Está en la página 1de 32

Criminología

Sociedad Científica Española de
Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

®

Al servicio de la ciencia, la justicia y la sociedad

Sociedad Científica Española de Criminología
GACETA DIVULGATIVA DE LA
SOCIEDAD CIENTÍFICA ESPAÑOLA DE CRIMINOLOGÍA®
www.scec.es
Fundada en 1980
Segunda época - Nº 125

Edita:
Sociedad Científica Española de Criminología
[Entidad jurídica, de carácter filantrópico, creada en 1980 y
refundada en 2008. Ministerio del Interior-591808.
CIF: G-85608818]
Sede social y central de la SCEC
Calle San Bernardo, 20
28015 Madrid
Tel. centralita: +(34)9115168542
Móviles corporativos 24 horas: 609111265 - 681272662
scec@cee.uned.es
criminologia.scec@gmail.com
www.scec.es
Punto infor. Sociedad Científica
Española de Criminología
UNED. Oficina 09
scec@cee.uned.es
Tel.: +(34)9115168542
Móviles corporativos 24 horas: 609111265 - 681272662
Ciudad Universitaria. Edificio UNED paseo de Senda del Rey,
s/n - 28040 Madrid
www.scec.es
Canal oficial de la SCEC en You Tube:
http://www.youtube.com/channel/UCECrixRTN9y92jwzyFfTtxA
Dirección y redacción:
Sociedad Científica Española de Criminología
Consejo editorial:
Junta Directiva y Comité Científico de la SCEC
Fotografía:
SCEC, Juan Carlos Martínez y agencias
Depósito Legal: M-26253-89

SUMARIO

4

La maldad del ser humano y la criminalidad,
por Ricardo Magaz

7
8

Web del Centro Superior de Investigaciones Científicas

Convenio de la Universidad del País Vasco y la Sociedad
Científica Española de Criminología

La Policía Científica impulsa las pericias forenses
internacionales

Web del Instituto Universitario General Gutiérrez
Mellado de la UNED
Tú decides qué haces con tu vida

Libro sobre Criminalidad y globalización

El test de la verdad P300, por Lucio Toval Martín
La criminalidad en la Red
Antropología criminal

Web de la Sociedad Científica Española de
Criminología (SCEC)
España, país receptor de fugitivos

Drogas: aumenta el consumo de hipnosedantes
entre los españoles

El horizonte de los criminólogos, por Ingrid J. Mina Lucumi

10
12
13
14
16
19
20
23
24
26
28

CONVENIOS Y COLABORACIONES.- La Sociedad Científica Española de Criminología mantiene desde hace años convenios oficiales de colaboración en vigor, así como diversas participaciones regladas
con múltiples entidades y corporaciones. Estos son algunos de los últimos acuerdos, entre otros. La relación completa se puede consultar en la web de la SCEC:
n UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA (UNED). Acuerdo continuación del impulsado en su día por el doctor José Collado Medina, profesor titular de la UNED y directivo del
Comité Científico de la SCEC y de su área de formación. Publicado en el Boletín Oficial de la UNED (BICI) núm. 37.
n CENTRO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS (CSIC) del Ministerio de Ciencia e Innovación.
n UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO (UPV-EHU). Acuerdo para que estudiantes de último curso del Grado de Criminología de la UPV puedan realizar sus prácticas en la SCEC mediante la “venia docendi”.
n INSTITUTO UNIVERSITARIO GENERAL GUTIÉRREZ MELLADO de la UNED-Ministerio de Defensa. Curso de Experto Universitario en Crimen Organizado Transnacional y Seguridad. Título del IUGMUNED. Talleres y empirismos a cargo de la SCEC.
n UNED-INCIBE-SCEC.- Convenio oficial entre la Universidad Nacional de Educación a Distancia, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (organismo dependiente de la Secretaría de Estado de
Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, Energía y Turismo), y la SCEC para desarrollar proyectos formativos en materia de Ciberseguridad.
n INTERNATIONAL POLICE ASSOCIATION, entidad consultiva del Consejo Social de Naciones Unidas y de la Unión Europea.

***

EDICIÓN NO VENAL. La Gaceta divulgativa de la Sociedad Científica Española de Criminología es una publicación periódica, independiente y plural de carácter científico y filantrópico cuya opinión no
tiene que identificarse necesariamente con la expresada por los autores de los textos y firmantes.
Esta Gaceta carece de contenidos comerciales y publicidad, siendo, al igual que los anteriores números, no venal. Se edita indistintamente en formato tradicional de papel y en versión electrónica en
www.scec.es
RIGOR EN LOS ARTÍCULOS. Como Gaceta de ciencias criminológicas, criminalísticas, de seguridad y otros ámbitos de interés en la materia, los artículos publicados en sus páginas han pasado previamente
el escrutinio de “revisión por pares” como método empírico para validar textos escritos con el fin de evaluar su calidad, originalidad, factibilidad, rigor científico y/o profesional, antes de su publicación.
SE CONDECE EL PERMISO DE REPRODUCCIÓN. Todo escrito o artículo publicado en un libro, revista o cualquier otro medio de comunicación pertenece a la humanidad. En consecuencia, se autoriza
la reproducción parcial o total, con fines no venales, de cualquiera de las partes del contenido gráfico, literario o diseño de esta Gaceta; sólo se exige indicar con claridad su origen y autor.

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

3

Sociedad Científica Española de Criminología

La maldad del ser humano
y la criminalidad
¿Nace el hombre con genética de criminal atávico y predisposición al innatismo perverso?
(*) Por Ricardo Magaz

E

El profesor y ensayista Ricardo Magaz, presidente de la Sociedad
Científica Española de Criminología

n ocasiones me piden opinión acerca del comportamiento criminal del ser humano. Se trata de una consulta
tradicional en la profesión y no
exenta de cierto morbo, es decir,
de lógico interés por lo desagradable, lo cruel o lo prohibido, pero
también por la carga moral que in-

4

dudablemente arrastra el tema.
La criminología moderna es una
ciencia empírica y multidisciplinar
que basa sus fundamentos en materias como la psicología, la sociología o la antropología para estudiar
las causas del hecho criminal, el
transgresor, la víctima y el control
social del comportamiento desviado.

No obstante, desde que en 1885
el italiano Rafael Garófalo acuñara
el término ha corrido mucha investigación e infinidad de meteduras
de pata bienintencionadas. A nada
llega quien nada arriesga. Y eso
fue lo que hicieron Lombroso, Rosini
o Ferri desde el siglo XlX, primero
con la llamada escuela clásica y
luego con la escuela positivista que
les llevó a aplicar métodos de observación científica sobre los delincuentes al objeto de acotar las
causas de la criminalidad. Sostenían
en aquellos tiempos que los motivos
fundamentales por los que algunos
sujetos cometían delitos horrendos
estaban justificados en anomalías
corporales y/o mentales, que se
patentizaban a menudo en rasgos
morfológicos singulares.

