entra en servicio, ¡y no antes!.
Porque es aquí cuando esta mente comienza a actuar realmente en las
células cerebrales, en donde el ser esta encarnado. Y una mente que tenga
el intelecto en esas condiciones, manteniendo su aspiración elevada y que
por lo tanto, esta colocando su energía en la dirección que eligió, esta
mente comienza a cambiar la vibración de las células del cerebro, comienzan
a mudar de calidad, y es ahí donde comienza el servicio de la mente.
Porque en cuanto esta mente no comienza este trabajo, en el propio
cerebro, en el propio material donde esta encarnada, esta mente no está
realmente en servicio al plano evolutivo, porque para colaborar en el plano
evolutivo en el mundo externo, para ayudar al otro, en otras palabras, se
necesita ayudarse primero a sí mismo, porque sino no puede ayudar a los
otros. Va a aprender realmente a ayudar a otros cuando su propio trabajo
material ya está ayudado por su conciencia. Todo esto es un trabajo
inconsciente, no es algo de lo que tenemos que estar consciente de este
trabajo.
Y entonces sabremos cuando un individuo ya esta ayudándose a sí
mismo, -que es el primer paso-, cuando se ve que el individuo ya está
transformándose, regenerando esta parte material que comienza en el
cerebro, veremos que esto está pasando porque ahí el individuo consigue
realmente ayudar, auxiliar al otro.
Y en este momento, cuando el individuo comienza en este proceso, de
entrar en servicio, ya sea trabajando con su propio material, con las propia
células, y consecuentemente, ya tendiendo condiciones para ayudar al otro,
ahí comienza a surgir, a desarrollarse, comienza a aparecer el lado psíquico
de la mente, esto en el sentido evolutivo de la mente, y que algunos ya
tienen bastante desarrollado en esta humanidad. Ese lado psíquico, que es
diferente del intelectual y del material y concreto, es lo que responde al
impulso de lo alto. No solo a percibir, sino también a responder. Entonces,
tenemos un lado de la mente que responde al llamado de lo alto, que
responde al impulso que viene de los planos superiores.
Hay un lado de la mente que comienza a aceptar esto, a percibirlo, y se
da cuenta que esta recibiendo una influencia que no viene de afuera, no es
la influencia que recibe del mundo y de las otras persona, ni de las
situaciones de la vida externa. Es ahí que esta influencia comienza a
aparecer y a implantarse independientemente de los mecanismos mentales
que el individuo ya conoce, independiente del pensar, de concentrarse, de
mantener la aspiración. Cuando esto se percibe, es bueno saber que esto
también puede ser educado, también puede ser instruido, ampliado, y no
hay un ejercicio para ampliar esto, no hay ningún ejercicio que en la
realidad, la mente amplíe su lado psíquico. Aquí es una cuestión de vivir
aquello que se llama obediencia y la humildad. Entonces, la gran mayoría,
llega a percibir este lado psíquico de la mente pero no lo desenvuelve, no
llega a vivir conforme a esta influencia interior, porque no tiene humildad y
no sabe lo que es la obediencia. Ahí es cuando pasan varias encarnaciones
en este mismo punto. No se adelanta nada tocando siempre a la misma
puerta, no sirve, se necesita obediencia y humildad. Sin esas dos
cualidades, sin estas dos situaciones, sin estos dos estados, nadie pasa de
un esbozo de esta mente psíquica, de este presentimiento que (dicho en forma
monótona)“tiene una influencia benéfica superior que quiere elevarme.....” eso
no pasa de ahí sin humildad y sin obediencia.
Obediencia quiere decir, una observación a todo esto hasta aquí, y
seguir este camino. Entonces, si descubrimos en la mente concreta que algo
nos está atrayendo y cedemos, esto es desobediencia, en este sentido. Todo
lo que sabemos como es pero que no hacemos, es desobediencia.
Y humildad es saber conscientemente al llegar a este punto, por el
proceso que ya pasamos hasta aquí, y no estar convencidos de que ya
hicimos alguna cosa.
Porque, si consideramos todo lo que hicimos hasta aquí, como algo
real, esto, es falta de humildad. En este proceso claro, porque en otros
procesos, desde otros puntos de vista, la humildad es otra cosa y hasta
puede ser un estímulo para la persona.
Pero en lo que estamos hablando aquí, en este nivel, en este punto de
trascender el esbozo de esta mente psíquica, de pasar de percibir de nivel
esa influencia superior y de pasar a la situación de vivir realmente bajo esa
influencia, de estar bajo esta influencia, entregado. Si existe obediencia,
humildad, si consideramos que nada hemos realizado hasta ahora, que todo
esta por hacerse, entonces ahí vamos a, naturalmente, sin ningún esfuerzo
y sin ningún ejercicio, vamos a comenzar a responder cada vez mas a esos
impulsos y estos se van a intensificar.
