Está en la página 1de 5

SISTEMAS REPRESENTACIONALES, INCONGRUENCIAS y POLARIDADES

22 de junio de 2012 a la(s) 2:00

SISTEMAS REPRESENTACIONALES, INCONGRUENCIAS y POLARIDADES

Este resumen puede resultar avanzado para quienes no tienen conocimientos de PNL o Gestalt. Sin embargo, si se lee despacio, se puede entender el uso terapéutico original de la Programación Neurolingüística.

Cuando se escribió la Estructura de la Magia la PNL aún no había desarrollado el uso de las submodalidades, y su campo de aplicación era únicamente terapéutico. Bandler y Grinder habían conseguido una sala en la Universidad de California, donde asistían terapeutas con experiencia a escuchar la forma en que ellos habían modelado al creador de la Terapia Gestáltica.

Bandler y Grinder tomaron de Satir y de Perls los patrones de comunicación que éstos empleaban de forma inconsciente, y escribieron un compendio de normas y patrones para que cualquier terapeuta pudiera hacer lo que hacían Perls y Satir, sin requerir de esa habilidad y actitud inconsciente.

Ese compendio escrito se llamó La Estructura de la Magia.

Quiero refrescar un poco alguna información que les va a servir para terminar de comprender la importancia que tiene el uso de los diferentes sistemas de representación.

Tenemos tres canales de entrada y tres canales de almacenamiento o salida. Por supuesto, estos son el auditivo, el visual y kinestésico.

Por ejemplo, yo puedo ver una piedra y recordarla visualmente.

Sin embargo, yo puedo escuchar el fuego de la chimenea (Auditivo) y puedo almacenar la imagen de la chimenea (visual) e incluso manifestar un sentimiento al recordarla (canal de salida K)

Entrada---------------------------------------------Auditivo Salida------------------------------------------------Visual y Kinestésico

Hay un cuarto canal, que es el que utilizamos cuando describimos la experiencia, y es el lenguaje. Este cuarto canal es el DIGITAL.

Las personas crean sus mapas acorde, no solo a los filtros, sino también al uso de sus

sentidos. Esto es más que importante, especialmente cuando las experiencias se manifiestan

a través del canal de salida KINESTESICO.

Cuando una persona, cuyo canal más valorado es el visual o auditivo, manifiesta un dolor, es posible que este utilizando el canal kinestésico para manifestar una experiencia. Lo que se suele utilizar, se denomina REMAPEO, es decir, la persona está utilizando un mapa que no lo es funcional, y debemos ampliar su consciencia para que se exprese por otro canal.

Un dolor puede ser visualizado, escuchado y verbalizado. De esta forma, debemos llevar a la persona de su representación kinestésica a una VISUAL, AUDITIVA o DIGITAL.

A continuación cito un ejemplo de la estructura de la magia II, donde además del sistema más

valorado del cliente, se suma otro sistema representacional. Bandler y Grinder le llaman la Meta-Táctica III

“María Luz, una mujer de aproximadamente 45 años, trabajaba con un grupo de terapeutas en entrenamiento. A medida que expresaba sus dificultades, el terapeuta notó que cuando hacía algún comentario crítico de su propio comportamiento, la cualidad de su voz cambiaba (tonalidad). Hablaba, literalmente, con una voz diferente. El terapeuta le pidió que repitiera algunas de esas críticas y que mientras lo hiciera, se percatara del tono de su voz. Cuando terminó, el terapeuta se inclinó hacia adelante y le preguntó de quién era la voz que había empleado. Respondió de inmediato que era la voz de su padre. En ese momento, el terapeuta le pidió que cerrara los ojos y escuchara la misma voz en su cabeza. Pudo hacerlo con facilidad. Luego, el terapeuta le pidió que mientras escuchara la voz de su padre, viera el movimiento de la boca de su padre, sus labios articulando las palabras.

Cuando logró esto, le pidió que viera el resto de la cara de su padre. El terapeuta siguió trabajando con María Luz, usando la voz de ' su padre para construir una representación visual completa que calzara con la voz que ella seguía escuchando en su cabeza. Cuando las representaciones visual y auditiva estuvieron coordinadas, el terapeuta usó el material como base para una dramatización en la cual María Luz representó tanto a su padre como a sí misma. Así, en esta última fase, se involucraron los tres sistemas representacionales: auditivo, visual y kinestésico. La técnica de dramatización basada inicialmente en una representación auditiva a la cual se le sumaron los otros sistemas representacionales (visual y kinestésico) - es decir, la Meta-Táctica 111- le permitió a María Luz confrontar y sobreponerse a algunos graves bloqueos que le impedían continuar creciendo.”

Esto puede combinarse con el metalenguaje. Supongamos el siguiente ejemplo:

“Tengo miedo”

Estamos ante una eliminación. Acá cabe la pregunta ¿miedo a qué?, sin embargo, es posible que esta persona tenga un mapa limitado y no pueda expresar lingüísticamente la mal formación semántica de su propia frase.

Podríamos probar algo así como: Haz una imagen de ese miedo. Ahora, dime, ¿que ves?

El metalenguaje buscar transformar los mapas visuales, auditivos y kinestésicos en mapas digitales. Siempre, hay que re-mapear hacia el sistema representacional más valorado por la persona, porque es allí donde encontrará más recursos.

INCONGRUENCIAS Y POLARIDADES

Aquí es donde más nos acercamos a la terapia gestáltica.