Teorías criminológicas
superadas

Paralelamente, el célebre “contrato
social” tuvo su importancia a la
hora de armar los cimientos de la
criminología clásica que se apoyó
en el supuesto de que ese tipo de

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología
“contrato”, real o hipotético, reunía
libremente en sociedad a los hombres conforme a una serie de acuerdos que garantizaban el orden y la
convivencia.
Muchas de esas teorías se encuentran hoy superadas, otras siguen vigentes, pero en todo caso
sirvieron para sentar las bases de
la criminología contemporánea y
aun de la criminalística y quizá
también, pero en menor medida,
de la penología que a partir de
mediados del siglo XX experimentaron un auténtico cambio de paradigma colocando la lupa en el
verdadero quid de la cuestión: el

“No es necesario
padecer un desorden de
identidad, ser un
psicópata o un sociópata
para cometer actos
atroces”
medio social como caldo de cultivo
y la predisposición del hombre respecto a su propia naturaleza humana, sin descartar, naturalmente,
aquellas conductas infractoras surgidas a partir de patologías.
Así las cosas, a donde quiero ir a
parar cuando hablo de la maldad
o predisposición del hombre respecto a su propia naturaleza humana, es simple y llanamente al
hecho de la malignidad intrínseca
que desde su nacimiento acom-

La crueldad del ser humano también
se demuestra con el género animal

paña al homo sapiens y lo convierte en un lobo sapiens para los
de su misma especie y el hábitat.
Lo que los filósofos bautizaron
como el criminal atávico o innatismo perverso.

Malignidad intrínseca del
ser humano

En efecto, esa inclinación natural
con que viene al mundo todo carnívoro dominante y, por tanto depredador o carroñero, está sobradamente explicada en antropología.

En realidad no sería una “tendencia hacia el mal” (ausencia de
moral, bondad o afecto por su entorno) sino una postura defensiva-ofensiva que adopta el recién
nacido ante un medio que percibe
hostil a través de la carga genética.
La naturaleza lo ha colocado en
el primer eslabón de la temible
cadena alimenticia y su genotipo
de millones de años le indica que
no hay cortapisa para la supervivencia y el poder. De esta forma
el ser humano ha llegado como
tal hasta nuestros días.
En suma, ¿qué evita que un niño
colonice su entorno, someta a sus
semejantes, se convierta en caníbal o, llegada la ocasión, perpetre
un fratricidio u otra contravención
de las reglas jurídicas dictadas
por el legislador, si esa es la herencia biológica de nacencia? ¡Evidentemente, su socialización! Primero en el plano familiar, luego
como “hijo de la tribu” (la sociedad
que le acoge), después en el colegio y finalmente mediante las

Caso Liverpool. Los dos muchachos de diez años torturaron y mataron
a un niño de 2 años al que su madre dejó unos minutos en un centro
comercial inglés

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

5

Sociedad Científica Española de Criminología
y profesor Juan Carlos Suárez publicó un documentado artículo en
la Sociedad Científica Española de
Criminología de casos acreditados
en los que se daba muerte civil a
individuos y a su familia en menos
de 100 días, dentro del más estricto
marco del Código Penal. La lectura
de los modus operandi manejados
pone los pelos de punta. Se objetiva,
de tal manera, que cuando alguien
pronuncia el lamentable “mi límite
es el Código Penal” estamos ante
un insensato o, lo que es peor, un
depredador social.
Las criminología y la criminalística son ciencias de gran valor para comprender el comportamiento transgresor del ser humano

normas indicativas o directamente
coercitivas.

De tal modo, ¿puede alguien cometer delitos contra las personas,
el patrimonio u otras infracciones
penales sabiendo del abuso? Sin
duda. No es necesario padecer un
desorden de identidad, ser un psicópata o un sociópata para ello.

Hay desalmados que manifiestan
en su conducta una socialización
incorrecta; una moralidad arbitraria
y por consiguiente la vulneración
de las pautas por las que se ha de
regir en concordancia con la sociedad y consigo mismo: la inclinación
por el mal. Una muestra de ello
consistiría en la vieja duda de si
debe ser condenado un semejante
simplemente por sus pensamientos
crueles. Obviamente, no. Pero ahí
están. El sujeto no los puede evitar.

El Código Penal como límite?

Otro ejemplo claro y actual de carencia de conciencia del mal sería
la frase que se ha puesto de moda
en algunos círculos de “mi límite es
el Código Penal”, sin ser quizá del
todo conscientes de su alcance y
perversidad.

He aquí un modelo de maldad con
apariencia de legalidad. El colega

6

“¿Debe ser condenada
una persona
simplemente por sus
pensamientos crueles?
Obviamente, no. Pero ahí
están. El sujeto no los
puede evitar”

En definitiva, ante la maldad ancestral y enmascarada del ser humano. Dentro o fuera del Código
Penal. Porque una cosa es la ley y
otra, bien distinta, la justicia.

De antiguo se dice que quien persigue hacer daño siempre encuentra
pretexto. Así de escueto y turbador.
Nada por otro lado que, como
queda señalado, no esté en la genética atávica del hombre. Tengan,
por tanto, prudencia ante un posible
lobo sapiens. 3
(*) Ricardo Magaz es ensayista, tratadista y profesor de Fenomenología
Criminal de UNED-IUGM y otros institutos universitarios. Actualmente preside la Sociedad Científica Española
de Criminología.

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

www.csic.es

Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

7

Sociedad Científica Española de Criminología

La Universidad del País Vasco y la
Sociedad Científica Española de
Criminología aúnan esfuerzos

L

Alumnos de criminología de la UPV hacen sus prácticas
en la SCEC

a Universidad del País
Vasco (UPV-EHU), a través de la Facultad de Derecho, ha estableció un convenio
oficial de colaboración con la
Sociedad Científica Española de
Criminología (SCEC) para que
estudiantes de último curso del
Grado de Criminología de la universidad puedan realizar sus
prácticas en la SCEC.

en este campo, conducente a
que los estudiantes adquieran
capacidades empíricas en contacto con la realidad del día a
día, en las áreas antropológicas,
jurídicas, psicológicas, sociológicas y victimológicas, entre otros
aspectos del comportamiento
criminal.
Por ello, la UPV y la SCEC con-

vinieron promover trabajos y funciones profesionales directas y
efectivas de los futuros criminólogos bajo la tutorización de la
SCEC. El concierto entre ambos
organismos fue ratificado por la
dirección decanal Virginia Mayordomo y el presidente de la
SCEC, Ricardo Magaz.

Paralelamente, la SCEC man-

“La UPV otorgó la “venia

docendi” a la SCEC para que
ésta tutorice a los alumnos
en sus prácticas”

Así, el tramo de docencia práctica obligatoria de los alumnos
que opten por esta posibilidad
será tutorizado por profesores
de la SCEC mediante la “venia
docendi” otorgada por la UPV.