Con la intensificación de los impulsos superiores aquello que era el
raciocinio, la lógica, la crítica, todas estas características de la mente
humana concreta, todas estas cosas van cediendo, se van redimensionando.
Y, comienza entonces, a medida que esta capacidad de razonar, de ser
lógico, de ser comparativo, esto puede existir, puede estar ahí, pero
intelectualmente ya separamos estas cosas del resto.
A medida que tengamos estas cosas como instrumentos, sin estar
subordinadas a ellas, comienza a haber una unión de estas tres partes.
Comienza a haber una especie de armonización, de una suma de las
mejores vibraciones de la mente concreta, de las mejores vibraciones de la
mente intelectual, y de las mejores vibraciones de la mente psíquica.
Esto comienza a juntarse, comienza a formar un pequeño núcleo que
va elevando al resto de estos tres lados, de estos tres estados. Y cuando las
mejores características y cualidades de estas tres partes comienzan a
unirse, la mente está mas calmada, cuando hacemos una crítica ya no nos
sentimos cómodos, cuando salimos del silencio nos sentimos fuera de
lugar... esto todo ya es el resultado de la unión de estos tres lados de la
mente. Entonces, si ya comienza esta unión, esta belleza, este principio de
silencio, si esta crítica se calma, si la capacidad de separar, de dividir, de
desunir comienza a calmarse, es que la mente empieza a tener el impulso
de zambullirse en aquel lado que nos está atrayendo. Esta mente es la que
decide esto, esto no es compulsivo, obligado. Cuando ella está en un relativo
silencio, mas o menos limpia de las características de la mente normal, es
cuando viene este impulso para sacar aquella parte que ella no conoce pero
que ella sabe que existe. Entonces ahí esta mente está insatisfecha con los
recursos que dispone, porque sabe que en su interior hay más. Y si
realmente ella quiere esto, ir a ese otro lado que aun no conoce, comienza
una atracción, comienza a percibir que existe algo viviendo ahí dentro. Y
esto de comenzar a percibir esa cosa que vive dentro, esto es lo que
llamamos el lado espiritual de la mente. El lado que estaba allá muy
internalizado, no revelado.
Entonces, este lado comienza a emerger, si hiciésemos silencio aquí
afuera, y a través de este lado de la mente, empezamos a percibir,
nítidamente, cuales son las relaciones de lo que está adentro, y que no
sabemos lo que es, con las cosas, con el mundo, con las personas, con todo.
Comenzamos a percibir cual es esta relación que no tiene nada que ver con
la relación que teníamos ¡nada! La relación que teníamos con todo y con
todos era puramente intelectual, mental, concreta o psíquica. ¡Y ahora
comenzamos a percibir que esto aquí dentro se relaciona diferente, con
todo!. Y en esta etapa estamos bastante interesados para relacionarnos con
las cosas de aquella manera y no lo sabemos, no lo aprendimos. Entonces
este lado espiritual de la mente nos va a enseñar, nos llevará a esto. Y
cuando lo percibimos, sabemos que existe este tipo de relación, y que
tenemos que relacionarnos así....porque nosotros tenemos que vivir en el
mundo, con los otros, con las cosas, el cuerpo mental está encarnado aquí,
en esta planeta.. Entonces, cuando llegamos a esta crisis, cuando nos
relacionamos con todo de la forma que ya sabemos que no es como
debemos hacerlo, ahí se da una crisis muy interesante.
Nos vamos dando cuenta, vamos percibiendo como es y como debe ser la
relación, y empezamos a relacionarnos con todo y con todos de otra
manera. –Y sin hacer ningún ejercicio para esto, el hombre de hoy no
necesita hacer ningún ejercicio para hacer, es todo interno- Entonces,
cuando el individuo llega a esta situación, están la fe y el silencio. Estas son
las cosas que nosotros necesitamos para ir entrando en esta otra forma de
relacionarnos con todo, con la vida aquí. Esto es un asunto de fe y de
silencio.
