Está en la página 1de 126
‘Traduccion de Juan José Uma PIERRE FOUGEYROLLAS CIENCIAS SOCIALES Y MARXISMO Sa FONDO DE CULTURA ECONOMICA México 2 Aemewiists 2p oougp2ons un ua enuonsta 9s ~ssuayrynsuy rad soyqeur “RS souenomBery somqes 50:9 ap ‘erouew e © aqoj8u2 Soy anb ewan seuouiery “1p9p 99 “o[eHODIF 9 ‘ouoprnbpe seu3p oprifol se] 9p pla ty 21908 onoruON ng © uauats anb K opnias uey ouiawuapar spur X ppunex 2p “usfpIay 9p sepuodsor ‘Tempe opeis> ns ua ‘uepond ‘ont anb sey ap onun{ues fp & wuydoup a “reso uy se of upyqur aed op opipuann09 “asad 908 soxmpoud 50] 9P 02 ‘owuaquouos un © osrd siieg 9p pepiionug e ap BSojoPes ap 2089013 -eaupsoduiau0> e101 41y &] 9p onnD JP wuomepengN amg uepond anb soVe wNoRAd pegs tun ap € euiatuy ypuaveyoo eun 9p ueBuedsip seuopusm 9p soueqese anb seutdiop se, anb zepnp ony enynsat ‘sy “seuss sop ‘eiuayua sof too wei opeiquae> soqey uarared ot ,$91er se] 2p jeuopeansuy ojjossesap op souE og ‘oBteqma wis “K “sooygnd od soy aiwerpaur seotjde 22084 eH Pp sane ke spar soBex 80] 2p Jou9 op oBsour uis'3nb epipusixs oe ejonton ap A aoxoad 9p ep ‘equafmpous Nav AVWSY orovagad y de una capacidad de in. roceses sociales, no puede int putarse a una’ falta de talentos ode medios mitériles, pues, de manera general, unos y' otros abundan’o an abun que no nacié de investigacio- cos inseparables de ta lucha de leologia dominante, que’ es ide, el progréso de tal conocimiento no ligencia, a la honrades y @ la igadores, sino, antes bien, a la puesta en rela- to Teal de la historia, que es go: de que provienen, aun redaccién, Frente a las ; especulativa, es decir, en nuestra época, de ta ideotogla dommante, el marxismo hace po- sible el avance hacia la ciencia, a condicién de ser captado como unidad de la teoria (materialismo y de Ja prictica (lucha de ‘ym edmo un “corpus doctrinal" que se deba examinar y, a la / escoget entre otros. Tas preocupaciones y conducido #:adoptar el PREFACIO ° En Ia primera parte de ese escuelas (funcionalisme, estructuralismo, tun balance. En la tercera parte hemos expuesto dolo a los rasgos esenciales que le ha concedido mas de un desarrollo del movimiento obrero revolucionario, esforzindonos por disi- par las ilusiones proveni idos problemas de “escuelas que hoy han venido a insertarse En un segundo volumen, hemes tratado de discernir el avance ma hacia la ciencia de lot procetas s0 las sociedades contemporineas. En censefianzas de Bl capital a los da los procesos sociales de hoy en dia, en escala mundial. En Ia segunda parte, se ha examinado la formacién y el desarrollo del movimiento ‘obrero ~con los problemas que le han sido inherentes— antes del desen- ‘cadenamiento de la revolucién mundial. Por fin, en la ‘mos clucidado Ia que, en nues bro primero, las exposiciones del tuna ciencia que Ja referencia al ma ro segundo no pretenden “revelar” smo bastara para hacerla brotar de sugerir a los investigadores de las “cienc mente, a los que aspiran sociales, que este coinocimi ble del devenir global de puede adquirirse fundamer determinada en ese deveni ‘Victimas de un marasmo créciente pese a sus triunfos pi “ciencias sociales” actuales desconfian, ante todo, de la sistematizacion global a la que sienten que, tal como estin, no pueden tener acceso. Esta obra es un: ién a inveitigar las condiciones objetivas que se en- cuentran en el origen de ese marasmo y de esa desconfianza, con el fin de cuntribuir a dejarlas atrés en el futuro, 15 de agosto de 1978. ONWIGOW ODLLITOE OLNAINVSNAd TIT X ODOTOIONOS OLNAINVSNAd TEC OTIOWAVSAT & NOIOVNUOS daavd Vas I. EL SIGLO DE LAS LUCES Y LA TEORIA DEL HOMBRE, DE LA SOCIEDAD Y DEL ESTADO frecuenia_no yerada_Y com trolada en los procesos que estudian. En sums prerensiones 5 sus triunfos obtenidos en la opinién pal ones constantes entre ciertos aspectos de e503 hech« legado a pyoducir un, conjunto de enunciados centre fy sistemdticamemte veri 9p sousar oxanim opesouuy ey neosnoy.*(ZgLt) 19108 omuyuod 13 HH “eumuiny peptanoe #] 2p openness ‘owoo exaprsuoo se| s20n] Fe] ap oruatujoW {> “S[epUEprAOId saIopEI “3| 9p igo ey anUeIpou Fepay PEPLEUTD TI 3D UEDA owt09 HvOPM -psuy sey e eqeiuasaidar 9s anb ‘wisteuomrpen eZojoapy e| 2p eTWOD WZ vioveoonraa VI Za A onaiAlaN! Ta Yjoo10ga VT ‘reyur 9q9p “exoueu wp uu ‘uagnb epeo anb ojdunaf> omoo ‘spap s9 ‘peprueeiny =] ap wmBypesed ‘wos ourapour jeruepior0 spnfiing je reuess] 9p ‘ouEMNY o| ap pEprTEs PepISIOMDp =] ap spaen e oun squsMe>UDs “Ip9p 59 “fesIOAIUN wUEMIMY epjeimeu wun au onb ap wpporaWoo eI 23908 “ploEL K wey UD ape ‘B wpnasa onb X sooisy sofkex ap uppreredios “opiqpar suey onb espey & ey -epaps0e se] 30d eamew pepjend e ‘odarop ous ye “eareposd eiojoapy easnu Hs sosorayio2 ouspueinose {2 aiqos 4 ouarmpe ap sopylard so aiqos epepuny pep -ponBtsp my 29 uso 12 21gos osmnaser ws U2 operepap "IGEY O| ‘aed a sa9n1 S¥1 39 o19%5 TH rns sod ‘nesssnoy owo> ‘sapepfenSysop sole aud vor pepa10> HI tue], sonpiatpur so] sopor ered vustur uy so euewny, sounde w ayaund & sonpis fr A ssquinprasos et “pr “ap et uagyant ey BERG Ut 90 € pepoRsNUY #1 2p vavnsant VzrwandN v1 3a vjsctoaa! Vy ‘uapond 9 on “souruiny sousuipuay ‘9p sopor7ut so] x9pueixo xod 91 coupisty o2anys® 2189 9p oppeu uy Soy 9p ‘saquioy [9p TeqOIB wo}serudsosdax eADME ‘of anb eyojoape vf yepnay-coreuonr op" ‘ canting, cponb anb o| enuo> eyny ud eueny pepiear e] 2p epuI Eun ap pepyssDau (09199101908 OLNEINYSKAL ‘IG OTTOWUYSTE A NOI 16 FORMAGION Y DESARROLLO DEL PENSAMIENTO SOCIOLOGICO Io que generalmente se cree. Ante todo, ha sacado todas lat consecuencias ligicas de la conce ta segin la cual el Estado no emana de de un conjunto de relaciones entre: los: individues,, como 10 ia Teodoro de Béze en el coloquio de Poissy (1561). Ello significa que, en a ideologia burguess, cuyo vehfculo histérico ha sido.el. pro- testantismo, el individuo se ha fevantado como realidad humana fanda- calvi mental, mientras que la sociedad, a traves de los fenémenos institucior nales, no es més que una realidad derivada y secundaria. ‘Aristteles habia. descubierto que el hombre era,un animal social, Rows- lama Tx primacta natural del ser humane ho social el cual 2 wm producto de las relaciones inter para sit legitimidad, depende de un contrato, ite 9.no, generator de 50 realidad, mo Fusoniano ha con! aqui la expresign ideoldgica, es de jo burgués en el cuadro de Ia competencia que rivales por It conquista del mercado. En efecto, pars ‘a que a opone a las de ituadas en el.centro, en el powedor de una parte de tructuras de conciencia seyfin constitutivas del fen estas ies especies es como la ideslogla bu 7.41 fin de todos los procesos humanos, Por eo tn fuente puede residir en el conseaso que emana de Ia ‘es decis, de 1a coraunicacin que s¢ establece entre Ios s consciemes a ta vez de su universalidad y de su, singutaridad. . como lo.dice la Declaracién de los derechos det hom! prewade subordinar- P in: son. tos térmings de une nueva ideologia en favor de la ¢ aceptada como medida, lividuo, cuyo ser. se identifica,con el tener, EL SIGLO DE LAS LUCES ” y de la vida. pol{tica, cuyo carécter democratico seré puesta en vigor de un parlamentaismo censatario 0, tuna democracia burguesa, Rousseau comprendié bien. que. la. instaur vada engendraba las desigualdades, no, natural entre los hombres. Pero el horizonte. limitado de la ideologla burguesa lo condujo a aceptar, de hecho, que esta. propiedad. privada se convirtiera en lugar de los privilegiados de nacimiento, del tipo nobiliario— en el ado por la se prefiere, de de la propiedad. pri de los enciclopedistas: muestran que, al burguesia ascendente hace de Ia propiedad dor del individualismo y de! iberes parciales integrados a una yematizacién que no serd otra ideologia burgtiesa La IDEOLOGiA DE LA RAZGN ¥ DEL FROGRESO En esta perspectiva, la historia deja de ser una sucesiém de acontecimien- de la razin marcan el. progr: Del Esbozo de un cuadsd histérico de los progresos del expiritu hue to por Condorcet en 1798, a las Leccionei sobre la a univerial, sustemtadas por Hegel entre 1820 y 1850, asistimos una i del devenir histérico del espiritu en Ia forma de una concepcidn de Tos progresos de la raxén como progresos de Ia humanidad, Hagan lo que hagan los individwos, son arrastrados por el curso irx le de la historia, a través del cual la luz, es decir, el saber, no puede -epuap | ap serait sot ap oyuaxmnep uo ‘eyfofoop! ef op orurmopard yo ecionyor A sopumbpe aquuresousd pred ranaqes Foy sjomoudureo “alqey{DueoU of JeH1DUOD ap opueren arueur omisprsape fe a1quayaud auoueInjosqe soared sou “ug! Ok TH 9p aiuey!Nsar uppysod x] sspared epand anb epourpou! 10g ‘eoifojopoiaut.{9 ua qu o24sp% oueyd [> Ws argued upweneuce doy ou Sunsrryiny eI 9p owarumsons [3p £ 18S 19P_seox3pI0ept ‘eajesment eI 9p seu por seoppuraienr uo soiun{uo so] ap & Sq Sp fontU Te ‘ueWAT|UOD anb of “O91 ‘oy 2p 280q 0] 21qos vonsad 0 & wps024 m 2p peprun | uD apto2 s1O0T SY 34 OTIS 1H cnadse ofno ‘eoyfouzzouser peprano® ton Te te offs op “Up DEIT wo wisTeNdED pepor “Su 0 spur L200y 2p roudof K s21290 oppnpoid ei, PEPD!2 ‘ronan ou mp 2 foxy anb sean “sp | 3p s0>{8o[o0p1 sous8}20° soy'aagos Touoperapysu0> soN2Nq IEE -orsmjpuoo se] ® WEAR SOU ,S2]eD0S se -edonue 0 eBojoma ‘epor FePUDP,, 2 Ol ‘ueweut anb ey 3p s1usRy | ‘auauojoap! opeiuosaid so sordiourd so} ap our ue [9 anb 2p ovund fo wisey ‘eKpuELOU rj eNUED A9qes [PP “Tey [> enue woig JP eYPNT euN uD eso] e] A [epnoyooreuoUT opeisg P “ez9[qou e] ENuOD arequIOD ns rosoPoMreaur eys=M3uNq, eos 0 ‘seiqayu se[ auqos ‘orusurentsouSord souout ye II, SAINT-SIMON, COMTE Y SPENCER: NACIMIENTO DE LA SOCIOLOGIA EN vispenas pe la Revolucién Francesa, el movimiento de las. luces ya elaborado, en lo més esencial, Ia ideotogia de la que las “ciencias 8 dias los medios especulativos de sus saberes. Lego, de 1789 a 1815, el engendrar una nueva sociedad -deja de ser cuestidn teérica y se con reo que enfrenta a las clases sociales y a los pueblos de todo ol, con- nente europeo, La destruccién’ del Estado monarcofeudal, el advenimiemto de la re pliblica burguesa y su remplazo por la di sociales” se han consti por el proceso do para responder a las preguntas cand histirico de Ia revolucion. burguesa resolver el problema surgido de 1 nario, casi dirlase que Marx y Engel iva y premonitora de SaintSimon; y es que esta | mismo tiempo, una de las fuentes del socia », y el punto de partida de esta do, SainrSimtox 1825) ¥ EL DESCUBRISIENTO DE LA YCIEDAD INDUSTRIAL” Aristécrata que pretendia descender de Carlomagno, capitin que P: cipd en Ia guerra.de independencia de la que surgirian los Estados Uni- dos de América, partidario de la revolucién jacobina pese a haber sido SAINT-SIMON, COMTE ¥ SPENCER poder politico no que lot tat sno en gue todo sez ordenado para qi Jo que quiere y fidad de los consumidor l {que sea el nombre que quiers excoger® fen que el productor espere recompensa de ai servicio, ‘As, Ia industria es la produccién social que méquinas como medio de accién,, y que imp! Jas actividades inteleetuales como de las manu: Aescabrimiento, que significa mucho mis que la verifica esencial de la economia, en la sociedad moderna, Saint Simon \s principales potenciilidades teéricas que. atin hoy son de a €l productor s618 puede esperar del consumidor Ia rem idad, eso significa que el liberalisma expresa adecuadamente 10 de Ta nueva sociedad, sélo Ia sociedad puede saber lo que le conviene, y sobre tod los trabajadores constituyen Ia. verdadera sociedad, eso quiere de md ‘nedormay ‘xem oe ‘mianD aueuy “a sod wopsonpuey -wou j9 ep onb x] 8 [eurNep upponnsuoD eu MPS ered ous![ED 0s |p opmuede ey 2 aw ‘aégi 2p orunl ap sasuatsired sepeusol sei ‘2p s2[ewawepuns souopendsuy se, opepaay ey YOU 2p oumanes “oye sop aiuemp ‘oon < opadjanp. orem ‘epuap wdoud ey uo { woppuan uppenioy ns ua ssopurfode ‘uppesouad ns ap odeud 08 18 [9P Tew, xe1sdns 20d opezioy9 ey 9g “f[eO SuoPMpSU! Fe] 2p wofiew je eioues eun oypoy ey auop, ‘resnzedenog ap & soueargnd “21 3p o1[TuE un ouoo so[[> sod eperapIsuaD efaRO F wERIP sopEA -meysai souoqiog sor anb ua owusuOM [2 UP ooNDANIOM [> ua OpAFUPY Yauusoa Youpioa v2 £ wines vous v1 :(LgB1-96L1) ALNOD asony edo supurear squid sou ouqmuauyt Si op eneraow (op wiaeepneper soap Pf 2, ESOS OPED weH Sof 2¢ anb souopuny se] woo sruomre[NB sous © sym urpduins souriig sns onb unos arurypeA 0 exqinllA souzKr 0 sym #2 puns ino 4399 alppepion im afmipyaco sauquoy soy 9p upruN’ ey “ommnfucn [pp wprea ef'e BuneP e120rE 2p uaingunuey seper soired sekmo ‘eperue so vujnbyar eisprpi24 eun #9 ‘olreMues of sod ‘pepopee vf fePuRodan UE © snmp swuappre onb opersat ono yu 2qenpIA{pUE S9peuNfOA fel 2p ouenjaie of onb ene eno ueiunn ou qeug osnelgo ‘opor-2p enustpuadap a] s2uope sekn> “OMA SAI 9p upDEIDMoffe apday kan #2 OF PEPEPOE ET {WTONGAS K-ZLNOG “NORIEALNIVE sng miuyde fop upper weld 20d “p under 5 pp suangauneg sod eyowe Ou eae ee 3p ‘ose 219 uo.‘anb of aod “qesnpot suiadwoo saiqtioy 9p wourar eu #0 9p os479 H1 anb “tesorpout uapso yp aqemiore ‘soqure A soinpod sop somo guint “eupmY 9 rave ap ‘soleg sasyea so ap sey anb aruowy xg UOPMIOANT FT “ep I 2p ‘upEp +9 od p> & sajepnoy soxoee so 9p texodausi sopod ‘souyy v ‘onb oysond “sopedpnue & 50 ‘omsnemouses Jo K o12ige ous) 24 FORMACION ¥ DESARROLLO DEL PENSAMIENTO SOGIOLOGICO glo x1x-y cuyo.prublema central es la construccién de un nuevo crden social a la vez durable y racional positivismio'se ‘propone suceder al “negativismo™ revolucionario sntar, empero, Yegresat al anti- ‘guo estado de cosas, irreversiblemeiite destruido, Comte niegd’ toda simpatia hacia ‘el partido del “justo medio”, tan en bboga en tiempos de Lu no puede ser mas que, una corriente de la ideologia de ts burguesla como. clase dominante; de aqui el temor que sentia Comte de ver que su doctrina fuera, arrojada al “justo medio” las otras disciplinas Se trata de las mate la astronomia, la fisica, Ia quimica, Ia biolo- 'a y, por fin, la soc Las cinco primeras ya existen, Ia dltima no tiene atin mds que una realidad. programatica, Hoy es facil! mostrar las insuficiencias de esa. clasificaci forman parte de un visto conjunto de dis bracts tals que die tirminos rerlten de operaciones greraders fundamentales, La astronomia ya no puede separarse de Ia fisica y & Ja quimica debido a los progresos' de la astrofsica y de. la quimica nu- han derribado ias|barreras que aiin: la biologia molecular ‘que en nuestra época ya no puede pretender siquiera ide las “ciencias sociales", partiendo de Ia economia y Iegando a la psicologia después de pasar por Ia historia, Afiadamos, SAINT-SIMON, COMTE ¥ SPENCER ‘empero, que en’ 1840 nadie habia intentado ain fondo de esta clasificaciém se encuentra una concepcisn del de del espiritu humano que Comte ha heredado de Condorcet y de SaintSimon, y que expresa en el Discurso sobre el espiritu positivo (1844) de Ia siguiente manera: Todas nuestra: ones, cualesquiera que sean, eatin inevitableme ‘enominaciones habit tafisico y positivo podrin califcar aquf suficientemen hhayan. comprendido.su verdadero sentido general. Aunque al principio indis- pensable, en todo respecto, el primer estado debe ser concebido, en adelante, segundo, que no con sgéneros el régimen definitive de la razén humana? En sumia, asf como se supone que Ia infar cuentran #6 sentido de etapas de la vids realizacién ulterior de 1a edad adulta, tido metafisico del espiritu humano, no habrfan tenido otra funcién que Ta de cond dual mAs que en y por la al estado tealdgico y rasgos esenciales del pensamiento de Comte. EL desarrollo del espiritu humano gobierma el devenir de de Ia humanidad, compr nadie debe asombrarse de que en lo que algunos han sgunda carrera” de Comte (1845-1857) hayamos asistido 3 formacién del. pe a Ia humanidad entera, singularmente a Europa, las ventajas de un orden intelectual y # Auguste Comte, Ditcours sur pps “tue sopepapos sey v epouodo ered { ‘odwon us ap euiae/Suy xy opepour opeapsuod ‘seuexiny S9pEPS_HOS se ap 4TUDKOP LIST 2p sopeoniqnd ‘eFojorour ap sosdi9 oa? e| 9p vuionbs> yp ao9paqe soweumyy re euranbso orpep “Mug 08. U9 “2yU s2198 so] 9p [eluour epia e] 9p ofjoaresap ja ‘ssouads unos. upiquiey. ‘seoupSorey soured 9p eysonduio> eprTeio: ‘ouisyueHio [9 us ‘souvsp sot ap A sopifa sot 9p upHERUa! "2PM 9p spaen e ‘reoquinssp ered “voupGouroy svusUreane[ar Pept ea! "epepunsay enj7o e] ap sued anb oniZoforsqu9 osspeid J2.anb e809 eno $2 ou Uppnjosd yr anb orp souaut $9 OW eD1BojO"q TEND eI ‘Bun 9p sepesuatayrp oood seseu sey 9p o ‘souerUD ¥f20p yamd esojnqau,, eun ap ‘ojdurafo sod ‘ea anb yeqo(8 ovuarur igpAjose e anb ap epnp dey ou ‘eaquspD epe>sD EL UK “oaupfoia19y of © ooup8owoy of 9p ored Jap ‘esowEUL eo 2p opIp ‘upromjona x] 9p ossoid Jo $9 cJepOs wLDTEM seLeMEL eFIP vod anb wp ua ‘eaya epveu ey ‘Tesaatun eLiotem ef ua eye ossvord ( anuasap [pp reisuad fap: esp seme ‘odwan ns ap sooipjorq opor auqos A sooqusjnb “S090 90: IR>!P so] uD asopurhode ‘saoUads sued ns 104 1y 2e21p9p eponb onb A ‘uywseg e easnsa weed euN eu varpy on ages as ‘ojdwofo og suaxap jap exouad Aaj ey & “seAta S979 -odso sey omo> ‘soppauios ups seuewiny s9pepapos sare (6g91 U9 “epvads2 4] ap uaBuo ry 9p uuAreq sod upreqnd eT -sagqemmnns & sexe -opung seainoop sey reururexo je sensomsp 9p upIte0 souraxpuay ouscD a YHONIIS A ZLN0D ‘NoNaSuNIVS ‘mstuopnjoxsnue auaMMUDION eNsonMT 9s auEURUOP yZOIODp! eI SEND sonsonu ua anb s9 o1s9 9p ugzei ey ‘sopun sopesg so] us k wuMoIg Uuerg er] uD opor aiqos “xrx of81s J9p peu epunas vy sTuEH w9qi9H 9piof> anb epuangur e] opeiseuap epiajo 98 ‘esp onsixommiosa a2 A (gosr-ozet) wxONaaS ‘sop euistur eI ‘opuoy [2 UD ‘s9 pen> of ‘sopEpa}>0E se] ap [eHALEUE epIA ey -sdso ns andes v ‘queso ou red epuap | e opursoau es ‘app $9 ‘upififer eaonu wun sorpuiy sort so] 9p eiDUeUE x] in OwO9 vpiqzoue? #9 ou eUD!D x] anb oop ¥ UD ‘ua8uO ns apsap “auasoud ‘owo> omsrantsod jap uppedqexa I 9p a1mog jp werrede os ‘9m “0 ‘ojjoxsesap [2 anb spu s9 ou ofou8 void p,, anb yanedar & ‘oraufoid op -pureifoad o70qso ‘eanisod e21inod 2p using [2 “ezuegasUD ws9 WO> PEP nunuos wp2pied up ‘ond yoy “epworeue ef o1uamieseq 30d sua ej3o} 01s vy wBopoIg wo.anb A ronprs9 ef orvaurepuny sod suan vor e] (09199701005 OINSINVSNAd THd OTIOWNVSHE A NOIDYHNOL — 5% 2 FORMACION Y DESARROLLO DEL PENSAMIENTO SOCIOLOGICO pirivw humano que; segin él, es un no. un proceso expresable ‘por la isamente, Spencer no. ace} uu determina el pecto de la evolucion univ jey de los tres estad concepcién posi devenir de las bases mat Menos idealista que Comt los fundamentos-de una causal esquema evolucionista trata de dar expresién, A tal grado recibié Ia influencia de Darwin y-de Haekel que algunos de sus discipules y no pocos, de sus adversarios han podido tomar su doctrina como una variante, del. materi in em: ‘argo, desde la publicacién de sus Primers principios. Spencer se habia manifestade, en cuanto a la concepcién de la’ cienc vision del mundo, en favor de una tercera via que no:serla nf idealista ni ma- te ‘A ello se debe que, dicho sea de paso, sus escritos:formen parte de Ia cortiente positivista, en el sentido general del término, no en ¢! sentido exclusivamente comtiano. La distincién entre los dos. pensi- dores ~el inglés menos idealista que el francés en la. explicacién dle los procesos sociales se sitta en el interior de esa corriente. En cambio, hay que notar entre el evolucionismo spenceriano -y. ¢l materialismo historico.marxista una oposicién, completa. En efecto, sc- gin Marx, es la contraposicién objetiva la que resulta. con: ‘cada forma,de la realidad y generadora de su devenir; de all ulterior de materialismo dialéctico para caracterizar esta concey sri con describirle. como_un paso” continuo 120, casi dirfamos de lo menos heterogé SAINT-SIMON, COMTE Y SPENCER 2 les de la historia humana; propone, entre el conservadurismo de las an tiguas clases dominantes y el movimiento revolucionario del saint Simon, Comte y Spencer han producido ol criben en el marco de la.que hay que llamar nifica que se trata de especulaciones sobre Ia so ipcidn de datos objetiv ecémo habria podido evi $e presenta como una por un pensamiento que se rem! segiin un proceso de di que se remite a lo que anteriormente ha ocurtido en las ce: lesa y.que se presenta a si mismo como una especie de siendo ideolégica y a; en el segundo caso, fio sélo querrd se aun, estar fundada sobre su critica radical, Ast, efectuaremos él examen compar en dia, que son tedrica y metodolégicamente incompatibles, suompd ey © opapiag “1p “do “ump my 20 “pH + cond wowRANg ‘aU9PA20 3p Uo veoypedss sieqpue un ‘spresou se] "uoiq soiue o “[e10w w] io1omos 9p EARENEA NE FTE ap /914 seuontp se] 9p sofory ammu> soyuaBenue sot ‘oroyax ug ‘o1syRau e| 9p o pS eT ap anued op ‘wey of “Sonpipur sof e epla ap seis oxondosd weq anb soqesom sey ‘avazp0s$ V1 Noo OnaIAION “THE NQIOWERL VI. A avanvarIos VT “repuodeat ap sour oreen anb se ¥ smunfaid se] uos S91, gsopoigur sn ap soy s3u2G0 sowopod sezueyosus 9ni)? euy Te otmna un esfes00> ana eason8 et ap uprqare £ ns anb opeuorsoaqo spor unt ‘wopio un a1gos souopeBnsoam se{ armor 9p opeparay ey AHA iandew ef 2p Tego zope Teug [rv ssneyy X poor 9p sesaiduo se] usouoaey