Este acuerdo institucional complementa la formación teórica
del alumnado con una preparación práctica en los ámbitos que
permite la titulación, partiendo
de la experiencia que posee la
SCEC con una larga trayectoria

8

En la imagen, el doctor Francisco Etxeberría, antropólogo forense,
profesor de la UPV y miembro fundador del Instituto Vasco de
Criminología

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología
La International Police Association,
entidad consultiva del Consejo
Social de Naciones Unidas y de
la Unión Europea.

tiene múltiples convenios oficiales de colaboración y participaciones regladas, con universidades y entidades como, entre
otras:

Reseñar por último que la Sociedad Científica Española de
Criminología (SCEC) es una entidad jurídica y filantrópica creada
en 1980 y refundada en 2008
con el fin de promocionar la investigación y los estudios criminológicos, criminalísticos y otras
ciencias forenses y sus discipli-

La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Convenio marco de colaboración,
continuación del impulsado en
su día por el doctor José Collado
Medina, profesor titular de la
UNED y directivo del Comité
Científico de la SCEC y de su
área de formación.

El Centro Superior de Investigaciones Científica (CSIC) del
Ministerio de Ciencia e Innovación

El Instituto Universitario General
Gutiérrez Mellado de la UNED.
Curso de Experto Universitario
en Crimen Organizado Transnacional y Seguridad. (Titularidad
del IUGM)

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), dependiente
de la Secretaría de Estado de

“La SCEC vincula a

Telecomunicaciones del Ministerio de Industria. (Desarrollo de
proyectos formativos en materia
de ciberdelincuencia-criminología
Uned-Scec-Inteco)

La AEI-CiberSeguridad. Agrupación Innovadora para la Seguridad de las Redes y los Sistemas
de Información. Desarrollo de
proyectos formativos en materia
científico-técnica en ciberdelitos
y seguridad TIC.

científicos, peritos y
especialistas,

fomentando la

transferencia de

investigaciones”iberoam
ericanos”

nas afines en el ámbito académico universitario, institucional
o privado, y en aquellos otros
sectores que tengan interés en
estas áreas de conocimiento y
la formación en las mismas. 3

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

9

Sociedad Científica Española de Criminología

La Policía Científica impulsa las
pericias forenses internacionales

L

El ADN es una de las herramientas claves en la resolución
de delitos graves

os análisis de ADN realizados por los expertos
de los laboratorios de Policía Científica han permitido esclarecer 219 agresiones sexuales, 92 homicidios y 116 robos
con violencia en lo que va de
año, según datos oficiales de la
DGP.

Asimismo, los 26.000 informes
genéticos realizados en el mismo

“España intercambia perfiles
genéticos con otros países
europeos del Tratado de

monio o en casos de delincuencia organizada.

El ADN en la investigación

Estos datos demuestran que las
muestras de ADN se han consolidado como una herramienta
clave en la resolución de delitos
graves, y han resultado de gran
utilidad para permitir la identificación de cadáveres en grandes
catástrofes.
Asimismo, la Policía Científica
del CNP ha gestionado también

el intercambio de información de
perfiles genéticos existentes en
sus bases de datos con los países
del resto de Europa adscritos al

Prüm”

periodo de tiempo han conducido
a la identificación de cerca de
tres mil autores de delitos y han
esclarecido en total 2.890 hechos, ya que algunos de los delincuentes cometieron más de
un acto delictivo.

Además, la Policía Científica ha
efectuado 18.000 reseñas genéticas de sospechosos, detenidos o imputados en delitos
graves, o de hechos que afectan
a la vida, la libertad, la indemnidad o libertad sexual; la integridad de las personas, el patri-

10

Un funcionario de Policía Científica en el laboratorio analizando una
huella dactilar

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología
Tratado de Prüm. En total se ha
facilitado información en más de
200 asuntos vinculados a homicidios, agresiones sexuales, narcotráfico, secuestros o delitos
contra la propiedad.

Gracias a estas colaboraciones
se ha podido identificar a bastantes autores desconocidos.
Cabe destacar, entre otros, al
autor de un homicidio ocurrido
en Madrid hace quince años y
que coincidía con un perfil indubitado existente en las bases
de Holanda. También se ha logrado identificar a los autores
de varios delitos de robos con
fuerza en joyerías de España y
Andorra al cotejar los perfiles
indubitados existentes en Rumanía y Francia.

“Gracias a la colaboraciones

internacionales se han podido
esclarecer bastantes casos
pendientes”

En este sentido, y de momento,
se han realizado cerca de medio
millar de nuevos requerimientos
de cotejo o inclusión de perfiles
internacionales a través de INTERPOL.

Así las cosas, la principal función
del laboratorio de biología-ADN
de la Comisaría General de Policía Científica consiste en el
análisis de evidencias biológicas
implicadas en hechos delictivos
y en identificación de cadáveres,

Laboratorio móvil de Policía Científica durante una intervención en
la calle

mediante técnicas genético-moleculares.

Evolución de las pericias
internacionales

Aunque su ámbito de actuación
es nacional, debido a su experiencia y especialización, la Policía Científica española ha posibilitado la realización de numerosas pericias o contra-pericias en casos internacionales.
La demanda de análisis ha ido
incrementando a lo largo de los
años debido a la demostrada
utilidad de los estudios genéticos
en el esclarecimiento de delitos,
hechos graves y contra las personas. Frente al millar de muestras analizadas a principios de
la década de los 90, el pasado
año se efectuaron más de 27.000
informes.

La evolución de la tecnología y
la necesidad de cumplir las normas de calidad que permiten el
intercambio, nacional e internacional, de perfiles de ADN obligan a una constante actualización y modernización de los laboratorios de ADN de que dispone actualmente del laboratorio
central, ubicado en la Comisaría
General de Policía Científica en
Madrid, así como cinco laboratorios territoriales de ADN Barcelona, Sevilla, Valencia, A Coruña y Granada.

En definitiva, una Policía Científica del CNP (a la que pertenecen acreditados miembros de
la Sociedad Científica Española
de Criminología), con más de
un siglo de historia y prestigio a
sus espaldas. 3

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

11

www.iugm.es

Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado de la UNED

12

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Criminología
Sociedad Científica Española de
Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

®

Sociedad Científica Española de Criminología

Criminalidad y globalización

P

Nuevo libro de la Universidad sobre estrategias ante grupos
y organizaciones al margen de la ley

ublicado bajo el prestigioso sello editorial del
Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado de la
UNED, con la participación de
la Sociedad Científica Española
de Criminología, “Criminalidad
y globalización” es un nuevo
título en el panorama ensayístico
nacional, en materia de seguridad y ciencias policiales.

El volumen coral y multidisciplinar
de medio millar de páginas está
coordinado por el profesor y presidente de la SCEC Ricardo Magaz. Así, el libro lo firman, además de Magaz, los también docentes y tratadistas del IUGMUNED y de la SCEC, José Manuel Vivas, Juan Carlos Estarellas, Nieves Talens, José Luis
Morán, Lucio Toval, Teresa Cuesta y José Luis González. El prólogo fue redactado por la subdirectora del IUGM, Alicia Gil.

países, mediante transformaciones sociales, tecnológicas, económicas y políticas, que otorgan
al fenómeno un carácter de auténtico mapamundi sin obstáculos.

La sinergia de la criminalidad
organizada transnacional y la
ausencia de barreras físicas, legales y morales es palmaria.

Los grupos criminales juegan,
cada vez más, un peligroso papel
en la seguridad, los recursos y
la gobernabilidad de muchas naciones. La Oficina de la ONU
Contra la Droga y el Delito lo ha
puesto de manifiesto con ocasión
de su informe anual; la criminalidad constituye actualmente una
de las 20 mejores “economías”
del planeta.