Cuando el cliente emite un mensaje, lo hace en forma de n paramensajes y nos encontramos ante la dificultad de no saber con exactitud a cuál de ellos debemos hacer caso. Veamos el siguiente ejemplo, de un cliente que nos dice, refiriéndose a su mujer: “Hago todo lo que puedo para ayudarla, la quiero”

Analicemos los paramensajes

Cuerpo rígido (Paramensaje A) Respiración superficial e irregular (Paramensaje B) Mano izquierda con el dedo índice extendido (Paramensaje C) Palma de la mano derecha abierta y hacia arriba sobre las piernas (Paramensaje D) Voz dura, estridente (Paramensaje E) Discurso rápido (Paramensaje F) Las palabras: Hago todo lo que puedo para ayudarla; la quiero mucho (Paramensaje G)

Lo que tenemos aquí es un conjunto de paramensajes que no coinciden -el cliente está siendo incongruente. El terapeuta no interpreta en este momento los paramensajes; simplemente nota que no todos encajan. Sin embargo, algunos de los paramensajes calzan con otros. Por ejemplo:

Grupo I

Mano izquierda con el dedo índice extendido Voz dura, estridente (Paramensaje E) Discurso rápido (Paramensaje F)

Grupo II

Palma de la mano derecha abierta y hacia arriba sobre las piernas (Paramensaje D) Las palabras: Hago todo lo que puedo para ayudarla; la quiero mucho (Paramensaje G)

Los paramensajes del Grupo I calzan entre sí, al igual que los del Grupo II. Sin embargo, los paramensajes de un grupo no calzan con los del otro. El cliente, desde luego, ha tenido una larga experiencia en la manifestación de sus sentimientos encontrados acerca de su esposa y, en la mayoría de los casos, no se dará cuenta de las incongruencias en su comunicación. El terapeuta elige uno de los grupos de paramensajes que calzan, y comienza el proceso de ayudar al cliente a expresar plenamente una de sus polaridades.

Supongamos que el terapeuta decide trabajar primero con el Grupo II. Pone dos sillas vacías, una frente a otra. Le pide al cliente que se siente en una de ellas y que repita lo que acaba de decir. Mientras lo hace, el terapeuta escucha y observa cuidadosamente -su tarea ahora es enseñarle al cliente a ser totalmente congruente en su comunicación, usando el Grupo II de paramensajes como guía. En otras palabras, mientras el cliente repite lo que originalmente dijo, el terapeuta actúa como director de cine o teatro, guiando al cliente, retroalimentándolo, literalmente moldeando el cuerpo del cliente con sus manos y palabras, dándole instrucciones con respecto a la tonalidad de su voz y la velocidad del discurso hasta que todos los canales de salida del cliente estén representando paramensajes congruentes.

Luego le pide al cliente que cambie de silla y deje atrás todos los sentimientos que recién expresó. Nuevamente el terapeuta moldea al cliente para que todos los paramensajes del

grupo I sean congruentes entre sí. Este trabajo es para que la otra polaridad se exprese plena

y congruentemente. Generalmente, el terapeuta le pedirá al cliente que se cambie de una silla

a otra (es decir, de una polaridad a otra) varias veces hasta que sea capaz de expresarse en forma congruente en cada posición.

El cliente ha cambiado una comunicación incongruente simultánea por una comunicación incongruente secuencial. El cliente comenzó la sesión dudoso y confuso, incongruente en su comunicación, expresando simultáneamente partes de sí mismo que no encajaban. Ahora el cliente puede expresarse congruentemente en cada momento en el tiempo, aun cuando sigue siendo incongruente en un período de tiempo. La situación ha cambiado de una incongruencia simultánea a una incongruencia secuencial, o polaridades alternadas. Cuando esto ocurre se ha logrado la segunda fase del trabajo de incongruencia.

Además de la técnica de la silla vacía, existen otras formas de lograr la manifestación de las polaridades, entre ellas:

Una de las formas más frecuentes que las personas usan para mantener modelos inconsecuentes del mundo -base de las incongruencias, y por lo tanto, de las polaridades es representando las partes conflictivas de sus modelos en distintos sistemas representacionales. Puede ser un punto de partida muy efectivo para la fase del trabajo de clasificación de incongruencias con el cliente. Por ejemplo, el terapeuta puede pedirle al cliente que se siente en una de las sillas vacías y, usando los paramensajes del Grupo II como punto de partida, le pide que exprese todos sus sentimientos (sensaciones corporales -sistema representacional kinestésico) acerca de su esposa. Aquí el terapeuta debe estar alerta a los predicados que usará el cliente, indicándole que debe usar predicados kinestésicos para dar cuenta de sus sentimientos (qué siente, cómo es el contacto, en que parte del cuerpo se manifiestan las sensaciones, etc.)

Cuando el cliente ha descrito sus sentimientos, el terapeuta lo cambiará de silla y le pedirá informar acerca de las imágenes y percepciones visuales de su experiencia con su esposa. Aquí el terapeuta guía al cliente para que use predicados visuales (qué ve, cómo se la imagina, etc.)

Una forma específica de hacer esto, es que el terapeuta ayude al cliente a recrear una experiencia insatisfactoria reciente que haya tenido con su esposa. El cliente expresa todas las sensaciones corporales que experimentó; luego expresa todas las imágenes - información visual que tiene de la experiencia.

Normalmente, la polaridad kinestésica adopta la clasificación de Satir denominada APACIGUADOR, y la polaridad visual, la denominada INCULPADOR.

Se puede decir que este es un gran paso. La persona pasó de manifestar una incongruencia simultánea, a manifestar una incongruencia secuencial, es decir, en una silla se manifiesta de una forma, y en la otra de forma diferente. Pero los mensajes dados en cada silla son congruentes entre sí. La persona toma consciencia de sus polaridades y ahora trabará en pos de su integración.

Axel Persello

entre sí. La persona toma consciencia de sus polaridades y ahora trabará en pos de su