wonqndsy. wisi, ef ap.snuafiyp sy 1¢ ‘wives ONOAH THC VRMOEL VIA KEaNaG ‘TVIOOS OHOTH THC WIXOTL VI A WaHANG “I 82 FORMACION Y DESARROLLO DEL-PENSAMIENTO SOCIOLOGICO ‘Marx, interesa mis precisamente a Durkheim en tanto que Ia economla y alcanza Yas funciones publicas, administrativas, artistas, cien en suma, todas las funciones presentes en ta so ciedad y en el Estado de su tiempo# Partiende del organicismo spenceriano, segin. el, cual “un organismo ocupa un lugar tanto mis elevado en la e jimal cuanto que las funciones son alli més. especializadi lega a pensar que el problema moral debe plantearse en a& “{Hay: que favorecer 1a teniendo cada vez mis consecuencias que no fe en el plano moral. de una solidaridad 1d. Por el contrario, los individuos de la nueva sociedad estin ligados entre si en virtud de tuna solidaridad orgénica, fundada en el ‘sentimiento de su mutua com- plementariedad. En suma, el paso de la solidaridad mecénica a la solidaridad orginica valorizaci6n progresiva del individue, que se ha vuelto indispensable por cl juego de Ia division del trabajo, social. Vi ta ain impreg- nada de evolucionisma y que se opone a la del joven Marx que, ante el justria, hablaba las causas mayores,de los fenémenos de la vida, social en, sus condiciones ‘materiales: crecimiento de la. poblacién, desarrollo de la produccién, in- cremento de las necesidades econémi fo lo cual entrafia una espe- cializacién cada ver més avanzada de las. labores. De hecho, 10 que Ie interesa. por encima de todo son las repre vida DURKHEIM Y LA TEORIA DEL HECHO SOCIAL sginica, Por ende, es en Ia sociedad antigua, ¢ incluso podei conciencia col dad mecinica a todos los miembros de la ¥ Durkhe ial varian en razén inversa una de la tador de concienc! ceder el antiguo sentimiento de |: Ja forma mas fuerte de Ia conciencia colectiva. imismo de origen spen: ceriano cede el lugar a una inquietud concerniente a Ia cohesion de 1a sociedad moderna. Desembocamos asi en la dltima parte de Ja obra, en una oposicion centre Jo normal, que reside en el hecho de que la divisiin del social engendra una forma nueva —orginica— de solidaridad individuos en la conciencia colectiva, y lo anormal, que consiste en la noproduccién de esa conciencia, en el del smiento de ias conciencias tos de lucha de clases de la divisién del trabajo: tal es el objetivo que Durkhiem ha propuesto a través de su primera obra, invocando a la ia social” contra el socialismo y proponiendo un retor (iguas corporaciones contra el inquietame progreso de lo: obreros. EL onyeTo be LA sociotocia ‘A fin de que Ia sociologla se constituya efectivamente en ciencia, Dur- Kheim define asf su objeto expectfico: Ex hecho social toda manera de hacer, jada © no, que + id, p. 3. cand “prt ‘esna9fo9 ePouatoue> F[ $9 wIeEpYING weg “[EPOS eM ‘eq v] uainipsuer anb sepruruusmep ssuopETeL Soj[> anuD 3 OUD ULDpjou! aF sOIqMIOY sof “up!IOMpo.d 2p soipaur A souacq essai ye “oonorsty oueHaeU [2° unBag odo uo wnuanous as undyyung UO 5 razope ‘onb outs ‘soru! orafgo ja & euemurayxinp ¥,20{0pos ¥] 9p o1 wu ap exayemiey tf & semn20 uy yur opm © & pELOGEIO? ugnesop 10> dod“ upremuoy ns U2 peroua8 sey aod sey>oy eh soteas | sredua esed ‘org. fopeuiio} sowy So] owo> & vII9 ua ovend somay anb o} soured 8 Ow O[[9 ‘ego BISON Los s9pEPOS soYDaY So] Is O;PDUL |B seirandsar sms o> fopuayndisosd ‘x “sourumy S128 so{ 9p aN29[00 EDIA. e| 9p. szyouz70u souomipuo> se] 2p eulpiqord 9 ovjensor viey anb ‘ofiwquia us.” 08 soypay so] ered wIPUINIEX MIPYYNG anb wuss O11 © ‘wioos OHOaH “Ha VMOZL VTA KEUNG a od ie std “pu Wd cap odo em ap eifes 27 “onouUinG « se,ceuoueu eno ap anbune “ ses09 sey anb owparop oumstur Ja Wo sesoo uos Js o1od 81208 soypay. So} anb ‘019959 UD ‘somIDEP ON. pos oysay Je se89]} exed ‘souoroussd sey “wrespourut upisardx9 ns JD ef ¥ mows seNUDR ‘op of 3p azed WIDPENE “Opuo} [9 UI ‘UOPIAD soUIU § EPEU A "RAMAIOD USUI ns 9p pmat[dute eI Epo? WE eojopos x1 tod eppovosar { TenpIAIpU! ugIsuDMIp ns ¥ oWs}Zo[orIed Pp aod eppnpar eueumy ugpae eun ‘ordoussd ns up eo" fepor of anb woy[dury uowsoudxo emnyn eso sond ‘,as0ey ap wisueW, UN OD UODEHA -U9p! ns OUI TeDOs 2} ap OUBis oWOD UPIIRD B OU WOU \-sonOFOU upias— uaq soe ‘eisiqep een UPPEENDP x ep HD ey ‘ONPIAIPUE TE SOUIIxD ausMIa[gEEAgUT UeID pempa vl ‘uaftuo ns up ‘nb sows 2p eya x sod ‘spaord vane onadse jv opera sepoid wiquy xreyy “S02t/osopy 10s Of fend 12 uns ‘unwoo opinfaid Te soup Pepanse e] ap o1aya-un o uppEseruEM Eun ep:95 ‘9 ‘seusopour sapeparsos se] ua A 40d opt ar ap paitinjoa ns rod some ns ¥ sopendst lun UD popiyausue® ns ‘onpistput [2 owpay ep soumyD san 50) (00199101905 OINSINVSNZd THC OTIOWNYSEG A NOIDVNHOE 16 36 FORMACION ¥ DESARROLLO DEL PENSAMIENTO SOCIOLOGICO plina Ja condicién esencial de toda vida en comin, fundéndola en Ja Tazin_y en la verdad.” Podemos, pues, comprobarlo: es el espirita el que condiciona; y este espiritu humano no da lugar a hechos sociales, 2 cosa sociales que haya que estudiar desde el exterior, més que por una ‘especie de cada de 1o instituyente alo instituido, a la manera en que podia concebirlo, en su plan, un me lizada como una representacién inver- fundamentales en la conciencia de los individuos, en razén misma de la explotacién del trabajo social que gene- a esas relaciones; en Durkheim. las prenociones solamente dan testimo- nnio de Ia fuerza psicosocialmente oscureciente de lot prejuicios de medios y de épocas, EL. Suicioio ¥ LA IvTBORAGION SOCIAL, Acie de autodestruccién del individuo, el sui tuna manera de desafio que habla q\ dio habla parecido a. todos los mor to del cual hablan proferido jcoldgicas. Por otra parte, el sui 10 un desplome de lot valores 0, por Io tuna fidelidad extrema a ciertas normas, de tal manera que consticuia una experiencia decisiva respecto de los problemas. durkiiel. mianos de la anomia y de la integracién soc Las estad sticas han permitido establecer que, proporcionalmente, los hombres se suicidaban mds frecuentemente que las mujeres, lon sms frecuentemente que los casados, los hombres de ciudad més frecuen- temente que los rurale, los inteleetuales més frecuentemente que los trabajadores manuales y los adeptos a ciertas religiones més frecuente mente que los seguidores de otras. Sea de ello lo que fuere, en nuestros dias, de esos datos que més tarde fueron: completados por Halbwachs, lo que sigue teniendo importancia Por otra parte, evaluanco la tasa de suicidios en el tiempo, Durkheim * ids p. 128. DURKHEIM Y LA TEORIA DEL 10 $0. ‘anomia en la vida al determinar una elevacién del disminuye 1a influencia de particulares di las normas social tun respeto tan elevado de esas normas que ent como en el caso del capitin cuyo barco naufraga; anémicas, de las que la crisis econémica constituye un fond de Durkheim y de las investigaciones de sus sucesores. “eamany k anuasoud upysayoo ns up ‘yy ua.‘ pemyem op ou J> Woo BioTUOULTE Up_DEI—X NF UD ‘sQUOPEIaUAB se] op s9AEN e PEPIN snuoa ns ua'‘oonyur uae ns U9 pepowos ef e peprfeay ua erTEDeS ‘suquioy & wiuejd 74 exea spur ‘0 jemue odwap un © ‘unm0> opesedaue ns e.o1jn> un aco1pep sof [eno [9 up8os “van9jo0 2 un ‘saouotua 9p apued e ‘soared af ous i910) oYpyp spUIIpE anb A “out re Bf 9p s9euRUHD[a secu} se] anb Twjaipung ‘emaraId anb sowownsa saidnipm #0] op uores Ua “opeiBes of 2p ‘e192 e uakansuer orafqo & sa1>pBeD “okn2 seoUGID 2p ovun{uo> uN nopid 2p ovun{uoo ooo upySear eI auomespord eps 2s te x fe UPIGUIED souODIqiyoxd K seINpORGE souOeBLIGe akn ‘ur anb ‘opeiSos am2p2 ap pepianoe tun © ssououD wRuD oF esUT be aerueye upsnnniod of exouew eunurs ap semDp sms ‘seaqered sexo 4 s01298 5059 UIs ‘anb 9p Uo!s1Auo> wy oD ‘ezeD-ef ¥ ABIADad seageyed punuoid & sorsa8 soap aoey ‘esaid ns v amnBotiad op save oper oust 9x9 opuen> O19 “uRsEIE} O UEIUNIN “FeURSUMOAD Fe] upias onb seoiunp: ss ‘ousmb 96 js “o ,aavey sages, ns. UppIe Us sHod ‘ouojoid pepanse vun © eianus og vesaid ns e demure eed vaure un ap awa 9s oprooa jSe OUeI[eNsHe soperED 19 opuEnD “ENSUE spoE PEP TMCUNY ef 9P SOAtA URE soIUOUS ap wren 2 anb auodns & ‘eyTensny sonuengny so] 9p se usa se £ seonozad re] Woo ‘por 21q a1 Wo soueo[ouzayiou © soadosna souopensiunmp. 9p 0 sora! A ap ‘soxouotsTu: 9p soweia1 9p ojea as ‘onspdord ns sensnlY ered canpaifiuen 9p sojqisodusy owwom ssuopdrnsoid ap A souopduosaud ap auan anb of uo ‘seurunyy fsaudax se] A sopepranoe se} axqu> ‘owejozd of e suodo a opesfes anuouteidoad of A ‘opeifior o| ap tHORae ef sod suyap a5 uorBiTar B 100 Fe, v exainbys yu ‘omsuENsID-oopnt anb saqet ered aruepyns ue cut 3g ap uppeyar wun aiqos uesodar dase eaed ereypar mpENg re & (esonfinq) $9 owo> Te wanda: e9 9p xopesuad owaidns [e wayying ap-Freq anb eI ‘eno spur "e1go ¥is9 5 ‘OSE Bp SORDLAVUT STS UoD UPIDEFD! UD SOT ‘uouiio; 9p syuany opuays epunUoD wo!SioX ey A yeiou e] a12U9 soUODETe Sey ap eulaiqord yo sopeno sey ered & ‘eore] eongndar tun oproyrps wey ‘uptsaud ns ofeq A o1aiqo onusquaow Te siuayy ‘anb wisondmnq-eyanbed yy ap & Ysonsfing ey ap SUOpIEN] se OP seLMITY SepEpIU FEL e « NoIorTaY VI da VrMOuE V1 A yoaHONANG cy apuodsos “une 10f>yy -xjSojossor ap vssoues} vans vf aps opensoursp vy Loy wsey anb ap epsquse spur wionus 794 vl v A sruapacaid seyundoid se an ‘soi8y24 opin Map seqvjusuisye soso} up ‘wonqnd avaain0s & NgIOrEY sopei90s souorsuny sns > k vousea ns up epedurnuos upifiper ef ap ef “2 wromeut eum’ ap rereR “eponosa ns zed A ape spur onb wayosoryy -uppeinsadss uN ap o19pez0H1 souruiny £9128 so] 2p ean ‘22109 epta ep aigos ussiol9 onb wiopernBar exzuatod ef “UEAL9p solIa 9p uy souampuas so] v opHasuo> ey anb o| so ano? © ope:pussua ey ‘ rau b? nb spor auowepensape voy[dxe 96 OU Tepes of anb ‘s}99p so1pay sono onb spur esne> od sum apand ou yepos oyay un anb —0719910% 05 oposgu jap s0j04 S07 UDDIP O| OWOD— PEpIOA $9 18 ‘med ENO 04 sOpEP, yp20— pepyfesoua® wasn ef ap ospoad:[e -9pos sera pepsszsou usuan anb ap jex woo xeipuaBua 4 ofeqen 1: AOH WIAHYANG IG VIONTWAH VT “NOIDA V1 AG VIMOTL VT A WITHA “AT 40 FORMACION Y DESARROLLO DEL PENSAMIENTO SOCIOLOGICO Asi pues, para que la sociedad fuera tal ha sido necesario que también , forma elemental y fundamental de la vida reli- jo las especies de lo sagrado, de la con- de la experiencia de los hombres de las socie- dades m4s antiguas, y 2 diferencia de Miller, trataba de explicat Jas creencias de los antiguos germanos por haber vivide aterrorizados por las fuerzas naturales, Durkheim ve en la religié supuestamente priv mitiva, en el totemismo, una seciolatria, camo habria dicho Comte, ¢s ‘un culto que la sociedad se dedica a s{ misma en funcidn del ties- po y del espacio, dindose, de esta manesa, la existencia de un ser es pecifico. ‘Se encuentra as{ afirmado, més que demostrado, gue no a habido y que no podia haber otras formas elementales de la vida religiosa que Jas mismo, vale decir que las de un cial y de mantenimiento de su cohesién interna y de sw acuerdo con el medio césmico circundame, No hay duda de que hoy ya estamos religiones étnicas, a saber, el hinduismo, el judaismo y le antigua reli- sgiém de Jos Arabee, Ast, la texis de Durkheim, considerada en su. genera- Jidad, sigue demostrando cierta fuerza, aun cuando permanezca en la pura consideracién de las representaciones colectivas sin preocuparse de su génesis a partir de practicas sociales determinadas; esto es, eviden- evolucién del problema, tan de moda en ni ‘La religion da aqui a la comunidad so in de acontecimientos muerte, la sociedad se © DURKHEIM Y LA TEORIA DE LA RELIGION 4 esos acontecimientes, el nexa social se distiende, pero sin relajarse: lo profano multiple parece’ triunfar sobre lo sagrado unificador, sin dejat de conservar de él una energ'a que lo Hevard ulteriormente a sus fuen- tes: es Ia didstole colectiva. regulacién ritinica de la sociedad queda asegurada por esos estados ciclicas de la conciencia colectiva de smo parece, segin Durkheim, la fuerza elemental mis ymte, no propone usta nueva expresién cultural de la conciencia colectiva, pero designa a la antigua como agsello en lo cual y por lo cual se ha hecho la sociedad. Por ello, su sociologia ser4, por encima de la pluralidad actual de las confesiones religiosas y de fas ‘obediencias fiosificas, Ia bisqueda patética y positivista de una con- ciencia colectiva que, por la fuerza de las cosas, ya no puede tener por base sino la ciencia. LA GENERACIN SOCIAL DE LAS CATEOORIAS DEL PENSAMIENTO La conciencia colectiva asegura la regulacién de las conductas humanas a través de las instituciones que ella crea e inspira; la religién totémica, ‘el exterior, que se comporten como seres humanos sociales, Pero Darkhtisn descubte, ademds, que tai Ja que se encuentra en el origen de del _pensamiento, punto de vista del método sionado a la filosofia oc distinguir y oponer términos; es ordenarlos enue sf y cl recanacer las diversas formas de relacién que los unen: de alli la investigacién de las categorfas 0 maneras fundamentales de xemitic un. término a otro, 0 las oscilaciones de la en poner 2 cients de ta de conceptos, y otra consist conocimiento humano, como conceptos mat 5 categoria, como c como estructuras propias &¢ les que procederfan del su Convencido del carécter metafisico de esas doctrinas, Durkheim se fes{uerza por mostrar que el pensamiento tiene origenes sociales, 10 que significa para él que ha sido producido por la conciencia colectiva, por do y Io profano, gno es Ia matriz de todas 1s oposiciones inhixentes. al logos (palabra y pensamento)? La jerarquia de las formas de lo sagra- Teit dd 096t “ena -aFepodonyren 39 oiorooes “aneye BLE « “UF ofowe] [2 Uo eujmtND ssney ap eGo x ‘Soper op up}uIdo undag ‘souopyyar sore esaidxa anb oruaiures souopera: se, 2p ‘ip op anied & ‘owuatus pardsousm ey “wyoyxInq oo) eniion sepeoiqusa 4 sepetog ane wownay, & oa, vod yop sopetouepuny soper PP uppeuoysuen 9p seohopid argos x 20d sopepuny sootuper sopeiounuo ap vuinsis puap Um t evuens vy “eaonu upiSiar etn aod epeuopuoo A epmiosted "epedioius upp en -H tun 2p s02qiarq sonpisar soy sopuaiua onb eq eHDNpoy op @ vou. 3 aiquiol [2 uo>'"erouEM ENO 9p oWpIC “UNpEBisanty Heel snejnan 4189 reps eum $9."JeD08 epte wf op selopernaan soUP MNO sey sean ep ‘sauoypeauosaidas sns ap 4 semiopad an 9p “UpBIIo1 e| 3p Up>nodutorep fun op eSuonord “ejzaupoy ey eure sono anb of anb “ideas et ond) “oder pp Pp eHepuap orges tg -eBeur e| sod ayquod opis wyiqey aiautjor oonpeud 9 oid tee lo wanooqe> w>uDmUD w 2p ornposd vit “O}UaRE p02) ¥| ‘eanoadtiod so. ug ‘Teor odiam ap soarolge S01 2p pepiteqord we uoperar woo opedoidos uy anb ort wo ‘sesucne sod opmnsor jp epuoutaoaid ey aod epeoreat { mstfenplapur od oust Te sosued ap & a0y 9p exourur eum opemiweur Yaqey, “apts S2uy $01 2p Sopupensonsyp ‘eiipus wRDgad a “y epey swouvwuy epuoied ns op & esowise epla et 9p sop ‘eifecr ey A “soyepor auduoye uy eoey eepeiuanio eanoono dat 3p ovunfuo> “upilif esl, 3p voregoide x uoo “indunap smepy Spuuy.7 wo oppaiede “aru 9) 2p jssoue? osoa) Dun op oxoqr ‘eTe908 fopeplanve se] sepor op sinew eases 1 2p eun20p #] UD jem eqetoger> anb oprptaidaion wary of as sab ey 3p "yupUuee> pepianoe eL 3p upHsOM eH daajomr ap Ieten k epusy, 1 9 wxpqo}0s vjuoo e| seuye ‘ouLigor NE “tneW FIERY © oor awanrestco se[H2%p [9 59 “atoszons sms 9p soundye fomo> epoueSeaesix9 wun 498 9p squensp Ant ey1031 ns onb & "H ypod owo> sofa) wer te "onb ‘oftrequia 3p euio} MDP OF 20d 2sopupuapue> msuad (9 reoydxo apunn axl onb owsyesp! jap eduren uy up opye> ey ‘onuatumesuad fop peprtrD “os t| reuye 9p “8Gp UIs 1p m0) ‘oansej00 sod (ua s9 anb om out ‘eoxmptions pepianoe ey ap ua8l20 pr sonuatu9) ° Notoriay V1 aq Viwou? V7 « MEWUNG 7 "muted 5 “wen-sc9 “Ad “ztgL “UENY amadyan 30 9] 2p tasemuoui -uo> sepip sng v asod ‘seyy -sepiofiare> ss ap Tepes sysou7B eUN 2p Up! stauer vf A oueumny omtarmesuad jap yepes siuouresseuINU! :O1>pTED [pp opnSe onuarunuss [> oan "}E61 UO oIOs UE sope: sond ‘ounw2q0 v7Bojo2p! 97 2p sorxa $0 420u09 pod ow ar & ‘oquayurestad jap onb spur opuetar amas uaiq o ‘uoHonpord op softuseur yeu s0UDIq $01 9p Uponpord ey ap ausMIEIRFUIS ‘soqnwoe snoriipad $e] 9p Oxpena [2 U9 K anued v af0pupnizaz9 enunuos A opemay9 ey as syu—F ex anb SaEA UoD “FEMS? wo:q o “orueruresUad tap seso8a1e sey ap s199U98 | 3p omedsos soerusuepuny souoDIsed sop ie syue{ souasesBot ou ‘Senmpnds seq uc> opionse 2p ‘onb oxsd ‘yur ma ‘soutsizoe sou anb: Te [eapF SUI UN sp ZeHOHETY EL 9p on} ‘uniuo> sr 2P emu tod K euonye eprD0100 “sepuD>UED 2p ePUBPUOD et ab osand ‘eonbyd epia el ap eafe spur tuuo) ay 59 E4909 DDUED eT AapypME aq. zinwur F] owoo ys o8fe K eperiTeury ugHoe e] ap seuMI05 $e ou? ‘peprpunsay ey A pepy oid ap sounpuyp 190 4 DEEP Sel sepor 9p 7ENwUE x] $9 OU? ‘omstUIRIOD [a UD >IqGEAII5G0 “OP 00190101008 OINGINVSKAd THC OTIOMIVSET A NOIVAYOL — a Ha surgido asl un {also debate entre, por una parte, un supuesto mar- xismo dedicado, segin se afirma, a reducir 1a vi y 1a economfa misma a méviles de interés material y, por otra parte, un andlisis mas sutil, del que Mauss nos habria dado un ejemplo imperece aero reconociende Ia actividad econdmica como un producto dela cul- tura, es decir, de representaciones étnicamente particularizadas del mundo, de Ia vida y del ser humano. Por desgracia para los que emplean esta oposicién, el marxisino no es, en nada, un mat c predominio de los 1 fociales partiendo de las relaciones cor sociedad determinada. Ensayo sobre el don remata, DURKHEIM ¥ LA TEORIA DE LA RELIGION “ DURKHEIMISMO Y SOCIOLOGIA FRANCESA ‘Al margen de la obra de Durkheim se ha desatrollado la de Lu LéviBruhl (1857-1939), 2 propésite de la cual seria demasiado fi abandonarse hoy a una especie de amnesia selectiva. Filésata de forma. cién, Lévy-Bruhl también ha buseado del cign a los problemas que la metafisica habia plan solver. En el momento en que las potencias imperialistas se reparten el mundo sin dejar de oponerse entre ellas, LévyBruhl se pregunta si cl ¢: hhumano es el mismo por doquier. Sin hacer trabajo de campo como Durkheim, los informes y las memorias de exploradores, de ai tradores coloniales para tratar de di lades tecnolégicas y econémicamnete mis retardats! ivos de una “mentalidad primitiva”. En Las funciones mentales en las sociedades inferiores (191 positivista cree poder poner una mentalidad “prelégica” sometida al incipio de participacién, a una mentalidad “Logica”, obediente al prin: que formulé por primera vex Arist: se caracterizarian precisamente por la mentalidad Para ellos, um ente podria a la vez ser, por ejemplo, un ani h ‘no s€ preocuparia por ‘a com iizados” procederian intelectualm: excluyendo la contradiccién: o se es un animal 0 se es un hombre; no se puede ser las dos cosas a la vez sn dos humanidades de las que es smo, la primera debiera dejarse entre las F2sgos bio, no tienen nada de inocente. No hay duda de que, en sus Cuadernos (1938-1959), pul Lévy-Bruhl vuelve sobre es la marejada del faseismo, princi mo, en Europa; ante el racismo predicado y pri Lévy-Bruhl leg @ pensar que lo Les carets de'Lucien Lévy Bru OB, ps Bt ou —opeosou Jap sorpnise soy onb srur ou- ugruido e| ap soapuos so] 01S aPIp owes ‘opor ap spndsoqr “eonopid y A eHOM eI anuD we eun 9p owuajunraiqeisa {> Uo solo] syus r—89q1 K ordosd ora{qo jeunoy opiqes wy rofou ob ray a ‘onsnfuy, eA eo ]09p! ap & souruamBey s10q PAIg VALE EMH auEfowss a8 ajqssod $9 OU “apepHL -wiuaut ge © ‘seansa[oa squopriuasoidas se] © s9{EPOF FOYPAY FO] IP [eu ‘ugponpar ey epanos9 ns © £ wyaipyang e aleposdar ajqestadstpuy #9 ¥ Teamn9 eBojodonue eni9p a1gos ‘enon sted ua “ejopupnqe A syusurepunjoid yreuossuea ap sefop us BULL auesu0w [Epos eySojoo}ed ey ap opeited swoes opiges ey Jan20Ig “OpIEL, FP appean x aiwerpour opsoey eae cupSoqre ‘upyuydo 9p sousmptay so] 9p aux auipti soy ap sIsHIFUE ns uoD opmnsasod ey “(OG6I) 219 ws prjusnn ‘esouodel pruaan{ e[ sigor eonsu> wopnurar £ TEA HEU nse ‘opremq xy [an901§ Utof ‘us souofof[e> so] ap s1ta2Ru2g “owsperemt [op soroifosd soy sod epereuonie ‘jepyo essoueg wifojopos e] v eADNU a1 -ues rep eied uory auodoud anb oj $9 s9qaq, e s14In901 anb sopuazdu0> JRF $9. (L961) e2t8ojow0s osuasuosuad [9p sder2 ST 1291 TV “292M xey & orsieg ‘wPyying ‘aironbooy, Noo anSysoid & axon & naqnbsot woHY Uo2 wzUsfmOD anb ane eun v oLsesBqUL Te oANENDadso gazed fap sey © syuapURT “UPHIE uD ND Oe “ooySigtoopt ugsiued ne u9 zen] un weapeinaodsa. eyojor0s el op ep! sofeqen sns ‘owns ug BRIA tA 9p X fom 9p oUlTEuLIN fe OWED a NOIOTENY YT 3a VRMORL VIA WHEERUAT ples iesipatoecns fee sckap leer one amp [P w9 anoqeanid onb o} epapes uy] Uy eso auqos ‘yoo se[ a¥ijn20 anb syut vipod ou 48 FORMAGION ¥ DESARROLLO DPA "ENSAMIENTO SOCIOLOGIO tienen en si mismos una funcién 0 una pretensin previsora; son verifi- id de las tenta- la sociologia y el marxisino, sin dejar de una continuacién, hoy dia, cones actuales y de la Ja ideologia funcionalista o estructurofuncionalista. proveni Estados Unidos. De ello testimonian, ante todo, los trabajos de Tourai. ne y de Crozier, ples ya Socidlogos, disertan de una i2d celosos de lo que les queda de filésofos, especulan y wablemente sobre la “epistemologia” y la “metodologia”” completamente programitica. Esto es lo que ilustra puede decir, la obra de Bourdieu, de