En “Criminalidad y globalización”,
libro compendiador y vanguardista, se analizan capacidades
y estrategias ante las organizaciones violentas que operan sin
límites y al margen de la ley; léase bandas, cárteles, redes, cla-

Mundialización del delito

En la sinopsis de contraportada
se introduce al lector indicando
que “investigar acerca de la criminalidad y la globalización es
hablar de crimen sin fronteras”.
En efecto, la mundialización del
delito y sus metodologías obedece a la interdependencia entre

14

El crimen organizado transnacional causa miles de muertos todos los años

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología

“investigar acerca de la
criminalidad y la

globalización es hablar de
crimen sin fronteras”

nes, mafias o “señores de la
guerra” en Estados débiles y fallidos, así como otras agrupaciones criminales, incluidas, de
tal modo, las terroristas.

El tomo forma parte, asimismo,
de los temarios utilizados en el
curso de experto universitario
en crimen organizado transnacional y seguridad que se imparte
en la docencia de postgrado del
IUGM-UNED, con la colaboración de la SCEC.. 3

Uno de los mayores jefes mafiosos internacionales, detenido y fichado
por la policía española

Ficha técnica de la obra:
“Criminalidad y
Globalización”
Ricardo Magaz (Coord.).

Autores: José Manuel Vivas Prada, Nieves Tálens
Cerveró, Juan Carlos Estarellas López, María Teresa Cuesta Sahuquillo, José Luis Morán Rubio,
Lucio Toval Martín, José Luis González Más y Ricardo Magaz Álvarez. Prólogo de Alicia Gil.

Materia: ensayo. ISBN: 978-84-615-9798-7.

Páginas: 456.

Dimensiones: 24 x 17.
Encuadernación: Rústica con solapas.
Edita: Instituto Universitario General Gutiérrez
Mellado de la UNED www.iugm.es.
Colabora: Sociedad Científica Española de Criminología www.scec.es .

Distribuye: Marcial Pons, S.A.

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

15

Sociedad Científica Española de Criminología

El Test de la Verdad P300

E

Nueva herramienta para la investigación criminal

(*) Por Lucio Toval Martín

n la actividad investigadora de las unidades
de Policía Judicial se
indagan cuantos aspectos y
extremos puedan ser relevantes para el esclarecimiento de
los delitos. Los cuerpos de seguridad y las entidades criminológicas tienen en esta técnica p300 un instrumento a valorar.

Desde las declaraciones de
testigos, víctimas y los propios

“En el funcionamiento
cerebral hay multitud
de factores que
influyen en la

memorización de las
imágenes”

imputados, hasta las pruebas
materiales, recogidas en el lugar de los hechos, así como
el análisis y peritaje de las
mismas, con la finalidad de
aportar la explicación de cómo
(modus operandi), porqué (móvil) y por quién (autoría y participación) han sido llevados a
cabo los hechos delictivos investigados. Y todo ello con la

16

finalidad de poder presentarlos
en el juicio oral, verdadero momento procesal en el que desplegarán toda su fuerza probatoria.

Sin embargo, las pruebas testificales y por confesión, obtenidas durante la investigación,
de nada sirven si no pueden
ratificarse durante el acto del
juicio, pues sólo en ese momento adquieren auténtico valor probatorio para fundamentar
la sentencia resultante del mismo.

Esfuerzos policiales

Por ello, en los últimos años
han disminuido los esfuerzos
policiales en obtener ese tipo
de pruebas, testificales y por
confesión, para volcarse más
en las llamadas pruebas materiales o de convicción que,
por su propia naturaleza, son
en la mayoría de los casos
irrebatibles e irrefutables pues
están frente al tribunal y son
objetivas.
Ahora bien, incluso las pruebas
materiales no son suficientes
para aclarar y esclarecer los
delitos, pues es necesario conocer datos para explicar el

El profesor Lucio Toval Martín,
autor del artículo

“iter criminis”, o camino del crimen, que requieren de una actividad investigadora en la que
todos los elementos relacionados con la acción delictiva
son relevantes para aclarar y
explicar el desarrollo de los
acontecimientos indagados.

Y es en esa función de esclarecimiento de los hechos en
la que la Prueba P300 o del
Potencial Evocado Cognitivo
puede ser una importante ayuda para la investigación criminal.

La prueba P300, en esencia,
consiste en detectar las alte-

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología
raciones de los impulsos eléctricos del cerebro al evocar lugares y escenas mediante la
exposición a imágenes que el
sujeto percibe simplemente con
verlas, sin necesidad de que
emita palabras ni se tengan
en cuenta sus variables fisiológicas, como ocurre con el
tradicional polígrafo con el que
hay que chequear ritmo cardiaco, respiratorio, sudoración,
etcétera.

Ondas cerebrales

Con la P300, el cerebro altera
sus señales eléctricas cuando
está frete a un estímulo visual
que le es evocador de un recuerdo, lo que es recogido, a
través de un casco con electrodos, en una máquina de
electroencefalograma o EFG,
y ésta conectada a un ordenador, registra las distintas ondas
cerebrales y sus alteraciones,
lo que indica al especialista
aquellas escenas que, para el

En la imagen, el neurólogo José Ramón Valdizán, del servicio de
Neurofisiología del hospital Miguel Servet de Zaragoza, uno de los
principales impulsores del Test P300

Sin embargo, desde el punto
de vista legal, dicha prueba
no puede servir como elemento
de incriminación y mucho menos como fundamento para
una sentencia, ya que, como
ocurre con la tradicional má-

quina de la verdad, los tribunales de justicia no pueden
basar sus decisiones en indicaciones mecánicas de incierta
interpretación, toda vez que
es el analista el que traduce
los resultados a significados

“Desde el punto de vista
legal, la P300 no sirve
como elemento de
incriminación”

sujeto sometido a la prueba,
son significativas orientando
así a los investigadores policiales sobre los posibles puntos
en los que centrar su actividad
indagatoria.

Miguel Carcaño, condenado por la muerte de Marta del Castillo, fue
sometido a la Prueba P300 del Potencial Evocado Cognitivo

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

17

Sociedad Científica Española de Criminología
tecimientos que producen daño
al recordarlos, y todo ello como
un mecanismo de defensa psicológica para preservar el equilibrio y la salud mental de la
persona.

Momento de la prueba P300 frente a la pantalla con imágenes

que pueden tener diversos valores y no son definitivos en
un sentido concreto.

Huellas del cerebro

El doctor Lawrence Farwell
ideó esta técnica que registra
las “huellas del cerebro”, desde
la constatación, en estudios
de laboratorio, de que éste no
se comporta igual ante información desconocida que ante
aquella que reconoce. Farwell
asegura que la prueba sólo
tiene un uno por ciento de posibilidad de error y, desde entonces, se ha ido extendiendo
en el campo de las investigaciones policiales y judiciales
debido a que parece más efectiva que los tradicionales detectores de mentiras porque
es difícil de manipular al no
requerir la colaboración del sujeto, más allá de limitarse a

18

ver las imágenes que le son
mostradas.