Es aquí cuando empezamos a aprender, porque nuestro lado espiritual,
interno, de la mente nos empieza a enseñar, y vamos liberándonos de la
lógica, de la discriminación, de esta razón humana mental. Todo esto puede
continuar en nosotros pero estaremos liberados de ello. Y ahí
comenzaremos a relacionarnos, no conforme a la lógica de nadie, no
conforme a la discriminación oficial... nos relacionaremos de otra manera,
de otra forma, con todo y con todos. Y es en ese momento que
conoceremos otro tipo de pensamiento, y, lo que descubrimos aquí, durante
este conocimiento, durante esta nueva forma de relacionarse, que
conocemos aquí, es un pensamiento que surge sin haberlo pensado. Surge
del lado espiritual de la mente, del nivel espiritual de la mente. Entonces,
también existe ahí una capacidad de que se presente un pensamiento sin
ser pensado. Es que, el lado espiritual de la mente está muy próximo de lo
que llamamos mente abstracta, de la parte abstracta de la mente.
Entonces, es este lado espiritual que nos va a presentar pensamientos
que no pensamos y que nosotros sabemos que son nuestro, aunque
nosotros no lo hayamos elaborados, no lo armamos, no lo pensamos, mas él
viene como un pensamiento. Ahora, ese pensamiento que viene como tal
pero que nosotros no creamos, esto, es digamos, el lado mental de lo que
está pasando en la mente abstracta, porque la mente abstracta no tiene
pensamientos, pero ese pensamiento, de esta calidad, que nosotros no
creamos, es un reflejo de lo que pasa en la mente abstracta. Y ese lado
abstracto, claro que no se puede describir con palabras concretas, porque si
no, no sería el lado abstracto de la mente.
Decimos adiós a las cosas concretas, nos despedimos de las cosas
concretas, y de esa manera de relación mental, de todos, nos despedimos
de esto cuando surge un pensamiento que no creamos. Esto es la última
cosas concreta que pasa en este proceso aquí.
Y si nosotros seguimos este pensamiento, porque es un pensamiento
positivo, es evolutivo y viene del lado espiritual de la mente, que es el
reflejo del núcleo interno, si no rechazamos este pensamiento, que es lo
contrario que hacíamos antes, tenemos que asumir, identificarnos con el y
estar de acuerdo con el. Esto es el fin de la vida concreta.
Igualmente podemos continuar con nuestro cuerpo concreto aquí,
comiendo, bebiendo, durmiendo trabajando y haciendo lo que todos hacen,
pero aquí ya nos despedimos de la vida concreta. Es aquí, en el nivel
espiritual de la mente que nos despedimos de esta vida concreta aunque
continuamos viviendo en ella, como todo el mundo y hasta cuando
tuviéramos que vivir, por karma o por servicio. Pero nosotros nos
desligamos. Porque la ultima cosas concreta que nos pertenece es ese
pensamiento que vino sin que lo creáramos. De ahí para adelante, adiós a
las cosas concretas, de ahí para adelante estaremos delante de aquello que
el lado abstracto de la mente, capta, en planos mas allá de la mente. Esto
no se puede describir, no sabemos lo que es, porque es abstracto, no es
descriptible, pero es un nivel donde entramos en contacto con impulsos que
son supramentales, que están mas allá de la mente. Y esta mente
abstracta, también tiene un desarrollo, porque ella comienza a recibir
impulsos del alma, después intuitivos, después espirituales o, si algún nivel
mas elevado, alguna jerarquía nos envía algún impulso se registra en la
mente abstracta y esta lo pasa para la mente espiritual y pasa algo para que
pueda ser comprendida y transmitida a nuestra mente consciente.
Si no estamos encarnados no se necesita nada de esto, nuestra alma
que está en los limites de todo esto recibe estos impulsos y no tiene para
que crear pensamientos y formas y palabras con esto. A este lado abstracto
no hay ninguna posibilidad que entren los otros lados de la mente. Es un
fuego, casi una electricidad, que quema todo lo que no es abstracto, quema
todo lo que no es impulso del plano que está por encima. Y esta mente
abstracta, podemos saber que esta siendo desarrollada, porque vamos
recibiendo con bastante convicción y con bastante conciencia, impulsos
superiores que no sabemos perfectamente, ciertos impulsos que no son
nuestros, que vienen de jerarquías, de otros planos, de otros mundos, de
consejos, nosotros recibimos esto y sabemos muy claramente, sin pensar,
ya que no es pensando que sabemos esto.
Y el desarrollo de esta mente abstracta, claro que se da a medida que esto
que nos da impulsos, va ayudando el desarrollo de esta mente.
Entonces, una jerarquía trabaja con nosotros en lo mental, solo en el nivel
abstracto. Si no, la jerarquía va a trabajar con nosotros en el alma, en la
mónada, en el cuerpo de luz, pero, en la mente, ella trabaja en esa línea, en
ese esbozo donde nosotros, no sabemos si entramos exactamente, mas es
en esa línea que percibimos la presencia de ella y no tenemos dudas, ni de
los impulsos que recibimos, ni de esta mente abstracta.