Chamboredon democritico-burguesa, la sociologia eno estd acaso condenada a la decadencia desde el momento fen que se niega a escoger entre la ideologia que porta desde sus origenes y el anilisis critico de esta ideologia que es, precisamente, lo que pro- pone smo? V. MAX WEBER Y EL “ESP{RITU DEL CAPITALISMO' Wenex (1864-1920) nacié en uns fa de Westfalia, y su padre fue miembro liberales de derecha, Durante toda su snte a su clase Nadie ha tenido mejor formacion que Weber en nas que constituyen el conjunto de las “‘ciencias so¢ de sus estudios universitarios adquiere, en efecto, una er tor en derecho y ces aprobada sa burgo de Brisgovi lado en una cétedra de la Universidad de Heidelberg, puesto a partir del cual agruparé en. toro a él a la mayoria de los especialistas alemanes en “‘ciencias so- ales”. Con el economista-socislogo Werner bart, funda en 1908 Ia revista Archiv fir Sozialwiscenschaft und Sosialpoliti que pronto llega a ser tas, el crisol, podria decirse, de iencias sociales”. Huelga decir que en , la sociologia tio se ha constituido en En 1906 se publica la obra que va a hacerlo oélebre: La ética protes tante y el espiritu del capitalismo. + Traduccién espafola: Max Weber, Le dtica protestante y el eipirit del capital smo, Barelons, Peninila. ” ui od "ap odo enue eT 0028 ‘oper aiqos opeyeyae eign a¢ euaNe,Zuf “esonZinqoonyDoup UpEN|oAET B] ap coyorsty osspoad jo ua anb ‘wood ns ua ‘opesiour ¥IqeY XIE ‘sopenuapp2e 4 soadom swuaueayyjoedse sopesmjns souswpusy 3p upperesiaaqun EUR E pe ise use apond wuay 9p & wsy ap sstuaIpUadep 0 sopeauo|o> sosfed 50] Su] 9p wpezioy uppeueduy ey Dunupepeipeso “a ‘Sedum oo exqeos ouunyonde> op miujde yo & sunyoyaud 217 97 ‘avianaye vivoisnt vi Nx ys10000 7 “soummtrynp sy opefeqen sary an 1 igor soonbe anb sofemoe spur atantnuacede remyqord oped ey com 3 fs [o uo ‘pepapos eustar > 2p oIPnposd otto» epee! ae amope sym anna Ye A visas ne op, came fv ome ido fo souou (e— euapou pepapos *| 2p wa 499944, 9p opor7en ye A *iqo ef, e;p LOH, pup Se 9p OporpU Te Yuaxzar sod “epemepord tune { ‘ewropour vues ‘eapopje wpuarstxo ena 6 LONSITVLIAVO 13a NUTWasT. TH A IME XV ap oydord mujdss jo opeayrit> ey onb ‘ung soque ‘sourediq 3p epuew x e ramos ap ayst un Opis Ly Laq2M. 1 oaugale hs ‘onyupume8 opunus jo uo oluguresuad ns ap Uw n OBInD IS “SOPEP|OS 9p 4 s0sAI90 uN 9p PEPIIISIUA BUD ‘espaIFD 2p optien jap reuoeiedaid sou ix omo> ‘saqesi2 uo eponb 25 oduian 1d OT) jane M0 afoyoruaserag K jnsog 510 ‘soruap & saaiq sokesus sop mnignd Sary “eo 1 wpe aaa x9 anb ‘eidojonog ap eurmay UD seposy | epuny J9q2M “BOGI Ua “OMRIqIM UPjes [9 eUNDI} UpqUIED “,[ewapAoe ows}xxeus, Jap voad ap esniyy UD wpLIOAUOD a¢ Ez6I UP Womb 00190101905 OINTINVSNSE THq OTIOWUVSEG A NOIDVRMOE OF 52 FORMACIGN Y DESARROLLO DEL PENSAMIENTO SOC! or sus realizaciones econdmicas, y Francia por la radicalidad de sus trandormaconss plas, mientras que Aleman bia encargado principalmente de la evol a través de laflostia, de Kant a Hegel ya Feuerbach. Pera la de Weber ya no es la Alemania de Marx. Es un imperi ¥ Avido, que quiere ocupar su lugar en el espacio mundial y que se acompatia de una efervescencia ideologica en términos de la cual: Euro- 1 es proclamada centro del mundo y Alemania centro ét Europa, Es'de alli de donde parte Weber cuando pretende elucidar Ia cuestién del ori- gen y de Ia especificidad del capitalismo. eCuiles son, pues, es0s fendmenos culturales, esencial y exclusivamen- te occidentales, que tendrén un alcance y-un valor universales? Weber los enumera: Ia ciencia; un cuerpo de especialstas ejercitados, sobre todo tracién orientada por reglas ra- "la potencia més decisiva de nuestra vida mo: iencia, en tanto que conjunto de enunciado los a précticas de transformacion de los ubjetos: de una actividad global que se debe srrollado en Europa siglo xvi al xvi, y principalmente en la Europa occidental, Pero es nacimiento y este desarrollo son resultado de la gestacién y de la 3 plosién de la revolucién democratico-burguesa y no de una predetermi- nacin cultural inherente a la tradicién griegs, romana y cristiana de la Europa occiden: jiderada en oposicién a China, a India, al mundo arabe, a Africa, a la civilizacién amerindia y, en fin, a la Europa orien- tal grecoeslava, no romana, Manifiestamente, Weber ha confundido 1as potenciatidades.miltiples del modo de produccién capitalista con os pueblos en los cuales, a causa de rel: |, ha hecho su primera aparicién, En suma, la pla- netarizaci6n, por los caminos del colonialismo y del imperialismo, del modo de produccién capitalista no dene nada que ver con una supuesta ignificacién y un pretendido alcance universal de fenémenos cultura- ‘en realidad, es esta planetarizacién forzada la que ha bid, pp. TTA. MAX WEBER Y EL “ESPIRITU DEL CAPITALISMO 5s que aseguran 18 burdcratas que hacen funciona grecoromano-ristiano, sino del proceso como parte integrante de la revolucién burguesa. Gierto es Ja China ni en la India antiguas, ni en el mundo arabe medieval se en: cuentran equivalentes exactos de tales cuadros cie némicos y administrativos. Pero ello no se debe a tural de India, de China o del Islam, como parcee creer W tampoco # un genio cultural inmanente al mundo occidental. El al hecho de que las sociedades anteriores al a de Ia burguesia, no tenian ninguna necesidad de tales burdcratas, Dicho de otra manera, es la funcién (e Y no el genio cultural la que crea los drganos al Estado, llamado por Weber “ racional” en el cuadro del “Occidente moderno’ pudiera ser percibido snte parangén de Ia er Porque la ciudad ional. Porque el siglo xx debia mostrar amy in escrita de ciertos Estados podia que la ausensia de semejante co nal” tan s6lo para la clase dominante, a saber. la burgues'a, y ‘mente irracional para las masas, cuya explotacién y opresién asegura. El evocadas, Pero no es mis racional. qh tado feudal de la Edad Media, si no es al nivel de Ia ideo. y por ta que resulta que Weber, el liberal, se ha dejado engafar, 4, Hablemos, en fin, del capi smo, haciendo observar que ese tér 10 sentido en Marx y en Weber. En Marx, el cj istas) y la clase de aquellos que para vivir son fuerza de trabajo a los primeros y cont plusvalfa del capital (proletarios). En st ligados a vender su a a prodsccién de Ia el capital es cierta relacién oe drt oad “pare ‘sesoroqe] ssuopesoid exsinbsofens e rep e exeflyqo o| anb —oxross ou oueiojoud 9 ns op & 24) so1sey 2 esonSing ose wud eM anb us omsmour jo ua 1 ofegen [ap jouo1o1 uoreziueduo ns ower, waning ws (up anb spi ousuipuay 2¢9 ua woquiskap OU UPEAHOUE [8 anb ap oypay jp ard uo epand ‘ousspour msyfeydes ousmptiay jap sa1usny Se] 9p Eun o a1uINy el esas esp A “@UCUIWOP UPPEANOUI E49 3p [EU Tonuos [2 soweSip ‘upoeurwop x ‘usq soruE ‘oUIS ‘orn 9p UyFe © soorBojoared sodsoucs ap anzed e exado ‘asian apand owo> “2qayh, sPepriqeuas ef 9p xpanbrng 41 59 smsiqendes yeuoper ‘enunues eoidm> wun jun 9p ‘epueue8 ef ap epanbing ef © o2uyp! = ond ‘Teuepeny suop S| Uo> "uaI sue “e|REHAUDPE 3F OUI une { ‘ousreude> [9 epeu ua oda ow soon tun oto> ours ‘upponposd 3p s9pe}20F s2u0s outo> ou ‘uponpoid ap opous tn owoo ow outTen ZoqeM4 ‘-souopons sodwan so] eisey peponsinury e] 2pReP— ‘ap sosep seizea opnsixa uey onb “xe ap ugnutdo vj enuos ‘opuewnsg Nororunt A oRstIVIIEYD, sesppnposd serony se 9p & smeD 2p MPR HL 3P ODERIGI? ‘omoo a1uappog Te opean uey anb so1orse} so] os —esanBmq-aonpnowsp Luopojoaa! | 2p s9xen e— wasymrde> uorompoud ap pout Tap ojjoure ‘ourpout oumende> ys! opeam ey amb fo] s1uapAa9 {a ewe] 98 Koy anb of $9 ou anb soureunss ‘aured exsomut Jog “ou:9pour ows mnpord x] mUSpEg 9p [emNT|NO ont fay un une ‘eur|gord [PIP 959 opt % OMSIIVLIAV TH ALLNHASE. TH A WIMEM VE sany-anb souoppeiisaxuy su] ooo ard “pia “ousopout opunu [2 opefios ey a8 pend ¥] ap sparen ‘peprsonou us opnanuos vy 2s epinBas ud ‘osrigisiy sjuanap [a us aUU wioua a1in20-owo> "epusBunuos wisp o1og “sued seno uD oseoey ns uuesqdxo onb sousnm “soiuafunuor sazor>ey ¥ opiqap ey 9s 10} “eumns ug -opunus jap souorfar seno Hou sol ap ours 12 eqeanboiq aviadns ap 1 woupisty end v] ua eqeNuosUD 95 EP ‘ojepnd} s9u0uss sapues8 so] enU0D yuatoeu seysoniiang 1 38 04 21U9!990 cn. 9p owmnodtap top sopeitg sot anb 19D 7 0 epnay opeis 2 anb ‘ua1q sae ‘xeiopisuo> aqap visixieur ‘eujquiojonaid wlIpKY ¥ ap SBpEpI;I0S se] UD A wDLAJy ap souo}ar sea [euappo0 edoang x] 9p esonfiimg x] ap wontnguore wouaiod iosew wun Aep0A9 osu ELEg Zpi[e ou A jnbe eIsonBing eI oproUaA ey gnb 104? (opr sopexsa) 220; sequoyoo se] us k ouspp20 edomng x] uD opus ey esonflung fou 9p sore opUnut [ap ‘90red se] sepO1 UD o> K ax offs jsp s9[eu ¥ anb arouraajiod ages Joqaa, “019]> UI ‘oySeqoopr upton) ayesd eum ap ore 215 uw sien 35 anb s9 abop apand 3s anb sous oT “AUDPIMG [PP "EHUd|eDx9 10d UODERD dnb apuaraid 2999, vdeo 399 9p 0pur | UNE OMIA EY OW anb 50 FORMACION ¥ DESARROLLO DEL PENSAMIENEO SOCIOLOGICO demostrado plenamente que es bajo el peso de la coaccién econdmica como el protetario se ve obligado, para vivir, a vender su fuerza de . Ast pues, segin Marx, el trabajo asalariado slo nivel de las apariencias juridicas burguesus; de hecho, el asala- tud moderna, una esclavitud camuflada o disfrazada, Ja empresa burguesa sélo es del trabajo 10, en particular de la empresa mo- ido, nos hace desandar camino hasta Marx 8 de la economia politica inglesa, Smith y Ricar- ‘Weber se interroga sobre las bases de. esta. “raciona- torica 4 jrtud de su signi conceptual”. En suma, Weber construye segin su propia expresién, un tipo ideal que debe permit gia comprensiva desarrollar su empresa de conocimiento por el De este modo, el “espiritu del capitalismo” queda metodolégicamente aislado de Ia sociedad capitalista y de sus relaciones de produccién para ser examinado por si y para si mismo. El método de los tipos ideales (Idealtypen) es inseparable de las presuposiciones idealistas neokantianas, que Weber-ha heredado de Dilthey. 1 objeto ideal que acabamos de ver, Weber retorna ¥: apoydndose en las estadisticas de las profesiones de Alemania ai comienzo dé el. personal técni- te educado de las empresas modernas, so en gran ria una relacién que investigar inante © preponderante de los pro- les y comerciales y, por la otra, el glo xv, Weber observa ‘medio del calvinis. ! puritanismo, MAX WEBER ¥ EL. "ESPIRITU DEL CAPITALISMO a Llevando al centro de Ia conciencia cristiana el dogma de la predes tinacion, L jine y los otros reformadores se niegan a que las obras hi jedan bastar para determinar la eleccién o la condenacién, que silo proceden del decreto divino. Podria creer amesiormente semejante doctrina habria apartado a los crissianos refor mados de 'a aéciéa para orientarlos hacia la oracién y los puros actos de fe, En realidsd, 30 ha ocurrido nada de 1s los pr es han visto, en el triunfo de las empresas humanas, los signos dades por Dios como a: bles de su grativud, Segin Weber, los reformados habyian adquirido, desde entonces, una ‘una piedad y al puritanismo, esta secta Iacion de capi fin en st mismo, a que el ¢ La ética protestante, fundada sobre la predestinacién y la doctrina de la gracia, y que desemboca en el comportamiento puritano que acaba: mos de evocar, habria desempefiado, pues, un gran papel al engendrar el capitalismo moderno, fendmeno que no debe confundirse, precisa Weber, con los fenémenos provenientes de talismo y la religién. Ello significa que, para ‘moderne, el capitalismo necesité que un espi obsticulos colocados por Ia mentalidad medieval, y es la ética protes tante la que, en lo esencial, ha producido este es ‘Come Io exponta en su curso en la Universidad de Viena en 19 trataba de desarrollar una cr'tica positiva de la concepeién m: de la historia, es decir, remplazar esta concepcidn por otra capaz d de explicacién de exte orden deherd reconocer Ia i e la economia y tener en cuenta, ante todo. 18s or 10 ecanémico depende, de también depende de la ‘manera general, de a técnica y ef derecho racist Bid, p. 88 “jeposoossd operyasar ns 4 ey e reuejdns ered optfoos ouauin un openucoua vy ou! > ‘seypny s97e oruesd spur opepmeN UB apuOp FIRE “ELEY {ou seep af enum ejsoning e Zod sepeiqeue pny se, ap sen op > aqusureratdui0o ‘seueITeNt sopepnD se] UD Ax O18 ostspap jaded un ous 9p eprpuarxa auerseq oruywoSewewos zopeiodua fp & saduped soy 2p eyoouy ee mnbod e{ 9p ssuopoeig une A sugpod ordosd ns ap ya “Paw -coruom optisg 1e A syepnay souoreq so] ¥ soussadure> soy ap A sosaning so] 9p uppisode | opessidxa ey 2s Jp ap spaen y “Tepnay Uo!onpord ap pout [9p uprptsoduransop ap opoyied [9 uD s9sep 3p eYony FI ap o1npord wos pparede “euensi eBoy ‘9p eusopour pepayrea ‘ousnuersarord [p ‘S019 ee “TOqIM 9p soIUE oypNUT spPSug { xiepy 40d epiqQo1ed opis Rqry owsnUMso:d [9 < omeides jo anu wUOISIY UODE eT ‘wueuimopaid souour je Js swtpyng & s1mog uo owoo ‘aueuranarap ou ys ‘jaded un JePI05 epra ef co 7p A souopepuny sms ap pepHeiusu ey “soulussp ‘Trep sop Sono Teoor opp wan S490" OpEpUN) Frou anb anges ¥ ‘ousiqmsap eiqey xxeyy enb of oprpuozduio> ey ou uasoudar seso 9p epueiodan ef ‘odpuud 9p souopeseipap set 9p gl. syur ‘onb 94 ered saqaqy ¥ 99] Uo> miseq ‘sopepreusM se] op 4 sou -oprrussoidar se] 2p euougine pepieme> wun 9p ey uaqam oporrur j2 sand ‘uaiio ns @ aiuorui22u09 of wo 908 soypay so] ap orUn{uoD Jap UM euewunayqinp euZL2P ¥| ap orey>os [> edu upIquIED sme a ap. eperpnur & perme uperuasaidar un e e119 Jod OF uaeUr [op rear jo eoydwy ‘eueLIKDA ap edo’ uopssod ey epenrpur enuan2us 2 JILY prsomopid & sopeueper eempuos 2p jounye smdope ered aiquioy jp wun anb ssuoprodsp set ap & peussey (00100101005 OLNGINYSNAd THC OTIONNVSIG A NODOVNUOL — 9 VI. MAX WEBER Y EL FENOMENO BUROCRATICO PARA LLEVAR a buen término su “critica positiva de la concepcién ma- terialista de la Weber no podia contentarse con un: enfoque del capitalismo" considerado como tipo ideal. yy socidlogo, se ha planteado en toda. relaciones. entre los fendémenos. econémic | especialmente la moderna. Por y de producir una obra is del modo de produccién capi zo, proseguido durante 15 ai mente es de dimer valorar. li ha tratado de st y sociedad, que efect jones monumentales, y cuyo alcance trataremos de \cién de las “categorias sociolégicas de lo econémico", ‘a la racionalidad como categoria sociologica dé Ja economia Ya hemos rable de lo mente i rece propia de la empresa capi libre", significa que lo eronémico no sidn en si mismo, y que este principio reside en entre wdamentos materiales de a vida lo econémico prov piamente dicho}, y lo psicosocial, a saber disposiciones y motivaciones ‘que suscita la accién social En suma, Economia y sociedad intenta extender a Ia historia univer sal, especialmente a Ia historia social comemporines, el método ya uti lizado en La ética protestante y el espiritu del capitalismo, Las CATEGORIAS DE LA soctoxoalA ia de la obra es relevador: ‘empleada con tan diversos signi Interpretindola, 1a accion pretende entender, plicarla. causalmente conducta hue ey | MAX WEBER ¥ EL FENOMENO BUROCRATICO ‘nh vempre que el sujeto o los sujetos de la sccm enlacen 3 subjetivo. La “accién soda, por tanto, es una actién en de rmentado por #4 sujeto 0 sujetos estd referido a la conducts we ota, indose por éta en su desarrl una “manera de hacer”, del mismo modo Weber, smana como el objeto de la sociologia, | defi "es decit, por las representaciones que la acom) cial. Y toda la “sociologla de la’ accién que marcard a las Gales” en los Estados Unidos en el curso de cincuentas se deri vard de esta reduccién, en su forma weberiana, En Marx, 1o.esencial es coextensive al co cificamente humanos; es en el interior de lo social donde se problemas de interdependencia y de interaccién entre las fuerzas uctivas, las relaciones de produccién y las clases que las exj fin, las instituciones y ia ideolog a que Ins acompaiiaa y las pues, hay un inconsciente so de la vida colectiva, Por cont y en We ces considerado como resultado de una relacién interperso lacién intersubjetiva. Después de esta apreciacidn Durkheim deja, cierto modo, a la conciencia col sas actividades sociales, no sin antes pregumtarse si la a ‘mica no sera una excepcién, mientras que, un poco después, Weber ta el problema de las relaciones entre lo soci 10 si cotocial) y lo econdmico, considerado esto tiltimo menos como una acti E] matiz o, rismo consiste en el hecho de que él primero es un ide que el segundo es un ide lealista) entre las categorias de 10 y las de lo econdmico (por ¢j la utilidad y Is racionalidad) sncuentro, Ia conjuncién de las categorias de lo econdmico y de lo social determina los fendmenos de la dominacién (Herrsciaft), sobre los cuales Weber concentra su andlisis: Ge acuerdo con la definicién dentro de un grupo di sanys9 un anb wjai2 ‘z20uadg onb opesspour spur ‘unoypuing oxdoud s01 ap ‘anb voyfioqoapy 21uay ‘seusspour sopepo!oos se] U9 sopod jop wu} viovwoune ¥] 9s eqom ‘usu “sprppoq “ws 0 ops uey an LB mp omsede un © p 9p s9aen w X ‘oiquioy un B sequoy © eullsor 3p “eHTEU copnyonot su un od 2% 96 opuen> ‘ejonftinq x] anb opezsou & ‘wsBEY} opeeg [ep 1osm> sid ‘msnsedeuog opnisg [9p ousmouay ja operpmss ejqey eh AER ‘seinpeiyp set 3p syouj8 Gy rmoydxo eied sove[> sey annua exiony 9p souopepeE sey aNHIORIp 36 anb s0] 9p JOAE} Uo onfonsaz yisa areqap {9 anb aooxed ‘21905 ueqepi0g souerioqam soj anb souoreyraadss sey A “spnéling [ep epeujuuaep eun0y owe “misses opeisg ap eIspuEW sIsH, -yue jo anug *,conepomng uprsaido,, x] e exomblens ofpoutas tun 0 oan 01100 un opeuode uekey softuosiod sowuefouiss anb sspuaid [pq eyiss 079g “seispsey sai0penIp sono so] 9p A sen HE ap omuaTUNUDAPE 12 iad epiqey 21 onb z>ppny wun sqaqh ¥ OpIGiTE mH 25 eun 2p oumupue sopod jp ua erezqeisim 28 anb ‘2p soqupqusattoout so] wprerpouas oonpussiteD zat copdaxa ns v sees susvur sey e senseue v { seupeey F ‘meSndqns © ex -2ay1 anb ayaf un xy ‘ep un ‘onb oonpmeues ap opearte> roped wef eindso wiso je ud ua opeoje> wy anb op "Loprenp ey anb ap sndsap sprang ° OoLLYWoOUNE ONAWONAE TH A waEEM XVH owsp v1 9p ase 9p BOK sondsop A sououmue sauor IAs KUIO ¥] $9 yeH9] UppLUTWOP opipuodsa1io> vy anb sot © Sonne pp & onfinue wv ied s9[euoponipeuy S04 r p eusiqnorap. unigey sfe8uq X saeyy “toqoqM, anb snue toufot oprap wort anb pUaap ef U9 esUIDBP anb #1 X{s8aq pepyoie) pepiome rt {> ¥ sou0peu>p0 2 souoyreU2pL0 BamHI 30" =| squysp op wen 1oqeM ‘sUEIPEA a1uDW]ePUNME [EPS UIpIO [OP O° pene Ua atpnoe & ayuaniod yo JeyHpnose ‘opesed jo sopusidwo> viva tune key anb 4 souapip 978 0919910105 OLNAINVENIA THA OTIOMWSIC A NoIDYNIOL 64 — FORMACION Y DESARROLLO DEI, PENSAMIENTO SOCIOLOGICO realizar Ja mejorar la c Weber escribe: jén legal es aquel que se ‘cuadro administrative burotrético”.* La demo- ida como ideal por un nimero creciente de Estados mo- dernos no seria més que una apariencia, La destruccién de la antigua “dominacién tradicional” habria. devembocado en una tabula rasa. sobre cuya base la “dominacién legal” engendratia inevitablemente el. poder de una nueva jerarquia funcional, racional: la burocracia. Cierto, Weber sabe que en el pasado o fuera de la Europa occidental han exisdo jerarquias de funcionarios a las que se puede calificar de en el Egipto faraénico, en la antigua-China y en el im- {a confortar 1a democracia y silo a los deberce objetivor de su cargo; iva riguross: iplo) sobre Ia base de una ee: idm profesional que fundamenta sw nombramiento —en el caso por medio de ciertas prucbas o del diploma que certfica I 10) estan sometidos a una rigurosa disciplina y vigilancia administrativa® pis. > M6 MAX WEBER Y EL FENOMENO BUROCRATICO 6 ‘Enos criterios se aplican, desde Iuego, tanto a la organizacién de las, ‘empresas. indust ss y bancarias, como a la de las admi- nistraciones pUblicas y de todas las instituciones, as{ sean complejas, de nuestras sociedades contemporineas. Weber precisa: La administracién buroerdtica pura [...