“Los cuerpos de
seguridad y las

entidades criminológicas
tienen en esta técnica

P300 un instrumento a
valorar”

No obstante, hay que tener en
cuenta que en el complejo funcionamiento cerebral hay multitud de factores que influyen
en el registro y memorización
de las imágenes. En situaciones de tensión, ansiedad, miedo, angustia, ira, rabia o frustración, está comprobado que
el recuerdo se altera, hasta el
punto de llegar a producir una
amnesia selectiva de los acon-

Igualmente la interpretación de
los resultados deberá tener en
cuenta a la persona concreta a
la que se le aplica, pues no es
lo mismo el individuo cuya vida
es normalizada y comete un delito de forma incidental, y que
por tanto está tan impactado
como lo pueda estar la víctima,
que aquel otro cuyo modus vivendi es el crimen, habiendo cometido multitud de ilícitos de la
misma naturaleza, ya que la
huella que en su cerebro dejan
esos hechos es mucho más liviana, e incluso irrelevante si se
trata de casos como sicarios y
asesinos a sueldo o en serie.

Así pues, la experiencia y el
paso del tiempo dirán si estamos ante una revolucionaria
herramienta de investigación
criminal o por el contrario ante
un simple indicador más que
oriente la actividad de los investigadores pero sin valor determinante en el esclareciendo
final de los actos delictivos.
(*) Lucio Toval Martín es doctor

en Derecho y profesor de Inves-

tigación Criminal en varios institutos universitarios de la UNED.

Miembro de la Sociedad Científica

Española de Criminología y de

su Comité Científico, fue profesor
de Derecho Constitucional en la

Academia de Policía Nacional

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología

D

La criminalidad en la Red
Nuevos tipos de hackers amenazan el ciberespacio

e aficionados a profesionales. Así se describe
por los expertos la evolución que han experimentado
los hackers en los últimos años.
Del adolescente solitario que
buscaba publicidad y notoriedad
entre sus pares, quedan cada
vez menos. Hoy los “cibercriminales” son profesionales organizados con conocimiento, capacidades y conexiones suficientes para emprender acciones
delictivas a gran escala y en línea, buscando dinero.

“Las bandas potencian
la figura pirata de la
“Cybermula”

En la mayoría de los casos se
trata de delincuentes que se escudan en el anonimato de la
Red, utilizan la ingeniería social
y suelen actuar en bandas o
como miembros de estratégicas
cadenas de estafadores
virtuales.
Existen varios tipos de
delincuentes cibernéticos como los hackers
y crackers tradicionales
(programadores especializados que aún buscan prestigio en su comunidad); instaladores

de bots (infectan miles de equipos para que operen bajo sus
comandos); phisher, pharmer, y
spammer (utilizan ingeniería social y tecnología para fraudes
electrónicos); script kiddy (aprendices de hacker); y bandas cibernéticas.

La “mulas” en Internet

Sin embargo, en los últimos tiempos viene potenciándose el perfil
de Cybermules o miembros reemplazables de una banda. Puede que no siempre estas “mulas”
sepan que están participando
en un acto delincuencial. Las
mulas sirven como un frente,
reciben dinero obtenido de fraude
en Internet y una porción de
este dinero se la transfieren a
sus jefes-hackers. La mula asume la mayor parte del riesgo y
obtiene la recompensa más pequeña.
También han proliferado los Car-

ders, criminales cibernéticos que
se concentran exclusivamente
en el robo de tarjetas de crédito.
Han desarrollado una próspera
comunidad en línea usando salas
de chat privadas y encriptadas
y foros en línea con nombres
como CardersMarket.

Y por último los Cyberpunk. Delincuente en línea que usa sus
habilidades para ingresar a sistemas y redes computacionales.
El término proviene de las novelas de ciencia ficción, que incluyen Neuromancer y Shockwave Rider. No siempre el dinero
es su objetivo principal, pese a
que a la larga utilizan sus habilidades para el crimen. Muchos
ataques de cyberpunk son cybergraffiti, una alteración vergonzosa
de un sitio Web objetivo.

Aunque los criminales cibernéticos pueden comenzar transacciones en un foro o sitio Web,
por lo general las terminan en
salas de chat privadas o en tableros de mensajes
cerrados, donde
son más difíciles
de seguir. Así,
transfieren dinero
con
seguridad
usando servicios
de pago en línea
anónimos. 3

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

19

Sociedad Científica Española de Criminología

Antropología criminal

L

De las formas en que los criminales viven en sociedad

a antropología criminal
resulta aún una materia
bastante desconocida
para gran parte de la gente. Diremos concisamente a modo
de introducción que es la rama
que ha venido estudiando la
personalidad, el comportamiento y las organizaciones criminales a partir de los rasgos
morfológicos y físico-psíquicos
de las personas o de los grupos sociales o humanos, teorías estas bastantes superadas
en la actualidad.

Podemos añadir igualmente
que se trata de la disciplina que
se ocupa de la investigación y
desenvolvimiento de los factores primordialmente biológicos
que intervienen en la génesis
de la personalidad antisocial y
de la delincuencia como factores potencialmente activables
en la interacción sociocultural,
sean hereditarios, constitucionales o adquiridos.

La Antropología desde el ámbito criminológico se divide en
dos grandes campos: la Antropología Física que, como se indica, trata de la evolución biológica y la adaptación de los
criminales y de los aspectos del
desarrollo físico de éstos, y
quizá la más importante, la Antropología Social o Cultural que

20

se ocupa de las formas en que
los criminales viven en sociedad y la manera en la que se
adaptan; es decir, las formas
de evolución de su lengua, cultura y costumbres.

“Según las teorías de la
época, el criminal
atávico podía ser

reconocido debido a una

serie de estigmas físicos
o anomalías”

Relaciones entre antropología y criminología

La criminología es una disciplina que posee sus raíces en
concepciones científico-filosóficas. Fue, entre otros, Cesare
Beccaria el pionero que formuló los principios de la denominada Criminología Clásica,
apoyada sobre la teoría del
contrato social, que sostenía
que los hombres se reunían libremente en sociedad conforme a una serie de acuerdos
que garantizaban el orden y la
convivencia, por aquellas conductas que eran perjudiciales
o peligrosas para el cuerpo social, y la recompensa de aque-

llas que de alguna manera contribuían al mantenimiento del
equilibrio del mismo. De esta
forma, se establecía una tipología de aquellas conductas
consideradas como desviaciones que posibilitaban se clasificara un individuo como delincuente. En base a esto, las
penas que la ley imponía aseguraban el buen funcionamiento y la supervivencia de la
sociedad, y "toda pena que exceda ese consenso o que
tenga fines distintos es ilegítima y contraviene el contrato
social" (Taylor, Walton, Young.
1990).

La antropología y el positivismo biológico de Lombroso

La antropología echa raíces
cuando gran parte del mundo
ya había sido explorado y se
tenía contacto con otros pueblos de características totalmente diferentes al mundo europeo del momento. Pueden
distinguirse dos grandes corrientes: la que insiste en el relativismo social y cultural y la
que, deseosa de establecer las
normas de la sociedad ideal,
se refiere al “salvaje” en una
interpretación de la evolución
humana.