Claro que a esta altura, de este proceso mental, en cuanto todo este
proceso mental está aconteciendo en esta raza, porque la raza de superficie
es mental, y este es su proceso. Ellos viven millones de procesos por ahí
pero ninguno es su propio proceso. El que es de él, es este que fue descrito.
El proceso de esta raza es un proceso mental.
Entonces, en cuanto este proceso está aconteciendo en la raza de
superficie, indirectamente y sin que necesitemos trabajar especialmente, ni
mezclar con otra cosa, si este proceso mental esta sucediendo, en todos
estos grados, o en algunos de los grados descritos, esto, que se llama
estado del cuerpo emocional, del cuerpo etérico....todo esto comienza a ser
trabajado y resuelto indirectamente.
Porque esta mente, o estas partes de la mente, que van siendo mas
trabajadas, van irradiando para los planos inferiores, para los propios planos
inferiores de la mente, del cuerpo emocional, para el plano astral, al plano
etérico y puede llegar hasta las células físicas. ¡De forma que esta raza de
superficie si estuviese consciente de su propio trabajo ella no tendría ningún
trabajo ni con el cuerpo emocional ni con el etérico físico, porque su trabajo
es este que fue descrito. ¡Está haciendo otro trabajo en un nivel mas bajo
por ignorancia, o porque se atrasaron, mas este es el punto de esta raza!.
Entonces ahí, todo lo que está por hacerse de este proceso para abajo,
es hecho, sucede, pero no necesitamos involucrarnos con eso. Lo que
necesitamos es cuidar de este camino mental, hasta la mente espiritual y
después entregarlo. Hasta la mente espiritual tenemos que llevar esto con
su valor, con nuestro esfuerzo, con nuestra voluntad, y al llegar allá, a la
mente espiritual, tenemos que entregarlo. Y no tenemos que preocuparnos
por el emocional, del cuerpo etérico, del cuerpo físico mas que de lo que es
estrictamente necesario para que no se disuelvan antes de su tiempo
kármico. Que tiene que estar aquí integrado funcionando, y contribuyendo
de alguna forma para la evolución.
Porque cada nivel, hasta el físico, que no es considerado en la evolución
cósmica, hasta el nivel físico presta servicio. Aquí, se trata realmente de que
percibamos cual es nuestro lugar, y se trata de reconocer, cual es el nivel de
nuestro trabajo como raza humana actual, y, realmente, renunciar a estar
haciendo trabajos retrógrados sobre el propio emocional, sobre el propio
físico, sobre el propio etérico, porque esto se hacer sin darse cuenta, sin
percibirlo, mecánicamente. ¡No ponga su energía ahí porque eso es energía
robada!. ¡Es energía fuera de camino!.
El proceso de la raza de superficie esta en ese plan mental haciendo,
creando y viviendo y siendo vivido por todas estas cosas.
En cuando a esto, aquello que era lo emocional como cuerpo separado,
esto ahí, mas allá de ser tratado, curado por la irradiación de todo este
proceso que viene descendiendo, esto aquí va siendo rescatado en aquello
que tiene que ser rescatado. Existen jerarquías en naves laboratorios, que
rescatan cuerpos emocionales enteros o partes de cuerpos emocionales que
son rescatados y van siendo incluidos en el cuerpo mental. Porque en la
próxima etapa de esta raza no va a ver cuerpo mental y emocional separado
como es ahora. Entonces, esto va siendo unido en este proceso, y mucho
material rescatable de lo emocional, ya va siendo incluido ahí dentro y este
cuerpo mental se torna muy enriquecido. Y es muy importante, porque
cuando empezamos un proceso superior de existencia, un proceso mas
continuo, de captar el propósito de lo alto, la energía de lo alto, de captar el
plan evolutivo, el impulso de nuestra mónada, de nuestra jerarquía, cuando
comenzamos a captar esto ahí es cuando podemos hablar de intelecto
superior. Entonces, un intelecto superior no tiene nada que ver con la vida
intelectual en el plano intelectual de la mente. Ese proceso del intelecto
superior es la capacidad de este cuerpo mental, ya mas o menos integrado,
de este ser, de captar estos impulsos, captar esta energía, esta irradiación,
lo que fuera,...esta gracia, captar esto de los planos superiores.
Y el desarrollo de este intelecto superior continua, porque si este
intelecto superior ya está presente, esta capacidad de captación de esto,
ese intelecto superior tiene un desarrollo, como todo lo tiene. Entonces, él
capta esto y el desarrollo de él consiste en irradiar esto en los niveles
superior. El no irradia acá abajo, sino en su propio nivel, en el nivel superior
mental.