} es 4 tenor de toda forma més racional de ejercerse una domi: en precision, continuidad, di ‘partido, explotacién econémica, asociacion tuniones, fundaciones y cualesquiera otras que pudieran entrar) derno occidental En suma, Weber ha t ‘una especie: de burocra jedades de nuestro objetivos que habria 1" en eb contexto de las relaciones de pro- Weber apela a la separacién de los po- deres, cuyo cardcter ideoldgico no ve. Ante la extensién de la revolucién proletaria en Alemania escribe Weber: A lo eval objetaremos que no hay una racionalidad m: tacionalidad formal discernibles en una sociedad dada y que, de manera general, la racionalidad siempre es relativa a los intereses de una clase tanto formal come materialmente. El estudio de la burocracia en las sociedades occidentales de hoy exi- 4 nid, p. { owsyfeuopUny [> opuepmas ‘FY "=2H89I “op! atuauijesugs a1ua11209 eun orprur opens fefanos9 wun wakmapeue? ‘cooduey, ‘omspeiew [9 uo sean sns omomear resnfe 2p asuadup $9] ‘hou 9p talepor remoqqord soy ayue ‘onb oWfnjar tn 0, xpeitoo wun EAR -uaiduioo eflojopes ns ua senuosus aod anb onsseur Hs 9p 80290589 50} unas aod sopednooad sousur uaoored sou sofenise SOURLOGaM SO] “xx offs op niling oaey, ‘ooo ‘onb & eyeduroze soy anb -topr 9p aueyiea tun s9 ‘opensour yse tod ‘usouemad ‘epep ong “wey -saoad je auszpuo anb of u2 ojps ou & ‘ssuoHBipar se] ap e;BoJo}0s | op ry o1LYHOOUNK ONSWONSE TH X MACHA XV ‘ovurwop orsea [9 u> opor augos ‘souaunsad ayuouean oust [e & soiueeoiur ssuomert9A peta] vy sou un e sepes8 4 “operusesua ofeqen un ap opoid je cour pp epeiiza eanoodsiod e vot ou anb eunioy en0 U2 po} ua uated exon 2p souopelaL se] ‘opeuesuap opunut sub apop axgnb ong (ajoyanusenat ap y2smp seat 29p Funiog | © uepresiqn 9¢ soquany sein> ‘upperteuoDeL ef e}196 -ooupioduaru0> opunur ye suSuD|qniaUt epeaopULN eaDAy eu ‘IgM uNdIg ‘uprqure, anb ‘ousyeyoduny yop wood? ey uo eysonfling e ap or!89j02p1 ow -svusod yap exopejaias s9 “wloypandl 2p e| anb spur “0q9M 9p "IG0 PT wep sou ord “210 +29 toquie ug “ean 09199101008 OLNINVSTd TI OTIOWHVsaa 4 NoIDVWNOS — 99 Vil. TOCQUEVILLE Y EL NACIMIENTO DE LA POLITOLOGIA 105 atin una escuela.de pensamiento, ha desi reflexion sobre las veinciones de la vida social y el poder del Estado. que tm prose en nue . en Occidente, con el nombre de polito- staria_capacitado 8 conflictos que surgieran entte el “poder en pocas palabras, a su manera mo: prepara la Revolucién Francesa. rnozea, como Io hace Duverger, una especificacion de la sociologia que serla la “sociologia politica’ Si entendemos por politica toda actividad que se refiera al cjercicio, a la conquista o a fa destruccién del poder del Estado, hay que recono- fenémenos sociales, la especificidad de los fen6: os. Y esto es Jo que la obra de Tocqueville ha contribuido otablemente:a sacar a luz. La soctepan pexoceAtica La sociedad que Tocqueville ha observado en los Estados Unidos, para 41 es el modelo al cual se dirigen todas las sociedades modernas. Unidos ‘isecci6n, determinado giro & las leyes; a los gober costumbres particulares a lot gobernados? su amtiguo paie, fa sociedad de las tuna sociedad sin raices feudales y si 1978, pat oa 4 “pare -dooxs owpoy un,, ouro> erzeiajord eurosrut ef rapssuco votupwUy we DI2049 -ousp 7 9p xorne jo “soning Depspor lamers Sony e mone sropepysoou sn { s02e2p se peprrmnburen woo usted 1s sounfje anb.soeq ‘pepuadsaad vy epey ommpa sole [> srusmueDUL auip 26 opuero “ qupurur osef> wun FeAzsue> ‘sAsMMUOD oF EIOWUD PEP ‘By Soy uptsaudo ej omen & ‘oreaq sre anb pepoydaad yar wun fey ap suum ou ered eepp sot toper zefeqen weyooou toms reqqosg “rep ns © apqeioaey od Jo up anf anb ap exdeorap ‘souayouauoM ‘opuens & fesanding pep2nos e1 ap seorprmnf sem ‘mum 9p envorapanbrsus opides jo anb awusmrerep 201, “spUINP O| JO “PINIOHGeD Popersor e| yaeUIETL ‘exeWY anb of 9 soprin sopesg so] ap ofdmefa [euo> ve entjeue X aqupsop amsanboo. anb of ‘opuos fo wz resoomesg UPPAIOATY eI UD opuess ausanbooL ap uopuare e] auanax opor ait anb of ‘oBany aprop ‘oma — Wisorourioa v1 aa OZNEINIOVN TH X FTTIAENOOL sre 4 par waste 44 pear “UPPURXS ele UeUBpUID sof “esonU prpaPoE TT ap PLINY soqgand soy © aiuoun ‘os wun 9p oyuoruEUOpURy [> A pri siqneduoou ey ensonm onb -gsuy ‘opeuosede oor 12 ‘onpDowop pepapos ej 2p eeuuou se] A wra]eImeUW v{ oD Upr woo ud ¥A [eUOJOD PmUAEps es2 ‘oqlaanboo, wIeg “soxfou so] ap pn 019101008 OINSIRVSNIS TRG OTTOWAVSI A NOIVMUOT — 0b 72 FORMACION Y DESARROLLO’ DEL PENSAMIENTO SOCIOLOGICO onal y contrasio a tado lo que lo-rodea”s Habré’ que-esperar a /Marx para que se demuestre que ia sociedad. burguesa reposa Tundamental: ‘mente sobre la explotacién del trabajo asalariado, y pata que pueda reverse Ia extensién de la condicién proletaria al mayor mimero de la poblacién, ™ La revotuciéw ¥ EL PODER DEL EstADo Armado con el ejemplo americano, que le ha permitido estudiar Ia socie- dad burguesa en estado relativamente puro, Tocqueville consagra'en se- guida sus esfuerzos a la comprensién del gran proceso histérico de ‘la Revolucién ‘Francesa, Para lograrlo empieza por reckazar'el punto de de los enemigos de la revolucién, que la tienen por una obra dia- . y Ta opinién de sus sectarics, que ta consideran como ef: maravi- so parto de una humanidad nueva, Después de larges busquedas en los archivos pi te en Tours, y en los cuades Generales en. 1789, Toca} la revolucién, euyo pro} nciales, especialmen- de quejas establecidos ante los ‘Estados EL -antiguo régimen y hacer ‘comprender: por smpo en casi todo el continente de Europa. ha estallado entre: nosotros antes que en otras partes, [por qué ha salido como de ella misma de la sociedad que iba a destuir y cémo Ja antigua monarquia ha podido caer de manera tan completa y tan subita® La obra comprende libros: el primera trata de la obra de Ia Revo- lucién Francesa, su objeto propio; el segundo examina sus causas, y el tercero sus efectos en la sociedad nueva. En lo concerniente al objeto de la revolucién, Tocqueville: observa: Cuando se Ia separa de todos los accidentes que momenténeamente han cam- ts épocas y en diversos patses, para no conside- puede verse claramente que esta revolucién no ha tenido otro efecto que el de abolir et insituciones politcas que durante jos hablan reinado en la mayor pa ignan ordinarlamente con ‘orden social y politico mis uniforme y més sencillo, que venta ‘como base Ia igualdad de lat condicion -burguesa, pero no ha legado a ncien régime et la revolution, Ldden. Gallimard, 1982, p. 47 + Ibid, pp. 7988. TOCQUEVILLE Y EL NACIMIENTO DE LA POLITOLOGIA. 73, cemir: Ia relacién soci de Ia nueva sociedad, cierto punto al-pie de la las condiciones”) ..En gués es mucho mis ef » percibe claramente que 2, poderoto y opresivo que el antiguo Esta Jos que, como Burke, identifican a la Revolucién Francesa con La revoludisn de as creencias rl revolucién social y yen el cireulo de rho ha tendido a perpetuar el devorden, a hace terrateniente que, en tanto ‘oda expansién del poder sequide por 0, el det Se. la Restauracién, el de la Monarquia de Julio y, por + pia, p. 7. ‘un sopend soy uo sorjanbe ay jard “sose> sous up *K sojepuaprcd sopeisg so] & sorreruameized sop isq so] anus zinBunsyp anb upspun soSojpjod soy “ye op afued y “rendod wyaezaqos e1 ap ord sud [> uatngine 2s A ‘oanenuacaudaz emmorsis un axqos sopepuny Wex2p 109 95 sooupsodurayuo> sopesy s0| sopor ‘souomdox> sezex UOQ “UEZIT seq anb & opexpua8ua wey sey anb sousoekqns s[epos sezzony se] 2p ppdaoxd. uo2 ‘eyusqureuopuny ns sopuozdweo ap preven ,xonyjod wD 9p aid ye ssuopmnsuos se] sqoueyuS sourazeMIO} “euLIO} “opjuaruo> [ap 4 wuio} | ap upHEOND e sopeno se] ap sparen © Soyer 33 20] © epeonide qepos eyBojooqsd ey ap “ sen ¥ ‘ueanop 9s onb sey wisey peuopminsuoD’ oWpDr we anb se] ap used anb souoneSnssaut ap owunfoo> un eqojsua en | anb 98124 apand owe of 10g “soffo sod Yopestueyd seus sopnaed so] ‘opersg [2 atte oorgnd [ap souoruido fe ekno squoperrue8io sey sopeisg so] 9p s9TeuORMISUOD seRAOy se, -erpanio o1pmass 9p sort " syod soy yeno ¥ atad ‘seyanos9 ap enfaionb eun op “mudmeuy “en 25 epeparos ey 2190s ope ‘sq [9 40d oppsfa yeqoi8 s2pod yp woo swusuEDaNP ueuoPE|aL af onb souauiptzy 10] 2p oxpms> [9 uo epemtepadss eBojopos we] ap vurex cun 2ab spat ‘opes ap sndop ou OF ceuopmanmue ewsem (BP opts Pt sopranos soBormnod sor ap -U9p,, $8] 3p oxpeno [2 U9 eywouoINE 2p eaiSpjounsrds omras Jap omedsar y xordne eneyaruD : rmdoad ere oun ,xonytod epuap,, ¥| ‘%p oH .wonyroa VON, v1 st 700? -isiy enoso1g wun ap oanne> opusys oprnBes ey ‘s00N} ap emuy x e aod “olaanbooy, anb eqanad pero of ‘soonprsty sosmoud % — VipoTouNTOa VI aq ONAIOVN “TH X FTTIAINDOL so] ap osmno [2 antaupeury epreursqo8 eySojoap! e| Ysy “vax{ore> eIs9/9T UL enuod 4 owis!uensHD [9 enuo> praise wUD[OIA Bun 2p epeueduiore opt ey esspueag UpDNjonTy x anb ower u> ‘munsarosd auouLTe[Asuts ‘es0:3 WBojoop! eI Woo eHOMIE UD aUEIApr OPeAd}| ey oF eURDHIUIEDION 21 ¥| anb 2p owpey [9 augos ‘ono A oun ‘uniodas wreEDOUWaP e[ ap edosng wa oxniny [e 21ue07 of uo omsruNysod ns A vuRa}9UTEDNIOU YD sepowap e{ ue aqsankooy, Pp “eanmuypp ug ‘opeisa op oveaede aso veo ursaudxo anb upp -onposd ap souopeyas se] 9p ‘3pap Top omiede ye amas 2 anb uo an op oysay 2 uo uenuDnOUD 36 OW soy ‘soiumedqns asef> 9p suopejas wei. u9 opeisg [9 opnsoaaz ey anb eper ‘> ‘oper a1gos ‘openusouos ey 2g “a1uas : 2p tipuet j@>to9 ‘soxapod soy anu onquinbs 9 uo A s9[eot sopepias rox e] uD aprsos anb osodenuion ye azmnoax anb sp 2 ‘panb 2 oN “soiuaspe> sopepors sesioarp se] ¥ eYD208 OUND tou 1 edo en ee wort op 5 ome sond jsy “ezajgou wy enuoo epiSip ezuerre “embmevoUr e] rueire ns 9p oxpaut dod ‘epurexy uo omoy esozopod un wa —eumefuy 9p & seprin epunorg seq 9p uppdarxs woo edomg enfnue e ap auned eundiqu uo ‘enum eno ap o¥>ra “epeztEn -1o9 wmnbrpuou: UoPensUTaape 1 “uop sofew vf & s9fepnay S000 cardes sofware] “mKx offs |p wo ‘suodne some uoUIS9L onSiae 13 ‘sonap ap upsseons ene aiuaa[qeronjauT ye xespLOzUD ¥q -2p ‘swuoueun “ seste> semasar set ap apa0oud off» opor ‘oudury opund 0019010108 OANAINVSNIE THC OTIOWAVSSC A NOTOVRUOE HL 75 FORMACION ¥ DESARROLLO DEL PENSAMIENTO SOCIOLOGICO y que hay que ir a buscarla, como lo propone et ma Estado corre el riesgo per- tun siglo ta es muy cae de produecién ‘capi ima la burguesia alenmana en aquel momento la hy al Estado fascista, mientras que la burguesia como lo hace Duverger, que “la ina de voto) y de los pa de los partidos de cuadr En efecto, semejante tipologia conduce a colocar bajo la de partido de masa a la social-democtacia, el Partido B En nombre de Ja. espe ticas, 1o que aqui no se seconoce es el comenide de dos ¥ Ia oposi de los partidos obreros (Partido Bolchevi Labour Party, et hha convertido en. p ¢ ara. los partidos socialemécratas como partidos obreroby ‘han dejado esos partidos, como aq ‘0 como aquellos con los que colaboran, de seguir siendo cara intereses expresan, fielmente 0 traicionandolos, logia ha mostrad que: por su sechazo del mat rondenada a meras tipologias formalistas ¢ inoperantes ina ha logrado pr «SHYTVIOOS SVIONTIO.. SVT Id SAIVALOV SVWATIOUd auuvg vannoas, {x sod sspouona: uapand ou e193stt, ap osadsa [9 & sesanfinq sepepan0s yod sououptay so op expr fe a ab 9 & Ser eaten eel ey 9] oIpey ap “HOP © erOpEAIDIUE? eIsEM 2p “eut eun 9p eopyjod eis9 uadey ‘sopnied so] 9p wonjjod e] we as1210U01d woo ¥ uaiane 2s ou eX anb ‘sajemajanur soy anb ua odures ua 69 ‘onze eno sod “yZojoujod eT “epuE!D miondns eun ap zeySIp [2 ole ossnD ipusrasd un apisnoumar us epenpeue e A sop suasaidad sus> 9p EISUSSIAD UL JEDHIIIA © aN 09199101905 OANSIRVSNIE T3G OTTONVSEG A NOIOVAMOL 8 VIII. MALINOWSKY Y LA ESCUELA FUNCIONALISTA tial u occidental, al modo de produccién capitalista como el mot ejemplo que las otras sociedades, Hamadas atrasadas o retardataria rnian que seguir para alcanzar el desarrollo aigiin dia. En pocas palabr de Lewis Morgan a Spencer, a Durkheim y 2 Weber, reina un indiscu- tible europocentrismo; pero se ve moderado por un optimismo en virtud del cual las “ciencias sociales” creen, o al menos afirman, que dades no europeas podrin, en el porvenir, alcanzar a las sociedades euro peas. Después de la Revolucién Soviética ae 1917, después de la Primera Gui cl progreso de las luces. Anunciador de ese cambio, Nietzsche habia pro fesado en La voluntad de poder (1884-1888) el Spengler daba toda su dimensin a ese pesimismo creciente en La deca: dencia de Occidente (1918-1922) . En el dominio que nos interesa, el evolucionismo, es. recusado como ‘caduca, y un nuevo estado de espiritu se instaura a partir de Ia fiado por cada fendmeno en el todo social: se trata del funcionalismo, Por EL ANKUIsis FUNGIONAL Y EL FUNGIONALISMO EN MALINOWSK De origen polaco, Bronislaw. Malinowski (1884-1942) ha Megado a ser, cen Ia primera mitad de nuestro siglo, el maestro indiscutido de Ia escue- lesa, fundando, precisamente lo que ha lamado el cerea de dos afios en este de Nueva . Malinowski publica, en. bra que asegura su cele ad “pear seiauear seq op ovunfuo> 2 omo> ‘aprey spur “paruyap yeimy[n> wySojodon se ap europamreayiou ejonoss ef anb eimyjno e| anb 9p pnp key oN aued eun mupsid dun epusei9 peo & eapy epe> ‘teuavear orf :0[ s0p01 us onb ap ordound yep ued einye> ef 9p [eUODUR] sIHPUE TH ‘oporpur ns pug vipadopioug v wed gioepor anb Bopodouyiuy ‘vom wz ‘eojoura ey exp sms anb spun onb pepipeio: ey sous Js ua uatmpsues anb soqeos -oojsd amrampepusss soysay outo> ‘spremyjn> soypoy oulo> sojeen eied ‘woiayins auauiarqepnpur anb x] ap enSue [emos upponpord vt ap ‘ny ¥| ap souswiguds todwoo & peprreuoper -ngye onb ‘spnitsnq, iso eun sonpiafpuy so] e stusurepinsqe 24 1H [a 10d seyedua asrefap opusyionb Wepia ns ueln8ax anb squor 1 3p wopuny et 2p 4 FaqUDS® PYSMOUTTEWY ‘sIUBUTEIOLMD “FAIA so] A soMIMUE so] a aro oduian jp uo uoperedas suorede ey & X sosquozn sns op eaypisioad -ouaia> ‘uy. uo % pueugosy, set se anus sopeiuo> © ‘empedzasus ued 9p -xpuny 9p 24u orquiesxnu op euDrs!s 269 anb wasqo 14sH0 “ainy.e] 9p "esyeroeM ‘19p $9 "EORUIQUOD Up -ty epon enuoo exprend ue souoiay sns © auod rysmoWTEWY sy “sonyuON « AWNOTONAE VIENOSE VIA TXSMONTIVIL oy PROBLEMAS ACTUALES DE LAS “CIENCIAS SOCIALES” © sea, de actuar, de sentir 0 de pensar propias de una poblacién icciones internas se encuentra por ello mismo ex- ‘luida. Al pretender que cada fenémeno cultural cumple con una funcién vital y representa una parte indispensable de una totalidad orginica, el en su forma cul pretexto de respetar Ia to a separarla de sus condiciones materiales de ‘existencin ya inmo- jizarla en una represent sus métodos de observador desembocado en ie el mismo lugar en que fa faber, en los Estados Unidos. ‘AL ESTRUCTURALISMO EI periodo ‘de la Segunda Guerra mu Unidos por un auge de las “cienci co del ‘luenci caracteriza en los Estados que pronto rebasa el Ch MJ. Hershovi, EI hombre y sur obrat. Le clencia de la antropologa culture, Sa, eimpresion, México, ree, 1974 MALINOWSK Y LA ESCUELA FUNCIONAL = tigaciin de hechos, Al nivel de ta teorizaciés Merton lo somete a an examen critico en una obra que hi Social Theory and Social Structure (1958).* Después de mostrar ralidad de los séntidos, que lleva el término de funcién en R: en Malinowski, el autor enumera y ados cominmente admitides en andl postulado ‘unidad funcions inos de Radclifferown supone “una las formas sociales o culturales estandarizadas: tienen funciones po como lo entendia Malinowski en su definicién ya citsda det anil A partir. de fos tres post derar el andlisis funci Jog'a puede servir lo mismo cconservadores que narios. Conservadora, lo serfa por su absolutizacién del todo su desconocimiento de los cont sociedad. Revolucionaria, pod alcance exclusivamente funcional que los relativizarfa en extremo. ‘Merton se entrega a una comparacién (por medio critica Engels wana. Asi pues, 1K. Merton, Teoria y estructura roioes, 22. reimpresén. México, ree, 1972, * Ibid, pp. 5-48. euoypuny Jo sod epeurwop aniis anbunv ‘cuvstiouestow e780j005 e| amb ‘sorsnf 9s vied ‘souepenry oun sofser opuays ons “yempe of ' apnpad © wpuspunr vf & [EDs UpIA eT ap soxodse sonsaKip unio} ouyld owsiut [2 uD eisand e| OL “oWN;DUO!OUN|-ounpanA}S2 p ns e seuey, opipod ey 2 anb vioueM jer ap ‘saiuandys som yure> [9 OUDIQe ey suosied n owio “sagem ap wioued ele ‘wags fo Kony mowed prema K Yost soney9 wane yr aud smn wd *p *pepapos e] 9p somuouis[> sosisaip sof anus rues202u uprreups002 | vuniore anb ‘Tepos eworsis jp somprypur se[ ap upped, eT °§ nunwo> s22018 ap ovunfve> un ap pEPaPNS EL 3p 5014 vdooe ey woxidat anb “,eanewniow pepmqns,, FT ‘sapeprreuly se119)9 ¥ wo!DeIa1 sod ayIx9 o19s repos eumsis fo anb epreesar anb «,soanatgo ap upanbsnq,, eT “| so[euopuny sospeiodut oer v opus;apeqo se1ado apond ojos sworur sof 20d pF {Bpjoporou & sooyipe sewa{gosd so] raaorax “ upquer ‘opriunut “ou61 0961 anuD peurp!P20 wFooR0S x] ONd oUDD wrsey X eu sueaiou e,S0jop0 vy opeummop wey sofeqen soind ‘suosteg 1102}¢ 1 [9p ssuopsod sey “eouproduiayuos uprsuedxa ns on p aue sond ‘eisperem sigue je —opnuasenuc> un ap spaen © une~ uouayy opnimar ey 9s peprrenses sod ou A “uouDWy ap orn) & wisiatn [a1 owsruopuny 19 10d opereydusas 59 rysK0 -euopury [> ‘SOptun, sopeisg 501 ua sopues3 sof o> p12 1494], ‘OUD, z a A P27 sod opeoquo!# oursnid opasg mueye un { ‘jepna} ugpanpeid ap opot pe “vet tod warsiongns upDeoGIUaIs cun suDA ‘owe sod ‘edosny UD xix O18 [ap sozuowen ap wifoqoop! ve] ap aiueafauy aized eui0s SIMUL $0]. ap epUEDUED y UP s2[eDOS SsUO_EIAL sey ap EpNAZAU! UOIS aidxa ‘e,Sojoapy ¥] anb s9 ssungo somapod j11e ap anb veweussus eT ‘opnussentios un a1qos esodar ‘o1adsor a1s0 v ‘aonb oueruonour ojspexed (2 uo> 94 anb epeu ous ou eIsrueW sisrUL jo -STIVIOOS SVIONAID. SVT 4a STIVALDV SyNTTEOW rs 8 PROBLEMAS ACTUALES DE LAS “CIENCIAS SOCIALES" nera de sobrevivencia, completamente literaia, de esta ideologia. Dé he- cho, el andlisis estructural y el andliss sitémico pretenden asegurar, en adelante, el porvenir de las “ciencias sociales” apoydndose en-los sltimes vances de la Tingilstica y tratando de promover diversos enfoques se- riolégicos de los fenémenos sociales, ligados ellos mismos a ciertas in- terpretaciones del psicoanaliss Comoquiera que sea, es licito preguntarse si esas aparentes novedades son tan recientes como lo pretenden sus adeptos, y si la ideologia fun- lependientemente de us ir, de las relaciones sociales concepcidn de fa realidad social, excepcién hecha ermanece ain presente en el anli- IX, LEVISTRAUSS-Y LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL, Nactoo" en 1908, Claude LéviStrauss ha seguido una carrera univ: ria notable: alumno'de I Escuela Normal Superior, luego cx de filosofia, en visperas de la Segunda Guerra Mundi investigaciones entre diversos pueblos indios del 3 (1949), y entre el gran piblico con Tristes trépicos después de esto ingresa en el Colegid de Francia (1959) y finalmente llega a ser miembro de la Academia Francesa. ‘A LéviStrauss le gusta definirse profesionalmente como etnégrafo, que riendo significar con ello que ha decidide romper con 1a especulac loséfica y con su ensefianza para volverse hacia ta observacién paciente de ciertos. pueblos cuyas co s de existe de su arcaismo, podrian hacer luz sobre el origen, la naturaleza y el des tino de Ja, humanidad, En este esfuerzo encaminado a instaurar una verdadera ciencia del hombre, Lévi-Strauss distingue tres niveles de investigacidn: el de la et nologia, el de !a etnografia y, en fin, el de la antropologia consiste em recabar; sobre el terreno, todos los informes relativos a la vida de una sociedad determinada. A partir de ello define Ja etnologia en estos términos: Y afiade respecto de la antropologla, en el sentido en tiende en la ‘Gran Bretafia y en los Estados Unidos, qu: se a en. ord do“ afoodonyruy ‘ssneNS1 ‘woman “7ieiod 9] 9p tatonaup soumlmte 197 “EMERG IATT « anbiod ,seapyutad,, uepreurey| se] soforouns soy 4 “pepe bunt] ef 9p s2u8}20 so] ap “eIoURET ns e ‘ofuoUNs Ue}IDS :sepeZIUZIP uojsuedxo ef 20d sioauy 9p sopor7 sopepo1ior seun ‘ors2y2 uD “uepIDs +, sepepapos set toprustuos ns ap oanefau saiop1e [2 1eI0u saDEY B oped “Tigo 34 95 9189 oupd ‘sone jo Jod opejeae epanb ouswusp jo ‘sond Jey > costpioduiaucs oatiijoper A omxBproune opwinqeoon jo uo avn] un aruaumeannruyap opednoo ey 0 ‘sofour our un 9p wifey e ‘anb soared uaiq “sepparout st “en of OpuMmuueD ACENSIATT “HY ares oppept eA sxouared 9p ea WNSIAYT 9p Oporgut [> eruDeIED anb eI $9 UD ‘ono |e oun 9 sopeir2u0> 4 sor jp A oosmuared ap ruins uppeansur wopdesedaios x amoyorat ab dey soouoru “21g upprjuaiio run 9p et wots uopuny wun U3 org -ofoqpuey ens 6 AWHALOMALST VIOOTOAOWLNY VT A-SSAVULSIAST uopompenL eesLes 4d “9564 “uma “pay 1 ‘odn8 ap ous yong eqrarey ey 2p werreion HM S9pEpITEPOW ans 9p pEpIsIOA [U2 “ure anb apased sou oquouneus [ap & oooruaied (9p sep ef seandose ered MEU E{ 3p SAUD 0495 eA 296 ap Opelap uEJIGEY soUEUITY s>198 so, OUI09 59 oomupSoxe owouneM [9p A ors20ur jap UpRIgiyord ey 9p sordiouLd 50] 21qos sepepuny oasmuaied ap souo!re[ai seso ap spavn y -opsaluait ssuopejar sey tod opeusduiasap ofaidwo> < aruruodut faded ja 109 UDA E SMENSIAYT © OpeAD|L CY [CUSED K jesUBD [seg_ [9p sorpUr jgond sono ap K seivmyiquieu so} 2p [PPOs wPIn | ap uODerraqo eT SVAULINN SVOVRYTT S¥OVaRIDOS & ODFANEWa 1a s¥HIASIS vodwan ansonu ap void s200y ered saqenusurepuny up 12 & upponposd void vy :[ep0s epis ef 9p qwar ancq owguay So] Jnyu91 sofo[pio0s sot © opipadutt soqam, © “‘ulouying e s2ousdg { mu03 ap 2% 9p ugrer uD yse 59 anb opearpur sowoyy x cond auauenayod anb esnzinoads> upiov e © euouiar 95 anb A *purraig & wroyying opeyos uajqey {9 ered anb s2peioos 5 se] 2p onunfue> top sidzao ap yexsua8 opnuas 19 offs 2 smo.our opeifoy ey Boyo1D0s ¥| ap ssnengia71 anb o1ep joa esspod eno v ap @ YROBLEMAS ACTUALES DE LAS “CIENCIAS SOCIALES" cevoran por el areafumy de ous stenieas y sus jstivucioney lo que. not e posi ble reconsituir del estado social de poblaciones muy antiguas que. vivieron ‘hace uno 0 dos milenios: de all la conclusién de que tal como eran en 2que- Us época lejana.han permanecido hoy. Dejemos a la fllotofia el problema de waplicar por qué en detos cas han ocurride digunas coms 7 por qué en o1fos no oqurTe nada Es claro que LéviSurauss no desconoce las causas del “subdesarrollo” como resultado de 1a opresiém de tas sociedaies no-oc- cidentales por las pot s. Pero sigue ‘convencido de que las sociedades que lar ‘nos dan cierta imagen del pasado mas remoto, el mds antiguo de la humanidad en su conjunto, ¥ es esto Jo que ahora refutamos. 