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología
Cesare Lombroso desarrolla su
teoría del hombre criminal que
pertenecía a la llamada escuela de antropología criminal,
estableciendo el concepto de
“criminal atávico”, según el cual
el delincuente representaba
una regresión a estados evolutivos anteriores, caracterizándose la conducta delincuente
por ser innata al género humano sin socializar.

Según las primigenias teorías
de la época, este criminal atávico podía ser reconocido debido a una serie de estigmas
físicos o anomalías como, por
ejemplo, el excesivo desarrollo
del cerebelo, asimetría del rostro, dentición anormal, y lo que
se considera como la característica más atávica en los criminales, el hoyuelo en medio
del occipital.

Con el advenimiento de la teoría de Lombroso, se inicia una
etapa que corre paralela a la
anterior donde se deja de lado
el problema de las interpretaciones del delito con base en
lo social para pasar a considerar los aspectos individuales de
la conducta criminal. Citando a
Lindesmith y Levin: "lo que
Lombroso hizo fue invertir el
método de explicación habitual
y, en lugar de sostener que las
instituciones y las tradiciones
determinaban la naturaleza del
criminal, mantuvo que la naturaleza de éste determinaba el
carácter de las instituciones y
las tradiciones.

“En virtud del

innanismo, nuestro
“salvajismo”, la

delincuencia, el rapto, el
asesinato, el robo o la
guerra se debían a la

agresividad innata del
hombre”

Intentos por superar el innanismo

Las explicaciones de la conducta a partir de los factores
innatos adquirieron gran importancia, a partir del desarrollo
de la Teoría de la Evolución por
Charles Darwin y su aplicación
al campo del mundo social humano el cual cobra existencia
a partir de mediados del siglo
XIX y principios del XX. La aplicación de las ideas positivistas

al campo de la conducta, motivó la búsqueda de leyes generales a las cuales estaba sometido el comportamiento
humano. Como consecuencia
de esto, se establecía la existencia de un determinismo del
mismo. De esta manera, se explicaron "nuestro salvajismo, el
comportamiento pecaminoso
de los hijos, la delincuencia juvenil, el rapto, el asesinato, el
robo y la guerra”. Todo ello se
debía a la agresividad innata
del hombre

En el marco de dicho paradigma el antropólogo Ashley
Montagu crítica el punto de
vista innatista, mantenido principalmente por Konrad Lorenz
y Robert Ardrey. Esta posición
de la "agresión innata" constituye un leitmotiv que se dirige
no a la explicación de ese comportamiento agresivo, sino,
principalmente, a sugerir el
ejercicio de algún dispositivo

Desde el comienzo de la humanidad las sociedades han puesto límites a las transgresiones de cada época

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

21

Sociedad Científica Española de Criminología

de control sobre el ser humano.

Criminología, antropología
y la idea del delito

Bajo la concepción del positivismo biológico, el criminal era
considerado como un ser anor-

“La criminología

contemporánea a dejado
atrás su originaria
concepción

unidisciplinar para

constituirse en una

materia basada en las
ciencias sociales”

mal; una desviación con base
biológica que representaba una
regresión a estados primitivos
del ser humano y que podía catalogarse como una patología.
Los componentes de este paradigma se articulaban en la
secuencia bio-psico-social; en
donde el primer componente
era el más importante, y el último -lo social- muy pocas veces se tenía en cuenta.

Así las cosas, la criminología
contemporánea ha dejado afortunadamente atrás su originaria
concepción unidisciplinar para
constituirse en una materia basada principalmente en las
ciencias sociales. Su punto de

22

Craneos de criminales del siglo XIX, de acuerdo a las teorías de
César Lombroso

partida no es el derecho sino
la sociedad, adoptando de esta
manera una inclinación sociológica, aunque todavía
no es plenamente satisfactoria.

En definitiva, la criminología, nombre acuñado
por primera vez por el
insigne profesor italiano
Rafael Garófalo en
1885, camina hacía el
hecho de ser una ciencia interdisciplinar que
basa sus fundamentos
en conocimientos propios de la sociología,
psicología y la antropología social, tomando
para ello el marco conceptual que delimita el
derecho penal, estudiando las causas del
crimen y aportando re-

medios al comportamiento
transgresor del hombre. 3

A partir del siglo XIX comenzaron las teorías
acerca de que el ser humano porta consigo
el innatismo atávico de la violencia

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

www.scec.es

Sociedad Científica Española de Criminología

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

23

Sociedad Científica Española de Criminología

B

España, país receptor
de fugitivos

Prófugos, evadidos, desertores y personas en busca y captura arriban
de incógnito a nuestro país

uscar el término “fugitivo” en
Google significa toparse de
pronto con varios cientos de
miles de entradas, imposibles de
digerir en un tiempo prudencial. Abundan especialmente las referencias literarias y cinematográficas, que tanta
tinta y celuloide han producido en el
último siglo.

Sin embargo, el navegante apenas
encontrará nada acerca del trasfondo
y la dimensión ensayística del fugitivismo punitivo, excepto las notas de
prensa policiales, con ocasión de
arrestos de delincuentes en busca y
captura.

En verdad resulta insólito que siendo
España uno de los lugares situados
en el ranking del fugitivismo importando, carezcamos de suficientes estudios oficiales sobre los que sustentar
una exposición rigurosa de su “sociología”, que trascienda el mero hecho
de la detención y el origen transgresor
que la motivó. Para ello no queda
más remedio que acudir a las memorias corporativas en la materia, caso
de la Sociedad Científica Española
de Criminología.

“La criminalidad

produce una figura que

es consecuencia lógica

de su propia naturaleza:
el fugitivo”

24

Delincuencia internacional

La delincuencia internacional, ahora
llamada crimen organizado transnacional, produce una figura que, más
allá del género negro literario y cinematográfico, es consecuencia lógica
de su propia naturaleza. Nos referimos
al fugitivo punible/punitivo y a la clandestinidad como caldo de cultivo de
éste.

Las esferas delincuenciales han venido
generando históricamente fugitivos en
cuanto a persona que huye o se esconde de la acción de la justicia o de
las autoridades. También cabe contemplar al fugitivo por otros motivos
de carácter socio-político, racial o religioso, que no estarían incluidos necesariamente en el ámbito penal. En
cualquier caso, no debe confundirse
al fugitivo con el exiliado voluntario o
el desaparecido.

El quebrantamiento de condena y la ausencia en el
proceso judicial
suelen ser las
causas más
frecuente del
fugitivismo común. Dependiendo de su situación, se distinguirían diversos géneros:

prófugo, evadido, desertor, fugado,
en busca y captura, en paradero desconocido y otras adjetivaciones, merced a sus especificidades jurídicas o
administrativas. La clandestinidad del
fugitivo es, por consiguiente, producto
natural de su condición. El modus vivendi de huida e incógnito hace que
su actividad disminuya cuantitativamente; no tanto, sin embargo, en el
terrorista.

Así las cosas, conviene formular la
pregunta del millón: ¿resulta España
un lugar atractivo para los fugitivos?