Y allí, este intelecto superior se va desarrollando y después, mas allá de
catar, de irradiar, va aprendiendo a utilizar estos impulsos, no para
quedárselos solo para él. Va a aprender a usarlo, y cuando aprende a usarlo,
en este sentido de captar, irradiar, manejando esto al servicio, entonces,
este ser, este núcleo es como si fuese aproximado, atraído como si buscase
llegar cerca de un aura mayor, de una conciencia mayor.
Entonces cuando este intelecto superior, en embrión, o en formación o
ya en actividad, el ser, está en la periferia de una jerarquía, en el aura de
una jerarquía. Esta aproximación en el aura de una jerarquía es para
siempre. Quiere decir, entrar en un servicio superior. Porque una jerarquía
tiene varias tareas, tiene varios matices, tiene varias cosas que manifestar
en varios planos de conciencia que necesita, para estos propósitos, de estos
prolongaciones, de estos canales.
Y ahí se establece una relación jerárquica que no es para usufructuar la
luz de la jerarquía, sino para ser un canal de aquello que una jerarquía
pasa, y allí, conforme lo que fueran los planos en que este intelecto superior
ya esta trabajando y ya esta funcionando, aquella jerarquía puede emitir
una prolongación y puede trabajar en niveles cada vez mas externos,
pudiendo ir extendiendo su capacidad de luz, amor y poder. Mas esto es con
el intelecto superior que se hace esa ligazón.
Aquí hay una red de servicio que empieza con nuestra regeneración de
las células cerebrales de nuestro cerebro físico y que vamos a terminar en
una posición de ser prolongaciones de una jerarquía. Desde el trabajo con la
propia célula hasta esto, esto es una red de servicio. Y ahí, existe en todos
los niveles, en todos los planos, en todas las graduaciones de este proceso,
seres coligados, seres formando una red.
Entonces, cuando se habla de red de servicio en el plano físico, se
habla también de esto, de un trabajo también en este sentido, porque en
esa red de servicio, o en una red de servicio de esta calidad, o de este nivel
es que realmente se puede colaborar con el plano evolutivo superior.
Porque como la tierra esta en un periodo de transición y como esta
humanidad y este planeta, van a pasar a un nivel superior de conciencia,
hay necesidad de redes de servicio en el sentido superior, hay necesidad de
redes de servicio que sirvan, en ese sentido.
Es bueno que cuidemos de esto, que no perdamos esto de vida, porque
sino, no hay colaboración con el plano evolutivo superior, hay colaboración
con el plano evolutivo aquí, que ya es mucho, es un milagro, mas ningún
ser en servicio, que va madurando, y que va creciendo en conciencia, va a
quedar limitado y conformado al servicio material hecho aquí, porque atrás
de ese servicio material tan necesario aquí, tiene la red de servicio del plano
superior. Y aquí es necesario que estos seres, estos servidores, encuentren
la llave, el punto, encuentren el estado allá, dentro de ellos, para entrar en
este lado interno de la red de servicio, y esto no debería ser muy
complicado ni imposible, porque si el grupo esta, ya, digamos bien
armonizado con la idea y con la vibración del grupo de alma que son, a
medida que van trascendiendo todas estas cosas de las relaciones humanas,
de la vida humana aquí, ahí se ve que ya están sintonizados con el grupo de
alma que son, y quien está sintonizado con este grupo de almas, está en
servicio delante de esta red de servicio, en el sentido del plano evolutivo
superior.
Y volviendo al principio, cuidado con aquello que no debe ser, cuidado
con aquello que es superfluo, con aquello que nos desvía, cuidado con lo que
no es coherente con nuestro propósito, porque sino ahí, estamos en la red
de servicio externa, mas no entramos en el otro trabajo, que es mucho mas
amplio, y mas actual para el planeta en este momento, porque el planeta
tiene que entrar en servicio, el planeta tiene que servir a otros planetas en
embrión, liberándose de este estado de no ser un planeta sagrado. Él
necesita ser un planeta sagrado, para abrir espacio, ese espacio interno,
para que los planetas en embrión, comiencen ese vida planetaria, en
gestación. Ese es el servicio que va a prestar este planeta. Abrir espacio
para los otros.
Entonces, también nosotros tenemos que dejar de ser embrión de
gente, y pasar a ser realmente, gente, ¡gente, estamos hablando de gente!.
Porque todo lo que hablamos acá está dentro el camino mental y este es el
camino mental ¡y es la gente la que está envuelta con esto!.
Entonces red de servicio es algo que ahora podemos empezar a
descubrir lo que es.