8 consdeftmoy en eco, tor fendmenos econo culture y po Mticos que s¢ desarrollan actualmente en Asia (aparte de la Corea del Norte y el Vietnam burocraticos, y excepto del Japén capita- lista), Africa, América Latina y Oceania podemos observar: 1. Fenémenos que se despliegan en los centros urbanos y que enfren- tan, por una parte, a masas de asalariados y también de desempleados y, por la otra, a burguesfas auséctonas y burguesias imperialistas extran- jetas 2, Fenémenos que se manifiestan en los caripos en que predominan 1a agricultura y la recrla orientadas hacia Ia exportacién y en que se en- Srentan, pot uma fare Ya inmuenaa masa del campeinato pobre y, por la muy débites efectivos, cuyo emplazamiento actual, las tivas que ejercen hoy en dia (recoleccién, caza, pesca manencias originales, sino por el con al atraso impuesto'y aun a degeneraciones resultantes de diversos ttau- ‘matismos: histéricos.. Desde ego, la primera y la degunda eategorfas de fenémenos que acabamos de evocar no incluyen ningiin “primitivismo”, aunque los et- ndlogos las ménosprecian y siempre consideran legitimo hablar de “men- talidades' arcaicis” 0 de “economitas IM‘donde, manities- tamente, el colonialismo y el ‘impe han’ implantado relaciones capitalistas de produccién subordinadas a ellos, Ain queda el caso que nos ofrece la tercera categoria de fendmenos, que son, efectivamente, los “Bids pe. LLEVLSTRAUSS Y LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL 93 objetos privilegizdlos de los emblogos en general y de LéviStrauss en particular. De hecho, creemos que esos fenémenos on pi sgién menos accesible a Ta Ansazonia y del al a4 77 Se8uT 4 KEK D n “oo6oW °F 7D 6 ed “rare “arindod tumng 9p-souopipa “eDNaNX “menu 06k “weIy “PHP 1 woeres 84 40 -odi02 uypemmdio,, ns 9p anid ¥ wpuarsixa, ap sefemen souor:puo> se] 9p earsiford ugmeurwop wun sod < up ‘TEPos expuaiua 9s aub aas ja “jp waed ‘49 otf ouesray, 196 1g af uiede wonyulSrys souam ou e uo & ‘eimIN> ef ap eiopesouds eunise 207 9p Ppt updos ef 200" ‘51qwioy (2 asad “esajab 28 anb of oper 10d & ued v{ sod soqeurue Sor ap axquioy re aynBunsip sowapod suomi 16 eroueur e[ 9p GFRT UD eJAlOsOx OF IEA ‘SOON'T s¥| ap OFFS Tap OpEPaIA “eurtnyy zajeimieu ¥| 2p pepltesiastun ef 9p eWargord ye owen WE suoras oBojoiq 0 oomwynb “eonpurayeur aad © “wroueur ns e “seuodxa ejspod os sg un anb eipus! x] 9p uordsouo> eun 9p o1uo} p wey sePUDP seus seso onb o1eP so “sLN22IOur e}Lojoy YL eA aea(oau eouyNb ee “eIsONse eI e “oWONb so] ap E>URIOUI el e snjsne[gaouny ap odpound ep omg “epuesseaur ef asrewe]] apond anh oSfe v ‘aisose] © ODIeD 9p ‘opmwunde wey, auoueRDDy wxopeImeU Ua! se “Soanunb X sooishy sosspoud sosiaayp ¥ somUsx=yUT sor -suoo squo}ye[px Se] “eonguiaem rio; Eun undo “IaDaIqEIss opUEUAUT a..2uvUMY wr>yeIeU eT BP PEpHTESIIALUN e] 2p e| copenuejd ey 9s siduisis anb ugnson> eun ap ewopous rI0} x soared ‘e[]a uo ‘onb orad ‘Sepuap seno Uo> oueu ¥[ 9p s2AJosox ap een Tep0r eHHojodonue e| anb epussreaus ey op wura[qosd 39g,, ceisondsor fp SOW OWISEU JOINE [J “AUDA [e UPPELDE UD epeBorrard “uoUErOH -9a1 { voiSpjoporous se ‘so epuerivaut ey] pub sod sewunsaxd e,zpod a5 {SOSIOAIp soptusiu0> tua asso jesmronns> opor Jayne “wiHojouoy wnsinT ap ouas [9 ua souerseaur seustoy 203 * ‘TWaALIM¥LSE VIDOTOOUINY VT A ssAVHISTATT '¢ -€ Uet “Be oopoy upadanas “xy “fener omanuonued 17 “sen woo ‘anb X jesmonnss oporpur eureyt anb ye “opesdosde opera: un ap =p ste os a1qwoy [2p vouI! wispepi9A eUR sePUR] ap HEN SHENSIAyT ouauia [2 ua. souopednsoaut ap { sofea ap ousunu o119!2 ap 0501801 aq. avantomass stertysv 7 ‘oxanu of & yeuorrpen of 2p ‘arayaud of 1p 18 “UDIq Oo .oUAspoL, id,, 2p eo1Bojoap1 ewoLoDp ey ap oisuostiid seis9 ap Flop oy sod ou oad ‘seremyiqueu soq anus oasouored ap souopeia: 9p w189| vf sway 0/8 K ‘uouae1 ‘operpusfiua uekey se] pepapos ef ap oanafqo atuansp jp ofeqen yp anb sue ‘saiquajeid seus anuo ‘& sond ‘eumuo wy 10d “opow O19 emoie>rp ve ‘euand ey 10d epefoury .STIVIOOS S¥1QWHID, SVT STIVNLOV sYHHOML 6 % PROBLEMAS ACTUALES DE LAS “CIENCIAS SOCIALES” ral”, Es un misterioso producto de Ia potencia combinatoria del esptitu {que permanece idéntica a través de las combinaciones de posibles que ha escogido en el tiempo y en el espacio. En. el curso. de una conferencia pronunciada en los Estados Unidos en 1952, Lévi-Strauss: deciara: “No ros hemos percatado suficientemente de que lenguas y.cultura son dos fades paralelas de una actividad mods fundamental; pienso, aqut, , aunque nadie haya softado. en te del espiritu, para- Ja cultura), LéviStrauss ha elaborado su mé- Nota a este propésito: todo estract El conjurto ds las comumbres de un pueblo siempre exth marcado por un exti- ist-mas. Exoy convencido de que esos sizemas no existen en nime- sino que ‘que seria sno tardio, Lévi-Strauss supone que las combinaciones re smaba los composible uri lugar imetafisico es retomada en términos pl ‘ea totalidades que son lamadas sistemas y cuyo est permitiria conocer sus invariantes. ‘Nuestro autor afirma categéricamente: forma inherente al sistema lingiistico. * Citado en Lei © LasiStruss, THs © Tid, p26. LEVLSTRAUSS Y LA ANTROFOLOGIA ESTRUCTURAL car por qué se cemprender sem explicacién habri visién sexual del trabajo que noes, pata nada, un fenémeno de comuni cacién, sino que procede de un desarrollo determinado de la p fa.y de las relaciones sociales de produccién en Ias comunida: istoricas. ‘paremos por ello, LéviStrauss forma de la vida social Ia imagen siguiente: Las costumbres remiten a las ereencias, y és \éenicas: pero fos cegracion metodolégica del fondo y de ‘manera tna integraci6n més csencial: la del méiodo y la rea que el término de La supuesta dial centre aspectos de watar de averiguar cuales s superestructura. De ese texto s6lo surge Ia homologia, o si se prefiere la presada en un estilo seudomatemstico que gobernar noscitiva entre el sujeto (espiritu generador de formas) y el o! tituido por formas dterniinadas. Estamos en presencia de un filoséfico del que lo menos que puede decirse es q ‘A partir de allf se comprenderd ficilmente lo que es el ai sural: [No ext extructurado —nos dice en otra parte el autor— mis que el arrgio * LiviStriue, I totemismo en Tae pina 194 64 “pat « -ojeue ¥] a1qos sored serdord sns se>qton op wren sopeno soy ap span, soups 2p seuarsys wor ‘sewarueM9s ap souoPEUIqHIOD owoo soomyur sovepor so] een ¥ eu] 9g -se[[pMbe e Up!De|ar oD “eADUEUE Ns e uapand soisp anb oj X Sonu so] 9p wpe} ap soe ‘ouojaspuon se] © epuainjar ypor ap auansqe 3 sINENSIAYT ‘2H fs 9p sour onend so[ ug “sa[enpysar 0 FHPEOTe s9pepEpOS se] 9p 01. 12 Uo soanerusseidas souammyuay soy © ‘owuameuTy ‘ePouoazaid ep K 9p oqund ns © aajona ‘oduan onsaau ap s3fe) 2p s9pepapos sp 1 Texeqe 2p sefiny ua ‘Tesmonnsa eSojodonue x] ‘euns UZ uaa 26 anb~ oporied apoio. un ua “uy ug “TenmANs wySojodonue ous eon eun { popu un atansu0> sod ex1onjs9 95 ‘soured ap soureqeoe anb [2p-- opouind opunfas un. uy “so[enpisar uoig spur souswotay uentaseidar s0se> soo0d ou us anb sousen sonosou anb So] ‘opoued somd un up 3 sopejaio1 soared sou ‘fs UZ -9uay s0] sopor ap arueimannse & siuaimpsues epuned yf $9 “eiqered ‘owos “nauidss 12 onb 9p Upporusn ef uD openus> FI9 ‘Tei ood eidooe as anb ejioay eun miiodu09 anb oysond ‘4 sofdaouo> ap onb sauaiyun, ap saiue afea 36 aoine onsonu ap ovuopuresuad [9 le uPIqurEL ssNEDS AFT eqey fou anb ap ,safepos seu DeA0UDE,, 8 F ase ap Ata ‘42s epand anb epeu Ary ou vouyiodursiucs wSojouny &| ua “ond sy “sooidgjo1sy soinadse sns v sypuaiayard opusp A seuou -03 9p sofanf © sejopupionpos ‘senBua} sel ap [wimyna0pos opjunue> [> opueurana opentear ey oj ‘seisfaenx> sens} set ap aferipuside ap 509 oye A staonu seus uz usonpen af anb ‘soraifiosd Wu onb. osoiquore sz usp set ap owunfues fe aur opeyaduistop ey JeepNU EDI & nb s0peA04 66 ‘WanLoN4Lsd VIDOIOEOULNY VIA SSAVULSTATT “we die do we dp do reBoqouoy e| aod epequnns -epos sepuay,, se] 9p suIMs | aNb squDsD UD eI>% eiBojoapr kun s9 ‘souosp|sodnsad sng’ uo jeimInNs? oporpus eee ef 9p ereypawuy epuansosu09 ‘0 os pepyear e] uakmnsuos anb sour amon2 ered eprpedes ps emonNS suen 9p odp o2qun [9 ‘OI[2 40g “YSojoUoy ef eypnis> -ua| Jap sousugUr, $0) axsoupap ausmauorede cepstdoad uenuonouo 9 ym tet 8 sepedd souorsau0} > epann 2§ “opeyse ewmrsis un 9p ‘eusmat uprexjo> eun sod opiSou 100 YROBLEMAS ACTUALES DE LAS "CIENCIAS SOCIALES" fa, Ia homologia, o el isomorfismo que emparentan entre s{ a e80¢ con- juntos estructurales, ‘Al final del cuarto tomo det Hombre desnudo escribe: (Mis bien procuro recusar por adelantado To que lot filésofos acato prevendieran decir. No opongo a la suya una filorotla que sea mia, pues no tengo ‘wibuir a abjurar de lo que se entiende hoy por filoofla20 Estd lejos de nosotros 1a idea de “explotar filoséficamente” los traba- jos del fundador de 1a antropotogia estructural deber de preguntarnos si la profesin de fe ideolégica, que en adelante Hevaria el nombre de estructuralismo, Iévistraussiana de renovar la etnologia y de coro- logia capaz de explicar los fenémenos humanos casi dirfamos 1a apreciacién de fenémenos sociales como lot nuevos mitos © la micda en el vestir. Foucault ha tratado de subordinarle diversas re- flexiones sobre la clencia y el poder, Baudrillard ha tratado de reducit 8 procesos econdmicos a los esquemas estructuralistas re cesfuerzos cada vez menos eficaces de Ia Escuela de los Anales, imponien- do modelos estructuralistas a las investigaciones histéricas. Lacan se ha agotado tratando de reduci bre Ta. palabea fe a la monstruosidad de la pro- ta del marxismo, * Lévistrams, ET hombre desudo, Mésico, Siglo XX, p. 596 LEVESTRAUSS Y LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL oy cuentas daba sefal wrlo por una nueva forma de rechazo ideol smo histérico. Asi, ha aparecido ese evidentes de_agotamien de alguna importat smismo ya ha presentado su candidatura para ‘Aguardando ese nuevo avatar de la. ideolog lisme atume, come puede, las funciones siguientes ‘a) reducir los fenémenos. humanos a relaciones lingl dependientes de diversas formas de semiologia, como no fuesen més que textos —se les lama discursos— que cabria someter a ecturas" apropiadas; b) remplazar el materialismo histérico por una teoria general de lo simbélico; caya elaboracién especulativa ha levado Lacan més lejos que inante, el estructura completo en la tenden serlo, en especulaciones excolésticas, que escamotean los obj que enfocan. De hecho el estructuralismo cubre con sus preten: iolégicas la decadencia acelerada de las "ciencias soc disciplinas oficialmente reconocidas como tales en Occidente y ya, en parte, cen los Estados burocriticos del Este [La cuestién de Ia antropologia abordada por Lévi-Strauss tro la opacidad de los procesos sociales a 1a escala del mundo act cada sociedad, La ilusién estructuralista cor ‘ata opacidad. dependerd de una empresa esencialment exe caso, eh estructuralismo es el desenlace decadente del zado en esta perspectiva por los partidarios de la Aufkldrung en el si no tiene el mismo sentido en Rousseav way unempay rina mb fwcouoss 91 may wel Sq |p anu souoppeyar se], ap orquies [a sod *(s4enti sot 3p epusiodyuo . Soptp9_08 sel 9p O}UUIOP aid | & upsuaxe ef 10d 9p yexqqes) anb ‘SeIUs.I5 sOUE SOT 2p | "emunko> E19 a1gos eiode ngMpuy Opes os9NU [9p e208 ET wauod 44 x wwatave 74 souragop ‘send Jey ‘sore soue go 2 ideo yy wo opeseduio> uey sosopeirat rar un auodoxd sou yen? eI ua ‘270s sarur Igo ns aonpord OptEND JBI ND $9 o1Iq “ueusany praed, x0d opejeuss | se, 9p 3eMIPAP uN 9p wpeuedwore 10 SOpersg $01 9p ¥{ Uo 0198 ow wexfmdr Ie 9p nb sox8,foa 50] 21qos asieBoxIoUT e so>UOY -up uaionur 3] operueae ousjende> jap wonmpuer> K soonDp sojunin sor “oumnste> ap pepapos | en, 38 Coy ue anb of ap eyi0% vy aod oxd & (ojuapndo pepsizos 27) Govos suamlse 24 wongnd scot. UE ut [2 UD eonyfod uppemis ns aigos oduian omsyu te dsopuyoudiur ‘soprun, wpa 2] 2p wulpuoss, epusjed eueuspuoenxs e| ap seme se] zopusiduo> sod ernonys9 9s en2 ew e1GO “usyondeg uDsUoMP woHGNd Qs6t UX “ses edoigos oprpod vy ou anb sewer seno, 2p oxsuorsud openiuooua ey 28 < suopo}penuos ap o1ourRU 019m ap eoHaSueD opmin ey yprEIGIED ‘op sin [2p oiotapod spur [2 uo wasjodouom owsiTe sdeo jap wody vj u9 opustats orad “eingr munjdso un aod opendsuy wesopqns sopeutet| sxped so} 2p anidsap [op oj & ‘oonyod & jue ‘ooruguors sapod [2 £ wsaouoss ey anus souo! sipioduroiuoo sopepopos se] 9p sorrwourepuny seHD|q iod openioysa vy 98 YHEIQIED ouNY, uyPL “KpsuUDy, ap woody e{ u> “opin, sopersg soj ap ePuopsoid x 9p amy wrug [OP UD toqlloue:9 ePUED zo ¥OSTION TYTALSNGNT OdVisd OAIAN Tad VRIOEL V1 A HLIVUaIVO x puodosd usp sourmunues sou ‘oruswout 9 10d ‘nb ison sox e[ eqanid e souios 9p souareren auainiis aed yj ux [2 21:940d0 soursuodord so “e Twuosied eySopoapr sun apsouedo souauodoad +9. wBojoapr w ‘oauppoons'ns 4 wisqreuorsuny wSojoapt x] ours sUapsuEDU! ODTI9IsIY OMDoId Jap aUDI>sUO> Y ouistxteur J9 anb oyuer u> “w12091 Sevue sase[> ud pepapes ensonu. ap sosoid soy v auaayut peppedo yj p ap ugptuntop. rt] enuo> pepjendisep vy 2p uoS0 19 2490s 0 106 LEVESTRAUSS Y LA ANTROPOLOGIA ESTRUGTURAL venir para asegurar el mantenimiento de y del consumo). A ello se afadin impor a de los sindicatos, interpretado, como el prin de clases, y el aumento masivo de los ef es decir, de la Sormacign y de la creacién de cuadros# mes forman parte de un estado de espiri entre los economistas y los sotidlogos de ese periodo; en aquel entonces mucho de ellos ablaban de "neoexp "ceded pol * Sein ello el ai Jo woe, amensedocilicamente por my, permanentomente, por la lucha revelugonay cacion y a una sociedad a punto de superar los antagonism cen razén, sobre todo, del papel regulador del Estado, Tan s6lo qued: ciertos problemas morale bertades individuales en los paises tecn: ica distributiva entre los paises en ci En suma, contra las predicciones Hismo, habiendo obtenido smasificadores para los individuos, cruel oponer a sem ctos sctuales de la crisis surgida alrededor de que ningun Estado logra contener y un desempleo m: cosas, mds que ‘poca, de Ia opulenci Ia sociologia, nnera de decir que después de la crisis de 1929, el ‘economia fa) y , en fin, por una superacién, al menos aparente, de lat sis clelicas de sobreproduccién (conviceién segin la cual una economia izada habria sucedido a ta antigua “anarguia” de la produccién tues cambios complementarios: la \cia considerable de la “publicidad”, el principio de la decaden- 10s de la ensefianza superior, is de sobrepro- del. protetaria- ibria cedido el lugar, bajo el empuje del progreso.téenico y de luna economia organizada y en vias de_plar 108 de avanzados, y los de la iba y todos los demés, Ia sociedad flacién, , sin embargo, a apre braith por lo que valen © pudieron valer en el mo- expres6, pues hoy han sido retomadas en sus elementos senciales por la mayoria de los ideslogos oficiales de la economia y de GALBRAITH ¥ LA TEORIA DEL Ni tos Creyendo expresar un descubrimiento, nuestro autor escribe: Parece init dar un nombre al sector de Ia ecanomla que se ha earacterizado por lar grandes empresas. Me viene una expresion espontaneamente al esplrit fo tamaré el Sistema Indust aso vex es el rasgo ominante del nuevo Estado Ahora bien, en 1916, cuando Lenin escribia El imperi rior del capitalismo, denunciaba ya con extremado vigor las los ertores de Kautsky, para quien la concentracién del capi ‘monopolios parecia haber engendrado una economia organizad: do un término a la “anarquia” y a las crisis del viejo capi petitivo. Lo menos que se puede decir es que su “espont remontarse a Galbraith a apreciaciones sobre Ia econom! y el Estado formulados por primera vez medio siglo antes. tentativa de respuesta del ca de ganancia que lo obliga a Ese gigantesco desarrollo de la publicidad, fad, de 1a madurez organizacional de la economia capi junto al eréd yl la base, precisamente, de la tendencia a Ja baja de Ia tasa de gi xy podia creer en las virtudes organi 3; en 1967, Galbraith prueba una asombrosa igica al considerar ese mismo capi sructurofuncionalista, es deci relaciones de producciéi de propiedad de funcién del concepto de "sistema indust 40 ap peppede> 3 vouesidan > ue jusradates.sonpisiput sdnaB. aod ‘apap s9 ‘sauopenuesig- 1od Jap ap zpuaied Pun ud opnzaAuo> ‘oysay 9p ‘epruaep euNUpUE u ws o1¢g jsouaua ausans ano! sours 1802? sopersg sey & e743 $0°7 ‘ug peporos exisomu sapusidoies apand 2: ow x “pepayos ey uo K esaud 1 wo Japod pp opuaysuen ey 26 anb sey & souorpeaiueBio © ous sonplarpi #59 ON ome ongAU e w199 9p Souris IpPap ap sUy eeuviauia upiniase eun s2 ou? ‘souvur seidord sns e seasijende> So ap souvur se] op sopod jap ‘esomus|Is opou O91 ua “eoUDK ruin ap e opepyatiog wey 98 uo sounSye sous pe “saxquro umaid org “EISHTEDOS dm ap ovadse'un onb 5 -1 ap wztonj ns 9p upDOIdx> eper ap sopeioq ‘sowie snuaryrp sopepedes ap { oiusimoues ap sopriop saiqru: . sod sep lop MUDUIAUD UPSD TeKOF KPIA ef UOPENposd | LIP UN and xu 98 ‘uapsp sapod 990 yTEAI'D anb upomnu ep Vuaiomusioxone v1 3a veo ¥ reroye sound 120 sowoqap anb ef 9p asous9) vl ap MI copusy 19 w9 4 vsord {of TWHALSNGNI OGVESE OASON THA YRLOAL VIA HI: 6t “wonmponry pousBounyg, 242, “ws 9 eed vm tf u2 epod jp e091 wun ap-uopeudsaid | UOD eareUE sof tod sopeurmop sojenomomp souamfor ap o1pay -mpjoid pe fu visonBimq ey e ru prossuaied ou anb * cards 1a pros ou peprueamy ef ap stuotiod 19 anb vounue ‘soue of 2p spun sey apsop ‘onb wongnowa swusHI0> e uD oF ‘epunadmor ap sauopr0e 5 “tp aiuampeor wos onb soonpmoing soreiede e ‘aey Yop elMeWa[Y WD 4 SSUN ¥ UD ‘sorafns upr¥a soflofguIOY sas anb sv: “IV uo & soprug sopersg so] u9 qeaideo jap mrousrodimuo ef r sop! ‘ueozaueutiad ‘sooyqnd 0 sopearid ‘sauouradns sospen> so anb 398 ow Sexp sonsonu u> “uaIq BONY ¥SSUN el A eHUEUATY “sop, ua eprpunsp Anat key ou ‘epeiisop 104 spaus vf $9 CumsuoD ap [BAIL fo “Eso UE & HIQEE ‘mio ue) eiouear ap axedasd 9f 28 pem> of eno rund Aeq ou ‘spuI9p of 104 “sonanpord eepap quEIqreD “ous aime & ownsuod (@ uppeDUE eT 3p 08 LEVISTRAUSS ¥ LA ANTROPOLOGIA ESTRUGTURAL planificacién moderna, y con el dlvorcio entre Ia propiedad del capital y la direecién efectiva de Ia expres, el empresario ya no existe en tanto que persona i ena directores generales 0 de los departementos estos del Estado mayor y 35 no incluidos entre los anteriores. ‘una pequefia proporcién de lot informacién de los grupos de dec conjunto de éstos es mucho me vast: va de los responsables firma hasta su periferia, al contacto de lo cuelio azul”, cuya funcion es conformarse ine trucciones y las rutinas... Es dicho conjunto, y ya no la direccién, el que consti- tuye Ia intligenia ditectora el cerebro~ de la empresa... Propoigo amar a ‘eta organizacion Ia teenoestructura® no emplear inmediatament cuello blanco y de cuello azul” (los empleados y dos a las tareas de ejecu lores de ‘obreros), condena- los propietarios del capital de los que Gal de Burnham, pretende que se han convertido inguir el poder de y la toma de deci clase, que es un poder ecor siones téenicas que se ejerce bajo I dominio del poder de clase; pues si la concepeién, Ia produccién, el condicionamiento y el lanzamiento al ‘mercado de un producto industrial fabricado en serie implican la colabo- racién de competencias multiples y de tomas de decisiones numerosas en el cuadro de una colaboracién muy organizada de especialistas, diversos, inde ser de esas operaciones en el marco de la economia capita. jendo engendrar una plusvalia del capital invertido, idm de las empresas industriales gigantes entrafia una mayor id _de las operaciones que prime las eyes de Ia produccién de la uccién ensanchada de ese mismo capi decisién no es, en realidad, m4x que la cacién —consideradas global que es la del capi: + id, pp. 81-8 los cuadros fundamento obj En la empresa capi ‘mis sutil que Bui a nueva clase dirigente que no superada o en vias de superacién. Los progresos de Ia tec ia.nos arrastrarian hacia las organizaciones econémicas, so% 1S mandadas esencialmente por las exigencias de la inform al responder por doquier I tcnoenrtut, técnicas, las leyes del modo de produccién capitalista contintan funcionando y, pretenda lo que pre tenda, el mercado —fundamentalmente el mercado mundial— continia jimponiendo fa contemporanea, que el poder econémico riado) no era el de un hombre sobre otros hom sobre otra. Ja oligarqu’a financiera cién y de la toma de dec responde ¢sj relaciOn social fundamental, generador de dés principales clases antagé: bun k pnaag ® owoar un [9p igo ef sourasesapisu0o uuey 9s anb ef 9p “ousrxreut BP anua uprseyTpUos ap erordue AEA “M 9p Ligo ey suourearsoons ‘siuauijupedsa ‘souonenaads> set e uptsaifias eva tod, ‘nsenuo> $9 EIDLIED e199 9p UL} [F “OUS|TEOEUE Te sePUApUR ap A peiunfon eun 9p eqanad wep ‘soyuDyuLIqNosap sp eynoadso ap wauppdso un 941 wed [9 annus opezogso ey anb uppereduos s9epos sosazord 501 9p 919 upuur uoponpor wun aod sepesrem wea (S161) ger & woIEL 2 HPA LEN v Opor a1gos “TeIMINI-0:90s OURO [2 YE PMAIZ 9p souOIsINDUL se] ap suns susufAuoUEPUN] sopEPoD0s ap ooxeUE fuo2 an oj u2 opor axqos “esedaiqos