La respuesta es rotunda; sí, sin duda.
Rotunda e inevitable. Como ocurriría
en otros territorios análogos al nuestro,
donde la primera industria nacional
sea el turismo, con cerca de sesenta
millones de visitantes foráneos al año,
de modo que ese hábitat permitiera
mimetizarse al perseguido internacional

Un miembro de la Policía Nacional coloca un cartel de
fugitivos terroristas

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología
con el ambiente y pasar desapercibido,
o al menos intentarlo. Además, los
huidos valoran el clima y la situación
geoestratégica de la Península Ibérica,
tanto con objeto de permanecer inadvertidos o durmientes, como para
activarse en un momento determinado
por el espacio Schengen.

La policía española es una de
las que más fugitivos detienen
de toda la UE

Organismos de captura de fugitivos

A fin de poner coto a este problema,
desde 2001 existe una Red mundial
de Interpol consagrada a la búsqueda
de delincuentes en fuga, que pretende
facilitar la cooperación transfronteriza
y aliviar las dificultades entre jurisdicciones y procedimientos.

Por su parte, la Unión Europea instauró
en enero de 2004 la orden europea
de detención y entrega que, junto al
Acuerdo Schengen, el Tratado de
Prüm, y por supuesto la Oficina Sirene
y Europol, conforman algunas herramientas para afrontar la situación. No
obstante, en noviembre de 2010, la
UE fundó la European Network of the
Fugitive Active Search Teams (Red
europea de equipos de búsqueda ac-

tiva de fugitivos), cuya labor consiste
en reforzar la
coordinación
de las organizaciones
encargadas
del rastreo y
captura.

Interpol es el organismo policial internacional que

Por lo que
mayor número de fugitivos reclama
respecta a
ciones expuestas, resulta a priori llaEspaña, en 2004 se creó el Grupo de
mativo, lo queramos o no, para este
Localización de Fugitivos, dependiente
tipo de prófugos que buscan refugio
de la Brigada Central de Crimen Orsubrepticio. Cosa distinta es que se
ganizado de la Policía. En la Guardia
las prometan muy felices y se crean
Civil funciona el Grupo de Huidos de
impunes. En resumidas cuentas, ni lo
la Justicia, que pertenece a su Unidad
son ni lo están. Valga de ejemplo, por
Central Operativa.
paradigmático, la captura del escurri“El quebrantamiento de
dizo e “indetectable” criminal de guerra
croata Ante Gotovina en Canarias.
condena y la ausencia

en el proceso judicial

suelen ser las causas
más frecuente del
fugitivismo”

Cabe subrayar que estos equipos policiales, a diferencia de otros, no necesitan aportar pruebas ni testigos
para practicar detenciones ya que el
delincuente perseguido está reclamado
en virtud de una resolución o sentencia
de un juez o tribunal de su país.

Detenciones de la policía

Con todo, no quisiera concluir estas
líneas dejando la idea de que España
es un cobijo impune de fugitivos, tipo
Far West sin ley. En absoluto. Evidentemente, no se puede negar la
mayor. Nuestro país, por las condi-

Y prueba de ello es que, pese a comenzar el párrafo inicial de este artículo
aludiendo a la escasez de datos para
el análisis sociológico de la figura del
fugitivismo punitivo y su fenomenología,
sin embargo, y así hay que señalarlo,
cualquiera que acceda a Internet o a
otros medios de comunicación hallará
infinidad de reseñas que dan cuenta
de las detenciones de fugitivos y reclamados, practicadas a diario por
las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

En suma, la huída del pasado suele
acabar tarde o temprano en el banquillo
de la justicia. Las estadísticas lo ponen
de manifiesto.
(*) Artículo escrito por el funcionario de

policía RMA para la Sociedad Científica
Española de Criminología

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

25

Sociedad Científica Española de Criminología

Drogas: aumenta el consumo
de hipnosedantes entre
los españoles

E

El uso de este tipo de fármacos tiene especial incidencia
en las mujeres

l abuso de hipnosedantes en España se ha disparado en los últimos
cinco. Estos tranquilizantes y
somníferos han pasado a convertirse en la tercera droga más
habitual tras el alcohol y el tabaco.

Este auge viene coincidiendo
con los años de crisis económica, una relación que los expertos no descartan en absoluto.
Sin embargo, mientras desciende ligeramente el consumo
de tabaco, alcohol, cannabis o
cocaína y el resto de drogas, los
hipnosedantes repuntan considerablemente. Así lo pone de
manifiesto la última Encuesta
sobre Alcohol y Drogas de la población entre 15 y 64 años, elaborada por el Ministerio de Sanidad.

resto de sustancias-, cuyo porcentaje de consumo duplica a
los hombres (15,3% frente a
7,6%, respectivamente). Esta diferencia es mayor cuanto más
edad hasta alcanzar el máximo
de un 27% de consumo en mujeres entre 55 y 64 años.

La adquisición de estos productos se realiza en las farmacias,

“La compra de estas

drogas se realiza en

farmacias con el fin de
automedicarse sin
control”

donde muchos pacientes los
compran para automedicarse, lo
que supone un peligro para la
salud. En este sentido, es importante el papel del profesional
sanitario para detectar estos aspectos. Así las cosas, la Delegación del Gobierno para el Plan
Nacional sobre Drogas asegura
que la tendencia creciente de
los tranquilizantes es generalizada en los países europeos.

Más allá de los sedantes, la Administración Central se ha marcado como objetivo reducir asimismo el consumo de alcohol
entre los menores. En la actualidad no hay una normativa unificada en todo el país sobre este
asunto. Para corregirlo el Eje-

Según el delegado del Gobierno
para el Plan Nacional sobre Drogas, “No se descarta que exista
una influencia de la crisis en el
consumo de hipnosedantes”. El
uso de este tipo de fármacos
tiene especial incidencia entre
las mujeres -a diferencia del

26

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología

“Los chicos de entre 15
y 24 años son quienes
más cannabis
consumen”

cutivo quiere legislar y homogeneizar el centenar de leyes existentes y dificultar el acceso de
los menores al alcohol y poner
orden en el “botellón”, tanto en
el marco legislativo como pedagógico.

que contrasta con más del 80%
que considera perjudicial fumar
un paquete de tabaco diario o
el 70% que ve peligroso el consumo de cannabis reiteradas veces al mes.

Inicios en el alcohol

El inicio de acceso al alcohol se
sitúa en los 16,7 años, el más

toxicaciones etílicas. De hecho,
el 41,3% de los hombres entre
15 y 34 años se ha emborrachado durante el último año, una
cifra que disminuye algo en las
mujeres.