opnd ow anb snrutt pnasg ‘o8iequio ulg ‘uopezien ws 9p copHU [9 a{nypsueD fopiuswiea ng < ooinbysd siuspsusour [op o1uDTUNIGNEP [ ‘ouun|uo> ns ta soperapssuo> so>:8o}0> Jot Nod BDU UT LEY DUAL aIQMOW UN 9K iprayy 2001 ej onb uD “PIP 12 aonb sx oaiavy, STIVID0S SVIONAID.. TYNVOOISA ‘THC VIONENTINI VIX yueuRmop ejSofoopr ef 2p sopemse seanBy seh Ud woquianap & ‘sounuep souojsuaaid ens uo ested ozionyso oxo anb soaued sou ‘3ite9 ap ap seuopeyuon seunsfe ap pile SEIN “ofenI2e S9PEPE!IS se] ap SeUL aiqord. so, sapuaidwe> ered eyFo[o}00r | A yOUD29 vl UpINaUO? uD seuod op ozionys9 un owos aoarede wareiqies ap- e390 TI “euINs Uy nusuiemnea asieu0que> 9p-opelap wey OW ono 4 oun,“ [p 10d & up otaico opmeg [ep e2apDoinq wosreIaURBep UI 2p ope: ‘0 x sod ‘A ouspueu: fe Ugpeias o> spnfing owauesued 19p 5 usenuo> Soy ap a1uerjmes.jepnpie opnpoid un “oued wun od srasow ouanbro,, jo muL{| 96 anb orf “ewLanbsa un sPnpord ap gpsens 9s auduais oxsd ssofo) sne 9p A erstensde> upponpord ap opow fap vyH031, i400 17 uo ‘operjoxtesap X —ootI0rRY 0 208 sosaaoud sof ap ssHIeuE ap oporpe® UM OpETUOS ey XING ‘pEpsteD! Uy vl was wayspq exD_d end ‘oreidurax ap euLnZoP Bun 9p 0204 fe 9p Hiouedns epprutiod ,.eispxaeur euronbso,, 19 anb of 3p sym oupnur & efopdtuoo sytu oyonus eiouenr eu 9p eyjOxes9p 95 ‘oduraitioa pupaysos ¥| 9 A ejuouo29 wud ‘opor anb 2131 vB dustatioa ab somny [ap opinquy > upponpord ap opour Jap #349 s8plsjo souraoey exe eoteD9r =p orspap e] ap anb ap mien 1 a:q08 asrekode apusiaid eifoiopos un ap‘ rragie ejsom ep ‘1apod duan eysoniing my ‘nu AWanLOMULSE VIOOTOGOULNY VIA SSAVUISIATT ow LEVESTRAUSS Y LA ANTROFOLOGIA ESTRUGTURAL 4 partir del método estructural, Esas referencias nos parecen tanto necesarins cuanto que las ilusiones y los engaiios unidos en el curso de las revueltas extudiantiles, a fines de los sesentas, han favorecido cier reudomarxismo y cierto recurso al estructu- ralismo, reactivando el enfoque psicoanalitico de los procesos sociales, Retcu ¥ 2 FREUDO-MARXISMO ‘a psicoanalitica de Viena, una ver pasada Wilhelm Reich adquiere bastante pronto la j6n de que la terapéutica individual de las enfermedades mentales a la altura de los problemas de la época, Se adhiere entonces al requieren de soluciones ol ta Revolucién Sovietica en of les, sino que clertos puntos teoria freudiana le resultan excesivamente conservadores, como los que con. ciernen a las relaciones entre la sexualidad ¥ la cultura, En efecto, sabe- ‘mos que, segiin Freud, la cultura, entendida aqui como el conjunto de has a creadoras del ser humano, resultaria de una sublimacién tarfa fundada, pue la represiOn de la libido y represién Hevado hasta el. sacri (que la representacién sexual ha variado tucho segin las sociedades y las épocas y que, por consiguiente, no pro. cede hacer de ella el fundamento inamovible y necesario de cultural. AI hacerlo, denuncia un elemento ideolégico de la diana que in de una parte de sus aspiraciones sexuales y, en todo caso, para su pleno desarrollo psicosexual. Sin dejar de proclamar en fen el partido comunista, o sea, hasta 1982, cs la condicién previa de la libe- racién sexual de los individuos y especialmente de 1os jévenes, atribuye LA INFLUENCIA DEL PSICOANALISIS SOBRE LAS CIENCIAS SOCIALES 113 ‘las aspiraciones sexuales una importancia cada vez mayor en el inte rior mismo de la lucha revolucionaria del proletariado, en la cual pre tende participar activamente. Reich observa que la revolucién soviética ha ido acomy 1 1923, de profundos trastornos que han afectado la antigua ii familiar y las relaciones entre mujeres y hombres, asi como entre Pocos meses después de que instalara el régimen nazi, del fascismo, obra en la cual trata de explicar la derrota del proletariado alemén y la victoria del partido fascista en el pais industrial més avan. zado de Ia Europa continental. bra, més que en ninguna otra, la que nos permitiré juzgar en de ipresa del freudomarxismo. En el prefacio a a tercera edicién del libro mencionado escribe Reich. En Ia época de Ia primera relaccién de esta obra, el fascismo pasba general ‘mente por ser un “partido politico” que representaba, de manera organizada “el partido fascista imponia ‘por maniobras pols. tices". Declarindose contra e amo" no es mds que la expresién sada de la estructura caracterial del hombre medio, estructura temnacional que no es, absoluramer suacta Toe parti Recordemos que, para el » el fascismo es una forma del Es SW. Releh, Le revolucidn sexual * Reich, Le pischologie de masse ome. Payot, 1972, pH -ousprey jap eign ezapemed 1 -2pepas ef swuoumaydmeo woemow onb ‘,ouepno ous 9p uaa opURENL, “ependue ns 9p expanse, nb 96 ou ap ‘,seseu se] 9p ojonyed,, amb 95 ou 9p onp so] ap OWUBIEIAUESUOD [> GoD FUTfosNA sod epeztU -e8io emoy 2xq05 eY>reM ¥] ap opMin [> ToAdxD eed ueprerseq ‘sopONS canq-soyanbod sol 2ua opor aigor ‘wuNINEX fle ap .eosue K [eIIq “yphue eueuoIne,, emonnse e A penxas upIseudar ef ‘ssoU0IUD ‘OWI? eurdsx e uo aBueyeg eI 9p X ‘0261 9p eNEAT PL UD O1s0f TOP (ss 4-vs) sepemie sepaeq 9p “roperedases 5 ouap © sopigg 2p soreq so[ uorfosre ‘ond [sy -ayosar uppnyos Eun 9p pep wun e wise A sempoue 58> gabe & sepepom : 1 9p HOLY UD A 0 P sepunuap ws 9uNsgo 9s anb “espunMOD oprieg jap & -wup]e worsnyoaar B 2p mop e] 2p atgeendias eu osm |p up peu vpueiedosd ef ap ojunin [e ayuepYRS uoPedxs euN seuode vspod ou ‘sand yey ‘seuan soge so] ap edomg et ap ye ezammb 408 S€TVIDOS SVIDNTIO SVT AUGOS SISITYNVOOISE THC VIONENTANI V1 oyu “emery ap om je orpnur ‘rnrosey ef uD Tenxoe ugysaudar ef ve ‘wou so] 9p esoysue 4 Texoqy-nuE ‘soiuamnijs souopeaizeqo se] sowr>ipuodo up 19 9p ompoy uey even sey anb of uo out ep oop nese f ompute Op pean ‘sda unde oon wo esd -ooupsoduarue> opena Pp ‘owuswour somblens uo ‘anb & auaspsuost ied seiaigo souopenuefio sopuesd se] 2p faunoox 9p wsondiing reipus$us anb |2 omy PP 2f eP PEpIssoou ey ‘serpau sue onb A ‘esoidaa ey ap uppoa: un aod epynias war anb axped sat 4 S261 ap opnreg [2 & [ep0s wpenowep ey anua eu ab eg £ 3261 uo ovum -oqejoo Bf 2p sopenniqey, seuzi0y eidoad ns ap sojjoszesap x01 20d ses 9p Uppnoesiod Era SOs 3p Up “ago tuopermchnn wer ap typcaneay tnd epee AWunIOMLIsT VIDOTOAOMLNY VIA SsaVEISIATT ct ns LEVESTRAUSS Y LA ANTROFOLOGIA ESTRUCTURAL Preconizando, en la iltuma parte de su vida, pricticas de liberacién trabajo como lucionaria del pr rd que, de hecho, sim salida prdctico y teérico. Finalmente, el freudemarxismo no reconoce el hecho de que en el cuadro de una ocidad (undada sobie la expotacén del hombre por €l hombre, ninguna liberacién decisiva de ningin aspecto de la cia humana sea realizable. La liberacién de la sexualidad y la modi cién de las relaciones entre los sexos tropiezan con las condiciones de existencia y de pensamiento inherentes a semejante sociedad; asi pues, Ja cuestidn practica de su destruccién revolucionaria es la que domina igada inoperante era un callején sigue siendo una terapéutica que responde a ciertas necesidades reales de individuos victimas del sufrimiento. Como teorfa del psiquismo y de la personalidad, esté sometido a ciertas limitaciones, ‘cuya superacién depende del proceso histérico global, Finalmente, como vvisién det mundo, es una forma del psicologismo que no requiere ningu- nna articulacién con el marxismo porque su naturaleza ideolégica lo con- duce a formar parte, inevitablemente, de la. ideologia dominante, y por- que es funcién del marxismo someterlo, en este punto, a una critica radical. MARCUSE 0 LA REVUELTA CONTRA LA REVOLUGION ‘También Herbert Marcuse ha vivido el drama histérico de la revolucién alemana de 1918 y su derrota de 1928, de Ia Repliblica de Weimar y de Ja instauracién del régimen hitleriano en 1983, Residente en los Este dos Unidos desde 1934, alli ha hecho una carrera universitaria y publi- cado diversas obras sobre marxismo y psicoandlisis, Estas obras proce den, al menos hasta cierto punto, de la corriente freudomarxista, en tanto que su autor trata de descubrir conexiones entre los fenémenos socia- les y los fendmenos psiquicos a partir de cierta interpretacién de Marx y de cierta interpretaciOn de Freud. Finalmente, son las revueltas estu: iantiles de finales de los sesentas las que revelarén al gran piblico el nombre, si no la obra de Marcuse, Su obra mds importante es, no cabe duda, Eros and Civilization. A Philosophical Inquiry into Freud, aparecida en Boston en 1955 Tiene por centro la concepcién freudiana de la cultura, de la que ya hemos hhablado; pero, a diferencia de Reich, Marcuse no somete esta, concepcién. +H. Marcuse, Brot et Contribution & Freud Traducién espatcla: Eros civilizacién. Contribuciin « Freud. de Minuit, 106s celona, Six. LA INFLUENGIA DEL PSICOANALISIS SOBRE LAS CIENCIAS SOCIALES 117 . Tan s6lo trata de interpretarla de tal manera que 1a apolo- ina de Ia represién de los instintos sexuales quede relativizada y atenuada, ‘A diferencia de Reich, Marcuse presenta a Freud como un pensador parcialmente “fevolucionario" 0 por lo menos subversive: El concepto del hombre que surge de la teorla freudiana es el acta de acusacin La opeicint devcubierta por Frewd entre el prinlpio de placer, que gobicrna el ello, y el principio de velidad, que gobierma eyo, expres fia esta represion generadorn de In historia humana como tal, En realy dad, bastaria con comprobar que I penuia econdmica ha earaterizado haa oy i ure del nyo ners ds poses dierie sce dade, pero que, en adelante, parece posible pensar en una socedad fu tura, no demiado remota, en que in penria habia despareiso, pars Que la repetin de la sexualidad puciee, a a1 vez, dsapareer ‘iho de otto modo, Freud ha ado realista en relaion con las soe dades de penuria, pues e+ verdad que van sconpatadas de Ge fa cultura, en es diversas So factual de la homanidad el po Gel aparto predoctivo ya eonstruide anuncia ‘una época de abundandl tn que in ropreson yu ho ced netenia para ln resin cultra, que ia destuccidn de In repreton y de fur mecanismos axegur lo, el yo, el super-yo, los Y el error de Wo sociohistérico fen el medio exterior de la personalidad, mientras que para Freud le seria inmanente. Marcuse acepta Ia problemdtica inherente a las especulaciones de Freud en la parte de su vida, a saber, que la historia de la hu- manidad residiria en la Iucha entre Eros, como instinto de vida, y la pulsién de muerte. Pero opone al pesimismo de Freud, proveniente de Ta primera Guerra Mundial y del aumento de las fuerzas que habrian de desembocar en la segunda, las potencialidades de un nuevo periodo caracterizado por la perspectiva de la abundancia: de allf el optimismo de "pid, p. 28. A “wonot2gn ML 124 "ROTOR -rpes sodnuB ua uewnous oF cuaplouso> ou ‘oanafqns 10198) 12 & oanafgo 101 23 “UppeMo;uEN et ap seoupssTY sofe;ey sop sof “HsENIGeD euoE ey Ug ruppnyonar e ap UppeM -xojsuen eI 3p oanafqns 201283 [2K oanolqo soe] [> eurey] anb oj anus Ugpeposip euenx wun e efoq] asm ‘sy “EissDIEU uppENMDadsD op pads wun ® feat of alqos, uppae | 2p aseezT[p $9 ,uppEDgEL,, ef 10d [e905 upFongosas ean ny soferpos sossooid so] © ugipejar Uoo ,s9[e1mM2,, 0 sodtHpjoorsd sousLE -ua} so] v “seuLioy seno us anbune “WY 2p x] owlod ‘epuarayaid ep apnpoid ap opeen ey asnazeyy anb owspaeuopnary 9p pepoea ey “sarep 9p EIN] UI 9p 0829 nb spur souopendse sns ap ugmenyear ef v 1e82q] 10 sms sertepe uapand ou seprumtidar sepocea ar ap ‘sa1ueypmass ap opor 21qo¢ 3p eHeuoPNforas upPeueLIO e 2p Orpour sod ‘amb opener put eigo 198 apand ou ‘0018 ry ‘oduran onsonu 9p ses ap uoPelogi wt LeUIWOP eed UeIseq OW seONADI seso ord war US moquisep spond auouEUEY (NuepMsD UOPEINjaL eT JoWtODe sof ap wi9ex> PUI eprpour wun Koy seo? spond sense ‘anb opesaqyt wey "eugeped eun > et ua ‘eueuiny 2pods9 "BE EAE [9 A seanonpord seziony se 9p oxjoesap [> somepUND2e 1p :lugpnetdes 2p sepepoing sey sepor ‘euedso ofp: ou 70x eis anb) onadso tin 91 dors, 2p erdsou0> 19 ope yabuo> vonitod sourust anb pout 2p “upF>e eI 2p obin> [2 ue See ‘ouetp opts ust anb 2p o4soy (2 ard ua epanb ‘oles aio ap ssoigd set “onrd “oy 19p1E ns Jod ‘oxpuur woo wesedaigos semana sns anb O19 = UG IS topouied 2169 9p souuerqun soyuepns9 80] 2p ons -qdord v ‘aqunss epuery uo 9961 9p okeur 9p sovuafunFDaIUODE sof se509 SHTVI00S S¥IDNAID SYT JUMOS SISTTYNVOOISA “THa_VIONZATANE VT se.2089909 se] sepo1 9p sopousdiow soy wepos wun aXnnsuon snore “eispcreut So1usruga1uose sos rpyuL 9p zede> $9 ou sseno 9p & sospur so] ap ‘sourpout 801 2p siond so] 9p se1us[ofA Souopoe ‘squo}sIpuo> ap A soy>o19p ap pEPIeTS! ‘yt tod sorafnmr se] 2p uopeovpursrar ‘sopepisiaarun saredmutid sey uo sofnueipmss souopeinyor “sapepnp sopurai se] ap soxfou soluurq So} op DaLINSUY ‘MIEMIBTA ap exIONS e enuOD soudAof op { soxoptleqen 2p fueur :soplun) sopeisy so] © uopmoes onb seseur ap sovUSNIUIAOUT ‘e061 { sg6t onuo * spur -onuear anb eueuopnyosanenuoo aitouxaupuowiou onb sopemnenoinq soverede soy v jeypuNW operteia] vad jap Oopgiery ovuDtaNAOUE To soNpar senDIE Hy dv v & uppaanp ns ueinBose -sueu exed souretinpe sonfinue sor sun osornpod § Deperos ¥] ap sopeuoronyoad spur soLoIoe 505 woe susureqipIsry 195 uazased ou ek ‘anuetape uo "nb 2p cwund sony ns { eimpans ne opeuafe ey Optinut 259 2p Pepiunoyrun ej & esuap 2p upprode:eun 9p PY 1 Pap. senpiguer. sesoufoud 50 09 ‘opeuorsaiduny “Tepunod nse reBi0 eun exes ay anb o1od aruosaid onsomt 9p oustur oat ya ue “fp uNBOs ‘gin sepouspuar seq 9p axadsa2 ensonur anb epusseiduos ey { 3s AVA IDAWISa ¥ISOTOLOMINY VIA SsAVULSIATT 120 LEVESTRAUSS Y LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL es diferentes at antagsics El facor objeto, et dec, I hue humana lel proceso de product por el ial se perpetds Ie welelads spares ie fae induc fuente y soera de ke expla ‘a deci Ia coniencin pen, en Ia Joven i le needa de coathioy como neaidnd A Is poblactn dels heron y tambien en ly pe eptisan poo nro ston dels prielegiadas” dela cae ober. Por eotrate, fra en eecvamente en randes roms dl Teeet, Ae iberacin ye gurls inden eon €or ‘ite sobre In cual pom el proce de. produc Gis, er dec, eenciaente el proleariada rar 7 uabien el nace pre Ieariado inden Este texto no expresa en na de Marx y 1a de ¥ ideologia ant proceso mari la unidad de lo o! social, singularmente socialista, 1. El factor objetivo es el movimiento de masas en el centro del cual se encuentra el proletariado, en tanto que clase internacional, y exe 1m: vimiento engloba a todas las clases y capas en la lucha contra el capita. Tis lista. El factor subjetivo es la organizacién consciente de por medio de la c lun proyecto de sintesis entre la herencia freudo-marxismo ha desembocado en una is comprender que el se opone al proceso dialéctico de » como Fesorte de la revolucién, sus camaradas de combs 2 Denominar "factor sul estudiante, penetrada, aun equefio-burgueses de la ideotog'a dominante, dad viva. En cuanto a la poblacién de los ghettos (negros, puertorrique- 8 © bien es objetivamente parte integral del pro- dos, 1o que es el caso de Ia gran mayoria, 0 por la lucha de clases. Pero, como tal, no ¥ mds explotados de Ia revolucién mas que a través de su organizacién en comin s otros extratos de Ja clase obrera, y es erréneo pretender que, en tanto que conciencia, una “subjetivida 3. Fis en 10 que co 5 falso ha. blar del “proletariado ura! muir en el seno de las masas cam- pesinas un campesinado medio (conservador), una mayoria constituida + Bia, 9. 78 LA INFLUENCIA DEL FSICOANALISIS SOBRE LAS CIENCIAS SOCIALES 121 1 eampeinado pobre, cuya suerte politica depende de sn capaidad Ae aceplar en la onganizacion tevoluconaria i dlc del. pole lado intial por bil que sen en electives en el Iga tn ple tarindo gris, euyon intertes on inseparable. del. proleariado en general, Las complacencias de Marcuse para una eypece de populsmo Tones de Is ideoogla de re. os que Marcuse alude son, las mas de las veees, coaliciones de direccién burguesa © pequefio-burgue- sa cuya funcién consiste en obstaculizar lor movimientos revolucionarios de las masas hacig gobiernos obreros y campesi ‘guerrille rismo” se ha traducido, especialmente en América Latina, en acciones jdas por las masas rurales y urbanas, y a veces hasta utilizadas iperialismo y las burocracias para retardar y bloquear los es{uer- fen razén de su naturaleza cul a la “recuperacién” por la i la gobiernan, Como Reich, como Fromm y como todos los demés vocerot de las di- versas formas del freudo-marxismo, Marcuse ha tratado de resolver los problema de la relacién entre lo psiquico y lo social, pero ha venido a in de los procesos sociales que le ha impedido jogia reinante y . Los problemas de Ia revolucién de nues 1d 0, por Ie “impugnacién”, de 1a cu ideologta de hoy cada vex menos segu ro de que atin sea una impugnacién de la ideologia dominante, precisa mente porque ha dade a esta iltima figuras de remplazo ya comiinmente ‘explotadas por el show-business. LACAN ¥ EL METAPSICOANALISIS ‘Tenesnos que analizar ah cuando permanezca, en ci dos~ porque ya ha dado de cuyos efectos sufre hoy Ia mayor parte de , cercano a la corriente persons muestra su tesis de doctorada de 1982 ( Jacques Lacan fue pot las ideas del psicoandlisis, Pero se siente insatisfecho frente al adap: tacionismo y al conformismo que los analistas de la tercera generacién, re ‘anb opiqit o Tenses pepwoveu x] aistxe,anb orepp eaynsou “sond sy nd ef opnuas ae u9 een epUap eT “TEMS 3p 18 epuodssue> anb mun un 9p 30010 mn aaquiey [pH um 9p epunsiXD { ouodne yeuque jap & siquray tap sa[enxoe sopeptsooou Fe] 20 uodns anb opout ousjur 2p ,7e0x95 03 ‘oasep yap & opt apaeid ab sepor aayonaua 1p, ten2 ey updos eueyuese] upoeuL coumqese anb oa [> upFousie vundpe woo res9pisuoo wise SB SFTVID08 SVIDNAID SVT "AMOS SISITYXVOOISA TAA VIONSATUNT VT se 4 61 MAS “1 20 as-is “4d “9 eugearypied 9 aBeSurt np v2 syored et op dump 72 uonuog, "wmeT eonboel srweppout sey X seam ‘onnts se] usp ‘seuruny souopeyar feundineuy exsuent ap uequevo es so £ soquegradis “eageyed vf s1pap aod “mode exajeamied ey -upryodo 9p seman u> uowodsip 2¢ onb souiodes ‘ouodes ow ama1jo apand w3pesm eu anb of opor ua sepemoy uyis> ‘squopear seundie sepeu es ‘seurmny stuscredesd ueos anb s2uosseiar werzoiqeno 92 anb ap miue uowsyRep uppuny ne vepuarede nt sonpor anb K mx; uppun PepIDA wf Omo> ensONG sou siMENsHAyT 9pNELD anb upPUTy HL = eipny ap seouy sey fe aquDsuY ‘odure> 229 ennii0 oFe epepiacon fe{ € so[qnroioy os ops anb seanoaqo> sepuatiodxs set sire ueqhoauy 2s anb 9p sae ‘TeNpINpUT woFNpap per ap ssIUE “epualiade> eper 9p sSIUy fre cote! eb 0] 2p coupe pend oan toga ys eoydxs 26 some onsomu ‘opeuruns ns uy “pnasg 2p ¥Iqo ey 2p eyemnnnss ,uppeidinuy, run us re20quiasep eed wouysod swomu09 wnsnBuy x] 9p sees ap oon] wren anb wisiyeapy svusUHTCD sou ‘sand isy fonsonu 9p upRoe ¥] $9 010d ‘uppeatD ne uD sano anb 2 oqi9s Jo exp 2794 ns B mDIAUTL 98 1g, :sous8,10 so] © rpuotaad ns ap ©: p epeunides wf © k eisaueag [p uenf ey wan * -yueur fp owos 52 anb & “ouewoy en8ury 9p sesereuvo 160 ua OpepUNHOLM “eUOY 9p Os: ynstaSuyy vy aod eed anb ‘eouazay ns 2j opepprau ‘pnarg ¥ owop1 “sauony 8 oid { uppemis eso eounesp wre] [2 ud ampoqeaaid oypay wey ‘soprug, sopesy so] 2p 50} AWAAIIMULST VIDOTOIOUNY YT A savas 6 LEVESTRAUSS ¥ LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL EI deseo se sitda en la dependencia de ta demands, la cua significante, deja un resto metonimico que corre por de ‘que no es indeterminado, que ex una condicién a In ver abso! clemento que se lama el deseo... La funcién del deseo es residuo diltimo del efecto del significante en el sujeto. Desidero es el cogito frevdiano.® direcciones las consecuencias de su ideologi idealista. Contra el establecimiento hecho por Freud de la especi de los procesos psiquicos a través del descubr fa conciencia con el inconsciente, apostrofa logia a la ver como ina invelectual existente y como proyecto de una captacién cien- ica de las conductas humanas y del funcionamiento de Ia vida mental Entonces m0 queda ms que Ia regresién hacia la metafisica: significinte es la indicacion que hemos dexcado pponer en el primer plano de una rectifieacién general de Ia tcoria anal bin es primera y constitu Contra el materi dad a partir de las doras de dichas instituciones, Lacan ha declarado en el curso de wna emi- ‘reud no ha dicho que la represién [psiqiiica] venga digamos que a medida que avanzaba iba incli- de la represién [so que nuestro autor se cree autorizado a decir I wan a partir de la represin juica]? Nada menos, pero ello podria ser por el hecho de que el in- Lacan, Télévision. Seuil, 1978, p. 48, la opresién y Ia ex; logia, Lacan ha esborado all Lacan.® ,Y por qué? Est que por su esencia no es ida por la naturaleza de las cosas x, dominado por el Hevarlo al callején sin salida de Ia especulacién met hhabia tropezado con Ja cuestiOn de la sexualidad femenina s | y ni siquiera a plantear bien sus términos, En. 2 9p upsIA ep so] 9p mf “uy ua ‘% ap uppeiged e| upperapisucs 961 49 ePEHgnd a 9p ba wigo wis sejduofo ap ound ayso-sensnyy veg sooued sou yMeINog [OYDHHY BP "GO kL soavytoeviy SOT A eHa0d TH ‘onupqurereidsop ns anstaat nb sruuioy sey ua & afenBuot [2 ua ‘souopmpsuy sns X opesg Te reH3Il ‘outpssof ‘uoiu0 ofna ‘auany eno suuojiNu OUALIOUIY UN eHOS oppeurwop vr anb spur aruerseg & e809 eNO B95 aapod [9 ‘ugsta wise f opod [op souswipuay so ap jeiouaBl spur ugysta vu sod “esta spur OID tod optsg Jap wispetem wyz00 ef sezeduiax oprpunaid ey jojoapt e] Woo UNO? uo UeH sau ou UAE onb OL ruresuod op syusx2i09 tun ‘soue gf soUN 97, 9prap “spt ‘2p opiusiues ns sod opmisy [ap "ispeICU UPPDezUDDETD Tse yeGou ey 98 sqnifmq owusquresuad 1g eas anb esainbsapen> “osep op upbet Tap seuntoy set op Jp ean ap ugpeuop ap owoUnN 9 owos opersa 19 opluyjap Wey UIT apse spur X s[aBug Tey so1orssod 9p woul eum 9p s9fe so ap erpieneayes ey semBose ered uppeiqod ey jaido ap oiuauinnsut un $9 ope) “Sq [p ‘opunlias yo vied ‘epeutuuaiap pepspes eu ap JoUNUE [2 9 01 se] 9p spanoid ‘opasg [9p apap s9 ‘odpujsd jo ered ssoqqorr ap 4 ojaaembeyy ap tesqo WAdOd TI VZFIVUALVN VI FG NOLLSIND VT TIX sorpaut ws ‘SezoueM separ ap “eqeise soanalqo soqePos sosso0d ap 0} josiod e] 9p auanap ap A ousinbysd [ap ooua un 4 emadesoi un 19s.ap oven prog “Jopapaife ns e syut 294 epe> uejnuunoe sono { use] onb eaxBojoapr winseq ey ap soruarmuqnorap sms z01dun, fsns ap wzaualy ¥{ A vfpueisue> x aepror92 49 aisisuoo pnaig ap eLowow vj v asad epand 9s anb opsarss sokew [3 ‘ojqesedatur uos eno ej 2p “uoDDap cord ap souosrjar sey ap eantonpoid vonsyid e| 10d sopespussiua sojepos sosso0id sean dxo ajqysoduy s9 ‘oorioqus of ap 0 sesqruiis [ap uores sofeu uo2 “{ feposoaisd of ap opuonieg -o1|> wxed oy>oy yas Ou Pept swat ua anb s9 X ‘ows)Boz024ed | ua MoquDxep ‘s2[e;208 soUDUOLI, sof aeaidinut ap £ sede 9p een opuend ‘sipueoossd [> © oueruese] ‘mspexeuropnaig “sauaimsue> oWwo> sepex ‘eanow ¥ s9[epos sosavoud sO] ap NS oO [eAnAG souDU! O SFU LOE un u9 aiuouy IEp0F 5 cos 9p ‘31quI9p gr wiso SeIDUIEUT SePOY 9CT ap semmiyy sx 9p aiiie e] runs ue ‘ousper [2 4 sojsifard so “so221u0> soy 4 souo;suar aexyeue exed sopiup, sopeisy sot 9p (epos yBojoowd wy 9p seaneiusr ses aarp 4,984 9 pepyeuosiad,, v| aiqos UorurT “y ap 4 sauIpsEy “Vy ap. UDP, SEL 2108 SI 3p so1oine san so] 9p $61G0 set ¥ 2onNpaX 9% angot sisytyueooisd yap vouangur vy anb ap epnp key oN “omasqe 4 ooupioss siustjeioua8 ojnso un unos ‘91 ron ap ugisynd x A aye “ouisyjoquits {9 a1qos souorpejnoadso seuorquom sojrendsuy exer ea LEVESTRAUSS ¥ LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL Manifiestamente, Foucault esti obsesionado por el tema de los ex- cluidos, es decir, por esa fraccién de la poblacién que la sociedad de su vida comin. Durante la Edad Media europea, los excluidos los teprosos, a los cuales se asignaban lugares reservados y eiificios espe- cialisados, fuera de las ciudades y bajo legislaciones obligatorias. En los ‘iempos modernos, la lepra dessparece, al menos en Occidente, pero surgen otras formas de: exclusion Tomando Francia como ejemplo, Foucault nota, en 1656, la fundacion fn Paris del Hospital General; en tomo a esta fecha se realiza, segin el, el gran encierro, es decir, la concentracién forzada ent establecimientos. de tas elementos que la sociedad europea ya no aceptard en rante de s{ misma: locos, enfermos venézeos mas de diloacones den eu iones ante los demés?. * oe Foucault, en tomo a To que é ama dicho de otro moo, lo sigce vt) vm Europe a teavés oe este git uM. vsion asombroramente, ctarlia Ipene, estructura, nos & props. como explacin etologien Je Duestros male contempordneot Esta wisién prasupone un extadio ante Aliso de Ta existncia humana durante el cua! nas ibertaes malon mes permitfan a or individuor eapar hasta certo puntow del domi Mio del poder extents, Indien que lena "epoca el pavtr de In Europa acide considera Ia como una regresion general. LA QUESTION DE LA NATURALEZA DEL PODER bs, rrante poner ea duda la significacién objetiva de tal paso como lo hace Foucault, que la abolicién de los castigos, corporaes, no ha tenida oto fin que ane subyup En realidad, Foucault sobrevalda, con el nombre de “época clisica”, las superestrocturas del modo de produccién capitalista naciente en la Europa de los siglos xv y xvu, Por ello se vuelve incapaz de compren: vida, como en la Europa occidental, la-servidumbre retrocede y desapare- ir, empero, la exclavitud color feudal agonizante, fundamentalmene,scta leo 1 Newion, fore la cetaliacion de ly grandes Estados cur sy, come comecnend €l "gran enero” ao que, habla Fou Feo sigue cn pic el protitaa de er sla seceded cap {= detuide, como lo anuncia Marx, por la dave de los vendedones de fu fuera de tabajo “it proletatiee= 0 por jot matginedon de toda i Gole de que Foucault se encargs idelopamente Producto de In devcomposciin de todas Ins clases de In sociedad bblema de su liberacién pasa por 1a organitacién revolucionaria de! pro- letariado en su conjunto, es decir, por su transformacidn en clase pora si rd, 1975. Foucault, Sureiller et funir. Noizance de la prison. Gal seu sojend sef ap syaen © sour ‘ean99]0> epea | ue ‘onb uy 204 | © uot sapod 9p sat -espoid apisar opaemnbeyy © upper us xieyy rod openqear osaifoud ta somos sours ‘aed ensonu sod ‘om ap ‘fopeuouEpuny se2z00j Se] 9p Uoperas ef Ud ayuaRy was reORNG anb ekey anb { odnud un ap 0 onpypu! un 9p perunjos ¥ anb epunjord spur oqnu: ayuony tun eB ua anb ‘epetieuosied uppeiuasardas ns e eenpar as ou s2pod [9 an sezmny 2p suo mpi rey ¥ snmmurmay eoven eun op med = sped 9p. somumou $0} aeypep & sdpuya pp afeuousd ppp srpupsoud yur ored un asp anb ele, syaimb “exzony 9p fouopeps! ap sourmupL ua sdpung [pp sopod fo uo ueqer 3 #4 ‘uppOnpard 3p mj 2p SAUOpEpEL x sopeurmop ssloprutsiop 2109 sean qeraual 21E0 utoo anb 2q “yom Jone [> ‘suspovord oven pe wants anb.souoreatzsgo se] UZ suey > souss9qU 2p sopers,, 2 Wa epuspersp ne ‘azsyad a Is 0 wd onafqo ‘opersg [ep 12pod 2 toured sepor 2p auaqa anb = ‘oper aqoqdus of aonb ‘anb 0} peptiep woo eypur sou sev “rapod ap 90 is exed ugwsoidox op sour ua pep) a ‘woo aadwoz ap wren aynemog ‘12gus 2p pojunjon v7 ‘2iq0 Eu geraoa 14 $4 400? eaiuyjd anb s9pod uopand sono 4 aneonog anb -sui0> eifoSewap ns awe &° ye 12 LEVESTRAUSS Y LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL ee rege producirén y seproduch le poder. Para Foucai combinaciones posi tun determinado “discurso” antes # humans", el “discurso” de curso’ de la sexualidad a través rnuestras sociedades contempordneas se dicen, en el sentido fuerte del término, 0 sea, se hacen, sin saherlo pero no sin quererio. En esta perspectiva, 1a comprensin de los mecanismos de poder exige icién de las “cons como las de la “épora cl ida por Ia idea de Dios, de la época del humani te, de Ia época nueva, la del "discurso”. Poco import ‘que no se utilice el término de estructuralismo para cara cepciones de Foucaul que es en ea corriente intelectual contemporinea que, dando deliberadamente la espalda al materialismo histérico, hace de la palabra la potencia cons tuyente de todos los fenémencs humanos. verbo serfa, pues, en todas su transparencia: ‘Toda Ia episteme moderna Ia que s ba formado a ‘ain sirve de suelo positive 4 nuestro saber; la. que e ser particular del hombre y la posibilidad de conocerlo, toda esta episteme estaba ligada a nado monétono, al deslizamienta del lengua} ya su reaparicién multiple. Si ese mismo lenguaje surge ahora con fla cada ver mayor en una unidad que debemos pero: que ain no. po (2 una seflal de que toda esta configuracién va a desplomarse el hombre extd pereciendo a medida que brilla en el horizonte el ser dal lengusje?? Doble reduccién, pues, ya que lo social, Jo histérico, queda reducido "Foucault, Les me 1 OP. eit, p. $9 LA GUESTION DE LA NATURALIZA DEL PODER 1s 1 To cultural y a sus configuraciones, y ese cultural finalmente queda re- linglistico, Foucault sabe bien que en_un paralogi fa de la especie humana y de su devenir hi mento de su representacién ideolégica, el humanismo burgués. A partir de all de Foucault ‘sobre los mecani: del poder en su Yelacién con el tancia que se let atribuye. Pues es vis condenadas por los postulados del que es, en nuestros dias, una cara de la ideologia dominante, En realidad, del hu: ‘manismo al panlingtismo sigue siendo la ideologia burguesa la que com: timia funcionando y expresando, de manera deformada e invertida, Ia contextura de la vida social. La aportacién decisiva de Marx y de Engels a la elucidacién det proble- ‘ma del poder, consiste en haberlo vinculado a las relaciones de clase en las sociedades antiguas, medievales y modernas, y en haber colocado en su centro al Estado, El marxismo no sélo arruina la vieja idea de! Estado al servicio del “bien comén” mostrando que es el medio para que una ‘ase domine a otra, sino que asimismo revela que en el fundamento de Ja opresiOn y de la represién cstatales se encuentra la expl trabajo social. En suma, sega el materialismo histérico, debido a la existencia de Ia explotacién del tral —inevitablemence opresivo y represivo— que asegura el mante de dicha explotacién. Todas las formas de opresién y de repre dequiera que se produzcan, provienen de esta fuente nica 10 que es Ia explotacion del trabajo social. jzando el poder al extremo, pretendiendo que estd sobre todo de abajo, y aseguras ult nos hace regresar de més 1d de Hobbes y de Maquiavelo, Pues io, en sus diversas formas, jo vacial hay un aparato es dades sit stowepuny epuaiapar ‘Tesouse uo ‘guanoD ou penmDe e/RojoxNOd ef ap 531 -ua10y seaanut se] 10d wopogad > orsand ooqurnsis sIsyFUe Ty “seMITSTS amfunstp azmb 9s ys epuarede eun anb spur 9s ow one UDI -QUiy #9 oF9q ‘TeIMINNS opoigtm [e sery[duar ap me anb oporpar wos oommumsis sIsHyUE jap usfu0 Je we < ‘eseIMINNS? ap a1qEHH ‘Fun 2 vpegotfus pepePos vB 9p WOISIA otNOD OUD os jePOF EpIA | ap seIMIANSS sapu22a91p se zab w prams FL ax Showa oxy 2p Pomyemord eeremmonmne WB igoud 12 sewed peimwnnss ap oporpun jp rye souswpus} so[ & ypUpiojar sod ‘wzfear 38 ‘sens crepes Fr earayte anf [9p opsete tn fo OUT EDO SPY op OPENER mpepund Me sete ‘qo 1 cipyp four © peporos ef Ginwo> [2 uezeduse s30qpr0: eee reeds eeivel : areuyuop es80,09p: 2p ope> opens 19 storage sound ap or VIOOTOLIIOd NF ONSINGLSIS TH “TIX AWANIDAFLST VI9O1OGOWLNY VTA sgayats1Ast set js estructura}, Ast pues, ¢s el problema logia el que ahora debemos tomar en consideraciém, Ex anitisis stonéanco Profesor de ciencat, ples en la Univeniiad de Yale, Robert Dahl en 1963 el sistema politico en los términos siguientes: “Un siste- -0 es cualquier conjunto constante de relaciones humanas que impliquen, en una medida signiticativa, relaciones de poder, de gobier- no o de autoridad.” * : pretende detignar un ‘conjunto constante de relaciones humanas” y pretende, al mismo tiem- po, englobar los fendmenos de poder, de gobierno y de autoridad, de los que lo menos que puede decirse ~el ausar esté de acuerdo— es que no von faciles de definir con rigor. comprensivos y reconozcamos que los fenémenos que interesan lo interpersonal, que hace aparecer la sobre otro, ‘Metodolégicameme, sade en cuenta los conceptos de les obras muestra que de re volucionarios que, sta que sunea tomaron €] poder, #€a que, habiéndolo to- ‘no alcanziron sus obj EL SISTEMISMO EN FILOSOFIA factor principal, con exclusién de los datos objetivos que so istémico su estudio, puede fund: interpersonales. sma” asf concebido? Para saberlo, Dabl ‘menos en apariencia, son los principales ac de una cadena que comprende no slo los rewhades i Hones... sino tambien: formacién; gis, etructuray de personal de otras Ton valores, stars, erperacis des. os procesos de seleccién, de reclutamiento,.. de los proxima As, cnalgsier subsist, incluso el de tos proximate policymakers completo, poco mis La sociologia de a decisién, ligada al método ‘extrema complejidad de los procesos que deembocan decisiones® ‘Trata de captar sién no pueda dejar de sex tomada o que cisién se produce efectivamente —en contradiccidn con eas intereses— ser fla postre, de escasa importancia y de poco efecto. < id, pp. 728; y Charlie E. Lindblom, The Poley-making Process "Ct Haroun Jamouy, Sucilogie de la décition, LA véjorme des et des structures hogptallévs. xs, pps 25-40. smddicates qos) romma N ansg upton ys do“ -onhouerT WE 6 se ‘organ uz sexypuaq suo! NIOS 9p A sean ‘ugpepofow e| ‘npesue> ef uesrasoae; an souopm copped offaare un 9p ofpaca sod opyguos un sea 9p uppere[sap aiuamnfis v] ua ayusueiusfoyns 94 apand 95 orsy “ouruziss 1p zewrey] anb Avy anb x © soidaouos ap e2xB9joop! uppeurpioo> eun ap ‘apap 9 ‘eojoapr eun 2p ‘opeueduiooe enunucr k ‘reyedmone oy704] ey 98 ootumpisis sisqyue 2 anb asap v sopefngo soutaa soa of[2 10g ‘ewaresqns un anb syur s2 ou anb of & eworss un ‘o129j9 ud ‘s9 anb of a1uaweanafqo amBunsip ajqusod sopen> so unas sopor exed saqqystuupe s0150 ue ja anb ‘auauepadse nb yposoored spur wzajeimeu 2p up osu2st09 agp ap opess [2 UD ‘osuzoUIOD uN uD joustuass A owssusyss Key ‘sand ysyt “anus op wuruy e2y8py eun e s9paqo anb avarsyyp eumisis un vant or suouteped ‘ouroiqo3 ‘worgndar e] 9p eDUepI ap ‘epipau map wa “{ ein | ap pepadoid op uourier yn2 up sosjed So] UD ‘upPreIopisuoo ap two eun 9p ‘odwaH ou uguos ‘seurdipa seq 9p wpur eI 9p somepnp je) X epurjor 2p ‘HIipE ap “enNS ap ‘euRaIg WIN ey 3p ‘sopiag sopersg so] ap souaunfar sol onb owen ua ‘eiperT us A ex cenmy uo upique & ‘uodef wo weurer “opexpuadua wey se[ ‘=peurur ssrep esmicinkos wun up ‘nb sqepos sexton} se] eum wo sro ut nsuo> soqueM2[2 sis anus s2u0 ipmis9 ap wen anb opesg [ap suotua anb keq anb o[ A ‘onfayidar ap souopnyos sey uepunge ou ‘opor ap sndoog,cowsuins}s [ap upPEUa e euars koy anb spusnus 2s ‘oLlop cuaxdwoo 9p weparyo 9} as anb sepeprumiodo se] opersipiodsop ey 0 oo12 et VHOSOMIE Nd OWSINGLSIS TH ‘96F 1a “dE “I do ‘ombymod siopov0s “moImG ND + “sry ousyreyioveu [> opereypor ey sa8eanq anb uo epipour v UZ auqurey 9p suoW wfop sox —,s9TeIM|R { sopeuoHMANAU! ‘SOOO ‘sooypitourp ‘o2Isy,~ s31012e5 sonaM eioumUD senuare ‘oueaBIoAnp sispue fp anb xo20u0001 anb Key ‘orund ays9 ua ‘A “ono ap snfin| uD wu pany £ oppalqens> et, ‘ousp ‘ed ye uo “nb sod K ow u> ond ef A sojspour ap ugronnsue> ey] o10g ‘oon! 8 “sm9A se] |p syUE se] “ueqeuTIOJUOD 35 seonjfod 591 “qu se] 1S sages sp operen ey ‘soBant soy ap “sony 9p sauopepar se] eaforuy ow anb orond ‘andis ongeo 42d orniq yeuorseu o1snpord jap < (upusdiout ap A ‘WaALDMAIST VI9OTOOULNY VIA ssaVeLs1A37 se M0 LANSSTRAUSS Y LA ANTROFOLOGIA ESTRUCTURAL posbilidades de ver multiplicarse los callejones six sida y el recurso a la Coercién aumentan si la organizacion institucional frena al desarroile. de la ‘oncertacion.® Contra lo que pretende el autor, no es ni “razonable” (zpara quién?) (para quién en relacién con qué?). Dicho de otra mane- un conflicto de lase que arreglo pacifico” incluye dos tica de los conservadores el tdctica reformadora, y un efecto que domina todo lo demés: el mantenimiento del sistema en lo que tienen de esencial sus fundamentos. As{ pues, se encuentra en el interior snismo del andlisis sistémico ef postulado ideolégico del siste- 1¢ no es mis que 1a conservacién, por medios apropiados cexistente, -9 —cualesquiera que sean sus formas, reproduce los rasgos ideols- gicos conservadores que ya hemos descubjerto en el funcionalismo y en el estructuralismo, Lo que adelantamos 10s parece ampliamente demos Dahl escribe de Ia ideologfa, considerada en el marco d Por Jo demés, a pesar de apariencias en cont ppueden inventar en todas wos piez una ideologia dominante y manipular- Is arbitrariamente, pues una ver q ideologla ba sido extensamente sceprada en el seno de un sistema 5» también aus jeles ¢e yuelven sie prisioneros, pues si violan sus normas corren el riesgo de socavar su propia Jegitimidad.® fundamentalmente el concepto de clase limita a la de un corpus de convenciones al cual todos, i se verlan obligados a conformarse. Funcionalistas, estructuralistas 0. sist obstinan en ponerse por objeto tas total Tid. p. 8. oid, p. 106 EL SISTEMISMO EN FILOSOFIA subsistemas, sin plantearse la cuestion de su contenido como cue reproduce, de Malinowski a tros que pettenecen, todos, a 1a ideologia dominonte, fs sn To esencial de sus Para Marx y Engels, para el mater se engendran independientemente de la subj posible evitar Ja elecei6n. Entonces, zeémo defendetse de la idea segtin la cual peculativas de! 10, clave de Ia ideologia atin dominante en el mando contempordneo? jousap ey as 18 une— sofour epet oxpoy, pois2 ve ¥ osin2—4 [> UD 3onpen a rujumeua 2¢9 onb TeULIE UP sOUIE[DEA oF juowar as anb wojoumne eun unde “up! 1 ap owojureuunsua [2 sopyoiua anb dey oporpu sod 1g ‘guuaperop wpout #259 ¥ oped opmarnues wey ow sazoperoqejo9 sns & naipinog. ‘ope ns 10d “Soypay sos ap upssuayaide ep snpodust sopay ‘auqos ,seSoounrsida,, souepp ua stuousundary wsorpnd 95 18 ouloD uDIt pmis9 sonsanut ap sofeqen soy wisey wopen 5p sonsonu ua “eins fous, se] U9 UpIrEB Norovous4ANt Za SVOINORL A sOmOLIWN tuareqap a8 anb sey enuco owsereur op uorresuaé vk soyemiaofoqur sepern> {usp se] Woo asrexedwoo uapand oJ9s ss[euopmNsUY so.H0q sokn: (os sepuon,, sesa ua fepHuaIueD eyBojoapr ey ap sued x] A sazaqes aired ey atuoup ap —ua1q uages of ‘souruos so2qdspse soy owoo ‘epadsa so] sopor 4 euraiqoad Jo Woe epand rsoperpass soypoy 50} 2P uuoiossodxo ap oa119us@ oporpu owor ouoysry et 9p 2 sod sepup uD oerpiaAue> 2 Ope sands set anb ap oypay [> aye up upon ‘opeuapuo> « op -erexpar wqett ‘Ua8H0 ns 9psop ‘oulspareur [2 anb jempojaruy ofeqen [9p n sgued 10d soypn emtos u2090 wen wey, ,s9[80s SePURH, ut 19 anb svpzop93 auataue> apuop 1989 0] tavd ‘opeisdo ey os anb oonurppese ovustutejann ipord [> Wos “Loy uarstx9 wos fH ‘sab soU!DgES j 2p oluaqumAoW,, 9p azquiOU [> oD OpmoUOD NIAX Oo [9 uP “PUI ap ysoFHN U] ¥ souLN id 9p orund ns openuosu9 ue, quy “0 ry LEVESTRAUSS ¥ LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL ‘que monogrifico del primero 0 en su caso el enfoque estadistico del se- gundo-. En la monograf singular que se trata de captar de una manera intensiva o, si se prefiere, ‘en profundidad. Es lo que la etnografia, Ia historia de los hechos ¥, a veces ' investigaciones se concentran en un objeto en Ia comparacién entre divers jevitablemente et extensivo, y idad, pues no hay hechos sociales que no se repi en un numero apreciable de ejemplares. La economfa, la linguistica, seciologia, Ia psicologia social se han valido de él buscando las corre- ~ Era y sigue siendo un dee todos fundamen. que reviste la apariencia de I prefiere, de Ia invencién en Ia medida en que la adecuacién cognoscitiva a Tos procesos sociales por estudiar alin no esta asegurada. “construccién” 0, si se s principales de esas societades, como inherente y aun cons titutiva tomando en cuenta los fenémenos estudiatos, © no buscarla, que Ia eleccién de una estrategia de método no we ‘rica, considerando los hechos. sociales segin la gl 4 funcionalista, estructuralista y sistémica 0 segin la contradiccién muestamente inherente a todo aspecto de la vida social y constitutiva INVESTIGACIONES EMPIRICAS TEORIAS IDFALISTAS Ms de au devenir, Y no nos parece que haya, que pueda haber, entre esas dos cstrategias de investigacién una tercera via. En cuanto a las tdenicas de investigacion, son como ticticas que se in. tegran a una estrategia previamente establecida, Se encuentra una expo- sicién concienzuda en Método de las ciencias sociales de R. Pinto y M. der al conocimi ver que ha sido det tue las précticas de la accién sobre el hombre que mas, parte integrante de los procesos objetivos de la vida social Procedimientos de investigaciOn, casi de intervencién, funcionando ev fl cuadro de los métodos antes evocados, las técnicas de las “ciencias, sociales” pueden ser enumeradas de la manera siguiente: 1. La recopilacién y el andlisis de materiales orales, escrito: 0 audio. visuales, Se trata ‘que son tributarias gfa y, en menor medi otras disciplinas que cor de las “ciencias sociales”. Y debe observarse que arrollado al extremo los medios de esta documentacion, creando asi las condiciones necesarias, pero no las condiciones euficientes, para el adve nnimiento de la ciencia en los dominios considerados. 2 Las investigaciones que enfrentan a los investigadores 1 a o} res humanos que, pot las circunstancias, se han corer tun método monogr: Ia investigacién reviste formas va La investigecién por observacién directa es un procedimiento de inves ‘igacign en el cual el investigador se constituye en espectador atento de Jo que puede ver ¥ oir; es el caso del etndgrafo, del socidtogo, del histo- riador de un periodo reciente, del lingiista, del psicblogo 0 del econo- mista en busca de testimonios. Se trata de ta técnica de observaci antigua que existe y que, en nuestros dias, dispone de medios mat mara, magnet6fono, etc. La investigicién por observacién pa derivado del anterior. Participando en la dad, el investigador se vvados para evitar la fcacién que de alli resulta para los observados SR Pinto y Me Grawit, Méthode des sciences sociales, 4a. ed. Di 288.860. -eiwoumsop ap se[- opessuinu> soumy onb seonnp se ‘eaniuysp oz ‘opmiaydeno> suaqey 2p sofa] ID ‘FOND ses 9p soUDIDY [2 UO ‘quon wy & wpopid ey anus touope|ss se] 2p upPepPop x] Om "ET od ‘epnp souau e| us ‘ered pfojoorsd vj 2p offoxmsp 1x ouamPoU ‘20 2p fen K uppeinsanty 9p reoNINpI ZA e} F Bor ‘vonjrentoond oF -aoyareien fo s20j00 anb dew onua0 ofm> uD ‘oonuy? of ap se2qusp SET “wmouoss0DeW ¥ 2p oxpen> [> uo wefoydsop 96 eqIaeMT 1 uo soanpap sorsooid #01 anb seruara ‘oormpuosoo:star opuate ants some ne “je ‘ropes smurignusu soda e waspu0> “pepHEst eq “wonKne us somo So] 9 UPDNIOKD | uD TEMEMepETY jaded uM ueyeduorap onprarpur [2p souoKap fe] anb —operzeur jap ef “eSip 2 anb 0] eStp 2¢ ‘opuays aniis anb eanwadsied wun u>— uauodng si0pes -af so] 9p owuozarmaodimo> Top and © sooxmpUODD sotMIpuDy soy 22430 luppouny sod wouan ‘seisrm0u0.9 sod sopeat> “upopnuise 2p sodenl 9 “embed ffsaua ey 9p sodures 20] 2p uppdoorad tum op cresemnes ower opeieoeud ‘Sedlopor [pp ofpeus sod ofeqes ‘9p f9pepyun se{ wD soroyUeD so] 9p & souoysuDr se] ap FeuID_GOLd $0] 194 wue8i0 | 9p ‘TeNMpuy upperruesio v[ 2p sepepreaooU se] ap UNTEX uD Xx offi [2 U9 Operfourerap uey 2 anb “sowamnpaoid soxsarp waknpouy (yesvoso4 wor20) upruanuayusupse8yroaut of & uppnuoureedss 1 '§ -sospuos feamponp ou msuanua ek upped 201 “oassunx> oped 19P ope] spied-uppeasasgo ef ‘oatsuauy ofod Jap Ope] [PP ‘epuafsoxa sod “oun stoous emmnu op soureqme anb upPednsaany op sono se] anug I SVASTIVECH SvIMORL A SVORUARE SINOIVOLLSTANT “aust ‘ane canbyand wormdo,p saBopuor sr1 ‘pHeHD “vk mes {10> eT “wundpsp miso ap sosecRoud eqBojoorsd ua opeayduss sruoun ‘orpam 3p sousus u? oppianues aid a8 $5 ‘0 aoysmuy [op pepsrear ey “yiSouow anboya> 2 > SonponuT “wH0q92" “21908 ‘efoygins soap aod epeonzeid so uy us LEVISTRAUSS Y LA ANTROFOLOGIA ESTRUCTURAL ciém, las de investigaciones y las de experimentacién-intervencién— si- LA RELACION DE LA TEORIA Y LA PRACTICA EN LAS "CIENCIAS SOCIALES" No hay ciencia més que donde se puede prever sistemdticamente el des- arrollo de un proceso y donde se puede intervenir de manera deliberada y controlada en el curso del mismo. A través de esta prevision y de esta intervencién es como se manifiesta la unidad de la teoria y la préctica sobre Ia base de Ia practica. Y la fisica matemiética, en el sentido amplio de la expresién, ha dado, de Galileo a Einstein —y sigue dando-, la ple- na confirmacién de ese punto de vista. apreciar y de evaluar la naturaleza que se llaman “ciencias sociales” a partir de sus capa: \capacidad de previsién y de intervencién que no comportan intervencién’ deliberada y cficaz los procetos social La sociologia, pese a las pret nunca ha puede verse de manera manifiesta y a veces caricaturesca en la television, €l socidlogo, nueva ave de Minerva, viene, después de los hechos consu- mados, a tratar de explicar al piblico lo que ha pasado, sin poder pre- tender realmente prever lo que va a pasar y, en consecuencia, proponer La historia ha dado, desde sus origenes antiguos, materiales para 1a formacion de los ciudadanos, si nuestros dias, cuanto més se esfuerza por llegar a ser cientifica, menos se reconoce capaz, en tanto que disciplina académica, de proponer a las masas oa nes directoras y fin menos esquemas de intervencién, Ademés, la tal como hoy es concebi- da y practicada en las universidades, desconfit de las “ecciones de la INVESTIGACIONES EMPIRIGAS Y TEORIAS IDEALISTAS fen contraste con el marxismo, se niega a todo isin, Mejor © peor, se pone indefinidamente en tcla de de, a veces, en especulaciones “epistemolégicas” sobre . Cuando mucho, ha clarificado el fur torales y mostrado que, a partit de cierta relacién de las fuel los partidos, se obtienen reparticiones de escafios lo, desde antes de la organizaciOn gener ancia politica”, opiniones que se expresan por | incapaz de prevenir el ‘mostrado ser incap: sociales parcialmente observados por ellos. Mas desprov mientos de los colonizados de lo que estaba el portancia a los escritos de los etndlogos de 10 qu nufaa los trabajos de los pol ica de Ia administracid colonial hubiese reinado 0 re tunidad de la teoria y la prictica de cardcter cientifico, pues ese saber ncierto y frecuentemente deformado~ no es de representaciones ideolégicamente mis 0 menos almibaradas de racismo —que fensa de intereses extranjeros y opuestos a los de las, ion, En definitiva, lo que tienen en comin 1a sociolog J. le Golf y P. Nora (bajo 5 diecci6n), Faire de 2p anied ajqysod soared sou ou omg “epee ns 10d jpuaide 9p sopoipar sossnu sot ap aed oft 59 ypUD wun x fs sof ap UP!LAprsUOD Ua eWIOI FI 59 sond *,feB0s EUAP,, eM 59 Ou eu Bsa ‘ours!femMIONAS FOP 1 U> OpeD"pu souIDy O] OwOD ‘aq "EPUED eun uD “eoody ensonu up ‘opnzsatog ey 9s onsNIu ET ‘Oougsty. 0 spe sey xeafonuy option wy ou 0 ope deo 1q ¥3go nS v OpEP oun sns A pepoaess ns ¥ uopelar o> sopeuo|sazoud seisimouos9 soy ap se1s0124peNt0D suo] -eirpap $8] opmpens ey ‘sous20u09 sopor anb oajduiasap 2p 4 uplDeyEt ‘9p souDwipUDy so] opuespuafua peprreMDe Bf uD enUAUOD anb K “g761-GL6I UD EUDIqe SISLD e| “JSy “Peparos s0] 9p ugpe(tou9 P| ap & ugponpord x] 9p enunuos 4 epemnfase upmonpus> x] ePuNE op prunod wey ou woye repoun,, So] A ‘se od wod wos ayuaurEAoay® s9[eND sot a1 & upside wong “Tod stuouresondns “030 | 0 Shioget 9p ovuntaeo tn seyp sonont up 2puoniua 9 ,sEagUEDD FEDER, 9p BxqWOU > TOD Spoup uprronyur 9p rund AT “reiauod ylojowon e ony eponb rpms ofno “soyemarepiny TED eBpfose enuarpoU09 3p. 3 Deep 19 oro wottptone Mowduoo wy “Soluaumansu sas 9p A stanonpo.d stonppad seq 9p o1pms9 [p ou vprpuovus ‘Josous® ifojourey x ap eiEN oF ZHEGMODIO:T “Y Sp sofeqen So, esououd eun uotoniue> & rapt um wep Ten op “onto toed un seyaduosop wyipod anb wun key ,s2[epor eeu, sey om opueeqat ‘e[safine # 0 sezsony Fe] 2p UPDETaE ‘eioult © eppnpor 28 96 ewe ueuuad “4 “s021891059 soroyaep idk | ap us09ped onb se) K eu & feOPeMoN feos ‘996 “ans “orydosBopB 12 adores ‘381090 “as sore ap wppenyeat e ‘ofiony aprop ‘org ‘sojqisod souopuaaioy se9)9 ‘sauosaid sns ap o1peno [9 u> “opeoxpUl ey upiqureZ,-TexIde> ovt¥o[009 ‘eurggeid un opearueyd ry some og ancy apsap eueuny wypesRoa8 yf “euEts eyssOUEpns YOLYY [9 UD sOpoRS $0] 9p PEpITTI} ef ap UoHDOnAEP 2140 sour 2 epides run eqmosoid ‘orenyese> [9 owa> sajeinsnpur soarm joje> 2 20d uomeueydus ey anb ‘oldufo tod ‘senso Ty -pepmewinyy o 1 oypout JP 21qos ezeusue wun soUy|d wey & sorqH -022 uptysana | owo> assa20u09 afans hoy anb of ua ‘pee od tuys ‘opeooqmasep ™y vueuiny vyjesBoo8 ef ‘soorarpuose & § sowep 50] 9p uoperHn ns 9p “Pop $9 ‘suopIpEN sns ap & ejutouors e] 2p sou 7) exaueN Eun a je> 10d ezionys9 96 anb ‘281099 a0) euuio} eax oo erspisued af1099 axr—1g anb ‘oumuny vyfosS0a% vy 7! owen royyowsp wonyjod wun giusuDUIDYNS JEM apand ou syed sosiaayp up saleyuey souopesrqn se] ap wnjjod (god ey ap o1uarupe ap sount soy 3ex sPpIpaut somsayqoR sole s9v0doid apond sod sopepmaso soras01d sot ap uprsiaaid xy 2p oniampaquss jo s1ue;pou ‘reAUE ap 4 mmb9_ssuo!seqosd “woo sesoanBix s9p9|qnis9 2 SoUCPpUOD UD YrsD 4,EPOS BUD, eundurL anb sey ‘uppensomap mysaau ou eK vy/nuSowzp BI ap eDUriodus: ey ssy9205 052204 50] 2p osano 19 uo zo24f9 & vpeiagriop muueseq opausu & 2p saen v ‘yojoma eK ‘A uAIoMULsa VIQOTOAONLNY VT A ssAVWES1AgT est ase LEVESTRAUSS Y LA ANTROPOLOGIA ESTRUCTURAL, hacer cientificas a las wrauss, como lo prueba el cardcter ideo! contra lo que pretende Lévi- jeo-de.la sistematizacién es- tanto a a wavés de las » pero. Ast pues, se puede iertos tests y de la sin poder, empero, aleanzarla En suma, ciencia, ent Pero en ninguna de istemitica de la teorla y de la practica que se exprese en un conjunto coordinado de saberes que permitiera la previsién asegurada y la intervencién deliberada y contzo- Jada en los procesos estudiados. ‘LA WEOLOGIA DE LAS “CIENCIAS SOCIALES" SU exfrica es institucionalizadas y de influencia cultural co ssumirse de la manera 1. Descripciones y ve 2. Clasificariones y rificador, pero que no aseguran una consideracién cierta de los objetos 3. Una ausencia general de la capacidad de previsién que las empre- sas de la prospectiva y de la futurologia no egan a colmar, 4. Una capacidad en ciertas disciplinas —especialmente en psicologia INVESTIGACIONES EMPIRICAS Y¥ TEORIAS IDEALISTAS social, en demografla y en microeconomia— de preponer a partir de sa: beres puntuales 0 sectoriales, esquemas de intervencién, o por lo me nos, medidas, de conservacién, ible que una coordinaci saberes adquirids tome el Iugar de I: como antaflo en el conecimiento antiguo y medieval de la der que ténoma de una autonomia de ogicas siempre resultan del del marxismo y contra burguesias y de su por Ia lucha de clases que, precisamente, expresa el mar ‘onsideradas desde el punto de vista del marxismo, aparecen como una mezcla de investigaciones empiricas siciones ya hemes sefialado, y de tec logla burguesa. Considerado, en cambio, desde'el punto de vista de “ciencias sociales", el marxismo aparece, también él, como u ideolégico suscepti ismo, de cierta variedad de “interpretaci Asi, la acusacién de ideolog’a es, puede decirse, lanzata generos dos lados de la barricada. Respecto de tal situaciém nos parecen po- sibles tres posiciones esenciales: 1. Afirmar que todas las representaciones relativas a la vida colectiva seres humanos inevitablemente estén imbuidas las ideologtas y que, por consiguiente, jamas sera posible una ciencia de los procesos sor 2, Pretender que las “ciencias sociales” contemporineas ya son cien: cias 0 que, por lo menos, sus métodos y sus téenicas las conclucen pro: gresivamente hacia el estado de ciencia 3, Admitir que el conocimiento cientifico de los procesos so inseparable de las luchas contempordneas tendentes a dest de ‘aigo eno 2p ound ena ef 2p orlge po ‘siusmepode “si TEL sp A seija anus ss8eos9 onb dey ‘eruouepuny ejion e| 2p fuoo un e ‘Seno anu> ,,eUNDOp,, eUN OUIOD ‘OUIsIX ren Koy orad “operqure ey pmine ns soge og soun ‘oyesed aod 0 ousperem [2 rereypar sod opezioy se] Tespunyy exND epunfag e] 2p Uy [> tod epenueyd upnson ef ‘ouspereu [pp Up ,. UY U9 SouOpEBsaAUE WeRI2—y> souaINb weg guaA sus ‘soUOpAEDsep sms UD 4,s9[epOs ‘key “siuayy © owuasy sepBojoapy sop une souont yue8io se] ua K sopeirg to] ua uppoerouafap ms A farofo sod) oureuopnjoaar opeuaqoud [2 sod o>ti93 vead $0] © uppoejax woo pepredo ap sviopeiouad sopepapes ua seuIE 228 uspand ou one: 2p wm eK pnp tap ani ‘sa10p 3p ‘eopid ugnson> wun 59 edo soypay ‘souvmny sousmpu2y suoidimos amred omsparen [9p eI uapuaiaid onb sejioay sey & seougisiy seypny sey anus upperar ap odn 399 atupureonpunrsys onbsnq 26 anb a8rx9 sofepos sossooxd sof ap co'g ‘pup owuaraNOUG? uM e ose [2 amb 4 ‘wondpid wf A eo ef aTUD ss SVISTIVEGI SVPLOL A SVORUANT SINOIOVOLISEANI anb gpaiqens suey “ondinue usBtio 9p wopio 31% © 1 sod epeuepoid opss eyqey an (pepsear et 2p -opad vy ua ‘uaStu0 jap emajqord yo asrequeld uss ‘se;209 -tjde ome seonopid esa uesoprsuon “soo14921 sopernunua peptun uo seonopid unpsns opuen> “% omougine atu sruefomos op ezeren 26 anb sndsoa un “3p9p a8 sndioo ap apadso spuodo ap wien 25 ou ‘sonosou ereg “ood miyqdso A ezpemreu ekno ‘uppysod wisi ey “eBojosp: soueure -adsa vy ap sopepms so sod ozeidusar 2p © “,s9[@ p08 seDUsD,, Se] 9p s9I0qRS sO epuame ef axjoqe sqop seared ou A op! hoy vo WeOOR et oP A opENPOL WLP PRP Hf ‘epunfas % souresnssy ‘uspuodsaizes anb see seompsd soso anua pepiun wep ‘Tentund eiouem eun ap souDut ‘ougiery uppeuare wy avfoqe & A jepos ofeqen fap uppmo|dx> AVAALOMULSE VIOOTOAOMINY VIA SSAVELSTATT 156 LEVESTRAUSS Y LA ANTROFOLOGIA ESTRUGTURAL ‘Tracers Parte EL MARXISMO. y la disgregacién de las categorias de lo especializadas, y que ademés les f est -agndog umn 99 fou0pIPE “OPH ‘u0M ney wa “ours yop earndonus sound 121) ok eatuanl ta #97 "ONE 1p sod seronding eopepjuonzun se 9p so4snuy [2 wa operemieutog -eueaty. u9 eey A upyeg u2 “poop UD sees fe] UOK ou BK Loy anb ,souopeiaidiauy, undes opeisg 2p euinsop oun auswpepyo opey sus" opuays equruo> & opts ey ouNPKeM [> ‘eUNPOpUT Ud s9RdkOp K BU0N [Pp e210 wo “euyD wo ‘Teuay0 edomg e| w of [9p soperpau ap muted © A Soun ew ‘o{ ap anued © “sap of 404 teopeamnew as 9p k su10 ‘exantt {1 ap uprsaud ef oft ‘os6t ap esuepied,, spre nF “ono K . jus opesopisue> e9 soyosoqy 801 2p sofo #0] # anb seus “eonyjod-ooyoro(y eutno0p wun sod egesed ‘ssuoperiorsiy ap X saBoippes ap ‘serspuouos9 ap sofo so] © tsesonding sopepisieaqun se] ap eaeyosu2 ef 9p OpIn|axD 15e9 OpIs ty OW! syaeur [9 “perpunyy exon epuodo 8] sosioap op upssuaiaad | oo jouoss wo} 2p souopensaauy ney 96 £ oppew wey ‘opepior21 souay 0] owlo3 ‘,sx1V1D0S SYPONID,, SVT OWSIXUVW TH A SISVIO IQ VHONT VI ‘AX, 160 EL MARXISMO ceclecticismo lacionan, y de los esfuerzos realizados por los militantes obreros para el partido revolucionario anunciado por Marx y Engels en el ido Comunista de 1848. jidad completa que existe emtre el método “ciencias sociales” y los del marxi jones objetivas y subjetivas a partir de las cuales el ado de las perversiones edlécticas y de tas degeners puede tratar los problemas cientficos que ." hap sido incapaces de plantear plena y su! te y, sobre todo, de resolver. LA PRODUCCION DE LA VIDA soctAL Hijo de una fa Marx. (1818-1888) Bonn y de ismo de la monarquia prusiana, A la edad de 24 afios, asciende a la direccién de la Rheinischs Zeitung, de la cual, pese a la censura y a grandes dificultades, hace el érgano ms notable de pren- sa de oposicién en Alemania. Su experiencia de periodista y de comba- tiente antimonarcofeudal lo conduce a Ja idea de que el proletariado, vol nidad de la opresién y de la explot en un manuscrito intitulade Economia y filosofia, expresa su adhesién al comunismo y entra en contacto con la Liga de los Justos, que se con’ fio taba con Friedrich Engels (1820-1895) una werrumpida por 1a muerte. Hijo de una familia les del Ruhr, Engels ha recibido, asl en el plano tedrico como en el prictico, una sélida formacién econémica que le permitiré LA LUCHA DE CLASES ¥ EL MARXISMO do, a través del movimiento cartista, por el proletariado trialmente més avanzado del munde. La claboracién del materialismo histérico, es deci método marxistas, estudi sociedad y de su hi de la colaboracién entre Marx y Engels, con 1848 Iegan a ser los principales dirigentes y, en com: Girigidos por ellos, principalmente en Colonia, en el Revolucién de 1848, Entre septiembre de 1845 y mayo de 1846, Marx y Engel ‘contré editor y no fue publicado antes de 1982. En est ‘cuentas a los intelectuales burgueses y pequesio-burgues inquierda, es decir, a su propia antigua “‘conciencia teérica’ chan las bases det materialismo histérico, del que Engels dird después que, en lo esencial, es obra de Marx, y al que él por su parte se ha uunide aportando su contribucisn, especi ‘mera exposicién sintética del marxismo, publicada en relacién expresa con el movimiento obrero y con su a elaborar y exponer 1 materialismo his De Platén a Hegel, los filésofos habian tomado como punto de p especulaciones el conocimiento humas su forma sensorial. La ideologia a ico rompe con tod 1 darse como punto d se encuentran objetivamente compromet lebre pasaje siguiente: iguir al hombre de lot animales por ida y por todo To que se quiera. Pero el hot * Marx y Engels, La ideologie..., of. ei, pe ne ap ossoord [ap ansed ‘021 souatgl9) so] ap & pepapos ap spaen © wpeumuorap pepspor run uak sauopejar se seumsyur seuni0y sns ud wsoid oxonpord un $9 0196 ou afenBuay rz “TeD0s jeo1ouH OPAURS UN 7aA ¥] E UIE OPIAUNOD 12 ‘yoyea [> owo> sourmip exoueur eso oc. -oatsd pi © orquiessovuy ss7upp se] sepor e aseq 9p uous anuEaYEN ep soUOPE| at set “pepieas e uo anb afenduay {2 9 outs of ‘eno ef sod ugrex “epson fang 3p oinpoid un so sfendust oa 2x9 cruen> sod ‘seueamny sojet “ua se] 2p osmpur > syenplarpur suo se ap K soyUEDIOM FouopPe|at {1 9p peprauepy ey afenduoy ne uo> sesisowop yxy #pUE Over 9 9p $yn8NG TY [p 20d 4 ua oueuiny 296 [ap upponpord-oine e1 9p uossaid UN wos VELIOS oweD afenBua{ seiquioy ap epee eye auuDsoy 2 ODOM ovnpord un ‘onsmomt sotutid fo app € ode) sod © ypupueD Fy famjue soiio uo fouo;e[at SF [RUE [> ese “UD apo? ¥ one ond pap $9 ‘sopltos ap ‘epee ane 2p 14 upponpoidorne ap ‘sruouy S61 ap uppanposdar ap ‘uprronposd fousq 9p uppenpoid ap oxs20d ower jepor ofeqen [2p somedse sop so] uos ‘une spur ‘soiqusedasur uos uronposd ey ‘oougey omsleuaeU a eed “ODajs US “21 U2 opuenus “spop s9 ‘esuew E19 ap sojopuppnposd u; ‘ugponpod ep sorpour A epuasisqns ns ened sojeuorem souoig 41 -oad e 019s ou “soTeID0s s919s owoD uEIpURBUD 96 yuBuuny 59495 5 ruppanpoid ne 2p set ap ‘ond ‘opuodop sonpuaspuy sof uor anb oT. “uo2np RL uo> owto> usonpord 2nb of woo owes ‘uormnpord ns ue> 2u oo wos anb os ‘wos aab of siuouresexo spur soy anb u> eauo} eT ‘nb & uoroder ns ‘26 saupous Soy 2p wzajermieu €[ 9p 2 loge ewan saiqtiony sop ye & upaes euNoy eT vanb anfis 36 apuop 2q te Bp “pep auusuragpadsa 138 ‘sopodso ee ap onposd un $3 ‘ans aponpoud © wruatute> 2nb ua omawous [9 uo sopeauue OMSHOUYH TH zt 164 EL MARXISMO Las relaciones sociales de produccién son las relaciones que se esta- blecen entre los seres humanos en el proceso de la produccién, En tanto (que las weciedades humanas —las de la prehistoria— no han producido mds que para existir (@conomfa de subsistencia), las relaciones de pro- duccién han sido rélaciones de colahoracién entre los diversos trabaja- dores y se han expresado directamente en formas de propiedad colectiva (comunismo primitive). Cuando el desarrollo de Jas fuers producti- vas ha engendrado un excedente de produccién, un sobreproducto, ha imtervenido una escisién en las sociedades de fines de la prehistoria y comienzos de lo que hoy se llama propiamente la historia, a saber Ia Antigiedad. Esta escisién ha opuesto, desde entonces, a una masa de productores sometidos y a una minorfa que ha Wegado s apropiarse del fexcedente y a controlar, de este modo, 1a produccién y la vida social en su conjunto. Ast, las relaciones de produccién # han convertido en re- Taciones antagénicas, generadoras de las clases sociales, ellas mismas anta- gonicas y que se expresan en la propiedad privada de los medios de produccién, Desde el fin del comunismo primitiva, las rélaciones de produccién han sido las de las sociedades divididas en clases. As Marx caracteriza los modos de produccién que se han sucedido en el curso de la hittaria por relaciones de produccién especificas, que son relaciones entre dos clases antagénicas, La oposicién entre, por una patte, cultivadores y criadores de ganado sometidos y, por la otra, una clase nobiliaria que controlaba Ia produccién y se apropiaba del excedente por medio de aparatos de Estado como los ds ia y la China antiguos, define el modo de produccié . La oposicién entre los esclavos y los amos. propietari , como en Grecia 0 en el imperio ro- mano, definié el modo de produccién esclavista. La oposicién entre los seflores ¥ 10s siervos, como en la Europa occidental y central de la Edad Media, Ta oporicién, mo medios de produccién, y los proletatios, obligados econémicamente a vender su fuerza de trabajo por un salario y a engendrar ast la plusvalia del capi- tal, define el modo de produccién cepitalista. Ello significa que el modo de produccién de una sociedad, 0 sea la manera fundamental en que produce sus bienes materiales y sus medios y telaciones de de produccién, no se caracteriza por fuerzas. produc produccién que se supone erténeamente distin Sociales de produccién estructuradas a partir del engendramiento del excedente, por relaciones de clase que se establecen sobre cierto alcanzado por el desarrollo de las fuerzas productivas, Eso es lo que expresa cuando indica que las relaciones de produecién son, ellas mis- mas, una fuerza productiva. LA LUCHA DE CLASES Y EL MARXISMO. 8 Por ejemplo, lo que se lama 1a industralizacién no ha engendrado la sociedad capitalista. Por lo contrario, es el capital, como rel clase entre burgueses y prol tiempos modernos el desa como fuerzas productivas cl progreso tecnico determi dad y de sus estructuras de clase, el material establece el papel determinante de las relaciones de produccién y de las relaciones que ha engendrado du: las fuerzas productivas i centre las clases que de all{ resultan directamente en lo que concieme al devenir de la vida secial En el centro del como método de est sino un andlisis de relaciones de produccién, que se revela esencialmente como un at de la lucha de clases que, después del surgimiento del exeedente, domina la historia de la humanidad, En el centro del marxismo, pese a las espe: cculaciones de Althuser, siguen estando la teoria y Ia préctica de la lucha ‘ciencia econémica” reduce lo que instrumentos de produccién, fuera de las cuales no tie- icidn no permite comprender ni ta génesis de iencia econdmica” por definir un nivel tecno- mente Ta separacién propia del modo de Las tentativas de la légico reproducen ideo! el instrumento y el objeto de la propiedad de la Por canto, las fuerzas productivas son el resultado de la energia prictica de ombres, pero esta misma energia se halla determinada por las condicio en que 10s hombres se encuentran colocados, por las fuerzas prodctivas ya adquitida, por la forma toclal anterior a ellos, que ellos no han creado y que ¢s producto de la generacién anterior. EI simple hecho de que cada ge- reracién posterior se encuentre con fuerz28 products adquiridas por la ge neracién precedente, que le sirve de materia prima para la nueva produc