Otro punto negro, aunque menor, es el consumo de cannabis.
Ha descendido un punto porcentual en los dos últimos años

Sin percibir riesgo

El 76,6% de la población asegura haber consumido alcohol
durante los últimos 12 meses.
Sin embargo, la Delegación
muestra su preocupación por la
baja percepción de riesgo de los
jóvenes en el consumo de alcohol. Menos de la mitad de los
jóvenes creen peligroso el consumo de cinco o seis copas el
fin de semana. Una percepción

bajo solo por detrás del tabaco
(16,5 años). Esta falta de sensación de riesgo en el consumo
de alcohol se traslada a las in-

hasta el 9,6%. Pese a todo es
la cuarta droga más consumida.
Los jóvenes entre 15 y 24 años
son quienes más consumen
esta sustancia (14,7%). También
desciende el consumo de la cocaína cuatro décimas hasta el
2,2% -España sigue liderando
el ránking de esta sustancia- o
de otras drogas como el éxtasis
o las anfetaminas. Respecto a
las drogas llamadas “emergentes”, que por primera vez se incluyen en el estudio, las más
consumidas son las denominadas setas mágicas (3,5% en
hombres y 1,2% en mujeres),
mientras que el resto, ketamina
o metanfetamina, apenas superan el 1% o menos. 3

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

27

Sociedad Científica Española de Criminología

El horizonte de los
criminólogos

C

Grandes autores españoles consideran la criminología como
una ciencia en auge

iertamente, es difícil
empezar a hablar de la
misión de un criminólogo sin saber a ciencia cierta
si su lugar en la sociedad está
bien concretado o aún continúa
siendo una figura imprecisa,
alimentada por series americanas de televisión.

La criminología es definida, según la visión de autores reconocidos como Lombroso, García-Pablos de Molina, Garófalo
o Ferri, entre otros, como la
ciencia empírica e interdisciplinar que tiene por objeto el crimen, el delincuente, la víctima
y el control social del comportamiento delictivo. Por lo que,
basándonos en esta exposición, se podría definir al criminólogo como aquel profesional
que se encarga del estudio de
la realidad criminal, cuyo carácter multidisciplinar le vincula
a ramas como la psicología, la
medicina, la sociología, la antropología, el derecho, etcétera.

En la práctica, la profesión de
criminólogo es una figura identificada de forma equivoca por
la sociedad, creándose confusión en el enfoque de algunas

28

universidades a la hora de ofertar la enseñanza, ya sea en su
plan de estudios o en la planificación de los mismos. Por
ello, es importante diferenciar
criminología y criminalística, ya
que en muchas ocasiones se
cae en el error de creer que
son lo mismo.

“La Criminología es una
ciencia interdisciplinar

que estudia el crimen, el

(*) Por Ingrid J. Mina Lucumi

el control social”

cias del crimen”. Mientras que
la criminología, como hemos
dejado dicho anteriormente, se
centra en el estudio de toda la
conducta antisocial, teniendo
en cuenta su forma de actuación, hacia quién ha ido dirigida dicha conducta, quién es
su presunto autor y el ámbito
social que les rodea.

delincuente, la víctima y

Cabe, en consecuencia, hacer
una breve reseña acerca de la
diferencia entre ambas.

Las ramas de la
Criminología

La criminalística es una de las
ramas de la criminología, que
bien define la Real Academia
Española “como el estudio de
los indicios de un hecho criminal con el fin de determinar todos los datos posibles relativos
a la víctima o a las circunstan-

Ahora bien, la intervención técnica forense del criminalista se
centra en la investigación de
indicios o vestigios que determinan el qué, quién, cómo,
cuándo y dónde se llevó a cabo
la comisión de un hecho delictivo. Dicha intervención está

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Sociedad Científica Española de Criminología
vinculada de forma directa con
la policía, la guardia civil, agencias públicas y/o privadas así
como otras instituciones de seguridad.

De tal modo que se nos plantea

Sociedad Científica Española de

Criminología
Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Boletín informativo de la Sociedad Científica Española de Criminología

una duda: ¿cuál es el lugar del
criminólogo? ¿Podríamos hablar del criminólogo como perito y/o asesor criminal?

A día de hoy, lo que sucede con
los profesionales criminólogos
es que su función a nivel profesional no está del todo reconocida, pero sí es necesaria.
Se habla de su lugar en el
mundo de prevención y tratamiento de la delincuencia, pero
realmente no se ha encontrado
ese lugar donde posicionar al
criminólogo sin tener que quitar
otros puestos.

La idea de relacionar la labor
de un criminólogo con la de un
perito/asesor criminal, se centraría en que éste realizase un
estudio general de la conducta
antisocial, emitiese un informe
valorativo, participando en juntas o asociaciones donde su
función se caracterizaría en
asesorar al grupo de expertos
profesionales como juristas,
abogados, trabajadores sociales, psicólogos, psiquiatras, etcétera, y/o peritar con los mismos la conducta delictiva, los
posibles programas de tratamiento para los autores, para
las víctimas, los programas de
prevención para evitar su reincidencia o previsibles delitos en
nuestra sociedad.

Las expectativas de los
criminólogos

La función del criminólogo
debe centrarse en dar una vi-

sión global de la conducta de
forma más objetiva y neutral,
aprovechando su origen interdisciplinar. Con esto no quiero
decir que los profesionales anteriormente mencionados no
realicen de forma correcta su
trabajo.

La intervención del criminólogo
podría ser solicitada para cualquier ámbito ya sea el penitenciario, psicológico, psiquiátrico,
jurista, sociológico o educativo.
Lo primordial es que el criminólogo forme parte de la sociedad como figura profesional y
que esa imagen invisible vinculada únicamente a la policía
o a la investigación privada
quede superada y se amplíe el
abanico de salidas para ejercer
como criminólogo nato.
Grandes autores españoles
consideran que la criminología
es una ciencia en auge que

Los estudios de Grado en Criminología están presentes ya en la
mayor parte de las universidades españolas

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

29

Sociedad Científica Española de Criminología

La intervención del
criminólogo puede

solicitarla el ámbito
penitenciario,
psicológico,

psiquiátrico, jurista,

sociológico, educativo”
forma parte de una semilla que
está por desarrollarse en su
verdadera dimensión. De modo
que, tanto los antiguos como
los nuevos profesionales en la
materia, debemos aunar criterios para impulsar la criminología como ciencia propia que
hay que organizar, promover y
difundir en los Colegios Profesionales.

La criminología y la psicología comparten muchas pautas afines

Como diplomada y licenciada
en criminología (ahora grado)
considero que esta ciencia empírica e interdisciplinar sigue
siendo una profesión insuficientemente conocida por la sociedad, que no obstante cada día
aporta bastante a la justicia, a
la investigación criminal y a la
prevención de la delincuencia.
De tal modo, la Administración

debería impulsar mayormente
su ejercicio.

Para terminar, hacer referencia a
que preguntas del tipo: “¿De qué
se puede trabajar? ¿La criminología es el CSI? ¿Se trata de una
carrera que realmente tiene buenas salidas…?”, deben quedar suficientemente aclaradas ya que si
se ha aprobado su impartición
como carrera universitaria, antiguamente título propio (modo experto), diplomatura, licenciatura, y
actualmente como grado, se debe
promover adecuadamente su ejecución en el mundo laboral.

El cambio está en nuestras propias manos. Somos la fuente
para que la figura del criminólogo sea adecuadamente reconocida en nuestra sociedad.

La criminología como elemento de la justicia

30

(*) Ingrid J. Mina Lucumi es licenciada en criminología y colaboradora de la Sociedad Científica Española de Criminología

Gaceta divulgativa de la SCEC. Fundada en 1980

Convenios oficiales y acuerdos con: